Está en la página 1de 6

S. J. L.

del TRABAJO POZO ALMONTE

JAVIERA PAZ SAAVEDRA PÉREZ & ROLANDO LUIS MARTIN SEGOVIA, en representación
convencional por la parte demandada, Ilustre Municipalidad de Pozo Almonte, todos con
domiciliados en Balmaceda Nro. 276, de la comuna de Pozo Almonte, en causa RIT N° T-17-2018, a
SS., con respeto digo:

Por este acto y así permitirlo el articulo 452 del Código del Trabajo, vengo en contestar
demanda sobre , impetrada por don Esteban Dussaillant Duran, Cédula de Identidad N° 15.747.328-
K, domiciliado Avenida Fracisco Bilbao N°3717, Iquique, solicitando, desde ya, su rechazo íntegro,
por las siguientes consideraciones de hecho y fundamentos de derecho, que a continuación
exponemos:

Que, en este acto y de acuerdo a lo contemplado en el Artículo 452° del Código del Trabajo,
previo a contestar la demanda de autos, venimos en oponer Excepción Dilatoria de Previo y Especial
pronunciamiento, de Incompetencia del Tribunal ante quien se haya presentado la demanda
contemplada en el artículo 303 N° 1 del Código de Procedimiento Civil, solicitando desde ya a SS.,
que ésta sea acogida a tramitación y en definitiva se le de lugar, todo en razón de los siguientes
hechos:

El artículo 432° del Código del Trabajo dispone: “En todo lo no regulado en este código o en
leyes especiales, serán aplicables supletoriamente las normas contenidas en el Libro I y II del Código
de Procedimiento civil…” Así su inciso Segundo indica “La contestación deberá contener una
exposición clara y circunstanciada de los hechos y fundamentos de derecho en los que se sustentan,
las expceciones y/o…..” Es del caso hacer presente lo que indica el artículo 453 N°1 del mismo cuerpo
legal citado, “A continuación, el juez procederá a conferir traslado para la contestación de la
demanda reconvencional y de las excepciones, en su caso: Una vez evacuado el traslado por la
actora, el Tribunal deberá pronunciarse de inmediato respecto de las excepciones de incompetencia,
de falta de capacidad o de personería del demandante, de ineptitud del libelo, o aquélla en que se
reclame del procedimiento, siempre que su fallo pueda fundarse en antecedentes que consten en el
proceso o que sean pública notoriedad…” Se desprende de las normas citadas, inequívocamente la
procedencia en el presente proceso de la excepción previamente señalada y que ésta, debe ser
fallada inmediatamente por Vuestro Tribunal, en lo dispuesto en el artículo 453 N° 1 del Código del
Trabajo “En la audiencia preparatoria se aplicarán las siguientes reglas: 1. La audiencia preparatoria
comenzará con la relación somera que hará el juez de los contenidos de la demanda, así como de la
contestación y, en caso, de la demanda reconvencional y de las excepciones, si éstas hubieren sido
deducidas por el demandado en los plazos establecidos en el artículo 452. …” Es dable hacer presente
que su fallo debe fundarse sin lugar a dudas en los antecedentes que rolan en el sistema, y que no
son otros que, los propios dichos contenidos en el libelo de autos.

EXCEPCIÓN CONTEMPLADA EN EL ARTÍCULO 303 N°1 DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL,


INCOMPENTENCIA DEL TRIBUNAL ANTE QUIEN SE HAYA PRESENTADO LA DEMANDA.

Es del caso indicar a SS., que la celebración de un contrato privado, como lo es un contrato de
prestación de servicios a honorarios, no reviste la figura de un contrato de trabajo, lo que dice
relación con que se le deben aplicar las normas de dicho cuerpo legal, lo que en la especie no se
puede hacer efectiva, de modo subsidiario, ciertas reglas del Código del Trabajo a los funcionarios
de un servicio público en defecto de las disposiciones estatutarias a que ellos estén sometidos, así
como lo indica el artículo 1° del Código del Trabajo, que remite la reglamentación de las relaciones
que el ordenamiento jurídico ha dictado al efecto, esto es, la Ley 18.883, sobre el Estatuto
Administrativo de Municipalidades.

Para mayor abundamiento, lo que indica el inciso segundo del artículo mencionado, dice relación
con que las municipalidades son organismos descentralizados de la administración del Estado, no
se rigen jamás en sus relaciones jurídicas con sus funcionarios de planta o contrata y su personal a
honorarios, por las normas del código del trabajo.

La Excelentísima Corte Suprema, mediante sentencia de unificación de Jurisprudencia de fecha


30 de Noviembre de 2015, en autos Rol: 3417-2015, caratulados “Gómez/ Municipalidad de
Recoleta”, ha manifestado y zanjado cualquier interrogante respecto de la aplicación de prestadores
de Servicios a Honorarios tanto a Municipalidades como a cualquier órgano de la Administración del
Estado, e igualmente en lo referente a la competencia que le asiste a los Tribunales del Trabajo en
esta materia, en relación a éstos últimos. El criterio, que nuestro Tribunal Superior de justicia
establece al Unificar en el siguiente sentido:

“ Décimo tercero: Que, en la especie, no se trata de hacer efectivas, de modo subsidiario, ciertas reglas
del Código laboral a los funcionarios de un servicio público en defecto de las disposiciones estatutarias
a que ellos estén sometidos, sino de encuadrar la situación de la actora a la normativa que contiene
dicho Código, en circunstancias que sus servicios se ejecutaron merced a una modalidad prevista y
autorizada por la ley que rige a ese organismo, según se desprende de los hechos asentados en estos
autos.

En efecto, aun cuando los servicios prestados por la demandante se hayan desarrollado con
las obligaciones de cumplir un horario, sometido al cumplimiento de instrucciones y se hayan
retribuido con un honorario mensual, ninguna de estas circunstancias hace aplicable a su situación
el artículo 7° del Código del Trabajo ni otras normas de este texto legal, por cuanto esas condiciones
pueden pactarse en un contrato remunerado con honorarios, a cuyas reglas se remite explícitamente
el referido inciso final del artículo 4° de la Ley N° 18.883, al definir el sistema jurídico propio de las
personas contratadas a honorarios y que es asimilable más al arrendamiento de servicios
profesionales regido por el derecho común, antes que al contrato de trabajo propio del Código
laboral. En otras palabras, el vínculo contractual se rige por las reglas que establezca el respectivo
contrato de honorarios en conformidad a lo dispuesto en el artículo 4° del Estatuto Administrativo
para Funcionarios Municipales.
Décimo cuarto: Que, por otra parte, el artículo 485 del Código del Trabajo, establece que este
procedimiento –de tutela laboral- se aplicará respecto de las cuestiones suscitadas en la relación laboral
por aplicación de las normas laborales, que afecten los derechos fundamentales de los trabajadores que
allí se precisan. Es decir, a la vinculación surgida en los términos de los artículos 7º y 8º del mismo texto
legal y, en caso alguno, a la relación a la que se somete el personal a honorarios de una municipalidad.”

Así, ha fallado nuestra Excelentísima Corte Suprema en causa ROL 910-2010, donde señaló:
“Que, tal como lo ha dicho reiteramente esta Corte, aun cuando los servicios prestados por la
demandante hayan desarrollado con las obligaciones de asistencia, de cumplir un horario y de
sujetarse a instrucciones, ninguna de estas circunstancias hacia aplicable a su situación el artículo 7
del Código del Trabajo, ni otras normas de este texto legal, por cuanto esas condiciones pueden
pactarse en un contrato remunerado con honorarios, a cuyas reglas se remite explícitamente el
referido inciso final del artículo 4 del Estatuto de Funcionarios Municipales, al definir el sistema
jurídico propio de las personas contratadas bajo dicha modalidad y que es asimilable al
arrendamiento de servicios profesionales regidos por el derecho común. "

De igual manera SS., nos encontramos ante un proceso en que se ventila una acción de
competencia laboral, según dispone código del trabajo y sus leyes complementarias. Lo cual SS., no
basta para que vuestro tribunal resulte competente y pueda conocer del asunto que se somete a su
decisión, toda vez que, dicha acción, para que pueda ser ejercida, requiere de un elemento esencial,
que no es otro, que haya existido entre las partes una “relación laboral bajo vinculo de subordinación
y dependencia”. Relación laboral SS., que en la especie que nos ocupa no ha existido en ninguna de
sus formas, toda vez que, los contratos suscritos por las partes atienden, a una prestación de
servicios, en la que no aplica el Estatuto para Funcionarios Municipales por disposición expresa del
inciso final del artículo 4, no teniendo por consecuencia la calidad de tal, y regulándose su relación
contractual con mi representada, solo por las disposiciones establecidas en su contrato.

Lo anteriormente expuesto SS., se sintetiza en la opinión experta y acabada de la Contraloría


General de la República en el que refuerza el criterio Unificado por nuestro máximo Tribunal de
Justicia, al señalar en su dictamen N° 079624 N 11 de 22 de diciembre del año 2012, que: “Al
respecto, la Jurisprudencia administrativa de este Órgano Contralor, contenida, entre otros, en el
dictamen N° 26.483 de 2009. Ha concluido que las personas que prestan servicios a la Administración
sobre la base de honorarios. No poseen la calidad de funcionarios y tienen como norma reguladora
de sus Relaciones con ella, el respectivo convenio, razón por la cual solo le asisten los beneficios que
en aquel se especifiquen…” De esta forma SS., la relación contractual que ligaba a las partes obedece
sin duda alguna a una simple prestación de servicios a honorarios o a un arrendamiento de servicios
regidos por el derecho común.

Ánimo contractual, que las partes igualmente plasmaron en sus contratos al señalarse en su
Cláusula Décima “ NATURALEZA JURÍDICA DEL VINCUO CONTRACTUAL” Ambas partes contratantes
dejan expresa constancia que el presente instrumento tiene la calidad legal de contrato civil,
rigiéndose en consecuencia las normas de derecho público y civil pertinentes y no las normas
laborales. En este sentido el PRESTADOR (A) declara actuar como prestador de servicios
independiente, prestando servicios en dicha calidad a la Municipalidad no existiendo esta última
vinculo de subordinación o dependencias ni menos siendo dependiente ni empleado de la
Municipalidad rigiéndose en consecuencia las relaciones entre las partes por lo estipulado en el
presente contrato.”

Por la naturaleza de este contrato no son aplicables las normas del Código del Trabajo, para
todos los efectos legales el profesional no tiene ni tendrá vínculo de subordinación o dependencia
laboral con la Municipalidad, dada la naturaleza jurídica del presente contrato toda obligación
derivada de normas de seguridad social o laborales serán de cargo exclusivo del profesional, no
asumiendo respecto de ellas la Municipalidad, ninguna clase de responsabilidad, directa o indirecta,
principal o subsidiaria”.

Por lo que SS., puede apreciar, que el ánimo expreso e inequívoco de las partes manifestado
en los contratos citados, siempre fue el de una prestación de SERVICIOS A HONORARIOS. Es dable
indicar a SS., con pleno amparo de la legislación aplicable y lo expuesto por el demandante en su
libelo, claramente nos encontramos ante una simple prestación de servicios o arrendamiento de
éstos, del que vuestra señoría, carece de la competencia necesaria y requerida para conocer del
presente litigio, resultando por ende, los juzgados ordinarios con competencia civil, los
jurídicamente competentes para conocer de cualquier inconveniente o asuntos que se suscite con
ocasión del contrato de prestación de servicios a honorario que existía con la actora.

Para mayor abundamiento de todo lo expuesto SS., el autor, Sr. Juan Colombo Campbell, ha
señalado que “Los Tribunales del Trabajo son tribunales especiales llamados por la ley a
pronunciarse sobre conflictos individuales derivados de las Relaciones emanadas del contrato de
trabajo”. Colombo Campbell, Juan. La Competencia. ED. Jurídica. P 432. Teniendo clara la naturaleza
de tribunal especial de los juzgados del trabajo y la naturaleza jurídica de la relación que unía a las
partes, es que SS., resulta absolutamente incompetente para conocer del presente juicio. Sumado
a esto, debo agregar que la norma que fija las materias que pueden ser conocidas por los juzgados
de letras del trabajo, se encuentra contemplada en el artículo 420 del código del ramo. Artículo 420°
del código del trabajo, señala: “Serán de competencia de los juzgados de letras del trabajo: a) Las
cuestiones suscitadas entre empleadores y trabajadores por aplicación de las normas laborales o
derivadas de la interpretación y aplicación de los contratos individuales o colectivos del trabajo o de
las convenciones y fallos arbitrales en material laboral” Respecto a lo contemplado en la letra g), de
la norma citada, es decir: “Todas aquellas materias que las leyes entreguen a Juzgados de Letras con
competencia laboral”, norma que de igual manera resulta jurídicamente improcedente en la
especie, por no existir mandato legal alguno, que confiera competencia a SS., para conocer del
presente litigio, en razón de la naturaleza contractual que unía a las partes.
Es posible concluir SS., con toda certeza, en virtud de los antecedentes previamente
señalados y expuesto en el desarrollo de lo principal de esta presentación en relación con haber
sido contratada el demandante para prestar servicios a honorarios. Es que vuestro Tribunal, carece
absolutamente de la competencia necesaria para conocer del presente litigio, toda vez que, el
Tribunal competente para conocer de las cuestiones que se susciten entre las partes con ocasión de
la relación contractual que unía a las partes, en atención a la naturaleza jurídica de ésta, es un
juzgado ordinario de competencia civil, sólo en el supuesto que existieran dineros pendientes de
pago a la actora por los Servicios prestados y/o cualquier otro asunto que se hubiese suscitado con
ocasión de aquello.

POR TANTO, En mérito de lo expuesto, lo dispuesto en el artículo 420, 447, 452 y siguientes
del código del trabajo, código de procedimiento civil y las demás normas que sean aplicables.

RUEGO A SS., Tener por interpuesta en tiempo y forma la excepción dilatoria referida,
acogerla a tramitación y declararse de inmediato absolutamente incompetente para conocer de
este asunto, dejando su conocimiento y señalando cual es el tribunal competente que debiese
conocer de las cuestiones que se susciten entre las partes, en atención a que la relación jurídica
contractual que unió a las partes, rechazando la demanda en todas sus partes, todo ello con expresa
condena en costas.

PONER QUE ES ABOGADO