Está en la página 1de 174

1

El Multimillonario
Virgen
(The Billonaire Virgen)

Ryan Field

2
Este libro fue traducido por el blog BRAD PACK C
para libre lectura solo te pedimos que no cambies nada de él.
Nuestro staff realizo mucho esfuerzo para que puedas leerlo.
Este libro es de contenido homoerótico, es decir tiene
escenas de sexo explícito, si te molesta el tema no lo leas, y si
eres débil de corazón no sería recomendable.
Esperamos que lo disfrutes.

3
Resumen
Luis Fortune pasa sus noches acompañando a ricos caballeros a
fiestas, clubs nocturnos y restaurantes. Y aunque no es oficialmente un
chico de alquiler, porque nunca ha tenido algún contacto físico, se le paga
bien. Llama la atención por su aspecto y su actitud despreocupada. Los
hace sonreír, se ríe de sus bromas y escucha sus aburridas historias. Pero
Luis sólo va a hacer esto temporalmente, hasta que el hombre mayor
adecuado le pida que se establezca. Está buscando alguien en quien se
pueda confiar, y hasta que lo encuentre ni siquiera le dará un nombre al
perro callejero que lo siguió a casa.

Mientras que Luis está buscando dinero y seguridad, se consuela en


la lectura de un blog escrito por una mujer en Francia que nunca ha
conocido, los tesoros y consejos románticos de Elena. Ella adora a los
hombres gay y los romances, y publica fotografías artísticas, cuentos
maravillosos y entrañables mensajes acerca de hombres gay que llevan a
Luis a una sensación de comodidad y seguridad en sus días más oscuros y
más aterradores.

Jase Nicholas tiene cuarenta años de edad, de alto perfil


multimillonario que puede pasar por treintañero. Se ha pasado la primera
mitad de su vida escapando del hecho de que es gay. Y ahora quiere
averiguar qué ha estado perdiéndose todos estos años. Así que le dice a su
familia y amigos que va a peregrinar un par de meses, y luego desaparece
de la vista para poder llegar a buenos términos con su sexualidad y,
finalmente, perder su virginidad gay. Pero en vez de ir de peregrinación,
alquila un pequeño apartamento en Upper West Side de Manhattan.
Cambia su apariencia y se sumerge en un mundo de jóvenes hombres gays.
Y cuando uno de los hombres jóvenes que conoce es Luis Fortune, su vida
nunca será la misma otra vez…

4
Capítulo 1
Cuando Luis se bajó del taxi en la calle 95 con Riverside Drive, el
sol acababa de comenzar a salir. Sacó un billete de veinte dólares de su
chaqueta blanca, se lo entregó al conductor, y echó una rápida mirada a su
rostro en el espejo retrovisor. A pesar de que su barba oscura empezaba a
mostrarse, sus ojos verdes eran todavía amplios y claros y su corto pelo
castaño estaba tan limpio como lo había estado diez horas antes. Si no
hubiera estado llevando un formal esmoquin, habría parecido como si
hubiera tenido ocho horas seguidas de sueño y estuviera de camino a la
oficina. A los veintiún años de edad, podía quedarse sin castigo por estar
fuera toda la noche.

Le dijo al conductor que se quedara con el cambio, y saltó del taxi


con un resorte en su paso y la sonrisa despreocupada en su rostro. Cruzó
corriendo la calle sin mirar a ambos lados e ignoró los bocinazos, como si
los coches que pasaban no fueran más que un inconveniente. Cuando un
coche chirrió junto con un frenazo para evitar atropellarlo, ni siquiera
volvió la cabeza. En el borde del parque, se acercó a un vendedor de
comida que estaba colocando su carretilla para el día. Compró un pretzel 1,
caliente y una pequeña botella de agua pura de primavera de Alaska, su
marca favorita.

Dio un gran mordisco al pretzel y se acercó a un banco de un parque


vacío, con vistas al río. Antes de sentarse, registró para asegurarse que el
asiento estuviera seco. Era uno de esos días cubiertos de rocío por la
mañana a principios de mayo, sin una nube en el cielo o una brisa en el
aire, y no quería una húmeda mancha en su traje de etiqueta. Sospechaba
que para el mediodía, sería lo suficientemente cálido y soleado para llevar
pantalones cortos y una camiseta. Los corredores y la gente que hacían
ejercicio ya habían comenzado a infiltrarse en el parque.

1
Galleta crujiente y salada en forma de rosquilla.

5
Mientras pasaban a Luis en el banco, con sus brazos balanceándose y
sus caras rojas cansadas y sudorosas, Luis sacó su iPhone y abrió su botella
de agua.

Luego cruzó las piernas y cambió su peso a la derecha. Levantó el


teléfono, pulsó una aplicación, y suspiró en voz alta. Cuando su sitio Web
favorito apareció en la pequeña pantalla, sonrió y sostuvo el teléfono más
cerca. Había un mensaje nuevo en su blog favorito, que le ayudaría a pasar
el resto del día. Este blog en particular, para Luis, era como una dosis de
medicamento. Todo lo que tenía que hacer, siempre que se sentía cansado o
desilusionado, era ver el familiar banner en la parte superior de la página
web y su corazón dejaba de correr a toda velocidad.

Tesoros y consejos románticos de Elena era un sitio web creado por


una joven y bella mujer en Francia llamada Elena, que tenía una pasión por
las fotos artísticas de guapos hombres gays. Algunas de las fotos eran
desnudos; otras eran de hombres parcial o completamente vestidos. Pero
todos ellos tenían una cosa en común: un dramático toque, imaginativo, que
no podía ser reproducido en cualquier otro lugar. Ya fuera de época o de
factura nueva, cada foto era única en su especie. Había días en que
publicaba tres o cuatro fotos nuevas, y cada una tenía una corta, pero
inspiradora, entrada en el blog para acompañarla. A veces, incluso
publicaba reseñas sobre libros de homosexuales que había leído, con
portadas de libros poco comunes. Aunque ella era una mujer heterosexual,
todo lo relacionado con el blog estaba orientado hacia los hombres
homosexuales y hacia las personas que amaban y apreciaban las exquisitas
fotos de hombres gay. Luis había estado siguiendo el blog de Elena durante
dos años, y nunca había sido decepcionado por todo lo que había
publicado.

Esta mañana en particular, Elena había publicado una foto de un


hombre joven y guapo en un largo sillón blanco de cuero. Sus musculosos
brazos estaban sobre su cabeza, había una directa, casi tentadora sonrisa en
su rostro, y llevaba sólo un par de sueltos calzoncillos bóxer gris que
parecía como si hubiera estado usándolos por un par de días. Tenía una
barba áspera y serias cejas fruncidas. Sin embargo, sus ojos marrones
oscuros estaban muy abiertos e inocentes, como si no estuviera seguro de
por qué estaba incluso posando de esta manera. Los calzoncillos estaban
amontonados entre sus piernas peludas y la punta de su grueso pene

6
sobresalía de la abertura de la pierna derecha. No estaba erecto, pero la
cabeza de su pene era más grande que la mayoría. Debajo de la foto, había
un agradable pequeño comentario sobre el modelo, explicando dónde había
sido tomada la foto y alguna información básica sobre el fotógrafo.

Luis ajustó su cuerpo y leyó el comentario lentamente así no se


confundiría. La francesa Elena escribía todas sus entradas del blog en un
inglés chapurreado que era tan simpático como sus suaves comentarios.
Algunas frases eran difíciles de entender; tenía una tendencia a utilizar
palabras inglesas en los lugares equivocados, lanzando la estructura de la
oración en una salvaje caída en picado. Pero con cada comentario que
hacía, a pesar de la forma en que estaba escrito, o quizás debido a eso,
hacían del mundo un lugar mucho más agradable para vivir.

Luis no visitaba el sitio web del blog de Elena sólo para ver hombres
desnudos. En realidad, había muy poco en el sitio que le excitara
sexualmente. Estaba ahí por la belleza y la veracidad, y para admirar las
cualidades artísticas que otros sitios de Internet sobre hombres gay no
parecían poder capturar. Incluso el diseño general del sitio de Elena era
diferente de los demás. Su banner era de huevos de petirrojo azul, el color
de la bolsa de la compra de Tiffany. Había rollos de papel pequeñito,
adornados de oro y patrones florentinos que rodeaban el fondo azul, que
creaba un estilo clásico y sofisticado. El nombre del blog estaba acabado en
una escritura de oro, con letras grandes y dispersas que tenían suaves rizos
circulares y giros nervudos. La elegancia moderada y la simplicidad
combinada con un formal y clásico enfoque creaban un sentimiento de
esperanza y estabilidad que Luis no podía encontrar en ningún otro lugar en
su vida.

Leyó el comentario del blog acerca del joven en ropa interior


aumentado tres veces sin levantar la vista de su teléfono ni una vez. Si bien
terminó el pretzel y el agua, se quedó mirando la foto hasta que supo todos
los detalles sobre el modelo y su posición. A veces, incluso Luis dejaba
comentarios en el hilo de discusión del blog, agradeciendo a Elena por
escribir un buen comentario, y ella siempre respondía a todos sus
comentarios al final del día con una nota graciosa de agradecimiento a cada
persona individual.

7
Pero esa mañana no dejó ningún comentario. Se estaba haciendo
tarde. Cuando terminó la lectura, devolvió el teléfono al bolsillo y bostezó.
Luego se levantó, se ajustó la chaqueta, y empezó a caminar de nuevo a
Riverside Drive. Tenía una cita esa misma tarde y quería volver a su
apartamento para dormir unas pocas horas. Eran casi las siete de la mañana.
Si se fuera a casa ahora, podría dormir por lo menos cinco horas.

Unos minutos más tarde, se acercó a la puerta de entrada de su


edificio y buscó en sus bolsillos su llave. Mientras que estaba buscando la
llave, miró a través de la calle y vio a un hombre familiar sentado en un
coche oscuro. Luis se mordió el labio y bajó la cabeza, entonces se acercó a
un lado para poder apoyarse contra la pared. No quería que el hombre del
coche lo viera entrar en el edificio.

Luis vivía en uno de esos viejos edificios de apartamentos, donde


podías entrar por la puerta principal con una llave o presionar el timbre
para que alguien en el interior del edificio pudiera abrir la puerta y te dejara
entrar. Revisó sus bolsillos de la chaqueta, primero y luego los bolsillos del
pantalón, pero no pudo encontrar la maldita llave otra vez. Así que se
encogió de hombros, rodó los ojos y apretó el botón de abajo con el nombre
del casero unas pocas veces.

Las primeras veces que pulsó el botón nada sucedió. Después de


aproximadamente veinte veces, la puerta frontal se desbloqueó y Luis entró
en el vestíbulo. El edificio tenía seis plantas y ningún ascensor. Vivía en el
quinto piso, en una habitación-estudio con una pequeña cocina y un sello
de correos por balcón al lado de una escalera de incendios donde guardaba
algunas hierbas y flores.

Por el momento en que Luis abrió la puerta, el hombre que había


estado sentado en el coche estaba ahora de pie justo detrás de él.

―He estado tratando de llegar hasta ti durante días ―dijo el hombre,


siguiendo a Luis al interior del edificio sin ser formalmente invitado―.
¿Dónde demonios has estado?

Era un hombre corpulento en su mitad de los setenta, con un


retroceso en la línea del pelo, gruesos dedos regordetes, y una nariz chata.
La parte superior de su cabeza gris, se reunía con la parte inferior del pecho
de Luis.

8
―Lo siento, Barney —dijo Luis, llegando a la barandilla―. He
estado muy ocupado. ―Su voz era suave y agradable, y sonreía mientras
hablaba, pero estas confrontaciones llevaban a que su estómago se
anudara.― He tenido la intención de llamarte.

El hombre lo siguió escaleras arriba. ―Yo no soy Barney ―dijo―.


Soy Alvin.

Mientras subían las escaleras, el casero de Luis se inclinó sobre la


barandilla del piso superior y gritó ―¿Dónde está tu llave? Estaba
durmiendo. No me levanto antes de las diez y tú lo sabes. Acabo de darte
una nueva llave la semana pasada. ¿Qué es lo que te pasa? ―Cubrió los
oídos con las palmas de las manos.― Demasiado ruido.

Luis levantó la mirada y se encogió de hombros. Su casero era un


hombre mayor con un fuerte acento que Luis no estaba seguro de dónde
era. Podría haber sido alemán o tal vez holandés. Luis nunca había sido
bueno con los acentos. La gente era gente y odiaba darle etiquetas.

―Lo siento, Sr. Gordon —dijo Luis, golpeando las escaleras con
poco esfuerzo.― Debo haberla dejado en algún lugar insignificante de
nuevo.

Insignificante era una de sus nuevas palabras favoritas de esa


semana. Trataba de utilizarla lo más que podía. La semana anterior había
sido la palabra mundano. Y no tenía idea de cuál sería la siguiente palabra.

―Bueno, será mejor que la encuentres ―dijo el casero, empuñando


ambas manos.― Necesito dormir. Tengo una rutina y no me gusta que me
molesten. —Cuanto más fuerte hablaba, más grueso se volvía su acento.

Luis sonrió y se quitó la corbata de color negro. Después la chaqueta


blanca del esmoquin y se desabrochó su camisa blanca ahí mismo, en el
pasillo, donde tanto el señor Gordon como Alvin pudieron verlo. No sabía
mucho sobre el mundo, pero tenía una cosa segura: la única manera de
calmar a los tipos mayores abajo era empezar a quitarse la ropa. Nunca le
había fallado. Podría llegar lejos con cualquier cosa si mostraba algo de
piel.

9
Mientras que Alvin parpadeaba ante el pecho desnudo de Luis, éste
abrió la puerta de su apartamento y se deslizó en el interior rápidamente.
Nunca cerraba su apartamento. La puerta de entrada al edificio estaba
siempre bloqueada y pensaba que cerrar su puerta con llave era una pérdida
de tiempo. Pero la cerró fuerte para que Alvin no pudiera seguirlo dentro,
luego, hizo clic en el candado, mientras que Alvin se detuvo en el pasillo y
empezó a gritarle de nuevo.

—Creí que te gustaba —dijo Alvin, golpeando la puerta—. He


estado pagando por ti y todos tus amigos durante el último mes. Cenas
aquí, discotecas allá. He gastado una pequeña fortuna en ti y te he tratado
muy bien. ¿Y así es como me tratas? Pensé que teníamos algo juntos… un
futuro.

Luis rodó los ojos y miró hacia arriba en el techo. Este personaje
Alvin sin duda era un hombrecillo persistente. Todo lo que Luis quería
hacer era ir a la cama y conseguir unas pocas horas de sueño. ¿Era esto
mucho pedir?

Así, mientras que Alvin estaba fuera de su puerta desvariando, Luis


se quitó los zapatos y se despojó hasta de sus calzoncillos bóxer blancos.
Por su vida, que nunca había entendido lo que estos chicos mayores
querían. Había dejado en claro a Alvin que su relación nunca sería nada
más que platónica, y él pensó que Alvin había accedido a sus términos. Y
ahora aquí estaba Alvin, golpeando su puerta, esperando más de lo que
Luis podía ofrecer, o estaba dispuesto a ofrecer. La otra cosa que Luis
había aprendido a tener en cuenta con estos chicos mayores, era su
capacidad para robar energía. Podían ser absolutamente agotadores. A
pesar de que pagaban las facturas, lo que recibían a cambio no podía ser
repuesto. Y a Luis no le gustaba entregar su energía a cualquiera.

Cuando Luis se agachó para quitarse los calcetines negros, hubo un


fuerte golpe en la puerta por encima. Sonaba como si el señor Gordon
estuviera mirando hacia abajo desde el último piso y gritando a Alvin.

—Tienes que salir de mi edificio, viejo tonto, y dejar a este buen


muchacho solo. O llamaré a la policía ahora mismo. —Evidentemente, no
se le ocurrió al Sr. Gordon que tenía la misma edad que Alvin.

10
Luis respiró hondo y exhaló. Sabía que Alvin tenía una esposa y una
familia, y no quería involucrarse con la policía. Luis no estaba seguro de lo
que Alvin hacía para ganarse la vida, pero su familia estaba involucrada en
la política y mantenía un perfil muy bajo.

Efectivamente, justo después de que el señor Gordon dijera esto,


Alvin dejó de gritar y golpear la puerta. Hubo un momento de silencio,
luego, Luis escuchó a Alvin caminar de regreso por los pasillos de madera.

Cuando Luis supo que estaba a salvo, abrió la puerta y salió al


pasillo. Cuando miró hacia arriba, el Sr. Gordon todavía estaba inclinado
sobre la barandilla, con un teléfono en la mano y un dedo listo para marcar
rápido el 911. Luis no llevaba nada, sino los calzoncillos blancos bóxer en
ese momento.

Acababa de hacerse la cera por todo su cuerpo el día anterior y había


estado en un salón de bronceado interior, dos días antes de eso. Sus
delicados músculos eran lisos y suaves y bronceados.

El Sr. Gordon señaló a Luis y le dijo: —Necesito mi sueño. Voy a


conseguir una docena de llaves esta tarde y te las daré todas a ti. —Su voz
comenzó en voz alta, pero se hizo más suave cuando se dio cuenta de que
Luis estaba en ropa interior y los pies descalzos.

Luis lo miró y sonrió. Se metió los pulgares en la cintura elástica de


sus calzoncillos blancos tipo boxer y bajó la cintura hasta la mitad de sus
caderas a propósito. Se detuvo justo ante su pene y levantó la vista hacia el
señor Gordon. Sonrió, arqueó la espalda un poco, y dijo: —Probablemente
perderé esas llaves, también. No sirve de nada, señor Gordon. Sólo no soy
bueno con las llaves y con las cosas insignificantes como esas. —Extendió
sus piernas más ampliamente y bajó la parte de atrás de su ropa interior por
lo que la mitad de su firme culo redondo que se vería expuesto. Sonrió y
dijo:— Por favor, no se enoje conmigo, señor Gordon. —Conocía al señor
Gordon también. El viejo tenía un ladrido fuerte, pero cuando veía a Luis
en su ropa interior, o menos, empezaba a ronronear.

—¿Está enojado conmigo, señor Gordon? —Preguntó Luis, en un


tono suave, tímido. A pesar de que no era rubio, había aprendido que
incluso los morenos también podían desempeñar la rutina del estúpido-
rubio y conseguir salirse con la suya cuando estaba en ropa interior.

11
Gordon miraba de reojo el cuerpo casi desnudo de Luis y frunció los
labios. Sus ojos se agrandaron y tenía que ajustar sus lentes para enfocar.
—Es sólo que debes tener más cuidado con tus llaves —dijo—. Los
jóvenes agradables como tú tienen que ser más conscientes en estos días.
Por qué, cualquier cosa podría suceder y no estarías preparado para entrar
en tu propio edificio sin una llave. Me preocupas a veces.

—¿Va a echarme del edificio ahora? —Preguntó Luis, volviéndose a


un lado y bajando la parte trasera de los calzoncillos todo el camino para
que el señor Gordon pudiera ver el culo entero.

El Sr. Gordon apretó la palma de la mano en su garganta y se pasó la


lengua por el labio inferior. —Está bien —dijo, agitando la mano—. Sólo
estaba de mal humor esta mañana. Eres un buen chico.

Luis subió sus calzoncillos y separó las piernas. Se echó hacia atrás y
agarró su pene de una manera casual, inconsciente. Mientras el Sr. Gordon
lo miraba, movió su pene a la izquierda, y luego a la derecha. —Gracias,
Sr. Gordon —dijo, haciendo un mohín. Luego sopló al Sr. Gordon un beso
y regresó a su apartamento para poder dormir un poco.

12
Capítulo 2
Cuando Jase Nicholas salió de la avenida Henry Hudson, las ruedas
traseras de su extensa camioneta subieron a la acera y casi rozó a un
hombre mayor paseando un pequeño perro.

El hombre saltó hacia atrás justo a tiempo. Levantó el puño, lo agitó


en el aire, y gritó palabras que Jase no había usado en privado, y mucho
menos en la vía pública.

Jase aminoró la marcha y bajó la ventanilla para pedir disculpas. No


estaba acostumbrado a manejar tales camionetas grandes, especialmente en
la ciudad. Pero cuando miró hacia atrás y sonrió al hombre, este todavía
estaba maldiciéndole. Así que asintió con la cabeza y saludó, y luego se
encogió de hombros y continuó conduciendo.

A pocas manzanas de distancia, no muy lejos del parque Riverside,


se detuvo en un garaje y metió el coche en el aparcamiento. Cuando apagó
el motor, tomó un aliento profundo y rodó los ojos. Al menos había llegado
ahí de forma segura, sin necesidad de demoler nada ni a nadie. Nunca había
sido el conductor más seguro, y conducir en Manhattan requería más
habilidad de la que tenía.

Antes de bajarse de la camioneta, bajó el visor y miró en el espejo de


tocador. Sus cejas se levantaron y se pasó la palma de la mano por la parte
posterior de su cabeza. Su pelo arenoso había sido aligerado con mechas de
rubio. Su pelo no había estado tan corto desde la escuela secundaria.
Siempre le había mantenido largo y la raya en medio, sin tomar demasiado
tiempo para cuidar su aspecto. Y siempre había usado una completa y
espesa barba. Por un segundo, Jase se preguntó quién era el extraño
afeitado, rubio decolorado que estaba en el espejo. La imagen le devolvía
lo que parecía más de treinta que de cuarenta años y Jase no estaba seguro
de cómo se sentía acerca de esto. En cualquier caso, el extravagante
estilista había estado en lo cierto. Este nuevo corte de pelo corto con una
pequeña y atractiva onda en la parte superior de su cabeza, le había quitado

13
años de encima. Y las mechas rubias le hacían sentirse como una persona
diferente.

Cuando salió de la camioneta, se ajustó la chaqueta de cuero negro y


se alisó sus pantalones vaqueros nuevos. Los pantalones eran ajustados,
con una cintura baja que abrazaba sus estrechas caderas, sólo para mantener
subidas sus piernas y apretados los huevos. La tanga negra que llevaba
debajo de los pantalones vaqueros se mantenía subido hasta la grieta de su
culo. La tanga tenía que funcionar. Podría acostumbrarse a usar pantalones
vaqueros de cintura baja. Con el tiempo, podría aprender a gustarle el
nuevo pelo corto de moda que todos los gays llevaban. Podría incluso
aprender a tolerar conducir su especie de camioneta en Manhattan. Pero
nunca conseguiría acostumbrarse a llevar tanga. Si todo se reducía a una
opción, preferiría no llevar nada de ropa interior en absoluto.

Mientras se inclinaba y quitaba sus maletas del asiento trasero, el


asistente del aparcamiento del garaje se le acercó y le dijo, —¿Necesitas
ayuda, amigo?

Jase sacó dos maletas y un bolso de hombro del asiento de atrás y se


volvió. El asistente del aparcamiento del garaje era un tipo desgarbado en
sus veintitantos años, con la cabeza rapada y una mancha de oscura pelusa
en la parte inferior de la barbilla. Tenía diamantes en ambas orejas y sus
pantalones estaban tan holgados que caían por debajo de su cintura y
exponían la cinturilla de sus calzoncillos estampados.

Jase sonrió. —Estoy bien, gracias.

El encargado del aparcamiento lo miró de arriba abajo. —Sí, lo estás


—dijo, con una ceja levantada y una media sonrisa. Cuando movió su
brazo derecho, un tatuaje de una cruz en su gran bíceps se meneaba arriba y
abajo.

Jase parpadeó y se inclinó hacia adelante. —Perdóname.

—Me gustan tus vaqueros —dijo el encargado—. Son calientes. —


Su voz era profunda y suave. Tenía un ligero acento, no demasiado obvio.

—Ah, bueno —dijo Jase, ajustándose su bolso―, las llaves están en


la camioneta. No estoy seguro cuando voy a estar de vuelta. —Sabía que el

14
chico se acercaba a él, pero no estaba seguro de cómo reaccionar. Por un
momento, echó de menos su larga cabellera desmelenada, con la barba
crecida sin recortar, y sus sueltos, pantalones de algodón arrugados.

El encargado del aparcamiento frunció los labios y se quedó mirando


entre las piernas de Jase. —No te preocupes por nada —dijo—. Cuidaré
bien de ti.

—Ah, bueno, gracias —dijo Jase, volviéndose para salir. Quería salir
de ahí y lejos de este tipo tan rápido como pudiera.

—Si alguna vez necesitas algo —dijo el tipo—, sólo házmelo saber.

Jase levantó el brazo sin darse la vuelta, y saludó. —Lo haré.

Cuando estuvo en la calle y lejos de la entrada del garaje, cerró los


ojos y exhaló. Tenía la sensación de que el encargado del estacionamiento
había estado mirando a su espalda todo el tiempo. A pesar de que se sentía
halagado de que un hombre tan joven estuviera interesado en él, era un
poco molesto por la forma en que el hombre lo había mirado de reojo. Si
esto era una indicación de lo que su vida iba a ser ahora que estaba
viviendo en Manhattan, no estaba seguro de cuánto tiempo duraría ahí.

En el momento en que llegó a los escalones del frente de su nuevo


edificio de apartamentos, era casi mediodía. El sol brillaba sobre sus
hombros y la chaqueta de cuero negra que llevaba puesta se sentía pesada y
limitada. Levantó la vista hacia el edificio y se quedó mirando la altura de
la puerta, y luego forzó su mano en el bolsillo delantero y sacó una llave.

Pero cuando insertó la llave en la cerradura, no se movía. La sacudía


de arriba abajo y atrás y adelante y no pasaba nada. Había pasado años
desde que había estado en uno de esos pequeños edificios de apartamentos
que no tenían porteros. Dudó un momento y luego pulsó un blanco botón

15
situado debajo del centro del buzón de correos un par de veces y esperó. Un
momento después, la puerta de entrada se desbloqueó y cruzó en el
vestíbulo y se quedó mirando las escaleras con su lengua presionada en su
mejilla. Su apartamento estaba en el quinto piso. No había pensado
realmente en caminar arriba y abajo cinco tramos cuando había alquilado el
lugar.

Estaba a mitad de la escalera del quinto piso, cuando se le ocurrió


que no era tan malo como había pensado que sería. Estaba un poco sin
aliento, pero de una manera extraña se sentía eufórico y alentado al mismo
tiempo. Todos esos años de obsesión por montar en bicicleta, correr y
nadar, habían valido la pena. Todos los riesgos físicos que había tomado
con su velero y todas las veces que había hecho lo que todo el mundo le
decía que no podía hacer habían valido la pena después de todo. Cuando
dio el último paso en el quinto piso y miró hacia arriba, sabía que había
tomado la decisión correcta por entrar en este particular edificio.

Había un hombre joven con pelo negro de pie en una puerta


parcialmente abierta. Tenía una máscara morada para dormir empujada
hacia arriba en su frente, sus ojos aún estaban cargados de sueño, y acababa
de terminar de bostezar. Sus labios eran gruesos y redondos y sus delicadas
facciones eran una rara combinación de suaves curvas y puntos fuertes. Por
un momento, Jase se quedó ahí en el último escalón, mirando fijamente el
rostro del joven. En todos los cinco tramos, el latido del corazón de Jase se
había mantenido constante. Pero ahora, por alguna razón, estaba listo para
saltar de su pecho.

Él sonrió. —Siento molestarte. Supongo que me enviaron las llaves


equivocadas. No pude usarlas en la puerta principal. Son probablemente
para la puerta del apartamento. —Colocó la maleta en el rellano y sacó la
llave de su bolsillo para demostrar que estaba diciendo la verdad—. Estoy
en un apartamento alquilado al lado del tuyo.

El muchacho se frotó los ojos y volvió a bostezar. —No te preocupes


por eso —dijo, en una suave y serena voz—. He tenido algunos problemas
con las llaves yo mismo. —Luego sonrió y miró arriba y abajo a Jase con
una expresión en blanco.

16
Jase levantó su maleta y se dirigió a la puerta del chico. —Siento
molestarte de nuevo, —dijo—. Pero tengo que usar el teléfono. —Sacó un
teléfono móvil de su bolsillo trasero y lo levantó. La mitad inferior de su
teléfono abatible colgaba de la parte superior. Lo había pisado
accidentalmente esa mañana tratando de echar gasolina. Hasta esta semana,
había pasado años desde que había echado su propia gasolina. —Rompí el
mío esta mañana y no he tenido la oportunidad de conseguir uno nuevo
todavía. Soy Jase Nicholas. —Era una lástima haber mencionado su
apellido. No estaba seguro de si este chico lo reconocería o no.

El hombre se mantuvo inexpresivo. Cuando escuchó el apellido de


Jase, no hizo más que levantar una ceja. —Soy Luis Fortune —dijo, y abrió
lentamente la puerta y dio un paso a un lado para que Jase pudiera entrar.

Jase no podía pasar por alto lo que este hombre llevaba: sólo una
camisa blanca de un traje de etiqueta. Los bajos de la camisa se detenían en
la parte superior de sus muslos, suaves como la seda, y la parte superior de
la camisa estaba completamente abierta, dejando al descubierto sus
redondos y compactos músculos del pecho.

Cuando Jase entró, miró a su alrededor y se frotó la mandíbula. —


Supongo que eres nuevo aquí también. —Había cajas sin abrir al azar
esparcidas por el suelo, un montón de zapatos cerca de la puerta de la
cocina, y otro montón de ropa al lado de la puerta del dormitorio. No había
muchos muebles. Un sofá francés de dos plazas pequeño con moldura
dorada y estampado en tela de cebra y dos llamativas mesas con espejos
laterales se encontraban en el centro de la sala de estar. En una pequeña
mesa francesa cerca de la ventana, había un pequeño televisor de pantalla
plana y un ordenador portátil.

—Llevo aquí un año —dijo Luis, cerrando la puerta.

—Ya veo —dijo Jase. Lo vio cerrar la puerta. Cuando su brazo se


acercó a empujar la puerta para cerrarla, la parte de atrás de su camisa se
levantó y expuso la parte inferior de su culo. Jase tragó duro y se aclaró la
garganta, tratando de controlar que el bulto en sus pantalones vaqueros de
baja cintura se pusiera más grande de lo que ya estaba.

17
Luis volvió a bostezar y se dirigió hacia el centro de la sala de estar.
Puso sus manos sobre sus caderas y miró hacia atrás y hacia adelante varias
veces. —Sé que dejé el teléfono en algún lugar por aquí. Estuve usándolo
esta mañana en el parque.

Entonces se acercó al sofá de dos plazas y le dijo —Ahora me


acuerdo. —Levantó el cojín de cebra y llegó al iPhone. Cuando se agachó,
la camisa se levantó y expuso la mayor parte del culo.— Lo puse bajo la
almohada para que no me despertara.

—¿Por qué no simplemente apagarlo? —Preguntó Jase, ahí de pie


con las manos en los bolsillos, frunció las cejas, tratando de no mirar a las
piernas desnudas de Luis.

Luis entregó a Jase el teléfono y agitó el brazo. —No estoy seguro de


cómo apagarlo. La última vez que lo hice, no pude volver a encenderlo de
nuevo. No soy muy bueno con las cosas insignificantes, como los teléfonos
y las computadoras. Sólo sé lo suficiente como para usarlas para hacer lo
que necesito que hagan para mí.

Jase tomó el teléfono y dio un paso adelante. Movió su pierna


izquierda primero y escuchó un débil gruñido. Cuando miró hacia el suelo,
el animal de aspecto más extraño que había visto tenía la mirada fija en él.
Supuso que era un perro pequeño; no podía ser un gato. Era completamente
calvo, con excepción de las largas matas de pelo rubio desgreñado en la
cabeza y unas trazas de pelo rubio peludo por encima de sus patas. El
tembloroso animal miraba a Jase, pero Jase no estaba seguro de si era
gruñido o ronroneo.

—Lo siento —dijo Jase, inclinando la cabeza hacia un lado—. No


fue mi intención asustarlo.

Luis sonrió y se agachó para recoger al animal en sus brazos. Luego


le besó en la parte superior de su cabeza. —Es un perro crestado chino. Lo
vi en un callejón una noche y me siguió a casa. El pobre perrito no tiene
nombre. Yo no quería una mascota, pero no me dio mucha elección. No
podía dejarlo afuera en el frío. —Llevó al perro dentro a la cocina y vertió
un poco de comida seca para perros en un pequeño recipiente lavanda.
Cuando puso el cuenco en el suelo para que el perro pudiera comer, miró a
Jase y sonrió. Se encogió de hombros y dijo:— No me pareció bien

18
nombrarlo. No quiero que se apegue a nada ni a nadie hasta que averigüe a
dónde voy y lo que voy a hacer en la vida. No estoy seguro de lo que es
todavía, pero sé cómo se siente. Se siente como los Tesoros y consejos
románticos de Elena.

—¿Es eso un restaurante?

Luis se echó a reír. —No, no es un restaurante. Es un lugar donde


voy cuando me siento solo, impaciente y nostálgico, todo al mismo tiempo.

—Al igual que cuando estás deprimido y ansioso —dijo Jase.


Conocía ese sentimiento bien. Meses después de su cuadragésimo
cumpleaños se despertó en medio de la noche absolutamente aterrorizado
por ninguna razón en concreto. Era como si toda su vida lo hubiera
golpeado justo en la cara. De repente, el hecho de que no iba a vivir para
siempre se convirtió en una realidad que nunca había enfrentado antes. Y
cuando se le ocurrió que estaba en la mitad de su vida y que nunca había
sido completamente honesto consigo mismo, su corazón empezó a correr
tan rápido que casi llama a los para-médicos.

—No es como la depresión —dijo Luis—. Cuando uno está


deprimido, tú sólo comes tanto chocolate como puedes y ves viejas
películas que te hacen llorar. Este sentimiento es más como estar
aterrorizado de algo que no está ahí. Tienes miedo, pero no estás seguro de
por qué y no sabes si la sensación va a desaparecer. ¿Nunca te has sentido
así?

Jase sonrió. —Sí, lo sé. —Se había sentido así muchas veces desde la
noche en que se había dado cuenta que era de mediana edad, y había
decidido cortarse el pelo, comprar ajustados pantalones de cintura baja, y se
trasladó a un quinto piso sin ascensor en Upper West Side para averiguar
quién era.

—Cuando me siento así —dijo Luis, cruzando de nuevo a la


cocina—. Voy a Tesoros románticos y consejos de Elena. Es un blog en
Internet, escrito por esta maravillosa mujer en Francia, que le encanta todo
lo relacionado con los hombres gays. Es un lugar mágico, no es broma.
Cuando estoy ahí, nada malo puede ocurrir, y todos esos sentimientos
horribles desaparecen.

19
Mientras Jase se quedó sujetando el iPhone, Luis se sirvió un vaso de
zumo de naranja y se acercó al sofá francés de dos plazas. Cuando se sentó,
la parte trasera de su camisa blanca se levantó y expuso la mitad de su culo
desnudo. Jase frotó su barbilla y apartó la mirada. Sus pantalones
empezaron a apretar y no quería que Luis pensara que era uno de esos
hombres agresivos mayores que siempre estaban persiguiendo a chicos
jóvenes.

—Si tan sólo pudiera encontrar algo en mi vida que me hiciera sentir
de la misma manera que me siento cuando estoy leyendo el blog de Elena,
le daría a ese perrito un nombre, formaría un hogar y tendría una vida real
—dijo Luis. Tomó un sorbo de zumo y señaló el teléfono en la mano de
Jase.— ¿No tienes que hacer una llamada telefónica? Lo siento. Estoy
hablando demasiado. La gente me dice que tiendo a divagar sobre cualquier
cosa.

Jase sonrió. —Tengo que hacer una llamada. Sólo conduje hasta
aquí desde Palm Beach y prometí a alguien que llamaría la tarde del
viernes. Creo que es viernes. He estado conduciendo tanto que perdí la
pista.

—Oh, no, lo hice otra vez —gritó Luis, y saltó del sofá de dos
plazas. Apretó la palma de la mano en su pecho con una mano y se quitó la
máscara de dormir de su cabeza con la otra.— Hoy es viernes. Tengo una
cita importante todos los viernes. —Corrió a la habitación y abrió la puerta
del baño con tanta fuerza que golpeó contra la pared.

Jase comenzó a marcar el teléfono, pero se detuvo porque el hombre


seguía hablando. Nunca había conocido a nadie que pudiera hablar tanto
sin parar durante una pausa.

—Odio los viernes ―dijo Luis. Estaba en el baño y Jase no podía


verlo.

Jase se levantó y entró en el dormitorio. —¿Por qué odias los


viernes?

—El viernes siempre me golpea en la cara sin previo aviso. Un día es


lunes, y lo siguiente que sabes es que se siente como una semana con
cuatro jueves.

20
Jase puso el teléfono sobre una mesa y se quedó con las manos en los
bolsillos. No quería entrometerse, pero no podía marcharse tampoco. A
pesar de que no estaban hablando de cualquier cosa importante, esta era
una de las conversaciones más interesantes que jamás había tenido. —¿Una
semana con cuatro jueves?

—Hay un viejo cliché francés: en una semana con cuatro jueves —


dijo Luis, todavía gritando desde el cuarto de baño—. Significa lo mismo
que “cuando el infierno se congele.” Lo leí una vez en el blog de Elena. Y
para mí, después del lunes, todos los días parecen como jueves. Entonces,
antes de saberlo, el viernes viene y ya es hora del fin de semana.

Jase se frotó la mandíbula. —Supongo que tiene sentido. —


Realmente no lo tenía. Pero estaba disfrutando demasiado con este hombre
adorable, divertido, joven por así decirlo.

—¿Serías un amor si miraras en el armario por un par de zapatos


marrones de Prada? Tengo que reponerme rápido. Tengo un aspecto
horrible. Y Derrick simplemente odia cuando no estoy a tiempo para estas
demostraciones.

Jase vaciló un momento. Luis no parecía preocupado acerca de dar


permiso a un total desconocido para observar el interior de su armario.
Luego se encogió de hombros, abrió la puerta del armario, y miró hacia
abajo. Debía de haber más de un centenar de pares de zapatos que recubrían
la parte inferior del armario. Y la mayoría de ellos eran de color negro o
marrón. No estaba seguro de lo que parecían unos zapatos de Prada, por lo
que agarró un par de mocasines marrones con puntera cuadrada y plana y
los colocó en un banco a los pies de la cama.

Cuando Luis salió del cuarto de baño, todavía con la camisa blanca
de etiqueta, miró abajo a los zapatos y frunció el ceño. —Esos no, tonto.
Yo nunca los llevaría a una muestra de bienes inmuebles. —Fue al armario,
sacó algo de ropa, y se agachó por otro par de zapatos que no se veían muy
diferentes del par que Jase había elegido.

Pero Luis no se vistió delante de Jase. Regresó al cuarto de baño y


cerró la puerta. Y no dejaba de hablar. Mientras se vestía, le dijo a Jase que
se iba a reunir con un tipo llamado Derrick, un hombre mayor que
trabajaba en el sector inmobiliario que se reunían todos los viernes por la

21
tarde. Dijo que miraban los anuncios inmobiliarios, y Derrick se lo llevaba
para un almuerzo después. También dejó claro que esto no era una cita, tan
solo dos amigos que se juntaban.

Mientras que Luis divagaba, Jase se sentó en el borde de la cama


doble deshecha y miró alrededor. Aunque la habitación tenía más muebles
que la sala de estar, estaba tan revuelta como desorganizada. Pero no estaba
sucia. Las sábanas blancas de la cama estaban impecables, los pisos de
madera brillaban, y las cimas de las mesas no tenían una mota de polvo.
Había un débil olor de algo picante. En un rincón escondido no muy lejos
de la ventana, Jase notó una pequeña luz. Se levantó y caminó hacia la
ventana. En una mesa redonda de pedestal, se encontró con una vela
perfumada encendida en un plato de cristal redondo. Levantó una ceja y
apagó la vela, Se preguntaba si Luis la hubiera apagado antes de irse a su
cita con este hombre mayor llamado Derrick. Algo así podría quemar el
edificio entero.

Pero cuando abrió la puerta del baño y Luis estaba completamente


vestido, Jase se olvidó de todo sobre la vela encendida. Sus labios se
abrieron y sus manos cayeron a los costados. Nunca había visto una
transformación tan dramática.

—¿Me veo bien?, —preguntó Luis. Se apoyó en el marco de la


puerta y sonrió. Todos y cada uno de sus pelos en su lugar, su rostro era
suave y estaba afeitado, y sus ojos eran brillantes.

—Te ves muy bien —dijo Jase. Luis llevaba un traje de color crema
y zapatos marrones. Su camisa azul claro y no llevaba corbata. Jase nunca
había visto un hombre más atractivo. Y nunca había visto a nadie vestirse
tan rápido y acabar pareciendo tan bueno.

Luis corrió a la habitación y dijo: —Sólo tengo una cosa más. —


Entonces sacó un par de calcetines deportivos blancos de la cesta de ropa
sucia, los metió en un maletín de cuero marrón, y volvió a la sala de estar.

Jase le siguió. —¿Para qué son los calcetines?

Luis puso su teléfono en el bolsillo y besó al perrito como despedida.


—No conseguiré mis quinientos dólares de esta tarde si no doy a Derrick
mis calcetines usados. ¿Serías tan amable de pasear al perrito en una hora?

22
Siempre dejo la puerta abierta. Su correa está en algún lugar de la cocina.
Lo haría yo mismo, pero ya llego tarde. Voy a devolverte el favor.

—No te preocupes por eso —dijo Jase—. No me importa caminar


con él. —No tenía nada mejor que hacer aquella tarde de todos modos.

Cuando estaban en el pasillo, caminó a la puerta del frente, Jase se


frotó la mandíbula y le preguntó —¿Por qué alguien te pagaría quinientos
dólares por un par de sucios calcetines de color blanco?

Luis se rió y abrió la puerta principal. —No son sólo viejos


calcetines blancos —dijo—. Tengo que usarlos un día antes de que se los
dé a Derrick. Le encanta el hecho de que los haya usado. —Se encogió de
hombros y se acercó a la acera.— Derrick es aficionado a mis sudorosos
calcetines usados. Yo no le hago preguntas. Sólo lo hace feliz, eso es todo.

—¿Es aficionado a los calcetines usados sudorosos?

—Todo es perfectamente inofensivo —dijo Luis—. Y no hay


absolutamente nada de sexo entre nosotros. Sólo le gusta estar conmigo y
sólo le encantan mis calcetines sucios. Ve tú a saber.

Jase corrió a la calle para parar un taxi para Luis. Por alguna razón,
tal vez porque Luis parecía tan indefenso, parecía normal tomar el control y
hacer cosas como esta para él.

Después de que tres taxis pasaron, Luis finalmente caminó a la calle


él mismo. Dio un paso fuera de la acera, levantó su brazo derecho, y el
primer conductor del taxi que venía por la calle se detuvo para él.

Pero cuando Jase se agachó para abrir la puerta de atrás para Luis, un
joven alto, con el pelo de color marrón rojizo y pecas se bajó de la cabina y
puso sus brazos alrededor de los hombros de Jase.

—Estoy tan contento de que finalmente llegaras —dijo el joven.


Besó a Jase en la mejilla y le frotó la nuca.

La cara de Jase se sintió sonrojar y no sabía dónde poner las manos.


El hombre que lo abrazaba era el mismo hombre que había dispuesto todo
lo necesario para su traslado a New York. Hizo el trabajo de diseño interior
tanto en New York como en Palm Beach. Su nombre era Sherman Liss, y

23
Jase lo había conocido en una fiesta en Palm Beach hace un año. Aunque a
Sherman le encantaba coquetear con Jase, y estaba siempre tratando de
entrar en los pantalones de Jase, su relación nunca había ido más allá de la
etapa platónica. Jase nunca había estado con un hombre en su vida, y
Sherman no iba a ser su primera vez. Habría sido demasiado cliché, por no
mencionar el hecho de que probablemente habría arruinado su amistad.

Mientras Sherman estaba a la espalda de Luis, Luis sonrió y tocó el


brazo de Jase. —¿Te importa si tomo este taxi? Llego tarde y no quiero que
Derrick se llegue a cabrear. A él le gusta su rutina.

Sherman ignoró a Luis. Pasó la palma de la mano por la mejilla de


Jase y dijo —Te ves maravilloso. Lo siento, no estaba aquí para darte la
bienvenida. ¿Cómo demonios te metiste dentro sin la llave de la puerta
principal? Cuando me di cuenta de que no te la había dado, corrí hasta aquí
tan rápido como pude.

Jase dio un paso atrás e hizo un gesto a Luis. —El señor Fortune fue
lo suficientemente bueno para dejarme entrar en el edificio —dijo. Luego
hizo un gesto a Sherman y dijo—, Luis Fortune, este es Sherman Liss, mi
decorador. —Cuando dijo la palabra decorador, su voz sonaba atrancada y
desconectada.

Luis sacudió la mano de Sherman rápidamente y se alejó de ellos. —


Es un placer conocerte, pero tengo que correr. —Le dijo al taxista a dónde
iba, y luego se volvió:― No olvidarás el perro, ¿verdad?

Jase sonrió y asintió con la cabeza. —No lo voy a olvidar.

Cuando el taxi se alejó y Sherman empezó a hablar de todas las ideas


que tenía para el nuevo apartamento de Jase, este apretó los labios y tomó
un rápido respiro. No le preocupaba la decoración de su apartamento. No
estaba seguro de cuánto tiempo iba a estar ahí. Sólo se había dejado caer
temporalmente de su vida real, para averiguar quién era y qué quería. Y la
única imagen en su mente en ese momento era la de Luis Fortune en la
puerta del baño, llevando el traje de color crema y una enorme sonrisa.

24
Capítulo 3
Después de que Luis pasó toda la tarde del viernes mirando bienes
inmobiliarios con su viejo amigo, Derrick, fueron a un almuerzo tardío en
un pequeño restaurante/bar gay en Hell´s Kitchen. Luis sonreía y bajaba
los párpados durante toda la tarde. Pidió una ensalada pequeña y no se
molestó en terminarla. Comer a esa hora en la tarde, mató su apetito para la
cena, y hablar de bienes raíces durante más de cinco minutos, le hacía
bostezar. Sin embargo, fingió estar impresionado con los últimos listados
de bienes inmuebles de Derrick sin decir más que un par de frases cada vez
que hablaba. Mantuvo su voz baja y entrecortada, permitiendo que Derrick
controlara la conversación. Había aprendido pronto que los hombres ricos y
poderosos como Derrick tenían enormes egos que necesitaban constantes
caricias. Aunque Derrick no estaba casado, la mayoría de estos hombres
estaban casados y tenían familias. Sus esposas se habían vuelto aburridas y
habían dejado de escucharlos divagar años antes, Luis sabía por qué. Así
que cuanto más golpeaba el ego de Derrick, más lo compensaba cada vez.

Todo esto no tenía nada que ver con el sexo. Luis siempre dejaba
claro que él no era un niño alquilado y no estaba interesado en relaciones
sexuales con estos hombres. Saldría con ellos, coquetearía y usaría ropa
provocativa, y a veces incluso les daba un poco de provocación
permitiéndoles verlo en ropa interior, las menos veces. Sin embargo,
trazaba la línea cuando se trataba de relaciones físicas. Si había un beso,
siempre era en la mejilla. Si había charla atrevida, era fantasiosa y discreta.
Los hombres a los que Luis ofrecía sus servicios, le pagaban por su tiempo,
su buena apariencia, y su personalidad. No su cuerpo. Esta era, en opinión
de Luis, la diferencia entre una real prostituta y un acompañante
profesional en busca de un marido rico.

A los hombres que él acompañaba no parecía importarles estas


restricciones. La mayoría tenían más de setenta años de edad y estaban más
allá del sexo. Algunos ni siquiera tenían ya próstata. Un dulce caballero
usaba un andador, casi todos ellos tenían pegatinas de aparcamiento para
discapacitados. Estaban más interesados en que los vieran con un joven

25
atractivo, compartiendo su compañía, y ser capaces de impresionar a los
demás con su chico juguete. Para la mayoría, quedaban pocas personas a
las que en realidad pudieran impresionar, y Luis llenaba el vacío en sus
vidas fingiendo estar genuinamente interesado en lo que tenían que decir. Y
el hecho de que era muy atractivo y sabía exactamente qué decir, lo hacía
más deseable. Si hubiera cualquier inusual perversión o capricho
involucrado, como vender sus sudorosos calcetines o ropa interior usada,
eran tan inofensivos como ir a la iglesia el Domingo de Pascua.

Sin embargo, de vez en cuando Luis cometía algún que otro error de
juicio involuntario y tenía que deshacerse de alguno de esos hombres
mayores. A pesar de que les explicó su norma de no-sexo desde el principio
con claridad, siempre había unos cuantos viejos demasiado agresivos que
no le prestaban atención. Eso es lo que sucedió este viernes por la noche
después de su almuerzo con Derrick.

Después de una tarde predecible, Derrick llevó a Luis de nuevo al


frente de su edificio y lo dejó en la acera. Luis le entregó a Derrick sus
calcetines sudorosos usados, besó a Derrick en la mejilla, y le dijo que
volvería a verlo el viernes siguiente. Derrick sacó cinco billetes de cien
dólares de su bolsillo y se los entregó a Luis, entonces esperó en la acera
hasta que Luis se encontrara a salvo dentro del edificio. No se apartó hasta
que la puerta principal estaba abierta a medias y Luis se despidió desde el
vestíbulo. Luis había hecho un esfuerzo consciente para recordar la llave de
la puerta frontal ese día así no molestaría al señor Gordon.

Después de eso, Luis dio de comer al pequeño perro, lo llevó a dar


un rápido paseo, y tomó una siesta. Cuando se despertó, se puso una camisa
blanca y un traje negro y salió al encuentro de uno de sus nuevos clientes
en un pequeño restaurante en el pueblo, un hombre llamado Peter Donovan.
Peter tenía más de ochenta años y era sólo la segunda vez que se
encontraban. La primera vez que se conocieron fue sólo para disfrutar de
cócteles para que Luis pudiera comprobarlo. Peter era un abogado retirado
que había perdido a su antigua pareja de vida dos años antes.

En un primer momento, las cosas fueron bien. Tuvieron una cena


tranquila y agradable y Luis escuchó al viejo hablar de su pareja fallecida.
Hizo sonreír a Luis pensar en dos hombres durando más de cincuenta años
juntos. Las parejas homosexuales en el círculo de Luis no duraban más que

26
unos pocos meses. El viejo habló acerca de su compañero fallecido con un
brillo en sus ojos. En un momento, Luis de hecho dejó de comer, se inclinó
hacia adelante apoyándose en los codos, y descansó la barbilla en la palma
de su mano para escuchar.

Después de la cena, fueron a una fiesta privada en Chelsea. Llegaron


a las once y la fiesta parecía insulsa al principio. Pero a las dos de la
mañana, los chicos más jóvenes en la fiesta comenzaron a quitarse la ropa
mientras que los chicos mayores se sentaban en el banquillo viéndolos.
Cuanto más mayores eran los chicos, más borrachos estaban. Abucheaban
y daban alaridos, pidiendo a los chicos más jóvenes que se quedaran sin
nada. Arrojaban billetes de dólar en el suelo y lamían sus labios, cuando los
chicos jóvenes desnudos se agachaban para recoger los billetes. Fue
entonces cuando Peter Donovan trató de poner la mano en la parte trasera
de los pantalones de Luis. Le dio una palmadita al culo de Luis y le pidió a
Luis que se quitara toda la ropa, también.

Luis dio un paso atrás y sonrió. No quería hacer una escena. Él le


dijo a Peter que quería ir a casa. Dijo que estaba cansado y que había tenido
un largo día. Cuando Peter intentó cambiar de tema y hablarle de quitarse
la ropa, ofreciéndole más dinero, Luis insistió en que era el momento de
abandonar la fiesta. Y cuando finalmente, Luis amenazó con dejarlo solo,
Peter lo siguió por la puerta y bajó a la calle.

El conductor de Peter trajo a Luis de regreso a su apartamento, y


Peter no mencionó nada acerca de lo que había sucedido. No hizo ninguna
insinuación sexual y se mantuvo en el perfecto caballero. Por un momento,
Luis pensaba que todo había vuelto a la normalidad. Sin embargo, cuando
se detuvieron en el frente de su edificio y estacionaron, Peter se acercó,
puso su mano entre las piernas de Luis, y trató de besarlo en los labios.

Mientras su lengua colgaba de su boca, Luis lo empujó hacia atrás y


saltó del coche. Fue una buena cosa que Luis se hubiera acordado de traer
su llave de la puerta delantera esa noche. Si hubiera tenido al propietario
para que lo dejara entrar en el edificio, no se sabía lo que habría pasado.
Sin embargo, a pesar de que Luis abrió la puerta rápidamente, Peter estaba
justo detrás de él. Siguió a Luis al vestíbulo, pidiéndole pasar la noche con
él. Lo siguió arriba hasta cinco tramos de escaleras, elogiando a Luis sobre
que tenía el mejor cuerpo que jamás había visto.

27
En el momento en que Luis llegó a su piso, el buen viejo Peter estaba
en el escalón más alto ganando velocidad. Luis se metió dentro, justo a
tiempo. Cuando cerró la puerta, dejó a Peter en el pasillo golpeando con
ambos puños, pidiendo a Luis que lo dejara entrar. Suplicó y prometió a
Luis que no se arrepentiría de eso. Le dijo a Luis que tenía una reputación
en la ciudad por dar las mejores mamadas en New York. Él dijo que todo lo
que Luis tenía que hacer era estar ahí, bajar la cremallera, y cerrar los ojos.

Luis se apoyó en la puerta y exhaló. Estaba sin aliento por correr por
las escaleras y sólo tenía veintiún años de edad. Cuando pensó en la energía
que debía de haber tomado un hombre de más de ochenta para correr arriba
hasta las escaleras detrás de él, rodó los ojos y miró hacia el techo.

Peter siguió golpeando su puerta, rogándole que la abriera y lo dejara


entrar. A continuación, el Sr. Gordon, el propietario, abrió la puerta de su
apartamento en el piso de arriba para ver lo que estaba sucediendo.

—Estoy tratando de dormir —dijo el Sr. Gordon, con su quebrado


acento—. Si no sale de aquí ahora mismo voy a llamar a la policía. Deja al
buen chico solo, viejo tonto.

Luis se sentía un poco débil en ese momento. No le gustaba la


confrontación de ningún tipo, especialmente cuando sus intenciones habían
sido buenas. No tuvo que esperar para escuchar la forma en que terminó
con el viejo el Sr. Gordon. Cruzó su dormitorio, se quitó toda su ropa, y se
puso una corta bata de baño de color blanco. Después de eso, tomó su
pequeño perro y salió por la escalera de incendios.

Colocó al pequeño perro en el interior de una ancha maceta de


palmera. El perro orinó en el tronco, a continuación, Luis lo llevó por la
escalera de incendios a la ventana de la habitación de su nuevo vecino.
Había algo en torno a Jase que le hacía sentirse seguro; tenía la esperanza
de que Jase estuviera despierto para hablar. Al menos, Jase podría dejar que
se quedara ahí hasta que la conmoción en su propio apartamento cediera.

Había cortinas de blanco puro en la ventana del dormitorio. Estaban


parcialmente abiertas y Luis pudo ver el interior de la habitación de Jase.
Jase estaba en su cama durmiendo, en su espalda y desnudo desde la
cintura hasta arriba. Luis no quería despertarlo, pero no quería sentarse en
la escalera de incendios toda la noche tampoco. Cuando estaba a punto de

28
llamar a la ventana, vio una sombra sobre la cama de Jase. Luis se sacudió
a la derecha rápido para no ser visto. El chico pelirrojo que Luis había
conocido al salir del taxi antes, ese mismo día entró en el dormitorio y se
puso sobre la cama de Jase. Luis ya había olvidado el nombre del tipo, era
insignificante. No era mal parecido si no fuera por ese pelo de color rojo y
esa piel moteada de color rosa. Pero definitivamente no era del tipo de
Luis. Luis apretó los labios y miró lo que estaba sucediendo. Cuando el
chico pelirrojo se inclinó sobre la cama y besó la mejilla de Jase, Jase rodó
sobre su costado y ajustó las mantas sin abrir los ojos.

Entonces, el chico pelirrojo le dio unas palmaditas en el hombro a


Jase, colocó un poco de dinero en la mesita de noche, y salió de la
habitación. Desde donde Luis estaba mirando, no veía al chico pelirrojo
abrir la puerta del frente y dejar el apartamento. Luis esperó unos minutos.
Cuando supo que estaba a salvo, llamó a la ventana del dormitorio de Jase
y la levantó.

El ruido de la ventana causó que Jase se sentara en la cama. Bostezó


y se frotó los ojos. Cuando vio a Luis mirando a través de las cortinas
blancas transparentes, miró por la habitación con las cejas fruncidas.
Entonces levantó su brazo y le dijo: —Espera, ah… —No dejaba de mirar
hacia atrás y hacia adelante, como si estuviera aterrorizado de que el
hombre pelirrojo viera a Luis colarse en su habitación. Se había asustado lo
suficiente como para olvidar el nombre de Luis.

Luis sonrió y dijo: —Luis Fortune. No te preocupes. Se ha ido. Lo vi


salir.

Jase respiró hondo y se sentó en la cama. Se ajustó las almohadas,


subió las mantas hasta por encima de su cintura, y le dijo: —Esto es un
poco peculiar.

—No te preocupes —dijo Luis—. Esperé hasta que tu amigo se fue.


Tiene un horario muy largo para un diseñador de interiores. Pero eso no es
asunto mío. —Levantó su perro y sonrió.— Tengo este pequeño problema.
Hay un tipo abajo y se niega a marcharse. Le dije que sólo éramos amigos,
pero parece que quiere algo más que amistad, si sabes a qué me refiero. Y
él es un hombre viejo persistente, también. Me persiguió hasta cinco tramos
de escaleras y ahora está tratando de echar la puerta abajo.

29
Mientras Jase se frotaba el mentón, un fuerte golpe venía desde el
apartamento de Luis. Sonaba como si la puerta hubiera sido derribada, y
algo de vidrio se hubiera destrozado. Así que Luis metió su piernas a través
de la ventana abierta y entró en el dormitorio de Jase sin ser invitado. Puso
el perro abajo y se ajustó la bata de baño. Era tan corta que cuando había
subido a través de la ventana, la parte de atrás se había alzado y expuso la
mitad de su culo.

—Si quieres que nos vayamos, lo haremos. Pero no se sabe lo que el


viejo podría hacer, así que tendremos que esperar en la escalera de
incendios hasta que se haya ido. Y hace tanto frío allí. —Apretó la bata de
baño y se puso el dobladillo. Si hubiera sido sólo una pulgada más corta,
sus genitales se habrían mostrado.— Le dije que sólo éramos amigos y
nada más. Pero tenía demasiadas ginebras esta noche y se ha vuelto
imposible. Me dijo que era conocido en toda la ciudad por dar las mejores
mamadas en New York. Sólo que yo no estoy interesado en ese tipo de
cosas. Preferiría tener la peor mamada en New York de otra persona que la
mejor de él.

Jase se sentó en la cama y frunció el ceño. —Bueno, si este hombre


es conocido por toda la ciudad por dar las mejores mamadas, nunca he oído
hablar de él. —Se ajustó las almohadas para sentirse más cómodo, a
continuación, se encogió de hombros y le preguntó:— ¿Has visto alguna
lista interesante de bienes inmuebles esta tarde con tu otro amigo?

La profunda voz de Jase y su tono tranquilizador hizo sonreír a Luis.


A pesar de que Jase no sonreía, y sus ojos estaban todavía cargados de
sueño, en silencio dio la bienvenida a Luis a su casa y él no tenía que hacer
eso.

Luis se volvió a encoger de hombros. —Cuando has visto un


apartamento vacío en New York, has visto todos, confía en mí. Los he visto
todos. —Su voz se apagó al final de la frase con un agotado suspiro.

Jase vio cómo el perrito dio un salto en la cama y se acurrucó junto a


sus pies. Él señaló al perro y le dijo: —Supongo que no va a perder el
sueño esta noche.

30
—Parece que le gustas —dijo Luis—. No le gusta todo el mundo al
principio. Es por lo general distante. —Luis no había utilizado la palabra
distante por un tiempo. Pero era una de sus favoritas.

Había algo en el sonido y la forma de la palabra que brotaba de sus


labios que le hizo sonreír.

El perro levantó la cabeza, dio un vistazo a Jase, y bostezó.

Jase entrelazó los dedos en su regazo y le dio al perro una sonrisa


sarcástica. —Desde luego, siéntete como en casa, amigo.

Luis se sentó en un sillón blanco. Era una de esas cosas adornadas


con ribetes dorados y las patas talladas que se asemejaban a los cisnes. La
habitación entera parecía estar diseñada con un tema de cisne. Cuando se
estiró, dejó que la bata de baño cayera de la pierna derecha con el propósito
de ver si Jase reaccionaría. A pesar de que sus genitales permanecieron
cubiertos, era evidente que no llevaba nada por debajo de la túnica.

—Eres un buen tipo. Me recuerdas a mi tío favorito de casa. En


realidad, es mi único tío. Es la única familia que me queda ahora.

Jase frunció el ceño y echó la cabeza hacia un lado. —¿Tío?


¿Cuántos años crees que tengo?

—Ah, bueno. No quise decirlo de esa manera. No eres viejo, desde


luego. Confía en mí, conozco a los hombres de edad. En realidad, tú eres
uno de esos tipos que siempre parecen sin edad. ¿Sabes lo que quiero
decir?

Jase se encogió de hombros, abrió los brazos ampliamente, y movió


la cabeza hacia atrás y hacia adelante.

—Algunos hombres nunca parecen envejecer —aclaró Luis—.


Cuando llegan a treinta, se quedan así hasta que se convierten en hombres
viejos.

Jase sonrió. —Bien, gracias. Creo.

31
Luis miró alrededor de la habitación. El diseño interior no estaba
terminado aún, pero lo que estaba terminado parecía caro y planeado
cuidadosamente. Aunque los colores neutros cargados no eran de su gusto
personal, le gustaba la mezcla de moderno y clásico. Y los cisnes eran
interesantes. Había impresiones de cisnes sobre la cama, tallas de cisne en
los muebles, y un cisne de porcelana grande en la repisa de la chimenea.
Luis tenía curiosidad sobre el hombre pelirrojo, también. Se preguntaba si
era uno de los muchachos de alto precio de alquiler de Jase que había
estado oyendo hablar desde que se había mudado a New York.

Así que se inclinó hacia adelante y levantó un pequeño estuche de


terciopelo de una mesa al lado del sillón de salón.

Él lo miró y dijo: —¿Está tu diseñador arriba o abajo? Me pareció


uno de los de abajo, pero nunca se puede decir estas cosas de un solo
vistazo. —Luego señaló el dinero en la mesilla de noche Jase y le dijo: —
De cualquier manera, estoy seguro de que eres bueno en lo que haces. Eso
parece una gran cantidad de dinero.

—Espera —dijo Jase, sentándose más arriba. Apretó fuerte el borde


de la sábana—. Si estás insinuando que estoy durmiendo con mi diseñador
por dinero, podría ser el momento para que salgas. —Señaló a la
ventana.— Puedes salir de la misma manera que entraste.

Luis se levantó del sillón y corrió hacia la cama. Se arrodilló junto a


Jase y dijo: —Lo siento. No quise decir nada. No te enojes conmigo. He
tenido suficiente de personas que se enojan conmigo por una noche. No
creo que pueda aguantar más. Sólo estaba tratando de ver si los dos están
juntos. No pensé que tú estuvieras, pero tenía curiosidad. Parece muy
enamorado de ti.

—Es sólo un buen amigo —dijo Jase—. Me ha ayudado con mi


traslado a New York, y ha estado ahí para mí en algunos momentos
difíciles, es todo. —Cruzó los brazos sobre el pecho y frunció el ceño, sin
ofrecer una explicación viable sobre el dinero en efectivo en su mesita de
noche.

32
—No tienes que explicarme —dijo Luis—. No es asunto mío. No
debería haber preguntado. Por favor, no te enojes. No quiero volver a mi
apartamento todavía, y sólo estamos llegando a ser buenos amigos. No
empecemos con el pie equivocado. Me gustas mucho.

—Dame mi bata de baño. —Sonaba más como un impaciente


gruñido que como una solicitud.— Voy a preparar un par de copas.

Luis se levantó y apretó su bata. —Absolutamente no —dijo—.


Quédate dónde estás y te prepararé una bebida. Voy a pasar, sin embargo.
Yo no soy mucho de beber. Pero tú has estado conduciendo durante varios
días y deberías estar durmiendo ahora mismo. —Y, Luis pensó, si acababa
de tener sexo con el chico pelirrojo, realmente debía estar cansado. Sin
embargo, no mencionó esto en voz alta.

Luis se acercó a una mesa donde había una licorera de apariencia


cara de whisky en una bandeja de plata con varias copas de cristal de
cóctel. Cuando levantó la licorera, lo miró por encima y preguntó —
¿Baccarat? 2.

Jase asintió con la cabeza. —Sí. Fue un regalo. —Pero no dijo quién
se lo había dado, Luis derramó la bebida y le dijo:

—Sin duda de tu amigo diseñador. —Una de las ventajas de pasar


tanto tiempo con hombres mayores ricos era que Luis aprendía mucho
acerca de las cosas más finas de la vida. Podía detectar cristal Baccarat de
un solo vistazo; podía distinguir una talla de marfil auténtico de un hueso
tallado con sólo tocarla con sus dedos.

Jase sonrió. —Sí, en realidad. Es muy generoso.

Luis regresó a la cama y entregó a Jase la bebida. —Probablemente


pienses que soy otra tonta pequeña reina de bar en busca de un boleto de
comida. Probablemente soy tan transparente para ti, como las diáfanas
cortinas en las ventanas.

2
La Société Baccarat es una empresa que elabora artículos de cristal de gran calidad.
Está localizada en Baccarat, Francia. La compañía es reconocida actualmente como una
de las más importantes en la industria del diseño en cristal.

33
—En realidad no. Me gusta conocer a la gente mejor antes de
formarme una opinión.

—En serio. Yo sé lo que la gente piensa de mí. Y no me importa. Por


lo menos soy honesto con todos, incluido yo mismo.— Suspiró y se acercó
a la ventana—. Si no te importa que te pregunte, ¿qué haces?

—Soy inventor —dijo Jase.

—No creo que jamás haya conocido a ningún inventor —dijo Luis—
Una vez salí con un viejo abogado de patentes que estaba en sus noventa,
que Dios le bendiga, pero no creo que haya inventado nada él mismo. Pero
tenía un cliente que inventó uno de esos utensilios de cocina que pica y
corta las cosas en dados. —Luego se enfrentó a Jase de nuevo y le
preguntó:— ¿Qué has inventado tú?

—Oh, pequeñas cosas. —Su rostro se endureció y tenía dificultad


para mirar a Luis a los ojos—. Ahora mismo estoy trabajando en un
ahumador de queso, para que la gente puede ahumar en casa su propio
queso. —Señaló una caja grande cerca de un escritorio y asintió.

Luis fue a la caja y miró dentro. Sacó unos pocos bloques de nogal
americano y los miró en la palma de su mano. —Es sólo una caja de
bloques de madera —dijo.

Jase se encogió de hombros. —Todavía estoy trabajando en ello.


Inventar cosas lleva mucho tiempo y paciencia. El producto final tiene que
ser perfecto antes de que pueda comenzar a venderlo.

—¿Pero un ahumador de queso? —Preguntó Luis, haciendo una


mueca.— ¿La gente realmente necesita algo así?

—Hey —dijo Jase, cuadrando los hombros—, no lo critiques. El


hombre que inventó el palillo de dientes hizo millones. Sucede que yo sé
que es un hecho, que mucha gente ha inventado muchas pequeñas cosas
que todo el mundo da por sentado, han hecho millones de dólares.

Luis sonrió cortésmente y volvió a poner los bloques de madera en la


caja vacía. No quería presionar a Jase para obtener más información. Por lo
que podía ver, la posición de Jase no era muy diferente a la suya propia.
Sólo que Jase, al menos, tenía un sueño para seguir adelante, y si nunca

34
completaba un solo invento, por lo menos podía seguir intentándolo. Luis
no tenía ese tipo de esperanza en su vida, porque no tenía un sueño
específico para el futuro. Él sabía que quería seguridad y fiabilidad; sólo
que no estaba seguro de cómo conseguirlo.

—Tienes razón —dijo Luis, con un indicio de tristeza en su voz. Dio


media vuelta y caminó al otro extremo de la habitación y miró en un espejo
grande y dorado adornado con marco que tenía giros y curvas. Era un gran
cisne de oro tallado en la base. Le recordó al trabajo del pergamino en el
blog de Elena.

Cuando Luis llegó a tocar la delicada cabeza del cisne, Jase se


inclinó hacia adelante en la cama y dijo: —He estado preguntándome algo.
No puedo sacarlo de mi cabeza. ¿Realmente consigues quinientos dólares
por dar a ese viejo los calcetines sucios y sudorosos?

—De verdad.

—¿Puede una persona realmente ganarse la vida de esa manera?

—Ah, bueno —dijo Luis—, lo hago bien. Pero parece que nunca
puedo guardar nada. No importa cuánta cantidad de dinero haga, nunca hay
más de cien dólares en mi cuenta bancaria.

Luis pudo ver el reflejo de Jase en el espejo. Él sonrió y dijo: —Te


pareces tanto a mi tío. No lo he visto desde que me mudé a New York. Él
es gay, también. Ha sido VIH positivo durante años, no tiene seguro
sanitario, y sólo toma sus medicamentos cuando se lo puede permitir.
Debería tomarlos todo el tiempo, pero cuestan miles de dólares al mes. Sin
seguro, no hay manera de que una persona promedio pueda permitirse el
lujo de unos medicamentos contra el VIH. Trabaja como encargado de
mantenimiento y él mismo se mantiene. Es demasiado orgulloso para tener
cualquier tipo de asistencia de nadie y nunca le he oído quejarse ac erca de
su situación. Le envío dinero todo el tiempo, pero la mayoría de las veces o
me devuelve el dinero, o se niega a cobrar mis cheques. Espero que algún
día pueda traerlo aquí y asegurarle que tenga sus medicinas todo el tiempo.

—Debe ser difícil para él —dijo Jase—. Parece un buen hombre.

35
Luis asintió. Metió su mano en los bolsillos y se quedó mirando el
suelo. —Sólo deseo poder hacer más.

Entonces Luis se volvió y regresó a la cama. En el camino, miró un


pequeño reloj y apretó la palma de la mano a la garganta. —No puedo creer
que sean casi las cinco de la mañana. Hemos estado hablando
constantemente. —Miró a la ventana, luego hacia abajo a su perro. Los ojos
del perro estaban cerrados y su cuerpo sin pelo, y pecoso se movía arriba y
abajo.— ¿Puedo meterme en la cama contigo? —Preguntó Luis—. No
quiero volver ahí solo esta noche. No se trata de sexo. No estoy tratando de
meterme dentro de tus pantalones. Sólo quiero dormir. Somos amigos,
¿verdad? No quieres nada más de mí, ¿verdad?

Jase sonrió y sacó la colcha. —Sólo somos amigos.

Luis no se quitó su bata de baño. Cuando se metió en la cama, Jase


extendió su brazo y Luis se acurrucó contra su pecho. Jase puso sus brazos
alrededor de él y lo acercó más. Luego, Jase levantó la manta y la sábana
superior para asegurarse de que los hombros de Luis estaban cubiertos.

—No hay nada malo en esto, ¿verdad? —Preguntó Luis, cerrando los
ojos—. Somos sólo dos buenos amigos, durmiendo juntos. Nada ha pasado.

Jase sonrió y le besó en la parte superior de la cabeza. —No hay


nada malo. Somos sólo buenos amigos. Descansa un poco ahora.

Cuando Jase besó la parte superior de la cabeza, Luis se acurrucó


más cerca y colocó su mano en el medio del pecho de Jase. Su cuerpo era
fuerte y cálido, y las sábanas olían como el océano en un agradable día de
verano. —Yo sabía que eras un hombre maravilloso en el momento en que
te vi esta tarde. Hay algo seguro en ti. No creo que jamás haya conocido un
hombre tan fuerte y confiable. —Esta vez no estaba alimentando el ego de
un hombre mayor. Esta vez quería decir cada palabra que estaba diciendo.

Jase envolvió su otro brazo alrededor de Luis y le dijo: —No hables.


Sólo cierra los ojos y duerme. Ahora estás a salvo.

36
Media hora más tarde, Luis abrió los ojos y apretó la palma de la
mano en su frente. Cuando se dio cuenta que había estado soñando y
repitiendo las palabras. —No es justo. No voy a volver —una y otra vez,
tomó un poco de aire y tragó saliva. No recordaba los detalles del sueño.
Pero no podía haber sido agradable, porque su pecho estaba sudando y su
corazón latía con fuerza.

Jase seguía sentado, muy despierto, con la espalda apoyada en las


almohadas de la misma forma como había estado antes de que Luis se
hubiera quedado dormido en sus brazos. Puso su mano en la parte superio r
de la cabeza de Luis y le susurró: —Cálmate. Es sólo un mal sueño. —
Entonces acarició la cabeza de Luis y preguntó:— ¿Qué no es justo?

Luis se apartó del pecho de Jase y se sentó en la cama. Se frotó los


ojos. —Yo no he dicho eso. No sé de lo que estás hablando.

—Sí, es cierto —dijo Jase—. Estabas repitiendo, “no es justo”.

Luis llegó a su perro y se levantó. La bata se había soltado, mientras


había estado durmiendo y el lado derecho estaba colgando de su hombro. A
pesar de que sus partes íntimas estaban todavía cubiertas, todo el lado
derecho de su cuerpo estaba expuesto.

—¿Qué pasa? —Preguntó Jase. Se quedó mirando el cuerpo de Luis


y frunció los labios.

—No me gusta que la gente haga demasiadas preguntas —dijo


Luis—. Si vamos a ser amigos, tendrás que acostumbrarte a esto.

Antes de que Jase pudiera responder, Luis dio la vuelta y se trasladó


a la ventana abierta. Sin decir buenas noches, levantó su pierna, se subió a
la escalera de incendios, y corrió de vuelta a su propio apartamento con el
perro en sus brazos.

37
Capítulo 4
La tarde siguiente, Jase fue a dar un largo paseo por el Parque
Riverside. Se tomó su tiempo y se detuvo para sentarse en unos bancos a lo
largo del camino. Esta era la primera vez que había ido a dar un paseo a
través de un parque en años y no estaba seguro de cómo se sentía por tener
tanto tiempo libre. Por un lado, era agradable estar libre de llamadas
telefónicas, correos electrónicos, y de todas las demandas que habían
llegado a ser parte de su existencia normal. Por otro lado, no estaba seguro
de la cantidad de soledad que sería capaz de tomar. Dejar la vida que había
conocido durante tanto tiempo, por no mencionar el imperio de mil
millones de dólares que había construido con sus propias manos, no había
sido fácil de hacer. Por lo menos tenía el invento del ahumador de queso en
el que trabajar. Entre otras muchas cosas, Jase ya había inventado un queso
casero haciendo que el conjunto se llamara El Queso Virgen que había
hecho millones de dólares. Ahora quería inventar un ahumador de queso
casero que lo acompañara.

A pesar de que Jase sabía que esto era sólo una situación temporal, se
sentía incómodo por ser tan secreto. Pero también sabía que si iba a saber
quién era él y tratar de explorar algunas de las cosas que se había perdid o
mientras había estado fingiendo vivir una vida auténtica, mudarse a New
York y retirarse de la vista durante un tiempo era necesario.

Después de su paseo por el parque, dio un paseo a una pequeña


tienda cerca de su apartamento para recoger algunas cosas para la cena. No
era mucho de cocinar o ir de compras, estas cosas siempre las habían hecho
por él. Pero conocía el buen queso, el buen vino y pan fresco. Podía hacer
una simple ensalada y cubrirla con trocitos de pan preparados por él
mismo. Y si no tuviera ganas de cocinar más tarde, estaba muy bien,
también. Ahora que temporalmente había cortado con todo en su vida y no
tenía que seguir cualquier regla, podría poner todo en el refrigerador y
ordenar para llevar si quería.

38
Sherman, su diseñador, iba a llegar a su casa para la cena esa noche y
Jase tenía la sensación de que Sherman no venía por la comida. Jase podría
haber servido huevos podridos en pan con moho y a Sherman no le
importaría. Aunque Sherman había sido un buen amigo y había ayudado a
Jase con su traslado experimental a New York, Jase estaba empezando a
sospechar que Sherman tenía segundas intenciones. Había conocido a
Sherman en una fiesta en Palm Beach el invierno anterior y se habían
convertido en amigos cercanos. Hasta el momento, Sherman era la única
persona en la vida real de Jase que sabía que era gay.

La noche antes de esto, mientras habían estado viendo la televisión


en la sala de Jase, Sherman se acercó y puso su mano sobre el muslo de
Jase. Todo fue muy casual e inocente, pero eso hizo que los pelos cortos en
la parte posterior del cuello de Jase se levantaran. Habían estado viendo
una película de terror y Sherman había estado arriba contra Jase,
mordiéndose el puño y encogido, con la cabeza sobre el pecho de Jase. Era
después de la una de la mañana y Jase apenas podía mantener los ojos
abiertos. Había estado reteniendo un bostezo durante media hora para no
ser grosero. Así que en lugar de decir cualquier cosa a Sherman, Jase sólo
se levantó, bostezó y dijo que iba a la cama. Le dijo a Sherman que podía
quedarse todo el tiempo que quisiera, y cerrara la puerta cuando se fuera.
Jase tenía la esperanza de que si ignoraba el avance ocasional de Sherman,
el cogería la indirecta y no trataría nada de nuevo.

Sherman, sin embargo, tampoco quería darse cuenta de la indirecta, o


no le importaba. Pocos minutos más tarde, cuando Jase estaba a punto de
caer dormido, Sherman se metió en su oscuro cuarto, se quitó sus ropas, y
se metió en la cama con Jase sin preguntar si era bienvenido. Lo siguiente
que Jase supo, es que Sherman comenzó a frotar su pierna desnuda contra
Jase y comenzó a respirar suaves y delicadas bocanadas.

Jase no esperaba que fuera tan audaz; nunca había estado en la cama
con otro hombre. Así que abrió los ojos y se quedó quieto, pensando en una
manera que pudiera deshacerse de Sherman sin herir sus sentimientos.
Esperó un momento y luego se aclaró la garganta y dijo: —Estoy realmente
más o menos cansado esta noche. Creo que sería mejor si simplemente te
fueras a casa ahora. —Su voz era agradable e incluso, fingió como si esto
fuera algo perfectamente normal entre dos amigos.

39
Sherman no estaba en lo más mínimo insultado. Simplemente salió
de la cama, se puso su ropa, y dio a Jase un beso de buenas noches. Incluso
recordó dejar un poco de dinero a Jase. Era realmente dinero de Jase, no de
Sherman. Cuando Jase había decidido mudarse a New York, había creado
una cuenta bancaria con el nombre de Sherman y ahora dependía de
Sherman para darle dinero cuando lo necesitaba. Para ese momento, Jase
no quería que nadie en su vida real supiera dónde estaba ni lo que estaba
haciendo. Sin la ayuda de Sherman, la gente habría sido capaz de rastrear a
Jase a través de su propias cuentas bancarias y tarjetas de crédito.

No había nada de siniestro o criminal en lo que Jase estaba haciendo.


Revisaba con personas cercanas a él tres veces a la semana sin darles
ningún detalle. Le había dicho a todo el mundo en su vida que se iba de
peregrinación espiritual durante unos pocos meses, lo cual no era una
completa mentira. Sólo quería privacidad completa por un corto tiempo,
para averiguar quién era y sobre lo que sería su siguiente medio de vida.
Con su reputación de alto perfil en el mundo financiero, no habría sido
capaz de hacer esto sin la ayuda de un hombre como Sherman.

Sherman podía haber sido insultado por el rechazo y podía haber


amenazado con exponer a Jase, que era la última cosa que Jase quería. Si
Sherman volvía loco a Jase, el experimento se arruinaría y nunca
averiguaría quién era. Y Jase podría haber tenido sólo sexo casual con
Sherman, era lo único que parecía querer, y todo esto habría sido mucho
más fácil. Pero Jase nunca había tenido relaciones sexuales con un hombre,
y no quería que su primera vez fuera con Sherman. Aunque Sherman era lo
suficientemente atractivo, y Jase tenía la sensación de que era
probablemente maravilloso en la cama, Jase no estaba enamorado de él.
Jase había esperado demasiados años y perdido demasiadas oportunidades
de tomar el amor a la ligera. Jase había experimentado más cosas en su vida
que la mayoría de la gente podía soñar, pero nunca había experimentado lo
que era tener relaciones sexuales con alguien que realmente amaba.
Llegados a este punto en su vida, después de haber trabajado tan duro
durante tantos años, no iba a conformarse con menos.

Así que después de que Sherman le dio un beso en la mejilla y salió


del apartamento, Jase respiró hondo y suspiró. Estaba cansado y todo lo
que quería hacer era cerrar los ojos. Luego, un momento después de que
Sherman se fuera, Luis llamó a su ventana. Cuando Jase pensó en lo lindo

40
que Luis parecía sentado en el alféizar de la ventana, tratando de evitar que
el drama ocurriera en su propio apartamento, no podía dejar de sonreír.

Jase se había estado preguntando acerca de Luis durante todo el día.


Esperaba que no hubiera ofendido a Luis la noche antes. Fue una de las
razones por las que había tomado un largo paseo por el parque. Cuando
Luis acababa de saltar de su cama sin una explicación razonable, Jase no
estaba seguro de lo que había sucedido.

Después de que Jase saliera de la tienda de comestibles, regresó a su


apartamento para preparar la cena para Sherman. Cuando abrió la puerta y
se volvió hacia la izquierda, vio una pequeña nota pegada en su buzón de
correo. Al principio pensó que se trataba de Sherman. Pero cuando lo sacó
de la caja y empezó a leerla, sonrió y sacudió la cabeza.

Lo siento, fui tan idiota la pasada noche. No era mi intención


asustarte así, pero tuve una terrible pesadilla. Tengo unas cuantas
personas más para tomar una copa esta noche en mi casa. Me encantaría
si pudieras venir. Alrededor de las ocho trece... si no estás ocupado con tu
amigo diseñador de interiores, claro.

Luis Fortune

Jase puso la nota en el bolsillo y sonrió. Luis había firmado su


apellido con un estilo formal, profesional. Incluso había añadido algunos
rizos y curvas a la E al final de su nombre. Era una vergüenza que Jase no
pudiera ir a la fiesta a causa de sus planes con Sherman. Tenía curiosidad
por ver el tipo de gente con la que Luis socializaba.

Corrió hasta cinco tramos para poder tomar una pequeña siesta antes
de que Sherman llegara.

Cuando abrió la puerta, el teléfono en su habitación comenzó a sonar


antes de que tuviera la oportunidad de poner la bolsa de la compra abajo.
Corrió hacia el dormitorio y lo recogió, colocando los alimentos en el
suelo, al lado de la mesa. No se molestó en comprobar la identidad del que
llamaba. La única persona que sabía este número era Sherman.

—Hey—dijo Sherman—. No voy a poder ir esta noche. Tengo una


cena en el último minuto con los clientes de East Hampton. Estoy

41
rediseñando su casa y quieren ir más allá de unos pocos detalles esta noche.
Se van a París e insisten.

—Siento oír eso —dijo Jase—. Incluso compré provisiones. Iba a


cocinar esta noche. —Sólo iba a hacer ensalada y una rebanada de pan.
Pero por él, iba a cocinar.

—¿Estás terriblemente molesto? —Preguntó Sherman—. Si es así,


puedo salir de esto. —Desde que Jase se había mudado a New York, la voz
de Sherman sonaba más seductora y coqueta que de costumbre. En realidad
no coqueteaba. Pero el mensaje subyacente era cada vez más evidente con
cada conversación.

—No —dijo Jase—. Estoy bien. Tienes una maravillosa cena, y ya


hablaremos mañana. Los negocios van primero. —Mantuvo su voz
equilibrada y estoica. Era lo mejor para que Sherman no volviera a
coquetear y alentarle, y así Jase podría ir a la fiesta de Luis, después de
todo.

Jase no llamó a la puerta de Luis hasta después de las ocho y media


de esa noche. No quería ser el primero en llegar y obligarse a tener una
pequeña charla con la gente que no conocía. Al hombre que abrió la puerta,
sin embargo, no parecía importarle hablar con la gente que no conocía. Dio
la bienvenida a Jase en el apartamento de Luis, lo acompañó a la pequeña
cocina donde se hacían las bebidas, y le habló como si se conocieran de
toda la vida. Cuando Jase dijo que quería vodka con un poco de agua, el
hombre cogió una botella del más caro vodka que el dinero podía comprar.

—Yo soy Michael —dijo—. Conozco a Luis desde hace un año ya.
Trabajo para una agencia de modelos. —Sonreía sin parar y hablaba con un
ceceo alegre. Parecía de la misma edad que Jase, pero podría haber sido un
poco más joven. A pesar de que tenía cerca de veinte kilos de sobrepeso,

42
llevaba una ajustada camisa negra de manga corta y pantalones negros
ajustados de baja cintura hechos de un material de apariencia elástica. Su
panza tiraba de la tela de su camisa apretada y caía sobre la cintura de sus
pantalones, sus pequeños y descarados senos de hombre apuntaban y caían
en direcciones opuestas. Cuando se volvió para hacer una bebida a Jase, su
trasero era tan grande como un cuadrado.

Mientras Jase esperaba a su bebida, puso sus manos en los bolsillos y


sonrió. Por lo menos, se sentía a gusto con lo que llevaba puesto: una
camisa blanca, pantalones vaqueros de cintura baja, y zapatos negros.
Cuando miró alrededor de la habitación y vio lo que otros llevaban, sabía
que era demasiado formal o demasiado casual también. Ya había pequeños
grupos de personas hablando en distintas secciones del pequeño
apartamento. Había un grupo de mujeres que estaban cerca de la ventana.
Sostenían botellas de cerveza y se reían de algo. Un par de ellas tenía el
pelo largo y llevaban vestidos. Sin embargo, la mayoría tenían cortes de
pelo de hombre y llevaban sudaderas holgadas y zapatillas deportivas. Otro
grupo, en el lado opuesto de la habitación, eran todos hombres. Eran
jóvenes y delgados y demasiado animados para tomárselos en serio. Todos
tenían el pelo muy corto de punta y acicalados de productos, todos ellos
llevaban diminutas camisas que marcaban las costillas y mostraban una
pulgada de abdomen, y todos tenían al menos un tatuaje. Un hombre tenía
el pelo que había sido decolorado tan blanco que parecía quebradizo al
tacto. Otro tenía grandes anillos de plata en cada dedo, las uñas estaban
pintadas de negro, y cuando hablaba, movía las manos en tantas diferentes
direcciones que el tipo a su lado tuvo que agacharse un par de veces.

Cuando Michael entregó a Jase la bebida, lo miró de arriba abajo y


dijo: —¿Cuál es tu nombre, muñeco?

—Es Jase —dijo con una sonrisa amistosa. No quiso mencionar su


apellido; no conocía a ese tipo lo suficientemente bien y no quería correr el
riesgo de ser reconocido.

—Entonces, ¿cómo conoces a Luis, Jase-muñeco? —Él era uno de


esos tipos de pantalones de cintura baja que llamaba muñeco a todo el
mundo, encanto, o cariño mientras hablaba por un lado de la boca.

—Vivo al lado, acabo de mudarme.

43
—Este lugar es un basurero, ¿no? —Le preguntó Michael—. Luis da
a estos perdedores el mejor vodka del mundo y vive en un basurero como
este. No lo entiendo.

Las cejas de Jase se levantaron. Incluso si Jase había pensado lo


mismo brevemente, nunca lo habría dicho en voz alta.

Michael sonrió y se inclinó más cerca, como si estuviera a punto de


decirle a Jase un secreto oscuro y profundo. Le guiñó un ojo y le preguntó:
—¿Lo hiciste o no lo hiciste?

Jase parpadeó. —¿Qué quieres decir con que lo hice o no hice? —


Tomó un sorbo de su copa e inclinó la cabeza hacia un lado.

Pero antes de que Michael pudiera responder, sonó el timbre y


Michael se disculpó.

Evidentemente Michael había decidido responsabilizarse de


responder a la puerta de entrada para Luis.

Jase siguió a Michael en la sección de sala de estar y lo vio abrir la


puerta principal.

Una pequeña mujer con pelo corto, de brillante color rojo levantó los
brazos en alto y gritó. Luego abrazó a Michael y le dijo: —Cariño, qué
bueno verte de nuevo. Hace siglos. —Su francés de acento canadiense, Jase
podría detectar a varias millas de distancia el acento francés canadiense, era
tan grueso como el maquillaje de la mujer. Ella no hablaba, gritaba frases
con una estridencia que Jase hizo una mueca de dolor. Y llevaba el
pequeño sombrero más peculiar que Jase había visto nunca. Parecía como
una corona negra de terciopelo cubierto de malla, con un pequeño pájaro
blanco que había sido fijado a una orilla con una pistola de pegamento. El
pequeño y corpulento hombre que había llegado con ella sonrió y asintió a
Michael. Tenía grandes y abultados ojos en forma de O y gruesos labios
que parecía como si estuvieran perpetuamente fruncidos. Cuando abrió la
boca para saludar a Michael, su voz era tan afeminada que Jase casi
esperaba que hiciera una reverencia en la puerta.

—Entren —dijo Michael, dándoles la bienvenida en el apartamento


de Luis—. Luis todavía está preparándose. Va a salir pronto.

44
Cuando la pareja se acercó a la cocina a buscar las bebidas, Luis
llegó caminando por el pasillo de su dormitorio. Vestía exactamente el
mismo traje que Jase llevaba, zapatos negros y todo. Miró arriba y abajo de
Jase, sonrió y dijo: —Debes haber estado pensando en lo mismo esta
noche.

—Te ves muy bien, Luis-muñeco —dijo Michael, mirando a la


forma en que los pantalones apretados vaqueros abrazaban las piernas de
Luis—. Nunca has tenido mejor aspecto.

Jase sacó un trozo de madera de nogal de su bolsillo y se lo entregó a


Luis. —No sabía qué traer, así que pensé que te podía gustar esto. —Había
traído el bloque de madera como una broma, porque Luis le había parecido
tan interesado en la caja de los bloques de nogal la noche anterior.

Luis llegó a la pequeña pieza de madera y lo miró por un segundo


antes de que sonriera y dijo: —Es maravilloso. Me encanta. Gracias. —
Entonces lo puso sobre una mesita al lado de la puerta de entrada—. Creo
que se ve perfecto ahí. Siempre me recordará a una de las mejores noches
de mi vida. —Su voz era más alta que de costumbre; parecía disfrutar de
saludar a sus invitados y ser el centro de atención en su propia fiesta. Si no
lo hacía, estaba haciendo una gran actuación por el bien de las apariencias.

—Tenía la esperanza de que te gustaría ―dijo Jase. Aunque la voz


de Luis no fue tan sincera como normalmente era, Jase sabía que a Luis
realmente le gustaba el pequeño bloque de madera.

—¿Qué es? —Preguntó Michael, inclinando la cabeza y haciendo


una mueca.

—Es un bloque de nogal de uno de los inventos de Jase —dijo


Luis—. Jase va a ser un inventor rico y famoso un día. ¿A quién conoces
que le pueda ayudar, Michael? Eres un agente. Estoy seguro de que debes
conocer a alguien que se encargue de estas cosas.

—¿Un inventor? —Preguntó Miguel, desconcertado.— ¿Qué puedo


hacer por él? Represento a estrellas del porno.

Jase parpadeó de nuevo. Nunca había conocido a nadie en el negocio


de la pornografía.

45
—Sí, y es muy bueno en eso. Y vas a ayudarle a hacer su primer
millón de dólares con pequeños bloques de madera de nogal. Debes tener
las conexiones. —Entonces se acercó y pellizcó la mejilla de Michael—. Y
vas a hacer esto sólo por un pequeño tipo como yo porque eres un hombre
muy dulce y adorable.

Michael se acercó más y puso su mano sobre la espalda de Luis. —


Déjame preocuparme por eso más tarde, con Jase-muñeco, cariño. Estoy
más interesado en ti esta noche. No te he visto durante un tiempo. He
estado pensando en ti todo el día.

Luis sonrió y dio un paso atrás lo suficiente para que la mano de


Michael no pudiera llegar a su cuerpo. —Tengo que terminar de vestirme.
—Se volvió y comenzó a caminar de regreso a su dormitorio—. Pero sólo
recuerda una cosa, Michael. Yo descubrí a Jase y yo soy su agente cuando
se convierta en multimillonario.

Cuando Luis se había ido, Michael se volvió para decirle algo a Jase,
pero sonó el timbre otra vez. Se excusó y dejó que otro grupo de personas
entrara en el apartamento. Un minuto más tarde, se fue de nuevo a donde
estaba parado Jase.

—Entonces, ¿qué piensas, Jake-muñeco? —Le preguntó Michael.

Jase levantó el brazo y sonrió. —Es Jase-muñeco no, Jake-muñeco.


—No le gustaba ser llamado muñeco por nadie. Pero Michael era tan
inofensivo como la pequeña calva del perrito de Luis y no quería insultarle.

—Sí, sí —dijo Michael—. Tengo curiosidad. Vamos, dime la verdad.


Me muero por saber. ¿Lo hiciste o no lo hiciste?

No tenía idea de lo que Michael estaba hablando. —Hice o no hice,


¿qué?

Michael se inclinó tan cerca que Jase podía oler el alcohol en su


aliento. —¿Te has metido en los pantalones de Luis? Me han dicho que
nunca se deja llevar a la cama por cualquier persona. Hay rumores por todo
el lugar que en realidad todavía es virgen. Incluso una vez oí que su pene es
mutante. —Miró hacia atrás y hacia adelante y apretó la palma de la mano

46
a la mejilla—. Dicen que su pene es tan grande que no puedes hacer nada
con él. He oído que tiene una polla monstruosa.

Jase se rió tanto que casi roció la cara de Michael con su bebida.
Cuando por fin se compuso, se aclaró la garganta y dijo: —Yo no sé nada
de eso. —Pero lo sabía. Había tenido una rápida visión del pene de Luis la
noche anterior. Cuando el traje de Luis se había abierto por accidente, no
pudo evitarlo. Por lo que Jase había visto, Luis tenía un buen, ordinario,
tamaño promedio de pene, nada mutante al respecto.

—¿Pero lo hiciste o no lo hiciste?

—No lo hice.

Michael frunció el ceño y sacudió la cabeza. Luego se rascó la nuca


y le dijo: —Bueno, únete al club, Jase-muñeco. Nadie en esta sala se ha
acostado con él tampoco.

Mientras la noche siguió adelante y llegaron más invitados, Michael


dejó a Jase solo y desapareció en la multitud. Jase no pasó mucho tiempo
con Luis, porque Luis estaba ocupado hablando con todos sus invitados.
Flotaba entre ellos, entreteniéndolos con comentarios ingeniosos y chistes
concisos. Pero a Jase no le importaba. Se sentó en un asiento de la ventana
con el perro en su regazo, mirando a la gente beber demasiado y competir
por ser el más alto. Por lo que Jase pudo ver, la molesta pequeña mujer con
el acento francés de Canadá y el pequeño pájaro pegado a su sombrero
parecía ser el primer premio en la categoría de ruidosa detestable. En un
momento, Jase se sintió como para empujarla por la ventana.

Entre los invitados que llegaron después de Jase no eran exactamente


la gente que Jase habría visto en las cenas de la Casa Blanca, y había estado
en bastantes cenas de la Casa Blanca en los últimos años para conocer la
diferencia. Estos supuestos amigos de Luis, aunque Jase dudaba que Luis
estuviera cerca de cualquiera de ellos, eran más bien hastiados artistas de
tercera fila (quizá de cuarta) que no tenían nada mejor que hacer esa noche.
O estaban tratando demasiado duro de impresionar a los demás con
historias exageradas de sus limitados logros, o tratando de conectar con
alguien para la noche. La única persona que vagamente Jase reconoció fue
un político que había leído en los periódicos, un hombre alto y atractivo,
con las sienes plateadas y una expresión estoica. No era el político más

47
importante en el estado de New York, pero parecía como uno de esos tipos
ambiciosos que irían a cualquier parte y sonreían a cualquier persona por
un voto. Aparte del político, las personas más interesantes en la fiesta
fueron las drag queens.

Había tres: una era de más 1,82 cms de alto con quince centímetros
de tacón de aguja y las manos enormes, otra era baja y rechoncha, con una
peluca roja Lucille Ball y un vestido azul de tienda, y el más viejo se
parecía a Ethel Merman, con anchos hombros, pies grandes, y sombra de
las cinco en punto.

A medianoche, el pequeño apartamento estaba tan atestado de gente


que Jase tenía problemas para cruzar la habitación para conseguir otra copa.
Una mujer lo maldijo por chocar con ella por accidente con su bebida. A
las dos de la mañana, el Sr. Gordon, el propietario, comenzó a llamar para
quejarse sobre el ruido. Jase fue el único que escuchó el timbre del
teléfono; simplemente sucedió que pasaba por allí en el sofá de dos plazas
donde Luis había metido el teléfono bajo el cojín. Jase trató de decirle a
Luis sobre el Sr. Gordon para que Luis no se metiera en problemas. El Sr.
Gordon había amenazado con llamar a la policía si el ruido continuaba.

Pero Luis estaba ocupado con sus invitados y no estaba prestando


atención. No parecía importarle que hubiera tres chicos jóvenes en la
esquina de su sala besándose y toqueteándose mutuamente en sus partes
privadas. De hecho, Luis no se detuvo en centrarse en nada hasta que la alta
drag-queen con los tacones de aguja de quince centímetros se desmayó sin
sentido en el centro del piso de la sala. Jase había estado observando muy
de cerca a éste. Tenía líneas de rímel oscuro corriendo por sus mejillas, su
lápiz de labios estaba manchado, y su peluca tenía los hilos tan torcidos
que su propio cabello canoso sobresalía por encima de sus orejas. Había
estado bebiendo vodka directamente de la botella y bamboleándose por la
habitación hablando sola toda la noche. Cuando por fin terminó las últimas
gotas que quedaban en la botella, la cabeza se inclinó hacia atrás, su cuerpo
se fue hacia adelante, y aterrizó en el suelo con un fuerte golpe.

Había tanto ruido en la sala sacudiéndose que todo el mundo dejó de


hablar para ver lo que había pasado. Pocos minutos después de eso, Jase
oyó sirenas a lo lejos. El Sr. Gordon no había estado bromeando acerca de
llamar a la policía.

48
Jase estaba de pie junto al político cuando las sirenas sonaron. El
político agarró el brazo de Jase y le preguntó: —¿Hay otra manera de salir
de aquí? No puedo involucrarme con la policía.

Jase no podía involucrarse con la policía tampoco. Habrían


descubierto quién era y todos sus planes se habrían destruido. Así que
agarró el brazo del político y dijo: —Sígueme.

Metió al político en el dormitorio y el baño. En el cuarto de baño,


retiró la cortina de la ducha y encontró a Michael y a la bajita y regordeta
drag-queen, en la bañera. Michael estaba de pie con las piernas abiertas y
su cremallera bajada, y la bajita drag queen estaba en sus rodillas dándole a
la cabeza. Se había quitado la dentadura postiza y la colocó
cuidadosamente en el borde de la bañera.

Jase se quedó mirando su dentadura postiza y parpadeó. Luego miró


a la polla de Michael y parpadeó de nuevo. Michael tenía una de esas pollas
curvas. La base de su eje recto estaba saliendo de la boca de la drag-queen
alrededor de una pulgada o dos, pero la cabeza curva estaba desplazando la
mejilla derecha de la drag-queen . A primera vista, parecía como si tuviera
una pelota de golf en su boca pegada a su mejilla.

Jase se aclaró la garganta y dijo: —Discúlpenos. —Luego Jase y el


político dieron un paso entre ellos y se arrastraron hacia fuera de la ventana
del baño por la escalera de incendios.

Cuando estuvieron fuera, el político dio las gracias a Jase rápido,


entonces se bajó por la escalera de incendios para poder colarse a través de
la callejuela.

Cuando Jase caminó por la ventana de la sala, se dio cuenta que


había dejado la fiesta justo a tiempo.

La policía ya estaba en el apartamento de Luis rompiendo cosas. Uno


de los policías estaba maltratando a la bajita drag queen que había estado
haciendo una mamada a Michael, y otro estaba mirando el pájaro pegado
en el sombrero de la mujer pelirroja. Luis estaba hablando con un policía
alto que tenía una expresión mezquina.

49
Luis estaba sonriendo y las palmas de sus manos estaban apretadas,
como si estuviera suplicándole. Pero Jase no esperó a ver cómo terminaba.
Se frotó el mentón y sonrió, luego volvió a su propio apartamento y cerró la
ventana.

50
Capítulo 5
—¿Estás presentable? —Preguntó Luis, asomando la cabeza por la
ventana abierta.

Jase levantó la vista de su escritorio y sonrió. —Estoy casi decente.


—Llevaba una camiseta blanca y calzoncillos blancos.

Luis había golpeado justo en la ventana del dormitorio de Jase.


Estaba de pie al aire libre en la escalera de incendios, vestido sólo con una
toalla blanca corta envuelta alrededor de la parte inferior de la cintura. Era
viernes otra vez. No había visto o escuchado de Jase en toda la semana, no
desde la noche que la policía había irrumpido en su fiesta de cóctel.

—¿Puedo entrar?

Jase se encogió de hombros. Estaba trabajando en algo en su


escritorio. Su portátil estaba abierto y estaba bebiendo una taza de café. —
Claro —dijo—. ¿Quién está detrás de ti ahora?

—No estoy huyendo esta vez —dijo Luis—. Esta es una visita social.

—Entonces, por supuesto entra —dijo Jase, haciendo un gesto con


ambos brazos.

Pero cuando Luis metió sus piernas por la ventana y se acercó a la


habitación de Jase, éste se sentó atrás en su silla y se echó a reír. —Debería
haber preguntado si estabas también presentable.

Luis se ajustó la escasa toalla y le dio una mirada inocente. —Los


dos somos chicos. Parece como si nunca hubieras visto a otro hombre con
una toalla antes. —La toalla era tan pequeña en los extremos que apenas se
unía en su delgada cintura. A pesar de que sus partes íntimas estaban
cubiertas, toda su pierna derecha y la mitad de su culo desnudo, estaban
expuestos.

51
—He estado dentro de un montón de vestuarios —dijo Jase—. Jugué
al fútbol en la escuela secundaria y la universidad.

—Bueno, acabo de tomar una ducha y no tenía ganas de vestirme


todavía. —No mencionó que se hacía la cera regularmente. Le gustaba que
los hombres pensaran que era suave de forma natural por todas partes.

—Ya veo.

Jase sin duda era un hombre difícil de leer. Luis estaba vestido así a
propósito. Quería ver si podía conseguir una reacción de Jase, de una
manera u otra. Si alguno de los otros chicos que Luis conocía, lo hubieran
visto vestido sólo con una toalla, habrían estado encima de él antes de tener
la oportunidad de apretar la toalla. Su amigo agente, Michael, habría estado
de rodillas pidiendo a Luis que retirase la toalla. Entonces Michael habría
estado rogando jugar con su culo. Pero no Jase. Él estaba sentado en su
escritorio, con una expresión lúgubre en su rostro, como si esta clase de
cosas le pasara todo el tiempo.

—Me preguntaba si me harías un pequeño favor esta tarde —dijo


Luis. Hablaba con lentitud y con precaución. Después de lo que había
sucedido en la fiesta, no estaba seguro si Jase quería tener algo que ver con
él.

Jase cruzó sus peludas piernas. —¿Qué clase de favor? —Preguntó.

—Es viernes.

—Lo sé —dijo Jase—. ¿Cómo podría olvidarlo? Acabamos de pasar


otra semana con cuatro jueves.

Luis sonrió. No creía que Jase recordara aquel viejo dicho. —Me
estaba preguntando si te gustaría unirte a mí esta tarde. Derrick, mi amigo
más mayor de los bienes inmuebles, me lleva a ver un par de propiedades
en el Bowery y esta vez va a traer a un amigo suyo, también. Dijo que le
encantaría si pudiera traer a uno de mis amigos para que seamos un grupo
de cuatro personas. Vamos a almorzar en la aldea después.

—¿En serio? —Preguntó Jase—. No soy precisamente uno de tus


jóvenes amigos. Tengo cuarenta años de edad, en caso de que no lo hayas
notado.

52
—Pero pareces como de treinta —dijo Luis, acercándose a la mesa
de trabajo, bajando la voz para que sonara tímida e inocente.

Jase le dirigió una mirada. —No estoy seguro de si estás diciendo la


verdad, pero gracias de todos modos.

—Por supuesto que estoy diciendo la verdad —dijo Luis. Su voz


volvió a la normalidad—. Puedo ser un poco peculiar, a veces, y puede que
tenga unos pocos amigos coloridos. Y sí, mis fiestas acaban en redadas de
vez en cuando. Pero yo siempre digo la verdad. Odio a los mentirosos. No
aparentas un día más de treinta años de edad. —Hizo un juramento, besó su
dedo meñique, y lo levantó en el aire.— Además, estos chicos son
mayores. Tú podrías ser de sesenta y todavía parecer un pollo en
comparación con ellos.

—¿Un pollo?

—Eso es joven hombre gay muy caliente.

—Todavía no estoy seguro —dijo Jase—. Claramente, no soy un


pollo.

Luis se acercó más. Cuando estaba junto a la pierna de Jase, se ajustó


a propósito la toalla para mostrar más de su culo. Sin embargo, la toalla de
forma accidental se escapó de su cuerpo y cayó de su cintura. Fue una
suerte que todavía tuviera un rincón para cubrir su pene. Se apretó su ingle
y sonrió. —Por favor, ven conmigo. Voy a estar pegado a los dos toda la
tarde si no lo haces. Te daré el dinero. Juro que lo haré.

—Creo que voy a pasar —dijo Jase, volviendo la cabeza como si


tuviera miedo de mirar a Luis por mucho tiempo—. He estado trabajando
en algo durante todo el día.

—Todo lo que tienes que hacer es sonreír y fingir que te estás


divirtiendo —dijo Luis. —No es tan difícil.

—Si yo hiciera esto —dijo Jase—, no voy a llevar mis calcetines


sucios y sudorosos, o algo por el estilo.

53
—No tienes que llevar los calcetines sucios de sudor —dijo Luis
entre risas.— Sólo está interesado en el sudor de mis calcetines. Y te daré
los quinientos dólares cuando volvamos a casa esta noche.

—¿A qué hora tenemos que irnos?

Luis sonrió y tomó el brazo de Jase. Lo levantó con suavidad y miró


el reloj de Jase.

—Tenemos que estar en el Bowery a las dos. —Frotó el brazo de


Jase con los dedos en un momento. Cuando miró abajo entre las piernas de
Jase, vio la cabeza de la prominente erección de Jase a través de la tela de
los calzoncillos. Por lo menos Jase se sentía atraído por él. Luis se había
estado preguntando eso.

Jase estiró su brazo y miró su reloj. —Es la una y media —dijo, para
cubrir su regazo con una revista de la mesa.— Nunca llegaremos ahí para
entonces. Ni siquiera estás vestido. Estás completamente desnudo.

Luis hizo un gesto con el brazo y dio la vuelta para que Jase pudiera
ver su culo. Se acercó lentamente a la ventana y dijo: —Tenemos un
montón de tiempo. Derrick sabe que por lo general llego tarde. Va a
esperar, confía en mí. —Entonces se inclinó hacia adelante, arqueó la
espalda tanto como pudo, y deslizó la mitad superior de su cuerpo por la
ventana abierta.— Te veré en el pasillo en diez minutos. ¿Es eso suficiente
tiempo? —No podía ver la cara de Jase, pero sabía que Jase estaba
sosteniendo su pene mientras miraba su culo.

—Que sean quince y tienes un trato —dijo Jase.

En su salida por la ventana, Luis se preguntó si Jase terminaría él


mismo antes de vestirse.

54
Cuando se reunieron en la sala, Luis miró a Jase por un momento y
sonrió. Vestía los vaqueros ajustados que había estado usando el primer día
que Luis lo había conocido, los pantalones vaqueros que hacían que su
polla abultara. Su camisa era negra con cuello en V y llevaba una chaqueta
de cuero en el brazo.

—Te ves bien —dijo Luis—. Me gustan esos vaqueros.

La cara de Jase se puso roja y se ajustó la chaqueta sobre el brazo. —


Gracias —dijo—. Tú también. Nunca he visto a nadie vestirse tan rápido.
Sólo hacía un minuto tu cabello sobresalía por todas partes, y ahora estaba
perfectamente peinado. Pareces un modelo.

—No soy vanidoso acerca de estas cosas —dijo Luis—. Conozco a


personas que se llevan horas para estar listo, y nunca parecen de otra
manera. A veces se ven peor. Nunca me lleva demasiado tiempo estar listo
para cualquier cosa. No veo el motivo. Vas a ver lo mismo y ser la misma
persona si se tarda cinco minutos o cincuenta minutos para vestirse.

—Nunca pensé de esa manera —dijo Jase—. Pero tienes razón.

En la calle, Luis giró a la izquierda y dijo: —Espero que podamos


conseguir un taxi. Si no lo hacemos, vamos a tener que subir al metro.

Jase lo agarró del brazo y tiró de él hacia la derecha.

―Sígueme ―dijo―. Conduciré. Mi coche está justo arriba del


bloque en un garaje. Es la manera más rápida de llegar allí.

―¿Tienes coche? ―Preguntó Luis. La mayoría de los amigos de


Luis y conocidos no podían permitirse coches en Manhattan.
Evidentemente, el amigo decorador de Jase le pagaba bien.

―En realidad, una camioneta. ―Jase se encogió de hombros y


empezó a caminar arriba de la manzana―. Vamos. Ya llegamos tarde, y
odio llegar tarde. Te juego una carrera hasta el garaje.

Unos minutos más tarde, llegaron al estacionamiento del garaje, al


mismo tiempo. Sus rostros estaban rojos y les faltaba el aire. Luis no había
corrido tan rápido desde el momento en que casi había sido atracado en el
sur del Bronx. Agarró el brazo de Jase, se inclinó para recuperar el aliento,

55
y le dijo: ―Eres muy rápido para cuarenta años de edad. Aún no estás sin
aliento.

Jase enderezó los anchos hombros y alzó la barbilla. ―Hago mucho


ejercicio ―dijo.

Cuando el joven encargado del aparcamiento con la cabeza rapada


vio a Jase de nuevo, tomó las llaves de Jase y se fue corriendo hacia donde
se encontraban. Sonrió a Jase y le entregó las llaves, y luego miró a Luis
arriba y abajo con una expresión que era un cruce entre una mueca y un
fruncido de ceño.

―Gracias ―dijo Jase, cuando alcanzó las llaves―, voy a estar fuera
toda la tarde.

―Estaré aquí cuando vuelvas ―dijo el encargado―. Sabes que


cuidaré bien de ti, hombre. Tienes muy buen aspecto hoy.

La cara de Jase se puso roja de nuevo. Dio las gracias al encargado, y


dijo: ―Te veré más tarde. Ya llego tarde ahora mismo. Pero te ves bien,
también. Gracias.

Luis miró los zapatos y fingió que no estaba interesado. Sin


embargo, se preguntaba por qué Jase estaba coqueteando con este tipo. No
era el tipo de Jase en absoluto. Había algo sórdido en él, y sus uñas estaban
sucias. Jase no tenía que decirle al chico que se veía bien, especialmente no
mientras Luis estaba allí con él. Podría sólo haberle dado las gracias y
seguir caminando.

El encargado sonrió y miró a los ojos de Jase. ―Estaré aquí, hombre.


―Luego le dio otra mirada sucia a Luis y regresó a su cabina.

Cuando se hubo marchado, Luis dijo: ―Ese tipo está caliente por ti.
Quiere entrar en tus pantalones. Sin embargo, a mí me parece
problemático. ―Un momento después que las palabras salieron de su boca,
lo lamentó. No era de su incumbencia. No tenía derecho a interferir en la
vida de Jase. Nunca hacía las cosas así.

Jase se volvió y comenzó a caminar hacia la camioneta. Estaba


aparcada en frente, en la primera fila, entre un gran Bentley azul y un

56
Mercedes Benz blanco. ―Es un buen chico, es todo. Y no puede ser más
problemático de lo que eres tú.

Luis frunció el ceño y miró hacia atrás al puesto de asistente del


encargado del aparcamiento. El joven con la cabeza rapada lo estaba
mirando y le disparaba miradas sucias. Luis no siguió el tema con Jase,
pero sabía que el tipo estaba caliente por Jase. El pequeño pelota estaba
prácticamente a punto de caer de rodillas y rogar por la polla de Jase. Luis
no estaba seguro de por qué esto le molestaba, pero su estómago se encogió
y sus dientes se apretaron. Tenía ganas de patear al encargado en los
huevos.

Jase se acercó a una camioneta grande y negra y desbloqueó las


cerraduras. Era uno de esos camiones largos, con neumáticos de tacos de
gran tamaño, cuatro puertas y cristales polarizados. Luis apretó la palma de
la mano contra su pecho y dijo: ―No puedo creer que conduzcas este tipo
de camioneta.

Jase se rió y abrió la puerta del conductor. ―Cálmate ―dijo―. No


tiene asientos de cuero y ventanas potentes. No se trata de un Rolls Royce.
Pero me convence mucho.

―Yo no quería decir eso de esa manera ―dijo Luis, caminando


hacia el lado del pasajero―. Estoy sorprendido de verte conducir una
camioneta. Mi tío, el de casa, el que te dije que tenía VIH, conduce una
camioneta justo como ésta. Sólo que su camioneta es diez años más vieja
ahora y probablemente tendrá que mantenerla otros diez porque el dinero es
tan ajustado.

Jase sonrió. Antes de sentarse, dijo: ―Debo advertirte. Todavía


estoy acostumbrándome a conducir en New York.

―Estoy seguro de que va a estar bien ―dijo Luis―. Estoy


acostumbrado a los nuevos conductores de taxi de New York.

Cuando Jase dio marcha atrás en su espacio de estacionamiento,


golpeó el pedal del acelerador con un ligero toque y movió la enorme
camioneta hacia atrás con cuidado y precisión. Mientras conducía a través
del garaje y giraba a la izquierda para entrar en la calle, mantuvo su pie en
el freno todo el tiempo. Luis se puso el cinturón de seguridad, ajustó su

57
cuerpo a una posición cómoda, y cruzó las manos sobre su regazo. Sonrió y
miró por la ventana a la gente que caminaba calle abajo. Sentado en una
gran, camioneta cómoda con asientos de cuero negro, fue un cambio
agradable y ¡tan tranquilo! del transporte público. Y Jase parecía un buen
conductor, a pesar del hecho de que se estaba acostumbrando a conducir en
New York.

Por primera vez en mucho tiempo, Luis no temía su visita la tarde del
viernes con Derrick. Pero cuando Jase entró en la calle y pisó el acelerador,
estuvo a pocos centímetros de golpear la orilla de un taxi. La parte trasera
de la camioneta patinó y los neumáticos chirriaron. La gente dejó de
caminar y bajaron sus gafas de sol para ver lo que estaba pasando. Al final
del bloque, Jase cortó el espejo retrovisor de la SUV de alguien sin ni
siquiera saberlo. Luis dio la vuelta y vio el espejo que colgaba, a
continuación, agarró la manilla de la puerta y el reposa brazos tan fuerte
como pudo. Sus pies se estrellaron contra el suelo y su boca se quedó
abierta.

En un primer momento, Luis no quiso decir nada. Jase estaba a


cargo; era su camioneta, y Luis no quería ser acusado de ser un conductor
de asiento trasero. Pero cuando cruzaron la avenida Amsterdam y se
deslizaron entre un autobús urbano y una camioneta de trabajo con sólo
unos centímetros a cada lado, Luis apretó la palma de la mano a su pecho y
dijo: ―Podemos llegar con unos minutos de retraso. A Derrick no le
importará. ―Sus nudillos estaban blancos por entonces, y su estómago se
estaba retorciendo por los nudos.

―No me estoy apresurando ―dijo Jase. Estaba sentado todo el


camino de vuelta en su asiento. Sus piernas estaban extendiéndose, su
brazo derecho estaba descansando en el reposa brazos, y estaba sólo
utilizando dos dedos en su mano izquierda para dirigir la camioneta.―
¿Voy demasiado rápido? Supongo que no estoy acostumbrado a conducir
en la ciudad todavía.

―Ah, bueno ―dijo Luis, mientras veía a dos ancianas volver


corriendo a la acera cuando vieron a Jase venir velozmente hacia ellas―.
Es posible que desee que reduzcas la velocidad un poco. Tenemos mucho
tiempo para llegar ahí.

58
Jase ajustó el espejo retrovisor y dijo: ―Está bien.

Sólo que él parecía ir más rápido. Cortaron a través del parque, un


error, porque Jase pensó que podría ser mejor para llegar al centro de esa
manera. Luis se apretó su cinturón de seguridad y alcanzó el mango por
encima de su cabeza con ambas manos. Cuando pasaron un carro tirado por
caballos, el caballo se levantó sobre sus patas traseras y relinchó. Cuando
se acercaron a una acera para evitar golpear a un corredor, un hombre que
paseaba a su perro saltó a la cabeza de un grupo de arbustos en primer
lugar. Jase se limitó a sacudir la cabeza y frunció el ceño, como si hubiera
algo malo con el chico. Si hubiera pasado un coche de policía, Jase habría
sido detenido y su licencia habría sido revocada.

En el momento en que llegaron a East 4th Street, el estómago de Luis


se sentía como si hubiera subido a la garganta, y los músculos de sus
pantorrillas estaban doloridos de presionar sus pies contra el suelo. A pocas
cuadras de distancia, tuvieron la suerte de encontrar una plaza de
estacionamiento en la calle, no lejos de la dirección donde se iban a reunir
con Derrick y su amigo más mayor. Derrick estaba viendo tres nuevos
anuncios de bienes inmuebles en un nuevo proyecto de lujo esa tarde. Él ya
le había dicho a Luis que su amigo iba a tomar el metro desde Brooklyn
para unirse a ellos.

Cuando Jase sacó la llave de arranque, Luis miró hacia arriba y


exhaló por lo que parecía la primera vez desde que habían dejado el Upper
West Side. Luego se desabrochó el cinturón de seguridad y se bajó de la
camioneta. Sus piernas se sentían un poco tambaleantes y sus dedos
estaban doloridos por apoyarse en la manija. Se desperezó y flexionó sus
músculos un par de veces para mantener el equilibrio. Aunque esto había
sido uno de los viajes más aterradores de su vida, no quería quejarse a Jase.
El paseo al centro de la ciudad parecía haber calmado las preocupaciones
de Jase sobre el encuentro con Derrick y su amigo y Luis no quería
molestarle.

Pero cuando Jase caminó hacia el otro lado de la camioneta y vio a


Luis estirar las piernas, metió las manos en los bolsillos y dijo: ―Te lo
advertí. No soy el mejor conductor, especialmente, no en la ciudad.

59
Luis sonrió y se aclaró la garganta. No quería herir los sentimientos
de Jase. ―No eres tan malo ―dijo―. Y llegamos aquí en un tiempo
récord.

Llegaron sólo media hora tarde. Si hubieran tomado un taxi,


probablemente estarían aún atascados en el tráfico de Midtown. Jase había
encontrado una manera de evitar todo eso. Había bajado por una calle de
un solo sentido, llevando la acera con él, y había pasado por alto un enorme
atasco de tráfico cerca de la calle 42.

―¿Dónde está este lugar? ―Preguntó Jase. Se puso su chaqueta de


cuero negro y ajustó los bolsillos.

Luis señaló a un edificio grande y brillante en la calle y empezó a


caminar. ―Sólo recuerda que debes ser agradable. Lo único en lo que estos
chicos están interesados es en un pequeño e inofensivo coqueteo y
conversación agradable. Es en realidad muy civilizado.

―Recordaré eso ―dijo Jase, mientras seguía a Luis cruzando la


calle con las manos en sus bolsillos―. Voy a ser tan dulce como el pastel.

Cuando llegaron al edificio, Derrick y su amigo estaban esperando


en el vestíbulo. Derrick se puso de pie, abrazó a Luis, y le dio un beso en la
mejilla. No parecía en absoluto descontento por el hecho de que Luis y Jase
llegaran con más de media hora de retraso. Su voz era animada y tenía buen
aspecto esa tarde. A pesar de que era un hombre grande con un ancho
estómago, vestía ropas simples conservadoras que le colgaban y no llamaba
la atención sobre su peso. Aquella tarde vestía una impecable camisa de
vestir blanca, pantalones casuales de color beige, y mocasines marrones. Su
espeso cabello plateado había sido teñido de color marrón claro. Todavía
quedaban algunos mechones grises en sus sienes que no habían cogido el
tinte. Se le veía muy natural y le quitaba años de su cara. Aunque Luis
quería felicitarlo por su pelo, decidió no llamar la atención sobre él delante
de Jase.

Por otro lado, el amigo mayor de Derrick de Brooklyn se veía cada


pedacito de su edad. Excepto por unas pocas hebras de blanco por encima
de las orejas, la mayor parte del pelo de su cabeza se había ido. Sus grandes
gafas negras tenían lentes tan gruesas que se parecían a los fondos de
frascos para conservas. Y sus ropas causaron que Luis presionara con el

60
dedo su labio inferior. El anciano llevaba un abrigo largo y negro, un traje
negro, una camisa blanca y una corbata negra. Sus zapatos negros tenían
las suelas gruesas para apoyo, y llevaba un bastón negro en su antebrazo
derecho. Parecía un sacerdote.

Eso era porque era un sacerdote. Cuando Derrick presentó a su


amigo a Luis y a Jase, él se rió y dijo: ―Este es mi amigo, Thomas, de
Brooklyn. Era un sacerdote de sesenta años. Acaba de jubilarse. ―Él
sonrió y le dio unas palmaditas en la espalda a Thomas un par de veces.

Luis nunca había conocido a un sacerdote. Ni siquiera sabía que los


sacerdotes podían jubilarse. Siempre había pensado que era uno de esos
trabajos para toda la vida. ―Es un placer conocerte.

Thomas no era un charlatán. Estrechó la mano de Luis, murmuró


algo incoherente, luego se quedó mirando a sus pies.

Después de eso, Luis presentó a Jase a todo el mundo y se acercaron


a ver los listados de Derrick en el edificio. Antes de que todos entraran a
ver el interior de cada apartamento individual, Derrick desapareció durante
unos minutos solo y esperaron en el pasillo para que regresara. Esto era
algo que Derrick siempre hacía antes de que mostrara a Luis uno de sus
listados. Derrick dijo que quería comprobar el lugar en solitario para
conseguir sentirlo, así si se encontraba un cliente interesado sería capaz de
describirlo también. Necesitaba estar a solas durante unos minutos para
memorizar todos los detalles. Pero nunca se había ido por más de unos
pocos minutos a la vez.

Caminaron a través de tres apartamentos, recientemente reformados


en el edificio y Derrick apuntó notas profesionales sobre las propiedades en
una carpeta negra pequeña. Mientras hablaban de encimeras de granito,
dobles lavabos en baños principales y vistas de la ciudad desde las salas de
estar, Derrick hacía bromas de mal gusto acerca de la vida de un hombre
mayor gay. Tener a Jase allí parecía tener a Derrick más animado y
entretenido. Luis se reía tanto en una broma ligeramente desagradable
sobre próstatas que no funcionan correctamente, que las lágrimas llenaron
sus ojos. Y cuando el pobre viejo Thomas no cogió la broma la primera vez
y Derrick tuvo que repetirla, Jase se echó a reír tan fuerte que su cara se
puso roja y una vena salía por la frente.

61
Cuando salieron del edificio y se dirigieron a un restaurante cercano
para un almuerzo tardío, Jase retiró a Luis a un lado y dijo: ―Esto no es
para nada como yo esperaba que sería. ―Su voz era alta y estaba
sonriendo.― Este tipo Derrick es uno de los hombres más encantadores
que he conocido, y Thomas es uno de los hombres más agradables que
haya conocido. No me esperaba que fuera tan divertido.

Luis lo miró a los ojos y sonrió. ―Por eso me encantan los hombres
mayores gay como Derrick y Thomas. Son totalmente inofensivos, y más
interesados en la buena compañía y estar rodeado de chicos más jóvenes
que en el sexo. No siempre es así, como has visto desde la noche en que
salté a través de tu ventana. Pero cuando lo es, es muy agradable.

―Me gusta eso ―dijo Jase―. Estaba preocupado de que fuera tan
repugnante como tu amigo Michael estaba en la fiesta. Tenía miedo de que
estuvieran toqueteándonos durante toda la tarde. Me alegro de que no estén
interesados en el sexo. El sexo está muy sobrevalorado.

Luis miró hacia atrás y hacia adelante. Estaban de pie en el


restaurante esperando por una mesa. Cuando vio que nadie estaba mirando,
se agachó y agarró el culo de Jase. Lo apretó unas cuantas veces y sonrió.

Jase saltó. ―¿Por qué fue eso? ―Parecía realmente sorprendido.

Luis se inclinó más cerca para poder susurrar. ―Para que lo sepas, el
buen sexo es divertido, también.

Jase dejó caer la mandíbula y sus cejas se alzaron. Pero antes de que
Jase pudiera responder, el camarero llegó para acompañarles a una mesa.
Era un pequeño restaurante, con un tema italiano, y las mesas estaban
juntas. A esa hora, entre la hora del almuerzo y la cena normales, eran los
únicos clientes allí. Cuando se sentaron, Jase se sentó junto a Thomas, justo
enfrente de donde Luis estaba sentado contra la pared. Derrick se sentó
junto a Luis en el exterior, en frente de Thomas, y ajustó su asiento.
Derrick era un hombre tan grande que tuvo que sentarse más cerca del
borde con el fin de ponerse cómodo. Sus piernas eran tan largas que la
rodilla izquierda salía al pasillo y el camarero tuvo que caminar alrededor
de ella.

62
Pero esto no impidió que Derrick ordenara una comida de tres platos
y dos rondas de pan fresco. Dijo que le encantaba la comida y a su edad, no
iba a fingir o pedir disculpas a nadie.

Jase estuvo de acuerdo con él y ordenó su propia comida de tres


platos. Entre ellos, se comieron casi todo el pan y la mantequilla. Luis pidió
una ensalada pequeña. Thomas ordenó un sándwich de atún y le dijo al
camarero que se asegurara de que el cocinero se lavara las manos primero.
Cada uno de ellos recogió una pequeña pieza de pan sin mantequilla. Luis
dijo que no tenía mucha hambre, y Thomas murmuró en su puño que no
quería echar a perder su cena.

Mientras comían, Derrick continuó encantándolos con sus historias y


sus chistes. Thomas apenas dijo tres oraciones completas. Luis sonrió y
jugueteó con su ensalada. Luis ya había oído la mayor parte de las historias
de Derrick y sus chistes, por lo que nada de esto era nuevo para él. Luis
adivinó que Thomas había escuchado las historias antes, también. Pero Jase
era público nuevo, y cuanto más se reía, más continuaba Derrick.

Durante el café, mientras esperaban que llegara el postre de Jase y de


Derrick, Derrick se echó hacia atrás en su silla y cruzó los brazos sobre su
pecho. Miró a Jase a los ojos y dijo: ―He estado hablando toda la tarde y
tú no has dicho nada. Tengo curiosidad sobre ti.

Jase se encogió de hombros y miró directamente a los ojos de


Derrick. ―No hay mucho que decir.

Derrick apretó los labios y sonrió. Luego le hizo un guiño y dijo:


―Tengo una divertida sensación de que no es totalmente cierto. Te ves
como un muy brillante, hombre interesante. Y tengo la sensación de que no
acompañas a hombres gay mayores todo el tiempo. Por lo menos dinos de
dónde vienes.

Luis se inclinó hacia adelante y apoyó los codos en el borde de la


mesa. No sabía nada de Jase y tenía curiosidad, también. Había olvidado el
talento que Derrick tenía cuando se trata de obtener información de la
gente. Derrick, gracias a sus suaves habilidades de ventas, sabía cómo
hacer las preguntas correctas, sin ser desagradable o grosero.

―Soy de Alaska ―dijo Jase.

63
Luis se volvió rápidamente. ―¿Alaska? Dijiste que eras de Florida.

Derrick y Thomas se miraron entre sí.

―Te dije que acababa de pasar por encima de Florida. Pero soy
originario de Alaska. Nací y me crié ahí. Sigue siendo mi hogar.

―¿Qué haces? ―Preguntó Derrick.

―Un poco de todo ―dijo Jase.― Creo que se puede decir que soy
un hombre del renacimiento. Ahora mismo estoy inventando un ahumador
de queso casero, para que la gente pueda ahumar su propio queso en sus
propios hogares. ―Mientras respondía a la pregunta de Derrick, miraba a
los ojos de Luis, como para demostrar que estaba diciendo la verdad.

Por primera vez esa tarde, el viejo Thomas se sentó en su asiento y


enderezó los hombros. Cuando oyó hablar del ahumador de Jase, su rostro
se iluminó y sacudió la cabeza hacia un lado. ―Yo solía hacer mi propio
queso ―dijo―. Compré este pequeño kit de fabricación de quesos hace
unos poco años. Tenía un nombre pegadizo que no puedo recordar, sin
embargo.

―¿El queso Virgen? ―Preguntó Jase.

Thomas golpeó la dura mesa. Las gafas se tambalearon y agitó los


platos y cubiertos. Se echó a reír y dijo: ―¡Eso es! El queso Virgen. Así es
exactamente como se llamaba. Hacía queso todo el tiempo. Solía desear
que hubiera un ahumador de queso que fuera con el equipo.

―Recuerdo ese kit de fabricar queso ―dijo Derrick―. Mi madre


tenía uno. Estaba encantada con él. Ella decía que era el mejor queso que
jamás había tenido. Hizo una vez un queso blando y cremoso con cebollino
y ajo que nunca olvidaré. Se me hace la boca agua al pensar en eso ahora.

Después de eso, Jase y Thomas pasaron el resto de la tarde hablando


sobre fabricar queso y ahumadores de queso. Thomas se detuvo
murmurando y su voz se hizo más fuerte y articulada. Pobre Derrick, tan
acostumbrado a llevar toda la conversación, no pudo dejar una palabra de
lado. Discutieron las ventajas y desventajas de la fabricación de queso en
casa, y cómo para producir una libra de queso se llevaba por lo menos un
galón de leche. Y había que tener a mano una tela de estopa, que la mayoría

64
de la gente no tenía en la casa. En el momento en que Derrick entregó al
camarero su tarjeta de crédito, Luis se sintió como si supiera todo lo que
había que saber sobre la fabricación de queso. En la salida del restaurante,
se dio cuenta de que tenía hambre por un pedazo de buen queso.

Se despidieron en la acera con abrazos y besos. Jase dijo que él


mismo había disfrutado mucho y que le gustaría reunirse con ellos de
nuevo en el futuro. Luis se quedó ahí mirando a Jase. Era como si Jase
nunca hubiera salido a almorzar. Parecía olvidar el hecho de que a Luis le
pagaban para estar ahí con Derrick. Esto no se trataba de amistad.

Antes de que Derrick y Thomas volvieran a caminar en dirección


opuesta, Luis y Jase se fueron, Luis se detuvo en seco, sacó una bolsa de
plástico de su maletín y se la entregó a Derrick. Casi se había ido sin que le
pagaran. ―Aquí tienes ―dijo Luis. Le estaba entregando su último par de
calcetines sudorosos usados. Se había puesto este par en el gimnasio el día
antes y eran extra desagradables.

Y aunque Derrick no lo sabía, sin embargo, Luis le había puesto un


par de calzoncillos usados en la bolsa como bonificación añadida.

―Me divertí mucho esta tarde, casi me olvidé ―dijo Derrick. Se


quedó mirando la bolsa y sonrió―. Muchas gracias por acordarte. ―Luego
tomó la bolsa, la apretó contra su pecho con una mano, y metió la mano en
el bolsillo de atrás con la otra por un sobre de color blanco que había sido
doblado por la mitad. Le entregó el sobre a Luis y le guiñó un ojo.― Nos
vemos el próximo viernes. ―Entonces se volvió y agarró el brazo de
Thomas para que pudiera caminar de nuevo al metro donde Thomas
tomaría un tren de regreso a Brooklyn.

Luis y Jase se volvieron en la otra dirección y se dirigieron de nuevo


a donde estaba la camioneta estacionada a una cuadra. Cuando estaban allí,
Luis sacó el sobre blanco de la bolsa y se lo entregó a Jase. ―Aquí tienes.
Te dije que te daría los quinientos por venir conmigo hoy. Yo siempre
mantengo mi palabra.

Jase sacó las llaves del bolsillo y se quedó mirando el sobre. Levantó
los brazos y dio un paso atrás. ―No lo quiero. Me divertí mucho esta tarde.
Derrick era refrescante, y de hecho aprendí algunas cosas de Thomas sobre
la elaboración del queso.

65
―Un trato es un trato ―dijo Luis. Apretó el sobre al pecho de Jase.
Hablaba en serio, también. Había prometido a Jase el dinero y no iba a
volverse atrás en su palabra. A pesar de que necesitaba este dinero para
ayudar con el alquiler de ese mes, por no mencionar que había perdido un
pago con tarjeta de crédito del mes anterior, había descubierto otra manera
de hacer dinero.

―Absolutamente no ―dijo Jase, negándose a tomar el sobre―.


Preferiría cortarme el brazo aquí mismo, en la calle que tomar tu dinero.
Guardas el dinero y me debes un favor ahora.

―¿Estás seguro? ―Preguntó Luis. Realmente necesitaba el dinero


para el alquiler. Y esa maldita factura del teléfono se acercaba otra vez,
también. No importa lo mucho que hiciera ahí, nunca parecía lo suficiente
como para hacer cualquier cosa más que para salir adelante.

―Sí. Estoy seguro.

―Entonces tienes que prometerme que no dudarás la próxima vez


que necesites un favor. Lo digo en serio.

Jase hizo un juramento, pasó la lengua por la punta de su dedo


meñique, y lo levantó en el aire. ―Lo prometo ―dijo―. Vas a ser el
primero al que llame.

66
Capítulo 6
Una semana más tarde, mientras Jase estaba sentado en su escritorio
mirando fotos de hombres desnudos, escuchaba música proveniente de la
ventana de su dormitorio. Jase no llevaba nada. Sostenía su polla con una
mano y hacía clic en las fotos con la otra. A pesar de que nunca había
estado con otro hombre, había estado aliviando su tensión sexual de esta
manera desde que había aprendido a utilizar un ordenador. No iba a los
sitios de porno duro sólo para hombres. Había algo en ellos que le dejaban
una sensación de frío y soledad. Pero disfrutaba de los sitios Web que se
centraban en los hombres desnudos que no participaban en la actividad
sexual. Los modelos en estos sitios Web no se veían como si estuvieran
siendo explotados u obligados a hacer esto por dinero, donde los modelos
en los sitios del porno duro siempre parecían tan infortunados.

La música venía de la escalera de incendios fuera de su dormitorio.


Era una de esas noches de brisa, que presagiaban días más cálidos por
venir. Alguien tocaba una vieja canción de los Beatles en un teclado. Era
una canción lenta, y el volumen no era muy alto. Cuando Jase respiró
hondo y contuvo el aliento, casi podía oler el mar.

Así que dejó de masturbarse y cerró el portátil. Sacudió su polla un


par de veces y la presionó. Luego se levantó de su escritorio y tomó un par
de pantalones de chándal azul pálido que había arrojado sobre el respaldo
de la silla del escritorio. Se los puso rápidamente y se dirigió a la ventana,
comprobando su pene una vez más para asegurarse de que no estuviera
duro como una roca. Cuando apartó las diáfanas cortinas para ver quién
estaba tocando, miró a su derecha y sonrió. Luis estaba sentado en su
alféizar de la ventana con un teclado pequeño en su regazo y su pequeño
perro a sus pies. Miraba fijamente al teclado y cantaba la canción sin
música. Sus labios estaban apretados, y estaba tarareando en voz baja.

Jase se quedó ahí sin hacer ruido. Luis estaba vestido con su corta
bata blanca y sus piernas se separaban lo suficiente para que Jase pudiera
ver la parte más interna de sus muslos. Jase se apoyó en la pared y cruzó

67
los brazos sobre su pecho. Mientras que Luis se quedó mirando el teclado,
Jase inconscientemente lo estaba mirando, Jase sonrió y miró los delicados
dedos de Luis deslizarse a través de las teclas. Luis tenía los más suaves y
delicados dedos que Jase había visto nunca. En ese momento, quería
apoderarse de esas manos y lamerlas a la vez.

Cuando Luis terminó la canción, miró a su perro y frunció el ceño.


Todavía no sabía que Jase lo estaba observando. Palmeó la cabeza del
perro, tomó un poco de aire y suspiró tan fuerte que el tímido pequeño
perro se levantó y corrió de nuevo al apartamento.

Un momento después, miró hacia arriba y vio a Jase de pie en la


ventana. Pero no estaba asustado o molesto. Sólo sonrió y dijo: ―Hey.

―Hey.

―¿Llevas ahí mucho tiempo?

―Apenas unos minutos.

―¿Quieres un trago?

Jase se encogió de hombros. ―Voy a coger una camisa.

―No ―dijo Luis―. No necesitas camisa. Estás bien de la manera


que estás.

Jase vaciló un momento y luego metió la pierna a través de la


ventana y salió de la escalera de incendios. En el momento en que llegó a la
ventana de Luis, Luis estaba de pie. La bata blanca que Luis llevaba no
estaba atada con tanta fuerza como podía haber estado. El cinturón caía por
debajo de su cintura como si estuviera listo para desatarse y los bordes de
la bata de baño se separaron alrededor de media pulgada por la mitad de su
cuerpo. Tenía en la mano el teclado enfrente de sus partes privadas y estaba
sonriendo. Cuando se volvió y levantó la pierna para subir a su
apartamento, perdió el equilibrio y cayó hacia atrás.

Jase estaba detrás de él. Jase se acercó y puso sus brazos debajo de
los brazos de Luis. Cuando Luis cayó hacia atrás, aterrizó en el pecho de
Jase. La bata se deshizo y se abrió completamente. Cayó a los costados y
expuso su cuerpo entero. Luis cubrió sus partes íntimas con el teclado y

68
levantó la cabeza. Miró a los ojos de Jase y dijo: ―Me alegro de que
estuvieras ahí. Podría haber roto algo.

Jase colocó ambas palmas de las manos sobre el pecho desnudo de


Luis y sacudió la cabeza. ―Eres más peligroso ahora en esta posición que
yo conduciendo a través de Manhattan, en una camioneta.

―No sé nada de eso. En realidad soy bastante inofensivo. Pregunta a


cualquier persona.

Jase tenía una erección de nuevo. Su corazón latía rápido y su pecho


comenzó a jadear. Tomó un poco de aire y exhaló. Miró a los ojos de Luis
y le preguntó. ―¿Te puedo besar?

Luis levantó la cabeza. Sus labios se separaron. ―Tú no tienes que


preguntarlo.

Cuando Jase bajó la cabeza y sus labios se encontraron con los labios
de Luis, una sacudida de entusiasmo se disparó a través de todo su cuerpo.
Los labios de Luis eran suaves y calientes y estaban listos para aceptarlo. A
pesar de que nunca había besado a otro hombre de esta manera antes, se
sentía tan natural, que metió la lengua en la boca de Luis y la presionó
contra la lengua de Luis. Por un segundo o dos, el mundo dejó de moverse
y todo se quedó en blanco. Todas las fantasías que Jase había tenido alguna
vez de estar con un hombre se hicieron reales. La canción que Luis había
estado tocando en el teclado comenzó a repetirse dentro de la cabeza de
Jase. El nunca había probado nada más dulce o más satisfactorio que el
interior de la boca de Luis. No podía tener suficiente. Cuanto más profunda
su lengua iba, más quería.

Jase incluso no se dio cuenta de que sus manos se deslizaban arriba y


abajo en el torso desnudo de Luis hasta que Luis se retiró y dijo: ―Vamos
a entrar. Alguien podría vernos aquí fuera. El Sr. Gordon gritará y llamará
a la policía.

Jase aún lo sostenía en sus brazos. Le ayudó a ponerse de pie, y


luego besó la parte de atrás de su cuello. ―Nunca he hecho esto antes. ―
Quería ser honesto. En el caso de que no fuera bueno en eso, quería que
Luis supiera que había una razón.

69
Luis se volvió hacia un lado y abrió más los ojos. ―¿Eres virgen?
―Su voz era suave. Parecía sorprendido, pero no alarmado.

―No exactamente ―dijo Jase―. He estado con mujeres. Me casé


una vez y ahora estoy divorciado. Pero nunca he estado con un hombre.

Luis se agachó entre las piernas de Jase, y cuando deslizó su perfecta


mano abajo por la delantera de sus pantalones deportivos, Luis envolvió
sus dedos alrededor de la erección de Jase, sonrió y dijo: ―Si te hace sentir
mejor, no he estado con un hombre en más de tres años.

―¿Tres años? ―Jase sonaba curioso.

Luis pasó la punta de su dedo índice hacia arriba y abajo del eje de
Jase. Se encogió de hombros y dijo: ―Me tiene que gustar el hombre
primero, y a mí simplemente no me han gustado muchos hombres lo
suficiente como para hacer algo con ellos durante tres años. Y por lo que he
visto a mi tío pasar con el VIH / SIDA, no tomo riesgos con nadie. Siempre
he sabido lo que he hecho, con quién lo he hecho, y dónde lo he hecho.

―Pero soy mucho más viejo que tú ―dijo Jase―. Tengo cuarenta
años de edad. ¿No te molesta que nunca haya estado con un hombre antes?
Me ha molestado durante mucho tiempo. Es algo que debería haber hecho
hace años.

Luis sonrió y cerró los ojos por un segundo. ―No me molesta en


absoluto ―dijo―. Si acaso, me siento halagado. Nunca olvidarás tu
primera vez, y ahora nunca me olvidarás a mí.

―Lo haces sonar como si nunca fuera a verte después de esta noche
―dijo Jase. Su voz era débil por entonces. Con los dedos de Luis a tientas
sobre su pene, tenía problemas para formar una frase coherente.

Luis apretó más fuerte y le dijo ―Insisto en una regla. Sólo somos
amigos que se gustan mucho el uno al otro. No quiero estar seriamente
involucrado con nadie. Yo no estoy buscando amor o una relación a largo
plazo.

70
En ese momento, la cabeza de Jase se echó atrás y su boca estaba
entreabierta. Habría estado de acuerdo con cualquier cosa que Luis hubiera
pedido. Así que asintió con la cabeza y soltó un gruñido. ―Sólo somos
amigos.

Después de eso, Luis bajó la parte delantera del pantalón de chándal


de Jase y ajustó su mano para tener un firme control sobre la polla de Jase.
Luego metió a Jase en el apartamento, a través de la sala de estar, y de
nuevo a la cama doble en su habitación. Cuando Jase estaba de pie junto a
la cama, Luis liberó la polla de Jase y se quitó la bata de baño. Agarró la
cintura de los pantalones deportivos de Jase con ambas manos. Cuando
Luis bajó hasta las rodillas, los pantalones deportivos de Jase fueron con él.
Guió a los pies de Jase fuera del pantalón deportivo de uno en uno, y luego
presionó las palmas hacia los fuertes muslos de Jase.

Mientras Luis besaba el interior de los muslos de Jase, justo debajo


de las bolas de Jase, el cerró sus ojos y extendió las piernas más
ampliamente. Sus bolas descansaron en la suave mejilla de Luis. Acarició
la parte superior de la cabeza de Luis con ligeros golpes y vio c ómo Luis
hundía el rostro entre sus piernas. No llevó mucho tiempo a Luis trabajar
con la lengua hasta las bolas de Jase. Cuando sus labios rozaron contra
ellas, pegó su lengua y lamió desde el fondo del saco todo el camino hasta
la base del eje de Jase. A continuación, Luis pasó la lengua por toda la
longitud del eje hasta llegar al final. Cuando cubrió sus suaves y dulces
labios alrededor de la cabeza, Jase cerró los ojos y estabilizó sus piernas
para que no se tambalearan.

Luis permaneció de rodillas durante mucho tiempo. Chupó a Jase


hasta que su rostro se puso rojo y sus labios comenzaron a hincharse. Su
ritmo era uniforme y sus acciones eran gentiles y calmadas. Aunque la boca
de Luis era húmeda y cálida, la barbilla permaneció limpia y seca. Mantuvo
los ojos cerrados y los únicos sonidos que salían de su boca eran
ocasionales suspiros y agradables gemidos. Mientras la cabeza se movía
adelante y atrás y la cabeza de la polla de Jase asomaba por la parte
posterior de la garganta, no se ahogaba, tosía, o tenía arcadas. Y cuando
Jase llegó al punto en que no pudo contenerse un segundo más, Luis
pareció saber sin preguntar, y dejó de chupar.

71
Su cabeza cayó hacia atrás y se lamió una gota que se anticipaba de
la punta. Tragó saliva y miró a Jase con sus grandes ojos verdes. ―Métete
en la cama y acuéstate sobre la espalda.

Mientras Jase seguía su cariñosa orden, Luis metió la mano en una


pequeña caja en su mesita de noche y sacó un condón pre-lubricado. Lo
abrió con los dientes y tiró el envoltorio en el piso. Luego se inclinó y
cubrió la polla de Jase. Era rojo brillante, con pequeñas crestas en toda la
cabeza. Luis hizo esto con tal toque ligero que Jase se echó los brazos por
encima de su cabeza y cerró sus ojos. Luego estiró las piernas y arqueó los
pies. Todos los músculos, articulaciones y huesos del cuerpo estaban a
punto de explotar. Trabajó duro para controlarse a sí mismo. Estaba
dispuesto a llegar al clímax y no quería echar a perder el momento. Esto era
todo lo que sabía. No había esperado que el sexo con un hombre fuera tan
bueno. En el pasado, siempre había tenido que esforzarse para llegar al
punto de clímax con imágenes mentales y fantasías sexuales. Y ahora, por
primera vez en su vida, se estaba obligando a aguantar más, y la única
fantasía en su mente era Luis.

Cuando el condón estuvo en su lugar, Luis subió entre las piernas de


Jase y se sentó a horcajadas en las caderas de Jase. Abrió las piernas tanto
como pudo, luego colocó una mano sobre el pecho de Jase y se inclinó
hacia adelante. Con la otra mano, agarró la polla de Jase y la guió dentro de
su cuerpo. Trabajó la cabeza en su apertura y esperó un segundo. Movió
sus caderas un par de veces, arqueó la espalda, y luego bajó lentamente su
cuerpo hasta el fondo de su culo que estaba presionado contra la carne de
Jase.

Luis cerró los ojos y apretó los puños. Mientras estaba sentado
encima de Jase, a la espera de que la primera incomodidad disminuyera,
Jase se agachó y agarró las caderas de Luis. Las acariciaba y apretaba
suavemente, maravillado por lo suaves y firmes que eran, al mismo tiempo.
Jase nunca había entrado en nadie tan apretado, tan suave o tan cálido.

Un momento después, Luis abrió los ojos y se inclinó hacia adelante.


Envolvió sus brazos alrededor de los hombros de Jase y entrelazó los dedos
detrás del cuello de Jase. Cuando empezó a subir y bajar por el eje
deslizándose todo el camino dentro y fuera de su cuerpo, besó con tanta
fuerza a Jase que sus dientes chasquearon juntos.

72
Un minuto después de eso, mientras continuó besando, Jase comenzó
a corcovear sus caderas con el mismo ritmo que Luis estaba usando para
montarlo. Jase apretó las caderas de Luis con sus manos fuertes y obligó al
culo de Luis a subir y bajar más rápido. Sus cuerpos se abofetearon juntos,
sus lenguas apretadas y enganchadas. Cuando Jase no pudo contenerse ni
un minuto más, se quejó, con su lengua profundamente dentro de la boca de
Luis, y llenó el condón por valor de tres días en venirse. Fue tan grande la
carga y tan intenso el clímax, que en realidad sentía la sensación en los
dedos de sus pies.

Luis se sentó y sonrió. Ajustó las caderas, obligando a Jase a


permanecer en el interior de su cuerpo, y asintió con la cabeza a su propia
erección. ―Tócame ahora. Masturbarme mientras estás todavía muy dentro
de mí. ―Le susurró esto; que era una petición, no una orden.

Cuando Jase alcanzó la erección de Luis y la ordeñó, Luis cerró los


ojos y levantó los brazos en el aire. En el momento en que lamió su
estómago y arqueó la espalda, se vino por todo el estómago de Jase co n un
grueso chorro.

Luego bajó los brazos y ajustó sus caderas. Se agachó y le dio un


beso a Jase en los labios. ―¿Estuvo bien? ―Preguntó―. No quiero ser
responsable de que la primera vez de alguien sea horrible. Eso me mataría.
―Su voz era un susurro bajo ahora; aún respiraba con fuerza y sus labios
aún estaban hinchados.

Jase abofeteó el culo de Luis suavemente y le dijo: ―Fue genial.


Todavía estoy disfrutándolo.

Todavía estaba dentro del cuerpo de Luis y su pene estaba demasiado


sensible.

―¿Estuvo bien que no nos viniéramos juntos?

Jase masajeó el culo de Luis, no podía mantener sus manos lejos de


él. ―Infierno, ambos llegamos en cuestión de minutos el uno con el otro.
¿A quién le importa si nos corrimos juntos?

Luis suspiró y apoyó la mejilla en el pecho de Jase. ―Me alegro de


que te sientas así. Siempre estoy leyendo acerca de lo importante que es

73
correrse al mismo tiempo, homosexuales o heterosexuales. Pero nunca
pensé que fuera realista. Eso pone mucha presión sobre ambas personas. Y
no debería haber ninguna presión cuando dos personas están haciendo el
amor.

―¿Podemos hacer esto de nuevo esta noche? ―Preguntó Jase.


Aunque nunca había dicho esto en voz alta, no podía esperar para inclinar a
Luis sobre la cama y joderlo al estilo perrito. Había estado fantaseando
hacer esto con Luis durante un tiempo.

Luis se sentó y movió sus caderas. ―Supongo que podemos. Pero no


vamos a hacer un hábito de esto. Todavía somos sólo buenos amigos.
¿Somos claros en esto? ―Su voz era todavía suave, pero había ahí un cariz
que no había estado ahí antes.

Jase sonrió y asintió con rapidez. A diferencia de la mayoría de la


gente Jase sabía, cuando Luis habló con un tono serio que era difícil en
realidad tomarlo en serio.

―Somos claros. Sólo quiero follarte en tus rodillas una vez.


Después de eso, nunca te lo pediré de nuevo.

Las cejas de Luis subieron y volvió su cabeza rápido. Pero no la giró


lo suficientemente rápido. Jase vio la enorme sonrisa en su rostro.

74
Capítulo 7
Tuvieron sexo tres veces más esa noche. Las tres veces lo hicieron al
estilo perrito, la posición favorita de Jase. Había rogado hacerlo de esta
manera y Luis lo había complacido sin ningún tipo de argumentos. En
realidad, la última vez que lo hicieron, Luis se bajó al suelo del dormitorio
en su manos y rodillas, arqueó la espalda, y separó las piernas de Jase. Y
por la mañana, cuando Luis salió de la cama y se puso los pantalones
deportivos para cuidar al perro, caminaba con una ligera cojera.

Jase caminaba detrás de él en la cocina y besó la parte posterior de su


cuello. Agarró su culo e inhaló su aroma. Luis siempre olía polvoriento y
suave. Jase estaba a punto de poner su mano en los pantalones deportivos
de Luis cuando oyó algunos fuertes golpes procedentes de su propio
apartamento. La paredes del edificio eran muy finas; y si alguien llamaba lo
suficiente fuerte, la persona del apartamento de al lado podía oírlo.

Así que Jase besó la parte de atrás de su cuello y dijo: ―Debería ver
quién es. Podría ser importante.

―Sí, deberías ―dijo Luis, vertiendo un puñado de comida seca para


perros en el pequeño cuenco del perro.

Jase le dio un beso en la frente y corrió hacia el dormitorio por sus


pantalones deportivos. Los subió y se acercó a la ventana que conducía a la
escalera de incendios. ―Te veré más tarde.

―Nos vemos más tarde ―dijo Luis, colocando el cuenco del perro
en el piso de la cocina.

Un minuto después de eso, Jase estaba dentro de su apartamento y


corriendo a su puerta. No se molestó en ponerse una camisa. Sabía quién
estaba allí. Cuando abrió la puerta, Sherman estaba de pie en el pasillo,
dando golpecitos con el pie derecho. Llevaba puesta una camiseta negra
ajustada, vaqueros negros, y zapatos negros. Más parecía que iba a salir a
un club nocturno que hacer una visita por la mañana temprano.

75
Jase sonrió y dijo: ―Buenos días.

Tenía la esperanza de que Sherman le hubiera traído más efectivo. Se


le estaba agotando y no quería hacer un reintegro por su propia cuenta. A
pesar de que Jase sabía que estaba siendo demasiado cauteloso sobre cómo
mantener su identidad oculta, no quería correr ningún riesgo por el
momento. Estaba descubriendo cosas importantes sobre sí mismo y no
estaba listo para enfrentar el mundo real todavía.

Sherman le dio un beso en la mejilla y entró en su apartamento. Sin


parar, se fue a una ventana que daba a la calle y empujó la cortina a un
lado. Cuando bajó la mirada, dijo: ―Tal vez me estoy poniendo paranoico,
pero creo que algo está pasando ahí abajo. Este tipo ha estado al acecho
fuera de tu edificio desde hace una semana ya. Lo he visto en el mismo
lugar cada vez que vengo aquí. No quiero alarmarte. Pero podría ser de uno
de esos periódicos sensacionalistas. Podrían haber descubierto quién eres
realmente.

Jase frunció el ceño y se fue a la ventana. Cuando miró hacia abajo,


se dio cuenta de un alto y desgarbado hombre de unos treinta y muchos o
cuarenta y pocos años, apoyado contra una faro la en el frente del edificio.
―¿Ha estado ahí cada vez que vienes?

Sherman dijo que sí. ―Simplemente está ahí. Me da escalofríos.

Jase se frotó la mandíbula y miró hacia abajo de nuevo. El hombre


contra la farola llevaba una costosa chaqueta de cuero marrón y unos
pantalones de color claro. Su pelo corto y oscuro parecía como si hubiera
salido de un salón de belleza de alta gama para tenerlo de diseño, y tenía
dos grandes anillos de oro en ambas manos. Este hombre, quienquiera que
fuese, no se parecía a un fotógrafo o uno de esos periodistas de mala
calidad de los periódicos sensacionalistas que estaban por lo general mal
vestidos, con ropas grises que colgaban libremente y zapatos que estaban
desgastados y agrietados. Y nunca llevaban joyas decentes. Jase había
estado esquivando a estas personas durante años; siempre supo cómo
detectarlos. Después de que la prensa lo había apodado “El multimillonario
virgen” cinco años antes, había perdido casi la totalidad de su vida privada
y su vida nunca había sido la misma. Pero Jase también sabía que estos

76
chicos de los tabloides podría ser astutos y se rebajarían a disfrazarse.
Quería saber si su cubierta se había roto.

Así que se fue a su dormitorio y se vistió. Luego volvió a entrar en la


sala y dijo: ―Voy a ir ahí para ver de qué se trata todo esto.

―¿Estás seguro de que es seguro hacer eso? ―Preguntó Sherman―.


¿Y si te reconoce con tu nuevo corte de pelo y tu nuevo aspecto? Entonces
el mundo sabrá lo que has estado haciendo.

Jase se encogió de hombros y sonrió. ―No he estado haciendo nada


―dijo―. Sólo quería desaparecer por un tiempo, para saber lo que era ser
un hombre gay. No me avergüenzo de lo que estoy haciendo, y no voy a
pedir disculpas a nadie ni ser chantajeado por nadie. Ciertamente no voy a
pedir disculpas a un periodista sensacionalista de mala calidad. Si, de
hecho, este tipo me está siguiendo, y está en lo que he estado haciendo,
podría ser el momento para salir públicamente y de una vez por todas.
Estoy cansado de no ser quien quiero ser. La única razón por la que decidí
dejarlo por un tiempo fue para poder vivir una vida auténtica. ―Apretó los
puños y enderezó los hombros. Después de estar con Luis la noche anterior,
se dio cuenta de cuánto de su vida se había perdido. Fueron años perdidos a
los que nunca sería capaz de volver, y no estaba dispuesto a perder la
siguiente mitad de su vida fingiendo ser alguien que no era.

―¿Estás seguro de que estás listo para esto? ―dijo Sherman,


llegando a abrazar a Jase―. Sólo estoy preocupado por ti. ―Entonces le
dio un beso en los labios y apoyó la mejilla en el pecho de Jase.

Jase dio unas palmaditas en la espalda de Sherman y se apartó de él.


Se había dado cuenta de que Sherman estaba llegando a ser más cariñoso y
no quería animarlo.

―Te llamaré después, esta tarde. Cierra la puerta al salir, por favor.
―No le pidió a Sherman que se quedara hasta que volviera.

Sherman sonrió. ―Tengo algo de dinero para ti. Voy a dejarlo sobre
la mesa en el dormitorio antes de irme.

―Gracias ―dijo Jase, y luego dio media vuelta y salió del


apartamento.

77
Cuando bajó a la calle, el hombre de la chaqueta de cuero marrón
estaba todavía apoyado en la farola. Jase se acercó a la mitad de la acera y
miró hacia atrás y hacia adelante. Vaciló un instante, luego se volvió y
comenzó a caminar hacia Riverside Drive para ver si el hombre le seguiría.

En su camino hacia el parque, Jase paseó a lo largo como si no


tuviera ningún sitio importante donde ir. Tenía las manos en los bolsillos y
una expresión casual en la cara. Levantó la vista hacia el cielo unas cuantas
veces y sonrió. Incluso silbó y asintió con la cabeza a la gente que le
pasaba. Un par de veces, cuando llegó al final de una calle, se detuvo y
miró por encima del hombro. El hombre de la chaqueta de cuero marrón
estaba detrás de él. El hombre permanecía lo suficientemente lejos en el
fondo para que no pareciera demas iado obvio. Pero cuando Jase dio media
vuelta y caminó hacia la entrada del parque con el hombre aún detrás de él,
Jase sabía a ciencia cierta que lo estaban siguiendo.

Era un día caluroso, brumoso y aún era demasiado temprano en la


mañana para que el parque se llenara de gente. Las únicas otras personas
que había eran caminantes y corredores de sus sesiones de ejercicio físico
temprano por la mañana. Algunos vestían trajes de negocios y llevaban
maletines. Jase se dirigió a un lugar aislado al final del parque, donde había
filas de bancos vacíos frente al río, y se sentó. El hombre que lo había
estado siguiendo se detuvo y se apoyó contra un árbol no muy lejos de
donde Jase estaba sentado. Durante unos pocos minutos, Jase esperó ahí a
ver qué pasaba.

Cuando nada pasó, se volvió hacia el hombre, se levantó de la silla y


dijo: ―No quiero jugar. ¿Qué puedo hacer por ti?

El hombre permaneció inmóvil, y luego un segundo más tarde se


acercó a Jase, y dijo: ―Vamos a sentarnos. Me gustaría hablar contigo de
algo importante.

Los ojos de Jase se abrieron como platos. Cuando el hombre se sentó


en el banco, Jase se sentó junto a él e inclinó la cabeza hacia un lado.

―¿Quién eres? ¿Y qué podrías querer hablar conmigo? ―Preguntó


Jase. Aunque esto era inusual, por lo menos Jase sabía que este chico no
era reportero de un periódico sensacionalista. Jase sabía cómo detectarlos
de inmediato. Este hombre parecía demasiado a la defensiva y cauteloso. Si

78
hubiera sido un periodista, habría estado agresivo y no habría sido
suficiente furtivo como para ser tan cortés. Habría enfrentado a Jase con
preguntas acerca de lo que estaba haciendo y por qué lo estaba haciendo.
Luego habría sacado una cámara de su bolsillo.

―Soy el Dr. Kenneth Barton ―dijo el hombre―. Tengo una


pequeña consulta a la vuelta de casa en Tennessee. Creo que soy lo que
podríamos llamar un médico rural aquí en New York. Todavía hago visitas
a domicilio. ―Llegó al bolsillo de la chaqueta y sacó una foto. Sostuvo la
foto delante la cara de Jase y señaló a alguien en el medio.― Este es él. Es
por eso que estoy aquí y por qué he estado observándote. Fue tomada hace
tres años fuera de nuestra casa.

Cuando Jase miró la foto, apretó su mano contra su pecho. Se inclinó


hacia adelante y la examinó de cerca. Había tres personas de pie delante de
una casa de ladrillo grande, con negras persianas y altas columnas blancas.
Luis Fortune estaba en el centro de la foto, el Dr. Barton estaba de pie a su
derecha, y había otro hombre que estaba a su izquierda. El hombre de la
izquierda era dolorosamente delgado, con facciones hundidas y grandes y
redondos ojos. Jase estudió la foto por un momento.

El pelo de Luis era más largo y parecía alrededor de diez libras más
pesado. Los otros dos estaban sonriendo, pero Luis estaba ahí de pie, con
los labios apretados y las manos cruzadas sobre su estómago.

―¿Eres el tío de Luis?

El Dr. Barton se echó a reír y señaló la foto. ―No, ese es su tío. Yo


soy su pareja.

―¿Pareja?

El Dr. Barton asintió con la cabeza. ―Conocí a Freddie después de


cumplir los dieciocho años.

―¿Freddie?

―Su nombre real es Freddie Bowles ―dijo el Dr. Barton―. Me


enamoré de Freddie en el momento en que puse los ojos en él. Venía de
una zona rural… creció ahí con su madre y su padre… cristiano
reconvertido. Cuando lo atraparon en el granero con uno de sus jornaleros

79
de la granja en una posición comprometida, por así decirlo, hicieron su
maleta y lo echaron. Estaba a punto de los dieciséis años y no tenía a dónd e
ir.

―¿Simplemente lo echaron de casa a los dieciséis años? ―Preguntó


Jase.

―Tienes que entender ―dijo el Dr. Barton―. Estas personas toman


en serio su religión. Son la Biblia andante, fanáticos de carnet. Y no hay
tolerancia para los homosexuales. Cuando se enteraron de él, le dijeron que
estaba condenado a terminar igual que su tío maricón con SIDA, y lo
echaron de casa. Se fue a vivir con su tío en un primer momento. Pero el tío
vive en una auto-caravana deteriorada fuera de la ciudad y apenas puede
darse el lujo de alimentarse por sí mismo. Le consigo sus medicamentos
contra el VIH cuando puedo, pero los medicamentos cuestan miles de
dólares al mes y no tiene ningún tipo de seguro. Está demasiado
incapacitado para trabajar. Tenía problemas en los pulmones enc ima de
todo eso. Sin embargo, hago lo mejor que puedo. Le ayudo de la forma que
puedo sin cobrarle. Pero no está en muy buena forma.

―¿Y tú y Luis… ah, Freddie… son pareja? ―Preguntó Jase. Su


estómago estaba empezando a retorcerse en nudos. El Dr. Barton parecía
ser un hombre decente. Jase se sentía culpable por lo que había hecho con
Luis la noche anterior. A pesar de que estaba divorciado, nunca había
engañado a su propia esposa. Tenía moral y ética. Siempre había imaginado
que sólo porque fuera gay no le daba licencia para tontear a espaldas de su
esposa―. ¿Vivieron juntos como pareja en Tennessee?

El Dr. Barton se echó a reír. ―No vivíamos en una zona rural


―dijo―. Vivíamos juntos en una zona más poblada. A pesar de que
siempre fuimos discretos, estoy seguro que todo el mundo sabía lo nuestro.
New York no es el único lugar donde los hombres gays viven en pareja. En
caso de que no lo hayas notado, estamos en todas partes estos días. Incluso
tengo vecinos gays a la vuelta de casa, lo creas o no, dos muy agradables
mujeres. ―Luego se frotó la mandíbula y se rió aún más fuerte.

―Lo siento si esto suena mal ―dijo Jase, bajando los ojos a su
regazo―. No quise decirlo de ese modo. Sólo estoy acostumbrando a ser
gay para mí mismo. ―Se sintió ridículo ahora.

80
―Freddie me hacía reír ―dijo el Dr. Barton―. Nunca paraba de
hablar. Lo conocí en un bar y lo llevé a su casa esa misma noche. No sé por
qué salió corriendo como lo hizo. Le di todo lo que quería. Un coche
pequeño y agradable, un buen hogar, y todo el amor que pudiera desear.
Incluso le ofrecí enviarlo a la universidad de la comunidad para que
pudiera comenzar su educación. Entonces un día llegué a casa del trabajo y
encontré una nota. Sólo decía que lo sentía y que tenía que marcharse. Me
llevó casi dos años encontrarlo. Finalmente se lo saqué a su tío. Le envía
dinero de vez en cuando.

Jase se levantó y dio la espalda al Dr. Barton. No quería que el Dr.


Barton viera la decepción en su rostro. Aunque él y Luis habían llegado a
un acuerdo para ser nada más que amigos, no podía dejar de sentirse como
si acabara de perder algo muy importante. Y estaba aterrado de que nunca
lo volviera a ver.

―Necesito tu ayuda ―dijo el Dr. Barton―. Me gustaría decirle a


Freddie que estoy aquí. Si tan sólo llamara a su puerta, sería demasiado
choque y podría salir corriendo. No creo que alguna vez pensara que le
siguiera a New York. Probablemente piensa que sólo me he olvidado de él.
Pero yo no podía hacer eso. Sólo hay un Freddie.

―Ah, bueno ―dijo Jase. No sabía qué contestar. El Dr. Barton era
atractivo, decente y parecía ser financieramente adinerado. Si todo había
sido tan bueno como el Dr. Barton dijo que era entre ellos, ¿por qué Luis
huiría y desaparecería a New York? Era como si Luis hubiera hecho lo
mismo que Jase había hecho, de cambiar su nombre a cambiar la forma en
que se veía. Por lo que Jase había visto en la foto, Luis había sido más
corpulento y grueso en general.

―Freddie es diferente de otros chicos, ―dijo el Dr. Barton―.


¿Sabes lo que quiero decir? Es más inteligente y tiene más estilo. Él es
especial.

―Sé exactamente lo que quieres decir ―dijo Jase.

―¿Me ayudarás? ―Preguntó el Dr. Barton.

Jase respiró hondo y suspiró. Tenía que hacer lo correcto. Así que
forzó una sonrisa y dijo ―Vamos, volvamos. Te ayudaré.

81
Cuando volvieron al edificio de apartamentos de Jase, el Dr. Barton
esperó abajo y Jase se acercó a la puerta de Luis y llamó. Un momento
después, Luis abrió la puerta y dijo ―Voy de camino a la cafetería con uno
de mis amigos mayores. Ya llego con diez minutos de retraso y de verdad
necesito dinero. Gasté demasiado en esta chaqueta de deporte, y estos
pantalones vaqueros me han costado más de mil dólares. Se trata de un
valor aproximado de tres semanas de calcetines sucios de sudor. ―Llevaba
una chaqueta Versace negra, una camisa de color crema, y los nuevos
vaqueros ajustados que Jase no había visto antes.

Jase metió las manos en los bolsillos y exhaló. ―Tal vez debas
cancelar el almuerzo, Freddie.

Luis dio un paso atrás y pensó por un momento. ―¿Dónde está? ¿Es
mi tío? ―Luego caminó alrededor de Jase fuera en el pasillo, y miró abajo
de la escalera.

En ese momento, el Dr. Barton estaba a medio camino por las


escaleras. Estaba mirando a Luis con una gigantesca sonrisa en su rostro.
―Hola, Freddie. Te he echado de menos, chico. He venido todo el camino
hasta aquí, desde Tennessee, sólo para ver en qué estás metido.

Jase se volvió para ver cómo iba a reaccionar Luis. Su corazón


empezó a latir sin razón aparente.

Luis, sin embargo, se mantuvo en calma. Levantó la cabeza y sonrió.


―Ken, ¿cómo demonios me encontraste aquí? Es tan bueno verte de
nuevo.

El Dr. Barton se acercó al piso superior y se acercó a Luis. Lo tomó


en sus brazos, lo abrazó tan fuerte como pudo, y luego se abalanzó
levantándolo del suelo. ―Te lo contaré todo más tarde. Ahora sólo quiero

82
sentarme y mirarte un rato. Te he extrañado tanto. He echado de menos tu
voz, tu sonrisa, y la forma en que te gusta comer mucho. Nunca conocí a
nadie más en mi vida que pudiera acabar con un pavo entero en el día de
Acción de Gracias.

Jase parpadeó. Se frotó la mandíbula y se quedó mirando el hermoso


cuerpo delgado de Luis. En el corto tiempo que Jase había conocido a Luis,
nunca le había visto comer más que una pequeña ensalada.

Luis presentó batalla y forzó al Dr. Barton a que lo bajara. Cuando el


Dr. Barton lo llevó a su apartamento, pateó la puerta en la cara de Jase con
el pie y dejó a Jase de pie allí solo.

Jase metió las manos en los bolsillos y se quedó mirando la puerta


por un momento. Luego se volvió y regresó a su propio apartamento solo,
con el ceño fruncido en su rostro y un gran bulto en la garganta que no se
iría sin importar lo duro que tragara.

83
Capítulo 8
Una hora después de que Luis y el Dr. Barton fueran al apartamento
de Luis, Sherman se presentó en la puerta de Jase de nuevo. Esta vez
llevaba pantalones cortos de entrenamiento ceñidos de licra, una exigua
camiseta sin mangas como un cordón, dejaban al descubierto su pecho
entero, y los zapatos de entrenamiento combinado con suela gruesa.
Cuando Jase abrió la puerta y lo vio de pie con este conjunto, se frotó la
barbilla y miró hacia el techo. No estaba seguro de dónde mirar. A pes ar de
que conocía a Sherman desde hace un tiempo, nunca había visto su pecho
desnudo.

―Bueno, ¿me vas a invitar, o qué? ―Preguntó Sherman. Sus manos


estaban en sus estrechas caderas. La exigua camiseta sin mangas era de
corte bajo y sus grandes músculos pectorales redondos resaltaban y
formaban una línea clara de división en el centro de su pecho. Tenía los
pezones grandes que sólo algunos hombres tienen. Formaban puntos suaves
en el centro de cada músculo del pecho, como gotas de chocolate derretido,
pidiendo a gritos ser lamidos. No parecía haber una ramita de vello
corporal en ningún lugar.

Jase sonrió y se apartó de la puerta. ―Claro. Vamos adentro. No


esperaba verte esta tarde.

Cuando Sherman atravesó la puerta, Jase miró el pecho de Sherman


de nuevo.

De un lado, sus pezones se veían aún más deliciosos. Cuando


Sherman entró en la habitación y dejó caer su mochila en el sofá, Jase rodó
sus ojos y sacudió la cabeza. En aquellos ajustados pantalones cortos de
lycra, el culo de Sherman era mucho más grande y más firme de lo que Jase
había imaginado que sería. En pantalones normales, su culo se veía
pequeño y plano.

―Acabo de llegar del gimnasio a la vuelta de la esquina ―dijo


Sherman, volviéndose para enfrentarse a él―. Firmé para que seas socio en

84
el caso de que quieras empezar a hacer ejercicio. ―Bajó los ojos y pasó la
lengua por el labio inferior. ―No es que necesites hacer ejercicio. Tu
cuerpo se ve muy bien de la forma en que está. Sólo pensé que ser miembro
de un gimnasio podría evitar el aburrimiento.

Jase sonrió. ―Gracias ―dijo. Se quedó mirando el bulto entre las


piernas de Sherman. Su pene era suave, pero Jase podía ver la silueta de la
cabeza hacia la derecha.

―Me preguntaba si podía usar la ducha ―dijo Sherman―. Tengo


una muda de ropa en mi mochila. Tengo una cita en una hora y media y no
voy a tener tiempo de correr de vuelta a mi casa y ducharme. ―Bajó la
cabeza y frunció los labios.― ¿Te importa?

―Claro ―dijo Jase, mirando a su pecho otra vez.― Por supuesto.


Sabes dónde está todo. Y hay toallas limpias en un estante al lado del
lavabo.

Sherman sonrió y le dio las gracias, a continuación, se quitó los


zapatos, se bajó los pantalones cortos, y se quitó la camiseta sin mangas
justo en el centro del suelo de la sala. Cuando estaba desnudo, estiró los
brazos hacia arriba en el aire y arqueó la espalda, mientras que Jase se
quedó mirándolo. Su delgado cuerpo estaba definido por capas de músculo
y bien proporcionado. Sin la camiseta, sus pezones parecían aún más
dulces.

Cuando bajó los brazos otra vez, se acercó a donde Jase estaba de pie
cerca de la puerta y llegó a las manos de Jase. Tomó las dos manos de Jase
y las colocó a ambos lados de su culo.

Luego separó las piernas y le dijo: ―Sería bueno si te unieras en la


ducha. Podríamos pasar un rato divertido.

Jase apretó el culo de Sherman unas cuantas veces. Ahora que Luis
estaba de regreso con su pareja de Tennessee, tener relaciones sexuales con
Sherman no era hacer trampa. Por otra parte, había accedido a mantener las
cosas de manera informal, de todos modos. Así que Jase bajó la cabeza y
chupó el pezón derecho de Sherman durante cinco o seis segundos. La piel
de su culo era suave y tersa, sin embargo, la carne era sólida y firme. Sus
pezones eran aún más suaves. Jase quería resistir la tentación. Tenía miedo

85
de que si empezaba una relación física con Sherman podría arruinar su
amistad.

Entonces Jase pensó en Luis. Nunca había conocido a nadie como


Luis antes. Había perdido su virginidad gay con Luis la noche anterior sin
incluso planificación para que ocurriera. Nunca nadie había sido capaz de
detener su corazón de la manera que Luis podía; con nadie había sido tan
cómodo y familiar. Todo lo que tenía que hacer era ver a Luis caminando
por la calle y sonreiría sin importar en qué estado de ánimo estaba. Pero
Luis estaba en su propio apartamento ahora, con su pareja de vida,
discutiendo la verdadera vida que había dejado atrás en Tennessee. Y
Sherman estaba de pie delante de él, desnudo y dispuesto a complacerle.

Así Jase extendió el culo de Sherman y le apretó cada lado tan duro
como pudo. ―Una ducha suena bien ―dijo―. Sin embargo, solo una
ducha. Nada más. Esto es sólo sexo y volvemos a ser amigos después de
eso. Quiero ser claro acerca de esto desde el principio.

Sherman se agachó y desabrochó el cinturón de Jase. Cuando bajó la


cremallera de Jase y deslizó su mano en los pantalones de Jase para
apoderarse de su polla, sonrió y dijo: ―El sexo es lo único en lo que estoy
interesado, Jase. No estoy buscando un anillo de bodas o registrarme en
Crate and Barrel3. Estoy buscando un buen y fuerte semental.

Después de la ducha, Sherman se puso su ropa y agradeció a Jase.


―Siempre sospeché que eras bueno jodiendo ―dijo, con una expresión
sobria―. Me di cuenta por la forma en que caminabas, con esas largas,
ligeramente inclinadas piernas. Pero cuando me clavaste en la pared de la
3
Crate & Barrel es una tienda de América de una cadena de venta al por menor, con
sede en Chicago, Illinois, que se especializa en artículos para el hogar, los muebles
(interior y exterior), y accesorios para el hogar.

86
ducha y empezaste a follarme hace un momento, pensé que tenía una
experiencia fuera del cuerpo. He estado con un montón de chicos en mi
vida. Pero nadie nunca me levantó del suelo y me jodió al mismo tiempo,
mientras mis piernas colgaban. Podrías hacer aún más dinero de lo que ya
tienes sólo por alquilarte a ti mismo para semental. Me siento
absolutamente mareado en estos momentos.

Jase se echó a reír. Su cara se puso roja y bajó la mirada al suelo. No


llevaba nada más que una toalla corta, y no estaba acostumbrado a recibir
elogios de este tipo por parte de chicos. Aunque había pensado cómo sería
el sexo gay durante muchos años, nunca había imaginado que guapos
chicos jóvenes como Sherman estarían tan agradecidos por una rápida
jodida. Todo el completo evento había durado menos de quince minutos,
sin embargo Sherman fue a darle las gracias como si hubiera sido el asunto
de su vida. Jase no pensaba que hubiera hecho algo fuera de lo normal. Jase
había levantado a las mujeres y las había follado contra las paredes de la
ducha y ninguna de ellas le había dado nunca las gracias de esta manera.
Por un momento, al ver la sonrisa en el rostro de Sherman, pensó que
Sherman podría caer sobre sus rodillas e inclinarse ante él.

―Incluso si no lo hacemos otra vez ―dijo Sherman―. Voy a


marcar esta tarde como el mejor polvo de mi vida… hasta ahora.

―Gracias ―dijo Jase. Todavía estaba ruborizado.

Sherman metió su ropa de gimnasia en su mochila y cerró la


cremallera. Mientras caminaba a la puerta, se oyó un golpe en la ventana de
Jase. Besó a Jase en despedida y dijo: ―Tengo que irme. Y tienes
compañía. Consultaré contigo más adelante esta semana.

―Nos vemos ―dijo Jase.

A su salida, Sherman se detuvo, sacó un montón de dinero en


efectivo de su bolsa, y lo colocó en una mesa al lado de la puerta. ―Aquí
hay algo de dinero más y tu tarjeta de miembro del gimnasio ―dijo―.
También pensé en obtener más dinero esta tarde. Me preocupaba que los
300 que me dieron esta mañana no fueran suficientes hasta la próxima vez
que te vea.

Jase asintió con la cabeza y dijo: ―Gracias.

87
Cuando Sherman se había ido, Jase corrió a la ventana y tiró de las
cortinas blancas a un lado. Luis lo miraba a través del cristal. Jase abrió la
ventana y se sentó en el alféizar. ―¿Qué pasa? ―Preguntó. No podía
imaginar por qué Luis llamaba a su ventana. Jase había asumido que no iba
a ver a Luis, ahora que el Dr. Barton estaba en la ciudad.

Luis levantó una ceja y miró hacia arriba y hacia abajo en el cuerpo
casi desnudo de Jase. Luego miró al otro lado de la habitación en la pila de
dinero sobre la mesa.

―Espero no interrumpir nada. Vi a tu amigo Sheldon marchándose


en este momento.

―Es Sherman no, Sheldon ―dijo Jase―. Y no es asunto tuyo lo que


estábamos haciendo aquí.

Luis sonrió y presionó su dedo índice a los labios. ―Tienes razón


―dijo―. No es mi asunto lo que tú y Shelby hacen. Por favor, no te
enfades. Soy un tonto obtuso a veces.

Cuando Luis hizo hincapié en la palabra obtuso, Jase se echó a reír.


Jase asumió que era otra de las nuevas palabras favoritas de Luis. ―Eso es
correcto ―dijo―. No es asunto tuyo. ―Jase sabía que no tenía sentido
corregir el nombre de Sherman de nuevo. Sabía que Luis se negaría a
pronunciarlo correctamente, no importa cuántas veces lo hiciera.

―Necesito tu ayuda ―dijo Luis. Ya no llevaba el traje caro. Se


había cambiado a un par de vaqueros desteñidos, una camiseta gris, y un
viejo blazer azul marino con codos raídos.

―No entiendo ―dijo Jase. Por un momento, tuvo problemas para


mirar a Luis a los ojos y no estaba seguro por qué. Se sentía como si
acabara de engañarlo con Sherman. Incluso si no estuvieran en una relación
y sólo había estado con Luis una vez, él todavía sentía un enorme sentido
de culpa injustificada.

―Ken quiere que vuelva con él hoy ―dijo Luis―. Yo no voy a ir.
Quiere que nos conduzcas al aeropuerto y me ayudes. No quiero volver con
él.

88
Jase frunció el ceño. ―No hay nada que yo pueda hacer ―dijo―. Él
es tu pareja de vida, y no es mi asunto. Yo sólo soy un amigo.

―Él no es mi pareja ―dijo Luis. Había un tono de desesperación en


su voz, casi suplicante―. Le dejé eso claro cuando le dejé la nota. Le
devolví las llaves del coche, le dejé toda la ropa que me compró, y salí de
su casa sin nada. Llegué a New York sin nada sino la ropa en mi espalda.

―No sé ―dijo Jase―. Esto es entre tú y el buen doctor.

Luis se bajó en una rodilla y cogió el brazo de Jase con ambas


manos. ―Por favor, por favor ayúdame. Si estás ahí será más fácil.

―Tengo que vestirme ―dijo Jase.

Luis se levantó y sonrió. ―Te veré abajo en la acera en quince


minutos.

Cuando Jase había accedido a llevarlos al aeropuerto, pensó que iba a


Newark o La Guardia. No tenía idea que estaría conduciendo al aeropuerto
de Teterboro en New Jersey, donde el pequeño avión privado del Dr.
Barton estaba esperando y listo para regresar a Tennessee. En el camino,
aprendió que el Dr. Barton tenía su propio avión y su propia licencia para
volar. En esta parte de New Jersey, sin embargo, era un territorio
completamente desconocido para Jase. Y aunque trató de ser muy
cuidadoso, no pudo dejar de golpear algunos conos en una zona en
construcción y montar en la mediana una vez cuando cambió de carril.

En el momento en que llegaron al aeropuerto, la cara del Dr. Barton


era del color del agua de fregar. El pobre hombre salió del asiento trasero
de Jase y se tambaleó todo el camino hasta el edificio principal. Jase se
ofreció a llevar las maletas, pero el Dr. Barton insistió en hacerlo solo. El

89
primer lugar al que fue, era al baño. Cuando salió, su cara estaba húmeda y
roja y su cabello estaba empapado.

―¿Todo bien? ―Preguntó Jase. Se lo imaginó en el baño


salpicándose agua en su cara.

―Estoy bien ―dijo el Dr. Barton. Era demasiado educado para


mencionar las horribles habilidades de conducción de Jase―. Sólo voy a
comprobar y asegurarme de que Freddie y yo estamos listos para despegar.
Estoy preparado para salir. Llamé y organicé todo desde el apartamento de
Freddie antes de irnos. Y el aeropuerto no está ocupado ahora.

Luis dio una mirada a Jase. Luego se metió las manos en los bolsillos
y se quedó mirando sus zapatos cuando el Dr. Barton se acercó caminando
a un escritorio grande con una encimera de formica.

Cuando llegó el momento de marcharse, el Dr. Barton los hizo señas


desde la entrada. Luis tiró del brazo de Jase y dijo: ―Por favor, ven
conmigo. Cuando le diga que no voy a volver con él, no sé cómo va a
reaccionar. Cree que me he vuelto loco. No me gusta la confrontación.

―Ah, bueno ―dijo Jase―. Esto no es asunto mío. ―Él no se sentía


cómodo poniéndose en medio de la relación de otra persona. No habría
estado sonriendo si un total desconocido tratara de meterse en su camino en
su vida personal de esta manera.

―Por favor ―dijo Luis.

Jase vio la expresión de miedo en el rostro de Luis y no pudo decir


que no. Los labios de Luis estaban temblando y sus ojos verdes muy
abiertos y claros. Jase no dijo nada. Sólo asintió con la cabeza y siguió a
Luis a donde el Dr. Barton estaba esperando.

―Traeré los bolsos, Freddie ―dijo el Dr. Barton―. Estamos a punto


de despegar.

Luis se acercó y agarró el brazo del Dr. Barton. ―Ken, no voy


contigo ―dijo―. No puedo ir contigo. Ya no soy Freddie Bowles más. No
soy la misma persona que era cuando me conociste. Ya no tengo miedo.
Soy más fuerte ahora.

90
Cuando Jase vio la expresión en el rostro abatido del Dr. Barton, su
estómago se revolvió. ―Voy a esperar ahí. Estoy molestando ahora.

―No ―dijo el Dr. Barton―. No tienes que irte. No hay nada que no
pueda decir a Freddie que no puedas oír. ―Entonces se acercó y se apoyó
en los dos brazos de Luis.― Te amo, Freddie. Vuelve a casa a donde
perteneces y olvida todo este absurdo. Te necesito.

―Lo siento ―dijo Luis―. Me gustaría que no me quisieras. Eres un


hombre maravilloso, y has sido maravilloso para mí. Siempre estaré
agradecido. Si fuera contigo, no sería justo para ti. No soy el tipo para
establecerse con nadie y ambos terminaríamos infelices. Lo siento, Ken.
Tennessee no será mi casa nunca más. Tal vez mi vida no tenga sentido.
Pero es lo que elegí, no lo que alguien más ha elegido por mí.

Toda la cara del Dr. Barton se tensó. Su labio inferior comenzó a


temblar y parecía tener dificultad para hablar. Cuando recuperó la
compostura, habló rápido. ―No te mencioné nada acerca de tu tío, Freddie.

Los ojos de Luis se abrieron más. ―¿Qué pasa? ¿Pasa algo malo con
él?

―Su cuenta de células T han vuelto a bajar ―dijo el Dr. Barton―.


Es debido a los nuevos medicamentos del VIH y si no vuelves conmigo no
estoy seguro de que pueda conseguírselos.

Luis dio un paso atrás y frunció el ceño. ―Entonces le traeré aquí a


New York y conseguiré sus medicamentos, no importa lo que cueste.
Robaré si tengo que hacerlo. No puedes obligarme a que vuelva de esa
manera. No puedes utilizar a mi tío para que vuelva.

Jase se dio la vuelta. Cuando se quedaron hablando del tío de Luis y


sus medicamentos, y Jase vio la mirada de desesperación en los ojos el
doctor Barton, quería poner su brazo en la espalda del Dr. Barton y
consolarlo. Sabía que Luis no iba a volver, no importa lo que el Dr. Barton,
dijera. Y aunque parte de Jase no quería que Luis volviera a Tennessee,
había otra parte de él que no entendía muy bien por qué Luis no iba a
volver. Si Luis se iba con el Dr. Barton, Luis no tendría que preocuparse de
ninguna cosa. El Dr. Barton era un hombre rico, y le daría cualquier cosa
que quisiera. Luis nunca tendría que preocuparse de nada de nuevo. En la

91
vida, oportunidades como esta no suceden muy a menudo y Jase no pudo
evitar preguntarse por qué Luis estaba dando la espalda a ésta. Después de
todo, la vida de Luis en New York no era exactamente maravillosa. Pasaba
sus días y noches escoltando a hombres mayores y vendiendo sus calcetines
usados y sudorosos a sospechosos agentes de bienes raíces de New York
para poder pagar el alquiler de su soso apartamento sin ascensor en el
Upper West Side.

―Tú no puedes hacerte cargo de él ―dijo el Dr. Barton―. Apenas


puedes cuidar de ti mismo, Freddie. ¿No puedes ver esto?

Luis se inclinó hacia el Dr. Barton y lo abrazó fuerte. ―No me


llames Freddie nunca más. No soy Freddie. Freddie está muerto. ―Su voz
era más fuerte y había lágrimas en su cara.― Esto no es fácil para mí. Yo
te conozco y te quiero. Sé que eres un buen hombre. Demasiado bueno para
mí. Por favor, no hagas esto más duro de lo que es.

El rostro del doctor Barton se suavizó y sus ojos se llenaron de


lágrimas. Levantó los brazos, los puso alrededor de Luis, y dudó por un
momento. Cuando finalmente encontró sus palabras, su voz era suave y
lenta. ―No voy a empujarte más.

Luego besó la parte superior de la cabeza de Luis y dio un paso atrás.


Se secó los ojos y cuadró sus hombros. Al salir, se detuvo y estrechó la
mano de Jase. ―Cuida de él.

Jase sonrió y le estrechó la mano. ―Lo haré.

―Tiene que comer algo ―dijo el Dr. Barton―. Parece como si


estuviera muriéndose de hambre.

Antes de que el Dr. Barton saliera hacia su avión, Luis corrió detrás
de él y le tocó el hombro. ―Cuídate, Ken. Por favor, no te enfades
conmigo. No soy el mismo chico que encontraste en ese club nocturno. Yo
no soy Freddie. No sería lo mismo.

Jase no estaba lejos. Esperó a ver cómo el Dr. Barton iba a


reaccionar. En un primer momento, su rostro se mantuvo apretado y
estricto. Pero un momento después, se agachó por la mano de Luis y
sonrió. Miró a los ojos de Luis, le apretó la mano y le dio un beso en la

92
mejilla. ―Ten cuidado ―dijo, como si supiera que no volvería a ver a
Freddie Bowles durante mucho tiempo.

Después de eso, Luis y Jase se quedaron allí y esperaron a que el


avión del Dr. Barton despegara. Luis se quedó mirando al avión rodando
por la pista. Jase puso su mano sobre el hombro de Luis y no dijo una
palabra. Cuando el avión estaba en el aire, Luis alzó la barbilla y se limpió
una lágrima de su ojo.

Jase puso su brazo alrededor de él. ―¿Estás bien?

―Me siento como si acabara de decir adiós a la única verdadera vida


que he conocido. Y nunca me he sentido tan solo. ―Volvió a inhalar y se
secó los ojos de nuevo.

Jase vaciló un segundo, y luego preguntó: ―¿Por qué no regresas


con él? Te ama.

―Ese es el problema ―dijo Luis―. Preferiría que no me amara


tanto. Entonces sería más fácil volver con él. Es demasiado bueno para mí.

―No estoy seguro de estar de acuerdo contigo ―dijo Jase.

―¿Me sacarás esta noche?

Jase se encogió de hombros. ―Por supuesto. ¿Dónde quieres ir?

―A cualquier lugar que sirvan bebidas alcohólicas. Nunca bebo


mucho. Pero esta noche me voy a poner tan borracho que puede que tengas
que llevarme a casa.

―Creo que puedo manejar eso ―dijo Jase. Después de todo, le


había prometido al Dr. Barton que vigilaría a Luis. Y aunque todo esto
había sido difícil para Luis, ahora que Jase sabía que Luis no volvería con
el Dr. Barton, su estómago no estaba atado con nudos y la sensación de
pesadez que había estado experimentando toda la tarde se había levantado y
desaparecido. En su lugar surgió un encendido, y esperanzador
sentimiento.

93
Capítulo 9
En el camino de vuelta, tomaron el túnel Holland en la ciudad para
que Jase pudiera llevar a Luis a un bar del centro en el que se había fijado
el día en que había ido a almorzar con Derrick y su amigo de Brooklyn.
Jase no podía recordar el nombre del bar, pero se acordó de donde estaba, y
recordó un estacionamiento al aire libre en la calle. Encontrar un lugar para
estacionar una camioneta grande en Manhattan, no siempre era fácil. Y no
tenía ganas de conducir todo el camino de regreso a Upper West Side para
abandonar el coche y tomar un taxi de vuelta al centro.

Luis estaba todavía con el ceño fruncido por lo que había sucedido
con el Dr. Barton. Si alguien alguna vez necesitaba una buena bebida
fuerte, ese era Luis. Se quedó sentado ahí, mirando abajo en su regazo,
haciendo pucheros todo el camino de regreso a Manhattan, sin decir una
palabra.

Cuando Jase entró en el estacionamiento, Luis se sentó y miró a su


alrededor.

―Nunca he estado en cualquiera de los bares aquí en Bowery. Yo ni


siquiera sabía que hubiera alguno. ―Apretó el dedo en la barbilla y miró a
su alrededor, como si Jase se hubiera vuelto loco.

Jase condujo hasta el encargado del estacionamiento y abrió la


puerta. Se encogió de hombros y dijo: ―Vi este pequeño bar fuera del
camino cuando fuimos a almorzar con Derrick. Se veía como un lugar
interesante, así que pensé que volvería a intentarlo.

Luis se quitó el cinturón de seguridad y abrió la puerta. ―Me apunto


a cualquier cosa que saque mi mente de lo que pasó hoy.

Después de que el encargado del estacionamiento entregara un talón


a Jase, cruzaron la calle y se dirigieron a la entrada del pequeño y
escondido bar. Estaba encajado entre una bodega y un establecimiento de
limpieza en seco, con un letrero negro sobre la puerta que decía, “El jinete

94
se detiene aquí”, impreso en un llamativo blanco. A la izquierda de la
entrada había un cartel con un grupo de chicos jóvenes bailando en ropa
interior. A la derecha, había un cartel con esbozos de ropa interior. Los
esbozos incluían todo, desde suspensorios a holgados calzoncillos con
pequeños corazones rojos.

Jase abrió la puerta a Luis y dio un paso a un lado para que Luis
pudiera entrar primero. Antes de que Luis entrara en la oscura área de
recepción, le dio a Jase una mirada que era un cruce entre la aprehensión y
la curiosidad.

Jase le siguió dentro, donde fueron recibidos por un joven alto, de


pelo largo de color marrón recogido en una cola de caballo. El joven no
llevaba ropa, sólo una camiseta blanca y calzoncillos bóxer de color
naranja. Jase pensó que le pagaban por caminar en ropa interior.

El hombre sonrió y le preguntó: ―¿Les gustaría compartir taquilla, o


taquillas separadas?

Jase y Luis se miraron el uno al otro y se encogieron de hombros.

―¿Por qué necesitamos taquillas? ―Preguntó Luis.

El hombre rodó los ojos e hizo un gesto hacia la sección principal de


la barra. ―Este es un bar de sólo ropa interior ―dijo―. No se puede entrar
a menos que dejes en consigna la ropa primero.

Cuando Jase miró hacia donde el tipo estaba señalando, sus cejas se
alzaron. No es de extrañar que Luis nunca hubiera oído hablar de este bar.
A pesar de que estaba oscuro, vio que todos los hombres en el bar no
llevaban nada más que ropa interior.

―Esta noche es el concurso de baile de aficionados ―dijo el


chico―. El espectáculo comienza en un par de horas. Tenemos strippers
profesionales en la barra toda la noche.

―Discúlpame un segundo ―dijo Jase al joven y sacó a Luis a un


lado.― Yo no sé acerca de esto. Nunca he estado en un bar donde la gente
sólo usara ropa interior.

95
Luis se encogió de hombros. ―Yo me atrevo ―dijo―. Nunca he
estado en un lugar como este tampoco. Puede ser divertido. Además, yo no
tengo ganas de ir a otro lugar. Ahora estamos aquí, la camioneta está
estacionada, y es posible que así permanezca bien. Podemos compartir una
taquilla.

Jase se inclinó hacia adelante y susurró. ―Pero yo no llevo bóxer


esta noche. Llevo calzoncillos negros con ribete blanco. ―Si él hubiera
llevado los boxers, no hubiera sido tan cauteloso.

Luis sonrió y le dio unas palmaditas en el pecho. ―No te preocupes.


Si alguien trata cualquier cosa contigo, voy a darle una paliza.

Jase aceptó de mala gana, y pagaron al joven el costo de consumo y


les entregó una llave para una taquilla. Señaló a la habitación a la derecha y
dijo: ―Las taquillas están ahí. Tienen la número veintisiete. Pueden dejar
sus cosas ahí y luego pueden entrar en el bar desde atrás, de modo que no
tengan que venir al principio otra vez hasta que sea hora de irse.

Mientras se desnudaban en la pequeña habitación con taquilla,


realmente un gran armario, Jase vio a Luis quitarse los pantalones
vaqueros. Llevaba un par de diminutos calzoncillos bóxers de color rojo
con piernas cortadas tan cortos que casi eran calzoncillos regulares. Sus
genitales salían de su entrepierna y su culo redondo del arco natural en la
parte baja de la espalda. Luis tenía el tipo de culo con el que Jase quería
jugar. Podría haber pasado horas simplemente apretando y mordiendo.
Esto, sin embargo, causó a Jase un suspiro, porque pensó que los otros
chicos del bar se sentirían de la misma manera, cuando vieran a Luis en la
ropa interior roja.

Cuando Luis se quitó la camisa, Jase sonrió y exhaló. Luis llevaba


una camiseta blanca debajo de la camisa y Jase estaba feliz de ver que Luis
no entraría en el bar a pecho descubierto.

Jase sabía que los calzoncillos bóxer de color rojo iban a hacerse
volver unas cuantas cabezas en el interior del bar.

Si Luis no hubiera llevado una camiseta blanca, le hubiera ofrecido a


Luis su camisa negra y hubiera entrado él mismo con el torso desnudo.

96
A pesar de que la camisa negra no era en realidad una camisa de ropa
interior, Jase no creía que a nadie le importara. Colgó su chaqueta de cuero
primero, y luego lentamente se quitó los pantalones, preguntándose si no
era demasiado viejo para este tipo de cosas. A los cuarenta años, nunca
pensó que se encontraría a punto de entrar en un bar donde los clientes
llevaban nada más que su ropa interior. Todo el completo concepto era
demasiado despreocupado y demasiado sofisticado para el gusto de Jase. Si
alguien de su vida real que él conociera lo hubiera visto hacer esto, o bien
habría caído muerto de la conmoción o de la risa. Su ex esposa se habría
reído y las personas que trabajaban con él se habrían quedado con la boca
abierta.

―¿Debería quitarme los zapatos, también? ―Preguntó Jase.― ¿O


sólo tenemos que entrar ahí con nuestros calcetines? ―Llevaba botas
marrones de trabajo esa noche y no estaba seguro de lo bien que se verían
con ropa interior de color negro. Sherman le había advertido acerca de lo
perspicaces que los hombres gay podrían ser cuando se trataba de la moda
y no quería que nadie le señalara con los dedos.

Luis llevaba botas negras de un cuarto con un tacón de cinco


centímetros. Sonrió y dijo. ―Yo voy a llevar las mías y me importa un
bledo lo que piensen. No me gusta caminar por lugares así, sin zapatos.
Nunca se sabe lo que puedes coger. Además, estos tipos no estarán mirando
nuestros zapatos.

―Llevaré las mías también, entonces ―dijo Jase. Había estado tan
preocupado por desnudarse que no había pensado en los peligros
potenciales para la salud.

Cuando sus ropas estaban en la taquilla y Luis estaba preparado para


cerrar la puerta, tomó la llave de la taquilla de Jase y la metió dentro de su
bota.

Jase se quedó allí, con los brazos a los costados y las piernas
separadas. ―¿Me veo bien? ―Preguntó. Se sentía ridículo. No podía creer
que estaba haciendo algo así. Y seguía pateándose a sí mismo por no llevar
bóxers.

97
Luis alcanzó su mano y dijo: ―Te ves muy bien, confía en mí. Sólo
estoy preocupado de que vayas a causar demasiada atención. Vas a
conducir a esos niños salvajes ahí dentro.

―Estoy más preocupado por lo que van a hacer cuando te vean en


esos calzoncillos bóxer rojos ―dijo Jase. No podía dejar de mirar abajo
mientras, en el culo de Luis.

―Entonces nos mantenemos juntos esta noche ―dijo Luis―. Pase


lo que pase, los dos salimos al mismo tiempo y no dejes que nadie se
interponga entre nosotros.

Jase sonrió. ―No tengo ninguna intención de dejar que nadie se


interponga entre nosotros esta noche. Le dije al Dr. Barton que cuidaría de
ti, y voy a cumplir mi promesa.

Cuando entraron en el oscuro club mano con mano, las cabezas se


volvieron y los otros chicos los vieron cruzar a la barra. Desde el rabillo del
ojo, Jase vio a tres de mediana edad, chicos con sobrepeso en calzoncillos y
camisetas. Miraron a Luis y murmuraron cosas entre sí con amplias
sonrisas en sus rostros. Cerca de la barra, cuando Jase y Luis tuvieron que
caminar entre un grupo de chicos en edad universitaria que vestían
calzoncillos blancos bóxers, uno de los chicos a propósito bajó la mano
para poder tocar el culo de Jase. El hombre era alto y delgado y llevaba
gafas redondas. Cuando su mano tocó el culo de Jase, Luis se agachó, le
sonrió y le dijo: ―Puedes ver, cariño, pero no se puede tocar. Él está
conmigo esta noche.

Jase parpadeó. Nunca había visto el lado posesivo de Luis. Sólo


había visto la tranquilidad, el lado vulnerable y el lado despreocupado,
indiferente.

El tipo de las gafas apretó los labios y le dio a Luis una mirada
pícara. Luego dio a uno de sus amigos en las costillas, puso su mano en la
cadera, y le dijo: ―Es un país libre, cariño, en caso de que no lo hayas
notado.

Mientras sus amigos se reían, Luis lo miró de arriba abajo. ―Esta


noche no, no lo es ―dijo Luis―. Así que mantén las manos quietas, Mary.

98
―Luego tiró a Jase de la mano a un par de vacíos taburetes, donde había
un profesional stripper bailando, arriba en la barra.

Cuando estuvieron sentados, Jase se rió y dijo: ―Me gusta la forma


en que manejaste a ese tipo de ahí atrás. Has estado genial. ―Jase era
generalmente el que tenía el control y él era siempre el único en proteger a
otras personas. Había sido el jefe durante tanto tiempo que había olvidado
lo que era sólo sentarse y dejar que otra persona tomara el control. Nad ie
había hecho algo así por él antes.

―Estás conmigo esta noche ―dijo Luis―. Yo estaba sosteniendo tu


mano y él no tenía derecho a tocarte de esa manera. Y si lo intenta de
nuevo voy a darle un puñetazo en la mandíbula. —Empuñó la mano y la
sacudió.— Ahora, por favor pide una bebida. Ha sido un día largo y quiero
conseguir una buena borrachera.

Jase sonrió y sacó algo de dinero de su calcetín. Ordenó dos copas y


levantó la vista para ver al stripper. Nunca había visto a un stripper en
persona antes y este tipo era adorable. No era grande y musculoso, como
los strippers que había visto en televisión. Este era lindo y compacto, con
dulces labios redondos y pequeños pies adorables. Y cuando el stripper vio
a Jase mirándole, a propósito movió el culo en la cara de Jase más de una
vez. Sin embargo, dos horas más tarde, después de ver a varios otros
jóvenes despojándose hasta la nada, el entusiasmo inicial se desvaneció. Se
convirtió en nada más que un chico joven moviéndose y agitando su culo
hacia atrás y adelante. Luis ni siquiera se dio cuenta de los strippers. Se
quedó sentado allí toda la noche, se desplomó sobre la barra, tomando un
trago tras otro.

En el momento que Luis estaba en su quinta copa, el camarero


anunció el concurso de baile de amateurs. Luis se animó y apoyó la espalda
contra el taburete de la barra.

―Vamos a hacer esto ―dijo―. Nunca he bailado delante de nadie


antes en ropa interior. Yo nunca lo haría solo, pero se siente seguro hacerlo
contigo.

La barbilla de Jase se metió y su espalda se arqueó. ―Ah, bueno


―dijo―. Yo no soy muy bailarín. Y tú estás borracho. ―Estaba

99
acostumbrándose al hecho de que estaba sentado en un bar en su ropa
interior.

―No tienes que ser un gran bailarín ―dijo Luis―. Todo lo que
tienes que hacer es parecer caliente y saltar delante de los otros chicos. Yo
nunca haría algo así si no estuviera borracho. ―Entonces golpeó al
camarero en el hombro y le susurró algo al oído.

Antes de que Jase supiera incluso lo que estaba sucediendo, Luis se


puso de pie y arrastró a Jase a un conjunto de pasos que llevaron a la parte
superior de la barra, donde los strippers habían estado bailando. Luego tiró
de Jase al centro de la barra, justo delante del tipo de las gafas redondas
que habían toqueteado el culo de Jase anteriormente, y empezó a mecer sus
caderas al ritmo de la música. Sostenía las manos de Jase y agitaba la
cabeza en círculos. Dio media vuelta y retrocedió hasta la polla de Jase,
mientras que los chicos por debajo de ellos gritaban y bramaban por más.

En un primer momento, Jase se quedó ahí, moviendo los pies


adelante y atrás como si estuviera haciendo los dos pasos. Pero cuando los
chicos por debajo de él comenzaron a silbar, miró abajo a Luis y siguió los
movimientos de Luis. Cuando Luis retrocedía, él se movía hacia adelante y
golpeaba en el culo de Luis. Cuando Luis se dio la vuelta y rodeó con sus
brazos los hombros de Jase, se agachó y puso sus manos en el culo de
Luis. No pasó mucho tiempo para que tuviera una erección. Su polla señaló
arriba derecha y preparada para estallar de la cinturilla de sus calzoncillos.
Jase se preguntaba si esto era incluso legal. Se dio cuenta de que Luis tenía
una erección, también. No podía pasarlo por alto a través de la tela
transparente roja de sus calzoncillos. Pero nadie en el bar hizo un
movimiento para detenerlos, por lo que continuó golpeando en el culo de
Luis.

Incluso el camarero parecía disfrutar viéndoles. Le dio la espalda a


sus clientes, dobló los brazos cruzándose en su pecho, y silbaba a la manera
en que Luis estaba moliendo sus caderas en la polla de Jase. Unos minutos
después, un par de chicos que sostenían botellas de cerveza gritaron
―Quítatelo todo ―y Luis se quitó la camiseta. Sólo la dejó caer en la
tarima y llegó a las manos de Jase. Entonces se apoyó en el cuello de Jase y
le dijo ―Baja mis calzoncillos.

100
Los ojos de Jase se abrieron como platos. ―¿Podemos hacer eso?

―Podemos hacer lo que queramos hasta que alguien nos diga que no
podemos ―dijo Luis.

En cualquier otra circunstancia, hubiera sacado a Luis fuera del


escenario y lo habría llevado a casa. Pero por alguna razón que no podía
explicar, estaba tan atrapado en el momento como Luis lo estaba. Había
hecho más que un par de cosas arriesgadas en su vida, pero nunca nada
como esto. Así que se agachó y metió las manos en los calzoncillos de
Luis, y luego los bajó hasta el final de los tobillos de Luis.

Cuando Luis estaba desnudo, estiró los brazos hacia arriba en el aire.
Su erección se irguió y su espalda se arqueó. En ese momento, los chicos
por debajo de ellos estaban golpeando con sus puños en la barra, rogando a
Jase que se quitara su ropa interior, también. Así que Luis se dio la vuelta y
llegó a la cintura de los calzoncillos negros de Jase. Los bajó por las
piernas de Jase tan rápido que la polla de Jase se sacudió y golpeó a Luis en
la mejilla. Después de eso, Luis se puso de rodillas, justo encima del
escenario, y sacó los calzoncillos de los pies de Jase. Mientras que Luis
frotaba el costado de su cara contra los peludos muslos de Jase, él se quitó
la camisa negra y la lanzó por encima del hombro. Aterrizó en los hombros
de algún chico. El hombre la levantó en el aire y la agitó arriba y abajo con
una sonrisa en su cara.

Jase cerró los ojos y sacudió sus caderas en círculos. Los dos estaban
completamente erectos por entonces y Luis estaba sosteniendo la polla de
Jase en la palma de su mano derecha. Cuando un chico en el bar gritó:
―Hazle una mamada, cariño ―Luis se puso de pie y envolvió con sus
brazos los hombros de Jase. Apretó su cuerpo contra el cuerpo de Jase y le
susurró al oído de Jase.

―La habitación está empezando a girar. ¿Podemos irnos ahora? No


quiero tener sexo en frente de todos estos hombres. El espectáculo ha
terminado.

Jase se frotó la parte baja de la espalda desnuda y le dio un beso en la


mejilla. ―Por supuesto que podemos salir. ―Estaba contento de que Luis
le hubiera dicho algo en primer lugar, porque Jase no tenía ninguna

101
intención de tener sexo enfrente de un gran grupo de hombres. Ya había
hecho bastante en una noche para enviarlo directamente al infierno.

―Sin embargo, no estoy seguro de cómo me voy a bajar del


escenario, ―dijo Luis―. Creo que he tomado demasiado de bebida. Voy a
tener que aferrarme a tu polla todo el camino a casa. ―Entonces hipó y
apoyó la cabeza contra el pecho de Jase.

Jase tuvo una idea. ―Simplemente envuelve tus piernas alrededor de


mi cintura y te llevaré.

―¿Qué pasa con la ropa interior? ―Preguntó Luis. Su voz era tan
arrastrada que sus palabras corrían juntas.

―Vamos a dejarla aquí ―dijo Jase―. No la necesitamos.

Luis asintió con la cabeza y levantó su pierna derecha. Se preparó


para apoyarse en el cuello de Jase, y luego se levantó para poder envolver
ambas piernas alrededor de la cintura de Jase. Cuando hizo esto, y sus
piernas se extendieron tan ampliamente como pudieron, los chicos por
debajo de ellos se volvieron locos. Tres de ellos golpeaban la barra, y uno
se acercó y trató de poner la mano en el culo de Luis. Otro hombre estaba
pidiendo a Jase que jodiera a Luis ahí mismo en el escenario. ―Sólo tienes
que agacharte y darle fuerte ―gritó el hombre―. Jódelo hasta los sesos,
hombre.

Pero Jase no les estaba prestando más atención. Su única


preocupación era conseguir sacar a Luis del escenario y volver al vestuario
con seguridad. Entonces se agachó y puso las manos en el culo de Luis para
apoyarlo. Luis era mucho más ligero de lo que Jase había imaginado que
sería, y cuando Luis apoyó la mejilla en el hombro de Jase y se acurrucó
contra su cuerpo, Jase ni siquiera rompió a sudar. No fue nada sacarlo fuera
del escenario y de vuelta al vestuario para que pudieran vestirse e irse a
casa.

102
Se pusieron sus ropas y le hizo volver a la camioneta sin ningún
problema. Sin embargo, en el camino de regreso a casa, Jase tuvo que
hacerse a un lado en la carretera dos veces para que Luis pudiera vomitar.
Jase se esforzó por conducir lentamente para evitar balancearse. Todo
hubiera estado bien si un hombre mayor que llevaba un bolso de lona no
hubiera decidido cruzar la calle en el centro de la ciudad, sin mirar a ambos
lados. Jase tuvo que detenerse y tirar a la derecha, y la camioneta saltó y
fue a parar en medio de la acera. Un bloque después, Luis le hizo detenerse
para poder abrir la puerta y vomitar. La segunda vez que se detenían
mientras conducía a través del parque. Jase calculó mal una curva y la parte
posterior de la camioneta coleó. En el momento en que Jase enderezó la
camioneta, Luis estaba pidiéndole que se detuviera otra vez.

Cuando finalmente llegaron al garaje de estacionamiento de Jase,


Luis no estaba mareado ya y el mundo ya no le estaba dando vueltas en
círculos. Vomitar le había ayudado a despejarse. Sólo se tambaleó
ligeramente cuando regresó a su edificio. Cuando ambos se dieron cuenta
que habían olvidado sus llaves de la puerta principal, Luis empujó el botón
del Sr. Gordon y este les murmuró desde dentro del edificio. En el interior,
Luis empezó a divagar con una voz pastosa y no fue capaz de navegar por
las escaleras de forma segura. Así que Jase lo recogió por la cadera, lo
lanzó por encima del hombro, y lo llevó todos los cinco tramos.

En el cuarto tramo, el Sr. Gordon se inclinó sobre la baranda y les


gritó. ―Voy a llamar a la policía en esta ocasión. Nunca voy a dormir nada
en este lugar. ¿Por qué no pueden ustedes gente recordar sus llaves?

Luis levantó la mirada y agitó el puño lentamente y con dificultad.


―Deja de gritar, Sr. Gordon, vas a despertar a todos en el bloque.

Jase levantó la mirada y saludó al anciano, indicando que todo estaba


bien. El Sr. Gordon lo miró y frunció el ceño. Luego sacudió la cabeza y
regresó a su apartamento.

Como era habitual, Luis había dejado su puerta del apartamento


abierta. Cuando estuvieron dentro, Jase lo puso abajo y fue dando tumbos a
la cocina para comprobar al perro. ―Tengo que pasearlo ―dijo Luis―. No
ha estado fuera desde que salimos para el aeropuerto.

103
―Lo sacaré ―dijo Jase―. No estás en condiciones de volver a salir.

―No hay absolutamente nada significativamente malo conmigo


―dijo Luis. Su voz todavía arrastraba las palabras y sus ojos estaban
todavía brillantes.

Jase recogió el perro de pie y volvió a caminar hacia la puerta.


―Estaré de vuelta. No tardo mucho. ―En el minuto en que Jase bajó al
perro a la acera, se dirigió al árbol más cercano, levantó su pata, y se alivió
él mismo. Jase esperó unos minutos para ver si el perro tenía que hacer otra
cosa más, y luego lo recogió y lo trajo de vuelta al apartamento de Luis. El
estaba de pie en el mostrador de la cocina para entonces, hurgando en torno
a un estante por encima de los armarios para algo.

Jase bajó al perro y caminó detrás de él. Puso sus manos en las
caderas de Luis y dijo: ―Vas a matarte ahí arriba. Vamos baja ahora.

―Quiero una copa ―dijo Luis. Sacó una botella de vodka que no
podía tener más de un dedo en la parte inferior.

Jase le ayudó a bajar y le dijo: ―Ya has tenido suficiente esta noche.
Tienes que ir a la cama.

Luis frunció el ceño y se apartó. ―Quiero otra copa ―dijo, y luego


abrió la botella y bebió las gotas que quedaban.

Cuando terminó, miró a Jase, y dijo: ―He terminado con la


búsqueda del Sr. Perfecto. Voy a aceptar la oferta de Derrick.

―¿Qué oferta?

Luis bajó la cabeza y se inclinó hacia adelante como si estuviera a


punto de decirle a Jase un profundo secreto nacional. ―Derrick me ha
pedido que me mude con él. Quiere que sea su compañero de vida y voy a
aceptar la oferta.

Jase pasó la mano por la parte posterior de la cabeza y se miró los


zapatos. Aunque Derrick era un buen chico y a él le gustaba pasar tiempo
con él, el hombre tenía la edad suficiente para ser el abuelo de Luis.

―¿Qué pasa? ―Preguntó Luis―. ¿Lo apruebas o no?

104
El cuerpo entero de Jase se tensó. ―No es asunto mío ―dijo. Su voz
era plana y uniforme. No mostraba ninguna emoción en absoluto. De
hecho, él no estaba de acuerdo. Pero Luis estaba demasiado borracho para
saber lo que estaba diciendo o haciendo y no quería hablar de nada
importante hasta que Luis estuviera sobrio.

―No me mires de esa manera ―dijo Luis―. No me juzgues.


Derrick es un hombre maravilloso. Él es uno de los agentes más ricos en
bienes raíces de Manhattan. Tiene millones. Estoy cansado de esperar al Sr.
Perfecto. Quiero el dinero esta vez. Quiero un montón de dinero. Por esta
vez el mes que viene, estaré viviendo con Derrick. Vamos a ser una de las
parejas gay de poder más importantes de la ciudad.

―Yo no te estoy juzgando ―dijo Jase. No estaba tomando nada de


lo que decía en serio.

―¿Tienes algo de beber en tu casa? ―Preguntó Luis―. Quiero otra


copa.

―Ya has tenido suficiente ―dijo Jase―. Te llevaré a la cama ahora


mismo.

―Te puedo pagar por eso ―dijo Luis―. Tengo dinero. No quiero
un hombre que desaprueba que compre bebidas. ―Caminó hacia la sala y
se agachó en el suelo. Sacó una pequeña caja de metal de debajo del sofá
de dos plazas. Cuando la abrió, sacó un fajo de dinero en efectivo y
encontró un billete de veinte dólares. Tiró el dinero en efectivo de vuelta en
la caja y le entregó el de veinte a Jase.― Aquí ―dijo―. Toma esto. ―Lo
balanceaba arriba y abajo.― No tomaré bebidas de chicos que me
desaprueban, especialmente de chicos como tú que eres un mantenido de
un hombre más joven. Deberías estar acostumbrado a tomar el dinero de los
chicos jóvenes como yo. ―Entonces dejó caer los veinte dólares entre los
pies de Jase y bostezó.

Jase frunció el ceño. A pesar de que no estaba siendo mantenido por


nadie, y tenía más dinero de lo que nunca sabría qué hacer en su vida, el
comentario de Luis le picó más duro que cualquier otra cosa que nadie le
había dicho nunca. Luis no tenía idea de por qué Sherman le dejaba dinero
y no debería haber llegado a conclusiones. Y el hecho de que Luis le

105
juzgara de esta manera y lo llamara un hombre mantenido, le hizo apretar
los puños.

Miró a los veinte dólares entre sus pies, y frunció el ceño. ―No
deberías tirar tu dinero alrededor de esa manera ―dijo―. Vender tu ropa
interior sucia a los viejos verdes no va a seguir funcionando siempre. Vas a
envejecer al igual que todos los otros jóvenes chicos de alquiler antes que
tú y nadie va a querer tu ropa interior más.

Luis levantó la cabeza y trató de enderezar sus hombros. ―Yo no


soy un chico de alquiler y lo sabes. Tú eres el chico… el chico de alquiler
de mediana edad. ―Señaló a la puerta y dijo:― Lárgate.

Jase se detuvo un momento y lo miró. Él miró a los amplios ojos


verdes y esperó a que hablara de nuevo. Cuando no lo hizo, Jase se volvió y
cruzó la puerta. En su camino hacia fuera, miró hacia atrás de nuevo. Luis
estaba todavía en sus rodillas y todavía lo estaba viendo. Por un momento,
Jase pensó que estaba a punto de pedir disculpas. Pero entonces su rostro se
endureció y volvió su cabeza hacia la ventana. Así Jase cerró la puerta y se
fue a su apartamento sin mirar atrás una sola vez.

106
Capítulo 10
Después del décimo golpe, Luis salió de la cama, agarró su corta bata
de baño blanca, y tropezó con la puerta de entrada. De acuerdo con el
pequeño reloj de caniche en la mesa junto a la puerta de entrada, eran unos
minutos antes de las siete. La última vez que había estado despierto a las
siete de la mañana había acabado de llegar a casa de una fiesta nocturna.
No se molestó en ponerse la bata de baño. Cubrió la parte delantera de su
cuerpo desnudo y abrió la puerta unos cuantos centímetros.

―Buenos días ―dijo Jase. Estaba sonriendo y vestido para el día.


Llevaba una taza grande de café en una mano y un periódico en la otra―.
Traje café.

―Buenos días ―dijo Luis. A pesar de que no había hablado con


Jase desde la noche que habían ido al club de ropa interior en el Bowery,
sonrió antes de que él ni siquiera supiera que estaba haciéndolo.

―He oído algunas buenas noticias esta mañana ―dijo Jase―, y


quería pasar por aquí para compensar la otra noche. ¿Puedo entrar? ―Miró
directamente a los ojos de Luis, y no parecía preocuparse sobre el hecho de
que Luis no llevaba nada de ropa.

―Por supuesto ―dijo Luis. Abrió la puerta un poco más―. Cierra


los ojos mientras me pongo la bata. No estoy decente.

―Te prometo que no te veré ―dijo Jase. Levantó el periódico para


cubrirse los ojos.

―Oh, Me equivoqué ―dijo Luis. Volvió su desnuda espalda a Jase


y deslizó sus brazos a través de la bata―. No es como que no me hayas
visto desnudo. ¿Quién soy yo para tomarte el pelo?

Jase le siguió en el apartamento y cerró la puerta. El perro de Luis


estaba en el suelo al lado del sofá de dos plazas. Cuando vio a Jase, levantó
la cabeza y salió corriendo de la habitación para darle la bienvenida.

107
Era una mezcla entre un correr rápido y un trote, y su largo pelo de la
cabeza rebotó por todas partes y su cola se movía tan rápido que sus
cuartos traseros se movían. Jase se agachó y le dio unas palmaditas en la
parte superior de la cabeza un par de veces. El perro respondió lamiendo la
parte posterior de su mano.

Luis se echó a reír. ―Desde luego, le gustas. No puedo levantarme


de la cama antes de las diez para sacarlo de paseo. No está muy animado y
hay momentos en que creo que es simplemente obtuso. ―Por alguna razón,
la palabra obtuso seguía apareciendo en cabeza durante la semana. Pero así
es como lo hacía con ciertas palabras. Las había escuchado, las había usado
hasta que no podía soportar escucharlas más, y luego se detenía. No las
usaría de nuevo hasta que empezaran a aparecer en su cabeza.

―Creo que es muy brillante ―dijo Jase―. Creo que tú eres muy
brillante, también.

Luis rodó los ojos. ―No tienes que hacerle cumplidos a mi cerebro.
Ya no estoy enojado contigo.

Jase se puso de pie y siguió a Luis a la cocina. Puso un gran


contenedor de café en el mostrador y dijo: ―Es para ti. Ya he tomado la
mía.

Luis apretó el delgado cordón de su túnica y tomó unos sorbos. Cerró


los ojos e inhaló el aroma. ―Esto es el cielo. Realmente eres un príncipe,
ya sabes.

―¿Has visto el periódico ya? ―Preguntó Jase y frunció el ceño.


Pero hablaba más rápido que de costumbre, como si no pudiera esperar
para contarle a Luis las noticias―. Hay un artículo en la segunda página
acerca de tu amigo, Derrick.

Luis tomó otro sorbo de café y sonrió. ―Lo sé todo sobre eso
―dijo―. Parece que Derrick no es un tipo tan agradable como yo pensaba
que era. Oh, es encantador estar a su alrededor y sabe cómo llevar una gran
conversación. Pero resulta que es igual que todos los demás: un gran
pedazo de mierda. ―Luis seguía sonriendo. Quería que Jase supiera que no
estaba al menos ni un poco sorprendido por lo que Derrick había hecho y,
más importante aún, que no le molestaba en absoluto.

108
Jase colocó el periódico sobre el mostrador y abrió por la segunda
página. Señaló un pequeño artículo ―¿Sabías que el buen viejo Derric k
estaba pensando en casarse?

―No hasta ayer ―dijo Luis―. Un amigo mío llamó y me lo dijo.


Aprendí unas cuantas cosas más que no conocía, también. ―Su voz era
ligera y despreocupada; el café le estaba despertando. Al principio, cuando
había oído que Derrick se iba a casar, había estado furioso. Derrick ni
siquiera tuvo la decencia de llamar y decírselo él mismo. Pero la sensación
no duró por mucho tiempo. Si había una cosa que Luis sí sabía, era que
había un montón de chicos mayores como Derrick ahí fuera. El problema
era que la mayoría de ellos eran unos mentirosos y no se podía confiar en
ellos.

―¿Qué tipo de cosas?

―Pues resulta que el viejo Derrick tiene que casarse ―dijo Luis―.
La mujer con la que va a casarse es una mujer muy rica y mayor que
necesita un compañero. Serán la pareja perfecta. Derrick no ha estado en el
sector inmobiliario, como todo el mundo piensa… o, como él los lleva a
creer. Con el estado del mercado inmobiliario en estos días, ha perdido casi
todo. Su casa en Park Avenue está a punto de ejecutarse hipotecariamente y
tiene una gran deuda. Incluso he oído algún rumor de que ha estado
haciendo algunas pocas cosas ilegales, pero no estoy seguro de que las
crea. Es un idiota, pero no un ladrón.

―¿Cómo pudo suceder eso? ―Preguntó Jase―. ¿Cómo podía fingir


estar haciéndolo tan bien cuando no lo estaba? No lo entiendo.

―New York está llena de personas que fingen ser algo que no son
―dijo Luis―. Todo es espectáculo. Por la forma en que lo escuche,
Derrick seguía pagando grandes sumas de dinero para hacer publicidad de
sus listados de propiedades inmobiliarias. Pagó miles de dólares por un
anuncio en la revista Architectural Digest4 que no podía permitirse, con la
4
Architectural Digest es un revista mensual americana. Su tema principal es el diseño
de interiores, no - como el nombre de la revista podría sugerir- arquitectura en general.
La revista es publicada por Condé Nast Publications y fue fundada en 1920, por la
familia de Knapp, quien la vendió en 1993. Condé Nast también publica ocho ediciones
internacionales de la revista Architectural Digest.

109
esperanza de que regeneraría el negocio. Estaba pagando dos asistentes a
tiempo completo, más de cincuenta mil al año a cada uno, a pesar de que el
negocio iba tan lento que ni siquiera los necesitaba. Sólo los mantenía por
el bien de las apariencias. Y obtenía préstamos en toda la ciudad para hacer
esto. Se imaginaba que cuando el mercado inmobiliario se diera la vuelta
estaría en condiciones de devolver todo. Sólo que no contaba con que la
economía era tan mala y durara tanto tiempo. Todo ha sido una fachada.
―Entonces suspiró y levantó su taza de café.― Dicen que adeuda más de
dos millones de dólares. ¿Puedes imaginar tanto dinero? ¿Deber más de dos
millones de dólares?

Jase se apoyó en la puerta y se encogió de hombros. ―Nunca he


debido nada a nadie en mi vida.

Luis llenó un cuenco de comida seca para perros y lo puso en el


suelo. Luego miró a Jase y sonrió. ―Me gustaría casarme contigo hoy por
tu dinero, Jase. ¿Te casarías conmigo por el mío?

Jase miró a los ojos, sin inmutarse en absoluto. ―Me gustaría


hacerlo ahora mismo.

La boca de Luis se quedó boquiabierta. La voz de Jase era baja e


incluso se sentía como que Jase estaba mirando fijamente en su alma. Luis
nunca había estado tan a gusto con otro hombre. Por lo general trataba de
averiguar lo que querían de él. Así que se acercó a Jase y lo besó en la
mejilla. ―Lástima que ninguno de los dos tengamos dinero. Pero estoy tan
contento de que llamaras a la puerta esta mañana. Si no lo hubieras hecho,
habría llamado a tu puerta con el tiempo.

―¿Lo habrías hecho? ―Preguntó Jase.

―Por supuesto que lo habría hecho. Te he echado de menos y no


quería estar enojado. Eres el mejor amigo que he tenido. Para ser honesto,
no puedo estar enojado contigo. Eres un tipo muy agradable, en el caso de
que no lo hayas notado.

Luis tomó el café y entró en la sala de estar. Se sentó en el sofá de


dos plazas y Jase se sentó en un gran cajón de madera que servía de
improvisada mesa de café frente a él.

110
―Me dijiste que tenías noticias ―dijo Luis―. Espero que sean
buenas noticias. No me gusta oír malas noticias incluso cuando no es mi
mala noticia.

―Es bueno ―dijo Jase. Cerró sus piernas para que el perro pudiera
saltar sobre su regazo―. Acabo de escuchar esta mañana que mi nueva
idea para el ahumador de queso está recibiendo buenos comentarios. Parece
que alguien está interesado en producirlo. Esta gente piensa que hay un
mercado para este tipo de cosas, sobre todo ahora que hay tanta gente en la
cocina preparando sus propios y únicos alimentos.

―Eso es maravilloso ―dijo Luis―. Estoy muy contento por ti. ―Se
sentó y besó la mejilla de Jase. Mientras lo hacía, su bata se abrió un poco
y expuso su torso desnudo. La ajustó y tiró del cordón, con la esperanza de
que Jase no tuviera una idea equivocada. Aunque Jase era probablemente el
mejor hombre bien parecido que había conocido en mucho tiempo, no
estaba interesado en tener sexo ocasional en ese momento. A diferencia de
la mayoría de los hombres gay que conocía, Luis tenía que estar de ánimo.
Si no lo estaba, nada pasaba.

Jase siguió mirándolo fijamente a la cara, sin molestarse siquiera en


darse cuenta de que la bata se había abierto. ―Lo gracioso es que ―dijo―,
yo no podía esperar para decírtelo cuando me enteré de la noticia. Ya sé
que suena a tontería. Pero cuando me enteré de la noticia, quería que fueras
el primero en saberlo.

―Eso no es tonto en absoluto ―dijo Luis―. Creo que es muy


agradable, de hecho. ―Luego tomó un sorbo de café y levantó su ceja
derecha.― ¿Le has dicho a tu amigo Charmin acerca de esto? Él podría no
estar tan feliz como yo. Parece muy posesivo. Cuando te mira, tengo
siempre la sensación de que está tratando de encontrar una manera de
engancharte una correa invisible para un collar invisible que tengas
alrededor de tu cuello. ―Luis sabía que el nombre del tipo era Sherman.
Pero a él no le gustaba y se negaba a pronunciar su nombre correctamente.

Jase se echó a reír. ―Su nombre es Sherman no Charmin, y tú lo


sabes. Charmin es un papel higiénico.

Luis se encogió de hombros y sonrió.

111
―Y no, no se lo he dicho ―dijo Jase―. Realmente no es de su
incumbencia. Es algo que he estado trabajando durante mucho tiempo… a
pesar del hecho de que todo el mundo piensa que es una completa pérdida
de tiempo.

―Estoy seguro de que vas a hacer millones con este invento ―dijo
Luis―. Y tú eres demasiado inteligente para perder el tiempo en cualquier
cosa.

―No, no lo estás ―dijo Jase―. Tú sólo estás siendo amable.

―No es cierto ―dijo Luis―. Aunque soy realista, con el núcleo


cínico en el corazón, todavía creo en milagros. Es de esta manera: en
realidad no creo que el arco iris traiga buena suerte, pero creo que hay una
olla de oro al final de cada arco iris. ¿Tiene eso sentido?

Jase se rió y se frotó el mentón. ―Sí, sí. En realidad nunca he


pensado de esa manera, pero tiene perfecto sentido. Por lo menos lo tiene
para mí, de todos modos. ―Él dudó por un segundo.― ¿Por qué no
salimos hoy a celebrar mi buena noticia? Podemos pasar todo el día juntos.

Luis se levantó. ―Suena divertido. Tengo una botella de Asti


Spumonte5 en la nevera la he estado guardando para una ocasión especial.
Entra en la cocina y ábrela mientras me visto.

―¿Asti Spumonte?

―Sí ―dijo Luis, mientras se dirigía a la habitación―. No me gusta


el champán. Cuando lo bebo, me hace demasiado honesto. Le digo todo a
todo el mundo.

―¿En serio?

―Ah, bueno ―dijo Luis. Él estaba en el dormitorio ahora, gritando


por encima del hombro―. Yo nunca sé lo que voy a decir después de una
copa de champán. No se puede confiar.

5
Asti Spumonte es un vino italiano típicamente dulce y bajo en alcohol (debajo del
8%). La uva de moscato es un componente común, y el Asti preparado exclusivamente
con moscato puede ser llamado Moscato d'Asti.

112
Luis escuchó a Jase abrir la botella. Se puso una camisa blanca y
corrió a la cocina.

―Tengo una idea. Podemos pasar el día haciendo cosas que ambos
queramos. Vamos a hacer algo que me encanta en primer lugar, entonces
vamos a hacer algo que te guste a ti. Tienen que ser cosas que nos hagan a
ambos sentir maravillosamente cuando realmente nos sentimos tan
deprimidos como podemos.

Jase llegó arriba, abrió uno de los armarios, y sacó un par de tazas de
café. ―Me parece bien. Y sé exactamente lo que voy a hacer.

Después de compartir un brindis por el ahumador de queso de Jase,


bajaron y caminaron por la avenida. Jase se ofreció a conducir. Luis se lo
agradeció y le dio unas palmaditas en la manga. Luis dijo que sería mejor
tomar un taxi, ya que sería demasiado difícil aparcar en el centro, y si
querían hacer algo más tarde, la camioneta grande sólo estorbaría. Esta vez
Luis estaba siendo educado para no herir los sentimientos de Jase. Luis
paró un taxi y le dijo al conductor que lo llevara al centro para ir a uno de
sus lugares favoritos de la ciudad. La idea de entrar en la camioneta con
Jase hizo que las rodillas se tambaleasen. Es una buena cosa que hubiera
tenido Spumonte esa mañana en vez de champán. Si hubiera tenido
champán probablemente le hubiera dicho a Jase la verdad sobre su
conducción y heriría sus sentimientos.

El conductor paró en una concurrida esquina de la calle en NoHo.


Jase se ofreció a pagar, pero Luis sacó dinero de su bolsillo trasero y se lo
entregó al conductor antes de que Jase, incluso tuviera la oportunidad de
recuperar su dinero. Después de eso, cruzaron la calle a un cibercafé que no
estaba muy lleno de gente, sin embargo.

113
Cuando entraron, Luis se acercó directamente a la pantalla del
ordenador más grande en la cafetería. Estaba en el fondo de la sala, rodeado
de originales mullidos sillones y mesas hechas de madera envejecida.
Había dos sillones frente a la pantalla del ordenador de gran tamaño.
Ambos tenían incluso afelpados cojines de terciopelo, uno verde y otro de
color naranja.

―¿Este es tu lugar favorito? ―Preguntó Jase. Miró alrededor de la


cafetería y se frotó el mentón―. Parece un poco ordinario. Pensé que me
llevarías a algún lugar peculiar, como un secreto jardín zen en el centro de
la ciudad donde sentarse y cantar.

Luis se echó a reír. ―Realmente no soy así ―dijo―. Soy mucho


más práctico de lo que las personas creen que soy. Me encanta este lugar
porque es muy mundano. —Mundano era otra palabra que parecía estallar
en su cabeza todo el tiempo.

―Pero ya tienes un portátil y un iPhone ―dijo Jase―. No tienes que


venir aquí para entrar en Internet.

―Es donde me gusta venir cuando necesito sentirme mejor y escapar


de todas las cosas peculiares en mi vida ―dijo Luis―. Y mis pantallas son
pequeñas. Aquí puedo leer el blog de Elena sobre los hombres gays y los
romances gay durante horas en una pantalla más grande, donde puedo
apreciar mejor su blog. Elena tiene un gran respeto por los hombres
homosexuales, sin decir lo que hace. Ella te lo muestra, no lo cuenta. Lo
mejor de todo, es que este lugar hay en su mayoría una multitud de
universitarios y chicos que no están fuera buscando plan para sexo. ―Se
encogió de hombros y se rió.― Por lo menos no están buscando a otros
chicos. Estoy seguro de que muchos de ellos están en busca de mujeres, sin
embargo.

Jase sonrió. ―Si te gusta este lugar, entonces a mí también.

―Este es un día especialmente tranquilo ―dijo Luis―. La mayoría


de los universitarios han terminado para el verano, y las clases de verano
duran todo el día. Es la mejor época del año para venir aquí.

114
A continuación, Luis señaló el sillón de terciopelo verde. ―Te
sientas aquí y traeré un par de cafés con leche, y luego te mostraré todo lo
que es el blog de Elena. Sube algo diferente cada día.

Cruzó la habitación y sonrió al hombre detrás del mostrador. Llamó


al hombre por su nombre de pila, a continuación, pidió dos cafés con leche
y un par de bollos ingleses. Pensó que Jase no había desayunado todavía. Y
por alguna razón que no podía explicar, estaba absolutamente muerto de
hambre.

Normalmente, Luis nunca comía nada en absoluto durante el día. Se


saltaba el desayuno y el almuerzo y comía cenas ligeras. A pesar de que
nunca había sido obeso, siempre había tenido un buen apetito. Cuando
había llegado a New York, había sido de un tamaño saludable con 86 cms.
de cintura. Aunque la mayoría de las personas en Tennessee no lo habrían
considerado gordo, no pasó mucho tiempo para que se diera cuenta de que
la mayoría de los hombres gay en New York eran de peso demasiado bajo.
Así que dejó de comer dos comidas al día y comenzó a vivir de ensaladas y
pollo para la cena. En poco tiempo, había adelgazado a un tamaño de 73
cms. de cintura, los músculos del estómago comenzaron a mostrarse y sus
pómulos se hicieron más pronunciados. Pero no había sido fácil morir de
hambre de esta manera. Una noche había tenido tanta hambre que habí a
comido unos cuantos puñados de sus croquetas secas del perro sólo para
salirse del borde. Tenía lo que él consideraba un don de amor por la
comida. Era tan extremo, de hecho, que nunca había olvidado una sola
comida buena que jamás hubiera comido.

Cuando regresó con Jase, colocó los cafés con leche y la comida en
la mesa y se sentó delante de la pantalla del ordenador. Escribió la
dirección web del blog de Elena en el navegador e hizo clic con el ratón.
Cuando apareció el blog, presionó su mano en su corazón y sonrió.

―Este es uno de mis favoritos ―dijo―. De vez en cuando Elena


escribe en el blog acerca de libros gay nostálgicos… los clásicos que
fueron escritos mucho antes de que yo naciera. Y hoy ha escrito acerca de
uno de mis favoritos de todos los tiempos. A pesar de que no he leído el
libro, me encanta.

115
―¿Realmente no has leído el libro? ―Preguntó Jase. Estaba
apoyado en la mesa con sus codos. Su cabeza estaba estirada y estaba
mirando por encima de toda la página Web.

Luis se echó a reír. ―No he leído la mayoría de los libros ―dijo―.


Algún día cuando tenga más tiempo y dinero. Pero por ahora me encanta
leer sobre los libros.

Pasaron un par de horas leyendo todo el sitio Web de Elena. Luis le


mostró algunos de sus favoritas entradas antiguas del blog, y luego le
mostró algunas de las fotos de clásicos desnudos masculinos de Elena.
Cuando Jase miró las fotos, parecía llegar a estar incómodo. Miró a su
alrededor para ver si alguien los miraba, se mantuvo ajustado a su posición
en la silla y cruzó las piernas como si estuviera ocultando una erección. Así
que Luis no pasó demasiado tiempo en las fotos. Pasó más tiempo
mostrando a Jase todos los mensajes que Elena había escrito acerca de los
hombres gay, la literatura gay y el cine gay.

En el momento en que estaban listos para salir de la cafetería, Luis se


recostó en su asiento y se frotó el estómago. ―Me siento tan gordo. Me
comí el bollo entero. Yo nunca hago eso.

Jase se encogió de hombros. ―Yo comí el mío. Entonces, ¿qué?


Probablemente podría comer otro.

Los ojos de Luis se abrieron ampliamente, y frunció el ceño.


―Nunca como tanto durante el día. Ahora voy a tener que saltarme la cena
y no voy a ser capaz de comer nada hasta mañana por la noche. Mi horario
está todo tirado por la borda ahora.

―Eso es ridículo ―dijo Jase―. Estás muy lejos de tener sobrepeso.


En todo caso, podrías llevar algunos kilos de más. Me gusta un culo grande
y bonito. Creo que es sexy.

―No te gustaría mucho si me comiera todo lo que quisiera comer


―dijo Luis―. No sabes cómo soy. Me encanta la comida a morir. Me
gusta tanto que nunca voy a olvidar el bollito que acabo de comer. He sido
conocido por comer un pavo entero en el Día de Acción de Gracias yo solo.
Una vez que empecé, no tuve control sobre mí mismo.

116
―Te ves muy bien para mí ―dijo Jase.

Luis sonrió y cambió de tema. Le dijo que quería dejar un mensaje


agradable para Elena en el hilo de comentarios de su entrada más reciente
en el blog antes de salir. Le iba a pagar a Elena por haber escrito estas
excelentes publicaciones en el blog. Ella lo hacía porque le encantaba
hacerlo, y a Luis le gustaba felicitarla tanto como pudiera para que
mantuviera su blog en marcha por siempre. ―Sé que soy insignificante
―dijo―. Pero me gusta pensar que ella realmente se preocupa por mí.

Después de que Luis dejó el comentario, Jase se levantó y dijo


―Ahora es el momento para que te lleve a un lugar que me encanta.

―Tenemos que esperar ―dijo Luis―. Elena siempre responde a mis


comentarios y quiero ver lo que tiene que decir hoy. ―Sabía que Jase no lo
entendería. La gente no sabía nada acerca de la etiqueta de los blogs, no
sabía lo importante que era mantener un buen flujo del hilo de comentarios.

―Ella podría no responder hasta más tarde ―dijo Jase―. Es una


zona horaria diferente en Italia. Podría no estar leyendo el blog ahora
mismo.

―Ah, bueno ―dijo Luis―. Confía en mí en esto, Elena siempre está


leyendo su blog y siempre sigue los comentarios que la gente deja para ella.
No importa a qué hora del día le deje un comentario. Yo sé que ella va a
dejar otro comentario unos minutos más tarde. No sé cómo hace esto, pero
siempre está por encima de todo. Es extraño.

Efectivamente, le llevó menos de diez minutos que Elena


respondiera. Dio las gracias a Luis por la lectura de su entrada en el blog
ese día, luego le dio las gracias por su amable comentario. Él respondió con
otro gracias y se levantó de su silla.

―¿Y si ella responde de nuevo ahora? ―Preguntó Jase.

―Ella responderá ―dijo Luis―. Dirá, prego, lo que significa que


eres bienvenido en italiano. A pesar de que realmente es francesa, por
alguna razón a menudo utiliza palabras en italiano. He pasado por esto
antes y no tengo que esperar ahora. Ella tendrá la última palabra. Siempre
se da al bloguero la última palabra sobre el hilo de comentarios. Si no lo

117
haces, podría seguir en un toma y daca durante días. ―Sonrió y dio unas
palmaditas en el brazo de Jase. Sabía que Jase no entendía y habría sido
demasiado complicado explicarlo en el corto período de tiempo que tenían.

118
Capítulo 11
Cuando salieron del cibercafé, era el turno de Jase para llevar a Luis
a un lugar que le gustaba en New York. Jase no tuvo que pensar dos veces
a dónde lo llevaba, y estaba a poca distancia caminando de la cafetería. No
estaba preparado para revelar la verdad sobre quién era a Luis realmente
ese día. Pero quería que Luis viera uno de los logros en su vida del que
estaba extremadamente orgulloso. Después de que Jase hubiera hecho su
primer millón de dólares, había empezado una pequeña fundación para
apoyar las artes indígenas de su estado natal, Alaska. Se llamaba la
Frontera de Alaska, y actualmente había varios anexos ubicados en todo el
condado. Era un museo y un centro educativo que se concentraba en las
artes nativas de Alaska. Había exposiciones, vídeos, galerías de fotos, y
mucho más, diseñado para preservar estas artes y educar al público. Había
incluso una biblioteca y una tienda de regalos donde la gente podía
comprar recuerdos. El anexo de New York había sido el primero que había
empezado.

Mientras caminaban al sur, hacía calor en el exterior. Era uno de los


raros días de verano en Manhattan sin humedad. Aunque el sol era lo
suficientemente brillante como para que Luis usara gafas oscuras, había
una brisa cómoda en el aire que les impedía romper a sudar. En Houston,
pasaron a un par de hombres gays muy jóvenes que caminaban por la calle
de la mano. El hombre gay más pequeño estaba inclinado hacia el lado del
tipo más alto y le estaba mirando a la cara con adoración en los ojos.

Luis suspiró. ―Se ven tan felices. No creo que yo haya sido tan
joven alguna vez.

―Pero no son mucho más jóvenes que tú ―dijo Jase.

―He sido muy viejo durante mucho tiempo ―dijo Luis―. No tenía
otra opción. Tuve que aprender cómo cuidar de mí mismo. Tal vez no lo
haga muy bien. Pero al menos sé cómo salir adelante.

119
Luis estaba sonriendo y su voz era equilibrada y tranquila. Pero había
un dejo de tristeza que sacudió el corazón de Jase. Así que se acercó y
cogió la mano izquierda de Luis. Él sonrió y dijo: ―Estoy lejos de ser tan
joven como los dos chicos. Caray, yo probablemente podría ser su padre.
Pero no me importaría sostener tu mano.

Luis no se echó atrás. Apretó su agarre alrededor de la mano de Jase


y dijo: ―Cualquier persona que se opusiera a sostener tu mano, señor, sería
un tonto obtuso.

Jase sentía sus pantalones vaqueros apretarse. Esta era la primera vez
que Jase había sostenido la mano de alguien en público alguna vez. Toda su
vida se había preguntado acerca de las parejas, homosexuales o
heterosexuales, que caminaban por la calle de la mano. Los había visto y
fruncido el ceño, moviendo la cabeza y descartándolos como descarados,
tontos demasiado emocionales. Siempre había pensado que había algo
artificial sobre sostener la mano en público, como si las personas que
hacían esto estuvieran tratando de demostrar al mundo, o a ellos mismos,
que realmente estaban enamorados. Nunca había sido aficionado a
cualquier afecto en público, sobre todo besar. Sin embargo, sostener la
mano de Luis, pasando a cientos de personas en la calle, cambió su opinión
en cuestión de segundos. Todo lo que tenía que hacer era tocar a Luis y se
sentía vivo desde la parte superior de su cabeza hasta el fondo de sus pies.
Estaba orgulloso de estar con él y quería que todo el mundo lo supiera. Un
sentido de estabilidad y comodidad pasó a través de su cuerpo; las
comisuras de sus labios se levantaron y abrió los ojos ampliamente. Si esto
era lo que la crisis de mediana edad era, pensó con una sonrisa, adelante.

Pasaron por delante de gente con teléfonos móviles que no se daban


cuenta siquiera que iban agarrados de la mano. Podrían haberse desnudado,
chupársela en la acera, y comenzar a tener sexo y estas personas no habrían
levantado la vista de sus conversaciones telefónicas. Algunas de las
personas que pasaban fruncían el ceño ante ellos por ser tan cariñosos, Jase
conocía la mirada. Una joven mujer empujaba un cochecito de bebé sonreía
y asintió con la cabeza. Cuando pasaron dos hombres mayores con las caras
rojas y abultados estómagos que también iban agarrados de la mano, Jase
se acercó más a Luis y puso su brazo alrededor de su cintura.

120
―¿Crees que estos chicos llevan juntos mucho tiempo? ―Preguntó
Jase. Había recientemente comenzado a ocurrírsele que ser gay no era tan
diferente de ser heterosexual. El factor principal, según él lo veía, era
encontrar la persona adecuada con la que pasar el resto de tu vida.

Luis se encogió de hombros. Se inclinó hacia el lado de Jase y puso


su brazo alrededor de la cintura de Jase. ―Me gustaría pensar que han
estado juntos durante cuarenta años ―dijo―. No veo muchas parejas gay
que hayan estado juntos durante mucho tiempo en mis círculos. Pero he
oído que están ahí fuera en alguna parte.

―Estoy seguro de que están ―dijo Jase.

Cuando llegaron a la entrada del edificio La Frontera de Alaska, Jase


se detuvo y abrió la puerta. ―Aquí estamos. El lugar en New York que
más me gusta.

Luis miró el símbolo, y luego la parte delantera del edificio. ―No


me esperaba esto.

―¿Qué esperabas?

―Para ser honesto ―dijo Luis―. Actúas de manera tan correcta, a


veces. Yo estaba esperando que me llevaras a un partido de béisbol, o algo
por el estilo. Algo muy varonil y macho.

Jase se echó a reír. ―Me encanta el béisbol ―dijo―. Te llevaré a un


partido la próxima vez. Pero este es el lugar donde voy cuando siento
nostalgia de Alaska. En el momento en que entras por las puertas, siento
una paz que no se puede encontrar en cualquier otro lugar en la ciudad.
―Eso no era totalmente cierto. No mencionó esto a Luis porque no estaba
seguro de cómo sonaría. Pero cuando estaba con Luis, sentía la misma
sensación de paz. No estaba solitario nunca más y no anhelaba el hogar.
Con Luis junto a él, se sentía como si estuviera en casa.

Cuando entraron, Jase no le dijo a Luis que había sido el encargado


de iniciar toda la completa fundación que hizo posible la Frontera de
Alaska. Se sentía un poco culpable por ello, pero no quiso arruinar un día
maravilloso. No estaba seguro de cómo iba a reaccionar Luis a su
experimento de mediana edad. Él, sin embargo, llevó a Luis a un recorrido

121
detallado, explicando todo por lo que pasaban. Luis escuchaba atentamente,
absorbiendo todos los pequeños detalles. Por primera vez desde que Jase le
había conocido, Luis no hablaba sin parar y explicaba algo a Jase.

En una de las salas de exposición fotográfica, una habitación


cuadrada de color blanco puro, una con brillantes pisos blancos y de techos
altos, Luis se quedó mirando las fotos de los paisajes de Alaska. Apoyó la
palma de la mano en su pecho y le dijo,

―Nunca he visto nada tan hermoso. ¿Es realmente tan espectacular


en persona?

Jase sonrió y asintió con la cabeza. ―Es incluso mejor en persona.


No hay manera de realmente describirlo sin verlo de primera mano.

―Me encantaría ir ahí algún día ―dijo Luis―. Hay personas que
son o bien de verano o de invierno. Yo soy más de invierno que de verano.
Una de mis noches favoritas del año es cuando atrasan los relojes en el
otoño. Me encanta cuando oscurece a las cinco en punto de la tarde, y no
puedo esperar a la primera nevada.

Jase se le quedó mirando un momento y se echó a reír. ―Entonces te


gustaría Alaska.

Pasaron un par de horas caminando por el edificio y Jase continuó


explicando las exposiciones. Cuando llegó el momento de irse, Luis sugirió
que caminaran de regreso a Upper West Side. ―No estoy tratando de ser
tacaño ―dijo―. Pagaré por un taxi si no quieres caminar. Pero hace un
buen día y odio echarlo a perder.

Jase le cogió la mano y tiró de él por la calle. ―No me importa


caminar. Y podemos tardar tanto como queramos. Pero sólo con una
condición.

―¿Cual es?

―Quiero llevarte de la mano todo el tiempo ―dijo Jase.

En un primer momento, Luis bajó la barbilla y se ruborizó. Luego,


sus párpados se levantaron. ―Me gustaría eso ―dijo con una voz suave y
dulce.

122
Cruzaron el West Village y se detuvieron en algunas tiendas para
explorar. En el momento en que entraron en una pequeña tienda de ropa de
hombres en la calle Bleecker, se sentía mareado. Luis asintió con la cabeza
a un par de vendedores en el piso. Los vendedores eran hombres jóvenes
gays con cabello corto oscuro y ropa ajustada. Volvieron a asentir y se
dirigieron a Luis por su nombre de pila. Luis se volvió a Jase, y sugirió
probarse un par de pantalones vaqueros, así que cogió un puñado de un
estante sin tener en cuenta los tamaños y metió a Jase en el probador.

Cuando estaban en el interior, Luis sacó dos suspensorios de debajo


de los pantalones y le dijo: ―Agarré estos suspensorios en el camino.
Vamos a ponérnoslos y ver si podemos salir de la tienda sin que nos
atrapen.

―Pero eso es robar ―dijo Jase. Parpadeó y miró los suspensorios.


Uno de ellos era de color verde brillante y el otro de color naranja brillante.
Había pequeñas etiquetas de precios en los cinturones. Cada suspensorio
costaba cuarenta dólares―. Y son caros, también.

―He comprado aquí antes ―dijo Luis―. Y confía en mí, me he


gastado una pequeña fortuna pagando de más por los pantalones vaqueros y
otras cosas. La semana pasada gasté doscientos dólares en una camiseta
negra lisa que probablemente no valía más de veinte.

―¿Por qué? ―Preguntó Jase.

Luis se encogió de hombros. ―Me hace sentir bien. Y los


vendedores me convencieron. —Luego se desabrochó el pantalón y se
quitó los zapatos.― Me deben ahora. Además, volveré esta semana y
gastaré más dinero en más ropa. Probablemente me darían ambos
suspensorios sin pensarlo dos veces si se los pidiera a ellos.

Jase se encogió de hombros y abrió la cremallera de los pantalones.


Cuando se quitó los zapatos, cayó accidentalmente en la parte superior de
Luis y ambos comenzaron a reír a carcajadas. Estaban en uno de esos
pequeños probadores diseñados para una persona en lugar de dos. Había
puertas diminutas y los dos vendedores podían ver la parte superior del
cuerpo, pero no sus piernas. Mientras continuaban riéndose y
desnudándose, los vendedores se daban miradas el uno al otro.

123
Luis se quitó la ropa interior primero, y se las arrojó a Jase. Jase lo
vio con el suspensorio de color verde brillante puesto sin pestañear. Parecía
tan adorable que Jase quería bajarse en sus rodillas y masticar la tela verde.

Sin embargo, Luis se acercó y golpeó la cintura de la ropa interior de


Jase, y dijo: ―Vamos. Es tu turno ahora. Quítatelos, y ponte el
suspensorio.

Así que Jase se bajó la ropa interior y se puso el suspensorio de color


naranja brillante. Lo subió tan rápido que parte de su pene sobresalía de la
bolsa. Cuando Luis lo vio, se agachó y sacó la tela de color naranja con una
mano, y con la otra, tomó el semi-erecto pene de Jase y suavemente lo
empaquetó en la bolsa. Sus dedos sostuvieron el eje tan suavemente que las
bolas de Jase saltaron.

―Será mejor vestirse y salir de aquí ―dijo Jase.

―¿Por qué?

―Porque si me tocas la polla de nuevo como que voy a tener que


joderte justo aquí en el probador. ―Señaló a su entrepierna y sonrió.―
Mira lo que hiciste. Me estoy poniendo todo duro ahora.

―No es mi culpa que siempre estés caliente ―dijo Luis. Sonrió a la


erección de Jase.― Necesitas un poco de auto-control. Tienes que domar a
esa cosa.

Jase sonrió y enderezó los hombros. Se movió hacia adelante como si


estuviera listo para saltar. Miró para ver si los vendedores todavía estaban
viéndolos. Estaban en el suelo, fingiendo hablar el uno con el otro, pero
Jase sabía que estaban esperando a ver qué iba a pasar después. ―Ve
delante ―dijo Jase. Hablaba en voz baja y su voz era profunda y seria―.
Saca mi polla y vuélvela a poner de nuevo. Hazlo de la manera que lo
hiciste antes… realmente suave.

Luis le dio un puñetazo en el pecho y se echó a reír. ―Vístete y deja


de ser vulgar. Ambos seremos arrestados si no te detienes. Y no tengo
intención de ir a la cárcel.

124
Cuando estuvieron vestidos, metieron su propia ropa interior en sus
bolsillos y salieron del probador usando sus audaces nuevos suspensorios.
Luis entregó la pila de pantalones vaqueros nuevos a uno de los
vendedores. Sonrió y dijo: ―Nada encaja bien hoy. Pero volveré la
próxima semana para algo más. ―Luego levantó la barbilla y salió de la
tienda.

Antes de que Jase lo siguiera, se metió la mano en su bolsillo trasero


y sacó un billete de cien dólares. Se lo entregó al joven flaco que sostenía
la pila de pantalones vaqueros y dijo: ―Aquí, toma esto por el lío que
acabamos de hacer con los pantalones vaqueros. ―Luego se fue antes de
que el chico pudiera objetar. Aunque Luis tenía un punto sobre gastar
mucho dinero en esa tienda en particular, a Jase no le gustaba la idea de
robar nada. No descansaba bien con eso; creía en el karma. Y no era como
si Jase no pudiera permitirse el lujo de comprar un par de suspensorios.

Continuaron caminando hacia arriba de la ciudad hasta que Luis dijo


que sus pies le dolían. Jase llamó a un taxi, insistiendo en que iba a pagar, y
viajaron a casa el resto del camino. En el momento en que el taxi se detuvo
en frente de su edificio, se reían tan fuerte de lo que había sucedido en el
probador que Luis perdió el primer paso y casi se cayó de bruces. Jase le
alcanzó rápidamente y lo atrapó en sus brazos. Luego colocó la palma de la
mano sobre el estómago de Luis y la otra en la espalda y le guió por las
escaleras.

En el escalón más alto, ambos llegaron a sus bolsillos al mismo


tiempo, y sacaron las llaves. Por un momento, se miraron en silencio, y
luego se echaron a reír otra vez. Jase utilizó su llave para abrir la puerta. La
mantuvo abierta para Luis y puso su mano sobre la pequeña espalda para
acompañarlo al vestíbulo.

125
―El señor Gordon debería vernos ahora ―dijo―. Nunca creería que
ambos tuviéramos las llaves al mismo tiempo.

Jase había dejado de reír. Estaba de pie junto a Luis, mirándolo con
una seria expresión. Cuando Luis vio su rostro, dejó de reír y miró a los
ojos de Jase. Durante dos o tres segundos, se quedó ahí, inmóvil, sin
parpadear.

A continuación, Jase suspiró y levantó sus brazos. Inclinó la cabeza


hacia un lado y asintió diciendo sí sólo una vez. Luis exhaló y corrió hacia
él. Puso sus brazos alrededor de los hombros de Jase, inclinó la cabeza
hacia atrás, y abrió la boca. Cuando Luis cerró los ojos, Jase le dio un beso
en la boca y lo abrazó con tanta fuerza, que Luis se levantó en sus pies
colgando tres pulgadas sobre el negro y blanco de las baldosas del suelo.

126
Capítulo 12
Pasaron la noche en el apartamento de Jase. Jase había intentado
cargar a Luis todos los cinco tramos de escaleras; sin embargo, había tenido
que poner a Luis abajo en el suelo del tercer tramo y Luis caminó el resto
del camino. Con los brazos de Luis envueltos alrededor del cuerpo de Jase
y la mano de Jase descansando en el culo de Luis, hicieron los dos
siguientes tramos lentamente, deteniéndose para besarse y toquetearse entre
sí en el hueco de la escalera. Para cuando llegaron al escalón más alto en la
quinta planta del edificio, los pantalones de Luis estaban abiertos. Antes de
que entraran, incluso en el apartamento de Jase, los pantalones de Luis
bajaron de sus rodillas y su mano derecha estaba dentro de los pantalones
de Jase. Después de eso, hicieron el amor cuatro veces esa noche. La última
vez con Luis en su espalda, en la parte superior del escritorio en el
dormitorio de Jase, con las piernas de Luis extendidas tan amplias como
podía y colgando sobre los fuertes antebrazos de Jase.

Por la mañana, Jase abrió los ojos y se sentó en la cama. Estaba en el


medio del colchón, con sus piernas abiertas, y no estaba cubierto con
mantas. Cuando miró abajo a su polla, el largo y duro eje saltó. Su erección
estaba apuntando hacia arriba y la cabeza apoyada por debajo de su
ombligo. Se agachó y mantuvo el eje en la palma de su mano derecha, y
luego miró alrededor de la habitación para ver si Luis todavía estaba ahí
para cuidar de él. Habían pasado la noche juntos. Lo último que Jase
recordaba era navegar a la deriva en un profundo sueño con el sonido de la
suave respiración de Luis, con la suave mejilla de Luis descansando sobre
su pecho.

El sol entraba a raudales a través de las cortinas transparentes y


calentaba la habitación. Oyó bocinas y sirenas a todo volumen por la
ventana abierta. Jase se sentó encima más arriba y miró hacia atrás y hacia
adelante. El apartamento estaba en silencio y sabía que estaba solo. El
único signo de que Luis había pasado la noche con él estaba en la esquina
de su dormitorio, cerca de la ventana que conducía a la escalera de
incendios. La ventana estaba abierta y el suspensorio de color naranja

127
estaba colgando del respaldo de una silla. Jase sonrió y dio un tirón a su
erección un par de veces. Se imaginó que Luis debía haberse deslizado
fuera de la cama en silencio para poder ir de vuelta a su propio apartamento
y cuidar de su perro.

Así que Jase salió de la cama y corrió a la ventana con los pies
descalzos. Se puso el suspensorio naranja y empaquetó su erección dentro
de la bolsa para que no se balanceara arriba y abajo. Luego empujó a un
lado las cortinas y pasó a través de la ventana abierta. Quería meterse en el
apartamento de Luis y darle una sorpresa. No podía esperar a ver la cara de
Luis, cuando se presentara fuera de su ventana sin otra cosa que el
suspensorio de color naranja.

Pero cuando llamó a la ventana de Luis y gritó su nombre, nadie


respondió. Jase estaba emocionado; seguía erecto y la cabeza de su pene se
pegaba a través de la cintura del suspensorio. Jase nunca se había sentido
tan eufórico en su vida, no podía recordar la última vez que había sonreído
durante tanto tiempo. Dentro del apartamento de Luis, el pequeño perro
estaba sentado en el sofá de dos plazas mirando a Jase. Su cola se meneaba,
su pata derecha estaba arriba, y su cabeza estaba rodando en círculos,
como si estuviera saludando a un público.

Jase abrió la ventana y entró en la sala de estar, mirando a la cocina


en primer lugar. Cuando vio que Luis no estaba ahí, le dio unas palmaditas
al perro en la cabeza y dijo: ―Hey, perrito. ―Después de eso, cruzó el
dormitorio de Luis y encontró el cuarto de baño vacío. Se imaginó que Luis
había salido a tomar un café, por lo que deambulaba por la sala y abrió la
puerta principal. Pensó que era seguro regresar a su apartamento de esta
manera. Los de Luis y Jase eran los únicos dos apartamentos en esa planta
y nadie los visitaba tan temprano.

Pero cuando abrió la puerta, vio la espalda de Sherman. Este se


dirigía hacia el apartamento de Jase, llevando los pantalones negros
ajustados y su escasa camiseta sin mangas negra. Jase dio un salto hacia
atrás en el apartamento de Luis, y cerró la puerta sin hacer ruido. No quería
que Sherman le encontrara merodeando en el apartamento de Luis usando
nada más que un suspensorio de color naranja brillante. No estaba tratando
de ocultar nada. Sólo quería explicar a Sherman que estaba enamorado de

128
alguien maravilloso ahora, y que no iba a continuar su farsa por más
tiempo.

Corrió a su apartamento tan rápido que casi se resbaló en la escalera


de incendios. Mientras Sherman llamaba a su puerta, se puso sus
pantalones deportivos y se alisó el pelo. Luego tomó un profundo aliento,
entró en su sala de estar, y abrió la puerta.

Sherman lo miró de arriba abajo y sonrió. Los pantalones cortos que


Sherman llevaba eran incluso más estrechos que los cortos que había
llevado el día anterior. Este par agrupaba la entrepierna, provocando que el
bulto entre sus piernas sobresaliera hasta el punto de ser desagradab le.
Sherman pasó la punta de su lengua por el labio inferior y tomó un poco de
aire. Luego puso su mano sobre el desnudo pecho de Jase y le besó en los
labios a Jase. ―Buenos días, sexy ―dijo―. Te he traído el desayuno. Por
las pintas de eso, podrías usar una taza de café fuerte. ―Llevaba una
pequeña bolsa blanca y una bandeja de cartón con dos tazas de café.

Cuando Sherman lo besó, un largo y húmedo beso, Jase frunció el


ceño y dio un paso atrás. Abrió más la puerta y dijo: ―Buenos días.
Llegué tarde ayer por la noche. ―Su voz estaba muerta y uniforme y su
cara permaneció inexpresiva. No había visto a Sherman, desde que habían
tenido sexo en la ducha. Jase notó que el tono de la voz de Sherman había
cambiado. Sonaba más como un amante que como un amigo.

Sherman entró en la casa y colocó la bolsa y el café en la mesa junto


al sofá, a continuación, se quitó los zapatos de correr y le dijo: ―Tenía la
esperanza de que pudiéramos tomar otra ducha juntos. Tenía una picazón
esta mañana que me parece que no puedo rascarme sólo. ―Su voz era baja
y seductora. Cuando hablaba, miraba la entrepierna de Jase.

Jase suspiró y cerró la puerta. Después de estar con Luis, no tenía


ningún interés en tener relaciones sexuales con Sherman de nuevo. Le daba
pena incluso haber tenido sexo con Sherman en primer lugar. Debería
haber sido más fuerte, y debería haber dicho que no cuando había tenido la
oportunidad. Sherman había estado pasando insinuaciones seductoras por él
durante semanas y las había estado ignorando. Esa noche, cuando Jase
pensaba que Luis iba a volver a estar con el Dr. Barton, de Tennessee, se lo
había permitido. Ahora tenía que dejar las cosas claras.

129
Cuando Sherman comenzó a bajarse los pantalones, Jase se acercó
con ambos brazos y le dijo: ―Detente Sherman. Yo hablaba en serio
cuando dije que quería mantenerlo superficial. Lo siento si me
malinterpretaste. Yo no quería que eso sucediera. No vamos a darnos una
ducha hoy, o jamás de nuevo.

Sherman se echó a reír. ―Pero es casual, sexy. Deja de preocuparte.


Voy a quitarme la ropa, bájala hasta mis rodillas, y sírvete. Ni siquiera
tienes que hacer nada. Sólo estar ahí y dejar que te la chupe. No puede
haber nada más casual que eso. ―Se inclinó hacia adelante y dijo:― Yo
trago, también.

Jase tomó un poco de aire y caminó hasta al otro lado de la


habitación. ―Lo siento. No va a suceder de nuevo. ―El acuerdo que había
hecho con Sherman parecía obsoleto ahora. Desaparecer en New York para
experimentar lo que era ser gay, parecía casi risible. Ser gay, para Jase, no
era tan diferente de ser heterosexual. Él no era una persona diferente; nada
de él había cambiado. La única diferencia significativa era que en realidad
se había enamorado de un hombre en lugar de soñar con ello. Pero más que
eso, perdió su vida real y quería dejar de fingir. No tenía que esconderse.
No tenía miedo de dejar que todo el mundo supiera quién era.

Sherman sonrió. Inclinó la cabeza hacia un lado y dudó por un


momento. ―Has conocido a alguien, ¿no es así? ―Preguntó―. Es por eso
que estás tan callado esta mañana.

―Quiero ser honesto contigo ―dijo Jase―. Me has ayudado mucho,


y estoy muy agradecido por eso. Pero yo sé lo que soy ahora, y estoy
cansado de huir. Quiero recuperar mi vida, y en mis propios términos. No
me importa lo que piensen.

Aunque Sherman le decía que su relación era casual, Jase sabía que
Sherman quería más de él que sólo sexo. Y ahora que Jase se había
enamorado de Luis, Jase quería que Sherman supiera que no iban a estar
juntos de nuevo. ―Me gustaría que nosotros siguiéramos siendo amigos
―dijo, manteniendo un tono de voz estoica―. Voy a cambiar la cuenta
bancaria privada que empecé de nuevo contigo. No necesitaré más
reintegros de esa cuenta y quiero que cojas lo que queda. Piensa en eso
como un regalo, por ayudarme a averiguar quién soy.

130
―¿Quién es él? ―Preguntó Sherman. Estaba sonriendo; su voz
sonaba tímida ahora―. ¿Algún chico que encontraste en un bar? Debe
haber pasado rápido, porque no podías joder mis sesos en la ducha la
última vez que te vi. Él debe saber que chupas la polla muy bien.

Jase no quiso dar detalles a Sherman. Esta era su vida y no se sentía


obligado a hablar de cualquier cosa íntima con nadie más que con Luis.
―Yo no lo conocí en un bar ―dijo Jase―. Por favor, no hagas que suene
feo. Es algo hermoso.

Sherman lentamente cruzó la habitación. Se acercó al lado de Jase y


puso su mano sobre el hombro desnudo de Jase. ―Pobre bebé ―dijo―,
acabas de salir del armario y enfrentarte a quién eres. No es inteligente
involucrarse con alguien demasiado en serio al principio. Confía en mí, lo
sé. Estos chicos sólo están en ello por diversión y juegos. Van a entrar y
salir de tu vida durante un largo tiempo. Pero no puedes tomarlos en serio.
Y no creo que estés listo para salir en público de todos modos. Podría ser
perjudicial para tu imagen, por no hablar de tus negocios. Una vez que
sales, no hay vuelta atrás.

Jase se apartó. ―Esto no es sólo diversión y juegos. Es mi vida de la


que estamos hablando. Estamos enamorados el uno del otro. Espero que
estés feliz por nosotros.

A él no le preocupaban más sus negocios ni su imagen pública. Lo


único que le importaba era estar con Luis.

Sherman volvió al sofá y se puso las zapatillas de correr sin decir una
palabra. Cuando se levantó, sonrió y dijo a Jase, ―Tengo sentimientos por
ti. Sentimientos fuertes Jase. Yo pensaba que estabas empezando a sentir lo
mismo por mí. No seas tonto. Podríamos estar bien juntos. Sé cómo
manejar a un hombre como tú.

Jase no quería ser manejado. Quería ser amado. ―Eres un buen


amigo ―dijo―. Pero yo estoy enamorado de otra persona. Tenía la
esperanza de que estuvieras feliz por mí, de que tomarías la noticia con la
misma elegancia y gracia que ejerces a todos los demás aspectos de tu vida.

Las cejas de Sherman se levantaron. ―¿Y si no lo hago? ―dijo―.


Yo sólo podría salir, cerrar la puerta, y decirle al mundo entero lo que has

131
estado haciendo. Estoy seguro de que a todos los tabloides y revistas les
gustaría saber lo que su favorito multimillonario de la cultura pop ha estado
haciendo últimamente desde que desapareció de la faz de la tierra. Apuesto
a que estarían encantados de descubrir que se ha enamorado de alguna
pequeña reina de algún bar de mala muerte.

Jase frunció el ceño. ―Pensé que serías mejor que eso ―dijo―.
Pensé que éramos amigos.

Sherman respiró hondo y exhaló. ―Como resultado, soy mejor que


eso ―dijo―. Y sí, somos amigos. Así que vamos a hacer esto. Tomarás
todo el tiempo que quieras joder a tu lindo pequeño amigo de bar. Cuando
se haya acabado, y haya tomado todo lo que pueda obtener de ti, voy a estar
esperando. No tengo prisa.

―No estás entendiéndolo ―dijo Jase―. Esto es real. Esto es lo que


he querido toda mi vida. Está tan enamorado de mí como yo lo estoy de él,
y él ni siquiera sabe quién soy. Por lo que a él respecta, sólo soy un pobre
diablo que no podía frotar dos monedas de cinco centavos juntas para
conseguir una moneda de diez centavos, y no le importa. No se preocupa
por el dinero.

―¿Y qué pasa cuando se entere de ti? ―dijo Sherman―. Podría no


gustarle el hecho de que le hayas mentido y engañado durante tanto tiempo.

―Le voy a decir la verdad y se lo explicaré ―dijo Jase―. Lo


conozco. Lo entenderá. Sólo está interesado en mí, no en mi dinero o mi
poder.

―Ya veo. Creo que vas a estar decepcionado. Pero veo que no puedo
hacerte cambiar de idea. ―Él enderezó los hombros y caminó hacia la
puerta. Cuando abrió la puerta, se volvió y levantó la barbilla―. Cuando
esta aventurilla acabe, voy a estar ahí. Estas cosas nunca funcionan. Un
hombre como tú necesita a alguien como yo a quien conoce y comprende,
no a una pequeña reina tonta de bar que sólo se preocupa por comprar una
nueva camisa linda para la noche del sábado.

―El dinero en la cuenta es tuyo ―dijo Jase―. Gracias por


ayudarme a salir de la manera que lo hiciste. ―No iba a pedir disculpas

132
nunca más. No había hecho nada malo y había sido siempre honesto y por
adelantado con Sherman.

―No se trata de dinero para mí ―dijo Sherman, encogiéndose de


hombros―. Gracias por el dinero en la cuenta. Pero yo me quedaría,
incluso si no hubiera dinero.

Jase sonrió. ―Yo sé que lo harías. ―Entonces se encogió de


hombros también.― Pero estoy enamorado. ¿Qué más puedo decir?

Sherman sonrió. ―Creo que estás cometiendo un gran error. ―Se


dio la vuelta y salió del apartamento sin molestarse en cerrar la puerta.

133
Capítulo 13
Cuando Luis no contactó con Jase al mediodía, Jase intentó llamar al
teléfono móvil de Luis, pero no contestaba. No podía ni siquiera empezar a
imaginar que Luis pudiera haberse ido, o por qué Luis no le había dicho
donde iba. Después de la noche romántica que habían compartido, Jase no
podía esperar para sostener a Luis en sus brazos.

Así Jase decidió vestirse y salir. No tenía ganas de caminar al Parque


Riverside ese día, por lo que llamó a un taxi a Riverside Drive y le dijo al
conductor que lo llevara al Soho, donde podría ir a la Frontera de Alaska y
pasar algún tiempo en la biblioteca tranquilamente. Sabía que si
simplemente se sentaba alrededor del apartamento esperando a que Luis
volviera, acabaría cerrando los puños y mordiéndose la boca hasta que
estuviera en carne viva. Cuando se sentía de esta manera, pasar un tiempo
en la Frontera de Alaska era la única cosa que ayudaba a calmarlo.

A pocas cuadras antes del edificio de la Frontera de Alaska, el taxi se


detuvo en un semáforo en rojo. Jase se apoyaba en la puerta, pensando en
Luis, con el codo del brazo descansado y la barbilla en la palma de su
mano. Se dio la vuelta a la derecha y miró por la ventana. Cuando vio la
parte de atrás de un atractivo joven con vaqueros ajustados caminar por la
calle, bajó la ventanilla trasera y gritó el nombre de Luis. El tipo tenía el
mismo corte de pelo que Luis tenía, con su espalda tan recta como la de
Luis, y el culo redondeado al igual que el de Luis. Jase gritó por segunda
vez, sólo que más fuerte. Otras tres personas en la acera se volvieron para
ver a quién llamaba. Pero cuando el joven no se dio la vuelta, Jase sacó un
billete de cincuenta dólares de su bolsillo trasero, se lo entregó al
conductor, y le dijo que se quedara con el cambio. Entonces saltó del taxi y
corrió detrás del hombre en la acera.

Cuando Jase se encontró con el chico, su cara estaba roja y estaba sin
aliento. Agarró los brazos del chico y le dio la vuelta. ―¿Por qué no te
detuviste cuando te llamé? ―Preguntó Jase.

134
Un total desconocido miró a los ojos de Jase y le dijo: ―¿Perdón?
―sus ojos estaban desorbitados por el miedo y sus mejillas comenzaron a
sonrojarse.

Jase liberó los brazos del chico y le dijo: ―Lo siento mucho. Pensé
que eras otra persona. Te pareces a alguien que conozco. Lo siento mucho,
mucho. ―Presionó su mano contra su pecho y trató de calmar su
respiración.

El joven no esperó alrededor. Le dio un vistazo a Jase y siguió


caminando. Jase se limpió unas cuantas gotas de sudor de la frente y cruzó
la calle a la Frontera de Alaska.

Antes de entrar, llamó al teléfono móvil de Luis de nuevo. Cuando


nadie contestó, entró en el edificio y se dirigió a la parte trasera donde se
encontraba la biblioteca.

Era un día lento en la Frontera de Alaska. Jase sólo pasó a dos


turistas en su camino a la biblioteca en el cuarto de atrás: una mujer de
mediana edad, con pantalones de poliéster ajustados y una riñonera ceñida
a su amplia cintura, y un hombre alto y delgado, con sienes grises, anchos
pantalones cortos, y calcetines negros. Estaban mirando una foto de una
vasta montaña cubierta de nieve. El hombre sonrió y dijo: ―Siempre he
querido ver la verdadera Alaska. Hay que reservar un viaje, cariño.

La mujer se volvió y frunció el ceño. Lo señaló y le dijo: ―Una vez


que has visto una montaña, has visto todas. Así que échale un buen vistazo
a esta. Vamos a ir a Disneyworld y eso es todo.

Jase sonrió y siguió caminando hasta que llegó a la biblioteca.


Asintió con la cabeza a una mujer detrás de un escritorio y giró a la derecha
para poder sentarse en su mesa favorita. Al doblar una esquina con un
estante alto, se detuvo y apretó su mano en el estómago. Luis estaba
sentado en la mesa favorita de Jase. Había un montón de libros gruesos a su
derecha y una taza grande de café a su izquierda.

Jase se acercó a la mesa y se sentó a su lado. ―¿Qué estás haciendo


aquí?

―Estoy leyendo. ¿Hay alguna ley en contra de la lectura?

135
Jase se encogió de hombros y sonrió. ―Por supuesto que no. Yo
simplemente no creía que te encontraría aquí, es todo. ―Miró abajo. El
libro que Luis estaba leyendo no era ni siquiera sobre Alaska. Era un libro
sobre Vancouver―. ¿Por qué estás leyendo acerca de Vancouver?

Luis levantó la vista del libro que estaba leyendo y se enfrentó a Jase.
Ignoró la pregunta sobre Vancouver. ―No pensé que me encontraras aquí.

―Salgamos de aquí ―dijo Jase―. Tenemos que hablar.

―Déjame en paz ―dijo Luis. Su voz estaba en calma y tranquila.


No parecía molesto o al menos disgustado―. Yo sólo quiero leer. ―Él
bajó los ojos hacia el libro y exhaló como si estuviera aburrido.

Jase se inclinó hacia adelante. Él lo miró sin decir una palabra. Unos
segundos más tarde, agarró el brazo de Luis y le dijo: ―Luis, te amo.
Tenemos que hablar.

Luis no contestó, sólo se sentó mirando a Jase con una expresión que
era una mezcla entre sorprendido y mortificado. Luego se levantó
rápidamente y se alejó de la mesa.

Jase le siguió. ―¿Adónde vas?

―Al baño ―dijo Luis―. Ahora, déjame en paz.

Jase agarró sus brazos. ―No voy a dejarte solo. ―Su voz era fuerte
y confiada―. Me he enamorado de ti y tengo algunas cosas importantes
que decirte.

―Estoy ocupado ―dijo Luis―. Si voy a ir a Vancouver, tengo que


saber qué hay ahí.

Jase cerró los ojos y negó con la cabeza rápidamente. ―¿Por qué
mudarse a Vancouver? Estás loco.

―No estoy loco ―dijo Luis―. Ahora suéltame. Voy a mudarme a


Vancouver con Melvin Ashland. Lo conocí en mi fiesta de cóctel con mi
amigo Michael. Es probable que lo conocieras esa noche. Es uno de los
hombres más ricos de Vancouver, tiene ochenta años, y me adora. Él dice,
“Luis, me haces sentir joven y lleno de vida otra vez” y yo lo adoro en la

136
misma medida. Es muy dulce y muy lindo. Él quiere que me mude ahí, viva
con él y sea su compañero. Voy a ir.

―Estás loco ―dijo Jase―. ¿Te estás escuchando a ti mismo? No


tienes que vivir tu vida de esta manera nunca más.

Luis sonrió. ―Yo sé que eso es lo que todos dicen de mí. Que estoy
loco, soy caprichoso, no soy muy estable. Pero no me conocen lo
suficientemente bien como para formarse una opinión acerca de mí. No los
dejo llegar a conocerme tan bien. Sólo les dejo saber lo que yo quiero que
sepan.

Jase lo mantuvo apretado. ―Yo no soy como los demás, y pensé que
tú lo sabías. Se me ocurre que tú me conoces muy bien, y sucede que estoy
enamorado de ti. Y hay unas cuantas cosas acerca de mí que deberías saber.

Cuando Luis no respondió, la expresión de Jase se suavizó. Liberó


los brazos de Luis y le dijo: ―Espera. Estoy empezando a comprenderlo
ahora. Tal vez yo no soy diferente del resto de ellos. Por supuesto. ¿Cómo
pude haber sido tan estúpido? Pensé que podrías estar enamorado de mí,
pero yo no soy más que otro viejo con el que divertirse. Eso es lo que
soy… sólo otra diversión. ―Alzó el brazo y se lo golpeó en la frente con la
palma de su mano―. Yo soy como todos los demás. No soy nada más para
ti que Derrick, y Melvin, y el resto de los chicos con los que te entretienes
y acompañas por toda la ciudad.

Luis se quedó mirando sus zapatos. Sus cejas fruncidas y volvió la


comisura de sus labios abajo.

Jase dio un paso adelante. ―Si eso es todo lo que soy para ti, hay
algo que creo que debería darte. Sólo lamento no haberlo dejado en la
mesilla de noche para ti esta mañana. ―Él llegó a su bolsillo trasero del
pantalón y sacó un montón de dinero en efectivo que había sido doblado
por la mitad. No estaba seguro de cuánto había, pero pensó que tenía que
haber por lo menos quinientos dólares. Él puso el dinero en la palma de la
mano de Luis y le dijo:― Yo quiero que tengas esto.

―¿Qué es esto? ―Preguntó Luis.

137
―Quinientos dólares de ayer por la noche ―dijo―. Has hecho eso
al menos por dar a Derrick un par de calcetines usados. Trabajaste duro la
noche anterior. ―Entonces le dio la espalda rápido, metió las manos en los
bolsillos, y se fue. Luis se quedó en la puerta del baño con una pila de
dinero en efectivo en la mano y los ojos que parecían faros húmedos.

138
Capítulo 14
Jase regresó a su apartamento y se mantuvo en un bajo perfil durante
los siguientes días. Por primera vez, no podía comer ni dormir. Leía,
trabajaba en su nuevo invento, y daba largos paseos temprano por las
mañanas y tarde por las noches. No estaba dispuesto a volver a su vida real
todavía y necesitaba tiempo para superar lo de Luis. No llamó a Sherman
para decirle lo que había sucedido con Luis tampoco. Jase quería mantener
a Sherman a distancia. A pesar de que no estaba seguro si Sherman se
regodearía o no y le diría, “te lo dije” Jase no quería correr ningún riesgo.
Lo último que quería escuchar era que había cometido el error clásico de
caer enamorado de una pequeña reina de bar desafortunada. Y no estaba a
punto de salir corriendo de nuevo a Sherman en busca de consuelo.
Sherman habría visto la devastación de Jase después de que Luis lo hubiera
rechazado y habría entrado a matar.

Lo último que le interesaba a Jase era conocer a alguien más.


Todavía estaba enamorado de Luis, a pesar de la forma en que Luis lo
había tratado. Después de que se había calmado y había pensado en lo que
había sucedido con la cabeza clara, comenzó a sentir lástima por Luis. Era
joven; estaba cometiendo un gran error que lamentaría. Pero más que eso,
Jase se preguntaba si habría alguna diferencia si le hubiera dicho a Luis la
verdad acerca de quién era. En última instancia, decidió que no le habría
importado. Porque si le hubiera dicho a Luis que era un multimillonario y
que podía comprar y vender a Melvin de Vancouver más de veinte veces y
Luis accediera a dejar de ver a Melvin, Jase siempre se preguntaría si Luis
estaba con él por dinero o porque realmente lo amaba.

Más tarde esa semana, mientras que Jase tiraba su basura, se


encontró con Luis y Melvin. Era poco después de las dos de la mañana y
Jase acababa de hacer planes para un breve viaje a Alaska. Luis y Melvin
se dirigían al apartamento de él. Luis se veía radiante, pero el pobre viejo
Melvin tenía dificultades para recuperar el aliento después de subir los
cinco tramos. Debían de haber ido a una fiesta formal, porque ambos
estaban vestidos con chaquetas blancas de cenar y Luis tenía grandes

139
diamantes en ambos lóbulos de las orejas. La voz de Luis era ligera y
animada. Jase respiró hondo y sonrió. Saludó a Luis y asintió con la cabeza
a Melvin. Cuando Luis vio a Jase, levantó la cabeza, saludó y sonrió como
si ni siquiera hubieran discutido.

Pero Luis no se molestó en presentar a Jase a Melvin, y Jase no


esperó para conocerlo. Jase siguió caminando hasta la escalera para poder
llevar su pequeño contenedor de basura al sótano. Cuando llegó a las
escaleras, oyó a Luis reír y cerrar la puerta de su apartamento. Pero unos
segundos más tarde, a mitad de camino por las escaleras, Jase oyó un
lamento de Luis en voz alta, altos estrépitos y estallidos que venían del
apartamento de Luis. Jase se detuvo y se volvió hacia la puerta de Luis.
Cuando oyó el sonido de cristales rotos, dejó caer la basura en las escaleras
y corrió de nuevo al apartamento de Luis para ver qué pasaba.

No se molestó en llamar. Cuando entró, el pobre viejo Melvin estaba


de pie cerca de la puerta retorciéndose los dedos y moviendo su cabeza
calva. Luis estaba en el dormitorio para entonces, tirando las fotos de la
pared abajo y golpeando muebles boca abajo.

―¿Qué pasó? ―Preguntó Jase.

Melvin frunció el ceño y abrió los brazos. ―No lo sé. Simplemente


se volvió loco.

Jase corrió al dormitorio y encontró a Luis tratando de tirar de un


gran espejo de la pared. Su cara estaba roja y sus ojos se llenaron de
lágrimas. Había ropa esparcida por toda la habitación, botellas de colonia a
medio llenar tiradas por el suelo, y la cómoda había sido extraída de la
pared. Luis había desgarrado almohadas y había plumas de ganso de un
extremo al otro de la habitación. Cuando el espejo del que estaba tirando,
se rompió de la pared, Jase lo sacó del camino y lo mantuvo tan apretado
como pudo. El espejo cayó con un golpe fuerte y pequeños fragmentos
volaron en todas direcciones.

―¿Qué pasa? ―Preguntó Jase.

Luis no respondió, no podía. Estaba llorando ahora y su pecho estaba


agitado.

140
―¿Qué pasó?

Luis tomó un poco de aire y dijo: ―Mi tío.

Después de eso, se desplomó en los brazos de Jase. Su cuerpo


simplemente se marchitó y paró de luchar.

Jase lo llevó a la cama y lo colocó suavemente sobre la parte superior


de la manta blanca y esponjosa. Luis se volvió a su lado y se arrastró en
una posición fetal. Ya no se quejaba más, pero estaba sollozando todavía y
su pecho todavía estaba agitado. Jase pensó en meterse en la cama con él y
abrazarlo. Al verlo tan angustiado le causó un fuerte dolor en la boca del
estómago que no se iría. Pero Jase dio un paso atrás y se frotó la
mandíbula. Por difícil que fuera alejarse, éste no era su lugar ya más. Luis
lo había rechazado por Melvin, iba a huir a Vancouver, y era trabajo de
Melvin consolar a Luis ahora.

Así que lo dejó ahí en la cama y volvió a la sala de estar. Melvin


estaba todavía de pie en el mismo lugar, retorciéndose los dedos y
moviendo la cabeza. El pobre pequeño perro estaba bajo el sofá de dos
plazas encogido. Todo su cuerpo temblaba y su cola estaba entre sus patas.

―¿Qué pasó? ―Preguntó Jase―. ¿Qué hiciste con él? ―Cuando los
había visto en el pasillo, Luis había estado sonriendo y bromeando. No
tenía sentido que se volviera loco por ninguna razón.

El viejo se encogió de hombros y señaló al iPhone de Luis en una


mesa al lado de la puerta. ―No sé ―dijo. Tenía una de esas voces
temblorosas, y poco firmes que los viejos parecían adquirir en los
ochenta―. Entramos y miró su teléfono para comprobar un mensaje de
texto. No sé cómo mandar un mensaje. Yo ni siquiera sé lo que es un
mensaje de texto. No soy un fan de esos artilugios informáticos nuevos.

Jase frunció el ceño ante la palabra artilugio y levantó el iPhone de


Luis. No entendía a la gente como Melvin que no se tomaban el tiempo
para aprender cosas nuevas, como mandar básicos mensajes de texto. No
era ciencia de cohetes, después de todo. A los ojos de Jase, era sólo una
pobre excusa para la pereza absoluta. Y la edad, a menos que hubiera un
problema físico válido, no era una excusa.

141
Cuando Jase abrió el mensaje de texto más reciente de Luis, vio que
era del Dr. Barton, ex-compañero de Luis en Tennessee. Jase apretó los
labios y cerró los ojos por un momento. Luego exhaló y leyó el mensaje en
voz alta a Melvin. ―Lo siento mucho. Tu tío falleció esta tarde a causa de
complicaciones relacionados con el VIH. Puedes llamarme para tener más
detalles. Con amor, Ken.

―¡Dios mío! ―dijo Melvin. Apoyó la palma de la mano en su


boca―. ¿Ha dicho usted relacionado con complicaciones con el VIH? No
estoy seguro de que pueda involucrarme con este tipo de cosas. Mi familia
es muy bien conocida allá en Vancouver y me gusta mantener un perfil
bajo.

Jase puso el teléfono de nuevo sobre la mesa y se pasó la mano por la


parte posterior de su cabeza. Jase era un prominente multimillonario y no
estaba preocupado por su reputación. Estaba preocupado acerca de cómo
Luis iba a tratar con esta noticia. Miró a Melvin y frunció el ceño otra vez.
Luego se preguntó por qué las personas insignificantes como Melvin
estaban siempre tan preocupadas por lo que todos pensaran de ellos. ―Yo
no creo que esto dañe a su reputación ―dijo, apretando los puños―. A
menos que haya una ley contra el duelo por un tío perdido, todo irá bien y
también su familia en Vancouver. ―Entonces se inclinó hacia adelante con
la mano derecha y abrió la puerta.

―¿Era cercano a su tío? ―Preguntó el viejo.

―Mucho.

―¿Te vas?

―Es su trabajo consolarlo, no el mío ―dijo Jase, entrando en el


pasillo―. Es mejor comenzar ahora. ―Entonces se detuvo y se volvió.―
Cuida bien de él.

142
Capítulo 15
En agosto, Luis había comenzado a seguir adelante con su vida.
Estaba planeando trasladarse a Vancouver para estar cerca de Melvin.
Aunque no estaba enamorado de Melvin y su relación estaba basada en el
compañerismo, Melvin le había ayudado a pasar una de las peores
tribulaciones de su vida. Le había dado dinero a Luis para amueblar su
apartamento con una combinación de caras antigüedades francesas y
muebles de cuero modernos, le había abierto una cuenta bancaria para
comprar todo lo que fuera necesario, y había arreglado todo para que Luis
viviera en un loft nuevo y maravilloso, en Vancouver. Melvin incluso le
había ofreció pagar la cremación de su tío. Sin embargo, la ex-pareja de
Luis, Ken, había insistido en hacer eso él mismo.

Aunque le llevaría años superar la muerte de su tío, por no hablar de


la culpa que sentía por no estar con su tío cuando murió, Luis estaba
finalmente en una posición donde no tenía que preocuparse por el dinero
nunca más. Dejó de reunirse con todos los otros hombres mayores de esa
edad que había estado acompañando y comenzó a centrarse en su traslado a
Vancouver. Dejó de vender sus calcetines sucios y su ropa interior usada
también. Ahora tenía tiempo para sentarse y leer el blog de Elena en una
nueva computadora portátil que Melvin le había dado, y si quería ir al
centro al cibercafé, podía sentarse allí durante horas sin tener que
preocuparse de sus citas. Por la noche, cuando no estaba con Melvin, veía
películas en su flamante televisor de pantalla plana. Incluso se había
inscrito en una universidad online para trabajar en un título universitario en
historia del arte. Tenía que tomar cursos electivos. Le encantaba aprender
cómo hablar francés. Se sentaba durante horas todas las noches escuchando
la voz profunda de un hombre recitar frases en francés, y luego repetirlas
hasta que las hubiera aprendido de memoria para siempre.

Luis estaba listo para mudarse a Vancouver. Ya era hora de salir de


New York y tener un nuevo comienzo en otro lugar. Pero no podía dejar de
sentir como si todavía tuviera un último asunto pendiente. No había visto a
Jase desde la noche que había sabido acerca de la muerte de su tío, y quería

143
arreglar las cosas con Jase. Quería salir de New York en buenos términos
con Jase y quería que Jase no lo odiara. A pesar de que no debería haber
importado de una manera u otra, le importaba lo que pensaba Jase y no
quería salir de la ciudad preguntándose si Jase todavía lo odiaba o no,
porque había elegido estar con Melvin.

Jase era el hombre más dulce que Luis había conocido. El día que le
había dicho a Jase que aceptaba la oferta de Melvin de trasladarse a
Vancouver había sido el peor día de su vida. Si no podían ser amantes y
pareja, por lo menos siempre podían seguir siendo buenos amigos.

El único problema era que Luis no podía localizar a Jase. Había


salido de New York y desapareció sin decir adiós. Luis sabía que Jase
todavía tenía su apartamento de al lado. Luis se había asomado a su
ventana y había visto que el apartamento de Jase no había sido tocado, así
que sabía que Jase iba a volver con el tiempo. Simplemente no estaba
seguro de cuándo iba a volver. Durante un tiempo, Luis estaba preocupado
de no volver a ver Jase de nuevo. Estaba desesperado por querer hablar
con él antes de irse a Vancouver. Sólo quería ver su cara y mirarlo a los
ojos una vez más.

Entonces, una tarde de mediados de agosto, cuando Luis regresaba


de una tarde del cibercafé, se encontró con el amigo snob de Jase con el
pelo rojo. Nunca se acordaba de su nombre. Era algo que empezaba con Sh:
Sheldon, o Shelby, o Shannon, nunca pudo decirlo bien. El amigo de Jase
se encontraba en el vestíbulo para recoger el correo de Jase. Mientras
estaba colocándolo en un maletín de cuero grande, Luis le saludó y le dijo:
―Espero que todo esté bien con Jase. No lo he visto por un tiempo. Me lo
estaba preguntando, es todo. ―Fingió que no eran más que amigos
casuales por lo que el amigo no sospecharía nada. Todavía no estaba seguro
sobre la relación de este tipo con Jase, y no quería decir nada inapropiado.

El hombre sonrió sin mirarlo a los ojos. Él era del tipo que no se
molestaba en una pequeña charla. ―Está bien ―dijo, y rodó los ojos―.
Está en Alaska durante un mes. Volverá el Día del Trabajo. Le he estado
reenviando el correo. Aunque no estoy seguro de por qué estoy haciendo
esto. Nunca llega nada importante en esta dirección.

Luis sonrió y dijo: ―¿Eso no es bueno para él?

144
Y luego subió a su apartamento y escribió a Jase una carta. Pensó
que si enviaba a Jase una carta a su apartamento de New York, el amigo la
recogería y la remitiría a Jase en Alaska. No era una carta larga, sólo una
nota de invitación a Jase para la cena del viernes siguiente al fin de semana
del Día del Trabajo. Cuando lo dejó caer en el buzón esa misma noche,
cruzó los dedos y miró al cielo, rezando para que Jase le respondiera antes
de que fuera demasiado tarde.

Una semana después, Luis sacó un pequeño sobre de su buzón de


correo con una dirección de retorno de Alaska. Era sólo una breve nota.
Abrió el sobre y leyó en voz alta allí mismo en el vestíbulo. ―Fue bueno
saber de ti. Me alegro de que lo estés haciendo mejor ahora. Voy a volver a
Nueva York el viernes después del Día del Trabajo. Me encantaría cenar
contigo… por los viejos tiempos. Con mis mejores deseos, Jase.

Luis dobló la carta con cuidado y volvió a colocarla en el sobre. A


pesar de que no era muy cocinero, decidió organizar una cena en su
apartamento para Jase. Estaría más tranquilo ahí y podían hablar
abiertamente por última vez. Y quería que Jase viera que estaba haciéndolo
bien ahora. La última vez que había visto a Jase estaba tirado en medio de
un apartamento en ruinas, con las plumas sueltas flotando por el aire y
fragmentos de espejo roto por el suelo. Por alguna razón que no podía
explicar, le preocupaba lo que Jase pensara. No le importaba lo que
pensaran los demás de él. Pero con Jase parecía importar.

145
Jase tuvo que haber ido directamente desde el aeropuerto al
apartamento de Luis. Se presentó en la puerta de Luis la noche del viernes
con un ramo de flores en una mano y una maleta en la otra.

Luis lo abrazó y lo besó en la mejilla. ―Entra ―dijo―. Es bueno


verte. Tenía miedo de no volver a verte. ―Tomó las flores y las mantuvo
en su cara.― Huelen maravilloso. Me encantan las flores frescas.

Jase levantó la maleta y se echó a reír. ―Siento tener esto. No tuve


tiempo para ir a mi casa todavía. Esta ha sido una semana muy larga.

―¿Una semana con cuatro jueves?

―Exactamente ―dijo Jase.

Cuando el perro vio a Jase, saltó de debajo de uno de los nuevos


sofás de cuero negro y salió corriendo de la habitación para darle la
bienvenida.

Mientras Jase se agachó para acariciar la cabeza, Luis se echó a reír y


dijo: ―No lo he visto tan feliz desde que cayó comida china para llevar en
el suelo hace una semana. Realmente te ama. ―Cuando mencionó la
palabra amor, ambos dejaron de moverse por un segundo.

En un primer momento, Jase quedó en silencio. Pero él sonreía como


si no pudiera controlar la dirección en la que sus labios se volvían. Su
rostro se sonrojó y dijo: ―¿Cómo me has encontrado? Yo ni siquiera le
dije al propietario a dónde iba, y sabes cómo al Sr. Gordon le gusta saber
todo.

Luis tomó las flores de él y cruzó a la cocina para ponerlas en un


jarrón. ―Soy muy inteligente. Tengo mis métodos.

―No dudo de eso ―dijo Jase.

―En realidad ―dijo Luis―, me encontré con Sherbet en el buzón


de abajo una tarde.

―Sherman.

146
―Lo que sea ―dijo Luis, concentrándose en las flores―. Estaba
recogiendo tu correo y me dijo que lo reenviaba a Alaska. No fue tan
difícil, de verdad. Sólo te envié una carta y fue remitida.

―Me alegro de que me contactaras de nuevo ―dijo Jase.

―¿En serio?

―Sí. Yo quería volver a verte, también. Pienso en ti a menudo.

Luis no estaba seguro de dónde iba, por lo que cambió de tema


rápidamente. No quería que Jase dijera que todavía estaba enamorado de él.
Si tuviera que rechazarlo por segunda vez, lo mataría. ―Pienso en ti,
también. Me alegro de que hicieras algo para reunirnos esta noche. Me voy
a Vancouver el domingo por la mañana. Tengo el billete y ya casi he hecho
las maletas.

Jase ignoró su comentario acerca de Vancouver y entró en la sala de


estar. ―Veo que has hecho algunos cambios aquí. ―Estaba mirando abajo
en una mesa pequeña con dos sillas franceses doradas. La mesa estaba
cubierta de seda blanca y había colocado una elegante porcelana blanca,
una cubertería de plata pura, y copas de cristal delicado.

Luis salió de la cocina y colocó las flores en el centro de la mesa.


―¿Te gusta?

Jase se encogió de hombros. ―Está bien ―dijo, sin dar más detalles.
Luego se frotó el mentón―, ¿por qué querías volver a verme? Me
sorprendí un poco.

Luis arregló una flor que estaba demasiado alta y dijo: ―He dicho
adiós a todo el mundo. Quería despedirme de ti, también.

―¿Vas a ir a Vancouver con Melvin el domingo?

―Tomaré un vuelo más tarde ―dijo Luis, con un tono optimista,


forzado en su voz―. Melvin no cree que sea buena idea que viajemos
juntos. Su familia es muy prominente en Vancouver y no quiere llamar la
atención.

Jase frunció el ceño. ―Ya veo.

147
―Melvin me trata muy bien ―dijo Luis―. Ha estado ahí para mí
cuando lo necesitaba. No puedo decirte lo feliz que estoy. ―Volvió a la
cocina para abrir una botella de Asti Spumonte.

―¿Van a vivir Melvin y tú juntos como una pareja de verdad?


―Preguntó Jase.

―No estoy seguro de entender.

Jase metió las manos en los bolsillos y caminó detrás de él. Se


inclinó hacia adelante y dijo: ―Voy a reformular la pregunta. ¿Melvin en
realidad te dijo que te ama más que cualquier otra cosa en el mundo, que
quiere compartir su vida contigo, y que quiere que lleves su anillo?
¿Estarán viviendo juntos y durmiendo juntos en la misma cama?

Luis vaciló un momento. Su cara estaba acalorada y tenía dificultad


para hablar.

―Bueno ―dijo, todavía sonriendo―, no vamos a vivir juntos en


realidad. Su familia no lo aprobaría. Pero compró un loft nuevo y
maravilloso para nosotros en las afueras de Vancouver y estará ahí a
menudo. ―Abrió la botella y se echó a reír―. ¿Te he dicho lo
absolutamente feliz que me siento?

―Sí, has mencionado lo feliz que estás. ―Entonces Jase miró a la


cocina y dijo: ―¿Se supone que el horno filtre el humo por la puerta?

Luis parpadeó. ―Oh, mierda, no ―dijo, corriendo a la cocina―. No


puedo creer que lo hiciera de nuevo. Yo sabía que no coloqué el maldito
temporizador correctamente.

Mientras Luis abrió la puerta del horno y una nube de humo lo


golpeó en la cara, Jase se quedó allí riendo.

―Se ha arruinado ―dijo Luis―. Quería cocinar una buena cena y


mira todo este lío. Yo pensé que había seguido todas las instrucciones con
cuidado. Se trata de un plato de salmón de Alaska que se encuentra en la
biblioteca de la Frontera de Alaska. Y ahora está en ruinas.

Jase entró en la cocina y miró abajo en la bandeja para asar en la


parte superior de la cocina. El pescado estaba negro, las zanahorias estaban

148
oscuras y arrugadas, y no había ni una onza de líquido en el fondo de la
cacerola con costra, ennegrecida. Se rió y dijo: ―¿Por qué no salimos para
la cena? Lo estoy haciendo bien con mi último invento. Me lo puedo
permitir.

Luis se encogió de hombros y miró a la olla quemada. ―Creo que no


tenemos otra opción ―dijo. Tiró del frente de su camisa e inhaló―. Sólo
siempre y cuando haya un lugar suficientemente informal para dejarme
entrar oliendo a pescado quemado.

149
Capítulo 16
Jase encontró interesante que cada vez que él y Luis estaban juntos
nunca había ningún error acerca de sus papeles individuales. Las cosas
caían en su lugar sin discusión, y cada uno sabía la posición que quería
asumir tanto en el dormitorio como fuera en el mundo real. Cuando se
acercaron a la entrada de un restaurante italiano en el West End Avenue,
Luis instintivamente, dio un paso a un lado y permitió que Jase mantuviera
la puerta abierta para él. Cuando Luis se encontraba dentro, Jase puso su
mano sobre la espalda de Luis y lo guió hasta una pequeña mesa en un
rincón oscuro. Jase, incluso empujó la silla para Luis y esperó a que se
sentara primero. Y cuando terminaron de comer y era hora de que el
camarero le trajera la cuenta a su mesa, el camarero se la colocó delante de
Jase en lugar de Luis sin pensarlo dos veces.

A Luis no parecía importarle que a Jase le gustara tomar el control y


ser su guía. Tal vez fuera porque Jase era mayor que Luis y tenía más
experiencia de la vida. Tal vez fuera porque Luis se encontraba como más
suave, más tranquilo. En cualquier caso, no hubo momentos difíciles entre
ellos. Se le ocurrió a Jase que estar con Luis, después de no haberlo visto
en tantas semanas, se sentía más natural que cualquier cosa que jamás
hubiera conocido en su vida.

De hecho, se sentía tan natural que Jase tenía una erección en sus
pantalones la mayor parte de esa noche. Después de la cena, cruzaron de
vuelta a través del Riverside Drive y tomaron un largo paseo por el
Riverside Park. Mientras que Luis hablaba de sus planes para el futuro,
Jase se mantenía con las manos en los bolsillos para reajustar su pene
rígido y que no rozara con la misma sección de su ropa interior durante
demasiado tiempo. Cuanto más hablaba Luis, más duro se ponía Jase. En
un momento, cuando Luis se hizo a un lado para evitar caminar hacia un
ciclista, su brazo rozó el brazo de Jase. Cuando su carne tocó la de Jase, las
pelotas de Jase se levantaron tan rápido que tuvo que estirar las piernas e
inclinarse hacia adelante para mantenerlas dentro de su escroto. Finalmente

150
llegaron a un punto en el que Jase se detuvo, y sugirió que se sentaran en
un banco durante un tiempo.

La cabeza de su pene se frotaba contra la cintura de su ropa interior y


quemaba tanto, que su ojo izquierdo se retorcía. Dijo que quería relajarse y
disfrutar de la vista del río. Pero realmente sólo quería sentarse y darle a su
polla la oportunidad de recuperarse.

―¿Estás bien? ―Preguntó Luis―. Pareces incómodo.

―Estoy bien ―dijo Jase, moviendo sus piernas alrededor para


encontrar una posición que no machacara su polla. No debería haber
llevado esos estrechos pantalones de cintura baja ese día. Los había estado
usando desde que había dejado Alaska. Tenían tendencia a machacar la
polla y dejar marcas temporales.

Luis se acercó y tocó el antebrazo. ―¿Estás seguro? ―Fue un gesto


inocente.

Jase tomó un poco de aire y exhaló. Decidió ser sincero, nunca había
estado tan atraído por nadie y dudaba de que se sintiera así con nadie en el
futuro. ―En realidad, estoy un poco molesto en estos momentos.

―¿En serio? ¿Qué pasa? ¿Has comido algo en el restaurante?

―Mi polla está tan dura que está empezando a ser doloroso. Y creo
que se me están poniendo las bolas azules ahora.

Estiró la pierna derecha, metió la mano en la parte delantera de sus


pantalones, y se agarró la polla.

Sacó el eje hacia arriba y hacia la derecha, y luego ajustó sus bolas a
la derecha.

―¡Ah!, ahora está mucho mejor. ―Luego se sentó y cruzó las


piernas para cubrir el bulto en caso de que alguien pasara por allí.

Luis miró hacia abajo entre las piernas de Jase y se echó a reír.

―No tenía ni idea ―dijo.

151
―No puedo evitarlo ―dijo Jase―. Supongo que soy un viejo
cachondo.

Luis le miró a los ojos y dijo: ―No, no lo eres. Eres simplemente


caliente, es lo que eres. Y estás lejos de ser viejo.

―Es todo culpa tuya ―dijo Jase. Miró a sus ojos y sonrió.

Luis miró a su regazo y frunció el ceño. ―He pasado una noche


maravillosa ―dijo.― Pero no podemos hablar de esta manera. Me voy el
domingo para iniciar una nueva vida en Vancouver, y quiero que seamos
siempre amigos. Y no importa lo mucho que me gustaría entrar en esos
arbustos y acariciarme contigo en este momento, no podemos. Sería un
gran error que ambos lamentaríamos.

―Habla por ti mismo ―dijo Jase. Él asintió con la cabeza hacia un


árbol―. Estoy listo para joder a ese árbol ahora mismo.

―No seas vulgar. Sabes que tengo razón.

Jase suspiró. ―Lo sé. No estoy tratando de sugerir nada. Te juro que
no lo estoy. Yo sólo es que no podía caminar más. ―Por un segundo, se
preguntó si debía contarle a Luis acerca de su verdadera identidad. Luego
decidió que era una mala idea.

Así pasaron los siguientes minutos mirando el río en silencio. Un par


de hombres de edad avanzada pasaban por allí y les sonrieron. Uno iba
caminando con un gran caniche negro con una correa de color rosa y el otro
llevaba una bolsa de alimentos cubiertos con hojas de verduras y hortalizas.
Discutían sobre si la salsa de la pizza era o no diferente de la salsa regular
de espagueti y ninguno de los dos estaba dispuesto a ceder.

El del caniche se volvió a Jase, y dijo: ―Estoy tratando de contarle


todos mis conocimientos a mi compañero y explicarle que la salsa de la
pizza es totalmente diferente a la salsa de espagueti, y él no lo entiende.
¿Podrías por favor explicárselo?

―Ah, bueno ―dijo Jase. Se sentó y enderezó los hombros. Bajó la


voz, como si estuviera testificando ante un tribunal―. Hay dos salsas
completamente diferentes. La salsa de la pizza es mucho más picante que la
salsa de los espagueti.

152
―Yo no estoy tan seguro ―dijo Luis. Se sentó y se inclinó hacia
adelante―. Creo que son la misma. Sólo que sabe diferente porque ponen
más hierbas y especias en la parte superior de la pizza antes de meterla en
el horno.

El chico que llevaba los comestibles alzó la barbilla y dijo: ―Eso es


exactamente lo que dije. No tienes que tener una salsa especial para la
pizza. La salsa de espagueti la hará más ligera.

―No hay absolutamente ninguna diferencia ―dijo Luis, llegando a


sacudir la mano del hombre.

El hombre que caminaba con el perro miraba a Jase y se encogió de


hombros. ―Creo que no podemos ganar con estos dos.

Jase sonrió. Había algo adorable en estos dos chicos que no podía
resistir. ―Supongo que no.

El tipo con el caniche volvió la cabeza hacia el hombre con los


alimentos. ―Espera hasta que los dos hayan estado juntos tanto tiempo
como llevamos nosotros. He estado tratando de educar a éste durante más
de cuarenta años y nunca escucha una palabra de lo que digo.

El de los alimentos sonrió a Luis y le dijo: ―Eso es porque siempre


tengo razón y él siempre se equivoca. ―Su tono era alegre y sus ojos
brillaban como si supiera un secreto que no podía decir.

Luis golpeó el brazo de Jase y se echó a reír. ―Exactamente.

Entonces el tipo que caminaba con el perro rodó los ojos y le dijo a
su compañero. ―Vamos a dejar a estos agradables hombres jóvenes solos.
Estás hablando demasiado de nuevo. ―Se volvió a Jase.― Nunca para de
hablar.

El de los alimentos sonrió. ―Alguien tiene que hablar, porque él


nunca dice una palabra.

El tipo con el caniche se encogió de hombros y empezó a caminar. El


tipo de los alimentos hizo una señal a Jase y a Luis y siguió a su pareja.
Llevó la bolsa de alimentos junto a su estómago y caminaba como un pato,
con sus piernas abiertas y los pies hacia el este y el oeste. Antes de que

153
estuvieran fuera de escucharles lejos, se dirigió a su compañero y le dijo:
―¿Hablo demasiado? Tú eres el que empezó a hablar con ellos. Yo no dije
ni una sola palabra. Estaba pensando en mis propios asuntos y tuviste que
empezar el lío sobre la salsa de pizza y la salsa de espagueti.

Cuando los tipos mayores se habían ido, Jase sonrió y dijo: ―Ellos
han estado juntos durante cuarenta años. Eso es toda la vida. Demonios, yo
tengo cuarenta años de edad ahora. Si alguna vez estoy con alguien durante
cuarenta años será mejor empezar a moverse.

Luis vaciló, y luego se levantó y dijo: ―Se está haciendo tarde y


tengo un vuelo temprano mañana. Deberíamos volver ahora.

Jase bajó la pierna y se puso de pie. Un sentimiento oscuro pasando


por su cuerpo.

―Creo que es seguro caminar de nuevo. Estoy suave ahora.

―Y será mejor que siga estando así, también ―dijo Luis―. Porque
si vuelves a ponerte duro otra vez, es asunto tuyo.

Al llegar a su edificio, ambos sacaron sus llaves al mismo tiempo.


Luis se mantuvo de pie y dijo: ―He sido muy bueno con mis llaves
últimamente. Me aseguro de tenerlas por todas partes ahora, así que no
tengo que despertar al pobre señor Gordon.

Jase sonrió e hizo un gesto hacia la puerta para que Luis pudiera
utilizar su llave.

―Entonces sé mi invitado.

154
Pero Luis devolvió sus llaves al bolsillo y empujó el botón del Sr.
Gordon. ―Vamos a torturarlo esta noche por los viejos tiempos. Nunca
podré hacerlo de nuevo.

Un minuto más tarde, el Sr. Gordon les gritó. Estaba de pie en el piso
superior mirando abajo. ―Estaba durmiendo ―dijo, agitando el puño
arriba y abajo―. Esto es el colmo. Si esto ocurre de nuevo, voy a llamar a
la policía. Estoy harto. Necesito mi descanso.

Mientras el Sr. Gordon les gritó, Jase y Luis se echaron a reír todo el
camino hasta el quinto piso.

Cuando llegaron al apartamento de Luis, éste le preguntó:


―¿Quieres una copa?

―Suena bien ―dijo Jase. Estaba duro nuevamente. Su polla estaba a


punto de estallar a través de la cintura de sus pantalones vaqueros y todo lo
que quería hacer era bajar la cremallera y liberarla. No estaba seguro de
cómo iba a reaccionar Luis, pero iba a tratar de seducirlo una vez más esa
noche. Sabía que podría ser un error. Pero no podía evitar la manera en que
se sentía. Tenía que besarlo una vez más; tenía que separarle las piernas y
follar su pequeño culo caliente sólo una vez más antes de salir de New
York para siempre.

Sin embargo, cuando Luis abrió la puerta y encendió las luces, dos
hombres grandes en la oscuridad lo agarraron por la espalda. Pusieron los
brazos de Luis detrás de su espalda y golpearon las esposas en sus
muñecas. El pequeño perro aulló y corrió hacia el dormitorio. Jase sólo se
quedó ahí, sin poder moverse, con los ojos saliéndose de las órbitas. Antes
de que Jase tuviera la oportunidad de decir una palabra, un tercer hombre
en traje oscuro al otro lado de la puerta agarró los brazos de Jase y lo
esposó.

―¿Qué está pasando? ―gritó Jase―. ¿Qué mierda es esto?

El hombre del traje oscuro de pie detrás de Luis sacó una tarjeta de
identificación de su bolsillo y dijo: ―Policías de New York.

Luis miró hacia atrás y hacia adelante varias veces. ―¿Sobre qué es
esto, oficial?

155
―Vamos a llevarte a la comisaría ―dijo el policía―. Tenemos
razones para creer que has estado implicado en una gran red de narcóticos
con un hombre llamado Derrick Stutsman.

―¿Derrick estaba traficando con drogas? ―Preguntó Luis―. ¿Ese


buen viejecito? ¿Por qué, yo sólo iba a mirar listados de bienes inmuebles
con él? No tenía ni idea de que era un traficante de drogas.

―Resulta que el buen viejecito estaba traficando con drogas al


dejarlas escondidas en apartamentos vacíos por toda la ciudad en tus
calcetines sucios sudados ―dijo el policía―. Los dejaba ahí, y su cómplice
los recogía más tarde.

Luis y Jase se miraron entre sí. Luis se encogió de hombros y sonrió.

―¿Los agentes inmobiliarios hacen negocios con drogas?


¿Calcetines sucios sudados? ―Preguntó Jase. Todo parecía surrealista.

―Calcetines sudados y ropa interior ―dijo el policía―. Dejaba las


drogas en los apartamentos vacíos y condominios para otros agentes
inmobiliarios. ―Señaló a Luis.― Las envolvía en los calcetines sucios de
este tipo y en su ropa interior.

―Bueno, ¿qué te parece eso? ―dijo Luis. Parecía molesto―. No


estaba por mis calcetines después de todo. Sólo los quería para guardar sus
drogas. Si alguna vez lo vuelvo a ver, le diré las cuatro verdades.

―Por favor, deja de hablar ―dijo Jase―. Vamos a arreglar todo


esto en la comisaría de policía.

El otro policía comenzó a leer a Luis sus derechos.

―Yo ni siquiera tomo aspirina ―dijo Luis―. Y no creo que la venta


de mis sudorosos calcetines usados y los calzoncillos a un anciano s ea un
delito. Sólo pensé que era un coleccionista. ―Luego miró a Jase.― Jase,
haz algo. Nunca he estado involucrado en drogas o cualquier otra cosa que
sea ilegal. No pueden detenerme por algo que no hice. ¿Pueden hacerlo?

156
Jase conocía a Luis lo suficiente como para entonces saber que no
era un traficante de drogas. ―Cálmate ―le dijo―. Yo me ocuparé de esto.
Es sólo un malentendido. Luego se volvió hacia el policía a su lado y le
preguntó: ―¿Por qué estoy esposado? Yo sólo conocí al hombre una vez.

―Vamos a llevarte abajo para ser interrogado ―dijo el policía.

Cuando la policía los bajó por las escaleras, el pobre señor Gordon se
quedó allí en el rellano y apretó la palma de la mano en su pecho. ―Eso es
―gritó―. Quiero que se vayan de mi edificio. No más chicos agradables
aquí. Tengo un edificio tranquilo y no quiero tener nada que ver con la
policía o delincuentes. Estoy harto. ―Luego colocó sus manos sobre las
orejas y gritó:― Y no más ruido.

En el momento en que la policía los arrastró a comisaría, había unos


pocos fotógrafos y periodistas tomando fotos y gritando preguntas. Jase se
acercó a la mesa y preguntó si podía realizar una llamada a su abogado,
mientras que Luis estaba en el fondo y posaba para los fotógrafos. Sonreía
y ponía ojitos, actuando a la vez inocente y sorprendido. A pesar de las
esposas alrededor de sus muñecas, respondía a sus preguntas como si
estuviera caminando por la alfombra roja para una entrega de premios.

Pero dejó de sonreír cuando oyó a Jase gritar al policía detrás de la


mesa. ―Yo no estoy jugando ―dijo Jase. Su voz era profunda, e incluso,
su expresión era blanca y estoica.― Mi nombre es Jase Nicholas, de
Nicholas Virgin Enterprises, y exijo una llamada telefónica a mi abogado,
Jared Swartzman. Usted no tiene ninguna razón para mantenerme aquí
esposado. Mi cartera y mi ID están en mi bolsillo trasero. Viajé hoy y tengo
mi pasaporte ahí, también.

157
Cuando Jase mencionó el nombre de Jared Swartzman, la sala quedó
en silencio. Jared Swartzman era uno de los abogados más respetados en el
país. Acababa de ganar un caso de alto perfil que involucraba a un
personaje famoso sobre el que la gente todavía seguía hablando. Y cuando
uno de los policías sacó su pasaporte y la billetera del bolsillo de Jase, lo
miró y dijo: ―Parece que está diciendo la verdad. Es, de hecho, Jase
Nicholas.

Los policías se miraban hacia atrás y hacia adelante el uno al otro. El


policía detrás de la mesa gritó: ― ¡Quítale las esposas ahora!

Después de un momento de silencio, un periodista se adelantó y le


preguntó: ―¿Eres tú ese Jase Nicholas? Jase Nicholas, ¿el multimillonario
Virgen?

Jase asintió con la cabeza y dijo: ―Eso es exactamente lo que soy. Y


si no tengo un teléfono en este minuto, voy a demandar a la ciudad y voy a
acabar con todos en esta sala. Soy un amigo personal del alcalde, y no creo
que le gustara saber que uno de sus amigos fue tratado de esta manera por
ninguna razón en absoluto. ―Hizo un gesto a Luis―. Y por lo que puedo
ver, no tienen ninguna prueba que demuestre que estaba involucrado.

Los policías se miraron y se encogieron de hombros. Los fotógrafos


comenzaron la toma de fotografías y los reporteros gritaban las preguntas.

Luis se echó a reír y sacudió la cabeza. Evidentemente, era el único


que no creía que Jase estuviera diciendo la verdad. ―Déjate de joder, Jase
―dijo―. Sólo nos vas a meter en más problemas y no hemos hecho nada
malo. Voy a llamar a Melvin. Tendrá un abogado y todo va a estar bien.

Jase se encogió de hombros. ―No estoy bromeando ―dijo―. Soy


Jase Nicholas, el multimillonario Virgen. ―Miró a los ojos de Luis.

―Y yo soy el príncipe Guillermo ―dijo Luis, agitando un cigarrillo


invisible, hablando con un mal acento de Bette Davis.

Jase bajó los ojos y suavizó su voz. ―Yo soy el multimillonario


Virgen. He estado viviendo en el Upper West Side, porque quería saber lo
que sería pasar por anónimo. Quería saber quién era yo realmente. He
estado en un perfil tan alto durante tantos años que me había olvidado de lo

158
que era ser una persona normal. ―Estaba hablando con Luis, no con el
resto. No le importaba lo que pensaran.

Luis parpadeó. ―¿Eres en realidad ese Jase Nicholas? ¿El tipo que
empezó el agua pura de manantial de Alaska, y luego pasó a empezar todas
esas otras empresas multi-millonarias de dólares? ―Se inclinó hacia
adelante y miró más de cerca.― El multimillonario Virgen tiene el pelo
largo y barba. Parece un renegado de la década de 1960. He visto fotos en
las revistas y lo he visto en programas de entrevistas. Él fue invitado para la
celebración del aniversario de la Reina de Inglaterra, y se sentó con Sir
Elton John.

Jase enarcó las cejas. ―Me corté mi pelo y me afeité para que nadie
me reconociera ―dijo―. Traté de decirte la verdad en la biblioteca ese día.
Pero no quisiste escuchar. Me dejaste plantado por Melvin. Me dijiste que
ibas a mudarte a Vancouver. Estaba pensando en decirte esta noche, pero
aquí estamos.

Luis dio un paso atrás. Bajó las cejas y apretó los puños. ―Ya veo
―dijo―. Apuesto a que lo pasaste bien recorriendo los barrios bajos en
estos últimos meses conmigo. Apuesto a que te has echado unas buenas
risas a mi costa, Sr. multimillonario Virgen.

La mandíbula de Jase cayó. ―Tú no lo ves. No entiendes. Nunca me


reí de ti. Estoy enamorado de ti. Quise decírtelo muchas veces, pero nunca
parecía correcto.

―Lo habría averiguado de todos modos ―dijo Luis, inclinándose


hacia adelante―. Habría visto fotos tuyas y leído cosas sobre ti con el
tiempo. ―Él extendió sus brazos separados y ladeó la cabeza.― Todo lo
que tenías que hacer era decirme la verdad. Yo no estaba detrás de tu
dinero. Contigo, nunca se trató de dinero.

Jase tragó saliva. Bajó los ojos y miró al suelo. ―Tenía que estar
seguro. No entiendes por lo que estaba pasando. La gente siempre está
tratando de llegar a conocerme por mi dinero. Nunca sé en quién puedo
confiar.

159
Todo el mundo dejó de moverse, y la sala quedó en silencio. Jase
acababa de salir del armario frente a una sala llena de policías, reporteros y
fotógrafos, y no podía haberle importado menos. Lo único que le importaba
era lo que pensaba Luis. Sabía que había cometido un error al no contarle la
verdad, y ahora estaba decidido a arreglarlo.

Luis alzó la barbilla y miró a los ojos de Jase. Una lágrima corría por
el lado derecho de su cara. ―Ah, bueno, yo entiendo más de lo que tú
piensas, señor multimillonario Virgen. No soy tan tonto como parezco.
―Luego se volvió hacia el policía a su derecha y dijo:― Sáquenme de
aquí. No me importa donde me lleven. Sólo aléjenme de este hombre tan
rápido como puedan. Si no lo hacen, creo que voy a vomitar por todos sus
zapatos.

Cuando oyeron que iba a vomitar, agarraron sus brazos y le bajaron


por un pasillo largo en el extremo posterior de la comisaría. Los reporteros
y fotógrafos empezaron a gritar y tomar fotos de Jase, ignorando por
completo a Luis. El policía detrás de la mesa entregó un teléfono a Jase y
pidió disculpas por la forma en que había sido tratado.

Pero Jase no estaba escuchándoles. Se sentía como si su corazón se


hubiera caído en su estómago, y su cabeza le latía tan rápido que se sentía
mareado. Cuando pensó en la expresión del rostro de Luis, cuando lo
llevaron a rastras lejos, tuvo que apretar los puños para mantener la
compostura.

160
Capítulo 17
Después que Luis hizo una llamada rápida a Melvin, lo llevaron a su
celda de la cárcel. Tenía la cabeza baja y los hombros caídos. Movió los
pies y trató de concentrarse a dónde iba. Los otros presos se levantaron de
la cama y lo vieron pasar. Algunos gritaban comentarios lascivos sobre su
culo y otras partes del cuerpo, algunos agitaban sus puños en el aire, y
unos pocos pegaban sus dedos a sus bocas y silbaban. Lo único que todos
hicieron al mismo tiempo, fue sonreír. Un hombre con su barba de las cinco
y la cabeza rapada trató de meter su brazo a través de la barras para agarrar
su pierna. Sin embargo, el bíceps era demasiado grande y no podía
alcanzar.

Luis no miró arriba enseguida. Se quedó mirando a sus pies y frunció


el ceño. Sus profundos quejidos penetraban en sus oídos, y sus voces
individuales se unieron para formar una cacofonía incomprensible que no
tenía sentido. A pesar de que debería haber estado pensando en lo que le
estaba pasando, lo único que podía pensar era en cómo Jase lo había
engañado.

Con el fin de mantener a los otros hombres tranquilos y mantener a


Luis a salvo, lo metieron en una celda alejada a él solo. Olía a orina y
desinfectante y a hombres sin lavar. Cuando se cerró la puerta y lo
encerraron en el interior, se sentó en un estrecho colchón y apoyó la
espalda contra la fría pared de hormigón. Para el resto de la noche,
permaneció en esta posición escuchando el sonido de su propia respiración.
Los únicos otros sonidos que escuchaba eran o bien sonidos metálicos de
metal hueco, o el golpear de botas contra el suelo de baldosas en el pasillo.

No durmió. No se levantó para el baño en la esquina de la única


habitación. Si se sentaba quieto y no tocaba nada de lo que no tenía que
tocar, se dijo que podía permanecer limpio. Así que se sentó ahí
preocupado por su pequeño perro solo en su apartamento. Por lo menos el
perro estaba a salvo.

161
Le había dejado un plato de comida y un cuenco lleno de agua antes
de que hubiera salido esa noche. Si el perro hacía un desastre en el
apartamento, Luis no se enojaría con él.

Cuando dejó de pensar en el perro, empezó a pensar acerca de la


forma en que Jase había estado engañándolo. Luis habría sido el primero en
admitir que nunca había sido el mejor juez del carácter. Tendía a confiar en
la gente demasiado y siempre creyó lo que le decían. Derrick había sido un
ejemplo clásico. Pero se le ocurrió que en el pasado nunca le importaba
mucho, porque no le importaba si la gente estaba mintiéndole. La mayoría
de las personas que entraron en su vida no le importaban lo suficiente. Y si
estaban mintiendo, sus mentiras no tenían influencia o conexión con su
vida.

Con Jase, sin embargo, había sido diferente. Jase había importado.
Había confiado en Jase tanto como había confiado en su propio tío.
Averiguar en un lugar público frente a los fotógrafos y periodistas que Jase
le había mentido todo ese tiempo, le causó un nudo en la garganta que no
desaparecería. Su único consuelo fue su decisión de ir a Vanc ouver con
Melvin. Había tenido unas cuantas reservas sobre hacer todo el camino
para estar con Melvin hasta entonces. Pero ahora sabía que había tomado la
decisión correcta. Si hubiera escuchado a su corazón en vez de a la cabeza
y se hubiera ido con Jase, podría haber arruinado lo poco que quedaba de
su vida.

Por la mañana, un guardia abrió la puerta y le dijo que era libre de


irse.

―¿Lo soy? ―Preguntó Luis. Se sentía mejor más fuerte y más


decidido que nunca a cambiar su vida. No podía esperar para volver a su
apartamento por su perro y su equipaje. No podía esperar a llegar a ese
avión y huir lo más lejos de New York como fuera posible. A pesar de que
no había estado seguro de cómo iba a salir de este lío, tenía la sensación de
que todo saldría bien. Cuando había llamado a Melvin la noche anterior y
dejó un mensaje de voz detallado en el teléfono de Melvin, había sabido
que Melvin haría las cosas bien. Estable, confiable, honesto Melvin había
sido su único consuelo esa noche. Melvin llegaría a su rescate y todo
estaría bien de nuevo.

162
―Sólo tienes que llenar unos formularios y eres libre para irte ―dijo
el guardia―. Todos los cargos han caído.

Luis alzó la barbilla y enderezó los hombros. ―Bueno, ya era hora


―dijo―. No hay absolutamente ninguna excusa para encerrar a una
persona inocente. Debería demandar. ―No era grave. Sólo quería salir de
allí tan rápido como pudiera.

Después de haber llenado los formularios, se dirigió de nuevo a la


entrada principal y escaneó la zona de recepción por Melvin. En vez de
encontrar al buen viejo Melvin frotándose su estómago grande, Jase se
encontraba sentado en el extremo de una larga fila de sillas de vinilo gris.
Estaba sentado en el borde del asiento, inclinándose hacia adelante con los
codos en las rodillas y la cara entre las manos. Por un momento, Luis se
detuvo y se preguntó por qué estaba ahí Jase. No esperaba volver a verlo
después de lo que había pasado la noche anterior.

Cuando Jase finalmente miró, sonrió y dijo: ―He estado esperando


por ti. ―Se puso de pie y caminó hacia él―. Tengo un coche afuera. ―Por
alguna razón, parecía más seguro que antes.

Luis apretó los puños y miró a los ojos de Jase. ―¿Por qué estás tú
aquí? ¿Dónde está Melvin?

―Vamos a ir al coche ―dijo Jase. Su voz era uniforme y sus ojos


eran claros y estables―. Te lo explicaré todo.

Jase lo llevó fuera de la comisaría a un gran coche de color negro


aparcado en la acera. Era un día oscuro y húmedo. La lluvia caía con tanta
fuerza que se sumergieron en el coche en el momento en que llegaron al
final de la acera. Un conductor alto con un traje negro estaba esperando
para abrir la puerta de atrás para ellos. Sostenía un paraguas negro grande,
pero no estaba haciéndolo muy bien, porque sus pantalones oscuros estaban
empapados. Cuando el conductor abrió la puerta, Luis entró primero y
siguió Jase. Cuando Luis se sentó abajo, vio un pequeño bolso de perro
Louis Vuitton en el suelo y oyó a su perro ladrar dos veces. Habría
conocido el ladrido de su perro en cualquier lugar. Era un inconfundible
ruido que era un cruce entre un grito y un ladrido real.

163
Luis abrió la cremallera de la bolsa y sacó al perro. Lo sostuvo en su
regazo y lo abrazó. ―Aquí estás, perro. He estado preocupado por ti.

El perro volvió a ladrar, se levantó y lamió justo los labios de Luis.

Mientras que el conductor se sentó detrás del volante, Luis se volvió


a Jase y le preguntó: ―¿Por qué está el perro aquí? ―Su voz seguía siendo
fresca y uniforme. Al principio, quería enfrentar y preguntar por qué Jase le
había mentido. Pero en realidad no importaba ya más. Estaba en camino de
empezar una completa nueva vida y Jase era insignificante ahora.

Jase empujó una greña mojada de pelo hacia atrás y se enjugó la


frente. ―Después que hablé con mi abogado, fui de nuevo a tu
apartamento a buscarlo. Gordon estaba de pie en el pasillo, dando
golpecitos con el pie. Nunca lo he visto tan enojado. Dijo que nos quería a
los dos fuera del edificio y que iba a cambiar las cerraduras esta semana.
Traté de explicarle, pero no quiso escuchar. Así que me dio el perro y cogí
las maletas que tenías en tu dormitorio.

―¿Tu abogado? ―Preguntó Luis. Pensó que el abogado de Melvin


había cuidado de las cosas.

―Llamé a mi propio abogado anoche ―dijo Jase―. Tenía todos los


cargos desechados en base a pruebas insuficientes. Es el mejor del país, y le
pago bien por hacer su trabajo.

Luis sabía que debía haber agradecido a Jase por hacer esto. Pero no
lo hizo. Estaba tratando de procesar todo. Además, después de la manera en
que Jase le había mentido, sacarlo de la cárcel era lo menos que podía
hacer. Después de todo, Luis no había hecho nada malo en primer lugar.

―El señor Gordon no tiene derecho a echarme a la calle ―dijo


Luis―. He pagado hasta final de este mes.

―Me temo que no hay nada que hablar con él ―dijo Jase―. El
señor Gordon se mostró inflexible.

Luis besó a su perro en la parte superior de la cabeza y dijo:


―Bueno, en realidad no importa. Lo iba a dejar esta mañana de todos
modos. ¿Trajiste todas mis maletas?

164
Jase asintió con la cabeza. ―Están en el maletero. ―Entonces se
inclinó hacia adelante y le dijo al conductor:― A Trump Towers, por
favor.

―Trump Towers ―Preguntó Luis―. ¿Por qué vamos a Trump


Towers? Voy al aeropuerto. ―Se estaba haciendo tarde. No quería perder
su vuelo a Vancouver.

―Tengo un apartamento ahí ―dijo Jase―. Es el mejor lugar por


ahora. Los dos estamos en todo los periódicos. Tenemos que mantener un
perfil bajo durante un tiempo.

―Pero voy a Vancouver esta mañana ―dijo Luis―. Soy inflexible.


―Le gustaba esta nueva palabra. Tenía la sensación de que iba a seguir con
ella por un tiempo.

Jase se inclinó a su izquierda y sacó una nota de su bolsillo trasero.


Se la entregó a Luis y dijo: ―Anoche, mientras salía de tu apartamento con
el perro, Melvin se detuvo para dejar esta nota. Iba deslizarla por debajo de
la puerta, pero entonces me vio. Él no dijo mucho más que oyó tu correo de
voz. Él sólo me entregó la nota y dijo: Tengo una reputación que
considerar. Vengo de una familia prominente en Vancouver.

El estómago de Luis se tensó. Le entregó la nota de nuevo a Jase, y


dijo: ―No puedo leerla. Hazlo tú. ―De repente, la sensación familiar de la
decepción comenzó a filtrarse en su cuerpo y lo dejó agotado.

Jase respiró hondo y abrió el sobre. Miró a Luis, y luego miró a la


nota. ―Dice, Mi querido Luis, eres un buen chico con un buen corazón. Sé
que me perdonarás por esto con el tiempo y seguirás adelante con tu vida.
Simplemente no funcionó. Soy demasiado viejo para cambiar mis maneras.
Tengo una reputación y una familia que considerar, y tu reciente
publicidad con respecto a este conocido traficante de drogas no augura
nada bueno con ellos. Por favor, no te enfades, y por favor busca en tu
corazón, perdonarme. Te deseo lo mejor, Melvin.

El pecho de Luis se encogió. Se inclinó hacia adelante y se limpió


una lágrima de su ojo. ―Creo que simplemente no puedo ganar ―dijo.
Hizo un puño y golpeó el cojín del asiento―. Maldita sea. Debería haber
esperado esto. Los tipos como Melvin no quieren estar asociados con tipos

165
como yo a menos que sea en secreto. ―Luego se mordió el labio inferior y
se secó más lágrimas de sus ojos.― Sigo metido en la trampa todo el
tiempo. Melvin es como todos los demás, incluyéndote a ti.

―Eso no es verdad ―dijo Jase, extendiéndose hacia adelante y


poniendo su brazo alrededor de Luis para consolarlo―. Melvin fue lo
suficientemente bueno para explicarse. No se puede culpar al hombre por
ser honesto. Y yo no te abandoné. Yo estoy aquí. ―Se dio una palmada en
el pecho.― Yo no soy el hombre invisible.

Luis se apartó. ―Por supuesto que es verdad. Y tú no hables de


honestidad. ¿No es esa la razón por la que me mentiste? ¿No es esa la razón
por la que no me dijiste que eres el multimillonario Virgen? Dame un poco
de crédito. Puede que sea un perdedor, pero no soy idiota. El único error
que cometí fue dormir contigo. Nunca lo había hecho con otros.

―Yo no te mentí ―dijo Jase―. Iba a decirte la verdad, pero no me


dejaste. Y, si no recuerdo mal, yo no tuve que obligarte a dormir conmigo.
Bajaste mis pantalones alrededor de mis tobillos antes de que pudiera
detenerte y no te quejaste.

El conductor se aclaró la garganta y agarró más fuerte el volante.

Luis no respondió. Jase tenía razón; había disfrutado del sexo que
habían compartido y lo había querido tanto como Jase. Pero todavía sentía
cómo golpeaba el asiento trasero del coche. ―¿Entonces por qué no me
dijiste quién eras desde el principio? ―Preguntó Luis―. Había un montón
de posibilidades. Podías por lo menos habérmelo dicho antes de entrar en
mis pantalones.

El conductor apretó la palma de su mano en el pecho y cerró los ojos.

―Yo no sabía quién era, todavía ―dijo Jase―. He vivido la mitad


de mi vida en el armario, asustado de salir por lo que la gente pudiera
pensar. Sólo alquilé el apartamento en el edificio para poder salir de la vista
por un tiempo y llegar a conocerme a mí mismo. No tenía ni idea que iba a
conocerte y enamorarme de ti. Era lo último que me esperaba. Yo sólo
pensé en que me tomaría algún tiempo libre para aprender a ser gay. Y no
podía hacerlo a menos que me perdiera de vista durante un rato y

166
mantuviera la identidad oculta. Sé que suena poco convincente. Pero para
los hombres como yo, no es fácil admitir abiertamente que somos gay.

―A nadie le importa si eres gay hoy en día ―dijo Luis―. Deja de


poner excusas.

―En serio ―dijo Jase, bajando la voz―. ¿En qué jodido planeta
vives tú? ¿El planeta de la esperanza celestial y la bondad? Tengo dos
amigas íntimas femeninas que han sido pareja durante más de veinte años.
No tienen idea de que soy gay. Al menos, todavía no lo hacen. Una de ellas
es una empleada mía y la otra es maestra de escuela a punto de jubilarse.
La maestra llevó a su pareja para la fiesta de su jubilación el pasado mes de
junio. Esa fue una gran cosa para ellas, porque es la primera vez que han
salido juntas en público, en una situación profesional, como una pareja gay.
Nadie sabía que ella era gay o que tenía una compañera durante tantos
años, y era maestra. Salir habría sido demasiado arriesgado.

Luis se sentó y cruzó los brazos sobre su pecho. Hizo un mohín y


pensó en lo que Jase había dicho. Había estado viviendo un estilo de vida
abiertamente despreocupado en Manhattan y no se le había ocurrido que
todavía había otras miles de personas gay en Estados Unidos que no tenían
el lujo de ser tan abiertamente gays como él siempre había sido. Para
algunos gays, no salir del armario casi significaba que estaban perdiendo
un montón de diversión y buen sexo. Para otros, no salir del armario
significaba que estaban protegiendo sus medios de subsistencia, sus
familias y sus trabajos. Luis, como la mayoría de sus otros insípidos
amigos, no tenía ni idea, nunca habían tenido nada que perder por ser
abiertamente gay.

―Pero yo no quiero vivir mi vida ocultándome más ―dijo Jase―.


Te amo y quiero estar contigo.

―Deja de decirme que me amas ―dijo Luis―. Yo no quiero ser


amado por ti u otra persona para el caso. Quiero algo estable en mi vida, no
amor. ―Entonces se inclinó hacia adelante y golpeó al conductor en el
hombro.― Por favor, llévame a La Guardia.

―¿La Guardia? ―Preguntó Jase.

167
―No me importa si Melvin me dejó ―dijo Luis―. Tengo un billete
gratis a Vancouver y voy a usarlo. Me voy de esta ciudad y voy a empezar
de nuevo. New York tiene una forma de llamar a la gente y aplastarlos, y
yo no voy a dejar que me suceda a mí. En el momento en que llegue a
Vancouver, voy a encontrar la lista de los hombres más ricos de la ciudad y
voy a ir tras ellos uno por uno. Esta vez voy a conseguir uno que me
aprecie. Y voy a hacer todo lo que tengo que hacer para conseguirle
también.

―Luis, yo no voy a dejarte hacer esto.

Luis se echó a reír. ―Tú no tienes nada que decir al respecto. No es


asunto tuyo. ―Se rió en la cara de Jase.

Jase se frotó la mandíbula. ―Estoy enamorado de ti. He estado


enamorado de ti desde el primer día que te conocí. Y tengo más dinero que
cualquiera en Vancouver.

―Pero me mentiste ―dijo Luis―. No se puede confiar en ti. Y, para


que lo sepas, yo no estoy interesado en tu dinero. Hay un montón de
hombres buenos por ahí con dinero. ―Por primera vez en su vida, el dinero
no le importaba. Prefería ser pobre a tener a alguien haciendo el ridículo
con él dos veces.― Por lo menos yo sabía dónde me encontraba con
Melvin y los demás. Contigo, no hay nada que decir sobre qué pensar.

―Te amo ―dijo Jase. Su voz se hizo más profunda y frunció las
cejas.

―¿A quién le importa? ―Sonrió Luis y ajustó su posición.

―A mi me importa ―dijo Jase―. Y quiero que estés conmigo.


Quiero compartir mi vida contigo. Incluso aunque no podamos casarnos
legalmente, quiero vivir contigo como si fuéramos una pareja casada.

Una parte de él deseaba desesperadamente creer que Jase estaba


diciendo la verdad. El amor del que Jase estaba hablando había s ido la
única cosa que más había amado Luis acerca del blog de Elena. Por un
segundo, incluso se sentía seguro y cálido.

168
Pero Luis no iba a permitir que nadie lo pisoteara en el suelo otra
vez. Estaba cansado de levantarse él mismo, sólo para estar decepcio nado
al final. Así que tomó un poco de aire y miró a Jase a los ojos. ―No creo
en los finales felices ―dijo―. Tal vez haya una razón por la cual los gays
no puedan legalmente casarse, y eso es porque no están preparados para
pasar el resto de sus vidas con una persona. Se esfuerzan, pero nunca duran
más de unos pocos años a lo sumo. Leí un artículo al respecto en la revista
Time una vez. Estaba escrito por un periodista gay respetado, también.

Jase hizo un gesto con el brazo. ―Tú no crees eso y lo sabes. Y


cualquier periodista gay que fuera a escribir algo tan estúpido como eso
con el tiempo se merece una buena tradicional patada en el culo, y luego
merece ser despedido en el acto. ―No iba a hacer el tonto y estaba
decidido a probar esto a Jase.

―Deténgase, pare el coche.

Cuando el conductor se detuvo, Luis llegó al regazo de Jase y abrió


la puerta de atrás.

La lluvia caía en pesadas láminas para entonces. Golpeaba el techo y


se deslizaba por las ventanas. El coche se había detenido frente a un
callejón entre dos edificios de ladrillo. El callejón oscuro estaba lleno de
cajas vacías y latas de basura. Luis cogió su pequeño perro y dijo: ―Les
demostraremos lo duro que somos, perro. Este parece un buen lugar para
que puedas comenzar de nuevo. Vas a estar bien. ―Luego empujó al perro
fuera del coche y a la cuneta. Por un momento, su corazón se hundió. El
pobre pequeño chino crestado sin pelo corrió entre dos botes de basura y se
encogió. Su cuerpo delgado temblaba de miedo y la desgreñada pelambrera
de pelo rubio en su cabeza se convirtió en mojada con la lluvia.

Luis se mordió el labio inferior y cerró la puerta. Se recostó en su


asiento y dijo: ―Vámonos. No quiero perder mi avión. ―Su voz era plana,
pero sus manos se sentían débiles.

Cuando el coche se alejó, Jase no habló. Su rostro se endureció y


apretó los puños en su regazo. Y al final de la siguiente manzana, se inclinó
hacia adelante y dijo: ―Conductor, deténgase aquí. Voy a salir.

169
Cuando el coche se detuvo, Jase se bajó. Antes de que cerrara la
puerta, se inclinó y dijo: ―Adelante, huye a Vancouver. Yo sé lo que es
huir. Huí de quién era yo toda mi vida, pero seguí huyendo de mí mismo de
nuevo al final. Y eso es lo que vas a hacer, confía en mí. No importa dónde
vayas o qué rápido vayas, no puedes huir de ti mismo. No pretendo conocer
todas las respuestas, y si pudiera volver atrás ahora y cambiar las cosas por
decirte quién era desde el principio, lo haría. Pero no puedo. No puedo
cambiar lo que pasó entre nosotros más de lo que puedo cambiar quién y
qué soy. Y por primera vez en mi vida estoy contento con lo que soy. No
me voy a esconder ya más y estoy preparado para enfrentar al mundo.
Incluso si no tengo un final feliz, voy a intentar tan duro como pueda
encontrar uno. Porque creo que los gays están preparados para vivir juntos
como las parejas casadas y compartir sus vidas al igual que las parejas
heterosexuales. Lo siento por ti, Luis.

Luego metió la mano en el bolsillo y sacó una pequeña caja de


terciopelo negro. Arrojó la caja en el regazo de Luis y le dijo: ―He estado
cargando con esto desde el día en que me dejaste por Melvin en la
biblioteca. Aquí. Ya no lo quiero más. ―Entonces cerró la puerta tan fuerte
como pudo.

Cuando se hubo marchado, Luis cogió la caja y miró dentro. Era un


pequeño anillo de oro de compromiso. Dejó escapar un suspiro y dio la
vuelta al anillo. Había un grabado que decía, Una semana con 4 jueves.
Suspiró y se limpió una lágrima de su ojo. Cuando se puso el anillo en su
dedo anular y vio que tenía un ajuste perfecto, sus manos y sus labios en
realidad comenzaron a temblar.

Luis miró por la ventana trasera, pero estaba lloviendo muy fuerte
para ver nada con claridad. Se quedó mirando la puerta y se mordió el
interior de la mejilla. De repente, se dio cuenta de que si continuaba
viviendo de la misma manera que había estado viviendo su vida, nunca
sería feliz y nunca sería completa. Así que abrió la puerta y salió corriendo
a la calle. Mientras que la lluvia empapó su cuerpo, corrió volviendo al
callejón donde había dejado a su pequeño perro. Tal vez, sólo por una vez,
no fuera demasiado tarde para él. Tal vez, sólo por una vez, existía la
posibilidad de un final feliz.

170
Cuando llegó al lugar donde había dejado al perro, Jase se
encontraba en la acera, mirando hacia el callejón oscuro. Cuando Luis oyó
gritar a Jase: ―Perro ―cruzó en frente de él y corrió hacia el callejón. Su
rostro estaba mojado por la lluvia y las lágrimas y su visión estaba borrosa.
Si no encontraba al perro, nunca se perdonaría a sí mismo por lo que había
hecho.

―Aquí, perro ―gritó, mientras miraba hacia atrás y adelante en la


parte final del callejón―. Vamos, perro.

Pero no podía encontrarlo por ningún lado. El corazón de Luis


empezó a latir rápido y una sensación de muerte se extendió por su cuerpo.
Cuando estaba a punto de dar la vuelta y encogerse de hombros a Jase,
miró abajo entre dos abolladas, latas oxidadas de basura y vio al pequeño
perro temblando contra la pared de ladrillo. Estaba acurrucado en una bola,
tan aterrorizado que parecía como si ni siquiera pudiera moverse.

Luis se puso de rodillas en un charco profundo y llevó al perro


mojado en sus brazos.

Lo sostuvo tan cerca de su cuerpo como pudo para mantenerlo


caliente y seguro. Aunque el perro seguía temblando, levantó la cabeza y le
lamió los labios a Luis. ―Lo siento mucho, perro. Nunca te dejaré ir de
nuevo. Te lo prometo. Nunca más.

Durante un minuto o dos, se quedó en el charco acunando al perro en


sus brazos. Su pecho pesaba y dejó escapar unas lágrimas que rodaban por
su rostro. Cuando finalmente se puso de pie y se volvió, Jase estaba todavía
de pie en la acera. Sus ropas estaban caladas y su cabello estaba empapado.
Luis podía ver gotas de agua goteando de la punta de su nariz. Pero seguía
allí, no se había marchado. Se puso de pie con las manos en los bolsillos,
con los labios apretados, formando una suave sonrisa.

Y Luis sabía que si llegaba a los cien años de edad y se olvidaba de


todos los demás eventos significativos que le habían sucedido en su vida,
nunca olvidaría la manera en que Jase lo miraba en ese mismo momento.

Luis apretó el perro a su pecho y corrió hacia Jase. Cuando estaba de


pie frente a él, le miró a los ojos y sonrió a Jase. ―Yo te amo ―dijo―.
Quiero compartir el resto de mi vida contigo. No quiero huir más.

171
Jase puso sus brazos alrededor de él y lo empujó contra su cuerpo.
―Ahora estamos a salvo. ―El perro estaba entre ellos. Sacó la lengua
pequeña y lamió la mejilla de Luis primero, y luego pasó la lengua por la
oreja de Jase.

Sin importar quién estaba viendo, Jase bajó la cabeza y lo besó.


Cuando Jase hizo esto, Luis buscó en su bolsillo y sacó su billete de avión a
Vancouver. Tiró el billete y una ráfaga de viento sopló en el aire, donde lo
giraba en un círculo sobre su cabeza. Entonces se bajó a la cuneta y cayó en
un charco largo y estrecho junto a la acera. Mientras el billete flotaba por la
calle y desapareció en un más grande y más oscuro charco, Jase levantó a
Luis y al perro en sus brazos y los llevó a ambos al largo coche negro
urbano que justo se había detenido en la acera.

fin

172
Sobre el autor
Ryan Field es un escritor de ficción gay que ha trabajado en muchas
áreas de la publicidad en los últimos 20 años.

Él es el autor de la serie best seller “Virgen Billionaire” y historia


corta, “Down the Basement” que fue incluida en los Premios Lambda
ganando como “Best Gay Erotica 2009”

Aunque no siempre, a veces escribe parodias gay *hetero* y


ficciones convencionales o películas de ficción en el mismo sentido hetero
y Hollywood ha sido una parodia de los homosexuales durante años, sin
disculpa.

También escribe novelas hetero con seudónimos, y ha editado varias


antologías de cuentos.

Él tiene una larga lista de publicaciones que incluyen más de 84


obras de ficción LGBT, algunos con pseudónimos en varios sub-géneros.

Su correo electrónico se enumera a continuación, y le da la


bienvenida a todos los comentarios, a través de:

e-mail.

rfieldj@aol.com

Y su web:

http://ryan-field.blogspot.com/

173
Coordinación del proyecto
Cinty
Traducción
Paqui
Corrección/Revisión
Lili / Mila
Edición, Diseño y formato
Visionepica
Limpieza de Portada
Clau

¡Y no olvides comprar a los autores, sin ellos no


podríamos disfrutar de todas estas historias!

174