Está en la página 1de 65

FESTIVIDAD DE LA VIRGEN DEL CARMEN

En la Iglesia Católica la veneración a la Santa María Virgen generalmente se manifiesta en su


imagen adornando su cabeza con una corona real. Cuando María madre de Dios lleva a su hijo en
brazos, se coronan ambas imágenes ciñendo primero la de Jesucristo pues la realeza de la Madre
es una participación de la de su Hijo, en la cual halla su fundamento y su razón de ser.

Sobre sus orígenes, en el Primer Libro de los Reyes, se habla del profeta
Elías, de la gran sequía que sufría el país y de los sacrificios ofrecidos en el
Monte Carmelo. Fue entonces que Elías prometió a Dios que el rey Ajaab y el
pueblo abandonarían al dios Baal para que El terminara con la sequía que
asolaba a la región. Después de varias veces que Elías subió al momento,
apareció una gran señal :
"Cuando volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita
no más grande que la palma de la mano" (1 Rey 18,44)

Adviértase que el origen del rito tuvo lugar por iniciativa más de los fieles que
de sus pastores. Es lo que quiere significar el verbo "secundaron".

María, en efecto, es Madre de Cristo, el Verbo encarnado, por medio del cual «fueron
creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos,
Dominaciones, Principados, Potestades»; 6

-es colaboradora augusta del Redentor: pues la Santísima Virgen, como nueva Eva,
por eterno designio de Dios, tuvo una relevante participación en la obra salvadora con
la que Cristo Jesús, nuevo Adán, nos redimió y nos adquirió para Sí, no con oro y plata
efímeros, sino a precio de su Sangre, 9 e hizo de nosotros un reino para nuestro
Dios; 10

-es perfecta discípula de Cristo: la Virgen de Nazaret, dando su asentimiento al plan


divino, avanzando en su peregrinación de fe, escuchando y guardando la Palabra de
Dios, manteniéndose fielmente unida a su Hijo hasta la Cruz, perseverando en la
oración con la Iglesia, intensificando su amor a Dios, se hizo digna, de modo eminente,
de «la corona merecida» 11, «la corona de la vida»,12 «la corona de
gloria» 13prometida a los fieles discípulos de Cristo; y, por ello, «terminado el curso de
la vida terrena, fue asunta en alma y cuerpo a la gloria celestial y enaltecida por el
Señor como Reina del Universo, para que se asemejara más plenamente a su Hijo,
Señor de los que dominan y vencedor del pecado y de la muerte»; 14

-es miembro supereminente de la Iglesia: esclava del Señor, que fue coronamiento
del antiguo Israel y aurora santa del nuevo pueblo de Dios 15 María es «la parte
mayor: la parte mejor, la parte principal y más selecta» de la Iglesia; 16 bendita entre
las mujeres. por el singular ministerio a ella encomendado para con Cristo y todos los
miembros de su Cuerpo místico, como también por la riqueza de virtudes y la plenitud
de gracia, María sobresale entre la raza elegida, el sacerdocio real, la nación
consagrada, 17 que es la Iglesia; y, por ello, con toda justicia es invocada como
Señora de los hombres y de los ángeles y como Reina de todos los santos. Y la gloria
de la Santísima Virgen, hija de Adán y hermana de los hombres, no sólo honra al
pueblo de Dios, sino que ennoblece a todo el género humano. 18
6. Al Obispo de la diócesis, juntamente con la comunidad local, corresponde
juzgar sobre la oportunidad de coronar una imagen de la Santísima Virgen
María. Pero téngase en cuenta que solamente es oportuno coronar aquellas
imágenes que, por la gran devoción de los fieles, gocen de cierta popularidad,
de tal modo que el lugar donde se veneran haya llegado a ser la sede y como
el centro de un genuino culto litúrgico y de activo apostolado cristiano. Con el
tiempo conveniente, antes de la celebración del rito, se ha de instruir a los fieles sobre
su significado y sobre su carácter exclusivamente religioso, para que puedan
participar con fruto en la celebración y sepan entenderla debidamente.

De modo que un sacerdote, sin la autorización del Obispo, no está facultado


para decidir la coronación de imágenes ni para llevarla a cabo (Cf. infra, 8). La
"popularidad" de la que deben gozar las imágenes por coronar, ha de
trascender los meros límites jurisdiccionales de la comunidad que cuenta con
la venerada imagen.

7. La diadema o corona que se ponga a una imagen ha de estar confeccionada


de materia apta para manifestar la singular dignidad de la Santísima Virgen; sin
embargo, evítese la exagerada magnificencia y fastuosidad, así como el
deslumbramiento y derroche de piedras preciosas que desdigan de la
sobriedad del culto cristiano o puedan ser algo ofensivo a los fieles, por su
bajo nivel de vida.

Muy importante es el parágrafo precedente, pues exhorta a una sabia


conciliación entre la belleza y la dignidad de la corona, por un lado, y
necesaria sobriedad, por el otro. La Virgen merece lo mejor de lo que sus
hijos quieran y puedan darle. Sería ofensivo a ella y a los fieles querer
honrarla con tal ostentación que los hijos vieran en la Madre el fruto de algo
que necesariamente haya significado una privación involuntaria para ellos.
. Para el rito de la coronación, además de lo necesario para el acto litúrgico al que
se une, se ha de preparar:

-el Ritual de la coronación; (que se halla en el Pontifical Romano).


-el Leccionario Romano; (para la proclamación de las lecturas seleccionadas).
-la corona o coronas (si se coronará también la imagen del Niño en brazos de su
Madre), dispuestas en un lugar conveniente;
-el recipiente del agua bendita con su aspersorio;
-el incensario con la naveta del incienso y la cucharilla.

12. Las vestiduras sagradas han de ser de color blanco o festivo (con el adjetivo
"festivo" ha de entenderse un ornament que, aunque pueda no estar
confeccionado con los colores litúrgicos habituales, se destaque entre los
demás por la sobria belleza de su entramado), a no ser que se celebre una Misa
que requiera ropa de otro color. Por ejemplo, en el Tiempo de Adviento, el
morado, o, si es el tercer domingo, el rosado (cf. núm.9).

Si se celebra Misa, prepárese;

-para el Obispo: alba, estola, casulla, mitra y báculo pastoral;


-para los diáconos: albas, estolas y, si parece oportuno, dalmáticas;
-para el lector y los demás ministros: albas u otras vestiduras legítimamente
admitidas.

Cuenta la historia que, en el año 1251, la Virgen María se le apareció a San


Simón Stock durante un momento de oración, en un lugar llamado ‘Monte
Carmelo’ en Israel, en donde unos monjes le daban veneración a la Santa
Madre de Dios. En ese lugar, la Virgen del Carmen se le apareció al santo,
rodeada de multitud de ángeles, y le dijo consoladoras palabras: “Recibe, hijo
queridísimo, este escapulario de tu Orden, señal de mi hermandad,
privilegio para ti y para todos los Carmelitas. Quien muriere con él no
padecerá el fuego eterno. Signo es de salvación y señal de paz”.

María es Reina Coronada


“Bendito eres, Señor,
Dios del cielo y de la tierra,
que con tu misericordia y tu justicia
dispersas a los soberbios y enalteces a los humildes;
de este admirable designio de tu providencia
nos has dejado un ejemplo sublime
en el Verbo Encarnado y en su Virgen Madre.
Tu Hijo, que voluntariamente se rebajó
hasta la muerte de cruz, y ahora
resplandece de gloria eterna y está sentado a tu derecha
como Rey de reyes y Señor de señores;
y la Virgen, que quiso llamarse tu esclava,
fue elegida Madre del Redentor
y verdadera Madre de los que viven,
y ahora, exaltada sobre los coros de los ángeles,
reina gloriosamente con tu Hijo
intercediendo por todos los hombres
como Abogada de la Gracia y Reina de Misericordia.
Mira, Señor, benignamente, a éstos tus siervos
que al ceñir con una corona visible
la imagen de la Madre de tu Hijo
reconocen en tu Hijo al Rey del universo
e invocan como Reina a la Virgen María…”

El Monte Carmelo, cuya hermosura ensalza la Biblia, ha sido siempre un


monte sagrado. El profeta Elías lo convirtió en el refugio de la fidelidad al
Dios único y lugar de encuentro con el Señor. En tiempo de las
Cruzadas, ermitaños cristianos inspirados por la vida y espíritu del
profeta, se acogieron en las grutas de aquel monte reuniéndose en torno
a una iglesia que dedicaron a la Virgen María, tomándola como patrona
de su grupo. Llegados de Oriente a Europa en el siglo XIII, extendieron la
devoción a María bajo la advocación del Carmen; advocación
enriquecida con el don del Escapulario, que es para los que lo visten
signo de protección, estímulo de imitación y promesa de salvación. Por
eso le pedimos hoy al Señor que nos haga llegar, gracias a la intercesión
de la Virgen María, hasta Cristo, monte de salvación.

ANTIFONA DE ENTRADA Is 35,2

Tiene María la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarón. Ellos
verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios.

ORACION COLECTA

Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la


Santísima Virgen María, Madre y Reina del Carmelo, para que, guiados
por su ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la
perfección que es Cristo. Que vive y reina.

PRIMERA LECTURA - Elías oró y el cielo dio su lluvia

Lectura del primer libro de los Reyes 18,41-46

En aquellos días, Elías dijo a Ajab: «Vete a comer y beber, que ya se oye
el ruido de la lluvia». Ajab fue a comer y beber, mientras Elías subía a la
cima del Carmelo; allí se encorvó hacia tierra, con el rostro en las
rodillas, y ordenó a su criado: «Sube a otear el mar». El criado subió,
miró y dijo: «No se ve nada». Elías ordenó: «Vuelve otra vez». El criado
volvió siete veces, y a la séptima dijo: «Sube del mar una nubecilla como
la palma de una mano». Entonces Elías mandó: «Vete a decirle a Ajab
que enganche el carro y se vaya, no le coja la lluvia». En un instante se
oscureció el cielo con nubes empujadas por el viento y empezó a llover.
Ajab montó en el carro y marchó a Yizreel. Y Elías, con la fuerza del
Señor, se ciñó y fue delante de Ajab, corriendo hasta la entrada de
Yizreel.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL Sal 14,1.2-3.4

V. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

V. Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte


santo?

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

V. El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene


intenciones leales y no calumnia con su lengua.

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

V. El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera


despreciable al impío y honra a los que temen al Señor.

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

SEGUNDA LECTURA - Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 4,4-7

Cuando se cumplió el tiempo envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer,


nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que
recibiéramos el ser hijos por adopción. Como son hijos, Dios envió a sus
corazones al Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abba! ¡Padre!. Así que ya no
eres esclavo, sino Hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad
de Dios.

Palabra de Dios

ALELUYA Lc 11,28

Aleluya, aleluya.

Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen.

Aleluya.

EVANGELIO - Ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre

Lectura del santo Evangelio según San Juan 19,25-27

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana


de su madre, María de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, al ver a su
madre, y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: «Mujer, ahí
tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y
desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

Palabra del Señor

Se dice «el Credo»

ORACION DE LOS FIELES

Invoquemos a Dios nuestro Padre en esta solemnidad de la Virgen María


del Monte Carmelo, para que por su intercesión, derrame sus gracias
sobre toda la humanidad.

Por la santa Iglesia de Dios que en María contempla su Madre y su


modelo, para que aprenda a escuchar la Palabra y a proclamarla a toda
la humanidad, roguemos al Señor.
Por todos aquellos que invocan a María como Madre y Protectora, para
que encuentren en ella refugio en las adversidades y estímulo en la vida
cristiana, roguemos al Señor.

Por las personas que llevan el santo Escapulario del Carmen, signo de
consagración y de esperanza, para que aprendan a imitar las virtudes de
la Virgen y reflejen en sus obras una vida evangélica, roguemos al
Señor.

Por quienes que invocan a María, la Virgen del Carmen, en los peligros
de la tierra y del mar, para que por ella lleguen a Cristo, Salvador de la
humanidad, roguemos al Señor.

Por aquellas personas que duermen ya el sueño de la paz para que por
intercesión de la Virgen María gocen de las alegrías del cielo, roguemos
al Señor.

Por toda nuestra asamblea, para que la participación en el misterio de


Cristo, nacido de la Virgen María, nos ayude a ser en el mundo testigos
del amor de Dios, roguemos al Señor.

Oración

Oración

Escucha, Padre Santo, la oración de tu Iglesia, y por la intercesión de la


Santísima Virgen del Carmen, concédenos cuanto te hemos pedido. Por
Jesucristo nuestro Señor.

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Te ofrecemos, Señor, estos dones sagrados al celebrar la protección de


la Virgen del Carmen sobre tu Pueblo santo; que ellos nos hagan crecer,
imitando su amor, en tu santo servicio, y nos unan íntimamente al
misterio redentor. Por Jesucristo.

PREFACIO DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARIA DEL MONTE


CARMELO
V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.

R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación

darte gracias siempre y en todo lugar,

Señor, Padre Santo,

Dios todopoderoso y eterno.

Y alabar, bendecir y proclamar tu gloria

en la solemnidad de la Bienaventurada y siempre Virgen María.

Unida íntimamente al misterio de Cristo

no cesa de ser Madre de nuevos hijos en la Iglesia

y con su ejemplo los guía

a seguir el camino de la caridad perfecta.

Ella, con su afecto maternal

y el encanto de sus virtudes,


ha suscitado en la Iglesia a la Orden del Carmelo

y le ha dado en el Escapulario un signo de su protección.

Ella es el modelo de la vida consagrada al servicio de Cristo,

en la contemplación de la Palabra y en la entrega generosa a los


hermanos.

Por este don inmenso de tu amor te damos gracias

y proclamamos tus grandezas cantando con los ángeles.

Santo, Santo, Santo...

ANTIFONA DE COMUNION Lc 2,19

María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón.

ORACION DESPUES DE LA COMUNION

Te pedimos, Señor, nos fortalezca el don inefable de tu amor, que hemos


recibido en el sacramento del Cuerpo y Sangre de Cristo, tu Hijo, y haga
de cuantos hemos consagrado nuestra vida al servicio de la Virgen María
fieles imitadores de sus virtudes. Por Jesucristo.

BENDICION FINAL

V. Dios, Padre de bondad, llene de gozo sus vidas al celebrar


solemnemente la fiesta de la Santísima Virgen María del Monte Carmelo.

R. Amén.

V. Que El conceda a quienes llevan el Santo Escapulario del Carmen la


gracia de meditar y proclamar la Palabra a imitación de la Virgen María.

R. Amén.
V. Que El les haga sentir la protección materna de la Virgen María, en la
hora de la muerte para que, purificados del pecado, gocen eternamente
de su compañía.

R. Amén.

V. Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo,


descienda sobre vosotros y les acompañe siempre.

R. Amén.

Canto de entrada Asamblea: Salve Madre, E. Torres (1872-1934) Salve, Madre, en la tierra de mis
amores te saludan los cantos que alza el amor. Reina de nuestras almas, flor de las flores, muestra
aquí de tus glorias los resplandores que en el cielo tan sólo te aman mejor. Virgen santa, Virgen
pura, vida, esperanza y dulzura del alma que en ti confía, Madre de Dios, Madre mía. Mientras mi
vida alentare, todo mi amor para ti, mas si mi amor te olvidare, Madre mía, Madre mía, aunque mi
amor te olvidare, tú no te olvides de mí.

Nos hemos unido en el altar en este día en que se inicia uno de los momentos más anhelados de la
Congregación de Mena y de los devotos de la Virgen en particular. En una mañana como ésta el
Obispado de Málaga aprobó la solicitud que la cofradía perchelera había realizado casi un año
antes para coronar canónicamente a su titular. Un momento histórico e irrepetible desde el que la
corporación del Jueves Santo comenzó a vivir una cuenta atrás hasta hoy. En el día de hoy la
imagen va a ser coronada, en este caso con un halo que simbolizará no sólo la adjudicación de la
máxima distinción de la Iglesia católica, sino también la devoción a una Dolorosa que bien lo
merece al ser una de las advocaciones marianas más antiguas de la ciudad, con veneración
continuada desde el siglo xvi, basándonos en la constancia documental de que existían cultos en
su honor en 1579. Acto penitencial Hermanos: para celebrar dignamente estos sagrados misterios,
reconozcamos nuestros pecados. V. Señor, ten misericordia de nosotros . Porque hemos pecado
contra Ti V. Muéstranos, Señor, tu misericordia . Y damos tu salvación Dios todopoderoso... .
Amén.

Acción de gracias e invocación V. Bendito eres, señor, Dios del cielo gracias, que con tu
misericordia y tu justicia despensas a los soberbios y las veces a los humildes, de este admirable de
signo de tu providencia nos has dejado un ejemplo sublime en el verbo encarnado de su virgen
madre: tu hijo, que voluntariamente se rebajó hasta la muerte de cruz, resplandece de gloria
eterna y está sentado a tu derecha como Rey de reyes y Señor de señores; y la virgen, que quiso
llamarse tu esclava, fue elegida Madre del redentor y verdadera madre de los que viven. Y ahora,
exaltada sobre los coros de los Ángeles, Reina gloriosamente con su hijo, intercediendo por todos
los hombres como abogada de gracia y reina de misericordia. Mira, Señor, benignamente a estos
tus siervos que, al ceñir con una corona visible la imagen de la madre de tu hijo, reconocen en tu
hijo al Rey del universo e invocan como Reina a la Virgen María. Haz que, siguiendo su ejemplo, te
consagren su vida Y, cumpliendo la ley del amor, se sirvan mutuamente con diligencia, que se
nieguen a sí mismos Y con entrega generosa ganen para ti a sus hermanos; que, buscando la
humildad en la tierra, sean un día elevados a las alturas del cielo, donde tú mismo pones sobre la
cabeza de tus fieles la corona de la vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración universal A Dios, Padre que ha hecho obras grandes, en la Santísima Virgen María, en
todos los Santos y sigue continuamente obrando maravillas de su bondad en la Iglesia, dirijamos
suplicantes nuestra oración. Por la Santa Iglesia y el Papa Francisco, para que todos escuchemos
en su palabra la misma de Jesús, que hoy nos manifiesta que nuestro mundo y cada uno de
nosotros necesita convertirse y que tenemos que volver a revivir nuestro compromiso cristiano.
Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. Por nuestro Obispo Jesús, para que el Espíritu Santo lo
ilumine y lo fortalezca en su misión de guiarnos para que sepamos dar respuesta a tu llamada, y
formar así una Iglesia diocesana verdaderamente responsable de la nueva evangelización, de cara
a dar respuesta a las necesidades de este mundo. Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. Por
lo dirigentes de las naciones, para que su esfuerzo por lograr la paz e instaurar la justicia alcance a
los hombres y mujeres del mundo entero. Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. Por lo
pobres y marginados de la sociedad, para que encuentren una respuesta a sus problemas y a las
respuestas de cada día. Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. 21 ~ Por nuestro padrino, la
Armada Española, para que Dios y Nuestra Señora de la Soledad los ilumine en sus cometidos de
hacer justicia y el bien a los más necesitados. Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. Por
nuestra madrina, las Hermanas de la Cruz, que celebran las bodas de diamante de su
congragación, para que sigan manteniendo vivo el espíritu de Sor Ángela de la Cruz al servicio de
Dios y de los demás. Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. Por nuestros hermanos
predilectos, la Legión, para que les concedas el afianzamiento e incremento de sus virtudes
militares, cívicas y cristianas: la fortaleza, la rectitud, la responsabilidad, el amor a la Patria.
Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos. Por todos los aquí reunidos para la participación en
esta Eucaristía, que no nos aparte de los demás, sino que nos ayude a sentirnos más cercanos
todos. Roguemos al Señor. . Te rogamos óyenos.

Piadosa Madre del Carmelo


Protectora de todos los que sufren
y de quienes se purifican para participar
en el gozo celestial,
escucha nuestras oraciones.

Te encomendamos a nuestros hermanos ya fallecidos


y a todas las benditas almas del purgatorio.

Intercede ante tu Hijo Jesucristo


nuestro Salvador,
para que sea con ellos juez misericordioso
y les perdone las culpas
que en su fragilidad cometieron.
Vela por quienes seguimos en este mundo
y concédenos la gracia de amarte
y honrarte para siempre
para que tú nos guíes a tu Hijo
y con Él participemos de la gloria eterna.

Concédeles Señor el descanso eterno


a todas las benditas almas.
Brille para ellas la luz perpetua.
Por la misericordia de Dios descansen en paz
todos nuestros hermanos difuntos. Amén.
Salutacion

Virgen del Carmen, queremos, a lo largo de estas jornadas, andar el camino


de la plegaria y de la reflexión hacia una meta: La de conocerte más y amarte
mejor.

Ilumínanos, Señora de la Luz, para redescubrirte cada día en el misterio de


Cristo y de la Iglesia. Haz que, a través de la experiencia espiritual del
Carmelo, te contemplemos como Virgen orante que nos enseña a acoger,
meditar, vivir y proclamar la Palabra de Dios, y como Madre espiritual que
acompaña el desarrollo de nuestra existencia hasta la plenitud en Cristo.

Invocaciones

ROSA DEL CARMELO, perfúmanos en el alma y cuerpo, para que seamos


buen olor de Cristo en medio de nuestros hermanos.

ESTRELLA DEL MAR, conduce nuestra barquilla en la noche oscura del


destierro hasta las playas luminosas de la Patria.

REINA DEL CIELO, que un día, junto a ti, gocemos en la eternidad y


proclamemos la grandeza del Señor, porque el Poderoso hizo en ti
maravillas.

Así sea.

Primer día: Día de la Gracia


Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:

“El ángel Grabiel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada
Nazareth, a una Virgen, desposada con un hombre llamado José, de la estirpe
de David; las Virgen se llamaba María. El ángel entrando a su presencia dijo:
Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú entre las mujeres.”

*María es la llena de gracia desde el principio: desde su concepción


inmaculada. Dios otorga a su Madre el don gratuito de la santidad esencial
con miras a su cooperación a la obra redentora. Pero la Virgen, a su vez, se
afana por conseguir la santidad personal con su correspondencia. María vive
una santidad rebosante y creciente. Compañera generosa del Cristo
Redentor, se convierte en la Madre de la Divina Gracia. Asunta ya a los cielos,
continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna.

*Nosotros nacimos en pecado. Pero por la regeneración del agua y del


Espíritu Santo, hemos muerto al pecado, naciendo a la vida de la gracia.

Desde el bautismo nuestro quehacer cristiano estriba en desarrollar ese


germen sobrenatural, para vivir en plenitud nuestra filiación divina, la
inhabitación trinitaria y nuestra configuración con Cristo.

*Pío XII nos recuerda que la devoción del Escapulario “produce abundantes
frutos de santificación”. Hemos de llevar, pues, la librea mariana como un
signo de nuestra llamada a la santidad.

Plegaria Universal
Pidamos, hermanos, a Dios, fuente de toda santidad, que escuche nuestras
súplicas por intercesión de santa María, Madre de la Divina Gracia, y
digámosle confiadamente:

Por el don de María, la llena de gracia, te alabamos, Señor.


Para que la Iglesia, a la Cristo amó como a su esposa, entregándose a sí
mismo por ella para santificarle, cumpla con el designio de su Divino
Fundador.

Por el don de María, la llena de gracia, te alabamos, Señor

Para que todos los cristianos respondan generosamente a su vocación a la


santidad en la Iglesia,

Por el don de María, la llena de gracia, te alabamos, Señor.

Para que los pastores de la grey de Cristo, desempeñen santamente su


ministerio, a imagen del Sumo y Eterno Sacerdote,

Por el don de María, la llena de gracia, te alabamos, Señor.

Para que los consagrados a Dios, con los consejos evangélicos de castidad,
pobreza y obediencia, siguiendo mas de cerca de Cristo, alcancen la caridad
perfecta,

Por el don de María, la llena de gracia, te alabamos, Señor.

para que los esposos cristianos se mantengan mutuamente en la gracia a lo largo de la vida,
mediante la fidelidad en el amor.

Por el don de María, la llena de gracia, te alabamos, Señor.

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la Santísima Virgen
María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su ejemplo y protección, lleguemos hasta
la cima del monte de la perfección que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los
siglos. Amén.

Segundo día: Día de la Fe


Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:
“En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un
pueblo de Judá; entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto
Isabel, oyó el saludo de María saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del
Espíritu Santo y dijo a voz en grito:¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el
fruto de tu vientre!… ¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha dicho el
Señor se cumplirá.”

*Isabel llama a su prima dicho por la fe. María es la mujer de fe en la hora de


la Encarnación, cuando con su “Sí” incondicional se convierte en Madre de
Dios.

María corona su fe en la prueba suprema del Calvario. Allí cree contra toda
evidencia. María es modelo de una fe viva, oscura, contrastante, consecuente
y apostólica.

*Nuestra vida cristiana es una vida cristiana de fe con exigencias de


permanente crecimiento. Nos hemos de esforzar, pues, día a día en alcanzar
la talla del creyente perfecto, sobre todo con las obras del amor. Cristo
espera, además, que seamos testigos de esa nuestra fe ante el mundo ateo y
descreído de hoy.

*Por el Escapulario estamos unidos con el Carmelo, una familia espiritual que
camina por la fe desnuda hacia la unión divina, de la mano de Maria y de
San Juan de la Cruz.

Plegaria Universal
Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, de quien hemos recibido la fe
mediante la Iglesia y digámosle con profunda humildad

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.

Para que el pueblo de Dios conserve firme el sentido de la fe, que el Espíritu
de la verdad suscita y mantiene en él.

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.


Para que el mundo actual peregrino en la noche cerrada, encuentre al Dios
que ha perdido.

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.

Para que los cristianos “fugitivos” y “marginados” recuperen el don de la fe


que recibieron en el bautismo,

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.

Parta que todos nosotros demos testimonio de nuestra fe, sin avergonzarnos
de Cristo ni del Evangelio,

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.

Para que cuantos amamos a María, la imitemos en la fe, pronunciando ante


Dios el “Sí” incondicional de nuestra obediencia,

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.

Para que nuestros difuntos descorridos los velos de la fe, puedan contemplar
a Dios cara a cara en la eternidad,

Por intercesión de la Madre de los creyentes, aumenta nuestra fe.

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Tercer día: Día del amor fraterno


Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:
“Había una boda en Cana de Galilea y la Madre de Jesús estaba allí; Jesús y
sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó vino y la Madre de
Jesús le dijo: No les queda vino. Jesús contestó: Mujer, déjame, todavía no ha
llegado mi hora, Su Madre dijo a los sirvientes: Haced lo que El os diga… En
Galilea Jesús comenzó sus signos”.

*María aparece en esta escena evangélica ayudando a unos recién casados


que durante el banquete nupcial están al borde del ridículo por la falta de
vino.

María acude discretamente a Jesús pidiéndole remedio, aun a costa de un


milagro. Y consigue de Cristo el “signo”, después de una aparente negativa.
El gesto de María nos habla de un corazón rebosante de amor fraterno. Ha
sido la caridad, hecha delicadeza, la que ha puesto en labios de la Madre la
súplica que desata la omnipotencia del Hijo.

*Parece impertinente recordar que el amor fraterno es el mandamiento


nuevo de Cristo. Pero hay que repetirlo con oportunidad o sin ella, pues a
menudo olvidamos en la practica lo que hemos de saber en teoría. Cristo
había dado pruebas incontrastables de amor a los hombres con su
encarnación, con su vida, con su mensaje, con su pasión y muerte y tenía
derecho a exigirnos a los hombres el amor de los unos para con los otros.
Así nos lo mandó reiteradamente en su testamento.

Los cristianos hemos de ir superando nuestro egoísmo, para llegar a la


sublime meta de la caridad fraterna; un amor que ha de estar entretejido,
como el de María, de comprensión, delicadeza y servicio.

*Se ha llamado al Escapulario “signo de hermandad”. Vivamos, pues, lo que


el vestido de María simboliza. Que cuantos llevamos la librea de carmelita
tengamos una sola alma y un solo corazón.

Plegaria Universal
Elevemos nuestra oración al Dios Amor en manos de María, la Madre del
amor Hermoso, y pidámosle por las necesidades de todos los hombres,
nuestros hermanos, diciendo con fe:
Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

Para que la Iglesia, se alce en el mundo de hoy como signo radiante de amor
de Dios y a los hombres con su predicación y con sus obras,

Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

Para que todos los gobernantes de las naciones trabajen sin descanso por la
implantación de una paz estable entre los pueblos.

Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

Para que todos los cristianos, unidos siempre en la caridad, busquen la


verdad por el camino del diálogo,

Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

Para que cuantos se han consagrado al apostolado de la caridad en la vida


religiosa no desmayen en su entrega a los demás,

Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

Para que todos los hijos de María aprendamos de nuestra Madre, a pensar
en las necesidades del hermano, como hizo en las bodas de Cana de Galilea,

Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

Para que nuestros difuntos, entren a formar parte en la gran familia de los
bienaventurados.

Que interceda por nosotros la Reina del Carmelo

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Cuarto día: Día de la Palabra de Dios
Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:

“Y vinieron a ver a Jesús, su Madre y sus hermanos, pero con el gentío no


lograban llegar has Él. Entonces le avisaron: Tu Madre y tus hermanos están
afuera y quieren verte. Él les contestó: Mi madre y mis hermanos son éstos: los
que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en por obra”.

*En este pasaje evangélico la respuesta de Cristo nos resulta misteriosa y


hasta desconcertante. Parece como si en ella pospusiese a su Madre y diese
preferencia a los oyentes y cumplidores de la Palabra de Dios.

Pero la verdad es que nadie como María ha escuchado y puesto en obra la


Palabra de Dios. Por ello es la Madre de Dios en sentido total. En la
anunciación, María acoge la Palabra de Dios transmitida por el Ángel, con fe
y obediencia. Y será entonces cuando el Verbo se haga carne en sus entrañas
virginales.

*La Iglesia nos abre los tesoros de la Biblia, sobre todo en la celebración de
la Palabra, que precede a la Eucaristía. La misma Iglesia nos recomienda la
asidua lectura personal de la Palabra de Dios, para alcanzar el sublime
conocimiento de Cristo. Hemos de hacer por consiguiente, de la Palabra
Divina alimento frecuente de nuestra fe cristiana.

*Los que vestimos el Escapulario debemos imitar a nuestra Madre María


«guardando la palabra de Dios y meditándola en nuestro corazón». Esa
actitud, por lo demás, caracteriza al auténtico carmelita.

Plegaria Universal
Oremos, hermanos, a Dios que antiguamente habló por los profetas y ahora,
en la etapa final, nos ha hablado por el Hijo y digámosle llenos de confianza:

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor


Para que la Iglesia, iluminada por el Espíritu Santo, se esfuerce en
comprender cada día mejor la Escritura, a fin de transmitir a sus hijos el
mensaje salvador con eficacia,

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

Para que los sacerdotes y cuantos se dediquen al ministerio de la Palabra


sepan comunicar a los fieles los tesoros de la divina Revelación,

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

Para que el culto a la Palabra de Dios cree entre los cristianos un clima
ecuménico que lleve a la unidad de la Iglesia,

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

Para que la Palabra de Dios sea para nosotros apoyo de la fe, alimento del
alma y fuente límpida y perenne de vida espiritual,

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

Para que los que tenemos a María como Madre, acojamos, como ella, la
Palabra de Dios con fe y obediencia,

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

Para que los fieles difuntos que creyeron en la Palabra de Cristo, no


perezcan, sino que tengan vida eterna,

Por la Madre del Verbo encarnado, escúchanos, Señor

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Quinto día: Día de la Oración


Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:

Y María dijo:

Proclama mi alma la grandeza de Dios, se alegra mi espíritu en Dios, mi


salvador, por que ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me
felicitaran todas las generaciones, por que el Poderoso ha hecho obras grandes
por mi, su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación
en generación.

El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del
trono a los poderosos y enaltece a los humildes ; a los hambrientos los colma
de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia -como lo había


prometido a nuestros padres-, en favor de Abraham y su descendencia para
siempre.

*Estas vibrantes palabras de María, en respuesta al saludo de Isabel,


constituyen el cántico del Magnificat.

Se trata de un bello poema con reminisciencias del Viejo Testamento, que,


por otra parte, ofrece una sublime plegaria de adoración, alabanza y
gratitud.

María ha sido la gran orante. Reza en el hogar y en la sinagoga. Recita a


diario las oraciones rituales. Y se entrega al trato amistoso con Dios en la
intimidad.

María, en su oración. ante todo, se afana por adorar y alabar a Dios, pero no
tiene a menos pedir con humildad.
La Virgen es guía segura en los difíciles caminos de la oración.

*El hombre necesita orar. Como mendigo que es de Dios, debe acudir a El en
busca de ayuda para su menesterosidad. Como criatura, ha de reconocer el
dominio del Creador con la adoracion y la alabanza.

Hijos de una sociedad secularizada, autosuficiente y extravertida, sentimos


las dificultades y aun el cansancio de la oración. Pero hemos de luchar frente
al ambiente negativo que trata de sofocar nuestra vida de orantes.

Hoy mas que nunca los cristianos hemos de recordar la consigna del Señor:
Es preciso orar siempre, sin desfallecer.

*Pio XII nos ha invitado a «ver en el Escapulario que vestimos día y noche,
significada con elocuente simbolismo, la oración»

No perdamos nunca de vista que esa librea mariana nos vincula a una Orden
que tiene como carisma el mantener en la iglesia un alto espíritu de oración.

Plegaria Universal
Oremos, hermanos, a Dios, nuestro Padre, por medio de Jesucristo y en el
Espíritu Santo, y digámosle con confianza de hijos:

Por intercesión, de María nuestra Madre, atiende nuestras súplicas

Para que Cristo, maestro de oración para sus discípulos, enseñe también a
orar a los cristianos de hoy,

Por intercesión, de María nuestra Madre, atiende nuestras súplicas

Para que todos los hombres, encuentren el camino que lleva al trato de
amistad con el Dios Amor,

Por intercesión, de María nuestra Madre, atiende nuestras súplicas


Para que cuantos pertenecen a la familia del Carmelo, sean testigos de la
intimidad divina ante los hombres, sus hermanos,

Por intercesión, de María nuestra Madre, atiende nuestras súplicas

Para que nuestra oración compasiva, ayude a los fieles difuntos a purificarse
definitivamente de sus manchas, a fin de que puedan entrar en el gozo de su
Señor,

Por intercesión, de María nuestra Madre, atiende nuestras súplicas

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Sexto día: Día de la Pureza


Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:

Y María dijo al Ángel:

¿Cómo será eso (de concebir y dar a luz un hijo), pues no conozco varón?

El Ángel le contestó:

El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su


sombra; por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.

*Cuando María recibe el mensaje de su maternidad divina, presenta al


arcángel Gabriel un reparo: su virginidad.

Pero como para Dios nada hay imposible, María sera a un tiempo Madre y
Virgen.
Nuestra Señora acoge su fecundidad virginal como un don exquisito de la
gracia y como un prodigio del poder de Dios.

En la hora feliz de la Encarnación se ha cumplido el viejo vaticinio: La Virgen


está en encinta. La noche asombrada de Belén contemplará el resto de la
profecía: La Virgen…. da a luz un hijo y le pone por nombre Emmanuel (que
significa «Dios-con-nosotros»)

María es la siempre Virgen.

*El camino de la virginidad es de pocos. Cristo le aconseja a los que quieren


conseguir la libertad de corazón para entregarse a la plenitud del Amor.

Todos, sin embargo, debemos cultivar la castidad.

San Pablo nos ha exigido la pureza, recordándonos que somo templos del
Espíritu Santo. La castidad habrá de ser la actitud de respeto cristiano con
que cuidemos nuestros cuerpos consagrados a Dios por el bautismo.

Alentados por la bella consigna paulina, sepamos mantener con honor


nuestros frágiles vasos de arcilla en medio de un mundo invadido por el
erotismo más devastador.

*Pio XII nos exhorta a «reconocer en el Escapulario, memorial de la Virgen,


un espejo de castidad». En él hemos de procurar mirarnos cada día.

Plegaria Universal
Elevemos hermanos, nuestras suplicas a Dios Padre, fuente de toda pureza,
por medio de Cristo Jesús que quiso abrazar una vida virgen cuando puso su
tiempa de campaña entre nosotros, y digámosle con confianza:

Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

Para que la Iglesia, siguiendo a María que es su figura, se conserve siempre


virgen guardando íntegramente la fe prometida a su Esposo.
Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

Para que todos los consagrados a Dios en el sacerdocio y en la vida religiosa


mantengan fielmente su amor preferencial a Cristo.

Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

Para que los esposos cristianos practiquen con valentía la castidad conyugal,
luchando contra el hedonismo ambiente.

Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

Para que los jóvenes se esfuercen en ser castos en su noviazgo y en las


diversiones.

Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

Para que todos los aquí reunidos vibremos siempre con el ideal de pureza
que nos ofrece Dios en Santa María, la Madre Virgen.

Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

Para que nuestros difuntos, limpios ya de sus manchas, participen de aquella


vida en que todos son como los ángeles.

Por María, la Virgen de las vírgenes, escúchanos Señor.

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Séptimo día: Día del Trabajo


Momento Evangélico
Escribe S. Mateo:

Fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía,


admirada:

¿De donde saca éste esa sabiduría y esos milagros?¿No es el hijo del
carpintero?¿No es Madre María?

*Los nazaretanos tienen a Jesús por hijo del carpintero, según consigna San
Mateo, y por carpintero, conforme a la versión más primitiva de San Marcos.

Por consiguiente, María era esposa de un carpintero y Madre de un


carpintero. Esposa y madre de trabajador. Y trabajadora ella misma.

Qué cercana nos resulta aquella María que realizaba los quehaceres de casa-
guisar, coser, lavar, zurcir, barrer…-.

Aunque haya otros títulos más rumbosos para saludad a nuestra Señora,
nosotros la proclamamos hoy «Santa María del Trabajo».

*Dios, que es la actividad esencial, hizo al hombre para trabajar como al


pájaro para volar.

El pecado de origen manchó el trabajo y lo tornó penoso.

Pero Cristo remidió el trabajo y nos redimió con su trabajo.

El trabajo desde entonces es medio para configurarnos con un Cristo que


quiso hacerse obrero.

*El escapulario es en su origen una prensa monacal íntimamente relacionada


con el trabajo. Que v

*El escapulario es en su origen una prensa monacal íntimamente relacionada


con el trabajo. Que veamos, pues, en él como una apremiante invitación a
trabajar, como trabajaron Cristo y María.
Qué bonito sería antes de empezar nuestra tarea diaria, besar con amor el
Escapulario, para ofrecer a Dios nuestra actividad por manos de María.

Plegaria Universal
Pidamos a Dios Todopoderoso, que dio a los hombres la ley universal del
trabajo, asociándolo a su obra, y digámosle con palabras salidas del corazón:

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros

Para que la Iglesia Madre y Maestra, oriente siempre con la luz del Evangelio
los problemas del mundo laboral.

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros

Para que los gobernantes de los pueblos promuevan incansablemente la


justicia social, teniendo en cuenta las necesidades materiales y exigencias
morales, espirituales y religiosos de las clases trabajadoras,

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros

Para que los trabajadores tomen conciencia de la dignidad del quehacer


humano, expresión de la propia persona, y cumpla lealmente con sus
obligaciones,

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros

Para que nosotros los cristianos trabajemos no sólo a imitación de Jesús,


sino como miembros de Cristo artesano,

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros

Para que todas las mujeres imiten a María, y sean acogidas y tratadas con
dignidad y respeto en sus centros de trabajo,

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros


Para que nuestros difuntos, que pasaron por el mundo trabajando, reciban
ya el salario del descanso eterno

Que María, Madre del Jesús trabajador, interceda por nosotros

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Octavo día: Día del dolor humano


Momento Evangélico

Escribe S. Lucas:

Cuando entraban (en el templo) con el Niño Jesús sus padres, Simeón los
bendijo diciendo a María:

Mira: Éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será
como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos
corazones. y a ti una espada te traspasará el alma.

*La profecía del anciano Simeón, recogida en este pasaje de San Lucas,
tendrá puntual cumplimiento a lo largo de la vida de nuestra Señora. Espada
será el destierro a Egipto, la pobreza de Nazareth, la pérdida de Jesús en el
Templo, la separación del Hijo durante su evangelización…

Pero la espada del vaticinio desgarrará sobre todo las entrañas maternales
de María en la pasión y muerte de su Hijo.

María, junto a la cruz de Cristo, se convierte en la Dolorosa, en la Reina de


los mártires.

*Dios no ha creado el dolor, ni el hombre fue creado para el sufrimiento. Fue


el pecado original el que introdujo en la familia humana el dolor con su larga
caravana de torturas físicas y sufrimientos morales.
Cristo asumió voluntariamente el dolor, haciéndolo instrumento de
redención. Desde entonces el enigma del sufrimiento se descifra, siquiera
parcialmente; y el hombre tiene el privilegio de poder completar lo que falta
a los padecimientos de Cristo, sufriendo por su Cuerpo que es la Iglesia.

El dolor antinatural, se cambia así en sobrenatural: corredentor.

*Nos recuerda Pío XII que por el Escapulario estamos consagrados al


Corazón de María: un Corazón traspasado por la espada del sufrimiento.

Este vestido mariano nos vincula, a la familia del Carmelo. En ella, sus más
relevantes figuras han buscado siempre el “padecer”, sabiendo como sabían
aquello de: “por la cruz a la Luz”.

Plegaria Universal
Oremos, hermanos, a Dios Padre, que no perdonó a su propio Hijo, sino que
lo entregó a la pasión y muerte, y digámosle con el más vivo
reconocimiento:

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.

Para que la Iglesia, esposa de Cristo Crucificado, peregrinando entre


persecuciones, anuncie valerosamente la cruz del Señor hasta que vuelva,

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.

Para que los que sufren en el mundo la guerra, el hambre las


discriminaciones raciales…encuentren consuelo en María, su Madre,

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.

Para que los perseguidos por la fe cristiana iluminen sus penalidades con el
resplandor de la cruz de Cristo,

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.


Para que nuestros enfermos se sientan aliviados en sus dolores por la que es
Salud de los enfermos y Consoladora de los afligidos,

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.

Para que nosotros, los cristianos, sepamos asumir el sufrimiento asociándolo


al suplicio redentor de Jesús Crucificado,

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.

Para que cuantos murieron con el Escapulario y sufren las penas del
purgatorio, entren ya de la Gloria de Cristo,

Por los dolores de tu Madre, te lo pedimos, Señor.

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la
Santísima Virgen María y Reina del Carmelo, para que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección
que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Noveno día: Día del Carmelo


Momento Evangélico

Escribe S. Juan:

Junto a la cruz de Jesús estaban su Madre, la hermana de su Madre, María de


Cleofás, y María la Magdalena.

Jesús, al ver a su Madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su Madre:
Mujer, ahí tienes a tu hijo.

Luego dijo al discípulo: Ahí tienes a tu Madre.

Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.


*Cristo, moribundo, provee a la próxima soledad de su Madre,
encomendándola a los cuidados filiales del discípulo amado. María será en
adelante la Madre de Juan. Y Juan será el hijo de María.

Pero las palabras de Cristo agonizante tienen un sentido más universal. La


Iglesia se ve representada en la persona de Juan y recibe como suyo el
testamento : Ahí tienes a tu Madre.

A su vez , el Carmelo se contempla prefigurado en Juan, recibiendo así a


Maria como Madre espiritual de la Orden.

*Los miembros de la familia carmelitana sabemos que el marianismo es una


nota esencial de nuestra vocación.

Hemos nacido espiritualmente de la Virgen.

Ella, como hacen las buenas madres con sus hijos, nos ha alimentado, nos ha
vestido, nos ha amparado en las horas de peligro.

Se ha afirmado que el Carmelo es «mariano a carta cabal». Mariano por su


origen. Mariano por su historia. Mariano por su tradición. Mariano por su
espiritualidad. Mariano por su apostolado. Mariano por su escapulario.

*Pio XII da por cierto que el Escapulario es prenda y señal de la protección


de la Madre de Dios.

Que todos los hijos del Carmelo llevemos esta santa librea con elegancia
cristiana, para hacernos acreedores a la ayuda de María en la vida, en la
muerte y hasta en el purgatorio.

Plegaria Universal
Invoquemos, hermanos, a Dios, nuestro Padre, que nos ha dado a María por
Madre y digámosle con profunda gratitud:

Por el don de María, su Madre, el Carmelo te aclama, Señor.


Para que la Iglesia, a imitación de la Madre del Señor, por la virtud del
Espíritu Santo, conserve virginalmente una fe íntegra, una esperanza sólida y
una caridad sincera,

Por el don de María, su Madre, el Carmelo te aclama, Señor.

Para que todos los hombres experimenten la mano protectora de María, su


Madre en los momentos de dificultad, de tentación y de caída,

Por el don de María, su Madre, el Carmelo te aclama, Señor.

Para que la familia del Carmelo mantenga siempre viva la vocación mariana
en su ser y en su obrar,

Por el don de María, su Madre, el Carmelo te aclama, Señor.

Para que cuantos llevan el Escapulario, vivan la consagración a María en él


simbolizada y trabajen por su salvación con respeto y sinceridad,
desechando falsas confianzas,

Por el don de María, su Madre, el Carmelo te aclama, Señor.

Para que nuestros hermanos difuntos, logren cuanto antes gozar de la


compañía de su Madre en el lugar del consuelo, de la luz y de la paz,

Por el don de María, su Madre, el Carmelo te aclama, Señor.

(Añadamos una última intención por nuestras necesidades particulares)


Señor, Dios nuestro, que has honrado a la Orden del Carmen con la
advocación especial de la bienaventurada y siempre Virgen Maria, Madre del
Hijo; concede a cuantos celebramos su recuerdo que, guiados por su
ejemplo y protección, lleguemos al gozo eterno de la gloria. Por Jesucristo
nuestro Señor.

Recuerdo: Interioridad de María


La virgen María supo encontrar a Dios en el silencio y la contemplación, dos
virtudes muy poco comunes en esta mundo de hoy, donde el ruido nos aturde y
nos impide recogernos en el silencio. El Espíritu Santo siempre habitó en el
corazón de María, haciéndola vivir en estrecha amistad con Dios.

Escuchemos al apóstol san Lucas, que nos habla del silencio de María.

"La noche del nacimiento de Jesús, había en la comarca unos pastores


que dormían al aire libre, y vigilaban por turno, durante la noche, su
rebaño. Se les presentó el Angel del Señor, quien les dijo: ‘No teman, les
anuncio una gran alegría. Hoy ha nacido en la ciudad de David, un
salvador, que es el Cristo Señor. Y esto les servirá de señal. Encontrarán
un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre’. Cuando el Angel
los dejó, los pastores corrieron a Belén, y encontraron a María y a José, y
al niño acostado en el pesebre, y lo adoraron. María, por su parte,
guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón." (Lc 2,8-19)

Canto: Reina Inmaculada

Oración: A cada intención respondemos "Ayúdanos a hallar a Dios en el


silencio"

 Cuando los ruidos del mundo amenacen con hacernos olvidar a Dios.
 Cuando nuestras ocupaciones nos abrumen.
 Cuando los problemas invadan nuestra tranquilidad.
 Cuando las preocupaciones nos quiten la paz.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

º Recuerdo: Fortaleza de María.

La Virgen María permaneció siempre junto a su Hijo Jesucristo. Muchos fueron


los sufrimientos que debió padecer María a lo largo de su vida: desde la
humillación de traer a su hijo al mundo en un establo para animales y tener que
huír luego para proteger a su hijo de Herodes, hasta verlo morir clavado en una
cruz. Sin embargo, nunca se echó atrás. Permaneció siempre firme y de pie desde
la cuna hasta la cruz.

Escuchemos al apóstol Juan que nos muestra a María al pie de su hijo en la cruz.

"Cuando crucificaron a Jesús, estaba junto a la cruz, su Madre, la


hermana de su Madre, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y
junto a ella al discípulo a quien amaba, le dijo a su madre: ‘Mujer, ahí
tienes a tu hijo’. Y luego le dijo al discípulo: ‘Ahí tienes a gu madre’. Y
desde aquel momento, el discípulo la acogió en su casa".(Jn 19,25-27)

Canto: "La Virgen es mi Madre".

Oración.- A cada intención respondemos: "Danos tu fuerza, María".

 Tú, que viste coronar de espinas a tu hijo siendo inocente...


 Tú, que viste azotar a tu hijo...
 Tú, que viste cuando lo clavaron en una cruz...
 Tú, que estuviste junto a tu hijo cuando todos lo abandonaron...
 Tú, que viste a tu hijo desangrarse por nuestros pecados...
 Tú, que viste morir a tu hijo, dejándote como nuestra Madre...

Letanías (íd 2º recuerdo)

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

9º Recuerdo: Fidelidad de María.

La Virgen María fue siempre fiel a la voluntad de Dios. Después de la ascención


de Jesús, permaneció junto a los apóstoles mientras nacía la Iglesia, aconsejando
a los primeros cristianos y perseverando en la oración. Ella mantuvo firme la fe
del naciente Pueblo de Dios.

Escuchemos la narración de los primeros tiempos de la vida de la Iglesia, de boca


de san Lucas.

"Después de la ascensión del Señor, los Apóstoles regresaron a Jerusalén


y se alojaron en la habitación superior de la casa donde se reunían
habitualmente. Todos ellos perseveraban unánimemente en la oración
junto con las mujeres y con María, la madre de Jesús". (He 1,13-14)

Canto: Himno a la Virgen del Milagro.

Oración.- A cada intención respondemos: "Enséñanos a ser fieles a Dios".

 Cuando la vida nos proponga lujos y placeres que nos alejen del buen
camino...
 Cuando nuestro egoísmo nos tiente a encerrarnos en nosotros mismos...
 Cuando tengamos que tomar decisiones importantes y no sepamos
reconocer el camino verdadero...
 Cuando el conformismo intente ahogar nuestros deseos de servirte...

Letanías (íd 3º recuerdo)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Santa María, Madre de Cristo, Madre de Dios y Madre nuestra! Bajo tu amparo nos acogemos, a tu
intercesión maternal nos confiamos. Como Tú te consagraste totalmente a Dios, nosotros, siguiendo
tu ejemplo y en comunión contigo, nos consagramos a Cristo el Señor; nos consagramos también a
Ti, nuestro modelo, porque queremos hacer en todo la voluntad del Padre, y ser como Tú fieles a las
inspiraciones del Espíritu.
¡Virgen del Carmen de Maipú, Reina y Patrona del pueblo chileno! A tu corazón de Madre encomiendo
la Iglesia y todos los habitantes de Chile: los Pastores y los fieles, todos los hijos de esta nación. Que
bajo tu protección maternal, Chile sea una familia unida en el hogar común, una patria reconciliada en
el perdón y en el olvido de las injurias, en la paz y en el amor de Cristo. Tú que eres la Madre de la Vida
verdadera, enséñanos a ser testigos del Dios vivo, del amor que es más fuerte que la muerte, del
perdón que disculpa las ofensas, de la esperanza que mira hacia el futuro para construir, con la fuerza
del Evangelio, la civilización del amor en una patria reconciliada y en paz.
¡Santa María de la Esperanza, Virgen del Carmen y Madre de Chile! Extiende tu escapulario, como
manto de protección, sobre las ciudades y los pueblos, sobre la cordillera y el mar, sobre hombres y
mujeres, jóvenes y niños, ancianos y enfermos, huérfanos y afligidos, sobre los hijos fieles y sobre las
ovejas descarriadas. Tú, que en cada hogar chileno tienes un altar familiar, que en cada corazón
chileno tienes un altar vivo, acoge la plegaria de tu pueblo, que ahora, con el Papa, de nuevo se
consagra a Ti. Estrella de los mares y Faro de luz, consuelo seguro para el pueblo peregrino, guía los
pasos de Chile en su peregrinar terreno, para que recorra siempre senderos de paz y de concordia,
caminos de Evangelio, de progreso, de justicia y libertad. Reconcilia a los hermanos en un abrazo
fraterno; que desaparezcan los odios y los rencores, que se superen las divisiones y las barreras, que
se unan las rupturas y sanen las heridas. Haz que Cristo sea nuestra Paz, que su perdón renueve los
corazones, que su Palabra sea esperanza y fermento en la sociedad.
¡Madre de la Iglesia y de todos los hombres! Inspira y conserva la fidelidad a Cristo en la nación
chilena y en el continente latinoamericano. Mantén viva la unidad de la Iglesia bajo la cruz de tu Hijo.
Haz que los hombres de todos los pueblos, reconozcan su mismo origen y su idéntico destino, se
respeten y amen como hijos del mismo Padre, en Cristo Jesús, nuestro único Salvador, en el Espíritu
Santo que renueva la faz de la tierra, para gloria y alabanza de la Santísima Trinidad. Amén.
A partir de entonces el Monte Carmelo –ubicado al oeste del lago Galileo y
cuyo nombre significa jardín- se convirtió en un lugar sagrado, hasta donde
llegaron a vivir ermitaños que se dedicaban a rezar y que con el paso de los
siglos fueron llamados carmelitas.

Estos hombres que se entregaron a la oración y a la penitencia en el desierto,


comenzaron con los años a invocar a María con el nombre de“Santísima
Virgen del Monte Carmelo”.
En el siglo XIII, el Patriarca Latino de Jerusalén, delegado papal en Tierra
Santa, les pidió a los ermitaños del Monte Carmelo que ordenaran su estilo
de vida, lo cual se concretó gracias a los Papas Honorio III e Inocencio IV. De
esta manera, nació la orden religiosa de los Padres Carmelitas, que se
extendió por el mundo tanto en su rama masculina como femenina.
Posteriormente en el S. XVI Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia es la
reformadora del Carmelo descalzo reimpulsando la fuerza de su regla
original, de oración y clausura. Y es así como se difunde a América.

El domingo 16 de julio de 1251, San Simón Stock, Superior General de los


Padres Carmelitas del convento de Cambridge, estaba rezando por el destino
de su orden, cuando se le apareció la Virgen María.

Estaba Ella vestida de hábito carmelita, llevaba al Niño Jesús en sus brazos y
en su mano el Escapulario, que le entrega diciendo: “Recibe hijo mío este
Escapulario de tu orden, que será de hoy en adelante señal de mi
confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan.
Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal
de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma,
alianza de paz y pacto sempiterno

La peregrinación está programada para abarcar Chile entero, de Arica a


Punta Arenas. En cada ciudad, pueblo o localidad, Ella estará las 24 horas
del día a disposición de sus fieles, para despertar ese gran poder, para el que
nada es imposible: la oración. La iniciativa corresponde a un grupo de laicos
que han unido fuerzas, junto al Templo Votivo Nacional de la Virgen del
Carmen, para dar vida a esta campaña, la que fue acogida y asumida por el
Episcopado y las iglesias locales.

La Virgen Misionera inició su peregrinación desde la Capilla de Santa


Cecilia, ubicada en la ciudad Talcahuano, donde permanece desde el
terremoto y maremoto del 2010. Su entronización en ese lugar representa su
deseo maternal de proteger a Chile de toda acción destructora que amenace
la vida de nuestro pueblo. Ella asegura, vela y cuida del valor de toda vida
humana desde su inicio, sin importar su condición.

La Virgen del Carmen, como ícono del alma de Chile, ha animado a nuestra
Patria desde sus inicios, y en circunstancias muy diversas. Esta es una
ocasión en que se necesita su intercesión, por eso el sentido fundamental de
esta peregrinación es orar y consagrar a la Virgen delCarmen Misionera
como Reina de la vida y de las familias chilenas. Que Ella ayude a proteger
los valores inalienables para el hombre, especialmentede los más indefensos,
como lo es un niño en el vientre de su madre.El Papa Francisco ha reiterado
su condena a la llamada “economía de la exclusión”o la “cultura del desecho”
que “considera el ser humano como un bien de consumo que se puede usar y
tirar”. (Cfr. EG nro. 7 53)

Ella decide salir esta vez a recorrer Chile con la intención de animar, acoger
yorientar a las madres que la necesitan. Como madre que entiende a las
madres, Ella se manifiesta en el corazón de muchas personas, quienes a
través de diversas instituciones dan acogida, esperanza y una ayuda concreta
a quienes en situación de vulnerabilidad miran el aborto como una solución.
Proyecto Esperanza, entre otras instituciones reunidas en el portal “Chile es
Vida”, son un ejemplo concreto de ello.

La Virgen del Carmen, Madre y Patrona de Chile está invitando a edificar


una patria más inclusiva, donde todostengan cabida. La invitación está
cursada: unámonos a la cadena de oración y acompañemos a la Virgen del
Carmen cuando visite nuestra ciudad.

EL ESCAPULARIO CARMELITA

"La devoción del escapulario del Carmen ha hecho descender sobre el mundo una copiosa
lluvia de gracias espirituales y temporales” (Pío XII, 6-VIII-1950).

¿Qué es el Escapulario Carmelita?


Escapulario carmelita

Ver también: Escapulario Verde

El escapulario es un sacramental

Un sacramental es un objeto religioso que la Iglesia haya aprobado como signo que nos ayuda a
vivir santamente y a aumentar nuestra devoción. Los sacramentales deben mover nuestros
corazones a renunciar a todo pecado, incluso al venial.

El escapulario, al ser un sacramental, no nos comunica gracias como hacen los sacramentos sino
que nos nos disponen al amor a Dios y a la verdadera contrición del pecado si los recibimos con
devoción.

Los seres humanos nos comunicamos por símbolos. Así como tenemos banderas, escudos y
también uniformes que nos identifican. Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de
su consagración a Dios.

Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda
de la santidad pueden usar el escapulario. La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como un
hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella.
Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre
el pecho y la otra sobre la espalda. (ver ilustración arriba). Se usa bajo la ropa. Junto con el rosario
y la medalla milagrosa, el escapulario es uno de los mas importantes sacramentales marianos.
Dice San Alfonso Ligorio, doctor de la Iglesia: "Así como los hombres se enorgullecen de que otros
usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su
escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la
Madre de Dios."

¿Cómo se originó el escapulario?

La palabra escapulario viene del Latín "scapulae" que significa "hombros". Originalmente era un
vestido superpuesto que cae de los hombros y lo llevaban los monjes durante su trabajo. Con el
tiempo se le dio el sentido de ser la cruz de cada día que, como discípulos de Cristo llevamos
sobre nuestros hombros. Para los Carmelitas particularmente, pasó a expresar la dedicación
especial a la Virgen Santísima y el deseo de imitar su vida de
entrega a Cristo y a los demás.

La Virgen María entrega el escapulario el 16 de julio de


1251

En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la


Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de
la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a
María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le
pertenecían. En su oración la llamó "La flor del Carmelo" y la
"Estrella del Mar" y le suplicó la protección para toda la
comunidad.

En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se


le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario
para la orden con la siguiente promesa:

"Este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los


Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá
el fuego eterno"

Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el
llamado de vivir una vida mas comprometida con la espiritualidad carmelita y así se comenzó la
cofradía del escapulario, donde se agregaban muchos laicos por medio de la devoción a la Virgen
y al uso del escapulario. La Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a los laicos.

La Santísima Virgen se apareció al Papa Juan XXII en el siglo XIV y le prometió para
quienes cumplieran los requisitos de esta devoción que "como Madre de Misericordia con mis
ruegos, oraciones, méritos y protección especial, les ayudaré para que, libres cuanto antes de sus
penas, (...) sean trasladadas sus almas a la bienaventuranza".

Explicación de la Promesa:

Muchos Papas, santos y teólogos católicos han explicado que, según esta promesa, quien tenga la
devoción al escapulario y lo use, recibirá de María Santísima a la hora de la muerte, la gracia de la
perseverancia en el estado de gracia (sin pecado mortal) o la gracia de la contrición
(arrepentimiento). Por parte del devoto, el escapulario es una señal de su compromiso a vivir la
vida cristiana siguiendo el ejemplo perfecto de la Virgen Santísima.

El escapulario tiene 3 significados:


1) El amor y la protección maternal de María: El signo es una tela o manto pequeño. Vemos
como María cuando nace Jesús lo envuelve en un manto. La Madre siempre trata de cobijar a sus
hijos.

Envolver en su manto es una señal muy maternal de protección y cuidado. Señal de que nos
envuelve en su amor maternal. Nos hace suyos. Nos cubre de la ignominia de nuestra desnudes
espiritual.

Vemos en la Biblia:

-Dios cubrió con un manto a Adán y Eva después de que pecaron. (manto - signo de perdón)

-Jonatán le dio su manto a David: símbolo de amistad


-Elías dio su manto a Eliseo y lo llenó de su espíritu en su partida.

-S. Pablo: revístanse de Cristo: vestirnos con el manto de sus virtudes.

2)Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El
escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a María.

Consagración: 'pertenecer a María' es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos


a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Así podremos ser usados
por Ella para la extensión del Reino de su Hijo.

-En 1950 Papa Pío XII escribió acerca del escapulario: "que sea tu signo de consagración al
Inmaculado Corazón de María, lo cual estamos particularmente necesitando en estos tiempos tan
peligrosos"

En las palabras del Papa vemos mas vez mas devoción a la Virgen del Carmen es devoción a la
Inmaculada.

Quien lleve el escapulario debe estar consciente de su consagración a Dios y a la Virgen y ser
consecuente en sus pensamientos, palabras y obras.

3)El suave yugo de Cristo: "Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mi, porque soy
paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga
liviana". (Mt 11:29-30)

-El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a
llevar.

Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades
que ese yugo le traiga.

Se debe vivir lo que significa

El escapulario es un signo de nuestra identidad como católicos, vinculados de íntimamente a la


Virgen María con el propósito de vivir plenamente según nuestro bautismo. Representa nuestra
decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia
vocación. Esto requiere que seamos pobres (un estilo de vida sencillo sin apegos materiales),
castos y obedientes por amor a Dios.
Al usar el escapulario constantemente hacemos silenciosa petición de asistencia continua a la
Santísima Madre. La Virgen nos enseña e intercede para que recibamos las gracias para vivir
como ella, abiertos de corazón al Señor, escuchando Su Palabra, orando, descubriendo a Dios en
la vida diaria y cercano a las necesidades de nuestros hermanos. El escapulario además es un
recuerdo de que nuestra meta es el cielo y todo lo de este mundo está pasando.

En momentos de tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia


de la Madre, resueltos a ser fieles al Señor. Ella nos dirige hacia el Sagrado Corazón de su Hijo
Divino y el demonio es forzado a retroceder vencido.

Imposición del Escapulario:

-La imposición se hace preferentemente en comunidad.


-Es necesario que en la celebración quede bien expresado el sentido espiritual de las gracias
unidas al Escapulario de la Virgen del Carmen y los compromisos asumidos con este signo de
devoción a la Santísima Virgen.
-El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto por él mientras dice la
oración:

"Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves
sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna"

Ver otras oraciones para la imposición del escapulario

¿Puede darse el escapulario a quien no es católico?

Sí. El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y debemos recordar que ella es
madre de todos. Muchos milagros de conversión se han realizado en favor de buenos no-católicos
que se han decidido a practicar la devoción al escapulario.

Testimonios de Conversiones

Un anciano fue llevado al Hospital de San Simón Stock en la ciudad de Nueva York, inconsciente y
moribundo. La enfermera al ver al paciente con el Escapulario Carmelita llamó a un sacerdote.
Mientras rezada las oraciones por el moribundo, éste recobró el conocimiento y dijo: "Padre, yo no
soy católico". "¿Entonces, ¿por qué está usando el Escapulario Carmelita?", preguntó el sacerdote.
"He prometido a mis amigos usarlo", explicó el paciente. "Además rezo un Ave María diariamente."
"Usted se está muriendo" replicó el sacerdote. "¿Quiere hacerse católico?" 'Toda mi vida lo he
deseado", contestó el moribundo. Fue bautizado, recibió la Unción de los Enfermos antes de
fallecer en paz.

Juan Pablo II habla del escapulario >>>

La Medalla Escapulario

La medalla-escapulario tiene en una cara la imagen del Sagrado


Corazón de Jesús y la imagen de la Bienaventurada Virgen María en su
reverso. En 1910, el Papa Pío X declaró que, una persona válidamente
investida en su escapulario de tela podía llevar la medalla-escapulario
en su lugar, provisto que tuviera razones legítimas para sustituir su
escapulario de tela por la medalla- escapulario. Esta concesión fue
hecha a petición de los misioneros en los países del trópico, donde los
escapularios de tela se deterioran pronto. Ahora bien, el Papa Pío X y su
sucesor, el Papa Benedicto XV, expresaron su profundo deseo de que
las personas continuaran llevando el escapulario de tela cuando fuera posible, y que no
sustituyeran el escapulario de tela por la medalla escapulario sin que medie primero razón
suficiente. La vanidad o el miedo a profesar su fe en público no pueden ser razones que satisfagan
a Nuestra Señora. Personas de esta clase corren el riesgo de no recibir la promesa del escapulario
del Carmen. (tomado del panfleto "Otorga mucha importancia a tu escapulario" del Apostolado
Mundial de Fátima, Washington, NJ 07882-0976 USA).

Advertencias prácticas

Una vez bendecido el primer escapulario, el devoto no necesita pedir la bendición para
escapularios posteriores.

Los escapularios gastados, si han sido bendecidos no se deben echar a la basura. Se pueden
quemar o enterrar como signo de respeto.

Alerta contra abusos:

El escapulario NO salva por si solo como si fuera algo mágico o de buena suerte, ni es una excusa
para evadir las exigencias de la vida cristiana. Mons. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden
Carmelita nos dice: "No lleguemos a la conclusión que el escapulario está dotado de alguna clase
de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto
pequemos... Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la ´omnipotencia suplicante´ de la
madre de la misericordia."

Los Papas y Santos han muchas veces alertado acerca de no abusar de la promesa de nuestra
madre como si nos pudiéramos salvar llevando el escapulario sin conversión. El Papa Pío XI nos
advierte: "aunque es cierto que la Virgen María ama de manera especial a quienes son devotos de
ella, aquellos que desean tenerla como auxilio a la hora de la muerte, deben en vida ganarse dicho
privilegio con una vida de rechazo al pecado y viviendo para darle honor"

Vivir en pecado y usar el escapulario como ancla de salvación es cometer pecado


de presunción ya que la fe y la fidelidad a los mandamientos es necesaria para todos los que
buscan el amor y la protección de Nuestra Señora.

San Claude de la Colombiere advierte: "Tu preguntas: ¿y si yo quisiera morir con mis pecados?, yo
te respondo, entonces morirás en pecado, pero no morirás con tu escapulario"

El Privilegio Sabatino: (sábado)

Este privilegio es una promesa de la Virgen que consiste en


la liberación del purgatorio el primer sábado (día que la
Iglesia ha dedicado a la Virgen) después de la muerte por
medio de una intercesión especial de la Virgen

Se originó en una bula o edicto que fue proclamado por el Papa


Juan XXII en marzo 3, 1322 como resultado de una aparición
que tuvo de la Virgen en la que prometió para aquellos que
cumplieran los requisitos de esta devoción que "como Madre de
Misericordia, con mis ruegos, oraciones, méritos y protección
especial, les ayudaré para que, libres cuanto antes de sus
penas, sean trasladadas sus almas a la bienaventuranza".
Condiciones para que aplique este privilegio

1) Usar el escapulario con fidelidad.


2) Observar castidad de acuerdo al estado de vida.
3) Rezo del oficio de la Virgen (oraciones y lecturas en honor a la Virgen) o rezar diariamente 5
décadas del rosario.

El Papa Pablo V confirmó en una proclamación oficial que se podía enseñar acerca del privilegio
sabatino a todos los creyentes.

El Escapulario y la Virgen de Fátima:

Es evidente que la Virgen María quiere revelarnos de manera especial el escapulario. Reporta
Lucia (vidente de Fátima, hoy Hermana María del Inmaculado Corazón), que en la última aparición
(Octubre, 1917, día del milagro del sol), la Virgen vino vestida con el hábito carmelita y con el
escapulario en la mano y recordó que sus verdaderos hijos lo llevaran con reverencia. También
pidió que los que se consagraran a ella lo usaran como signo de dicha consagración.

Hablan los Papas y los santos

El Beato Papa Gregorio X fue enterrado con su escapulario solo 25 años después de la Visión del
Escapulario. 600 años mas tarde cuando abrieron su tumba, su escapulario estaba intacto.

El Papa Pío XII habló frecuentemente del Escapulario. En 1951, aniversario 700 de la aparición de
Nuestra Señora a San Simón Stock, el Papa ante una numerosa audiencia en Roma exhortó a que
se usara el Escapulario como "Signo de Consagración al Inmaculado Corazón de María" (tal como
pidió la Virgen en Fátima). El Escapulario también representa el dulce yugo de Jesús que María
nos ayuda a sobrellevar. Y finalmente, el Papa continuó, El Escapulario nos marca como hijos
escogidos de María y se convierte para nosotros (como lo llaman los alemanes) en un 'Vestido de
Gracia".

El mismo día que S. Simón Stock recibió de María el escapulario y la promesa, el fue llamado a
asistir a un moribundo que estaba desesperado. Cuando llegó puso el escapulario sobre el
hombre, pidiéndole a la Virgen que mantuviera la promesa que le acababa de hacer.
Inmediatamente el hombre se arrepintió, se confesó y murió en gracia de Dios"

San Alfonso Ligorio y S. Juan Bosco tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y
usaban el escapulario. Cuando murió San Alfonso Ligorio le enterraron con sus vestiduras
sacerdotales y con su escapulario. Muchos años después cuando abrieron su tumba encontraron
que su cuerpo y todas las vestimentas estaban hechas polvo, sin embargo su escapulario estaba
intacto. El escapulario de San Alfonso está en exhibición en su Monasterio en Roma.

San Alfonso Ligorio nos dice: "Herejes modernos se burlan del uso del Escapulario. Lo
desacreditan como una insignificancia vana y absurda."

San Pedro Claver, se hizo esclavo de los esclavos por amor. Cada mes llegaba a Cartagena,
Colombia un barco con esclavos. San Pedro se esforzaba por la salvación de cada uno.
Organizaba catequistas, los preparaba para el bautismo y los investía con el escapulario. Algunos
clérigos acusaron al santo de celo indiscreto. Sin embargo él continuó su obra hasta tener mas de
300,000 conversos.

San Claudio de Colombiere (director espiritual de St. Margarita María)

«Yo quería saber si María en realidad se había interesado en mí, y en el escapulario Ella me ha
dado la seguridad más palpable. Sólo necesito abrir mis ojos, Ella ha otorgado su protección a este
escapulario: 'Quien muera vestido en él no sufrirá el fuego eterno`.»

Dijo también: "Debido a que todas las formas de amar a la Santísima Virgen y las diversas
maneras de expresar ese amor no pueden ser igualmente agradables a ella y por consiguiente no
nos ayudan en el mismo grado para alcanzar el cielo, lo digo sin vacilar ni un momento, ¡El
Escapulario Carmelita es su predilecto!" y agrega "Ninguna devoción ha sido confirmada con mayor
número de milagros auténticos que el Escapulario Carmelita".

Otros Testimonios:

"Un sacerdote de Chicago fue llamado para ir a asistir a un moribundo que había estado lejos de
su fe y de los sacramentos por muchos años. El moribundo no quiso recibirlo, ni hablar con el. Pero
el sacerdote insistió y le enseñó el escapulario que llevaba. Le preguntó si le permitiría ponérselo.
El hombre aceptó con tal que el sacerdote lo dejara en paz. Una hora mas tarde el moribundo
mandó a llamar al sacerdote pues deseaba confesarse y morir en gracia y amistad con Dios"

El demonio odia el escapulario. Un día al Venerable Francisco Yepes se le cayó el escapulario.


Mientras se lo ponía, el demonio aulló: "¡Quítate el hábito que nos arrebata tantas almas!".

Un misionero Carmelita de Tierra Santa fue llamado a suministrar la unción de los enfermos en el
año 1944. Notó que mientras caminaba, sus pies se hundían cada vez mas en el fango hasta que,
tratando de encontrar tierra firme, se deslizó en un pozo de fango en el que se hundía hacia la
muerte. Pensó en la Virgen y besó su hábito el cual era escapulario. Miró entonces hacía la
Montaña del Carmelo gritando: "¡Santa Madre del Carmelo! ¡Ayúdame! ¡Sálvame!". Un momento
mas tarde se encontró en terreno sólido. Atestiguó mas tarde: "Sé que fui salvado por la Santísima
Virgen por medio de su Escapulario Carmelita. Mis zapatos desaparecieron en el lodo y yo estaba
cubierto de él, pero caminé las dos millas que faltaban, alabando a María".

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

SÚPLICA PARA TIEMPOS DIFÍCILES

"Tengo mil dificultades:


ayúdame.
De los enemigos del alma:
sálvame.
En mis desaciertos:
ilumíname.
En mis dudas y penas:
confórtame.
En mis enfermedades:
fortaléceme.
Cuando me desprecien:
anímame.
En las tentaciones:
defiéndeme.
En horas difíciles:
consuélame.
Con tu corazón maternal:
ámame.
Con tu inmenso poder:
protégeme.
Y en tus brazos al expirar:
recíbeme.
Virgen del Carmen, ruega por nosotros.
Amén."

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

Oh Virgen Maria, Madre de Dios y Madre también de los pecadores y especial Protectora de los
que visten tu sagrado Escapulario, por lo que su Divina Majestad te engrandeció, escogiéndote
para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo, el perdón de mis pecados,
la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de
mis aflicciones y la gracia especial que te pido en esta Novena, si conviene para su mayor honra y
gloria y bien de mi alma; que yo, Señora, para conseguirlo me valgo de vuestra intercesión
poderosa. Quisiera tener el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte
dignamente y uniendo mi voz con sus afectos, te saludo una y mil veces diciendo: Tres
Avemarías..

Virgen Santísima del Carmen, yo deseo que todos sin excepción, se cobijen bajo tu sombra
protectora de tu Santo Escapulario y que todos estén unidos a Ti Madre Mía, por los estrechos y
amorosos lazos de ésta tu querida insignia.

¡Oh Hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante su sagrada imagen y concédenos
benigna tu amorosa protección. Te encomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el
Papa y la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las
mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres
pecadores, herejes y cismáticos, cómo ofenden a tu Divino Hijo y a tantos infieles cómo gimen en
las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre Mía, como yo deseo amarte
ahora y por toda la eternidad. Amén.

Virgen del Carmen, seguimos transitando el


camino dEn el estado Mérida, en el municipio Campo Elías celebran el 31 de
mayo la Bajada y Coronación de la Virgen del Carmen en la Iglesia Ntra. Sra. del
Carmen de Montalban de la ciudad de Ejido, tradición realizada desde el año 2010, y
después de peregrinar durante algunos días una imagen peregrina de menor tamaño la
imagen original es enviada en manos de sus devotos a una parroquia vecina, mientras
que a la suya llega el patrón de esta parroquia vecina, es decir, la iglesia Montalban
recibe a San Buenaventura, que aparte de esto es patrón de la ciudad de Ejido, y su
iglesias que es de la Parroquia Matriz de Ejido, recibe a la venerada imagen mariana y
a todos sus fieles. Al día siguiente amabas se reúnen en la Calle Ayacucho (limite de
ambas parroquias) para encontrarse y llevar devuelta las imágenes a sus respectivos
templos, después, continúan las peregrinaciones y llegan las tan esperadas fiestas
patronales.

El 14 de julio la Iglesia y el pueblo ejidense celebra a su patrón San Buenaventura y al


día siguiente se va desde las 7:00 p.m. para la plaza Montalban para presenciar el
espectáculo musical, pirotécnico y folclórico de la tradicional serenata a la Virgen del
Carmen, además de presentarse agrupaciones de todo tipo se presenta bajo un cielo
pintado de fuegos artificiales la carroza que llevara la imagen de la virgen desde horas
de la mañana de ese día hasta el día 17 de este mes.

El día 16 de julio la virgen recibe a todos sus fieles quienes la acompañan con pólvora,
otras carrozas que aluden a la advocación u otras, rosarios y cánticos pasando ella por
las principales calles de la ciudad de Ejido.

Luego de todo lo celebrado en el mes y el pasado, los fieles se reúnen por última vez
en la iglesia para despedir la imagen de su patrona que será subida a su altar y bajada
el próximo año para ver desde cerca a sus fieles que la visitan año tras año. También
en varias partes del estado es común ver esta celebración viva, como en los andes
merideños, en la catedral del estado y la ciudad y en diversas iglesias merideñas

MONICION DE ENTRADA:
Este día, celebramos La Solemnidad de Santa María Madre de Dios. Por su “SI” a la voluntad de Dios, María
dió a luz a Jesucristo. María es también Madre de la Iglesia y símbolo de nuestra comunidad cristiana.
También nos unimos en oración por la Jornada Mundial de la Paz
o
Al recibir el nuevo año centramos especialmente nuestra atención en el Misterio de la maternidad divina de
Nuestra Señora. Recordamos también la Jornada mundial de la paz, pidamos a Cristo que el don de la paz se
propague por todas las persona, hogares y naciones.
o
(Saludo) Hoy celebramos la Maternidad Divina de María Santísima. Ella es nuestra Madre e Intercesora y nos
lleva a su Hijo Jesucristo. En esta Santa Misa pidamos a Dios que el don de la paz se propague por todas las
personas, hogares y naciones.
MONICION A LAS LECTURAS (UNICA)
El Señor fortalece nuestra fe con su palabra que hoy se centra en María y nos muestra su grandeza através
de la historia. Escuchemos con atención.
o
El Señor fortalece nuestra fe con su palabra, hoy recordamos la grandeza de María, que con su “si” a
Dios trajo al mundo a nuestro salvador. Escuchemos con atención.
o
Jesús es Dios hecho hombre, nacido de una mujer que por su SÍ al Señor nos ha dado a su Hijo amado que
trae paz y bendición a la humanidad. Escuchemos
MONICION A LAS LECTURAS (INDIVIDUAL)
Primera Lectura
La bendición del Altísimo se derrama abundantemente para toda la humanidad y actúa eficazmente
ofreciendo protección y bienestar a todos los que están dispuestos a recibirla.
Salmo66
ORACION DE LOS FIELES
Levantemos nuestra voz suplicante al Señor –por la ponderosa intercesión de su Madre Santísima- e
imploremos la misericordia divina en favor de todos los hombres:
1.- Para que los fieles –a imitacion de María- mediten y conserve en su corazón y anuncien con cello lo que
han oído del Hijo de Dios, roguemos al Señor
2.- Para que los hombres de todas las razas y pueblos descubran que tienen un único Dios, Padre de todos, y
nunca se comporten como enemigos unos de otros, roguemos al Señor
3.-Para que llegue a la presencia del Señor el lamento de los que sufren a causa de las guerras, y pronto
puedan experimentar el retorno de la paz a sus hogares y naciones, roguemos al Señor
4.- Para que los que hoy nos hemos reunido para dedicar al Señor las primicias de este año Nuevo, vivamos
en paz todos sus dias y podamos ver su final con salud y alegría, roguemos al Señor
Escucha, Dios omnipotente y eterno, nuestras suplicas bendice el año que hoy comenzamos. Que nuestro
trabajo nos dé el pan de cada día, y que nuestras almas encuentren el alimento necesario para avanzar en el
camino del bien y en la contemplación de tu palabra. Por Jesucristo, nuestro Señor.
MONICION DE OFERTORIO:
Al presentar las ofrendas del pan y vino, le pedimos a nuestra Madre del cielo que interceda ante su Hijo, para
que nos ayude a renovar nuestros corazones y a crecer en el amor a Dios y en el servicio a nuestro prójimo.
o

Al presentar las ofrendas del pan y vino, le pedimos a nuestra Madre del cielo que interceda por
nosotros ante su Hijo, para que nos ayude a renovar nuestros corazones y a crecer en el amor a Dios y en el
servicio a nuestro prójimo.
o
Al ofrecer este pan y vino, le pedimos a nuestra Madre del cielo que interceda ante su Hijo, para que renueve
nuestros corazones y nos haga crecer en el amor a Dios y en el servicio a nuestro prójimo.
MONICION A LA COMUNIÓN
Que la sagrada comunión que vamos a recibir nos ayude a ser verdaderos discipulos de Jesús y a proclamar
con gozo que María es también nuestra Madre
o
La comunión nos hace uno con Cristo y con su misión. A ejemplo de María recibamos a Jesús en nuestra vida
que es guía y fortaleza en la lucha contra el pecado.
PARA DESPUES DE COMULGAR
Dediquemos este momento de oración a agradecer a Dios por todo lo que nos ha regalado, pero sobre todo
por esa madre que es todo amor. Pidámosle a ella que interceda por nosotros ante Dios. No nos olvidemos
tambien de hacer una oración especial por la Jornada Mundial de la Paz, pedir a Dios que llene de Paz y
Amor nuestro corazón para poder así compartilos y divulgarlos con nuestros actos la paz llegará a este mundo
el día que todos estemos dispuestos a darla.
MONICION DE DESPEDIDA
Pidamos a nuestra Señora la gracia de vivir este año cumpliendo en todo la voluntad de su Hijo. Comencemos
este año que el Señor nos regala, con la confianza puesta en su Providencia Divina.
o
Pidamos a María Madre de Dios que nos disponga a recibir este año con optimismo y nos impulse a vivir
como testigos fieles del Evangelio. Vayamos a nuestros hogares, con la confianza puesta en la Divina
Providencia.

Monición de Entrada
¡Muy buenas noches para todas y todos! Hoy nos hemos reunido para
celebrar la Fiesta de la Virgen María bajo la advocación del Carmen. A María
la invocamos como Madre y nos sentimos apoyados y protegidos por ella. Su
cariño y su ternura llenan nuestras vidas y por eso ponemos en Ella nuestra
confianza.
Refiere la tradición carmelita que un día de Pentecostés, ciertos
piadosos varones que habían seguido el modelo de vida de los Profetas Elías
y Eliseo, abrazaron la fe cristiana; ellos levantaron un templo a la Virgen
María en la cumbre del Monte Carmelo, en el lugar mismo desde donde Elías
viera la nube, que figuraba la fecundidad de la Madre de Dios. Estos
religiosos se llamaron Hermanos de Santa María del Monte Carmelo, y
pasaron a Europa en el siglo XIII, con los Cruzados, aprobando su regla el
papa Inocencio IV en 1245, bajo el generalato de San Simón Stock. Seis años
más tarde, el 16 de julio de 1251, la Virgen María se apareció a ése su
fervoroso servidor, y le entregó el hábito que había de ser su signo distintivo.
El papa Inocencio bendijo ese hábito y le otorgó varios privilegios, no sólo
para los religiosos de la Orden, sino también para todos los Cofrades de
Nuestra Señora del Monte Carmelo. Llevando éstos el escapulario, que es la
reducción del que llevan los Carmelitas, participan de todos los méritos y
oraciones de la Orden y pueden esperar de la Santísima Virgen verse pronto
libres del Purgatorio, si hubieran sido fieles en observar las condiciones
impuestas para su uso.
MONICIÓN DEL EVANGELIO
María es arca de la alianza, refugio del pecador, consuelo del
afligido, auxilio de la humanidad y causa de nuestra alegría. La
veneramos como mujer sencilla, creyente, Madre, reina, corredentora
e intercesora nuestra. En verdad, María es la criatura que mejor nos
ha enseñado a cumplir la voluntad del Padre celestial.
ORACION DE LOS FIELES
Invoquemos a Dios nuestro Padre en esta solemnidad de la
Virgen María del Monte Carmelo para que, por su intercesión,
derrame sus gracias sobre toda la humanidad.
 Por la santa Iglesia de Cristo que en María contempla su Madre y
modelo, para que aprenda a escuchar la Palabra y a proclamarla a
toda la humanidad, roguemos al Señor.
 Por todos aquellos que invocan a María como Madre y Protectora,
para que encuentren en Ella refugio en las adversidades y estímulo en
la vida cristiana, roguemos al Señor.
 Por las personas que llevan el santo Escapulario del Carmen, signo
de consagración y de esperanza, para que aprendan a imitar las
virtudes de la Virgen y reflejen en sus obras una vida
evangélica, roguemos al Señor.
 Por quienes invocan a María, la Virgen del Carmen, en los peligros de
la tierra y del mar, para que por ella lleguen a Cristo, Salvador de la
humanidad, roguemos al Señor.
 Por aquellas personas que duermen ya el sueño de la paz para que,
por intercesión de la Virgen María, gocen de las alegrías del cielo.
Recordamos al padre Arkel, roguemos al Señor.
 Por los Misioneros Claretianos, por sus comunidades en las distintas
Provincias, para que el auxilio de María del Monte Carmelo los asista y
guíe, los proteja de los peligros del mundo y sepan poner por obra la
Palabra de Dios, roguemos al Señor.
 Por todos nosotros, para que la participación en el misterio de Cristo,
nacido de la Virgen María, nos ayude a ser en el mundo testigos del
amor de Dios, roguemos al Señor.
Escucha, Padre Santo, la oración de tu Iglesia, y por la
intercesión de la Santísima Virgen del Carmen, concédenos
cuanto te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.
ESCALERA: Para encontrarnos con Dios siempre debemos subir, elevar
nuestro espíritu. Solo entonces, abajado nuestro orgullo, podremos llegar a
la Presencia del Señor. Esta escalera represente nuestra oración sencilla y
confiada en la Misericordia de Dios, cuyo mejor modelo es María Santísima.
AGUA: Nuestro ser puede resecarse en medio de tantas ofertas del mundo,
que nos alejan de Dios y nos lo ocultan. A María entregamos en esta
ofrenda todas las necesidades de nuestras vidas, para que sea Ella quien
las presente al Señor. Que el mismo Espíritu de Dios que hizo de María la
‘Madre’, haga fecundos nuestros corazones con la Gracia de Dios.
FRUTOS DE LA TIERRA / CONGREGACIÓN CLARETIANA: El árbol que
no da frutos, debe ser cortado. ¡Queremos dar los mejores frutos para Dios!
Estamos dispuestos a dar frutos y sabemos que la Gracia de Dios nos
ayudará a lograrlo. Hoy entregamos las CONSTITUCIONES DE LOS
MISIONEROS CLARETIANOS en representación de los frutos evangélicos
producidos durante sus primeros 166 años, suplicando las más abundantes
bendiciones del Inmaculado Corazón de María sobre ellos.
EL ESCAPULARIO: Para los que lo visten, el Escapulario es signo de
protección, estímulo de imitación de vida cristiana y promesa de
salvación. Tenemos la certeza de que el Señor nos hará llegar, gracias
a la intercesión de la Virgen María, hasta Cristo, monte de salvación.
EL PAN Y EL VINO: Tú, Señor, quisiste quedarte todos los días hasta el
final de los tiempos en medio de nosotros; y, para eso, te quedaste en la
apariencia del pan y del vino que, transformados en tu Cuerpo y en tu
Sangre, nos transmitirán tu Gracia y nos anticiparán la Vida Eterna. ¡Te
agradecemos, Señor!
……………………………………………………………..
El Monte Carmelo, cuya hermosura ensalza la Biblia, ha sido siempre un
monte sagrado. El profeta Elías lo convirtió en el refugio de la fidelidad al
Dios único y lugar de encuentro con el Señor. En tiempo de las
Cruzadas, ermitaños cristianos inspirados por la vida y espíritu del
profeta, se acogieron en las grutas de aquel monte reuniéndose en torno
a una iglesia que dedicaron a la Virgen María, tomándola como patrona
de su grupo. Llegados de Oriente a Europa en el siglo XIII, extendieron la
devoción a María bajo la advocación del Carmen; advocación
enriquecida con el don del Escapulario, que es para los que lo visten
signo de protección, estímulo de imitación y promesa de salvación. Por
eso le pedimos hoy al Señor que nos haga llegar, gracias a la intercesión
de la Virgen María, hasta Cristo, monte de salvación.

ANTIFONA DE ENTRADA Is 35,2

Tiene María la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarón. Ellos
verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios.

ORACION COLECTA

Te suplicamos, Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la


Santísima Virgen María, Madre y Reina del Carmelo, para que, guiados
por su ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la
perfección que es Cristo. Que vive y reina.

PRIMERA LECTURA - Elías oró y el cielo dio su lluvia

Lectura del primer libro de los Reyes 18,41-46

En aquellos días, Elías dijo a Ajab: «Vete a comer y beber, que ya se oye
el ruido de la lluvia». Ajab fue a comer y beber, mientras Elías subía a la
cima del Carmelo; allí se encorvó hacia tierra, con el rostro en las
rodillas, y ordenó a su criado: «Sube a otear el mar». El criado subió,
miró y dijo: «No se ve nada». Elías ordenó: «Vuelve otra vez». El criado
volvió siete veces, y a la séptima dijo: «Sube del mar una nubecilla como
la palma de una mano». Entonces Elías mandó: «Vete a decirle a Ajab
que enganche el carro y se vaya, no le coja la lluvia». En un instante se
oscureció el cielo con nubes empujadas por el viento y empezó a llover.
Ajab montó en el carro y marchó a Yizreel. Y Elías, con la fuerza del
Señor, se ciñó y fue delante de Ajab, corriendo hasta la entrada de
Yizreel.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL Sal 14,1.2-3.4

V. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

V. Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte


santo?

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

V. El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene


intenciones leales y no calumnia con su lengua.

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

V. El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera


despreciable al impío y honra a los que temen al Señor.

R. Atráenos, Virgen María, caminaremos en pos de ti.

SEGUNDA LECTURA - Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 4,4-7

Cuando se cumplió el tiempo envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer,


nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que
recibiéramos el ser hijos por adopción. Como son hijos, Dios envió a sus
corazones al Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abba! ¡Padre!. Así que ya no
eres esclavo, sino Hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad
de Dios.
Palabra de Dios

ALELUYA Lc 11,28

Aleluya, aleluya.

Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen.

Aleluya.

EVANGELIO - Ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre

Lectura del santo Evangelio según San Juan 19,25-27

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana


de su madre, María de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, al ver a su
madre, y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: «Mujer, ahí
tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y
desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

Palabra del Señor

Se dice «el Credo»

ORACION DE LOS FIELES

Invoquemos a Dios nuestro Padre en esta solemnidad de la Virgen María


del Monte Carmelo, para que por su intercesión, derrame sus gracias
sobre toda la humanidad.

Por la santa Iglesia de Dios que en María contempla su Madre y su


modelo, para que aprenda a escuchar la Palabra y a proclamarla a toda
la humanidad, roguemos al Señor.

Por todos aquellos que invocan a María como Madre y Protectora, para
que encuentren en ella refugio en las adversidades y estímulo en la vida
cristiana, roguemos al Señor.
Por las personas que llevan el santo Escapulario del Carmen, signo de
consagración y de esperanza, para que aprendan a imitar las virtudes de
la Virgen y reflejen en sus obras una vida evangélica, roguemos al
Señor.

Por quienes que invocan a María, la Virgen del Carmen, en los peligros
de la tierra y del mar, para que por ella lleguen a Cristo, Salvador de la
humanidad, roguemos al Señor.

Por aquellas personas que duermen ya el sueño de la paz para que por
intercesión de la Virgen María gocen de las alegrías del cielo, roguemos
al Señor.

Por toda nuestra asamblea, para que la participación en el misterio de


Cristo, nacido de la Virgen María, nos ayude a ser en el mundo testigos
del amor de Dios, roguemos al Señor.

Oración

Escucha, Padre Santo, la oración de tu Iglesia, y por la intercesión de la


Santísima Virgen del Carmen, concédenos cuanto te hemos pedido. Por
Jesucristo nuestro Señor.

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Te ofrecemos, Señor, estos dones sagrados al celebrar la protección de


la Virgen del Carmen sobre tu Pueblo santo; que ellos nos hagan crecer,
imitando su amor, en tu santo servicio, y nos unan íntimamente al
misterio redentor. Por Jesucristo.

PREFACIO DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARIA DEL MONTE


CARMELO

…………..
PROCESIÒN DE OFRENDAS
Señor, nos acercamos a tu altar para entregarte a través de estas ofrendas, nuestras vidas y nuestrosesfuerzos y
los anhelos que están cimentados en la esperanza de la vida eterna que nos prometes enPan y en el vino.
LOS CIRIOS ENCENDIDOS:

Señor, esta luz representa tu propia vida en medio de nosotros. Ilumina nuestro camino arecorrer. Que
nuestras almas vivan eternamente encendidas en tu amor, que cada uno denosotros podamos así brillar en
nuestros hogares. Te prometemos mantener siempreencendida tu llama en nuestros corazones.
EL PAN Y EL VINO:

Señor te ofrecemos el Pan y Vino, signo de entrega y comunión fraterna. Que sean paranosotros, y para todos
los niños del mundo,
Pan de vida y Vino de salvación.

LAS FLORES:

Te ofrecemos estas flores, Señor, como símbolo de vida, de unión, de alegría y nuestroanhelo de vivir siempre
en amor y amistad contigo.
LA BIBLIA:

Señor te ofrecemos la Biblia, nuestro alimento espiritual en el que nos apoyamos para creery vivir en
esperanza. Con él te ofrecemos nuestro afán de cada día para cumplir tu voluntad.
ROSARIO:

Te ofrecemos, Señor, el Rosario. Con él meditamos los misterios de tu vida para que, rezando a
María Santísima, podamos llegar a ti, porque “Familia que reza unida, permanece unida”.

ESTANDARTE
:

Traemos ante tu Altar, Señor, el estandarte, insignia que identifica nuestro colegio y lo
distingue de las demás instituciones educativas con el eslogan: El “Saber dignifica”.

FRUTAS:

Las frutas irradian tu obra creadora de amor a los hombres, las cuales no sólo nos alimenta,sino que también
nos deleitan. Hoy simbolizan el esfuerzo de todos estos niños.
VÍVERES:

Señor te presentamos los alimentos, fruto del trabajo que se utilizan para el sustento de muchasfamilias. Te
pedimos que no falten en ningún hogar.
JUGUETES:
Señor, estos juguetes nos sirven como entretenimiento y para juegos infantiles, los ofrecemos atantos niños y
niñas que no han tenido la oportunidad de entretenerse con algo por la crisiseconómica.
FAMILIA:

Célula primordial de la sociedad, responsable de la educación de los hijos, Iglesia doméstica

……………………………………………
….

MONICIÓN DE ENTRADA.

Hoy nos encontramos aquí, llenos de alegría, porque celebramos la fiesta de


Nuestra Madre. Porque en la Virgen del Carmen encontramos la imagen real y
perfecta de la mirada maternal y confidente de Dios. Ella ha sido durante
generaciones y generaciones de personas de nuestro pueblo, un refugio y un
aliento para seguir avanzando por los caminos, a veces difíciles de nuestra vida.
En ella hemos visto siempre una presencia divina que nos asegura la cercanía del
Creador a todos nosotros.

ACTO PENITENCIAL.

Busquemos la misericordia de Dios, porque en muchas ocasiones nos da miedo ser


auténticos creyentes y vivir en nosotros la novedad del seguimiento de Cristo, que
es vida, alegría y felicidad. Pidamos perdón. Yo confieso...

MONICIÓN A LA PALABRA DE DIOS.

La Palabra de Dios, es amenaza continua para el creyente, porque nos desinstala


de nuestras seguridades, porque nos hace pensar en los caminos de nuestra vida,
porque nos recuerda que tenemos una vida por vivir y que en ocasiones la
desperdiciamos cuando apenas hemos comenzado a caminar. Hoy esta Palabra,
confluirá en María, la mujer fuerte y el mejor ejemplo de camino feliz, real y
cumplido en manos de Dios. Escuchemos y dejémonos llenar de vida por esta
Palabra de la vida.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Nuestra fuerza ante Dios, es nuestra oración. Oremos confiadamente, poniendo


como intercesora a nuestra Madre del Cielo y digamos: QUE TU VOLUNTAD SE
CUMPLA EN NOSOTROS.

1. Oremos por el Papa Benedicto XVI, por nuestro Obispo Bernardo, por todos los
sacerdote y diáconos, para que Dios les de siempre espíritu de cercanía y de
entrega a su pueblo. OREMOS.

2. Oremos por todos los gobernantes, para que siempre busquen el bien común y
la cultura de la paz, que dignifica al hombre y le hace solidario. OREMOS.
3. Por todos los enfermos, los ancianos que están solos, los que no tienen trabajo,
para que encuentren en nosotros más gestos de compromiso. OREMOS.

4. Por los jóvenes, para que luchen por ser fieles a sus ideales, creamos en
nosotros mismos, y vean en los mayores, ayuda y compromiso s. OREMOS.

5. Por los niños, para que encuentren siempre cariño, acogida y educación en sus
familias y les hagan caminar hacia un futuro lleno de paz y de alegría. OREMOS.

6. Por las familias, que lo pasan mal. Por las mujeres que son maltratadas, por
aquellas que aguantan lo inaguantable. OREMOS.

7. Por todos nosotros, para que siempre encontremos en María, un ejemplo a vivir
una vida llena de alegría, de compromiso y de entrega a los más necesitados. Y a
realizarnos nosotros mismos como personas que dan un testimonio creíble de su
fe. OREMOS.

Escucha Dios de misericordia nuestras oraciones. Escucha todo lo que pedimos por
mediación de nuestra Madre del Carmen, y danos lo que tú sabes que
necesitamos, y lo que no sabemos o no nos atrevemos a pedirte. Por Cristo
nuestro Señor.

…………………………………………………………………………………………………………………………..

………………………………………………………………………………………………………………………..

31 de mayo

Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (18,9-18):

CUANDO estaba Pablo en Corinto, una noche le dijo el Señor en una visión:
«No temas, sigue hablando y no te calles, pues yo estoy contigo, y nadie te pondrá la mano
encima para hacerte daño, porque tengo un pueblo numeroso en esta ciudad».
Se quedó, pues, allí un año y medio, enseñando entre ellos la palabra de Dios.
Pero, siendo Gallón procónsul de Acaya, los judíos se abalanzaron de común acuerdo contra
Pablo y lo condujeron al tribunal diciendo:
«Este induce a la gente a dar a Dios un culto contrario a la ley».
Iba Pablo a tomar la palabra, cuando Gallón dijo a los judíos:
«Judíos, si se tratara de un crimen o de un delito grave, sería razón escucharos con paciencia;
pero, si discutís de palabras, de nombres y de vuestra ley, vedlo vosotros. Yo no quiero ser
juez de esos asuntos».
Y les ordenó despejar el tribunal.
Entonces agarraron a Sóstenes, jefe de la sinagoga, y le dieron una paliza delante del tribunal,
sin que Galión se preocupara de ello.
Pablo se quedó allí todavía bastantes días; luego se despidió de los hermanos y se embarco
para Siria con Priscila y Aquila. En Cencreas se había hecho rapar la cabeza, porque había
hecho un voto.
Salmo
Sal 46,2-3,4-5.6-7

R/. Dios es el rey del mundo

Pueblos todos, batid palmas,


aclamad a Dios con gritos de júbilo;
porque el Señor altísimo es terrible,
emperador de toda la tierra. R/.

Él nos somete los pueblos


y nos sojuzga las naciones;
él nos escogió por heredad suya:
gloria de Jacob, su amado. R/.

Dios asciende entre aclamaciones;


el Señor, al son de trompetas:
tocad para Dios, tocad;
tocad para nuestro Rey, tocad. R/.

Saludo a la Virgen del


Carmen:

Buenos días, Virgen del


Carmen. Por ti
madrugamos. Queremos
encontrarnos con la luz
de tu mirada. Contigo la
mañana es mañana de
luz y de esperanza.
Gracias por todo. Eres
un regalo. No hay llanto
en la tierra que no pase
por tus manos. No hay
gozo en que no brille tu
luz. No hay esperanza
que no se recree en tu
fuente. No hay oración
que no pase por tus
manos. Gracias por
vestirnos con tu
Escapulario, signo de fe,
de alegría, de servicio.
Gracias por hacer de
nosotros una familia.

MISTERIOS DE LA LUZ.
María es la mujer llena
de luz. En ella comenzó
a brillar la luz. María es
luz para todos los
peregrinos.

Canto al Espíritu:
Invocamos al Espíritu
para dejar la ausencia y
entrar en la presencia
de Dios y de María.
Espíritu Santo, ven,
ven. Espíritu Santo,
ven, ven. Espíritu
Santo, ven, ven. En el
nombre de Jesús.
Hacemos presentes a las
personas por las que
queremos rezar este
rosario.

PRIMER MISTERIO: EL
BAUTISMO DE JESÚS
EN EL JORDÁN
Símbolo: Una luz (con
María, la llena de luz,
nos abrimos a la gracia)
Gesto: Manos abiertas,
humildes, capaces de
recibir.
“Quién más amigo de
dar que Dios, si tuviese
a quién?” (Santa
Teresa).
Canto: Mientras
recorres la vida…
Rezo de avemarías…

SEGUNDO MISTERIO:
LA AUTOREVELACIÓN
DE JESÚS EN LAS
BODAS DE CANÁ
Símbolo: Recipiente con
agua. (Con María, la
mujer creyente,
entramos en la fiesta de
Dios)
Gesto: Ojos cerrados
para sentir la presencia
de María en el corazón.
“El miedo llamó a mi
puerta, Salió la fe a
abrir y no había nadie”
(Luther King).Canto:
Salve María, flor del
Carmelo, dulce consuelo
del mortal. Guía a tus
hijos, Madre adorada, a
la morada celestial, a la
morada celestial.

TERCER MISTERIO: EL
ANUNCIO DEL REINO
DE DIOS INVITANDO A
LA CONVERSIÓN
Símbolo: Se introduce la
Palabra de Dios (Con
María, guardamos la
Palabra en el corazón).
Gesto: Beso del
Escapulario.
“El escapulario es un
signo de comunión
recíproca entre María y
los fieles” (Juan Pablo
II)
Canto: Virgen del
Carmen bella, /Madre
del Salvador, /de tus
amantes hijos /oye el
cantar de amor
(bis).Dios te salve María,
/ del Carmen bella flor.
/ Salve esperanza mía,
/salve raudal de amor
(bis).

CUARTO MISTERIO: LA
TRANSFIGURACIÓN
Símbolo: Se ofrece un
ramos de flores (Con
María, la oyente del
amor, acogemos
asombrados los dones
de Dios).
Gesto: Manos unidas,
como una barquilla que
danza entre las olas.
“La familia del Carmelo
es una parábola de
comunión para el
mundo”.
Canto: Hoy te quiero,
cantar, /hoy te quiero
rezar, /Madre mía del
Cielo.
Si en mi alma hay dolor
/busco apoyo en tu
amor /y hallo en ti mi
consuelo.
Hoy te quiero cantar,
/hoy te quiero rezar,
/mi plegaria es canción.
Hoy te quiero ofrecer lo
más bello y mejor /que
hay en mi corazón.
Hoy te quiero ofrecer lo
más bello y mejor /que
hay en mi corazón.

QUINTO MISTERIO: LA
INSTITUCIÓN DE LA
EUCARISTÍA
Símbolo: Una hogaza de
pan (Con María, pan
partido y repartido,
entregamos la vida).
Gesto: Dar la paz a los
que tenemos cerca.
“Lo que gratis habéis
recibido, dadlo gratis”
(Evangelio de San
Mateo).
Canto: Te vengo a
pedir…

LETANÍAS A LA VIRGEN
DEL CARMEN
María, mujer de fe, que
viviste siempre abierta a
Dios
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, Madre del tiempo


nuevo, esperanza para el
camino
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, fuente y vida


nuestra, muéstranos a
Jesús, llévanos a El
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, que nos muestras


y nos llevas a Jesús
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.
Maria, cuida a las
Cármenes. Que te lleven
no sólo en el nombre
sino también en el
corazón
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, que ofreces tu


ternura a los enfermos y
a los más pobres
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, que siempre


proteges a los hombres
y a los más pobres
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, que siempre


cuidas a los hombres y a
las mujeres del mar,
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, estrella de la
nueva evangelización,
que animas la acción
evangelizadora de la
Iglesia.
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, que nos has


entregado el regalo del
Escapulario, el encanto
de tus virtudes.
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

María, Madre del


Carmelo, protege a
todos los que en estos
días te hemos mirado
con cariño.
SANTA MARÍA… RUEGA
POR NOSOTROS.

Canto de despedida:
Salve Madre en la tierra
de tus amores…
ROSARIO A LA VIRGEN
DEL CARMEN Nº 3

Esta página pertenece al sitio "Oraciones y


Devociones Católicas"
Visite siempre la Portada del sitio, siempre
hay algo nuevo ahí.