Está en la página 1de 3

PRINCIPALES BATALLAS DE LA INDEPENDENCIA

Mediante un proceso político y social por vía de armas, la Nueva España


pudo poner fin al dominio español. La guerra por la Independencia de
México comprendió un periodo que se extendió del 16 de septiembre de
1810, con el Grito de Dolores, hasta el 27 de septiembre de 1821, con la
entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México.
Para que se llevara a cabo el movimiento Insurgente, se tuvieron que
luchar diferentes batallas. De10.mx te presenta algunos de los
enfrentamientos de mayor relevancia durante la primera etapa de la
guerra, de acuerdo a información de los
sitios Sobrehistoria.com, Bicentenario.gob.mx e Historiageneral.com.
Inicio de la batalla de independencia. El 16 de septiembre de 1810, el
cura Miguel Hidalgo y Costilla tomó en su mano el estandarte de la Virgen
de Guadalupe e hizo sonar las campanas, llamando a su comunidad a
luchar por su libertad y mejorar sus condiciones de vida. Junto con Ignacio
Allende, Juan Ignacio Aldama y Mariano Abasolo, hombres y mujeres
tomaron machetes y picos y se unieron al movimiento, avanzando a
diversas partes del país y atacando al ejército español.
Batalla de la Alhóndiga de Granaditas. El 28 de septiembre de 1810, en
Guanajuato, los soldados realistas y los insurgentes se enfrentaron. La
acción bélica provocó que los habitantes españoles de la provincia se
resguardaran en la Alhóndiga de Granaditas. Juan José de los Reyes
Martínez, apodado "El Pípila" solicitó al cura Hidalgo permiso para
incendiar la puerta del recinto, lo que permitió a los insurrectos entrar y
empezar el saqueo.
Batalla del Monte de las Cruces. El Ejército Insurgente, dirigido por Miguel
Hidalgo e Ignacio Allende, se enfrentó con las fuerzas españolas el 30 de
octubre de 1810 en Montes de las Cruces, en el municipio de Ocoyoacac,
Estado de México. Los realistas fueron derrotados por más de 80 mil
insurgentes, quienes consiguieron gran parte del armamento español.
Batalla de Zacoalco. El 3 de noviembre de 1810, se enfrentaron los
insurgentes, bajo las órdenes del general José Antonio Torres, contra las
fuerzas realistas a las cuales lograron derrotar. Esta batalla no sólo trajo
como consecuencia la baja de soldados realistas, sino que muchos de
ellos, provenientes de Colima, se cambiaron de bando y empezaron a
luchar junto con los insurgentes.
Batalla de Aculco. El 7 de noviembre de 1810, se enfrentaron en una loma
del poblado de Aculco las fuerzas realistas contra las fuerzas insurgentes,
quienes, tras recibir un nutrido fuego de artillería, huyeron, abandonando
cantidades importantes de armamento. Después de esta derrota, surgió
un distanciamiento entre Hidalgo y Allende, por lo que el cura de Dolores
decidió retirarse a Valladolid.
Batallas de Guanajuato. Insurgentes, liderados por Ignacio Allende; y
realistas, dirigidos por Félix María Calleja; se enfrentaron el 26 de
noviembre de 1810, en Guanajuato. Tras varias horas de combate, los
realistas ejecutaron a los insurgentes, quienes tuvieron que escapar hacia
Guadalajara.
Batalla de Real del Rosario. El 18 de diciembre de 1810, en Sinaloa, se
enfrentaron los insurgentes comandados por el general José María
González Hermosillo, quienes lograron derrotar a las fuerzas realistas de
coronel Pedro Villaescusa. El general insurrecto capturó a Villaescusa y
tomó seis piezas de artillería y lo hizo firmar la rendición de sus tropas,
prometiendo firmar el acuerdo y no volver a levantarse en armas.
Batalla de Tres Palos. Se llevó a cabo la noche del 4 de enero de 1811, en
el campamento español que se encontraba en la Laguna de Tres Palos, en
Acapulco, Guerrero. Este enfrentamiento fue liderado por José María
Morelos y fue su primera etapa dentro de los movimientos de
independencia. Las fuerzas insurgentes obtuvieron una victoria contra el
coronel realista Juan Francisco París.
Batalla de Agua nueva. El 7 de enero de 1811, en la hacienda de Agua
nueva, Coahuila, insurgentes comandados por el Gral. Mariano Jiménez
lograron derrotar a las fuerzas realistas del brigadier Antonio Cordero y
Bustamante.
Batalla del Puente de Calderón. Puente de Calderón, en Jalisco, fue el
escenario donde se enfrentaron cerca de 100 mil insurgentes,
comandados por Hidalgo, Allende, Aldama y Abasolo, y 6 mil realistas,
dirigidos por Félix María Calleja, el 17 de enero de 1811. Este
enfrentamiento tuvo como objetivo la posesión del puente. Esta batalla
marcó el final de la primera etapa de la guerra. Hidalgo fue relevado como
Generalísimo y Allende quedó a cargo de las tropas.
En marzo de 1811, el cacique texano Ignacio Elizondo tomó presos a
Allende, Aldama, Jiménez e Hidalgo y los trasladó a Chihuahua, donde se
les realizaron juicios sumarios. El 26 de junio del mismo año Allende,
Aldama y Jiménez fueron fusilados; e Hidalgo el 30 de julio.