Está en la página 1de 6

Una visión global de los Cristianismos Originarios

Jair Andrés Agudelo Restrepo // 76312089

Fundación Universitaria Claretiana

Cristianismos Originarios

Tutor

Aníbal Cañaveral Orozco

2019
INTRODUCCIÓN

Cuando hablamos del cristianismo, parece que casi automáticamente viene a nuestra

mente, la estructura de lo que hoy conocemos como iglesia, que argumenta que su fundador

es Jesús. Iglesia que por cierto en el caso de la católica tiene una estructura jerárquica, un

magisterio que cuida celosamente, la interpretación de la revelación, preocupada por sus

dogmas, dotrinas, pastoral, toda una institución eclesial. Sin embargo, el cristianismo, en

sus orígenes, no tiene una construcción homogénea, primeramente, hay que referir lo que

algunos escritores han llamado el movimiento de Jesús, un judío hijo de su tiempo, de la

región de galilea baja, residente en un pequeño pueblo, Nazaret, su familia no era pequeña,

un clan familiar conformado por parientes de todo tipo, hijo de un artesano. Creció en

medio de las costumbres religiosas de su pueblo y de la opresión romana, observando y

reflexionando, sobre la dura realidad de quienes son más vulnerables.

Los primeros cristianismos en sus orígenes, antes de que se consoliden las escrituras del

Nuevo testamento, son tradiciones orales, ante todo misioneras movidas por el Espíritu,

cuya estructura básica son las comunidades pequeñas de tipo domésticas, esta experiencia

de Espíritu y misión son anteriores a la institucionalidad del cristianismo.

Este proceso complejo es el resultado, que parte de la intencionalidad de una reforma al

interior del judaísmo, que, al articularse con el mundo grecorromano, da vida a un

movimiento con identidad social, propia llamada cristianismo. Los judíos de la región de

palestina, en su mayoría galileos y los judíos de la diáspora, tienen ópticas diferentes de

comprensión y reflexión del fenómeno Jesús, construyen su propia memoria desdés la

variedad de sus tradiciones, que se traduce en el proceso de formación de cristianismo que,

a su vez se va desarrollando a lo largo de los siglos, evidenciando al cristianismo como

realidad eclesial sociológica y teológica.


LO ORIGINAL EN LOS COMIENZOS DEL CRISTIANISMO

Parece ilógico pensar, que lo original de un movimiento social, no es la unidad, ni el

pensamiento homogéneo en torno al líder que los moviliza, y menos un accionar

coordinado con un eslogan definido. El cristianismo ha pasado por un proceso de

formación, en que unos cristianismos prevalecieron sobre otros, seguramente el ambiente

sociológico en el que se desarrollaron estas tradiciones, fueren definitivas para su

subsistencia. Es claro que el cristianismo que conocemos hoy es el producto, de siglos de

maduración eclesial, cuyo origen nace en medio de la pluralidad de comunidades que

construyen independientemente su tradición, su cultura y su cosmovisión. Esta realidad

humanad, desde una mirada sociológica, reflexiona y repiensa a Jesús; estos grupos

ubicados en diferentes lugares, con contextos particulares, con memorias diversas en la

comprensión de Jesús, que parte de sus milagros, dichos, parábolas y dan lugar

simultáneamente a múltiples centros autónomos, que se convierten en movimientos o

cristianismos emergentes, que al fin de cuentas son la novedad y la originalidad del

cristianismo, que permite reconstruir el pasado histórico y por lo tanto una comprensión

del fenómeno Jesús histórico y su mensaje, que muy seguramente nos permite un

acercamiento mas intimo al pensamiento de Jesús, y porque no a su conciencia. En la que el

Reinado de Dios cobra especial significancia, colocando en el centro de sus actuar

primeramente al empobrecido de Galilea. Es necesario alejarse de la idealización que

puede resultar obvia, en los escritos bíblicos, en este caso nos refirimos al texto Lucano de

Hechos de los Apóstoles que tiene una gran preocupación más de tipo apologético, que

puede condicionar nuestra comprensión del origen del cristianismo, por esta razón es

importante aproximarnos a textos extrabíblicos como la fuente Q, que posibilitad una


dinámica, que devuelve la vitalidad y la importancia de la seguridad social con justicia, de

los pequeños pueblos Galileos.

DEFORMACIONES DEL CRISTIANISMO FUENTE Q

Hoy al desear acércanos asertivamente a los orígenes de los diferentes cristianismos

emergentes del siglo primero, desde la década del treinta al setenta, es estrictamente

necesario y de gran utilidad la fuente Q, elemento de gran profundidad para encontrar las

raíces del cristianismo, allanando el camino en busca al Jesús histórico. Esta obra literaria

escrita posiblemente en griego, está cargada de un fuerte componente social, que mira y

reflexiona las condiciones complejas del empobrecido de Galilea y este es el ambiente en el

que se gesta Q. Es claro que el documento piensa la propuesta de Jesús de un proyecto

humanizador, en la posibilidad de un nuevo pueblo donde la comunidad y especialmente la

familia es restablecida, un nuevo orden social con justicia.

Sin embargo, la existencia de interpretaciones que se alejan del componente social,

desdibuja lo original del movimiento de Jesús:

Carismáticos itinerantes: Estos predicadores por así decirlo, viven al margen casi de

todo, aislados de la comunidad y la familia, su pesimismo es notorio y su discurso

desesperanzador, comparten un final apocalíptico, cargado de desgracias y castigos para la

humanidad. Ellos considerados por muchos como puros, justos y santos, modelo de lo que

es verdadero, en su mayoría intelectuales, ortodoxos constructores para algunos del

cristianismo. Como vemos este fenómeno es excluyente incapaz, de mostrar la originalidad

del mensaje del movimiento de Jesús.

Los filósofos cínicos: El cinismo es una filosofía teórica y una práctica, pero también

una forma de vida, es una filosofía que pretende alcanzar la felicidad mediante la sabiduría

y la ascesis. De alguna manera se trato de vincular la actividad misionera de cristianismo


emergente con esta práctica, aunque el cinismo pretendía dar una respuesta individual a la

incertidumbre que se vivía en este periodo de crisis cultural, manifestando su malestar y

descontento, y también librarse de los caprichos de la fortuna, guiando al individuo hacia la

felicidad. Este camino no era fácil así que se necesitaba un entrenamiento, una disciplina

para a conseguir una plena autonomía moral y a ser posible también física. Era

característico de los cínicos la transgresión continua, tanto de los valores tradicionales,

como de las normas sociales.

Como vemos estas dos deformaciones que afectaron la comprensión del movimiento del

maestro Jesús, se alejan del mensaje esperanzador que dinamiza la vida social, que coloca

en igualdad de condiciones a todos, sentándolos a una misma mesa como hermanos con una

misma dignidad, como lo resalta la fuente Q, partiendo del contexto social de los últimos,

los excluidos de Galilea. No se trata solo de un estilo de vida, es una nueva manera de

concebir la vida al servicio de los demás, por eso el accionar de Jesús se centra en una

región pobre como Galilea, una región de campesinos, subyugados por la religión

excluyente del templo y la mano militar romana que les despropia todo. El movimiento que

se evidencia en el texto Q, es la buena noticia que se desarrolla primeramente entre los

pequeños poblados de Galilea que el Reinado de Dios ya ha comenzado su accionar.

HECHOS DE LOS APÓSTOLES

(FUENTE DEL CRISTIANISMO EN JERUSALÉN)

Este libro se podría decirse es la segunda parte del evangelio Lucano, quien emplea

todos los recursos de documentos y testimonios a su disposición, su pretensión no es contar

una historia de hechos sucesivos, mas bien su principal intención es la de colocar en relieve

la acción del Espíritu en los orígenes del cristianismo. Los Hechos de los Apóstoles es un

libro teológico en forma de narración histórica, sin que este le quite historicidad en su
comprensión, que va desarrollando toda una trama de desenlaces, que comienzan en

Jerusalén y termina en Roma, todo un accionar apostólico acompañado que tiene como

centro el mandato directo de Jesús de una misión universal, que se desarrolla en Galilea

primeramente con el grupo de los 12 Apóstoles, que son y vienen de la región de Galilea,

seguida por la venida del Espíritu Santo en pentecostés, realidad que se hace posible con la

resurrección y Ascencio de Jesús, encarnando al Espíritu Santo en la historia del ser

humano. En síntesis, este libro nos introduce al corazón del cristianismo palestinense,

representado por la comunidad de los Galileos, comunidad pobre, caracterizada por su

fraternidad al compartir los bienes, parece que esta comunidad no es la que universalizan el

mensaje de salvación, dando cabida a otras formas del cristianismo de habla y cultura

helénica, que darán origen a cristianismos asiáticos, sirios egipcios, y finalmente a

cristianismo que se origina por todo el mediterráneo occidental.

BIBLIOGRAFÍA

Lectura 5: Pablo Richard - Los diversos orígenes del cristianismo. Una visión de

conjunto (RIBLA 22)

Lectura 6: Leif E. Vaage - El Cristianismo Galileo y el Evangelio radical de Q

(RIBLA 22)