Está en la página 1de 15

Los sustantivos comunes

Los sustantivos comunes son aquellos que utilizamos a diario para nombrar las cosas que
nos rodean, los animales, los objetos, las plantas, los sentimientos; es decir, todo aquello
que forma parte de nuestro día a día.
Los sustantivos comunes se caracterizan porque no destacan un elementos sobre ningún
otro, y también porque siempre se escriben con letra minúscula (salvo si la palabra en
cuestión se encuentra al inicio de un párrafo o detrás de un punto), a diferencia de los
sustantivos propios.
Algunos ejemplos son los siguientes: mesa, silla, sofá, casa, coche, metro, silla, cuchara, camisa, mochila, televisión, libro, armario,
lápiz, ordenador, trapo, pinza, vaso, mechero.

Los sustantivos propios


A diferencia de los anteriores, los sustantivos propios sí que deben escribirse siempre con mayúsculas.
Los sustantivos propios son todos aquellos nombres de persona, de ciudades, de comunidades autónomas, de países, de regiones,
de accidentes geográficos, de movimientos literarios, artísticos, culturales, sociales o económicos; es decir, son todos aquellos
nombres que utilizamos para referirnos a una persona o un elemento particular dentro de un conjunto mayor. De esta forma, los
sustantivos propios singularizan la realidad a la que nombrar, individualizándola y distinguiéndola del resto de elementos que
pertenecen al mismo grupo o conjunto.
Por ejemplo, son nombres propios: Carlos, Susana, México, Buenos Aires, Italia, Roma, Sevilla, Marta, Lucas, Javier, Mar Atlántico,
Pirineos, Valencia, Extremadura.
Los sustantivos concretos
Los sustantivos concretos son aquellos que hacen referencia a objetos o elementos que tienen un límite percibido por los sentidos; es
decir, todas aquellas realidades que podemos intuir a través de nuestros sentidos que tiene un límite en el espacio, el cual está más
o menos limitado.
Así, todas los sustantivos concretos nombran realidades percibibles por los sentido. Algunos ejemplos de sustantivos concretos
son los siguientes: carpeta, mochila, plato, taza, puerta, ciudad, río, montaña, tejado, espejo, botella, libro, teléfono, cama,
calendario, escoba.

Los sustantivos abstractos


Frente a los sustantivos concretos, los sustantivos abstractos son todos aquellos nombres que utilizados para referirnos a
las realidades que no podemos percibir a través de nuestros sentidos; es decir, los sentimientos y las ideas que conceptual
izamos en nuestra mente como algo abstracto, sin forma definida.
Así, nombres como amor, miedo, paz, soledad, libertad, alegría, tristeza, desconfianza, amargura, compañía, indiferencia, decepción,
ilusión, desilusión, costumbre, certeza, incertidumbre.
Los sustantivos colectivos
Los sustantivos colectivos son aquellos sustantivos que designan un grupo o conjunto de elementos que forman parte de la misma
clase o categoría. La principal característica de los sustantivos colectivos es que estos se utilizan siempre en singular, puesto que,
aunque se refieran a muchos individuos, nombran una única realidad.
Por ejemplo, la palabra "gente" es un sustantivo colectivo en español, porque, pese a utilizarse en general, hace referencia a un
conjunto de personas. De hecho, para saber si un nombre es colectivo o no en español podemos hacer la siguiente prueba, que es
parafrasear su significado por la expresión "conjunto o grupo de"; por ejemplo, "gente" sería "conjunto o grupo de personas".
Otros ejemplos de sustantivos colectivos son los siguientes: jauría, pandilla, rebaño, ejército, alumnado, archipiélago, equipo,
cardumen, fauna, manda, muchedumbre, vocabulario, abecedario, bandada, discografía, maizal.
Los sustantivos contables
Los sustantivos contables son aquellos sustantivos que se pueden contar, es decir que es posible delimitarlos y separarlos
numéricamente unos de otros. Por esta razón, los sustantivos contables admiten pronombres y determinantes numerales, y se
refiere a elementos que resultan tangibles o, al menos, mensurables.
Algunos ejemplos de sustantivos contables son los siguientes: árbol, bancos, bicicleta, calcetín, cable, automóvil, metro, billete, anillo,
collar, móvil, reloj, llaves, carpeta, enchufe, abrigo, zapatos, televisión, botella, palabra.

Los sustantivos incontables


Frente a los anteriores, los sustantivos incontables son aquellos que no se pueden individualizar, y por tanto, tampoco se pueden
contar, debido a que son inconmensurables. Sin embargo, aunque no podamos utilizar numerales, si podemos emplear expresiones
como "un poco de", "gramos de" o "una cucharada de".
Algunos ejemplos de los sustantivos incontables más conocidos son los siguientes: aceite, agua, aire, amor, odio, alegría, aire, arroz,
azúcar, mantequilla, frío, calor, juicio, inteligencia, desconocimiento, mayonesa, miedo, nieve, música.

ADJETIVOS: Cada adjetivo implicado en un texto, se encargará de expresar


características, referentes con el sustantivo, ya sean concretas o abstractas.

Por su parte, son varios los tipos de adjetivos que contemplamos al conformar algún texto,
ya sea para escribir o para hablar, complementando todas las oraciones a utilizar, en un
mismo contexto.

Adjetivos numerales.

Representan a aquellos adjetivos utilizados para cuantificar al sustantivo de


manera específica, pudiendo ser ordinales como por ejemplo: primero, segundo,
tercero o bien; cardinales donde se destacan adjetivos como uno, dos, tres.
También se describen los múltiplos donde se hace referencia a si es doble, triple,
cuádruple. A partir de este tipo de adjetivos, tienes la opción de cuantificar.

Adjetivos demostrativos.
Sirven para aludir a una situación especial en una oración con relación a la
persona que escribe o que habla, como por ejemplo ese, este, aquel, aquellos,
dependiendo a su vez de su ubicación, si está cerca o lejos.

Adjetivos determinativos.
Son aquellos adjetivos que al estar presentes en conjunto con otro adjetivo se
determinan antepuestos bajo distintas realidades, señalando una posesión
específica entre el que habla y algún objeto. Ejemplo: mi desayuno, esa vez fui
corriendo.

Adjetivos calificativos.
Se consideran aquellos adjetivos, los cuales saben expresar una única propiedad
del nombre al que están enlazados, estos pueden ser invariables en género,
sirviendo tanto para femenino como masculino, como femenino.
Ejemplo, el médico, lamédico. Y los adjetivos calificativos variables que pueden
tener determinaciones múltiples dependiendo del género, ejemplo: los gentilicios,
los colores.

Adjetivos posesivos.
Se trata de aquellos, los cuales suelen indicar a quién pertenece algún objeto o
alguna idea, ya sea en primera, segunda o tercera persona. Estos son: Mi, mios,
mías, tuyo, suyos, nuestros, entre otros.
Adjetivos indefinidos.

Representan aquellos adjetivos que suelen cuantificar al sustantivo de manera


inespecífica, por ejemplo: muchos, pocos, algunos, bastantes o ninguno. Son
muy útiles, sobre todo cuando quieres enumerar todo de manera general.

Adjetivos exclamativos.
Acompañan al sustantivo en cada una de las oraciones de forma exclamativa,
incluyéndose palabras como cuánto, cuántos, o qué, así como también otro tipo
de palabras que son esenciales en cualquier oración exclamativa.

Adjetivos relacionales.
Son aquellos adjetivos que denotan una relación directa del objeto designado por
el sustantivo en conjunto con otro objeto o entidad. Ejemplo: cuchillo de cocina, en
el cual se relaciona el objeto con el lugar del mismo, respectivamente.

Adjetivos interrogativos.
Son palabras que se caracterizan por acompañar a un sustantivo dentro de
las oraciones de interrogación, son aquellas por ejemplo como tales: qué, cuál,
cuantas, cuantos, quien, entre otros.

Adjetivos múltiplos.
Indican una multiplicación numérica, es decir con su utilización confirman el
número de veces en los que se encuentra una cantidad relacionada con el
sustantivo. Por ejemplo, doble, triple, mitad. A pesar de que también se describe
en los adjetivos numerales, también se puede tomar éste de forma autónoma.
El artículo es la palabra que acompaña al sustantivo y siempre va delante de él.
Es la palabra que funciona siempre como un determinante o identificador del
sustantivo, esto es, señala si el sustantivo es conocido o no, e indica el género
(femenino o masculino) y el número del sustantivo (singular o plural).

Los artículos se dividen en definidos (o determinantes) e indefinidos (o


indeterminantes).

Los artículos definidos son aquellos que hablan de algo conocido y que se puedes
identificar.

Los artículos indefinidos son aquellos que hablan de algo no conocido o que no se
puede identificar.

Artículos indefinidos: un, una, unos, unas.

Artículos definidos: el, la, los, las

El artículo neutro “lo”

Se usa para marcar abstracción, es decir, transforma adjetivos en sustantivos


abstractos. No señala genero (femenino o masculino).

El artículo neutro “lo” se utiliza solamente acompañado de adjetivos, adverbios o


participios. Nunca va acompañando al nombre.

Ejemplos:
– Lo bueno es que tengo con quien compartir mi pena.
– ¿Has visto lo rápido que corre tu hermana?
– Admiro a mis amigos por lo leales que son.

Cambio

Para los sustantivos femeninos que empiezan por a o ha tónicas, también se


cambia el artículo indeterminante una por un, pero en el plural utilizamos unas.

Ejemplos:
Un alma ; Un hada; Un águila
Unas almas; Unas hadas y; Unas águilas

Las contracciones
Cuando el artículo el va precedido de la preposición de o a, forma nuevas palabras
conocidas como contracciones.

Al: Se forma al unir la preposición a y el artículo el.

Ejemplo:
No decimos: “Vamos a el campo”.
Lo correcto es: “Vamos al campo”.

Solamente queda preposición a y artículo el cuando el artículo forma parte de un


nombre propio.

Ejemplo:
Hay un restorán que se llama “El Marqués”.
Lo correcto es decir: “Iremos a almorzar a El Marqués”.

Del: Se forma al juntar la preposición de y el artículo el.

Ejemplo:

No decimos: “Arica es ciudad de el Norte”


Lo correcto es: “Arica es ciudad del Norte”

Igual que en el caso anterior, se produce una excepción si el va incluido en el


sustantivo propio: “Don Luis llegó de El Romeral”

Clases de Pronombres
Clase Definición
Sustituyen a las personas gramaticales y van delante de los verbos.
Personales Yo, Tú, Él, Ella, Nosotros, Nosotras, Vosotros, Vosotras, Ellos,
Ellas.
Se refieren a nombres indicando proximidad o lejanía respecto a las
personas que hablan y escuchan.
Demostrativos Cercanía: éste, ésta, esto, éstos, éstas.
Distancia media: ése, ésa, eso, ésos, ésas.
Lejanía: aquél, aquélla, aquello, aquéllos, aquéllas.
Se refieren a un nombre y además indican si el objeto pertenece a una
Posesivos o varias personas.
Un poseedor: mío, mía, míos, mías; tuyo -a -os -as; suyo -a -os -as.
Varios poseedores: nuestro-a-os-as; vuestro-a-os-as; suyo-a-os-as.
Señalan una cantidad imprecisa de lo nombrado.
Un, uno, una, alguno, alguien, cualquiera, nadie, ninguno, pocos,
Indefinidos
muchos, escasos, demasiados, bastantes, varios, otros, tantos,
tales...
Se refieren a un nombre ya citado en la oración, sin necesidad de
repetirlo.
Relativos
Que, el cual, la cual, lo cual, los cuales, las cuales, quien, quienes,
cuyo, cuya, cuyos, cuyas, donde.
Informan con exactitud de cantidades y órdenes de colocación
referidos a nombres, pero sin mencionarlos. Pueden ser:
Cardinales: uno, dos, tres, cuatro...
Numerales
Ordinales: primero, segundo, tercero, cuarto...
Fraccionarios: mitad, tercio, cuarto...
Multiplicativos: doble, triple, cuádruple...
Expresan preguntas referidas a sustantivos.
Interrogativos
¿Qué vas a comer?, ¿Por qué me miras?
Expresan sorpresa o emoción para resaltar a los sustantivos.
Exclamativos
¡Qué de goles!, ¡Cuántos aprobaron el examen!
Ejemplos de pronombres Interrogativos y Exclamativos:
qué, cuánto, cuánta, cuándo, cuál, cuáles, dónde, quién, quiénes...
Los formas de los Pronombres Demostrativos, Posesivos, Indefinidos, Numerales y los
Exclamativos e Interrogativos pueden funcionar también como Determinantes, por lo que hay
que tener mucho cuidado para NO CONFUNDIRSE.
Son Determinantes cuando acompañan al nombre.

Son Pronombres cuando sustituyen al nombre, es decir, se ponen en su lugar.

En este caso, las formas masculinas y femeninas, se escriben con acento si hay riesgo de
confusión.
Las formas neutras de los Demostrativos (esto, eso, aquello) siempre son pronombres, es
decir, funcionan como un sustantivo.
La forma quién-quiénes de los Interrogativos y Exclamativos siempre es pronombres, nunca
determinante.
Las Conjunciones sirven para unir palabras en una oración.
Juan y Luis son muy amigos.

Conjunciones
Las Conjunciones sirven para unir palabras en una oración.
Juan y Luis son muy amigos.

También se emplean para enlazar oraciones simples, haciendo que la oración compuesta
adquiera un sentido completo.
Me dijo que podía venir al partido.
Estudié mucho pero no fue suficiente.
Las Conjunciones no tienen género ni número y por tanto pertenecen al grupo de
palabras Invariables
En función del tipo de enlace que realicen, las Conjunciones pueden ser Coordinantes o
Subordinantes.
Conjunciones Coordinantes
Las Conjunciones Coordinantes se utilizan para unir oraciones, sintagmas o palabras de igual
categoría sintáctica y pueden ser:
Copulativas
Y, e, ni, que

Sirven para introducir elementos que se acumulan.


Pedro y Maria son amigos. Antonio no estudia ni juega.

Adversativas
Pero, mas, aunque, sino, siquiera

Introducen elementos que se contraponen.


Jugaremos el partido aunque llueva. Él estudia pero no rinde.

Disyuntivas
O, u, ora, sea, bien

Indican una elección entre dos o más opciones.


¿Vienes al cine o te quedas?. ¿Me dejas siete u ocho folios?.

Distributivas
Ya...ya, cerca...lejos, éste... aquél

Introducen alternancia.
Ya estudia en su cuarto, ya en el salón.

Conjunciones Subordinantes
Las Conjunciones Subordinantes se utilizan para unir oraciones de distinta categoría
sintáctica, de manera que una está subordinada a la otra y pueden ser:
Causales
Pues, porque, puesto que, ya que

Indican la causa o motivo de lo expresado.


Lo sabía pues había estudiado. No pudo jugar porque tenia fiebre.

Comparativas
Como, más que, igual que, menos que, así como

Establecen una comparación.


Ana es guapa como su madre. Antonio es más alto que su padre.

Condicionales
Si, con tal que, a menos que, dado que, siempre que

Indican condición.
Aprobarás el examen si estudias. Puedes comprar siempre que tengas dinero.

Concesivas
Aunque, a pesar de que, si bien, por más que, por lo tanto

Señalan una dificultad que no impide que se produzca la acción.


Iremos al partido aunque llueva. Veremos la película a pesar de que la tele se ve regular.

Consecutivas
Así, luego, tan, tanto que, conque, así que

Establecen una consecuencia de lo expresado.


Jugastes mucho así que estás cansado.

Finales
Para, porque, a que, para que, a fin de que

Señalan la finalidad o el objetivo de lo expresado.


Prepara el examen para que saques buena nota.

Temporales
Cuando, mientras, antes, apenas, en cuanto, antes de que

Establecen una circunstancia temporal.


Salimos de clase cuando anochecía.
Preposiciones
Las Preposiciones son palabras que se emplean para relacionar, para unir, los elementos de
una oración.
Una preposición, por si sola, carece de sentido cuando no forma parte de una oración.
Mañana iré a jugar un partido. (a indica una finalidad ⇒ jugar.)

El campo está a la derecha. (a nos indica un lugar ⇒ la derecha.)

En los ejemplos anteriores vemos que el significado de las preposiciones depende de la


relación establecida con el resto de las palabras de la oración.
Las Preposiciones, según la relación con las otras palabras, pueden indicar causa,
compañía, destino, finalidad, lugar, modo, motivo, procedencia, tiempo etc.
Las Preposiciones no tienen género ni número y por tanto pertenecen al grupo de
palabras Invariables
Sin las Preposiciones no podríamos expresar correctamente las frases que utilizamos
para comunicarnos.
Tradicionalmente, las preposiciones eran diecinueve:
A, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so,
sobre, tras.

La Real Academia Española (RAE), en la Nueva Gramática de la lengua española, publicada


en 2009, ha incluido cuatro nuevas preposiciones: durante, mediante, versus y vía.

Preposiciones admitidas por la RAE


A, ante, bajo, cabe1, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante,
para, por, según, sin, so2, sobre, tras, versus y vía.

(1) Aceptado por la RAE, aunque se indica que está en desuso. Significa "junto a" o "cerca de".
(2) Se utiliza muy poco.

Las palabras durante y mediante eran los participios de los verbos durar y mediar y por
tanto, se podían escribir en singular o plural. En la actualdad, estas dos palabras solo se
escriben en singular y han pasado a ser preposiciones.
Los espectadores disfrutaron muchísimo durante el partido de tenis.

El electricista solucionó el problema mediante técnicas especiales.

La palabra versus es una preposición latina, que significa hacia y se dejó de usar en español.
Hoy día, se ha incorporado nuevamente a través del inglés, y se emplea con los significados
de contra o frente a.
Ayer se celebró un coloquio sobre verdad versus lealtad.

Mañana se juega el derby Sevilla versus Betis.


En cuanto al sustantivo vía, se puede usar como preposición para indicar el lugar por donde
se pasa o el medio que se utiliza.
Este verano iremos de Madrid a Dinamarca vía París.

Locuciones Preposicionales
Una Locución Preposicional es un grupo de palabras (dos o tres) que fucionan como
una preposición y tienen un significado propio.
Las locuciones preposicionales, igual que las preposiciones, carecen de sentido cuando
no forman parte de una oración.
En la siguiente tabla se muestran las Locuciones Preposicionales de uso más frecuente.

Locuciones Preposicionales

acerca de al lado de alrededor de

antes de a pesar de cerca de

con arreglo a con objeto de debajo de

delante de dentro de después de

detrás de encima de en cuanto a

enfrente de en virtud de frente a

fuera de gracias a junto a

lejos de por culpa de respecto a

Adverbios
Los Adverbios son palabras que pueden modificar a un verbo, a un adjetivo o a otro
adverbio.
Adverbio modificando a un Verbo.
El coche corre mucho.
El adverbio mucho modifica al verbo corre
expresando cúanto corre el coche.

Adverbio modificando a un Adjetivo.


Tú jardín es muy bonito.
El adverbio muy modifica al adjetivo bonito añadiendo intensidad a la cualidad bonito del
jardín.

Adverbio modificando a otro Adverbio.


Mi colegio está bastante cerca.
El adverbio bastante modifica al adverbio cerca aumentando la proximidad.

El adverbio es invariable, porque no admite morfemas de género ni de número, pero en


ocasiones puede admitir morfemas derivativos (cerquita, prontito), o morfemas de grados
como los adjetivos (lejísimos, prontísimo).
También podemos formar adverbios añadiendo la terminación -mente a los adjetivos
(cómodamente, rápidamente).
En la Tabla se muestran algunos ejemplos de las distintas clases de Adverbios.

Clases de Adverbios
Lugar Aquí, allí, allá, acá, lejos, encima, debajo, cerca, delante...
Tiempo Hoy, ayer, antes, después, pronto, tarde, temprano, todavía...
Bien, mal, como, así... y todos los que se obtienen añadiendo -MENTE a los
Modo
adjetivos calificativos (tristemente, fácilmente).
Cantidad Mucho, poco, bastante, demasiado, más, menos, nada...
Afirmación Sí, también, cierto, efectivamente, claro, verdaderamente...
Negación No, jamás, nunca, tampoco...
Duda Acaso, quizás, quizá, probablemente, posiblemente...

Para saber si un adverbio es de Lugar, Tiempo o Modo, hacemos las siguientes preguntas al
verbo de la oración.
¿Dónde? para saber si el adverbio es de Lugar
¿Cuándo? para saber si el adverbio es de Tiempo
¿Cómo? para saber si el adverbio es de Modo
¿Cuánto? para saber si el adverbio es de Cantidad

Hay que tener mucho cuidado en no confundirse al analizar algunas palabras (todo, poco,
mucho, bastante, nada, algo...) que pueden funcionar como determinantes, pronombres o
adverbios.
Son determinantes cuando acompañan a un nombre.
Tenemos muchos libros.
La palabra muchos se refiere al sustantivo libros
luego es Determinante.

Son pronombres cuando sustituyen a un nombre.


Nos encanta tener muchos.
La palabra muchos sustituye al sustantivo libros
luego es Pronombre.

Son adverbios cuando modifican a verbos, adjetivos o a otros adverbios.


Nosotros leemos mucho.
La palabra mucho modifica al verbo leemos
luego es Adverbio.
Las Locuciones adverbiales son expresiones formadas por grupos de palabras que
equivalen a un solo adverbio. Aquí tienes algunos ejemplos:

Locuciones adverbiales
Lugar Al otro lado, desde lejos, de cerca, en alto, por encima ...
Tiempo De vez en cuando, en un periquete, a última hora, al instante, en cuanto ...
Modo A manos llenas, a ciegas, a bulto, a pies juntillas, al revés, a traición, de veras
Cantidad Más o menos, como máximo, por poco, en nada, a mansalva, a porrillo ...
Afirmación Sin duda, desde luego, en efecto, por supuesto ...
Negación Ni por asomo, en mi vida, nunca jamás ...
Duda A lo mejor, sin duda, tal vez ...

Verbos
Los verbos son palabras que expresan acción, existencia, condición o estado del sujeto.
Están formados por la raíz o lexema que es la parte que no varia y la terminación o
morfema desinencia que es la parte que varía.
Escrib-imos ⇒ pertenece al verbo escrib-ir cuya raíz es escrib y la terminación ir, por tanto,
el morfema desinencia es imos que nos indica la primera persona del plural "nosotros" del
presente de indicativo.

Los morfemas desinencia indican la persona, el número, el tiempo, el aspecto, el modo y la


voz.
Morfemas desinencia

Persona
Primera La acción la realiza el que habla (yo corro)
Segunda La acción la realiza el que escucha (tú corres)
Tercera La acción no la realiza ninguno de los anteriores (él corre)
Número
Singular La acción la realiza una persona (él salta)
Plural La acción la realiza más de una persona (ellos saltan)
Tiempo
Presente La acción se realiza en el momento actual (yo como)
Pretérito La acción se realizó en el pasado (yo comí)
Futuro La acción se realizará en el futuro (yo comeré)
Condicional Expresa la acción del verbo como posible (yo comería)
Aspecto
Imperfecto La acción no está terminada cuando se habla (él partía)
Perfecto La acción ya está terminada (él partió)
Modo
Indicativo Se expresan hechos reales o que se tienen por ciertos (Yo juego mañana)
Subjuntivo Se expresa un deseo, duda o temor (Quiero que él juegue)
Imperativo Expresa orden, mandato o ruego (Juega tú)
Voz
Activa El sujeto realiza la acción del verbo (María estudia mucho)
El sujeto (paciente) recibe la acción del verbo (El coche fue arreglado por el
Pasiva
mecánico)

Formas no personales de los verbos.

Formas no personales
Infinitivo Manera habitual de nombrar a un verbo. Termina en AR, ER o IR.
Se emplea para formar los tiempos compuestos. Puede funcionar como adjetivo.
Participio
Termina en ADO o IDO.
Forma del verbo que induca una acción pero sin especificar el tiempo, el modo,
Gerundio
el número ni la persona. Termina en ANDO o IENDO.

Se llaman verbos REGULARES a los que en todos sus tiempos y personas conservan
la raíz (lexema) y toman las desinencias (morfemas) normales de las conjugaciones a que
pertenecen, según su terminación.

Los verbos terminados en AR pertenecen a la 1ª


CONJUGACIÓN
Los verbos terminados en ER pertenecen a la 2ª CONJUGACIÓN
Los verbos terminados en IR pertenecen a la 3ª CONJUGACIÓN

Se denominan verbos IRREGULARES a aquellos que al conjugarse varían la raíz o las


desinencias propias de la conjugación regular a la que pertenecen, o ambas a la vez.
El Presente de Indicativo del verbo "ven-ir" tiene las siguientes irregularidades: yo ven-go (no
yo ven-o), tú vien-es (no tú ven-es), él vien-e (no él ven-e), nosotros ven-imos, vosotros ven-
ís, ellos vien-en (no ellos ven-en).

INTERJECCION: Las interjecciones son palabras que expresan sentimientos muy vivos, de dolor, de alegría, de tristeza, etc.
Podemos decir que son reacciones del hablante que se materializan a través de la palabra. Estas palabras van siempre entre
signos de exclamación. oh!, ;ay!, ;ah!, ;bah!, ;uf!, ;zas!, ;hala!, etc.

3.1 Interjecciones Propias o Primarias

Son las verdaderas interjecciones, es decir, palabras que sólo se han creado para expresar emotividad, ¡ay!, ¡uf!, ¡eh!, ¡hala!,
etc. y, por lo tanto, sólo pueden ser interjecciones.

3.2 Interjecciones impropias

Éstas proceden de otra clase de palabra, nombre, verbo, adjetivo, etc., pero se utilizan como interjecciones. ¡ojo! ¡cuidado!
¡bravo! ¡magnífico! ¡oiga! ¡vaya! ¡narices! ¡estupendo! ¡formidable!

NOTA No debemos confundir un verbo usado como interjección impropia con un verbo utilizado en una oración
exclamativa. Los verbos utilizados como interjecciones pierden su significado original. Cuando yo exclamo ¡anda!, no le pido
a nadie que se ponga a andar, es decir, no es posible añadirle un sujeto.

Sin embargo, cuando yo digo:¡ve!, ¡mira!, ¡caIla!, estoy formulando oraciones en las que sólo está el predicado, pero podría
expresar el sujeto cuando expreso una exclamación mediante un verbo: ¡ve tú! mirad vosotros!, ¡cállense ustedes!

3.3 Locuciones interjectivas Las locuciones interjectivas son grupos de dos o más palabras que funcionan como
interjecciones. Ejemplo: ¡Dios mío! ¡Cielo santo! ¡Qué horror!

También podría gustarte