Está en la página 1de 2

La falta de sensibilidad por parte de la sociedad ante el maltrato y

abandono canino, como factor cultural


1. Introducción
1.1 Contextualización: Dato estadístico.
Se estiman más de 4 millones de canes abandonados sólo en la ciudad de Lima
(Diario La República, 2018)
1.2 Presentación y anticipación del contenido

2. Desconocimiento sobre el cuidado de una mascota.


2.1.1. Responsabilidad que conlleva tener una mascota
Daniel Sáez Herrero. Profesor de Educación Infantil y Primaria. (2017)¿Cómo fomentar
en los niños el respeto hacia los animales? APPVISE. Recuperado de:
https://www.myappvise.com/blog/como-fomentar-en-los-ninos-el-respeto-hacia-los-
animales/
2.1.2. Respeto hacia los animales: concientizando desde casa.
De Santiago Fernández, Laura. (2013). EL MALTRATO ANIMAL DESDE UN PUNTO
DE VISTA CRIMINOLÓGICO. Derecho y Cambio Social. Página 4. Recuperado de:
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5476723

3. Falta de empatía, por parte de los ciudadanos, acerca del maltrato canino.
3.2.1. Definición de empatía
Real Academia Española. (2018). Diccionario de la lengua española [Dictionary of the
Spanish Language] (23rd ed.). Madrid, España.
3.2.2. La falta de empatía y remordimiento hacia el maltrato animal demuestra trastornos
de psicopatía.
De Santiago Fernández, Laura. (2013). EL MALTRATO ANIMAL DESDE UN PUNTO
DE VISTA CRIMINOLÓGICO. Derecho y Cambio Social. Páginas 1-2 y 5. Recuperado
de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5476723
3.2.3. Maltrato animal y sociedad.
De Santiago Fernández, Laura. (2013). EL MALTRATO ANIMAL DESDE UN PUNTO
DE VISTA CRIMINOLÓGICO. Derecho y Cambio Social. Páginas 3-5. Recuperado de:
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5476723
3.2.4. Ejemplo: Adolfo Bolívar. (2016). Experimento Social: Limeños contra el maltrato
animal. https://www.youtube.com/watch?v=p8mac5ucYA8

3. Cierre
3.1. Síntesis o Resumen.
3.2. Opinión o Balance Final: La falta de sensibilidad por parte de los ciudadanos da
como resultado la indiferencia ante casos de maltrato canino y abandono de estos
mismos.
La falta de sensibilidad por parte de la sociedad ante el maltrato y
abandono canino, como factor cultural
Una de las problemáticas más comunes que acongoja a miles de ciudadanos de Lima, Perú es
el maltrato y abandono canino. Esto se debe a que se estiman más de 4 millones de canes
abandonados solo en la ciudad de Lima (Diario La República, 2018). Es inevitable cuestionarse
el porqué de esta situación, así como es sencillo identificar al principal factor que lo ocasiona.
En el presente texto, se evidenciará a la falta de sensibilidad por parte de la sociedad ante el
maltrato y abandono canino, como factor cultural. Presentando así, al desconocimiento sobre
el cuidado de una mascota y a la falta de empatía, por parte de los ciudadanos acerca del
maltrato canino, como dos subtemas.

Una gran parte de la población está involucrada directamente con esta problemática, debido a
la falta de conocimiento acerca de cómo criarlos y la responsabilidad que esta conlleva. Cabe
resaltar que se toma a no otorgar el cuidado necesario, como una forma de maltrato. Es por
estas razones que se cuestiona el rol que desempeñan los padres y docentes en el fomentar el
respeto hacia los animales, puesto que la educación en los más pequeños es la base para poder
dar fin a esta gran problemática. Daniel Sáez Herrero (2017) un profesor de Educación Infantil
y Primaria menciona que si los niños no asumen roles en relación al cuidado de la mascota,
desarrollará en ellos una visión y actitud no responsable. Sin embargo, el hecho de que las
escuelas no fomenten el respeto y bienestar de los animales, mediante programas de protección
y cuidado animal, contribuye a la falta de concientización y conocimiento acerca del tema.
Adicional a esto, De Santiago Fernández, Laura. (2013), menciona que, en hogares violentos
se toma como víctima al ser más indefenso, en este caso, las mascotas. Por ende, niños
expuestos a la violencia familiar están influenciados por este espectro de maltrato, dando como
resultado, un círculo vicioso de la manifestación de falta de cuidado a los animales.

Según la RAE , la empatía es el sentimiento de identificación con algo o alguien.


Lamentablemente, cierta proporción de la sociedad lo carece. El hecho de que estas no sientan
remordimiento alguno ante el abuso o maltrato animal injustificado, evidencia, en su mayoría,
un trastorno disocial según De Santiago Fernández, Laura. (2013). Este tipo de conducta
demuestra un riesgo, no solo para estos seres indefensos, sino para la sociedad en general. Es
por esta razón, que se han realizado diversos estudios en relación a cómo reducir la tolerancia
social ante estos actos de maltrato. Se menciona que este trastorno inicia antes de los 10 años
de edad, es por esto, que es importante que los padres sean un modelo responsable ante el
cuidado de los animales en general. No obstante, los medios de comunicación e inclusive,
juegos de video trasmiten de manera abierta a la violencia, por lo cual se toma a la violencia
como algo normal. Un experimento social realizado por ATV, puso en evidencia como la
sociedad es ajena ante situaciones de maltrato canino. Dicho experimento consistía en observar
el comportamiento de cierto grupo de ciudadanos ante una persona con una caja “llena de
cachorros” constantemente maltratado.

En conclusión, es indispensable fomentar la crianza responsable de mascotas, para evitar, así,


el abandono y maltrato canino. Además, la educación en casa interviene de manera directa en
el cómo nosotros, como dueños responsables, tratamos y cuidamos a los animales. La empatía
hacia el dolor ajeno juega un rol fundamental en el desenvolvimiento de nuestra sociedad ante
este tipo de problemáticas. En nuestro país, cada vez más personas se vuelven tolerantes al
maltrato. Esto da como resultado que el número de denuncias por violencia hacia mascotas,
disminuya. Por lo tanto, es fundamental sumemos un granito de arena para tener, a futuro, una
sociedad empática al sufrimiento de estos seres indefensos.

También podría gustarte