Está en la página 1de 7

DEBATES

El rol de la intervención social en


el sistema escolar chileno.
Una reflexión del aporte del
Trabajo Social a una educación
integral e inclusiva en el marco de la
reforma
1

Cristobal Villalobos*

Resumen
El presente artículo estudia el rol de la intervención social en el sistema
escolar chileno a la luz de la reforma educativa en curso. Considerando
los efectos negativos que la orientación hacia el mercado y la competen-
cia han provocado en la equidad y calidad educativa, se estudian las pers-
pectivas del enfoque del Trabajo Social Escolar, que centra su quehacer
en el diseño de programas basados en evidencia científica, el desarrollo
de intervenciones sociales promocionales y preventivas en las escuelas
y el potenciamiento de redes entre actores. Asimismo, se analizan los
principales programas y actividades de intervención que se han realiza-
do al interior de las escuelas durante las últimas décadas, tanto a nivel
internacional como nacional. Esto permite plantear tres desafíos para la
intervención social: el potenciamiento de la inclusión en la escuela, la
construcción de un concepto de calidad educativa integral y la recons-
trucción de la educación pública.

Palabras clave
Sistema Escolar – Intervención Social – Calidad Educativa – Inclusión
Social - Chile
* Trabajador Social y Sociólogo de la Pontificia
Abstract Universidad Católica de Chile. Magíster en
This paper examines the role of social intervention in the chilean schoo- Economía Aplicada a las Políticas Públicas de
lar system in the context of the educational reform process. Conside- la Universidad Alberto Hurtado y la George-
ring the negative effects of a market orientation based on the premise of town University. Actualmente, es investiga-
dor del Centro de Políticas Comparadas de
competition that have resulted in educational inequity and lack of quality, Educación de la Universidad Diego Portales y
the article examines the approach of the Schoolar Social Work, which estudiante del Doctorado en Ciencias Sociales
focuses on designing evidence-based programs, the development of pro- de la Universidad de Chile. Ha desarrollado
motional and preventive social interventions in schools, and the enhan- investigaciones del sistema escolar chileno,
cement of networks between actors. In addition, this paper also reviews principalmente en términos de su calidad
y equidad, segregación escolar, educación
the major programs and social interventions that have been implemented técnico-profesional e intervención biopsico-
within schools on an international and national level in recent decades. social en contextos escolares, entre otros,
This review reveals three mayor challenges for school-based social inter- financiadas por diversos fondos públicos y
ventions: enhancing school inclusion, building a comprehensive unders- privados.
tanding of quality education, and the reconfiguration of public education. cristobal.villalobos@mail.udp.cl

Keywords
School System - Social Intervention – Educational Quality – Social Inclu-
56 sion - Chile
Intervención social, sis- comienza a desplegarse con fuerza des y limitaciones de una forma es-
i
tema educativo y reforma a comienzos de la década del 2000, pecífica de acción –la intervención
educacional en discusión y adquiere puntos de inflexión en las social– entendida como un complejo
manifestaciones estudiantiles y so- interrelacionado de discursos, tareas,
El sistema escolar chileno puede ser ciales de los años 2006 y 2011 (Bellei, actividades, organizaciones y rela-
analizado como un caso único y par- Cabalín, & Orellana, 2014). La princi- ciones cuyo objetivo es transformar
ticular en el concierto internacional pal consecuencia de estos procesos la realidad, a través de un proceso
debido, principalmente, a que está es que han potenciado una discusión polifónico de intervenciones (Ma-
fundado en la lógica de la competen- política, ética y normativa respecto tus, 1999). Para lograr este objetivo,
cia y organizado en torno a la idea de del sentido de la educación y su rol en el documento se estructura en tres
mercado educativo. La implementa- la sociedad chilena. secciones, adicionales a esta intro-
ción de este sistema por más de 30 Con matices, esta discusión fue co- ducción. El segundo apartado realiza
años ha generado una serie de con- dificada y reincorporada en el deba- una breve conceptualización del Tra-
secuencias en términos de calidad y te político, especialmente desde las bajo Social Escolar como subdiscipli-
equidad educativa, pudiendo recono- elecciones presidenciales de noviem- na enfocada en la intervención social
cerse dos grandes efectos. Por una bre de 2013, donde todos los candi- en las escuelas, dando cuenta de sus
parte, se ha evidenciado la existencia datos incluyeron en sus programas características en el plano nacional e
de altos niveles de segregación en la distintas indicaciones y proyectos internacional. A partir de esto, el si-
educación básica y media, especial- para transformar el sistema educa- guiente apartado describe tres desa-
mente socioeconómica y, en menor cional chileno. La coalición gober- fíos para la intervención social en el
medida, académica, (Bellei, 2013; Mu- nante –la Nueva Mayoría– incluyó sistema escolar chileno, consideran-
ñoz & Redondo, 2013), los que se han en su programa reformas tanto en do los posibles efectos de la reforma.
elevado durante la última década y la educación inicial (construcción de Finalmente, la última sección desliza
presentan niveles extremos en com- una nueva institucionalidad, aumento algunas conclusiones, relevando los
paración con otros países (Valenzue- de cobertura y mejoramiento de cali- desafíos formativos y éticos que im-
la, Bellei, & De Los Ríos, 2014). En se- dad); en la educación escolar (elimi- pone este cambio para la interven-
gundo término, distintos estudios han nación del lucro, copago y selección, ción social como acción y al Trabajo
dado cuenta de las limitaciones del generación de nueva carrera docen- Social como profesión.
proceso de libre elección, mostran- te, desmunicipalización de la educa-
do la inconsistencia del supuesto de ción pública y fortalecimiento de la El Trabajo Social Escolar
“elección por calidad” (Raczynski & educación pública), y en la educación y la intervención social en
Hernández, 2011) y de las restrictivas superior (gratuidad de la educación escuelas
posibilidades reales de elección de los superior, mejoramiento de la equidad
estudiantes, ya sea por los procesos en el acceso y creación de universi- En el mundo angloparlante, se de-
de selección que se aplican a estos dades estatales regionales). En térmi- nomina Trabajo Social Escolar a la
(Godoy, Salazar, & Treviño, 2014), por nos conceptuales, este conjunto de subdisciplina que se encarga de la
las limitada oferta de establecimien- medidas buscaría cuatro objetivos: i) intervención social en las escue-
tos (Villalobos & Salazar, 2014), o por hacer de la educación un verdadero las. En general, se reconoce que las
las barreras socioculturales que se derecho y bien social; ii) asegurar una ventajas de este tipo de intervencio-
levantan en determinados espacios educación pública de calidad; iii) po- nes son variadas: puede ayudar en la
educativos, como la educación supe- ner en marcha una nueva política do- coordinación de los actores educa-
rior selectiva (Canales & De Los Ríos, cente y, iv) desarrollar una educación tivos, permite generar procesos de
2009) o la educación escolar de élite superior para la era del conocimiento apoyo a los estudiantes en su apren-
(Aguilera, 2011). (Mineduc, 2014). Estos objetivos han dizaje, potencia la cimentación de
Como consecuencia –en algunos ca- sido declarados explícitamente por el entornos académicos positivos y
sos directa, en otros indirecta– de los Gobierno, por lo que pueden enten- equitativos y promueve el desarrollo
efectos anteriormente señalados, se derse como la hoja de ruta de la refor- de apoyos sociales, psicológicos, bio-
ha producido un creciente proceso de ma educativa. lógicos y mentales de los estudiantes
movilización social, que tiene como Considerando esto, el presente artí- y sus familias (Franklin, Kim, & Tripo-
objetivo terminar con la reproducción culo busca realizar una reflexión del di, 2009). Asimismo, la investigación
de la desigualdad, la despolitización y aporte de la intervención social en ha encontrado múltiples beneficios
el malestar que generaría el sistema el sistema educativo chileno, en el de la aplicación de estas intervencio-
educativo (Espinoza, 2012; Mayol & marco de la reforma educacional en nes en el desarrollo académico de los
Azócar, 2011). En general, se recono- curso. De esta manera, se intentarán estudiantes (Greenberg, Weissberg,
ce que este proceso de movilización exponer los desafíos, potencialida- Mary, Zins, & Fredericks, 2003), la 57
DEBATES

formación de actitudes cívicas y ha- especializadas, corporaciones muni- el impacto positivo de estos progra-
bilidades sociales (January, Casey, & cipales y corporaciones privadas (Sa- mas. En esta misma línea, Villalobos y
Paulson, 2011), el fortalecimiento de racostti et al., 2014). Sepúlveda (2013) entregan siete con-
factores protectores y la disminución Una serie de estudios, que recopilan y diciones para la efectividad de las in-
de factores de riesgo (Durlak, Dym- analizan distintas experiencias de in- tervenciones en las escuelas: i) la ne-
nicki, Taylor, Weissberg, & Schellin- tervención social en el ámbito escolar cesidad de tener claridad conceptual
ger, 2011), especialmente en niños en Chile (Saracostti, 2013; Saracostti al momento de intervenir; ii) la im-
y niñas vulnerables (Bierman et al., & Villalobos, 2014, 2015), muestran portancia de contar con un equipo de
2010). que estas acciones tienen como ob- intervención sólido; iii) la centralidad
A la luz del proceso práctico de la in- jetivo general contribuir al desarrollo de desarrollar un liderazgo colabora-
tervención social en las escuelas, se de los estudiantes en ámbitos bioló- tivo al interior de la escuela; iv) la re-
han cristalizado una serie de enfo- gicos, sociales y socioemocionales, levancia de incorporar la diversidad,
ques o modelos de trabajo. Entre los entendiendo este componente como el diálogo y los acuerdos compartidos
más destacados están el enfoque de una parte del objetivo de la edu- en la intervención; v) la importancia
desarrollo de habilidades emociona- cación. Desde esta perspectiva, se de considerar los recursos como un
les y sociales [SEL, Social and Emo- promueve el potenciamiento de las elemento de identificación de posibi-
tional Learning], el modelo de Desa- habilidades relacionales de los niños lidades; vi) la relevancia de utilizar el
rrollo Juvenil Positivo [PYD, Positive y niñas (como pretende el programa, espacio socioeducativo como el mar-
Youth Development], el enfoque de Habilidades para la Vida), la gene- co de elaboración de la intervención
Respuesta a la Intervención [RTI, Res- ración de procesos de alimentación y, vii) la necesidad de aplicar el cono-
ponse to Intervention], el Modelo de saludable (como lo hace el Programa cimiento de la política pública en el
Salud Mental Coordinado [CSH, Co- de Salud Escolar), la realización de diseño eficaz de intervenciones.
ordinated School Health] y el Modelo procesos de acompañamiento que A pesar de no ser conclusiva, esta evi-
de Escuelas Comunitarias [CS, Com- permita a los profesores y equipos dencia entrega importantes elementos
munitary Schools], entre otros². Más directivos apoyarse en profesionales para entender los principales desafíos
allá de sus diferencias, estos modelos especializados (como lo realizan las de la intervención social a la luz de la
buscan insertar la intervención social Duplas Psicosociales) o la prevención reforma educativa, aspecto por desa-
en la lógica y dinámica escolar, incor- de situaciones de riesgo social, como rrollar en el próximo apartado.
porando como aspectos fundamen- la deserción escolar (como lo busca
tales del quehacer de intervención la el Sistema de Alerta Temprana) o el Desafíos para la interven-
retroalimentación, el diagnóstico, la trabajo infantil (tal como lo realiza ción social en el sistema
participación comunitaria y, duran- el Programa Proniño). Una debilidad educativo a la luz de la
te las últimas décadas, el desarrollo de estas intervenciones, reconocida reforma
de procesos de acción basados en la tanto por los implementadores como
evidencia práctica [evidence-based por los elaboradores de política, es la Tomando en cuenta los objetivos de
practice] y con un enfoque ecológico escasa evidencia respecto de los re- la reforma educacional, su proceso de
(Raines, 2008). sultados y efectos de estos procesos implementación y el estado del traba-
En contraste, en Chile el Trabajo So- de intervención. jo social escolar en el país, es posible
cial como profesión y la intervención Al respecto, un meta-análisis de las dar cuenta de algunos retos para la
social como acción no han encontra- intervenciones promocionales biop- intervención social en las escuelas.
do históricamente una relación fuer- sicosociales realizadas en contextos Sin pretender exhaustividad, visua-
te con la escuela o el sistema escolar. escolares (Villalobos, Castillo & Vi- lizamos especialmente tres desafíos.
Desde sus orígenes en la segunda dé- llalobos, 2013) analiza 14 intervencio- El primero podría llamarse desafío
cada del siglo XX, el espacio de acción nes realizadas en las últimas décadas, por la inclusión al interior de la es-
del Trabajo Social se ha concentrado dando cuenta de una alta heteroge- cuela. Si bien es claro que la inclu-
en hogares, espacios comunitarios o neidad, en términos de temáticas de- sión educativa ha sido un eje central
lugares de vulnerabilidad manifiesta, sarrolladas, los instrumentos de eva- de la reforma educativa, hasta ahora
como hospitales, cárceles o tomas de luación utilizados y los modelos de el debate público y científico sobre
terreno. Hacia finales de siglo, y con intervención seguidos. Asimismo, los esta materia se ha centrado en las
el proceso de profesionalización y resultados preliminares de este estu- transformaciones estructurales, ad-
consolidación disciplinar del Traba- dio señalan la importancia de la com- ministrativas y organizacionales ne-
jo Social, emergen nuevos espacios plejidad de la intervención (entendida cesarias para lograr mayores niveles
para el ejercicio profesional, entre como la incorporación de distintos de heterogeneidad económica, social,
los que se encuentra la intervención actores en el proceso) y la duración académica y étnica de los escuelas,
58 social con colegios, organizaciones de esta como factores críticos para sin prestar mayor atención a la forma
i
Una reforma educativa que fomente la inclu-
sión socioeducativa podrá generar una mayor
heterogeneidad al interior de las escuelas,
imponiendo un desafío para el sistema escolar.

en cómo esta inclusión debe desarro- diversidad, promover espacios de co- ción de la Calidad de la Educación (Si-
llarse al interior de los establecimien- laboración profesional y permitir la mce) y del sistema de Ordenamiento
tos y aulas. interrelación entre docentes y otros de Escuelas impulsado por la anterior
Así, es lógico pensar que las refor- actores escolares son, entre otras, administración. Con estos cambios se
mas educativas dirigidas a disminuir algunas de las acciones que podrían buscaría estimular la consolidación
la segregación escolar y fomentar la desprenderse de este fenómeno para de un sistema más orientado a la me-
inclusión socioeducativa entre esta- la intervención social. jora continua y menos a la competen-
blecimientos –como la prohibición cia como forma de organización de
del lucro, la selección y el copago– Un segundo aspecto podría deno- los actores educativos.
podrían generar una mayor heteroge- minarse el desafío por la formación En esta tarea es posible visualizar un
neidad al interior de las escuelas, im- de un concepto de calidad educativa segundo desafío para la intervención
poniendo un desafío para el sistema integral. Durante los últimos años, social, especialmente a partir de dos
escolar. Esto es central, pues el ma- el sistema educativo chileno ha pro- vías. Por una parte, aportando a la
nejo que se haga de esta mayor he- fundizado el desarrollo de un enfoque refundación del sentido de la educa-
terogeneidad determinará la forma en orientado a la rendición de cuentas ción, bajo un enfoque integral, que
cómo las escuelas y aulas se organi- –internacionalmente conocido como permita incorporar las dimensiones
zan (Dupriez, Dumay & Vause, 2008), accountability– que entrega una alta biológicas, psicológicas y sociales y
pero también impactará en la efec- importancia a los test estandarizados reconceptualizar lo que se entiende
tividad docente, las relaciones entre como medida de “calidad educativa” por calidad educativa y sus distin-
pares y el proceso de enseñanza y y que busca instalar la competencia tos componentes (Saracostti, 2013).
aprendizaje (Simonsen, Fairbanks, (entre establecimientos, estudian- Relacionado con lo anterior, la inter-
Briesch, Myers, & Sugai, 2008), en la tes y docentes) como un mecanismo vención social en las escuelas puede
medida en que las características de organizador del sistema. Distintas aportar en el desarrollo de procesos
los estudiantes determinan la forma investigaciones han mostrado que que permitan a la escuela aceptar y
en cómo interactúan los actores que la implementación de este esquema potenciar el desafío de la interven-
se encuentran en un mismo espacio ha generado un estrechamiento im- ción integral, incorporando procesos
social, ya sea el aula o la escuela. portante del sentido y rol de la edu- relacionados con el potenciamiento
Desde este punto de vista, la inter- cación, la que se ve limitada a las di- de relaciones familiares y comunita-
vención social tiene una tarea rele- mensiones cognitivas del aprendizaje rias de las escuelas, el fortalecimien-
vante, pues es un actor clave en el (principalmente lenguaje y matemá- to de programas que potencien las
diseño, implementación y evaluación ticas), reduciendo el conocimiento y habilidades sociales y la gestión de
de estrategias que permitan una ma- las habilidades a un set limitado de estrategias que promuevan factores
yor heterogeneidad de estudiantes resultados educacionales (Cassasus, protectores y disminuyan factores
dentro de las escuelas y aulas³. Po- 2010; Pino, 2014). de riesgo en los niños, niñas y ado-
tenciar el desarrollo de redes multi- Frente a este escenario, los encar- lescentes4. Desde ambas aristas, el
disciplinarias dentro y fuera de las gados de la reforma han planteado la Trabajo Social y la intervención social
escuelas, mejorar la calidad y pro- necesidad de desarrollar cambios que pueden ser un aporte fundamental en
fundidad de los proyectos de integra- permitan contrarrestar estos efectos la configuración de una nueva lógica
ción, gestionar y diseñar proyectos negativos del accountability, princi- del sistema educativo.
de apoyo a estudiantes y sus familias, palmente a partir de la reevaluación
difundir técnicas de promoción de la de los objetivos del Sistema de Medi- Finalmente, es posible esbozar un 59
DEBATES

desafío en la reconstrucción de la desarrollarse de distintas maneras: llo de la reforma educacional puede


educación pública. Desde principios gestionando redes de colaboración motivar una reconsideración del ho-
de los ochenta, comienza a desarro- entre colegios públicos; apoyando la rizonte político y normativo de la
llarse un crecimiento de la educación construcción y consolidación de pro- profesión. Desde los años noventa,
privada y la consecuente pérdida de yectos educativos diversos; diseñan- y de manera paralela a la pérdida de
matrícula y peso de la educación pú- do y realizando actividades sociales horizonte normativo de las ciencias
blica (Bellei, González, & Valenzuela, a los colegios públicos, que permitan sociales en general en América Lati-
2010), principalmente debido al es- entregar un sello a este tipo de edu- na, el Trabajo Social como profesión
quema de financiamiento a la deman- cación; articulando a los estableci- y la intervención como acción han
da, que iguala las condiciones de fi- mientos públicos con otras instancias debilitado sus lazos éticos y valóri-
nanciamiento para actores públicos y de apoyo estatal, como centros de cos con la cimentación de un mundo
privados. Así, mientras en 1981 cerca salud o centros comunitarios. Anali- más justo y equitativo. Quizás la re-
del 15% de la matrícula era privada, en zadas en conjunto, estas acciones en- forma educativa puede ser un buen
2010 este número se empinaba por tregan a la intervención social un rol momento para retomar esta discu-
sobre el 40%, con la consecuente dis- protagónico en la recuperación de la sión, a partir de la formación de una
minución de la matrícula pública en educación pública dentro del sistema profesión que, siguiendo los dichos
más de 30% durante el periodo. Este educativo chileno. de Boaventura do Santos, sea, a la
proceso de privatización ha gene- vez, objetiva frente al conocimiento
rado que actualmente Chile sea uno Conclusiones y no neutral (comprometida) frente a
de los países con mayor participa- la transformación de la realidad que
ción privada en la educación escolar Visto en perspectiva, los tres de- este conocimiento evidencia.
(OCDE, 2010). Frente a esta realidad, safíos esbozados –potenciamiento
la reforma educacional ha planteado de la inclusión en la escuela, elabo-
la necesidad de revitalizar la educa- ración de un concepto de calidad 1. Agradezco los comentarios realizados por
Amanda Arratia, Taly Reininger y Ángeles Mo-
ción pública, tanto en términos de fi- educativa integral y refundación de lina a la versión preliminar de este texto, y que
nanciamiento y estructura, por medio la educación pública– plantean a lo sirvieron enormemente para su enriquecimiento
de indicaciones presupuestarias y a menos dos interrogantes para el Tra- y mejora.
través de programas específicos para bajo Social y la intervención social
el sector, que prontamente deberían que van más allá del alcance de la 2. Saracostti y Reininger (2013) realizan una re-
visión de las características, semejanzas y prin-
entrar al proceso legislativo. reforma. cipales diferencias de estos modelos.
Por una parte, evidencian la nece-
En este contexto, es posible indicar la sidad de potenciar en los procesos 3. En algunos países del mundo, el aumento de
existencia de un desafío para la inter- de formación el diseño, estudio y la heterogeneidad al interior del establecimiento
vención social, toda vez que la edu- prácticas de intervención social en ha impulsado procesos de segregación y agru-
pamiento al interior de las escuelas, ya sea entre
cación pública se entiende como el contextos escolares. Actualmente, la aula o aún al interior de las aulas. Un estudio re-
espacio de cristalización y desarrollo formación de pregrado y postgrado ciente en Chile (Treviño, Valenzuela y Villalobos,
del derecho a la educación. Tal como en esta área es bastante escasa, y 2014) estimó que cerca del 50% de los estable-
lo indica la literatura, el derecho a la las investigaciones en el ámbito es- cimientos de Enseñanza Media realizaba agru-
educación comprende no solo la en- tán recién empezando a surgir, sin pamiento entre cursos. Asimismo, un estudio de
las técnicas de agrupamiento al interior del aula
trega pasiva de una oferta educativa existir centros especializados en la (Villalobos, Rojas y Torrealba, 2015), encontró
para toda la población, sino que se materia ni un conjunto de investiga- una multiplicidad de formas de organización de
entiende como el ejercicio activo que dores centrados en este tópico. Sin los estudiantes dentro en este espacio escolar,
el Estado desarrolla para entregar las embargo, como hemos pretendido algunas de ellas orientadas a la exclusión. Ambos
condiciones de disponibilidad, accesi- mostrar, el importante rol que la in- antecedentes hacen aún más necesario la incor-
poración de técnicas de intervenciones sociales
bilidad, aceptabilidad y adaptabilidad tervención social puede realizar en para la promoción de la inclusión educativa.
de la oferta educativa (Abramovich & la generación y potenciamiento de la
Curtis, 2002). Para lograr este obje- calidad y equidad escolar invita a ac- 4. Una recopilación de más de 100 estrategias
tivo, es condición primordial contar tores sociales e instituciones a pro- biopsicosociales desarrolladas en la infancia in-
con sistemas públicos robustos y fundizar en los procesos formativos termedia y que cuenten con evidencia científica
que la sustente se puede encontrar en Saracostti
eficientes, que permitan garantizar en esta materia. y Villalobos (2013).
el derecho de la educación a lo largo Al mismo tiempo, la posición –en-
del territorio. Por lo mismo, es posible tendida como el espacio social que
visualizar en el fortalecimiento de la los actores ocupan en una determi-
educación pública un tercer desafío nada estructura– que los trabajado-
60 de la intervención social, que puede res sociales jueguen en el desarro-
Referencias bibliográficas Dupriez, V., Dumay, X. & Vause, A. (2008). Muñoz, P. & Redondo, A. (2013). Desigual-
i
“How Do School Systems Manage Pupils’ dad y logro académico en Chile. Cepal
Abramovich, V. & Curtis, C. (2002). Los Heterogeneity?”. Comparative Educatio- Review, 109 (1), 107 -123.
derechos sociales como derechos exigi- nal Review, 52 (2), 245 - 273.
bles. Madrid: Trotta. Ocde (2010). PISA 2009 Results: What
Durlak, J., Dymnicki, A., Taylor, R., Students Know and Can Do - Student
Aguilera, O. (2011). “Dinero, educación y Weissberg, R. & Schellinger, K. (2011). Performance in Reading, Mathematics
moral: el cierre social de la élites social “The impact of enhancing student´s social and Science: Ocde.
chilena”, en A. Joignant & P. Güell (eds.), and emotional learning: A meta-analysis Pino, M. (2014). “Los valores que susten-
Notables, tecnócratas y mandarines. of school-based universal interventions”. tan el Simce: Pensando un sistema de eva-
Santiago: Ediciones Universidad Diego Child Development, 1 (82), 405-432. luación más allá de una medición estanda-
Portales. rizada”. Revista Docencia (52), 15-29.
Espinoza, V. (2012). “El reclamo chileno
Bellei, C. (2013). El estudio de la segrega- contra la desigualdad de ingresos. Expli- Raczynski, D. & Hernández, M. (2011).
ción socioeconómica y académica de la caciones, justificaciones y relatos”. Revis- “Elección de colegio, imágenes, valoracio-
educación chilena. Estudios Pedagógicos, ta Izquierdas (2), 1-25. nes y conductas de las familias y segrega-
39(1), 325-345. ción social escolar”. Santiago: Asesorías
Franklin, C., Kim, J. & Tripodi, S. (2009). para el Desarrollo.
Bellei, C., Cabalín, C. & Orellana, V. (2014). “A meta-analysis of published school so-
“The 2011 Chilean student movement cial work practice studies, 1980 - 2007”. Raines, J. (2008). “A retrospective chro-
against neoliberal educational policies”. Research on Social Work Practice, 19 (6), nicle of the mid-west school social work
Studies in Higher Education, 39 (3), 1-15. 667-677. council: its vision and influence after
forty years”. School Social Work Journal,
Bellei, C., Gonzalez, P. & Valenzuela, J. P. Godoy, F., Salazar, F. & Treviño, E. (2014). 33(1), 1-15.
(2010). “Fortalecer la educación pública: Prácticas de selección en el sistema es-
un desafío de interés nacional”, en C. Be- colar chileno: tipos de requisitos de pos- Saracostti, M. (2013). Familia, Escuela y
llei, D. Contreras & J. P. Valenzuela (Eds.), tulación, legitimación en el sistema y las Comunidad I. Intervenciones biopsicoso-
Ecos de la Revolución Pingüina. Avances, debilidades de la ley Informes para la Po- ciales en contextos escolares. Santiago:
desafíos y silencios de la reforma educa- lítica Educativa Nº 2. Santiago: Centro de Editorial Universitaria.
cional. Santiago: Pehuén. Políticas Comparadas de Educación, Uni-
versidad Diego Portales. Saracostti, M., Grau, O., Villalobos, C., Ru-
Bierman, K., Coie, J., Dodge, K., Greenberg, bilar, G., Cisternas, N., & Caro, P. (2014).
M., Lochman, J., McMahon, R. & Pinder- Greenberg, M., Weissberg, R., Mary, O., “Historia del Trabajo Social en Chile”. en
hughes, E. (2010). “The effects of a mul- Zins, J. & Fredericks, L. (2003). “Enhan- T. Fernández & R. De Lorenzo (Eds.), Tra-
tiyear universal social-emotional learning cing School-Based Prevention and Youth bajo Social. Una historia global. Madrid:
program: The role of student and school Development Through Coordinated So- Mac Graw Hill.
characteristics”. Journal of Consulting and cial, Emotional and Academic Learning”.
Clinical Psychology, 78 (2), 156-168. American Psicologics, 58 (6), 466-474. Saracostti, M. & Reininger, T. (2013). “In-
tervenciones Psicosociales en Estados
Canales, A. & De Los Ríos, D. (2009). January, A., Casey, R. & Paulson, D. (2011). Unidos”. En M. Saracostti (Ed.), Familia,
Retención de estudiantes universitarios “A Meta-Analysis of Classroom-Wide In- Escuela y Comunidad I. Intervenciones
vulnerables. Calidad de la Educación, 30, terventions to Build Social Skills: Do They biopsicosociales en contextos escolares.
44-76. Work?”. School Psicology Review, 40 (2), Santiago: Editorial Universitaria.
242-256.
Cassasus, J. (2010). “Las reformas basa- Saracostti, M. & Villalobos, C. (2013). Fa-
das en estándares. Un camino equivo- Matus, T. (1999). Propuestas contempo- milia, Escuela y Comunidad I: Interven-
cado”. En C. Bellei, D. Contreras & J. P. ráneas en el Trabajo Social: Hacia una ciones biopsicosociales en contextos es-
Valenzuela (Eds.), Ecos de la revolución intervención polifónica. Buenos Aires: colares. Santiago: Editorial Universitaria.
pingüina. Avances, debates y silencios en Espacio.
la reforma educativa. Santiago: Pehuén. Saracostti, M. & Villalobos, C. (2014).
Mayol, A. & Azócar, C. (2011). Politización Familia, Escuela y Comunidad III: Im-
De Toro, X. (2015). Sistema de Alerta Tem- del malestar, movilización social y trans- plementando el Modelo de Intervención
prana para prevenir la deserción escolar: formación ideológica: el caso “Chile 2011”. Biopsicosocial. Santiago: Editorial Uni-
oportunidades, tensiones y desafíos de Polis, 10 (30), 163-184. versitaria.
una escuela de El Bosque a la luz de ex-
periencias internacionales, en Saracostti, Mineduc (2014). Una nueva educación Saracostti, M. y Villalobos, C. (2015). Fa-
M. y Villalobos, C. (eds.). Familia-Escuela- para Chile. Documento base para los diá- milia-Escuela-Comunidad III: Implemen-
Comunidad III: Implementando el modelo logos temáticos Plan Nacional de Parti- tando el modelo de intervención biopsi-
de intervención biopsicosocial. Santiago: cipación Ciudadana. Santiago: Ministerio cosocial. Santiago: Editorial Universitaria.
Editorial Universitaria. de Educación. 61
Simonsen, B., Fairbanks, S., Briesch, A.,
Myers, D. & Sugai, G. (2008). Evidence
- based practiced in classroom mana-
gement: Considerations for research to
practice. Education and Treatment of
Children, 31 (3), 351-380.

Treviño, E., Valenzuela, J. P. & Villalobos,


C. (2014). Segregación académica y so-
cioeconómica al interior de la escuela.
Análisis de su magnitud, evolución y prin-
cipales factores explicativos. Santiago:
CPCE-CIAE.

Valenzuela, J. P., Bellei, C. & De Los Ríos,


D. (2014). “Socioeconomic school segre-
gation in a market-oriented educational
system. The case of Chile”. Journal of
Education Policy, 29 (2), 217-241.

Villalobos, C., Castillo, C. & Villalobos, P.


(2013). Intervenciones promocionales con
enfoque biopsicosocial en contextos es-
colares: Un meta-análisis de las investi-
gaciones realizadas en Chile Documento
de Trabajo, Proyecto FONDEF D10I1059.
Santiago: Universidad Diego Portales.

Villalobos, C., Rojas, C. y Torrealba, D.


(2015). Gestión de la heterogeneidad en
las aulas chilenas. Técnicas, patrones de
agrupamiento y sus efectos en el sistema
educativo: un estudio de caso. Revista
Latinoamericana de Educación Inclusiva,
9(1), 21-42.

Villalobos, C. & Salazar, F. (2014). Proyec-


tos educativos en el sistema escolar chi-
leno: una aproximación a las libertades
de enseñanza y elección Informe para la
Política Educativa Nº 2. Centro de Políti-
cas Comparadas en Educación.

Villalobos, C. & Sepúlveda, M. (2013).


“Consideraciones para una intervención
biopsicosocial en la escuela”, En M. Sara-
costti & C. Villalobos (eds.), Familia – Es-
cuela – Comunidad II: Herramientas para
un trabajo colaborativo. Santiago: Edito-
rial Universitaria.

62