Está en la página 1de 29

Serie: Estudio de las Escrituras

Las Sagradas Escrituras


Los misterios de Dios

2 Timoteo 3:14-17
``Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la
niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es
en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para
instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena
obra``.

La educación, Pág. 185


“La Biblia es su propio intérprete. Debe compararse texto con texto. El estudiante debería aprender a
considerar la Biblia como un todo y a ver la relación que existe entre sus partes.
Debería adquirir el conocimiento de su gran tema central, del propósito original de Dios hacia el mundo, del
comienzo de la gran controversia y de la obra de la redención. Debería comprender la naturaleza de los
principios que luchan por la supremacía, y aprender a rastrear su obra a través de las crónicas de la historia y
la profecía, hasta la gran culminación. .......
El libro de Apocalipsis, junto con el de Daniel, merece estudio especial.”

La educación, Pág. 119, 120


“Una vez buscadas y reunidas, corresponderán perfectamente unas a otras. Cada Evangelio es un
complemento de los demás; cada profecía, una explicación de la otra; cada verdad, el desarrollo de otra
verdad. El Evangelio explica los símbolos del sistema judaico. Cada principió de la Palabra de Dios tiene su
lugar; cada hecho, su relación. Y la estructura completa, tanto en su propósito como en su ejecución, da
testimonio de su Autor. Sólo el Ser infinito pudo concebir y dar forma a esa estructura.”

Índice
(1) La esfera divina de las Escrituras (2)
(2) Principios de estudio (3-5)
(3) La revelación en la esfera humana (6-16)
(4) Las Sagradas Escrituras en la esfera humana (17-23)
(5) Hermenéutica (23-28)

Ramón Yeserra
2013
El estudio de las Sagradas Escrituras

La esfera Divina de las Escrituras


“Toda la Escritura es inspirada por Dios,…”
2 Timoteo 3:16

* Al registro por escrito de toda la revelación divina, se le llama Sagradas Escrituras.

2 Timoteo 3:14 “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;
15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la
salvación por la fe que es en Cristo Jesús.”

* En las Sagradas Escrituras están revelados y registrados por escrito todos los misterios de Dios.

Amós 3:7 Porque no hará nada Jehová el señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

Números 12:6 Y él les dijo: oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le
apareceré en visión, en sueños hablaré con él.

Los sueños como vehículos de revelación divina, fueron dados no solo a los profetas, sino también a
paganos, como al rey Abimelec en tiempos de Abraham (Génesis 20:3-8), al faraón de Egipto en tiempos de
José (Génesis 41) y a Nabucodonosor, rey de Babilonia en tiempos de Daniel (Daniel 2; 4).

* Fue dada por inspiración divina.

2 Timoteo 3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir,
para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda
buena obra.”

1 Pedro 1:10 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente
indagaron acerca de esta salvación, 11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo
que estaba en ellos,....

2 Pedro 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios
hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

* El Espíritu que la inspiró es también el Maestro.

Juan 16:13 “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su
propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me
glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.”

* El Espíritu otorga un don o facultad de naturaleza divina para entenderla: 1 Corintios 2:12 “Y nosotros no
hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios
nos ha concedido, 13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con
las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14 Pero el hombre natural no percibe las
cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de
discernir espiritualmente.”

* Las Escrituras guían al Hijo.


Juan 6:45 “Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al
Padre, y aprendió de él, viene a mí.”

2
El estudio de las Sagradas Escrituras

Principios divinos para el estudio de las Escrituras


El estudio de las Sagradas Escrituras no se guía por principios humanos de interpretación, sino por
principios de origen divino, revelados y registrados en las Sagradas Escrituras. Si ignoramos voluntariamente
esta revelación, caeremos en el mismo error de los saduceos, a los que el Señor dirigió estas palabras....
“Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.” Mateo 22:29.

En las Sagradas Escrituras, un principio*1 es una regla, una norma o un estatuto de naturaleza divina que rige
los pensamientos y la conducta de los hijos de Dios en cualquier aspecto de la vida física, mental o espiritual,
con el propósito de guiarlos hacia un desarrollo armonioso de la vida cristiana. Para el estudio de su Palabra,
nuestro Padre celestial reveló principios, y fueron registrados por escrito en ella. En las Escrituras reciben el
nombre de “condiciones”.

1) Principio de naturaleza espiritual.


Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;…”
Proverbios 8:13 “El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca
perversa, aborrezco.”

Si no hay temor de Jehová, no hay sabiduría.


————

*1 Etimológicamente la palabra “principio” deriva del latín “principium”: Comienzo, primera parte, parte
principal, fundamento. A su vez, principium se deriva de “prim”: Primero, en primer lugar, y “cap”: Tomar,
coger, agarrar, por lo que literalmente principium es “lo que se toma en primer lugar”.
————

2) Principios para estudiar y enseñar.

(*) Escrito está: El Señor Jesús y los apóstoles referían su enseñanza a lo que estaba escrito por los profetas
en el Antiguo Testamento.

Lucas 10:26 Y él dijo: ¿Qué está escrito de la ley? ¿Cómo lees?

Mateo 12:3 Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron
hambre; 4 cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a
él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes? 5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día
de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?
Mateo 19:4 El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los
hizo, 5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola
carne? 6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el
hombre.

Mateo 22: 31 Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios,
cuando dijo: 32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos,
sino de vivos.

Lucas 24:44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que
se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.

3
El estudio de las Sagradas Escrituras
Juan 1:44 Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro. 45 Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos
hallado a aquel de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret.

Hechos 24:14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis
padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas;…..

Romanos 3:21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por
los profetas;…..

(*) La ley y el testimonio: La ley y el testimonio designan a toda la revelación registrada por los profetas y
apóstoles. Es el principio de naturaleza divina por el que se ha de probar toda verdad que procede del Padre
celestial. La ley está formada por los cinco (5) primeros libros (Génesis hasta Deuteronomio), escritos por
Moisés y El testimonio esta formado por los escritos (34) de los profetas del Antiguo Testamento y los
escritos por los apóstoles (27) en el Nuevo Testamento.

Isaías 8:19 Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded:
¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? 20 ¡A la ley y al testimonio! Si
no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.

* Aplicación del principio para estudiar y enseñar.


Isaías 28:9 ¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿a los
arrancados de los pechos? 10 Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras
renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; 11 porque en lengua de tartamudos, y en extraña
lengua hablará a este pueblo, 12 a los cuales él dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el
refrigerio; mas no quisieron oír. 13 La palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento,
mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; hasta que
vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos*2.
————
*2 Doble repetición (Versos 10, 13) indica que este principio es inmutable (Génesis 41:32).
————

Renglón
Repetición 1 Mandamiento Repetición 1 Tras
Tras Renglón,
mandamiento,
Ley Testimonio

Línea
Mandato 2
Comparación Sobre
Comparación2 Sobre
Línea,
mandato,

Un poquito allí Antiguo testamento

Ubicación del testimonio


O del mandamiento
Otro poquito allá Nuevo testamento

4
El estudio de las Sagradas Escrituras
(1) Principio de repetición: Porque mandamiento tras mandamiento,… renglón tras renglón,… un poquito allí,
otro poquito allá;…

Deuteronomio 6:6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus
hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te
levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás
en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Toda la revelación recibida por los profetas que se encuentra registrada en el Antiguo Testamento, también
fue revelada a los apóstoles y registrada en el Nuevo Testamento, en diferente lengua y en diferente acontecer
y desarrollo histórico.

Nuevo Testamento Antiguo Testamento

Mateo 4:4 Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo Deuteronomio 8:3 … para hacerte saber que no sólo de
de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la
sale de la boca de Dios. boca de Jehová vivirá el hombre.

Mateo 4:7 Jesús le dijo: Escrito está también: No Deuteronomio 6:16 No tentaréis a Jehová vuestro Dios,
tentarás al Señor tu Dios. como lo tentasteis en Masah.

Mateo 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios Deuteronomio 6:5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo
con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.
tu mente.

(2) Principio de comparación: mandato sobre mandato,… línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá;…

Hechos 17:11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda
solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Lucas 24:27 Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en
todas las Escrituras lo que de él decían.

Comparar la revelación recibida por los profetas que se encuentra registrada en el Antiguo Testamento, con la
revelación dada a los apóstoles y registrada en el Nuevo Testamento o viceversa (Comparar uno con otro).

Antiguo Testamento Nuevo Testamento

Salmos 18:30 En cuanto a Dios, perfecto es su Efesios 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe,
camino, y acrisolada la palabra de Jehová; escudo es con que podáis apagar todos los dardos de fuego del
a todos los que en él esperan. maligno.

Génesis 2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre 1 Tesalonicenses 5:23 Y el mismo Dios de paz os
del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de santifique por completo; y todo vuestro ser,
vida, y fue el hombre un ser viviente. espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible
--------------- para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
2:7 Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo
de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida, y fue el
hombre en alma viviente.
(Reina-Valera 1909)

5
El estudio de las Sagradas Escrituras

La revelación en la esfera humana


Escribe en un libro lo que ves

Las estructuras literarias.


En la esfera terrenal, la inspiración divina usa como medio de comunicación o revelación directa de los
“misterios de Dios”, las visiones y los sueños: Número 12:6 “Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando
haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él”. Cuando los profetas
los transmitieron oralmente o los preservaron por escrito, utilizaron elementos de la cultura humana (Lengua,
géneros y estilos literarios), en especial la del pueblo hebreo, y posteriormente, la cultura griega.

Habacuc 2:2 “Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que
leyere en ella”.

Daniel 7:1 “En el primer año de Belsasar rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, y visiones de su cabeza
mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño, y relató lo principal del asunto...”.

Apocalipsis 1:11 “Escribe en un libro lo que ves...”... 19 “Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las
que han de ser después de estas”.

(1) Sueños paralelos.

Génesis 41:15 Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de
ti, que oyes sueños para interpretarlos. 16 Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el
que dé respuesta propicia a Faraón.

17 Entonces Faraón dijo a José: En mi sueño me 21b…Y yo desperté.


parecía que estaba a la orilla del río;

18 y que del río subían siete vacas de gruesas 22 Vi también soñando, que siete espigas crecían en
carnes y hermosa apariencia, que pacían en el una misma caña, llenas y hermosas.
prado.

19 Y que otras siete vacas subían después de ellas, 23 Y que otras siete espigas menudas, marchitas,
flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que abatidas del viento solano, crecían después de ellas;
no he visto otras semejantes en fealdad en toda la
tierra de Egipto.

20 Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete 24a y las espigas menudas devoraban a las siete
primeras vacas gordas; espigas hermosas;…

21a y éstas entraban en sus entrañas, mas no se


conocía que hubiesen entrado, porque la apariencia
de las flacas era aún mala, como al principio...
———— ————

24b… y lo he dicho a los magos, mas no hay quien me lo interprete. 25 Entonces respondió José a Faraón: El
sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer.

26 Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo.

27 También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y
marchitas del viento solano, siete años serán de hambre.

28 Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón. 29 He aquí vienen
siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. 30 Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y
6
El estudio de las Sagradas Escrituras
toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra. 31 Y aquella
abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima.

32 Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se
apresura a hacerla.

* Los sueños paralelos como principio divino de revelación e interpretación en las Escrituras, consiste en la
repetición de la misma verdad por medio de variados y diferentes símbolos, es decir, es la repetición de una
visión o sueño donde se alteran algunos elemento, pero conservando los atributos asignados a ellos. “...
respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo;....” Verso 41:25Pp.

* Los sueños que tiene el faraón es la manifestación de una revelación divina (sueño profético), “Entonces
respondió José a Faraón: .....; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer”. Verso 41:25Up.

*Su interpretación es dirigida por Dios: “Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo
interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos. Respondió José a Faraón, diciendo:
No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón.” Verso 41:15, 16.

*Seguridad en su cumplimiento: “Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de
parte de Dios,...” Verso 41:32.

Se destacan tres (3) principios del paralelismo profético en Génesis 41.

* Similitud: Dos símbolos diferentes que representen a un mismo elemento, poseen atributos similares.

“vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia...” “espigas..., llenas y hermosas.”


“vacas...., flacas y de muy feo aspecto....” “espigas menudas, marchitas,....”

* Proporcionalidad: Dos símbolos diferentes que representen a un mismo elemento, poseen atributos en la
misma proporción (en número de figuras).

“siete vacas de gruesas carnes...” “siete vacas.... flacas...”


“siete espigas..., llenas…”. “siete espigas menudas, marchitas”.

* Continuidad: La misma actividad se desarrolla en el sueño/visión paralela.

“las vacas flacas y feas devoraban a las siete “las espigas menudas devoraban a las siete espigas
primeras vacas gordas...” hermosas...”

(2) Historicismo (Interpretación de ángeles).


Tendencia de los escritores de la apocalíptica judía (Daniel y Juan) a presentar el futuro en términos de una
serie de acontecimientos históricos que conduce desde el momento del escritor hasta el fin.

El Señor Jesús y los apóstoles usaron el tiempo histórico de las profecías.

* Jesús: Marcos 1:15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y
creed en el evangelio.

¿Qué tiempo se ha cumplido? El inicio de la primera mitad (3 años y medio: 27-31 e.C.) de la semana setenta
(70) asignadas al pueblo judío de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 9.

7
El estudio de las Sagradas Escrituras
* Pablo: Gálatas 4:4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y
nacido bajo la ley, 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de
hijos.

¿Cuando vino el cumplimiento del tiempo? Cuando el Señor Jesús inició su ministerio al inicio de la primera
mitad de la semana setenta.

El origen del método historicista de interpretación profética para el estudio de los libros de Daniel y
Apocalipsis se encuentra en las Sagradas Escrituras. Es el método usado por el ángel guía al interpretar las
visiones dadas a Daniel y al apóstol Juan (Visiones apocalípticas). Es un método dado por inspiración divina.
En contraste con los mensajes locales y contemporáneos de los escritores proféticos, las visiones en los
libros de Daniel y Apocalipsis ofrecen bosquejos de historia que tienen un alcance universal.

La interpretación de estas visiones son eventos fechados y secuenciales, que comienzan en el propio tiempo
de los escritores y conducen sin interrupción hacia el fin de la historia humana. En Daniel las visiones son
predicciones dadas durante el exilio en Babilonia. Revelan el panorama total de la historia desde la época del
profeta, sin interrupciones, hasta el tiempo del fin de la historia humana. El libro de Apocalipsis contiene
visiones que predicen importantes momentos y acontecimientos de la historia humana, desde los días de
Juan en la isla de Patmos (siglo I, bajo el gobierno del Imperio Romano), hasta la segunda venida de Cristo, el
milenio subsiguiente, y el establecimiento de un nuevo cielo y una nueva tierra. Su término es el
establecimiento del Reino de Dios. Los dos libros apocalípticos están claramente correlacionados.

En el Apocalipsis el ángel revelador selecciona ciertos temas del libro de Daniel, los amplifica en su propio
contexto cristiano, y establece paralelismos con mucha de la historia que describe Daniel. Ambos libros
terminan con la consumación del propósito de Dios, aunque el ángel revelador amplia la descripción que
Daniel presenta del tiempo del fin de la historia humana.

(*) Estructuras literarias en las profecías de Daniel y el Apocalipsis.


(1) El continuo histórico.
(2) El paralelismo.
(3) El simbolismo.
(4) La estructura inversa.
(5) La cronología comprimida.

(1) El continuo histórico (Cronología): Es la primera estructura literaria que encontramos al estudiar el libro de
Daniel. Consiste en hacer un análisis de la profecía dentro de su contexto histórico y gramatical.

* Los indicadores temporales en las visiones apocalípticas, tales como los adjetivos numerales “tercero”,
“cuarto”, o palabras tales como “después”, “luego” y “otro” sugieren un continuo histórico.

* Daniel le dice a Nabucodonosor, “y después de ti se levantara otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer
reino…y el cuarto reino…” (Daniel 2:39,40).

* En el capítulo 7 encontramos los adjetivos numerales “primera”, “segunda”,.....

* En Apocalipsis encontramos la secuencia histórica-profética de las siete iglesias (Apocalipsis 1:11; 2:1-29;
3:22) que revelan un bosquejo histórico desde la iglesia apostólica hasta la iglesia del tiempo del fin.

* Los adjetivos numerales se presentan en los sellos y en las trompetas: “segundo”, “tercero”, “cuarto”...).

8
El estudio de las Sagradas Escrituras
(2) El paralelismo (Uno al lado del otro): Es la segunda estructura literaria que encontramos al estudiar el libro
de Daniel.
* Las profecías de Daniel se dan bajo el modelo de repetición y ampliación, donde la predicción posterior
además de repetir los mismos actores principales, agrega nuevos elementos sin contradecir o anular los
anteriores.

* Hay similitudes evidentes en el registro de las cuatro líneas proféticas del libro de Daniel. En esencia,
muestra que Daniel 2, 7 y 8 cubren esencialmente el mismo terreno y que cada uno contribuye con algo vital
para el mensaje del libro; además, cada capítulo ayuda a interpretar los otros. Una de las conclusiones de este
principio es que hay un cambio de énfasis de lo estrictamente secular en el capítulo 2 a lo político religioso en
el capítulo 7, y al santuario en el capítulo 8.

* Este paralelismo también se da en los capítulos 10 al 12, con la diferencia que esta línea profética no
contiene una visión de elementos simbólicos con su respectiva explicación, sino una narración profética del
ángel para el profeta, enmarcada en un contexto histórico que conduce hasta el tiempo del fin.

En el estudio del capítulo 8 de Daniel, extraemos tres principios paralelos para discernir las revelaciones
dadas en los capítulos 2 y 7 de Daniel en el Antiguo Testamento y en los capítulos 12, 13 y 17 de Apocalipsis
en el Nuevo Testamento.

(*) Tres formas diferentes de paralelismo.

* Similitud: Dos símbolos diferentes que representen a un mismo elemento, poseen atributos similares.
Daniel 2 Conf. Apocalipsis 17:9-12.

* Proporcionalidad: Dos símbolos diferentes que representen a un mismo elemento, poseen atributos en la
misma proporción (en número de figuras). Daniel 8: 3, 4, 8, 9-11; 7: 5, 6, 7, 8, 25 Conf. Apocalipsis 12; 13:1, 2.

* Continuidad: Un símbolo representa a dos elementos en sucesión de tiempo histórico cuando los dos
elementos poseen los mismos atributos. Daniel 2:40; 7:7, 8; 8:9-12, 23-25. Conf. Apocalipsis 12: 13,14; 13:1-7.

(3) Simbolismo: Es la tercera estructura literaria que encontramos al estudiar el libro de Daniel.
Etimológicamente, símbolo significa “cosas puestas juntas”. En las Escrituras está representado por
elementos u objetos, números, acciones y vocablos, que expresan un concepto abstracto, invisible, por
alguna semejanza o correspondencia. En muchos aspectos el simbolismo bíblico es uno de los asuntos más
difíciles con que tiene que tratar el intérprete de la Revelación Divina.

1 Corintios 2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios,
para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas
por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14 Pero el
hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede
entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Categorías de símbolos.
* Imágenes y figuras.
* Números.
* Lenguaje figurado.
* Acciones simbólicas.

9
El estudio de las Sagradas Escrituras
(*) Imágenes y figuras: Representaciones visuales.

* Imagen: Del latín imago; retrato, copia, imitación. Es una representación visual que manifiesta los atributos
externos e internos de un elemento. La imagen es el símbolo más completo de representación visual.
Por medio de la imagen se personifican las cualidades, propiedades cognitivas y atributos de carácter propios
del elemento al cual representa, es igual o semejante a él, posee su “sustancia” (atributos) en una esfera
determinada. Los atributos atribuidos a la imagen, son representadas por las figuras que forman o componen
dicha imagen.

* Figura: Del griego σχήμα; forma, figura. Es una representación visual que manifiesta la apariencia externa de
un elemento. Representa la forma (una cualidad, una propiedad o un atributo de carácter) de un elemento
específico. En las Sagradas Escrituras, la figura representa un atributo o cualidad única cuando aparece sola,
pero cuando forman parte de una imagen, le transfiere la cualidad o atributo que representa.

Clases o tipos de imágenes y figuras.

Antropomorphas: Forma humana. Del griego ανθρωπομορφος; De anthropos, hombre y morphos, de μορφή
(morphé) forma, naturaleza.

Zoomorphas: Forma animal. Del griego antiguo ζῶον (zōon), "animal" y el griego antiguo μορφή (morphé),
forma, naturaleza.

Geomorphas: Del griego γεια (geo), Tierra, y μορφή (morphé), forma, naturaleza.
Forma de un elemento natural de la tierra.
Astromorphas: Forma de un cuerpo celeste. Del latín “Astrum”, astro, estrella, constelación. Morfo del griego
μορφή (Morphé) que significa forma, naturaleza.

Cromáticas: La palabra cromático tiene varias semánticas entre ellas "color“. Esta palabra viene del griego
"Khromatikos" y este de "Khroma" que significa color. Los griegos usaban la palabra "khroma" para referirse
al color entre el blanco y el negro (cromo, gris). El color es usado para distinguir objetos según la luz que
refleja su superficie. Entonces "Khroma" también toma la semántica de "carácter" o "genero“.

(*) Números (Simbolismo numérico): Los números no sólo tienen un inminente valor numérico, sino que
también poseen cada uno de ellos un significado espiritual particular. Dado que las Sagradas Escrituras es un
libro histórico y profético, los números que en ella se emplean pueden ser literales o simbólicos.

* Literal: Cuando se refieren a la cantidad de años, personas, medidas o a distancias mencionadas en un texto
histórico. En este significado no hay lugar para la confusión: lo que el número dice es lo que quería decir el
autor. “También hizo un pórtico de columnas, que tenía cincuenta codos de largo y treinta codos de ancho;...``
1Reyes 7:6; “Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios;.....” Juan 15:18.

* Simbólico: Un número simbólico es aquel que no indica una cantidad real, sino que expresa una idea, un
mensaje distinto de él, que lo supera y lo desborda. Cuando los números en las Sagradas Escrituras poseen
un valor ilustrativo, figurado o simbólico, es muy importante entender su significado para poder comprender
el significado correcto del texto donde se encuentra. Por lo general, el contexto permite determinar el sentido
que ha de dársele al número que se cita. No todos los números tienen significado simbólico en las Sagradas
Escrituras. El significado simbólico de un dígito es la base o fundamento para entender el simbolismo de un
número compuesto, es decir, el significado del número seis (6) es el fundamento para comprender el
significado del número seiscientos sesenta y seis (666).

10
El estudio de las Sagradas Escrituras
(*) Lenguaje figurado: Una palabra expresa una idea en términos de otra, apelando a una semejanza que
puede ser real o imaginaria. Se opone al lenguaje literal, que supone que las palabras tienen el sentido que
define su significado exacto. El valor como figura de una palabra en las Escrituras, es su capacidad para
transmitir conocimiento por asociación de acciones.

Daniel 12:1ª En aquel tiempo se levantará* Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu
pueblo;…

* El verbo levantar aparece unas 20 veces en el libro de Daniel, siempre como referencia al surgimiento o
establecimiento de un reino o poder dominante. También se usa como referencia a la finalización de una obra.
(1) sentarse en el trono indica el comienzo del juicio (Daniel 7:9, 10, 13); levantarse del trono debe indicar
entonces que el juicio ha concluido.
(2) “Levantarse” o “pararse” en Daniel 11:1 significa “asumir el reino”, indica “un nuevo rey que entra en
escena al momento de ascender al trono”.

(*) Acciones simbólicas: Los profetas no sólo hablan con “palabras”. Cuando el lenguaje resulta insuficiente y
poco eficaz, suelen valerse de acciones, muchas veces desconcertantes, pero llenas de significado. Lo que
pretenden con esas acciones o eventos, es llamar la atención sobre una experiencia que involucra la salud o
vileza de su pueblo.

Oseas 1:2 ``El principio de la palabra de Jehová por medio de Oseas. Dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una
mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová``

* En la experiencia matrimonial de Oseas, es la vida misma del profeta la que se convierte en símbolo viviente
del mensaje que él anuncia.

(4) Estructura inversa (Efecto a causa): Es la cuarta estructura literaria que encontramos al estudiar el libro de
Daniel. La mente de los antiguos hebreos trabajaba de efecto a causa, en vez de causa a efecto, que es la
forma en que analiza la mente del hombre occidental moderno.

Esta estructura se encuentra en Daniel 7, 8 y 9.

*Según Daniel 9 Jesús derrama su sangre, y entonces se utiliza esa sangre para ungir el "Santo de los
santos", el santuario celestial.

*En Daniel 8, vemos a Jesús inicialmente en su ministerio dentro del primer departamento, el diario, y luego
en su ministerio dentro del segundo departamento, cuando el santuario es purificado.

*Finalmente, Daniel 7 consuma la secuencia con el establecimiento del reino de Cristo y su función de rey.

Otro ejemplo lo encontramos en Daniel 9:26, 27.


Daniel 9:24 Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la
prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y
la profecía, y ungir al Santo de los santos. 25 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para
restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se
volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 26 Y después de las sesenta y dos semanas se
quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el
santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. 27 Y por otra
semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda.

11
El estudio de las Sagradas Escrituras
Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y
lo que está determinado se derrame sobre el desolador.

Pensamiento hebreo inverso.


*Daniel 9:26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí (31 d.C.); y el
pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta
el fin de la guerra durarán las devastaciones (70 al 73 d.C.).

*9:27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos (27 al 34 d.C.); a la mitad de la semana hará cesar el
sacrificio y la ofrenda (31 d.C.). Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador (538
d.C.), hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador (¿? d.C.).

Pensamiento lógico y cronológico occidental.


*9:26Pp Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí (31 d.C.);....

*9:27Pp Y por otra semana confirmará el pacto con muchos (27 al 34 d.C.); a la mitad de la semana hará cesar
el sacrificio y la ofrenda (31 d.C.).

*9:262p y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con
inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones (70 al 73 d.C.)....

*9:272p Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador (538 d.C.), hasta que venga
la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador (¿? d.C.).

(5) Cronología comprimida: Es la quinta estructura literaria que encontramos al estudiar el libro de Daniel.
Consiste en presentar largos lapsos de tiempo en breves oraciones.

Daniel 7:21 Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía, 22 hasta que vino el
Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino.

* Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía,
- Durante 1260 años (538 – 1798 d.C.).

* hasta que vino el Anciano de días,


- Inicio del juicio investigador: 1844 d.C. – Fin del tiempo de gracia (2da venida).

* y se dio el juicio a los santos del Altísimo;


- Milenio (Juicio de los impíos y de los ángeles) ¿?. 1 Corintios 6:2, 3.

* y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino.


- Fin del Milenio, 3ra venida, descenso de la Nueva Jerusalén ¿?. Apocalipsis 22:3-5.

12
El estudio de las Sagradas Escrituras

Las Sagradas Escrituras en la esfera humana


“Escribe en un libro lo que ves”
Apocalipsis 1:11

La cultura humana.
Costumbres y estilo de vida.

Las Sagradas Escrituras en la esfera humana se consideran una magna obra literaria multidisciplinaria.
Está formada estructuralmente por un conjunto de sesenta y seis (66) libros, escritos en tres (3) lenguas
diferentes: hebreo y arameo (Antiguo Testamento, 39 libros), y griego (Nuevo Testamento, 27 libros).
Literariamente están presentes varios géneros e incrustados en estos géneros de escritura, se encuentran
diversos estilos de retórica, propios de la cultura hebrea y de la cultura griega.

Estos escritos no son producto de la sabiduría humana sino de la revelación de la sabiduría divina, y sus
palabras están inspiradas. 2 Timoteo 3:16 ``Toda la Escritura es inspirada por Dios…``; 2 Pedro 1:21... ``los
santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo``.

Biblia.
Pequeña biblioteca. La palabra Biblia procede, a través del latín biblĭa, de la expresión griega τὰ βιβλία τὰ ἅγια
(ta biblía ta hágia; ‘los libros sagrados’), acuñada por primera vez en el Primer Libro de los Macabeos 12:9,4
donde βιβλία es el plural de βιβλίον (biblíon, ‘papiro’ o ‘rollo’ y, por extensión, ‘libro’). Se cree que este
nombre nació como diminutivo del nombre de la ciudad de Biblos, importante mercado de Papiros traídos de
Egipto, situada en la costa de Fenicia. La palabra griega Biblos (Βύβλος, Býblos), significa libro (rollo), para
referirse al papiro (Material vegetal ya confeccionado en forma de rollo) utilizado para escribir.

Ya como título, se empezó a utilizar en latín biblia sacra (‘los libros sagrados’), sin artículo dado que este no
existía en latín. Sin embargo, al ser Biblia un cultismo en latín, acabó pasando de considerarse un neutro
plural a un femenino singular, “La sagrada Biblia”, entendiendo ya Biblia como el nombre propio de todo el
conjunto. A través del latín se derivó a la gran mayoría de las lenguas modernas.

La Biblia es una recopilación de textos que en un principio eran documentos separados (llamados “rollos”),
escritos primero en hebreo, arameo y griego durante un periodo muy dilatado y después reunidos para formar
el Tanaj judío (Antiguo Testamento para los cristianos) y luego el Nuevo Testamento. Ambos testamentos
forman la Biblia cristiana. En sí, los textos que la componen fueron escritos a lo largo de aproximadamente
1500 años (entre el 1400 a. C. y el 100 d. C.).

El pueblo judío identifica a la Biblia con el Tanaj, para el que carece de sentido y no es aceptada la
denominación como Antiguo Testamento al no aceptar la validez del Nuevo Testamento.

La expresión griega τὰ βιβλία τὰ ἅγια fue empleada por los hebreos helenizados (aquellos que habitaban en
ciudades de habla griega) mucho tiempo antes del nacimiento de Jesús de Nazaret para referirse al Tanaj o
Antiguo Testamento. Muchos años después empezó a ser utilizada por los cristianos para referirse al
conjunto de libros que forman el Antiguo Testamento así como a los Evangelios y las cartas apostólicas (es
decir, el Nuevo Testamento). Por entonces ya era común utilizar únicamente el primer sintagma, τὰ βιβλία, a
manera de título.

13
El estudio de las Sagradas Escrituras

Canon.
Patrón de medida. El término griego kanon es de origen semítico y su sentido inicial fue el de “caña”. Esta era
una planta real, el cálanis (calamus mensurae), que por su forma y por su largo llegó a ser usada como patrón
de medida, usada por albañiles y carpinteros. El hebreo kaneh tiene ese significado (Ezequiel 40:3, 5). El
verso 5 dice que el largo de esta caña era de seis codos de a codo y palmo menor, o sea 6 codos y 6 palmos
menores (aproximadamente como 3 metros).

El latín y el español transcribieron el vocablo griego en “canon”, adquiriendo un significado metafórico, para
referirse a las normas o patrones que sirven para regular y medir. En el siglo IV la palabra canon se utilizó
para describir propiamente al orden y estructura de las divisiones de las Escrituras.

El canon cristiano está constituido por los cánones del Antiguo y del Nuevo Testamento, que la tradición
judeocristiana considera divinamente inspirados.

(*) El canon del Antiguo Testamento fue establecido por la escuela rabínica de Jamnia (Israel), a finales del
siglo I de la Era Cristiana y es llamado Canon Palestinense. Conserva la estructura hebrea del Antiguo
Testamento, el cual consistía en 24 libros, agrupados en tres divisiones principales:

(1) La ley (torah) que contiene los cinco libros de Moisés:


(2) Los profetas (nebi’im) subdivididos en:
(a) Cuatro “anteriores”, Josué, Jueces, 1ª y 2ª de Samuel, forman un solo libro, y 1ª y 2ª de Reyes, forman un
solo libro.
(b) Cuatro “posteriores”, Isaías, Jeremías, Ezequiel y los doce profetas menores en un solo libro.
(3) Los escritos (ketubim), constituidos por los 11 libros restantes, en los cuales Esdras y Nehemías forman
un solo libro y 1ª y 2ª de Crónicas forman un solo libro.

La triple división del Antiguo Testamento hebreo en el tiempo de Cristo es confirmada por sus propias
palabras: “Era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en [1] la ley de Moisés, en [2] los
profetas y en [3]los salmos [el primer libro de la tercera división]” (Lucas 24: 44).

El canon de la Biblia que conocemos hoy fue sancionado por la Iglesia católica Apostólica Romana, bajo el
pontificado de san Dámaso I, en el Sínodo de Roma del año 382, y esta versión es la que Jerónimo de
Estridón tradujo al latín. Dicho canon consta de 73 libros: 46 constitutivos del llamado Antiguo Testamento,
incluyendo 7 libros llamados actualmente Deuterocanónicos: Tobit, Judit, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría,
Eclesiástico y Baruc), que han sido impugnados por judíos y protestantes, y 27 del Nuevo Testamento.
Fue confirmado en el Concilio de Hipona en el año 393, y ratificado en el Concilio III de Cartago (en el año
397), y el IV Concilio de Cartago, en el año 419.

Cuando los reformadores protestantes lo impugnaron, el canon católico fue nuevamente confirmado por
medio de una declaración dogmática, definida en la cuarta sesión del Concilio de Trento, del 8 de abril de
1546. Las definiciones doctrinales del Concilio de Trento no fueron reconocidas ni asumidas por muchos
protestantes, surgidos a partir del siglo XVI, ni por distintas denominaciones vinculadas al protestantismo
surgidas a partir del siglo XIX.

El canon del Antiguo Testamento conocido y aceptado en occidente por los protestantes (con excepción de
los apócrifos), es el aprobado por el concilio de Alejandría, Egipto, en el siglo III a.C. comúnmente llamado el
canon griego de la Septuaginta o de los setenta, y generalmente abreviada simplemente LXX. Junto con el
Tanaj, constituye la base y la fuente del Antiguo Testamento de la gran mayoría de las Biblias cristianas. La
división, la clasificación, el orden y los nombres de los libros del Antiguo Testamento de las Biblias cristianas
no provienen del Tanaj, sino que proviene de los códices judíos y cristianos de la Septuaginta.

14
El estudio de las Sagradas Escrituras
(*) El canon del Nuevo Testamento se refiere a los 27 libros escritos por los apóstoles de Jesús (incluyendo a
Pablo) y por discípulos elegidos por Dios: Mateo (1), Marcos (1), Lucas (2), Juan (5), Pablo (14).Santiago (1),
Pedro (2) y Judas (1).

El reconocimiento de estos escritos como inspirados se formalizó en el Segundo Concilio Trulano


en Constantinopla, convocado por el emperador Justiniano II en el año 692. La Iglesia católica Apostólica
Romana no reconoce este concilio. Sin embargo, esta lista definitiva de 27 libros no fue legitimada por
ningún Concilio ecuménico sino hasta el Concilio de Trento (1545-63).

Lutero, en su traducción del 1534, agrupo los libros deuterocanónicos en una sección entre los dos
Testamentos, con una nota que indica que son libros «apócrifos». Aunque su lectura es útil y buena, afirmó,
no se igualan a las Sagradas Escrituras. En las declaraciones protestantes se prestó cada vez menos atención
a los libros deuterocanónicos, hasta no incluirlos en sus traducciones.

El Concilio de Trento se convocó en el año 1545 en el entorno de una serie de controversias con grupos
reformados en Europa. Entre los asuntos a considerar se encontraba la relación entre la Escritura y la
tradición, y su importancia en la transmisión de la fe cristiana. Se discutió abiertamente la cuestión del canon,
y se promulgó un decreto con el catálogo de libros que estaban en el cuerpo de las Escrituras y
tenían autoridad dogmática y moral para los fieles.

Se declaró el carácter oficial de la Vulgata Latina, y se promulgó la obligación de interpretar las Escrituras de
acuerdo a la tradición de la iglesia, no según el juicio de cada persona. Además, el Concilio aceptó con
igual autoridad religiosa y moral los libros protocanónicos y deuterocanónicos, según se encontraban en la
Vulgata.

* Canon actual en Occidente del Antiguo Testamento.


Ley: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.
Históricos: Josué, Jueces, Rut, 1ª y 2ª de Samuel, 1ª y 2ª Reyes,
1ª y 2ª Crónicas, Esdras, Nehemías y Ester.
Poéticos: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los cantares.
Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Lamentaciones de Jeremías,
Ezequiel y Daniel.
Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás,
Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías.

* Canon actual en Occidente del Nuevo Testamento.


Históricos: Mateo, Marcos, Lucas, Juan y Hechos de los Apóstoles.
Epístolas: Cartas.
Proféticos: Apocalipsis.

Estructura literaria.
Cada libro de la Biblia constituye por sí mismo una unidad lingüística que posee un significado propio así
como una estructura específica. En el estudio de las Escrituras, debemos prestar atención a las siguientes
estructuras literarias.

(*) Estructura externa.


Modo de estar organizadas u ordenadas las partes de un libro, de donde se deriva un conjunto de relaciones
que mantienen entre sí las partes o componentes del libro (capítulos, párrafos) como un todo.

15
El estudio de las Sagradas Escrituras
*Libros: La Biblia está formada por 66 libros divididos en dos (2) secciones, que se unen para forman un solo
libro, están ordenados por materias o categorías. (Ver Canon bíblico)

*Capítulos y versículos: La división en capítulos y versículos no fue inspirada por Dios. Los escritores no
dividieron el mensaje que Dios les transmitía en capítulos y versículos. Simplemente lo escribieron de corrido
para que los lectores pudieran tener el mensaje completo y no fragmentos sueltos. Eran bloques de texto sin
puntuación y sin los capítulos y versículos que usamos hoy. En los manuscritos originales del Nuevo
testamento las palabras no están separadas y todas aparecen en mayúscula. Por ejemplo si lo traducimos a
nuestro idioma se vería así: PADRENUESTROQUEESTASENLOSCIELOSSANTIFICADOSEATUNOMBRE”

El clérigo inglés Stephen (Esteban) Langton, quien tiempo después llegó a ser el arzobispo de Canterbury, fue
el que hizo la división del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento en capítulos sobre el texto latino de la
Vulgata de San Jerónimo, hacia el año 1226.

Santos Pagnino (1541), judío converso, después dominico, originario de Luca, (Italia) dedicó 25 años a su
traducción de la Biblia, publicada en 1527 (Se imprimió en Lyon), y fue el primero en dividir el texto en
versículos numerados. Era una versión muy literal que constituyó un punto de referencia entre los humanistas
de la época y que fue reimpresa varias veces.

Roberto Estienne, prestigioso impresor y humanista, realizó la actual división en versículos del Nuevo
Testamento en 1551. En 1555 hizo la edición latina de toda la Biblia, con el propósito de facilitar la búsqueda
de los textos bíblicos.

La primera Biblia impresa que incluyó totalmente la división de capítulos (Stephen Langton) y versículos
(Robert Estienne) fue la llamada Biblia de Ginebra, que se publicó en 1560, en Suiza. Los editores de la Biblia
de Ginebra estaban conscientes de la gran utilidad que tenían para la memorización, localización y
comparación de pasajes bíblicos.

Al dividir en capítulos y versículos el texto sagrado, aunque práctico, se derivan riesgos interpretativos, ya
que este sistema le da a cada versículo una “dirección” única, como si fuera una dirección postal.
En ocasiones divide el texto por lugares extraños, como al inicio o al final de un bloque textual o de un
párrafo, interrumpiendo la “unidad” del pensamiento expresado. Esto da lugar a interpretaciones unilaterales
de un texto, ignorando su contexto, produciendo sistemas de enseñanzas erróneas.

(*) Estructura interna (Lengua y literatura).


Usa el lenguaje connotativo y persigue un cierto fin estético para captar el interés del lector, en este contexto,
encontramos en los libros que componen las Escrituras, diversos géneros y estilos literarios.

Géneros literarios: Son los distintos grupos o categorías en que podemos clasificar las obras literarias
atendiendo a su contenido.

(1) Epístola/Carta: Las epístolas son cartas, escritas a una persona o a un grupo particular, y con frecuencia
trataban varios temas. Estas cartas fueron escritas con una familiaridad de las áreas o problemas que se
discutían y con un tono de autoridad apostólica. Se encuentran en el Nuevo Testamento. Son 21 epístolas.

(1) Romanos,
(9) Tito,
(2) 1ª y 2ª Corintios,
(10) Filemón,
(3) Gálatas,
(11) Hebreos,
(4) Efesios,
(12) Santiago,
(5) Colosenses,
(13) 1ª y 2ª Pedro,
(6) Filipenses,
(14) 1ª, 2ª y 3ª Juan,
(7) 1ª y 2ª Tesalonicenses,
(15) Judas.
(8) 1ª y 2ª Timoteo,

16
El estudio de las Sagradas Escrituras
(2) Narración histórica: Estos son hechos reales, escritos en prosa acerca de lo que sucedió en un tiempo y
lugar determinados, e involucran a personas, naciones y acontecimientos. Los libros históricos son:

* Antiguo Testamento: Josué, Jueces, Rut, 1ª y 2ª de Samuel, 1ª y 2ª de Reyes, 1ª y 2ª de Crónicas, Esdras,


Nehemías y Ester.

* Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Lucas, Juan y Hechos de los Apóstoles.

* Las genealogías son registros históricos que documentan un linaje familiar. Estas listas de nombres cubren
muchas generaciones –aunque a veces se omiten algunas– mostrando líneas de descendientes, a veces, por
siglos. Estas nos suministran un registro histórico importante que es, algunas veces, usado para probar quién
es alguien. En el caso de Cristo, las genealogías demuestran Su linaje de acuerdo a las profecías.
Las encontramos en Génesis, Mateo 1 y Lucas 3.

(3) Ley/Ordenanzas: Gran parte de los primeros cinco libros del Antiguo Testamento son de naturaleza legal.
Ellos muestran lo que Dios exige de Su pueblo. Aunque muchas de esas leyes ya no son aplicables (leyes
sacerdotales), todavía enseñan lo que Dios es, y ayudan a entender lo que Él desea de Sus hijos.
Los libros de la ley son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

(4) Literatura proverbial/sabiduría: Esta literatura está compuesta de sentencias cortas que tratan con una
variedad de aspectos de la vida diaria que pueden ser usados como una guía general o principios de vida,
aunque también tienen sus excepciones. Los libros proverbiales son Proverbios y Eclesiastés.

(5) Profecía: Casi todos los libros de la Biblia contienen algún tipo de profecía. Con frecuencia, una profecía
tenía relevancia inmediata para las personas a quienes se dirigía. Pero muchas profecías tienen dos
cumplimientos: el cumplimiento inicial poco después de dadas y un cumplimiento a largo término. Debido a
esto, cuando leemos profecía, es importante considerar cómo los escritores originales la habrían entendido.
Al colocar las profecías en ese contexto, impide el error de buscar “cumplimientos” modernos a los que
nunca fueron destinadas. Algunos libros proféticos son: Daniel, Ezequiel y Apocalipsis.

(6) Tipo, Antitipo: Es una especie de metáfora. Son objetos o hechos con una semejanza con algo futuro.
Hebreos les Llama sombras de los bienes venideros. Juan 3:14 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el
desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,.....

(7) Parábolas: La parábola designa a una forma literaria que consiste en un relato figurado del cual, por
analogía o semejanza, se deriva una enseñanza relativa a un tema que no es el explícito. El término parábola
lleva a la idea de colocar una cosa al lado de otra con el objeto de comparar. En las Escrituras la parábola*3
está limitada en su radio y reducida a las cosas reales. Sus imágenes siempre incorporan una narración que
responde con verdad a los hechos y experiencias de la vida humana.

Es en esencia, un relato simbólico o una comparación basada en una observación verosímil, que tiene un fin
didáctico, revelando una verdad espiritual de forma comparativa. Encontramos dos parábolas en el Antiguo
Testamento: (1) Arboles que eligen a un rey (Jueces 9:7-15); (2) La parábola del rico que toma la corderita del
pobre (2 Samuel 12:1-4).

Cuando observamos detenidamente el comienzo de la mayoría de las parábolas registradas en los evangelios,
comienzan con estas palabras: “El reino de los cielos es semejante a” Mateo 13:24, 31, 33, lo que se entiende
claramente que lo que se exprese a continuación, es una revelación divina de eventos que ocurren a nivel
espiritual, en tiempo presente o futuro. Asimismo encontramos la expresión: “¿A qué haremos semejante el
reino de Dios, o con qué parábola lo compararemos? Marcos 4:30; Lucas 13:18, 20.

17
El estudio de las Sagradas Escrituras
* Propósito divino en el uso de parábolas.
Mateo 13:34 Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; 35 para que se
cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas
desde la fundación del mundo.

Mateo13:10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? 11 El
respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos
no les es dado. 12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que
tiene le será quitado. 13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni
entienden. 14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no
entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis. 15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los
oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con
el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.

(*) Principios de las parábolas.

* Paralelismo: Las parábolas se presentan en pares temáticos, pero en diferentes contextos, existiendo un
evidente paralelismo entre ellas.

* Símbolos: En las parábolas se presentan imágenes y figuras antropomorfas, zoomorfas, geomorfas,


números, acciones y vocablos. En cada parábola se vislumbra el desarrollo de la redención desde diferentes
ángulos, incorporando elementos hasta alcanzar una unidad perfecta.
————
*3 El griego παράβολή está formado por παρά, para, que significa: junto a, al lado de, de parte de, contra; y
βολή, bolé, que significa: lanzar, arrojar, colocar al margen o al lado de algo. La parábola designa a una forma
literaria que consiste en un relato figurado del cual, por analogía o semejanza, se deriva una enseñanza
relativa a un tema que no es el explícito. El término parábola lleva a la idea de colocar una cosa al lado de otra
con el objeto de comparar. Es, esencialmente, una comparación o símil y, sin embargo, todos los símiles no
son parábolas.
————

(8) Prosa hebrea: Estilo poético del pueblo hebreo. Constituye el elemento central en la narrativa poética en la
que fue escrita la mayor parte de las Sagradas Escrituras, tanto en el Antiguo como en el Nuevo testamento.
La prosa hebrea es el medio literario específico del lenguaje humano, por medio del cual el Señor presentara a
su pueblo los grandes principios de su Ley en forma de sentencias que abarcan todos los aspectos de la vida
del pueblo de Israel, tanto colectivo como individual. Este conjunto de sentencias dirigidas a instruir a su
pueblo a vivir en armonía con su voluntad, expresada en los grandes principios de su Ley, constituyen sus
Testimonios.

Algunos libros en el Antiguo Testamento son escritos completamente en prosa. Aunque no tiene una
estructura rítmica de la forma como la tiene la poesía en el idioma español, la poesía hebrea se basa en la
estructura del texto; con métrica y ritmo, así como también con el uso de una variedad de técnicas literarias,
siendo a menudo estos elementos los que hacen la estructura del poema.

Se encuentra en toda las Sagradas Escrituras, y es predominante en los libros de Job, Salmos, Proverbios,
Eclesiastés, Cantar de los cantares y Lamentaciones de Jeremías. Se caracteriza por estar formada por
expresiones que contienen palabras metafóricas, símbolos, imágenes y figuras de lenguaje; Pero su rasgo
distintivo más notable es el paralelismo*4.

18
El estudio de las Sagradas Escrituras
————
*4 Proviene del griego παράβολή, parallelos, cuyo significado es ``paralelo`` o ``al lado de otro``. Este término
está formado por παρά, para, que significa junto a, al lado de, contra de, y por βολή, llelos, que significa otro.
A la base paralel- se le añade en español el sufijo -ismo que significa actividad, doctrina, sistema.
————

El paralelismo es una figura de dicción. En la Literatura es la figura expresiva que se utiliza especialmente en
Poesía y en prosa. Es la figura literaria de repetición predominante de la prosa hebrea. Consiste en la
repetición de una misma estructura gramatical pero con diferentes elementos, es decir, en la repetición de una
misma frase de manera reiterada y con pequeñas variantes en cada unidad expresiva. En virtud de esta figura
literaria, la expresión poética más elemental está constituida por dos frases paralelas (Aunque a veces
también pueden ser tres), que se corresponden mutuamente por su forma y su contenido y se equilibran
como los platillos de una balanza. De este modo, la idea no se expresa toda de una vez, sino, por así decirlo,
en dos tiempos sucesivos. La poesía tradicional equilibra los sonidos con las rimas, pero en cambio, la poesía
antigua hebrea equilibraba las ideas. En general, se suelen distinguir tres formas de paralelismo: Sinónimo,
Antitético y Sintético.

* Sinónimo: Consiste en expresar dos veces la misma idea con palabras idénticas, similares o distintas.
El pensamiento fundamental se repite con palabras e imágenes diferentes en la segunda línea del dístico.

Génesis 49:2
Juntaos y oíd, hijos de Jacob,
Y escuchad a vuestro padre Israel.

* Antitético: Se establece por la oposición o el contraste de dos ideas o de dos imágenes poéticas. El
pensamiento de la primera línea de un dístico es explicado más ampliamente por su contraste o inversión en
la segunda línea. En esta forma de paralelismo, los contrastes son a veces bien marcados.

Jueces 5:31 Así perezcan todos tus enemigos, oh Jehová;


Más los que te aman, sean como el sol cuando sale con su fuerza.

* Sintético: Abarca una extensa gama de relaciones entre la primera frase y la segunda.
La segunda frase no repite, aunque sea modulándolo, lo expresado en el primero, ni tampoco dice lo
contrario. Lo característico es que continúa la idea enunciada, las más de las veces con una gradación que da
lugar a una idea nueva. Así el segundo miembro completa, explica o termina de expresar el pensamiento
enunciado en el primero, avanzando en la misma dirección. Esta prolongación puede hacerse en varias
direcciones posibles.

Mandato y motivación Enunciado y explicación


Salmos 33:1 Salmos 77:1
Aclamen al Señor, hombres buenos; A Dios clamo con fuerte voz,
en labios de los buenos, la alabanza es hermosa. para que él me escuche.

Acción y consecuencia
Salmos 107: 6, 13, 19, 28
Pero en su angustia clamaron al Señor,
y él los libró de la aflicción.

También encontramos otras formas de paralelismo en la prosa hebrea, como el climático y el ecléctico.

19
El estudio de las Sagradas Escrituras

* El climático: Una línea tras otra van complementándose hasta lograr un clímax o dar un resumen.
Habacuc 3:17-18
Aunque la higuera no florezca,
Ni en las vides haya frutos,
Aunque falte el producto del olivo,
Y lo labrados no den mantenimiento,
Y las ovejas sean quitadas de la majada,
Y no haya vacas en los corrales;
Con todo, yo me alegrare en Jehová,
Y me gozare en el Dios de mi salvación.

* El ecléctico: Este incluye una combinación de varios paralelismos.


Habacuc 1:2

¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamare, Sintético


y no oirás;
Sinónimos
y daré voces a ti a causa de la violencia, Sintético
y no salvaras?

(*) Quiasmo: Del griego χίασμα, -ατος, disposición cruzada, como la de la letra X. El quiasmo al igual que el
paralelismo, es una de las figuras literarias de repetición de la prosa hebrea y se encuentra en varios libros de
las Sagradas Escrituras. Consiste en repetir palabras o expresiones iguales de forma cruzada, manteniendo
una simetría, a fin de que la disparidad de sentidos resulte a su vez significativa.
Ejemplo:

“Los primeros serán los últimos,


y los últimos serán los primeros”.

El quiasmo busca dar valor a una idea central a partir de la repetición de una frase, generando un efecto
sorprendente que induzca a la meditación. En consecuencia, el quiasmo es llamado “paralelismo inverso”,
por cuanto la primera parte de una construcción gramatical es balanceada o equilibrada por la segunda parte,
que la refleja en orden inverso.

Quiasmo profético entre Daniel y Apocalipsis. Quiasmo de la sección aramea de Daniel.

(1) La imagen (Daniel 2) (1) Sueño profético apocalíptico (Daniel 2)


(2) Las cuatro bestias (Daniel 7) (2) Ley de adoración y pena de muerte (Daniel 3)
(3) El cuerno pequeño (Daniel 8) (3) Juicio divino al rey de Babilonia (Daniel 4)
(3) El dragón bermejo (Apocalipsis 12) (3) Juicio divino al rey de Babilonia (Daniel 5)
(2) Las bestias (Apocalipsis 13) (2) Ley de adoración y pena de muerte (Daniel 6)
(1) La bestia escarlata (Apocalipsis 17) (1) Sueño profético apocalíptico (Daniel 7)

20
El estudio de las Sagradas Escrituras
El siguiente bosquejo demuestra la cuidadosa estructura quiástica de estas siete bienaventuranzas:

A 1:3—leer el libro
B 14:13—muerte
C 16:15—guardar sus ropas
C’ 19:9—la cena de bodas
B’ 20:6—muerte
A’ 22:7—leer el libro
D 21:14—lavar la ropa

Se puede observar una correlación entre la primera, la segunda y la tercera bienaventuranza y la sexta, quinta
y cuarta, respectivamente. La primera y la sexta abren y cierran el libro del Apocalipsis, mientras que la
segunda es paralela de la quinta, y la tercera hace juego con la cuarta. La séptima parece ser el clímax de las
bienaventuranzas, declarando que la felicidad genuina de los seguidores de Cristo se encuentra en lavar sus
ropas de carácter. Esta séptupla bendición del libro se equilibra con el séptuplo uso de las palabras “ay”
(8:13; 9:12; 11:14; 12:12; 18:10, 16, 19).

Estilos literarios: Formas de expresión oral y escrita.


Es importante interpretar las Escrituras de acuerdo a sus estilos literarios para entender correctamente lo que
está escrito. Algunos libros de la Biblia contienen, dentro de los géneros, estilos literarios diferentes.

(1) Alegoría: Es un relato que está formado por muchas metáforas.


Juan 9:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en
tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Conf. Juan 15:1.

(2) Antítesis: Hace contrastes.


Deuteronomio 30:15 Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;...
Conf. Mateo 7:13.
(3) Antropomorfismo: Atribuir a Dios figura humana.
Deuteronomio 5:4 Cara a cara habló Jehová con vosotros en el monte de en medio del fuego.

(4) Apóstrofe: Dirigirse a las cosas como si fueran personas.


Isaías 1:2 Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se
rebelaron contra mí.

(5) Enigma: Dicho con un mensaje escondido.


Proverbios 30:24 Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra, Y las mismas son más sabias que los
sabios:..... Conf. Jueces 14:12-14.

(6) Fábula: Es un relato donde se personifican: Plantas, animales o cosas, su enseñanza casi siempre es
moral.
2 Reyes14:9 Y Joás rey de Israel envió a Amasías rey de Judá esta respuesta: El cardo que está en el Líbano
envió a decir al cedro que está en el Líbano: Da tu hija por mujer a mi hijo. Y pasaron las fieras que están en el
Líbano, y hollaron el cardo.

(7) Hipérbole: Del latín hyperbŏle, y este del griego ὑπερβολή. Exageración evidente. Consiste en aumentar o
disminuir excesivamente aquello de que se habla. Deuteronomio 1:28... Este pueblo es mayor y más alto que
nosotros, las ciudades grandes y amuralladas hasta el cielo; y también vimos allí a los hijos de Anac.

21
El estudio de las Sagradas Escrituras
(8) Hipótesis: Es una suposición.
1 Corintios 13:1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que
resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si
tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos
mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de
nada me sirve.

(8) Hebraísmo: Son giros del idioma. Su literalismo puede ser opuesto a la verdad.
Lucas 14:26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y
hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Conf. Éxodo 8:15; Romano 9:13.

(9) Ironía: Del latín ironīa, y este del griego εἰρωνεία. Burla fina y disimulada que expresa lo contrario de lo
que se quiere decir, pero siempre de tal modo que se hace resaltar lo verdadero.
Job 12: 1, 2 Respondió entonces Job, diciendo: Ciertamente vosotros sois el pueblo, Y con vosotros morirá la
sabiduría.

(10) Metáfora: Del latín metaphŏra, y este del griego μεταφορά, trasladar atributos.
Cuando una cosa toma la propiedad de la otra por comparación.
Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Juan 8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en
tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

(11) Metonimia: Del latín metonymĭa, y este del griego μετωνυμία. La causa por el efecto o el símbolo por la
realidad.
Lucas 16:29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.

(12) Paradoja: Es una aparente contradicción.


Mateo 16:25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí,
la hallará. Conf. Mateo 8:21-22.

(13) Pleonasmo: Expresión en la que aparecen términos redundantes o reiterativos.


Salmos 66:13,14 Entraré en tu casa con holocaustos; Te pagaré mis votos, Que pronunciaron mis labios Y
habló mi boca, cuando estaba angustiado.

(14) Prolepsis: Pequeña información de un relato que se dará más adelante.


Juan 11:2 María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los
pies con sus cabellos. Conf. Génesis1:27 y Mateo10:4.

(15) Prosopopeya: Del griego Προσωποποιΐα. Atribuye a las cosas inanimadas o abstractas, o a los animales,
acciones y cualidades propias del hombre.
Isaías 55:12 Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán
canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso.

(16) Refrán: Adagio, máxima, sentencia, aforismo, frase proverbial, apotegma.


Jeremías 31:29 En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes
de los hijos tienen la dentera,

22
El estudio de las Sagradas Escrituras
(17) Sagas: Relatos que nos narran las peripecias de una familia. Las podemos encontrar en los ciclos
patriarcales, es decir, en aquéllos relatos donde se nos narran las aventuras y el desarrollo de la familia de
Abrahán, Isaac o Jacob (Génesis).

(18) Sinécdoque: Del latín synecdŏche, y este del griego συνεκδοχή, de συνεκδέχεσθαι, recibir juntamente (la
parte por el todo o el todo por la parte).
Mateo 3:5 Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán,.........

(19) Símil: Consiste en comparar una cosa con otra. Usa la palabra “como” o “semejante” o términos
equivalentes a estos.
Mateo 13:47 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda
clase de peces;.........

23
El estudio de las Sagradas Escrituras

Hermenéutica
Sistema metodológico de interpretación humana.

Este vocablo procede del griego “ἑρμηνευτικὴ τέχνη” (hermēneutikē tejne), compuesto de ἑρμηνεύω
(hermeneuο ; yo descifro) y τέχνη (tekhné ; arte) arte de explicar, traducir o interpretar . En español se le
agrega el sufijo –tikos que es sinónimo de “relacionado a”. De ahí que literalmente se puede exponer que este
término que nos ocupa es el arte de explicar, descifrar o interpretar textos o escritos, que contengan
expresiones difíciles.

Tanto el concepto griego, como el de épocas posteriores se refieren a la determinación del significado de las
palabras, mediante las cuales se ha expresado un pensamiento. En el mundo grecorromano, se aplicaba a
experiencias religiosas, particularmente a la interpretación de oráculos provenientes de los dioses.

En la cultura griega, esta práctica tenía como dios protector a Hermes, el “Mensajero de los dioses”, cuya
actividad consistía en develar o interpretar el mensaje (visión, sueño) que los dioses enviaran a los seres
humanos.

La Hermenéutica, aplicada al campo de la teología cristiana (desde los siglos XVII y XVIII), tiene por objeto fijar
los principios y normas que han de aplicarse en la interpretación de los libros de la Biblia.
La aplicación de estos principios constituye la exégesis.

La Exégesis es la rama de la metodología hermenéutica que se encarga de la interpretación y la explicación


de lo que dice el texto Bíblico; el énfasis de la exégesis, es descubrir el propósito original del escritor.
La palabra exégesis significa ‘extraer el significado de un texto dado’, es el método por el cual un estudiante
busca descubrir lo que un autor intentaba hacer entender a su audiencia original. Procede del griego
ἐξήγησις, exéguesis, que significa “explicación” o “relato”, derivada de la palabra ἐξηγεομαι, exegeomai que
indica “explicar”, “exponer” e “interpretar”. La exégesis suele ser contrastada con la eiségesis, que significa
‘insertar las interpretaciones personales en un texto dado’, es leer en el texto bíblico algo que sencillamente
no está allí. En general, la exégesis presupone un intento de ver el texto objetivamente, mientras que la
eiségesis implica una visión más subjetiva.

La exégesis tradicional requiere lo siguiente:

1) Análisis numéricos de variables, cuantificación y modelamientos.


2) Análisis de palabras significativas en el texto, en el marco de la traducción;
3) Examen del contexto general histórico y cultural;
4) Confirmación de los límites de un pasaje; y finalmente,
5) Examen del contexto dentro del texto.

Básicamente, la Hermenéutica es una tentativa metodológica humana de estudio de las Sagradas Escrituras,
intentando descifrar en la esfera terrenal, un conocimiento de naturaleza divina revelado por Dios; “porque
nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo
inspirados por el Espíritu Santo. .” 2 Pedro 1:21. Se guía, como todo sistema de estudio proveniente del
conocimiento humano, por el raciocinio y la lógica. El método hermenéutico que posee las mejores garantías
de interpretación correcta es el sistema histórico-gramatical.

(*) Sistema histórico-gramatical.


El sentido histórico-gramatical de un escritor es una interpretación de su lenguaje, tal como las leyes de la
gramática y los hechos de la historia lo exigen.

La revelación fue dada por inspiración divina, sin embargo, el revestimiento o arreglo de las ideas en las
mentes de los escritores bíblicos se originó en el carácter de las épocas, el país, el lugar y la educación en
que a cada uno le correspondió actuar. En consecuencia, el principio fundamental del método histórico-
gramatical consiste en conseguir de las Escrituras mismas el significado preciso que los escritores quisieron
dar a sus palabras. Este método aplica a los libros sagrados los mismos principios, el mismo proceso
gramatical y el mismo proceso de sentido común y de razón que se aplica a otros escritos.
24
El estudio de las Sagradas Escrituras
(1) Investiga el lenguaje del escritor, idioma y dialecto especial que hablaba, así como de su estilo y manera
peculiar de expresión.

(2) Estudia la tendencia de cada libro, las circunstancias en que se escribió, las maneras y costumbres
culturales de su época y el motivo u objeto que tuvo en vista al escribir.

(*) Texto y contexto de un escrito.


Un texto en su contexto es la manera en que Dios nos dio Su Palabra: un libro a la vez. Cada libro de la Biblia
constituye por sí mismo una unidad lingüística que posee un significado propio así como una estructura
específica. Los primeros lectores de Marcos no recurrieron a Apocalipsis para que les ayudase a entender
Marcos; Apocalipsis no se había escrito todavía. Los primeros lectores de la carta a los gálatas no tuvieron
una copia de la carta que Pablo escribió a los romanos que les ayudase a entenderla. Estos primeros lectores
sí compartían cierta información común con el autor aparte del libro que recibieron, esta información
compartida o “trasfondo”, refiere al conocimiento de la cultura, historia religiosa y conocimiento del evangelio
en las iglesias establecidas por Pablo. Pero lo más importante era que tenían el ejemplar individual de uno de
los libros (carta) de la Biblia en frente de ellos, y en este libro o carta, tenían suficiente información para
ayudar a que los lectores entendiesen cada libro sin tener que acudir a referencias que no tenían. Por esa
razón, el contexto es la clave académica más importante para la interpretación bíblica.
————
El texto es un versículo o un pasaje específico que se va a estudiar.

El contexto es todo lo que se encuentra antes y después de la palabra o del texto estudiado.
————

Muchas contradicciones que algunos lectores dicen encontrar en la Biblia surgen simplemente de ignorar el
contexto del pasaje que citan, saltando de un texto a otro sin tomarse el tiempo de primero entender cada
texto en sus propios términos. Ejemplo:

Romanos 3:28 “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”
Su contexto deja claro que él define la fe como algo más que la aprobación pasiva a un punto de vista; la
define como una convicción de que Cristo es nuestra salvación, una convicción sobre la cual uno descansa
su vida; una entrega total (3:1 - 31).

Santiago declara que nadie puede ser justificado por la fe sin obras; 2:14 “Hermanos míos, ¿de qué
aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? ..., Santiago usa la palabra
“fe” para referirse a la aprobación sencilla de que algo es verdadero (2:19); él exige que tal aprobación sea
demostrada activamente por la obediencia, para mostrar que es genuina (2:18). En otras palabras, Santiago y
Pablo usan la palabra “fe” de maneras diferentes, pero no se contradicen entre ellas en cuanto al sentido.

Si ignoramos el contexto y simplemente conectamos diferentes versículos sobre la base de que las palabras
se parecen, entonces terminaremos con contradicciones que producen confusión, dando origen a malas
interpretaciones y falsas enseñanzas.

Contextualización.
La contextualización es el acto mediante el cual se toman en análisis las circunstancias de una situación, un
evento o un hecho, narrado en un escrito. ... Comprende todo aquello que rodea a un hecho, el espacio y el
tiempo en el cual ese hecho, evento, o situación, sucede. Así, una expresión o una palabra en un texto
determinado, producen una significación en relación a otras que le rodean.

1) En primer lugar, la mayoría de los textos tienen un contexto inmediato dentro del párrafo en que se
encuentran o en los párrafos que los rodean.

2) En segundo lugar, podemos tener en cuenta el contexto de todo el libro en el que se encuentra el pasaje,
que es la unidad del texto como un todo.
25
El estudio de las Sagradas Escrituras

3) En tercer lugar, a veces necesitamos tener en cuenta todo el contexto de la enseñanza de ese escritor.
Por ejemplo, aunque los corintios no podían consultar la carta de Pablo a los gálatas, ellos estaban
familiarizados con un trasfondo más amplio de sus enseñanzas de lo que nosotros solamente encontramos
en 1ra de Corintios, porque durante dieciocho meses Pablo les enseñó personalmente (Hechos 18:11). Todo lo
que podamos aprender acerca de la enseñanza de Pablo, acerca de un tema, nos puede ser útil, teniendo en
cuenta que le demos la primera prioridad a lo que le dice a su audiencia en la carta específica que estamos
tratando de entender.

4) En cuarto lugar, existe el contexto de la información compartida, el trasfondo que el escritor original
compartía con sus lectores. Parte de este trasfondo puede estar disponible en la Biblia (por ejemplo, Pablo
esperaba que muchos de sus lectores conociesen el Antiguo Testamento); pero averiguar el trasfondo
también puede necesitar investigación extra (aunque los primeros lectores, quienes normalmente ya lo
sabían, lo podían dar por sentado).

5) Finalmente, podemos observar el contexto de la revelación completa de Dios en la Biblia (contexto


mediato). Pero este debe ser nuestro último paso, no el primero.

Demasiadas veces queremos explicar un versículo a la luz de otro, antes de haber entendido realmente
cualquiera de los dos a la luz del contexto inmediato en el que ocurren (Romanos y Santiago).
Una palabra o hasta una frase en particular no llevan siempre el mismo significado en cada pasaje.

El escrito como una unidad de pensamiento.


2 Timoteo 3:16-17 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir,
para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda
buena obra”.

Pablo no se refiere simplemente a las palabras individuales; aunque las palabras individuales son importantes
porque contribuyen al significado del texto, una palabra individual, aislada en sí misma, no puede trasmitir
mucho significado. Este es el peligro de que nos enfoquemos en las palabras por sí solas, en vez de en su
función más amplia en oraciones y pasajes en las Escrituras. Las palabras individuales no constituyen la
unidad primaria de significado en un enunciado, ya que de acuerdo al contexto, poseen diferentes formas
(acepciones) en que pueden ser usadas en diferentes pasajes.

Usualmente podemos tomar un párrafo como toda una unidad de pensamiento, pero hasta los párrafos en
ocasiones no representan la unidad total de pensamiento en el texto. Los párrafos varían en tamaño, pero los
identificamos como párrafos distintos precisamente porque son en sí mismos pensamientos completos. Sin
embargo, estas unidades de pensamiento a menudo se conectan con otras unidades de pensamiento de
manera tal que se torna difícil separarlas de los pensamientos que le rodean.

Finalmente, el contexto se extiende más allá de las palabras, los versículos y los párrafos a toda la estructura
de cada libro de la Biblia. Esto es probablemente lo que Pablo quiere decir cuando dice que “toda la Escritura
es inspirada”. La palabra griega aquí para denotar “Escritura” es graphë, que significa “un escrito”. Todos los
libros de la Biblia fueron escritos como libros completos para referirse a diferentes situaciones en el Israel
antiguo o en la iglesia. Aunque estos libros a veces consistían en materiales más antiguos (ej., los libros de
los reyes y crónicas, las historias acerca de Jesús que circularon antes de que Lucas escribiera su evangelio
y hechos de los apóstoles), los tenemos en nuestras Biblias como unidades completas, y debemos leerlas
como tal.

Si Dios inspiró toda la Escritura, refiriéndose a cada “escrito” o libro de la Biblia, para que fuese útil, entonces
debemos tratar con cada libro de la Biblia como un todo para que lo podamos comprender a cabalidad. En
algunos casos, en donde simplemente se han colocado al azar unidades independientes de pensamiento, por
ejemplo, salmos en el Libro de los Salmos, la mayoría de los proverbios en el Libro de Proverbios, y muchas
leyes en las secciones legales de Éxodo y Deuteronomio, este principio es menos importante. Pero es muy
importante como principio para leer la mayor parte de las Escrituras, y especialmente para argumentos

26
El estudio de las Sagradas Escrituras
estrechamente entrelazados como es el caso de Romanos o en libros de símbolos interdependientes como es
el caso de Daniel y Apocalipsis.

Este principio*x tiene serias implicaciones para nuestro estudio bíblico. En vez de leer versículos en la Biblia
desde primera instancia con una concordancia o con las referencias en cadena de nuestra Biblia, necesitamos
aprender a leer libros completos de la Biblia. Preferiblemente deberíamos leer los más cortos como el de
Marcos dentro de un mismo contexto; por lo menos deberíamos enfocarnos en un libro en particular por un
período de tiempo determinado. No es útil ir simplemente saltando de libro en libro sin regresar a un libro en
particular.
————

*x principio: Cada libro (graphë, escrito) constituye por sí mismo una unidad lingüística que posee un
significado propio (Una unidad de pensamiento) así como una estructura específica.
————

Descontextualización.
Deberíamos ser muy cuidadosos en lo que decimos que enseña la Biblia. Cuando decimos: “La Biblia dice tal
cosa”, es como si estuviéramos diciendo: “Esto es lo que dice el Señor”. En los días de Jeremías algunos
falsos profetas decían que hablaban de parte de Dios, pero en realidad hablaban a partir de su propia
imaginación (Jeremías 23:16) y se robaban entre ellos sus mensajes (Jeremías 23:30), en vez de escuchar la
voz de Dios (Jeremías 23:22). Dios en Su inmensa soberanía puede hablar a las personas por medio de la
Escritura fuera de contexto si lo quisiera, así como también puede hablar por medio de un ave, un poema o un
asno; si Dios es todopoderoso (Apocalipsis 1:8), puede hablar de la manera que a Él le plazca. Pero no
acostumbramos acudir a los asnos para que nos enseñen la verdad, y el hecho de que Él le hable a una
persona por medio de un versículo fuera de contexto, eso no determina que ese sea siempre su significado
para todo el mundo. El significado universal del texto es el significado al cual todos los lectores tienen
acceso, es decir, lo que significa en su contexto. Es por ello que debemos hacer todo lo mejor que podamos
para entenderla, predicarla y enseñarla de la forma en que Dios nos la dio, en contexto.

Algunos dicen que en el Nuevo Testamento los apóstoles tomaron pasajes de las Escrituras fuera de su
contexto, lo cual nos autoriza a hacer lo mismo. Algunos críticos judíos no creyentes usan el mismo
argumento para decir que los que escribieron el Nuevo Testamento no se encontraban realmente inspirados
por el Espíritu Santo. Podríamos responder que no importa cuán guiados nos encontremos por el Espíritu, no
nos encontramos escribiendo Escrituras. Pero la realidad es que las alegaciones acerca de que los escritores
del Nuevo Testamento tomaron el Antiguo Testamento fuera de su contexto, en su mayoría están
sobrevaloradas. Los ejemplos que los críticos dan caen usualmente en una de tres categorías, de las cuales
ninguna nos autoriza a descubrir el significado de un texto ignorando su contexto.

1) En primer lugar, al responder a los oponentes que usaban documentos originales, los escritores bíblicos a
veces respondían en consecuencia (“respondiendo al necio conforme a su necedad”, tal como dice
Proverbios).

2) En segundo lugar, y más comúnmente, ellos simplemente sacaban analogías del Antiguo Testamento para
ilustrar principios hallados en dichos textos o en las vidas que presentaban.

3) En tercer lugar, y quizás la más repetida, los textos que pensamos que están fuera de contexto reflejan
nuestra incapacidad de reconocer la manera compleja en la que el escritor ha usado el contexto.

Algunos eruditos no cristianos han acusado a Mateo de citar Oseas 11:1 (“de Egipto llamé a mi hijo”) fuera de
su contexto, y a veces lo presentan como uno de los casos más notables en los que los escritores del Nuevo
Testamento malinterpretaron el contexto. Ellos hablan de esta manera porque Oseas está refiriéndose a Dios
liberando a Israel de Egipto, mientras que Mateo aplica el texto a Jesús. Pero Mateo conoce muy bien el
versículo: en vez de depender de la traducción de Oseas en griego común, él hace su propia y aún más
correcta traducción a partir del hebreo. Si leemos el contexto de Mateo, vemos que este no es el único lugar
en donde compara a Jesús con Israel: así como Israel fue probado por cuarenta años en el desierto, Jesús fue
probado por cuarenta días (Mateo 4:1-2). Mateo también conoce el contexto de Oseas: así como una vez Dios

27
El estudio de las Sagradas Escrituras
llamó a Israel desde Egipto (Oseas 11:1), Él traerá un nuevo éxodo y una nueva salvación para Su pueblo
(Oseas 11:10-11). Jesús es el precursor, el pionero, de esta nueva era de salvación para Su pueblo.

En el mismo contexto, Mateo aplica Jeremías 31:15 (donde Raquel llora por el exilio de Israel) para la matanza
de infantes en Belén (Mateo 2:17-18), cerca de la cual Raquel fue enterrada (Gen 35:19). Pero Mateo conoce el
contexto de Jeremías: después de anunciar la tragedia de Israel, Dios promete restauración (Jeremías 31: 16-
17) y un nuevo pacto (Jeremías 31:31-34). Mateo compara esta tragedia ocurrida en la niñez de Jesús con una
en la historia de Israel, porque él espera que sus primeros lectores con cierto conocimiento bíblico
reconozcan que tal tragedia formaba el preludio de la salvación mesiánica. Mateo también conoce muy bien el
contexto de Isaías 7:14, el cual cita en Mateo 1:23 (vea su debate en el capítulo 2 a continuación); el contexto
permanece fresco en la mente de Mateo cuando cita Isaías 9: 1-2 en Mateo 4:15-16. Mateo no está ignorando el
contexto: él está comparando el ministerio de Jesús con la historia de Israel y las promesas que esos mismos
contextos evocan. ¡Él leyó el contexto mejor que lo hicieron sus críticos!

A veces, la mala interpretación marca una diferencia de vida o de muerte. Lo que enseñamos puede traer
consecuencias de vida o de muerte en las vidas de las personas. Si lo que enseñamos es lo que realmente
dice la Biblia, la responsabilidad cae sobre la Biblia y el Dios que la dio, pero si lo que enseñamos es nuestra
interpretación errada de la Palabra de Dios, tenemos que llevar nuestra responsabilidad ante Dios.

La comprensión del contexto comienza con cuatro principios.

* El sentido literal (lo que dice),

* El marco histórico (eventos de la historia para quién está dirigido y cómo fue comprendido en ese tiempo),

* La gramática (la palabra o frase inmediata dentro de la cual se encuentra una palabra o frase) y,

* La síntesis (la comparación con otras partes de la Escritura).

El contexto es crucial para la exégesis bíblica. Después de considerar la naturaleza literal, histórica,
gramatical y la síntesis de un pasaje, debemos enfocar nuestra atención en la estructura del libro, luego en el
capítulo, y después, en el párrafo. Todo esto está comprendido en el “contexto”. Tomar frases y versículos
fuera de contexto casi siempre lleva a malos entendidos.

Por ejemplo, analicemos la frase “Dios es amor” (1 Juan 4:7-16).

(*) Sentido literal: ¿Dios ama todo y a todos todo el tiempo, con un tipo de amor emocional y romántico?

(*) Marco histórico (Es crucial): Juan se estaba dirigiendo a los creyentes de la iglesia del primer siglo y los
instruía no en el amor de Dios en sí (un concepto), sino sobre cómo distinguir a los verdaderos creyentes de
los falsos maestros.

(*) Estructura gramatical: La palabra “amor” se refiere en este contexto al amor ágape, la esencia del cual es
sacrificarse por el bienestar de otro, y no un sentimiento romántico y sentimental. El verdadero amor – aquel
que se sacrifica por el bienestar de otros – es el sello del verdadero creyente (verso 7). Aquellos que no son
capaces de amar no pertenecen a Dios (verso 8). Dios nos amó antes que nosotros a Él (versos 9,10), y es por
lo que debemos amarnos unos a los otros y así demostrar que somos suyos (versos 11,12).

(*) La síntesis: Considerando la frase “Dios es amor” en el contexto total de la Escritura evitará que lleguemos
a la popular conclusión de que Dios es solamente amor, o que Su amor es más grande que todos Sus demás
atributos. Por otros pasajes sabemos que Dios no solamente ama, sino que también es justo, “aunque de
ningún modo tendrá por inocente al culpable” (Números 14:18), y es fuego consumidor “Porque Jehová tu
Dios es fuego consumidor, Dios celoso.” (Deuteronomio 4:24; Hebreos 12:29).

Es importante estudiar los pasajes e historias bíblicas dentro de su contexto. Una frase (texto) adquiere su
significado completo y verdadero según el contexto en el que se encuentre y fuera de él puede, en muchas

28
El estudio de las Sagradas Escrituras
ocasiones, ser interpretada de forma incorrecta o contraria a lo que realmente quiere decir.
Ignorar este principio lleva a toda clase de error y malas interpretaciones.

Principios para la interpretación de un libro completo.


1) Leerlo completo de una vez; al principio no debemos enfocarnos tanto en detalles difíciles que nos impidan
ver un cuadro más amplio de lo que el libro nos está tratando de decir.

2) Debemos buscar los temas que permanecen a lo largo de cualquier libro en particular.

3) Debemos seguir la corriente del argumento en cualquier libro de la Biblia en donde eso sea relevante.

4) En ocasiones resulta útil trazar varios temas cuando éstos ocurren en un libro, tomando notas de ellos o
haciendo un bosquejo de la fluidez del argumento.

29