Está en la página 1de 112

1

AUTORIDADES
Canciller
Su Excelencia Reverendísima
Mons. MARIO ANTONIO CARGNELLO
Arzobispo de Salta

Rector
Pbro. Lic. JORGE ANTONIO MANZARÁZ

Vice-Rectora Académica
Mg. Dra. MARÍA ISABEL VIRGILI DE RODRÍGUEZ

Vice-Rectora Administrativa
Mg. Lic. GRACIELA MARÍA PINAL DE CID

Secretario General
Dr. GUSTAVO ADOLFO FIGUEROA JEREZ
3

REFERENCIAS DE ÍCONOS

Actividad en el foro.

Actividad de reflexión no obligatoria.

Actividad grupal.

Actividad individual.

Actividad obligatoria. Debe ser enviada para su evaluación.

Atención.

Audio.

Bibliografía. Lecturas complementarias.

Glosario.

Página web. Internet.

Sugerencia.

Video.
4

ÍNDICE
AUTORIDADES ........................................................................................................................................................... 1
REFERENCIAS DE ÍCONOS ....................................................................................................................................... 3
PRESENTACIÓN ......................................................................................................................................................... 9
CURRICULUM VITAE .....................................................................................¡ERROR! MARCADOR NO DEFINIDO.
PLANIFICACIÓN ........................................................................................................................................................ 11
PROGRAMA DE CÁTEDRA............................................................................................................................... 11
MODALIDAD NO PRESENCIAL ........................................................................................................................ 11
EQUIPO DOCENTE ........................................................................................................................................... 11
FUNDAMENTOS DE LA ASIGNATURA ............................................................................................................ 11
OBJETIVOS ........................................................................................................................................................ 12
CONTENIDOS PROPUESTOS .......................................................................................................................... 12
METODOLOGÍA ................................................................................................................................................. 13
EVALUACIÓN ..................................................................................................................................................... 13
RECURSOS DIDÁCTICOS ................................................................................................................................ 14
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................................................................... 14
INTRODUCCIÓN ........................................................................................................................................................ 15
PRÓLOGO ................................................................................................................................................................. 17
METODOLOGÍA ..................................................................................................................................................... 19
CONTENIDOS ........................................................................................................................................................ 19
CURSADO .............................................................................................................................................................. 19
Para obtener la REGULARIDAD DE LA MATERIA ........................................................................................... 20
Para APROBAR LA MATERIA ........................................................................................................................... 20
COMENZAMOS NUESTRO CAMINAR ..................................................................................................................... 21
NIVEL 1: ORIGEN DE LA ACTITUD FILOSÓFICA .................................................................................................. 22
UNIDAD I .................................................................................................................................................................... 22
I. PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD ................................................................................................................................. 22
1. El origen de la actitud filosófica ...................................................................................................................... 22
2. La cuestión del sentido y significado de la vida clave en la necesidad del conocer ...................................... 22
UNIDAD II ................................................................................................................................................................... 25
II. CONCEPTUALIZACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA REALIDAD: NACIMIENTO Y DESARROLLO DEL
SABER HUMANO ........................................................................................................................................................ 25
a) Modo de Saber Vulgar .................................................................................................................................... 25
b) Modo de Saber Mítico .................................................................................................................................... 25
c) Modo de Saber Científico ............................................................................................................................... 25
NATURALEZA O CARACTERIZACIÓN ............................................................................................................................. 26
“MITO Y FILOSOFÍA” ................................................................................................................................................ 26
ACTITUD MÍTICA ........................................................................................................................................................ 26
ACTITUD CIENTÍFICA .................................................................................................................................................. 28
UNIDAD III .................................................................................................................................................................. 29
ELABORACIÓN RAZONABLE DE LA COMPRENSIÓN DE LA REALIDAD CON
PRECISIÓN CIENTÍFICA ........................................................................................................................................... 29
1. ÁMBITO FILOSÓFICO: “¿POR QUÉ Y PARA QUÉ REFLEXIONAR FILOSÓFICAMENTE? ..................................................... 29
a. La Filosofía ..................................................................................................................................................... 29
5

b. Las cuestiones filosóficas ............................................................................................................................... 29


c. Formas de la reflexión filosófica consideradas en el mundo occidental ........................................................ 30
ÁREAS O ÁMBITOS DE ESTUDIO DE LA FILOSOFÍA ......................................................................................................... 30
1- Ámbito del Conocimiento ............................................................................................................................................ 31
2- Ámbito de estudio de la naturaleza ............................................................................................................................. 31
3- Ámbito de la acción..................................................................................................................................................... 31
BIBLIOGRAFÍA ........................................................................................................................................................... 31
d. La filosofía en la vida cotidiana ...................................................................................................................... 31
2. ÁMBITO DE LA CIENCIA. LOS VALORES Y LA VERDAD ................................................................................................ 33
1. El conocimiento teórico: la ciencia .............................................................................................................................. 33
Conocimiento práctico y acción humana ............................................................................................................ 33
a. el fin ............................................................................................................................................................................ 33
b. la deliberación y la prudencia ...................................................................................................................................... 34
c. la decisión ................................................................................................................................................................... 34
d. la ejecución ................................................................................................................................................................. 34
e. los resultados .............................................................................................................................................................. 34
f. la corrección ................................................................................................................................................................. 34
g. las consecuencias ....................................................................................................................................................... 35
Los valores.......................................................................................................................................................... 35
Valores y modelos de conducta ......................................................................................................................... 36
El encuentro con la verdad ................................................................................................................................. 37
Ataques contra la verdad ................................................................................................................................................ 38
III. CONOCIMIENTO FILOSÓFICO DEL HOMBRE ............................................................................................................. 39
a. Etapas históricas y diversas cosmovisiones .................................................................................................. 39
1. La concepción en la filosofía griega ............................................................................................................................ 39
2. La concepción en el pensamiento judío ...................................................................................................................... 41
3. La concepción en el pensamiento islámico ................................................................................................................. 43
LAS TRADUCCIONES .................................................................................................................................................. 44
LOS FILÓSOFOS HELENIZANTES ................................................................................................................................. 44
Al-Kindî (796-873) ........................................................................................................................................................... 45
Al-Fârâbî (872-950) ......................................................................................................................................................... 45
Avicena (980-1037) ......................................................................................................................................................... 46
Averroes (1126-1198) ..................................................................................................................................................... 47
1. La concepción en el pensamiento cristiano.................................................................................................... 48
2. Edad Moderna ................................................................................................................................................ 50
3. Edad Contemporánea..................................................................................................................................... 51
b. Noción de Antropología .................................................................................................................................. 51
EL OBJETO Y EL MÉTODO DE LA ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA ........................................................................................ 53
c. Un tema antropológico de hoy: hombre y valores en el mundo del trabajo ................................................... 53
Frente a la maquinaria tecno-económica ........................................................................................................................ 53
d. La Humanidad: comunidad de hombres, camino común, destino común ..................................................... 55
NIVEL 2: PRESUPUESTOS PARA UNA ANTROPOLOGÍA.................................................................................... 57
UNIDAD IV ................................................................................................................................................................. 57
LA NOCIÓN DE VIDA ................................................................................................................................................... 57
a. “Distinción entre seres animados y seres inanimados: el alma ..................................................................... 57
EL ALMA Y LAS FACULTADES ...................................................................................................................................... 58
b. “La existencia corpórea del hombre ............................................................................................................... 58
1.- El hecho de la existencia corpórea ............................................................................................................................ 58
La corporalidad ................................................................................................................................................... 59
La Intencionalidad del Cuerpo ............................................................................................................................ 60
2.- El significado humano del cuerpo .............................................................................................................................. 62
Los significados fundamentales del cuerpo humano....................................................................................................... 62

UNIDAD V .................................................................................................................................................................. 63
LA INTEGRACIÓN PSICO-FÍSICA ........................................................................................................................... 63
6

“CONCEPTO .............................................................................................................................................................. 63
DISTINTAS RESPUESTAS: MATERIALISMO, DUALISMO, HILEMORFISMO ........................................................................... 63
Materialismo........................................................................................................................................................ 63
“La insuficiencia de la interpretación materialista del hombre” ........................................................................................ 64
Dualismo ......................................................................................................................................................................... 65
Hilemorfismo ....................................................................................................................................................... 66
NIVEL 3: ANTROPOLOGÍA FUNDAMENTAL .......................................................................................................... 67
UNIDAD VI ................................................................................................................................................................. 67
EL HOMBRE QUE CONOCE: REFLEXIÓN SOBRE EL CONOCIMIENTO................................................................................. 67
Orígenes ............................................................................................................................................................. 67
ANÁLISIS FENOMENOLÓGICO DEL CONOCIMIENTO........................................................................................................ 67
PROBLEMAS EN TORNO AL CONOCIMIENTO ................................................................................................................. 68
POSIBILIDAD DE CONOCIMIENTO ................................................................................................................................. 69
Escepticismo ....................................................................................................................................................... 69
Criticismo ............................................................................................................................................................ 71
ORIGEN DEL CONOCIMIENTO ...................................................................................................................................... 71
Racionalismo ...................................................................................................................................................... 71
Empirismo ........................................................................................................................................................... 72
Posturas intermedias .......................................................................................................................................... 73
ESENCIA DEL CONOCIMIENTO..................................................................................................................................... 75
Realismo ............................................................................................................................................................. 75
Idealismo............................................................................................................................................................. 75
“Los ámbitos del conocimiento ........................................................................................................................... 76
EL CONOCIMIENTO SENSIBLE ..................................................................................................................................... 77
El conocimiento sensible externo .................................................................................................................................... 78
El conocimiento sensible interno ..................................................................................................................................... 79
EL CONOCIMIENTO INTELECTUAL O INTELECCIÓN ........................................................................................................ 80
La acción realizada: la intelección................................................................................................................................... 81
EL LENGUAJE ............................................................................................................................................................ 86
La abstracción .................................................................................................................................................... 90
UNIDAD VII ................................................................................................................................................................ 92
“EL HOMBRE SER LIBRE: LOS APETITOS HUMANOS, DIVERSIDAD ................................................................................... 92
APETITO SENSIBLE .................................................................................................................................................... 93
Las Pasiones ...................................................................................................................................................... 95
Clasificación de las Pasiones .......................................................................................................................................... 95
Encadenamiento de las pasiones ................................................................................................................................... 96
EL APETITO INTELECTUAL .......................................................................................................................................... 96
Análisis del acto voluntario ................................................................................................................................. 98
LA VOLUNTAD: NOCIÓN Y NATURALEZA ....................................................................................................................... 99
El objeto de la voluntad ...................................................................................................................................... 99
I.- Voluntad e Inteligencia ........................................................................................................................................... 99
II.- Voluntad y Pasiones .................................................................................................................................................. 99
LA LIBERTAD ........................................................................................................................................................... 100
Noción – Tipos .................................................................................................................................................. 100
Los actos humanos y la norma o regla moral ................................................................................................... 100
¿Cuáles son esas inclinaciones naturales? .................................................................................................................. 101
Los actos humanos y el último fin o bien del hombre ...................................................................................... 101
“Aproximación a la Ética ............................................................................................................................................... 102
LA PERSONA HUMANA Y EL ACTO MORAL................................................................................................................... 103
1. DEFINICIÓN DE LA ÉTICA: APROXIMACIÓN ETIMOLÓGICA Y REAL .............................................................................. 105
1.1 Aristóteles ................................................................................................................................................... 106
1.2 JaqcuesLeclerq ........................................................................................................................................... 106
1.3 Jhon Dewey ................................................................................................................................................ 106
7

1.4 Jorge Luis Borges y Aristóteles .................................................................................................................. 106


2. OBJETO DE LA ÉTICA ........................................................................................................................................... 107
3. DEFINICIÓN DE ÉTICA COMO CIENCIA TEÓRICO-PRÁCTICA Y NORMATIVA .................................................................. 107
PARTES DE LA ÉTICA ............................................................................................................................................... 108
LAS VIRTUDES Y VALORES ................................................................................................................................. 109
1. DEFINICIÓN DE VIRTUD ........................................................................................................................................ 109
2. CLASIFICACIÓN DE LAS VIRTUDES ......................................................................................................................... 109
2.1. Intelectuales ............................................................................................................................................... 109
2.2. Morales ...................................................................................................................................................... 109
2.3. Las virtudes cardinales .............................................................................................................................. 110
8
9

PRESENTACIÓN
Como en el mito de ICARO;

cada hombre conciente del impulso que lleva en su CORAZÓN, busca alcanzar las estrellas;

una sed de infinito impulsa cada deseo, cada momento; en una búsqueda sin fin.

Un eterno peregrinar del hombre hacia el Misterio.

Como en el mito de ICARO; aún en el esfuerzo más grande, en el sacrificio mas extremo, en un

desgastante derroche de energía; cuanto mas se acerca mas difícil es llegar; sus frágiles alas, del débil

impulso de la naturaleza humana se derriten.

Como en el mito de ICARO; celebramos la grandeza del hombre, de sus objetivos, la pureza del

corazón que busca: VERDAD, BIEN, FELICIDAD, AMOR, PAZ, JUSTICIA, BELLEZA;

e imploramos una ayuda adecuada, un puente al infinito, un vínculo al Misterio que da consistencia a la

Vida.
10

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE SALTA

VICERRECTORADO DE FORMACIÓN

ESCUELA de FORMACIÓN INTEGRAL en la


IDENTIDAD INSTITUCIONAL

Espacio curricular de reflexión

FILOSOFÍA
11

PLANIFICACIÓN
AÑO LECTIVO
2015

PROGRAMA DE CÁTEDRA
MODALIDAD NO PRESENCIAL
UNIDAD ACADÉMICA: FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS

CARRERA: DERECHO

CÁTEDRA: Introducción a la Filosofía I AÑO: 1º Año RÉGIMEN: 1º Semestre

EQUIPO DOCENTE
Prof. Jorge López - Alfonsina Giráldez – Pedro Rojas – Carlos Solano – Fernando González –
Marcela Zerpa – Lumena Saravia – Carlos Lasa – Héctor Lugo – Manuel Arceno – Gustavo
Rodríguez – Matías Jerez – Fernando Isola

FUNDAMENTOS DE LA ASIGNATURA
En el marco de la identidad institucional como Universidad Católica y del Estatuto propio de la
Universidad Católica de Salta, las asignaturas de formación integral, se constituyen como un espacio
de reflexión que pretende desarrollar un soporte científico filosófico-teológico, a fin de proveer a los
alumnos de las herramientas necesarias de percepción, conceptualización, reflexión, elaboración,
desarrollo y producción de un pensamiento con lenguaje específico, crítico, profundo, dinámico y
creativo en su ciencia y en su profesión sustentado en actitud reflexiva filosófico-teológica.

Teniendo en cuenta que “nuestra fidelidad al Evangelio nos exige proclamar en todos los areópagos
públicos y privados del mundo de hoy, y desde todas las instancias de la vida y misión de la Iglesia, la
verdad sobre el ser humano y la dignidad de toda persona humana”

El trayecto educativo de las asignaturas de formación integral, asume una concepción integral de la
persona y condición humana, como así también el actual acento en las dimensiones de
interdisciplinariedad, multiperspectividad, transdisciplinariedad, transversalidad del conocimiento; y las
herramientas que ofrece el abordaje desde la perspectiva del pensamiento complejo y de las
inteligencias múltiples, a lo cual se suma el aporte actual de la reflexión desde la perspectiva de la
inteligencia espiritual, esto es, desde el concepto de sentido y significado como ámbito integrador,
global y holístico de la existencia humana.

Inteligencia espiritual que en nuestra particular propuesta educativa se expresa en las coordenadas
que nos ofrece el horizonte del descubrimiento, valoración y reconocimiento de la “experiencia
religiosa” en general y del paradigma específico que ofrece la fe cristiana. Todo ello permite generar
una especial sensibilidad para reconocer los horizontes de una “razón ampliada” y la “dimensión
sapiencial” de la verdad descubierta y vivida; aspirando a la configuración de un tipo humano que
sintetice en una sabiduría cultivada el aporte a la sociedad y a la cultura donde se inserta.

Actitud sapiencial que se nutre de una atención despierta a la dinámica social y cultural imperante;
dónde el núcleo sabio de la conciencia humana se activa en la confrontación con la realidad, y de
modo especial a las realidades que exigen soluciones urgentes en referencia a la dignidad humana, a
las condiciones adversas que condicionan el futuro de las personas y de las sociedades y la
12

imperiosa atención que nos solicitan los dinámicos procesos humanos políticos-sociales-económicos-
ecológicos en los que nos encontramos inmersos.

En nuestra identidad institucional la razón humana se concibe ampliada con la afirmación y las
consecuencias inferidas del paradigma “Jesús, el Cristo” como configuración de un humanismo
cristiano no solo teorizado sino tematizado y experimentado en el camino de la tradición de la Iglesia
Católica específicamente.

Este espacio se encuentra articulado tanto con los fundamentos y objetivos del Plan de Estudios de
las Carreras, como integrado con sus respectivos actores, los docentes de las materias específicas
en búsqueda de un auténtico diálogo fe y razón, fe y cultura, evangelio y vida.

También se encuentran secuenciados los contenidos en un desarrollo progresivo con el resto de los
espacios curriculares de reflexión filosófica, teológica, doctrina social de la Iglesia y ética;
constituyendo un bloque formativo, que se sostiene en una opción por un eje esencialmente
epistemológico, antropológico y praxis integradora, con una orientación clara a la producción de
aportes sociales y culturales significativos.

El aspecto práctico se propone desde una antropología filosófica-teológica liberadora que expresa de
modo claro la más profunda identidad humana en acción en el contexto social; y el asumir la
configuración vital que entiende y asume la Comunidad como ámbito de desarrollo integral, donde la
libertad humana se despliega en contemplación del rostro del otro y la conciencia de su dignidad y el
destino común que nos une a todos como Humanidad.

Con ello se pretende que la intervención profesional del graduado de la UCASAL tenga posibilidad de
un accionar profesional entendido como intervención en su ámbito, libre de toda inclinación a la
imposición, cuidadosa en la orientación y dirección, y decididamente signada por la impronta del
acompañamiento transformador de la vida humana; de modo especial inspirada en la intervención
salvadora y liberadora de Dios en la Historia humana: la KÉNOSIS o encarnación como método y
lenguaje verdadero.

Las Materias de Formación, como la que presentamos hoy a la cual denominamos: FILOSOFÍA,
serán un espacio de encuentro, de aprendizaje, de expresión, de reflexión, de participación, de
proposición de ideas, proyectos y de acción auténticamente universitarias; que partiendo del ámbito
de estudio y de profesión elegido, ayudados por las herramientas que nos acerque la Filosofía
podamos crecer, madurar y ejercer un pensamiento vivo, crítico, dinámico, creativo e innovador y
audaz.

OBJETIVOS
1- proveer a los alumnos de elementos conceptuales y vivenciales relacionados con el saber filosófico
2- promover la integración con el saber respectivo
3- generar en los alumnos la actitud filosófica, esto es, actitud crítica, reflexiva e inquisitiva de toda la
realidad
4- entrenar en la interdisciplinariedad, transversalidad que exige el mundo de hoy y que la filosofía
tanto desarrolla
5- promover la actitud de colaboración en la construcción del conocimiento desde las herramientas
que ofrece la filosofía.

CONTENIDOS PROPUESTOS
PROGRAMA DE LA ASIGNATURA

Nivel 1: Origen de la actitud filosófica

Unidad I: Percepción de la realidad. El origen de la actitud filosófica. La cuestión del sentido y


significado de la vida clave en la necesidad del conocer.
Unidad II: Conceptualización y descripción de la realidad: saber vulgar, mítico, científico.
13

Unidad III: Elaboración razonable de la comprensión de la realidad con precisión científica. Ámbito
filosófico. Ámbito de la ciencia. Los valores y la verdad. Conocimiento filosófico del hombre. Diversas
cosmovisiones. Objeto y método de la antropología filosófica. Hombre y valores en el mundo del
trabajo. La humanidad comunidad de hombres con camino común y destino común.

Nivel 2: El hombre como eje de la intervención profesional

Unidad IV: Noción de vida. La corporalidad.


Unidad V: La integración psicofísica. Materialismo. Dualismo. Hilemorfismo.

Nivel 3: El hombre, conocimiento y libertad

Unidad VI: Análisis fenomenológico del conocimiento. Problemas en torno al conocimiento.


Posibilidades. Esencia del conocimiento. El lenguaje. Inteligencias múltiples. Pensamiento Complejo.
Unidad VII: los apetitos humanos, diversidad. Pasiones. Acto voluntario. La voluntad noción y
naturaleza. La libertad. Aproximación ética: persona humana y acto moral. Objeto de la ética.
Virtudes.

METODOLOGÍA
 Para el cursado, el contenido del módulo se irá activando según períodos que se indicarán
oportunamente, se podrá acceder a él y reflexionando desde lo propuesto entrar al Foro
específico y avanzar con el aprendizaje y que se irá dosificando según los tiempos e
intensidad de estudio.
 El contenido estará distribuido en niveles, de tal manera que para avanzar al nivel siguiente
será necesario superar las pruebas que aparecerán, de lo contrario no se habilita el siguiente
nivel.
 El contenido de lecturas complementarias o de multimedia puede aparecer como parte de
esas pruebas.

EVALUACIÓN
CRITERIOS:

Los criterios de evaluación considerarán la capacidad del alumno para:

 Demostrar la suficiente apropiación de los conceptos propuestos en contenidos teológicos


ofrecidos en las diferentes actividades realizadas.
 Activa y creativa participación en el foro. Este aspecto es de suma importancia para regularizar
la materia.
 Presentación obligatoria de un Trabajo Práctico Final en el cuál el alumno exprese a partir de
una producción de reflexión propia en su opción profesional la incorporación de los conceptos
teológicos ofrecidos.
 Aprobación de todos los niveles de los tests de evaluación.

Para obtener la regularidad se deben cumplir 3 requisitos:

1. Haber llegado y superado el último nivel de las pruebas de evaluación que se propongan.
Dichas evaluaciones cuentan con 4 (cuatro) intentos por nivel. Si se aprueba se pasa al otro
nivel. Si no se aprueba en algunos de los 4 intentos, se pierde la regularidad –cabe destacar
que cada intento posterior al primero funciona como una recuperación de parcial, es decir 3
oportunidades más- Recordamos que el profesor estará disponible para toda consulta sobre la
evaluación antes de agotar los 4 intentos.
2. Se evaluará la presencia y participación en el Foro de la materia y especialmente los aportes
más significativos. Dicha participación condicionará la presentación del trabajo final.
3. Presentar un trabajo final de reflexión propia desde la opción profesional con las herramientas
que se vayan incorporando durante el cursado. Dicho trabajo debe ser entregado en tiempo y
14

forma –ver requisitos de formato- y no debe superar ni ser inferior a las 3 páginas de
producción propia. El tema del trabajo se propone y decide al inicio del cursado y se desarrolla
con la ayuda del profesor en el foro.
De no presentarse dicho trabajo en tiempo y forma y/o estar desaprobado, se pierde la
regularidad de la materia.

Aprobación de la materia:

Habiendo acreditado la regularidad, se podrá promocionar la materia si: se alcanzó y aprobó el último
nivel de los tests de evaluación, participación activa en el foro y si en el trabajo final se obtiene una
nota final igual o mayor a 8. Para registrar la calificación final en caso de promocionar el alumno
deberá inscribirse como alumno regular al examen final, entonces se acreditará y registrará la nota
referida. El beneficio de la promocionalidad se extenderá hasta que finalice la regularidad (2 años).

Si en el trabajo final se obtiene una nota inferiría 8 el alumnos deberá rendir examen final.

Condiciones para rendir créditos por examen:

El alumno que quiere rendir la materia en condición de libre: por no haber cursado la materia, haber
perdido la regularidad, o situación parecida deberá:

Realizar un pre examen el cual consiste en test de evaluación que deberá aprobar en un solo intento;
de no aprobar dicho test no podrá presentarse a rendir. El test se habilitará en la plataforma días
antes del examen final.

Se deberá presentar un Trabajo de elaboración propia –con la temática más arriba enunciada- antes
de presentarse a rendir o a lo sumo ese mismo día.

Rendir examen final.

RECURSOS DIDÁCTICOS
 Módulo: lo encontrarás en la plataforma específica de tu carrera y constituye el núcleo
esencial del proceso enseñanza-aprendizaje, a continuación te presentaremos una guía de los
contenidos para que puedas seguirlos fácilmente, será nuestra hoja de ruta.
 Lecturas complementarias: también van a estar colgados en el portal específico; en general
te las proponemos como material ilustrativo, ampliatorio de lo que vamos conversando en el
trayecto, no por ello menos interesante, a veces, hasta más interesantes.
 Materiales multimediales: por supuesto que los lenguajes y expresiones que te proponemos
no son sólo textos sino también películas, videos, presentaciones varias que se te indicaremos
a medida que avancemos. Como el punto anterior constituye material que amplía o expresa de
otra forma los temas que vamos proponiendo. Están buenísimos.

BIBLIOGRAFÍA
15

INTRODUCCIÓN
En el marco de la identidad institucional como Universidad Católica1 y del Estatuto propio2 de la
Universidad Católica de Salta, las asignaturas de formación integral3, se constituyen como un espacio
de reflexión4 que pretende desarrollar un soporte científico filosófico-teológico5, a fin de proveer a los
alumnos de las herramientas necesarias de percepción, conceptualización, reflexión, elaboración,
desarrollo y producción de un pensamiento con lenguaje específico, crítico6, profundo, dinámico y
creativo7 en su ciencia y en su profesión sustentado en actitud reflexiva filosófico-teológica.

Teniendo en cuenta que “nuestra fidelidad al Evangelio nos exige proclamar en todos los areópagos
públicos y privados del mundo de hoy, y desde todas las instancias de la vida y misión de la Iglesia, la
verdad sobre el ser humano y la dignidad de toda persona humana”8

El trayecto educativo de las asignaturas de formación integral, asume una concepción integral de la
persona y condición humana como así también el actual acento en las dimensiones de
interdisciplinariedad, multiperspectividad, transdisciplinariedad, transversalidad del conocimiento; y las
herramientas que ofrece el abordaje desde la perspectiva del pensamiento complejo y de las
inteligencias múltiples, a lo cual se suma el aporte actual de la reflexión desde la perspectiva de la
inteligencia espiritual, esto es, desde el concepto de sentido y significado9 como ámbito integrador,
global y holístico de la existencia humana.

Inteligencia espiritual que en nuestra particular propuesta educativa se expresa en las coordenadas
que nos ofrece el horizonte del descubrimiento, valoración y reconocimiento de la “experiencia
religiosa” en general y del paradigma específico que ofrece la fe cristiana. Todo ello permite generar
una especial sensibilidad para reconocer los horizontes de una “razón ampliada”10 y la “dimensión
sapiencial”11 de la verdad descubierta y vivida; aspirando a la configuración de un tipo humano que
sintetice en una sabiduría cultivada el aporte a la sociedad y a la cultura donde se inserta.

Actitud sapiencial que se nutre de una atención despierta a la dinámica social y cultural imperante;
dónde el núcleo sabio de la conciencia humana se activa en la confrontación con la realidad, y de

1
Ex CordeEcclesiae: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/apost_constitutions/documents/hf_jp-ii_apc_15081990_ex-
corde-ecclesiae_sp.html
cfr. C.E.A., Presencia de la Iglesia en la Universidad y en la Cultura Universitaria, 1996.
cfr. Zabalsa Miguel A., La enseñanza universitaria, el escenario y sus protagonistas, narcea, Madrid, 2007.
2
Estatuto: http://www.ucasal.net/seccion1.php?secc=institucional&secc1=111
3
Artículo 20° del Estatuto, en el orden de la integración del saber, no solo como ilustración cultural o saber complementario,
sino como saber esencial y constituyente de la mente y el corazón del graduado en nuestra Universidad.
LECTURA 1:La formación integral y sus dimensiones
4
Espacio activo, no enciclopédico. Encarnado en la ciencia específica, partiendo de ella como realidad interpelante y
regresando a ella con reflexión enriquecida; y no concebido como extrapolación sintética de formación profesionalmente
filosófica o teológica.
5
Con precisión conceptual y terminológica; con método y actividad según las áreas mencionadas; buscando la propuesta
integradora al comienzo, durante y proyectando una síntesis posterior.
6
LECTURA 3: Pensamiento crítico
7
LECTURA 4: Pensamiento creativo: 4.1 Pensamiento creativo, 4.2 Habilidades críticas y creativas
8
D.A. 390.
Cfr. Compendio de la Doctrina Social N° 16.
9
cfr. Giussani Luigi, El sentido Religioso, Edic. Encuentro, 1987.
cfr. López Quintás Alfonso, la cultura y el sentido de la vida, ppc, 1993.
cfr. Giussani L., El rostro del hombre, Edic. Encuentro, 1996.
cfr. Frankl Víctor E., El hombre en busca del sentido último, el análisis existencial y la conciencia espiritual del ser humano,
Paidós, 8° reimpr., 2013.
10
Decreto de Reforma de los Estudios eclesiásticos de Filosofía:
http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccatheduc/documents/rc_con_ccatheduc_doc_20110128_dec-rif-
filosofia_sp.html
11
Decreto de Reforma de los Estudios eclesiásticos de Filosofía:
http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccatheduc/documents/rc_con_ccatheduc_doc_20110128_dec-rif-
filosofia_sp.html
16

modo especial a las realidades que exigen soluciones urgentes en referencia a la dignidad humana, a
las condiciones adversas que condicionan el futuro de las personas y de las sociedades y la imperiosa
atención que nos solicitan los dinámicos procesos humanos políticos-sociales-económicos-ecológicos
en los que nos encontramos inmersos12.

En nuestra identidad institucional la razón humana se concibe ampliada con la afirmación y las
consecuencias inferidas del paradigma “Jesús, el Cristo” como configuración de un humanismo
cristiano no solo teorizado sino tematizado y experimentado en el camino de la tradición de la Iglesia
Católica específicamente.

Este espacio se encuentra articulado tanto con los fundamentos y objetivos del Plan de Estudios de las
Carreras, como integrado con sus respectivos actores, los docentes de las materias específicas en
búsqueda de un auténtico diálogo fe y razón, fe y cultura, evangelio y vida.

También se encuentran secuenciados los contenidos en un desarrollo progresivo con el resto de los
espacios curriculares de reflexión filosófica, teológica, doctrina social de la Iglesia y ética; constituyendo
un bloque formativo, que se sostiene en una opción por un eje esencialmente epistemológico,
antropológico y praxis integradora, con una orientación clara a la producción de aportes sociales y
culturales significativos.

El aspecto práctico se propone desde una antropología filosófica-teológica liberadora13 que expresa de
modo claro la más profunda identidad humana en acción en el contexto social; y el asumir la
configuración vital que entiende y asume la Comunidad como ámbito de desarrollo integral, donde la
libertad humana se despliega en contemplación del rostro del otro y la conciencia de su dignidad y el
destino común que nos une a todos como Humanidad.

Con ello se pretende que la intervención profesional del graduado de la UCASAL tenga posibilidad de
un accionar profesional entendido como intervención en su ámbito, libre de toda inclinación a la
imposición, cuidadosa en la orientación y dirección, y decididamente signada por la impronta del
acompañamiento transformador de la vida humana; de modo especial inspirada en la intervención
salvadora y liberadora de Dios en la Historia humana: la KÉNOSIS o encarnación como método y
lenguaje verdadero.

12
cfr. Juan Pablo II, Discurso a los participantes en el Congreso Mundial sobre la Pastoral de los Derecho Humanos, Roma
1998.
cfr. Compendio de la Doctrina Social N° 16.
cfr. Declaración Crisis económica, opción por los pobres y cuidado de la creación. Por un desarrollo humano, integral y
solidario, emitida por los miembros del departamento justicia y solidaridad del CELAM, febrero 2010
cfr. A.A.V.V., Ciencias, Filosofía y Teología, en búsqueda de una cosmovisión, 2004.
cfr. Motto, Andrés Román M., Creer en Dios, ¿invención, costumbre o convicción?, S. Pablo, 2009.
cfr. Peacocke Arthur, Los caminos de la ciencia hacia Dios, sal terrae, 2008
13
“Conocerán la verdad y la verdad los hará libres” Evangelio de San Juan 8,32.
cfr. Ratzinger, ser cristiano en la era neopagana, Edic. Encuentro, 1994.
cfr. Ladaria Luis F., Introducción a la Antropología Teológica, verbo divino, 1998.
17

PRÓLOGO
Estimado alumno, queremos, desde la Universidad Católica de Salta –UCASAL- y de modo específico
desde el Vicerrectorado de Formación en su Escuela de Formación Fundamental en la Identidad
Institucional, darte la bienvenida a éste camino que, desde ahora, realizaremos juntos. Así lo
expresamos y representamos en el logo (ver en la tapa del MÓDULO) de nuestra página web:
www.qvadis. com.ar, la que te invitamos a visitar.

Acompañados por nuestros Profesores de las Asignaturas de Formación, años tras años ahondaremos
juntos el misterio de la vida humana, de la dignidad del hombre, de la complejidad de la sociedad, de la
riqueza de la cultura; también, el misterio de una vida útil, verdadera y realmente comprometida.

Acompañados por nuestros Profesores de las Asignaturas de Formación, años tras años ahondaremos
juntos el misterio de la vida humana, de la dignidad del hombre, de la complejidad de la sociedad, de la
riqueza de la cultura; también, el misterio de una vida útil, verdadera y realmente comprometida.

Aprovechando a pleno las posibilidades que se presentarán de aquí en adelante; en primer lugar, el
hermoso tiempo de estudiantes, de la vida en la Comunidad Universitaria, del aprender a ser y vivir para
los demás y con los demás. Luego, de las oportunidades que se abrirán habiendo realizado una
formación profesional seria, adquiriendo ciencia y conciencia; no sólo para ser exitosos
profesionalmente, sino para ser protagonistas de una historia humana donde se verifique la superación
de la desigualdades, la victoria sobre las frustraciones de la sociedad en general y sobretodo donde
podamos colaborar para el pleno desarrollo humano de todas las personas.

Las Materias de Formación, como la que presentamos hoy a la cual denominamos: FILOSOFÍA, serán
un espacio de encuentro, de aprendizaje, de expresión, de reflexión, de participación, de proposición de
ideas, proyectos y de acción auténticamente universitarias; que partiendo del ámbito de estudio y de
profesión elegido, ayudados por las herramientas que nos acerque la Filosofía podamos crecer,
madurar y ejercer un pensamiento vivo, crítico, dinámico, creativo e innovador y audaz.

La Vida universitaria se nutre de espíritus inquietos, de hombres y mujeres sensibles, de personas


socialmente abiertas, de humanidad grande que superan cada día la estrechez mental, la cerrazón del
corazón, todo tipo de prejuicio y de barreras, que se van liberando poco a poco de todo aquello que
estanca, que achica la mente y el corazón. Esto es lo que representa el logo del ICARO de Matisse (ver
en la tapa del MÓDULO) que hemos asumido como identificación de las energías humanas que brotan
del corazón y que conviven cada día en esta casa de estudios.14

Nuestra Vida universitaria se nutre, también, del aporte de la larga experiencia de las Universidades
Católicas en general y en particular de nuestros 50 años como Institución Católica de Educación
Superior en Salta.

La participación en la Vida universitaria tiene un comienzo, pero no termina nunca, pues a cada paso
que el profesional graduado en nuestra Institución da le acompaña la maduración en el misterio de la
Vida Humana que ha realizado desde el comienzo, es decir de la Sabiduría que lo constituye en lo
profundo y que sustenta la Ciencia y la Profesión que con excelencia desarrolla.

14
Así se llama también el Salón ofrecido a los estudiantes al lado de la Confitería en el Campus de la Universidad en
Castañares, Salta.
18

LES REITERAMOS, SEAN BIENVENIDOS, ESTA ES SU CASA,


ESTOS SON SUS ESPACIOS, Y JUNTOS LOS COMPARTIREMOS
PARA SIEMPRE Y POR UN MUNDO VERDADERAMENTE NUEVO Y
AUTÉNTICAMENTE HUMANO, COMO DIOS LO PENSÓ Y CREÓ Y
POR EL CUAL ENVIÓ A SU HIJO JESUCRISTO, DERRAMANDO EL
ESPÍRITU SANTO PARA UNA HUMANIDAD NUEVA.
19

INTRODUCCIÓN
Antes de abordar los contenidos en nuestro camino es necesario que hablemos algo sobre el método de
cursado a distancia de las materias de formación:

METODOLOGÍA

En la plataforma de las Materias de Formación encontrarás:

Referencia a allí están todos los profesores que acompañan en las materias de formación, las carreras
que comparten el camino y un foro general donde podrás intercambiar opiniones, ideas, etc. tanto con
los profesores como con los alumnos de otras carreras.

Y el contenido de la materia y los test de evaluación parcial, el contacto con el profesor, el foro
específico de tu carrera y de la materia que estás cursando; además las consignas y requisitos para el
trabajo final de la Evaluación etc.

NOTA: es importante recordar que el foro es en educación a distancia como el aula, para aprender es
necesario entrar allí, interactuar, aportar. Allí te espera tu profesor y tus compañeros.

CONTENIDOS

Te proponemos unos contenidos de reflexión que se encuentran distribuidos en:

 Módulo: lo encontrarás en la plataforma específica de tu carrera y constituye el núcleo esencial del


proceso enseñanza-aprendizaje, a continuación te presentaremos una guía de los contenidos para
que puedas seguirlos fácilmente, será nuestra hoja de ruta.
 Lecturas complementarias: también van a estar colgados en el portal específico; en general te las
proponemos como material ilustrativo, ampliatorio de lo que vamos conversando en el trayecto, no
por ello menos interesante, a veces, hasta más interesantes.
 Materiales multimediales: por supuesto que los lenguajes y expresiones que te proponemos no son
sólo textos sino también películas, videos, presentaciones varias que se te indicaremos a medida que
avancemos. Como el punto anterior constituye material que amplía o expresa de otra forma los
temas que vamos proponiendo. Están buenísimos.

CURSADO

 El contenido del módulo se irá activando según períodos que te indicaremos, podrás acceder a él y
reflexionando desde lo propuesto entrar al Foro específico y avanzar con tu aprendizaje y que vos
irás dosificando según tus tiempos e intensidad de estudio, con la guía permanente del Profesor.
 El contenido estará distribuido en niveles los cuales pueden comprender más de una unidad, y para
avanzar al nivel siguiente será necesario superar las evaluaciones que se proponen, de lo contrario
no se habilita el siguiente nivel.
 El contenido de lecturas complementarias o de multimedia puede aparecer como parte de esas
evaluaciones
20

Para obtener la REGULARIDAD DE LA MATERIA


Se deben cumplir los siguientes 3 requisitos:

1. Haber llegado al último nivel de los contenidos, superando los test de evaluación que se
propongan. Dichos test se podrán realizar hasta en 4 intentos por nivel. Si se aprueba se pasa al
otro nivel automáticamente. Si no se aprueba en alguno de los 4 intentos correspondientes a ese
nivel, queda libre en la materia –cabe destacar que cada intento posterior al primero funciona
como una recuperación de parcial, es decir 3 oportunidades más- Recordamos que el profesor
estará disponible para toda consulta sobre la evaluación antes de agotar los 4 intentos.
2. Se evaluará la presencia y participación en el Foro de las materias y especialmente tus aportes
más creativos.
3. Deberás presentar, en tiempo y forma que te serán indicadas, un trabajo final de reflexión propia,
que aborde algún tema de tu opción profesional con las herramientas que vayas incorporando
durante el cursado. Dicho trabajo no debe superar las 3 páginas ni podrá ser inferior a 3 páginas
de producción propia.

Para APROBAR LA MATERIA


Habiendo acreditado la regularidad podrás promocionar la materia si en el trabajo final tenés nota final 8
o más; con lo cual no rendirás examen final. Seguramente para el caso el Profesor considerará toda tu
participación y aporte en los foros para la calificación.

Para registrar la calificación final en caso de promocionar deberás anotarte como todo alumno para
examen final, entonces se acreditará y registrará la nota referida.

Si en el trabajo final tenés nota final menos de 8, rendirás examen final con el sistema que te
indicaremos.

En tal caso deberás anotarte para examen final como todo alumno.
21

COMENZAMOS NUESTRO CAMINAR


Queremos comenzar nuestro caminar juntos proponiéndote a modo de preparación un breve ejercicio
de reflexión sobre la condición humana en general y que nos ayudará a bucear en nuestra propia
condición personal, te proponemos que este link para leer las cartas que preparadas para jóvenes
universitarios como vos han sido redactadas; y de modo especial, el segundo link que nos hará
reflexionar mucho, con gusto y juntos. Sería bueno que pudieras leer todas las cartas, de a poco, una
por una, de a ratos quizás, ahí vamos…….

Cartas a un espíritu inquieto (un texto que todo joven universitario debiera leer:
http://www.elsentidobuscaalhombre.com/v_portal/apartados/pl_listado.asp?te=397

El hombre como pregunta:


http://www.elsentidobuscaalhombre.com/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=1152&te=397&id
age=2031&vap=0

También, hemos colgado un texto muy interesante que nos puede aportar mucho, búscalo en la sección
de anexos y lecturas complementarias:

La pregunta que no cesa: AA.VV., El hombre, editorial verbo divino, cap. I: pg. 10 a 26.
22

NIVEL 1: ORIGEN DE LA ACTITUD FILOSÓFICA

UNIDAD I

I. PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD

1. El origen de la actitud filosófica


 Luc Ferry, aprender a vivir, Taurus: “la contemplación del orden cósmico” pg.
42-50.
 GastaldiItalo, El hombre un misterio, edb, 1999, pg. 26-28.

2. La cuestión del sentido y significado de la vida clave en la


necesidad del conocer15
 El sentido de la vida, Terry Eagleton:
http://www.elsentidobuscaalhombre.com/v_portal/informacion/informacionver
.asp?cod=1215&te=405&idage=2110&vap=0
 Arduini Juvenal, Antropología, atreverse a recrear la humanidad, san pablo:
“cap. III: antroposemia: pg. 19 a 25”.
 Giussani Luigi, El sentido religioso, Edic. Encuentro: “capítulo V: el nivel de
ciertas preguntas, pg. 61 a 76.
 AA.VV., El hombre, verbo divino: capítulo III: el sentido de la vida pg. 73 a
89.
 Ciccese Gennaro, Antropología del diálogo, hacia el “entre de la
interculturalidad”, ciudad nueva, cap. I: hacia el descubrimiento del silencio
pg. 13 a 33.
 AA.VV., el hombre, verbo divino: cap. 3: punto 1 la existencia: pg. 52 a 64.
 AA.VV., el hombre, verbo divino: cap. 3: punto 2 los existenciales pg. 64 a
72.
 AA.VV., el hombre, verbo divino: cap. 3: punto 3: el sentido de la vida pg. 73
a 83.
 AA.VV., el hombre, verbo divino: cap. 3: punto 4: la gran aventura de vivir:
pg. 84 a 91.
 Reale Giovanni, la sabiduría antigua, terapia para los males del hombre de
hoy, Herder: cap.9: la pérdida del sentido del fin, pág. 185 a 212.

El presente estudio tiene como objeto generar un espacio de reflexión a través del
cual abordemos nuestra realidad y el medio en el cual se desarrolla nuestra
existencia. Esto significa plantear y buscar las respuestas a preguntas eternamente
vigentes y que hunden sus raíces en el origen mismo de la humanidad.

¿Quién soy? ¿Qué soy? ¿De dónde vengo? ¿Existe un más allá? ¿Qué es el
mundo? ¿Cuál es su origen? Dios… ¿existe? ¿Por qué existe el mal? y muchísimos
interrogantes más recorren la historia del pensamiento de la humanidad buscando
respuestas.

15
Cfr. Frankl Víctor, el hombre en búsqueda del sentido último, edit. Paidós.
23

Por ello es que las denominamos “eternamente vigentes” pretendiendo señalar que
son cuestiones que el hombre siempre las tuvo presentes y a las cuales buscó sus
respuestas de distinta manera. Si consultáramos la amplísima elaboración que las
civilizaciones antiguas realizaron en torno a estas cuestiones veremos que a través
de distintas maneras buscaron dar respuestas a estos interrogantes. Desde las
formas de respuestas en las cuales la racionalidad no había ganado terreno (forma
que comúnmente se la denominó “mito”) hasta las que hoy podemos encontrar
provenientes desde la ciencia, la religión, las múltiples formas de expresión y, por
supuesto, la misma filosofía vemos el intento humano por hallar solución a estos
múltiples interrogantes.

En este sentido se puede apreciar que este esfuerzo por saber lo que las cosas son
recorre la historia del pensamiento, por ello es que se trata de un patrimonio común
a la humanidad, se trata, entonces de una característica estrictamente humana el
interrogarse por las cosas. “Todos los hombres por naturaleza desean saber….”16
nos señala Aristóteles lo cual marca esta apetencia por saber más, por conocer las
cosas (su origen, su constitución íntima, etc.). De la misma manera que busca
saber los orígenes asimismo se plantea por la finalidad misma de las cosas, tanto
como fin o sentido que cada ser posee como así también del fin como destino.

“¿Hacia dónde vamos?”, “¿existe un más allá?” revela la mirada que el hombre
posee: no le satisface con saber lo que son las cosas sino que mira más allá, existe
en el hombre una mirada que escapa al orden natural buscando otros fundamentos,
se trata del sentido trascendente. Asimismo se sabe poseedor de un sentido y un
destino trascendente.

Todas las civilizaciones muestran el intento variado que realizaron por buscar,
comprender y dar respuesta a lo que está más allá de lo meramente físico o natural.
Con respuestas en las cuales se combinaron fuerzas mágicas, misteriosas, míticas
y religiosas hay un intento humano por comprender esta realidad. Se trató de un
esfuerzo válido por responder estos interrogantes y que con el correr del tiempo se
fueron distinguiendo estos diversos ámbitos17. Por ello es que afirmamos que
pertenece a la esencia del hombre un sentido trascendente lo cual le permite
efectuar una mirada distinta a la del resto de los seres. El hombre busca su
realización no sólo en esta naturaleza sino también posee deseos del más allá, esta
dimensión trascendente tiene como basamento su dimensión espiritual.

En este esfuerzo por comprender las cosas aflora otra manera de buscar respuesta:
se trata de ver de manera racional las cosas dejando de lado las fuerzas mágicas,
míticos, incluso religiosas. Esta nueva forma de saber las cosas de manera racional
con el tiempo se denominó “filosofía”18. Esta nueva forma de dar respuestas con el
tiempo se convirtió en un saber sistemático, metódico y que permitió que el hombre
poseyera una nueva forma de ver y organizar las cosas.

Surge el saber filosófico en la antigua Grecia (promediando el siglo VI a.C.) y que a


partir de ese momento distintos pensadores y sistemas filosóficos buscaron explicar
la realidad. En sus orígenes este nuevo saber contiene en sí a la denominada
“ciencia”, la cual se independizará con el advenimiento de la revolución científica
(siglo XVI y ss). Por ello es que la concepción proveniente de la antigüedad que
sostuvo que “la filosofía es la madre de todas las ciencias” se ve modificada en la
modernidad y a partir de allí se constituyen en saberes independientes pero que

16
Aristóteles. Metafísica. 980 a 20. Biblioteca Básica Gredos. España. 2000.
17
Esta distinción de ámbitos nos aleja del planteo de Augusto Comte quien sostiene que la religión es
una suerte de mito. Cfr. en este sentido su “Discurso del espíritu positivo”.
18
La tradición filosófica atribuye a Pitágoras ser el primero que usó esta denominación.
24

pueden ser complementarios y que ambos abordan la realidad pero desde


posiciones distintas.

Mirar de manera racional las cosas es hacer filosofía. Buscar comprender


racionalmente el orden de las cosas en el universo es hacer filosofía. Sin embargo
este planteo no debe caer en la postura extrema de racionalizar en exceso
generando un olvido de aspectos de la realidad como así también caer en
reduccionismos o visiones unilaterales que cercenan la misma. En lo tocante al
hombre la excesiva racionalidad puede caer en el equívoco de afirmar que el mismo
es sólo y pura razón dejando de lado otros aspectos como lo son la espiritualidad.

Se debe buscar objetividad en la misma que contemple la realidad y al hombre


mismo de manera total, sin caer en los reduccionismos citados ut supra (ello
significaría no tener una visión adecuada de las cosas). De la misma manera el
reclamo de la objetividad debe hacerse en el planteo científico, por eso se debe
asumir frente a esto una visión humanista de la ciencia y de la filosofía. Es decir,
ambas deben estar al servicio del hombre y no el hombre ser instrumento de ellas.
Este es el cometido de una filosofía realista: comprender de manera racional y
objetiva todo el universo y en él, al hombre mismo. Dar el lugar correspondiente a
cada cosa y valorar las mismas por lo que son (remarcamos la prioridad ontológica
del ser sobre el tener).

El interrogarse y la búsqueda de respuestas para lograr una comprensión racional


de manera objetiva de todas las cosas es lo que guía a este saber que
denominamos “saber filosófico”.19

19
Módulo Seminario de Filosofía, Prof. González.
25

UNIDAD II

II. CONCEPTUALIZACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA REALIDAD:


NACIMIENTO Y DESARROLLO DEL SABER HUMANO

a) Modo de Saber Vulgar


Modo de saber precientífico. Elemental y básico. Usa lenguaje corriente~cotidiano
Características: proviene desde los sentidos  desde el exterior
Es un saber de qué
Es un saber mostrativo
Por lo tanto no existe ni exige demostración, ni comprobación ni justificación
Finalidad: su utilidad para la vida diaria
Formas de Perfeccionamiento: dado que no es estático, puede perfeccionarse
mediante:
- la acumulación de experiencias
- la observación: captación empírica de las relaciones causales
- aplicación del sentido común

b) Modo de Saber Mítico


Características: frente a las cosas se plantea el saber qué son y por qué son
Es un saber demostrativo
Busca las razones o explicaciones de las cosas
Presta atención sobre las causas
Mito: es un relato fabuloso, explicación de un acontecimiento histórico muy remoto
o de un fenómeno de la naturaleza, que se presenta como poco accesible a la
razón humana.
Es una creación del hombre.
Se presentó en las culturas antiguas: egipcia / fenicia /persa / china / india

c) Modo de Saber Científico


Qué son y por qué son las cosas, pero desde el punto de vista de la razón, sin
superarla.
Implica el paso del mito al lagos
Incidieron en su surgimiento tres factores:
- influencia de la espiritualidad oriental
- genio jónico, helénico o griego
- influencia dórica
26

NATURALEZA O CARACTERIZACIÓN

 Sofía: es un saber demostrativo (como el mito) pero sin superar el nivel de la


razón.
 Penetrar la realidad misma, en base al conocimiento de las causas-efectos y
de los principios de su naturaleza.
 Sistemático.
 Universal.
 Busca la certeza.

Saber Vulgar Saber Mítico Saber Científico


Actividad Supra
Actividad Sensorial Visión Natural
racional
Mostrativo Demostrativo Demostrativo
Enuncia Explica Razona

Características de la Ciencia:

 demostrativa o causal;
 carácter sistemático;
 carácter universal;
 carácter cierto.20

“MITO Y FILOSOFÍA”21

ACTITUD MÍTICA

EL RASGO PECULIAR DE ESTA ACTITUD CONSISTE EN UTILIZAR MITOS, RELATOS O


LEYENDAS PARA COMPRENDER Y DOMINAR EL MUNDO, CASI SIEMPRE APELANDO A LA
INTERVENCIÓN DE FUERZAS MÁGICAS O SOBRENATURALES.

Aunque la antropología no ha llegado a una conclusión unánimemente aceptada en


cuanto al significado y valor de los mitos, las siguientes consideraciones parecen
bastante obvias: todas las culturas tienen mitos, lo que muestra qué estos y la
actitud vital fundamental que los genera deben descansar en cuestiones de
absoluta necesidad para el hombre; y las necesidades básicas del hombre se
refieren a dos géneros de problemas:

 problemas relativos a su vida práctica, tales como la obtención de


alimentos, la victoria en la guerra, la cura de las enfermedades, la
procreación...
 problemas teóricos en la comprensión del mundo: es común a todos los
seres humanos la necesidad de comprender cómo es el mundo, de qué
entidades está poblado, de dónde viene el grupo al que uno pertenece y en

20
Apuntes Prof. Jorge López.
21
Apuntes Prof. Jorge López.
27

último término la especie humana misma, qué se sigue tras la enfermedad y


la muerte...; todas las culturas han intentado dar soluciones teóricas a estas
grandes cuestiones, y, hasta la aparición de la filosofía y la ciencia, las
soluciones han tenido la forma de mitos o leyendas y de descripciones
religiosas.

La cuestión fundamental en la que se resumen los dos géneros de problemas


anteriores y en la que hay que situar una de las claves para la comprensión de la
actitud mítica es la angustia ante el futuro y ante la ignorancia del entorno.

La actitud mítica genera mitos, ritos y fetiches como instrumentos fundamentales


para la resolución de aquellos problemas básicos. La facultad que más interviene
en la creación de mitos, ritos y fetiches es la imaginación. Cabe destacar tres
rasgos en la “lógica” de la actitud mítica:

1. Personifica y diviniza las fuerzas naturales: la muerte, la vida, el amor, el


trueno, la guerra, la fertilidad, la lluvia... son dioses a los que se les puede
pedir una intervención beneficiosa para el individuo y el grupo mediante
oraciones y plegarias.
2. Los sucesos del mundo se hacen depender de la voluntad de un dios:
si no llueve ―o si llueve en exceso― es porque no se ha rendido culto
adecuadamente al dios de la lluvia; si una enfermedad diezma nuestro
poblado es porque un dios está irritado con nosotros; si perdemos la guerra
es porque el enemigo tenía dioses más poderosos que los nuestros...
3. Los objetos tienen propiedades distintas a las naturales: una piedra
―tras el ritual correspondiente por el que se convierte en talismán―, es
mágica, no posee sólo las propiedades naturales (peso, tamaño, dureza...),
además con ella curamos enfermedades, convocamos a los dioses o a los
espíritus...

Mediante los mitos el hombre conseguía dar una explicación a los distintos
acontecimientos de su vida, tanto los relativos a cuestiones concretas pero
fundamentales de su existencia (el desenlace de una batalla, la muerte de un
amigo...), como a los grandes problemas de la vida (el nacimiento, la muerte, el
sufrimiento, el origen del mundo...), y mediante los ritos y los fetiches creía poder
dominar las fuerzas de la naturaleza y de la vida social de acuerdo con sus propios
intereses.

Estos tres elementos llevan a considerar que en el mundo reina el capricho, la


ARBITRARIEDAD de los dioses, y, por lo tanto, que en la actitud mítica el mundo
se presenta como siendo un CAOS más que un Cosmos. Los dioses son arbitrarios
en su conducta, aunque no tanto como para que no se puedan controlar mediante
ritos y plegarias (no es extraño que un elemento común en toda cultura que posea
mitos sea el que los hombres pueden atraer la voluntad de sus dioses mediante
algún tipo de práctica ritual).

El mundo griego anterior a la aparición de la filosofía vivía instalado en esta actitud;


el gran acontecimiento espiritual que inician los griegos en el siglo VI a.C. consiste
precisamente en intentar superar esta forma de estar ante el mundo con otra forma
revolucionaria que apuesta por la razón como el instrumento de conocimiento y de
dominio de la realidad. Sin embargo, no hay que creer que la actitud mítica
desaparece completamente a partir de esta fecha, más bien ocurre que son unas
pocas personas las que viven en el nuevo y revolucionario modo de pensar, y que
éste poco a poco se va haciendo más universal. Pero la actitud mítica todavía no ha
desaparecido: en nuestra época muchos siguen confiando en explicaciones de este
tipo, y personas que parecían haber conquistado definitivamente este nuevo
28

estado, caen en la actitud mítica cuando su vida se torna difícil o en ella hay
imprevistos no solucionables con el ejercicio de la razón.

ACTITUD CIENTÍFICA

ACTITUD CONSISTENTE EN UTILIZAR LA RAZÓN PARA LA COMPRENSIÓN Y DOMINIO DEL


MUNDO NATURAL Y HUMANO.

Frente a la explicación mítica del mundo aparece en Grecia en el siglo VI a. C. la


actitud racional, actitud en la que se debe englobar no sólo la filosofía sino también
la ciencia pues en este momento no hay fronteras definidas entre ambas. La
categoría más importante de este nuevo estado mental es la de necesidad: las
cosas suceden cuando, donde y como deben suceder. El griego descubre que las
cosas del mundo están ordenadas siguiendo leyes, descubren que el mundo es un
COSMOS, no un Caos.

Además, los griegos desarrollaron otro concepto vinculado profundamente con el


anterior: el concepto de permanencia o esencia. El que las cosas se comporten
siguiendo leyes quiere decir que un cuerpo no se manifiesta primero de una manera
y luego de otra completamente distinta, sino que en su manifestación hay cierto
orden, hay sólo un ámbito de posibilidades para la expresión de cada objeto, y eso
es así en virtud de lo que los griegos denominaron Esencia o Naturaleza de los
objetos.

A partir de esta actitud racional los primeros pensadores griegos desarrollaron una
serie de conceptos opuestos que han influido radicalmente en la filosofía posterior:

SENTIDOS RAZÓN
CONOCIMIENTO
CONOCIMIENTO
IMPERFECTO O MERA
PERFECTO O CIENCIA
OPINIÓN
APARIENCIA REALIDAD
la pluralidad la unidad
lo cambiante lo permanente
lo que parece ser (los lo que es (la esencia o
fenómenos) naturaleza)
lo particular lo universal

Es habitual resumir la diferencia entre la actitud mítica y la racional mediante la


frase:

“la filosofía nace con el paso del mito al logos” y el siguiente esquema:

MITO IMAGINACIÓN ARBITRARIEDAD CAOS


LOGOS RAZÓN NECESIDAD COSMOS
29

UNIDAD III

ELABORACIÓN RAZONABLE DE LA COMPRENSIÓN DE LA


REALIDAD CON PRECISIÓN CIENTÍFICA

1. ÁMBITO FILOSÓFICO: “¿POR QUÉ Y PARA QUÉ


REFLEXIONAR FILOSÓFICAMENTE?22

a. La Filosofía
En un sentido general, puede decirse que la filosofía es una forma del conocimiento
humano, que se caracteriza por estar integrada por un conjunto de ideas y
concepciones que versan sobre cuestiones directamente referidas al hombre como
ser, como sujeto inteligente, como especie esencialmente social.

La filosofía analiza el lugar que el hombre ocupa en el universo y la naturaleza, los


instrumentos, procesos y objetos de su pensamiento, los valores a que debe
atenerse en su relación con otros hombres y con la sociedad humana.

La palabra filosofía está compuesta de las raíces originarias del griego antiguo
phylos y sophia.

La definición del concepto de filosofía como “amor por la sabiduría” se trata de un


aprecio de profundo sentido intelectual, originado en la conciencia de que el
contenido del conocimiento que se procura alcanzar es altamente valioso. No se
trata de una sabiduría caracterizada por la vastedad cuantitativa que abarque, ni
destacada por un sentido enciclopédico; sino por su rasgo cualitativo de referirse a
aquellos asuntos más trascendentes e importantes de la vida humana.

b. Las cuestiones filosóficas


Puede decirse que filosofar implica cuestionar muchos conceptos que se dan por
sabidos, por supuestos y por verdaderos en una actitud que busca esclarecer si
verdaderamente son como se presentan, y cuál es el sentido de su propia
existencia, en un intento de alcanzar a comprender intelectualmente el significado
más profundo de todas las cosas, su aspecto esencial.

Cabe preguntarse por los motivos que impulsan al hombre a interrogarse acerca de
la razón y el fundamento primero y esencial del mundo en que vive, y de sí mismo.

Platón y también Aristóteles, postularon que ello se debe a la capacidad de


asombro, de admiración y de extrañeza que siente el hombre ante

la realidad que lo rodea, y ante


la conciencia de sí mismo y de

22
Apuntes Modulo Secretariado Prof. Jorge López.
30

algunas circunstancias que lo afectan;


que le suscitan un insaciable deseo de saber más.

También es frecuente mencionar como uno de los motivos que impulsan a filosofar,
en el sentido de buscar una comprensión íntima y convincente enfrentar en la vida
ciertas situaciones que resultan claves, o situaciones límite para las facultades
humanas, y que a menudo implican la necesidad ineludible de tomar decisiones de
gran importancia:

 la muerte, el sufrimiento, el sentimiento de culpa, la incomunicación, la


soledad, la duda, el amor, el sentido de la vida, la trascendencia, etc.

La primera cuestión que se suscita en el pensamiento filosófico es la del hombre


mismo y su realidad:

 qué es el hombre,
 cuál es su origen,
 cuál la razón de su existencia como género y como individuo.

Si tiene un alma y en tal caso en qué consiste y cuáles son sus relaciones con su
cuerpo; si es simple o compuesta, si es material o inmaterial, si se extingue con la
vida del cuerpo o es inmortal o por lo menos permanece luego de la muerte
corporal, cuáles son sus propiedades23.

Otros interrogantes surgen en relación al mundo en que el hombre habita:

 cuál es su origen, por qué existe, en qué consiste, es eterno o tuvo un


principio y puede tener un final, es todo él viviente o no,
 en qué consisten la materia y la vida, qué razón justifica lo que se presenta
al hombre como la existencia de leyes naturales y armónicas que parecen
regirlo.

De todo ello emana inmediatamente el interrogante si lo que aparece al hombre


como un orden universal y armónico, por lo menos comprensible para él en muchos
aspectos de su funcionamiento - la ciencia –

 obedece a algún plan general, es obra de alguna inteligencia tan superior y


poderosa como para haber sido capaz de establecer ese orden; si esa
inteligencia tiene una esencia divina o es parte de la naturaleza misma.

c. Formas de la reflexión filosófica consideradas en el mundo


occidental24

ÁREAS O ÁMBITOS DE ESTUDIO DE LA FILOSOFÍA

Teniendo como noción central que la filosofía es una manera de abordar la realidad,
de tal manera que desde una actitud crítica pueda ser comprendida lo más
íntegramente posible, se pueden establecer ámbitos de estudios; los cuales pueden
ser:

23
Ver película “21 gramos” con Benicio del Toro, Sean Pen.
24
Cfr. Conte-sponville André, Qué es la Filosofía.
31

1- Ámbito del Conocimiento

 Lógica: analiza y estudia tanto la estructura (“lógica formal”) como el


contenido (“lógica material”) del pensamiento. La finalidad es proporcionar
las herramientas necesarias para que la persona efectúe un correcto
razonamiento desde esos dos aspectos, teniendo en cuenta que desde la
lógica formal se analiza la estructura del razonamiento y desde la lógica
material se estudia el contenido del mismo.
 Teoría del conocimiento: analiza el origen, condiciones y posibilidad del
conocimiento.
 Epistemología: estudia el origen y estructura del conocimiento científico.

2- Ámbito de estudio de la naturaleza

 Filosofía de la naturaleza o cosmología: su objeto de estudio es toda la


realidad natural. Dado el crecimiento de la misma, con el curso del tiempo
surgieron diversas especialidades o especificaciones de la misma; por
ejemplo; Filosofía de la física, Filosofía de la biología, etc.
 Filosofía de las ciencias: ésta constituye una especificación de la filosofía
de la naturaleza, teniendo como objeto de estudio no la naturaleza misma
sino la ciencia en general.

3- Ámbito de la acción

 Ética o moral: estudia el comportamiento humano desde la perspectiva de


la bondad o maldad de los actos humanos.
 Otras ramas de la filosofía: Filosofía de la historia, Filosofía del arte,
Filosofía del lenguaje, Teodicea, Filosofía de la Religión, Fenomenología de
la Religión, Hemenéutica, Ontología, etc.

BIBLIOGRAFÍA

 Casaubon, Juan. “Nociones generales de lógica y filosofía”. Edit. Estrada.


 Comte-Sponville, André. “La Filosofía. Qué es y cómo se practica”. Edit.
Paidós. 2012.

d. La filosofía en la vida cotidiana


Pareciera que el concepto de la filosofía, el contenido y el objeto de su estudio, de
su descripción como una materia dirigida a hacer una especie de ejercicios de
aplicación del intelecto y del raciocinio en torno a algunas cuestiones que parecen
tan abstractas; puede inducir a considerar que se trata de un conjunto de
desarrollos totalmente especulativos, absolutamente ajenos a lo que pueda ser el
requerimiento o tener incidencia en la vida cotidiana, en las ocupaciones y
preocupaciones diarias en la vida familiar, en las relaciones con las demás
personas y respecto de las cuestiones comunes de la vida.

El estudio de la filosofía invita a adoptar una actitud intelectualmente inquieta y


reflexiva ante la cantidad de cuestiones y circunstancias que dicha vida cotidiana
plantea; y en valerse del conocimiento filosófico adquirido en ese proceso
educacional lo ubica en mejores condiciones para afrontar los problemas de la vida
cotidiana.
32

El estudio sistemático del pensamiento filosófico permite adquirir el instrumento


para asumir una actitud filosófica; que en alguna medida moldea la propia
personalidad y permite que, al abordar las argumentaciones que se formulan
respecto de esas cuestiones, cada uno se incline (aunque sea en forma primaria) a
compartir algún determinado sistema filosófico, o a componer un propio sistema
personal, con una combinación de lo que se ha estudiado con algunos conceptos
personales.

Por ejemplo es necesario conformar una propia cultura filosófica en cuanto a la vida
cotidiana de cada persona, -sobre todo joven-. Surge la cuestión de formularse un
propio plan de vida; así como precisar el sistema de valores y de objetivos que cada
uno se propone cultivar y perseguir a lo largo de su vida personal. Elegir y decidir
que quiero de mi vida, mis expectativas, mis anhelos, mis metas y mis
objetivos.

Dependiendo de los acontecimientos que sobrevienen a cada persona en su vida


familiar, social, cultural y profesional, económica y de relación, habrán de suscitarse
diversas situaciones cotidianas con variable grado de intensidad, que serán
propicias a la aplicación de una actitud filosófica; es decir, de un análisis objetivo,
sereno, racional, que busque un equilibrio de argumentos lógicos y que permita
determinar una forma de pensar y de actuar.

En la vida cotidiana, seguramente ocurrirán muchas situaciones en que “filosofar”


constituirá una actitud apreciable; especialmente aquellas situaciones límites en el
plano personal. Como por ejemplo, se puede mencionar situaciones referidas a
crisis en la vida familiar (como el fallecimiento de un ser querido); o aquellos
momentos en los que tomar decisiones precisas significa definir un rumbo, para
toda la vida: como elegir una profesión, constituir una familia, aceptar un empleo a
largo plazo en el exterior, etc.

La actitud filosófica es un instrumento esencial en la vida cotidiana para


desenvolverse en ella de la mejor manera, es decir, acostumbrarse a reflexionar
detenidamente y a no obrar en forma precipitada antes de adoptar decisiones
importantes en la vida o de adoptar actitudes, consumar hechos o asumir conductas
cuyas consecuencias deben medirse, meditarse y ponderarse cuidadosamente.

Y también para proveerse de la fuerza espiritual necesaria para sobrellevar las


circunstancias negativas o dolorosas que necesariamente se deberá enfrentar
alguna vez.

En la vida social, en cuanto participante de las actividades propias del ciudadano


como agente político en la democracia, es muy grande la importancia de disponer
de un cierto nivel de conocimiento filosófico; sobre todo, en cuanto ello conduce a
tener una actitud atenta, analítica y reflexiva, especialmente dirigida a advertir que
los temas importantes siempre son complejos y que no pueden simplificarse
ocultando o ignorando parte de sus componentes, ni examinarse exclusivamente
desde un enfoque personalmente interesado, que es lo característico de la
demagogia. “25

25
Extracto del módulo Filosofía I de la Tecnicatura de Gestión de Bancos y Empresas Financieras. Lic.
Dante Vázquez y Prof. Enrique Rojas.
33

2. ÁMBITO DE LA CIENCIA. LOS VALORES Y LA VERDAD

1. El conocimiento teórico: la ciencia

Cuando se habla de la capacidad humana de conocer, se pueden mencionar dos


clases de conocimiento: el teórico y el práctico. El primero hace referencia o da
lugar a la ciencia y el segundo es empleado para llevar a cabo la acción humana.
Son dos clases distintas de conocimiento, pero íntimamente relacionadas entre sí.

La ciencia es la más importante realización y la más seria tarea del hombre


moderno, la que le ha permitido llevar a cabo la transformación del mundo.

En el siglo XVII, el descubrimiento y aplicación sistemática del modelo físico-


matemático de ciencia dio origen a un cambio de mentalidad que ha configurado
toda la Edad Moderna europea. Creció en Europa la confianza en la razón y se
desarrollaron de modo más rápido e intenso las ciencias físico-experimentales, y a
partir del siglo XIX las ciencias del hombre o ciencias sociales.

Los tres rasgos de la mentalidad que acompañó a ese desarrollo, fueron los
siguientes:

1. la convicción de que en la ciencia se daba un progreso lineal y ascendente,


garantizado por métodos racionales, lo cual remite al llamado método
científico.
2. la convicción de que la ciencia era un modo de conocimiento privilegiado
sobre todos los demás, los cual remite al lugar de la ciencia en el
conocimiento.
3. la convicción de que aplicando la ciencia era posible conseguir un progreso
lineal e indefinido en el mundo humano, lo cual remite a los límites de ese
progreso.

Conocimiento práctico y acción humana


Este tipo de conocimiento tiene una característica especial: es la aplicación del
conocimiento intelectual a la concreta situación en la que el hombre se encuentra.
Las acciones humanas tienen lugar en la realidad concreta y singular: es la
conducta personal. El conocimiento práctico se refiere a la conducta y la conducta
se rige por él. Es la llamada razón práctica (para referirse al empleo de la razón
como reguladora de la conducta) por oposición a la razón teórica (que construye la
ciencia).

En el uso de la razón práctica, se pueden distinguir los siguientes elementos:

a. el fin

 la acción comienza cuando los apetitos, los sentimientos, la voluntad o la


razón tienen a un objetivo final que se quiere conseguir. Por ejemplo: quiero
estudiar la carrera xxx; quiero ir a ver un partido de fútbol, quiero estudiar
idiomas, ir al cine, etc. El fin es lo primero en la acción, es lo primero que
aparece y lo último que se consigue, o también: es lo primero en la intención
y lo último en la ejecución.
34

Los fines son el motor de arranque de la acción, es aquello que provoca que el
hombre se ponga en marcha, de allí que lo importante en la conducta es saber qué
es lo que uno quiere.

Si faltan los fines aparece el aburrimiento, el tedio, el cansancio en la vida.

b. la deliberación y la prudencia

 esta inclinación a hacer algo produce una deliberación acerca de cómo


realizar la acción, es decir, qué medios emplear para conseguir el fin
querido, qué circunstancias intervienen en el caso, etc. Se deliberan acerca
de los medios para llegar al fin que se pretende.
En la deliberación acerca de las circunstancias y posterior elección, debe intervenir
la prudencia. Ésta como virtud humana principal, debe orientar rectamente en la
deliberación y en la elección: captar rectamente qué es en general bueno para el
hombre, o para mí; captar si una acción concreta favorece o perjudica ese bien
natural del hombre, su salud, etc.; valorar las circunstancias que favorecen o
dificultan la acción para modificar el plan de esta.

c. la decisión

 una vez hecha la deliberación acerca de los medios, se elige uno de ellos,
es decir, se toma una decisión. Ésta incluye la elección de los fines y de los
medios.

d. la ejecución

 ésta, muchas veces, es más larga y costosa. Mantener la decisión tomada y


ponerla en práctica hasta el final cuesta mucho más que decidirse. Hay
muchas decisiones que nunca se ejecutan: por olvido, por desorden, pereza,
miedo, etc.

La ejecución de las decisiones tiene que ver con las virtudes morales: la valentía o
fortaleza, la constancia, etc.

e. los resultados

 después de realizar lo decidido, se comprueba que los resultados casi nunca


son exactamente los esperados. Las cosas no suelen salir como se lo había
pensado, es decir, los fines pueden no alcanzarse, los medios pueden
resultar inadecuados, la decisión errónea, etc. El resultado viene a ser el
modo en que se alcanza el fin propuesto.

El conocimiento práctico tiene que prestar atención a contingencias concretas y


mudables, que pueden hacer variar lo planificado.

La diferencia entre las expectativas y los resultados es un recordatorio de la


limitación humana y de que las cosas siempre cuestan trabajo. Lo finito es
imperfecto, y sólo llega a ser perfecto a base de rectificarlo.

f. la corrección

 en la acción humana se hace necesario, por tanto, introducir los resultados


obtenidos en la nueva planificación y en la toma de decisiones. Entonces se
hace balance de la situación y se corrigen las previsiones iniciales. Y la
actitud de rectificación no sólo es necesaria, sino también de prudentes y
35

sabios, para evitar idénticos errores posteriores. De aquí surge la


experiencia que es el saber refrendado por la práctica.

g. las consecuencias

 en la acción hay que prever las consecuencias. Pueden las acciones tener
efectos no previstos y hay que asumirlos como propios (pues la acción
generadora es mía). También están los efectos secundarios, que son las
consecuencias imprevistas (las cuales si son malas se llaman efectos
perversos).

Los valores
En todas las fases de la acción intervienen unos criterios previos que se tienen ya
formados antes de actuar y de los que se parte para elegir el fin, escoger unos u
otros medios, etc. A estos criterios se los denomina valores. Éstos son más
importantes que los resultados.

Los valores se toman de los fines de la acción y muchas veces esos fines son los
valores que cada uno tiene.

Los valores son los distintos modos de concretar o determinar la verdad y el


bien que constituyen los fines naturales del hombre. Los valores son la verdad
y el bien tomados, no en abstracto, sino en concreto. Su característica es que
valen por sí mismos: lo demás vale por referencia a ellos.

Los valores son los que miden y les da el valor a las cosas.

Una misma cosa puede tener distinta significación, en función de la valoración


personal de cada uno.

Entre los principales valores por lo que actuamos se pueden mencionar los
siguientes: la utilidad, la belleza, el poder, el dinero, la familia, la patria, la tradición,
la sabiduría, los valores ecológicos, el rendimiento físico, Dios.

El conjunto de valores que se tiene y en función de los cuales se actúa se toman de


tres fuentes principales:

1. lo que está vigente en la sociedad en la que se vive y que uno ve como


normal,
2. lo recibido por medio del aprendizaje y la educación, tanto en las
instituciones educativas como en la familia,
3. lo descubierto por medio de la experiencia personal, aún indirectamente, a
través de la amistad.

El conjunto de este modo asimilado forma una tabla de valores personal y


propia, que dice qué cosas son importantes para cada uno. En esta tabla, no
todos los valores tienen la misma importancia, sino que en ellos hay una
jerarquía.
36

Valores y modelos de conducta


Los valores se suelen encarnar y materializar, en primer lugar, en símbolos que se
respetan, no por el símbolo en sí mismo, sino por lo que representa: la bandera,
imágenes religiosas, fotos de familia, colores del equipo, etc., los cuales se
constituyen en símbolos que se defienden. El símbolo materializa y hace presenta
la realidad valorada.

Los valores son criterios por lo que se rige la acción. Pero, tanto la vida
humana como la conducta, se desarrollan en el tiempo; por lo tanto,
determinados tipos de conducta habitual dan origen a tipos de vida en los que
se encarnan los valores. Eso da origen a modelos de conducta y de vida: a
alguien puede gustarle ser doctor, enfermero, etc. Los valores no se transmiten
por medio de discursos teóricos como a través de modelos vivos y reales, que
se presentan, se aprenden y se imitan. Por ello, se puede concluir que no hay
valores sin su modelo correspondiente.

El modelo que realiza un valor puede presentarse en primer lugar como héroe o
ídolo. Los héroes siempre han sido ejemplos que la humanidad ha seguido para
imitar y realizar en la propia vida. El hombre necesita tener a alguien a quien
parecerse, a quien admirar e imitar. Esto no es algo negativo en la propia vida, sino
que refleja un estilo de vida que es digno de imitación.

Y esto forma parte de la historia misma de la humanidad la presencia de ídolos o


héroes, como así también su imitación. La literatura ha reflejado permanentemente
este rasgo netamente humano. De la misma manera, la Iglesia Católica cuando
eleva a los altares a alguien, es decir, canoniza a alguna persona, lo hace con la
convicción de que esa persona es digna de imitación, quien a su vez imitó a Cristo.
Por otro lado, el arte imita permanentemente esta realidad, cuando pinta, esculpe o
dibuja a alguien.

En la actualidad, los modelos se han diversificado mucho: en bastantes casos se


toman como referencia a deportistas o famosos del mundo del espectáculo, de la
política, de la moda, etc. Lo que se debe tener en cuenta es el motivo por el cual es
famoso o famosa (es decir, en dicha persona cuáles han sido sus valores para
llegar a la fama), recordando que la fama no es lo mismo que los honores. La fama
es radicalmente distinta a la honorabilidad. Y los valores hacen más referencia a la
honorabilidad que a la fama, pues se puede ser famoso sin ser honorable o
también, honorable sin ser famoso.

La verdad como conformidad con lo real:

La verdad es, en primera instancia, la realidad conocida.

El objeto de la inteligencia es alcanzar la verdad de las cosas conocidas, por ello,


no basta el conocimiento por medio de los sentidos, dado que éste no aporta el
conocimiento de la noción de verdad. En alguna medida, el conocimiento sensorial
aporta datos y es la inteligencia la que los juzga interpretando o conociendo desde
esos datos, lo veritativo. Por ello, el bien propio de la inteligencia es abrirse a lo
real.

El conocimiento de la realidad puede ser teórico y práctico. Con esta distinción se


está hablando de dos tipos de verdades: una verdad teórica y una verdad práctica,
37

perteneciendo cada una de ellas a la razón teórica y a la razón práctica,


respectivamente.

Verdadero significa que algo es real, que una determinada cosa es de tal o cual
manera y el hombre con su inteligencia la conoce de esa manera, es decir, la
conoce tal cual es. Por ello es que al definir la verdad se dice que ésta es “la
conformidad o adecuación de la inteligencia con las cosas”. O también, conformidad
entre la realidad y el pensamiento. Esto implica sostener una postura objetiva en
torno a la verdad: la verdad depende de las cosas, de los objetos que son
conocidos. Y el hombre se adapta a ella, conociéndola. La postura contraria es el
subjetivismo, donde se sostiene que la verdad depende de los sujetos o personas
que conocen. Lo que se plantea es que hay temas en los cuales se pueden
sostener verdades distintas (por ejemplo, además de River Plate, cuál otro es un
buen equipo) y en ello no hay problemas, el tema está en verdades que son más
importantes y trascendentes en las cuales no es posible sostener distintas verdades
o someterlas a un acuerdo o convención entre los hombres (por ejemplo, que las
Cámaras Legislativas sancionen desde cuando una persona puede ser considerada
como tal).

En el caso de la verdad teórica, el asunto consiste en que la ciencia va


adecuándose a la realidad. La ciencia penetra cada vez más en la realidad de las
cosas, se conocen cada vez más aspectos de la realidad estudiada. Por ejemplo, el
conocimiento de que la Tierra gira alrededor del Sol, que a su vez este sistema
solar no es el único, son verdades que fueron ignoradas durante milenios y que se
las adquirió en algún momento de la historia. Esto significa que el hombre no nace
sabiendo, sino que debe conquistar con el conocimiento la verdad de las cosas, y
esta conquista lleva tiempo, esfuerzo e, incluso, puede fallarse en ella, puede llegar
a no conocerse nunca.

Negar la capacidad del hombre de conocer es caer en el escepticismo e, incluso


aún más, en el nihilismo.

El encuentro con la verdad


Las verdades conocidas teóricamente pueden tratar sobre los objetos de la
naturaleza, pero también sobre cuestiones del mundo humano.

Las verdades teóricas se convierten en fines o criterios de la acción cuando se las


elige como objetivos. En ese momento esas verdades se convierten en bienes, es
decir, en algo que uno apetece o quiere tener, o en males, algo que hay que evitar.
A esos bienes que se eligen y que son fin y criterio de acción se les llama valores.
Por ello se dice que la verdad rige la conducta por medio de los valores.

La fuente de los valores y el modo en que la verdad práctica aparece en la vida


humana es triple:

 las vigencias;
 la educación,
 el descubrimiento personal, realizado a través de la experiencia
vivida.

El encuentro con la verdad puede o no ser intenso, teniendo distinto carácter.


Esto depende del tipo de verdad encontrada o conocida: se puede tratar de
descubrir o conocer algo en un razonamiento matemático, en un análisis contable,
38

en los sentimientos de cierta persona, en el amor de Dios. En todos los casos, se


trata de una cierta iluminación que hace descubrir algo importante que antes no se
sabía.

La realidad encontrada como verdad conmueve profundamente al hombre. La


primera consecuencia del encuentro es precisamente una cierta conmoción. Por
ejemplo, el descubrirse enamorado conlleva cierta conmoción.

La consecuencia inmediata es aceptar la tarea que la realidad encontrada


encarga o “impone”. Es decir, hay una apertura de la persona, asumiendo una
nueva vida en la que está incluida esa nueva realidad.

Si el encuentro con la verdad constituye una experiencia profunda y radical, se


convierte en algo permanente, porque transforma y pasa a formar parte de la
propia vida. Reconocer la validez de determinada teoría científica, la vigencia de
una serie de principios religiosos o morales, descubrir el amor de una persona, la
muerte de un ser querido, etc.; dejan una profunda y honda huella. Cuanto más alto
es el valor encontrado, y más intensa la experiencia de él vivida, más dentro de la
persona queda la experiencia. Y es que en el hombre lo que es profundo es
permanente, mientras que lo que no es permanente no es profundo, sino
superficial, anecdótico, pasajero, poco importante. Lo realmente valioso arraiga en
lo más hondo de nosotros mismos, pasa a ser algo personal, y en ello está
implicada y afectada la persona misma.

El encuentro con la verdad tiene otra característica y es la de dotar de


inspiración. A partir de dicho encuentro nada es igual. La inspiración es un
impulso para ejercer la propia libertad, tratando de reproducir y expresar la
realidad con la que se encontró y encarnarla en la propia vida y obra. Por ello
se dice que la verdad tiene carácter dinamizante, dado que moviliza las
facultades de la persona.

Vinculado al carácter dinamizante, surge la capacidad creadora. El hombre


encuentra en la verdad un arranque para su capacidad artística. Por ello el sentido
más alto de cualquier creación artística es expresar, es decir la verdad encontrada.
Las grandes gestas humanas (artísticas, religiosas, políticas, intelectuales, etc.) son
fruto de la inspiración que una determinada verdad ha puesto en las vidas de sus
protagonistas. Algunos concluyen diciendo que el crecimiento del hombre se realiza
gracias a su inspiración en la verdad: y esto es cierto, porque el crecimiento
personal, de cada uno se basa en pequeñas o grandes verdades que se van
descubriendo en lo cotidiano de la vida: descubrir que es lo que quiero estudiar, qué
deporte practicar, la fidelidad probada de un amigo o amiga, etc.

Relacionando la verdad teórica con la verdad práctica, se puede agregar diciendo


que hay una íntima relación entre lo que se piensa y lo que se vive, entre las
verdades que se tienen por ciertas y el modo en que éstas influyen en la conducta.
Esto implica una coherencia e integridad entre ambas verdades, entre el conocer y
el obrar.

Ataques contra la verdad

Verdad Teórica Nihilismo, escepticismo,


relativismo

Verdad Práctica Imperio del gusto, la moda


pasajera
39

III. CONOCIMIENTO FILOSÓFICO DEL HOMBRE

Entendemos la Antropología Filosófica como el estudio filosófico del hombre,


esto es: REFLEXIONAR ¿qué es el hombre? ¿Quién es el hombre? ¿Cómo
está constituido? ¿Cuál su ser y su quehacer?

A través de un recorrido histórico breve y sencillo podemos conocer definiciones


básicas y clásicas. También algunas modernas y contemporáneas.

a. Etapas históricas y diversas cosmovisiones


El pensamiento filosófico responde -en general y desde los tiempos más antiguos- a
una aspiración fundamental del hombre, que no está rígidamente atado al
acontecer natural, sino que debe enfrentarse con la realidad para configurar en ella
su vida, de un modo autónomo y responsable. De ahí que se pregunte por el
fundamento y sentido del mundo en que vive, dando origen a la problemática
filosófica de los primeros pensadores griegos acerca del principio de todas
las cosas. Esa pregunta señala la tarea que incumbe al pensamiento filosófico de
todos los tiempos: interrogar a todas las cosas por su principio, llegar al
fundamento de todo.

Pero esa pregunta se plantea desde el hombre y en razón del hombre: se pretende
analizar la realidad toda en la que el hombre se experimenta a sí mismo y conocer
después, su propio lugar y misión, acerca del propio hombre y del modo como se
entiende a sí mismo en su mundo, en la historia y en el conjunto de la realidad. El
pensamiento filosófico, tanto por su origen como por su finalidad, está
siempre determinado antropológicamente.

Sin embargo, en la historia del pensamiento el tema antropológico no siempre se


expresa de la misma forma. De aquello que aparece como totalmente evidente
apenas si se habla, sólo se empieza a tratarlo cuando resulta problemático. Es así
que el hombre, por lo general, no se convierte en tema explícito de la filosofía, al
menos no en su tema central. Hasta la edad contemporánea no existió una
antropología filosófica tal como se cultiva en el presente.

Es verdad que la especulación filosófica reflexiona desde antiguo sobre el


pensamiento humano (lógica) y sobre la actuación moral del hombre (ética), así
como sobre su posición en la naturaleza (física) y en la totalidad del ser
(metafísica). Surgen así de continuo planteamientos y puntos de vista
auténticamente antropológicos que, aunque apenas alcanzaron su pleno desarrollo
metodológico y temático, revelan ya una interpretación y valoración de la existencia
humana.

1. La concepción en la filosofía griega

Aunque el pensamiento griego construido sobre un fondo mítico religioso de


connotaciones antropológicas innegables, se centró en el estudio de la naturaleza
como un todo, no tardó sin embargo, en decantarse por la investigación del hombre,
al que consideró punto axial del universo. Su distinción y superioridad estriban en el
alma racional diferente del resto de los seres.

La capacidad para captar el sentido de las cosas, según Heráclito y el poder de


penetrar las apariencias hasta llegar al meollo, como enseña Parménides, se
40

convierte por obra de los sofistas en facultad crítica y elemento central del ser
humano.

Protágoras de Abdera, claro exponente de la escuela sofista, advierte en esta


función el poder por el que el hombre se constituye en paradigma de todas las
cosas, de las que son y de las que no son26. Pero no porque descubra la esencia de
las cosas, sino porque sólo en referencia a él cobran aquellas sentido.

Este hecho es suficiente para que el hombre que se considera parte integrante de
la naturaleza, aunque por su singularidad está dotado de capacidades peculiares
como la intuición, que le permite inventar las artes para sobrevivir y el sentido de la
justicia, que lo capacita para formar comunidad con sus semejantes y vencer la
opresión.

Se llega así a una reflexión directa sobre el hombre que Sócrates hace suya,
aunque al mismo tiempo se supera su rasgo escéptico - relativista, de cara sobre
todo a los valores y normas morales.

Es Sócrates el primero en descubrir la voz divina de la conciencia. El hombre,


entendido como ser racional -aunque aquí con un neto predominio del
aspecto práctico y ético-, está ligado a la verdad eterna e inmutable y siempre
vinculante, por encima de todos los cambios del mundo sensible.

Estas ideas hallan un ulterior desarrollo en la metafísica clásica. Según Platón, el


hombre está ordenado por su espíritu al mundo inteligible. Ese mundo es la
verdadera realidad frente al mundo aparente y mudable de las cosas que se
perciben por los sentidos.

Por ello, el alma del hombre es esencialmente inmortal, pertenece al mundo


inmutable de las ideas y está fundamentalmente por encima del mundo
cambiante. Platón es el primero que intenta demostrar filosóficamente la
inmortalidad del alma.

El descubrimiento del espíritu, de una realidad espiritual accesible sólo al espíritu


del hombre, es sin duda alguna el gran logro de importancia duradera que ha
conseguido el pensamiento griego.

Pero a la luz de esta consideración, lo espiritual aparece como el único verdadero


ser. La esencia y dignidad del hombre se sitúan únicamente en lo espiritual; por el
contrario, lo material y corpóreo no pueden entenderse de un modo positivo.
Aparece así en Platón un dualismo entre espíritu y materia, entre el alma
espiritual y el cuerpo material del hombre; cuerpo que se presenta como la cárcel y
cadena del alma. El alma debe liberarse de los lazos y trabas que la ligan al mundo
material para retornar así a su existencia específica que es la puramente espiritual.
La perfección del hombre consiste por lo tanto, en la mayor
desmaterialización y espiritualización posible de la vida. El espíritu es razón de
tal forma que aquí el espiritualismo va ligado al intelectualismo de la imagen del
hombre.

También para Aristóteles el hombre está por encima de todas las demás cosas por
su razón. El pensador, intenta superar el dualismo platónico entre cuerpo y
alma así como entender la unidad esencial del hombre. De acuerdo con su
doctrina de materia y forma como principios internos y esenciales de las cosas,

26
“El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son y de las que no
son en cuanto no son” Platón, Protágoras, 1.
41

Aristóteles entiende el alma como forma del cuerpo; es decir, como el principio
esencial y constitutivo que configura internamente a la materia convirtiéndola en un
cuerpo humano vivo. Pero la materia es el medio potencial que, de una parte,
recibe la determinación por la forma esencial, mientras que de otra parte, le confiere
la individuación para constituir un ser individual y único, determinado en el espacio
y en el tiempo.

Con ello establece ya Aristóteles la doctrina básica del hombre que, en las
afirmaciones clásicas acerca del “anima forma corporis” y de la “uniosubstantialis”
entre alma y cuerpo, influirá profundamente en el pensamiento cristiano, sobre todo
a través de la escolástica aristotélica de la edad media.

Sin embargo tampoco Aristóteles ha superado por completo la visión platónica


del hombre. También en él -como en todo el pensamiento griego- el ser
espiritual del hombre se define principalmente por el elemento cognoscitivo.

El espíritu es razón, la facultad del conocimiento intelectual. Queda en


segundo plano la facultad de la libertad, de la decisión y responsabilidad, del
amor y comunión personales. El espíritu está ordenado a lo general y necesario,
a la idea eterna de Platón, cuya esencia se mantiene también en la doctrina
aristotélica de la forma, aunque ésta ya no es una idea trascendente sino un
principio esencial inmanente.

De ahí que la dimensión de lo histórico no haya alcanzado aún su valoración plena


en su significado para el hombre. Esto sólo se logrará en el marco del cristianismo
en el que al hombre se le capta en su historia, aunque entendida ésta como una
historia de salvación, como el lugar del diálogo histórico entre Dios y el hombre,
como el marco de la acción salvífica divina sobre la humanidad. Es así como la
historia alcanza, por vez primera, un significado de salvación eterna. Aparece, pues,
aquí una oposición entre el pensamiento griego y el pensamiento cristiano.

Para el pensamiento griego, en contraste con el pensamiento cristiano, es mucho


más decisiva la rígida creencia en el destino según la cual todo está regido por la
necesidad del destino predeterminante. En este sentido los acontecimientos
intramundanos e históricos carecen de verdadera importancia, al venir todo
predeterminado de un modo necesario.

El hombre se sabe bajo un destino absoluto, ciego e impersonal; y no frente a un


Dios vivo y personal que, según el cristianismo, se revela en la historia como Dios
del amor y de la salvación. Aquí es donde radica la oposición más profunda entre
las concepciones griega y cristiana relativas al hombre.

2. La concepción en el pensamiento judío27

La filosofía judía como la explicación de las creencias y las prácticas hebreas se


encuentra enmarcada dentro de conceptos y normas filosóficos universales. Debe
ser considerada como un producto de la tradición bíblica y rabínica, pero a la vez
abarca la literatura filosófica escrita en hebreo a partir de la segunda mitad de la

27
Vázquez Borau José Luis, las religiones del libro, san pablo.
Vázquez Borau José Luis, las religiones tradicionales, san pablo.
Vázquez Borau José Luis, las Iglesias cristianas, san pablo.
Álvarez Maestro Jesús, las religiones del mundo, bonum.
Rossano Pietro, Los interrogantes del hombre y las respuestas de las grandes religiones, paulinas.
Gallo Marco, El Espíritu de Asís, 1986-2007, aporte de las religiones al diálogo y la paz del mundo,
Guadalupe.
Lowney Chris, Un mundo desaparecido, la convivencia de musulmanes, cristianos y judíos en la
España del siglo XIII, Edit. El Ateneo.
42

Edad Media así como las diversas filosofías seculares formuladas por pensadores
judíos en siglos posteriores.

A pesar de que las tradiciones rabínicas y bíblicas eran básicamente producto de


las propias comunidades judías, la filosofía que de ellas emana surgió y floreció
conforme los judíos fueron incorporando los diversos cuestionamientos de las
culturas circundantes. A lo largo de su historia esta filosofía se ha constituido
esencialmente en un sistema de pensamiento religioso cuya preocupación
fundamental se centra en tratar de lograr la armonía con la teología.

Los filósofos judíos sostienen no sólo concepciones distintas sobre religión sino
también sobre orientación filosófica. A través de los siglos estos pensadores judíos
estuvieron convencidos de que el judaísmo era un sistema capaz de ofrecer
interpretaciones filosóficas y que por ende debía jugar un rol importante en la vida
de una persona ilustrada. Estudiaron cómo las opiniones de los filósofos podían
relacionarse con su propia tradición. Este interés los llevó a resolver una doble
tarea: interpretar y formalizar las enseñanzas del judaísmo a través de conceptos y
argumentaciones filosóficas y refutar enseñanzas tanto filosóficas como religiosas
cuando éstas entraban en conflicto con las creencias y las prácticas judías.
La filosofía se compone de tres apartados:

1. Interpretación de aspectos exclusivos a la tradición judía como la


concepción mesiánica y el más allá, la revelación, el contenido y la eternidad
de la Torá o Pentateuco o el carácter especial de la profecía de Moisés.
2. Como filosofía religiosa atiende cuestiones comunes a otros sistemas como
lo son la existencia divina y sus atributos, la creación del mundo, el
fenómeno de la profecía, el alma humana así como los principios generales
de la conducta humana.
3. Como sistema filosófico estudia temas de interés general, como lo son la
dimensión del ser, la estructura y la naturaleza del universo y los
argumentos y las categorías de la lógica.

Destacamos algunos pensadores judíos:

PhiloJudaeus de Alejandría (20 a.e.c.-50 e.c.). Su pensamiento se basa en la


afirmación de que la Biblia, como palabra divina, contiene un significado aparente
dirigido a las masas y uno oculto que los filósofos podían descubrir utilizando
métodos de interpretación alegóricos.

La filosofía judía medieval comenzó en el siglo X como parte de un renacimiento


cultural generalizado que llegó a las tierras islámicas. Entre los principales
exponentes de la época tenemos a:

a. Saadia Gaón (882-942)


b. Salomón ibnGabirol, poeta y filósofo español autor de “La Fuente de la
Vida”, es el principal exponente del neoplatonismo en el judaísmo,
importante movimiento filosófico. Como parte central de su pensamiento
aparece la doctrina de la emanación según la cual se compara la creación
del mundo a la emisión de los rayos solares.
c. El máximo exponente de la filosofía judía medieval fue Moisés Maimónides
(1135-1204) conocido como el Rambam. En su obra “La Guía de los
Perplejos” Maimónides discute la existencia y la unidad de Dios y su
creación. Sus propias pruebas de la existencia divina están basadas en
principios físicos y metafísicos aristotélicos. Su interpretación racional del
judaísmo y la formulación de sus “13 Principios de Fe” provocó grandes
controversias entre sus seguidores y oponentes.
43

Las aportaciones de muchos otros filósofos como Joseph ben Abraham al-Basir,
BayhaibnPakuda, Abraham ibnDaud, Hillel ben Samuel, HisdaiCrescas, Levi ben
Gershom, Isaac y YehudaAbrabanel y la familia ShemTov enriquecieron el
pensamiento judío medieval.

Los filósofos judíos modernos compartieron con sus antecesores la preocupación


por relacionar el pensamiento general con el judaísmo, pero diferían en su
concepción de la tradición judía y de la ciencia así como en las soluciones que
proponían. El desarrollo de la ciencia moderna desafiaba la concepción
tradicionalista de la religión. La filosofía judía de esta época está representada por
los esfuerzos de pensadores individuales entre los que podemos destacar:

a. Moisés Mendelssohn (1729-1786) traductor de la Biblia al alemán, es


considerado el primer filósofo de la época.
b. NachmannKrochmal (1785-1840) presentó una filosofía de la religión y la
historia en su “Guía Para los Perplejos del Tiempo”.
c. Franz Rosenzweig, (1886-1929) exponente de la corriente existencialista en
la primera mitad del siglo XX, presentó en su “Estrella de la Redención” un
"nuevo pensamiento" en el cual el hombre como individuo con sus
sufrimientos y ansiedades ya no es una idea abstracta. Afirma que el
judaísmo es la religión de la ley y gobierna la relación de los judíos con Dios.
d. Martin Buber (1878-1965) es mejor conocido por su filosofía del diálogo que
representa una forma de existencialismo. Para él podemos encontrar a Dios
no en los sucesos sobrenaturales sino en los eventos cotidianos. El diálogo
entre Dios y el hombre se logra al vivir en comunidad, esto es, en el
judaísmo.

Hoy en día la filosofía judía se sitúa en el campo del existencialismo. La tradición


filosófica judía continúa con figuras como el rabino A. I. Kook (1865-1935), Mordejai
Kaplan, Ajad Haam, Abraham J. Heschel y J. B. Soleveichik entre otros.

3. La concepción en el pensamiento islámico

Se usa la expresión “filosofía islámica” (y no la de “filosofía árabe” que viene desde


la Edad Media) en función de que la primera tiene un sentido más amplio que la
segunda.
 Filosofía árabe = la definición de que es una filosofía redactada en lengua
árabe es inadecuada pues se corre el riesgo de excluir a pensadores
iranios, quienes escribieron en lengua persa
 Filosofía islámica a aquella cuyo desarrollo y modalidades estén vinculadas
esencialmente al hecho religioso y espiritual denominado Islam, y que
atestigua que el Islam no encuentra su expresión ni más adecuada ni
decisiva en el solo derecho canónico.

La relación / distinción entre filosofía y teología, propia del medioevo occidental no


se da en el Islam, por la razón de la no existencia de la iglesia.
La filosofía ha conocido en el Islam, en muchas ocasiones, momentos difíciles. Pero
estas dificultades no eran las mismas que en el mundo cristiano. Allí donde la
investigación filosófica se encontró a gusto en el seno del Islam, se reflexionó sobre
el hecho fundamental de la profecía y la Revelación profética, con los problemas y
las situaciones hermenéuticas que esto implica. La filosofía adoptó entonces la
forma de “filosofía profética” (primeramente con el shiísmo en sus dos formas
principales: el imamismoduodecimano y el ismailismo).
44

 Límites temporales de la filosofía islámica, no se puede sostener que ésta se


haya acabado con la muerte del filósofo cordobés Averroes (1198), sino que
hay continuidad de esta filosofía tanto en el Occidente como en el Oriente.
No se puede aplicar la periodización tripartita de Cellarius. Es así, que la
periodización de la historia en el mundo islámico se concretó con elementos
que les son propios. Ellos dividen su historia en tres grandes ciclos:
1. los pensadores anteriores al Islam
2. los pensadores del Islam sunnita
3. los pensadores del Islam shiíta

Desde el Occidente se propuso una periodización distinta:


1. un primer período que va desde los orígenes hasta la muerte de Averroes
(595 a 1198)
2. un segundo período que comprende los tres siglos que precedieron al
renacimiento safávida en Irán. Es una fase marcada por lo que puede
llamarse la metafísica del sufismo, es decir, la conjunción del sufismo con el
shiísmoduodecimano por una parte, y, por otra con el ismailismo reformado
(que es posterior a la destrucción de Alamut por los mongoles en el 1256).
3. desde el siglo XV, con el Renacimiento safávida, se produce en Irán un gran
florecimiento de pensamiento y de pensadores cuyos efectos se prolongarán
hasta nuestros días.

LAS TRADUCCIONES

Para una mejor comprensión del surgimiento y desarrollo de la filosofía islámica, se


debe tener en cuenta el fenómeno cultural de las traducciones. Éstas han ejercido
una capital importancia pues por ellas las obras han sido conocidas y ejercido su
correspondiente influencia.

Se lo puede definir a este fenómeno como la asimilación por el Islam de toda la


aportación de las culturas que lo habían precedido, tanto en el este como en el
oeste. Es así que el Islam recibe la herencia griega y esta herencia la transmitirá al
Occidente en el siglo XII; gracias al trabajo de la escuela de traductores de Toledo.
Las traducciones fueron del griego al siríaco, del siríaco al árabe, del árabe al latín.

Después del cierre de la Academia platónica y correlativamente a la hégira o


expansión musulmana al mundo occidental, se asentarán estas escuelas en
Toledo, ciudad desde la cual se introducirán muchas de las obras pertenecientes a
la antigüedad clásica en posesión de los árabes. Por cierto que junto a la
traducción, vendrá asociada la incorporación de estos elementos a su acervo
cultural.

LOS FILÓSOFOS HELENIZANTES

Bajo este nombre se agrupo a los que, convencionalmente, se han venido


considerando como representantes de lo que en el Islam podía ser la filosofía. Se
debe tener en cuenta, asimismo, que disponían en lengua árabe, de un conjunto de
obras de Aristóteles y sus comentadores, así como textos de Platón y de Galeno.

En el estudio de estos pensadores, se debe considerar las dos “direcciones”: la


oriental y la occidental, las cuales en muchos casos mantuvieron serias
45

discrepancias intelectuales. Por eso, suele decirse que mientras en el Occidente, la


tendencia siguió la línea de Averroes (quien a su vez rescata el pensamiento
aristotélico), en Oriente se sigue la tendencia neoplatónica de la mano de Al-
Ghazâlî.

Por lo tanto, a continuación se verán solamente algunos de todos estos


pensadores.

Al-Kindî (796-873)

AbûYûsofibn Isaac al-Kindî es el primero de este grupo de filósofos cuyas obras


han sobrevivido, al menos en parte. Nació en Kufa (hacia el 185/796), Arabia del
Sur, muriendo en Bagdad hacia el 260/873.

Estuvo vinculado en Bagdad con el movimiento científico, muy interesado en las


traducciones de textos griegos al árabe. Es así que, bajo su dirección se tradujeron
la Teología atribuida a Aristóteles, la Geografía de Tolomeo y una parte de la
Metafísica de Aristóteles, entre otras obras.

De las obras llegadas hasta nosotros, lo muestran no sólo como matemático y


geómetra, sino como filósofo en el sentido pleno. Se interesó por la metafísica tanto
como por la astronomía y la astrología, la música, la aritmética y la geometría. De la
misma manera estuvo igualmente interesado en las diferentes ramas de las
ciencias naturales (por ejemplo, la farmacología).

 Concordancia entre: investigación filosófica y revelación profética.


 La gnoseología distingue entre una ciencia humana (que comprende la
lógica, el cuadrivio y la filosofía) y una ciencia divina (que únicamente se
revela a los profetas). No obstante se trata de dos formas o grados de
conocimiento que no están en oposición, sino en perfecta armonía.
 Considera la instauración del mundo como un acto de Dios (bajo la idea de
la creación) más que como una emanación; solamente después de haber
establecido que la Primera Inteligencia depende del Acto de la voluntad
divina, acepta la idea de la emanación de las Inteligencias jerárquicas a la
manera de los neoplatónicos.
 Distingue entre el mundo de la actividad divina y el mundo de la actividad de
la Naturaleza, que es el del devenir y el cambio.

Al-Fârâbî (872-950)

AbûNasr Mamad ibnMamad ibnTaran ibnUzalagh al-Fârâbî nació en Wasij (cerca


de Farab, en Transoxiana) en el 259/872, muriendo en Damasco (Siria) en el
339/950. En Bagdad estudiaría lógica, gramática, filosofía, música, matemáticas y
ciencias. Progresivamente fue adquiriendo los conocimientos que le valieron el
sobrenombre de Magister secundus (siendo Aristóteles el Magister primus) y el ser
considerado como el primer gran filósofo musulmán. Según opinión corriente en
Irán, todo indica que era shiíta. Profundamente religioso y místico.

 Buscaba y percibía el “acuerdo” entre Platón y Aristóteles,


 También entre la filosofía y la religión profética. Sus obras muy numerosas
comprendían comentarios al hábeas aristotélico: el Organon, la Física, la
Meteorología, la Metafísica, la Ética a Nicómaco. Entre sus obras citamos a:
Acuerdo entre las doctrinas de los dos sabios, Platón y Aristóteles, el tratado
sobre El objeto de los diferentes libros de la Metafísica de Aristóteles, el
análisis de los Diálogos de Platón, el tratado De lo que se debe saber antes
de aprender filosofía y una larga lista de obras.
46

 Plantea la distinción no sólo lógica sino metafísica entre la esencia y la


existencia en los seres creados. La existencia no es un carácter constitutivo
de la esencia, es un predicado, un accidente de la esencia.
 La teoría de la Inteligencia y de la procesión de las Inteligencias. O sea, la
emanación de la Primera Inteligencia a partir del primer Ser, sus tres actos
de contemplación que se repiten una vez tras otras en cada una de las
Inteligencias jerárquicas, engendrando en cada ocasión la tríada formada
por una nueva Inteligencia, una nueva Alma y un nuevo Cielo, hasta llegar a
la Décima Inteligencia: proceso cosmogónico que será recogido y ampliado
por Avicena.
 Esta Inteligencia, que en la jerarquía de todos los seres espirituales que
están por encima de él es la entidad más próxima al hombre y al mundo del
hombre, está siempre en acto. Se le llama el “Otorgador de las Formas”,
porque irradia sus formas sobre la materia y el conocimiento de esas formas
sobre el intelecto humano en potencia.
 El intelecto humano se subdivide en intelecto teórico o contemplativo y en
intelecto práctico.
 El intelecto teórico pasa por tres estados: es intelecto posible o en
potencia respecto al conocimiento; es intelecto en acto, mientras lo
adquiere; es intelecto adquirido, cuando lo ha hecho suyo. Y este último
es algo característico de su gnoseología.
 Es el estado superior del intelecto humano, estado en el cual puede
recibir por intuición e iluminación las Formas que irradia en él la
Inteligencia agente, sin mediación ninguna por parte de los sentidos.

En definitiva, tanto la noción de la Inteligencia agente como la del Intelecto


adquirido revelan en al-Fârâbî algo distinto al aristotelismo puro.

 Y en último lugar, la teoría del profetismo. Su teoría de la ciudad perfecta


lleva la impronta griega de su inspiración platónica, pero responde a las
aspiraciones filosóficas y místicas de un filósofo del Islam. Su política
descansa sobre el conjunto de su cosmología y su psicología y es
inseparable de ellas. En realidad no es un programa político, sino una
manera de entender las múltiples relaciones humanas en el marco social,
siguiendo las líneas del profetismo. El profeta legislador es al mismo tiempo,
durante su vida, el imam. Después del profeta se abre el ciclo del Imamato.
La reunión de las dos profetologías hace aparecer entonces bajo una luz
nueva la idea que convierte al sabio platónico, gobernador-filósofo de la
ciudad ideal, en imam.

Por último, la Ciudad ideal no es un fin en sí mismo, sino sólo un medio de


encaminar a los hombres hacia una felicidad supraterrena.

Avicena (980-1037)

Abû „AlîHosaynibn „AbdillahIbnSînâ, nació en Afshana, cercanías de Bujara, en el


mes de safar de 370 (agosto de 980) y murió en el 428/1037, en las proximidades
de Hamadán. Cuando algunas de sus obras fueron traducidas al latín, en el siglo
XII, la pronunciación española de su nombre, “Aben” o “AvenSina” condujo a la
forma Avicena con la que es conocido en el Occidente).

Su labor marcó huella profunda en el Occidente medieval como en el Oriente,


cubriendo todo el campo de la filosofía y de las ciencias cultivadas en su época.

 La idea ortodoxa de la creación, sufrió necesariamente una alteración


radical. Consiste en el acto mismo del pensamiento divino pensándose a sí
47

mismo, y este conocimiento que el ser divino tiene eternamente de sí no es


otro que la Primera Emanación, el Primer Nous o Primera Inteligencia. Este
primer efecto único de la energía creadora, idéntico al pensamiento divino,
asegura la transición de lo Uno a lo Múltiple, satisfaciendo el principio que
dice que de lo Uno no puede proceder más que lo Uno.
 A partir de esta Primera Inteligencia, la pluralidad del ser va a proceder,
exactamente como en el sistema de al-Fârâbî, de una serie de actos de
contemplación que hacen, de algún modo, de la cosmología una
fenomenología de la conciencia angélica.
 De su primera contemplación procede la Segunda Inteligencia, de la
Segunda, el Alma motriz del Primer Cielo (la Esfera de las esferas); de la
tercera, el cuerpo etéreo, el cual procede así de la dimensión inferior de la
Primera Inteligencia. Esta triple contemplación (esquema triádico)
instauradora del ser se repite de Inteligencia en Inteligencia, hasta que se
completa la doble jerarquía: de las Diez Inteligencias y las de las Almas
celestes, las cuales no tienen facultades sensibles, pero poseen la
imaginación en estado puro, liberada de los sentidos y cuyo deseo
aspirando a la Inteligencia de la que proceden, comunica a cada uno de los
Cielos su movimiento propio.
La Décima Inteligencia no tiene fuerza para producir a su vez otra
Inteligencia única y otra Alma única. A partir de ella, la Emanación explota,
por decirlo así, en la multitud de las almas humanas. Es ella la que es
designada como Inteligencia agente o activa, aquella de la que emanan
nuestras almas y cuya iluminación proyecta las ideas o formas del
conocimiento sobre las de las almas que han adquirido la capacidad de
volverse hacia ella. El intelecto humano no tiene ni el papel ni el poder de
abstraer lo inteligible de lo sensible (como lo pretendiera Aristóteles).
 Todo conocimiento y toda reminiscencia son una emanación y una
iluminación. No comparte la idea de alma como forma del cuerpo orgánico
(según Aristóteles), sino que más bien su antropología es neoplatónica.

Dada su concepción antropológica y metafísica, el avicenismo tuvo influencia


marcada en el Oriente y no así en el Occidente cristiano.

Averroes (1126-1198)

Abû‟l-WalîdMohammadibn Ahmad ibnMohammadibnRoshd (AvenRoshd, convertido


en Averroespor los latinos), nació en Córdoba en el año 520/1126, muriendo el 9 de
Safar del año 595 o 10 de Diciembre de 1198 en Marruecos.
Recibió una formación completa: teología y derecho, poesía, medicina,
matemáticas, astronomía y filosofía.

Escribió comentarios sobre la mayor parte de las obras de Aristóteles, siendo el


objetivo de su vida de filósofo la restauración del pensamiento aristotélico en lo que
él pensaba era su autenticidad. De algunos tratados hay incluso tres series de
comentarios: gran comentario, comentario medio y paráfrasis. Por otro lado, un
buen número de sus obras se las debemos a los filósofos judíos.

 Propósito de Averroes: determinado por un riguroso discernimiento de los


espíritus. No es el primero en afirmar en el mundo islámico que el texto del
Libro divino revelado por el Profeta contiene una letra exotérica y uno o
varios sentidos esotéricos. Y como todos los esoteristas, tiene la firme
certidumbre de que se provocarían enormes catástrofes psicológicas y
sociales si se desvelara a los ignorantes y a los débiles el sentido esotérico
de las prescripciones y las enseñanzas de la religión. Es consciente de que
se trata siempre de una misma verdad, la cual se presente en planos de
48

interpretación y comprensión diferentes. O sea, verdad esotérica y verdad


exotérica no son contradictorias, sino complementarias.
 Propósito: restaurar una cosmología que se enmarque en el puro espíritu de
Aristóteles, reprochando a Avicena su esquema triádico.
 El motor de cada orbe es una virtud, una energía finita, que adquiere
potencia infinita por el deseo que le mueve hacia un ser que no es ni un
cuerpo ni una potencia subsistente en un cuerpo, sino una Inteligencia
separada (inmaterial), la cual activa ese deseo como su causa final.
 No hay una causa creadora, por ello es ininteligible la idea de la creación,
sino que hay más bien simultaneidad en un comienzo eterno. Entonces, ni
creación ni emanación o procesión; sino simultaneidad. Así el esquema
neoplatónico de Avicena queda superado y por consiguiente, abolido.
 En la antropología, lo individual se identifica con lo corruptible y la
inmortalidad no puede ser más que genérica. Todo lo que puede decirse es
que hay eternidad en el individuo, pero lo que en él hay de “eternizable”
pertenece por completo a la sola Inteligencia agente, no al individuo. Esta
idea, luego la veremos en Santo Tomás cuando asigna a cada individuo un
intelecto agente, pero sin que ese intelecto sea una unidad espiritual
separada.

Concluyendo, se puede afirmar que la influencia fuerte del avicenismo se la


encuentra en el Oriente, pasando casi desapercibido Averroes; mientras que en el
Occidente la situación es inversa: la influencia de Averroes, no siendo seguido
Avicena. Por otro lado, no pueden dejar de mencionarse (sin que se desarrolle en
estos momentos) el pensamiento de Al-Gacel, de Omar Sohravardi y otros más, los
cuales completarían el pensamiento oriental en sus diferentes aspectos.

1. La concepción en el pensamiento cristiano


En una forma totalmente extraña al pensamiento griego, se acentúan el valor y
dignidad de lo particular, su singularidad individual, su vocación divina y su libre
decisión frente al destino eterno. Por primera vez se acuña en el ámbito cristiano
el concepto de persona, que tiene un origen puramente teológico. En esta
panorámica cristiana los contenidos de la filosofía griega adquieren nuevo valor. El
hombre se encuentra en el centro, entre el mundo material y sensible del
cuerpo y el mundo espiritual y suprasensible. Constituye el escalón más alto del
mundo corpóreo, comparte las leyes de la materia y las fuerzas vitales de la planta
y del animal. Pero simultáneamente pertenece ya al orden de lo espiritual a través
de su espíritu que, en cuanto alma, es el principio vital del cuerpo.

El alma no se concibe como preexistente al modo de la concepción platónica,


sino que ha sido creada libre por Dios. Es imagen y semejanza de Dios, el
lugar de la trascendencia hacia Dios y está llamada la vida inmortal. Tampoco
se la entiende ya como pura razón, sino que al mismo tiempo es voluntad y
facultad de libertad y de amor. Veamos dos posturas:

San Agustín, cuyo pensamiento filosófico está hondamente influido por Platón y el
neoplatonismo. Ve en el alma y en el cuerpo dos realidades o sustancias separadas
que no constituyen una unidad sustancial, sino que simplemente están unidas por la
acción recíproca.

El esquema de la reflexión agustiniana se articula en los puntos siguientes:


subjetividad, unidad de alma y cuerpo, imagen de Dios.
49

Subjetividad. Partiendo de su propia experiencia, San Agustín descubre la


subjetividad humana entendida como autopresencia y autoconocimiento,
suficientes para establecer una diferencia neta con los demás seres (ontológica) y
una semejanza con Dios.

Semejante capacidad e interiorización hace hombre al hombre y lo convierte en


objeto y campo de su propio conocimiento. Lo constituye en espíritu, es decir, en
sujeto que se pone a sí mismo como objeto.

Unidad de alma y cuerpo. El hombre no es solamente espíritu, es también cuerpo


que al unirse al espíritu, forma una sola realidad.

El texto siguiente es una declaración inequívoca de la función que el santo atribuye


a cada uno de los elementos integrantes del ser humano: “Son tres las partes de
que consta el hombre: espíritu, alma y cuerpo, que por otra parte se dicen dos,
porque con frecuencia el alma se denomina juntamente con el espíritu; pues aquella
parte del mismo racional, de que las bestias carecen, se llama espíritu; lo principal
de nosotros es el espíritu; en segundo lugar, la vida por la cual estamos unidos al
cuerpo se llama alma; finalmente el cuerpo mismo, por ser visible, es lo último de
nosotros”.

Es patente el esfuerzo del santo por expresar su concepción unitaria de la


persona humana, no sólo por lo que se refiere a sus elementos constitutivos
esenciales (alma y cuerpo), sino también en la integración de las tres potencias de
la misma (memoria, entendimiento y voluntad) en una sola persona. Agustín hace
del alma racional el elemento esencial por el que el hombre es imagen de Dios.

Imagen de Dios. No se trata de un nuevo constitutivo del ser humano, sino del
resultado de los anteriores. La entidad así configurada es la que aparece como
imagen de Dios.

Al hombre lo estudia en primera persona como ser que se conoce a sí mismo y


responde de sus actos. No obstante esta doctrina, impregnada de platonismo, no ve
clara todavía la unión sustancial de alma y cuerpo. Admite más bien, una
vinculación funcional y operativa, establecida sobre una acción recíproca.

Santo Tomás de Aquino, por el contrario, adopta la doctrina aristotélica, según la


cual el alma espiritual es al propio tiempo, el principio interno que conforma al
cuerpo; alma y cuerpo no son por lo mismo dos substancias separadas, sino
dos principios internos constitutivos que, unidos sustancialmente, dan como
resultado la substancia total del único y mismo hombre completo. Con ello se
supera el dualismo por cuanto la dualidad de elementos se funde en la unidad
esencial del hombre.

Por encima de estas diferencias, en el marco general del pensamiento medieval


cristiano se mantiene la posición particularísima del hombre, es el centro en el que
se reúnen todos los grados del ser. Santo Tomás aborda dos: cuestiones
fundamentales que vertebran su antropología: la unidad sustancial del hombre y
su dimensión persona.

El hombre, unidad sustancial de alma y cuerpo: Santo Tomás opta por la


concepción unitaria del ser humano asumiendo las tesis aristotélicas pero dándole
un enfoque nuevo entiende al hombre en su entronque con Dios. En ésta nunca
aparece formulada la dicotomía de alma y cuerpo como espíritu y materia
contrapuestos. Las escrituras hablan siempre del hombre entero como imagen de
50

Dios, a quien se le promete la resurrección en su ser integral y no en una de sus


partes.

En la doctrina que presentamos, el hombre no queda reducido a ninguno de sus


elementos constitutivos, sino que es resultado de la unión de ambos, pero
siendo el alma naturalmente forma del cuerpo. Y aunque reconoce al mismo
tiempo la inmaterialidad y subsistencia del alma, no por ello deja de considerar al
hombre entero totalmente anímico y totalmente corpóreo, esto es, una entidad
sustancial corpóreo espiritual única.

El hombre es persona: en un paso ulterior de su discurso, Santo Tomás descubre


en la inteligencia el constitutivo esencial específico del ser humano y la clave
de su parecido con Dios. En efecto, la persona, que es el grado supremo en el
orden de la sustancia, no es un algo indeterminado, sino un alguien autónomo e
independiente.

Todo hombre, añade el Santo: “posee una aptitud natural para conocer y amar a
Dios; dicha aptitud consiste en la misma naturaleza de la mente, que es común a
todos los hombres”. Aquí radican, por tanto, la trascendencia y libertad humanas
que explicamos a continuación:

Conocimiento intelectivo, base de la trascendencia humana. Por el conocimiento el


hombre se sobrepuja a sí mismo y se instala en el área de la realidad como tal.

El conocimiento, fuente de la libertad. En la medida en que el hombre se conoce a


sí mismo y a las cosas, se adueña de su propio ser y se libera de las cosas. De
esta manera puede disponer de sí y de sus actos. Esta apertura ilimitada le permite
retornar sobre sí mismo y alcanzar su plena subjetividad (verse por dentro),
llegando de esta manera a Dios.

De esta concepción del hombre se deduce una consecuencia importante: el ser


humano no es una cosa entre las cosas, un microcosmos, como pensaron los
griegos, sino la cima de la creación entera. Representa la síntesis más
perfecta del devenir cósmico. Se encuentra en relación con Dios y de este
modo la cuestión antropológica se trasciende en una cuestión teológica.

2. Edad Moderna
La visión teocéntrica predominante en la época medieval lograda por la influencia
de la Revelación cristiana, es desplazada pasando gradualmente a una visión
antropocéntrica. La filosofía experimenta, entonces, una orientación hacia el sujeto.
Se impone una mentalidad de tipo subjetiva que pretende lograr y establecer un
conocimiento seguro, partiendo únicamente de la inmanencia de la subjetividad.
Esto implica, obviamente, un cambio radical en la imagen del hombre.

Se tienen que tener en cuenta en esta época movimientos tales como el


nominalismo (movimiento filosófico gestado por Guillermo de Ockham en el siglo
XIV) que influye profundamente en los últimos tiempos medievales, con lo cual
entra en crisis el pensamiento metafísico de la escolástica.

Además, se debe considerar al humanismo que se vuelve hacia el hombre situado


en este mundo, cobrando vigencia lo desarrollado en la antigüedad clásica (este
movimiento de estima hacia la cultura de la antigüedad comienza con Petrarca en la
corte pontificia de Aviñón y se desarrolla brillantemente en la Italia del siglo XV y se
extiende rápidamente por Francia, Alemania, Inglaterra, los Países Bajos y España
51

en el siglo XVI). De allí se extraen elementos que permiten el "pasaje" de lo


sobrenatural del medioevo a lo natural de este tiempo (en otros términos, de la
trascendencia a la inmanencia).

Con la Reforma Protestante (siglo XVI) se rompe la unidad de la fe, unidad


lograda por la Iglesia Católica, en la cual el hombre se había sentido seguro. Se
une a esto el decaimiento de la imagen física del mundo ante la "revolución
copernicana" (siglos XV-XVI) que afecta al hombre directamente y a su posición
en el universo. Hasta ahora el hombre se había sentido y sabido en el epicentro de
un mundo perfectamente ordenado y claro; ahora, la tierra deja de ser el epicentro y
es uno más de los planetas que giran alrededor del sol, por lo cual el hombre se
siente como arrojado a un universo sin fronteras que no logra entender y en el que
ha perdido toda seguridad y orientación. Eso hace que se retraiga sobre sí mismo
como sobre el único punto seguro, lo cual le obliga a reflexionar sobre sí mismo.

Como corrientes filosóficas importantes se deben tener en cuenta al racionalismo


con Renato Descartes (1596-1650), al empirismo con John Locke (1632-1704) y
David Hume (1711-1776) y como filosofía que intentará superar estas dos a través
de una síntesis será la filosofía crítica o criticismo kantiano con Immanuel Kant
(1724-1804).

3. Edad Contemporánea
La filosofía crítica kantiana tendrá su continuidad (con variantes) en pensadores
como Johann Fichte (1762-1814), Friedrich Schelling (1775-1854) y Georg
Hegel (1770-1831), alcanzando la antropología con éste último su plenitud (en esta
época).

La crítica y superación del racionalismo será obra de dos grandes tendencias


antropológicas sumamente variadas, que pueden caracterizarse a grandes rasgos
por las dos realidades que anuladas por el espíritu moderno, reivindican ahora sus
derechos:

 la naturaleza, la materia, la vida, la corporeidad y animalidad humana (ideas


que darán lugar a una antropología naturalista con autores como Darwin,
Comte, Marx, Freud) y
 por otro lado, la existencia personal, el absurdo, la sinrazón (que originan
antropologías existencialistas con autores como Kierkegaard, Heidegger,
Jaspers y Sartre).

Entre una y otra corriente se sitúan diversas formas del pensamiento actual (el
vitalismo, la fenomenología, la axiología, el neotomismo, etc.). Como ejes
referenciales de la antropología contemporánea debemos situar a las nuevas
ciencias biológicas, sociales y psicológicas; el pensamiento judeo-cristiano, católico
y protestante; y el sentimiento trágico o irracional de la existencia: todas ellas
proclaman un retorno a la realidad concreta del hombre, en su ser natural, espiritual
o histórico.

b. Noción de Antropología
Partiendo de la noción de Filosofía como "el conocimiento cierto de todas las cosas
a la luz de la razón, explicadas por sus causas últimas o primeras" y de la noción de
ciencia como "el conocimiento cierto por las causas", se verá su relación.
52

La distinción entre ambas tuvo lugar ya avanzada la Edad Moderna con el filósofo
alemán Christian Wolff (siglo XVIII), quien divide en tres partes el saber humano
(Filosofía, Matemática e Historia). De esta manera la Filosofía quedaba totalmente
separada de la existencia real de las cosas (contrariamente a la vinculación que
existía desde la Edad Antigua y mucho más en la Edad Media, donde las distintas
ciencias estaban abarcadas por la Filosofía y ésta por la Teología).

La distinción de Wolff se difundió rápidamente y se agravó en el siglo XIX con el


positivismo de Augusto Comte, que solo admitía como conocimiento válido de las
cosas reales las ciencias positivas y también, con el creciente desgajamiento de los
distintos saberes de la Filosofía (así fueron naciendo las distintas ciencias
particulares).

Lo más adecuado será sostener aquella línea de pensamiento que otorga a la


Filosofía los conocimientos universales y necesarios y a la ciencia los meramente
probables. Se entenderá por "ciencias positivas" las que, a diferencia de la
Filosofía, explican las cosas por sus causas o razones próximas y no últimas. Por
ejemplo, saber que el agua resulta de la síntesis de dos partes de hidrógeno y una
de oxígeno es propia de una ciencia positiva, como lo es la Química; en cambio,
saber que la misma es un compuesto de materia prima y forma sustancial, o es un
ente contingente es propio de la Filosofía.

La Antropología Filosófica consiste en el estudio del hombre, pero abordado desde


el punto de vista estrictamente filosófico. Es decir, no le interesa (al menos
directamente) el desarrollo cultural, histórico, etc., sino le interesa conocer la
esencia del hombre. De allí la diferencia entre las distintas antropologías:

 la antropología cultural,
 la antropología religiosa,
 psicológica,
 entre otras.

Esta, al ser, estrictamente filosófica, trasciende el ámbito de lo concreto para llegar


al nivel de lo abstracto, tratando de encontrar la esencia mencionada. Esto no
significa que la Filosofía desconozca el desarrollo de las investigaciones de cada
ciencia particular, sino que más bien, una verdadera Filosofía hará uso, en la
medida de su necesidad y conveniencia de todos los adelantos que la moderna
Psicología, la Antropología Cultural, la Historia, etc. hayan logrado. Es decir, que sin
perder de vista su objetivo principal (la esencia humana) integrará lo necesario de
las otras ciencias.

Por ser una disciplina filosófica, ciertamente toma los principios desarrollados por
las otras ramas de la Filosofía. Por ejemplo, considera los primeros principios
elaborados por la Metafísica, o los principios desarrollados por la Cosmología, etc.
Pero también (como decíamos líneas arriba), toma de otras Ciencias sus avances.
Es decir, se interrelaciona con Ciencias no filosóficas. De la Psicología, la Biología,
la Neurología, la Historia, etc. tomará aquellos elementos útiles para el desarrollo
de un contenido antropológico estrictamente filosófico.
53

EL OBJETO Y EL MÉTODO DE LA ANTROPOLOGÍA


FILOSÓFICA

Objeto proviene del latín "ob-iectum" que significa "lo que está frente de". Esta es
su significación etimológica; es decir, lo que significa la palabra.

En el caso del objeto de la antropología filosófica, se refiere a lo que tiene por


delante como objeto de estudio, lo que va a analizar. Sabemos que la antropología
estudia al hombre (como muchas otras ciencias: la religión, la antropología cultural,
la historia, la medicina, etc.); pero al tratarse de antropología filosófica, ya estamos
delimitando su objeto: se trata de ver al hombre, pero desde una perspectiva
filosófica, lo que significa abordar este objeto desde una perspectiva estrictamente
universal, abstracta. Se trata de analizar al hombre esencialmente. Por lo tanto, el
objeto de estudio de la Antropología Filosófica es la esencia del hombre.

Esto significa captar o enfocar la totalidad del ser del hombre, buscar las
dimensiones que lo caracterizan. Por ello es que no basta el conocimiento que, en
forma aislada, puedan efectuar las distintas ciencias humanas, sino que para
comprender en forma íntegra lo que es el hombre se debe adoptar una visión
universal.

Por otro lado, el concepto de "método" proviene del latín que significa "camino".
Aplicado a nuestro estudio se trata de ver cuál será el camino, el modo a recorrer
para llegar al objeto. Diremos, entonces, que la antropología filosófica tiene como
métodos a los siguientes:

 método del análisis: irá "descomponiendo", analizando el todo (que es el


hombre) en sus distintas partes, para luego, integrarlos descubriendo la
unidad que es el hombre.
 método de la reflexión: reflexionar significa "volver sobre sí mismo" (del
latín „re-flexo‟); es decir, el hombre (y solo él) tiene la capacidad de poder
volver sobre sí mismo, sobre sus actos para poderlos contemplar
nuevamente y emitir un juicio valorativo y más aún, sobre sí mismo y
conocerse con mayor profundidad lo que él es. Es lo que algunos autores
llaman "introspección" o "método introspectivo".
 método fenomenológico: éste significa la descripción de la esencia de lo
que aparece en el hombre: sus actos y sus propiedades.”28

c. Un tema antropológico de hoy: hombre y valores en el


mundo del trabajo29
Frente a la maquinaria tecno-económica

El ingreso en el nuevo siglo se produce bajo el imperio de la eficacia, el rendimiento


y la lógica financiera y consumista. La maquinaria tecno-económica tiende, en una
gestión totalizadora, a absorberlo todo -también la cultura-, a imponer sus códigos,
sus signos y sus lenguajes, a conformar el imaginario individual y colectivo, a
movilizar inteligencias y sensibilidades y a conquistar cuerpos y espíritus para

28
Extracto del módulo Filosofía I de la Tecnicatura de Gestión de Bancos y Empresas Financieras,
Prof. Mg. López Jorge
29
Roger Lesgards: Presidente de la Liga de la Enseñanza, París. Revista “Le Monde Diplomatique”,
año 2003.
54

reclutarlos mejor y deshacerse de ellos según su antojo. Se trata de una máquina


voraz que trasciende el terreno de lo económico y lo técnico.

Esta máquina toma su impulso a partir de tres resortes permanentemente tensos: el


deseo, por definición nunca satisfecho, que se extiende por mimetismo; el
rendimiento, es decir la acción en el estado más intenso, que le permite, a la vez,
compararse, singularizarse y "trascender", como dicen los deportistas; y la libertad,
palabra con la que juega presentándose como movimiento liberador, desregulador
al máximo, que hace saltar las trabas de todo tipo...

Esta ideología seductora pretende constituir un humanismo. Pero en realidad se


basa en la concepción de un hombre mediocre, conformista y dócil, de un hombre
segmentado también al que pide que sea, a la vez, un productor eficaz, un celoso
consumidor, un animal comunicador y un conjunto de órganos manipulables a su
antojo.

Se basa asimismo en la reducción de la sociedad a un mero agregado de individuos


que para crecer y mejorar debe ser, estructuralmente, una sociedad desigual y
excluyente. Su acción se ejerce por la mediación de las tecnologías de la
información y la comunicación -de la televisión a Internet- que actúan sobre los tres
registros mencionados y que supuestamente preparan una sociedad ideal, en
donde existirá un acceso supremo al saber, la transparencia y la democracia.

Frente a esta invasión ha llegado el momento de volver a dar un contenido


vigoroso a la noción de cultura en algunas dimensiones por lo menos:

 aprendizaje y ejercicio del pensamiento crítico, así como de la razón


emancipadora que efectúa un trabajo permanente sobre las certidumbres
apresuradas, las ideas recibidas, los pensamientos y creencias hechos que
ofrecen los gurús del momento;
 creación de soportes simbólicos (lenguaje, obras de arte) donde se ejercen
el imaginario, la sensación, la sensibilidad, la emoción, la pasión; siempre
con la vista puesta en una interpretación del mundo, de la vida, de la
muerte, del pasado, para conseguir constituir una representación lo más
coherente posible del tiempo y del espacio;
 adquisición e intercambio de saberes -o sea, de algo que tiene relación con
la verdad, con la búsqueda de la verdad- como experiencia humana
acumulada;
 relación con lo otro, lo diferente, lo diverso; comunicación (en el sentido de
puesta en común), de construcción permanente por sí, por y con el otro pero
también frente a ese otro;
 relación con lo bello, que es expresión de una subjetividad (de un sujeto lo
suficientemente libre como para entregarse a un juicio, un placer, una
consciencia), al tiempo que tensión hacia un universal. Lo bello como
reinvención permanente de la relación entre lo sensible y lo inteligible.

Frente al desencadenamiento de un tecno-economicismo a punto de constituirse en


componente central de la cultura ¿cómo permitir que la cultura recupere autonomía
e iniciativa?...

¿Crítica? La palabra debe tomarse en el sentido de un análisis de los discursos y


las prácticas, incluidos los usos razonables, en especial cuando la razón se
convierte en técnica e instrumental. Se trata de separar las técnicas galopantes de
una ganga ideológica que quiere hacer creer que son portadoras de una revolución
y que, irresistiblemente, dirigen el movimiento de las cosas. El pensamiento crítico
debe provocar una ruptura, una discontinuidad, una posibilidad de reconfiguración.
55

En resumen, la esperanza en que se componga un nuevo perfil del mundo que no


parta de un punto de vista tecnológico.

Y en esta ruptura juega (y se juega) la creación artística. ¿No anuncia y proporciona


objetos únicos, originales, en ruptura con la tradición; objetos que hacen que se
abran nuevos horizontes, participando así en la creación del mundo?

Arquitectura, poesía, teatro, literatura, música, danza, artes plásticas, cine, todas
las disciplinas, y sus cruzamientos, tienen su sitio allí. Claro que junto con la
investigación científica, siempre que ésta quiera recordar que su vocación original
no es ponerse al servicio del economicismo o erigirse en moral, sino aportar nuevos
conocimientos, compartirlos y desarrollar una de las vías hacia la búsqueda de la
verdad. Apoyo a la creación en toda su diversidad: este sería el primer fundamento.

La segunda idea fundadora sería tomar la cultura como factor de


acercamiento entre los hombres, con miras a la igualdad, la fraternidad, la
comprensión mutua, y por consiguiente como instrumento de lucha contra el
repliegue étnico, el repliegue sobre sí, el rechazo del otro, la segregación social, la
discriminación.

Francia (no solamente en suburbios) y Europa (no únicamente en los Balcanes)


tienen una gran necesidad de ideas, de momentos, de lugares que unan. Pero en la
actualidad la que gana terreno es precisamente la tentación opuesta: bajo la forma
del etnocentrismo (mi cultura es superior a la tuya y te la voy a imponer); o bajo la
de la purificación, la segregación, la discriminación, el nacional populismo y el
racismo. Ni Coca-Cola, ni los pantalones vaqueros, ni Nike, ni Microsoft, ni siquiera
Internet y las redes de ondas y de satélites aspersores de imágenes y sonidos,
conseguirán invertir la corriente; será nuestra capacidad de codearnos con el otro,
de abrirnos a él, de reconocerle como una parte de nosotros mismos.
En otras palabras, de responder lo más positivamente posible a la cuestión que
planteaba Cornelius Castoriadis: "Un hombre y una sociedad ¿pueden construirse
sin oponerse al Otro, sin rechazarlo, y finalmente sin odiarlo?".

d. La Humanidad: comunidad de hombres, camino común,


destino común
Para éste tema te invitamos a leer la LECTURA COMPLEMENTARIA:

 Koleff Miguel, La incertidumbre en la cultura contemporánea, educc, 2010.


 Bauman Z, La cultura en el mundo de la modernidad Líquida, CFE, 2011.
 Bauman, Vida líquida, Paidós, 2006.
 Bauman, la sociedad sitiada, FCE, 2005.
 Bauman, Vida de consumo, FCE, 2007.
 Bauman Z., Amor líquido, acerca de la fragilidad de los vínculos humanos,
FCE, 2003.
 Touraine Alain, Un nuevo paradigma para comprender el mundo de hoy,
Paidós, 2006.
 Badiou Alain, Reflexiones sobre nuestro tiempo, interrogantes acerca de la
ética, la política y la experiencia de lo inhumano, ediciones del cifrado 2006.
 Panikkar Raimon, Paz e interculturalidd, una reflexión filosófica, Herder,
2006.
 YunusMuhamad, un mundo sin pobreza, 2007.
 Kliksberg, más ética más desarrollo, temas, 2004.
 Kliksberg, hacia una economía con rostro humano, CFE, 2002.
56

 AmartyaSen-Klikksberg, primero la gente, Deusto, 2007.


 Methol Ferré-AlverMetalli, La América Latina del Siglo XXI, Edhasa, 2006.
 Kusch Rodolfo, Obras completas,
 AA.VV., globalización, región y liberación, filosofía y pensamiento
latinoamericano, ediciones del copista, 2006.
 Temática y bibliografía de Derechos humanos:
http://www.caritaselsalvador.org.sv/docs/derechoshumanos.pdf
 Episcopado Argentino, declaraciones varias:
http://www.aica.org/documentos-s-
Q29uZmVyZW5jaWEgRXBpc2NvcGFsIEFyZ2VudGluYQ==
 Barómetro de la Deuda Social Argentina, UCA, informes:
http://www.uca.edu.ar/index.php/site/index/es/uca/observatorio-de-la-deuda-
social-argentina/deuda-social-argentina/
 Bergman Sergio, Argentina Ciudadana, ediciones B, 2008.
 LECTURA 9: encuesta sobre creencias y actitudes religiosas en argentina.
57

NIVEL 2: PRESUPUESTOS PARA UNA ANTROPOLOGÍA

UNIDAD IV

LA NOCIÓN DE VIDA

a. “Distinción entre seres animados y seres inanimados: el


alma
De la observación de la realidad se puede apreciar la multiplicidad de seres que
pueblan la naturaleza. De esta misma observación se destaca, que lo que hay de
común en ellos es que todos son, es decir, todos poseen el ser. (Si no lo
poseyeran, no serían, no existirían, por lo tanto no lo podríamos conocer). Desde
este punto de vista, todos son iguales dado que todos poseen el ser.

Sin embargo, penetrando más agudamente en la observación, se distinguirá que no


todos los seres son iguales. El estado de un animal irracional (un gato, perro, etc.)
no es idéntico al del hombre, ni mucho menos al de un vegetal, y ciertamente,
muchísimo menos al de un mineral o al de una cosa fabricada. Hay algo que los
diferencia.

Entonces, lo primero que se distingue es, en base a la observación, la presencia de


seres que son vivos y otros que no lo son. En otras palabras, de seres vivientes o
animados y de seres no vivientes o inanimados. ¿Qué es aquello que los
diferencia? Es la presencia o la carencia del elemento vital, del principio generador
de la vida. Del alma (o ánima, como dirían los latinos). Hay dos elementos,
entonces, que habría que definir. El concepto de "vida" y el de "alma".

a. de la observación somera del animal, se puede apreciar una noción


empírica de la vida: lo viviente se caracteriza por un movimiento espontáneo.
b. desde el punto de vista científico para definir la vida habría que definir
sus operaciones características, mostrando que estas operaciones son propias
del ser vivo: la organización, la nutrición, la reproducción, la conservación y el
desarrollo o evolución. La primera es sin duda la fundamental que consiste en
La la diferenciación de las partes y la coordinación de las funciones: un cuerpo
Vida vivo está constituido por órganos diferentes que concurren al bien del conjunto.
La nutrición o asimilación es la transformación de una substancia inerte en la
substancia misma del ser vivo. La reproducción es una división de células que
culmina en un nuevo organismo semejante al primero. Los dos últimos
caracteres van juntos: no se trata de la evolución de las especies, sino de la
evolución o desarrollo del ser vivo mismo entre su nacimiento y su muerte
(crecimiento y envejecimiento) conservando el mismo tipo.
c. desde el punto de vista metafísico, se parte de la experiencia común
tomada como un hecho filosófico. El movimiento del cual se habló ahora lo
consideramos en sentido metafísico. No es un cambio cualquiera, sino el paso
de la potencia al acto (o sea, de algo del cual se tienen capacidades se pasa a
la actualización o posesión para aquello a lo cual estamos dispuestos por
naturaleza). Además, ese movimiento tiene como término la inmanencia de sus
actos: es decir, que actúa sobre sí mismo (por ejemplo; la acción de
trasladarse, nutrirse, etc.)
58

El alma: Aristóteles la definía como: "acto primero de un cuerpo que tiene vida en
potencia" y "forma del cuerpo organizado" (estas definiciones se hallan en su obra
"De Anima" o "Sobre el alma"). La primera define el alma como caso particular de la
doctrina de la potencia y del acto. En todo ser creado hay que distinguir dos
principios constitutivos. El acto es la perfección de un ser; la potencia, la capacidad
de adquirir esta perfección. El acto primero se define por oposición al acto segundo:
es la perfección que constituye al ser, mientras que el acto segundo es el que sigue
al ser, que supone al ser ya constituido. Así el alma es el principio que confiere su
perfección de vivo, su ser-vivo. Pero el cuerpo debe ser capaz de vivir, es decir,
poseer un cierto grado de organización. Y el alma es el acto primero, ya que ella es
la que hace que un cuerpo viva; de ahí derivan sus propiedades y sus operaciones.

Respecto de la segunda definición, se debe considerar la teoría aristotélica del


hilemorfismo ("hyle" = materia; "morphe" = forma). En todo cuerpo se deben
distinguir dos principios constitutivos:

 La materia, que corresponde a la potencia: es el conjunto de elementos de


los que está constituido el cuerpo, por ejemplo, las substancias químicas
que entran en la composición del cuerpo humano.
 La forma corresponde al acto: ella especifica la materia, es decir, hace que
el cuerpo sea tal cuerpo, que exista con tal naturaleza.

Para que un cuerpo sea vivo necesita de algo que le dé esa característica vital que
es el alma. Caso contrario se posee sólo un cuerpo inerte, es decir, sin vida o
inanimado. Por ello se dice que lo característico de un cuerpo vivo es que se mueve
y su actividad está orientada hacia su propio bien (inmanencia).

EL ALMA Y LAS FACULTADES

El alma está siempre informando al cuerpo. Sin embargo, esta alma se diversifica
en una pluralidad de capacidades, funciones u operaciones. A estas capacidades
podemos llamarlas facultades o capacidades operativas. Se pueden clasificar de la
siguiente manera:

1.- Funciones orgánicas o corporales:


a.- funciones vegetativas
b.- funciones sensitivas
c.- funciones apetitivas
d.- funciones motoras
2.- Funciones no orgánicas o intelectuales
Las funciones intelectuales son las funciones específicas del ser humano, las
que lo distingue del resto de los animales. Sobre estas funciones se tratará más
adelante.

b. “La existencia corpórea del hombre30


1.- El hecho de la existencia corpórea

A lo largo de la historia del hombre, los filósofos han sostenido distintos puntos de
vista respecto de su constitución esencial. Es así que algunos afirmaron de modo
superlativo el aspecto estrictamente material, dejando de lado el ámbito espiritual;

30Gevaert J., el problema del hombre, sígueme, cap. III


59

por otro lado, otros sostuvieron la postura contraria, es decir, la supremacía de lo


espiritual sobre lo material. Tanto en un caso como en otro, parcializaron la visión
del hombre acentuando solamente uno de sus constitutivos.

La interpretación hilemórfica del hombre ("hyle" = cuerpo, "morphé" = forma),


Principios.
desarrollada por Aristóteles (384-322 a.C.), continuada y profundizada por Sto.
Tomás de Aquino (1225-1274) sostiene que el hombre es un ser compuesto de dos
principios, igualmente necesarios, que son el cuerpo y el alma. En realidad,
todos los organismos vivos pueden explicarse filosóficamente mediante la teoría
general del hilemorfismo.

Todo ser material está compuesto de materia y de forma. La materia no existe


nunca sin una forma determinada; la forma no existe más que como forma de un
determinado ser material. En esta interpretación de las cosas el problema de las
relaciones entre cuerpo y alma queda totalmente eliminado, ya que la materia y el
alma no existen nunca como seres independientes. No son cosas ni "seres", sino
aspectos de un mismo compuesto viviente.

Santo Tomás de Aquino recogiendo la visión aristotélica, insiste en el hecho de que


hay en el hombre una doble unidad de cuerpo y de alma: unidad de naturaleza y
unidad de ser. Unidad de naturaleza en el sentido de que el hombre actúa como
una sola y única "cosa"; unidad de ser en cuanto que cada hombre es solamente un
ser singular. Por tanto, el cuerpo y el alma espiritual no existen como dos seres, ni
el hombre puede concebirse como la unión de dos seres que existen en un primer
instante por cuenta propia.

La corporalidad
Un cuerpo vivo es un cuerpo vivo, y no un mero agregado de órganos,
precisamente en cuanto vivo. Lo que constituye a un conjunto heterogéneo de
órganos en una unidad es su estar vivo. Desde este punto de vista cabe afirmar que
lo psíquico, o la vida, es la unidad de lo físico. Esta unidad aparece ya en los
vegetales, pero es más fácilmente destacable en los seres dotados de sensibilidad.

Un cuerpo es una realidad que cumple determinadas propiedades geométricas


(ocupa un volumen, tiene una determinada forma, etc.) y físicas (tiene cierta
densidad, peso, etc.). Es una realidad material. Algunos de esos cuerpos cumplen
también una serie de propiedades biológicas, y se dice de ellos que son realidades
vivas.

Un cuerpo físico tiene diversos aspectos que son estudiados por diferentes ramas
de la física:

 la mecánica estudia los movimientos de los cuerpos y las fuerzas que los
ocasionan;
 la termodinámica estudia la temperatura, los movimientos y fuerzas que se
producen en función de las diferencias térmicas;
 la electromagnética estudia fenómenos eléctricos y magnéticos, etc.
 Ahora bien, estas propiedades y fenómenos o magnitudes que estudia la
física son insustituibles entre sí: el peso no es ni el volumen ni la carga
eléctrica y el color no es la temperatura.

Por otra parte, un cuerpo vivo, en cuanto que es orgánico, consta de partes
Cuerpo vivo,
heterogéneas y cada una de ellas cumple una función distinta de las restantes. orgánico.
Desde el punto de vista de las características físicas irreductibles entre sí, puede
60

verse la organicidad del cuerpo vivo como una especialización de las partes en
función de esa pluralidad de características. Así, la función o actividad mediante la
que un cuerpo vivo capta su propio peso, o el de otro cuerpo no es la misma
mediante la cual capta su propia temperatura y la del medio, y esta diferencia está
en correlación con la diferencia entre energía gravitatoria y termodinámica.

A su vez, si las funciones psíquicas de captación de la gravedad y la temperatura


son heterogéneas, el que un cuerpo vivo capte el peso y la temperatura como
cualidades propias, implica una función psíquica que pueda captar a la vez ambas
propiedades. Esto significa que la pluralidad de funciones psíquicas se integra unas
en otras de forma que en el "vértice" de esa pirámide de funciones se daría la
unidad del organismo, y, con la unidad de éste, la unidad viva o vivida de la
pluralidad de cualidades físicas irreductibles entre sí.

Pues bien, si los cuerpos vivos son cuerpos físicos y vida significa reflexión, se
puede decir que para un cuerpo físico, estar vivo significa sentir sus propiedades
físicas empezando por las más elementales (el peso y la temperatura). La psique,
en tanto que principio vital activo es reflexiva, pero no es la reflexión de ella sobre sí
misma, sino la reflexión del cuerpo físico.

El propio cuerpo es objeto a la vez tanto de la experiencia externa como de la


experiencia interna. El cuerpo media así entre la autoconciencia y el mundo. Desde
este punto de vista, cabe afirmar que el cuerpo se encuentra en la frontera entre lo
externo y lo interno, y que el cuerpo constituye a la vez la intimación de la
exterioridad y la exteriorización de la intimidad, pues el cuerpo, que nos permite
sentir el mundo asumiéndolo en la conciencia, es también la expresión de esa
intimidad. Por ello, el cuerpo no es un objeto físico o una cosa, sino la mediación
psicofísica o psicomundana. Es la superficie de contacto de la subjetividad con el
cosmos. Es obvio que el mundo tal como se nos aparece depende de la mediación
del cuerpo.

El cuerpo es aquello por lo cual se da la inserción del hombre en el cosmos y en


virtud de lo cual se produce la interacción hombre-cosmos, la acción física humana
sobre la realidad material. Sin el cuerpo el hombre quizá podría vivir
intelectivamente el universo, pero no lo sentiría. Y lo siente precisamente mediante
las funciones cognoscitivas capaces de captar los diversos aspectos de la realidad
física. Esas funciones cognoscitivas son, por supuesto, funciones del organismo,
órganos, que pueden ser impresionados o estimulados por la realidad física dentro
de unos umbrales o límites.

Pero, dada la condición humana, la conciencia no puede nunca operar y expresarse


de un modo totalmente ininterrumpido en lo corporal. Hay una resistencia del
cuerpo respecto de sus funciones. El control que la autoconciencia tiene del cuerpo
no es absoluto. Por ello, el cuerpo que yo soy, no deja de ser en cierto sentido
ajeno a mi autoconciencia. Del mismo modo, el cuerpo, que en principio es
expresión de la autoconciencia, no deja de ser a veces su ocultamiento. La
autoconciencia no siempre se expresa adecuadamente de modo absoluto en la
corporalidad.

La Intencionalidad del Cuerpo


El término "intención" se usa en el lenguaje ordinario aplicado al ámbito de las
acciones humanas estrechamente relacionado con los de "objetivo" o "propósito".
"Intencionalidad" es el sustantivo abstracto que suele utilizarse para designar en
general la característica de dirigirse a un objetivo.
61

Pero, también puede utilizarse para designar en general la característica de tender


hacia, salir de sí, o de referirse a lo otro que tiene muchas cosas reales, o, en
general, diversos entes.

a.- La Intencionalidad del cuerpo en el plano no cognoscitivo: la constitución


del propio cuerpo es un proceso que cada ser vivo realiza orientado a un fin,
que es precisamente el cuerpo orgánico completo. El ser vivo construye su
propia corporalidad según una formalidad intrínseca contenida en el material
genético inicial. La construcción del organismo se logra formalizando elementos
materiales del exterior desde la propia interioridad constituyendo
progresivamente los diversos órganos. Desde este punto de vista, cabe decir
que en su proceso de autoconstitución, el cuerpo ha de salir de sí para
constituirse a través de la formalización de elementos materiales externos.
Una vez completado el organismo y constituido los diversos órganos, la
intencionalidad del cuerpo se pone de manifiesto en la pura configuración
anatómica de éstos: los órganos que integran el sistema nutritivo están referidos
a los alimentos, los que componen el sistema motor a un medio físico, etc.
b.- La Intencionalidad del cuerpo en el orden cognoscitivo: ésta se puede
desglosar en cuatro momentos:
1º.-la sensación,
2º.-la percepción,
3º.-los deseos-tendencias,
4º.-el movimiento y la acción.
1º.-En la sensación, considerada como reflexión de lo físico sobre sí mismo, el
cuerpo sale de sí en cuanto que realidad física, de ser en sí cuerpo vivo y
pasa a ser para sí en el plano cognoscitivo.
2º.-Pero la intencionalidad cognoscitiva del viviente orgánico funda su
intencionalidad apetitiva y su intencionalidad motora o efectora en cuanto
que lo que el vivo apetece y lo que hace versa sobre lo percibido. Y como lo
que el viviente apetece y hace, lo apetece y hace en función de su propia
realización y despliegue como vivo, los entes físicos quedan referidos a una
unidad distinta de la que tenían en el plano físico, a una unidad nueva y más
alta, que es precisamente el mundo vital del viviente o de los vivientes en
cuestión.
3º.-En los deseos-tendencias, lo real físico percibido y el cuerpo propio en tanto
que también es percibido, son vividos como una unidad nueva, como una
pluralidad de síntesis realizables y articulables unitariamente, en cuanto que
tales síntesis aparecen primero como no realizadas pero sí posibles en el
plano intencional.
4º.-En el movimiento y la acción en el espacio físico, las unidades o síntesis
vividas anteriormente como realizables, prefiguradas por la kinefantasía y la
estetofantasía, se realizan efectivamente. (Los anteriores términos designan
las configuraciones que la imaginación elabora con lo percibido del mundo
exterior y los movimientos que se pueden realizar con el propio cuerpo en
relación con otros cuerpos físicos).
c.- El propio cuerpo como fundamento del mundo vital, el arte y la cultura: en
cuanto que se va adquiriendo un dominio técnico del propio cuerpo, se va
configurando y ordenando intencionalmente el mundo interior de los deseos,
tendencias y acciones posibles, y se va configurando y ordenando también
intencionalmente el mundo exterior, pues el mundo interior y el exterior
adquieren cada uno su sentido en función del otro constituyendo un solo mundo
vital. Así, disponer del mundo es disponer del cuerpo y viceversa. (Por ejemplo,
se debe pensar en que cuando un niño quiere saber qué es un objeto nuevo, no
adopta una actitud contemplativa, sino una activa, lo manipula hasta averiguar
qué se puede hacer con él).
62

De esta manera, el cuerpo aparece como fundamento de la intencionalidad


cognoscitiva y por tanto como fundamento de la objetividad, de la configuración de
los entes físicos en tanto que objetos. El cuerpo aparece así como fundamento de
todo el mundo cultural. Pero, por otro lado, la conciencia no puede objetivar
completamente el propio cuerpo precisamente porque está encarnada.

Sin el cuerpo, el conocimiento intelectual no se referiría en modo alguno a lo


factible, es decir, no apuntaría a nuevas síntesis posibles entre sujeto y mundo,
pues tales síntesis son imposibles para una subjetividad carente de cuerpo.
(Finalmente, la intencionalidad del cuerpo funda, por una parte, la estética y, por
otra, la erótica y la poiética propia de los seres vivos, es decir, mediante el cuerpo
es posible que se desarrollen el gusto o la sensibilidad estética, todo lo vinculado a
los afectos y todo lo relacionado con el obrar humano). De allí la necesidad del
cuerpo en tanto éste permite la vinculación hombre-mundo y la consiguiente
realización de sus obras.

2.- El significado humano del cuerpo

El hombre expresa muchos significados a través del cuerpo y le atribuye diversos


valores. La antropología se preocupa de descubrir y de leer en medio de esta gran
diversidad y multiplicidad de significados los que son fundamentales y los que
permiten ordenar e iluminar a los demás.

Los significados fundamentales del cuerpo humano

El significado humano del cuerpo no puede leerse directa e inmediatamente en las


estructuras biológicas y fisiológicas del cuerpo, es decir, en lo estrictamente
material. Esto no significa que el cuerpo (la mano, la cabeza, la sexualidad, los
sentidos, etc.) sea neutro respecto al significado humano; es decir el significado
humano no está inscrito meramente en las dimensiones biológicas y fisiológicas
como una etiqueta, sino que procede del hecho de que es el cuerpo de una persona
humana y está asumido y unido a la persona. Por ello es necesario tener en cuenta
a la totalidad de la persona para poder comprender y valorar el significado humano
del cuerpo y de las acciones corporales.

Por ejemplo: ¿cuál es la diferencia entre la mano del hombre y la garra del animal?
Desde un punto de vista de la utilidad, "aparentarían" poseer las mismas funciones
y podría decirse que sirven para el mismo fin, ser prensa de las cosas, alcanzar o
llevar objetos (alimentos fundamentalmente) hacia la boca, entre otras cosas. Pero
esta sería una visión reducida de esta realidad. Es cierto lo afirmado recientemente,
pero la distinción fundamental es que la mano del hombre cumple las tareas
descriptas guiadas por la inteligencia humana y puede cumplir (al ser conducida por
una instancia superior) otras finalidades distintas: por ejemplo, pintar un cuadro,
escribir una carta, saludar a un amigo, acariciar a la persona amada, etc.; todas
estas implican que la mano es "guiada" por la inteligencia, cumple una función
superior.

Esto significa que las estructuras fisiológicas y biológicas del cuerpo entran en el
significado humano, pero no pueden por sí solas expresar el verdadero significado
humano del cuerpo. “31

31
Módulo Gestión de Bancos, Prof. Jorge López.
63

UNIDAD V

LA INTEGRACIÓN PSICO-FÍSICA

“CONCEPTO

Se trata de estudiar cuál es la relación entre lo psíquico y lo físico; entre el cuerpo y


el alma.

Aplicado este concepto al hombre el planteo correspondiente es acerca de su


composición. ¿Es el hombre solo materia? ¿o solo alma? ¿o la unión de los dos?
De acuerdo a la respuesta surgirá una diferente manera de entender la realidad
humana.

DISTINTAS RESPUESTAS: MATERIALISMO, DUALISMO,


HILEMORFISMO

Materialismo
En torno a ello se puede considerar la visión materialista que reduce todo lo que
es la persona (en general, todo ser vivo) a pura materia. Hay distintas formas de
fundamentar esto. Pero veamos brevemente esta línea de pensamiento.

Podemos afirmar que por ser cuerpo, está sujeto a las condiciones materiales del
universo en el cual vive, estamos sujetos a condiciones materiales de vida.
Necesitamos alimentarnos y esto es algo material; vestirnos y esto, también es algo
material, y así toda la realidad en la cual estamos es una realidad material. En este
sentido no es el materialismo del cual queremos hacer mención.

Más bien interesa hablar del materialismo como postura filosófica e ideológica que
sostiene que la realidad última de todo ser vivo, y por ende, del hombre, es ser
materia. Desde la explicación de los filósofos Leucipo (c. 480) y Demócrito de
Abdera (406-371), quienes fundaron la escuela presocrática atomista, hasta las
modernas visiones materialistas podemos encontrar una amplia exposición de
visiones que comparten el hecho de encontrar como elemento fundante de toda la
realidad a la misma materia. Y ello le cabe al hombre en el sentido de que si el
hombre está inserto en la realidad, por lo tanto es materia igual que toda la realidad.

Esto plantea inconvenientes en el sentido de que habría distinción de grados entre


todos los seres vivientes pero no una distinción esencial. Es decir, habría una
semejanza, un parentesco común en todos los seres. Lo que no se explicaría desde
esta visión materialista es cómo se realizan ciertas actividades que no se pueden
efectuar desde una óptica puramente material. Por ejemplo, el desarrollo del
lenguaje, de la multiplicidad de lenguas que poseemos los seres humanos, el
desarrollo de la ciencia, de la poesía, los principios morales, la religiosidad, etc. Es
decir, encontramos acciones que no son fácilmente explicables desde el
materialismo.
64

Esta visión materialista ha sido ampliamente tratada desde diferentes perspectivas,


es decir, sustentándose en el aspecto filosófico, emergen de ella las visiones
materialistas en otros ámbitos. Desde allí surgirá una visión materialista en lo
político, en lo educativo, etc.

Sin embargo, desde lo antropológico no es factible sostener este tipo de visión dado
que significa sostener una visión reduccionista, o sea reducir al hombre a una única
dimensión, que es la material.

No podemos reducir a simple materia al hombre pues implica caer en el olvido del
alma espiritual que lo eleva a grados superiores en este mundo físico.

“La maravillosa unidad del cuerpo y el alma no es una unidad cualquiera. Proviene
de la posesión por el alma del cuerpo, de la asunción eminente, perfeccionante, que
las potencias de la forma espiritual realizan de las potencias corpóreas. Unidad que
trasciende la animalidad transformándola desde dentro. Los seres humanos somos
animales, pero transformados. …es una animalidad que se espiritualiza sin dejar de
ser animal... …Sin esta visión la antropología se pierde en un espiritualismo
descarnado, dualista, o se hunde en el materialismo biologista.”PF32

Entonces, la concepción materialista tiene un planteo básico consistente en


sostener que toda la realidad existente es pura y exclusivamente materia.

Dijimos que el origen de este planteo puede hallarse en la escuela de los


pensadores denominados presocráticos, concretamente en la “escuela atomista”
fundada por los pensadores Leucipo y Demócrito (escuela que tuvo su vigencia
entre los siglos VI y V a.C). El punto de partida consistió en sostener que toda la
realidad existente se compone de “pequeñas partículas indivisibles” a las que les
dieron el nombre de “atomoi” (o “átomos” en nuestra lengua) y esta era una
sustancia material. Dado que el hombre integra la realidad existente por lo tanto se
compone de estas sustancias, que son los átomos y, en consecuencia, es materia.
En este planteo no se tiene en cuenta la realidad espiritual, sino que se afirma que
lo único existente es la materia.

Un segundo planteo de esta visión materialista podemos hallarla en los pensadores


del siglo XIX Karl Marx y Friedrich Engels (ambos alemanes) quienes sostienen que
lo que prima es la materia por sobre todas las cosas. La dimensión espiritual es un
postulado que no resulta comprobable empíricamente por ello no puede postularse
ni sostenerse su existencia, por lo tanto toda la realidad existencial es pura y
exclusivamente material y dado que el hombre forma parte de ella, resulta entonces
que es de las mismas características: un ser material. Al sostener la primacía de lo
material como único existente, en consecuencia se niega lo espiritual en forma
absoluta, de allí entonces que todo el ámbito de lo espiritual sea inexistente.

“La insuficiencia de la interpretación materialista del hombre”

Las concepciones sobre el hombre pueden variar en función de las distintas


corrientes filosóficas que sirven de punto de partida y comprensión del hombre.

Hablar de una interpretación materialista significa decir que el hombre es "pura


materia". Es decir, el hombre es considerado solamente desde una única visión que
es la material. En este sentido se dice que hay un reduccionismo antropológico,
una reducción en la consideración del hombre: éste es visto sólo desde la
perspectiva de la materialidad negando la instancia espiritual.

32
PAbelardo Pithod. El alma y su cuerpo. Grupo Editor Latinoamericano. 1994.
65

Esta visión plantea ciertas cuestiones que quedan insolubles. Si el hombre es pura
materia, no hay una instancia espiritual. Por lo tanto, ¿cómo se explica el desarrollo
de la ciencia, de los afectos, de los sentimientos, del amor, de la poesía si negamos
la instancia espiritual?

Por eso sostenemos la insuficiencia de esta interpretación por ser incompleta. Al


ser incompleta queremos significar una visión unilateral, una perspectiva que no
considera toda la realidad humana. Con esto no se niega que bajo otro punto de
vista, el hombre necesita de lo material para poder vivir, por ejemplo: casa, comida,
ropa y cuantas realidades materiales que le son totalmente necesarias para poder
realizar su vida.

Ésta no es la que debe considerar como insuficiente. La que se debe caracterizar


como insuficiente hunde sus raíces en lo filosófico. Ya en el siglo V a.C. la corriente
de los presocráticos denominada de los "atomistas" (con Leucipo y Demócrito)
pusieron en vigencia esta interpretación ellos sostenían que todas las cosas en
general y el hombre en particular está compuesto por pequeñas partículas
indivisibles llamadas "átomos", lo cual ya proporcionaba en esa época una visión
materialista. Es decir, esta corriente de pensamiento no es nueva, sino más bien,
como todas, hay que rastrear sus orígenes ya en la Antigüedad clásica con el inicio
del filosofar.

Por cierto que el surgimiento de la corriente de los atomistas respondió a un


momento histórico determinado (como en realidad sucede con todas las corrientes
de pensamiento). El momento particular que estaban viviendo estos pensadores
tiene que ver con el inicio del pensar filosófico y la búsqueda de respuestas en
torno a qué y cómo está constituido el universo, tal como se planteó en la unidad
anterior.

En conclusión, es necesario tener una imagen del hombre pues ella es la que
define y fundamenta las actitudes en el plano de las distintas ciencias, en lo
educativo, en lo político, en lo ideológico, en lo ético, etc. Si éste fundamento es
deficitario, es reducido, por cierto que su consecuencia será correspondiente con el
punto de partida. Si esta visión es materialista, lo que surja en consecuencia será
idéntico. Si se tiene una visión de hombre que considere todos sus ámbitos, por lo
tanto, todo lo que se origine a partir de ahí será coherente con esto.

Dualismo

Quienes sostienen la postura dualista reconocen la existencia de dos elementos


constituyentes del hombre, pero enfatizando la primacía de uno de ellos: en este
caso del alma como elemento principal y secundariamente el cuerpo.

Entre los antecedentes a citar se encuentra el filósofo griego Platón quien, en virtud
de su teoría de los dos mundos mediante la cual explica toda la realidad, sostiene
que el verdadero mundo es el de las Ideas (entendiendo por Ideas a seres
verdaderamente existentes) y que la existencia humana comenzó en ese lugar y
por lo tanto, la condición existencial es ser semejantes a estas Ideas, lo cual
significa decir, que el hombre es sustancialmente alma. Esta teoría de los dos
mundos sostiene que el hombre (luego de su origen en el mundo de las Ideas)
ingresa a otra realidad, la realidad material o mundo material y allí queda atrapado
en un cuerpo, pero éste no le pertenece, no forma parte de él. Por ello es que este
pensador sostiene que la esencia del hombre es ser alma debiendo liberarse del
cuerpo en el que está encerrado (el cuerpo adquiere una visión negativa).
66

Entonces se afirma de este pensador que es dualista porque sostiene que existen
dos elementos, aunque prioriza sólo uno: el alma.

En el siglo XVI, el filósofo francés Renato Descartes postula que existen 3


sustancias a partir de las cuales se origina la realidad, la sustancia o res extensa
(que da origen a la realidad física, el universo), la sustancia o res pensante (el
hombre) y la sustancia o res infinita (Dios). Al sostener la primacía de la sustancia
se aleja de lo material o corpóreo (por ello sostiene que el conocimiento que
proviene de los sentidos no es válido, sosteniendo el conocimiento racional como el
medio de conocer las cosas). Este postulado no niega la existencia de lo corporal,
pero sin embargo no tiene la misma entidad que lo racional. Por ello es que este
pensador es dualista: no niega la existencia de lo material, pero el hombre es
sustancialmente una “res cogitans”, una “cosa que piensa”.

Hilemorfismo
Fue elaborada por Aristóteles y sostiene que todos los seres vivos se componen de
dos elementos:

 hyle: la materia
 morphé: forma. En este punto no se trata de una forma física (lo redondo,
cuadrado, etc.) sino de una forma metafísica (el alma).

En conclusión, todo ser vivo (no solamente el hombre se compone de materia y


forma o en otros términos, de cuerpo y alma.

En el tema que nos interesa, el hombre es un ser compuesto de cuerpo y de alma.

Santo Tomás continuará con la visión hilemorfista pero modificando ciertos


elementos. En este caso será su concepción sobre el alma, la cual es una forma
sustancial. Otra diferencia respecto del pensamiento aristotélico consiste en el
origen del alma: mientras que para el estagirita es un principio biológico, para Santo
Tomás proviene de Dios. Este origen es lo que le dará al hombre una entidad
distinta a la concebida por el pensamiento griego.

Para ampliar este tema y poderlo comprender más acabadamente efectuar la


lectura del siguiente texto.”33

33
Módulo Filosofía I de Abogacía, Prof. Jorge López.
67

NIVEL 3: ANTROPOLOGÍA FUNDAMENTAL

UNIDAD VI

EL HOMBRE QUE CONOCE: REFLEXIÓN SOBRE EL


CONOCIMIENTO

Orígenes
La Teoría del Conocimiento es una disciplina que pretende explicar filosóficamente
el conocimiento humano. Si bien, desde los inicios de la filosofía diversos
pensadores intentaron explicar el conocimiento humano, su alcance y su esencia,
se puede decir que se inicia propiamente como disciplina filosófica independiente
en la Edad Moderna.

Algunos autores consideran que el inglés John Locke fue su fundador. En este
sentido, cabe recordar su obra “Ensayo sobre el entendimiento humano”, en la
misma plantea cuestiones sobre el origen y la esencia del conocimiento. En esta
misma línea se pueden mencionar a Wilhelm Leibniz con su obra “Nuevos ensayos
sobre el entendimiento humano”, el obispo George Berkeley con su “Tratado de los
principios del conocimiento humano” y David Hume con su “Tratado de la
naturaleza humana”, entre otras obras. Se puede mencionar además como un
verdadero exponente de la Teoría del Conocimiento al alemán Immanuel Kant, con
su célebre obra “Crítica de la Razón Pura”.

ANÁLISIS FENOMENOLÓGICO DEL CONOCIMIENTO

Para empezar a hablar del conocimiento es posible realizar un análisis


fenomenológico del mismo. El objetivo es comprender “lo que ocurre” cuando se
conoce, antes de abordar cualquier teoría al respecto. Es decir, a partir de una
rigurosa observación, describir, explicar e interpretar el fenómeno del conocimiento.

Se aspira a “aprehender la esencia general en el fenómeno concreto”.34


Procediendo de esta manera, se descubre que en el conocimiento se hallan frente a
frente el sujeto y el objeto. Existe una correlación entre ambos, ello significa que el
sujeto es sujeto para un objeto y viceversa, el objeto solo es objeto para un sujeto.
Es decir, el sujeto supone un objeto de conocimiento y a su vez este objeto supone
un sujeto que lo conozca. De igual manera, se debe agregar que esta correlación
es irreversible, es decir que el sujeto que conoce no puede convertirse en el objeto
conocido y viceversa.

El objeto siempre es trascendente respecto al sujeto, es decir que permanecen


separados. La trascendencia implica la independencia del objeto respecto a la
conciencia cognoscente. El conocimiento supone una salida del sujeto para
apropiarse del objeto, por supuesto que no se trata de una apropiación material,
34
HESSEN, Juan. Teoría del conocimiento. Ed. Porrúa. México 1999. Primera parte, pág. 13.
68

pero si una captación de su esencia y propiedades, una posesión intencional del


objeto. En este proceso, el objeto no se ve modificado ni alterado en su esencia.

Ahora bien, aquí aparece un tercer elemento que es la imagen, para llamarla
genéricamente, aludiendo al término mental a través del cual el sujeto conoce al
objeto. Quien se ve determinado o modificado en este proceso de conocimiento es
el sujeto, sin embargo quien recibe la determinación no es directamente el sujeto,
sino la imagen del objeto. La imagen es en definitiva “el instrumento mediante el
cual la conciencia cognoscente aprehende su objeto”.35

SUJETO OBJETO

IMAGEN

Aquí surge el concepto de verdad. El conocimiento es esencialmente verdadero,


pues si tengo un conocimiento falso en realidad carezco de conocimiento, estoy en
el error, en una ilusión, en la ignorancia. Se puede definir la verdad como la
adecuación o correspondencia de lo pensado con la cosa pensada, este es el
concepto propio de la ciencia. El objeto en sí mismo no se califica de verdadero ni
falso, sino que la verdad se encuentra en el pensamiento, en el juicio y en su
conveniencia o adecuación con la realidad.

Esto constituye una primera mirada, un acercamiento al fenómeno del


conocimiento, constituye una aproximación para plantear a partir de aquí algunas
problemáticas referentes a este tema.

PROBLEMAS EN TORNO AL CONOCIMIENTO

Una vez realizado el análisis fenomenológico se puede profundizar la reflexión del


conocimiento planteando tres problemas:

 La posibilidad del conocimiento.


 El origen del conocimiento.
 La esencia del conocimiento.

Respecto al primer problema es posible preguntarse si es posible conocer, si


realmente el sujeto puede conocer adecuadamente al objeto.

Cuando el planteo es acerca del origen la pregunta se centra en torno a la fuente


del conocimiento, es decir, el objetivo es saber de dónde proviene el conocimiento,
de los sentidos, de la razón o quizás de ambos.

Por último se puede preguntar qué es lo que se conoce, es decir, cuál es la esencia
del conocimiento. Aquí se reflexiona si realmente el sujeto se conduce
receptivamente en el conocimiento o si lo hace activa y espontáneamente. Es el
sujeto quien se ve determinado en el acto de conocer, o el simplemente construye
su objeto de conocimiento.

35
Ibídem. Pág. 14.
69

Estos planteos tendrán diversas respuestas que serán analizadas a continuación.

POSIBILIDAD DE CONOCIMIENTO

Frente al problema de la posibilidad del conocimiento es posible analizar dos


grandes respuestas: el dogmatismo y el escepticismo, existiendo además una
postura crítica, intermedia entre las dos propuestas anteriores.
Dogmatismo

Se entiende por dogmatismo una actitud intelectual para la cual “no existe todavía
el problema del conocimiento”.36 No toma conciencia aun del hecho que el
conocimiento constituye una relación entre un sujeto y un objeto y que entre ambos
hay una distancia. Existe una total confianza en la razón en su capacidad de
conocer la realidad.

Es una actitud que puede estar presente en distintos momentos de nuestra vida y
en distintos aspectos, se puede hablar de dogmatismo ético, metafísico, religioso.
“El dogmatismo es la posición primera y más antigua tanto psicológica como
históricamente”.37 En este sentido, se puede observar en los niños cierto
dogmatismo, pues no pusieron aún en tela de juicio la posibilidad de conocer, para
ellos no cabe duda que lo que se conoce es de la manera en que se lo percibe.
Históricamente se encuentran a los presocráticos38 (considerados los primeros
filósofos) como autores dogmáticos.

Se podrá observar más adelante que el racionalismo sostiene un dogmatismo


metafísico.

Escepticismo
El escepticismo es contrariamente al dogmatismo, una actitud intelectual que
desconfía de la posibilidad humana de llegar a conocer la verdad con certeza. El
escéptico toma conciencia que el conocimiento es una relación entre un sujeto y un
objeto y centra su atención en las limitaciones del sujeto para llegar al
conocimiento.

Al igual que el dogmatismo, puede existir escepticismo en diversos aspectos del


saber y en diferentes momentos de la vida. En los períodos de escepticismo, es
donde se produce un mayor crecimiento histórico y personal, siempre y cuando se
entienda como una actitud de desconfianza ante lo conocido o establecido, que
moviliza la duda y estimula la búsqueda de la verdad. Cuando el sujeto se instala
en el escepticismo, convirtiéndose éste en radical, inmoviliza la conciencia e
imposibilita el juicio.

36
Ibídem. Pág. 18.
37
Ídem.
38
Los presocráticos constituyen el primer elenco de filósofos con los cuales se considera que se inicia
la Filosofía. Ellos se denominaban presocráticos no por haber vivido antes de Sócrates (si bien
algunos son anteriores a este autor), sino por sostener una temática y una forma de abordar la
Filosofía diametralmente opuesta a Sócrates. Su objeto de estudio era la naturaleza y buscaban el
arjé que era el primer principio físico de donde provenía toda la realidad material y a donde esta
regresaba una vez concluido su ciclo. Estos autores se dividían en escuelas y se consideran los
primeros filósofos por haber sido los primeros en dar respuestas racionales y no míticas a sus
interrogantes. Fueron dejando de lado el mito como modelo explicativo de la realidad. Dentro de los
presocráticos, se considera como el padre de la Filosofía a Tales de la escuela de Mileto, el cual
consideraba que el arjé era el agua.
70

Desde un escepticismo radical, se afirma que es imposible llegar a conocer la


verdad con certeza, por ende hay que suspender el juicio, abstenerse de juzgar. Sin
embargo, la afirmación del escéptico radical ya constituye en sí misma una verdad
que se enuncia como cierta, cayendo de esta manera en una contradicción. Esta
postura radical, termina anulándose a sí misma. Esta perspectiva radical es
sostenida sobre todo en la antigüedad por Pirrón de Elis (360-270). Sexto Empírico
(siglo II d.C.) sigue la línea del escepticismo pirrónico.

En René Descartes39 se puede encontrar por ejemplo, un escepticismo metódico,


es decir la duda se convierte en un método de trabajo en la búsqueda de la verdad.
Descartes decide dudar de toda, hasta alcanzar un conocimiento claro y distinto, un
conocimiento que fuese indudable, de esa manera descubrirá como primera verdad
indudable al “cogito”. De hecho, si pienso, si me engaño, si dudo, hay algo evidente
de lo cual no puedo dudar, que si estoy pensando estoy existiendo. Por ello la
primera verdad indudable sería la certeza de la propia existencia que descubro en
el acto de pensar, pienso, luego existo.

“Así, fundándome en que los sentidos nos engañan algunas veces, quise suponer
que no había cosa alguna que fuese tal y como ellos nos la hacen imaginar; y, en
vista de que hay hombres que se engañan al razonar y comente paralogismos,
aun en las más simples materias de geometría, y juzgando que yo estaba tan
sujeto a equivocarme como cualquier otro, rechacé como falsas todas las
razones que antes había aceptado mediante demostración; y finalmente,
considerando que los mismos pensamientos que tenemos estando despiertos
pueden también ocurrírsenos cuando dormimos, sin que en este caso ninguno de
ellos sea verdadero, me resolví a fingir que nada de lo que hasta entonces había
entrado en mi mente era más verdadero que las ilusiones de mis sueños. Pero
inmediatamente después caí en la cuenta de que, mientras de esta manera
intentaba pensar que todo era falso, era absolutamente necesario que yo, que lo
pensaba, fuese algo; y advirtiendo que esta verdad: pienso, luego existo, era tan
firme y segura que las más extravagantes suposiciones de los escépticos eran
incapaces de conmoverla, pensé que podía aceptarla sin escrúpulo como el
primer principio de la filosofía que andaba buscando.”40

En el caso de los sofistas41 (edad antigua), el escepticismo sostenido no es radical


sino probabilista, al cual se puede llamar relativismo. El relativismo considera que
no es posible conocer verdades absolutas y objetivas, pero si verdades probables.
El concepto de verdad se circunscribe a ciertas condiciones como cultura, lugar
geográfico, momento histórico, etc.

Por otro lado, en autores empiristas como David Hume (como se analizará más
adelante) se encontrará un escepticismo metafísico.

39
Filósofo francés, (1596-1650)
40
RENÉ DESCARTES. El Discurso del Método. Ediciones Orbis. Buenos Aires 1980. Pág. 71.
41
Elenco de filósofos que tenían como objetivo la educación de los jóvenes a través de la retórica y la oratoria. Si bien el
vocablo sofista proviene etimológicamente de sofos que significa sabio, su connotación significativa cambia luego de la Guerra
del Peloponeso ya que se los hace responsables de la mediocridad y la decadencia moral de Atenas. En este sentido
Aristóteles los califica de traficantes de un saber aparente.
71

Criticismo

Sería posible por supuesto, una postura crítica intermedia, que si bien
comparte con el dogmatismo la capacidad humana de conocer, analiza
críticamente, poniendo en tela de juicio todo conocimiento determinado, con el
objetivo de alcanzar la verdad.

ORIGEN DEL CONOCIMIENTO

Racionalismo
“Posición epistemológica que ve en el pensamiento, en la razón, la fuente principal
del conocimiento humano”.42 Según el racionalismo un conocimiento solo merece
este nombre cuando es “lógicamente necesario y universalmente válido”43. Un
conocimiento sobre una determinada realidad será lógicamente necesaria, cuando
lo predicado de la misma constituya una nota esencial. Por ejemplo, si se dice: el
triángulo es una figura de 3 lados, se ve que lo predicado acerca del triángulo
constituye una nota esencial que si se le negara se cometería un grave error. Ahora
bien, si se dice: la mesa está en la sala, el estar en la sala no es esencial de la
mesa, puede constituir un dato exacto, de hecho o fácticamente, pero su veracidad
está condicionada por la experiencia, no constituye un conocimiento universal sino
contingente. Por otro lado, se ve claramente que no posee una necesidad lógica, no
es necesario que la mesa, para ser mesa deba estar en la sala.

Por lo tanto, los juicios lógicamente necesarios y universalmente válidos se fundan


en la razón y no en la experiencia.

Entre los autores racionalistas que se pueden encontrar cabe mencionar a Platón44.
Este autor plantea la famosa teoría de los dos mundos, donde describe la
existencia de una realidad sensible, que se encuentra en un constante cambio, que
posee un carácter apariencial. A esta realidad la denomina Mundo Sensible o
Mundo de las Sombras. Por otro lado se encuentra una realidad inmutable y
permanente donde se encuentran las ideas de todas las cosas, a este mundo lo
denomina de las Ideas.

Según este autor, el alma humana se encuentra originariamente en el Mundo de las


Ideas contemplando la verdadera realidad de las cosas. Platón desprecia la
realidad del Mundo Sensible como fuente de conocimiento, pues este solo aporta
un conocimiento cambiante, no pudiendo llegar a la certeza, sino solo a la doxa u
opinión. Por ende, los sentidos no pueden conducirnos a un verdadero saber.

Según Platón el alma cae del Mundo de las Ideas al Mundo Sensible (a causa de
una culpa originaria) quedando encerrada en un cuerpo. En este Mundo Sensible el
hombre conoce indirectamente las ideas a través de una reminiscencia, o sea un
recuerdo. En este proceso, las realidades del mundo sensible funcionarán como un
estímulo que le permite recordar la verdadera idea que una vez conoció mientras
estuvo en el Mundo de las Ideas.

42
HESSEN Juan. Óp. Cit. Primera parte, pág. 26.
43
Ídem.
44
Autor antiguo, maestro de Sócrates.
72

Es posible apreciar que en Platón el objeto sensible, al cual accedo a través de mis
sentidos no constituye objeto de conocimiento sino, simplemente un estímulo que
me permite recordar mi verdadero objeto de conocimiento que es la idea. Se ve
claramente como prioriza la razón sobre la experiencia sensible.

Entonces, la fuente de conocimiento no está en Platón en la experiencia sensible,


sino que se encuentra en una realidad superior y trascendente al hombre y la
realidad sensible, en el Mundo de las Ideas.

Se puede encontrar otro representante del racionalismo en San Agustín, este autor
coloca las ideas en el pensamiento de Dios. El conocimiento se produce cuando el
espíritu humano es iluminado por Dios.

Se encuentra en la Edad Moderna un racionalismo fuertemente representado por


René Descartes, como así también por Leibniz. Descartes plantea la existencia de
ideas innatas en el pensamiento, las mismas “representan un patrimonio a priori de
la razón”.45

Los autores racionalistas plantean de diferente modo la existencia de un


conocimiento intuitivo, es decir directo capaz de otorgar un conocimiento cierto. En
este sentido cabe recordar la visión directa de las ideas en Platón, la iluminación en
San Agustín y la captación directa del yo en el acto de pensar en Descartes.

También es posible encontrar cierto innatismo de ideas, es decir, un cúmulo de


contenidos de conciencia originario que no proviene directamente de la experiencia
sensible.

Empirismo
Desde la perspectiva empirista “no hay ningún patrimonio a priori de razón” 46 Los
conocimientos provienen exclusivamente de la experiencia. En esta teoría se parte
de los hechos y se niega la existencia de ideas innatas. Se considera que no hay
nada en el entendimiento que no provenga de la experiencia.

Los empiristas provienen en general del ámbito de las ciencias naturales. Los
empiristas en general reconocen una doble experiencia, interna y externa. Por
ejemplo John Locke diferencia una experiencia interna (reflexión), está constituida
por las diferentes actividades de nuestra propia mente y una externa (sensación),
de donde se origina el mayor número de ideas que tenemos. Existen para este
autor ideas simples y complejas. “El pensamiento no agrega ningún nuevo
elemento, sino que se limita a unir unos con otros los distintos datos de la
experiencia”.47

Otro autor empirista es David Hume, el cual diferencia las impresiones e ideas. La
diferencia entre ambas es la mayor vivacidad que caracteriza a la impresión. No es
lo mismo poner la mano en el fuego y quemarse que recordar el dolor que sentí
cuando puse la mano en el fuego y me quemé. “Las impresiones poseen un grado
mayor de fuerza y vivacidad y comprenden todas nuestras sensaciones, pasiones y
emociones: las ideas en cambio, son las débiles imágenes que las impresiones
dejan en el pensar y razonar”.48

45
HESSEN Juan. Óp. Cit. Primera parte, pág. 28.
46
Ibídem. pág. 30.
47
Ibídem. Pág. 31.
48
VÍCTOR SANZ SANTACRUZ. Historia de la Filosofía Moderna. Ed. EUNSA. Barcelona 1991. Pág. 300.
73

Según David Hume, todas las ideas se resuelven en impresiones correspondientes,


de manera que las impresiones se convierten en punto de referencia para
determinar la validez o no de una idea.

Por este motivo, Hume va a poner en tela de juicio la validez de ciertas ideas que
parecieran no tener un correlato sensible correspondiente. Cabe mencionar a modo
de ejemplo el análisis que este autor realiza sobre el concepto de causalidad. Hume
parte de la idea que en el análisis de la relación causal entre causa y efecto se
debe partir exclusivamente de la experiencia.

Según este autor no es posible captar en la experiencia sensible una conexión


causal, no pudiendo inclusive descubrir el efecto en el análisis de la causa. Desde
una perspectiva exclusivamente empirista, donde se considera que lo que
conocemos tiene su origen exclusivamente en la experiencia, es posible
comprender que se afirme la imposibilidad de conocer un influjo causal entre un
evento A y otro B, pudiendo solamente constatar una contigüidad entre ambos.

Si se dice: “El sol calienta la piedra” la única evidencia sensible que se tiene es la
de la piedra y la del calor del sol, pero no es posible conocer en cuanto dato
sensible, el influjo causal entre uno y otro. Por ello Hume considera que nuestra
convicción de que A es causa de B, se funda en la costumbre o el hábito. “La
inferencia causal es, pues, resultado de la creencia y de la conjunción habitual entre
dos objetos”.49

Cabe mencionar además a John Stuart Mill (1806-1873), este autor da un paso más
respecto de Locke y Hume “reduciendo también el conocimiento matemático a la
experiencia, como única base del conocimiento”.50

Se puede finalizar diciendo que el empirismo conduce a un escepticismo metafísico,


fue bastante evidente en el análisis de Hume la negativa a aceptar como válido todo
concepto o idea que no tenga un correlato evidente en la experiencia sensible. En
este sentido, por ejemplo Hume critica la idea de una Ética Normativa, pues
considera que la idea de un deber ser, al que se refiere la norma, es incognoscible.

De hecho, solo es posible conocer empíricamente aquello que es. Ese ser es para
Hume empíricamente evidente. Por ello es inconducente pretender pasar del is al
ought, del ser al deber ser, este sería un paso totalmente improcedente. No se
puede analizar lo que el hombre debería hacer, sino tan solo describir lo que de
hecho hace. Sería posible hablar de una Ética Descriptiva.

Posturas intermedias
Frente a estos análisis diametralmente opuestos es posible distinguir dos
posiciones intermedias, una representada principalmente por Aristóteles y otra por
Kant. Las podemos llamar “intelectualismo y apriorismo” respectivamente. 51

Según las posturas intelectualista y apriorista el conocimiento proviene tanto de la


experiencia como de la razón. “Ahora bien, el intelectualismo considera (de la
misma manera que el racionalismo) que es posible llegar a juicios lógicamente
necesarios y universalmente válidos sobre objetos reales, sin embargo niega la

49
Ibídem. Pág. 309.
50
HESSEN Juan. Óp. Cit. Primera parte, pág. 32.
51
Cfr.: Ibídem. Primera parte, pág. 32 y 33.
74

existencia de contenido a priori de nuestra razón y deriva todo conocimiento de la


experiencia”52.

Por ejemplo, el juicio “todos los cuerpos son extensos” es lógicamente necesario y
universalmente válido pero éste no es un patrimonio a priori de la razón sino que lo
descubro en la realidad física y en la interacción con los cuerpos. Por ende, la
inteligencia, obtiene siempre sus conocimientos de la experiencia. No hay nada en
el intelecto que no haya pasado antes por los sentidos. Si bien, esto también es
sostenido por el empirismo, el alcance que se le da a esta frase es diferente. Para
el empirista la idea es una impresión pensada, no es posible descubrir en este dato
de la experiencia, un concepto universal.

En cambio, el intelectualista considera que los sentidos son las puertas y ventanas
por las cuales ingresa el conocimiento al sujeto, a las ideas las obtengo de la
experiencia, a través de un proceso de Abstracción. La abstracción es según
Aristóteles un proceso connatural de la inteligencia humana que me permite partir
de la experiencia sensible captar un concepto universal.

Nunca podrás bañarte dos veces en el mismo río, porque el río no será el mismo y
tú tampoco, decía Heráclito. Ahora bien, apelando al sentido común se comprende
que a pesar que las aguas del río se encuentren en un constante movimiento y que
el sujeto cambie permanentemente (seremos algo más viejos al finalizar la lectura
de este módulo respecto a cuándo la empezamos), hay sin embargo algo
permanente que me permite reconocer al río y a mí mismo a través del cambio. Y
qué es esto permanente, será quizás la Idea, como dijo Sócrates.

El sujeto es capaz de conocer las cosas a través de ideas, las cuales son
permanentes, necesarias, universales. La idea de hoja de papel no cambia, es
siempre igual y puedo aplicarla a cualquier hoja de papel que exista. Ahora bien, la
hoja de papel real y concreta que tengo en mis manos si es susceptible de cambios
y destrucción, es contingente y tiene características propias. La idea contiene una
esencia, es decir, aquello que la hace ser lo que es, una idea de hoja de papel y no
hoja de árbol.

Pero, ¿cómo llegó la idea a la inteligencia humana? Sócrates no lo explica, pero


Platón dirá existe un Mundo de Ideas, por encima del Mundo Sensible y del sujeto,
allí las almas (antes de caer a sus cuerpos) conocen las ideas y al nacer las traen
incorporadas (innatismo de las ideas). La reminiscencia constituye un recuerdo de
estas ideas. Aristóteles comprenderá que la idea no puede tener una entidad
ontológica (real, existente fuera de la inteligencia humana) sino que ésta es un
patrimonio de la razón y guarda una relación necesaria con el orden de las
realidades físicas y metafísicas. Es decir, si tengo una idea de mesa a esta idea la
obtuve (a través del proceso de abstracción) de la mesa real y concreta, no es una
idea innata que obtuve de un Mundo de Ideas o de una iluminación divina.

La postura apriorista representada por Kant, considera que hay en el sujeto factores
a priori, es decir, independientes de la experiencia. Estos factores, son en realidad
formas a priori que reciben su contenido de la experiencia y entre ambos se
construye el objeto de conocimiento. “Los factores a priori semejan en cierto sentido
recipientes vacíos, que la experiencia llena con contenidos concretos”.53

El apriorismo considera por lo tanto que el sujeto construye el objeto de


conocimiento con dos elementos fundamentales: las formas a priori que no

52
Ídem.
53
Ibídem. Pág. 34.
75

provienen de la experiencia sino que son parte constitutivas del sujeto y las
sensaciones provenientes de la experiencia sensible.

ESENCIA DEL CONOCIMIENTO

Realismo
Es una “posición epistemológica según la cual hay cosas reales, independientes de
la conciencia”.54 Es posible distinguir tres modalidades dentro del realismo:

 Realismo ingenuo: considera que la realidad es tal como la


percibimos. No se toma conciencia aun de la distancia existente entre el
objeto percibido y la percepción de dicho objeto. “No ve que las cosas no
nos son dadas en sí mismas, en su corporeidad, inmediatamente, sino
como contenidos de la percepción”.55 Todo lo percibido conviene a la
realidad del objeto, tal como lo percibimos.
 Realismo natural: ingresan en él ciertas reflexiones críticas acerca
del conocimiento. Se toma conciencia que hay una distancia entre el objeto
y el objeto percibido, el cual es un contenido de conciencia. En esta
postura se encuentra Aristóteles, el cual plantea claramente en el proceso
de abstracción como el sujeto a partir de la realidad concreta del objeto va
separando lo accidental y particular hasta llegar a la idea o concepto.
 Realismo crítico: considera que las propiedades captadas por un
solo sentido como el color, sonido, olor, sabor, existen solamente en
nuestra conciencia y que no se dan en el objeto de la misma manera que
las percibimos. El sabor dulce por ejemplo, no se encuentra en el azúcar
sino en mi degustación de la misma. Ahora bien, en el azúcar si hay ciertas
condiciones objetivas (físico-químicas) que en contacto con mi órgano
sensorial me lleva a percibir “lo dulce”.

Más allá de las diversas posturas dentro del realismo, todas sostienen que existe
una realidad objetiva independiente de mi conciencia y mi voluntad y que esta
realidad existe aunque yo no la conozca. Por otro lado el sujeto tiene la capacidad
de conocer la realidad, de aproximarse a ella. Para poner un ejemplo se puede
decir que desde una postura realista el valor no es una realidad que uno inventa o
construye, sino una realidad que uno se encuentra. El valor sería definido como un
bien que se presenta como deseable, una realidad que me encuentro, que
descubro.

Idealismo
Esta postura sostiene que no hay cosas reales independientes de la conciencia.
“Ahora bien, suprimidas las cosas reales, solo quedan dos clases de objetos, los de
conciencia (las representaciones, los sentimientos, etc.) y los ideales (los objetos de
la lógica y la matemática), el idealismo ha de considerar los pretendidos objetos
reales como objetos de conciencia o como objetos ideales”.56

54
Ibídem. Pág. 39.
55
Ídem.
56
Ibídem. Pág. 43.
76

Se puede distinguir el idealismo subjetivo o psicológico que considera que la


realidad es en definitiva un contenido de conciencia. El ser del objeto consiste
solamente en su ser percibido por nosotros. La realidad no es independiente de
nuestra conciencia.

Por otro lado se encuentra el idealismo objetivo o lógico, el cual considera que el
contenido de la conciencia “no es un complejo de procesos psicológicos, sino una
suma de pensamientos, de juicios”.57

“Mientras que el idealismo subjetivo ve en el objeto del conocimiento algo


psicológico, un contenido de conciencia, y el realismo lo considera como algo real,
como un contenido parcial del mundo exterior, el idealismo lógico lo tiene por algo
lógico, por un producto del pensamiento”.58

“Para el idealismo, lo que existe no son las cosas, sino el pensamiento; éste es lo
que existe, puesto que es lo único de que yo tengo inmediatamente una intuición.
Ahora bien, el pensamiento tiene esto de peculiar: que se tiende o se estira –por
decirlo así- en una polaridad. El pensamiento es, por una parte, pensamiento de
un sujeto que lo piensa; y por otra, es pensamiento de algo pensado por ese
sujeto; de modo que el pensamiento es esencialmente una correlación entre
sujeto pensante y objeto pensado. Ese pensamiento, así, en esa forma, por ser
precisamente correlación, relación inquebrantable entre objeto pensante y objeto
pensado, elimina necesariamente la cosa o substancia en sí misma. No hay ni
puede haber en el pensamiento nada que sea en sí mismo, puesto que el
pensamiento es esa relación entre un sujeto pensante y un objeto pensado”.59

Desde una perspectiva realista se sostiene que el objeto existe, es y posteriormente


es pensado, mientras que la postura idealista considera que el ser pensado es lo
que constituye al objeto. Es decir, el objeto es un contenido de conciencia. El
pensar es lo que crea, constituye al objeto. El acto de pensar el objeto, es el acto de
objetivarlo, de concebirlo como tal. De esta manera el idealismo logra eliminar la
“cosa en sí”, es decir, la afirmación de que existe algo en sí, independientemente de
mi conciencia. En este ámbito cabe mencionar a Kant, y posteriormente a Fichte,
Schelling y Hegel.

“Los ámbitos del conocimiento


El conocimiento consiste en la adquisición o incorporación de algo que no se tiene
(información, datos, realidades, vivencias, personas, etc.). Al afirmar que es
incorporación implica una acción y, en consecuencia, la presencia de facultades
que realizan dicha acción: en el caso del hombre se tratan de los sentidos y de la
inteligencia.

Esto genera dos maneras distintas pero complementarias de conocer: el


conocimiento sensible y el conocimiento intelectual.

57
Ibídem. Pág. 44.
58
Ídem.
59
GARCÍA MORENTE, Manuel. Lecciones preliminares de Filosofía. Madrid 2007. Pág. 272.
77

EL CONOCIMIENTO SENSIBLE

El conocimiento es una acción vital dirigida hacia un objeto. Vinculado a lo


corpóreo hablamos del conocimiento sensible, el cual supone la presencia los
sentidos. Éstos, a su vez, se apoyan en los órganos físicos; por eso decimos que
los sentidos necesitan y están condicionados por el cuerpo: si estamos enfermos, si
estamos afectados por alguna dolencia, si un órgano sensorial está temporal o
permanentemente afectado, la función del conocimiento sensible se verá limitada.

Este conocimiento que se realiza por medio de los sentidos y está dirigida
hacia objetos que son materiales (denominados “sensibles”) se realiza en un
momento y lugar determinados (acá surge nuevamente la condición espacio-
temporal a la que estamos sujetos). Es necesario redefinir el concepto de
“materiales”, dado que cuando decimos que los sentidos conocen todo lo que sea
material, esto no es sólo lo que se puede ver y tocar, sino que material será todo
aquello que pueda ser captado por cualquiera de los sentidos. Entonces un olor o
un sabor o un sonido son objetos materiales porque son percibidos por los sentidos.
Si no tuvieran esta condición no podrían ser conocidos o captados sensiblemente.

Por lo tanto, todo lo que nos rodea es factible de que lo conozcamos


sensiblemente. Toda la realidad circundante es conocida por alguno de los
sentidos, sea que intervenga un solo sentido para conocerlo (se trataría de un
objeto o sensible propio) o de que intervengan en forma simultánea dos o más
sentidos (sensible común). Por lo tanto, nada escapa a la sensación externa
(excepto el caso de no prestar atención o que estemos afectados corporalmente y
ello nos impida o limite la sensación).

Por ejemplo, cuando tenemos en nuestras manos un libro, éste se trata de un


objeto o sensible común pues el mismo es posible de ser conocido mediante la
acción de dos o más sentidos, es común a varios sentidos; en este caso intervienen
el tacto y la vista para conocerlo. Si al caminar por alguna calle de la ciudad
sentimos música que proviene desde algún lugar (sin ver quienes la ejecutan) ese
sonido sólo lo percibimos por el sentido de la audición, entonces aquel objeto que
sólo se percibe por un único sentido se denominó objeto o sensible propio.

A los fines de profundizar en el estudio del conocimiento a continuación se


expondrán características del mismo. De acuerdo a la constitución esencial del
hombre (un ser corpóreo-espiritual y por lo tanto partícipe de dos dimensiones:
material y espiritual) ello permite sostener que el hombre tiene un tipo de
conocimiento que es sensible e intelectual. Todos los animales poseen el
conocimiento sensible (o también llamado “sensibilidad”) porque todos poseen los
llamados sentidos pero en el caso del hombre (animal racional), posee además del
conocimiento sensible, el conocimiento intelectual (o intelección).

El siguiente es el esquema de cómo conoce el hombre y en virtud del mismo se


analizarán los distintos pasos.

Externo
Sensible
Hombre Conocimiento Interno
Intelectual
78

El conocimiento sensible externo

Primeramente se distinguirá que en el conocimiento sensible externo intervienen


tres elementos: los sensibles, los sentidos y la sensación.

1. Los sensibles constituyen el objeto de los sentidos, es lo que los sentidos


van a conocer. Los sensibles constituyen todo el universo material que nos
rodea. Entre los innumerables objetos que sentimos, éstos se pueden
clasificar o más bien distinguir entre: objeto propio y objeto común.
El objeto propio o sensible propio es el que sólo es perceptible por un
sentido (por ejemplo, los sonidos, la música sólo los percibe el sentido del
oído, los olores son captados solamente por el sentido del olfato). El objeto
o sensible común, es aquella cosa que es captada por dos o más sentidos.
Por ejemplo, el movimiento, es captado por el sentido del tacto, de la vista,
un auto es percibido por la vista, el tacto, el oído si éste se desplaza, el
olfato si éste despide olores)
2. Los sentidos son una facultad por medio de la cual se conoce algo (los
sensibles). La función de ellos consiste en poner al ser vivo en relación con
el medio físico en el que tiene que vivir, y al que, para vivir, tiene que
adaptarse. Todos los sentidos concurren a este fin. Entonces, el objeto de
los sentidos es el medio físico o el universo material o el conjunto de los
cuerpos con los que estamos en relación. Es una potencia pasiva, en el
sentido de que comienza a funcionar cuando es impresionada por algo, por
alguna cosa.
Desde un punto de vista filosófico, la naturaleza de los sentidos consiste en:
a. un sentido es una facultad. Es decir, un sentido no es un ser
independiente, una substancia pues no tiene existencia propia, no existe
separado sino que existe en un ser vivo.
b. el sentido es una potencia pasiva. El sentido entra en actividad
solamente si es movido, es decir, excitado o estimulado desde el
exterior.
c. el sentido no es ni material ni espiritual. No es puramente material,
corporal, no se reduce al órgano, a lo meramente corpóreo. Tampoco es
espiritual, sino que más bien el sentido se apoya en algo corporal para
poder funcionar.
Ya los antiguos distinguían cinco sentidos: el sentido de los colores: la vista;
el de los sonidos: el oído; el de los sabores: el gusto; el de los olores: el
olfato; el de la resistencia: el tacto.
3. La sensación es un fenómeno psíquico consistente en un acto de
conocimiento. Los sentidos conocen a los sensibles por medio de la
sensación.
Como características podemos señalar:
a. la sensación es un fenómeno psíquico.
b. la sensación es un acto de conocimiento.
c. la sensación es un conocimiento relativo. Es relativo a la naturaleza de
los sentidos, cada sentido conoce lo que lo corresponde, la vista conoce
una superficie coloreada, el oído los sonidos, etc. Es relativo al estado
del sentido: influye acá la salud, la fatiga, la lesión del órgano del
sentido. Es relativo a las demás sensaciones, es decir, a lo que ya
conocemos y que se agrega para seguir conociendo. Es relativo a la
atención que se preste para conocer (por ejemplo, podemos estar
mirando al docente explicar pero pensando en otra cosa: por lo tanto el
conocimiento que debiéramos adquirir a partir de esa explicación no se
logra). Es relativo a la presencia de factores externos (por ejemplo, en
una clase donde el docente está exponiendo y hay fuertes ruidos
79

exteriores ello impide que los alumnos puedan atender debidamente por
la presencia de estos factores provenientes desde el exterior).
d. la sensación es una intuición. La intuición puede definirse como el
conocimiento inmediato de un objeto concreto presente. En el
conocimiento sensible, el objeto es concreto y que, además está
presente a los sentidos: un auto que se ve, éste es concreto y está frente
a los sentidos. Por último el conocimiento sensible es inmediato, es decir
que se produce sin razonamiento.

En cuanto a la explicación de cómo sucede la sensación, se tiene que reconocer


que el sentido, por ser una potencia pasiva, permanece en potencia de sentir
mientras no es excitado. Es decir, está en estado pasivo si no hay qué conocer, si
no hay algún objeto que lo estimule. Presentado un objeto cualquiera, éste estimula
la acción del sentido para que conozca. El sentido excitado reacciona según su
naturaleza, conoce lo que cada sentido le corresponde conocer (la vista los colores
y el tamaño, etc.)

De allí que se define a la sensación como “el acto común del que siente y lo
sentido”. O sea, que en la sensación se debe reconocer la intervención simultánea
del sujeto (el que siente) y del objeto (lo sentido).

El conocimiento sensible externo puede esquematizarse de la siguiente manera:

Acción de conocimiento
Hombre Cosas

Sentidos Sensación Sensibles

El hombre está frente a todas las cosas que nos rodean (denominados
“sensibles”). Frente a ellas se realiza la acción del conocimiento (“sensación”) por
medio de las facultades que posee (los “sentidos”).

El conocimiento sensible interno

Conocimiento sensible Conocimiento sensible


externo interno

Los sentidos externos para poder realizar su acción necesitaron de la presencia de


algo para que impacte a los sentidos y comenzara el proceso del conocimiento. La
primera diferencia que surge con los sentidos internos, es que éstos no necesitan
de la presencia de la cosa para funcionar. Trabaja con las sensaciones
provenientes de los sentidos externos, necesitan de aquello que los sentidos
externos captaron. Los sentidos internos son cuatro: el sentido común, la
imaginación, la estimativa o cogitativa y la memoria sensible. Brevemente veamos
cada uno de ellos.

1.- El sentido común (también llamado conciencia sensible) es el sentido que


distingue y une las distintas sensaciones provenientes de cada uno de los
sentidos externos. Es el que experimenta las diversas sensaciones y las
compara; es decir, las recepciona y las distingue (“sabe”, reconoce cuál
proviene de cada sentido), pero uniéndolas a fin de formar nuevamente ese
objeto que se está conociendo.
2.- La imaginación, su función es la representación de un objeto en su ausencia,
80

es el sentido que recibe las distintas sensaciones (luego del sentido común) y
les saca una copia llamada “fantasma” o “imagen”.
En este sentido se dan, además, dos funciones que son la conservación y la
reproducción de las imágenes. La conservación es lo que comúnmente se llama
memoria; en ella se depositan las imágenes, se "guarda" la copia o imagen
sacada. La reproducción (o evocación o también reminiscencia) consiste en
actualizar, evocar, traer al presente la imagen ya guardada, es reconstruir las
distintas sensaciones, armar en el interior del hombre lo sucedido mediante las
sensaciones (sólo como información, agregamos que se dan dos desviaciones
en este sentido: la ilusión y la alucinación).
3.- La estimativa es un elemento de conocimiento implicado en el instinto. Es una
función de conocimiento que permite conocer la utilidad o la nocividad de las
cosas percibidas (por ejemplo, al percibir un animal irracional la cercanía de un
peligro o de temor frente a otro animal más robusto). Es decir que a cada
imagen elaborada, este sentido agrega una percepción sobre cómo es esa
imagen (si es útil o no, buena, mala, alegre, triste, etc.).
La estimativa es la función de conocimiento de los irracionales, mientras que la
cogitativa es la misma función, pero considerada en el hombre. Este sentido
será posteriormente asumido por la razón o inteligencia.
4.- La memoria es la facultad de conservar y de reproducir imágenes. Lo que
especifica a la memoria es su relación con el pasado. Su acto es el
reconocimiento de los recuerdos, el reconocimiento de una imagen en cuanto es
referida al pasado. Por eso la memoria supone una imagen (elaborada por la
imaginación) y una cierta percepción o apreciación del tiempo.

En conclusión, primero se realiza el conocimiento sensible externo (allí


intervendrán los distintos sentidos conforme sea el objeto a conocer); luego de este
primer paso toda esa información es recibida por el conocimiento sensible interno
(en esta fase intervienen cada uno de los sentidos descriptos): como finalización
de este proceso cognoscitivo sensible se elabora la denominada “imagen”, la cual
es una representación o copia de la realidad (que será más completa mientras más
información sensible se haya percibido). Esta imagen será transferida al
conocimiento intelectual en el caso del hombre (en el caso de los animales
irracionales su conocimiento finaliza en este punto).

EL CONOCIMIENTO INTELECTUAL O INTELECCIÓN

La inteligencia tiene como objeto el conocer. Este conocimiento supone que


previo a él se desarrolló el conocimiento proveniente de los sentidos. Si éste (el
sensible) no se realiza no puede realizarse el conocimiento de la inteligencia. “No
hay nada en la inteligencia que antes no haya pasado por los sentidos” afirmaba
Aristóteles, remarcando no sólo la necesidad del conocimiento sensible sino
también su precedencia cronológica, lógica y gnoseológica.

Por lo tanto, el conocer por la inteligencia se realiza a partir de los datos que
aportan los sentidos (es el llamado objeto directo de la inteligencia). Con ellos la
inteligencia conoce “algo más” de lo que los sentidos aportan. Éstos, los
sentidos conocen cualidades sensibles, o sea aquello para lo que los sentidos están
preparados (el oído, los sonidos; el tacto, la superficie y su textura, temperatura,
etc.). Cada sentido conoce aquello a lo cual está dirigido y previamente
determinado. Pero todo lo conocido no supera el orden de lo material: un color, un
sabor, una forma física, etc.
81

La inteligencia capta algo más que esto. Abstrayendo lo que captó cada sentido y
que le pertenece de modo propio a cada objeto, la inteligencia puede descubrir algo
que se puede aplicar o predicar de todas las cosas. Descubre la esencia de cada
cosa, esta esencia es de características universales, vale para todo objeto.

Por eso, por los sentidos se podrá a conocer al hombre que se llama Juan y tiene
tantos años, es de tal altura, sus rasgos físicos son tales: estos datos los
conocemos mediante los sentidos. Pero trascendiendo a los mismos la inteligencia
descubre algo que escapa a los sentidos y vale para todo hombre: no es la altura ni
las dimensiones físicas, sino aquello por lo cual es hombre, descubre lo universal
en él, descubre la esencia. Y ésta es tan universal que es aplicable a todos los
seres de la misma especie. De la misma manera procede la inteligencia con todas
las cosas que va conociendo.

Por eso el objeto de la inteligencia será el conocer lo que va más allá de lo material.
De allí que su objeto es algo espiritual porque ella misma es espiritual. Es decir
hay una adecuación entre el objeto conocido y el medio por el cual se conoce.

Conocimiento sensible Conocimiento intelectual

El conocimiento intelectual se realiza a partir de y en base al conocimiento sensible


y trabajará con los datos provenientes de los sentidos, pero no en su totalidad, sino
que para que se realice plenamente dejará de lado aquellos datos que no le sirvan,
los abstraerá.
Este conocimiento se realiza por medio del ejercicio de la facultad de la
inteligencia.

De la misma manera que se estudió en el conocimiento sensible, en esta fase se


pueden reconocer los siguientes elementos:

La facultad, medio o instrumento de conocimiento: la inteligencia.

El objeto del conocimiento: son los datos provenientes desde los sentidos. Éstos
serán denominados “inteligibles”.

La acción realizada: la intelección.

Acción de conocimiento
Hombre Cosas

Sentido Sensación Sensible


s s

Inteligencia Intelección Inteligibles

El proceso del conocimiento humano posee dos partes: el conocimiento sensible y


el intelectual. Ambos se complementan: el sensible quedaría incompleto si no se
continuara con el intelectual y éste no se realizaría si antes no se concretó el
sensible. Esto significa afirmar que el hombre posee dos vías o dos modos de
82

acceso a la realidad que nos rodea: por medio de los sentidos y por medio de la
inteligencia.

El modo de conocimiento intelectual es la forma propia que los hombres tenemos


de captar la realidad, o sea, sobre la base de lo que se percibe sensiblemente se
realiza esta otra forma, por lo tanto todas las cosas del mundo físico que nos
rodean las conocemos sensible e intelectualmente.

Inteligencia

Hombre Cosas del mundo físico

Sentidos

Por ello es que el conocimiento humano –desde este punto de vista- es superior al
conocimiento animal debido a la presencia e integración de las vías de
conocimiento (no se niega que si se considera sólo el conocimiento sensible hay
especies animales que superan al hombre: animales con mejor olfato o mejor
audición, etc.).

Conocer de esta manera es en cierta manera “apropiarse” de las cosas del mundo.
Esta apropiación significa que esas cosas u objetos forman parte de mí desde ese
momento. A partir de la instancia del conocimiento el objeto ha sido incorporado y
todo ese cúmulo de información, datos, vivencias, situaciones van conformando el
amplio mundo interior experiencial que sirve de base para la formación personal.
Ello genera en alguna medida lo que se denomina el conocimiento vulgar 60 o
natural. Es todo lo inmediato que percibimos sensiblemente y que analizado
racionalmente el hombre encuentra el porqué de las cosas, de esa manera busca
las causas de las cosas (este es otro punto diferencial con los animales
irracionales: mientras que éstos no superan el nivel del conocimiento sensible, por
lo tanto no conocen por qué o la finalidad de cada una de las cosas, el hombre sí lo
hace, pudiendo trascender entonces este orden y remontarse en el orden causal
hasta llegar a plantearse por la primera causa de todas las cosas) 61.

Todo lo que existe en el universo es captado por los sentidos y por la inteligencia.
Entonces de todas las cosas que están presentes el hombre puede tener dos
apreciaciones:

 la que por medio de la información que los sentidos proporcionan, y


 lo que por medio de la inteligencia se elabora

En el primer caso la información recogida es por medio de los sentidos: el color del
objeto, su forma, su tamaño, olor, etc. (estas son características particulares
propias de cada objeto). En el segundo caso, la inteligencia busca trascender lo
simplemente material para hallar algo que sea de característica universal y
permanente: la esencia de cada uno de las cosas.

60
PVulgar proviene de la palabra “vulgo” que significa lo que es común a todos.
61
En la medida que el hombre conoce las causas de las cosas, las cuales las obtiene de manera ordena y sistemática genera el
denominado conocimiento científico y conocimiento filosófico.
83

___ ___ ___


Características universales
Conocimiento
(esencia)
intelectual
Hombre Cosas
Conocimiento Características particulares (la
___ ___ ___
sensible forma, el tamaño, color, etc.)

ENTONCES: A TODAS LAS COSAS EL HOMBRE LAS CONOCE DE ESTA FORMA: APLICANDO
TODAS SUS FACULTADES COGNOSCITIVAS (SENTIDOS E INTELIGENCIA).

La intelección es la acción que realiza la inteligencia con la finalidad de conocer los


denominados inteligibles. Estos tres elementos conforman el denominado
conocimiento intelectual. Si bien es una acción intelectual o espiritual, sin embargo
es necesaria la presencia de un órgano físico sin el cual no se podría desarrollar
esta acción.

Por medio de este órgano físico (el cerebro) es mediante el cual se realiza la
intelectualidad; sin embargo se debe aclarar que aunque decíamos que es
necesaria la presencia del mismo, no obstante no es totalmente dependiente del
mismo (esto puede observarse con claridad pues muchos animales poseen cerebro
o masa encefálica pero no son inteligentes 62): por lo tanto podemos afirmar que el
cerebro es condición para que se realice la acción del pensar, pero no es condición
necesaria y suficiente (pues como recién se afirmó, muchos animales poseen
cerebro pero no realizan la acción del pensar 63). Esto implica sostener que el
pensamiento, la vida racional tiene bases orgánicas (se realiza mediante un órgano
cerebral) pero no es todo dependiente de ella (caso contrario todos los animales
pensarían).

Por otro lado, la presencia de este tipo de manifestaciones es la que nos permite
apreciar que no todo lo que el hombre realiza es de características materiales, sino
que efectúa acciones inmateriales o espirituales (lo cual es conforme a la
característica esencial del hombre: un ser corpóreo - espiritual). Ésta es su esencia:
el ser material (porque poseemos un cuerpo que está sujeto a todas las condiciones
del mismo) y espiritual (lo cual le permite participar en otro orden: éste es la base
de las realizaciones de acciones de ese tipo: espirituales).

La espiritualidad en el hombre no sólo le permite realizar acciones de este tipo sino


que es la base para características que le son esenciales: la moralidad, la
religiosidad, la capacidad abstractiva. Es decir es la apertura hacia otra realidad,
realidad de la cual no participan todos los seres que habitan en el universo; lo cual
nos lleva a afirmar que la moralidad, la religiosidad, la posibilidad de hacer ciencia
es netamente humana.

Muchos pensadores (filósofos, antropólogos, biólogos) han pretendido encontrar en


ciertas actitudes de algunas especies animales rasgos de conducta inteligente lo

62
Entendemos por ser inteligente la capacidad racional de resolver todo lo que se presenta, como así también la capacidad de
trascender el universo físico abordando otras cuestiones. De allí y en función de esto es que podemos sostener la moralidad, la
religiosidad, la capacidad abstractiva para el desarrollo del lenguaje, la ciencia, el arte, la poesía, etc. No es lo mismo esta
capacidad intelectual que la capacidad instintiva propia de los animales, que es mediante la cual resuelven sus situaciones en
el universo.
63
Algunos especialistas sostienen que los mamíferos son inteligentes por la realización de
determinadas acciones. En este sentido entenderemos la posesión de la inteligencia pero en sentido
amplio, dado que en rigor, los animales no poseen la capacidad abstractiva y espiritual mediante las
cuales realizan acciones que superan el orden material e instintivo.
84

cual les permite suponer la presencia de la inteligencia (por ello afirman que ésta no
es sólo una característica humana sino más bien animal).

Se debe entender que ante la presencia de acciones aisladas, espontáneas, no


deliberadas no debe inferirse en consecuencia actividad inteligente o la presencia
de facultades superiores, como son la inteligencia y la voluntad.

Justamente el comportamiento inteligente humano dejó huellas en la naturaleza


modificándola para adaptarla a sí mismo, lo vemos en la transformación del medio
ambiente (mientras que los animales continuaron viviendo de la misma forma que
siempre lo hicieron). El hombre transformó la naturaleza imprimiendo en ella sus
fines (exploratorios, conocimiento de la misma, habitacionales, etc.) de tal manera
que el mundo no es el mismo desde la aparición del hombre.

La sucesiva transformación de la naturaleza muestra la “mano del hombre” y a


través de ella podemos conocer sus intenciones (esto no sucede con los animales:
los mismos –por ejemplo- siguen viviendo de la misma manera desde siempre, la
abeja construyendo a la perfección sus celdas hexagonales, el hornero, el castor,
etc.; mientras que el hombre desde aquella imagen de vivir a la intemperie o
guarecido en cuevas a los modernos rascacielos o distintas formas habitacionales
revela una actitud inteligente de permanente cambio en la naturaleza).

De la misma manera que comentamos el aspecto de la vivienda, se podría evaluar


toda la conducta, para citar solo algunos aspectos: los alimentos, la manera de
organizarse socialmente, la aparición y desarrollo de una escritura, etc.

En conclusión: afirmamos que la inteligencia es una facultad espiritual


exclusivamente humana mediante la cual resuelve su manera de ser y actuar
en el mundo.

Ésta (la inteligencia) tiene como objeto conocer las cosas, pero de una manera
diferente a los sentidos, trasciende la información que ellos le proporcionan para
“buscar algo más”, totalmente imperceptible a los sentidos. Se trata de la esencia
de las cosas, entendiendo por la misma “aquello que hace que una cosa sea lo que
es y no sea otra cosa”.

Por esta definición debemos entender lo siguiente:

Todos los seres somos poseedores de una esencia.


La esencia de los seres no es la misma. Por ejemplo, la esencia del ser humano no
es la misma que la esencia de un perro, ni está la misma que la de un gato.
Compartimos el hecho de poseer una esencia pero sin embargo, ésta no es la
misma en los diferentes seres que habitan en el universo.
Entre los seres existe una diferencia esencial. Es decir, lo que diferencia a todos los
seres es la esencia: no es lo mismo la esencia del hombre que la del perro o
cualquier otro ser.

Captar la esencia o darnos cuenta de ésta no obedece a una percepción sensible


sino a una acción superior, la intelectual. Este es el primer objeto que se capta y se
logra mediante la abstracción, la cual consiste en que a partir de la imagen sensible
formada por los sentidos, se procede a despojar o dejar de lado todas aquellas
características particulares (la forma, el tamaño, el color, etc.) para que quede
solamente lo universal (aquello que valga para todos los seres que sean idénticos):
es la esencia.
85

Decíamos que la abstracción consiste en dejar de lado, en quitar, abstraer aquello


que a la inteligencia no le sirve para poder elaborar lo que sea universal y pueda
expresarse mediante un concepto. Deja de lado (quedan retenidas en el plano
sensible) las características particulares, accidentales de las cosas conocidas. Se
desarrolla de la siguiente manera:

La inteligencia es una potencia pasiva, al principio es como una “tabla rasa” en la


que no hay nada escrito. Esta función Santo Tomás la denomina intelecto posible.
Para que el intelecto posible pase de la potencia al acto, necesita que le sea
presentado un objeto inteligible.

Esta es la especie impresa, que proviene de la experiencia sensible, de los


sentidos. Lo más elevado en el plano sensible es la imagen o fantasma (como lo
denominaba Aristóteles). De este fantasma la inteligencia obtendrá el concepto.
Entonces, la imagen es de orden sensible, permanece en el orden sensible. Al ser
recibida por la inteligencia, recibe el nombre de especie impresa.

Para pasar del plano sensible al intelectual, la iniciativa debe provenir de la misma
inteligencia. Se admite entonces, en la inteligencia una función activa: el intelecto
agente. Su papel consiste en hacer al fantasma inteligible, es decir, que la
inteligencia lo despoje de todas sus características individuales o particulares.
Realizado esto por medio de la inteligencia, lo que se obtiene es el verbo mental, el
concepto, o especie expresa.

Lo que se forma es la esencia la cual puede expresarse a través de un concepto.


Tanto la esencia como el concepto que la expresa son de características
universales (o sea, “aplicables” a todos aquellos que sean idénticos). Por lo tanto
cuando decimos “la esencia del hombre” no debe pensarse en uno en particular,
sino en todos, en la totalidad de los hombres (lo mismo debe decirse de los otros
seres).La esencia es lo que la inteligencia “descubre” en su proceso de conocer y la
expresa mediante el concepto. Esto permite dimensionar los rasgos del lenguaje
humano.

Acción de Conocimiento
Sensación Intelección
(Nivel sensible) (Nivel Intelectual)
Hombre Cosas
Conocimiento Conocimiento Intelecto
Sensible Sensible Posible Agente
externo Interno

Imagen Concepto

Abstracción

El esquema precedente representa la acción del conocimiento humano y cómo en


él se realiza la denominada abstracción. Se debe recordar que es una acción que
realiza la inteligencia pero partiendo de la imagen sensible y cuyo término (el de la
abstracción) es formar el denominado concepto.

Tanto la imagen como el concepto son elaboraciones: el primero por la imaginación


sensible y el segundo por el entendimiento o intelecto agente. Ambos representan
86

la realidad, pero no son la realidad, por ello la importancia de la sensación y de la


intelección.

Por otro lado, la posesión de la inteligencia permite el desarrollo de otra capacidad


que es el habla. Es decir, por ser inteligentes tenemos la capacidad del habla, de
haber desarrollado un lenguaje.

EL LENGUAJE

La postura que sostenemos es que el lenguaje, proveniente del pensamiento, es


una facultad exclusivamente humana y se diferencia del lenguaje animal
(haciendo uso del término de “lenguaje” en sentido amplio. Entendiendo el lenguaje
como un sistema de comunicación y desde esa perspectiva se puede aplicar a los
animales irracionales).

De esta manera podemos decir que el lenguaje sirve a los animales irracionales
para comunicar sus necesidades. En cambio, en el caso del hombre el lenguaje no
sólo comunica necesidades sino que le permite expresar su riqueza interior y todas
sus manifestaciones: culturales, científicas, religiosas, etc.

El lenguaje animal está basado en un sistema de símbolos para transmitir la


información necesaria. Se trata de un lenguaje icónico. Se pueden marcar las
siguientes diferencias entre ambos tipos de lenguajes:

El lenguaje humano no resulta del instinto, sino que debe ser enseñado. Y allí
interviene la familia en primera instancia, luego el grupo de pares y luego, las
instituciones escolares. Entonces media el ámbito de lo cultural en sentido amplio.
Todas las instituciones ayudan a la transmisión del lenguaje, no es recibido
genéticamente, en el caso de los animales, sí. Por ello el valor de todas estas
instituciones para la formación y enseñanza del lenguaje. Asimismo remarcamos el
hecho de que las instituciones ayudan a la transmisión del lenguaje, como así
también supone una base de convencionalismo: es decir, hay un acuerdo entre los
hombres de llamar de determinada manera a los objetos. Esto pasa también con el
lenguaje escrito.

No es cerebralmente localizable, es decir, si tanto los animales superiores como


el mismo hombre, tenemos masa encefálica; ¿depende totalmente el habla del
cerebro? Si así fuera, todos los animales debieran poder hablar. Pero vemos que
no es así, sino que sólo el hombre habla. Por ello la dificultad de sostener la
relación directa del habla con el cerebro.

El lenguaje animal es icónico, es decir, hay una relación directa y simple entre el
signo y el mensaje, entre lo que se hace con lo que se quiere expresar. Lo que
hace el animal con su cuerpo es para transmitir un mensaje simple, basado en sus
necesidades corporales (alimentarse, protegerse, etc.). No hay una elaboración
mayor, dado que no hay mayores necesidades para transmitir. En el caso del
lenguaje humano, éste no sólo sirve para la transmisión de sus necesidades sino
como medio expresivo de todas sus realizaciones (lo que hace culturalmente,
socialmente, etc.).

Se dice que el lenguaje es dígito: la relación entre el signo y el mensaje es


convencional o arbitraria. Los hombres, las distintas comunidades de habla fueron
elaborando los distintos lenguajes. Es decir, debemos distinguir entre la capacidad
del habla (la disposición intelectual y la disposición física -poseer fisiológicamente la
87

disposición para hacerlo) y los distintos lenguajes. La capacidad del habla es una
condición natural (salvo alguna afección particular por la cual no se pueda hablar)
mientras que el lenguaje es algo convencional. Las distintas comunidades de habla
fueron elaborando sus distintas maneras de expresarse sobre la base de esta
disposición natural al habla.

Al ser algo desarrollado convencionalmente, significa que también puede variar


convencionalmente, esta variabilidad está sujeta a las condiciones espacio-
temporales: depende el lugar donde estemos será la lengua que se hable e,
incluso, estando en el mismo lugar podemos ver cómo la propia lengua cambia a
través del tiempo. Esta modificación es exclusiva del lenguaje humano, mientras
que el lenguaje animal permanece invariable a lo largo del tiempo y en forma
independiente al lugar donde se esté (un perro ladrará de la misma manera en
cualquier lugar del mundo).

Esto forma parte de la riqueza del lenguaje humano, el cual puede variar,
modificarse por cuestiones convencionales. Pensemos en cómo hay toda una
variedad de sub-lenguajes propios de los distintos grupos. Sub-lenguajes en el
sentido de que distintos grupos (de jóvenes, grupos unidos por afinidades
temáticas, grupos sociales, grupos profesionales, etc.) elaboran toda una jerga
específica y que muchas veces los restantes miembros de la sociedad no conocen
esos términos. Por eso insistimos en la característica espiritual del lenguaje. Al
decir que el lenguaje humano es dígito estamos diciendo que los signos o símbolos
del lenguaje humano son elegidos o producidos por el hombre de manera
deliberada.

En función de estas características el producto final varía en ambos lenguajes. Es


decir: el número de mensajes del lenguaje humano es ilimitado, no así en el
caso de los animales. Cuantas cosas se puede decir mediante la combinación
inteligente de sólo una veintena de letras del alfabeto. Cuantos mensajes se
pueden decir mediante la combinación de las proposiciones elaboradas por el
hombre. Cuestión que no sucede en el caso de los animales, que tienen pocos
mensajes a transmitir (líneas arriba decíamos que el lenguaje sólo es usado para
una única función que es la de transmitir necesidades).

En conclusión, no es lo mismo el lenguaje humano que el lenguaje animal. Uno


(el lenguaje animal) tiene una base fisiológica; mientras que el lenguaje humano
tiene raíz intelectual o espiritual. Decimos que son radicalmente diferentes, por
cuanto no sólo la base o raíz son diferentes sino también su contenido, su modo de
transmisión y su finalidad son esencialmente diferentes.

Tampoco se puede pensar en una diferencia de grado, o sea que el lenguaje


humano es un grado más en la evolución animal, sino que hablamos de una
diferencia esencial: ambos lenguajes son esencialmente diferentes por todas las
características antedichas.64

En función de esto es que se puede plantear la existencia del lenguaje animal y del
lenguaje humano. Para algunos autores no hay diferencia esencial entre ambos,
sino sólo de grado o, sostienen que el segundo puede ser una evolución del
primero.

El lingüista Sapir definió el lenguaje como “un método exclusivamente humano y no


instintivo de comunicar ideas, emociones y deseos por medio de un sistema de

64
Cfr. La siguiente página HTUhttp://www.correodelmaestro.com/anteriores/2007/mayo/2anteaula132.htmUT
En ella podemos apreciar conceptos diferentes, pero no por ello se los debe dejar de lado, respecto del presente tema.
88

símbolos producidos de manera deliberada.” PF65FP En esta definición de Sapir se


encuentran algunos de los elementos distintivos del lenguaje humano respecto del
animal. Lo analizamos con el siguiente cuadro comparativo:

Lenguaje Animal Lenguaje Humano


Origen Es instintivo e involuntario. No hay base instintiva apreciable.
No es resultado de un instinto.
Modo Es una función relativamente simple que No es una función programada
cuenta con órganos más o menos filogenéticamente.
específicos para cumplirla. No existen órganos exclusivos del lenguaje ni
áreas cerebrales en virtud de las cuales se
produzca espontáneamente el habla.
El lenguaje arraiga en el área de la corteza
cerebral inespecializada.
Transmisión Es instintivo, por lo que es el mismo en Se transmite de modo social y varía de unos
los animales aislados y en grupo, grupos humanos a otros.
transmitiéndose de modo biológico. El lenguaje no puede ser explicado desde la
biología porque el hombre habla siempre en
una lengua concreta que es un producto
cultural y que se transmite socialmente.
Toda lengua es un producto cultural.
Mensaje a No es un vehículo de comunicación. El lenguaje es dígito. Los mensajes se
transmitir Los sonidos que emite son respuestas construyen a partir de diversos elementos
reflejas inmediatas a una sensación. distintos entre sí, siendo las relaciones entre
El lenguaje es icónico. signos y mensajes total-mente arbitrarios.
Icónico: si la relación entre un mensaje y Tienen referencia a objetos del entorno.
la señal es simple y directa. Cada signo Puede tener lenguaje icónico: quejido, gritos
representa un solo y el mismo mensaje. de dolor, etc. Éste es involuntario, instintivo y
Ej.: el baile de las abejas. Estos signos que no ha de ser aprendida. El lenguaje
están ligados a las sensaciones o icónico sí puede considerarse como una
emociones de hambre, de sed, de evolución del icónico animal.
satisfacción, etc.
El número de señales es limitado. Posibilidad de emitir y recibir un número
ilimitado de mensajes.
El lenguaje permite la creación incesante de
nuevos mensajes, que pueden ser
comprendidos.
Se forman nuevas proposiciones con viejas
palabras.
Esto implica que el pensamiento es la forma
del lenguaje.
El lenguaje no es posible sin el pensamiento.

Por ello no se puede sostener el mismo concepto de lenguaje en un caso o en otro


(excepto como simple comunicación). Sin embargo los orígenes del mismo son
diferentes, por ello es que el lenguaje del hombre no es solo transmisión de
información en respuesta a una necesidad sino que va más allá. Expresa todo lo
que elabora interiormente y se comunica con los demás, es el medio por el cual se
abre a los demás semejantes comunicando, uniendo, dando a conocer infinidad de
cosas.

65
P PSapir, Edward.T HTTIdioma: Una introducción al estudio del hablaTHT. Nueva York (USA). 1921
89

El lenguaje es el medio de expresión de los pensamientos, el vehículo de


transmisión del mismo, pero que a su vez lo condiciona. Esto quiere decir que el
pensamiento (por ser de características inmateriales o espirituales) debe ajustarse
a su vehículo transmisor que es el lenguaje. Éste a su vez se realiza por medio de
nuestro cuerpo (características materiales) y, en consecuencia, debe adaptarse a
él.

Es decir, se remarca la prioridad del pensamiento sobre el lenguaje, pero para que
el primero sea transmitido se hace uso del lenguaje y éste requiere de los órganos
corporales que cumplen tal función. Allí es cuando sostenemos el condicionamiento
que puede experimentar, debido a que puede existir algún impedimento físico, o
carencia de palabras, etc., que hacen que no se exprese debida y acabadamente lo
pensado.

Nivel o Nivel o
ámbito de la ámbito
sensibilidad intelectual

Lenguaje Escritura

Imagen Concepto Concepto o Concepto o


sensible mental término oral término escrito

Abstracción

El esquema precedente muestra que primero se realiza la acción del pensar y en


virtud de ella se realiza la acción del habla. A posteriori, se realiza la acción del
escribir (esto lo apreciamos en la realidad: no todos los hablantes saben escribir).

La intelección realizada por el hombre consistirá en penetrar la realidad íntima de


las cosas para encontrar aquello que le caracteriza y lo especifica: el objeto último
es descubrir la esencia que es formulada o expresada a través del concepto.
Tienen la características de ser generales, es decir de valer para todos los seres
que pertenecen a la misma especie. Por ello es que necesariamente la inteligencia
debe trascender lo material, quitando o despojando a las imágenes sensibles de
sus cualidades particulares. Ello es lo que le permitirá alcanzar la esencia.

En la práctica cotidiana, todos vemos cosas a nuestro alrededor, es decir objetos


individuales. Las sillas de la casa, las personas que nos rodean, los vehículos que
circulan, los colores de cada una de las infinitas cosas que vemos y están a nuestro
alcance. Toda esa información la percibimos por los sentidos: “vemos” cosas
coloreadas, caminamos por las calles y “oímos” sonidos, mediante el olfato
“percibimos los olores”, es decir, hay un ejercicio continuo de los sentidos externos.
De esa información que es transmitida a los sentidos internos es que se formará la
imagen, la cual representa lo que se conoció mediante los sentidos externos y de
esa imagen formada es que la inteligencia intervendrá para que abstrayendo forme
el denominado concepto universal.

Entonces la inteligencia capta características inmateriales de las cosas materiales.


Por eso es que afirmamos que la inteligencia es una facultad espiritual porque
desarrolla su acción en el nivel de la inmaterialidad: ello le permite conocer
realidades que no son puramente materiales (por ejemplo, el desarrollo de la
ciencia, del lenguaje, entre otras cosas).
90

Aristóteles sostenía diversos grados de abstracción (el físico, el matemático y el


metafísico): esto representa cómo el hombre puede –en forma sucesiva y
progresiva- desarrollar y alcanzar distintos niveles de inmaterialidad en el proceso
cognoscitivo. Este proceso gradual cognoscitivo tiene a su vez un desarrollo
cronológico y psicológico; por ejemplo, pensemos en los bebés y cómo la primera
información que captan es aportada por los sentidos, sin alcanzar aún un nivel de
abstracción, pero a medida que crece y comenzando la escolaridad se le enseñan
distintos nombres asociados a objetos concretos.

Por ejemplo la acción de sumar estará referenciada con objetos (“5 manzanas + 5
manzanas = 10 manzanas”), pero luego se dejará de lado la referencia a las
manzanas y a cualquier objeto y se expresará simplemente “5 + 5 = 10” (habremos
efectuado la abstracción física, que significa haber dejado de lado las cosas físicas
o materiales). Posteriormente se nos hablará de qué es la suma (no importa que
sea “5 + 5” o cualquier otra cifra): se trata de la abstracción matemática.

Finalmente se puede alcanzar la abstracción metafísica cuando nos planteamos por


las cosas mismas, su esencia, etc. Pero todo esto ocurre a través del tiempo, no es
logrado de inmediato (por eso se hacía mención a que estos grados de abstracción
obedecen a un proceso cronológico).

Alcanzar este nivel abstractivo implicó dejar de lado, trascender lo simplemente


material permitiéndonos alcanzar realidades que son puramente inmateriales o
espirituales, por ejemplo, el establecer principios inmateriales: los principios
morales o sostener la existencia de un ser que sea puramente espiritual (que es la
base de la religiosidad).

En definitiva, lo que conoce la inteligencia realizando su propia acción (la


intelección) es lo que denominamos “inteligibles”. El captar la esencia de las cosas
eso es común a todas las cosas (es lo que se denomina el “objeto común”). Luego,
en un segundo momento la inteligencia puede descubrir que si bien la esencia del
hombre es común a todos los humanos, sin embargo, en los hombres existen
diferencias (rasgos físicos, culturales, psicológicos, etc.): esto permite afirmar que
también conoce el denominado “objeto propio” que es la manera cómo la esencia
es en cada uno de los distintos seres del universo.

Por ello, este nivel de abstracción exclusivamente humano le permite el desarrollo


de todas sus potencialidades ampliando sus horizontes cognoscitivos y de
realización de sí mismo.

El hombre es esencialmente diferente respecto a todos los seres que habitan en la


naturaleza. Esta diferencia radica en que el hombre no es sólo un ser corpóreo o un
ser material sino un ser espiritual, por ello hemos afirmado que el hombre es un ser
corpóreo-espiritual.” 66

La abstracción
La abstracción consiste en dejar de lado, en quitar, abstraer aquello que a la
inteligencia no le sirve para poder elaborar el concepto. Deja de lado (quedan
retenidas en el plano sensible) las características particulares, accidentales de las
cosas conocidas. Se desarrolla de la siguiente manera:

66
López filo i derecho.
91

a. la inteligencia es una potencia pasiva, al principio es como una "tabla rasa"


en la que no hay nada escrito. Esta función Santo Tomás la denomina
intelecto posible. Para que el intelecto posible pase de la potencia al acto,
necesita que le sea presentado un objeto inteligible.
Esta es la especie impresa, que proviene de la experiencia sensible, de los
sentidos. Lo más elevado en el plano sensible es el fantasma o la imagen.
De este fantasma la inteligencia obtendrá el concepto. Entonces, la imagen
es de orden sensible, permanece en el orden sensible. Al ser recibida por la
inteligencia, recibe el nombre de especie impresa.
b. Para pasar del plano sensible al intelectual, la iniciativa debe provenir de la
misma inteligencia. Se admite entonces, en la inteligencia una función
activa: el intelecto agente. Su papel consiste en hacer al fantasma
inteligible, es decir, que la inteligencia lo despoje de todas sus
características individuales o particulares. Realizado esto por medio de la
inteligencia, lo que se obtiene es el verbo mental, el concepto, o especie
expresa.

En conclusión. Si hablamos del conocimiento humano debemos pensar que se


realiza mediante los sentidos (conocimiento sensible) y mediante la inteligencia
(conocimiento intelectual). A su vez, debemos pensar en las distintas facultades
intervinientes: los sentidos y la inteligencia. Con ella saber que la instancia sensible
es propia de la animalidad, mientras que la espiritualidad o intelectualidad es
exclusiva del hombre.

Esta visión se apoya en lo que es el hombre: una doble realidad, un ser corpóreo-
espiritual. Un ser que tiene cuerpo (materia) y tiene alma (lo espiritual). En cada uno
de ellos se "apoyan" o inhieren las distintas facultades cognoscitivas mencionadas
recientemente.

Conocimiento
Realidad
C.S. C.I.

Abstracción

Abordaje actual de las Inteligencia Múltiples


Leer artículos de LECTURA 7

Abordaje actual desde el Pensamiento Complejo

 Lectura 6.1: Introducción General al Pensamiento Complejo. Desde los


Planteamiento de Edgar Morin.
 Lectura 6.2: ¿Qué es el Pensamiento Complejo?
 Lectura 6.3: Cátedra unesco. ¿Qué es el Pensamiento Complejo y
Complejidad?
 Lectura 6.4: El pensamiento complejo de Edgar Morin y los siete saberes
necesarios para la educación del futuro.
 Lectura 6.5: Pensamiento complejo.
 Lectura 6.6: estamos en un Titanic. Edgar Morin.*
92

UNIDAD VII

“EL HOMBRE SER LIBRE: LOS APETITOS HUMANOS,


DIVERSIDAD

Anteriormente se hizo mención a la existencia de los apetitos y de las tendencias.


Si bien, usualmente son usados como si fueran sinónimos, en rigor no lo son.

Por tendencias entendemos aquella característica común a todos los seres (tanto
racionales como irracionales, animados e inanimados). Es por medio de lo cual
determinado ser alcanza algo. Por ejemplo: en las plantas la tendencia a crecer, en
una lapicera que puedo tener en mi mano y al soltarla, tenderá a caer, en el hombre
la tendencia a crecer, etc. Es decir, todos los seres poseemos tendencias y se trata
de una propiedad natural en todos ellos.

Pero no es lo mismo que el apetito, el cual consiste en un deseo o un querer algo.


La apetencia radica en algo que se quiere conseguir, el cual puede provenir desde
el instinto (caso de los animales irracionales) o desde el deseo consciente de los
hombres. El animal apetece o desea guarecerse porque siente frío y buscará la
manera de resolver esa situación. El hombre ciertamente que puede sentir lo mismo
que el animal y busca igualmente solucionar eso, pero debido a su racionalidad
elaboró diferentes maneras de llegar a una solución. Además observamos que el
hombre busca, desea alcanzar objetivos superiores a los materiales, todo ello
debido a su espiritualidad.

En función de estos conceptos podemos establecer la siguiente clasificación:

Natural

Apetito Irascible
s
Sensible Pasiones
Elícito Concupiscible
Intelectual

El apetito natural es aquel que recientemente hemos denominado “tendencia”. Por


ser natural, lo poseen todos los seres.

El apetito elícito lo poseen solo aquellos seres que poseen conocimiento. Por ello el
mismo se divide de acuerdo a las formas de conocimiento: sensible e intelectual.

Lo común en los apetitos sensible e intelectual es que ambos buscan o quieren


cosas, pero la diferencia radica en qué tipo de cosas son las buscadas. En el caso
del apetito sensible se trata de objetos materiales y en el caso del apetito intelectual
se trata de objetos inmateriales o espirituales. Se complementan y esto lo vemos
claramente en el hombre porque en él están presentes ambos.

Por ejemplo, un estudiante que sentado frente a libros de una materia consume
alguna infusión, come algunas galletas, porque desea hacerlo y además desea
aprobar la materia. El hecho de desear aprobar la materia se trata del apetito
93

intelectual que simultáneamente se realiza mientras está consumiendo algo, que es


el apetito sensible.

Conforme a lo que se dijo anteriormente, la forma propia de realización humana es


mediante la racionalidad, la cual está orientada a los deseos (intenciones,
tendencias, metas a alcanzar, etc.) que el hombre se plantea y se plantea tanto a
nivel de la sensibilidad como a nivel de su espiritualidad.

APETITO SENSIBLE

Lo que conocemos por medio de los sentidos o de la inteligencia genera luego un


gusto o disgusto, agrado o desagrado; es decir, hay una “reacción” en nosotros, no
somos lo mismo porque hemos incorporado algo proveniente desde las facultades
de conocimiento. En función de esto (del gusto, del agrado, etc.) surge la apetición.
Ésta es “toda tendencia o deseo hacia algo”. Pero ese algo debe ser conocido, se
trata de una realidad conocida. Por ello el apetito surge como consecuencia del
conocimiento (hay una prioridad del conocer sobre el apetecer), es decir, no se
puede desear o apetecer aquello que no conocemos.

Entonces tendemos o deseamos aquello que hemos conocido. Este deseo o


tendencia puede ser en dos sentidos. Tender en el sentido de búsqueda: lo
conocimos y nos agradó, por eso lo buscamos nuevamente. O no nos gustó, nos
desagradó y lo evitamos, deseamos no repetirlo.

El principio del cual partimos es la afirmación de que todos los seres tienden hacia
un fin. Pero no todos los seres “saben” o tienen de conciencia de esto. Tanto los
seres inanimados (que no poseen alma o ánima) como los animados poseen
tendencia, es decir tienen una finalidad, un para qué. Es el sentido de finalidad o de
teleología (telos significa fin).

Así como el hombre posee un conocimiento realizado por los sentidos (el
conocimiento sensible) y un conocimiento intelectual, de manera análoga posee
una tendencia de orden sensible y una tendencia de orden intelectual o espiritual.
Esto en virtud de lo que es: un ser corpóreo-espiritual.

Las tendencias corpóreas o sensibles surgen por la condición de ser seres


corpóreos. En este punto compartimos esta realidad con los animales dado que al
poseer un cuerpo, éste está sujeto a las condiciones físicas o materiales de la
naturaleza en la cual estamos. El hambre, la sed, el frío, la necesidad de descanso,
etc., son tendencias que surgen y desean ser satisfechas. La posibilidad de
satisfacción es lo que generará la presencia de las pasiones (entendiendo a éstas
como un movimiento afectivo que surge en virtud de la presencia de una
tendencia).

Si bien se usan –en muchos casos de manera indistinta- las tendencias y los
apetitos, sin embargo son realidades distintas. Por ejemplo, podemos afirmar que
una planta tiende a crecer (pero no es consciente de ello), mientras que un animal
irracional tiene esa misma tendencia (al crecimiento) y simultáneamente posee
apetitos: deseos de comer, de descansar. De la misma manera en el hombre:
posee tendencias y apetitos.

En conclusión: esta realidad de conocer y de apetecer sensiblemente es lo que nos


permite estar en el mundo. Pero no es bajo este aspecto solamente que estamos.
94

Hemos dicho que el hombre es una realidad compleja. La dimensión corpórea se


completa con la dimensión espiritual, la cual sucede solamente en el hombre.

Por lo tanto, los apetitos tratan de los deseos y tendencias que a nivel sensible el
hombre experimenta: están vinculados a lo que corpóreamente se experimenta
(deseo de comer, de descansar, de beber algo, etc.). Es algo común, pues todos
los experimentan. Sin embargo, las circunstancias que rodean al hecho pueden
variar y ocasionar diferentes reacciones posteriores.

Debemos reconocer por un lado el apetito o deseo, la acción mediante la cual se


realiza y el resultado de la misma (o sea, que se obtenga o no lo deseado). Por ello
es que las reacciones posteriores (a las cuales las denominaremos “pasiones”) son
idénticas. Por ejemplo: una persona puede experimentar sed, la misma se
encuentra en su oficina y para ello se dirige a un dispenser cercano para tomar
agua y de esa manera satisfacer su sed.

Por otro lado, una segunda persona también experimenta sed, pero se encuentra
caminando perdida por zona desértica desde hace un día y no puede satisfacerla.
Ciertamente que las reacciones que tienen no son las mismas. Ambas
experimentan lo mismo, tienen el mismo deseo: satisfacer la sed. Pero, sin
embargo, el modo de resolución en los dos casos es diferente. Esto es lo que
genera una reacción que puede variar de acuerdo a las circunstancias, al estado de
ánimo de la persona, a su temperamento, etc.

Conforme a lo dicho precedentemente el apetito sensible puede clasificarse de la


siguiente forma:

Bien
Irascible Dificultad
Mal
Apetit
o
Bien
Concupiscible
Mal

i- apetito irascible: es una tendencia hacia un bien difícil de conseguir o el


rechazo de algo que sea malo y cueste dejar de lado. De acuerdo al ejemplo del
párrafo anterior, la persona que está caminando en zona desértica tiene un
apetito irascible: desea algo que es bueno pero le cuesta conseguirlo.
ii- apetito concupiscible: se trata de un deseo hacia algún objeto que entendemos
es un bien para nosotros o el rechazo de algo malo, sin que medie (en ambos
casos una dificultad para lograrlo). En el ejemplo mencionado, el primer caso se
trata de un apetito concupiscible: existe el deseo de satisfacer la sed y con sólo
dirigirse a cierto lugar se logra dar cumplimiento a la misma. Para el
cumplimiento de la misma no hubo ninguna dificultad.

Ambos apetitos tienen como objeto conseguir algo bueno o rechazar algo malo, sin
embargo la diferencia presente es la dificultad en el irascible para el logro de
cualquiera de esos dos apetitos.

Conforme al ejemplo mencionado se puede experimentar la misma tendencia o


deseo, pero sin embargo, al considerar los contextos en los cuales surgen, la
reacción posterior puede variar. Lo que sienta la persona que está en su oficina y
tiene sed no es lo mismo que la persona que está caminando desorientada y no
95

tiene cómo satisfacer la sed. Esas reacciones posteriores son conocidas con el
nombre de pasiones.

Por lo tanto siempre experimentamos estas reacciones que provienen desde el


interior de la persona, lo cual nos lleva a afirmar que es algo humano y por lo tanto,
natural. Estas reacciones podrán ser consideradas buenas o malas de acuerdo al
contexto, a la reacción en sí misma (no debe considerarse en este punto la visión
que nos presentan actualmente muchos medios de comunicación masiva en el cual
se entiende por pasión a una reacción vinculada a la ira –por ejemplo, la violencia
en espectáculos deportivos- o la pasión vinculada a aspectos sexuales, por ejemplo
en muchas novelas).

La pasión es una reacción surgida desde el interior de la persona y que se enraíza


en un conocimiento de la situación. Por ello es que previo a cualquier reacción
surgida desde un apetito, se realizó un acto de conocimiento, es decir, no hay una
apetencia o deseo de algo si antes no se conoce (aunque sea mínima o
básicamente) eso que se intenta conseguir.

Las Pasiones
Ampliando sobre el particular se entenderá por pasión a los sentimientos en
general, o términos modernos, los estados afectivos. En estos sentimientos están
presentes tres elementos:

1) La llamada “inmutatiocorporalis” o una especie de modificación física (ésta


es solamente la base o la materia del sentimiento). Consiste básicamente en
aquella especie de “temblor corporal” que se siente cuando algo se presenta
como bueno o como malo (por ejemplo: la presencia de un animal feroz no
sólo da miedo, sino que el cuerpo lo exterioriza, el aceleramiento de los
latidos del corazón, la transpiración en las manos, etc.)
2) El conocimiento es otro elemento, ya que él desencadena todo el proceso y
especifica el sentimiento. Por ejemplo: si un hombre tiembla frente a la
presencia de un animal peligroso; es porque lo reconoce como tal. Este
reconocimiento o el conocimiento serían inertes sin el apetito que lo
despierta.
3) El elemento principal del sentimiento es el apetito, que se despierta y
especifica por el conocimiento y que acarrea modificaciones físicas (el
temblor, etc.).

Clasificación de las Pasiones

1.- Según el Apetito Concupiscible:


a.- en relación con un bien, existe el amor:
- si no se lo posee a ese bien o si está ausente, surge el deseo
- si el bien está presente o poseído, surge la delectación, o goce
b.- en relación con un mal, surge la pasión del odio:
- si el mal está ausente, la pasión generada es la aversión, pasión contraria
al deseo
- si el mal está presente, la pasión surgida es el dolor o tristeza
2.- Según el Apetito Irascible:
a.- ante un bien difícil de obtener:
- si éste está ausente, surgen dos pasiones: si aparece como posible de
alcanzar, está la esperanza, y si aparece como imposible, surge la
desesperación
b.- ante un mal difícil de rechazar:
96

- si está presente, surge la cólera, pues luchamos ante un mal presente


- si está ausente, surgen dos situaciones: la primera es si este mal es
posible de vencer, por lo cual surge la pasión de la audacia, y si es
imposible de vencer, surge el temor.

Encadenamiento de las pasiones

El primer movimiento o la primera pasión que surge es el amor del bien. Por el
hecho de que es amado determinado bien, todo aquello que nos separe, los
obstáculos que surjan aparecen como mal y se convierten en objeto de odio.

Simultáneamente se despiertan el deseo del bien y la aversión hacia los obstáculos.

Según que los obstáculos aparezcan como superables o insuperables nace la


esperanza o la desesperación.

La esperanza engendra la audacia: salimos al paso al obstáculo; después la cólera,


en el momento en que lo abordamos, y por último la delectación o goce, cuando
hemos vencido el obstáculo y poseemos el bien.

Paralelamente, la desesperación engendra el temor: retrocedemos ante el


obstáculo. No hay movimiento de cólera porque no llegamos a estar en contacto
con el obstáculo. El temor engendra directamente la tristeza porque no poseemos el
bien deseado.

EL APETITO INTELECTUAL

Se llama “apetito racional” o “apetito intelectual” a la tendencia despertada por el


conocimiento intelectual de un bien, o la tendencia hacia un bien concebido por la
inteligencia. Esta tendencia es la facultad de la voluntad.

Distinción entre "querer" y "desear": un mismo objeto puede ser a la vez querido
y deseado. La diferencia radica en que este objeto captado como un bien, lo
pueden tomar o la inteligencia o los sentidos. Entonces, el deseo tiende a un bien
sensible, percibido o imaginado (con el sentido interno de la imaginación); mientras
que el querer tiene por objeto un bien inteligible, es decir, concebido por la
inteligencia. (Por ejemplo, se puede desear un helado, mientras que se quiere el
estudio como perfeccionamiento).

La voluntad es un deseo a conseguir y alcanzar objetos de características


netamente espirituales. La presencia de tendencias en los seres es una
característica que les pertenece, pero las tendencias o apetitos espirituales o
intelectuales son exclusivamente humanos. Éstas surgen a raíz de un conocimiento
previo. Primero se realiza el movimiento intelectual que es lo que permite que
conozcamos las cosas; luego y sobre la base de este conocimiento surgirá un
agrado o desagrado, un gusto o disgusto por lo conocido (tanto a nivel sensible
como a nivel intelectual).

Por eso la tendencia es hacia algo conocido, no se puede tender o en definitiva, no


se puede desear alcanzar algo si no se conoce lo que es. En el plano espiritual esta
tendencia intelectual genera el amor, por ello no se puede amar lo que no se
conoce. Santo Tomás sostiene que “…el deseo en los seres inteligentes es
97

consecuencia del conocimiento...”.67 Por ello, es que previo a toda acción de


apetecer o desear algo se realiza una acción de conocimiento.

Con esto se remarca la íntima unión de lo sensible con lo intelectual, de lo material


o corpóreo con lo espiritual. Son dos realidades que están presentes en la persona.
O sea, la voluntad sigue lo que la inteligencia le propone para realizar o alcanzar.

Pero, en la acción de la voluntad emerge la libertad. Es decir, la voluntad realiza en


libertad todos estos actos. De allí que sólo decimos que en el hombre se dan los
actos libres, no así en el resto de los seres de la naturaleza. El ser libres implica la
posibilidad de actuar sin condicionamientos exteriores, sin ningún tipo de coacción
externa.

Y la libertad es la posibilidad de elección de aquellos medios o fines que le


convengan a sí. O sea: fruto de su racionalidad el hombre elige libremente aquello
que le es conveniente a su ser hombre. Por eso es una contradicción elegir aquello
que atenta contra sí. Es un contrasentido elegir para sí lo que sea dañoso o atente
contra el mismo. Algunos autores definen a la libertad no como la elección entre el
bien y el mal (que sería contradictorio a lo recientemente dicho), sino la elección
efectuada entre todos los bienes y de ellos el mejor.

La pregunta que surge es si el mal es opción. En la práctica cotidiana vemos que sí.
Se opta libremente y se actúa en consecuencia a esta opción: se elige aquello que
resulta dañoso al hombre, tanto en el plano físico como en el plano de lo intelectual
o espiritual, generando una autodestrucción.

Esto se lo puede apreciar porque hay toda una modificación de lo que es bueno y
útil para el hombre; como así también un equívoco concepto de la libertad. Se
confunde libertad con libertinaje. La libertad es entendida como el actuar sin límites,
incluso si ello puede ocasionar algún perjuicio contra la persona. Se es libre para
hacer cualquier cosa, independientemente del orden que la naturaleza impuso.

La libertad entonces es aquella facultad que permite realizar acciones sin


condicionamientos, permite elegir distintos tipos de bienes que le sirvan al hombre
para su crecimiento como persona. Al surgir desde la voluntad significa que la
libertad no es un estado que se alcanza ni se adquiere o puede perderse, sino que
es una condición natural humana: todos los hombres son libres,
independientemente de la época en que haya vivido, de las condiciones sociales,
culturales, religiosas, sexuales, etc. No depende de estas características sino, más
bien, las trasciende.

El ejercicio de la libertad supone que previo a ello actuó el conocimiento


adquiriendo lo necesario para que actúe la voluntad y desde allí, se realice un acto
que denominamos “acto libre”: por lo tanto, para poder denominar a un acto de esta
manera se deben tener en cuenta la presencia de la inteligencia como así también
de la voluntad; un acto libre supone la deliberación de los actos (lo que hace la
inteligencia) como así también la acción de la voluntad.”68

67
Cfr. Santo Tomás. SummaTheologiae. I, q 75, a. 6.
68
López filo i derecho.
98

Análisis del acto voluntario


Un acto voluntario tiene doce fases (estos doce pasos lo son siguiendo la
exposición del autor Roger Verneaux. Existen otras posturas en que reducen o
aumentan la cantidad de pasos, pero lo esencial se mantiene, hay coincidencia).

Como hay una interrelación constante entre la inteligencia y la voluntad, seis de


estos pasos o fases conciernen a la inteligencia y seis a la voluntad.

Inteligencia Voluntad
1º) Concepción de un objeto como bueno. Complacencia de ese objeto.
2º) Examen del objeto para ver si es posible y
Intención de conseguir el bien. La voluntad
bueno, en las situaciones particulares. Si el objeto
dispondrá los medios necesarios para alcanzar
no es posible, todo se detiene y se comienza de
ese bien.
nuevo.
3º) Búsqueda de los medios capaces de conducirnos
Consentimiento de los medios presentados por la
al bien. Si no se encuentran los medios adecuados,
inteligencia. Si solamente hay un medio, se saltan
todo se detiene y se vuelve a la complacencia.
los dos pasos siguientes. Suponiendo varios
Suponiendo que se encuentran los medios, se pasa
pasos, sigue lo siguiente.
al 3º paso de la voluntad.
4º) El consentimiento provoca el examen de los
La deliberación termina con la elección de un
diversos medios analizando cuál es realmente el
medio con exclusión de los otros. Es el acto
más eficaz, el más útil. Este trabajo intelectual se
central de la voluntad, donde se ejerce la libertad.
llama deliberación o concilio.
La voluntad pone en movimiento las facultades
5º) Realizada la elección, sigue la ordenación de las que deben operar, es el uso activo de las
operaciones a realizar, llamado también imperio. facultades. (Ej.: la imaginación si se trata de
Consiste en prever y combinar, poner en orden en el explicar una historia, la inteligencia si lo que se
espíritu la serie de actos a ejecutar. trata es resolver un problema, la movilidad si hay
que realizar ciertos tipos de movimientos, etc.).
6º) Sigue la ejecución. Las facultades actúan según Si todo va bien, se obtiene el bien primitivamente
su naturaleza, pero como es bajo la influencia de la concebido, y entonces se produce el disfrute o
voluntad, esta fase se llama uso pasivo. gozo.

Cuadro 1- Relación Inteligencia / Voluntad


Acciones de la Acciones de la Relacionados con
Inteligencia Voluntad ….
Concepción Complacencia Objeto
Examen Intención
Búsqueda Consentimiento Medios
Deliberación Elección
Ordenación Uso activo Acción
Ejecución Disfrute
99

LA VOLUNTAD: NOCIÓN Y NATURALEZA

Para considerar su naturaleza, se deben tener en cuenta dos elementos: el objeto y


el sujeto.

El objeto de la voluntad
Este es el bien concebido por la inteligencia, lo cual equivale a decir que el mal
nunca es deseado por sí mismo, no puede ser amado. Además, si el objeto de la
voluntad es el bien concebido por la inteligencia, se desprende de esto que no
puede quererse lo que no se conoce. En definitiva, la voluntad ama necesariamente
el bien puro y perfecto.

La voluntad es una facultad espiritual como la inteligencia, está en su mismo nivel.


El objeto hacia el que se dirige es espiritual, porque es concebido por la
inteligencia. Por lo tanto, el acto de querer (que sea lo propio de la voluntad) es
espiritual, y la facultad que lo ejerce, es decir, la voluntad, también debe serlo.

Esta facultad también posee la capacidad de reflexión, es decir, de volver sobre sí


misma. Pero, a diferencia de la inteligencia, la reflexión en la voluntad es el hecho
de volver sobre sí misma para querer lo que está haciendo, para amar lo que está
haciendo.

Relación de la voluntad con la inteligencia y las demás pasiones:

I.- Voluntad e Inteligencia

Se plantean dos cuestiones:

1) la relación de preeminencia: el objeto de la inteligencia es algo abstracto,


mientras que el objeto de la voluntad es algo concreto. De allí que, en la
consideración de los objetos, el de la inteligencia es superior respecto del de
la voluntad.
2) la influencia se presenta cuando la inteligencia sigue, en algunas ocasiones
a la voluntad. Se afirmó que la voluntad sigue a la inteligencia, depende de
ella, puesto que la voluntad es despertada por la concepción de un bien.
Pero, una vez despertada la voluntad por la inteligencia, existe ya
reciprocidad de acción entre las dos facultades.
La voluntad aplica la inteligencia al objeto que ama para conocerlo mejor, es
decir, es la voluntad la que ahora regula la acción de la inteligencia para
conocer mejor al objeto y amarlo mejor.

II.- Voluntad y Pasiones

1) en cuanto a la preeminencia, la voluntad es superior a las pasiones. La


primera es un apetito racional de naturaleza espiritual; mientras que la
pasión es un apetito sensible de naturaleza material. Considerando el tipo
de apetito y la naturaleza de ambas, surge inmediatamente que la voluntad
es superior a la pasión.
2) en cuanto a la cuestión de la influencia, es un hecho que las pasiones
mueven a la voluntad. La pasión y la voluntad tienen un sujeto común que
es el hombre. De un modo general, la pasión modifica las disposiciones del
hombre y, en consecuencia, modifica su estimación de los bienes y de los
males. (Por ejemplo, frente a una situación violenta, una persona podrá
decir o hablar usando palabras que en momentos de calma no las usaría.)
100

En definitiva, las pasiones influyen sobre la voluntad, de tal manera que ésta
realice acciones no deseadas inicialmente.

LA LIBERTAD

Noción – Tipos
Al hablar de libertad se debe entender que ésta no es una substancia, ni un ser, ni
una facultad, sino más bien, un carácter de ciertos actos de voluntad.

Se debe distinguir entre la libertad de actuar y la libertad de querer.

Tipos de libertades
1.- Libertad de actuar 2.- Libertad de querer
Un acto puede ser llamado libre cuando está exento Consiste en estar exento de una inclinación
de toda coacción exterior, necesaria a poner el acto, es decir a hacer tal
La libertad reside en el movimiento al que una cosa elección.
tiende por naturaleza y que realiza cuando se la Puede tomar dos formas:
abandona a sí misma. Libertad de ejercicio: puede elegirse entre
Se pueden distinguir diversos tipos de "libertades": la actuar o no actuar, ejecutar el acto o no.
libertad física, consistente en poder actuar sin ser Libertad de especificación, consiste en hacer
detenido por una fuerza superior (peso, cadenas, una cosa u otra, una vez determinada la
etc.); la libertad civil, la libertad moral, la libertad libertad de ejercicio.
política, etc. Son dos formas de libertad distintas. Puede
tenerse la primera y no la segunda (por
ejemplo, puedo elegir salir o no salir, sin
determinar adonde), pero no la segunda sin la
primera, más bien la segunda supone la
presencia de la primera.

Los actos humanos y la norma o regla moral


Lo primero que conoce la inteligencia (dado por su objeto común) es la noción de
ser, y con ella, la noción de ente. Pero, la facultad de la inteligencia posee dos
"tipos" de actividad desarrolladas por la razón especulativa y por la razón práctica.
Por la primera es captado el ente, mientras que por la razón práctica lo que se
capta es la noción de bien.

De la misma manera, el primer principio que rige a la razón especulativa es que "el
ente no puede ser y no ser simultáneamente y bajo la misma relación" (denominado
principio de no-contradicción), así también el principio de la razón práctica (que
regula nuestro actuar libre) es "el bien debe hacerse y el mal evitarse".

Sobre este principio de la ley moral, se fundamentan los demás preceptos de la ley
moral, es decir, es la noción de bien la reguladora de las acciones del hombre; lo
que se debe tener en cuenta que bueno es para los hombres aquello a lo cual se
tiene una inclinación natural, no depravada ni desviada, y por tanto el orden de los
preceptos de la ley moral natural sigue entonces, al de las inclinaciones naturales
del hombre.
101

¿Cuáles son esas inclinaciones naturales?

1) Existe en el hombre una inclinación que es común a todos los entes, que es
la de conservar su existencia según su propia naturaleza, y entonces
pertenece a la ley natural todo aquello por lo cual la vida del hombre
inocente se conserva y se impide lo que atenta contra ella.
2) Existe en el hombre una inclinación que le es común con los animales
irracionales; y según lo cual es de ley natural todo lo que se refiere a la
unión del varón y la mujer y la educación de los hijos.
3) Existe en el hombre una inclinación hacia el bien que le conviene según lo
racional de su naturaleza, que es propio de él: como conocer la verdad
hasta llegar a la Verdad Primera, a vivir en sociedad. Según esto, pertenece
a la ley natural todo lo que favorece a esta inclinación como el evitar la
ignorancia, el no hacer el mal a los hombres con quienes convive.

Resulta así, que un acto humano libre será moralmente bueno si concuerda con
estas inclinaciones esenciales del hombre, y moralmente malo si las contradice.
Debe tenerse en cuenta que los preceptos de la ley natural, fundados en las
inclinaciones del hombre como ser racional, regulan a las inclinaciones inferiores,
las cuales deben ejercerse siempre de una manera no animal, ni infra-animal, sino
humana, racional.

Los actos humanos y el último fin o bien del hombre


Todo el que obra tiende a un fin, hacia determinado objetivo; pero eso no quiere
decir que todo ente obre hacia un fin con conocimiento de ese fin. Hay tres modos
de tender a un fin:

1) sin conocimiento alguno del fin (como los minerales y las plantas);
2) con conocimiento del fin, pero sin conocerlo como fin, como aquello hacia lo
cual debe tender y lo busque de manera deliberada (los animales
irracionales);
3) con conocimiento del fin, y conociéndolo como fin (buscándolo como tal).
Este es el modo de obrar propio de los hombres.

El hombre obra con conocimiento del fin como fin: pues lo escoge libremente, dado
que todo bien finito es incapaz de imponer necesidad al actuar libre del hombre (o
sea, que ningún bien lo obliga, sino que es el hombre el que escoge libremente
cualquiera de ellos), y, porque, escogido el fin, elige los medios que le parecen más
conducentes a él.

Además, todo fin es un bien, y un fin último es un bien que satisface, en forma real
o solo aparente, totalmente el apetito. Hay que distinguir el fin último formal y el
material. El fin último formal es la felicidad en general buscada por todos los
hombres. El fin último material es el fin último en concreto y en particular; el objeto
concreto querido por sí mismo (es lo que cada uno desea como fin personal).

Hay que distinguir entre estos dos fines, porque todo hombre tiende a la felicidad:
respecto de ella el hombre no es libre (porque en la misma naturaleza de la
voluntad está el tender hacia la felicidad plena, el deseo de felicidad está enraizado
en la naturaleza humana, pertenece a la esencia del hombre, de allí que nadie
desea ser infeliz; sino que por medio de sus acciones busca la felicidad). Respecto
de la felicidad que otorga el fin último material, el hombre puede colocar la
búsqueda del bien sumo en los placeres, las riquezas, el poder, etc.
102

H Acción Fin = Bien

Además, existen tres clases de bienes:

a) bien honesto: es aquel que vale por sí mismo, por su propia dignidad y
nobleza (ejemplos: el saber, la virtud, la dignidad humana, etc.) Clasificación de
bienes.
b) bien deleitable: aquel que atrae por el placer que produce una vez
alcanzado (ejemplo: un rico alimento).
c) bien útil: el que vale exclusivamente como medio para otro fin o bien
(ejemplo: una operación dolorosa, mediante la cual se obtiene la salud).

Si se obra por un bien honesto o un bien deleitable, éstos son considerados fines;
mientras que si se obra por un bien útil, éste es considerado como medio para
conseguir los otros.

En la determinación sobre cuál debe ser el bien a conseguir por parte del hombre,
se debe buscar aquel que sea capaz de saciar totalmente su apetito (es decir, de
colmar su apetencia plena de felicidad). Para ello se deben clasificar los distintos
tipos de bienes a los que se puede tender. Integrando los distintos bienes y
distinguiendo el doble orden (natural y sobrenatural), Santo Tomás (filósofo y
teólogo del s. XIII) realiza una catalogación de todos los bienes posibles.“69

“Aproximación a la Ética

Dice el Profesor José María Barrio Maestre: “La palabra griega ethos -con épsilon-
significa exactamente lo mismo que la voz latina mos, moris, de donde procede la
nuestra mora": en ambos casos, costumbre, hábito, uso, modo estable de obrar. En
griego existe también la palabra ethos escrita con eta, y significa casa, habitación,
guarida o patria, de la misma forma que del tema de genitivo de mos, moris procede
nuestra voz morada.

Meditando en esta anfibología, Heidegger observa que hay una profunda


concomitancia entre ambos sentidos. En efecto, las costumbres firmemente
asentadas en nuestra vida le suministran un cierto arraigo y cobijo, una bóveda
axiológica que nos protege y permite que nos sintamos en nuestro sitio, que
estemos afianzados en la existencia y que nuestra conducta no esté hecha de
improvisaciones y bandazos, sino que tenga cierta regularidad, pauta o criterio. En
definitiva, le dan estabilidad y coherencia. En este sentido, todo habitus es un cierto
habitaculum.”70 Por ello las virtudes son las encargadas de dar una cierta
predisposición moral como si se configurara una segunda naturaleza.

La Ética estudia por lo tanto el actuar libre del hombre. Es decir, la conducta
responsable y por lo tanto imputable de la persona.

La Ética se subordina a la Antropología Filosófica pues parte de una concepción


determinada de hombre y se encontrará condicionada por aquella. Si varía la
concepción de hombre, variará consecuentemente el modelo ético sostenido. La
Ética estudia los actos humanos es decir aquellos que son conscientes y
voluntarios. Es decir, es aquel acto que se realiza con uso de razón, con libertad y
conciencia.

69
López gestión de bancos
70
JOSÉ MARÍA BARRIO MAESTRE. “Analogías y diferencias entre Ética, Deontología y Bioética”. Profesor Titular Universidad
Complutense de Madrid. http://xserra.net/unica/2003/doc/JMBarrio_01.pdf.
103

Es posible recordar las características del ente vivo y entre ellas la autorrealización.
Esta nota se refería a la búsqueda de la perfección del sujeto en la línea del propio
ser. Es decir, naturalmente todo ente vivo busca su propia perfección, su plenitud.
La planta nace crece, produce frutos y muere, cumpliendo exitosamente su ciclo
vital. Los entes vivos en general subordinan sus fines a los fines de la especie. En
cambio los fines del hombre no están supeditados a su especie. La autorrealización
humana implica el cumplimiento de un proyecto de vida personal. La búsqueda de
la plenitud y el perfeccionamiento en el ser humano no es otra cosa que la
búsqueda de la felicidad.

LA PERSONA HUMANA Y EL ACTO MORAL

Es necesario distinguir en primer lugar los conceptos de naturaleza y persona. Es


un hecho que hoy en día no tienen vigencia conceptos metafísicos claves como
necesidad o naturaleza y se cae en ciertos equívocos frente a conceptos como el
de persona humana.

Hoy no se elaboran premisas universales y necesarias a través de deducciones


lógicas, sino que se construyen conceptos a partir de lo verificable. No se habla de
hecho de una naturaleza humana, sino que se considera dicha naturaleza como el
resultado de una construcción a partir de aquello que se puede verificar en todos
los sujetos humanos.

Cuando se habla del concepto metafísico de naturaleza se hace referencia a la


esencia pero en el orden operativo. Es decir se admite la existencia de algo
determinado, estructurado, ordenado, de donde proviene un consecuente
dinamismo. Existe hoy una inconveniencia filosófica en usar el concepto de
naturaleza, sobre todo emparentado con la causa formal y final71. Es decir, con la
idea que existe una realidad permanente en el sujeto humano, esencial, que lo
define en cuanto tal y de donde emana un dinamismo consecuente con dicha
esencia.

Se puede afirmar que la naturaleza es algo dado, que posee en sí misma el


principio de todo cambio, a su vez de aquí proviene un movimiento regular y
constante72.

Existe una jerarquía entre los entes vivos y que el ser humano se diferencia
esencialmente del resto de los seres vivos por tener una naturaleza racional.

Por otro lado es posible hablar del concepto de persona humana. “El tema de la
persona humana puede suscitar diversas consideraciones. Podemos realizar una
consideración psicológica si centramos nuestro estudio en la personalidad como
algo que se adquiere, un proceso dinámico al que se llega, o bien haremos una
consideración metafísica si nos ocupamos de la personeidad, neologismo acuñado
por Zubiri, para indicar aquello de lo que se parte, aquello que se es desde el
momento de la concepción”73.

Hay una distinción entre el concepto de naturaleza y persona. Se debe entender


que por su naturaleza un ser humano es igual a todos los de su especie. Mientras
71
Cfr.DONADIO MAGGI DE GANDOLFI, María Celestina. Biodiversidad y Biotecnología. Reflexiones en Bioética. Editorial
Universidad Católica Argentina. Buenos Aires 2004.Pag. 16.
72
Cfr .Ídem.
73
MA. LUKAC DE STIER. Fundamentos Filosóficos de la Ética Biomédica. Instituto de Ética Biomédica. Pontificia Universidad
Católica Argentina. Santa María de los Buenos Aires. Pág. 1.
104

que por ser persona es único e irrepetible, pues este concepto incluye además de la
esencia la existencia y las características individuales que dejo de lado cuando se
habla de naturaleza. Hablar de persona es hablar de un ser humano individual, de
una sustancia individual de naturaleza racional.

“La persona supone una dignidad en el orden del ser, la naturaleza, en cambio
significa una determinación en la operación vital ordenada a un fin. Más, la
naturaleza no dice primariamente “límite” sino, por el contrario, capacidad de
operación vital ordenada a un fin y consecuentemente capacidad de superación”74.

De aquí se derivan tres notas fundamentales de la persona (metafísicamente


hablando):

1) Subsistencia: es un ente que existe en sí, no como el accidente que


necesita de la sustancia para existir. Esto implica que se sostiene en sí
mismo en el ser, no una total independencia, de hecho el feto necesita de la
madre para nutrirse y crecer así como un niño necesita de oxígeno para
respirar.
2) Incomunicabilidad (metafísica): existe una comunicación psicológica, pero
existe un centro vital que constituye el ser del sujeto y el mismo permanece
incomunicable. De hecho la comunicación de la vida trascendería el ámbito
biológico.
3) Naturaleza racional: inteligencia y voluntad son accidentes
fundamentalísimos. Ellos constituyen a la persona como un ser “sui iuris” o
sea dueño de sus actos y persona por derecho propio. Cabe recordar que
no hace falta que dichas facultades se encuentren en acto, pues hay una
prioridad ontológica del ser respecto al obrar.

Ahora bien, la persona humana en cuanto posee una naturaleza racional es capaz
de conocer y proponerse sus propios fines, como o así también de deliberar sobre
los medios para alcanzarlos. Es decir, la persona humana busca voluntariamente el
bien. Es decir, proviene del mismo sujeto un movimiento de búsqueda de un bien
previamente conocido por la inteligencia. Si el movimiento no proviene del mismo
sujeto, ya no es voluntario sino violento.

Por otro lado, existe una indiferencia activa en la persona, la cual le permite elegir
libremente, no encontrándose obligado a optar por una realidad en particular. “El
concepto de indiferencia activa, es de procedencia tomista, esta noción se sustenta
en la incapacidad de dar con un bien que colme plenamente la apetencia natural de
la voluntad. Es decir que se supone la naturaleza (y sus fines connaturales propios)
como base de esta apetencia natural y de esta consiguiente indiferencia”.75

Es necesario tener en cuenta que hay diversos factores que pueden variar la
voluntariedad de un acto, modificando consecuentemente el matiz moral del mismo,
el cual estará supeditado al grado de libertad del sujeto que lo ejecuta. En este
sentido cabe mencionar por ejemplo el miedo, la violencia, la ignorancia, como así
también factores patológicos, ambientales, etc.

A diferencia de los seres irracionales, la persona humana no se encuentra


necesariamente inclinada a la realización de sus fines propios. Por ende, la
consecución de los mismos es producto de una libre decisión. La búsqueda de
estos fines propios significa en definitiva la búsqueda del bien. La realización de
actos morales buenos o malos van generando cierta predisposición natural, es
74
BASSO, DOMINGO. Los Fundamentos de la Moral. Educa. Buenos Aires 1993. 2da edición. Pág.
136.
75
GIRÁLDEZ MA. ALFONSINA. La noción de libertad en Santo Tomás de Aquino. Monografía.
105

decir, se va generando un hábito. Los hábitos moralmente buenos se les


denominan virtudes y los moralmente malos vicios. Ejemplificando esto de una
menar muy simple: ¿cómo se vuelve una persona mentirosa? Mintiendo, ¿cómo se
vuelve una persona generosa? Realizando actos de generosidad.

Existe una prioridad metafísica del ser respecto al obrar (el obrar sigue al ser), es
decir, yo soy y por el hecho de ser obro en consecuencia. Un peral da peras porque
es peral y no al revés. Sin embargo es cierto que el modo en que el ser humano
conoce la realidad es diferente, a través de los productos, las manifestaciones, lo
dinámico, deducimos lo permanente, en definitiva el ser de las cosas. Si mi falta de
pericia con las plantas no me permite saber cuál es el árbol con el que me
encuentro, esperar a ver sus frutos me llevará a descubrir que se trataba de un
peral. Pero aunque un peral nunca me de peras, eso no significa que deja de ser
peral. Ahora bien, desde el análisis moral cabe decir que es el obrar el que va
configurando la fisonomía moral del sujeto y va dotando al mismo de cierta
predisposición a actuar de determinada manera.

Luego de todo lo dicho, es posible comprender como la concepción de persona


humana sostenida condiciona en gran medida el discurso ético.

1. DEFINICIÓN DE LA ÉTICA: APROXIMACIÓN ETIMOLÓGICA


Y REAL

Todo término puede ser definido al menos desde dos perspectivas, que no son
ciertamente las únicas; una denominada etimológica y otro real. La primera, se
refiere al significado del término desde el punto de vista de la palabra en sí misma y
por lo tanto, su origen histórico; la segunda, al concepto más apropiado de la
misma, es decir con qué significado la vamos a utilizar precisamente desde una
perspectiva científica.

A priori, el ámbito de lo ético viene también mencionado por una palabra de diversa
escritura pero que es utilizada como sinónimo, se trata de la palabra moral. Debido
a que ambas son utilizadas muy seguido y que en muchos textos son utilizados
como sinónimos o con significaciones distintas, vamos pues a considerar ambas:

a) Definición etimológica: la palabra ética y la palabra moral se originan en las


dos lenguas clásicas occidentales.

 ética viene del griego “éthos”que significa originalmente “costumbre”.


 moral si bien procede del latín“mos”significa también “costumbre”, por lo
tanto las aproximaciones semánticas desde la etimología nos llevan al
mismo significado.

Ahora bien, teniendo en cuenta el uso común y científico de las palabras ética y
moral, las significaciones etimológicas no parecen guardar relación con las mismas.

b) Definición real: significa ante todo fijar el significado del término según el
concepto esencial del mismo, es decir a qué realidad se refiere. Por lo tanto es una
definición que intenta ser más universal y se coloca más allá de los diversos
sistemas filosóficos y el conocimiento vulgar. En general, tanto la ética como la
filosofía moral indican a una ciencia “que estudia aquella cualidad de los actos
humanos que consiste en estar o no orientados al bien, es decir si son buenos o
malos.”
106

Más adelante realizaremos una comparación con otras corrientes de pensamiento


que dan definiciones diferentes pero que en lo esencial, se encuentran referidas en
esta definición.

Una serie de textos nos pueden poner en contacto con algunas de las cuestiones
fundamentales de un “tratado de ética” o dicho de otro modo, con algunos de los
temas concretos que se desarrollarán en el seminario y que revelan la naturaleza
ético-moral del obrar de la persona humana.

1.1 Aristóteles
Plantea que todo acto humano persigue un fin y además añade que el fin principal
es alcanzar la felicidad que según él, se alcanza mediante el ejercicio de las
virtudes.

Definir las características del acto humano y su finalidad es parte de la ética. A esto
debemos agregar el estudio de la noción de virtud, típica del pensamiento
aristotélico y que para nosotros es clave para construir una idea completa de la
persona humana.

1.2 JaqcuesLeclerq
Señala que una condición fundamental y básica de toda acción propiamente
humana es que sea libre. Definir la libertad es parte de la ética.

Este autor también hace referencia a una de las objeciones contra el obrar libre es
decir el determinismo que implica al menos, una reducción de la capacidad humana
de obrar libremente.

1.3 Jhon Dewey


Se refiere a los motivos del obrar humano, es decir si el hombre actúa ciegamente o
si siempre lo mueve un interés personal.

En ética definiremos todos los aspectos que componen el actuar humano y su


relación con la sociedad.

1.4 Jorge Luis Borges y Aristóteles


Los textos de Jorge Luis Borges (uno de los literatos más importantes de la historia
argentina) y de Aristóteles, nos revelan dos actitudes del hombre frente a la vida;
ambas coinciden en que el ser humano está llamado a desarrollarse
completamente mediante su obrar. En el primer caso se percibe el fin de la felicidad
pero se dice que se ha perdido el horizonte, que no se ha logrado alcanzar la
misma y por lo tanto, no se ha obrado bien.

En el segundo caso se manifiesta que dentro del mismo sujeto están las estructuras
que le permiten realizarse más plenamente, aquello que lo hace casi divino.

Nosotros unimos estos dos textos diciendo que la ética nos puede ayudar a
desarrollar “aquello mejor que hay en nosotros”, que consiste en la posibilidad real
107

de ser felices pero que al mismo tiempo, todo depende del uso que hagamos de
nuestra libertad.

2. OBJETO DE LA ÉTICA

Analizamos primeramente el objeto de la ética utilizando la división objeto material y


formal. El material se refiere a una totalidad que incluso puede ser estudiada por
otras ciencias. El objeto formal es, en cambio, el punto de vista particular de una
ciencia con respecto a ese objeto y es lo que propiamente distingue las ciencias
entre sí.

Así por ejemplo:

El objeto material (de la ética): son “los actos humanos” que se los distingue de los
“actos del hombre”. Los primeros surgen de la libertad y por lo tanto tienen una
serie de características que los hacen propios y exclusivos del ser humano. Los
segundos no proceden de la libertad, como por ejemplo, los actos realizados
automáticamente o instintivamente. También pueden ser considerados aquellos
actos realizados bajo la influencia del alcohol, de la droga u otras sustancias, que
provoquen la anulación parcial o completa de la libertad y de la conciencia.

El objeto formal (de la ética): Estudia como dijimos los actos humanos pero
teniendo en cuenta la rectitud de los mismos, es decir si están o no ordenados al
bien. Para el hombre el bien consiste en alcanzar el fin último, es decir, Dios mismo.

Para alcanzar este fin el hombre puede seguir la ley natural usando la recta razón.
Nosotros estudiaremos ambas nociones.

El hombre busca siempre el bien y por lo tanto la felicidad, sin embargo, no todos
coinciden en su definición, sobre esto reflexionará esta ciencia.

Podemos distinguir, por ahora brevemente, tres tipos de bienes:

1) bien ontológico: es el hecho de que todas las cosas son y por lo tanto
pueden ser conocidas o queridas.
2) bondad técnica o útil: es el hecho de que algo sirva para un fin restringido
o para cumplir determinada acción técnica o práctica.
3) bien agradable o placentero: es el agrado o placer que nos pueda producir
determinado hecho o acción. El bien está vinculado sólo al plano afectivo.

El bien moral implica cumplir o no con la ley natural y la recta razón que persiguen
en última instancia alcanzar al Bien Supremo, es decir, Dios mismo.

3. DEFINICIÓN DE ÉTICA COMO CIENCIA TEÓRICO-


PRÁCTICA Y NORMATIVA

Nos ubicamos en una escuela de filosofía que denominaremos “filosofía realista” y


se inspira en la larga tradición de la filosofía aristotélica. Esta toma de posición no
implica negar otros pensamientos; además de considerar esta línea como la
verdadera, en líneas generales, nos parece un principio de orden metodológico que
nos permitirá ver con mayor claridad y orden los diversos problemas éticos.
108

De hecho, ya en nuestra determinación del objeto de la ética, hemos utilizado


algunos presupuestos filosóficos que pertenecen a la escuela de pensamiento que
estamos citando.

Otras escuelas filosóficas éticas podrán aceptar nuestra conceptualización y se


diferenciaran sobre todo en el modo de definir el concepto de ciencia y el de
filosofía.

Nuestra postura dice que “la ética es una ciencia práctica de carácter filosófico”.
Vamos a explicarla punto por punto.

Ciencia: se trata de un conjunto ordenado de verdades ciertas y universales que se


fundamentan en el conocimiento de las causas.

Toda ciencia es un conocimiento racional que intenta llegar a las causas últimas o
inmediatas de un determinado ente. Además, toda ciencia implica un objeto (en
nuestro caso ya fijado), un método, una sistematización de los mismos y una
exposición racional y fundamentada.

Práctica: No es un saber para contemplar sino para actuar, de acuerdo a lo


entendido por la inteligencia.

Las verdades que estudia dependen de la voluntad humana que es la facultad del
obrar humano.

Carácter filosófico y normativo: se fundamenta en la metafísica y en la


antropología es decir, en el deber ser de la realidad (metafísica) y del hombre
(antropología filosófica).

Como toda ciencia filosófica intenta elaborar un saber universal y esencial que sirva
de fundamento para todo obrar humano. Esto no quiere decir que no haya distintas
corrientes de pensamiento pero todas coinciden en intentar llegar a una
fundamentación última del ser moral humano.

PARTES DE LA ÉTICA

Seguimos en este punto una de las divisiones más simples y aceptadas de las
diversas partes de la ética:

Una es la ética general: se ocupa de la estructura moral del sujeto humano y los
principios que de allí se deriv
virtudes, etc.

Otra es la ética aplicada o social: es la aplicación de esos principios a la vida del

Hoy se desarrollan éticas que se aplican al estudio de las consecuencias en este


orden de ciencias como la ingeniería genética o la ecología. Sin lugar a dudas en
nuestra sociedad aparecen muchas realidades que exigen una reflexión ética.
109

LAS VIRTUDES Y VALORES

1. DEFINICIÓN DE VIRTUD

La virtud es una noción clásica introducida en el ámbito de la reflexión ética y moral


que indica en principio, una cualidad buena o positiva.

La noción más clara es la siguiente:

Es un hábito operativo bueno.

 Hábito: indica una cualidad estable es decir que no cambia fácilmente sino
que al contrario tiende a permanecer.
 Operativos: porque se relacionan con alguna de las potencias del hombre
mediante las cuales opera, por ejemplo la inteligencia o la voluntad.
 Bueno: quiere decir que perfeccionan a la potencia y por ello a la persona.
La llevan a su objeto propio.

Mediante las virtudes el hombre puede realizar actos buenos con naturalidad, con
rapidez y con agrado. Es en este sentido como podemos hablar de una persona
buena, aquella que perfecciona su vida mediante las virtudes.

Las virtudes son necesarias para cualquier persona, pues mediante las mismas se
puede perfeccionar y encontrar la felicidad más completa.

2. CLASIFICACIÓN DE LAS VIRTUDES

Pueden ser intelectuales o morales.

2.1. Intelectuales
Son las que perfeccionan la inteligencia y todas nuestras potencias cognoscitivas.
Las más importantes son:

 La prudencia: es aquella que guía a las demás potencias a cumplir con el


bien moral.
 La sabiduría: es el hábito de considerar a todas las cosas según el fin
último de la vida.
 La ciencia: es la capacidad de conocer las cosas según sus propios
principios.

2.2. Morales
Son aquellas que perfeccionan la voluntad y todas nuestras tendencias sensibles.
Las más importantes son: la justicia, la templanza y la fortaleza.

Cómo se adquieren las virtudes:


110

 Por repetición de actos.


 Por realización de actos contrarios a la virtud.

Debemos decir que las virtudes se encuentran de tal modo relacionadas entre sí
que mutuamente se ayudan para constituirse. La virtud que ejerce de modo
privilegiado el sentido unitario del obrar moral es la prudencia, que dispone no sólo
los medios sino también el fin. Por eso se dice que se trata de una virtud
intermedia. Es la que dictamina la justa medida que las demás deben respetar en
su actuación.

2.3. Las virtudes cardinales


Si bien en el hombre podemos encontrar una gran variedad de virtudes que son
nombradas de diversos modos, se puede decir que hay cuatro que son cardinales.
Estas son la base de todas las demás y de diversas maneras todas se reducen a
ellas.

Las mismas son la prudencia, la justicia, la templanza y la fortaleza. Se puede decir


que todo hombre bueno debe ser prudente, justo, templado y fuerte. Veamos una
breve definición de cada una de ellas.

Prudencia: es aquella que indica la recta medida con la que se debe obrar e inclina
a obrar según la ley; la memoria para saber aprender del pasado, el arte de saber
dejarse aconsejar.

Justicia: inclina a dar a cada uno lo suyo:

 a los individuos: conmutativa.


 entre los ciudadanos y los gobernantes: legal.
 y entre los gobernantes y los ciudadanos: distributiva.

Fortaleza: ayuda a vencer el temor y el esfuerzo para hacer el bien.

Perseverancia: constancia en el ejercicio de la virtud.

Templanza: perfecciona el disfrute de los placeres sensibles. Es la que ayuda al


hombre a gobernar su corporalidad. Pueden ser la sobriedad, la castidad, la
humildad.

Aclaración: una palabra sobre los vicios:

Se puede decir que los vicios son el reverso de las virtudes en el sentido que son
también un hábito, pero en este caso a obrar en contra del bien.

Los más importantes son los llamados capitales que se los denomina así por estar
a la cabeza de los demás:

 Soberbia: exagerada sobreestimación y desprecio por la ley;


 Avaricia: uso desordenado de bienes materiales;
 Gula: excesos en la comida y en la bebida;
 Lujuria: excesos en el orden sexual;
 Pereza: no hacer el bien por el esfuerzo que implica;
 Envidia: deseo desordenado de los bienes ajenos y
111

 La ira: reacción violenta hacia aquello que se considera contrario al propio


bien.

La raíz de todos los vicios el amor desordenado por uno mismo.


Este es un esquema que propone una reflexión moral sobre la propia vida. Cada
uno puede completarlo de manera anónima.” 76

76
Módulo de Higiene y seguridad, Prof. González.
112

Edición 2015
© UCASAL
Material para uso exclusivo con fines didácticos. Todos los derechos de uso y distribución reservados.
Cualquier copia, edición o reducción, corrección, alquiles, intercambio o contrato, préstamo, difusión y/o
emisión de exhibiciones públicas de este material o de alguna parte del mismo sin autorización expresa,
están terminantemente prohibidos y la realización de cualquiera de estas actividades haría incurrir en
responsabilidades legales y podrá dar lugar a actuaciones penales. Ley 11.723 – Régimen Legal de la
Propiedad Intelectual; Art. 172 C.P.