Está en la página 1de 2

Escépticos griegos

No cabe duda de que Víctor Brochard es un filósofo francés que en su libro


Los escépticos griegos elabora unas explicaciones muy bien desarrolladas
de los antecedentes del escepticismo y también de las principales
contribuciones filosóficas de Pirrón, Enesidemo, Menódoto, Sexto Empírico
y otros.
Pirrón nació en el año 365 a. de J. C. El pensamiento de Demócrito que era
uno de los creadores del atomismo materialista influyó fuertemente en los
planteamientos filosóficos de Pirrón. Como escribe Brochard «En compañía
de Anaxarco, Pirrón siguió a Alejandro en el Asia». Al morir Alejandro
Magno el filósofo regresó a Grecia y murió hacia el año 275 a. C. Su vida fue
sencilla y logró el respeto y la estimación de sus conciudadanos.
Es indiscutible que Pirrón no inventó la duda sistemática, ya que Anaxarco
y otros pensadores insistieron en el gran valor de dudar de todo y
fundamentalmente de la verdad de los conocimientos. La suspensión del
juicio no fue aplicada por Aristóteles. Porque la ciencia natural del
Estagirita busca la certeza y la precisión. Y las clasificaciones de especies
animales así como la lógica y otras disciplinas se fundamentan en la verdad
y en la validez.
Tanto Platón como Aristóteles querían conocer con rigor la realidad y las
ideas y conceptos y el saber era el objeto de sus esfuerzos cognoscitivos y
de sus procesos de investigación. Y esto sucedía con otros muchos
pensadores anteriores y coetáneos.
Los discípulos de Pirrón buscaban siempre la verdad, pero no la
encontraban y alcanzaban la incertidumbre propia de las cuestiones
aporéticas. Como escribe Brochard «Atenerse al sentido común y obrar
como los demás: he aquí la regla que después de Pirrón, han adoptado
todos los escépticos».
Enesidemo pretendía derribar el dogmatismo con la dialéctica y valoraba
en alto grado la observación y la experiencia. Es una actitud, en cierto
modo, empirista. El libro de Victor Brochard es un tratado magnífico que a
lo largo de 501 páginas explica numerosas cuestiones acerca de la historia
de las teorías escépticas a lo largo de la Antigüedad.
Brochard fue un filósofo e historiador de la filosofía francés que nació en
1848 y falleció en 1907 en París. Los escépticos indagaban. Buscaban

1
también la tranquilidad del alma o de la mente. Por tanto, entendían la
felicidad como ataraxia.
Para el escepticismo antiguo el conocimiento no era posible y la causa es
que la debilidad de las sensaciones y los razonamientos nos impiden
conocer realmente. Este planteamiento es una exageración. Una cosa es
que pueda haber momentos en que los sentidos nos engañen, por distintos
motivos y otra muy diferente es que se intente negar la realidad indudable
de lo que se conoce.
Que el sabio sea imperturbable ante lo que le rodea puede parecer
adecuado, pero con muchos matices. Se puede conocer la realidad. En
cambio Pirrón pensaba que no. Si bien la percepción no siempre es perfecta
esto mismo no presupone que no percibamos lo que sucede y el mundo en
el que vivimos de un modo válido y contrastable intersubjetivamente. Los
sentidos nos dan certeza, si se utilizan bien. Los errores en lo percibido son
corregibles y de esta manera se llega a conocimientos e informaciones
ciertas.
La lógica aristotélica y la concepción de la ciencia que sostuvo el creador del
Liceo se opone totalmente a los planteamientos escépticos, ya que la
ciencia rigurosa no se mantiene en la duda continua y sin término.
Otra cuestión diferente es que los hombres de ciencia sean precavidos,
prudentes y cautelosos en la elaboración de sus hipótesis y teorías. En este
sentido, es indudable que un cierto nivel de escepticismo es positivo para
no creer cualquier cosa.
El examen minucioso y reflexivo de los pros y contras de cualquier cuestión,
por ejemplo, es un buen sistema para no equivocarse en las decisiones y en
otros asuntos que competen al avance de la ciencia y la cultura. El análisis
es una operación de la inteligencia que pretende la eliminación de la
confusión y la ambigüedad en los procesos del conocimiento.
Las dudas están bien y pueden evitar las actitudes dogmáticas e
intransigentes. Son una muestra de la agudeza del entendimiento y de la
capacidad analítica de la mente. Las ciencias no pueden estar flotando en
las dudas, porque se basan en la verdad, la objetividad y la verificación.
Precisión certeza y rigor son fundamentales en el saber científico.