Está en la página 1de 6

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD”

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS


ESCUELA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE DERECHO Y CIENCIAS
POLITICAS

CURSO:
DERECHO DE OBLIGACIONES

TEMA:
OBLIGACIONES CON CLÁUSULA PENAL

DOCENTE:
CONGA SOTO, Aturo

NOMBRE:
GARCIA ARONES, Rosmery Solange

CICLO:
VII - A

AYACUCHO - PERU

2019
OBLIGACIONES CON CLÁUSULA PENAL

1. CONCEPTO SEGÚN DISTINTOS AUTORES

 Según Eugenio María Ramírez Cruz:


La Cláusula penal es la estipulación puesta en la relación obligacional, a través de la cual
las partes fijan la reparación (sanción) para el caso de incumplimiento. O sea que su
propósito es resarcir los daños anteladamente valorizados.

La cláusula penal, llamada también cláusula convencional, es pues una promesa accesoria
añadida a la relación obligacional (contrato) por lo cual el deudor se allana a pagar una
multa o a efectuar otra prestación para el caso de incumplimiento o retardo injustificado
de la obligación que nace del contrato. Obviamente su finalidad es resarcir al acreedor de
los daños y perjuicios. Puesto que la cláusula penal es convencional, la pena es
independiente de la efectividad y de la prueba del daño; descarga al acreedor de la prueba
de los daños, haciéndole más fácil las cosas.

La cláusula penal opera tanto en los casos de incumplimiento total o de cumplimiento


parcial o irregular (defectuoso)

 Según Felipe Osterling Parodi:


La cláusula penal se concibe como una relación obligacional destinada a que las partes
fijen la reparación para el caso de incumplimiento. Además puede operar en los casos de
incumplimiento total o de incumplimiento parcial o irregular de la obligación. Como
modalidades específicas del cumplimiento parcial o defectuoso, el código consigna
normas tanto sobre su estipulación en resguardo de un pacto determinado como para el
caso de mora.

Aunque no es necesaria la prueba del daño, la exigibilidad de la cláusula penal requiere,


que la inejecución total, parcial o irregular de la obligación, obedezca a causas imputables
al deudor sea por el dolo o por culpa, salvo pacto en contrario.

 Según Luis Romero Zavala:


Señala que al respecto existe una profunda investigación doctrinaria y consigna algunos
autores:
Castañeda explica que “la cláusula penal es un pacto accesorio, en el que se estipulan
penas o multas contra el deudor que dejare de cumplir o retarde el cumplimiento de
aquello a que se obligó” y precisa que “la obligación cómo cláusula penal no es una sola;
son dos obligaciones; una principal y otra sola aplicable en caso de mora o inejecución
del principal”.

Debe destacarse el requisito del pacto, porque esta referencia está orientada, sin duda
alguna a los contratos. Precisamente, es en los contratos donde se la encuentra con mayor
reiterancia y específicamente en los de compre venta, cuando se difiere la entrega del
bien, consignándose la cláusula penal para el supuesto de retardo. Se asegura de esta
manera el cumplimiento oportuno por el obligado.

León Barandiarán, transcribe de Endermann que “la pena convencional es una prestación
determinada, prometida por el deudor al acreedor, para el caso de incumplimiento de su
obligación o para el caso de cumplimiento no regular. Su fin consiste tanto en ofrecer al
acreedor un medio conminativo y severo contra el deudor, especialmente para disuadirle
de adoptar un proceder contrario a lo prometido, cuando también consiste en descargar al
acreedor de la estimación de su petición por razón de los perjuicios. La prestación
prometida es pena, en cuanto de antemano importa un interés ya estimado.

2. ANÁLISIS DE LAS OBLIGACIONES CON CLÁUSULA PENAL SEGÚN LA


LEGISLACIÓN PERUANA
Son obligaciones accesorias puesto que su existencia depende de la obligación a la cual
aseguran.

La cláusula penal es la estipulación o disposición puesta en la relación obligacional, a


través de la cual las partes fijan la reparación para el caso de incumplimiento. O sea que
su propósito es resarcir los daños anteladamente valorizados.

La cláusula penal, llamada también cláusula convencional es pues una promesa accesoria
añadida a la relación obligacional, por la cual el deudor se allana a pagar una multa o a
efectuar otra prestación para el caso de incumplimiento o retardo injustificado de la
obligación que nace del contrato.

Artículo 1341°.- Cláusula Penal Compensatoria, definición Legal: El pacto por el que
se acuerda que, el caso de incumplimiento, uno de los contratantes queda obligado al pago
de una penalidad, tiene el efecto de limitar el resarcimiento a esta prestación y a que se
devuelva la contraprestación, si la hubiere; salvo que se haya estipulado la indemnización
del daño ulterior. En este último caso, el deudor deberá pagar el integro de la penalidad,
pero ésta computa como parte de los daños y perjuicios si fueran mayores.

Fuente: artículos 340, párrafo 2° del BGB; 1382, 1° parte del Códice.

Del precepto aparece que la cláusula penal puede estar constituida por cualquier
obligación de dar, hacer o no hacer, sin que trate necesariamente de una suma de dinero.
El resarcimiento al acreedor se limita solo a la penalidad estipulada, salvo que se hubiere
estipulado la indemnización del daño ulterior. En estos casos el deudor continuara
obligado a pagar el integro de la penalidad, pero ella se computará como parte de los
daños y perjuicios, si el monto de estos excede el valor de tal penalidad.

 Artículo 1342°.- Cláusula Penal Moratoria: Cuando la cláusula penal se estipula para
el caso de mora o en seguridad de un pacto determinado, el acreedor tiene derecho para
exigir además de la penalidad, el cumplimiento de la obligación.
Fuente: artículo 341 del BGB.

Se refiere a la estipulación de la cláusula penal para los casos de mora o en seguridad de


un pacto determinado. Aquí el acreedor tiene derecho a exigir, además de la obligación
principal, el integro de la cláusula penal y el resarcimiento del daño ulterior, pero sólo si
el daños existe y así fue pactado.

 Artículo 1343°.- Exigibilidad de la Pena: para exigir la pena no es necesario que el


acreedor pruebe los daños y perjuicios sufridos. Sin embargo, ella sólo puede exigirse
cuando el incumplimiento obedece a causa imputable al deudor. Salvo pacto en contrario.
La norma contiene dos pactes o caracteres esenciales.

La primera parte se inspira en el artículo 1224 del Código del 36 en los artículos 656,
primera parte del Código Argentino; 1382 en fine del Códice. Para exigir la cláusula penal
no es necesario probar la existencia de los daños y perjuicios ni tampoco su cuantía.

La segunda parte del artículo 1343 tiene su origen en el artículo 665 del Código Argentino
y 923 del Código Brasileño.

La penalidad sólo puede demandarse cuando el incumplimiento obedece a causa


imputable por dolo o culpa del deudor, salvo pacto en contrario.
3. CONDICIONES PARA LA APLICACIÓN DE LA CLAUSULA PENAL
La ventaja que ofrece la cláusula penal, al acreedor es que no tenga que probar ni la
existencia de daños o perjuicios (provocados por el incumplimiento o la mora) ni su
monto. Así lo establece el artículo 1343 del CC.

Sin embargo, solo podrá demandarse en el caso de que el incumplimiento responda a


causa imputable al deudor. La norma es explicable pues conforme hemos visto (supra
n°209), el deudor solo responde por su incumplimiento cuando ello se deba a causas
imputable a él (culpa leve, culpa inexcusable o dolo). En concordancia con el artículo
1317 del C.C., el artículo 1342 establece que es posible que se pacte expresamente que
aun cuando el incumplimiento se deba a causa no imputable al deudor, se deba cumplir
con la penalidad.

4. ESTIPULACION DE LA CLAUSULA PENAL


La cláusula penal puede ser estipulada conjuntamente con el acto a creedor de la
obligación principal o por acto posterior, pero en ningún caso después de producido el
incumplimiento. Cualquier pacto posterior al incumplimiento que tenga por objeto fijar
convencionalmente el monto de daños y perjuicios del derivados no constituye una
clausula penal. Esta regla está contenida en el artículo 1334 del C.C

La circunstancia que se imponga determinar solemnidad para el acto principal no requiere


decir que la cláusula penal requiera de esa misma solemnidad.

5. ACCESORIEDAD DE LA CLAUSULA PENAL


Como quiera la pena convencional es siempre una cláusula que tiene relación de
dependencia con la obligación principal, el artículo 1345 del C.C. Señala que la nulidad
de dicha cláusula no acarrea la nulidad de la obligación.

Por la misma razón, la nulidad de la obligación principal si acarrea la nulidad de la


cláusula penal, ya que este tiene como finalidad el resarcimiento por causa de inejecución
de una obligación.

6. REDUCCION EQUITATIVA DE LA PENALIDAD.


De conformidad con lo establecido en el artículo 1346 del C.C. La cláusula penal no es
inflexible ni inexorable, pues el juez podrá reducirla equitativamente cuando lo solicite e
deudor y resulte manifiestamente excesiva, o cuando la obligación principal hubiese sido
cumplida en parte i en forma irregular.
Para determinar la reducción de la pena por ejecución parcial o irregular, el juez deberá
evaluar el grado de ventaja que el acreedor pueda haber obtenido con dicha ejecución.

El inconveniente de la fórmula adoptada por el artículo arriba mencionado radica en que


el juez para poder reducir la pena manifiestamente excesiva deberá entrar en la avaluación
de la existencia y cuantía de los daños y perjuicios.

7. CLAUSULA PENAL DIVISIBLE O INDIVISIBLE.


El artículo 1347 del C.C. Dispone que cada codeudor o cada uno de los herederos del
deudor solamente estará obligado a satisfacer la pena en proporción a su parte siempre
que la cláusula penal sea divisible, aunque la obligación sea indivisible, vale decir que
para los codeudores o herederos del deudor el principio de la divisibilidad o
indivisibilidad que dará fijado por la naturaleza jurídica de la prestación en que conste la
cláusula penal y no por la obligación principal

El artículo 1348 del cc que es consecuencia del anterior, establece que, por el contrario,
si la naturaleza de la cláusula que por el contrario si la naturaleza de la cláusula penal es
indivisible cada uno de los codeudores y de sus herederos queda obligado a satisfacer
íntegramente la pena.

8. CLAUSULA PENAL SOLIDARIA


La solidaridad en la cláusula penal esta prevista en el artículo 1949 del CC así en el caso
que la cláusula penal fuese solidaria, pero divisible, cada uno de los codeudores queda
obligado a satisfacer el integro de la pena.

Se aplican, pues, las reglas de la solidaridad. Asimismo. Si falleciese un codeudor la pena


se dividirá entre sus herederos en proporción a las cuotas o participaciones que les toque
en la herencia.

9. DERECHO DE REINTEGRO.
Los codeudores de la cláusula penal no culpables del incumplimiento de la obligación
principal. Tienen derecho a exigir a quien o quienes dieron lugar a su imposición que les
reintegre lo que hubieren pagado a título de penalidad (artículo 1350 del C.C). Esta regla
constituye una aplicación específica de aquella contenida en los artículos 1180 y 1195,
en virtud de la cual, los codeudores en una obligación indivisible o solidaria no culpables
por el incumplimiento no responden por los daños y perjuicios por el provocados, por lo
que de haberla pagado tienen derecho al reintegro por parte de los deudores culpables.