Está en la página 1de 3

La Poesía popular en Puerto Rico

Puerto Rico posee una tradición poética popular que se remonta hasta los orígenes
de nuestra civilización. Diversas creaciones populares: coplas, seguidillas, romances,
décimas, refranes, etc. Se han ido creando y transmitiendo de generación en generación,
desde el principio hasta nuestros días, de forma anónima.

Cuando los primeros colonizadores llegaron a nuestra Isla encontraron que los nativos
poseían ya ciertas formas artísticas de manifestar sus sentimientos y que llamaba
areíto.

Desafortunadamente, el indio taino desapareció y apenas nos han quedado rastros de


su cultura, debido sobre todo a que no conocían la escritura.

Orígenes

Si echamos una mirada retrospectiva a nuestro pasado, podemos afirmar que a


fuente primordial de nuestros versos y cantos populares se alimentó en sus principios de
tres corrientes distintas:

 El elemento indígena
 La influencia africana
 La tradición española

El elemento indígena

Los primeros pobladores de nuestra Isla


tenían su poesía popular. Llamaban ellos
areíto a es una especie de cantar o romance
con que acompañaban el ritmo de sus danzas en los bateyes o plazoletas.

Esta composición poética se usaba para narrar los acontecimientos notables en la vida
de la tribu. Los danzantes, mientras bailaban el araguaco (una danza simple y sencilla),
acompañaban sus movimientos con la cadencia de un estribillo monótono, en forma coral.

El areíto o baile de los taínos, según el historiador Fray Diego Abbad, no era
únicamente una manifestación de alegría, sino que acompañaba a todos los
acontecimientos importantes de los indios: guerras, victorias, nacimientos, muertes,
hazañas, en una palabra, “todo se refería y contenía en estos cantos”.
La influencia africana

Con la introducción de los africanos en América llegó al Nuevo Mundo una raza
exótica que trajo consigo sus costumbres, bailes, supersticiones, creencias y tradiciones.

Sin embargo, la superioridad cultural de los colonizadores blancos se impuso sobre las
influencias africanas, si bien estas se notan aún algunas supersticiones y especialmente,
en los bailes y canciones populares.

La bomba africana que tiene algunos puntos


de semejanza con el areíto indio, es un baile
típico de los negros importados de África. Al igual
que en el areíto, los danzantes acompañaban
sus movimientos y gestos con un estribillo
monótono y triste. Las palabras del estribillo son,
a veces, ininteligibles (probable reminiscencia del
lenguaje primitivo indígena), con voces de ritmo y
fonética españolas.

La influencia española

Cuando los cantos hispanos llegaron a las playas borinqueñas fueron fácilmente
asimilados por los nativos y hubo una fusión entre los cantares indígenas y los procedentes
de la Península, pero pronto los hispanos se impusieron. Las coplas, las décimas y las
seguidillas son de origen andaluz, y el romance y el aguinaldo también vinieron de España.

Pero toda esta herencia española se fue haciendo nuestra al encontrarse con a mezcla
de razas y ser interpretad con primitivos instrumentos de nuestro suelo.

Nuestro pueblo heredó de España el fuerte instinto rítmico que le caracteriza y le hace
preferir la poesía y el canto popular como el modo más adecuado para expresar su interés
por las cosas y sus ideales de vida y fe.

Los géneros y estrofas

-La copla y la bomba

Aunque la copla de origen andaluz, fue adaptada e imitada por nuestros campesinos
hasta tomar color puertorriqueño.

Esta estrofa consta de cuatro versos, octosílabos, de los cuales, los pares riman en
asonante quedando libres los impares.
Ejemplo:

No cojas la rosa abierta, 8-


porque la deshoja el viento, 8a
Coge la rosa en botón, 8-
que tiene virtud adentro 8a

La copla cambia su nombre por el de bomba cuando se usa como medio de ataque,
defensa o expresión lírica, en el llamado séis bombeao

-La décima

Es una estrofa de diez versos octosílabos, rimados generalmente el primero con


cuarto y quinto, el segundo con tercero, sexto con séptimo y decimo y octavo con noveno.

La décima no es de origen popular, como las estrofas anteriores, esta estrofa fue
inventada por el poeta y músico del Siglo de Oro español Vicente Espinel. Por tanto,
posee un origen culto. Además, es una estrofa complicada y difícil. Todo ello ha obligado a
muchos eruditos a reflexionar la causa de ello ha obligado a muchos eruditos a reflexionar
la causa de que la musa popular de Puerto Rico haya aceptado esta estrofa como la más
común de sus producciones, por encima del romance o la copla, abundan los decimarios
(colecciones de décimas) y son típicas las de las Fiestas de la Cruz.

En Puerto Rico, la literatura, desde el siglo XVI hasta hoy, está matizada de necesidad
y queja: es la tierra del “Ay, bendito” Es posible que el pueblo haya aceptado la décima
como vehículo adecuado para desfogar su espíritu quejumbroso.

La teoría es ingeniosa, pero posee más fundamentos que esa coincidencia.

Ejemplo:
Qué triste es una paloma, 8 A (a)
cantando al oscurecer, 8B
más triste es una mujer, 8B
andando de noche sola, 8 A (a)
Triste del que se enamora 8 A (a)
y le dan de plazo un año, 8C
le viene el año contrario, 8C
y no lo puede cumplir, 8D
pero es más triste sufrir, 8D
las penas de un desengaño 8 C (c)

Tomado de: Lengua y Literatura de José Legorburu Igartua & Ciriaco Pedrosa Izarra