Está en la página 1de 9

MÉTODO CRÍTICO

1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL LIBRO? Habacuc

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 607 a.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? Judíos

4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO? ?

MÉTODO HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO HISTÓRICO DEL LIBRO? Habacuc profetizó en


Judá durante el reinado de Joaquín. Él escribió acerca de las maldades de Israel y
de su inminente derrota en manos de los caldeos. El también describió la
pecaminosidad de los conquistadores caldeos y profetizó su caída final. El libro
concluye con una oración de fe.

Los Caldeos (Babilonios) ya avanzaban hacia el oeste (1:6), pero aún no habían
llegado hasta Judá (3:16). Habacuc profetizó poco antes de Nahum, cuando
Babilonia, después de vencer a Nínive. Sus ejércitos igualan en crueldad a los
Asirios. Si Nahum anuncia la caída de Nínive, Habacuc se alarma por la aparición
de esta nueva y tremenda amenaza. Comprende que el pueblo escogido ha
incurrido en pecado, y presiente que vendar el castigo por mano de los Babilonios.

MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUE GENERO DE LITERATURA ES EL LIBRO? Profético

MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? Para la época de Habacuc, el
juicio a Babilonia, y las preguntas de Habacuc ante la injusticia.

2) ¿CUÁL FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE


LIBRO? Mostrar que Dios aún tiene las riendas del mundo a pesar del aparente
triunfo del mal.

PALABRAS CLAVE EN HABACUC (RV1960): Dios (Santo, Jehová), profecía,


hombre soberbio (se enorgullece), !ay del.., Habacuc.

TEMAS: Honor de Dios, soberanía de Dios en medio de la maldad.

ÉNFASIS: Indignación profética por la aparente tolerancia de Dios de la injusticia;


confianza profética en la justicia y poder de Dios; la postura de los justos es
fidelidad y confianza en Dios; la seguridad de que Dios castigará a los malvados.
Estructura de Habacuc

Título: “El profeta viviendo por fe”

Versículo Clave: 2:4 “He aquí que aquel cuya alma no es recta, se
enorgullece; mas el justo por su fe vivirá”

1:1 Profecía que vio Habacuc Habacuc se queja de injusticia

1:5 Mirad entre las naciones Caldeos contra Judá

1:12 ¿No eres Jehová desde el Protesta de Habacuc


Preguntas
principio?
2:1 Sobre mi guarda estaré injusticia y
2:2 Escribe la visión Respuesta de Jehová
juicios

2:6 ¿Levantarán todos estos


refrán?
2:9 Ay del que codicia Ayes contra injustos
2:12 Ay del que edifica
2:15 Ay del que da de beber
2:18 ¿De qué sirve la escultura?
2:20 Jehová esta en su templo
3:1 Oración de Habacuc Oración de Oración
3:3b Su gloria cubrió los cielos Habacuc y
3:9b Hundiste la tierra
3:14 Horadaste sus guerreros confianza
3:17 Aunque la higuera no florezca Con todo me alegrare en
Jehova
Autor y fecha
Como con muchos de los profetas menores, nada se conoce del
profeta excepto por lo que puede ser inferido del libro. En el caso de
Habacuc, la información interna casi no existe, lo que hace que las
conclusiones de su identidad y vida sean conjeturas. Su simple
introducción como "el profeta Habacuc" puede implicar que él no
necesitaba presentación debido a que era un profeta conocido de su día.
Es cierto que él fue un contemporáneo de Jeremías, Ezequiel, Daniel y
Sofonías.

La mención de los caldeos (1:6) sugiere una fecha a finales del siglo
siete a.C., poco antes de que Nabucodonosor comenzará su marcha
militar a través de Nínive (612 a.C.), Harán (609 a.C.) y Carquemis (605
a.C.), camino a Jerusalén (605 a.C.). El amargo lamento de Habacuc
(1:2-4) puede reflejar un período de tiempo poco después de la muerte
de Josías (609 a.C.), días en los que las reformas del rey piadoso (2 R
23) fueron rápidamente cambiadas por su sucesor, Joacim (Jer 22:13-
19)

Contexto Histórico de Habacuc


Habacuc profetizó durante los días finales del Imperio Asirio y el principio del
dominio de Babilonia a escala mundial bajo Nabopolasar y su hijo Nabucodonosor.
Cuando Nabucodonosor ascendió al poder en el 626
a.C., inmediatamente comenzó a expandir su influencia al N y al O. Bajo el
liderazgo de su hijo, el ejército babilónico venció a Nínive en el 612 a.C., forzando
a la nobleza asiria a refugiarse primero en Harán y después en Carquemis.
Nabucodonosor los persiguió, venciendo a Harán en el 609 a.C., y a Carquemis en
el 605 a.C.

El rey egipcio Necao, viajando por Judá en el 609 a.C. para ayudar al rey asirio
que huía, fue confrontado por el rey Josías en Meguido (2 Cr 35:20-24). Josías
murió en la batalla que se llevó a cabo, dejando su trono a una sucesión de tres
hijos y un nieto. Antes, como resultado de descubrir el Libro de la ley en el templo
(622 a.C.), Josías había instituido reformas espirituales significativas en Judá (2 R
22; 23), aboliendo muchas de las prácticas idólatras de su padre Amón (2 R 21:20-
22) y abuelo Manasés )2 R 21:11-13). No obstante, cuando murió, la nación
rápidamente regresó a sus malos caminos (Jer 22:13-19), causando que Habacuc
cuestionara el silencio de Dios y aparente falta de acción para castigar (1:2-4) y
así purificar a su pueblo de pacto.

Detalles de Habacuc
Esta profecía pertenece al periodo entre 625 y 606 a.C., probablemente
alrededor del 607 a.C. a comienzos del reinado de Joacim. Los caldeos
(babilónicos) ya avanzaban hacia el oeste (1:6) pero aún no habían llegado hasta
Judá (3:16). La cronología del periodo fue:

 639-608 a.C. Josías. Una gran reforma. Sofonías.


 626 a.C. La invasión escita debilita gravemente a Asiria.
 625 a.C. Babilonia se declara independiente de Asiria.
 608 a.C. Joacaz reinó tres meses, y es llevado a Egipto.

 608-597 a.C. Joacim; reinad muy malo. ¿Habacuc?


 607 a.C. (ó 612) Los babilonios destruyen Nínive.

 606 a.C. Los babilónicos invaden s Judá, y llevan cautivos.


 605 a.C. Los babilónicos derrotan a Egipto en Carquemis.
 597 a.C. Joaquín reina tres meses, y es llevado a Babilonia.
 597-586 a.C. Sedecías, rey débil y malvado. Llevado a Babilonia.
 586 a.C. Jerusalén es incendiada, y el país arrasado.

(Compendio Manual de la Biblia, por Halley. p.334)


Retos de Interpretación

 Las preguntas del profeta representan unas de las más


fundamentales en toda la vida, con las respuestas que proveen
piedras cruciales de fundamento sobres las cuales edificar un
entendimiento apropiado de la persona de Dios y sus caminos
soberanos en la historia. La esencia de su mensaje yace en el
llamado de confiar en Dios (2:4): "el justo por su fe vivirá". Las
referencias del NT dan importancia poco común teológicamente a
Habacuc. El escritor de Hebreos cita Habacuc 2:4 para aclarar la
necesidad del creyente de permanecer fuerte y fiel en medio de la
aflicción y las pruebas (He. 10:38). El apóstol Pablo, por otro lado,
emplea el versículo dos veces (Ro. 1:17; Gá. 3:11)para acentuar la
doctrina de justificación por la fe. No hay conflicto de interpretación
alguno, ya que el énfasis tanto en Habacuc como en las
referencias del NT va más allá del acto de la fe para incluir la
continuidad de la fe. La fe no es un acto único, sino una manera de
vivir. El verdadero creyente, declarado justo por Dios,
habitualmente perseverará en la fe a lo largo de toda su vida (Col.
1:22, 23; He. 3:12-14). Él confiará en el Dios soberano que solo
hace lo que es justo.

Temas históricos y teológicos

 Los versículos de apertura revelan una situación histórica


semejante a los días de Amós y Miqueas. Esencialmente, la
justicia había desaparecido de la tierra; la violencia y la impiedad
se encontraban por todos lados, existiendo sin freno. En medio de
estos días oscuros, el profeta clamó por intervención divina (1:2-4).
La respuesta de Dios de que Él estaba enviando a los caldeos para
juzgar a Judá (1:5-11), crea un dilema teológico aún más grande
para Habacuc. ¿Por qué Dios no purificó a su pueblo y restauró su
justicia? ¿Cómo podía Dios usar a los caldeos para juzgar a un
pueblo más justo que ellos (1:12-2:1)? La respuesta de Dios de
que Él también juzgaría a los caldeos (2:2-20), no satisfizo en su
totalidad el dilema teológico del profeta; de hecho, únicamente lo
intensificó. En la mente de Habacuc el asunto que clamaba por
resolución ya no era la respuesta justa por parte de Dios hacia el
mal (o falta de bien), sino la defensa de la persona y pacto de Dios
con su pueblo (1:13). Al igual que Job, el profeta discutió con Dios
y a través de esa experiencia alcanzó un entendimiento más
profundo de la persona soberana de Dios y una fe más firme en Él
(Job 42:5, 6; Is 55:8, 9 ).Finalmente, Habacuc se dio cuenta de que
Dios no debía ser adorado simplemente por las bendiciones
temporales que Él otorgó, sino por lo que Él es (3:17-19)

Vista Panorámica de Habacuc


El pueblo de Dios confronta preguntas difíciles. ¿Por qué las cosas
son como son? ¿Dónde se encuentra Dios cuando el mundo lo ignora a
El y a sus principios? Cuando Dios actúa, ¿por qué hace Él lo que hace?
Habacuc lucha con estas y otras preguntas en su penetrante profecía.

Habacuc, cuyo nombre significa “abrazar,” era un ciudadano


prominente y muy respetado en Jerusalén. El profetizó después de la
caída de Nínive en el año 612 a.C., antes de la primera invasión de Judá
por Babilonia en agosto del 605 a.C. Este era un tiempo de dolor
nacional para Judá. El rey Josías había muerto trágicamente en Meguido
y su hijo Joacaz fue nombrado rey; pero fue quitado del trono por Faraón
Necao después de sólo tres meses de reinar y Joacim, el hijo mayor de
Josías, reinó en su lugar. Este fue un tiempo de tiranía y contiendas en
que la gente justa fue severamente oprimida; además, la gente pecaba
abiertamente y la idolatría se practicaba extensamente.
Habacuc consideró las circunstancias de su nación y quedó perplejo;
parecía que los hechos presentaban problemas sin solución, y él buscó
esclarecimiento. Pero a diferencia de otros, él no abandonó su fe ni se
sumió en la amargura sino que buscó a Dios para obtener respuestas. El
observó intensamente los pecados de Judá y deseaba saber por qué
Dios no hacía nada al respecto. Pero Dios le dice a Habacuc que sí está
haciendo algo; El está levantando a los babilonios como instrumento de
castigo contra Judá. Para Habacuc, el remedio es peor que el problema.
¿Cómo es posible que Dios use una nación vil y malvada para juzgar a
su propio pueblo? Aunque a Habacuc no se le da la respuesta a este
dilema, él se somete a la voluntad de Dios y aguarda instrucciones
adicionales (2:1).

Habacuc deseaba vivir por vista, pero Dios le da una revelación más
alta en un extraordinario mensaje: mas el justo por su fe vivirá (2:4). La
instrucción de Dios continúa, explicándole El cómo usará las
circunstancias internacionales para tratar la condición pecaminosa de
Judá en una serie de cinco ayes que afectarán a Babilonia, y también a
Judá. Dios pronuncia ayes contra los que a la fuerza toman lo que no es
suyo (2:6–8), contra los que buscan la seguridad sólo en defensas físicas
(2:9–11) y los que practican la tiranía y la opresión (2:12–13). Junto con
esta desgracia, viene la consoladora promesa de que cuando Cristo
regrese Pues la tierra se llenará del conocimiento de la gloria
del SEÑOR como las aguas cubren el mar. (2:14). Luego continúa un ay
contra los oportunistas (2:15–17) y los idólatras (2:18–19). Pero junto con
esta desgracia hay un glorioso contraste entre los ídolos y
Dios: el SEÑOR está en su santo templo, calle delante de El toda la
tierra (2:20). El capítulo final de Habacuc registra el triunfo de la fe. Por
medio de su perseverancia y paciencia, Habacuc obtuvo la victoria (1 Jn
5:4).

Los creyentes deben acudir a este libro maravilloso para encontrar


dirección y consuelo cuando sea difícil ver cómo los propósitos de Dios
están llevándose a cabo en la vida. El principio de vivir por fe (2:4b) es el
fundamento de la vida cristiana (Ro 1:17; He 10:38).

Referencias Proféticas
El Apóstol Pablo cita Habacuc 2:4 en dos diferentes ocasiones (Romanos 1:7;
Gálatas 3:11) para reiterar la doctrina de la justificación por la fe. La fe que es el
don de Dios, y disponible a través de Jesucristo, es al mismo tiempo una fe que
salva (Efesios 2:8-9) y una fe que sostiene durante toda la vida. Obtenemos la
vida eterna por medio de la fe y vivimos la vida cristiana por la misma fe. A
diferencia del “orgullo” en el principio del verso, su alma no es recta dentro de él, y
sus deseos no son correctos. Pero nosotros, que somos hechos justicia por la fe
en Cristo, somos totalmente justificados, porque Él ha intercambiado Su perfecta
justicia por nuestro pecado (2 Corintios 5:21), y nos ha permitido vivir por fe.

Importancia en la Biblia
Se ha dicho (y con razón) que el mensaje de Habacuc se encuentra en la
respuesta de Dios. Quizás sería más correcto decir que el mensaje de Habacuc se
encuentra en el diálogo a veces agónico de un hombre con la divinidad. Es decir,
el mensaje surge del camino que recorre el profeta hasta llegar a la paz de la fe
(3.17–19). Habacuc sienta un precedente para la discusión sobre lo incongruente
de un Dios justo y soberano que, sin embargo, permite la injusticia que se observa
en la historia humana. Es difícil para quienes intentan ser fieles al Dios del éxodo
entender cómo se logra la justicia con la
participación de los injustos.

Habacuc afirma que a la larga esta injusticia no está desprovista de graves


consecuencias. La canción de los cinco ayes deja en claro que quienes
amontonan riquezas que no les pertenecen, que lo hacen de manera injusta y
hasta derramando
sangre inocente, que lucran usando mano de obra barata sin considerar la calidad
de vida de los trabajadores, que destruyen el medio (tierra, flora y fauna) en su
afán por obtener riquezas, tarde o temprano serán víctimas de su apetito
desmesurado.

En esencia, Habacuc se enfrenta al problema de cómo actúa Dios en la historia


humana. No propone respuestas claras, pero sí una actitud amplia, paciente,
dispuesta a esperar activamente a que se establezca el reinado de Dios. Entre los
manuscritos descubiertos hace varias décadas en las cuevas del mar Muerto se
halla uno de Habacuc (con un comentario interpretándolo a la manera de la secta
judía de → QUMRÁN). Aunque no aporta ningún dato de importancia a nuestro
conocimiento del texto, ilustra cómo los fieles de otro tiempo actualizaron el
mensaje de Habacuc en su contexto.

También podría gustarte