Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD TECNICA DE AMBATO

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD


TERAPIA FISICA
NTIC’S II

Nombre: Edwin Amaqueño


Tema: Desgarré muscular
Docente: Víctor Peñafiel
Las lesiones Es fácil Es útil saber
musculares excederse y cuándo
son comunes, terminar con puedes
especialmente un desgarro tratar estas
entre las muscular o lesiones en
personas que con un casa y
hacen esguince en cuándo
ejercicios. el ligamento. debes visitar
a un médico
DIAGNÓSTICO DEL DESGARRO MUSCULAR

 Su médico o un fisioterapeuta (un profesional de


la salud especializado en mantener y mejorar el
movimiento y la movilidad) puede diagnosticar el
desgarro muscular.

 Este determinará exactamente cuáles son los


tejidos musculares que están dañados, el alcance
del daño y cuánto tiempo tardará la lesión en
curarse
SÍNTOMAS DEL DESGARRO MUSCULAR
 Si usted ha sufrido un desgarro muscular leve (de primer grado),
puede tener la zona sensible y el músculo tenso. Con un desgarro
leve, quizás pueda continuar con sus actividades.
Los desgarros musculares más graves (de segundo y tercer
grado) causan un dolor considerable. El músculo se siente rígido y
se inflama la zona que rodea la lesión. El dolor empeora con el
movimiento, por lo que le impedirá continuar con sus actividades.
Incluso puede tener algunos moretones alrededor de la zona
lesionada.
Si usted ha sufrido un desgarro muscular de tercer grado, el dolor
será agudo, tendrá mucha inflamación y perderá la funcionalidad
muscular. Si el desgarro muscular es considerable, pudiera haber
una protuberancia o una desigualdad que antes no estaba
presente en la zona lesionada.
1
Haz un diagnóstico del nivel de la lesión. Los músculos
constituyen la mayor parte de tu cuerpo y están conectados
por medio de los tendones y los ligamentos, como un sistema
de poleas. Hay dos tipos de lesiones musculares menores que
puedes tratar por tu cuenta.
Grados de un Desgarro

 Primer grado
 es una simple lesión
por estiramiento con
un desgarro leve (o
ninguno).

 Duele, pero puedes


caminar con facilidad o
alzar el miembro
normalmente. No
debes levantar peso,
ya que sentirás
malestar.
 Segundo grado
 es un desgarro parcial.
Sentirás algo de dolor
y tendrás algunos
hematomas, pero sin
hinchazones o masas
visibles.

 Puedes caminar, pero


es probable que debas
apoyar la otra pierna o
cojear. Si el desgarro
está en tu brazo,
tendrás un malestar
adicional al levantar
cosas.
 Grado 3 o grave
 en este grado presenta la
rotura completa del vientre
muscular, de la unión
miotendinosa o de la
inserción del tendón.
 A la palpación se aprecia un
defecto notable y amplio en
la fibra muscular.
 Existe menos capacidad de
movilidad y carga que en el
grado 2, dolor más intenso
que en los grados
precedentes.
CAUSAS DEL DESGARRO MUSCULAR

 El desgarro muscular ocurre cuando el músculo


se contrae al estirarse. Esto puede suceder al
correr, saltar o patear.
Hay más probabilidades de que se desgarre un
músculo en los siguientes casos:
 el calentamiento es demasiado breve
 no deja pasar suficiente tiempo de recuperación
entre una y otra sesión de entrenamiento
 los músculos ya están tensos o rígidos
 los músculos están cansados o fatigados
 los músculos están débiles
TRATAMIENTO DEL DESGARRO MUSCULAR
 Autoayuda
Los desgarros musculares leves pueden tratarse rápida y fácilmente en casa,
con el método PRICE (por sus siglas en inglés).

 Proteger la lesión de daños ulteriores.

 Reposar durante las primeras 48 a 72 horas; posteriormente, reanudar poco a


poco el movimiento para no perder demasiada fuerza muscular.

 Aplicar bolsas de hielo o una bolsa de guisantes congelados envuelta en una


toalla sobre la zona lesionada, para reducir la inflamación y los moretones.
Nunca se aplique el hielo directamente sobre la piel, porque puede ocasionarse
una "quemadura por hielo"; coloque un paño entre el hielo y la piel.

 Comprimir la zona con vendas para contener la lesión y ayudar a reducir la


inflamación.

 Elevar la zona lesionada por encima del nivel del corazón para controlar la
inflamación. Mantener la zona contenida, e intentar mantenerla lo más elevada
posible hasta que disminuya la inflamación.
 Medicamentos

 Los analgésicos de venta libre,


como el paracetamol o el
ibuprofeno, pueden aliviar el
dolor leve o moderado.

 Si el dolor es agudo, su médico


de cabecera pudiera recetarle
analgésicos más fuertes.
Además de aliviar el dolor, los
analgésicos pueden reducir la
inflamación y la hinchazón.

 Lea siempre el prospecto de


información al paciente que
viene con el medicamento, y si
tiene preguntas, consulte a su
médico o farmacéutico.
 Cirugía
 Si la lesión es grave,
quizá requiera cirugía
para reparar el músculo o
ligamento desgarrado,
seguida de un largo
período de reposo y
recuperación.
 Fisioterapia

Si la lesión es grave o vuelve a repetirse,


es posible que la fisioterapia le ayude a
fortalecer el músculo o ligamento
dañado.

 Su médico de cabecera pudiera


referirle a un fisioterapeuta, o usted
puede consultar a un fisioterapeuta
privado.
 El fisioterapeuta desarrollará un
programa de ejercicios de
rehabilitación, para que sus músculos
se vayan fortaleciendo y estirando
gradualmente.
 Estos ejercicios variarán según el tipo
y la gravedad de la lesión que usted
tenga. El fisioterapeuta también puede
usar diversas técnicas para que la
lesión se sane más rápido.
 PREVENCIÓN DEL DESGARRO
MUSCULAR
 Usted puede reducir el riesgo de desgarro muscular haciendo un
calentamiento y un enfriamiento completos antes y después del ejercicio,
respectivamente. La razón del calentamiento es darle tiempo al cuerpo
para prepararse mental y físicamente para el ejercicio que usted va a
realizar. Este deberá incluir ejercicio cardiovascular seguido de
estiramiento.

También podría gustarte