Está en la página 1de 20

INTERPONEN RECURSO DE QUEJA POR APELACION DENEGADA.

EXCELENTISIMA CAMARA:

LUIS EDUARDO RUSSO y PABLO ALBERTO

BERDASCO, en nuestro carácter de Presidente y Secretario Interinos del CLUB

FERRO CARRIL OESTE, con el patrocinio letrado del Doctor EDUARDO

GABRIEL SREIDER, inscripto al Tº 22 Fº 654 del Colegio Público de Abogados

de la Capital Federal, constituyendo domicilio procesal en HUMAHUACA 3951,

PISO 4º, DPTO. "A", ZONA 175, en los autos caratulados "CLUB FERRO

CARRIL OESTE ASOCIACION CIVIL S/ QUIEBRA (INCIDENTE DE

CONTINUACION DE TRAMITES PROCESALES) (EXPEDIENTE Nº


052401)", a V.S. se presentan y dicen:

I.
PERSONERIA:

Que en los autos caratulados "CLUB FERRO

CARRIL OESTE s. QUIEBRA (EXPEDIENTE Nº 49.430/02)", en trámite por

ante esta Sala "D" de la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo

Comercial, se encuentran plena y debidamente acreditadas nuestras respectivas

condiciones de Presidente y Secretario de la citada asociación civil y

expresamente admitida nuestra participación procesal en los términos de los

arts. 7º de la ley nº 25.284, 5º, 7º y 15 inciso k) del decreto reglamentario nº


852/2007 y 110 y concordantes de la ley concursal subsidiariamente aplicable.
II.

OBJETO:

En el carácter invocado y de conformidad con lo

autorizado por los arts. 8º y 26º de la ley nº 25.284, 198 del Código Procesal Civil

y Comercial de la Nación y 278, 285 y concordantes de la ley nº 24.522, venimos

en tiempo y forma a interponer recurso de hecho, contra la manifiestamente

arbitraria resolución obrante a fs. 3934 de los autos caratulados "CLUB FERRO

CARRIL OESTE ASOCIACION CIVIL S/ QUIEBRA (INCIDENTE DE

CONTINUACION DE TRAMITES PROCESALES) (EXPEDIENTE Nº


052401)", datada el 16 de julio de 2008, que denegó el recurso de apelación

subsidiariamente interpuesto por nuestra parte a fs. 3931-3933.

En tal sentido, peticionamos se haga lugar al

presente y se admita la apelación oportunamente deducida.

III.
ANTECEDENTES:

1º)
El 14 de diciembre de 2007 solicitamos ante el

Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 22, Secretaría Nº 43,

se convoque a audiencia al prestigioso doctrinario en Derecho Deportivo Dr.

Ricardo Frega Navía, con domicilio en Carlos Pellegrini 1079, Piso 10º, Oficina
"B", teléfonos 43280093 y 1531473793, a fin de evaluar la posibilidad de su

contratación.
2º)
Luego de celebrada la misma y de las reiteradas

presentaciones consecuentes efectuadas por dicho profesional, el 21 de abril de 2008

requerimos se resuelva con carácter urgente respecto de dichas peticiones y

prestamos nuestra expresa conformidad con su contratación como asesor externo.

3º)

Ignorando manifiestamente toda la sustanciación

anterior de la cuestión, el 1º de julio de 2008 el Juzgado Nacional de Primera

Instancia Nº 18, Secretaría Nº 36, decidió la contratación a los mismos fines de los

Dres. Gabriel Losano y Andrea Ruth Galeano, reconociéndoles a los mismos, por

dicha labor profesional, el 15% de honorarios -en forma conjunta- respecto de

aquellas sumas que el Club Atlético Ferro Carril Oeste Asociación Civil perciba
como consecuencia del reclamo realizado.

4º)

Contra dicha decisión, nuestra parte interpuso el 7

de julio de este año formal reposición y apelación en subsidio, que fue agregada a
fs. 3931-3933.

5º)

El 16 de julio de 2008 el a quo denegó a fs. 3934 el

recurso indicado en el párrafo anterior.

6º)
Por ello, nos vemos obligados a deducir esta queja,
a fin que se admita la apelación oportunamente deducida.

IV.

FUNDAMENTOS DE ESTE RECURSO DE

HECHO:

Fundamos el presente en las siguientes

circunstancias:

1º)
La resolución denegatoria expresa textualmente:

"En primer término, cuadra destacar que la ley

25.284 no otorga legitimación a los órganos institucionales y estatutarios, en

tanto el art. 7 de dicha normativa establece expresamente que la designación del

órgano fiduciario desplaza a todos los funcionarios mencionados en el Título IV,


Capítulo II, Sección I de la ley 24.522."

"Una adecuada interpretación de lo dispuesto por


el art. 7 del decreto 852/2007 permite concluir que la intervención de la fallida

se limita a los conservatorios de su derecho de defensa a efectos de procurar la


conclusión de la quiebra y realizar las denuncias previstas por el art. 252 "in

fine" de la ley 24.522, situación que no se configura en la especie."


"En orden a ello y en tanto el objeto de la

presentación resulta ajeno al marco de legitimación otorgado por la ley,


recházase "in limine" la reposición y apelación en subsidio concretadas en la

presentación que antecede, por cuanto han sido deducidas por quienes no
revisten el carácter de parte de acuerdo a lo establecido por la normativa

citada."
2º)
Los argumentos en que se pretende fundar la

denegatoria carecen de todo sustento fáctico y jurídico.

3º)
Asimismo, resultan manifiesta y abiertamente

contrarios nada más y nada menos que a la ley vigente.

4º)
Por ello, devienen también violatorios de los

esenciales y fundamentales principios constitucionales de división de poderes y


de debido proceso.

5º)
El decisorio atacado pretende arrasar con los

principios procesales de preclusión y de cosa juzgada, dado que nuestra

condición de "parte" ya ha sido plena y anteriormente decidida y admitida en

estas actuaciones.

6º)
La Ley de Entidades Deportivas fue reglamentada

por el decreto nº 852/2007, publicado el 6 de julio de 2007 en el Boletín Oficial.

7º)
Dice su artículo 5º:

"Se considera parte legitimada y directamente


interesada para solicitar la conclusión de la quiebra y, en su consecuencia, la

extinción del fideicomiso de administración con control judicial a la asociación o

entidad civil deudora..."

8º)

Los jueces están obligados a aplicar las leyes y sus


decretos reglamentarios, salvo declaración de inconstitucionalidad que en el caso ni

siquiera se ha insinuado.

9º)
Por lo tanto, si el artículo 5º del decreto nº

852/2007 ha "ordenado" sencillamente que se nos considere "parte legitimada",

sólo cabe interpretar que somos "parte legitimada".

10º)
Deviene ilustrativo aclarar aquí que la

manifiestamente absurda e inexplicable decisión que motiva esta queja resulta

manifiestamente contraria a los más elementales principios de la lógica, en cuanto

inicialmente se advierta que su firmante ha sido designado como Juez de esta

causa, sólo y exclusivamente... porque esta Comisión Directiva tiene plena

legitimación procesal !!!.

11º)
El "desplazamiento" invocado en el primer
párrafo de fs. 3934, resulta manifiestamente ajeno a la cuestión que nos ocupa,

vinculada con la equívoca designación de un integrante del Organo Fiduciario.


12º)
En este sentido, el artículo 27 de la ley nº 25.284

establece que se trata de una norma de orden público.

13º)
Consecuentemente, sus disposiciones resultan

inevitablemente obligatorias para el magistrado, de oficio y con total y absoluta

independencia de lo que en definitiva se resuelva respecto de nuestra


participación procesal.

14º)
Asimismo, el artículo 110 de la ley concursal,

supletoriamente aplicable al sublite autoriza plenamente al fallido a "hacer

presentaciones relativas a la actuación de los órganos del concurso".

15º)
Y por elemental entendimiento de dicha norma,

deviene más que obvio que la ajurídica designación cuestionada, se encuentra

directamente vinculada con la "actuación de los órganos del concurso".

16º)
Debemos necesariamente recordar también que

nuestra expresa legitimación fue plenamente decidida por el Superior, conforme

decisorio firme y pasado en autoridad de cosa juzgada en los autos "CLUB

FERRO CARRIL OESTE S/ QUIEBRA (INCIDENTE DE NULIDAD


CONTRATO DE GERENCIAMIENTO) (EXPEDIENTE Nº 048980)",
actualmente radicado por por ante la Sala D de la Cámara Nacional de
Apelaciones en lo Comercial, bajo el nº de expediente 41.369/03.

17º)
En el mismo sentido, existe inequívoca cosa

juzgada, tanto en las presentes, como en los autos principales, como en una

importante cantidad de incidentes, en las que se ha conferido a nuestra "parte"

permanente y continuo traslado de innumerables y variadas cuestiones.

18º)
Dicha participación procesal y dichos traslados se

fundan en elementales cuestiones de debido proceso, defensa en juicio y

transparencia, que en el sublite deben ser necesariamente maximizadas, luego de

las públicas, notorias y escandalosas circunstancias vividas durante su

radicación ante el primer juzgado interviniente.

19º)
El Club se encuentra conforme las previsiones de la

Ley Nº 25.284 sujeto a un “Fideicomiso de Administración con Control

Judicial”.

20º)
Este particular y novedoso sistema no importa

disolución societaria alguna.

21º)
"Quiebra" y "fideicomiso de administración con
control judicial", son conceptos total y absolutamente antagónicos.
22º)
Así, mientras el objeto principal de la quiebra es la

liquidación de los bienes, el del fideicomiso de entidades deportivos es

precisamente el contrario, es decir la evitación de dicha liquidación.

23º)
En el mismo sentido diametralmente opuesto,

mientras la quiebra implica la "desaparición" de la personalidad jurídica, el

fideicomiso que nos ocupa pretende la definitiva "supervivencia" de las entidades

en crisis.

24º)
Igualmente, cuando la quiebra obliga al

"desapoderamiento", el fideicomiso "mantiene dentro de si mismo la totalidad

de los bienes sin limitación alguna".

25º)
Y la más importante de las distinciones consiste en

que mientras en la quiebra el pasivo supera prima facie al activo, en el

fideicomiso el activo resulta enormemente superior al pasivo.

26º)
Por ello, la expectativa al remanente, que en la
quiebra es virtualmente mínima, en el fideicomiso es real, existente, concreta y de

gigantesco valor económico.


27º)
Es decir, se trata de institutos con fines y objetivos

absolutamente contrarias, que por ello obligan a adoptar soluciones procesales

diametralmente opuestas.

28º)
Asimismo, el "desplazamiento" previsto por el

desafortunado texto del art. 7º de la ley nº 25.284, sólo podía imaginarse como

referido al patrimonio social, pero, en modo alguno, a la extinción de los esenciales

derechos residuales del ente, entre los que se destacan la atención de las cuestiones

extrapatrimoniales y las expresamente autorizadas por el artículo 110 de la ley

concursal, consistentes en solicitar medidas conservatorias judiciales hasta tanto los

funcionarios designados se apersonen, realizar las extrajudiciales en omisión de

éstos, hacerse parte en los incidentes de revisión y verificación tardía y hacer

presentaciones relativas a la actuación de los órganos del concurso.

29º)
Según el "Gran Diccionario de Sinónimos y

Antónimos", dirigido por la Profesora Laura Castro de Amato, Editorial Ruiz

Diaz S.A., Octava Edición, Año 1993, "desplazar" significa "mover", "correr",

"desemplazar" y "trasladar".

30º)
Es entonces más que evidente que la ley nº 25.284

carece de toda intención de "remover" o de "dar por finalizados" los mandatos de

las autoridades democráticamente electas.


31º)
Indudablemente, el "desplazamiento" propuesto sólo

puede entenderse como la voluntad del legislador de "mover", "correr",

"desemplazar" y "trasladar" a "los organos institucionales y estatutarios que

estuvieren actuando", hacia todas y cada una de las funciones ajenas a la

administración del patrimonio fideicomitido.

32º)
Consecuentemente, no puede siquiera controvertirse

la vigencia del mandato de las autoridades electas por los asociados de la fallida, con

la natural exclusión de todo lo que se vincule con la "administración".

33º)
Por ello, nuestra primera y esencial misión consiste

indudablemente en "representar" procesalmente a la fideicomitida, para cuya


protección el legislador ha dictado una norma de orden público.

34º)
El espíritu de la Ley de Entidades Deportivas

tiende esencialmente a lograr la subsistencia de las asociaciones civiles alcanzadas

por su normativa.

35º)
Conforme su art. 2º, sus objetivos son proteger al
deporte como derecho social, continuar las actividades, sanear el pasivo, superar el

estado de insolvencia y "recobrar el normal funcionamiento de la entidad".


36º)
Dicha indiscutible subsistencia de la personalidad

jurídica, durante todo el plazo de vigencia del fideicomiso de administración, torna

ineludible la irrestricta aplicación al caso de lo dispuesto por el art. 110 de la ley

concursal, cuya aplicación supletoria se encuentra absolutamente prevista por el

propio art. 26 de la ley nº 25.284.

37º)
Caso contrario, resultarían flagrantemente

conculcados tanto el esencial derecho de defensa, como la garantía de debido

proceso, magnamente protegidas por el artículo 18 de la Constitución Nacional.

38º)
Por ello, no resiste el tamiz constitucional la

pretensión de negar tal legitimación "residual".

39º)
Semejante "interpretación" arrasaría con el
derecho de defensa en juicio de la institución, algo así como expropiar su derecho

a la defensa "inviolable" de sus derechos estatuída por el artículo 18 de la Carta

Magna, lo que no sería tolerable a la luz de las claras disposiciones de la Ley

Suprema.

40º)
Concordantemente, expresan Luis María Games y

Gustavo Américo Esparza, en "Fideicomiso "A Palos"", Ediciones Gowa, Bs. As.,
2001, págs. 42-43:
"Con este desplazamiento, no estando prevista la

legitimación, aún residual, como en el caso de los fallidos, consideramos que

aparentemente se viola el derecho constitucional de defensa en juicio (artículo 18

C.N.). No podrían, tanto el órgano de la entidad como sus administradores

individualmente, cuestionar o solicitar medidas (incluídas las conservatorias,

precautorias o cautelares), ni formular observaciones a los créditos que pretenden

verificarse, ni hacerse parte en incidentes de revisión o de verificación tardía, ni

impugnar la actuación del órgano fiduciario o pedir su remoción. La situación

pasaría a ser entonces más grave que en el proceso de quiebra. Aparece así una

contradicción, pues si la personería jurídica no se pierde, ni se disuelve la

asociación, no advertimos que deban cesar totalmente sus órganos o sus

administradores. Entendemos con eso que solamente son "desplazados" de la

administración y disposición del patrimonio, que pasa a ser administrado por el

órgano fiduciario, y dispuesto por éste con autorización del Juez, pero que ello no

importa mengua alguna a otros derechos de esos órganos institucionales..."

41º)
En idéntico sentido, Francisco Junyent Bas y Carlos

A. Molina Sandoval, en "Salvataje de Entidades Deportivas", Rubinzal-Culzoni

Editores, Bs. As., 2000, coinciden en la "necesidad de respetar el derecho de

defensa y el debido proceso legal que fundamenta, en la quiebra, la legitimación


acordada en el artículo 110, segundo párrafo."

42º)
Concordantemente, se lee en el artículo 7º del

decreto reglamentario nº 852/2007:


"...la deudora concursada o fallida, conserva su
derecho de defensa a través de sus órganos institucionales y estatutarios, en

especial para lograr la conclusión de la quiebra y para realizar las denuncias

previstas en el artículo 252, in fine, de la Ley Nº 24.522 y sus modificatorias, contra

los funcionarios allí referidos y el o los miembros del órgano fiduciario."

43º)
En el mismo orden de ideas, expresa el artículo 12º

de la norma indicada en el párrafo anterior:

"En la determinación de la responsabilidad de los

miembros del órgano fiduciario y del monto de la reparación de los daños y

perjuicios que pudieran corresponder, queda legitimada para actuar como parte

la asociación o entidad civil deudora."

44º)
También dice su artículo 15º, inciso k):

"Los socios realizarán sus requerimientos a través

de los procedimientos estatutarios y serán sus órganos naturales los que puedan

peticionar judicialmente."

45º)
Consecuentemente, nuestra actuación como

representantes democráticamente electos y necesarios de la fideicomitida, debe

ser debidamente interpretada, sin perder jamás de vista la intención protectoria

del legislador y su manifiesta voluntad de "superar el estado de insolvencia" y

"recobrar el normal desempeño institucional de la entidad" (art. 2º incisos e) y


f) de la ley nº 25.284).
46º)
Ninguna duda puede existir, en el sentido que las

cuestiones que motivan esta presentación, se encuentran total e inequívocamente

vinculadas con "la conclusión de la quiebra y, en su consecuencia, la extinción

del fideicomiso de administración con control judicial", en los términos del

transcripto artículo 5º del decreto nº 852/2007.

47º)
Y mal puede "concluirse la quiebra" y

"extinguirse el fideicomiso de administración", si se facilita alegre e

irresponsablemente la generación de nuevos pasivos, si se crean absurdamente

nuevos litigios de inevitable resultado negativo para nuestra institución, si se

realizan actos de disposición omitiendo la realización del obligatorio


procedimiento licitatorio y si no se evalúan debidamente los antecedentes de los

profesionales oferentes de sus servicios antes de proceder a su contratación


directa.

48º)
Por todo lo expuesto, deviene más que obvia la

importancia de nuestra participación procesal, en todo lo que se vincule con la

"protección" del patrimonio fideicomitido y con el "control judicial" ordenado por

la ley nº 25.284 en el marco del "debido proceso", garantizado por el artículo 18

de la Constitución Nacional y que no corresponde sólo y exclusivamente al

magistrado, sino también a la propia entidad deportiva, protagonista exclusiva y


excluyente de este procedimiento especial, estatuído pura y excepcionalmente a

los efectos de lograr su valiosa supervivencia institucional.


49º)
Probado está en autos que las constantes

intervenciones de esta Honorable Comisión Directiva han estado orientadas y lo

seguirán estando, a resguardar el interés y el patrimonio histórico, deportivo y

cultural del club, de sus asociados, de sus trabajadores y de la masa de


acreedores.

50º)
Las gravísimas irregularidades en las que incurriera

el primer magistrado interviniente, fueron denunciadas por nuestra parte desde

un primer momento.

51º)
En sede criminal, dichas objeciones vienen cobrando

forma en la causa nº 74.845/2003, en trámite por ante el Juzgado Nacional de


Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción Nº 10, Secretaría Nº 130,

caratulada “Herrera Rodolfo s/ Cohecho, Abuso de Autoridad y Violación de los

Deberes de Funcionario Público”.

52º)
Tristes serían los resultados imaginables, de no

haber existido esta representación procesal necesaria del club y de haberse

admitido las pretensiones de "desplazamiento" e "impunidad" del juez removido.

53º)
Los gravísimos hechos descriptos, no deberían pasar
desapercibidos a la hora de resolver cualquier cuestión vinculada con el normal
funcionamiento de la más esencial que nunca representación societaria, que

constituye la mejor garantía de supervivencia institucional, en el marco propuesto

por la protectoria ley nº 25.284.

54º)
Por ello, resulta imprescindible el permanente

"contralor" que realicen los propios "socios", quienes constituyen los únicos

"dueños" de las instituciones deportivas "protegidas" por el legislador.

55º)
Caso contrario, resultarían flagrantemente

conculcados tanto el esencial derecho de defensa, como la garantía de debido

proceso, magnamente protegidas por el artículo 18 de la Constitución Nacional.

V.
COPIAS ACOMPAÑADAS:

Atento lo requerido por el art. 283 del C.P.C.C.,

acompañamos las siguientes copias:

1º)
Del escrito presentado el 14 de diciembre de 2007,

titulado "Hacen Saber - Solicitan Se Designe Audiencia.".

2º)
Del escrito presentado el 21 de abril de 2008,
titulado "Se Resuelva".
3º)
Del decisorio fechado el 1º de julio de 2008.

4º)
Del escrito interpuesto a fs. 3931-3933, titulado

"Interponen Recurso de Reposición y Apelación en Subsidio".

5º)
Del decisorio de fs. 3934.

VI.

INDICACIONES:

Asimismo, a los fines del art. 283 del Código

Procesal Civil y Comercial, señalamos:

1º)
La resolución recurrida tomó nota el viernes 4 de

julio de 2008.

2º)
La revocatoria con apelación subsidiaria fue

interpuesta el 7 del mismo mes.

3º)
La denegatoria del recurso data del miércoles 16 de
julio de este año, por lo que debe considerarse notificada ministerio legis el

viernes 18 de dicho mes.

VII.

RADICACION ANTERIOR:

Destacamos que las actuaciones principales,

caratuladas "CLUB FERRO CARRIL OESTE s. QUIEBRA (EXPEDIENTE Nº

49.430/02)", se encuentran radicadas por ante la Sala "D" de la Excelentísima

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial.

VIII.

DEDUCEN RESERVA FEDERAL:

Atento la notable trascendencia de las cuestiones

aquí planteadas, formulamos reserva de la Cuestión Federal, en virtud de las

previsiones del art. 14 de la ley 48, por cuanto se encuentran afectados en la especie

los derechos y las garantías resguardados por los arts. 17, 18, 75 y concordantes de la

Constitución Nacional y por el derecho supranacional de asociación.

IX.
PETITORIO:

Por todo lo expuesto, de V.E. solicitamos:

1.

Nos tenga por presentados, por parte y por


constituído el domicilio legal indicado.

2.

Haga lugar al presente y ordene la sustanciación de la

apelación oportunamente deducida.

3.

Oportunamente, haga lugar a la misma y revoque el

decisorio apelado.

Proveer de conformidad,

SERA JUSTICIA.