Está en la página 1de 1

Argumentos de defensa y motivación de la prisión preventiva

La garantía del derecho de defensa debe mantenerse a lo largo de todo el


proceso penal. Así, como ha señalado el Tribunal Constitucional en reiteradas
ocasiones, este derecho exige que el procesado no se encuentre en estado de
indefensión en ninguna etapa del proceso1.

En consecuencia, las exigencias derivadas del derecho de defensa también


deberán ser respetadas al solicitar o dictar una medida de prisión preventiva.
Siendo así, que los jueces o fiscales empleen los argumentos de defensa del
investigado como sustento para la solicitud o dictado de una medida de prisión
preventiva resulta incongruente con la finalidad que persigue el derecho defensa.

Además, como ha indicado la propia Corte Suprema en la Casación N° 626-


2013-Moquegua2, no puede considerarse como un inadecuado comportamiento
procesal la actitud legítima adoptada por el procesado en ejercicio de algún
derecho que el ordenamiento le ha reconocido, como el derecho de defensa o el
derecho a la no autoincriminación.

Inclusive, se ha considerado que mentir como argumento de defensa

1
STC Exp. N° 01147-2012-PA/TC, f. j. 15.
2
CAS. 626-2013-Moquegua, considerando Quincuagésimo primero.