Está en la página 1de 3

Metodología de los 6 sombreros para pensar

Una metodología ce diseño es un proceso ordenado por medio del cual se busca llegar a
un resultado, para lo cual es requerida la jerarquización de las herramientas, técnicas y
operaciones en el proceso de investigación. (Sierra Suarez & Silva Mendez, 2013)

El método de los seis sombreros es la forma más sencilla para analizar los pensamientos
que se tiene en la mente cuando se toman decisiones convirtiéndolo en algo
sistemático. Es un método único y conveniente para tomar decisiones y explorar nuevas
ideas, ya que ayudara a pensar mejor.

“Pues bien, el método de los seis sombreros no hace sino reproducir, de


forma más sencilla, los procesos que tienen lugar en nuestra mente cuando
tomamos decisiones, convirtiéndolos en algo sistemático y público. Para
simplificar el pensamiento, este método propone que las cosas se atiendan una
por una, y que todos los participantes se concentren coordinadamente en la que
está siendo estudiada. Así, no solo se facilita el cambio de actitud para lo cual
basta con pedir un cambio de sombrero, sino que se organizan puntos de vista
diferentes y se crea un mapa enriquecido para tomar mejores decisiones”. (De
Bono, 2008)
De acuerdo a la cita pasada este libro hace mención de los diferentes colores de
sombreros de la cual explicaremos a continuación.

La persona encargada de organizar el equipo es aquella persona quien portara el


sombrero azul y elegirá de acuerdo a las características que presenta cada una de las
personas quienes portaran los gorros de diferentes colores. Dichas personas explicaran
lo que piensan de acuerdo al diseño de un producto y así se irán acomodando a los
diferentes tipos de gorras.

El sombrero blanco

El pensamiento de sombrero blanco puede incluir datos subjetivos (como las opiniones
o sentimientos de otra persona) como por ejemplo “Juan piensa que eso no se venderá”.
También permite que se plantee toda la información disponible, llegando a hacer
preguntas tales como ¿De qué información disponemos?, ¿Qué información falta?,
¿Qué datos nos gustaría que hubiera? , ¿Cómo lo obtendremos? Por otro lado, el
portador del sombrero blanco es objetivo, ya que no solo se basa en una sola
información sino que investiga más a fondo dichas informaciones y saca una conclusión
coherente.
“El pensamiento de sombrero blanco puede incluir datos subjetivos (como
las opiniones o sentimientos de otra persona) siempre y cuando se planteen
como tales: “Juan piensa que eso no se venderá”, “María odia trabajar en
esa área”. Asimismo, puede incluir hechos creídos, pero, en tal caso, se debe
dejar claro que son hechos de segunda clase (…) El pensador de sombrero
blanco es objetivo: como el cartógrafo, se limita a trazar un mapa tan
fidedigno como le sea posible. Por el momento, ignora el uso que tendrá esa
información. En este sentido, lo que acontece en este tipo de reuniones es
similar a lo que sucede en las reuniones japonesas, a las que los
participantes no llegan con una idea prefijada de lo que va a decidirse”. (De
Bono, 2008)
El sombrero rojo
Se relaciona con los sentimientos, presentimientos y la intuición que presenta cada
persona.
“Se asume que estas empañan el pensamiento y que el mejor pensador es
quien logra asumir distancia y frialdad frente a los hechos. Pero, aunque se
intente negarlas, las emociones siempre están latentes (disfrazadas de lógica,
saboteando el debate, escondidas entre actitudes) y ejercen una influencia
sustancial en cada decisión que se toma. Por eso, este sombrero permite
plantearlas tal y como son. Al fin y al cabo, las emociones forman parte del
método de pensamiento y de nada sirve esperar que desaparezcan o que no
interfieran con el “pensamiento puro””. (De Bono, 2008)
Con referente a lo citado el autor menciona que el portante del sombrero rojo disfraza
sus emociones en razonamientos lógicos y se expresaran de la siguiente manera.

 Esta es mi impresión sobre el proyecto.


 No me gustan las cosas como se están haciendo las cosas.

El sombrero negro
El negro es el sombrero de la precaución, el que nos aleja de lo ilegal, de lo inútil, de
lo peligroso, de lo contaminante y de todas acciones cuyos efectos puedan causarnos un
perjuicio. Es el sombrero de la cautela aquel que nos ayuda a ser precavidos, a evitar
peligros y dificultades. Es el sombrero de la prevención nos protege de malgastar
inútilmente el dinero, el tiempo y la energía. (De Bono, 2008)
El sombrero amarillo
El color amarillo, simboliza el sol y el resplandor; indicando optimismo. El sombrero
amarillo provee el contrapeso al sombrero negro, permitiendo realizar una evaluación
positiva de su plan o idea. Cubre un rango de pensamientos, desde el lógico y práctico
que se utiliza diariamente (De Bono, 2008).
El sombrero verde
Con este sombrero la persona puede pensar de manera creativa. El verde es el color de
la fertilidad y del crecimiento. Cuando uno habla con este sombrero puesto, surgen las
alternativas y soluciones posibles para los problemas o conflictos anticipados por el
sombrero negro (De Bono, 2008).
El sombrero azul
Es el color del control y permite organizar el conocimiento del pensador, ya que
coordina la reunión y el que define claramente las problemática. Tiene da una visión
general de lo que ha ocurrido y lo que se ha logrado con el fin de imponer orden en el
aparente caos (De Bono, 2008).