Está en la página 1de 4

Adquisición de la primera lengua

El proceso de adquisición de la primera lengua, es decir, de la lengua madre, transcurre muy


rápido. Todos los seres humanos tenemos una predisposición innata para adquirir el
lenguaje. En los primeros años de vida, el niño necesita interactuar con otros usuarios de la
lengua, para que, con el tiempo, logre una facultad lingüística general. El niño debe ser
físicamente capaz de enviar señales lingüísticas sonoras para que el proceso de adquisición
tenga éxito.
Se necesita un tipo de estímulo lo suficientemente constante a partir del cual poder
extraer las regularidades que caracterizan a una lengua determinada. Este estímulo
provendrá del habla del cuidador del niño, el cual, para comunicarse con él, utiliza preguntas
enunciadas con una entonación exagerada, con un volumen alto y un tempo lento. El
cuidador a menudo usa sonidos y sílabas muy simples que son repetidos constantemente, a
los cuales se hace referencia a los objetos del entorno del niño.

El proceso de adquisición de la primera lengua tiene las siguientes etapas:


 Gorgoritos y balbuceos: Se emplean sonidos que recuerdan a los que caracterizan el
habla adulta. Se da en los primeros meses de vida. Se denominan gorgoritos debido
a que el niño puede hacer sonidos similares a las consonantes [k] y [g].
El balbuceo surge a partir de los 8 meses y el niño ya produce sonidos vocálicos y
consonánticos como ba-ba-ba.
A los 10 u 11 meses, se comienza a usar vocalizaciones para expresar emociones y
poner énfasis en algo. Se dan los primeros intentos por imitar a los adultos.

 Etapa de la palabra única: Se da entre los 12 y 18 meses. Los niños empiezan a hablar
utilizando diversos enunciados formados por una sola unidad que ya puede
reconocerse con facilidad. Notaki significaría No está aquí. Esto se llama holofrástico.

 Etapa de las dos palabras: Se presenta entre los dos y los dos años y medio de edad.
Hay una presencia de frecuencias de palabras (morfemas léxicos) que forman
sintagmas u oraciones. David quiere pelota. Aparece la flexión gramatical en algunas
palabras y se utilizan preposiciones simples. Hacia los 3 años, el vocabulario aumenta
hasta los cientos de palabras y la pronunciación se parece más a la de los adultos.

Proceso de adquisición
El niño constantemente elabora activamente posibles formas de usar la lengua a
partir de lo que se la va diciendo, va probando construcciones y determina si funcionan o no.
No es posible que los niños adquieran el lenguaje únicamente de la imitación del habla de
los adultos. Hacia los dos años y medio de edad, el niño comienza a incorporar morfemas
flexivos que indican funciones gramaticales de los nombres y de los verbos que utiliza. En
inglés, el primero en aparecer es normalmente la forma –ing. Después se marcan los plurales
regulares: boy – boys. En esta parte generaliza a todas las palabras, y no es hasta después,
que se da cuenta de la existencia de los plurales irregulares. Si algún adulto lo corrige, no
hace caso a este y sigue hablando como él cree que es correcto, después cuando pasan los
meses, se da cuenta de su error y comienza a decirlo de la manera que debe ser.

Desarrollo de la sintaxis

La formación de preguntas
En la primera etapa, tiene lugar entre los 18 y 26 meses, en la que el niño sólo agrega la WH
question: Where kitty? Doggie?
En la siguiente, de 22 a 30 meses, se agregan más palabras a la oración: What book name?
Why you smiling?
En la tercera, de 24 a 40 meses, ya se invierte el orden del sujeto y verbo en una oración en
inglés: What did you do? Will you help me?

Generación de negaciones
Al principio solo se agrega no/not a la expresión: Not a teddy bear. No fall.
Posteriormente, se utiliza don’t y can’t: I don’t want it. You can’t dance.
En la última etapa se agrega won’t y didn’t. Una adquisición tardía es la forma isn’t: She won’t
let go. This not ice cream.

Desarrollo de la semántica
Ocurre un fenómeno llamado sobreextención, en el cual, se amplía el significado de una
palabra, con objeto de poder emplearla para denotar otros objetos que se parecen al
designado convencionalmente en forma, sonido o tamaño. Por ejemplo: si un niño pregunta
con qué juegan esos niños en el parque, el padre le dirá qué con una pelota, entonces,
después a las cosas redondas les llamará pelota, por su forma.
Las relaciones de antonimia se adquieren a partir de los 5 años, que es la edad en la
que ya se ha completado la mayor parte del proceso básico de adquisición básica. El niño
está preparado para empezar a aprender una segunda lengua.
Adquisición de la segunda lengua
ELE son estudiantes que aprenden una lengua extranjera desde su lugar nativo; y ESL son los
alumnos que aprenden un idioma como segunda lengua y viajan a un lugar en el que se hable.
El aprendizaje es un proceso consciente de acumulación de conocimientos acerca de las
principales características de una lengua que deseamos hablar. Aquellos individuos cuya
experiencia con la L2 reviste fundamentalmente un carácter de aprendizaje no suelen
alcanzar el mismo dominio de la lengua que aquellos cuyo contacto con dicha lengua ha sido
característico del proceso de adquisición.

Barreras para la adquisición


Falta de tiempo, de objetivo y de incentivos (motivación), etapa en el ciclo de vida.
Pocos individuos adultos llegan a alcanzar el dominio de una segunda lengua que posee un
hablante, ya que una vez que ha pasado el periodo crítico para la adquisición del lenguaje
(en torno a la pubertad), resulta muy difícil adquirir otra lengua de forma plena. La edad
óptima para lograrlo es entre los 10 y 16 años, cuando la flexibilidad de nuestra capacidad
intrínseca para adquirir el lenguaje todavía no se ha perdido por completo y la madurez de
nuestras capacidades cognitivas nos permite poder analizar de forma efectiva y productiva
las regularidades de la L2 a aprender.

Factores negativos o afectivos


Los adolescentes son más vergonzosos que los niños pequeños, por lo tanto, hay menor
participación y se inhiben más a la hora de reproducir los sonidos. Otro factor, que es externo
al alumno son los manuales o libros aburridos, entorno escolar desagradable, un horario de
estudio agotador, o que se tenga que trabajar. Si una persona está cansada, incómoda
avergonzada y con insuficiente motivación, difícilmente se podrá aprender algo. Está
demostrado que los niños se ven menos afectados por los factores afectivos.

Métodos
La necesidad de aprender otras lenguas, dio lugar a la aparición de diferentes enfoques y
métodos de enseñanza, con el objetivo de mejorar el aprendizaje de la L2.
Método de la gramática y la traducción
El objetivo es memorizar largas listas de palabras y conjuntos de reglas gramaticales
enfocándose más en el lenguaje escrito que en el hablado. Es de enfoque tradicional.
El método audiolingüe
Consiste en una introducción sistemática y gradual de las estructuras características
de la L2, de menor a mayor complejidad, a través de ejercicios que el alumno tiene que
repetir. La práctica aislada de ejercicios basados en patrones de una lengua no tiene ningún
parecido con la naturaleza interactiva que caracteriza al uso real de la lengua hablada.
Enfoques comunicativos
Nacieron como una reacción de oposición al método audiolingüe. Se basa en que las
funciones del lenguaje (aquello para lo que se utiliza) deben prevalecer sobre las formas de
la lengua (la corrección de estructuras gramaticales). En este método, las lecciones se
organizan en torno a conceptos como “pedir algo”, que se ponen en juego en diferentes
contextos sociales. Debido a este enfoque, surgieron los famosos “inglés empresarial”,
“inglés para médicos”, “japonés para hombres de negocios”, etc.