Está en la página 1de 6

Universidad Técnica de Ambato

Facultad de Ingeniería en Sistemas, Electrónica e Industrial


Ingeniería Industrial en procesos de automatización
RESISTENCIA DE MATERIALES

Tema:
Gráficas esfuerzo – deformación.

Curso y Paralelo:
Quinto “A”

Integrantes:
Morales Cunalata Jonathan David

Docente:
Ing. Mg. Fernando Urrutia

Fecha:
Ambato, abril 24 de 2018
I. TEMA
Gráficas Esfuerzo - deformación

II. OBJETIVOS
2.1.Objetivo General
 Analizar las gráficas de los movimientos
2.2.Objetivos Específicos
 Investigar la relación entre los esfuerzos, de tensión, corte, torsión y flexión,
vs la deformación que producen.
 Representar dichas relaciones en sus gráficas correspondientes de acuerdo con
el material.
III. MARCO TEÓRICO
a) Diagrama esfuerzo de tensión vs deformación unitaria
Si la curva del material no presenta claramente dónde termina la zona elástica y
comienza la zona plástica, se define como punto de fluencia al correspondiente a una
deformación permanente del 0,2%. La Figura ilustra lo anterior, mostrando el
diagrama de esfuerzo contra deformación para cobre policristalino [1].

Figura 1. Diagrama Esfuerzo – deformación del cobre policristalino.


b) Diagrama esfuerzo cortante vs deformación angula.
Esfuerzo de corte:

Llamado también esfuerzo de cizallamiento a diferencia del axiales producido por


fuerzas que actúan paralelamente al plano que las resiste, mientras que los de tensión
o de compresión lo son por fuerzas normales al plano sobre el que actúan. Por esta
razón los esfuerzos de tensión y de compresión se llaman también esfuerzos normales,
mientras que el esfuerzo cortante se puede denominar esfuerzo tangencial. En la
mayoría de los casos el cizallamiento o corte tiene lugar en un plano paralelo a la
carga aplicada. Puede llamárseles casos de fuerza cortante directa, a diferencia de la
fuerza cortante indirecta que aparece en secciones inclinadas con respecto a la
resultante de las cargas

Figura 2. Diagrama Esfuerzo cortante – deformación del aluminio 2024 – T4 [2].


c) Diagrama esfuerzo de torsión – deformación unitaria

Figura 3.1. Diagrama Esfuerzo de torsión – deformación del acero

Figura 3.2. Diagrama Esfuerzo de torsión – deformación del latón

El acero pretraccionado (etra ~ 0,05), en la torsión cíclica, ha exhibido un valor de


límite elástico mayor que el valor de la tensión asociado a la torsión pura, para la
misma deformación (Figura 3.1). La velocidad de endurecimiento desarrollada ha
sido negativa, llevando al ablandamiento del metal. Sin embargo, la situación es
transitoria y el material vuelve a alcanzar un estado de tensión constante (ss ~
445MPa), cuyo valor es superior al obtenido en la torsión pura. Para el latón (etra
~ 0,08) (Figura 3.2) también se ha observado un límite elástico mayor y un estado
de tensión constante (ss ~ 304MPa). En cambio, no ha ocurrido el ablandamiento
del material de la probeta. Los resultados de las pruebas en ambos metales
sugieren que la tensión de saturación se puede obtener para todos los experimentos
en los cuales el último (o único) ensayo es la torsión cíclica. Se observa también
que el proceso de esfuerzos alternativos no ha sido suficiente para eliminar los
efectos de la tracción, dado que se han desarrollado valores de tensión de
saturación superiores a los valores de las pruebas de torsión pura (acero: Dss ~
115MPa, latón: Dss ~ 79MPa) [3].

d) Diagrama esfuerzo de flexión – deformación unitaria


FLEXIÓN PURA.

Las deformaciones de un elemento prismático que posee un plano de simetría están


sometidas en sus extremos a partes iguales y opuestos M y M’ que actúan en el plano
de simetría. El elemento se flexionará bajo la acción de los pares, pero permanecerá
simétrico con respecto a dicho plano como se mostrará en la siguiente figura. Además,
como el momento flector M es cualquier sección, el elemento se flexionará de manera
uniforme. Así, la línea de intersección AB entre la cara superior del elemento y el
plano de los pares tendrá una curvatura constante. Es decir, la línea AB, que era
originalmente recta, se transformará en un círculo de centro C.

FUNCIONES DE FUERZA CORTANTE Y MOMENTO FLEXIONANTE.

 Especificar las coordenadas x separadas que tengan un origen en el extremo


izquierdo de la viga y se extiendan a regiones de la viga entre fuerzas o
momentos concentrados, o donde no haya discontinuidad de la carga
distribuida.
 Seccionar la viga perpendicularmente a su eje en cada distancia x y dibujar el
diagrama de cuerpo libre de uno de los segmentos, asegurándose de que V y
M se muestran actuando en sus sentidos positivos, de acuerdo con la
convención de signos.
 La fuerza cortante se obtiene sumando las fuerzas perpendiculares al eje de la
viga.
 El momento flexionante se obtiene sumando los momentos respecto al
extremo seccionado del segmento [4].

Figura 4. Diagrama Esfuerzo de flexión – deformación de dos tipos de hormigón.


Diagrama de esfuerzos vs deformaciones del acero: A-36, A-441 A-572, A514

Figura 5. Diagrama esfuerzo – deformación de 3 materiales.

IV. CONCLUSIONES
 Mediante la consulta de los gráficos se pudo conocer como los diferentes
esfuerzos producen una deformación específica en cada material, siendo así
representados en un sistema que relacionan estas dos características.
 Con las gráficas encontradas se pudo analizar de forma sencilla los efectos en
diferentes puntos que tiene el material.

V. Bibliografía

[1] «Materiales - ensayo,» [En línea]. Available: http://descom.jmc.utfsm.cl/sgeywitz/sub-


paginas/Materiales/Ensayotraccion/Ensayodetraccion.htm. [Último acceso: 16 04 2018].

[2] J. Mendoza, «Monografías.com,» Monografías.com, [En línea]. Available:


http://www.monografias.com/trabajos59/torsion-metales/torsion-metales2.shtml.
[Último acceso: 16 04 2018].

[3] SCIELO, «Evaluación del Endurecimiento de Barras de Acero y de Latón en Ensayos de


Tracción y de Torsión Cíclica,» SCIELO, vol. 16, nº 2, pp. 29-34, 2005.

[4] D. Ferreira, E. Oller, J. M. Bairán, S. Carrascón y A. Marí, «Influencia del contenido de finos
del hormigón en la respuesta estructural a flexión y cortante de vigas de hormigón armado,»
SCOPUS, vol. 67, nº 539, 2015.