Está en la página 1de 7

Tipo de documento: Resumen.

Título: Las teorías cognitivas de la inteligencia.


Autor del texto: Colom-Marañón Cap. 12.
Autor del resumen: Sofía Aquino.
Revisado por: Centro de Estudiantes de Psicología 2018-2019.

ADVERTENCIA: Este resumen NO sustituye de ninguna manera a la lectura original. Se puede usar este resumen a modo
de REFERENCIA, pero es importante que se revisen las lecturas originales y se lean COMPLETAS

Las teorías cognitivas de la inteligencia – Capítulo 12

Sirven de complemento para las teorías factoriales porque conocer la estructura de los factores más y menos
importantes de la inteligencia es necesario pero no suficiente para saber cómo actúa. Una de las perspectivas cognitivas
fue la propuesta por Hunt, quien sugiere que las diferencias cognitivas se pueden producir en una serie de funciones
cognitivas básicas, en las estrategias o planes de ataque que usan las distintas personas, y en los recursos cognitivos con
los que cuenta el individuo. Las visiones factoriales y cognitivas de la inteligencia se han tratado de conectar en la teoría
de la inteligencia más ambiciosa: la teoría triárquica del profesor Robert Sternberg.

¿Qué preguntas responden las teorías cognitivas de la inteligencia?

Las teorías cognitivas buscan comprender la dinámica de la inteligencia, es decir, sobre cómo funciona la
inteligencia de una persona. Supongamos que se trata de averiguar cómo funciona el factor verbal:educativo de la teoría
de Vernon. Lo primero que se debe hacer es estudiar los factores más elementales que se resumen en el factor
secundario v:ed. Al hacerlo encontramos que hay 7 factores primarios: verbal, numérico, lectura, factor de deletreo,
factor lingüístico, fluidez y pensamiento divergente. Para especificar el estudio cognitivo seleccionamos un factor
primario, por ejemplo, lectura. Luego debemos averiguar cuáles son las pruebas psicológicas en las que se han basado
los análisis estadísticos que han permitido extraer el correspondiente factor. Hay tres pruebas: deletreo sin significado,
leer lista de palabras de distinta longitud y leer palabras de distinta acústica. El estudio cognitivo transforma estas
pruebas en experimentos de laboratorio (manipulando condiciones) para averiguar el rendimiento, en términos de
respuesta y nivel de precisión, de las personas de alta, media y baja capacidad de lectura. Se podrían emplear métodos
de correlatos y métodos componenciales.

El método componencial supondría descomponer la tarea completa en pequeñas variantes para ir explorando de
un modo sistemático los tiempos de respuesta y los niveles de precisión alcanzados por las distintas personas. Los datos
recogidos permitirán elaborar un modelo de procesamiento de la información, es decir, una explicación de qué pasos o
procesos mentales realiza la persona para resolver las tareas.

El método de correlatos se puede emplear para encontrar la vinculación entre personas de alta, media y baja
capacidad de lectura y el modelo de procesamiento que se ha construido a través del método de componentes.

Las teorías cognitivas de la inteligencia: Los dos elementos básicos de las teorías cognitivas son los procesos
cognitivos y las representaciones mentales. Hay tres cuestiones que se exploran en las teorías cognitivas de la
inteligencia:

1. ¿Cuáles son los procesos mentales o cognitivos importantes? Responder a esto supone averiguar cuáles son los
procesos responsables del comportamiento inteligente. Averiguar cómo se pueden categorizar o clasificar los
procesos cognitivos. Hay diferencias individuales entre el grado de disponibilidad, accesibilidad y eficiencia con
la que las personas emplean los distintos procesos cognitivos. Una persona puede disponer de ciertos procesos
cognitivos pero no poder acceder a ellos.
2. ¿Cuáles son los medios que las personas emplean para representarse mentalmente la información que se debe
procesar? Parece que las personas más inteligentes usan sus bases de conocimiento, es decir, lo que conoces
(hechos) y lo que saben (destrezas), para decidir eficazmente qué información en concreto es relevante.
3. ¿Cuáles son las estrategias cognitivas que emplean las distintas personas? Las estrategias cognitivas son los
modos en los que se combinan procesos cognitivos y representaciones mentales. Se debe considerar: la
accesibilidad y disponibilidad de las estrategias cognitivas. Hay individuos que tienen problemas para acceder a
las estrategias. Y cómo afecta el estilo cognitivo al tipo de estrategia que emplea. Además se debe tener en
cuenta cómo se relacionan los factores intelectuales de las teorías factoriales y el tipo de estrategia cognitiva
que utiliza la persona. El tipo de estrategia depende de sus aptitudes intelectuales. Sin embargo, muchas
personas se esfuerzan en construir una estrategia para la cual no están capacitados, lo que se traduce en
rendimiento bastante pobre.

Visión cognitiva sobre las diferencias individuales de la inteligencia: Hunt ha propuesto que hay tres tipos de
elementos cognitivos que pueden producir diferencias individuales: las funciones cognitivas básicas, la selección de
estrategias cognitivas y los recursos cognitivos.

Las funciones cognitivas básicas: El rendimiento de una persona en términos de tiempo de reacción y nivel de
precisión, en una tarea típica de estudios cognitivos como la tarea de acceso al léxico (acceso al significado de las letras),
apenas sirve para predecir el rendimiento de esa persona en una prueba de inteligencia. Las correlaciones entre el
rendimiento de las personas en ambas pruebas (cognitiva o de procesamiento de información y factorial) nunca superan
el valor de .30. A este fenómeno Hunt lo denominó “Barrera del .30”.

Esta situación se puede superar averiguando el nivel de relación entre varias tareas cognitivas y el rendimiento en
una sola prueba de inteligencia. Sin embargo, tampoco se obtienen resultados muy alentadores. Las correlaciones entre
pruebas de aptitud verbal y baterías cognitivas no suele ser mayor a .60. Una manera de estudiar la relación entre las
teorías cognitivas y las teorías factoriales sería analizar los procesos cognitivos asociados a los factores incluidos en las
teorías factoriales. Así, por ejemplo, pueden estudiarse los procesos cognitivos asociados a las diferencias individuales
en dos factores clave: Gf o inteligencia fluida y Gc o inteligencia cristalizada. Por alguna razón este tipo de estudios
también cuentan con la barrera del .30

Las estrategias cognitivas: La barrera del .30 puede significar que el estudio de los procesos cognitivos no se puede
basar sólo en el cálculo de correlaciones entre el rendimiento en las tareas experimentales y el rendimiento en las
pruebas de inteligencia. Esto es así porque los estudios cognitivos estudian un solo proceso cognitivo, mientras que la
prueba factorial supone la actuación de varios procesos. También nos indica que las investigaciones cognitivas deberían
prestar atención a la aptitud de la persona para seleccionar los procesos cognitivos relevantes y coordinar su actuación.
Snow (1980) estudió los procesos cognitivos necesarios para resolver los problemas incluidos en una serie de pruebas
factoriales. Pudo observar que los tests de razonamiento y comprensión verbal se sitúan en el centro del espacio
(requieren el empleo de varios procesos así como su coordinación), mientras que los tests de aptitudes más específicas
se sitúan en la periferia, y estas pruebas específicas (las más sencillas) son las utilizadas en los estudios cognitivos. Este
modo de organizar los problemas intelectualmente exigentes se denomina Teoría de Radex y permite estimar el número
de procesos cognitivos necesarios para resolver problemas cognitivamente exigentes. Las pruebas más complejas
dependen de la capacidad de idear, mientras que en las pruebas más sencillas suele existir una sola manera eficaz de
resolverlas.

En un estudio realizado por Hunt (1974) se observó que hay dos estrategias cognitivas para resolver el test de
matrices progresivas de Raven. La primera se basa en razonamiento perceptivo o superficial, mientras que la segunda
está basada en un razonamiento más profundo. En el análisis de Snow, el test de matrices se sitúa en el centro del
espacio dimensional. Igualmente, la resolución de analogías verbales (prueba compleja) puede darse al combinar
procesos cognitivos de distinta manera, y cada combinación produce una significativa variedad. Estos datos indican
diferencias individuales en la calidad y no en la cantidad, lo que podría explicar las diferencias entre pruebas factoriales
(CI) y pruebas cognitivas (Tiempos de reacción).

Las estrategias cognitivas son combinaciones de procesos cognitivos y representaciones, y cada persona puede
producir su propia estrategia. Sin embargo, hay elementos que permitan estudiar las relaciones entre las estrategias
empleadas por distintos individuos. Uno de estos en el tipo de representación mental de las estrategias, que puede ser
de dos tipos: material verbal, es decir, la persona describe a través del lenguaje la información sobre la que va a aplicar
los procesos mentales y material visoespacial, es decir, la persona imagina en su cabeza la información sobre la que va a
aplicar los procesos mentales. El tipo de procesos cognitivos dependen del tipo de representación mental empleada en
la estrategia. Esto puede ser de utilidad para explicar el rendimiento en actividades educativas y laborales
intelectualmente exigentes.
Cuando se le permite a la persona elegir el tipo de representación, la relación entre rendimiento en pruebas
factoriales y cognitivas tiende a regularizarse. Hunt y otros (1980) realizaron un estudio en el que se comprueba la
importancia de la representación mental elegida. La tarea de verificación de frases pictóricas comprende dos fases, una
de compresión y otra de verificación. En la primera la persona lee y comprende una frase y en la segunda la persona ve
los dos símbolos a los que se refería la frase que ya ha desaparecido de la vista de la persona, y debe decidir si hay o no
correspondencia, es decir, verificar el dibujo frente a la frase. Las preguntas planteadas son: ¿Cuál es el tipo de
representación mental que usa la persona para conservar la información que ha comprendido de la primera fase? Y
¿Cuál tipo de representación utilizará para codificar los símbolos que aparecen en la segunda fase para poder comparar
la información con la que conserva en su cabeza?

Quién emplea una estrategia lingüística o pictórica se puede averiguar calculando los tiempos que consume la
persona en presionar la tecla en cada una de las dos fases. El empleo de la estrategia lingüística en la primera fase
supondrá un menor tiempo de reacción que el uso de la estrategia pictórica, sin embargo, en la segunda fase esta
relación se invierte, por lo que, el uso de estrategia lingüística supondrá un mayor tiempo de reacción, puesto que la
persona deberá transformar mentalmente el dibujo en una frase.

MacCleod, Hunt y Mathews (1978) observaron que las personas con altas puntuaciones en pruebas factoriales
de aptitud verbal tendían a usar la estrategia lingüística, mientras que las personas con altas puntuaciones en pruebas
factoriales de aptitud espacial usaban la estrategia pictórica. Es decir, las estrategias que emplean las personan
dependen de los factores intelectuales en los que sobresalen. Además, la manipulación de complejidad lingüística de la
frase solo influye a los usuarios de la estrategia lingüística en el sentido de que tardan más tiempo al realizar la
verificación si la frase incluye negaciones, mientras que este parámetro apenas altera el tiempo de respuesta de los
usuarios de la estrategia pictórica.

Los recursos cognitivos: Según Kahneman (1973), son una especie de energía mental. Desde esta perspectiva la
mente dispone de una serie de recursos limitados, de una determinada cantidad de energía mental que se podría
consumir al realizar tareas cognitivamente exigentes. Las diferencias individuales que las teorías cognitivas tratan de
explicar se pueden apoyar en estas restricciones de capacidad. Los individuos con más recursos cognitivos tendrán un
rendimiento intelectual más notable que las personas con menos recursos para procesar una mayor cantidad de
información. Según Hunt, las diferencias individuales en el factor g pueden explicarse por las diferencias en los recursos
cognitivos disponibles. Sin embargo, según Hunt la perspectiva de Kahneman de que la mente dispone de un único
paquete de recursos no es muy convincente. Si esta idea fuera cierta, cualquier tarea a resolver competiría con cualquier
otra que deba resolverse al mismo tiempo. Esta competición está más bien asociada al tipo de tareas que la persona
debe responder, por lo que, no cualquier tarea compite con otra en términos absolutos. Las aptitudes de las personas
determinarán su capacidad para soportar sobrecargas cognitivas.

La medida de la inteligencia desde las teorías cognitivas

Medidas factoriales y cognitivas: Según Embretson (1986), las teorías cognitivas no han permitido desarrollar
aplicaciones dirigidas a la medición psicológica. Según ella, las pruebas clásicas de medida de la inteligencia no miden un
solo concepto específico, por lo que, la manera más óptima de averiguar qué mide en concreto una prueba es usar
métodos como el análisis componencial. El método componencial permite desarrollar modelos de procesamiento de la
información en los que se detallan las fases mentales que sigue la persona para resolver una tarea exigente.

Conociendo qué tipos de fases mentales producen las diferencias individuales, sabremos cuáles son los procesos
cognitivos que exige una determina prueba. Así, si una prueba requiere de la actuación de los mismos procesos
cognitivos, es decir, si las medidas de distintos procesos cognitivos correlacionan, entonces la prueba tiene consistencia
interna significativa. Por tanto, la prueba está midiendo una única capacidad intelectual.

Hay dos situaciones que pueden conducir a medir de un modo distinto la misma capacidad intelectual:
 Que el mismo tipo de problema aparezca en pruebas psicológicas diferentes.
 Que se incluyan nuevos problemas en una determinada prueba psicológica.

Según Embretson (1983) hay dos aspectos importantes que se deben considerar a la hora de explicar la naturaleza
de las diferencias individuales en una prueba psicológica: la representación de constructo y la amplitud nomotética.
Explorar la representación del constructo que se desea medir supone seguir 4 criterios:
1. Las hipótesis que se plateen deben estar relacionadas con las estrategias cognitivas que se supone están
actuando al resolver un problema.
2. Garantizar que hay relación entre las características del problema y las diferencias individuales.
3. Especificar cuáles son las medidas que se van a emplear para apreciar las diferencias individuales en los
procesos cognitivos relevantes. Es decir, se harán hipótesis sobre si estas diferencias se pueden atribuir a los
procesos de inferencia o a la valoración de las alternativas de respuesta.
4. Se debe disponer de medios operativos para medir las diferencias individuales en los procesos cognitivos
relevantes.

Por otra parte, las fases para analizar el problema de la representación de constructo son:
 Especificar los constructos teóricos en un diseño experimental.
 Hacer predicciones sobre el rendimiento de las distintas personas a partir de una teoría sobre las estrategias
a utilizar para resolver problemas.
 Contrastar predicciones que se puedan hacer desde otras teorías.

Hay distintos métodos para explorar estrategias cognitivas que actúan al resolver problemas. Así, se puede variar o
manipular experimentalmente:
a. El contenido de los problemas.
b. Las condiciones de presentación.
c. La presentación completa o parcial del problema.

La amplitud nomotética o la capacidad de predicción de las medidas cognitivas

La amplitud nomotética supone explorar qué elementos de los procesos, de las representaciones, de las estrategias
y de la base de conocimientos con la que cuenta la persona, contribuyen a mejorar la validez o capacidad predictiva de
la prueba psicológica. Es decir, cuáles son los parámetros de los modelos cognitivos que, realmente, contribuyen a
predecir el rendimiento de la persona en situaciones o problemas cotidianos. Según Embretson (1986) son dos los
requisitos que deben cumplir las estrategias cognitivas consideradas en la explicación de la amplitud nomotética:
a) La importancia relativa de las distintas estrategias cognitivas en la explicación de las diferencias individuales de
rendimiento en las pruebas psicológicas.
b) Lo bien o mal que las estrategias cognitivas explican las relaciones entre las puntuaciones logradas en las pruebas
psicológicas y otras variables relevantes (medida criterio).

Los estudios sobre la amplitud nomotética evalúan la utilidad de una prueba como medida de las diferencias. Esta se
estima según el patrón, magnitud y frecuencia de las correlaciones entre la prueba psicológica y otras medidas criterio.
El empleo de las teorías y métodos cognitivos supone responder a:

1. ¿Cuál es la contribución de las estrategias cognitivas a las diferencias individuales de rendimiento?


2. ¿Cuál es la contribución de las estrategias cognitivas a la validez predictiva de la prueba?
3. ¿Qué estrategias cognitivas ayudan a predecir distintos criterios?
4. ¿En qué tipo de problemas actúan determinadas estrategias cognitivas?

Inteligencia y capacidades de procesamiento

Según Hunt y MacCleod (1979), la relación entre los estudios factoriales y los estudios cognitivos debe ser
indirecta. Las teorías cognitivas sirven para comprender los procesos de pensamiento, pero su impacto práctico es casi
nulo. Las teorías cognitivas se sirven de los métodos factoriales y las teorías factoriales han empleado los métodos
cognitivos para averiguar la dinámica de las estructuras factoriales. Sin embargo, la intención de unificar ambas teorías
se basa en una supuesta, pero ficticia, unidad conceptual. Hunt, MacCleod y Lansman (1978) han realizado un análisis de
las diferencias conceptuales entre ambas teorías, que pueden organizarse en 4 argumentos:

1. El sustrato teórico de las medidas: las medidas factoriales son menos específicas que las medidas cognitivas.
2. Significación formal y fiabilidad estadística: las teorías cognitivas están interesadas en la significación de las
medidas realizadas, mientras que las teorías factoriales están más preocupadas de que las medidas sean
confiables. El tipo de métodos empleados por las teorías cognitivas no suelen cumplir el criterio de fiabilidad (es
muy raro que los tiempos de reacción se distribuyan normalmente). Así, los cognitivos están menos preocupados
por estas cuestiones matemáticas.
3. Compensación: según las teorías factoriales el rendimiento cognitivo depende de la posición que ocupe la persona
en las dimensiones factoriales que pueden ser relevantes (la probabilidad de resolver correctamente el Test de
Matrices Progresivas se puede calcular a partir de las puntuaciones de esa persona en aptitudes como el
razonamiento espacial y el razonamiento lógico). Esto se denomina “supuesto de linealidad”, es decir, existe una
relación relevante entre las distintas aptitudes, de manera que, un bajo nivel en determinada aptitud puede
quedar compensado por el alto nivel en otra aptitud. Así, cuando una persona necesite Aptitud Espacial para
resolver un problema, pero que no disfruta de un nivel óptimo de esta aptitud, puede recurrir a otras aptitudes
que tenga mejor equipadas para atacar el problema. Este supuesto de linealidad es contradictorio con las teorías
cognitivas. En este caso, una aptitud se caracteriza por disponer de los recursos necesarios para realizar tareas
intelectualmente exigentes, por lo que, la compensación carece de sentido y el rendimiento está, en principio,
garantizado. Sin embargo, los datos disponibles sobre pacientes clínicos parecen estar de lado de la postura de las
teorías factoriales y rechazar la perspectiva de las teorías cognitivas.
4. Inteligencia o capacidades flexibles para procesar mentalmente la información: según las teorías factoriales, el
uso de una estrategia cognitiva, lingüística o pictórica depende de las aptitudes de la persona. No obstante, se
ha demostrado que las personas pueden cambiar de estrategia cognitiva (lo que no sería posible si los supuestos
de las teorías factoriales fuesen correctos). Las teorías cognitivas sostienen que resolver un problema exigente
supone configurar determinadas estrategias cognitivas (algunas son estables de la persona, pero otras serán
flexibles). Puesto que la estrategia es una elección que hace la persona, carece de sentido mantener que es una
característica estable, como en el caso de la aptitud. Esta carencia de estabilidad hace que las estrategias sean
relativamente útiles para predecir el comportamiento intelectual de la persona en distintas situaciones, aunque
puede ser posible realizar predicciones específicas asociadas a determinadas tareas. El rendimiento mejora
cuando la estrategia cognitiva es congruente con el nivel de aptitud de la persona. De esta forma, las teorías
factoriales buscan la estructura de la inteligencia, y por lo tanto, sus elementos básicos, mientras que las teorías
cognitivas sustituyen el concepto de inteligencia por una serie de capacidades flexibles para procesar
mentalmente la información y un conjunto de estrategias cognitivas.
Aunque ambas teorías son distintas, una no es superior a la otra. Las teorías factoriales son importantes para
describir y predecir el comportamiento inteligente, mientras que las teorías cognitivas podrían ser relevantes para
expresar la dinámica de la inteligencia.

La teoría triárquica de R.J Sternberg

Alicia, Bárbara y Celia: son tres casos usados por Sternberg para demostrar la viabilidad de su teoría de la
inteligencia. Alicia fue admitida en el programa de Doctorado de la Facultad de Psicología. Se mostró inteligente según
los test de CI, pero no fue igualmente inteligente en las áreas sintética y práctica de la inteligencia (su capacidad para
proponer ideas y aplicarlas era deficiente). Aunque las medidas convencionales de la inteligencia proporcionan valiosa
información sobre habilidades analíticas, dicen poco de las habilidades sintéticas.

Bárbara, por su parte, tuvo calificaciones escolares normales y rendimiento en los test de CI mediocre. Pero, sus
cartas de recomendación eran buenas, y resultó ser admitida en el programa de Doctorado. Estas cartas describían a
Bárbara como una persona extraordinariamente creativa, con capacidad de diseñar y realizar una investigación sin
ayuda. Su rendimiento académico no es brillante, pero sus habilidades sintéticas son superiores a las de Alicia, aunque
Alicia es claramente superior en la capacidad analítica. Celia se sitúa entre Alicia y Bárbara, su rendimiento académico
era aceptable pero no era brillante en ninguna materia. Celia fue brillante en el doctorado pero de un modo distinto, era
una experta adaptándose a las exigencias del ambiente, y ante un nuevo problema era capaz de determinar lo que había
que hacer y llevarlo a la práctica, tenía “inteligencia callejera”.

Las tres son personas inteligentes, pero de modos distintos. Las teorías factoriales y cognitivas exploran el tipo
de inteligencia analítica (Alicia). Personas como Bárbara serán consideradas muy inteligentes si la inteligencia se estudia
en relación a la experiencia, y más en concreto, a las experiencias novedosas. Personas como Celia sobresalen cuando se
estudian las relaciones entre la inteligencia y el mundo externo del individuo. Sus virtudes están en la inteligencia
práctica. La teoría triárquica de Sternberg explica las relaciones entre:

Mundo interno Experiencia Mundo externo


Metacomponentes Componentes Componentes Novedad Automatización Adaptación Modificación Selección
de ejecución de adquisición
del
conocimiento
Planificar, Codificar, Codificación
supervisar, valorar inferir, selectiva.
proyectar, Combinación (Ver texto)
aplicar, selectiva.
comparar, Comparación
justificar selectiva

 La inteligencia y el mundo interno del individuo o los mecanismos mentales responsables del comportamiento
inteligente.
 La inteligencia y el mundo externo del individuo, o el uso de mecanismos mentales de la vida diaria, de modo que se
pueda lograr un ajuste inteligente al ambiente.
 La inteligencia y la experiencia, o el papel mediador que el paso por la vida supone en las relaciones entre el mundo
interno y el externo.

Inteligencia y el mundo interno: los procesos y estados mentales que subyacen al comportamiento inteligente son:

 Metacomponentes: Procesos ejecutivos de alto nivel que la persona emplea para planificar lo que va a hacer,
supervisar procesos y valorar resultados de la actuación. Los metacomponentes incluyen: reconocer la existencia de
un problema, decidir la naturaleza del problema, seleccionar una serie de procesos cognitivos de bajo nivel o
elementales para resolver el problema, seleccionar la estrategia cognitiva, seleccionar una representación mental
sobre la que actuarán los procesos y estrategias cognitivas, localizar los recursos mentales propios, supervisar las
fases seguidas al resolver el problema planteado y valorar la solución que se le ha dado al problema.
 Componentes de ejecución: Procesos de bajo nivel o específicos que llevan a cabo o materializan las instrucciones
ordenadas por los metacomponentes. Los principales componentes de ejecución del razonamiento inductivo son:
codificación, inferencia, proyección, comparación, justificación y respuesta. Estos componentes operan, por
ejemplo, en tareas de analogías verbales como: Abogado es a cliente, lo que doctor es a: a) paciente, b) medicina.
 Componentes de adquisición: Se emplean para aprender cómo hacer lo que de hecho hacen tanto los
metacomponentes como los componentes de ejecución. La codificación selectiva exige centrarse en la información
relevante a partir de un gran paquete de información que incluye elementos relevantes e irrelevantes. La
combinación selectiva supone construir un esquema general a partir de información parcial codificada de modo
selectivo. Finalmente, la comparación selectiva consiste en valorar los elementos que se han combinado de un modo
selectivo.

Inteligencia y Experiencia: se suele medir cuando el tipo de problemas son: a) problemas relativamente novedosos
(factor Gf en teorías factoriales) y b) problemas que exigen activar procesos y estrategias en las que la persona es
bastante experta (factor Gc). Los problemas que exploran la aptitud de actuar ante la novedad deben manipular los
siguientes aspectos: la persona debe decidir qué información es relevante, averiguar cómo combinar la información
relevante y explorar las relaciones entre la información previa y la información nueva. Dar pistas en situaciones
novedosas beneficia a los niños menos aptos, pero perjudica a los que espontáneamente desarrollan estrategias para
atacar ese tipo de problemas. También es importante la aptitud para automatizar el procesamiento mental de la
información. Así, las personas con una peor capacidad para aprender el lenguaje escrito son aquellas que no han
automatizado procesos básicos o elementales de lectura, como para activar procesos de comprensión de mayor nivel.
Los procesos para actuar en situaciones novedosas y para automatizar el procesamiento de la información están
relacionados. La aptitud para habérselas en situaciones novedosas debe concebirse, en parte, en términos de
metacomponentes, componentes de ejecución y componentes de adquisición de conocimiento, de igual forma, lo que
se automatiza son estos componentes.

Inteligencia y el mundo externo: la inteligencia se dirige a: adaptación al ambiente, modificación del ambiente y
selección de un determinado ambiente. Las formas particulares que pueden adoptar los procesos, funciones y facetas
experienciales de la inteligencia pueden ser muy distintas. Lo que en ciertas culturas es inteligente, en otras no lo es.
La modificación del ambiente aparece cuando fracasan los procesos de adaptación. Si una persona es incapaz de
cambiarse a sí misma, puede tratar de cambiar el ambiente para que este se adapte a él. La selección supone renunciar a
un determinado ambiente para dirigirse a otro ambiente distinto. La selección se puede emplear cuando han fracasado
tanto los procesos de adaptación como los de modificación.

Comentario: Según Sternberg, las teorías de la inteligencia son complementarias. Su objetivo no es competir ni
con las factoriales ni con las cognitivas, sino asumirlas como divisiones de una teoría más general. Las teorías factoriales
y cognitivas se han centrado en procesos internos, y en lo que varían es en el uso de distintas unidades de análisis.

Aplicaciones prácticas

 Sistema de medida de la inteligencia: El STAT de Sternberg. Esta prueba está dividida en varios niveles que se
pueden aplicar a niños desde la guardería hasta a adultos. Proporciona puntuaciones para procesos cognitivos,
aptitud para habérselas en situaciones novedosas, procesos de automatización e inteligencia práctica. Estas se
exploran a través de información verbal, numérica y espacial.
 El programa de “Inteligencia Aplicada de Sternberg”: Es un programa que mejora la inteligencia. Su objetivo es
desarrollar los elementos de la inteligencia recogidos en la teoría triárquica, siguiendo el principio de que la
inteligencia hay que entenderla en función de: capacidades individuales y la aplicación que materializa la persona en
la experiencia individual y contextual. Las habilidades que pretenden desarrollar son: usar los metacomponentes de
la inteligencia, los componentes de ejecución y los componentes de adquisición de conocimiento. El programa
consta de 5 partes: 1. La naturaleza de la inteligencia. 2. El mundo interno del individuo. 3. La experiencia del
individuo. 4. El mundo externo del individuo (inteligencia práctica). 5. Personalidad.
Ventajas y limitaciones: La mayor parte de los conceptos incluidos en la teoría triárquica suenen bastante familiares y los conceptos
menos conocidos resultan bastante especulativos.

También podría gustarte