Está en la página 1de 13

MAESTRÍA EN INNOVACIÓN ADMINISTRATIVA

MODULO: HABILIDADES GERENCIALES

UNIDAD DE APRENDIZAJE: TRABAJO EN


EQUIPO Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTO

DOCENTE: MTRA. IMELDA Y. FAJARDO


SÁNCHEZ

IMPACTO DEL
LIDERAZGO EN EL
TRABAJO EN EQUIPO Y
ESTRATEGIAS PARA
HACER UN EQUIPO
PRODUCTIVO
Por: Colli Uribe Gabriela del Carmen

San Francisco de Campeche, Campeche a 24 de mayo de 2019.


Índice

Introducción .......................................................................... Error! Bookmark not defined.


Liderazgo en las organizaciones ........................................... Error! Bookmark not defined.
Liderazgo. ..................................................................... Error! Bookmark not defined.
Trabajo en equipo. ........................................................ Error! Bookmark not defined.
Estrategias para hacer un equipo productivo ................ Error! Bookmark not defined.
Conclusiones......................................................................... Error! Bookmark not defined.
Bibliografía .......................................................................... Error! Bookmark not defined.
Introducción

Hoy en día para lograr el éxito de una institución es difícil, ya que muchas veces no se
trabajan en conjunto (empleados y jefes) o bien no tienen un buen líder, el liderazgo es de
vital importancia dentro de una institución porque de esta forma se lograrán las meta
establecidas. El liderazgo “es el conjunto de capacidades que una persona tiene para influir
en un grupo de personas determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo en el
logro de metas y objetivos”. En la administración el liderazgo es ejercicio de la actividad
ejecutiva en un proyecto, de forma eficaz y eficiente. De igual manera vemos lo que es un
líder: El líder es aquella persona que es capaza de influir en los demás”1

Actualmente las instituciones presentan equipos de trabajo desorganizados, con baja


motivación y no tienen en cuenta los objetivos personales para alinearlos a los objetivos
institucionales impidiendo así que se llegue al cumplimiento de los objetivos planteados. No
solo se deben analizar los factores internos, sino que se deben evaluar los cambios externos
y globales los cuales afectan a las instituciones. Otros componentes que se deben tener en
cuenta a nivel interno, son los valores, ideas, formas de comunicación y de hacer las cosas,
los cuales se pueden convertir en lazos de convivencia complejos, pues no todos los
individuos trabajan de la misma manera ni al mismo ritmo lo que puede causar que los
objetivos no se cumplan o se lleven a cabo en otros tiempos los cuales se establecieron en el
proceso de planeación, al igual que generar un desgaste en el personal causando
desmotivación, bajo rendimiento y altos índices de rotación de personal, de ahí que, se debe
identificar de forma clara cuales son las habilidades y capacidades de cada integrante para
poder aprovechar estas destrezas y así asignar las diferentes tareas y labores dentro de un
grupo de trabajo logrando la optimización de tiempo y productividad.

1
Reig E. (2004) El líder y el desafío del cambio.
Liderazgo Organizacional

Liderazgo

No hay una definición de liderazgo válida para todo el mundo; en realidad, es un término
muy complejo porque toma en cuenta muchos aspectos de la personalidad de un individuo.
En la actualidad existen diversos autores que han aportado sus propias teorías a los elementos
de dirección. Citando a algunos de ellos se tienen los siguientes conceptos:

“Liderazgo es la influencia de una persona a otra o a un grupo de acuerdo con una


determinada situación y se aplica a través del proceso de comunicación humana con el fin de
alcanzar objetivos específicos”.2

“El liderazgo es el proceso que se da entre un líder y sus seguidores por medio de la
influencia, para logro de los objetivos corporativos, inculcando el cambio”.3

“Uso de la influencia, en un escenario o situación organizacional, que produce efectos


significativos […] en el logro de objetivos difíciles.”4

En términos generales, se puede afirmar, que el liderazgo es la capacidad y la habilidad para


influir e inspirar a otras personas al logro de los objetivos empresariales o personales,
dependiendo por la situación que se está atravesando la institución.

Al liderazgo se vincula con conceptos como poder, autoridad y política, pero no debemos
confundirnos; ya que a pesar de que estos términos se encuentran conectados por el grado de
influencia hacia las personas; el primero controla decisiones, aunque haya resistencia de por
medio. De hecho; el liderazgo es un tipo de poder. La política aplica el poder y la autoridad
para lograr lo que se desea.

El liderazgo influye en otras personas, pero de manera positiva, aprovechando las


capacidades y orientándolas al logro de las metas de cualquier empresa o de la vida personal.
La verdadera esencia comienza a formarse a partir de una sola persona que desea cambiar y
mejorar lo que ve a su alrededor y que, a su vez, cuenta con habilidades, influencia y carisma
para transformar, motivar e inspirar a otros a lograr los propósitos establecidos.

2
Idalberto Chiavenato, Comportamiento Organizacional, p. 458. 2 Robert N Lussier, Christopher F
3
Achua. Liderazgo. Teoría, aplicación y desarrollo de habilidades, p. 6. 3 John M Ivancevich, Robert
4
Konopaske, Michael T Matteson, Comportamiento organizacional. p. 492.
Ejercer un estilo de liderazgo en la vida organizacional no garantiza que la elección sea la
mejor: se puede llegar a ejercer otro tipo, de acuerdo con las circunstancias o los problemas
a los que se vayan afrontando los administradores, dueños o directivos.

Existe una clasificación grande del líder, pero para mí me gustaron estas tres:

Líder autócrata es el que toma las decisiones e impone su autoridad constantemente a todos
sus empleados.

Líder demócrata toma en cuenta la opinión de sus colaboradores, incluso para decidirse a
hacer algo nuevo.

Líder liberal o líder de rienda suelta deja actuar a los subordinados como mejor les convenga
a ellos, porque les tiene una confianza absoluta y sabe que, sin ese factor humano, la
organización no funcionaría exitosamente.

Equipo de trabajo

Hoy en día, los equipos de trabajo se han vuelto importantes en las organizaciones,
constituyen los medios para lograr objetivos de mayor relevancia. Por esta razón, es necesario
analizar algunas definiciones que los autores que estudian a estos grupos.

 Un equipo de trabajo es un grupo en el que los esfuerzos individuales dan como


resultado un desempeño mayor que la suma de las aportaciones por individuo.5
 Un equipo es la unidad formada por dos o más personas con habilidades
complementarias, que se comprometen en un propósito común y fijan objetivos y
expectativas de desempeño comunes, de los cuales se responsabilizan.6
 Un equipo es un número reducido de personas con habilidades complementarias,
comprometidas con un propósito común, una serie de metas de desempeño y un
método de trabajo, del cual todas ellas son mutuamente responsables.7
 Un equipo de trabajo se trata de un pequeño número de personas que persiguen un
propósito común y dentro del cual, existe compromiso y responsabilidad para
lograrlo.

En la composición del equipo debemos tener ciertos factores que intervienen en la asignación
del personal a los equipos. Entre estas variables, es posible mencionar:
5
Stephen P. Robbins y Timothy A. Judge, Comportamiento Organizacional, p. 323.
6
Robert N. Lussier y Christopher F. Achua, Liderazgo. Teoría, aplicación y desarrollo de habilidades, p.26.
7
Harold Koontz, Heinz Weihrich, Administración. Una perspectiva global, p.576.
a) Aptitudes. Todo miembro de un equipo de trabajo necesita tener cierto grado de
conocimientos, habilidades y aptitudes para que logre tener éxito.
b) Personalidad. Se ha demostrado, mediante diversas investigaciones, que la
personalidad de los colaboradores de un determinado proyecto puede llegar a influir
significativamente y también extenderse hacia los demás compañeros. Generalmente
los equipos de trabajo que reciben una alta calificación por sus actividades realizadas
son aquellos cuyos miembros coinciden en experiencia, estabilidad emocional,
responsabilidad y extroversión.
c) Roles. Las personas que conforman un equipo de trabajo tienen diferentes
necesidades y puntos de vista para realizar los trabajos que se les encomienda.
d) Diversidad. Existen gerentes que están de acuerdo en que dentro de los equipos de
trabajo de la compañía exista diversidad, ya sea de raza, nacionalidad, género y edad,
porque piensan que los resultados serán óptimos.
e) Tamaño. Existen diversas opiniones respecto al número de integrantes de un equipo:
algunos piensan que, de cuatro a cinco individuos, es más que suficiente, otros
afirman que hasta 10 personas es lo aceptable. En realidad, no se tiene un número
definido de personas para conformar un equipo de trabajo.

Los equipos contemplan varias etapas en su desarrollo: pasan de la inmadurez a la madurez,


guiados por un líder en el aprovechamiento de sus conocimientos y habilidades. Dichas
etapas se explican a continuación:

a) Confusión. En esta etapa los miembros del equipo pueden ser amables, cautos,
difíciles de manejar, discretos o reservados, indecisos e inseguros.
b) Conflicto. En esta fase puede existir confrontación, una mala administración del
tiempo, no hay sentido de dirección, hay falta de motivación y algunos de los
miembros se aíslan.
c) Cooperación. Es el momento en el que existe una mejor comunicación: los miembros
se identifican, desarrollan habilidades, establecen métodos y se orientan más hacia
sus actividades.
d) Compromiso. El grupo está en plena madurez: los miembros tienen una relación más
estrecha, son ingeniosos, flexibles solidarios, y generosos. Muy importante: existe
entre ellos tolerancia.

Las razones por las que un equipo de trabajo llega a desarrollar conflictos son atribuibles a
ciertos cambios, como el hecho de que surja algo inesperado, el aislamiento de algunos de
los miembros, cambios de actitud, reemplazo de algún elemento, la llegada de un nuevo
integrante y también la terminación de una tarea y con el consiguiente inicio de otra.

Liderazgo en un equipo de trabajo

El líder sigue desempeñando un papel importante en las empresas basadas en equipos de


trabajo, convertirse en un líder efectivo requiere de actitudes positivas hacia las demás
personas que integran el equipo. Es igualmente importante fomentar el diálogo, observar lo
que hacen las demás personas, autocriticarse y convertir obstáculos en oportunidades.

Un líder puede llevar a cabo ciertas acciones para lograr que su equipo sea efectivo, dichas
acciones comprenden el reconocimiento, las recompensas, identificar las fortalezas, generar
confianza, conferir autoridad, motivar, inspirar, reconocer las necesidades de cada miembro
e implementar desafíos. Pero ¿cuál es el papel de líder en el equipo? Un factor importante en
los equipos de trabajo es la creatividad; los líderes la deben fomentar a través de cuatro
responsabilidades básicas:

 Asignar tareas correctas a los integrantes. Cada persona es diferente, cada ser humano
posee capacidades y habilidades que lo distinguen del resto del grupo, por lo que es
importante que el líder determine bien estas competencias para poder asignarles las
actividades apropiadas
 Otorgar autonomía. Es necesario dejar que los miembros de un equipo actúen y se
conduzcan con libertad; de esta forma se les permite ser más creativos.
 Proporcionar los recursos necesarios. El tiempo y el dinero son indispensables para
crear y desarrollar soluciones a un problema o proponer algo nuevo a la organización.
 Protección. Aunque se crea lo contrario, entre los miembros de un equipo, existen
personas que bloquean la creatividad. En este caso es el líder quien debe identificarlos
y tratar de encontrar acciones que impidan este tipo de actitudes.
El liderazgo de equipos es un planteamiento complejo ya que es necesario tratar con varias
personas a la vez; pero son la paciencia, perseverancia, comunicación y grado de compromiso
por parte del líder los elementos que contribuirán al logro de las metas propuestas y a la
continuidad del equipo de trabajo.

Estrategias para hacer un equipo productivo

1. Una buena comunicación: Entre las principales estrategias para trabajar en equipo
no nos puede faltar la comunicación. Esta es la base de una buena relación entre
compañeros de trabajo. Si no existe entendimiento, si la información no está
disponible para todos los miembros y en todo momento, podrán sentirse fuera del
círculo, excluidos o diferentes. Si cada miembro sabe cómo está estructurada la
organización y qué tipo de decisiones toma cara miembro, el flujo de comunicación
será mucho más fluido.También será fundamental establecer las herramientas de
comunicación adecuadas, teniendo en cuenta la urgencia en la comunicación y el
respeto a los horarios de cada trabajador. El email, un chat privado con distintos
canales en función de proyectos (en ADC utilizamos Slack) o incluso Whatsapp,
Skype o llamadas telefónicas, son algunas de las opciones que se pueden plantear.
Eso sí, recuerda que lo más importante es que todos los miembros del equipo sepan
en cada momento qué canal de comunicación han de utilizar y a quién se han de dirigir
para que la comunicación sea efectiva.
2. Herramientas de gestión de tareas: Existen un sin fin de herramientas de trabajo y
herramientas de gestión de tareas que podemos utilizar para optimizar nuestro trabajo.
Google Drive, Dropbox, Hootsuite, Asana, BaseCamp o OpenPojet, son algunas de
ellas. Analiza el funcionamiento de cada una de ellas en función de el tipo de trabajo
y tareas que realiza tu equipo, y define cuales son las más adecuadas para tu
organización. No olvides que las herramientas han sido creadas para mejorar y
optimizar el trabajo, se trata de una de las estrategias para trabajar en equipo que
mejor pueden optimizar el tiempo y mejorar la productividad
3. No te enfoques en el «yo» sino en el «nosotros»: Cuando comienzas un proyecto,
puede resultar complicado dejar de centrar todo en ti, y principalmente, delegar y
confiar en el trabajo de los demás. Un buen primer paso es comenzar a hablar en
plural. La comunicación lo cambia todo. Pasar de la primera persona del singular (yo)
a la primera persona del plural (nosotros) es un pequeño-gran paso para tu proyecto.
4. Objetivos comunes: Otra de las estrategias para trabajar en equipo que no pueden
faltar es la de establecer unos objetivos comunes. Para formar un equipo hay que ver
más allá de los curriculum vitae de cada miembro, hay que saber si conectan entre sí,
si comparten intereses suficientes como para crear una cultura organizacional
coherente.
5. Delegar y confiar: Es importante que como líder aprendas a delegar y confiar en el
trabajo de tu equipo. Si no lo consigues fácilmente, puede ser debido a dos motivos:1.
No has elegido a los profesionales adecuados para que formen parte de tu equipo. 2.
Continúas pensando en singular y no en plural cuando hablas de tu empresa.
6. Crear sentido de pertenencia: Como líderes hemos de saber generar ese equilibrio
y unión entre las personas que trabajan juntas en nuestra organización. Crear una
cultura en positivo, donde todos estemos al tanto de algunos detalles sobre nuestros
compañeros, es algo que puede mejorar mucho la relación personal entre el equipo, y
con ello, que el flujo de trabajo sea mucho más ameno y enriquecedor.
7. Celebra los resultados: Está claro que los errores hay que analizarlos para no
tropezar de nuevo en la misma piedra, pero tan o más importante que todos sepan los
resultados obtenidos para motivar su actividad y compartir el trabajo bien hecho.

8. Potencia lo mejor de cada miembro: A veces nos empeñamos en designar el trabajo


sin analizar cuáles son sus actitudes y aptitudes más destacables de cada trabajador.
Para ello tendrás que conocer a fondo a las personas con las que trabajas, pues por
mucho que las hayas contratado en función de una experiencia y formación, lo cierto
es que los talentos no suelen estar plasmados claramente en un curriculum vitae. A
medida que trabajes con una persona, lograrás ver mejor sus talentos más destacables,
y una vez los tengas identificados ¡aprovéchalos!
9. Motivación del equipo: No olvides que como líder deberás de saber motivar a tu
equipo. Principalmente recuerda que cada persona es un mundo, y no para todos un
mismo elemento sirve como motivación. Hay quien se verá motivado por un plan
formativo en la organización, y quien prefiera flexibilidad horaria para compatibilizar
su trabajo con su vida familiar. Trata de escuchar, entender y empatizar con cada
miembro del equipo para entender sus motivaciones.
10. Tiempo para formarse y reflexionar: Algo que cada vez se valora más,
especialmente en trabajos donde las exigencias de actualización de conocimientos
son altas, es el tiempo para la formación y la reflexión.
Conclusión

El liderazgo es de vital importancia en una institución para su buen funcionamiento. No es


lo mismo ser jefe que ser líder, que algunos nacen con las habilidades innatas y otros se van
formando mediante las técnicas que van adquiriendo y la experiencia que vaya acumulando.

El carisma es una característica especial del líder es una habilidad que o todos la tenemos,
pero cada líder debe obtenerla y desempeñarla día a día en conjunto con valores (honestidad,
humildad, honradez, confianza, sencillez, etc.).

En las instituciones actuales el trabajo en equipo debe tener un beneficio cuantitativo y


cualitativo, resultado de un trabajo sinérgico (uno más uno no es igual a dos), facilitando el
logro de metas y el proceso mismo de productividad. Este trabajo debe ser una práctica diaria,
sistematizada y bien estructurada en la institución, teniendo que los resultados obtenidos
serán óptimos en el tiempo, redundando en satisfacción de nuestros clientes internos y
externos, creando un ambiente laboral amigable estableciendo un impacto positivo en el
estado de ánimo de los miembros de la institución, estableciendo relaciones sociales
adecuadas y con canales de comunicación claros y efectivos.

Una característica importante del trabajo en equipo es establecer espacios de creatividad e


innovación, que permita la participación y dinámica de las personas, implementando un
ambiente laboral de escucha mutua, sin tener en cuenta los niveles jerárquicos, sino valorando
sin distinción todas las opiniones, encaminadas al cumplimiento de objetivos de la
organización. El trabajo en equipo es una herramienta donde se puede llegar a conocer las
capacidades, limitaciones, formas de pensar y de enfrentar diferentes situaciones, por cada
uno de los que integran el equipo de trabajo y este se basa en la tolerancia por la diferencia,
el respeto, convivencia, permitiendo sacar un provecho de una forma más eficiente a cada
una de las ideas que individualmente no tendrían impacto en las empresas.

Los líderes deben poseer características como el sentido de cooperación, iniciativa,


entusiasmo, relaciones interpersonales, siendo guías orientadores, deben fortalecer el proceso
de aprendizaje y habilidades de los integrantes de los Equipos de Trabajo, si sumamos el
estímulo de la motivación a este proceso, un trabajador satisfecho trabaja con gusto y
representa mejores resultados. No todos aportan de igual forma unos aportan sinergia,
dinamismo y otras experiencias, orientando de esta manera a un pensamiento creativo y
directivo, siendo cada uno de los miembros una pieza especial de engranaje de la institución.
Bibliografía

 http://www.eltrabajoenequipo.com/articulos/liderazgo-trabajo-en-equipo.htm
 http://academiadeconsultores.com/estrategias-para-trabajar-en-equipo/
 Ibídem, p. 342, 446.
 Rupert Eáles-White, Cómo ser un líder eficaz, p144
 Reig E. (2004) El líder y el desafío del cambio.
 Idalberto Chiavenato, Comportamiento Organizacional, p. 458.
 John M Ivancevich, Robert Konopaske, Michael T Matteson, Comportamiento
organizacional. p. 492.
 Stephen P. Robbins y Timothy A. Judge, Comportamiento Organizacional, p. 323.
 Robert N. Lussier y Christopher F. Achua, Liderazgo. Teoría, aplicación y
desarrollo de habilidades, p.6, 26.
 Harold Koontz, Heinz Weihrich, Administración. Una perspectiva global, p.
446,576.
 Aguilar, Alfonso Siliceo, Líderes para el Siglo XXI. México, McGraw Hill, 1997.
 Baena Paz, Guillermina, Comunicación y Liderazgo, 1ª, reimpresión, 1ª, edición,
México, Publicaciones Cultural, 2005.
 Eáles-White, Rupert, Cómo ser un líder eficaz, Barcelona, Gedisa, 2005. Lussier,
Robert N. y Achua,