Está en la página 1de 3

FUNCIONAMIENTO FAMILIAR

Caso práctico
1. Educación de los hijos

(Padre proveedor – madre permisiva)

Pareja con dificultades en la toma de decisiones para el cuidado de las hijas y su educación. El padre
se encarga básicamente de las necesidades económicas del hogar, pero hay poco tiempo para
atender a la familia, por otro lado, la mamá trabaja por las tardes unas horas, pero durante el día se
dedica a procurar los quehaceres de la casa para que a sus hijas al volver de la escuela tengan comida
lista y esté limpio el hogar. Ella, tiene el hábito de ser muy consentidora en el aspecto económico y
eso a su esposo no le gusta porque él considera que no les hace falta nada de lo que su mamá les
proporciona, y además tiene la idea de que mejor podría dedicarles más tiempo, pero curiosamente
él tampoco procura dar ese tiempo.

2. Ideología e intereses

(Poca afinidad en intereses)

Cada quien decidió tener a su antojo algunas actividades por separado, ya que esas actividades no
son compatibles ni se disfrutan cuando son en pareja.

3. Las actividades en pareja

(Han dejado de ser prioridad)

No hay la comodidad suficiente, cuando se ha tenido una salida juntos ellos dos terminan con
frecuencia en discusión porque tocan temas que no se sienten a gusto ninguno de los dos (Celos).

4. Actividades propias

(La mejor opción)

Hay la preferencia por tener cada uno sus actividades ya que consideran que es la única forma en la
que han tenido un acuerdo, y así, sentirse mejor cada quien por separado.

5. Desconfianza

(Si)

Existe la desconfianza a partir de una infidelidad que hubo de parte de él.

6. Relación familia política

(De conflicto)

Ha sido una relación complicada para la pareja, en el caso de ella, tiene una familia que tiene un
estilo de crianza que desde la opinión de su esposo es mal ejemplo para sus hijas, y como él lo
externó, esto ha causado tensiones en la relación de pareja, Incluso ella por venganza aunque se
lleve bien con la familia política ha decidido ya no involucrarse ni convivir con ellos.
7. Religión

(No hay ningún desacuerdo)

Todo ha fluido bien en ese sentido, sin embargo ella dice que no se aprovechan esas cosas que
tienen a fines para fortalecer la relación. Ya que pocas veces acuden juntos a atender algún tema
de tipo religioso.

8. Personalidad

(Hay aceptación de ambos)

Cada quien ha decidido aceptar y respetar al otro, aun cuando eso implique las ideologías distintas
de cada quien.

9. Sexualidad

(Sin intimidad)

Hasta en ese aspecto se ha decidido respetar al otro, duermen en camas por separado desde que
nació la segunda hija que ahora tiene 13 años.

10. Dinero

(Responsabilidad)

La cuestión económica no fue favorable en un inicio pero llego el momento de estabilizarse, los dos
con empleo, pero no con acuerdos para una administración adecuada según lo considera él, y esto
también ha causado tensiones en la pareja ya que los dos sienten que no han hecho suficiente
patrimonio para garantizar un mejor futuro, lo que es considerado por los dos como un tema que
ya no es necesario tocar debido al fracaso que han experimentado las veces que han buscado alguna
solución para tener un ahorro en común.

11. Celos

(Sí)

Las cosas no han vuelto a ser igual, ambos los experimentan así, y en el caso de los dos, ha sido muy
complicado relacionarse de forma satisfactoria los últimos años.

12. Adicciones

(Compras compulsivas)

Es una de las quejas que el esposo tiene de ella, ya que compra cosas innecesarias para las hijas,
para el hogar, y para todos. “Siempre compra cosas sin sentido” es una de las expresiones del
esposo. Pero por el lado del esposo, encontramos que también y con regularidad los fines de semana
acostumbra tomar algunas copas en su trabajo y llegar tarde y eso a ella la pone muy molesta.

13. Orden- responsabilidad

Algunas dificultades que se han normalizado, sin que sean de gran interés para la pareja. Sin
embargo, las hijas no son tan responsables como a la pareja le gustaría que fuera.
14. Familia de origen

Ambos han decidido poner distancia entre ambas familias, ya que consideran que la familia de
origen ya forma parte de otras cuestiones que para ellos no es prioridad. Solo en reuniones
familiares es cuando se convive y no es muy frecuente.

Conclusión:

Es el caso de una pareja que fue normalizando algunas situaciones, que sin hacer nada para
solucionar los primeros conflictos se convirtió en una crisis estructural de la familia. Una familia
nuclear, estructurada por padre, madre e hijas. Pero que no establecen límites en las hijas, y en la
pareja algunos límites que a su vez, han sido contraproducentes, que es más bien, una manera de
evitación por parte de los dos para resolver la problemática. En consideración de los 14 criterios a
valorar, es evidente que un mal funcionamiento en alguno de estos, con frecuencia se convierte en
un segundo malestar o en otro aspecto que no será funcional en la pareja y por consecuencia, con
las hijas las cosas tampoco estarán bien. Considero entonces, que si los aspectos básicos de la familia
comenzando por las necesidades básicas del núcleo conyugal (necesidades de afecto y estima) no
son cubierta de forma satisfactoria habrá fracaso en otros aspectos que tengan que ver quizá con la
intimidad, con los tiempos compartidos, con las actividades de pareja, con los compromisos
económicos, etc. Vale la pena comentar que por consecuencia hay un fallo en la comunicación de
pareja y luego por ello, se pierde la oportunidad de crear acuerdos para la resolución del tema de la
educación de las hijas, es ahí donde se hace evidente que un conflicto es antecedido por uno de
igual importancia al que es manifestado como problema principal (problema latente y problema
manifiesto).

Intereses relacionados