Está en la página 1de 11

Trabajo Practico N° 6

1. El Partido Autonomista Nacional en 1880 sentaron las bases de la estabilización política al


llegar a una serie de aspectos básicos acerca de las formas de organización y distribución
del poder y sobre las reglas de sucesión que regularían la elección de los gobernantes. Su
orientación ideológica fue centro derechista, ya que sus miembros fueron partidarios del
libre comercio y libertad de mercado en el aspecto económico. Conformado los sectores
dominantes de distintas provincias. Fue un régimen oligárquico ya que el poder político
fue monopolizado por un grupo minoritario, depositario a la vez del poder económico y
social. Régimen de gobiernos electores.
2. Natalio Botana lo caracterizo como un régimen de hegemonía gubernamental o de
gobiernos electores. En este régimen, los funcionarios salientes designaban a los
entrantes, produciéndose un fenómeno de inversión del principio de la representación
política ya que se logró invertir, gracias al mecanismo de los gobiernos electores, el clásico
concepto republicano de representación política. En lugar de ciudadanos autónomos que,
aun en el marco del sufragio restringido, tomaban parte en la elección de sus
representantes, el régimen del ochenta coloco en el centro del escenario a las
instituciones que producían a sus propios representantes el ciudadano no elegía, elegían
los gobiernos.
3. En la argentina de esta época el conservadurismo político de los grupos dirigentes
coexistió con posiciones liberales y progresistas en la esfera económica y social.
Una doctrina en auge en los países industriales y entre las elites de los países periféricos
del positivismo permitía conciliar esos dos términos aparentemente contradictorios.
Justamente, el lema del positivismo, orden y progreso, expresaba el deseo de construir
sociedades pujantes y dinámicas en el marco de un ordenamiento férreo desde el poder.
4. Una vez alcanzado el monopolio estatal de la violencia y de la estabilidad política, el
progreso tomo el lugar prioritario. A partir de 1880 el estado brindo las bases jurídicas
imprescindibles para el funcionamiento de una economía capitalista. En lo relacionado con
el factor tierra, el estado nacional libro una decisiva labor en la conquista de los territorios
en mano de indígenas. Pero estas tierras fueron repartidas en enormes extensiones entre
pocas personas. También el estado creo una oferta de mano de obra abundante al tiempo
que operaba un trasplanté cultural, que trajo como consecuencia trajo una gran cantidad
de inmigrantes. También en esta época los capitales principalmente ingleses se invertían
en este país. Este era un motor esencial para la integración Argentina al mercado mundial.
Acá vale decir que la acción del estado fue fundamental en la atracción de estos capitales
al asegurar altos niveles de ganancia.
5. El proceso de crecimiento y diversificación de las actividades agrarias complemento con
un fuerte proceso de urbanización. Los inmigrantes en vez de poblar las zonas rurales, se
concentró en las grandes ciudades, trabajando en las industrias donde tenían mayores
posibilidades de ascenso social. La industria en esos tiempos se trataba de una industria
complementaria al modelo agro exportador.
6.
7. La clase dominante presentaba una implantación económica multisectorial, con
inversiones diversificadas en el agro, el comercio, las finanzas y la industria. El capital
extranjero, en cambio, se ligó a inversiones de mayor escala que requerían mayor tiempo
de maduración y más alta complejidad. Fundamentalmente en las ciudades se
configuraron importantes sectores medios, vinculados sobre todo a las actividades
terciarias, y con un alto componente inmigratorio. También alcanzaría una importante
expansión la clase trabajadora, gracias al desarrollo de las industrias. Esta sería la misma
que alentada por las malas condiciones de vida, los bajos salarios y las extensas hora de
trabajo, se organizaría y movilizaría a través de los sindicatos, que le imponían cada vez
más una idea anarquista.
8. La Cuestión social
La amenaza al orden procedía de los problemas emergentes de la propia modernización:
el crecimiento demográfico, la integración del inmigrante, la urbanización y las dificultades
que engendraba, la "cuestión social". Entre 1890 y 1920 los movimientos huelguísticos
adquirieron una gran intensidad. El anarquismo vivió en esta etapa su época de esplendor.
Durante un tiempo el estado tomo una posición represiva. Poco a poco fueron surgiendo
iniciativas de carácter consensual.
La Cuestión nacional: escuela pública y servicio militar obligatorio
Dado que el problema obrero se consideraba relacionado con la inmigración, por esto el
estado tomo políticas nacionalistas, para integrarlos. Desde la escuela, el servicio militar
obligatorio, la higiene pública y otras instituciones, el Estado puso en juego mecanismos
de control social. La escuela pública fue pensada como instrumento para la construcción
de una identidad nacional, por ende sanciona la ley 1420 (educación gratuita y laica). Un
objetivo similar se persiguió a través del establecimiento del Servicio Militar obligatorio.
Este se convirtió en un factor de "ciudadanización" y a la vez de disciplinamiento de las
clases populares.
9. El modelo agro exportador presentó también una serie de problemas y limitaciones:
 Alentó un desarrollo desigual, ya que el interior no se vio beneficiado del mismo modo
que la región pampeana. Y el empleo público paso a ser la principal fuente de
subsistencia del interior
 El desarrollo económico desigual tuvo como consecuencias una concentración de la
población en las áreas más dinámicas. (migraciones Internas)
 La concentración de la propiedad territorial alentó un proceso de alta urbanización
que llevó a la formación de metrópolis densamente pobladas mientras las otras partes
estaban desiertas.
 La economía agro exportadora se caracterizó por una fuerte dependencia externa.
 Un fuerte retraso tecnológico con respecto a los países industrializados.
 La utilización del factor tierra y el desestimulo de un empleo más intensivo de capital.
Cuando las circunstancias externas se pusieron desfavorables, los sectores dominantes
tuvieron dificultades para conducir a la Argentina hacia un crecimiento más autónomo y
sostenido.
Trabajo Practico N° 7

1. La ley 8.871 "Sáenz Peña", sancionada por el Congreso de la Nación Argentina el 10 de


febrero de 1912, estableció el voto universal secreto y obligatorio para los ciudadanos
argentinos, nativos o naturalizados, mayores de 18 años de edad, habitantes de la nación y
que estuvieran ya inscriptos en el padrón electoral.1
Esta ley debe su nombre a su impulsor, el presidente Roque Sáenz Peña, miembro del ala
modernista del Partido Autonomista Nacional.2 Fue coautor de la misma el político
católico Indalecio Gómez.
Esta ley adoptaba el espíritu de universalizar el voto, aunque en la práctica había
restricciones que dejaban fuera a parte de la sociedad. La ley no prohibía el voto de la
mujer, siendo esto muy avanzado para la época, de hecho la primera mujer en votar en
Argentina fue la Dra. Julieta Lanteri, quién votó el 26 de noviembre de 1911, sin embargo,
posteriormente se sancionó en la ciudad de Buenos Aires una ordenanza que definía el
uso del patrón del servicio militar obligatorio como patrón electoral, así se demoró el
ingreso al padrón por parte de las mujeres hasta 1947. Otras personas que eran
consideradas incapaces de ejercer el derecho fueron los dementes declarados en juicio y
los sordomudos que no podían expresarse por escrito. Por su estado y condición se
hallaban imposibilitados de votar los religiosos, los soldados y los detenidos por juez
competente. Por causas de indignidad, no podían sufragar los reincidentes condenados
por delitos contra la propiedad, durante cinco años después de cumplida la condena, los
penados por falso testimonio y por delitos electorales, por el lapso de cinco años.
Las juntas escrutadoras de votos eran las encargadas del recuento de las votaciones,
reuniéndose en la Cámara de Diputados de la Nación o en la Legislatura, constituyéndose
dichas juntas en cada capital de provincia, integrada por el presidente de la Cámara
Federal de Apelaciones, el juez Federal y el presidente del Superior Tribunal de Justicia de
la Provincia. En la capital de la república la integró el Presidente de la Cámara Civil.
La primera aplicación de la ley fue en abril de 1912, en Santa Fe y Buenos Aires. Las
primeras elecciones presidenciales realizadas bajo el sistema de la ley ocurrieron en 1916,
cuatro años después de su sanción, y resultaron el triunfo del candidato por la Unión
Cívica Radical, Hipólito Irigoyen, la principal fuerza opositora al Partido Autonomista
Nacional y que hasta entonces no había accedido al poder.
2. Este movimiento opositor conformo la Unión Cívica. Esta estaba constituida por tres
grupos, uno liderado por Bartolomé Mitre, los católicos y el último grupo el de Alem, el
seria el que más tarde fundaría la UCR. Juárez Celman tuvo que renunciar, y asumió
Pellegrini el cual puso en orden las cosas y pudo controlar a los dos primeros grupos, pero
no a Alem. Irigoyen sobrino de Alem, tomo la dirección del partido, este logro que el
radicalismo dejare de ser un partido político chico.
3. HEGEMONIA COMPARTIDA: PUCCIARELLI dice que a partir de la ley Sáenz Peña y con la
llegada de los radicales al gobierno hay un sistema de HEGEMONIA COMPARTIDA donde la
burguesía terrateniente comparte su HEGEMONIA con la CLASE MEDIA.
BLOG CREO, va al fondo del concepto y dice que la HEGMONIA NO SE COMPARTE, o
amplias o no amplias la base hegemónica. Sí se puede decir que la clase dominante, que
seguía siendo terrateniente, amplía su base incorporando a la clase media a la política,
pero no comparte su hegemonía.
Este concepto le pertenece a una clase social que es quien marca la pauta propia de la
época y el control del poder.
La profunda penetración que la OLIGARQUIA tiene dentro del aparato estatal, si bien
Irigoyen gana la presidencia hay un montón de poderes que el RADICALISMO no ejercía.
Era un proceso de RELEGITIMIZACION de la propia OLIGARQUIA.
A la OLIGARQUIA no le cae simpático el RADICALISMO, menos Irigoyen y menos la derrota
electoral. Este concepto sirve para comprender 14 años de un gobierno opositor bajo el
mismo modelo económico.
La HEGEMONIA tiene que ver con la visión del mundo, con los valores, en todo caso se
puede decir que la clase media comparte los mismo valores que la clase dominante, pero
NO SE COMPARTE LA HEGEMONIA.
Lo que hay que plantear es que a partir de la ley Sáenz Peña se amplía la base del Estado,
la clase dominante incorpora otros sectores, cede algunos espacios de poder políticos, ya
no va a participar el Estado como antes, la burguesía terrateniente hasta la ley utilizaba al
Estado como una oficina para gestionar sus negocios, ahora, a partir de esta ley, el Estado
adquiere cierta autonomía, la clase sigue siendo dominante y sigue teniendo mucho peso
del Estado, sobre todo en aquellos espacios del Estado que son mucho más reacios a la
democracia. Es más fácil cambiar un gobierno que cambiar el Estado.
4. Sds
5.
La Reforma Universitaria.
En 1918 se produjo un movimiento de protesta universitaria, con epicentro en Córdoba,
que se extendió por todo Latinoamérica. Reclamaban contra el oscurantismo universitario,
los métodos enciclopédicos, el autoritarismo y elitismo de la jerarquía universitaria. En
contraposición, reclamaban una renovación pedagógica, la vinculación de la Universidad
con el resto de la sociedad, un vínculo más humano entre docentes y alumnos, y la
participación de estudiantes y graduados en el gobierno universitario.
El movimiento cobró especial trascendencia, dado que obtuvo el apoyo del sindicalismo
cordobés. Su expansión continental es de tal importancia que los tenientes brasileños de
la década de 1920, y la fundación del APRA peruano lo reconocen como antecedentes. En
lo sucesivo, toda lucha la renovación pedagógica, la autonomía universitaria y el
pensamiento crítico en los estudios superiores, va a reconocer su origen en este
movimiento.
6. Al concluir la primera Guerra Mundial, las economías europeas se encontraban al borde
de la quiebra, sin embargo el aporte de capital norteamericano en Europa seria decisivo
para la reconstrucción. En este contexto estalla la crisis de 1929 (la caída de la bolsa de
Wall Street). Esta crisis se produjo, porque las acciones cada vez cotizaban más alto, pero
la economía real no acompañaba esta subida. Esto se debía a que con la incorporación de
nueva tecnologías y nuevos métodos se aumentó mucho la producción, pero la demanda
de los productos no creció, ya que a los trabajadores les mantenían un sueldo muy bajo.
Esta crisis se propago por todo el mundo rápidamente. Los países industrializados
comenzaron con una política de sustitución de importaciones primarias. Esto perjudico
más aun a los países jóvenes. Esta crisis también trajo como consecuencia, gobiernos
autoritarios, y además los estados adoptaran medidas tendientes a proteger su economía
local. Lo que posteriormente se denominaría como estado benefactor. Para salir de esta
crisis los estados adoptaran un política Keynesista, que era que el Estado debería ejercer
una acción decisiva obre el desenvolvimiento del proceso económico. Solo a través de su
intervención sería posible salir de la crisis. Este a su vez decía que si los salarios de lo
trabajadores eran alto estos reactivarían la economía a través del consumo.
7. La Semana Trágica es el nombre con el que se conoce la represión y masacre sufrida por el
movimiento obrero argentino, en la que fueron asesinadas cientos de personas en Buenos
Aires, en la semana del 7 al 14 de enero de 1919, bajo el gobierno radical de Hipólito
Irigoyen. La misma incluyó el único pogromo (matanza de judíos) del que se tiene registro
en América. Diferentes historiadores, han sostenido que fue uno de los primeros actos de
terrorismo de Estado cometidos por el gobierno radical presidido por Hipólito Irigoyen,
junto con los fusilamientos de miles de huelguistas en la Patagonia trágica de 1921
ocurridos también bajo su gobierno.
El conflicto se originó a raíz de una prolongada huelga declarada en la fábrica metalúrgica
Talleres Vasena, en reclamo de mejores condiciones laborales. El conflicto escaló,
impulsado por la intransigencia patronal y de la FORA del V Congreso de tendencia
anarquista, así como el accionar violento de rompehuelgas, hasta que se desató la
represión abierta por grupos parapoliciales amparados por el gobierno, la policía y el
Ejército, asesinando, deteniendo y torturando a miles de personas, mientras la población
respondía con una pueblada generalizada.
El gobierno radical osciló entre su política de mediación en los conflictos laborales y la
adopción de una política altamente represiva, que incluyó el apoyo a grupos
parapoliciales, la orden de represión por medio del Ejército, la tortura y la simulación de
ataques contra objetivos gubernamentales.
La represión dejó un saldo de cientos de muertos (las estimaciones de la época hablan de
700 muertos), decenas de desaparecidos -entre ellos gran cantidad de niños-, miles de
heridos y decenas de miles de detenidos. El gobierno nunca informó oficialmente sobre la
represión, ni publicó la lista de muertos.
La Patagonia rebelde, conocida como la Patagonia trágica, es el nombre que recibió la
lucha protagonizada por los trabajadores anarcosindicalistas en rebelión en el Territorio
Nacional de Santa Cruz, en la Patagonia argentina, entre 1920 y 1921.
Comenzó como una huelga contra la explotación de los obreros por parte de sus patrones
en el sur argentino.1 Consciente de la crisis y bajo la presión de Gran Bretaña, el
presidente Hipólito Irigoyen, preocupado por sus compañeros propietarios de tierras en
Santa Cruz, envió en enero de 1921 a tropas del Ejército comandadas por el teniente
coronel Héctor Benigno Varela con órdenes de "normalizar" la situación. Entre 300 y 1.500
obreros fueron fusilados o muertos.
La Policía informó la pérdida de cinco de sus hombres y el Ejército admitió haber perdido
dos soldados. También se reportaron crímenes sexuales: varias esposas de estancieros,
trabajadores y policías tomados rehenes fueron violadas por los huelguistas. Varela afirmó
en su informe al Ministerio de Guerra que los trabajadores planeaban derrotar a la
expedición militar y, con ayuda de los sindicatos, "tomarían el poder en Buenos Aires". Se
ha afirmado que los hombres de Varela combatieron contra carabineros chilenos y que se
había capturado a diez de ellos; información que se usó desde entonces para justificar la
masacre como una defensa de la soberanía argentina contra un supuesto "intento de
invasión" chileno.
La inusitada represión que asesinó y encarceló a más de un millar de huelguistas
constituye uno de los hechos más graves de violencia contra los trabajadores durante un
gobierno democrático argentino.
8. Su periodo de gobierno comenzó justo cuando terminaba la crisis mundial de la posguerra,
lo cual permitió mejorar la economía y las finanzas sin mayores contratiempos.52 La
economía argentina alcanzó durante su gobierno la situación más próspera que jamás
haya tenido en su historia: el PIB por habitante para 1928 alcanzó el sexto puesto entre los
más altos del mundo,62 y la renta aumentó en casi 100 000 000 pesos oro. Además,
durante tres años el intercambio comercial había sido positivo.63 Estas condiciones se
dieron fundamentalmente gracias al favorable frente externo: la reactivación posterior a
la Primera Guerra Mundial produjo que los países europeos compraran las cosechas
argentinas. Por ello, el gobierno de Alvear se centró en las políticas agroexportadoras,
sobre todo en carnes y cereales. Hubo un gran crecimiento en las áreas sembradas con
cereales, especialmente en la pampa húmeda.64 Para 1925, Argentina cubría el 72 % de la
exportación mundial de lino, el 66 % del maíz, el 50 % de la carne, el 32 % de la avena y el
20 % del trigo y harina. También aumentaron exponencialmente aquellos cultivos
industriales como el algodón, que pasó de 2000 hectáreas en 1914, a 122 000 en 1930.
Además, creció el área sembrada de yerba mate, maní, arroz, vid, caña de azúcar y
tabaco.58 Por otro lado, el gasto público total ascendió del 8,5 % en 1920, al 13 % en
1929, con lo que el déficit de la administración nacional llegó a superar el 4 % del producto
bruto.65 Pese a los favorables indicadores económicos, su gestión despertó críticas entre
los yrigoyenistas, quienes pensaban que Alvear no seguía el legado de Irigoyen, al no
intentar restituir aquellas tierras fiscales ocupadas al Estado nacional, o al no nacionalizar
el petróleo.51 La deuda pública externa creció notoriamente en comparación a la gestión
radical anterior; para 1928 había llegado a los 1 763 000 000 de pesos por imperativo de
los empréstitos estadounidenses contraídos durante el lustro alvearista.58
El ministro de Hacienda Rafael Herrera Vegas presentó un proyecto de ley para promover
la producción industrial local, mediante la subida de un 25 % de todos los aranceles
aduaneros. El proyecto logró ser aprobado, aunque no estuvo exento de la oposición de
legisladores liberales.66 El ministro había intentado sin éxito elaborar una ley para crear
un impuesto sobre la renta de carácter provisorio.67 Tras la renuncia de Herrera Vegas lo
sucedió Víctor M. Molina, quien también fracasó en un nuevo intento de poner el
impuesto a la renta. No obstante, llevó adelante una política librecambista, abiertamente
liberal. Este giro político sería una de las causas de la división de la Unión Cívica Radical
entre yrigoyenistas y antipersonalistas.68 En 1927 Molina decidió reabrir la caja de
conversión que había estado cerrada desde 1914. La caja se había beneficiado con aportes
de oro en lingotes y monedas que fueron llevando hasta el 80 % la reserva aurífera, que
según la Ley debía respaldar el dinero circulante en una proporción del 44 %. Pero ante la
remota posibilidad de una corrida bancaria, Molina envió un telegrama a la Banca Morgan
en Estados Unidos para consultar con que crédito podía contar la Argentina en caso de
necesitar reforzar sus reservas, la respuesta de la banca fue: unlimited, el hijo de Molina
ha dicho que cuando el ministro le enseño la respuesta al Presidente, ambos se
confundieron en un abrazo y lagrimearon.
El ministro de Agricultura Tomás Le Breton dio un gran impulso a la investigación científica
aplicada a la producción agraria. Fue especialmente importante la contratación de
especialistas extranjeros como Thomas Bregger y William Backhouse para el
mejoramiento genético del trigo y el maíz en Pergamino. Asimismo fue decisiva su acción
para promover el cultivo del algodón en el Chaco.
Además del crecimiento en el agro, también se propagó —aunque en menor medida— el
desarrollo industrial, instalándose en 1922 la primera planta de producción automotriz
Ford de Latinoamérica, con una inversión de 240 000 dólares para la construcción de la
misma. Tan solo un año después, la estatal YPF instaló el primer surtidor de nafta, en la
esquina de Bartolomé Mitre y Rosales, en la ciudad de Buenos Aires. En 1925 salió a la
venta el popular Ford T; a los dos años la producción llegó a las 100 000 unidades.71 En
1923 Hampton y Watson alquilaron un galpón en la calle Garay, y al año siguiente
comenzaron a producirse las primeras unidades del automóvil Doble Phaeton de la
General Motors Argentina. Durante la gestión de Alvear fue muy notable el crecimiento
del parque automotor, tanto por la fabricación de los automotores como por su
importación: en 1920 había en Argentina 48 000 automotores, un promedio de 187
habitantes por automotor; para 1930 había aumentado a 435 822 unidades, a un
promedio de 27,6 habitantes por automotor. Ejemplo del crecimiento automotriz fue la
producción de Ford: la empresa logró vender en sus primeros nueve meses 6663
unidades.
A partir del año 1925 se registró un grandísimo aumento en las inversiones extranjeras
provenientes de los Estados Unidos, realizadas a través de las empresas relacionadas con
la industria frigorífica, con las organizaciones de distribución y producción de energía, y de
bienes de consumo. Esta «invasión» repentina de capitales estadounidenses provocó una
competencia con los capitales provenientes del Reino Unido. Aquella rivalidad se vio
reflejada en áreas tales como los transportes, ya que los productos automotores
exportados de Estados Unidos competían con los ferrocarriles ingleses. Pero también se
agudizó la competencia con empresas frigoríficas vinculadas con estos dos países. Estos
conflictos llevaron al deterioro de las relaciones con los ingleses.
En el tiempo en que Alvear asumió la presidencia, existía en el país una crisis en el sector
ganadero, ya que las carnes congeladas que producía Argentina no servían para una
economía de guerra, de modo que en años anteriores las exportaciones de carne
congelada habían mermado. Los criadores que tenían ganado en exceso tuvieron que
vender sus animales a precios bajos, por lo que se vieron obligados a pedir en 1921
protección por parte del gobierno argentino hacia los manejos de los trusts de la carne.58
Ante ello, el gobierno sancionó en 1923 las leyes n.º 11 226, n.º 11 227 y n.º 11 228: la
primera establecía un régimen de control del comercio de carnes; la segunda fijaba los
precios mínimos y máximos para la venta; y la tercera instauró un régimen de control para
las transacciones comerciales de ganado vacuno para evitar los vales, comunes en el
interior. Se creó así un frigorífico estatal, años más tarde bautizado con el nombre de
Lisandro de la Torre. Se procuró evitar las especulaciones, y establecer formas de
comercialización y control asegurando con ello el abastecimiento a precios razonables.
9. El 16 de octubre de 1922, durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, Mosconi fue
nombrado Director General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), cargo que ocuparía
durante ocho años, dedicando grandes esfuerzos para incrementar la exploración y
desarrollo de la extracción de petróleo.
YPF recibió un monto indicial de ocho millones de pesos de parte del Gobierno Nacional, y
desde ese momento fue autosuficiente, financiándose a sí misma con las ganancias
provenientes de la extracción de petróleo y, por supuesto, sin préstamos ni inversiones
extranjeras. En 1925 Mosconi consideró la posibilidad de una sociedad mixta estatal y
privada, pero en 1928 se retractó al expresar:
No queda otro camino que el monopolio del Estado pero en forma integral, es decir, en
todas las actividades de esta industria: la producción, la elaboración, el transporte y el
comercio […] sin monopolio del petróleo es difícil, diré más, es imposible para un
organismo del Estado vencer en la lucha comercial las organizaciones del capital privado.
También remarcó que, para defender los yacimientos petrolíferos argentinos de las
compañías extranjeras, era necesaria «una magnífica insensibilidad a todas las
solicitaciones de los intereses privados concordantes o no con los intereses colectivos,
pero sobre todo hace falta un poder político capaz de contener todas las fuerzas
opuestas».
Resulta inexplicable la existencia de ciudadanos que quieren enajenar nuestros depósitos
de petróleo acordando concesiones de exploración y explotación al capital extranjero,
para favorecer a éste con las crecidas ganancias que de tal actividad se obtiene, en lugar
de reservar en absoluto tales beneficios para acrecentar el bienestar moral y material del
pueblo argentino. Porque entregar nuestro petróleo es como entregar nuestra bandera.
Entre 1927 y 1928 Mosconi recorrió América Latina informando a las autoridades sobre la
experiencia argentina con los combustibles fósiles, promoviendo la integración de
esfuerzos en materia de petróleo. Mosconi fue el mayor impulsor de una política nacional
que puso los recursos naturales al servicio del desarrollo económico, industrial y social de
la Nación. Defendió la nacionalización de estos recursos, un absoluto monopolio estatal en
su exploración y explotación, la necesidad de los países latinoamericanos de tomar
medidas coordinadas en este asunto, y la promulgación de leyes relacionadas con los
recursos naturales que fueran ventajosas para los intereses de los estados nacionales. La
influencia de esta doctrina tuvo impacto en México, Brasil, Uruguay, Bolivia y Colombia.
Mosconi administró eficientemente YPF y, al mismo tiempo que establecía una incipiente
gran empresa petrolera, comenzó a combatir la presión política de los dos gigantes de la
explotación de hidrocarburos: la holandobritánica Royal Dutch y la Standard Oil del
estadounidense John D. Rockefeller.
En 1929 recibió a Edmundo Castillo, ministro de Industria uruguayo, y lo convenció del
establecimiento de una refinería nacional y una empresa estatal para vender sus
productos. Esto desembocó en la creación de Administración Nacional de Combustibles,
Alcohol y Portland (ANCAP), la compañía energética estatal creada por el gobierno
uruguayo en 1931.
Mosconi, leal a sus ideas radicales, no quiso colaborar en la década infame cuando los
militares del momento se lo pidieron. Un dato que demostró su férrea disciplina militar
fue su acto de mandar oficiales a los yacimientos para sofrenar a los transpirados
anarquistas de veinte nacionalidades distintas, en sus lucha de condiciones laborales
acordes.
En 1936, luego de la Guerra del Chaco, el Estado boliviano creó Yacimientos Petrolíferos
Fiscales Bolivianos (YPFB) siguiendo el modelo de la empresa argentina, y poco después
dictó la expropiación de la filial boliviana de la Standard Oil. En 1938, en Brasil, las mismas
ideas llevaron a la formación del Conselho Nacional do Petróleo (CNP). Ese mismo año
Mosconi fue galardonado con una medalla de oro por la Academia de Ciencias y Arte de
Río de Janeiro en reconocimiento a su labor.
10. En el Golpe de Estado de Argentina ocurrido el 6 de septiembre de 1930, sectores civiles y
los medios de comunicación, un grupo de militares encabezado por el general José Félix
Uriburu se apoderó del gobierno, derrocando al presidente Hipólito Yrigoyen y
estableciendo una dictadura militar. No fue el primer intento de golpe de estado posterior
a la sanción de la Constitución en 1853, pero sí el primero en tener éxito total.
Podemos señalar a las siguientes, como causas del golpe de Estado de 1930:
1) La crisis económica mundial de 1929, tuvo inmediatas repercusiones en la economía
argentina.Los ingresos de la Aduana disminuyeron debido a la disminución del comercio
internacional, quebrando numerosas empresas y comercios. El peso nacional perdió valor,
disminuyeron las exportaciones y las importaciones, y esto fue acompañado por una baja
en los salarios y por una creciente desocupación.
2) Los problemas económicos enfrentaron al gobierno de Yrigoyen con todos los grupos
sociales que lo habían apoyado. Las principales entidades que agrupaban a los
terratenientes y exportadores se aliaron contra Yrigoyen y buscaron el apoyo de grupos
del Ejército.
3) En 1929 todo el sistema de control del gobierno radical, dependía de seguir
manteniendo alto el gasto público. Ante la crisis, Yrigoyen disminuyó su ritmo hasta que
llegó un momento en el que resultó insuficiente para sostener la estructura creada. Los
sueldos de la administración pública comenzaron a atrasarse y no se creaban nuevos
cargos estatales. En los meses previos al golpe, el gobierno redujo aún más el gasto e
intentó despedir a empleados públicos. Todo esto provocó el derrumbe del apoyo de las
clases medias al gobierno.
4) El descontento militar con la administración yrigoyenista, producida por el
desplazamiento de aquellos militares que habían acompañado la gestión de Alvear y por el
sistema de ascensos y promociones por el que muchos se sentían perjudicados.
5) El avance de una corriente de opinión antidemocrática que ponía en duda los beneficios
del voto universal y que advertía sobre la necesidad de gobiernos fuertes como única
garantía de orden cuando los desbordes provocados por líderes demagógicos (como ellos
calificaban a Yrigoyen) volvían ingobernables a los sectores populares. En síntesis, ante la
crisis, el sistema liberal democrático era incapaz de revertir la situación.
6) El avance del discurso nacionalista, que definía a la democracia como “la dictadura
incontrolable de la chusma y de los demagogos”. Con influencias de la derecha autoritaria
europea, estas ideas adquirieron rápida difusión en algunos medios de prensa, en sectores
medios y altos y en algunos sectores del Ejército. Grupos como la “Liga Republicana”
crearon un clima de violencia en las calles para generar la idea de desgobierno.
Lentamente fue tomando forma la idea de presentar al Ejército como el instrumento más
preparado para superar la crisis y regenerar los valores perdidos por la demagogia
imperante.
7) El Congreso había dejado de ser operativo como cuerpo legislativo, y en esto le cambia
una gran responsabilidad a los legisladores yrigoyenistas.

Estaban dadas las condiciones para el golpe.