Está en la página 1de 4

LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA

"El agua es el más extraordinario de todos os compuestos conocidos por la ciencia, y son
precisamente sus cambios que la capacitan eminentemente para el papel dominante que
juega en la naturaleza al cual debemos nuestra existencia." P.H.Kuenen (en Herrera 1998).

El agua constituye el 70% de nuestro planeta y se encuentra dispersa en los océanos, ríos,
lagos, etc. y en forma sólida, en los casquetes polares. Del total de agua en el mundo, sólo
podemos utilizar 0.35% para uso humano. Las principales fuentes de agua utilizable se
localizan en los ríos y lagunas, así como en el subsuelo.

Se considera a la contaminación del agua como la incorporación al agua de materias extrañas,


como microorganismos, productos químicos, residuos industriales y de otros tipos, o aguas
residuales. Estas materias deterioran la calidad del agua y la hacen inútil para los usos
pretendidos. El agua corriente contiene partículas disueltas pero los elementos contaminantes
no deberían encontrarse en ella o al menos no ser abundantes ya que son perjudiciales. La
contaminación del agua es algo común en todo el planeta y solo se diferencia por la naturaleza
de los contaminantes.

CAUSAS DE LA CONTAMINACION DEL AGUA

CONTAMINANTES DEL AGUA

Los principales contaminantes del agua son los siguientes:

Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor parte materia
orgánica, cuya descomposición produce la desoxigenación del agua). Agentes
infecciosos.
Nutrientes vegetales que pueden estimular el crecimiento de las plantas acuáticas.
Éstas, a su vez, interfieren con los usos a los que se destina el agua y, al
descomponerse, agotan el oxígeno disuelto y producen olores desagradables.
Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos industriales, las
sustancias tensioactivas contenidas en los detergentes, y los productos de la
descomposición de otros compuestos orgánicos.
Petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales.
Minerales inorgánicos y compuestos químicos.
Sedimentos formados por partículas del suelo y minerales arrastrados por las
tormentas y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección, las
explotaciones mineras, las carreteras y los derribos urbanos.
Sustancias radiactivas procedentes de los residuos producidos por la minería y el
refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y
científico de materiales radiactivos.

Contaminación física: cuando hablamos de contaminación física estamos haciendo referencia


principalmente a la basura que se puede ver a simple vista, como por ejemplo los plásticos que
se consumen habitualmente.

Contaminación química: por otro lado, cuando se habla de contaminación química, estamos
haciendo referencia a aquellos contaminantes que, estando presentes en el agua, no se
pueden ver a simple vista, pero que conllevan que esa agua no pueda ser potable. En este
sentido, estamos hablando por ejemplo de pesticidas químicos, o bacterias fecales,
subproductos de la industria o, incluso, el plástico en su tamaño más pequeño, los
denominados nano plásticos.

 AGUAS CONTAMINADAS

En muchos casos, en las zonas altamente industrializadas el agua pura que procede de la lluvia
recibe, antes de llegar al suelo, su primera carga contaminante que la convierte en lluvia ácida.
Es el agua de escorrentía, que en los campos y en las granjas se carga de pesticidas y del
exceso de fertilizantes y en las ciudades arrastra productos como aceites de auto, metales
pesados, nafta y detergentes.

 CONTAMINACIÓN DE AGUAS CONTINENTALES

En los países industrializados el líquido elemento contiene alarmantes proporciones de


residuos urbanos (basura, polvos, residuos organismos) agrícolas (fertilizantes y pesticidas) e
industriales (metales pesados, hidrocarburos, aceites, productos químicos) pese a que las
aguas están tratadas y sometidas a distintas normas legislativas. Pero el problema es mayor en
los países en vías de desarrollo, donde las aguas además de transportar elementos
agroquímicos e industriales contienen los derivados de las aguas residuales sin tratar factores
añadidos que comportan varios problemas higiénicos y sanitarios. Otro aspecto importante es
el incremento de las aguas de los detergentes, que, al contener fosfatos, eutrofizar los ríos, es
decir, incrementan la proporción de nutrientes, lo cual comporta un crecimiento desmesurado
de las algas del fitoplancton.

 LA CONTAMINACIÓN DE LOS RÍOS

La contaminación de ríos y arroyos se ha convertido en uno de los problemas ambientales más


graves del mundo. Unas veces se produce por la actividad de las fábricas, refinerías o
simplemente por los desagües. Otras veces, porque llegan a los ríos las aguas usadas en la
agricultura (que tienen pesticidas, por ejemplo) o la minería. Cada año mueren unos 10
millones de personas en el mundo por beber agua El calor también puede ser considerado un
contaminante cuando el vertido del agua empleada para la refrigeración de las fábricas y las
centrales energéticas hace subir la temperatura del agua de la que se abastecen.

CONSECUENCIAS DE LA CONTAMINACION DEL AGUA

EFERMEDADES

Los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan a la salud humana. La
presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable puede producir una
enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El cadmio presente en el agua y procedente
de los vertidos industriales, de tuberías galvanizadas deterioradas, o de los fertilizantes
derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por las cosechas; de ser ingerido en cantidad
suficiente, el metal puede producir un trastorno diarreico agudo, así como lesiones en el
hígado y los riñones. Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias
inorgánicas, como el mercurio, el arsénico y el plomo.

PROBLEMA DE LA EUTROFIZACIÓN

Los lagos, charcas, lagunas y embalses son especialmente vulnerables a la contaminación. En


este caso, el problema es la eutrofización, que se produce cuando el agua se enriquece de
modo artificial con nutrientes, lo que produce un crecimiento anormal de las plantas. Los
fertilizantes químicos arrastrados por el agua desde los campos de cultivo contribuyen en gran
medida a este proceso.

SOLUCIONES A LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA

Como es evidente, la única forma de solucionar el problema de la contaminación del agua


viene de dos lados: no contaminarla y limpiar la que ya está contaminada. De este modo, se
puede evitar y minimizar la contaminación que termina destruyendo tanto acuíferos como
reservas hídricas de otro tipo, por lo que se trata de una batalla que debe librarse al mismo
tiempo en todos los frentes. Algunas de las acciones más importantes que se pueden llevar a
cabo al respecto son las siguientes:

Reducción de nutrientes y plaguicidas químicos: Estos productos químicos terminan


en la tierra y pasan a los acuíferos, lo que conlleva la contaminación de una de las
fuentes de agua más importantes de las que disponemos. En su lugar, basta con hacer
uso de nutrientes y plaguicidas naturales, lo que permite el desarrollo de una
agricultura ecológica y sostenible.
Reducción y tratamiento de las aguas residuales: La mejor forma de reducir estas
aguas residuales es hacer un uso eficiente del agua, reducir lo más posible el uso de
productos químicos que puedan contaminarla y, lo más importante de todo, que las
Administraciones públicas implementen las infraestructuras necesarias.
Reducir la deforestación: Esto se debe a que los bosques son uno de los principales
almacenes de agua, tanto a nivel de atmósfera como de subsuelo. Al aumentar las
masas forestales se consigue mayor presencia de agua dulce en estos entornos, lo que
aumentan las reservas de agua de los acuíferos.
Reducción del consumo de agua en agricultura e industria: agricultura y la industria
son dos de las actividades humanas que más agua consumen en su desarrollo. Ambos
sectores son fundamentales para la vida humana. De este modo, como no se puede
prescindir de ellos, lo que hace falta es implementar acciones que aumenten la
eficiencia del uso de sus recursos, incluida el agua. En este sentido, una buena opción
es el uso de aguas grises depuradas para la agricultura.
Implementación de transporte sostenible: Otro de los sectores que más contamina el
agua es el transporte. Un buen ejemplo de este problema lo tenemos en la lluvia ácida
presente en la mayoría de las ciudades, cuya contaminación procede en su mayoría de
la quema de combustibles fósiles. En este sentido, la mejor opción disponible es el
transporte público, ya que minimiza la contaminación al ser un transporte que da
respuesta a muchas personas al mismo tiempo.
Reducción de las basuras: Por otro lado, no debemos olvidarnos de las basuras que se
producen diariamente tanto en los trabajos como en los hogares.
Reducción de agentes especialmente peligrosos: aceites y baterías Lo correcto para
evitarlo será ir almacenando el aceite usado y llevarlo a un punto limpio cuando el
recipiente esté lleno. Así mismo, las baterías y las pilas están fabricadas con muchos
minerales pesados que son especialmente contaminantes del agua.
Reducir el uso de plásticos: Así mismo, otro de los agentes contaminantes del agua
que merecen una mención especial es el plástico. La mejor forma de evitar esta
contaminación es prescindir de los plásticos de un solo uso y, cuando usemos
plásticos, reciclarlos siempre.
Leyes más restrictivas: En este sentido, leyes más restrictivas que prohíban el uso de
agentes contaminantes (pesticidas como el glifosato, uso de toallitas de inodoro,
cuberterías de plástico, etc.), así como leyes que obliguen a que las aguas residuales de
cada sector sean depuradas antes de ser devueltas al medio ambiente, son
fundamentales a la hora de evitar la contaminación del agua.

IMPORTANCIA DEL AGUA

En la segunda mitad de XX el consumo de agua de los países industrializados se ha multiplicado


por cinco, y la organización meteorológica mundial calcula que hacia los 2025 dos tercios de la
humanidad pueden vivir en "estrés hídrico". En poco tiempo el mundo ha tomado conciencia
que el agua potable es indispensable para la vida, se está convirtiendo en un recurso escaso
que se debe administrar sabiamente El agua es elemento vital indispensable para el
funcionamiento de los ecosistemas de modo que los sistemas hidrológicos son bienes
comunes de la tierra que no admiten apropiación privada ni atribución de precio. El agua se
convierte en recurso y tiene un precio cuando se capta y se deriva hacia el sistema económico
para satisfacer necesidades humanas.