Está en la página 1de 29

CRITERIOS PARA EL DISEÑO Y LA EVALUACIÓN

DE MATERIALES COMUNICATIVOS
GRACIA LOZANO Y J. PLÁCIDO RUIZ CAMPILLO
CENTRO DE LENGUAS MODERNAS, UNIVERSIDAD DE GRANADA

I. EL ENFOQUE COMUNICATIVO Y EL MATERIAL DE CLASE

D
espués de un cuarto de siglo de vigencia del enfoque comunicativo, con sus críticas
y revisiones, aún hoy seguimos haciéndonos la pregunta de si vale la pena
adoptarlo en el aula o si es posible comprobar que utilizando sus presupuestos se
obtienen mejores resultados que utilizando otros o en qué medida son mejores.

Dios nos libre de plantear ahora aquí semejantes disquisiciones. aunque no estaría de más
recordar que, en el panorama de la enseñanza del español como lengua extranjera,
mientras hay profesores que están enfrascados en complicadas y pensadísimas tareas de
tercera generación y enfoques procesuales, en una cantidad nada desdeñable de aulas
apenas se han cambiado los puntos de vista y los procedimientos basados en el
estructuralismo y la traducción, y sin embargo, en unas clases y otras resulta que la gente
aprende español.

Suponemos que todos compartimos, como mínimo, un vivo interés por las propuestas de lo
que, de modo muy general, podemos llamar enfoque comunicativo. Y un buen número de
nosotros podemos incluso declararnos comprometidos con el intento de llevarlo al aula, y
esto porque, aunque sea de un modo poco analítico y bastante intuitivo, tenemos una
experiencia más positiva de un modo de hacer que de otro.

Los quebraderos de cabeza comienzan cuando uno se encuentra, o mejor dicho, es capaz
de darse cuenta de que a nuestros alumnos no les terminan de convencer algunas de las

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 127


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
actividades que hacemos en clase, por muy “comunicativos” que seamos o pretendamos
ser. Seguro que todos hemos oído alguna vez quejas de nuestros alumnos como las
siguientes:

“Estamos perdiendo el tiempo en jugar, y yo he pagado para aprender”


“¿Para qué sirve esto?”
“¿Dónde está la gramática?”
“No puedo practicar sin antes estudiármelo y repetirlo”
“Mi profesor no me corrige, y así no puedo saber si lo hago bien o mal”

Otras veces, si no son manifestadas directamente, podemos apreciarlas como profesores en


la insatisfacción que producen determinadas actividades o secuencias de actividades. ¿Cuál
es el problema? Nos atrevemos a indicar dos posibles causas:

1) el desajuste entre el apellido “comunicativo” y la realidad del diseño de los manuales al


uso, y

2) el desacuerdo entre las propuestas derivadas del enfoque y lo que los alumnos sienten
como necesidades propias.

En cuanto a lo primero, e independientemente del valor didáctico de los textos, sucede que
actividades y procedimientos “vendidos” como comunicativos, no responden a los más
elementales criterios del enfoque. En muchos casos, el efecto resultante de barnizar viejos
usos estructuralistas es el caos, tanto para el profesor como para el alumno. Para el
profesor, porque puede verse obligado a “trabajarse” el material más que el propio
estudiante. Y para el alumno porque a menudo rompe sus expectativas acerca del proceso
de enseñanza-aprendizaje para hacerle actuar de un modo que no entiende a dónde lo
lleva. Por lo menos, un texto firmemente asentado en criterios formales proporciona orden
y sentido a lo que se hace. El alumno posiblemente va a tener carencias de aprendizaje, pero
al menos aquella tarea en que se le involucra tiene una dirección clara y una finalidad
precisa.

La solución empieza por ser muy críticos con los materiales editados, y dejar de considerar
un método a todo aquello que de ninguna manera lo es.

Lo segundo (el desajuste entre lo que nosotros entendemos que es necesario y la


perspectiva del alumno), nos plantea un problema más serio: se trata de que a lo que
nosotros podemos considerar adecuado y rentable, en muchas ocasiones el alumno no le ve
la utilidad. Es decir, son críticas a las prácticas amparadas por el propio enfoque. Las quejas
de los alumnos que hemos recogido antes pueden estar poniendo de manifiesto lo
siguiente:

1. La ausencia de sistematización, cuando, por ejemplo, enseñamos el presente de


indicativo de forma dispersa o estudiamos el imperativo de VD. sin introducir el presente de
subjuntivo hasta un curso después.

2. La ausencia de práctica repetitiva, cuando nos ponemos a producir inmediatamente,


nada más presentar la estructura o función, aunque sea difícil de asimilar.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 128


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
A esto subyace la imposición de estrategias de aprendizaje en virtud de una concepción
errónea del carácter instrumental de la lengua. Swan (1985a) hablaba de una “falacia de la
vida real” que había llevado a los diseñadores de materiales, entre otras cosas, a considerar
que solamente se podía nacer en clase lo que se hace normalmente con la lengua, de modo
que quedaban proscritas prácticas artificiales de repetición y atención exclusiva a la forma,
que siempre han sido percibidas como imprescindibles para dominar ciertos aspectos
lingüísticos de especial dificultad.

3. La dificultad de apreciar el valor pragmático de los exponentes que se introducen o la


concienciación excesiva del mismo.

A veces se introducen cuestiones pragmáticas muy complicadas a las que no se ofrece un


marco de comprensión comunicativa suficiente para su aprendizaje; otras veces se hace
atender al alumno a estrategias de comunicación que tienen mucho de universal (vid. infra,
apartado IV). En ambos casos se está perdiendo el tiempo: o no se facilita lo difícil o se
dificulta lo fácil.

4. La anatemización del recurso a la lengua materna.

Llevado a sus últimas consecuencias, el criterio de usar solo la lengua extranjera puede
entorpecer seriamente el proceso de enseñanza. Fue también Swan quien llamó
sensatamente la atención sobre la necesidad de permitir una especie de “hipótesis de
equivalencia” que nos evitara caer en la pretensión ridícula de que el alumno vuelva a su
infancia, categorizando el mundo de nuevo en cada clase.

La mayoría de estos excesos han sido ya suficientemente analizados y existen soluciones


teóricas y prácticas que, sin embargo, parecen no tener el reflejo que debieran en las aulas
de español y, especialmente, en los materiales disponibles.

Esto significa que, a pesar de que nuestras convicciones puedan estar fundamentadas en
una u otra interpretación teórica de las implicaciones de un enfoque comunicativo, en la
“guerra” de la enseñanza del español siempre debemos esperar bajas. Nuestra primera
reacción, como buenos generales, es la de proveer los medios para tener un poco más de
éxito en la próxima batalla.

El primer recurso para esto, como todos sabemos, es intentar adaptar lo que nos plantea el
manual o el currículum de nuestro centro a las características, necesidades y expectativas
del grupo meta, sobre la base, naturalmente, de unos criterios explícitos o acumulados
subconscientemente a través de la experiencia. Situar este compromiso en un posible marco
global de la actividad de clase puede hacer más gráficas sus consecuencias. En el siguiente
esquema quedan reflejadas las relaciones de información de los componentes de la
actividad de clase.

Los tres niveles que incluye (contenido teórico, procedimiento y resultados observables)
están relacionados con las siguientes instancias:

NIVEL l. Enfoque: Modo de entender el proceso de enseñanza-aprendizaje (descripción


social, objetivos y procedimientos), ideas, tanto operativas como descriptivas, sobre el
propio objeto de aprendizaje y principios derivados.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 129


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
NIVEL 2. Procedimiento

ESQUEMA 1. RELACIONES DE INFORMACIÓN Y REALIMENTACIÓN


DE LOS COMPONENTES DE LA ACTIVIDAD DE CLASE. MATERIAL AJENO.

2.1. Fase de diseño: aplicación de las ideas y principios generales sobre el proceso a un
objetivo de aprendizaje concreto y desarrollo del material adecuado.

2.2. Fase de administración: utilización del material como vía de enseñanza / aprendizaje en
el aula, con un grupo y unas condiciones concretos.

NIVEL 3. Resultados: beneficios en términos de aprendizaje real (producto) o condiciones de


estimulación del mismo (proceso).

Y algunas de las implicaciones del esquema podrían resumirse así:

- El diseño del material se encuentra informado directa y únicamente por el enfoque.


- Ambos, diseño y enfoque, son ajenos al profesor, que tiene que asumirlos.
- La única vía de participación del punto de vista del profesor es la administración,
siempre en lucha con el material.
- Los resultados observables pueden alimentar la administración, pero dejan intactos
los materiales.
- Como consecuencia, siempre habrá un divorcio entre el material que utilizamos y la
realidad de nuestra clase.

El intento de salvar esta distancia nos lleva, lógicamente. a pensar en crear material propio.
Es fácil pensarlo: he hecho muchas veces el camino de la administración del material
impuesto a los resultados y he vuelto otras tantas, modificando o añadiendo lo que he

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 130


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
sentido que no funcionaba o faltaba.

ESQUEMA 1. RELACIONES DE INFORMACIÓN Y REALIMENTACIÓN


DE LOS COMPONENTES DE LA ACTIVIDAD DE CLASE. MATERIAL AJENO.

El marco de mi actuación cambiaría como se refleja en el esquema 2:

Las implicaciones de este esquema frente al anterior pueden ser éstas:

- Se produce una interacción constante entre el diseño del material, y por lo tanto el
propio material, y el modo en que éste ha de administrarse en el aula. La importancia
decisiva de esta fase favorece la idea del profesor-diseñador (Block, 1991).

- La influencia de los resultados verificables en el diseño y la administración nos puede


conducir a una evaluación de materiales de carácter cíclico en la que el alumno podría
ganar el protagonismo que se reclama de él (cfr. Breen, 1989 y Clarke, 1989).

- Existe la posibilidad, no por ambiciosa menos necesaria, de que estos mismos


resultados afecten también a los postulados teóricos, de modo que en última instancia
el enfoque sea autorizado por su capacidad de hacer más efectivo el proceso de
enseñanza-aprendizaje y no por cuestiones de moda o adscripción a teorías lingüísticas
del momento.

Pero centrándonos en lo que ahora nos concierne, el interés de las relaciones expuestas en
este posible marco reside en poner de relieve el hecho de que la fase de diseño se encuentra
directamente informada por:

a) Ciertas convicciones teóricas de partida acerca de las características del proceso de


enseñanza-aprendizaje, de los objetivos y procedimientos, e incluso de la naturaleza del
propio contenido, esto es, de la lengua, y

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 131


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
b) la necesidad de proporcional un esquema de funcionamiento de la actividad en un marco
real (el aula), con participantes reales, que establezca sus vías de progreso y su
instrumentación,

Parece, entonces, que la figura del profesor que investiga en sus clases y crea materiales es
el objetivo ideal al que debemos tender, y que cada día es más reclamado por los
investigadores de nuestro campo., No obstante, a nadie se le escapan las dificultades de
esta postura, y si la falta de tiempo y de formación sólo son salvables con una gran dosis de
amor al arte y de confianza en la posterior satisfacción personal, frente al argumento de que
la formación de un profesor es diferente a la de un creador de materiales nuestra posición
es tajante: nadie mejor que el profesor para crear materiales porque la formación surge de
la práctica diaria en clase: sólo hay que empezar a utilizar la experiencia propia, sabiendo
que la fórmula mágica no existe. Tenemos, en todo caso, algunos componentes, y algunas
indicaciones sobre cómo mezclarlos. Pero lo que es muy evidente es que es preciso un
compromiso previo, al menos, sobre la naturaleza del objeto de aprendizaje:

Si nuestro compromiso es con una enseñanza destinada a desarrollar la habilidad


comunicativa de los alumnos, si admitimos que el proceso de enseñanza-aprendizaje de una
lengua desde esta dimensión está informado básicamente por la necesidad de promover un
uso “real” y significativo de esa lengua, tendremos que adoptar algunos principios básicos
irrenunciables:

a) Es necesario considerar la lengua como un instrumento de comunicación antes que como


un objeto de aprendizaje.

b) Input y output deberán considerar simultáneamente todos los niveles de la comunicación


(gramatical, léxico, discursivo, etc.), situando por tanto la unidad mínima de trabajo por
encima del nivel oracional (Morrow, 1981).

c) La producción y comprensión del alumno deberá responder a un propósito de


comunicación real.

d) Hay que permitir la libertad de elección del alumno con respecto a qué dice, cómo lo dice
y con qué instrumento.

e) Se debe proporcionar la posibilidad de que el alumno compruebe el efecto de su


producción41.

Aunque hemos calificado estos principios de irrenunciables, debemos entender que


en el diseño de materiales como en la práctica diaria de clase habrá que conceder
renuncias, como mínimo, de grado. Porque no vamos a engañamos: la actividad
comunicativa auténtica en el aula se produce justo en la puerta en el momento en
que se hace un descanso, o en todo caso debería producirse ahí. El aula será siempre
un marco social en alguna medida artificial, porque nosotros como profesores e
incluso ellos como alumnos todavía creemos que esta moderada artificialidad es un
factor imprescindible para controlar y acelerar el aprendizaje. De alguna manera

41
Para una consideración más detallada de estos principios básicos, véase RUIZ CAMPILLO y LOZANO
LÓPEZ, 1995.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 132


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
todos damos por supuesto que se aprende más y más rápido en diez minutos de
clase que en diez minutos de descanso.

II. EL PROCESO DE CREACIÓN DE MATERIALES

1. DEL MUNDO AL AULA

Inmerso en el hábito de adaptar y preparar todo lo que cae en sus manos, con
bastante frecuencia, un profesor comienza a crear actividades de clase a partir de
materiales reales que en algún momento llaman su atención por sus posibilidades
de ser llevados al aula comunicativa. Diseñar un procedimiento para recorrer el
camino del mundo al aula no resulta a veces nada complicado, tanto menos cuanto
más generalizable, común y relevante sea el material encontrado.

Pensemos, por ejemplo, en el uso que muchos de nosotros hemos hecho de algo
tan habitual como la llamada “prensa del corazón”: desde ofrecer un contexto para
el uso del futuro a través de los horóscopos hasta organizar la práctica libre de
estructuras como las oraciones relativas con subjuntivo a partir de los anuncios de
contactos que son recibidos o producidos por una clase convertida en agencia
matrimonial. Y eso sin mencionar los numerosos test psicológicos “de andar por
casa” que nos permiten introducir en clase el vocabulario de la descripción física y la
personalidad y que, por su amenidad, suelen contar con el favor de la mayoría de
nuestros estudiantes.

Pero, ¿por qué seleccionamos esos materiales reales?, ¿qué aspectos nos sugieren
su adaptabilidad al aula? y, una vez admitidos estos aspectos ¿qué transformar en
ellos o qué dirección tomar para administrarlos pedagógicamente de acuerdo con la
visión adoptada del proceso de enseñanza-aprendizaje y de la naturaleza de la
lengua?

Imaginemos que encontramos en la sección del consultorio sentimental unos


problemas o unas respuestas curiosas. Su contenido nos resulta atractivo, motivador
o interesante pero además pensamos que es fácil utilizarlos para presentar a
nuestros alumnos los exponentes que se emplean en la función de “dar consejos”
porque son un contexto social y funcional en el que tienen pleno sentido, es decir,
permiten fácilmente la contextualización de una función comunicativa.

Pero además, también resulta fácil establecer la relación entre la tarea y el objetivo
que pretendemos (presentar las estructuras) y es entonces cuando nuestra
experiencia y nuestro buen criterio (a veces llamado “intuición” se ponen a
funcionar para habilitar un procedimiento que implique a los estudiantes y los
exponga a la necesidad de utilizar las estructuras que van a focalizarse a
continuación. El proceso seguido hasta llegar a la actividad resultante (vid. figura 1)
es el siguiente:

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 133


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
1º Queremos que hablen y que tenga sentido que hablen, así podemos saber qué
formas dominan. Es la razón para separar los problemas de las soluciones
auténticas. Si damos las soluciones antes de escuchar sus consejos pierde sentido el
preguntarles qué aconsejarían ellos. Es más motivador comparar sus opiniones con
las del experto de la revista si ellos son los primeros en darlas (a todo el mundo le
puede interesar saber si es un buen psicólogo).

2° Pero para dar un buen consejo hay que entender bien el problema, y comprobar
de alguna manera que ha sido comprendido es mejor que explicarlo: el profesor
interviene menos y responde solamente a las necesidades de los alumnos, que
siempre tienen la opción de preguntar vocabulario o pedir aclaraciones sobre el
contenido. Es el motivo para quitarles los títulos, desordenarlos y pedirles que
realicen el proceso inverso. El resultado es que el texto es más autónomo y el papel
de los participantes más activo.

3º Todo lo dispuesto hasta ahora me permite darle a la lectura de los consejos otro
sentido que el meramente lingüístico. Al situar el foco en la tarea de aconsejar y no
en la lengua (en los exponentes de “dar consejos”), la lectura se hace significativa,
sirve para algo más que para buscar formas lingüísticas.

4º Queremos aumentar su competencia y tenemos que introducir un input pero nos


ceñimos al texto al máximo. Por eso se les pregunta si conocen otras formas y sólo
presentamos el resto.

5° Nos faltaba en este momento de la secuencia comprobar si los alumnos


incorporaban a su producción las formas introducidas y detectar, si no era así, la
necesidad de practicar por separado, mediante otras actividades repetitivas y más
focalizadas, las estructuras gramaticales, especialmente las de subjuntivo. La última
tarea, bastante abierta, y con la posibilidad de hacerlo por escrito, nos lo permite
respetando el criterio de elección. (“¿Tienes un problema?...”).

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 134


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
FIGURA 1. ACTIVIDAD DE CLASE DISEÑADA A PARTIR DE MATERIAL AUTÉNTICO

Asocia cada problema con un título


¿Qué consejos darías tú a estas personas?

Aquí tienes los consejos auténticos. Asócialos con su problema.


¿Se parecen los consejos que tú has dado a los del psicólogo de la revista?
¿Tienes algún problema? Pídele consejo a tus compañeros. Si no tienes ninguno,
invéntatelo.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 135


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
Si relacionamos lo que hemos hecho hasta ahora con los principios antes mencionados con
los cuales nos comprometíamos, podemos reconocer en los pasos seguidos la intención de
hacer significativa tanto la lectura como la producción de los alumnos, es decir, no se pierde
de vista en ningún momento el carácter instrumental de la lengua, como tampoco la
presencia de todos los niveles de la comunicación. El propósito es bastante verosímil y ello
hace que la lengua que resulta sea, al menos, real, dado su grado de impredecibilidad, pues
el alumno puede elegir con suficiente libertad no sólo lo que va a decir sino también cómo
lo va a decir. Además, en varios momentos se puede verificar la existencia de interacción y
de vacíos de información.

2. DEL AULA AL MUNDO

Pero si reconocemos que determinados materiales auténticos se prestan a primera vista a


ser llevados a la clase. no siempre es fácil encontrar aquellos que se ajusten a nuestras
necesidades.

A veces es en el syllabus donde se plantea una determinada necesidad, una carencia


específica que es más viable subsanar mediante la creación del material desde cero. El
camino es el inverso al anterior. No parte de un material dado al que aplicar un diseño, sino
que diseño y material se van configurando en un proceso de estructuración y
reestructuración hasta conseguir la actividad que, una vez en clase, demostrará su eficacia
o, por el contrario, la necesidad de hacer modificaciones (en ocasiones, incluso, el fracaso
completo y entonces, mejor volver a empezar) hasta que el diseño permita una
administración sin problemas y la resolución de la tarea o tareas que conlleva cubran el
objetivo que nos planteamos al principio.

Si reflexionamos sobre el proceso seguido en la elaboración de una actividad como la


titulada ”Si yo fuera rico…” (vid. figura 2), comprobamos que:

1º En primer lugar, tuvimos que definir la propia necesidad: determinar con exactitud qué
input era necesario o conveniente introducir y practicar para completar el syllabus, lo que
equivale a haber hecho diagnóstico o, al menos previsión, de necesidades en nuestra clase

2º Se trataba, concretamente, de presentar y practicar la expresión de condiciones


improbables o imposibles con la estructura Si + IMPERFECTO DE SUBJUNTIVO + CONDICIONAL
(para una clase de nivel avanzado), en el marco de un contexto funcional adecuado a través
del cual se pusieran de manifiesto las implicaciones pragmáticas del uso de una u otra de las
formas de “condicionar el cumplimiento futuro de una acción”. En otras palabras.
queríamos sistematizar el problema de la probabilidad subjetiva, que, en la mayoría de los
programas. no se trata y, si se hace, es desde el punto de vista formal o funcional

3° Disponíamos de una base teórica fruto del análisis pragmático de las formas que se
emplean en español para condicionar el cumplimiento de una acción en el futuro, pero
teníamos también la Intención de ofrecer el esquema a los alumnos para que entendieran
mejor los adjetivos “probable”, “improbable”, “factible de ser realizada”, “posible” o
“imposible”, incluidos en la terminología que se suele emplear para explicar las
condicionales con si y, por lo tanto, debíamos pensar en alguna instrumentación que nos
permitiera presentarlo.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 136


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
4° Necesitamos, por tanto, una práctica dirigida a la reflexión sobre el esquema,
especialmente sobre lo más novedoso de él, pero no queríamos añadir metalenguaje
porque éste, en sí mismo, no es nuestro objetivo. Consideramos que la mejor forma de
captar la atención del alumno y encauzar la reflexión era mediante frases extrañas en las
que se plantea algún tipo de contradicción entre el conocimiento del mundo de los alumnos
y las presuposiciones de los enunciados. Lo que se pide al alumno, en todo caso, no es una
explicación teórica de las implicaciones de usarlas, sino el resultado de esas mismas
implicaciones. es decir: en el caso de que se produzcan en la vida real. fuera de la clase:
¿quién las diría?, ¿qué tipo de persona?, ¿por qué es extraño lo que dice?

5° Después de esto pensamos que había que automatizar la estructura y parecía necesaria
una práctica repetitiva que fuera amena y en la que participara toda la clase. Recurrimos
para ello a un juego bastante conocido: el “si fuera...”.

6° Para extender un poco más las formas de esta estructura a otros verbos, pensamos que
era conveniente una práctica algo más libre. El objetivo podría ser el mismo de los ejercicios
en los que falta una de las partes de esta estructura para expresar condición pero no
queríamos presentar una serie de frases sin contexto y nos pareció que los alumnos se
implicarían más en preguntas divertidas como las de las “situaciones difíciles”.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 137


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
FIGURA 2. ACTIVIDAD DE CLASE DISEÑADA A PARTIR DE UN OBJETIVO ESPECÍFICO

2. SI FUERA...
Este es un juego para toda la clase. Un voluntario piensa en un personaje famoso y los
demás tienen que adivinar de quién se trata haciéndole, por turnos, preguntas como las
siguientes:

Si fuera un color, ¿qué color sería?


Si fuera un animal, ¿qué animal sería?

Cuando alguien crea saber de quién se trata, puede decirlo en su tumo. SI lo adivina, gana,
pero si no, queda fuera del juego.

¿Qué harías
1) ...si te dieras cuenta de que tienes la cremallera bajada delante de mucha gente?
2) …si rompieras algo de valor en una tienda?
3) …si no tuvieras suficiente dinero para pagar la cuenta en un restaurante?
4) …si vieras que le están robando el bolso a una anciana?
5) …si alguien te gritara en público?
6) …si sobrepasaras el límite de velocidad con tu coche y te parara la policía?
7) … si te preguntaran en la aduana si tienes digo que declarar y tú llevaras veinte botellas
de whisky?
8) …si vieras a tu novio/a por la calle con otro/a muy acaramelados?

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 138


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
HOJA DE EVALUACIÓN DE LA ACTIVIDAD COMUNICATIVA

01. RELACIÓN: ¿Es la tarea común o generalizable? ¿Está


suficientemente asociada a lo que se pretende enseñar o desarrollar?
02. AUTENTICIDAD: ¿Es el texto auténtico o autentificable en el marco
Contenido
social del aula? ¿Está el caudal de lengua (texto y exponentes)
que ofrece
debidamente contextualizado?
03. PRESENCIA E INTEGRACIÓN DE DESTREZAS: ¿Están presentes las
destrezas adecuadas al tipo de tarea? ¿Se integran de un modo natural?
04. VACÍO DE INFORMACIÓN: ¿Establece vacíos de información?
¿Asegura la necesidad de la contribución de todos los participantes? CALIDAD DE
05. DEPENDENCIA DE TAREAS: ¿Hace imprescindible el cumplimiento LA LENGUA
de una tarea para el cumplimiento eficaz de la siguiente?
06. IMPLICACIÓN: ¿Implica al alumno suficientemente? ¿Le pide Interacción
contribuciones personales? ¿Atrae su interés? ¿Añade tensión, ludismo que
o posibilidades de ser creativo) promueve
7. FOCALlZACIÓN: ¿Es la tarea, antes que la lengua, el foco de
atención?
8. ELECCIÓN: ¿Permite al alumno la elección de qué hacer, cómo
hacerlo, con qué instrumentos?

09. SISTEMATIZACIÓN DEL CÓDIGO: ¿Presenta el código lingüístico


como un instrumento? ¿Relaciona los exponentes con otros de la
misma función? ¿Facilita su reutilización en contextos diferentes?
10. CAUDAL DE PRÁCTICA: ¿Proporciona un volumen y calidad de
Contenido
práctica suficientes?
11. SECUENCIACIÓN: ¿Está la secuenciación justificada? ¿Sirve lo que
se hace en una tarea para la siguiente? ¿Están dispuestas de tal modo
que la primera no le reste valor a la segunda?
12. FLEXIBILIDAD DE ADMINISTRACIÓN: ¿Permite libertad de elección al
profesor para adaptarse al grupo meta?
13. FLEXIBILIDAD DE RESOLUCIÓN: ¿Puede ser resuelta por alumnos
con diferente nivel de dominio de la lengua? ¿Establece un contexto
interno autosuficiente?

INSTRUMENTACIÓN DIDÁCTICA
14. DIFICULTAD: ¿Es el grado de dificultad (cognitiva, lingüística, Gestión
comunicativa) el adecuado? ¿Mantiene un nivel de riesgo bajo?
15. PAPEL DE LOS PARTICIPANTES: ¿Establece los mecanismos
necesarios para dar protagonismo al alumno en el marco de clase?
¿Estimula un papel de “facilitador” del profesor? ¿Prevé una dinámica
de grupos que garantice una interacción adecuada?
16. CONCIENCIA DEL CONTENIDO: ¿Es comprensible y rentable el
metalenguaje? ¿Se proporciona oportunidades para que el alumno
reflexione y hable sobre la propia comunicación? ¿Lo provee de
estrategias que le ayuden a superar su falta de dominio del código? Metalenguaje
17. CONCIENCIA DEL PROCESO: ¿Son claros los objetivos, los
procedimientos y el propio proceso que se desarrolla en el aula?
¿Promueve en el alumno conciencia de ellos?
18. AJUSTE A LAS NECESIDADES: ¿Se ajusta a las necesidades
comunicativas del grupo meta)? ¿Promueve un diagnóstico de estas
necesidades?
Rentabilidad
19. RELACIÓN COSTE-BENEFICIOS: ¿Puede considerarse rentable (en
términos funcionales, afectivos o cognitivos) la inversión de esfuerzo
exigida?
20. FUNCIONALIDAD: ¿Responde la elección y disposición funcional de
los materiales al procedimiento pretendido) ¿Procuran la máxima
facilidad de uso? Edición
21. PRESENTACIÓN: ¿Es la “edición” clara y atractiva?

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 139


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
Con respecto al proceso que se verifica en el acto comunicativo, pretendemos un propósito
verosímil en las tareas 2 y 3. Jugar e imaginar nuestra reacción en situaciones difíciles es
algo que promueve necesariamente una producción significativa. Pero además, también
será impredecible, en tanto que el alumno tiene la posibilidad de elegir qué y cómo decir lo
que quiere con la posibilidad de corregirlo o redirigirlo.

III. HACIA UNA HOJA DE EVALUACIÓN DEL MATERIAL COMUNICATIVO


Hemos Intentado hasta aquí seguir dos procesos de creación de actividades diferentes
Recordemos:

1. el que parte de un material real encontrado que nos parece interesante para confeccionar
con él una serie de tareas porque se adapta bien a nuestro objetivo, y

2. el que parte de una necesidad muy concreta que pretendemos sea cubierta también por
medio de una serie de tareas que nos obligan a crear el material mismo, de manera que sea
adaptable al objetivo y se preste a la confección de dichas tareas.

Las actividades resultantes, a primera vista, tienen el aspecto de “comunicativas”. Pero lo


cierto es que la única piedra de toque de que disponemos es la clase y sólo después de
probarlas con nuestros alumnos podemos decir si funcionan o no y en qué grado. Y tanto si
queremos perfeccionarlas como si queremos subsanar el error o errores que las hacen
inviables o dificultan su ejecución de manera satisfactoria, nos convendrá detectar en qué
momento del diseño fue acometido, lo cual, en rigor, significa comprobar si nuestro
camino, recorrido intuitivamente, es correcto o, lo que es igual, si en cada paso hemos
hecho posible que el resultado sea comunicativo, tal como pretendíamos.

La siguiente HOJA DE EVALUACIÓN pretende darme información sobre dos cosas:

a) Si la actividad que propongo responde efectivamente, en sus aspectos de diseño, al uso


del instrumento que se produce fuera de clase.

b) Si los artificios didácticos añadidos para conseguir esto están razonablemente justificados
y dañan lo mínimo posible el objetivo anterior.

Ahora comentaremos brevemente el posible contenido de cada uno de estos criterios,


tratando de hacer descender sus implicaciones teóricas a su utilidad real en el diseño de
actividades de clase, destacando algunos de los problemas que puede presentar su
consideración y ejemplificando los modos en que el diseño puede responder
satisfactoriamente a las preguntas que plantean.

01. RELACIÓN. ¿Es la tarea 42 común o generalizable? ¿Está suficientemente asociada a lo


que se pretende enseñar o desarrollar?

42
El concepto de tarea deberá ser entendido, en un sentido amplio, como toda aquella actividad que
se pide al alumno en la lengua meta.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 140


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
En la selección de la tarea existe un criterio previo: que responda a un análisis de las tareas
reales que una persona puede emprender cuando se comunica por medio de la lengua
objeto (y, en realidad, de cualquier otra lengua). La tarea deberá ser común, por tanto, o, en
su defecto, generalizable: el objetivo es que sea fácil de extender el uso de los ítems
lingüísticos implicados a otras tareas del mundo real. Tales requerimientos cubren la
necesidad de una relación entre la actividad de clase y el mundo externo a ella, pero existen
aún otras relaciones necesarias entre esta actividad y los objetivos didácticos: por un lado, la
tarea deberá estar asociada suficientemente a las estructuras lingüísticas o funciones
comunicativas cuyo aprendizaje o desarrollo se pretende, sea en el grado que sea (cfr.
Loschky y Bley-Vroman, 1990); por otro, deberá ser adecuada al tipo de texto que se ofrece
en términos de uso real del lenguaje (Grellet, 1981 y Morrow, 1987).

La disposición de un consultorio sentimental para la comprensión o la práctica de las formas


de consejo, o la de una agencia matrimonial para la expresión de deseos pueden ser
ejemplos típicos de respeto de esta relación.

02. AUTENTICIDAD. ¿Es el texto auténtico o autentificable en el marco social del aula? ¿Está
el caudal de lengua (texto y exponentes) debidamente contextualizado?

Llevar la calle a clase ha sido una idea derivada de las exigencias del enfoque, y el
instrumento preferido los materiales auténticos. Pasada ya la “fiebre” de la autenticidad
que llenó indiscriminadamente los manuales editados de este tipo de textos, hemos
acabado comprendiendo que su inclusión forzada los deja convertidos frecuentemente en
un adorno inútil, artificializando además la explotación al imponer factores ajenos al interés
didáctico concreto que nos mueve. Una posibilidad de mantener el espíritu sin la letra nos la
ofrece la selección de los materiales auténticos: conseguir un input más simple o un texto
más relacionado con las necesidades de la tarea. El único problema es que parece dificultar
la labor de diseño en una medida muy superior a los beneficios que supuestamente
produce. De modo que hemos tenido que reconsiderar el asunto y aceptar una especie de
“autentificabilidad”, la que proporciona aquel procesamiento pedagógico de los textos
que, sin alterar la calidad de la lengua, es capaz de responder a las necesidades concretas de
la tarea y el estadio de aprendizaje. ¿Cómo hacer esto? Si la posibilidad de la adaptación,
como ha sido sugerido frecuentemente, plantea el peligro de mutilar discursivamente el
texto, la solución más factible puede ser la recreación, entendida como la reconstrucción
del texto, o incluso la creación directa de textos reales: no hará falta recordar que el texto de
un hispanohablante es siempre un texto auténtico. Por otro lado, la necesidad de
contextualización se incorpora al criterio como una condición de autenticidad: todo el
caudal de lenguaje que sirve de instrumento a la actividad habrá de estar debidamente
situado en el contexto lingüístico, social y funcional que le da su pleno sentido como
instancia de comunicación.

03. PRESENCIA E INTEGRACIÓN DE DESTREZAS. ¿Están presentes las destrezas adecuadas


al tipo de tarea? ¿Se integran de un modo natural?

Como sucede en el uso natural de la lengua, las 4 destrezas básicas deberían estar presentes
como cauce de la tarea. Sin embargo, forzar su presencia por el mero hecho de que existen
se puede convertir en una operación cosmética que artificializa enormemente la tarea. Si la

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 141


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
tarea debe ser adecuada al tipo de texto que se ofrece o que se pide en términos de uso real
del lenguaje (Grellet 1981), la exigencia del uso de una determinada destreza en el curso de
una tarea deberá responder a este criterio de verosimilitud, así como, especialmente, el
modo en que se produce la secuencia: el procedimiento que más beneficiara la calidad de la
lengua consistiría en secuenciar el uso de cada destreza de acuerdo con el uso natural que
se hace de ellas. Así, el procedimiento sería:

1) Preguntarse: ¿Cuándo se lee? ¿Cuándo se habla? ¿Cuándo se escribe? ¿Cuándo se


escucha?, y seleccionar de acuerdo con esto la destreza que ha de ponerse en práctica; y

2) volver a preguntarse: ¿Qué se hace después de leer, decir, escribir o escuchar esto,
determinando con la respuesta la secuenciación adecuada de las destrezas.

Ejemplos que están en las mentes de todos: por un lado, la artificialidad de hacer escuchar
al alumno un parte meteorológico para completar después una tabla de temperaturas, por
otro, la considerable verosimilitud de proponer comentarios y reacciones después de la
lectura, por ejemplo, de titulares de periódico.

04. VACÍO DE INFORMACION – “JIGSAW”: ¿Establece vacíos de información? ¿Asegura la


necesidad de la contribución de todos los participantes?

El propósito básico de toda actuación comunicativa es “cubrir” un determinado “hueco”


de información (transactiva o interactiva). La técnica más conocida y utilizada del enfoque
(véase para el español De 2 en 2, Español en pareja, etc..) seguramente es el
establecimiento de vacíos de información como razón para producir o recibir enunciados. La
técnica asociada del “rompecabezas” asegura que estos vacíos estén dispuestos de tal
modo que sea precisa la contribución de todos los participantes en el intercambio para
hacerse con la información completa. Valga como ejemplo la típica actividad de vacío de
información representada en la figura 3a.

FIGURA 3a
HABLAR DE COSTUMBRES

ALUMNO A Pochola Manolo ALUMNO B Pochola Manolo


¿A qué hora ¿A qué hora se
11.00 o 12.00 7.30 – 8.00
se levanta? levanta?

¿Qué Cereales y
Café ¿Qué desayuna?
desayuna? leche
Ir de compras o
¿Qué hace Limpiar la ¿Qué hace
pasear con su
después? casa después?
perro
¿A qué hora Cuando ¿A qué hora
14.00
almuerza? acaba almuerza?
Bistec con
¿Qué le gusta ¿Qué le gusta Verduras y
patatas y
comer? comer? pescado
salchichas
¿Qué hace Trabajar en ¿Qué hace por la
Ir a clase
por la tarde? un bar tarde?

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 142


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
La presencia de este procedimiento en la tarea la provee de una notable cualidad:
proporciona un propósito a la comunicación y asegura el carácter necesariamente
cooperativo de la actividad. No obstante, este propósito planteado hasta aquí acaba siendo
meramente técnico, y hay que ver si la comunicación resultante es auténtica: pensemos que
el feedback a disposición del alumno puede limitarse a la comparación gráfica o la
identificación de sonidos, sin que en ningún momento intervenga la intención de
comunicar significativamente. ¿Cómo puedo aumentar la autenticidad de la interacción?

Una posibilidad clásica, pero realmente muy poco utilizada, es la que describe el siguiente
criterio.

05. DEPENDENCIA: ¿Hace imprescindible el cumplimiento de una tarea para el


cumplimiento eficaz de la siguiente?

Hacer depender una tarea 2 de una tarea 1 de tal modo que el fracaso en la culminación de
la tarea 1 impida acometer o realizar la tarea 2 eficientemente, como en la figura 3b.
proporciona:

1) Autenticidad del propósito (el alumno requiere cierta información del compañero para
hacer algo con ella).

2) Feedback comunicativo: el alumno sabe si ha tenido éxito en la comunicación a través del


efecto que produce el intercambio (es capaz de comparar los estilos de vida de ambos
posteriormente).

3) Responsabilidad por lo que se dice, sabe que tiene que transmitir información, no solo
pronunciar, porque de ello depende la continuación y “los errores se pagan”.

4) Negociación del sentido: la posibilidad de fracaso comunicativo y el propio fracaso


estimulan la presencia de la negociación del sentido.

A pesar de todo, aún existe un cierto grado de artificialidad, desde el momento en que el
propósito real de la comunicación, a fin de cuentas, resulta ser simplemente la necesidad de
completar el ejercicio propuesto por el profesor. Sin una implicación auténtica del alumno
en la búsqueda y procesamiento de la información. El siguiente criterio propone esta
implicación.
FIGURA 3b

ACTIVIDAD 1: HABLAR DE COSTUMBRES

ALUMNO A Pochola Manolo ALUMNO B Pochola Manolo


¿A qué hora ¿A qué hora se
11.00 o 12.00 7.30 – 8.00
se levanta? levanta?

¿Qué Cereales y
Café ¿Qué desayuna?
desayuna? leche
Ir de compras o
¿Qué hace Limpiar la ¿Qué hace
pasear con su
después? casa después?
perro

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 143


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
ACTIVIDAD 2: COMPARAR ESTILOS DE VIDA

06. IMPLICACIÓN: ¿Implica al alumno suficientemente? ¿Le pide contribuciones


personales? ¿Atrae su interés? ¿Añade tensión, ludismo o posibilidades de ser creativo?

La figura 3c, finalmente, plantea un modo simplicísimo de incluir en el desarrollo de la


interacción un interés personal del alumno en obtener y negociar la información, a
semejanza del uso natural de la lengua. La técnica más importante para estimular este
hecho es la de la personalización: permitir una contribución del alumno como individuo,
dando cabida a sus experiencias, actitudes y afectos personales o, en todo caso, otros que
pudieran ser sentidos como tales. Si una personalización auténtica que ponga en juego al
alumno como individuo no es, sin embargo, siempre posible, se imponen procedimientos
en cierto grado artificiales para acercarnos a esta posibilidad, como la atribución de
características o experiencias (véanse, como ejemplo, las tarjetas de hipótesis representadas
en el cuadro X), la simulación o el role-play. Pero además, un buen número de factores se
muestran relevantes en este sentido: el interés, la tensión, la competición, el ludismo o la
creatividad de la tarea de comunicación propuesta contribuyen decisivamente a hacer real
la voluntad y la necesidad de los participantes de comprender a los demás y expresarse.

FIGURA 3C

ACTIVIDAD 1: HABLAR DE COSTUMBRES

ALUMNO A TÚ TU COMPAÑERO ALUMNO B TÚ TU COMPAÑERO

¿A qué hora se ¿A qué hora se


11.00 o 12.00 7.30 – 8.00
levanta? levanta?

¿Qué
Café ¿Qué desayuna? Cereales y leche
desayuna?
Ir de compras o
¿Qué hace ¿Qué hace
Limpiar la casa pasear con su
después? después?
perro
¿A qué hora
almuerza?

ACTIVIDAD 2: COMPARAR ESTILOS DE VIDA

En resumen, los tres últimos criterios discutidos (vacío, dependencia, implicación)


contribuyen en diverso grado a dotar a la tarea de un propósito auténtico, favoreciendo, en
esa medida, la calidad de la lengua.

07. FOCALIZACIÓN: ¿Es la tarea, y no la lengua, el foco de atención?

Admitir, como ya indicamos, que la lengua es un instrumento antes que un objeto nos lleva
inevitablemente a situar el foco en la tarea. Un primer escollo: aunque queremos desarrollar
un enfoque comunicativo, no podemos dejar de ser conscientes de la importancia del
dominio del código. Y sabemos lo difícil que es llamar la atención sobre un factor lingüístico
manteniendo al mismo tiempo esta “comunicatividad”, pues una vez que el alumno se da
cuenta, o simplemente sospecha, que se le está proponiendo el aprendizaje o la práctica de
un aspecto formal, deja de considerar la tarea como una oportunidad para comunicar y

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 144


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
“pulsa” el “modo de aprendizaje” consciente, desvirtuando la autenticidad de la
interacción.

De entre las soluciones ofrecidas en la literatura sobre el tema podemos recordar la llamada
“focalización metodológica”: basados en la hipótesis del output comprensible (Swain,
1985), algunos trabajos se han dedicado a probar que, dada una tarea plenamente
comunicativa, focalizar sobre un aspecto gramatical en la fase de administración (mediante,
por ejemplo, peticiones de reformulación) no reduce en absoluto su comunicatividad y
además proporciona un aprendizaje efectivo y del objeto gramatical en cuestión ( cfr.
Nobuyoshi y Ellis, 1993):

1) Alumno: Porque tienes mucha...


Profesor: ¿Yo?
Alumno: No. Tengo. Tengo mucha...

Esta solución parecería liberar al diseño de responsabilidades sobre la forma, aunque en


realidad no es solución, básicamente por 2 razones:

a) En primer lugar, no lo libera de responsabilidad. Muy al contrario, lo obliga a algo casi


imposible de conseguir: seleccionar una tarea lo más asociada posible a los exponentes
objeto de atención, de modo que un defecto en su uso pueda acarrear problemas de
comunicación. (Esto es muy difícil de conseguir: muy pocos aspectos formales son
imprescindibles en ciertas tareas).
b) En segundo lugar, porque es enormemente fácil que el alumno cambie al “modo de
aprendizaje”, por muy necesaria que sea la relación entre el ítem gramatical y la función
comunicativa. He aquí dos ejemplos de cambio de foco de alumnos que tratan de
interpretar la intervención del profesor en términos de comunicación auténtica:

2) Alumno: Fui porque me ha dicho...


Profesor: ¿Te ha dicho esta mañana?
Alumno: No, ayer. Me ha dicho ayer,
Profesor: ¿Entonces? ¿Me ha dicho?
Alumno: Ah, Me dijo.
3) Alumno: Es posible que tengo...
Profesor: ¿Tengo? ¿Yo tengo?
Alumno: No, tú no. Yo tengo.

Visto que las soluciones metodológicas dejan mucho que desear, no nos queda más
remedio que poner el énfasis sobre el diseño. La solución más aplaudida en los últimos
tiempos es, curiosamente, admitir la productividad de ciertos viejos usos formalistas con un
barniz que incluye entre sus componentes criterios cognitivos. Se trata de dar paso al foco
en la lengua tratando de despertar la conciencia gramatical del alumno (que, como
sabemos, a veces es lo único que tiene despierto). Para ello se habilita un nombre (“tareas
de aprendizaje”) que permite justificar la práctica en el marco de programaciones por tareas
y procesuales, por medio del argumento (por lo demás, incuestionable) de que hablar sobre
cómo comunicar es una tarea plenamente significativa y autorizada en su autenticidad por
el marco específico del aula.

Sin embargo, a pesar de esta división formal (tareas de aprendizaje y comunicativas), en la

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 145


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
práctica el diseño tendrá que tener en cuenta el lugar del código en las tareas de
comunicación. La asignatura de la enseñanza formal en un marco comunicativo está
todavía pendiente en muchos aspectos. Algunas direcciones en la producción de materiales,
sin embargo, parecen señalar remedios válidos, como tratar de que la tarea ponga en juego
los valores distintivos en la comunicación de las formas objeto de enseñanza, o aumentar en
lo posible su interés de modo que la focalización gramatical, aunque presente, no reduzca
la implicación del alumno en lo que hace. Es decir: procurar que el alumno esté tan
interesado en el proceso que contemple las necesidades formales como un inconveniente
que valga la pena admitir.

08. ELECCIÓN: ¿Permite al alumno la elección de qué hacer, cómo hacerlo, con qué
instrumentos?

Una extensión razonable de la necesidad de situar el foco en la tarea es la conveniencia de


que el alumno disponga de capacidad de elección respecto de:

a) qué hace (tipo de tarea y contenido de lo que dice).


b) cómo lo hace (modo de resolver la tarea e instrumentos que utiliza para ello).

Las consecuencias de esta libertad son de enorme importancia en la autenticidad de la


interacción: constituyen la condición de la impredecibilidad de los enunciados, que a su vez
es la condición de una negociación del sentido auténtica, cuya influencia benéfica sobre la
adquisición está ya suficientemente demostrada de modo experimental.

FIGURA 4

Principio Criterio NEGOCIACIÓN DEL


comunicativo de diseño SENTIDO
Vacío / Rompecabezas +
Propósito Dependencia ++
Implicación +++
Instrumentalidad Foco en la tarea ++++
Elección Elección +++++

Los criterios discutidos hasta ahora señalan, en realidad, componentes de una actuación
encaminada a preservar la calidad comunicativa de la lengua. El cuadro siguiente puede
hacer gráfico el modo en que la suma de principios y criterios incrementan la calidad y
cantidad de esa negociación que es la base del aprendizaje.

09. SISTEMATIZACIÓN. ¿Presenta el código lingüístico como un instrumento antes que


como un objeto de aprendizaje? ¿Relaciona los exponentes con otros de la misma función?
¿Facilita su reutilización en contextos diferentes?

La consideración del input formal como instrumento de comunicación, y la valoración, por


tanto, de sus virtualidades comunicativas, resulta básico en el enfoque. Según nuestro
punto de vista, el este input debería, además, estar relacionado con otros exponentes de la
misma función, permitiendo así:

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 146


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
a) la reorganización del sistema del alumno: nuestra experiencia nos dice que para él es
importante, por un lado, encajar lo nuevo en el sistema previo que ya posee, y por otro, en
un sentido prospectivo, “saber lo que no sabe”; y

b) la extensión del uso a otras funciones.

Las posibilidades que tenemos podrían ser ejemplificadas burdamente así:

1) Fragmentar el paradigma (formal o funcional) apelando, bien a la incapacidad del alumno


de aprender todo en un estadio determinado, bien a la suficiencia de proporcionar solo lo
que se usa en la tarea en cuestión.

2) Ofrecer todo el paradigma, de modo que el nuevo ítem sea encajable y sistematizable.

3) Integrar en contextos sistemáticos y de selección: el código nuevo es encajable en un


sistema conocido y se hace operativa la selección funcional del ítem necesitado.

Sirvan como ejemplo las tres siguientes presentaciones del Imperativo (figuras 4ª, 4b y 4c).

FIGURA 4a, 4b Y 4c

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 147


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
FIGURA 5

Como parece evidente, nos colocamos al lado de la tercera de las propuestas, la de una
integración lo más razonable y operativa posible de los paradigmas formales, funcionales y
de selección. Y esto perfectamente conscientes de que es éste un camino por hacer aún en
la enseñanza del español, donde no abundan las propuestas para una descripción operativa
de la gramática. La figura siguiente ofrece otro ejemplo aún de este intento de integrar en la
descripción del instrumento las características de selección formal (en este caso léxica y
gramatical) y discursiva (grado de probabilidad implicada).

10. CAUDAL DE PRÁCTICA: ¿Proporciona un volumen y calidad de practica suficientes?

El volumen de práctica, así como el modo en que ésta se propone, debe ser suficiente para
permitir un desarrollo adecuado de los procesos de comprensión, producción consciente y
automatización (McLaughlin 90). La automatización de ciertos hábitos se puede promover
mediante su reiterada aparición en contextos de uso suficientes, aunque en la práctica se
revela necesaria la focalización sobre aspectos concretos. Los drills estructurales, como
instrumentos de automatización, han obviado siempre la necesaria contextualización,
situando el foco de atención exclusivamente en la forma. A pesar de ello, la insistencia en
un aspecto formal concreto no tiene que por qué estar reñida con un enfoque
comunicativo: son numerosos los ejemplos de drills que sitúan el ítem funcionalmente,
ofreciendo contextos siquiera sea simulados. Por último, tareas de comunicación reales
como los juegos pueden ofrecer marcos auténticos y motivados a la repetición (considérese
el juego del “Si fuera…” para la fijación del esquema SI + Imperfecto de subjuntivo,
Condicional).

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 148


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
11. SECUENCIACIÓN: ¿Es la secuenciación razonable? ¿Sirve lo que se hace en una tarea
para la siguiente? ¿Están dispuestas de tal modo que la primera no le reste valor a la
segunda?

Los diferentes ejercicios o actividades que estructuran una tarea o, si queremos, las
diferentes microtareas diseñadas para desarrollar una determinada habilidad, deberían
mantener una interrelación justificada en términos de utilidad o necesidad.

Diseñar con este criterio puede ir encaminado a favorecer un propósito de comunicación


auténtico, como discutimos en el punto 5 (dependencia). Pero desde un punto de vista
meramente pedagógico, la secuenciación debería disponer un orden en las actividades de
modo tal que una tarea o microtarea “alimente” a la siguiente, es decir: que proporcione
algo que sea útil en la segunda (feeding solution, Low, 1989). Este “algo” puede ser
cualquier cosa: preparar un contexto de uso, introducir en un contexto funcional o formal,
proporcionar vocabulario, etc. La falta de atención a este criterio puede conducir, como
mínimo, a un fraccionamiento que aísla y entorpece la reutilización de lo aprendido.

En otros casos, el problema no es intentar una secuenciación útil, sino evitar una
secuenciación perniciosa: hay secuencias en las que una primera actividad no solo no
alimenta a una segunda, sino que le arrebata el valor o parte del valor que podría tener
(bleeding solution, Low, 1989)

12. FLEXIBILIDAD DE ADMINISTRACIÓN: ¿Permite libertad de elección al profesor para


adaptarse al grupo meta?

Una tarea gana mucho si el diseño permite que el profesor disponga, en el momento de
administrarla, de una razonable libertad de elección (en cuanto a itinerarios, medios, modos
de participación y procedimientos -Candlin 87) para adaptarse a las circunstancias concretas
del grupo meta. Detrás de esto se esconde la consideración de las variables afectivas y
cognitivas de los alumnos, y es la base de las propuestas de diseños modulares y los bancos
de materiales de los planes procesuales.

Sin embargo, hay que admitir que en el diseño de cualquier actividad influyen
poderosamente los criterios del diseñador respecto del proceso que debe tener lugar en el
aula, y que éstos condicionan en gran medida su puesta en práctica. Si hemos discutido la
importancia de la secuenciación, por ejemplo, será porque creemos en una determinada
organización del material.

En todo caso, no cabe duda de que prever un cierto margen de flexibilidad aumentará
enormemente la calidad didáctica del diseño al aumentar su adaptabilidad.

13. FLEXIBILIDAD DE RESOLUCIÓN: ¿Puede ser resuelta por alumnos con diferente nivel de
dominio de la lengua? ¿Proporciona un contexto interno coherente y autosuficiente?

La exigencia de habilidades lingüísticas muy precisas oscurece la atención a la tarea, y, si


esas habilidades se dan por supuestas, el foco inevitablemente estará en la lengua para

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 149


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
quienes aún no las han adquirido, dentro incluso de un mismo nivel de dominio.

Aunque este problema se pueda producir siempre, el diseño mejorará en la medida en que
se proporcione una especie de contexto interno a la propia tarea, una especie de pequeño
mundo referencial asequible al alumno que le permita operar con sentido en una sucesión
de actividades que le llevan a alguna parte permitiendo el acceso de todos los participantes
en la tarea. El alumno así se siente protegido instrumentalmente de las inclemencias de la
comunicación fuera del aula.

14. DIFICULTAD: ¿Es el grado de dificultad (cognitiva, lingüística, comunicativa) el


adecuado? ¿Mantiene un nivel de riesgo bajo?

Ni que decir tiene que el grado de dificultad tendrá que ser el adecuado al estadio de
aprendizaje del alumno, en lo lingüístico y en lo comunicativo. Otras instancias no
despreciables las constituyen la dificultad cognitiva impuesta por el procedimiento y el nivel
de riesgo personal (afectivo, social, etc.) que el alumno debe asumir ante los demás en el
transcurso de la interacción.

15. PAPEL DE LOS PARTICIPANTES ¿Establece los mecanismos necesarios para dar
protagonismo al alumno en el marco de clase? ¿Estimula un papel de “facilitador” del
profesor? ¿Prevé una dinámica de grupos que garantice una interacción adecuada?

La tarea deberá disponer los medios para que:

1) el alumno ocupe el lugar central, creando las máximas posibilidades de interacción y


estableciendo una adecuada dinámica de grupo, en la distribución y ejecución de las tareas
y

2) el profesor pueda actuar como creador de un espacio de cooperación verbal, facilitador y


co-comunicador, procurando una relación simétrica.

Si es cierto que todo esto se crea, principalmente, en la fase de administración, la


responsabilidad del diseñador, sin embargo, no es despreciable: está, por ejemplo, en el
grado en que una actividad impone una determinada dinámica, o en la voluntad de implicar
al profesor como miembro de la clase.

16. CONCIENCIA DEL CONTENIDO. ¿Es comprensible y rentable el metalenguaje? ¿Se


proporcionan oportunidades para que el alumno reflexione y hable sobre la propia
comunicación? ¿Lo provee de estrategias que le ayuden a superar su falta de dominio del
código?

El metalenguaje utilizado debería, lógicamente, ser escaso, asequible y rentable en términos


operativos. Por otro lado, la tarea aumenta en el alumno la conciencia de lo que está
aprendiendo si le proporciona la posibilidad de reflexionar y hablar sobre el objeto de
aprendizaje, incluyendo instrumentos metacomunicativos. Además, hacer esto es ya una
verdadera tarea de comunicación. Sin embargo, no todas las instancias y los recursos

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 150


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
comunicativos deben ocupar el mismo lugar como objetos de enseñanza. Así puede ser
considerada rentable una atención explícita a estrategias y tácticas para compensar la falta
de dominio de vocabulario, estructuras o fluidez (definir, equivalencias, muletillas), o para
evitar y reparar problemas de comunicación, siempre que esta atención se concentre sobre
los aspectos formales que diferencian al español de la lengua materna, evitando caer en la
descripción de mecanismos que el alumno posee de antemano. Habilidades como predecir,
resumir o negociar, alguna vez propuestas como objeto de enseñanza, forman parte de
estos universales de la comunicación. Pueden ser una buena manera de situar el foco en el
contenido, promover la reformulación o estimular la significatividad de la interacción
cuando el diseñador los utiliza como tareas de comunicación, pero llegan a resultar del todo
inútiles cuando se pretende la reflexión sobre el procedimiento: el alumno sabe
perfectamente predecir, resumir y negociar en su lengua, y si es así, el problema ya no es del
profesor de español, sino de un profesional diferente

17. CONCIENCIA DEL PROCESO. ¿Son evidentes, los objetivos, los procedimientos y el
propio proceso que se desarrolla en el aula? ¿Promueve en el alumno conciencia de ellos?

Hacer transparentes el qué y el cómo de la tarea, e incluso hacerlos explícitos al alumno dice
mucho en favor de la actividad en dos sentidos: en primer lugar, porque si puede poner de
manifiesto los objetivos y el procedimiento es porque los tiene, son razonables y pueden ser
entendidos y asumidos por el alumno; y, en segundo lugar y más importante, porque
persigue que el alumno aprenda a aprender, y ese camino ayuda a obtener de él la
responsabilidad que le corresponde en el buen funcionamiento del proceso de enseñanza –
aprendizaje.

18. AJUSTE A LAS NECESIDADES: ¿Se ajusta a las necesidades comunicativas del grupo
meta?

Como es extraordinariamente obvio, aunque no siempre tenido en cuenta, los objetivos de


aprendizaje deberán derivarse de las necesidades comunicativas de los alumnos. El análisis
de necesidades del enfoque comunicativo se ha basado generalmente en el siguiente
esquema:

1. Descubre lo que el alumno necesita saber.


2. Enséñalo.

Un modelo más valido podría ser el planteado por Swan (1985b):

1. Descubre lo que el alumno necesita saber.


2. Descubre lo que ya sabe.
3. Resta lo segundo de lo primero,
4. Enseña el resto.

Pueden extraerse al menos dos consecuencias generales de este irónico planteamiento: por
un lado, que el diseñador de materiales y programas debe acercarse más a la realidad del
aula y abandonar criterios previos totalizadores sobre lo que debe ser enseñado; por otro,
que el alumno tiene, por lo tanto, mucho que decir, como han entendido bien los planes

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 151


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
procesuales. Una consecuencia más concreta y atenta a nuestro interés en las
particularidades del diseño de materiales es que el diseño debería prever la posibilidad para
el alumno de conocer su estadio, lo que sabe y lo que no sabe, de modo que pudiera
plantearse objetivos concretos y personalizados en el desarrollo de la tarea común. Esto
puede estar presente en la tarea de varias formas:

a) De una manera explícita, una hoja de análisis al principio de la tarea y una vuelta a ella al
final, por ejemplo. (“¿Qué sabes?” / “¿Qué sabes ahora?”), podría promover la conciencia
del punto de partida así como la del que ha sido finalmente alcanzado.

b) De manera implícita, una secuenciación y contextualización atentas a esta necesidad


pueden promover esa conciencia de situación en el propio alumno: proporcionar una
microtarea previa que explore el marco contextual de la tarea, por ejemplo, conduce a un
diagnóstico implícito del punto de partida.

19. RELACIÓN COSTE / BENEFICIOS: ¿Puede considerarse rentable (en términos funcionales,
afectivos o cognitivos) la inversión de esfuerzo exigida?

Ell esfuerzo invertido en dominar determinados aspectos de la lengua debería ser rentable
en términos funcionales, del desarrollo cognitivo del alumno e incluso, si queremos, de su
desarrollo afectivo (Candlin, 1987). Una tarea de aprendizaje pesada y poco motivante, por
ejemplo, se puede justificar por su rentabilidad funcional, así como un test psicológico
divertido pero aparentemente inútil se justificará por su rentabilidad para crear un ambiente
de cooperación verbal el primer día de clase, por ejemplo. Lo que, naturalmente, no puede
justificarse, es una tarea de aprendizaje inútil o un test psicológico aburrido.

20. FUNCIONALIDAD: ¿Responde la elección y disposición funcional de los materiales al


procedimiento pretendido? ¿Procuran la máxima facilidad de uso?

Como es lógico, la elección y disposición de los diversos elementos didácticos,


(instrumentos lingüísticos, textos, diagramas, iconos, etc.) debe responder al esquema de
trabajo pretendido y proporcionar la máxima facilidad de uso.

21. PRESENTACIÓN: ¿Es la “edición” clara y atractiva?

En el caso de materiales caseros, es importante satisfacer las expectativas de los alumnos


sobre formato y calidad del producto en términos de composición, como señala Sheldon
(1988), porque en caso contrario se puede producir lo que ella llama la “cruel paradoja” de
que los alumnos adopten una actitud más positiva frente al material editado sólo porque el
prestigio social de lo impreso le otorga un aspecto de profesionalidad que no tienen los
materiales del profesor.

De los criterios expuestos se deduce la importancia de propiciar un uso “natural” de la


lengua si nos comprometernos con la necesidad de un aula comunicativa. Sin embargo,
debemos reconocer que en el proceso de enseñanza, y particularmente en el de aislar
ítemes lingüísticos como objeto de estudio o herramienta de comunicación es imposible

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 152


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
evitar un cierto grado de artificialidad. En todo caso, la preponderancia en ciertos
momentos de lo que Tsui (1987) describió como discurso docente en el aula frente al
discurso social externo a ella está ligada de un modo “natural”) al ámbito social de la clase,
que impone sus propias reglas de interacción social y verbal, conocidas y aceptadas por
todos los participantes (Swan 1985b). Por lo tanto, desde nuestro punto de vista el objetivo
de una tarea comunicativa no puede ser tanto la observación religiosa de todos y cada uno
de esos criterios, como dotar a la clase de las máximas posibilidades de contacto con un uso
“real” de la lengua objeto (intencionado, productivo, ligado al individuo, contextualizado,
significativo, responsable, etc.), sin perjuicio de prácticas aisladas que adolezcan de este
carácter y que, en última instancia, persigan el dominio de la dimensión comunicativa del
objeto de aprendizaje. Naturalmente, este es el sentido en el que debe interpretarse la
aplicación de cada uno de los factores establecidos a una posible hoja de evaluación como
la propuesta, que no tiene, por tanto, un carácter valorativo, sino de estímulo a la reflexión
sobre los modos de mantener una determinada “dirección comunicativa” dentro de los
límites que establecen la situación en la secuencia, la naturaleza de los objetivos, el tipo de
contenido, etc.

En resumen, la tabla de evaluación que resulta de aplicar a un material didáctico todas las
preguntas anteriores en el sentido en el que han sido discutidas, nos proporciona unos
datos objetivos que en última instancia tienen que ser valorados en relación al efecto que
produce el grado de presencia o ausencia de cualquiera de ellos en el valor global de la
actividad. Como ejemplo, hay criterios tan importantes que deben cumplirse siempre en
algún grado para autorizar el diseño comunicativo o la formulación didáctica de la tarea:
una ausencia significativa de instrumentalidad o una previsión inadecuada de los papeles de
los participantes puede invalidar totalmente el carácter comunicativo de la actividad, del
mismo modo que la falta de atención a factores como la rentabilidad o el caudal de práctica
mermaría extraordinariamente la eficacia pedagógica de esa actividad.

Así pues, la hoja atomiza una realidad que finalmente muestra un solo resultado en el que
las interrelaciones son muy complicadas. No puede faltar, pues, una visión de conjunto del
evaluador guiada, más que nada, por el sentido común. Creemos nuestros propios
materiales, adaptemos otros o simplemente tratemos de adecuar un manual a nuestra
clase, necesitaremos siempre una idea clara de lo que influye de una manera positiva en el
aprendizaje y de lo que lo dificulta. Precisamente ésta es, una hoja de evaluación de la
actividad de clase que responde a lo que de nuestras propias convicciones teóricas ha
quedado después, de llevarlas al aula. Pero si los hemos animado a Vds. a ponerlo todo en
cuestión, no puede haber una amnistía para nosotros mismos, así que es muy posible que
todos tengan sus propias objeciones contra la justificación o la eficacia de los criterios que
sustentan esta hoja. Criticarla severamente será una loable actitud que significa, al menos.
que estamos dispuestos a reflexionar activamente sobre lo que se nos da, creando así
nuestras propias convicciones sobre los materiales de enseñanza comunicativa. El siguiente
paso que proponemos es que los profesores dejemos de ser técnicos que arreglan cosas que
otros construyen y que nos rebelemos contra los fabricantes que no corrigen un mínimo
defecto que siempre tenemos que corregir nosotros mismos, y esto dando forma a nuestras
ideas y experiencias en un material que se muestre realmente adecuado al marco real de
nuestra clase. Pero, sobre todo, nuestro interés está en destruir la falacia de que lo que es
verdad, dicen que es verdad o parece verdad vale. Porque lo único que vale es lo que
demuestra eficacia cada día.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 153


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
REFERENCIAS
BLOCK, David (1991). “Some thoughts on DIY materials design”, ELT Journal, 45/3: 211-
17.

BREEN, M. (1985). Authenticity in the language classroom, Applied Linguistics, 6, l.

BREEN, M. (1989). “The evaluation theory for language learning tasks», en Jonson, R.K.
(ed.).

CLARKE, David F. (1989a) “Communicative theory and its influence on materials


production”. Language Teaching, 73-86.

CLARKE, David F. (1989b). “Materials adaptation: why leave it all to the teacher!”, ELT
Journal, 43/2: 133-41

CANALE, Michael y Merrill SWAIN (1980). “Theoretical bases of communicative approaches


to second language teaching and testing”, Applied Linguistics 1, 1, Oxford: O.U.P.

CANDLlN, C. (1987). Towards task-based language learning, en C. Candlin y D. Murphy


(eds.)

CANDLlN, C. y MURPHY, D.F. (eds.) (1987). Language Learning Tasks. Lancaster Practical
Papers in English Language Education 7. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice Hall.

GRELLET, F. (1981) Developing reading skills, Cambridge: C.U.P. 154

JOHNSON, Keith & MORROW, Keith (eds.) (1981). Communication in the classroom:
application and methods for a communicative approach, London: Longman.

JOHNSON, Keith (ed.) (1989). The second language curriculum, Cambridge: C.U.P.

KRUMM, Hans-Jürgen (1980). “Communicative processes in the foreign language


classroom: preconditions and strategies”. Studies in Second Language Acquisition, 3/1: 71-
80.

LITTLEWOOD, William (1994). La enseñanza de la comunicación oral. Un marco


metodológico, Barcelona: Paidós (original de 1992).

LOSCHKY, L. Y R. BLEY-VROMAN (1990). Creating structure-based communication tasks


for second language development, University of Hawaii Working Papers in ESL, 9, 161-209.

LOW, Graham (1989). “Appropriate design: the internal organization of course units”, en
Johnson, R.K. (ed.): 136-154.

MCLAUGHLLN, Barry (1990). “Restructuring”. Applied Linguistics, 11/2: 1 13-28.

MORROW, Keith (1981). “Principles of communicative methodology”, en Johnson, K. y K.


Morrow (eds.)

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 154


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996
MORROW, Keith y SCHOCKER, Marita (1987). Using texts in a commnunicative approach.
ELT Journal, 41, 4, 248-56.

NOBUYOSHI, Junko y Rod ELLlS (1993). “Focused communication tasks and second
language acquisition”, ELT Journal 47/3, 203-210, Oxford: O.U.P.

NUNAN, David (1991). “Communicative tasks and the language curriculum”, TESOL
Quarterly, 25/2: 279-95.

RUIZ CAMPILLO, J.P., MUÑOZ ÁLVAREZ, B. Y ROSALES VARO, F. (1994): “Revisión y


adaptación del material en el aula comunicativa (II): material y actividad”, Actas de las III
Jornadas sobre aspectos de la enseñanza del español como lengua extranjera. Granada:
Universidad de Granada.

RUIZ CAMPILLO, J.P. Y LOZANO LÓPEZ, G. (1995): “Hacia una hoja de evaluación interna de
la tarea comunicativa”, Lenguaje y textos, 5: 87-100, SEDLL. Universidad de las Palmas -
Universidade da Coruña.

SHELDON, Leslie, E. (1988). Evaluating ELT textbooks and materials. ELT Journal (Oxford),
42, 4, 237-46.

STERN, W. (1992). Issues and options in language teaching, Cambridge: C.U.P.

SWAN, M. (1985a). A critical look at the communicative approach (1). ELT Journal , 39, l.

SWAN, M. (1985b). A critical look at the communicative approach (2). ELT Journal , 39, 2.

TSUI, B.M.A. (1987). “An analysis of different types of interaction in ESL classroom
discourse”. IRAL, XXV/4: 336-53.

monográficos marcoELE. ISSN 1885-2211 / núm. 9, 2009 155


DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL COMO LENGUA EXTRANJERA. EXPOLINGUA 1996