Está en la página 1de 3

Yo me arruiné siendo diseñador gráfico.

Publicado el 27 febrero, 2014. Por David Carreño


Esta frase tan rotunda ha salido de la boca de un montón de diseñadores gráficos.
Diseñadores que como muchos de vosotros, han empezado en este mundo con una
gran ilusión. En este artículo quiero exponer lo que no hay que hacer en nuestro
oficio, y evitar, de este modo, acabar diciendo cosas como estas…

El diseño gráfico, profesión vocacional.


Eres, o vas a ser, diseñador gráfico porque te gusta, en caso contrario, es decir, que eres
o vas a ser diseñador gráfico porque consideras que tiene futuro, a pesar de que no te
gusta, no funcionará. Tenlo muy en cuenta,este trabajo es 100% vocacional, y si este
no es tu caso, te recomiendo encarecidamente que te busques otro oficio.
Dicho esto, hay comportamientos dentro de la vida de un diseñador gráfico que, al igual
que en las parejas, puede hacer que esta profesión fracase. Voy a nombrar los que
suelen ser los principales motivos de fracaso en nuestro sector.

Los 7 principales errores del diseñador gráfico.


1. Olvidar el branding propio.
Muchos diseñadores comienzan su carrera creando un gran portfolio. Haciendo diseños
propios, tarjetas de visita, logo, web, etc. Una vez comienzan la andadura profesional se
van olvidando de sí mismos. ¿Qué ocurre en estos casos? Que los nuevos diseñadores
vienen pisando fuerte y empiezan a ganarles en presencia y, como no, en
imagen. Nunca te olvides de lo que eres. El dicho “En casa de herrero, cuchillo de
palo” no puede formar parte de tu biografía. Actualiza tu imagen cada cierto tiempo.
Verás como la ilusión vuelve del mismo modo que cuando compras ropa nueva. Y
como dije al principio de este punto, al igual que la vida en pareja, la monotonía acaba
destruyendo la unión.

2. Considerar que la formación artística está completa.


Este es otro error que te puede llevar a la ruina, y es muchísimo más común de lo que te
puedes imaginar. Muchos diseñadores, tras terminar su formación académica y empezar
a formar parte del mundo laboral, dejan de formarse. Ahí no hay futuro… El diseño
gráfico es una profesión en constante evolución. Lo que hoy está de moda mañana
estará obsoleto. Gracias a internet podemos estar al día de todas las novedades en
tendencias gráficas que van surgiendo. Procura estar al corriente. Suscríbete a blogs de
diseño (como Waarket) donde sus autores te darán toda esa información
frecuentemente.

3. Considerar que la formación técnica está completa.


Los nuevos diseñadores que van surgiendo, llegan con conocimientos en el software
más novedoso. Nosotros, los más añejos, tenemos tendencia a acomodarnos en las
herramientas que dominamos, que en su día, también eran las herramientas más
novedosas. Creemos que con lo que sabemos podemos realizar todo tipo de trabajos…
Esto no es así. Vemos que las novedades en el desarrollo de software posibilita una
gran cantidad de funcionalidades extra. No solo acelera el proceso de diseño y arte
final si no que, en muchos casos, aporta grandes posibilidades gráficas de calidad.

4. No conocer los precios de la competencia.


¿Se te ha ido ese cliente que llevaba años contigo y no sabes por qué? ¿Hace tiempo que
no revisas tu tarifa de precios? Puede que en tu misma zona, aterrice un nuevo estudio
de diseño o un diseñador autónomo y tenga unos precios más competitivos que los
tuyos. La ley de la oferta y la demanda… Tienes que hacer estudios de mercado,
concretamente los referentes a la competencia, con frecuencia. Te ayudará a saber
si tus precios son muy caros, o muy baratos!!!

5. Dejar de utilizar el Marketing.


Como he dicho en el punto 1, el branding debe de permanecer actualizado, está claro,
pero el buen uso de campañas de marketing propias y frecuentes nos ayudará a
permanecer en la cresta de la ola, y al contrario, si las dejamos de utilizar veremos
cómo poco a poco nos vamos hundiendo. El marketing es tu amigo!!! No lo olvides.

6. Mala gestión de la economía.


Este punto es obvio. Si gastamos más de lo que ganamos, si pedimos créditos sin
control, si no llevamos una contabilidad clara de nuestros gastos e ingresos y si no
dejamos apartado el importe de los impuestos correspondientes, no duraremos
mucho en pie. Este punto es tan evidente como importante. Tomaos el tiempo necesario
para tener siempre clara la situación económica en la que estáis.

7. No cumplir un horario laboral.


Este punto afecta mucho a los diseñadores que trabajan desde casa o en un estudio
propio. Un día se levantan 5 minutos más tarde, otro 30, otro 1 hora y al final trabajan
un rato por la noche. Esto os llevará, sin duda, a la ruina. Tened un horario de trabajo
que comience por la mañana de tal modo que los posibles clientes os puedan
localizar con facilidad. No desfallezcáis y no seáis perezosos!!!
Cuando un diseñador olvida su propio branding comienza su declive.
Como he comentado antes, estos son, para mí, los 7 errores más comunes que
pueden llevar a un diseñador gráfico a la ruina. Si estás pendiente de mantenerte al
día en todos estos aspectos tendrás muchas más posibilidades de continuar en primera
línea. Hay muchos más motivos de crisis laboral que estos. Si se os ocurre alguno os
agradecería que los comentarais en este blog.
Espero que este artículo os sea de ayuda y que evite que de la boca de algún diseñador
más salga una frase como la del título de este artículo.

Podéis encontrarme en las siguientes redes sociales:


Twitter Waarket
Facebook Waarket
Google+ Waarket
Instagram Waarket
Todo el que quiera recibir mis post en su correo, tiene a su disposición un sistema
de suscripción completamente gratuito en el home del blog.