Está en la página 1de 41

ESPECIES ARBUSTIVAS PARA ESTABILIZAR

TERRAPLENES DE CARRETERAS EN CONSTRUCCIÓN

Efraín CRUZ CRUZ, José R. CONTRERAS HINOJOSA, Horacio


lllll
ESPINOSA PAZ, Areli M. GUZMÁN POZOS, Virginia V.
ORTIZ TIMOTEO, Maricela E. CANSECO PINACHO

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas


y Pecuarias
Centro de Investigación Regional Pacífico Sur
Campo Experimental “Zacatepec”
Folleto Técnico Núm. 71 Septiembre, 2013
ISBN: 978-607-37-0059-7
SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA
DESARROLLO RURAL, PESCA Y ALIMENTACIÓN

LIC. ENRIQUE MARTÍNEZ Y MARTÍNEZ


Secretario de Agricultura
LIC. JESÚS AGUILAR PADILLA
Subsecretario de Agricultura
PROFR. ARTURO OSORNIO SÁNCHEZ
Subsecretario de Desarrollo Rural
LIC. RICARDO AGUILAR CASTILLO
Subsecretario de Alimentación y Competitividad

LIC. MARCOS BUCIO MÚJICA


Oficial Mayor

MC. RAFAEL AMBRIZ CERVANTES


Delegado Estatal en Morelos

INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES FORESTALES,


AGRÍCOLAS Y PECUARIAS
DR. PEDRO BRAJCICH GALLEGOS
Director General
DR. SALVADOR FERNÁNDEZ RIVERA
Coordinador de Investigación, Innovación y Vinculación
MSc. ARTURO CRUZ VÁZQUEZ
Coordinación de Planeación y Desarrollo
M.A. FRANCISCO GONZÁLEZ NARANJO
Coordinador de Administración y Sistemas
CENTRO DE INVESTIGACIÓN REGIONAL PACIFICO SUR
DR. RENÉ CAMACHO CASTRO
Director Regional
DR. JUAN FRANCISCO CASTELLANOS BOLAÑOS
Director de Investigación
DR. MIGUEL ÁNGEL CANO GARCÍA
Director de Planeación y Desarrollo
LIC. JAIME ALFONSO HERNÁNDEZ PIMENTEL
Director de Administración

DR. EFRAÍN CRUZ CRUZ


Director de Coordinación y Vinculación en Morelos
ESPECIES ARBUSTIVAS PARA ESTABILIZAR
TERRAPLENES DE CARRETERAS EN CONSTRUCCIÓN

Efraín CRUZ CRUZ


José R. CONTRERAS HINOJOSA
Horacio ESPINOSA PAZ
Areli M. GUZMÁN POZOS
Virginia V. ORTIZ TIMOTEO
Maricela E. CANSECO PINACHO

SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA, DESARROLLO RURAL, PESCA Y


ALIMENTACION
INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES FORESTALES, AGRÍCOLAS Y PECUARIAS
CENTRO DE INVESTIGACIÓN REGIONAL PACÍFICO SUR
CAMPO EXPERIMENTAL “ZACATEPEC”
ZACATEPEC, MORELOS, MÉXICO

FOLLETO TÉCNICO No. 71 ISBN:978-607-37-0059-7


Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Progreso No. 5, Barrio de Santa Catarina,
Delegación Coyoacán, C.P. 04010,
México, D.F.
Teléfono (55) 3871-8700

ESPECIES ARBUSTIVAS PARA ESTABILIZAR TERRAPLENES DE CARRETERAS EN


CONSTRUCCIÓN

ISBN 978-607-37-0059-7

Primera Edición 2013

No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni


la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea
electrónico, mecánico, fotocopia, por registro u otros métodos, sin el
permiso previo y por escrito de la Institución.

La cita correcta de esta publicación es:

CRUZ C., E.; J. R. CONTRERAS H.; H. ESPINOSA P.; A. M. GUZMÁN P.; V. V.


ORTIZ T.; M. E. CANSECO P. 2013. Especies arbustivas para estabilizar
terraplenes de carreteras en construcción. Campo Experimental
Zacatepec. CIRPAS-INIFAP. Folleto Técnico No. 71. Zacatepec, Mor. 35p.
Índice

I. Introducción ............................................................................................ 1
II. Características de los taludes de relleno o terraplenes ......................... 2
III. Estabilización de terraplenes ................................................................ 4
IV. Especies nativas .................................................................................. 5
V. Especies arbustivas nativas evaluadas para la estabilización de
terraplenes................................................................................................. 6
5.1. Dodonaea viscosa (L.) Jacq. .............................................................. 6
5.2. Desmodium orbiculare Schltdl. ........................................................... 9
5.3. Cercocarpus fothergilloides Kunth. ................................................... 10
5.4. Eysenhardtia polystachya (Ortega) Sarg. ......................................... 13
5.5. Rhus standleyi Barkl. ........................................................................ 14
5.6. Dalea lutea (Cav.) Willd. ................................................................... 15
5.7. Arctostaphylos pungens Kunth. ........................................................ 16
5.8. Nicotiana glauca Graham. ................................................................ 18
5.9. Ceanothus coeruleus Lagasca. ........................................................ 19
5.10. Amelanchier denticulata (Kunth) K. Koch. ...................................... 21
5.11. Calliandra grandiflora (L´Hérit.) Benth. ........................................... 22
5.12. Senna pallida (Vahl) Irwin & Barneby. ............................................ 23
VI. Crecimiento de las especies arbustivas en los terraplenes. ............... 25
VII. Conclusiones ..................................................................................... 28
VIII. Literatura citada................................................................................ 29
ESPECIES ARBUSTIVAS PARA ESTABILIZAR TERRAPLENES DE
CARRETERAS EN CONSTRUCCIÓN

I. Introducción

La construcción de carreteras tiene las siguientes implicaciones: el


movimiento de grandes volúmenes de tierra y material consolidado,
alteración de los cauces de agua, transporte de materiales, destrucción de
la cubierta vegetal (Conesa, 2003), cambios en el hábitat de plantas y
animales, erosión del suelo, sedimentación de terrenos aguas abajo de la
cuenca, contaminación de los cuerpos de aguas, entre otras.

Para reducir los impactos ambientales de estas obras es imprescindible la


implementación de prácticas de mitigación en las áreas de mayor riesgo,
como son los terraplenes o taludes de relleno. Estas partes se
caracterizan por su inestabilidad, causada por los materiales que los
componen (suelo, grava, piedra y roca) y generalmente, en la parte
superficial, los componentes quedan sueltos, sin estructura, con baja
capacidad de retención de humedad y estériles. De ellos, los materiales
más finos se remueven con facilidad por el impacto de las gotas de lluvia y
la escorrentía favorecida por las altas pendientes. El proceso de acarreo y
deposición por el agua ocurre a lo largo del trayecto de los cauces
superficiales y que finalmente pueden alcanzar distancias considerables
aguas abajo de la cuenca.

En los taludes de corte se presenta el deslizamiento de materiales que


componen el subsuelo; esto implica altos costos de mantenimiento y
riesgos para los usuarios, los cuales son mayores en estos tramos debido
a que el escombro cae en la carpeta asfáltica, perturba la circulación de
vehículos e incrementa la ocurrencia de accidentes.

En el presente documento se resumen los resultados de investigación


referidos a la evaluación de especies arbustivas nativas que se hicieron en
distintos ambientes y que se seleccionaron para su siembra en los
terraplenes de carreteras en construcción y de esta forma contribuir en la
estabilización de estas áreas. Las especies incluidas son un componente
importante de la tecnología generada por el Instituto Nacional de
Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) para este

1
propósito. La información que se incluye de cada especie se relaciona con
el ambiente de adaptación, reproducción y características morfológicas.

II. Características de los taludes de relleno o terraplenes

El talud se forma mediante los desmontes y excavaciones en las zonas


elevadas del trazo de la carretera para rebajar el nivel y llegar al definitivo.
Los terraplenes, en cambio, se construyen con la deposición de distintas
capas de material no consolidado para elevar el nivel de la carretera en un
punto dado del trazo (Monsalve et al., 2010).

Las rocas, piedras, grava y en menor proporción material fino (suelo)


forman a los terraplenes. Debido a ello, estas áreas se caracterizan por:
(a) inestabilidad de las capas superficiales, ya que los materiales quedan
sueltos y sin estructura (Cruz-Cruz et al., 2007); (b) tienen baja capacidad
de retención de humedad, (c) textura arenosa, (d) ausencia de materia
orgánica y (e) ausencia o cantidades muy bajas de nutrimentos. Esta
condición limita el rápido establecimiento y desarrollo de especies
vegetales capaces de proporcionar cobertura a la superficie del sustrato y
su consecuente fijación por el desarrollo de las raíces (Cruz-Cruz et al.,
2007) (Cuadro 1).

2
Cuadro 1. Características físicas y químicas de los terraplenes localizados en el tramo de carretera 54+500 al 69+200 del proyecto de carretera
Mitla–Tehuantepec del estado de Oaxaca.

Muestra pH Conductividad Materia Fósforo Potasio Calcio Nitratos Arena Arcilla Limo Textura
Eléctrica (dSm-1) Orgánica (mg/kg-1) (meq/100g) (meq/100g) (mg/kg) (%) (%) (%)
(%)
1 7.32 2.57 2.474 26.7 2.544 28.305 33.521 44.56 26.72 28.72 Franco
2 7.68 1.91 0.063 11.2 0.386 33.629 4.997 44.56 26.72 28.72 Franco
3 7.2 1.75 2.823 9.470* 1.107 30.808 6.33 82.56 1.44 16.00 Arenoso
franco
4 8.1 0.27 0.729 10.2 0.235 30.863 5.103 50.56 26.72 22.72 Franco
arcillo
arenoso
5 7.86 0.16 ND 9.2 0.11 18.036 4.678 84.56 2.72 12.72 Arenoso
franco
6 7.73 0.11 ND 7.6 0.149 4.703 4.487 86.56 3.44 10.00 Arenoso
franco
7 7.91 0.15 ND 9.9 0.101 21.339 4.784 83.28 2.36 14.36 Arenoso
franco
8 7.53 0.13 ND 7.5 0.158 3.315 4.199 89.28 2.36 8.36 Arenoso
9 6.52 0.16 0.19 6.700* 0.407 18.303 5.435 75.28 10.36 14.36 Arenoso
franco
10 7.03 0.33 0.825 4.610* 0.69 19.699 5.914 61.28 20.72 18.00 Franco
arcillo
arenoso
Método de Relación 1:2 Ext. Saturación Walkley y *Bray; Olsen NH4OAc 1N Espectrofotometría de Ac. Salicílico Bouyoucus
análisis Potenciómetro (Conductímetro) Black Absorción Atómica
utilizado

3
III. Estabilización de terraplenes

La mayoría de los cambios en los ecosistemas terrestres se deben a la


conversión de la cobertura del terreno, degradación del terreno y a la
intensificación en el uso del terreno, lo cual induce a la pérdida y
degradación del suelo, cambios en el microclima y pérdida en la diversidad
de especies (Bocco et al., 2000). El impacto de la construcción de las
carreteras ocurre con la fragmentación cuando un hábitat grande y
continuo se reduce y se subdivide en dos o más fragmentos. Este
fenómeno está casi siempre asociado a la tala de árboles para su
conversión en otros usos del suelo, pero también ocurre cuando el área es
atravesada por una carretera, canal, línea de transmisión u otra obra de
infraestructura que divida el área (Arroyave, 2006).

Estudios realizados en el tramo de carretera km 62+650 Mitla-


Tehuantepec, San Lorenzo Albarradas, Oaxaca, en siete lotes o parcelas
de escurrimiento ubicados, según la condición de la superficie del suelo,
mostraron que los mayores valores de escorrentía se registraron en el
área afectada por el paso de maquinaria y vehículos, así como en los
terraplenes, con valores entre 310 m3/ha y 690 m3/ha, dependiendo de la
cobertura de la vegetación presente y el tamaño de los materiales; en
cambio, en el área con vegetación natural de pino y encino el valor fue de
55 m3 /ha. La producción de sedimentos presentó una tendencia similar,
donde los mayores valores fueron en el talud de relleno con 8.5 t/ha; en
cambio, en la vegetación natural fue de solo 0.5 t/ha (Cruz-Cruz et al.,
2007). Los valores de pérdida de suelo no fueron muy elevados por la baja
proporción de componentes finos del sustrato (Cuadro 1).

En estudios realizados en un banco de materiales en el km 389+120 de la


carretera Pinotepa Nacional-Salina Cruz en el estado de Oaxaca se estimó
una acumulación de sedimentos de una a 1.8 toneladas por metro lineal
(Cruz-Cruz et al., 2008), los cuales fueron removidos y transportados por
el agua.

Estos datos muestran la necesidad de estabilizar los terraplenes para


evitar la remoción y transporte de los componentes aguas abajo de la
cuenca. Para este propósito, la mejor opción es el establecimiento de
especies vegetales con diferentes hábitos de crecimiento. Esto permite
conformar una estructura vertical y horizontal de la vegetación que mitige
4
los efectos erosivos del agua. Por otro lado, las especies nativas están
adaptadas a las condiciones climáticas locales y la posibilidad de
desarrollar en ambientes críticos de los terraplenes (Cuadro 1). Sin
embargo, para determinar la(s) mejor(es) especie(s) es importante
considerar los criterios que se definen más adelante.

IV. Especies nativas

Las especies nativas pertenecen a ecotipos o poblaciones de individuos


donde su material genético ha sido definido por las presiones de la
selección natural bajo las condiciones particulares del ambiente donde se
desarrollan (Brown y Amacher, 1997) y son plantas silvestres comunes o
raras que pueden llegar a caracterizar a una región (Ramírez- Marcial et
al., 2003). Estas especies presentan varias ventajas, entre las que
destacan su buena adaptación a las condiciones ambientales locales, sus
semillas o propágulos se encuentran disponibles localmente y ayudan a
preservar la diversidad genética, constituyen el hábitat para la
permanencia y reproducción de la flora y fauna nativa (Ramírez- Marcial et
al., 2003), conservan el material genético de una población (Colín y
Monroy, 1997) y el equilibrio entre polinizadores nativos y la producción de
frutos (Schemske et al., 1978). La restauración del medio y la recuperación
del paisaje con el uso de estas plantas son similares al original (Colín y
Monroy, 1997).

Las dificultades que se han tenido con las especies que se recomiendan
para la estabilización de los terraplenes han sido la recolección de la
semilla y la multiplicación de las plantas en vivero; algunos de los factores
que contribuyen en estas limitaciones son los siguientes: poca producción
de semilla, maduración asincrónica de los frutos y semillas, las
poblaciones de plantas en su ambiente natural son dispersas y no son de
fácil acceso, daño de plagas en frutos y semillas, bajos porcentajes de
pureza, generalmente presentan algún tipo de latencia, alta demanda por
la fauna silvestre, lento crecimiento inicial, entre otros.

De acuerdo con las observaciones de campo y evaluaciones previas, los


criterios a considerar en la selección de una especie para la estabilización
de terraplenes son los siguientes: a) rápido crecimiento; b) cobertura
densa; c) alto porcentaje de sobrevivencia; d) alto número de tallos y
ramificaciones a nivel de la superficie del suelo; e) producción de semilla
5
viable para que se promueva la repoblación natural; f) que no liberen
sustancias alelopáticas; g) alta producción de raíces superficiales y
profundas; h) que no represente un riesgo como maleza aguas abajo de la
cuenca; i) tolerancia a la sequía; j) adaptación a suelos de baja fertilidad; y
k) capacidad de rebrote después de la poda.

V. Especies arbustivas nativas evaluadas para la


estabilización de terraplenes.

A continuación se presenta la descripción morfológica, la producción de


semillas y la germinación de las especies recomendadas para la
estabilización de terraplenes y que han mostrado excelente adaptación en
las evaluaciones de campo.

5.1. Dodonaea viscosa (L.) Jacq.

Dodonaea viscosa, conocida como “hoja de baño, chapulixtle, jarilla o


cuerno de venado”, pertenece a la familia Sapindaceae; es una especie
arbustiva que se desarrolla en altitudes desde el nivel del mar hasta los
2400 m y es común su presencia en los climas templados subhúmedos y
semicálidos, en una vegetación dominada por encinos, matorrales y
pastizal inducido. También se encuentra asociada con especies de la
selva baja caducifolia (Figura 1). Esta planta desarrolla rebrotes a nivel de
la superficie del suelo. En 18 meses alcanza una altura de 2 m en
terraplenes de la carretera con un sustrato arenoso, extremadamente
pobre en materia orgánica, bajo contenido de fósforo y muy bajo en
nitratos (Cuadro 1). La floración se presenta cada año y dependiendo del
sitio de colecta, la semilla puede colectarse desde octubre hasta febrero.

La semilla se recolecta cuando la cápsula presenta un color cobrizo o café


claro. Los frutos contienen de tres a cinco semillas. De acuerdo con
estudios de campo, las semillas más pequeñas provienen de altitudes
menores (a nivel del mar), las cuales son redondas de color gris oscuro a
negro. El peso de 100 semillas varía de 0.6 a 1.0 g, con un total
aproximado entre 99 mil y 167 mil semillas por kilogramo (Cuadro 2). Se
recomienda almacenar la semilla a 4°C en recipientes cerrados
herméticamente y con humedad de 7 a 10%.

6
La semilla presenta latencia física debido a las características de la testa,
ya que al remojarla, el porcentaje de imbibición es entre 6 y 19%. Esta
variación se atribuye a las condiciones ambientales de desarrollo de las
plantas. La prueba de imbibición es importante para determinar la
aplicación de tratamientos pregerminativos. En el momento de la cosecha,
la germinación de la semilla es de 7% con un porcentaje viabilidad de más
del 75%. El bajo porcentaje se debe a la latencia física y de acuerdo con
los ensayos de laboratorio, este valor se incrementa con la aplicación de
ácido sulfúrico concentrado por 10 min o el tratamiento con agua caliente a
80oC por tres minutos. Con cualquiera de estos tratamientos se alcanzan
valores de germinación mayores al 85% (Cuadro 2). Con la aplicación del
ácido sulfúrico concentrado es necesario tener medidas de precaución
durante su manejo por ser altamente corrosivo. Por ello, se recomienda
utilizar guantes resistentes a ácidos inorgánicos, gafas y mascarilla con
filtro resistente a vapores corrosivos.
Cuadro 2. Características físicas y porcentajes de germinación sin tratamiento de las
semillas de especies arbustivas evaluadas en condiciones de laboratorio.

Nombre científico Acrónimo Peso de 100 Semillas por Imbibición Germinación Viabilidad
semillas (g) kg. (%) (%) (%)

Amelanchier denticulata Amde 0.60 166,666 100.4 72 80


Calliandra grandiflora Cagr 5.39 18,552 40.1 39 94
Cercocarpus Cefo 0.39 256,410 82.7 90 92
fothergilloides
Dalea lutea Dalu 0.25 400,000 81.9 29 77
Desmodium orbiculare Deor 0.43 232,558 135.8 72 88
Dodonaea viscosa Dovi 0.91 109,890 19 7 75
Eysenhardtia Eypo 1.25 80,000 169.4 18 75
polystachya
Nicotina glauca Nigl 0.004 25,000,000 11.5 78 79
Senna palida Sepa 0.4 250,000 11.1 43.8 90.9
Rhus standleyi Rust 2.1 47,619 ---------------- 50.2 95.5
Arctostaphylos pungens Arpu 2.1 47,619 16.2 0.0 93.8
Ceanotuhus coeruleus Ceco 0.4 250,000 15.7 25.5 98.46

La multiplicación en vivero se realiza en bolsas de plástico de 10 x 20 cm


con orificios en el fondo para drenar el exceso de agua. Para tener un
crecimiento rápido y vigoroso de las plantas, el sustrato utilizado debe
componerse de tres cuartos de tierra de monte y uno de lama de río o
arena fina. Cuando la multiplicación de las plantas es en charolas se

7
recomienda que al momento del trasplante, las cepas se llenen de tierra
fértil para favorecer el desarrollo de los individuos.

Para obtener éxito en la producción de planta se deben considerar los


tratamientos pregerminativos mencionados anteriormente. En la siembra
se depositan dos semillas por bolsa a una profundidad de 1.5 cm. La
emergencia inicia entre los nueve y 10 días y concluye a los 18. Los riegos
deben ser ligeros y frecuentes para mantener el sustrato húmedo y
obtener, por un lado buena emergencia y, por el otro, evitar la muerte de
plantas por exceso de humedad.

El control de malezas es manual y necesario en los primeros estados de


desarrollo de las plántulas del chapulixtle, para evitar la competencia por
nutrimentos, agua y luz.

Para que las plantas alcancen una altura de 40 cm, listas para ser
trasplantadas, se requieren cuando menos cinco meses en vivero, en un
ambiente con una temperatura media de 20 oC.

El trasplante se recomienda al inicio del temporal, para asegurar el más


alto porcentaje de sobrevivencia y un desarrollo adecuado de los
individuos durante la temporada de lluvias y, de esta forma, se asegure
mayor tolerancia de las plantas a la escasez de agua en la época seca. La
plantación se realiza a hilera sencilla o doble en forma perpendicular a la
pendiente. En el primer caso las plantas se establecen a 50 cm de
distancia y 3 m entre hileras; en el segundo caso, en el primer par de
hileras, las plantas se colocan a 1 m y entre hileras a 50 cm en arreglo a
tres bolillo. El siguiente par de hileras se siembra a 3 metros.

8
Figura 1. Planta de “hoja de baño o chapulixtle” en su ambiente natural.

5.2. Desmodium orbiculare Schltdl.

Desmodium orbiculare es un arbusto que pertenece a la familia Fabaceae,


comúnmente conocida como “garrapata” en la región de la Mixteca en
Oaxaca. Esta especie es nativa de México y se encuentra en los bosques
de Juniperus, Quercus, bosque tropical caducifolio y matorrales, en
elevaciones de 1200 a 2450 m. La floración se presenta en abril y
noviembre, y fructifica entre julio y noviembre (Rzedowski y Rzedowski,
2005a).

Esta especie tiene una adaptación amplia, ya que los individuos se


encuentran en sustrato metamórfico, toba volcánica, sedimentaria e ígnea;
en suelos de ácidos a alcalinos, someros y pedregosos. La planta alcanza
una altura de 0.60 a 3 m, dependiendo de las condiciones ambientales de
crecimiento. La especie se distingue por la abundancia de brotes (hasta
50) al nivel de la superficie del suelo, con un diámetro promedio del brote
de 3 cm. El fruto es una vaina indehiscente seccionada y con buena
producción de semilla viable (Figura 2). El peso de 100 semillas es de 0.43
g, la imbibición incrementa el peso en 135.8%, la viabilidad promedio es
de 88%, los porcentajes de germinación sin tratamiento pregerminativo

9
varían de 72 a 85% y el número de semillas por kg es de
aproximadamente 232, 558 (Cuadro 2).

El ganado caprino en libre pastoreo tiene preferencia por el ramoneo de la


planta y por sus características morfológicas se recomienda como barrera
viva en terrenos con pendiente para el control de la erosión; además, de
acuerdo con las observaciones de campo se puede asociar fácilmente con
pasto Rhodes (Chloris gayana Kunth.).

Figura 2. Planta de “garrapata” creciendo en terraplén de la carretera.

5.3. Cercocarpus fothergilloides Kunth.

Esta especie pertenece a la familia Rosaceae y al género Cercocarpus, se


le conoce con el nombre de “caoba de montaña” y en la región de la
Mixteca Oaxaqueña como “ramón”. Es un árbol o arbusto que crece de 1 a
5 metros de alto (Sánchez, 1978) (Figura 3). El ramón se desarrolla en
bosques de encino y en chaparrales; se asocia con especies del género
Quercus, Dodonaea, Rhus, Microrhamnus, Berberies, Amelanchier,
Ceaothus, Dasilirium, Yucca, Comarostaphylis, Arctostaphylos, Cowania,
Fraxinus, entre otros (Valiente-Banuet et al., 1998). En México se
encuentra en los estados de Coahuila, San Luis Potosí, Oaxaca y

10
Tamaulipas, en elevaciones de 1700 a 2800 m (Valiente-Banuet et al.,
1998).

Los porcentajes de germinación de las semillas del “ramón” varían entre


procedencias y tiempo de almacenamiento, los cuales fluctúan de 77 a
97% (Cuadro 2, Figura 4). El peso de 100 semillas es de 0.39 g, la semilla
al imbibirla incrementa su peso en 83% y su viabilidad alcanza valores
mayores al 90% (Cuadro 2). De acuerdo con las evaluaciones de
laboratorio, la semilla no presenta latencia.
En campo, esta especie crece en terrenos severamente erosionados,
entre barrancas, cárcavas, altas pendientes, suelos someros e incluso
desarrollando entre las grietas del material parental (rocas sedimentarias).
En evaluaciones para la rehabilitación de áreas severamente erosionadas
muestra excelente adaptación e incluso en suelos blancos con pH alcalino
(>8) y altitudes mayores de 2400 m.

Por la adaptación de esta planta en las condiciones señaladas, el


crecimiento de la raíz rompe las capas compactadas de tepetate altamente
sedimentadas por los carbonatos de calcio. De acuerdo con García (2011),
en el horizonte A, la compactación bajo la copa de esta especie fue de 0.3
a 0.6 kg/cm2; en cambio, en el testigo (área sin vegetación) el valor fue de
1 kg/cm2. Este efecto favoreció la infiltración de agua y se encontró que
bajo la copa, la velocidad de infiltración varió de 30 a 260 cm/h, en cambio
en el testigo de 20 a 90 cm/h. Por otro lado, esta planta juega un papel
importante en el proceso de formación del suelo. La incorporación de
mantillo, debajo de la copa se estimó en un promedio de 140.1 g/dm2 en
distintos grados de descomposición (reconocibles a irreconocibles)
(García, 2011).

11
Figura 3. Planta de “ramón” creciendo en terrenos con altos contenidos de carbonatos.

100
Germinación acumulada (%)

80

60

40

20

0
1 5 9 13 17 21 25 29 33 37 41 45

Días después de la siembra

26/02/2009 20/03/2007

Loma de Yeso Xacañi Yanhuitlán


Yanhuitlán

Figura 4. Germinación acumulada de las semillas de Cercocarpus fothergilloides de dos


procedencias en diferentes fecha de colectada.

12
Como especie forrajera se ha clasificado de alto consumo por el ganado
caprino (Cruz, 1992) y con la ventaja de tener una alta capacidad de
rebrote y presencia de estos en la época seca del año. En campo se ha
observado que si se excluye el pastoreo de ganado se presenta una
regeneración natural e incluso una colonización en áreas de ausencia
previa de individuos de la especie.

5.4. Eysenhardtia polystachya (Ortega) Sarg.

Eysenhardtia polystachya pertenece a la familia Fabaceae, se le conoce


comúnmente como “yunuyaca, palo dulce y taray”. Es un árbol o arbusto,
su altura oscila entre 3 y 8 m y su diámetro es de 3 a 10 cm, típico de la
selva baja caducifolia, en altitudes de 1100 a 1400 m, cuya precipitación
anual oscila entre 776 a 880 mm; en intervalos de temperatura de 14.3°C
como mínima y de 29.3°C como máxima. Los suelos en los que
predomina el palo dulce son de origen ígneo o calizo, someros y delgados
(feozem) y su topografía es irregular.

En evaluaciones de campo, la planta crece en terrenos con pH alcalino,


sin síntomas de deficiencias nutrimentales. En los terraplenes de la
carretera es una de las especies que alcanza los mayores valores de
altura de planta (2.5 m), cobertura de copa (6.3 m2), diámetro de tallo (11.4
cm) y número de tallos por planta (4), después de 3.4 años del trasplante
(Cuadro 3).
La especie florece en los meses de junio a octubre y fructifica de julio a
noviembre. El tamaño de la semilla es de 1.5 cm de largo y 0.34 cm de
ancho, estas son aladas en forma elipsoide y de color café (Cervantes y
Sotelo, 2002). El peso de 100 semillas es de 1.25 g, el número por kg se
estima en 80,000; al imbibirse, el peso se incrementa en 169.4%. El
porcentaje de germinación sin tratamiento pregerminativo es de 18% y
75% de semillas viables (Cuadro 2).

Las plantas de “yunuyaca” se encuentran en barrancas asociadas con


otras especies de arbustos en las áreas erosionadas de la Mixteca, en
altitudes superiores a los 2000 m. Los individuos son muy consumidos por
el ganado caprino.

13
5.5. Rhus standleyi Barkl.

Rhus standleyi pertenece a la familia Anacardiaceae, conocido como


“zumaque, sumaco cimarron”. Árbol o arbusto que mide hasta 4.5 m de
altura (Figura 5). Se distribuye en los estados de Chiapas, Coahuila,
Hidalgo, Oaxaca y San Luis Potosí, en altitudes desde los 1530 hasta
2800 m, es típico de los chaparrales, se asocia con especies del género:
Quercus, Dodonaea, Amelanchier, Harpalyce, Ximenia, Xilosma, Ilex,
Tenstroemia, Garrya, Fraxinus, Bacharis, Nolina, Dasylirium, Yucca,
Eupatorium, Buddleia, Arbutus, Salvia, Acacia, Bursera, Alnus,
Arctostaphylos, Cercocarpus, Ceanothus, entre otros (Cevallos-Ferriz y
Ramírez, 2004) y crece principalmente en sitios desmontados. El peso de
100 semillas es de 2.1 g, se estiman 47,619 por kg, la viabilidad puede ser
>95% (Cuadro 2). La germinación de las semillas de esta especie está
asociado con la procedencia; estas no presentan latencia y los porcentajes
de germinación sin tratamiento son de 50 a 80% (Figura 6).

Figura 5. Planta de “zumaque” creciendo en su ambiente natural.

14
Rhus standleyi
100
90
Germianción acumulada (%)
80
70
60
50
40
30
20
10
0
1 4 7 10 13 16 19 22 25 28 31 34 37 40 43
Dias después de la siembra
Testigo Testigo
Loma de yeso Yanhutlán Suchixtlán

Figura 6. Germinación acumulada de Rhus standleyi.

5.6. Dalea lutea (Cav.) Willd.


Dalea lutea es un arbusto perteneciente a la familia Fabaceae y se le
conoce como “rabito y engorda cabra”; alcanza hasta 4 m de altura, muy
ramificado desde la base; presenta hojas alternas de 5 cm de largo; sus
inflorescencias están dispuestas en espigas de 10 cm de largo, ubicadas
en las puntas de las ramas; posee flores con corola de color amarillo; el
fruto es una legumbre, de 3 mm de largo con una sola semilla (Rzedowski
y Rzedowski, 2005a) (Figura 7).
La madurez de la semilla ocurre de la base de la inflorescencia hacia la
punta, esto dificulta su recolecta y la separación de la semilla madura. El
peso de 100 semillas es de 0.25 g y el número por kg se estima en
400,000; al imbibirse, el peso se incrementa en un 82% y se ha registrado
una viabilidad de 77%. Los porcentajes de germinación de las semillas
varían de 37.1 a 85.5% (Cuadro 2).

15
Figura 7. Planta de “rabito” en su ambiente natural.

Esta especie es nativa de México y se encuentra en comunidades de la


selva baja caducifolia, matorral xerófilo y bosque de pino-encino; se
distribuye desde Chihuahua hasta Chiapas. La planta se desarrolla en
suelos someros, arenosos y pedregosos; es resistente a la sequía y
heladas; generalmente se localizan en sitios perturbados, a orillas de
caminos y en laderas pedregosas (Rzedowski y Rzedowski, 2005a). Es
común en lomeríos severamente erosionados de la Mixteca Alta
Oaxaqueña en la formación Yanhuitlán, caracterizada por presentar suelos
someros y con altos contenidos de carbonatos y pobres en materia
orgánica. Es de las primeras especies colonizadoras de terrenos agrícolas
abandonados, con una alta capacidad de repoblación natural. La especie
se tiene clasificada como muy consumida por el ganado caprino (Cruz,
1992).

5.7. Arctostaphylos pungens Kunth.

Arctostaphylos Pungens es un arbusto que pertenece a la familia


Ericaceae y al género Arctostaphylos (Meyer, 2008). Comúnmente se le
conoce como “manzanita mexicana o manzanita de hoja puntiaguda”, se
distribuye desde el sur de California hasta Veracruz y Oaxaca, a una
altitud desde los 1,375 hasta los 3,230 m (Márquez et al., 2006) (Figura 8).
Se desarrolla dentro de los chaparrales, en los bosques de encinos
templados y en bosque de pino ponderosa (Meyer, 2008); en suelos de

16
origen volcánico, metamórfico y sedimentario, aún en aquellos someros
con altos contenidos de carbonatos y cementados de origen Yanhuitlán,
Mixteca Alta Oaxaqueña. En terrenos severamente erosionados se ha
observado que el crecimiento arbustivo y las ramas en contacto con la
superficie tienen la capacidad de desarrollar raíces.

Su fruto es una drupa globosa, carnosa y comestible, madura al final de la


primavera o a finales del verano (Márquez et al., 2006). Esta especie juega
un papel importante en los procesos de sucesión natural (Martínez-Pérez
et al., 2006).

Esta planta se usa para curar enfermedades urinarias, su fruto es


comestible, su madera se usa para leña, se utiliza para decorar parques y
jardines; el extracto acuoso de toda la planta se usa para controlar al
gusano cogollero (SEMARNAT-INIFAP, 2008). El peso de 100 semillas es
de 2.1 g y se estiman 47,619 por kg. Al imbibirse, las semillas incrementan
su peso solo 16%, esto implica la presencia de latencia física por
presentar una testa dura e impermeable al agua. La viabilidad de las
semillas se ha estimado en 94% (Cuadro 2) y sin tratamiento
pregerminativo, estas no germinan; con la aplicación de H2SO4
concentrado por 4 horas, imbibición de AG3 de producto comercial, 1 g/L
por 24 h, el porcentaje de germinación aumenta a 22.1% (Figura 9).

Figura 8. Planta de “manzanita” creciendo en su ambiente natural.

17
25

Germinación acumulada (%)


20

15

10

0
1 5 9 13 17 21 25 29 33 37 41 45

Dias después de la siembra

0,0 (Testigo) 4 hr H2SO4, 24 hr AG3

Figura 9. Germinación acumulada de las semillas de Arctostaphylos pungens.

5.8. Nicotiana glauca Graham.


Nicotiana glauca pertenece a la familia Solanaceae, es un árbol ó arbusto
perenne, que llega a medir 2 a 3 m de altura (USDA, 1997). Es una planta
nativa de Argentina y Uruguay, que crece de manera espontánea en
muchas partes de México (Sánchez, 1978). Comúnmente se conoce como
“clarín, gigante, hierba moza, palo tabaco, tabaquillo y villa moza”. Se le
puede encontrar en altitudes entre 1400 a 2300 msnm (Rodríguez, 2004),
a orilla de caminos y lotes baldíos.

Esta planta crece en terraplenes de la carretera y aun en aquellas


condiciones pedregosas donde otras especies es poco probable que
desarrollen. El fruto es una cápsula de 7 a 15 mm de largo y para la
obtención de la semilla, estas se colectan cuando presentan un color café.
La semilla se extrae solo sacudiendo el fruto. El peso de 100 semillas es
de 0.004 g y el número estimado es de 25, 000,000 por kg. Al imbibirse,
las semillas incrementan su peso en un 11.5%; con una viabilidad de 79%,
la germinación sin tratamiento pregerminativo ha sido de 78% (Cuadro 2);
aunque la aplicación de AG3 (2 ppm por 6 h) incrementa la germinación en
97% (Figura 10).
18
La siembra en los terraplenes se hace al boleo sin tapar la semilla al inicio
del temporal.

100
90
Geminación acumulada (%)

80
70
60
50
40
30
20
10
0
1 3 5 7 9 11 13 15 17 19 21 23 25 27 29 31 33 35 37 39 41
Días después de la siembra
Lixiviación + AG3 1ppm 6h AG3 1 ppm 6h

Figura 10. Germinación acumulada de las semillas de Nicotiana glauca.

5.9. Ceanothus coeruleus Lagasca.

Ceanothus coeruleus pertenece a la familia Rhamnaceae, comúnmente se


le conoce como azure ceanothus (USDA, 1997), “ramonal”, “chaquira ó
chaquirilla” (Sánchez, 1978). Es un arbusto siempre verde que mide de 2 a
2.5 m de altura (Sánchez, 1978), nativo de América del Norte, México, El
Salvador, Guatemala, Panamá y Sudamérica (USDA, 1997) (Figura 11).

Se desarrolla en los chaparrales y se asocia con especies como Juniperus


fláccida Schltdl, Quercus acutifolia Neé, Pinus pseudostrobus Lindl,
Arctostaphylos pungens Kunth, Arbutus xalapensis H. B. K., Cercocarpus
fothergilloides H. B. K., Yucca periculosa Baker, Furcraea longaeva Karw.
& Zucc., Braea sp., Nolina sp., Dasylirion lucidum Rosé, entre otras
especies (Torres, 2004). El peso de 100 semillas es de 0.4 g, el número
por kg se estima en 250,000; al imbibirse, las semillas incrementan su
peso en 16%. La viabilidad se ha registrado en 98% y el porcentaje de
germinación en 25.5% (Cuadro 2). La semilla de esta especie presenta
19
latencia física y el tratamiento para romperla es remojándola en agua
caliente a 80 ºC por 5 min; de esta forma, el porcentaje de germinación se
incrementa y es posible alcanzar el valor de 97% (Figura 12).

Figura 11. Planta de “ramonal” en su ambiente natural.

110
100
90
Germinación acumulada (%)

80
70
60
50
40
30
20
10
0
1 3 5 7 9 11 13 15 17 19 21 23 25 27 29 31 33 35 37 39 41 43 45
Días después de la siembra

Testigo H2SO4 30 min. H2O 80°C 5 min.

Figura 12. Germinación acumulada de las semillas de Ceanothus coeruleus.


20
5.10. Amelanchier denticulata (Kunth) K. Koch.

Amelanchier denticulata pertenece a la familia Rosaceae y se le conoce


como “tlaxistle, membrillo, madronillo, membrillo cimarrón y tlaxisqui”
(Núñez-Colín, 2010). Es un arbusto perennifolio que llega a medir 1 a 3
metros de altura; muestra hojas de 1 a 2.5 cm de largo; su sistema radical
es regularmente superficial, con una raíz pivotante; las flores son blancas
y poseen frutos de color rojo con pulpa blanca de 8 a 10 mm de longitud
con 4 semillas de 0.4 a 0.5 cm de largo (Rzedowski y Rzedowski, 2005 a,
b); sin embargo, la mayor frecuencia es de una semilla fértil por fruto. La
floración y fructificación se presenta de septiembre a diciembre con una
gran variación, dependiendo del ambiente de desarrollo (Cruz, 2005). La
maduración de los frutos es asincrónica y, para la obtención de la semilla,
los frutos se colectan cuando alcanzan un color rojo; en laboratorio se
maceran y las semillas se separan por el método de flotación (Figura 13).

Figura 13. Planta de “tlaxistle” en su ambiente natural.

Esta especie es originaria de México y Guatemala (Núñez-Colín, 2010) y


crece en suelos de origen sedimentario, volcánicos y metamórficos, con un
pH de ácido (5.3) a alcalino (7.8); en altitudes de 1600 a 2500 m; en áreas
con precipitación menores a los 500 mm hasta los 900 mm; en bosques de
pino, encino y pastizales inducidos y matorrales de clima templado. A.
denticulata desarrolla en terrenos abiertos, perturbados y es común
encontrarla en áreas severamente erosionadas donde aflora el material

21
parental, en barrancas y aun formando montículos formados por la erosión
hídrica (Cruz, 2005).

La especie presenta una gran variación morfológica (altura de planta,


forma de la hoja, forma de crecimiento) y crece en manchones por la
reproducción vegetativa a través del desarrollo de rizomas. Las plantas
crecen muy lentas (Cuadro 3) en relación con las otras especies que se
han evaluado en los terraplenes de carretera. En suelos erosionados el
crecimiento del “tlaxistle” alcanzó 0.04 cm/semana y de Desmodium
orbiculare 0.53 cm/semana (Williams-Linera et al., 2011).

El peso de 100 semillas es de 0.60 g y el número estimado por kg es de


166,666. Al imbibirse, las semillas incrementan su peso en 100% y el
porcentaje de germinación sin tratamiento se ha registrado en 72% con
una viabilidad del 80%.

5.11. Calliandra grandiflora (L´Hérit.) Benth.

Calliandra grandiflora pertenece a la familia Fabaceae al que comúnmente


se le llama “guaje de rey, tzonxóchitl y cabello de ángel”. Es un arbusto de
1 a 3 m de altura y tallo de 4 a 5 cm de diámetro a nivel del suelo; sus
hojas son bipinnadas y llegan a medir 15 cm de longitud o más; las
inflorescencias están dispuestas en racimos, de 20 cm de largo y sus
flores presentan largos estambres rojos; sus semilla son ovadas de 8 a 9
mm de largo y de 5 a 6 mm de ancho; florece y fructifica durante todo el
año (Hernández, 2007) (Figura 14).

22
Figura 14. Planta de “guaje de rey” creciendo en su ambiente natural.

Esta especie se distribuye desde el noroeste de México hasta Honduras y


el Salvador. En el valle de México se encuentra entre 2,250 y 2,500 m de
altitud. Crece en áreas perturbadas en pastizales, matorrales y bosques de
encino (Hernández, 2007). El peso de 100 semillas es de 5.39 g, el
número por kg se estima en 18,552 y su peso se incrementa 40% al
imbibirse. La germinación es de 39%, con una viabilidad de 94% (Cuadro
2). Para obtener porcentajes de germinación mayores a 95% es necesario
imbibir las semillas en H2SO4 concentrado por 2 min.

5.12. Senna pallida (Vahl) Irwin & Barneby.

Senna pallida es una especie que pertenece a la familia de las Fabaceae,


de crecimiento arbustivo y nativa, se desarrolla de manera natural en la
selva baja caducifolia y es abundante en áreas perturbadas. Tiene una
ramificación abundante abarcando una área de copa de 2.52 m2 y emite
alrededor de 6 tallos desde la base al nivel de la superficie del suelo. La
planta alcanza una altura promedio de 2.5 m. Es una especie caducifolia,
su floración se presenta año con año y se caracteriza por poseer nectarios
extraflorales, las flores presentan androceo con estambres rectos y cortos,
las vainas son plano-comprimidas y dehiscentes seccionadas, las semillas
son de color marrón-negras, brillantes y de consistencia dura (Ubiergo y
Lapp, 2007) (Figura 15).

23
Figura 15. Planta de Senna pallida creciendo en terraplén.

Para obtener semilla de buena calidad, la cosecha se hace cuando las


vainas presentan una coloración café oscuro, lo cual ocurre en el mes de
noviembre. La maduración varía dependiendo de las condiciones
ambientales del sitio de colecta. Las vainas cosechadas se colocan en
bolsas de papel para evitar sobrecalentamiento y pérdida de viabilidad.

Las vainas cosechadas se trillan con el pie sobre una superficie plana, con
una presión suficiente para evitar daños físicos a la semilla. La remoción
de la basura se hace con un ventilador o el viento y para eliminar las
semillas muy pequeñas, inmaduras y el material más grueso o pesado, la
muestra se criba en tamices de 1.18 y 1.7 mm. La semilla de esta especie
usualmente la dañan insectos, aún antes de la cosecha y para tener el
porcentaje más alto de semilla pura viva, es necesario eliminar aquellas
picadas o con daños físicos.

El peso seco de 100 semillas es de 0.4 g, con un promedio aproximado de


250,000 por kg; al imbibirse, el peso se incrementa en 11%. El porcentaje
de germinación es de 44% con una viabilidad de 91% (Cuadro 2). La
semilla no presenta problemas de imbibición y latencia; sin embargo, el
inicio de la germinación se puede adelantar con la aplicación de H 2SO4
durante 6 minutos.
24
La siembra en vivero es directa y se depositan tres semillas por bolsa a
una profundidad de 1.5 cm y la emergencia inicia entre los 12 y 15 días.
Los riegos son ligeros y frecuentes para mantener el sustrato húmedo y
obtener, por un lado, buena germinación y por el otro evitar muerte de
planta por exceso de humedad. El control de malezas es manual en
cuanto aparecen las plantas indeseables. Esta práctica es necesaria en
los primeros estados de desarrollo de las plántulas. Para contar con
plantas de 50 cm de alto, apropiadas para el trasplante se requiere cuando
menos de cinco meses en vivero.

El trasplante de Senna se realiza al inicio del temporal para asegurar el


porcentaje más alto de sobrevivencia y un desarrollo durante la temporada
de lluvias para que las plantas toleren o resistan la época seca que se
presenta generalmente entre diciembre y mayo, en aquellas áreas
ubicadas en altitudes menores a los 1600 m.

VI. Crecimiento de las especies arbustivas en los


terraplenes.

Se realizaron evaluaciones en campo, en el paraje el Tigre, San Lorenzo


Albarradas, Tlacolula, Oaxaca. La respuesta de las especies arbustivas
fue diferente. A los 1226 días después de la plantación en el paraje El
Tigre (Cuadro 3), Dovi alcanzó la mayor altura de planta (273.7±17.7 cm);
mientras que Cefo, Cagr, Deor, Eypo y Dalu registraron valores
intermedios (entre 180.6±17.9 y 249.2±34.1 cm); por el contrario, las
especies más pequeñas fueron Dasp y Amde <119.0±11.3 cm). Las
mayores coberturas de copa se alcanzaron en Deor y Eypo
(65,401.0±9,510.2 y 63,142.0±6,554.8 cm2); valores intermedios lo
presentaron Dovi, Cefo, Dalu, Cagr y Dasp (16,406.4±12,522.7 y
31,482.3±4,118.4); en cambio Amde los más bajos (7,925.3±2,539.2). Las
especies con los mayores diámetros del tallo fueron Deor y Eypo; Dovi,
Cefo, Cagr y Dalu intermedios y superaron a Dasp y Amde. El mayor
número de tallos lo obtuvieron Deor y Eypo.

25
Cuadro 3. Valores (promedio ± error estándar) de las variables registradas en campo, de
las especies arbustivas evaluadas a los 1226 días después de la plantación en el paraje,
El Tigre.
Número
Altura de planta Cobertura de copa Diámetro de
Acrónimo de
(cm) (cm²) tallo (cm)
tallos
Deor Y (n=12) 243.8±12.3 65,401.0±9,510.2 16.7±2.5 8±1.2
Dovi Y (n=17) 273.7±17.7 31,482.3±4,118.4 7.5±0.8 2±0.4
Amde Y (n=8) 120.5±10.5 7,925.3±2,539.2 2.0±0.3 3±0.5
Dalu Y (n=9) 180.6±17.9 25,045.2±6,790.4 5.1±0.6 3±0.3
Cefo Y (n=11) 249.2±34.1 29,080.7±7,902.2 6.3±2.3 2±0.4
Amde T (n=9) 96.3±26.1 4,258.5±2,173.2 1.7±0.4 2±0.5
Eypo A (n=20) 246.4±13.4 63,142.0±6,554.8 11.4±1.4 4±0.7
Deor M (n=15) 247.6±24.1 58,893.6±10,788.2 11.5±2.4 5±1.2
Cagr Y (n=11) 248.3±16.3 21,762.0±42,11.5 6.3±0.5 3±0.3
Dasp M (n=5) 119.0±11.3 16,406.4±12,522.7 3.9±2.7 3±1.6
n: Número de individuos muestreados.
Nota: Para el significado de los acrónimos remitirse a Cuadro 2.

En la Figura 16 se observa que en la primera evaluación se diferenciaron


tres grupos de especies: (a) aquellas que alcanzaron una tasa de
crecimiento entre 15 y 20 cm/mes, en el que se encontraron las colectas
de Desmodium, Dalea y Eysenhardtia; (b) el segundo grupo lo
conformaron aquellas con una tasa entre 10 y 15 cm/mes, Dodonaea y
Calliandra; y (c) las que presentaron valores menores de 10 cm/mes,
Cercocarpus y las dos colectas de Amelanchier. Un año después del
trasplante, las tasas de crecimiento fueron muy similares (entre 6 y 10
cm/mes), con excepción de las colectas de Amelanchier (<5 cm/mes).

26
25.0

Crecimiento (cm/mes) 20.0

15.0

10.0

5.0

0.0
143 343 534 1226
Días después del trasplante
Deor Y Dovi Y Amde Y Dalu Y
Cefo Y AmdeT Eypo A Deor M
Cagr Y Dasp M

Figura 16. Tasas de crecimientos mensuales de las especies arbustivas establecidas en


el paraje, El Tigre.

En general las especies arbustivas incluidas presentan un crecimiento


inicial lento. Las de menor valor son las colectas de Amelanchier
denticulata. Después del primer año, las especies mantuvieron una tasa
de crecimiento similar, posiblemente por los procesos de adaptación, los
hábitos de crecimiento de las especies, el crecimiento de las raíces y los
cambios en las características físicas y químicas del sustrato. Por otro
lado, el buen comportamiento se atribuye a que el área de colecta de la
semilla de las especies incluidas fue similar al ambiente de evaluación.

Con base en los resultados obtenidos, las especies que presentaron


mejores resultados y que cubren varios de los criterios de selección para
la estabilización de terraplenes fueron las siguientes: Desmodium
orbiculare y Eysenhardtia polystachya; sin embargo, es necesario incluir
en asociación Dodonaea viscosa y Cercocarpus fothergilloides. Estas
últimas presentan un crecimiento inicial lento y después de los cinco

27
meses del trasplante su desarrollo es más rápido. Por otro lado, la
combinación de los hábitos de crecimiento de las especies se
complementan para mejorar la cobertura de la superficie y permiten una
mayor eficiencia en disminuir los problemas de erosión del sustrato, crean
una mayor diversidad de hábitats para el desarrollo de otros organismos,
mejoran los ciclos del agua, nutrimentos y un mejor aprovechamiento de la
luz (Guevara-Escobar et al., 2008). De manera adicional, la presencia de
plantas nativas en los terraplenes de la carretera mejora el paisaje,
reducen los costos de mantenimiento de la obra y disminuyen los riesgos
de accidentes.

VII. Conclusiones

Se recomienda la estabilización de terraplenes con especies nativas ya


que presentan buena adaptación y crecimiento. La especie que presentó
el mayor crecimiento fue Desmodium orbiculare y la de menor crecimiento
fue Amelanchier denticulata, aunque es necesario realizar una
combinación con las especies arbustivas nativas para mejorar las
condiciones del suelo.

28
VIII. Literatura citada

Brown, R. W., y M. C. Amacher. 1997. Selecting plant species for


ecological restoration: a perspective for land manager. In
Revegetation with native species. Society for ecological restoration
annual meeting. USDA. RMRS-P-8. pp: 1-16.
Cervantes, S. M. A., y M. E. Sotelo B. 2002. Guías técnicas para la
propagación sexual de 10 especies latifoliadas de selva baja
caducifolia en el estado de Morelos. INIFAP. Campo Experimental
Zacatepec, Morelos. 30 p.
Colín, H., y R. Monroy. 1997. Prontuario de Árboles de Selva Baja
Caducifolia. SEMARNAT, PNUD. México. 79 p.
Conesa, V. 2003. Guía metodológica para la evaluación del impacto
ambiental. 3ª edición. Mundi prensa. España. 412 p.
Cruz-Cruz, E, J. R. Contreras, H. Espinoza, V. Serrano, T. Galamo, y B.
Villar. 2007. Estudio de escurrimiento superficial de agua y
arrastre de sedimentos para la determinación de índices de
erosión sobre el trazo y el derecho de vía del km 53 + 712 al km
210 + 000 antes, durante y después de la construcción del
proyecto de la carretera Mitla Tehuantepec del estado de Oaxaca.
Informe final 2006. INIFAP Campo experimental Valles Centrales -
SCT, Oaxaca de Juárez, Oaxaca. 79 p.
Cruz-cruz, E., F. Barbosa M., V. Mariles F., C. Bautista S. 2008. Estudio
sobre la erosión del banco de materiales ubicado en el km
389+120 de la carretera a Salina cruz, Oaxaca. INIFAP Campo
experimental Valles Centrales - SCT, Oaxaca de Juárez, Oaxaca.
27 p.
Cruz-Cruz, E. 1992. Los agostaderos comunales de Tiltepec, un caso
típico del deterioro ambiental de la mixteca alta oaxaqueña. Tesis
de maestría. Chapingo, México. 213 p.
Cruz-Cruz, E. 2005. Morphological Variability and Seed Dormancy of
Amelanchier (Rosaceae) Grown in Oaxaca, Mexico. PhD
Dissertation. Oregon State University. USA. 200 p.
García, C. J. 2011. Cercocarpus fothergilloides (Rosaceae) para la
rehabilitación de suelos degradados en Oaxaca. San Miguel el
Grande, Tlaxiaco, Oaxaca. 98 p.
Guevara-Escobar A., E. González-Sosa, H. Suzán-Azpiri, G. Malda-
Barrera, M. Martínez-Díaz, M. Gómez-Sánchez, L. Hernández-
Sandoval, Y. Pantoja-Hernández y D. Olvera-Valerio. 2008.
29
Distribución potencial de algunas leguminosas arbustivas en el
altiplano central de México. Agrociencia 42: 703-716.
Hernández, M. H. 2007. Familia Leguminosae: Calliandra grandiflora
(L’Hér.) Benth. (Fascículo 150). In: Flora del Bajío y de Regiones
Adyacentes. Instituto de Ecología, A.C., Comisión Nacional para
el Conocimiento y uso de la Biodiversidad y Consejo Nacional de
Ciencia y Tecnología. México, D.F. pp: 73-77.
Márquez, M. A., E. Jurado, y S. González. 2006. Algunos aspectos de la
biología de la manzanita (Arctostaphylos pungens H.B.K.) y su
papel en el desplazamiento de bosque templados por chaparrales.
CIENCIA UANL 9: 57-67.
Martínez-Pérez G, A. Orozco-Segovia, y C. Martorell. 2006. Efectividad de
algunos tratamientos pre-germinativos para ocho especies leñosas
de la Mixteca alta Oaxaqueña con características relevantes para
la restauración. Boletín Sociedad Botánica México 79: 9-20.
Meyer, S. E. 2008. Arctostaphylos Adans. Manzanita. In: The Woody Plant
Seed Manual. F T Bonner, R P Karrfalt (eds). Agriculture
Handbook 727. Unnited Department of Agriculture, Forest service.
USA pp: 266-270.
Monsalve, M., E. Bochet y F. Ingelmo. 2010. Capacidad de las raíces para
penetrar sustratos compactados y detectar grietas. Metodología y
aplicación a la colonización vegetal de laderas erosionadas en
ambiente semiárido. Revista de la sociedad Española de
Geomorfología y Asociación Española para el estudio del
Cuaternario 24: 47-61.
Núñez-Colín, C. A. 2010. Distribución y caracterización eco-Climática del
membrillo cimarrón (Amelanchier Denticulata (Kunth) Koch) en
México. Revista Chapingo. Serie de Horticultura 16: 195-206.
Ramírez- Marcial, N., A. Camacho- Cruz, y M. González- Espinoza. 2003.
Guía para la propagación de especies leñosas nativas de los Altos
y montañas del Norte de Chiapas. El Colegio de la Frontera Sur.
17 p.
Rodríguez, A. 2004. Solanáceas. In: Biodiversidad de Oaxaca. Instituto de
Biología. UNAM. Fondo Oaxaqueño para la Conservación de la
Naturaleza. World Wildlife Fund. México. pp: 297-303.
Rzedowski, G. C., y. J. Rzedowski. 2005a. Flora Fanerogámica del Valle
de México. 2a. ed., 1a reimp., Instituto de Ecología A.C. y

30
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la
Biodiversidad. Pátzcuaro, Michoacán. 1402 p.
Rzedowski, G. C., y. J. Rzedowski. 2005b. Familia Rosaceae. (Fascículo
135). In: Flora del Bajío y Regiones Adyacentes. Instituto de
Ecología, A.C. Comisión Nacional de para el Conocimiento y Uso
de la Biodiversidad. Pátzcuaro, Michoacán. 157 p.
Sánchez, O. 1978. La flora del Valle de México. Editorial Herrero. 4ª
edición. México, D. F. 519 p.
Schemske, D. W., M. F. Willson, y M. N. Melampy. 1978. Flowering
ecology of some spring woodland herbs. Ecology 59: 351-366.
Torres, R. 2004. Tipos de Vegetación. In: Biodiversidad de Oaxaca. A J
García- Mendoza, M J Ordoñez, M Briones-Salas (eds). Instituto
de Biología, UNAM- Fondo Oaxaqueño para la conservación de la
naturaleza-World Wildlife Fund, México. pp: 105-117.
Ubiergo, P., y M. Lapp. 2007. Caracterización morfológica de semillas de
algunas especies de los géneros Cassia L. y Senna Mill.
(Leguminosae Juss). Revista Facultad de Agronomía 24: 426-441.
USDA (Department of Agriculture of the United States). 1997. Ceanothus
coeruleus Lag.. Disponible en: http://www.ars-grin.gov/cgi-
bin/npgs/html/taxon.pl?9647. Consultado el 4 de junio de 2010.
Valiente-Banuet, A., N. Flores-Hernández, M. Verdú, y P. Dávila. 1998.
The chaparral vegetation in México under nonmediterranean
climate: the convergence and madrean-tethyan hypoteses
reconsidered. American Journal of Botany 85: 1398-1408.

31
Centros Nacionales de Investigación Disciplinaria,
Centros de Investigación Regional y
Campos Experimentales

Sede de Centro de Investigación Regional


Centro Nacional de Investigación Disciplinaria Campo Experimental
Campo Experimental

32
En el proceso editorial de esta publicación colaboraron
las siguientes personas:

COMITÉ EDITORIAL DEL CIRPAS


Dr. René Camacho Castro
Dr. Juan Francisco Castellanos Bolaños
Dr. Pedro Cadena Iñiguez
Dr. Guillermo López Guillén
M.C. Leonardo Hernández Aragón
M.C. Marino González Camarillo
Dr. Sergio Iván Román Ponce

EDICIÓN Y SUPERVISIÓN

Dr. Felipe de Jesús Osuna Canizalez


Dr. Efraín Cruz Cruz
Dr. Jaime Canul Ku
Dr. Jorge Miguel Paulino Vázquez Alvarado

COORDINACIÓN DE LA PUBLICACIÓN

Dr. Efraín Cruz Cruz

CÓDIGO INIFAP

MX-0-310603-13-07-35-09-71

Esta publicación se terminó de imprimir en


IMPRESOS LLUVIA,
Av. Lázaro Cárdenas No. 22 Colonia Centro,
C.P.62780 Zacatepec, Morelos en Marzo de 2012
Tel. 01 (734) 34 3 14 04
impresoslluvia@yahoo.com.mx

Su tiraje consta de 1000 ejemplares.

33
Oaxaca

34
DIRECTORIO DEL PERSONAL INVESTIGADOR
CAMPO EXPERIMENTAL “ZACATEPEC”

Dr. Efraín Cruz Cruz


Jefe de Campo

NOMBRE PROGRAMAS DE INVESTIGACIÓN


M.C. Leonardo Hernández Aragón Arroz

Dr. Edwin Javier Barrios Gómez Arroz

Biól. Leticia Tavitas Fuentes Recursos genéticos: forestales, agrícolas, pecuarios y


microbianos
Ing. Alberto Trujillo Campos Maíz

Dra. Marianguadalupe Hernández Arenas Caña de Azúcar

Ing. Aarón Lugo Alonso Frutales

Dr. Felipe de Jesús Osuna Canizalez Hortalizas

Dr. Sergio Ramírez Rojas Hortalizas

Dr. Jaime Canul Ku Plantas Ornamentales

M.C. Faustino García Pérez Plantas Ornamentales

Dra. Sandra Eloísa Rangel Estrada Plantas Ornamentales


Ing. Areli Madai Guzmán Pozos Manejo Forestal Sustentable y Servicios Ambientales
M.C. Juan Carlos Orihuela Porcayo Carne de Rumiantes
Dr. Jorge Miguel Paulino Vázquez Alvarado Socioeconomía

M.C. Alejandro Ayala Sánchez Socioeconomía

35
WWW.INIFAP.GOB.MX

EN EL PRESENTE DOCUMENTO SE
DESCRIBEN LAS CARACTERÍSTICAS
DE LOS TERRAPLENES DE LAS
CARRETERAS EN CONSTRUCCIÓN Y
LA NECESIDAD DE ESTABILIZARLOS
POR SUS COMPONENTES, LOS
RIESGOS HACIA LOS USUARIOS Y
LA EROSIÓN DE LOS MATERIALES.
PARA LA ESTABILIZACIÓN DE
ESTAS ÁREAS SE HAN
SELECCIONADO ESPECIES
ARBUSTIVAS NATIVAS CON BASE
EN SU MORFOLOGÍA,
REPRODUCCIÓN Y ADAPTACIÓN Y
QUE SON UN COMPONENTE
IMPORTANTE EN LA TECNOLOGÍA
GENERADA POR EL INIFAP PARA
DICHO PROPÓSITO.

36