Está en la página 1de 1

Fracaso en el caso del «Hombre de los lobos»[editar]

La periodista Karin Obholzer, en su libro The Wolf-Man: conversations with Freud's patient
sixty years later sostuvo que hay una gran divergencia entre la evolución de los casos clínicos
tal como Freud los relata en sus textos y los casos reales. Ella investigó el caso de Serguéi
Pankéyev. Pankéyev sufría de una grave neurosis y pesadillas recurrentes que le impedían
valerse por sus propios medios. Freud interpretó los sueños del paciente, concluyendo que
estaban relacionados con un trauma sexual de su infancia. Según Karin Obholzer, Freud dijo
que tras un largo tratamiento Pankéyev se curó. Posteriormente volvió a enfermar y tuvo un
nuevo tratamiento con Freud, ahora totalmente arruinado tras la Gran Guerra y la Revolución
Soviética. Karin Obholzer sostiene que no solamente Pankéyev nunca se curó sino que siguió
siendo tratado por otros psicoanalistas hasta su muerte y su estado durante ese transcurso
empeoró considerablemente y que Pankéyev cobraba un sueldo mensual a cargo de la
Fundación Sigmund Freud con el propósito de mantenerlo oculto en Viena para que el fraude
no se hiciera público.17
Según Muriel Gardiner, Freud y otros psicoanalistas sostuvieron económicamente a Serguéi
Pankéyev porque él no tenía otro modo de sobrevivir en la dura posguerra. Ella asegura que
otros psicoanalistas volvieron a tratar a «El hombre de los lobos» posteriormente ante otras
recaídas en su grave neurosis. Todos esos tratamientos posteriores fueron publicados, incluso
las memorias de Serguéi Pankéyev, lo que desmentiría el supuesto ocultamiento al que se
refiere Karin Obholzer.