Está en la página 1de 10

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/317419031

Habilidades del Terapeuta y Mindfulness

Article  in  Revista Argentina de Clinica Psicologica · August 2017


DOI: 10.24205/03276716.2017.1014

CITATIONS READS
0 785

2 authors:

Claudio Araya-Véliz Bárbara Porter Jalife


Universidad Adolfo Ibáñez University of Concepción
38 PUBLICATIONS   29 CITATIONS    1 PUBLICATION   0 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Mindfulness Relacional View project

Self-compassion and change in psychotherapy View project

All content following this page was uploaded by Claudio Araya-Véliz on 19 June 2017.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Revista Argentina de Clínica Psicológica
2017, Vol. XXVI, N°1, 1-9 1

HABILIDADES DEL TERAPEUTA Y MINDFULNESS


Claudio Araya-Véliz* y Bárbara Porter Jalife

Resumen
En la investigación de factores comunes en psicoterapia resalta la importancia que tienen las
variables relacionadas a la persona del terapeuta. La actitud del terapeuta, específicamente su ca-
pacidad de generar un clima acogedor, de respeto y aceptación, manifestando calidez, sintonía
emocional y un interés genuino con el consultante, además de su capacidad de autoobservación y
autocuidado, han mostrado ser variables muy relevantes para facilitar el cambio en psicoterapia.
Considerando esta evidencia, resulta desafiante desarrollar programas de formación que permitan
a los terapeutas adquirir y/o desarrollar estas competencias.
A partir de la descripción de la evidencia neurobiológica y psicológica de los efectos de la prác-
tica de mindfulness, se fundamenta y desarrolla la tesis que esta práctica y su inclusión en los pro-
gramas de formación de habilidades clínicas podría ofrecer una alternativa novedosa, práctica y
efectiva en el entrenamiento de las habilidades terapéuticas claves para facilitar el cambio terapéu-
tico, tales como las de autoobservación y el autocuidado.
Palabras clave: Habilidades terapéuticas, mindfulness, factores comunes, autoobservación, au-
tocuidado.

Abstract
The research about common factors in psychotherapy emphasizes the importance of personal
therapist variables in psychotherapy change, particularly the influence of the therapist's attitude,
his ability to create a comfortable atmosphere of respect and acceptance, expressing warmth, emo-
tional tune and a genuine interest on the client, and his ability of self-observation and self-care.
Considering this evidence, it is challenging to develop training programs that allow therapists to
acquire or develop these skills.
From neurobiological and psychological evidence of the effects of mindfulness practice, the
present article develops the thesis that this practice and its inclusion in some clinical skills training
programs, could provide a new, practical and effective alternative for training key therapeutic skills,
such as self-observation and self-care.
Key word: Therapeutic skills, mindfulness, common factors, self-observation, self-care.
Recibido: 0X-0X-XX | Aceptado: 0X-0X-XX

Introducción El siguiente artículo busca reflexionar y esta-


blecer un puente entre la formación de habilidades
La investigación y evidencias sobre la impor- terapéuticas claves y la práctica de mindfulness, a
tancia de los factores comunes en psicoterapia partir de la evidencia de los efectos neurobiológi-
abren un enorme desafío respecto al modo de en- cos y psicológicos que ha demostrado producir
trenar estas habilidades, tanto en terapeutas no- esta práctica. Se reflexiona sobre el efecto que po-
vatos, como en quienes ya poseen una vasta dría tener esta práctica sobre los factores comunes
experiencia clínica. asociados al terapeuta, en especial en el desarro-
Si bien son escasos y preliminares los informes llo de habilidades terapéuticas tales como: la em-
que describen el efecto de las intervenciones basa- patía, la escucha atenta, la presencia terapéutica,
das en mindfulness sobre la formación de psicotera- la auto-observación y el autocuidado.
peutas , están abiertas las puertas para establecer
vínculos entre la formación del terapeuta y las prác- I. ¿Qué aspectos favorecen el cambio en
ticas de atención plena, primero a un nivel reflexivo,
psicoterapia? Relevancia de las variables
para posteriormente incluir esta práctica de un modo
adecuado en el ámbito práctico. del terapeuta y la alianza terapéutica.
El interés por los factores inespecíficos en psi-
* Escuela de Psicología, Universidad Adolfo Ibáñez coterapia surgió durante los años 50, momento en
E-Mail: xxxxxxxxx.xxxxxxx@xxxxxxx.com
REVISTA ARGENTINA DE CLÍNICA PSICOLÓGICA XXV p.p. 1-9 el cual comenzó a ponerse en duda la efectividad
© 2016 Fundación AIGLÉ.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
2 CLAUDIO ARAYA-VÉLIZ Y BÁRBARA PORTER JALIFE

de la psicoterapia dados los cuestionamientos re- es fundamental que conozca sus patrones habitua-
alizados por Eysenk (1952). Si bien los estudios in- les y reconozca cuando surge el impulso de reaccio-
dican que en general la psicoterapia funciona, los nar automáticamente a partir de ellos. Esta
esfuerzos para establecer la eficacia de un método capacidad es la base para discriminar cuando sus
sobre otro han sido problemáticos, en tanto se ha emociones y reacciones son producto de sus pro-
llegado a determinar una indiferenciación respecto pios conflictos y cuando estarían elicitadas por el
a la efectividad de los diversos sistemas terapéu- contenido brindado por el paciente.
ticos . Según plantea Krause (2005) la ayuda pro- Por otro lado, Gondra (1984) plantea que la acti-
fesional aparentaba tener una especie de “efecto tud de respeto es fundamental, la cual se relaciona
homogéneo”. En base a lo anterior, y como lo se- con las posibilidades que el terapeuta tiene de ob-
ñalan Germer, Siegel & Fulton (2005) el modelo de tener fuentes de satisfacción y seguridad personal
la terapia simplemente no hace una mayor diferen- extra-terapéuticas (Santibáñez, Roman, Chenevard,
cia respecto al resultado de la terapia. Lo anterior Espinoza, Irribarra & Muller, 2008). Lo anterior, es-
no significa que el modelo específico de trata- taría estrechamente vinculado con la salud mental
miento sea irrelevante, sin embargo, ha puesto del terapeuta y sus habilidades de autocuidado, las
sobre la mesa la realidad de que éste es solo una que, como veremos, son de radical importancia para
de múltiples variables que intervienen en el cam- el cambio terapéutico.
bio terapéutico.
Según Lambert y Ogles el 15% del cambio tera- 1.2. Habilidades
péutico es originado por el modelo y métodos del Las habilidades terapéuticas se comprenden
terapeuta. Safran y Segal concluyeron que el 45% como distintas aptitudes que debe tener el tera-
del cambio terapéutico se atribuye a factores rela- peuta para dedicarse a la práctica clínica, indepen-
cionados a la relación terapéutica. Por su parte Lam- dientemente de su postura teórica (Ruiz, 1998). Las
bert y Ogles dividen los factores comunes de habilidades mencionadas por este autor compren-
cambio en cuatro áreas generales, a las que asignan den: (1) El interés genuino por las personas y su
un porcentaje en función de su contribución a la me- bienestar; (2) el conocimiento de uno mismo o auto-
joría de las personas en psicoterapia: (1) Factores conocimiento; (3) el compromiso ético; (4) las acti-
del cliente y eventos extra-terapéuticos con un 40%; tudes que favorecen la relación terapéutica, como la
(2) Factores de la relación terapéutica, con un 30%; calidez, cordialidad, autenticidad, empatía y acepta-
(3) Expectativas y efectos placebo, 15% y (4) Facto- ción positiva incondicional.
res relacionados con las técnicas y modelos teóricos Para Brammer (1979) las habilidades necesarias
con un 15%. para el terapeuta comprenden la capacidad para en-
Dados estos indicadores, vale la pena indagar tender, escuchar, guiar, reflejar, confrontar, interpre-
con mayor profundidad en las variables que tendrían tar, informar y resumir. Así como que los
una alta incidencia en el cambio y que son posibles consultantes en la terapia se sientan “escuchados”
de manejar y entrenar por parte del terapeuta. y “comprendidos” (Krause, 2005).
Vale la pena plantear aquí, que para poder real-
1. Variables relacionadas al terapeuta mente escuchar y comprender a otros resulta clave
Nos basaremos en la clasificación de variables la capacidad del propio terapeuta de escucharse y
asociadas al terapeuta propuesta por Winkler, Cáce- comprenderse el mismo en tanto las reacciones y
res, Fernández y Sanhueza, (1989) que considera asociaciones frente al material que trae el paciente
como aspectos relevantes la actitud, la personali- son información sumamente importante para la
dad, las habilidades, el nivel de experiencia y el bien- comprensión de la dinámica del consultante.
estar emocional que posee el psicoterapeuta, las
que influirían de manera fundamental en la calidad 1.3. Bienestar emocional: Autocuidado y Salud
de la alianza terapéutica. Mental
Según los terapeutas más conscientes de sus li-
1.1. Actitud mitaciones personales y de su propia responsabili-
Plantean que el psicoterapeuta debe tener una dad emocional hacia los pacientes pueden ser mas
actitud que favorezca un clima terapéutico facilita- sensitivos y capaces de responder terapéutica-
dor del cambio, que ha de incentivar la autoexplo- mente ante los problemas de los consultantes. Por
ración del paciente y ha de estar basada en el otra parte Santibáñez et al. (2008) plantea que el
respeto, la aceptación, la comprensión, la calidez y ajuste emocional del terapeuta se relaciona direc-
ayuda. Lo anterior implica realizar esfuerzos delibe- tamente con el éxito terapéutico. Un terapeuta per-
rados por no criticar, no juzgar ni reaccionar emo- turbado no solo puede impedir el cambio de su
cionalmente frente a lo que podrían ser paciente, sino además, puede ser iatrogénico para
provocaciones del paciente. Esta capacidad de no éste. Dado lo anterior, la responsabilidad del tera-
reaccionar automáticamente tiene como base la ca- peuta respecto a su propia salud mental y autocui-
pacidad de autoobservación del terapeuta, en tanto dado es fundamental.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
HABILIDADES DEL TERAPEUTA Y MINDFULNESS 3

2. Variables de la relación y alianza terapéutica que sucede en la interacción entre terapeuta y pa-
El concepto de alianza terapéutica ha sido utili- ciente, considerando los pensamientos, emociones
zado para referirse a la relación existente entre tera- y reacciones de ambos en la relación. Según estos
peuta y consultante durante el proceso terapéutico autores, esta habilidad, que puede resultar inapro-
(Hartley, 1985). Según Hovarth & Luborsky (1993), piada, intrusiva o irritante en un contexto social, es
la alianza terapéutica es una relación de trabajo con- una destreza altamente deseable en el terapeuta, lo
junto, en armonía, entre paciente y terapeuta. que requiere sensibilidad, honestidad y presencia
Los aspectos centrales de la alianza terapéutica, emocional y cognitiva. Fernandez-Liria, Rodríguez-
según Santibáñez et al (2008), serían los sentimien- Vega, Ortiz-Sanchez, Baldor Tubet & Gonzalez-Juarez
tos y actitudes de los participantes y su conjugación (2010) por su parte entregan pruebas empíricas que
en el proceso terapéutico, la que estaría basada en esta habilidad atencional es posible de ser entre-
la confianza y compromiso del consultante y del te- nada, en un marco de formación formal.
rapeuta hacia el proceso. Por otro lado, la capacidad de responder a las ex-
Respecto a la eficiencia del proceso, Opazo presiones de rabia y desilusión con curiosidad, en
afirma que una buena relación consultante-tera- vez de tomarlas a nivel personal también se men-
peuta mejora la eficiencia terapéutica y a su vez, una ciona como una destreza deseable en el terapeuta.
mayor eficiencia percibida por el consultante, mejora En relación a esto, podríamos decir que la capacidad
la relación terapéutica. Este círculo virtuoso sería del terapeuta de observar sus reacciones, inclu-
uno de los pilares del proceso terapéutico. De esta yendo sus pensamientos, emociones y sensaciones,
manera, se ha llegado a determinar que la variable y no dejarse llevar automáticamente por ellas, es de
más significativa que distingue a los terapeutas que suma importancia.
obtienen buenos resultados de los que no, es la ca- La capacidad de prestar atención a la interacción
pacidad de formar una buena alianza terapéutica con el paciente y al mismo tiempo notar las reaccio-
con los pacientes. nes personales ante ésta, se menciona como otra
Desde la perspectiva del paciente, el logro de habilidad deseable. Esto se podría relacionar tam-
una buena “sintonía” o ajuste emocional con el te- bién a la capacidad de prestar atención de manera
rapeuta es fundamental para la mantención en la te- estable y sostenida tanto a la información prove-
rapia . Lo anterior se entiende como un sentimiento niente de la interacción terapéutica, como de nues-
de simpatía y confianza hacia el terapeuta. El no lo- tras reacciones ante dicha interacción. Lo anterior se
grar este sentimiento, pondría en peligro el proceso relaciona con otra habilidad mencionada por Karson
de cambio, llevando frecuentemente a la ruptura de & Fox (2010), que apunta a minimizar las distraccio-
la relación terapéutica. nes relacionadas a la vida personal del terapeuta.
Existe cierto acuerdo respecto a que el trabajo Según estos autores, la presencia cognitiva y la sin-
colaborativo entre paciente y terapeuta orientado a tonía emocional del terapeuta requiere la ausencia
aliviar el sufrimiento del paciente es central (Bordin, de distracciones provenientes de aspectos persona-
1979). Por otro lado, estudios han demostrado que les del terapeuta, no relacionados a la relación tera-
los terapeutas que logran alianzas terapéuticas po- péutica. En base a esto, podríamos decir que el
sitivas tienden a realizar menos conductas negati- poder darse cuenta cuando aparecen, y no dejarse
vas, como culpar, criticar, rechazar, ignorar, o forzar llevar por ellos automáticamente, refocalizando la
al paciente a trabajar en base una agenda basada en atención en el paciente y en la relación, resultaría
técnicas especificas cuando éste se encuentra resis- fundamental.
tente . Respecto a la relación entre alianza terapéu- Podríamos plantear que la capacidad de estar
tica y cambio, Orlinsky, Grawe & Parks (1994) luego presente cognitiva y emocionalmente, además de la
de un análisis de 132 investigaciones de proceso, capacidad de auto observación serían los cimientos
concluyeron que existe una fuerte relación entre la para el desarrollo de todas las destrezas menciona-
calidad de la alianza terapéutica y el resultado de das. En síntesis, podemos plantear que existen cla-
proceso de la psicoterapia. Por ello, las característi- ras características del terapeuta y de la relación
cas del terapeuta que facilitan el logro de la con- terapéutica que se correlacionan positivamente con
fianza y sintonía con el paciente desde el primer el cambio terapéutico.
momento resultan cruciales a la hora de evaluar el Podríamos decir que las actitudes del terapeuta
éxito de un proceso terapéutico, para lo cual la ca- como la empatía, respeto, autenticidad, compren-
pacidad de autoobservación es fundamental. sión, calidez, aceptación incondicional, no juicio,
Por otro lado, Karson & Fox (2010) proponen una madurez y bienestar psicológico, así como también
serie de diez habilidades comunes a todos los tipos habilidades clave como la capacidad de escucha pro-
de terapia, que serían subyacentes a los factores co- funda, la tolerancia a la expresión de emociones ne-
munes y que tendrían directa relación con el éxito te- gativas del paciente, la capacidad para no reaccionar
rapéutico. Dentro de las habilidades que ellos ante eventuales “provocaciones” del paciente y la
proponen se menciona la capacidad del terapeuta habilidad para facilitar la auto-exploración del con-
de prestar atención y comentar con regularidad lo sultante serían fundamentales para facilitar el cam-

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
4 CLAUDIO ARAYA-VÉLIZ Y BÁRBARA PORTER JALIFE

bio terapéutico. Por otro lado, la capacidad de estar encefalográfícas, en los últimos diez años la neuro-
presente cognitiva y emocionalmente aparece de ciencia ha ido desarrollándose como disciplina, per-
manera reiterada en relación a las habilidades co- mitiendo comprender cuál es el correlato
munes vinculadas a los factores comunes. La capa- neurofisiológico de experiencias cada vez más suti-
cidad de mantenerse atento a las propias reacciones les, como la experiencia de estar en un estado de
frente a la relación y de minimizar las distracciones alerta y atención sostenida y entrenada, como la que
relacionadas a contenidos personales del terapeuta busca desarrollar la práctica de mindfulness.
aparecen como fundamentales. Así también, las ca- Siegel (2007) distingue entre procesos neuroló-
racterísticas anteriormente mencionadas serian fun- gicos de arriba-abajo y de abajo-arriba. Los primeros
damentales para la generación un vinculo emocional (arriba-abajo) se refieren a cuando el individuo filtra
positivo entre el paciente y el terapeuta, lo cual es la percepción de la realidad, mientras que el proceso
clave para el logro de una alianza terapéutica favo- inverso (abajo-arriba) describe el ingreso de infor-
rable al cambio, basada en la sintonía emocional, la mación “fresca” desde los órganos sensoriales. Los
confianza, el compromiso y la colaboración armónica procesos de arriba-abajo, si bien poseen un innega-
entre los actores del proceso. ble valor adaptativo y de supervivencia, crean pre-
De manera reiterada aparecen las capacidades dicciones y esclavizan la interpretación de la
de autoobservación y de autocuidado como básicas experiencia, no permitiendo la novedad e interpre-
para el desarrollo de las demás actitudes y habili- tando la realidad en base a patrones ya conocidos.
dades. Dada su incidencia en el cambio terapéu- En cambio, los procesos de abajo-arriba amplían los
tico, podríamos decir que es un deber ético para matices de la experiencia, ya que se tiene acceso con
todo psicoterapeuta trabajar conscientemente por más nitidez a la información proveniente de los sen-
desarrollarlas. tidos. La práctica de mindfulness facilita estos pro-
Reconocer la relevancia de la autoobservación y cesos de abajo-arriba, favoreciendo la llegada de
del autocuidado del terapeuta en el cambio en psi- mayor riqueza informativa a instancias prefrontales,
coterapia implica un enorme desafío para la forma- posibilitando de esta manera una mayor flexibilidad
ción de psicoterapeutas. Resalta la necesidad de un a la hora de dar una respuesta (Siegel, 2007).
entrenamiento práctico que permita ir desarrollando Richard Davidson y sus colaboradores estudia-
la atención en el propio profesional, en sus emocio- ron la actividad cerebral de 25 sujetos experimenta-
nes y cogniciones, que además le permita reconocer les normales que fueron sometidos a un programa
los patrones habituales que podrían estar influyendo de reducción de estrés basado en mindfulness
en su capacidad terapéutica. (MBSR) durante un periodo de 8 semanas. Lo que el
En consideración de lo anterior, resulta novedoso equipo de Davidson, Kabat-Zinn, Schumacher, Ro-
indagar los efectos que podría tener un entrena- senkranz, Muller, Santorelli & Sheridan (2003) en-
miento en autoobservación y autocuidado basado contraron que los meditadores, en comparación con
en mindfulness. los no meditadores experimentaron un incremento
en la activación cerebral izquierda en las zonas ce-
II. Mindfulness: Definición y evidencia rebrales anteriores y medias, un patrón que se aso-
que respalda la práctica. cia a la presencia de una disposición afectiva
positiva.
Mindfulness es la actitud y la práctica de volver Estudios señalan también que la práctica de
la atención al momento presente con una actitud de mindfulness es capaz de provocar la lateralización a
aceptación y sin juicio, de acuerdo a Hanh (1976) la izquierda de la activación cerebral (Simón, 2007).
Mindfulness es: “mantener viva la consciencia en la También se ha descubierto un efecto beneficioso
realidad presente”. (p.11). Jon Kabat Zinn pionero a nivel de sistema inmunitario. En el estudio de Da-
del Mindfulness en el ámbito de la salud señala que vidson et al., (2003), todos los sujetos del estudio
Mindfulness es la capacidad de prestar atención de (meditadores y no meditadores) recibieron una va-
manera particular, como propósito en el momento cuna antigripal. Entre la 4ª y la 8ª semana de la ad-
presente y sin juicios mentales.  ministración de esta vacuna, se midieron los niveles
En los últimos quince años es considerable la evi- plasmáticos de anticuerpos de los sujetos y se en-
dencia empírica que respalda la práctica de Mindful- contró que aunque todos ellos experimentaban in-
ness, a continuación se sintetizan algunos crementos en dichos niveles, los sujetos
principales efectos, tanto a nivel neurobiológicos pertenecientes al grupo de meditadores tuvieron in-
como psicológicos de la práctica de Mindfulness. crementos significativamente mayores que los suje-
tos del grupo control. La meditación potenciaba por
1. Evidencia Neurobiológica: tanto la producción de anticuerpos. Estos hallazgos
Hoy en occidente se han realizado significativos abren la posibilidad de poder estudiar con mayor de-
avances en el campo de la investigación en neuro- talle la influencia positiva que la práctica de mind-
ciencias. Mediante técnicas como la neuroimagen y fulness podría entregar al sistema inmunitario,
el procesamiento computarizado de señales electro- investigando por ejemplo, sobre los efectos en en-

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
HABILIDADES DEL TERAPEUTA Y MINDFULNESS 5

fermedades autoinmunes, infecciones, procesos tu- para organizarse uno mismo para lograr las metas
morales, etc. Por lo anterior se podría decir que la propuestas; 3) Dificultad para regular la activación
práctica de mindfulness influye positivamente en la fisiológica gatillada por el estado emocional intenso;
producción de anticuerpos. 4) Dificultad para centrar la emoción cuando el su-
Finalmente, en trabajos desarrollados por Lazar, jeto se encuentra emocionalmente estimulado. Esto
Kerr, Wasserman, Gray, Greve, Treadway & Fischl se relaciona a lo que Ekman (en Góleman, 2003)
demostraron la existencia de cambios estructurales llama “periodo refractario”, o lo que Davidson (en
en el cerebro con la práctica de la meditación. Estu- Góleman, 2003) llama “función de recuperación”, es
dió los cerebros de 20 voluntarios occidentales que decir, el tiempo que una persona queda “a merced”
poseían una amplia experiencia (unos 9 años de pro- de una emoción muy intensa, regresando luego a un
medio) en Insight Meditation. El resultado más des- tono emocional “normal” o basal. Una pobre capa-
tacado fue que en ciertas zonas del cerebro de los cidad de autorregulación emocional, tiene un sinnú-
meditadores existía un grosor mayor de la corteza mero de repercusiones desfavorables en la vida de
cerebral (comparado con los sujetos del grupo con- una persona, dificultando entre otras cosas, el esta-
trol). Las zonas ampliadas fueron la ínsula del he- blecimiento de relaciones interpersonales maduras
misferio derecho (asociada a la actividad y un sentido estable de sí mismo (Self). La práctica
interoceptiva y a la consciencia de la respiración) y sistemática de mindfulness ha demostrado tener
la corteza prefrontal (áreas 9 y 10 de Brodmann) que una particular efectividad en la mejora de la capaci-
se asocian claramente a la atención sostenida. Este dad de autorregulación emocional, pues disminuye
trabajo de Hölzel Carmody, Vangel, Congleton, Ye- el periodo refractario o de respuesta ante situacio-
rramsetti, Gard & Lazar demostró que la experiencia nes de adversidad y aumenta tanto la frecuencia de
de mindfulness, no sólo provoca cambios funciona- las emociones positivas como su expresión (Góle-
les transitorios, sino que también deja huellas es- man, 2003).
tructurales en el cerebro. Lo que significa que si la En relación al stress, podríamos decir que la ca-
experiencia es suficientemente prolongada, produce pacidad de autorregular las emociones se va debili-
cambios de rasgos y no meramente de estado. tando debido al desgaste generalizado que se va
produciendo en el organismo a lo largo del tiempo,
2. Evidencia psicológica: por lo que eventos que antes eran inocuos para la
A nivel psicológico, la evidencia indica que la persona, pueden gatillar reacciones emocionales
práctica sistemática de mindfulness genera múlti- desmedidas . La práctica del mindfulness podría
ples beneficios, los cuales se manifiestan tanto a aportar en el manejo del stress en tanto permitiría al
nivel de auto percepción general del individuo como individuo responder ante los eventos estresantes de
en el desarrollo de habilidades específicas. A conti- una manera más ajustada, tanto para él como para
nuación, se presenta un resumen de los principales su entorno.
aportes a nivel psicológico reportados en relación a -Disminución de la tendencia a la rumiación de
la práctica de mindfulness (Segal, Teasdale & Wi- pensamientos. Se ha demostrado que la rumiación
lliams 2002/2006): de pensamientos es una de las causas de recaídas en
- Desarrollo de la habilidad para observar pensa- depresión (Segal, Teasdale & Williams, 2002/2006).
mientos, emociones y sensaciones corporales tanto Esta tendencia, también observada en estados de an-
negativas como positivas, sin dejarse llevar por las siedad y stress, incrementa los niveles de malestar,
reacciones automáticas que estas gatillan. Esta ha- aumentando la vulnerabilidad de la persona a croni-
bilidad abre la posibilidad de ampliar el repertorio ficar respuestas disfuncionales ante situaciones co-
conductual explorando abordajes alternativos a las tidianas. Mediante la práctica de la atención plena el
situaciones cotidianas y por lo tanto, de relacionarse "canal" de la conciencia se entrena para ser "lle-
con la experiencia de una manera nueva y más sana, nado" con datos provenientes del momento pre-
trascendiendo condicionamientos disfuncionales, sente, lo que ha demostrado tener un efecto positivo
permitiendo así romper círculos viciosos que perpe- en la disminución de patrones automáticos vincula-
tuán el stress. dos a la depresión, ansiedad y stress.
- Desarrollo de la capacidad de autorregulación Respecto a la validación empírica, diversos estu-
emocional. La autorregulación según y se define dios sugieren que las intervenciones basadas en
como el proceso mediante el cual los seres humanos mindfulness pueden ayudar al tratamiento de distin-
establecemos metas, objetivos y sub-objetivos y tos desórdenes, por ejemplo: trastornos psicosomá-
evaluamos el comportamiento propio en función de ticos, ansiosos y de la conducta alimentaria, entre
los objetivos que nos hemos trazado, en un contexto otros (Baer, 2003). Esta práctica ayudaría a reducir
de retroalimentación constante. En este sentido, las puntuaciones de ansiedad y depresión en perso-
Marsha Linehan ha definido las características de nas con trastornos de ansiedad (Kabat Zinn, Mas-
una deficiente regulación emocional como: 1) Difi- sion, Kristeller, Peterson, Fletcher, & Pbert, 1992)
cultad para inhibir un comportamiento inapropiado resultados que se han mantenido luego de 3 años
motivado por una emoción intensa; 2) Dificultad de realizados la intervención . Los tratamientos ba-

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
6 CLAUDIO ARAYA-VÉLIZ Y BÁRBARA PORTER JALIFE

sados en mindfulness han sido eficaces también en consideran haber alcanzado sus objetivos terapéu-
la disminución de la depresión y ansiedad (Ramel, ticos (Weiss Nordlie & Siegel, 2005).
Goldin, Carmona & McQuaid, 2004), así como en la En la Tabla Nº1, se presenta una síntesis de las
disminución del malestar psicológico, aumentando principales evidencias neurobiológicas y psicológica
el grado de bienestar subjetivo en que los pacientes de la práctica de Mindfulness.

Tabla 1: Síntesis de la evidencia empírica de beneficios de la práctica de Mindfulness presentada

NEUROBIOLÓGICOS PSICOLÓGICOS

- Favorece procesos de abajo-arriba. - Responder en vez de reaccionar.

- Beneficios sistema inmunitario. - Se facilita la observación señales tempranas.

- Mayor activación hemisferio izquierdo (Incremento emociones - Alta regulación emocional.


positivas, mayor manejo emociones negativas). - Escasa rumiación mental.

- Percepción basada en información fresca facilita flexibilidad


- Cambio en la morfología del cerebro.
en la respuesta.

Basado en los efectos comprobados de la prác- divaga (…) mindfulness es el ejercicio de traer de
tica de mindfulness revisados, resulta interesante vuelta la mente al presente, hasta cientos de veces,
preguntarse por el impacto que podría tener esta durante una sesión” (p.59). Es así como el terapeuta
práctica en el entrenamiento de habilidades terapéu- entrenado en mindfulness puede desarrollar su ca-
ticas como la autoobservación y el autocuidado. pacidad para “estar presente” independientemente
de la cualidad del momento, sean estas experien-
III. Mindfulness en el entrenamiento de cias agradables, desagradables o neutras. El tera-
habilidades psicoterapéuticas. peuta entrenado puede prestar atención y observar
sus pensamientos, emociones y sensaciones en el
1. Mindfulness y Autoobservación momento en que éstas surgen, siendo una fuente
La habilidad básica para poder observar un ob- valiosísima de información para el proceso de la te-
jeto es la atención. Si no se presta atención o se hace rapia. Sin una atención entrenada, lo más probable
de una manera interrumpida y superficial, escasa- es que la mente divagará y será capturada una y
mente se podrá observar y comprender realmente otra vez por pensamientos, emociones o sensacio-
aquello que se quiere observar. La práctica de mind- nes no necesariamente relacionadas a lo más inme-
fulness o atención plena, de acuerdo a Hanh (1976) diato y vivo del proceso terapéutico, sino más bien
tiene como componentes centrales la observación referentes a los recuerdos y expectativas del tera-
de lo que ocurre en el momento presente (Samadhi peuta, “perdiéndose” así mucha información del
en sánscrito) y una comprensión profunda (Prajña en momento presente. Es así como la capacidad para
sánscrito). No es una atención en un sentido pura- poder atender de manera sostenida es fundamental
mente cognitivo. Se refiere más bien a la puesta en para la autoobservación.
práctica de una presencia plena en la experiencia, tal La práctica sostenida de mindfulness permite
cual esta se despliega en el momento presente, aprender a observar la emoción que surge en el mismo
Francisco Varela la denominó Presencia Plena-Cons- momento en que emerge, así como también observar
ciencia Abierta. las atribuciones y tendencias a actuar de manera au-
Esta capacidad de prestar atención de manera tomática (Germer, Siegel & Fulton 2005). La tolerancia
sostenida en el tiempo es relevante en el terapeuta, que brinda la práctica de mindfulness se caracteriza
no solo para prestar atención a los consultantes, por la capacidad de relacionarse con la experiencia
sino que también para atender a la propia experien- presente aun cuando ésta sea desagradable o dolo-
cia, que comprende pensamientos, sensaciones y rosa. En este proceso la emoción intensa pierde su ca-
emociones durante la sesión. pacidad para intimidar (Germer, Siegel & Fulton 2005)
Si bien, la atención es una capacidad natural, la ya que podemos aprender a reconocerla, acogerla y
capacidad de focalizarla a voluntad y de mantenerla aceptarla sin resistirnos a ella, y por otro lado, a no de-
de manera sostenida solo puede lograrse con entre- jarnos llevar automáticamente por el impulso que de
namiento (Germer, Siegel & Fulton 2005). En pala- ella surge. Lo anterior abre la posibilidad de ser cons-
bras de Germer, Siegel & Fulton (2005): “La práctica cientes de lo que nos sucede sin ser “tomados” por la
del mindfulness es el antídoto para esta mente que emoción. Esta es la capacidad que Elizabeth Zetzel

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
HABILIDADES DEL TERAPEUTA Y MINDFULNESS 7

llamó “tolerancia a los afectos”, o bien, “voluntad para serva desde esta perspectiva. Nos identificamos
darle la cara a nuestras emociones”. menos con el mensaje y no nos perdemos en la ten-
La tolerancia a los afectos es tremendamente im- tación de creerlo cierto.
portante para los terapeutas. Si un terapeuta es in- La práctica de la auto-aceptación implica enton-
capaz de tolerar sus propios afectos, puede ces volver una y otra vez hacia todo lo que surge en
resultarle tremendamente difícil observar y tolerar la conciencia, incluyendo el prestar atención a los
los afectos de sus pacientes. Una baja capacidad patrones habituales de auto-criticismo, sin enjuiciar-
para tolerar afectos negativos puede facilitar que el nos. En palabras del autor mencionado, “como todo
terapeuta se distancie de lo que necesita su paciente lo que se practica, la auto-aceptación se vuelve más
al no entrar en ciertos aspectos de su experiencia o fuerte con el tiempo” (p. 62).
excluir del proceso determinados ámbitos de la vida La práctica del mindfulness facilitaría el desarro-
frente a los que se siente incómodo o temeroso. De llo de la auto-aceptación y la auto-compasión, ya
esta manera, el terapeuta puede cerrar la posibilidad que ayudaría a que el terapeuta reconozca sus pa-
de brindar un contexto seguro y cuidado para la ex- trones habituales de auto enjuiciamiento y crítica sin
ploración de emociones intensas y difíciles. La into- dejarse llevar por ellos bajo la premisa de que son
lerancia a los afectos del terapeuta puede cerrar “la realidad” y desarrollando una actitud compren-
prematuramente un proceso exploratorio necesario siva hacia su propia experiencia (Araya & Moncada,
y potente, volviendo la terapia un proceso árido y es- 2016; Neff 2012). En la medida en que el terapeuta
téril, lo que puede ocurrir sin que este se dé cuenta se sienta más conforme consigo mismo, esta habili-
(Germer, Siegel & Fulton 2005). dad se trasladará naturalmente a sus pacientes. Ger-
mer, Siegel & Fulton (2005) refiriéndose a la
2. Mindfulness y Autocuidado capacidad de auto-aceptación del terapeuta, seña-
Uno de los factores mencionados dentro de las lan que esta se extenderá espontáneamente hacia
características del terapeuta que favorece el cambio los propios pacientes, proveyendo, para algunos de
terapéutico, es su propio bienestar. Es reconocido el ellos, la primera experiencia de una relación verda-
impacto negativo del burnout y del estrés en la vida deramente digna de confianza, basada en la acepta-
cotidiana y en el trabajo. Santibáñez et al. (2008) se- ción incondicional y el respeto.
ñala que el ajuste emocional del terapeuta se rela- Finalmente, Germer, Siegel & Fulton (2005) plan-
ciona directamente con el éxito terapéutico, tean que la práctica del mindfulness permite al tera-
afirmando que un terapeuta perturbado no solo peuta darse cuenta de la manera en que construye
puede impedir el cambio de su paciente, sino que su mundo, permitiéndole “soltar” el aferramiento a
además puede ser iatrogénico. En este sentido, la dichos constructos. La práctica de Mindfulness per-
práctica de mindfulness, con sus componentes de re- mitiría que el terapeuta observe la arbitrariedad de
gulación emocional y mayor perspectiva de los pro- dicha construcción, por lo que puede reconocerla
pios pensamientos y sentimientos podría impactar como auto-creada, notando la forma en que le lleva
positivamente en el autocuidado, y por ende en la a sesgar la percepción de realidad. El terapeuta tiene
efectividad terapéutica. Basados en la evidencia neu- la posibilidad de reconocer que sus pensamientos
robiológica antes presentada (Davidson et al., 2003; no son los hechos, sino simplemente una forma de
Baer, 2003; Siegel, 2007; Simón, 2007) el cerebro del percibir la realidad en un determinado momento . Al
practicante de mindfulness se va moldeando, facili- aprender a observar el pensamiento discursivo y los
tando una mayor apertura a vivenciar emociones po- productos cognitivos como eventos y no necesaria-
sitivas y también a autorregular emociones, sin caer mente como la realidad. En la medida en que el te-
presos de ellas (Góleman, 2003). Esto permite que el rapeuta se vuelve más hábil en ver sus propias
tono emocional de base de la persona sea más posi- maneras de interpretar, puede también mejorar su
tivo y estable, lo que, sin duda, predispone a esta- capacidad de observar con más claridad las inquie-
blecer encuentros con otros de manera más abierta tudes y recursos del consultante.
y serena. Lo anterior podría plantearse como un as-
pecto clave para facilitar una alianza terapéutica IV. Discusión
fuerte, favorecedora del cambio terapéutico.
La crítica y el enjuiciamiento hacia sí mismo En vista de lo revisado, se podrían establecer vín-
puede ser una conducta en la cual el terapeuta culos entre los efectos de la práctica de mindfulness
puede caer . Desde la práctica de mindfulness se y su influencia en la persona del terapeuta. Podría
puede entrenar la habilidad de autoobservación de emerger a partir de ello el perfil de un terapeuta que,
este mecanismo. Se puede observar la tendencia a basado en una práctica encarnada en su vida coti-
autocriticarse, reconociéndose como un pensa- diana y en su trabajo, pueda desarrollar las habili-
miento y no como “la realidad”. Según Germer, Sie- dades de autoobservación y autocuidado, que
gel & Fulton (2005) Cuando esto ocurre, es posible tienen un impacto significativo en el cambio terapéu-
atestiguar la auto-critica como un pensamiento más. tico. En detalle de cómo podría darse esta relación
El juicio comienza a perder su poder cuando se ob- en la tabla Nº2.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
8 CLAUDIO ARAYA-VÉLIZ Y BÁRBARA PORTER JALIFE

Tabla 2. Efectos de la práctica de Mindfulness en las habilidades del terapeuta

EFECTOS DE LA PRÁCTICA DE MINDFULNESS HABILIDADES EN EL TERAPEUTA

- Mejor manejo de emociones difíciles


- Mayor Regulación Emocional.
- Mejora capacidad de empatizar con el consultante

- Aumento escucha atenta


- Disminución rumiación mental.
- Aumento presencia terapéutica

- Aumenta capacidad de promover bienestar en consultante


- Mayor bienestar psicológico.
- Incremento capacidad de ofrecer alternativas ante dificultades.

- Aumenta tolerancia a las emociones difíciles

- Responder en vez de reaccionar - Mayor tiempo para buscar posibilidades

- Disminución del actuar impulsivo del terapeuta, posible acción del modeling

- Mayor asertividad al momento de actuar por parte del terapeuta.

- Alta observación ante señales tempranas - Disminuye posibilidad de cometer errores o entrar en momentos difíciles.

- Mayor capacidad de detectar señales de stress antes de llegar al burnout


y realizar acciones de autocuidado oportunamente.

- Aumento capacidad de observar lenguaje corporal del consultante.

- Mayor claridad de diagnóstico fenomenológico y relacional, ajustado a la


- Percepción información fresca (Proceso abajo-arriba)
evidencia del consultante.
- Mayor capacidad de comprender situación presente del consultante y la
relación terapéutica.

Aún cuando no es posible establecer vínculos de el efecto de los programas de entrenamiento de


causalidad, sí sería posible establecer cierta relación mindfulness en los psicoterapeutas.
positiva entre la práctica de mindfulness y el surgi-
miento y/o desarrollo de determinadas habilidades y
actitudes en la persona del terapeuta relevantes para REFERENCIAS
el cambio terapéutico, lo que nos lleva a plantear la
relevancia de este entrenamiento en la formación de Araya, C. (2010). El mayor avance es detenerse, mindfulness en
cualquier psicoterapeuta, independientemente de su lo cotidiano. Santiago de Chile: Mago editores.
marco teórico de base. Araya, C., & Moncada, L. (2016) Auto-compasión: Origen, con-
Queda aún el desafío de investigar empírica- cepto y evidencias preliminares. Revista Argentina de Clínica
mente los mecanismos de influencia de la práctica Psicológica XXV(1)67-78.
de mindfulness en la persona del terapeuta y en el Baer, R. A. (2003). Mindfulness training as a clinical intervention:
proceso terapéutico, de modo tal que se pueda afi- A conceptual and empirical review. Clinical Psychology:
nar, enriquecer y contrastar las reflexiones plantea- Science and Practice, 10(2), 125-143
das, se vuelve por tanto necesario realizar Bandura, A. (1986). Social foundations of thought and action : a
investigaciones empíricas que permitan ir develando social cognitive theory. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
HABILIDADES DEL TERAPEUTA Y MINDFULNESS 9

Barnard, L. K., & Curry, J. F. (2011). Self-compassion: Conceptua- Lazar, S. W., Kerr, C. E., Wasserman, R. H., Gray, J. R., Greve, D. N.,
lizations, correlates, & interventions. Review of General Treadway & M. Fischl, B. (2005). Meditation experience is as-
Psychology, 15(4), 289-303. doi: 10.1037/a0025754 sociated with increased cortical thickness. NeuroReport Neu-
roReport, 16(17), 1893-1897.
Bordin, E. S. (1979). The generalizability of the psychoanalytic
concept of the working alliance. Psychotherapy: Theory, Re- Linehan, M. (1993). Cognitive-behavioral treatment of borderline
search & Practice, 16(3), 252-260 personality disorder. New York: Guilford Press.
Brammer, L. (1979). The Helping Relationship: Process and Skillis. Neff K. (2012). The Science of self-compassion. In C. G. R. Siegel
New Jersey, Prentice-Hall Inc. (Ed.), Compassion and Wisdom in Psychotherapy. New York:
Guilford Press.
Davidson, R. J., Kabat-Zinn, J., Schumacher, J., Rosenkranz, M.,
Muller, D., Santorelli & S. Sheridan, J. F. (2003). Alterations Opazo, R.(2001). Psicoterapia integrativa: delimitación clínica.
in Brain and Immune Function Produced by Mindfulness Me- Santiago, Chile: Eds. ICPSI.
ditation. Psychosomatic medicine., 65(4), 564.
Orlinsky, D., Grawe, K. & Parks, K. (1994). Process and outcome
Eysenck, H.J. (1952). The effects of psychotherapy research: An in psychotherapy. En: L. Bergin y L. Garfield (Eds.), Handbook
evaluation. Journal of Consulting and Clinical Psychology, of psychotherapy and behavior change (pp. 270-376). Nueva
16, 319- 324. York: John Wiley and Sons
Fernandez-Liria, A., Rodríguez-Vega, B., Ortiz-Sanchez, D., Baldor Ramel W, Goldin PR, Carmona PE, McQuaid JR. (2004) The effects
Tubet, I., & Gonzalez-Juarez, C. (2010) Effectiveness of a struc- of mindfulness meditation training on cognitive processes
tured training program in psychotherapeutic skills used in cli- and affect in patients with past depression. Cognitive Therapy
nical interviews for psychiatry and clinical psychology and Research, 28, 433–455
residents. Psychotherapy Research, 20, 113-121.
Ruiz, M.A. (1998). Habilidades terapéuticas. En: M.A. Vallejo, Ma-
Germer, C. K., Siegel, R. D., & Fulton, P. R. (2005). Mindfulness nual de Terapia de Conducta, vol. I, Madrid: Dykinson.
and psychotherapy. Princeton, N.J: Guilford Press.
Safran, J. D., & Segal, Z. V. (1994). El proceso interpersonal en la
Gondra, J. (1984). La psicoterapia de Cari Rogers. Bilbao: Descleé terapia cognitiva. Barcelona: Ediciones Paidós.
de Brouwer
Santibáñez, P., Roman, M., Chenevard, M, Espinoza, A, Irribarra,
Góleman, D. (2003). Emociones destructivas: Un diálogo científico D, Muller, P. (2008) Variables inespecíficas en psicoterapia.
con el Dalai-Lama. Buenos Aires: Vergara. Terapia Psicológica. Vol 26(1) 89-98.
Hanh, T.N.(1976). The miracle of mindfulness:A manual of medi- Seligman, M. (1995). What you can change-- and what you can't :
tation. Boston: Beacon Press. the complete guide to successful self-improvement. New
York: Fawcett Books.
Hartley, D. (1985). Research on the therapeutic alliance in psycho-
therapy. En: American Psychiatric Association (Ed.), Shapiro, S. L., Brown, K. W., & Biegel, G. M. (2007). Teaching self-
Psychiatry update, 4. Washington DC: American Psychiatric care to caregivers: Effects of mindfulness-based stress reduc-
Association Press. tion on the mental health of therapists in training. Training
and Education in Professional Psychology, 1(2), 105-115. doi:
Hölzel, B., Carmody, J., Vangel, M., Congleton, C., Yerramsetti, S., 10.1037/1931-3918.1.2.105
Gard, T., & Lazar, S. (2011). Mindfulness practice leads to in-
creases in regional brain gray matter density. Psychiatry re- Shapiro, S. L., & Carlson, L. E. (2009). The art and science of mind-
search, 191(1), 36-79. doi: 10.1016/j.pscychresns.2010.08.006 fulness : integrating mindfulness into psychology and the hel-
ping professions. Washington, D.C: American Psychological
Horvath, A. & Luborsky, L. (1993) The role of the therapeutic Association.
alliance in psychotherapy. Journal of Consulting and Clinical
Psychology, 61(4), 561-573. Segal, Z. V., Teasdale, J. D & Williams, J. M. G. (2002/2006). Tera-
pia cognitiva de la depresión basada en la consciencia plena:
Howard, K. I., Orlinsky, D. E., & Trattner, J. H. (1970). Therapist Un nuevo abordaje para la prevención de las recaídas. Bilbao:
orientation and patient experience in psychotherapy. Journal Desclee de Brouwer.
of Counseling Psychology Journal of Counseling Psychology,
17(3), 263-270. Siegel, D. J. (2007). The mindful brain: Reflection and attunement
in the cultivation of well-being. New York: W.W. Norton.
Kabat-Zinn, J. (2005). Coming to our senses : healing ourselves
and the world through mindfulness. New York: Hyperion. Simón, V. M. (2007) Mindfulness y Neurobiología. Revista de Psi-
coterapia, 17(65), 5-30.
Kabat-Zinn, J. (1990). Full catastrophe living : using the wisdom
of your body and mind to face stress, pain, and illness. New Strupp, H. H., & Binder, J. L. (1993). Una nueva perspectiva en psi-
York, N.Y.: Delacorte Press. coterapia: guia para la psicoterapia psicodinámica de tiempo
limitado. Bilbao: Desclée de Brouwer.
Kabat-Zinn, J., Massion, M. D., Kristeller, J., Peterson, L. G., Flet-
cher, K. E., & Pbert, L. (1992). Effectiveness of a meditation- Varela, F., Thompson, E., & Rosch, E. (1997). De cuerpo presente
based stress reduction program in the treatment ofanxiety : las ciencias cognitivas y la experiencia humana. Barcelona:
disorders. American Journalof Psychiatry, 149, 936– 943. Gedisa.
Karson, M & Fox, J. (2010). Common Shills that Underlie the Com- Weiss, M., Nordlie, J. W., & Siegel, E. P. (2005). Mindfulness-based
mon Factors of Succesful Psychotherapy. American Journal of stress reduction as an adjunct to outpatient psychotherapy.
Psychotherapy, Vol. 64, No. 3, 2010. Psychotherapy and Psychosomatics, 74(2), 108-112.
Krause, M. (2005). Psicoterapia y cambio: una mirada desde la Winkler, M., Cáceres, C, Fernández, I. & Sanhueza, J. (1989). Fac-
subjetividad. Santiago, Chile: Dirección de Investigación y tores Inespecíficos de la psicoterapia y efectividad del pro-
Postgrado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. ceso terapéutico: Una sistematización. Terapia Psicológica,
(11), 34-40.
Lambert, M. J., & Ogles,B.(2003). The efficacy and effectiveness
of psychotherapy. En Lambert, M.J. Bergin and Garfield's Zetzel, E. R. (1970). The capacity for emotional growth. New York:
handbook of psychotherapy and behavior change.(139-193). International Universities Press.
New York; Chichester: Wiley.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVI 1 ABRIL 2017 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA

View publication stats

También podría gustarte