Está en la página 1de 30

GEOLOGÍA

VULCANOLOGIA DEL VOLCÁN MISTI

El Misti (8196371.7 S, 243543.3 E, 5822msnm), (fig. 1.2.) es un estrato volcán,


situado a sólo 17 km al Noreste del centro de la ciudad de Arequipa, con una
diferencia de 3500 m de desnivel que existe entre la cumbre del volcán (5822msnm)
y el centro de la ciudad (2300 msnm). El cono volcánico tiene un diámetro
aproximado de 17,5 Km (De Silva et al, 1991). Los productos más antiguos tienen
una edad de 830 000 años (Thouret et al., 2001).

En el mapa se puede apreciar las tres zonas volcánicas de Sudamérica, con mayor detalle
la Zona Volcánica Central de los Andes (ZVC) donde se aprecia la ubicación del volcán
Misti. (Cacya, 2006)

CONTEXTO TECTÓNICO

El Misti yace dentro de un sistema tectónico extensional de rumbo complejo,


compuesto por 4 grupos de fallas: el activo de tipo normal-slip orientado dirección
Oeste-Noroeste (O-NO), la falla Huanca cuyo buzamiento es hacia el Suroeste
(SO) con una pequeña componente lateral izquierda, la cual
compensaprobablemente la orientación de las fallas inactivas de tipo normal y de
rumbo al Norte (N), Noreste (NE) y Norte–Noroeste (N-NO). Las fallas con
dirección Noreste y las ya existentes fallas compresivas de dirección N habrían
originado la formación de 1 km de profundidad en el cañón del río Chili que drena
en la cordillera Occidental hacia la cuenca tectónica de Arequipa de 2300 msnm.
(Thouret et al., 2001).

GEOTECTONICA
Los volcanes se deben a un proceso telúrico conocido con el nombre de “Tectónica de
Placas”. La corteza terrestre está fragmentada en enormes placas, unas 15 entre grandes
y pequeñas, que rozan o chocan frontalmente con movimientos apenas de centímetros por
año. Sin embargo, por estos movimientos y por otros fenómenos geofísicos se producen
poderosas acumulaciones de energía en los planos de contacto debidas, en el caso
específico, al proceso de subducción de la placa de Nazca que se mueve por debajo de la
placa continental; al límite máximo de carga soportable, en algún punto se produce la
liberación de la energía acumulada, en forma de ondas sísmicas que producen temblores
o terremotos y calor a elevada temperatura, de tal manera que llega a fundir las rocas
comprometidas en el proceso, formando un foco magmático. El magma asciende
lentamente como una bolsonada, debido a su menor peso específico y, cuando la masa
pastosa casi fluida alcanza la superficie del suelo, brota como lava o como material
explosivo y se desparrama depositándose alrededor de la fisura de emisión, formando un
volcán o acrecentándolo en el caso ya que existiera uno. El Misti es clasificado como un
estrato-volcán, formado por capas rocosas, unas encima de otras y presenta 2 o hasta 3
conductos centrales por los que salió la lava, que desemboca en el vértice del cono cráter.
Esquema del proceso subducción normal que forma la cordillera de los andes al Sur del Perú y
norte de Chile, la placa de Nazca se deshidrata bajo la placa continental liberando fluidos a alta
temperatura, los cuales emergen para formar los sistemas volcánicos (Modificado de Mattauer,
1989).

ESTATIGRAFIA DE LA ZONA
depósitos piroclásticos del volcán Misti en la zona de estudio

La torrentera de San Lázaro es la más importante y profundas de las torrenteras de


Arequipa. Estratigráficamente esta corta por más de 50 metros de profundidad una
avalancha de rocas que constituye aquí la base. Muy pocos derramamientos plineanos son
observables, lo que dificulta las correlaciones. Aquí se puede observar en la base un flujo
de lava andesítica que se encuentra interestratificado con flujos de piroclastos y seguido de
una secuencia de bloques de ceniza de espesor de una decena de metros. Sobre ellos se
observa una secuencia plineana amarillenta por una alteración. Esta es casi siempre
inaccesible a causa de la verticalidad de sus paredes. Podemos reconocer sin embargo un
afloramiento riolítico bajo una avalancha de escombros. La quebrada San Lázaro muestra
islas de 20 y 25 metros de alto de paredes verticales y techo plano, constituidos por un flujo
piroclástico y de pómez que son a menudo seguidos de plineanos. Las pómez son
fácilmente reconocidas por una espectacular mezcla de magma color claro y uno oscuro.
Pedazos de madera carbonizados permitieron la datación 1920 B.P.± 200. Esta erupción
representa el último suceso importante del Misti

Autopis
ta

BLANC
O
2.6. GEOMORFOLOGÍA

Mapa geomorfológico del Volcan Misti Fuente INGEMMET

La quebrada de San Lázaro es una de las varias quebradas que se desarrollan en la margen
oriental del rio Chili y sobre la vertiente occidental del volcán Misti. Se desarrolla entre los
3,200 y 2,400 m.s.n.m. Desde sus nacientes hasta su desembocadura en el rio Chili a la
altura del puente Grau ubicado en plena zona urbana de la ciudad de Arequipa, tiene un
recorrido de 9 km aproximadamente y un desnivel de 800 m.
Se modela sobre lavas volcánicas consistentes de naturaleza andesítica hacia la mitad
superior y depósitos blandos constituidos por flujos de barro, tobas retrabajadas y depósitos
clásticos recientes hacia la mitad inferior. Dentro de estas condiciones es posible distinguir
dos unidades geomorfológicas en su recorrido: una unidad superior de valle profundo y una
unidad inferior de llanura o zona relativamente plana (Fotografía 2).

2.6.1. UNIDAD DE VALLE PROFUNDO

La unidad de valle profundo se desarrolla hacia la mitad superior de la quebrada, abarcando


un recorrido de 5 km aproximadamente. Se define como una zona bastante accidentada
modelada exclusivamente sobre lavas de naturaleza andesítica bastante consistentes. El
desarrollo del valle se encuentra en una etapa juvenil, razón por la cual presenta un perfil
transversal en “V” bastante profundo y de ancho angosto, así como un perfil longitudinal de
fuerte pendiente.

En esta parte el valle, las aguas de precipitación pluvial que ocurren en los veranos,
discurren con violencia y de manera turbulenta cargando material de todo tamaño y
erosionando los depósitos tanto de las laderas como del fondo mismo del valle. De la misma
manera, no existen terrenos de cultivo ni viviendas, motivo por el cual se caracteriza como
terreno eriazo, estéril y de topografía abrupta.

2.5.2. UNIDAD DE LLANURA

La unida de llanura se desarrolla hacia la mitad inferior de la quebrada, abarcando un


recorrido igual de 5 km aproximadamente. Se define como una zona plana u ondulada
modelada fundamentalmente a expensas de depósitos blandos o relativamente blandos
constituidos por flujos de barro, tobas retrabajadas pertenecientes al volcánico Sencca
(sillares rosados Sencca), así como un variado conjunto de depósitos clásticos recientes,
semiconsolidados a inconsolidados.

Dado que en esta parte, la quebrada corta una superficie plana pero aun con regular
pendiente hacia el rio Chili, el desarrollo del valle se encuentra también en una etapa juvenil
de condición moderada, razón por la cual presenta un perfil transversal en “V” ligeramente
profundo, base truncada, y de ancho ligeramente abierto, así como un perfil longitudinal de
regular pendiente.

En esta parte el valle, las aguas de precipitación pluvial que ocurren en los veranos,
discurren también con violencia y de manera turbulenta cargando, debido al material
deleznable sobre el cual se modela, mucho más material de detritus en suspensión y de
todo tamaño, facilitando la erosión fácil de las laderas motivo por el cual, los flancos del
valle presentan pendientes casi verticales y de enorme inestabilidad.

A diferencia de la unidad anterior, en esta parte y a ambas márgenes de la quebrada, una


enorme zona urbana en alto riego. Así mismo, dentro del valle, a ambas márgenes y a
diferentes niveles, se desarrollan pequeñas terrazas formadas por depósitos clásticos
recientes pobremente consolidados que reposan sobre tobas retrabajadas de color rosado
igualmente pobremente consolidadas. De igual manera, en el fondo dl valle, el desarrollo
de material detrítico formado por gravas, arenas y limos es regular, generándose por esta
razón pequeñas canteras de material agregado entre los 2550 y 2700 msnm.
Fotografía 2. Obsérvese los dos sectores de la quebrada San Lázaro: sector de valle
profundo en la parte superior y sector de llanura en la parte inferior

Unidades Geomorfologicas
San Lázaro se origina en la quebrada del mismo nombre, en dirección noreste de la ciudad
de Arequipa, presentando una dirección aproximada, hasta su desembocadura en el río
Chili a la altura del Puente Grau. Desde el punto de vista morfo estructural se diferencian
en la zona, dos dominios principales: los Relieves central en una franja hacia el lado de Alto
Selva Alegre, los Relieves hacia Miraflores.
Altiplanicies:
Se presentan en pequeñas áreas, tienen ligeras elevaciones, de contornos muy irregulares
que están separadas por quebradas profundas a estas capas se dan el nombre de
altiplanicies

Cadena Montañosa
Por las canteras de San Lázaro se pudo apreciar una cadena de cerros con una altura
considerable.
Depresiones
Existen pequeñas depresiones entre los cerros de ambos distritos, donde está ubicado Las
canteras de San Lázaro donde es ahí que se da inicio a la torrentera.
Erosión De La Ladera
En la torrentera observamos registro de erosiones por el cauce del rio. Estos dos distritos
Miraflores con Alto selva alegre están delimitados por la torrentera

RELIEVE
El relieve de la torrentera de San Lázaro es bastante accidentado ya que la torrentera de
san lázaro es la torrentera más profunda de Arequipa, en algunos sectores se cuenta con
farallones naturales totalmente verticales. Su relieve es accidentado por la presencia de un
conjunto de quebradas que se originan en las estribaciones de la cordillera. Estas
quebradas delimitan planos inclinados de regular pendiente, en los cuales se ha ido
asentando la población. La ciudad ha incorporado terrenos circundantes de las quebradas,
que en época de lluvias sirven de colectores naturales, a los que se denomina torrenteras
o “Llocllas”.
La principal razón por la que se formó este tipo de relieve accidentado fue por los procesos
endógenos (sismos, erupción del volcán), procesos exógenos (lluvias, viento) y en parte
también tuvo que ver la acción del ser humano
En parte también tuvo que ver la acción humana

PROCESO EXOGENO
Los procesos exógenos sobre la superficie de la Tierra. En tal sentido, las precipitaciones
pluviales son las de mayor incidencia en la geodinámica del territorio, pues constituyen el
principal factor detonante de los Movimientos en Masa (MM), como los deslizamientos,
derrumbes y caída de rocas; los cuales a su vez afectan la seguridad física de los centros
poblados donde ocurren este tipo de eventos. Además, la
presencia de “El Niño” ocasiona el incremento de la temperatura en la superficie del mar,
provocando lluvias torrenciales con valores que sobrepasan los índices normales de
precipitaciones en la costa; mientras que, en la sierra y en especial en el altiplano, las lluvias
son escazas, presentándose estadios largos de sequias. Históricamente, las condiciones
descritas en la costa centro y norte del territorio peruano son debidas a la presencia de “El
Niño” y a otros factores relacionados con la actividad antrópica.
La geodinámica interna y externa presente en la zona de estudio, es la responsable de
modelar la superficie, creando geoformas que han sido objeto de estudio en capítulos
anteriores. A continuación, se analiza los procesos dinámicos que se desarrollan en la
ciudad de Arequipa, tales como los movimientos en masa y las inundaciones Movimientos
en Masa (MM) Son movimientos que, por efecto de la gravedad, ladera abajo, trasladan
laderas abajo, rocas, detritos o tierras. Estas tablas tienen en cuenta el tipo de movimiento
y el tipo de material. En cuanto al primero, se considera 5 clases: caídas, volcamientos,
deslizamientos, flujos y propagación lateral. Dentro de los materiales se consideran: rocas
y suelos, estos últimos subdivididos en detritos y tierras. El trabajo de campo realizado en
la ciudad de Arequipa y alrededores ha permitido identificar dos tipos de eventos: los
derrumbes (tipo de movimiento) y las inundaciones por torrenteras y sus características
son:
Derrumbes: Son movimientos de tierra que se desarrollan de forma rápida sobre
superficies con pendientes >30º, sea por efecto de la gravedad o por inestabilidad del
material debido a los factores naturales como el clima, topografía, sismos, composición de
suelos, entre otros; demás, de antrópicos por construcción de casas, excavación de
pendiente o laderas, entre otros. La ciudad, se encuentra rodeada por el complejo volcánico
Chachani-Misti-Pichu Pichu. El volcán Misti está ubicado a 13 km de la ciudad y es
considerado como activo; es decir, que se producen sismos de origen volcánico (sismos
híbridos: asociados a la ascendencia de magma), no percibidos por la población, pero que
a través del tiempo desestabilizan los terrenos. Se debe sumar a este factor la actividad
antrópica debido a que la población realiza cortes de talud para fines urbanísticos. En el
extremo Norte de la ciudad, se ha identificado la presencia de un área susceptible a
derrumbes (Figura 32), con una longitud de 400 metros entre el puente Chilina (Chilina)
hasta el inicio de la av. Raúl Haya de la Torre. La composición litológica de estos suelos es
de flujos de barro. Los agentes detonadores para los derrumbes son las precipitaciones
entre los meses de Enero a Marzo, el riego de terrenos y cortes de talud para ampliar
caminos (actividad antrópica).
Vientos
Los vientos corren con intensidad moderada por toda la torrentera desde el rio chili hacia el
volcán Misti, esto ocurre así por la pendiente de la torrentera que va de forma creciente
desde el rio hacia el volcán Misti funcionando a manera de tubo de viento
El asolamiento
EL asoleamiento se da con más intensidad en las mañanas ya que para la tarde la
profundidad de la torrentera no permite el ingreso de luz solar en algunas zonas, generando
en conjunto con la vegetación microclimas en el trayecto de la torrentera
EL asoleamiento se da con más intensidad en las mañanas ya que para la tarde la
profundidad de la torrentera no permite el ingreso de luz solar en algunas zonas, generando
en conjunto con la vegetación microclimas en el trayecto de la torrentera.
PROCESOS ENDÓGENOS
Los procesos endógenos son aquellos formadores del relieve relacionados con los
procesos internos de la tierra, son llamados procesos formadores. Se deben
fundamentalmente a la tectónica de placas y a la actividad volcánica dando lugar a forma
del relieve en los continentes. Los rasgos fisiográficos de la quebrada San lázaro indican
que ha sido modelada por procesos endógenos y exógenos, referidos a los endógenos
básicamente la actividad volcánica, puesto que su inicio se da en el aparato volcánico del
Misti. En el denominado Misti "moderno" conformado por varios tipos de depósitos, los que
han sido reunidos en siete grupos encontramos que: en el GRUPO I: Correspondiente al
estratocono Moderno del Misti, asignado al Pleistoceno superior (Thouret 1999), se dio
Derrames de lava andesítica, (50 m de espesor) ubicados en la Quebrada. San Lázaro. En
el GRUPO VII Su principal característica son las caídas de pómez, conformado por lapilli,
pómez y cenizas, el cual forma un abanico con un área de 20 Km2 (Thouret 1997), dentro
de este grupo se han observado lahares en las riberas de las quebradas Huarangal, San
Lázaro y Pastores.
2.1. UBICACION Y EXTENSION TORRENTERA SAN LAZARO

La quebrada San Lázaro (torrentera San Lázaro según el lenguaje local) se encuentra
ubicada en la margen izquierda del rio Chili, constituye un afluente cuyas nacientes se
encuentra en la vertiente occidental del volcán Misti, a partir de la cual desciende
comprometiendo en parte el área urbana de la ciudad de Arequipa, hasta su
desembocadura en el rio Chili a la altura del Puente Grau.

Políticamente, constituye el límite de los distritos de Miraflores y Alto Selva Alegre, dos de
los 26 distritos de la ciudad de Arequipa.

Geográficamente, de acuerdo con la Carta Topográfica de Arequipa del Instituto Geográfico


Nacional (IGN), el área comprende la torrentera San Lázaro se desarrolla entre los 4,200 y
2,400 m.s.n.m. y dentro de las siguientes coordenadas:

71º 28’ 05’’ a 71º 32’ 20’’ longitud oeste


16º 20’ 50’’ a 16º 23’ 50’’ latitud Sur

El área de influencia tiene una superficie aproximada de 30 km2, la cual es definida por una
longitud de 15 km y 2 km de ancho, entre ambas márgenes.

2.4. CONDICIONES CLIMATICAS

De manera general, la condición climática de la ciudad de Arequipa corresponde en gran


parte a una condición climática desértica caracterizada por altas temperaturas durante el
día y bajas temperaturas durante la noche.

Sin embargo, no obstante lo señalado, es posible distinguir dentro desde ámbito


condiciones microclimáticas con características bien definidas. En este sentido,
considerando la influencia de factores como la elevación de los terrenos y los índices
resultantes del análisis de la interacción de la temperatura y precipitación, calculados a
partir de los valores registrados en las estaciones próximas al área, ha sido posible trazar
con carácter de primera aproximación, los límites de dos pisos o unidades morfoclimáticas
que comprometen el desarrollo de la quebrada San Lázaro (Cuadro 1).
Fotografía 1. Ubicación de la Quebrada San Lázaro, respecto al rio Chili y el volcán Misti

Estos pisos descritos como desértico y de puna respectivamente, están identificados en


toda su extensión, tal como se mencionó anteriormente, dentro de una región
particularmente árida. Los índices hídricos que en suma determinan la aridez de esta zona,
están en relación directa con la altitud y oscilan entre los valores de -60 a -40 durante el
año.
2.4.1. Piso Morfoclimático Desértico

Este piso comprende las partes inferior y media de la quebrada, hasta los 3,250 m.s.n.m
aproximadamente. Sus principales características están dadas por una precipitación
promedio de 120 mm al año y una temperatura media de 13°C a 15°C. Aparte de los
asentamientos agrícolas en áreas vecinas, en esta parte los suelos están naturalmente
desprovistos de vegetación por el desarrollo urbano.

En suma con esta unidad se vincula un clima árido de comportamiento mesotérmico, cuya
evaporación potencial oscila por encima de los 1,500 mm al año. Con pequeña variación
estival de la eficacia térmica inferior a 48%.

2.4.1. Piso Morfoclimático de Puna

Este piso morfoclimático se extiende por encima de los 3,250 m.s.n.m correspondiendo
prácticamente a la parte más alta del frente occidental del volcán Misti.

Sus principales características, están acentuadas por un incremento del promedio de


precipitación a 228.5 mm al año y un descenso de la temperatura donde la media anual se
acerca a los 4°C y 5°C. Al igual que en el caso anterior, sus suelos están desprovistos de
vegetación a excepto de la presencia de musgos y líquenes que se encuentran en las partes
más altas.

En definitiva, con esta unidad se vincula un clima árido de comportamiento microtérmico,


es decir, con una evaporación potencial que varía por debajo de los 1,500 mm al año;
además presenta una pequeña variación de humedad y menos del 48 % de concentración
estival de la eficacia térmica.

2.5. CICLO PLUVIOMETRICO

Las condiciones pluviométricas que comprometen a la quebrada de San Lázaro, son las
mismas que comprometen a la región del frente occidental de la cordillera de los andes las
cuales se caracterizan por ser completamente estacionales. Entre los meses de abril y
noviembre, las precipitaciones son prácticamente nulas, sin embargo el periodo lluvioso se
presenta entre los meses de diciembre y marzo.
FACTORES METEOROLOGICOS PISO DESERTICO PISO DE PUNA
Temperatura media 13° a 15° 4° a 5°
Temperatura máxima y mínima 24° y - 2° 15° a – 10°
Tipo de precipitación Lluvia Lluvia, granizo y Nieve
Precipitación anual promedio 120 mm 228.5 mm
Fuerza promedio del viento 7.5 nudos/h 6 a 4 nudos/h
Nubosidad de verano 6 6.5 a 7.5
Nubosidad de invierno 1 0a1

Durante el periodo lluvioso, el carácter de las lluvias es variado, en algunos años las lluvias
se presentan de una manera prologada, con gran intensidad (torrenciales) y con frecuentes
descargas eléctricas, en cambio en otros años sufren un descenso presentándose lluvias
esporádicas y de baja intensidad. En periodo lluvioso normal la capa de agua escurrida
oscila entre 120 mm y 228 mm

2.5.3. RED DE DRENAJE

Dada la fuerte pendiente sobre la cual se modela la quebrada de San Lázaro, la red
hidrográfica o el área de influencia de esta es bastante pobre. Tiene una forma longitudinal
y está constituida por la confluencia de dos quebradas en sus nacientes y pequeñas
quebraditas de corto recorrido que confluyen en todo su recorrido hasta su desembocadura
en el rio Chili (Fotografía 2).

2.6. GEOLOGIA GENERAL

La estructura geológica que condiciona la formación de la quebrada de San Lázaro, está


constituida por una secuencia de tres unidades litológicas y un relleno sedimentario reciente
constituido por depósitos clásticos semiconsolidados a inconsolidados.

Las unidades litológicas principales están constituidas por lavas andesíticas pertenecientes
al Grupo Barroso, Flujos de lodo o Lahares y tobas retrabajadas del volcánico Sencca. El
material sedimentario reciente que rellena la quebrada, está constituido por depósitos
aluviales, coluviales y conos de escombros recortados por la erosión de las aguas
temporales de la quebrada y depósitos de interfluvio actual que se encuentran en el fondo
dela quebrada.

Conos de escombros

A diferencia de las anteriores unidades litológicas descritas, los conos de escombros están
constituidos son depósitos pequeños que alcanzan una extensión reducida dentro del
conjunto de los depósitos clásticos recientes que rellenan el cauce de la quebrada San
Lázaro.

Estos depósitos se encuentran en lugares puntuales a lo largo del cauce de la quebrada en


el tramo comprendido entre el puente Esperanza y el puente Progreso. Se presentan en
dimensiones relativamente pequeñas y se han formado tanto por condiciones naturales a
manera de derrumbes ocasionados por la verticalidad de los flancos de la quebrada, así
como por la acumulación de desmonte por obra de la actividad humana.

En condiciones naturales, la litología de estos depósitos está constituida por aglomerados


heterogéneos débilmente compactados de bloques, guijarros y gravas englobados en una
matriz arenosa. Los fragmentos son por lo general angulosos, subangulosos y
subredondeados.

En el caso de los formados por la actividad humana, la litología de estos depósitos


escombros es mucho más heterogénea y está constituida por bloques angulosos de
residuos de materiales de construcción provenientes de la destrucción de edificios, así
como grava, arena, arcilla y basura en general tanto de material orgánico como inorgánico.

Estos depósitos, en ambos casos juegan un rol negativo en la seguridad de la quebrada,


en el caso de los escombros naturales, las edificaciones construidas sobre estos depósitos
corren un alto riego de inestabilidad y en el caso de los escombros generados por la
actividad humana, vienen cerrando el cauce de la quebrada, lo cual puede genera embalses
o desvíos de las corrientes de a gua generando erosiones imprevistas.
Fotografía 3. Cauce de la quebrada San Lázaro aguas abajo del puente José olaya.
Obsérvese los depósitos de escombro generados por la actividad humana, los cuales viene
cerrando el cauce de la quebrada, Tierras sueltas resultado de rellenos de escombros por
lado de Miraflores y muro de contención con estrechamiento del cause de la torrentera
producto de la construcción del complejo habitacional lado selva Alegre.

2.6.1. LAVAS ANDESITICAS DEL GRUPO BARROSO

Las lavas andesíticas del Grupo Barroso fueron descritas inicialmente por Mendivil, S.
(1965) en los cuadrángulos geológicos de Maure y Antajave en la región de Tacna.

Estas rocas cuyos orígenes, en la zona de estudio, están relacionadas con la formación del
volcán Misti, constituyen en gran parte el basamento sobre las cuales se ha desarrollado la
quebrada de San Lázaro y todas las otras quebradas que se encuentran en la margen
izquierda del rio Chili, las cuales disectan en gran parte a la ciudad de Arequipa.
Particularmente en la quebrada de San Lázaro, estas rocas se encuentran en la parte
superior de la quebrada, es decir, hacia las estribaciones del volcán Misti. Ya dentro del
área urbana, afloramientos de estas rocas, se pueden observar a la altura del puente
Esperanza (Fotografía 3).

Litológicamente, muestran un color gris a gris oscuro en fractura fresca y coloraciones


externas de color pardo rojizo por meteorización. En algunos casos presentan una textura
afanítica (masiva) y en otros, presentan una textura porfirítica, constituida principalmente
por fenocristales de andesina, biotita y otros minerales máficos, embebidos en una matriz
afanítica.

2.6.2. FLUJOS DE LODO

Los flujos de lodo conocidos también como flujos de barro, fueron descritos inicialmente
descritos como morrenas (Fenner, 1948), posteriormente Jeans, W., (1948) los describió
como corrientes de lodo o flujos de barro a las grandes masas de este material que cubre
gran parte del sector oriental de la ciudad de Arequipa. Finalmente, considerando ciertas
diferencias, algunos investigadores describen a estos materiales de características
similares como Lahares, los cuales se encuentran principalmente vinculados con la
estructura del volcán Misti.
Si bien estos depósitos se encuentran ampliamente distribuidos en la margen izquierda del
rio Chili vinculada con las estribaciones del volcán Misti; en la quebrada de San Lázaro se
encuentran mayormente en la parte superior, muy pocas veces son observables en los
flancos de la parte inferior de la quebrada.

En la parte superior, a los flujos de lodo se les puede observar cubriendo gran parte de las
andesitas del Grupo Barroso a lo largo y hacia los flancos de la quebrada con un grosor
medio de 10 m; en cambio, hacia la parte inferior de la quebrada vinculada principalmente
con la zona urbana se observa a estos depósitos en los flancos como pequeños relictos
ubicados entre los depósitos de tobas retrabajadas y los depósitos de relleno sedimentario
reciente (Fotografía 5).
d Dep. Aluviales

Flujos de lodo

de
Fotografía 5. Obsérvese los flujos de lodo de color amarillento, bastante alterados y
de aspecto terroso ubicados en la margen derecha de la quebrada San Lázaro, aguas
abajo del puente Esperanza. Los flujos de lodo se encuentran cubiertos por
depósitos aluviales de color gris, débilmente consolidados sobre los cuales se
observan las construcciones.

Litológicamente, estos depósitos muestran un color blanco pardo a blanco amarillento y


constituidos por una mezcla irregular de material heterogéneo. Están constituidos
particularmente por fragmentos de escala centimétrica y bloques subangulosos y
subredondeados principalmente de andesitas de escala métrica, los cuales se encuentran
embebidos en una matriz arenoarcillosa de carácter masiva. Por lo general son
regularmente compactos o duros, pero por meteorización se alteran fuertemente a un
aspecto terroso de consistencia deleznable o sumamente blanda, por ende, de débil
capacidad portante (Fotografías 6 y 7).

Atendiendo a sus características granométricas, se puede diferenciar dos niveles de flujos:


un inferior de color marrón claro, constituido por material un tanto homogéneo de clastos
pequeños, subredondeados y englobados en una matriz areno-tobácea; y un nivel superior,
constituido por material más heterogéneo de clastos generalmente gruesos, de diferente
tamaño, subredondeados y englobados en una matriz igualmente areno-tobácea, es una
característica notable en este nivel la presencia de oquedades en la matriz cuyo origen se
debe posiblemente a la erosión eólica.
Fotografía 6. Al igual que en la fotografía anterior, obsérvese los flujos de lodo, bastante
alterados y de aspecto terroso ubicados en la margen izquierda de la quebrada San Lázaro,
aguas abajo del puente Jose Olaya a la altura del local del AA. HH. Malecón Iquique. Los
flujos de lodo constituidos por material arenoso que engloban fragmentos centimétricos
subredondeados y subangulos, se encuentran en la parte basal también cubiertos por
depósitos aluviales débilmente consolidados sobre los cuales se observan la construcción
de viviendas.
Fotografía 7. Obsérvese la heterogeneidad y la irregularidad de la estratificación, la cual
resta estabilidad a la secuencia. Sobre los flujos de lodo bastante alterados de la parte
basal, reposan depósitos clásticos recientes deleznables en diferentes formas de
estratificación.

El origen de estos depósitos se relaciona con avalanchas de lodo formadas por aguas de
deshielo que habrían saturado grandes masas de material volcánico poco o nada
compactadas, estas masas a ganar fluidez y perder estabilidad se habrían deslizado como
corrientes de lodo pendiente abajo perdiendo cada vez velocidad en su recorrido. Por esta
razón, en las parte superiores presentan texturas gruesas a cambio de texturas finas hacia
la parte inferior.

6.2.3. DEPÓSITOS DE TOBAS RETRABAJADAS

Los depósitos de tobas retrabajadas constituyen otro conjunto litológico que junto a los
flujos de lodo conforman mayormente la unidad geomorfológica de Llanura. Estos depósitos
afloran mayormente en los cortes de la parte media e inferior de la quebrada de San Lazaro.
Por lo geenral, se disponen en los flancos del valle en secciones gruesas del orden de los
metros formando perfiles empinados o casi verticales, en algunos casos, forman pequeñas
terrazas cubiertas por depósitos clásticos inconsolidados a semiconsolidados sobre los
cuales se ubican algunas viviendas y en otros, constituyen directamente la base de las
edificaciones (Fotografías 8 y 9).

Fotografía 8. Obsérvese las tobas retrabajadas de color rosado y débilmente consolidadas


en el fondo del valle, las cuales forman una pequeña terraza de regular sección cubierta
por una delgada capa de material clástico reciente inconsolidado y sobre la cual se asientan
algunas viviendas.
Fotografía 8. Afloramiento aguas arriba del puente la amistad. Obsérvese las tobas
retrabajadas de color rosado débilmente consolidadas, constituyendo la base de
sustentación de las edificaciones en franco peligro. Nótese la debilidad del material el cual
por erosión sencilla se viene deslizando o derrumbando de manera avanzada.
Litológicamente, los depósitos de tobas retrabajadas muestran un color rosado a rosado
pardusco y en algunos casos rosado amarillento, se encuentran formando en cierta medida
paquetes sedimentarios masivos débilmente compactos constituidos por fracciones de
arena volcánica que engloba buena cantidad de fragmentos centimétricos, subredondeados
y subangulosos principalmente de piedra pómez y en menor cantidad de fragmentos de
lavas andesíticas. En algunos casos, estas secciones monótonas y de gran grosor (del
orden de los metros) alternan con lentes de lapilli, ceniza volcánica, así como material
clástico débilmente consolidado constituido por aglomerados, gravas y arenas de grano
grueso (Fotografías 9y 10).

Desde el punto de vista genético, el origen de los depósitos de tobas retrabajadas se


relaciona con la alteración o descomposición físico químico de la tobas originales
pertenecientes a la tobas del volcánico Sencca. El material una vez alterado o
descompuesto habría sido arrastrado por flujos de agua en estado de fango hacia las partes
bajas donde alcanzan secciones regulares.
Fotografía 9. Obsérvese la litología de los depósitos de tobas retrabajadas, constituida por
material arenoso de naturaleza volcánica, el cual engloba fragmentos de centimétricos
principalmente de piedra pómez y en menor proporción de lavas andesíticas.

Fotografía 10. Obsérvese las delgadas capas de ceniza volcánica de color amarillento, las
cuales alternan con los depósitos de tobas retrabajadas en la base y depósitos clásticos
recientes débilmente consolidados.
6.2.4. DEPÓSITOS DE RELLENO SEDIMENTARIO RECIENTE

Los depósitos de relleno sedimentario reciente, están constituidos depósitos clásticos


débilmente consolidados y en algunos casos inconsolidados, los cuales han venido
rellenando el cauce de la quebrada San Lázaro a medida que ha ido evolucionando su
formación.

Por la razón antes señalada, estos depósitos se encuentran en los flancos del valle
formando de la estructura de los mismos, así como también se los puede observar formando
parte de terrazas formadas a ambas márgenes de la valle, acumulaciones de talud, conos
de escombros entre otras formas de manifestación, así como también rellenando el fondo
del valle en todo su recorrido por la zona de llanura.

Litológicamente, responden a depósitos aluviales, coluviales y fluviales que reposan bajo


suaves y moderadas pendientes.

a) Depósitos Aluviales

Los depósitos aluviales son los que alcanzan mayor desarrollo dentro del modelamiento del
valle de la quebrada de San Lázaro, afloran mayormente formando parte de los flancos del
valle cubriendo por lo general, o alternando en algunos casos, con los flujos de lodo y los
depósitos de tobas retrabajadas.

Litológicamente, estos depósitos mayormente débilmente consolidados están compuestos


por agregados de diferente granulometría y dimensión, constituidos por cantos rodados,
gravas, arenas de grano grueso, fragmentos de piedra pómez y ceniza volcánica
ligeramente cementados. Los diferentes fragmentos son por lo general de morfología
subangulosa y subredondeada y de escala centimetrica, en algunos casos se presentan
fragmentos angulosos en buena proporción.

Estratigráficamente, estos depósitos se disponen de manera muy irregular, no muestran


un patrón de estratificación definida. Por lo general, se disponen en paquetes gruesos
masivos sin estratificación alguna y rellenando depresiones, en otros casos, se presentan
en capas delgadas subhorizontales alternando con flujos de lodo y tobas retrabajadas
mostrando una aparente seudoestratificación y en otros, se encuentran como cuerpos
independientes formando canales de diferente dimensión y orientados en diferentes
direcciones, así como cuerpos irregulares sin orientación alguna (Fotografías 11, 12, 13,
14 y 15).

El origen de estos depósitos se relaciona con el acarreo de material alterado de antiguos


depósitos preexistentes por aguas de precipitación pluvial desde las partes altas hacia las
partes bajas donde alcanzan mayor desarrollo. Las diferentes morfologías que presentan
en su depósito, denotan periodos de turbulencia del torrente los cuales alternan con
periodos de relativa tranquilidad.

Fotografía 11. Flanco izquierdo de la quebrada san Lázaro inmediatamente aguas abajo
del puente Esperanza. Afloramiento de depósitos aluviales pobremente clasificados de
color gris, sin estratificación definida y débilmente compactados, reposan en discordancia
erosional sobre flujos de lodo fácilmente deleznables.

Fotografía 12. Flanco derecho de la quebrada San Lázaro cerca al puente de la Amistad.
Obsérvese otra forma de emplazamiento de los depósitos aluviales de color gris
englobando bloques de tobas retrabajadas. La garnulometría gruesa mostrando cierta
estratificación indica que han sido depositados por corrientes de alta energía.

Fotografía 13. Cauce de la quebrada San Lázaro aguas arriba del puente de la Amistad.
Obsérvese a los depósitos aluviales de color gris formando terrazas a ambas márgenes de
la quebrada y reposando sobre tobas retrabajadas. En ambas márgenes las edificaciones
viene ganando el cauce de la quebrada.

Fotografía 14. Afloramiento en el flanco derecho de la quebrada San Lázaro entre el puente
de la Amistad y el puente Progreso. Nótese la debilidad de los depósitos aluviales
mostrando avanzados signos de erosión y poniendo en riesgo a las edificaciones.

2.7. SUSCEPTIBILIDAD GEODINAMICA


En el cauce de la quebrada San Lázaro se encuentran a diferentes niveles terrazas de
material semiconsolidado fácilmente deleznable, así como material suelto en el fondo de
cause, generado por las labores antiguas y actuales de canteras (agregados), desmonte y
basurales los cuales constituyen significativos conos de escombros.

De igual manera, a lo largo de los flancos de la quebrada se han construido edificaciones


que en muchos casos han ido ganando el cauce del valle reduciéndose su magnitud en
franco peligro en caso de lluvias excepcionales que podrían generar flujos de detritos que
se desplazarían a lo largo del cauce de la quebrada como el ocurrido el 08/02/2013.

CONCLUSIONE Y RECOMENDACIONES

- ELAVORACION DE UN MAPA DE RIESGO GEOLOGICO DE ESTA ZONA