Está en la página 1de 2

Piñera quema los fusibles en Energía

Por Alexis López Tapia

En términos eléctricos, la salida de la ministra Susana Jiménez del Ministerio de Energía, fue el
final de la crónica del reemplazo inevitable de un fusible quemado.

Y el responsable del corto circuito que fundió ese fusible, así como de su inevitable reemplazo, es
sin duda alguna el propio presidente de la República: Sebastián Piñera.

Ya en su primer mandato, el mandatario nombró sucesivamente nada menos que a 6 ministros de


Energía, uno de los cuales apenas duró 1 mes en el cargo.

El primero, Ricardo Rainieri, se “fundió” por la crisis del alza del gas en Magallanes, en 2011, que
provocó un rechazo mayoritario de la ciudadanía y una fuerte caída de Piñera en las encuestas.

El segundo, el ex candidato presidencial y ministro de Minería, Laurence Golborne, fue nombrado


biministro de Energía, y luego de apenas 7 meses, dejó ambas carteras para asumir como ministro
de Obras Públicas. En mayo de 2011, Golborne reconoció que antes de ser convocado al gobierno,
se le había ofrecido el cargo de director del controvertido y fracasado proyecto Hidroaysén.
Finalmente, fue cuestionado por mantener una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas -uno de
los llamados “paraísos fiscales”-, y posteriormente fue formalizado por delitos tributarios en el
marco del Caso Penta, acusado de facilitar boletas ideológicamente falsas por un monto de 378
mil millones de pesos.

Fue sucedido por Fernando Echeverría, que debió renunciar apenas tres días después de ser
nombrado, por existir “conflicto de intereses” ya que participaba en empresas relacionadas con el
sector.

Lo sucedió el hasta entonces subsecretario de Hacienda, Rodrigo Álvarez Zenteno, que siete meses
más tarde debió renunciar al ser excluido de las negociaciones que pusieron fin a las protestas en
la región de Aysén por el precio de los combustibles.

Fue reemplazado en forma interina por Sergio del Campo, que ocupó el cargo durante un mes.

Finalmente, su reemplazante, Jorge Bunster Betteley, miembro del grupo Angelini donde lideró
Copec, asumió la cartera hasta el final del período, donde dejó ingresado el proyecto de la
“Carretera Eléctrica Pública”, que finalmente no prosperó.

Como vemos, fueron seis “fusibles fundidos” en menos de un año cada uno, que evidentemente,
no lograron conducir adecuadamente la ruta energética del país, y menos establecer políticas
públicas de largo plazo, mucho menos políticas estratégicas.

Esos seis ministros fueron -significativamente-, intrascendentes, al igual que ese primer gobierno
de Piñera respecto del sector energético, al punto de que el acto más recordado de esa
administración fue el “telefonazo” con que el propio mandatario frenó la construcción de la
central Barrancones.
En el caso de Susana Jiménez, el corto circuito que determinó su salida comenzó se inició el