Está en la página 1de 19

Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp.

119-137

La construcción discursiva de la prensa


hegemónica y prensa migrante sobre la
asunción presidencial de Evo Morales
(2006)*
The discursive construction of hegemonic press and the migrant press of
the presidential inauguration of Evo Morales
(2006)
Por Cecilia Melella**
Fecha de Recepción: 01 de junio de 2015.
Fecha de Aceptación: 21 de julio de 2015.

RESUMEN hegemónica –caracterizada por el periódico


La relación entre la prensa y las migraciones de la colectividad boliviana Renacer–. Hemos
sudamericanas en la Argentina se desarrolla seleccionado un hecho puntual y significati-
principalmente sobre la representación de vo para la colectividad boliviana como fue la
estos inmigrantes en los diarios hegemóni- elección de Evo Morales como presidente de
cos. Éstos fueron construidos por este tipo Bolivia en 2006 y lo estudiamos en las tres
de publicaciones desde la década de 1990 a publicaciones mencionadas con el objeto de
partir de discursos estigmatizantes. Con el contrastar similitudes y diferencias en torno
propósito de visibilizar las diferentes cons- a las representaciones colectivas que éstos
trucciones discursivas de la prensa hegemó- expresan. En este sentido nos preguntamos
nica y de la prensa migrante y el despliegue ¿cuáles son las operaciones discursivas a las que
del discurso en tanto arena de conflicto y recurren estos periódicos para la construcción de
circulación de imaginarios sociales, este ar- la figura política de Evo Morales? ¿Cómo se
tículo de investigación se propone desarro- construye, a partir de dichas operaciones, el
llar un análisis discursivo (bajo los preceptos discurso discriminatorio y su respuesta por
de la teoría de Teun van Dijk) de la prensa parte de la prensa alternativa?
hegemónica –representada por La Nación y Palabras clave: Migraciones, Análisis de
Clarín– y de la prensa alternativa y contra- Discurso, Prensa hegemónica.

* Una versión preliminar de este artículo de investigación fue expuesto en el 9º Encuentro de Carreras
de Comunicación (ENACOM). Universidad Nacional de Rio Negro, Viedma, Rio Negro, Argenti-
na. 6, 7 y 8 de octubre de 2011.
** Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Magister en Comunica-
ción y Cultura por la UBA. Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación por la UBA. Es
becaria posdoctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)
dentro el Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas (IMHICIHU). Correo elec-
trónico: cemelella@gmail.com
119
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

ABSTRACT en la Argentina que se ha caracterizado por


The relationship between the press and the la creación de una agenda mediática alter-
South American migration in Argentina nativa –centrada dicha colectividad– con
takes place primarily on the representation intereses disímiles a la de los conglomera-
of these immigrants in the hegemonic press. dos mediáticos.
These were stigmatized by these kind of pu- La relación entre la prensa y las migra-
blications since the 1990s. In order to visua- ciones sudamericanas en la Argentina se
lize the different discursive constructions of desarrolla principalmente sobre la repre-
hegemonic press and of the migrant Press sentación de éstos inmigrantes en los dia-
this article develop a discourse analysis (un- rios hegemónicos. Los residentes de países
der the precepts of the theory of Teun van sudamericanos en la Argentina (en especial
Dijk) of the hegemonic media, represented bolivianos, paraguayos y peruanos) fueron
by La Nación and Clarín and the alternative construidos por este tipo de publicaciones
press and counter-hegemonic characterized desde la década de 1990 a partir de discursos
by the Bolivian´s community newspaper Re- estigmatizantes (Goffman, 2001; van Dijk,
nacer-. We selected a timely and significant 2007; Halpern, 2007; Castiglione, 2010,
event for the Bolivian community as was the 2011, Melella, 2013b y 2013b, entre otros).
election of Evo Morales as president of Bo- Por su parte, las colectividades de migrantes
livia in 2006. Indeed, we analyzed the three sudamericanos han refutado dichas estigma-
publications mentioned in order to contrast tizaciones a través de la producción sus pro-
similarities and differences over collective re- pios discursos alternativos y/o contra-hege-
presentations that they express. In this sense, mónicos. La prensa gráfica de inmigrantes o
What kind of discursive operations make the- prensa migrante no constituye un fenómeno
se papers for the construction of the political inédito en nuestro país, pues tiene su ante-
figure of Evo Morales? How is discriminatory cedente en las publicaciones de los grupos
speech constructed and its response by the al- de ultramar como los españoles, italianos y
ternative migrant press? franceses. Sin embargo, resulta significativo
recalcar que quienes ahora toman la palabra
Keywords: Migration, Discourse Analysis, son aquellos grupos sociales que han sido
Hegemonic Press. vedados históricamente de la práctica de la
escritura en términos hegemónicos –símbolo
por excelencia de la alta cultura occidental–
Introducción o que su voz ha sido acallada al ser condi-
El objetivo de este artículo de investiga- cionada como subalterna (Gramsci, 1984;
ción consiste en comparar la construcción Spivak, 1998).
discursiva de la asunción de Evo Morales Las diferentes construcciones discursi-
como presidente de Bolivia en el año 2006 vas de la prensa hegemónica y de la prensa
realizada en la Argentina por tres periódi- migrante implican el despliegue discursivo
cos diferentes: Clarín, La Nación y Renacer. en tanto arena de conflicto y circulación
Clarín y La Nación son los dos diarios de de imaginarios sociales (Castoriadis, 1993;
mayor tirada en nuestro país y pueden ser Baczko, 1999). En este sentido, considera-
caracterizados como medios masivos de co- mos que las representaciones colectivas no
municación de carácter hegemónico. Por su involucran una representación única, de
parte, Renacer fue uno de los periódicos más una cosa única, sino que ésta resulta elegida
representativos de la colectividad boliviana más o menos arbitrariamente para significar

120
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

otras y para impulsar prácticas. Las repre- 2006, se ha seleccionado el ejemplar 107 de
sentaciones colectivas expresan siempre en enero de ese año.
algún punto un estado del grupo social y
reflejan –en un proceso dialéctico– la ma- 1. Prensa y migración en la Argentina.
nera en que reacciona siempre frente a uno Una relación de conflicto y resistencia
u otro acontecimiento, a un peligro exterior Las comunidades extranjeras europeas, que se
o a la violencia exterior (Baczko, 1999). asentaron en la Argentina intensivamente ha-
Hemos seleccionado un hecho puntual y cia finales del siglo XIX, fueron las primeras en
significativo para la colectividad boliviana, ser narradas por los medios de comunicación
una de los grupos de migrantes más nu- locales. Por ejemplo, las colectividades más
meroso, arraigado y visible de la Argentina numerosas como los españoles y los italianos
(Grimson, 1999; Sassone, 2002; Caggiano, eran estereotipados bajo expresiones popula-
2005, entre otros). El acontecimiento se- res como “el gayego” o “el tano” (Santi, 2002;
leccionado fue la llegada a la presidencia de Melella, 2013a).
Evo Morales. “El Evo”, como lo llaman en Posteriormente al período de aceleración
Bolivia, encarna la figura de líder carismá- de la industrialización de los años treinta y de
tico y de luchador social, ha representado la intensificación del movimiento peronista,
y representa política y simbólicamente a los se produjo un incremento de la presencia y
indígenas-campesinos bolivianos quienes de la visibilización de los migrantes sudame-
han sido excluidos de todo escenario social, ricanos e internos en las zonas urbanas del
político y cultural dentro de la sociedad de país (Benencia, 1999; Grimson, 1999; Sas-
aquel país. En palabras del vice-presiden- sone, 2002, Novick, 2008; entre otros). Este
te de Bolivia Álvaro García Linera “a lo proceso asistió a la construcción de discur-
indígena le sucede con la sociedad oficial lo sos racistas que designaban a estos migrantes
mismo que a la muerte con los aferrados a la bajo la metáfora del “aluvión zoológico” o
vida: ambos son colocados como negación “cabecitas negras”. Entrados los años seten-
de cualquier existencia posible” (García ta, se promovieron restricciones y expulsio-
Linera, 2008: 193). Por otra parte, desde un nes de inmigrantes que marcaron un cambio
plano metodológico, realizamos el análisis de imaginario con respecto a la inmigración
discursivo de las tres publicaciones desde un sudamericana y que sedimentaron los dis-
enfoque interdisciplinario centrándonos en cursos discriminatorios y xenófobos que se
las herramientas propuestas por la semiótica produjeron en la década de 1990 (Oteiza,
contemporánea y, fundamentalmente, desde Novick y Aruj, 2000; Novick, 2008).
la teoría de las macro-estructuras semánticas Durante la década de 1990, la cuestión
formulada por Teun van Dijk (1990). de la inmigración asumió un papel central
El corpus analítico se ha conformado en los medios de comunicación de masas,
con noticias de los periódicos antes men- en especial, en la prensa gráfica hegemónica
cionados. Por un lado, hemos tomado las que construyó discursivamente a los inmi-
publicaciones diarias de los días previos a la grantes de forma dañina. Asimismo, desde
asunción (viernes 20 y sábado 21 de enero de los gobiernos de Carlos Saúl Menem (1989-
2006), el día de la ceremonia (domingo 22 1994 y 1995-1999) se erigió un discurso
de enero de 2006) y el día posterior (lunes 23 que responsabilizaba a los migrantes suda-
de enero de 2006). Por otro lado, y debido a mericanos por los problemas económicos,
que Renacer ha tenido una tirada mensual en sociales del país, y que iba de la mano de
políticas de persecución policial y proyec-
121
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

tos de endurecimiento de la ley migratoria o etnia1 (Cartechini y Rivas, 2009; Montera,


(Courtis y Longo Elía, 2000). Así, los mi- 2009; Vázquez, 2009; Castiglione, 2008 y
grantes sudamericanos fueron relatados por 2010; Melella, 2012 y 2013a y 2013b).
los medios de comunicación de masas a tra- Por otra parte, la prensa migrante en la
vés de escenarios discriminatorios como la Argentina tuvo sus orígenes en los extran-
desocupación, la propagación de enfermeda- jeros provenientes de Europa hacia finales
des infecto-contagiosas y la inseguridad (Ca- del siglo XVIII y XIX. Este tipo de prácti-
ggiano, 2005; Halpern, 2007). A partir de ca comunicacional fue una consecuencia de
un movimiento pendular que pivotea sobre la vida comunitaria y de la afirmación del
la visibilización y la invisibilización, la alteri- principio de libre expresión de las ideas san-
dad fue construida en tanto diferencia y des- cionado por la Constitución de la Nación
igualdad. El inmigrante resultó ser el chivo Argentina de 1853 el que se fue disemi-
expiatorio por excelencia (dada por su poca nando en la sociedad en formación (Otei-
capacidad para defenderse, si pensamos en za, 2010). Estas publicaciones en manos de
la política migratoria restrictiva) que al ser los migrantes ultramarinos contribuyeron a
expulsado fuera (del territorio nacional) se la cimentación de lazos intra-comunitarios
llevaría consigo todos los males (enfermeda- y se constituyeron como mediadoras entre
des, falta de trabajo, inseguridad) (Foucault, los colectivos migratorios y de la sociedad
1987; Casaravilla, 1999; Courtis y Longo receptora. Dichos periódicos fueron medios
Elía, 2000; entre otros). de información y medios solidarios y de ser-
En el año 2001 como fruto de la crisis vicios, permitiendo que la población extran-
económica, política y social que vivió la Ar- jera obtenga más facilidades en términos de
gentina consecuencia de la implementación gestar canales de comunicación a la hora de
de políticas neoliberales durante la década de comenzar una nueva vida en este país. Igual-
1990, el foco noticioso de la prensa de masas mente, este tipo de prensa funcionó como
pasó de la inmigración a la emigración. Según un medio de expresión y de participación
Castiglione y Cura (2005 y 2006) durante el cívica alternativa frente a la incapacidad de
primer semestre de aquel año el tópico sobre intervención política para quienes no se na-
“emigración de argentinos” llegó a su pico cionalizaban argentinos y fueron espacios
máximo en los periódicos hegemónicos. Es centrales para la circulación de los saberes,
decir, la inmigración no había desaparecido de los intereses y de los valores de cada colec-
de los escenarios mediáticos, sino que fue vi- tivo, es decir, se conformaron como espacios
sibilizada a través del término inmigrante e de construcción identitaria y como recursos
invisibilizada a través del concepto de turista. de visibilización en la sociedad argentina de
Así, las personas de origen europeo que arri- la época (Melella, 2014a).
baban a nuestro país no eran denominadas Con el objetivo principal de presentar
bajo el sustantivo inmigrantes, término que alternativa y resistencia a las clasificaciones
era exclusivo de los sudamericanos y asiáticos y denominaciones por parte de la prensa
(Courtis y Santillán, 2005). Por su parte, las hegemónica, los migrantes sudamericanos
poblaciones sudamericanas ya no eran pre- decidieron tomar la palabra a través de la
sentadas como usurpadoras del trabajo ar-
gentino o portadoras de enfermedades, sino
victimizadas, exotizadas y despolitizadas a
1 Por ejemplo, la representación de los trabaja-
partir de su mera condición de nacionalidad
dores textiles de la comunidad boliviana como
esclavizados (Castiglione y Cura, 2005).
122
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

fundación y emisión de periódicos que los país y Bolivia con una tirada que rondaba
representasen (Melella, 2012). Sin embargo, los diez mil ejemplares. También, contaba
las funciones de los periódicos excedieron las con una agenda mediática propia basada en
denuncia y desarrollaron otros objetivos: a) la producción independiente de información
informar a los connacionales sobre sus países que se asentaba sobre una estructura de una
de origen y las actividades del colectivo en la decena de redactores que trabajaban desde
Argentina; b) actuar como un medio solida- sus oficinas en Charrúa y más de diez colabo-
rio y de asistencia jurídica, social, cultural; c) radores situados en diversos departamentos
constituirse como espacios de conformación de Bolivia como La Paz, Tarija u Oruro y en
identitaria; d) lazos de cohesión interna den- distintas ciudades argentinas como Mar del
tro de cada colectividad y e) como recursos Plata, Mendoza, Chubut y Neuquén. Además
de visibilidad en las sociedades receptoras poseía una edición WEB y una cuenta de Fa-
(Melella, 2013b y 2014b). cebook (Beccaria, 2008; Luis, 2012; Melella,
Renacer ha ido uno de los periódicos 2012, 2013a y 2013b).
emblemáticos de la colectividad boliviana Por otra parte, Clarín y La Nación confor-
en nuestro país. Esta publicación nació en man los dos diarios matutinos más importan-
Buenos Aires en el año 1999 con el objetivo tes de la Argentina (con una tirada que pro-
de alzar la voz de los inmigrantes bolivianos media los 300.837 ejemplares diarios para el
residentes en nuestro país frente a las acusa- primero y 160 mil ejemplares de lunes a sába-
ciones expuestas en los medios masivos de dos y 250 mil los domingos para el segundo).
comunicación locales que relacionaban a los Ambos se editan desde la Ciudad Autónoma
trabajadores de este origen como la principal de Buenos Aires, tienen una edición en papel
causa del progresivo aumento de la desocupa- y una edición digital. Asimismo, La Nación se
ción y del desempleo. El periódico precisaba ha diversificado en varias empresas y medios
su domicilio legal y su redacción en la calle de comunicación y es propietario de diarios en
Charrúa de la Ciudad Autónoma de Buenos el resto del país.
Aires (CABA), un barrio emblemático de la La Nación se destaca por su característico
comunidad boliviana en esta metrópoli. El formato sábana y por tener un estilo persis-
periódico contaba con 24 páginas, se distri- tente a lo largo del tiempo. Se lo ha vincu-
buía quincenalmente2 en la antigua Capital lado con la tendencia conservadora, con la
Federal, Gran Buenos Aires3 e interior del Iglesia Católica, las Fuerzas Armadas y con
los grandes productores agropecuarios de la
Argentina (Petris, 1998; Pérez, 2004; Biselli,
2 Hubo períodos en que se ha distribuido 2005). Clarín fue fundado en 1945 por Ro-
mensualmente. berto Noble y actualmente está dirigido por
su viuda Ernestina Herrera de Noble. Des-
3 Se distribuye en puntos específicos del país,
de lo enunciativo, Clarín ha mantenido un
en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:
formato tabloide, posee diversas secciones
microcentro, en los barrios de Once, Con-
y suplementos y ha priorizado las temáticas
greso, Constitución, Liniers, Flores, Pom-
locales, entre las que se destacan deportes y
peya, Villa Soldati, entre otros puntos. En
espectáculos. Actualmente Clarín referencia
la Provincia de Buenos Aires se comercia-
un multimedio o corporación monopólica ya
liza en las localidades de Moreno, Merlo,
Morón, Laferrere, González Catán, Villa
Celina, Pilar, Lomas de Zamora, La Plata,
entre otras.
123
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

que posee varios medios de comunicación y Por consiguiente, para realizar un análisis
empresas derivadas.4 de discurso operamos en dos dimensiones:
un micro-nivel (micro-sintaxis y micro-se-
mántica) y un macro-nivel (macro-sintaxis y
2. Teoría de las macro- macro-semántica) que abarcan la totalidad de
estructuras semánticas las partes del discurso.5 El análisis del discur-
Como planteamos anteriormente, partimos so supera la mera descripción de las estruc-
del enfoque propuesto por Teun van Dijk turas textuales, ya que comporta una forma
(1990, 2005, 2007) que considera a las no- de interacción entre el texto y el contexto (el
ticias como un tipo de texto o discurso pe- uso del discurso en una situación social es un
riodístico. El discurso posee estructuras que acto social). Los significados de un discurso
tienen una naturaleza sistemática gobernada son abstracciones de los procesos de inter-
por reglas que pueden mostrar caracterís- pretación cognitivos, por lo que “ocuparse
ticas ad hoc, individuales y determinadas del discurso es ocuparse de los procesos de
por un contexto, es decir, los imaginarios interpretación y de la interacción social” (van
que circulan en una sociedad determina- Dijk, 1990: 53).
da. Consecuentemente, el lingüista holan- La organización temática desempeña un
dés entiende que “el análisis del discurso es papel decisivo en el discurso periodístico al
una disciplina interdisciplinaria” (van Dijk, referenciar el significado o contenido de un
1990: 14), pues cada discurso o texto im- texto (van Dijk, 1990). Los temas pertenecen
plica dimensiones cognitivas, sociales y cul- al macro-nivel global de la descripción del
turales “…tanto el texto como el contexto discurso, es decir, fundamentan el resultado
son el campo real de la descripción analítica final de la información más importante (ma-
del discurso y de la formación de la teoría” cro-estructuras semánticas).6 Dichas macro-
(van Dijk, 1990: 43). Por lo tanto, el obje- estructuras semánticas (temas) se encuen-
tivo del análisis del discurso consiste en la tran compuestas por diversas proposiciones
descripción sistemática del uso del lenguaje (relevantes en tanto que son utilizadas para
tanto en la dimensión textual como contex- expresar hechos). Un discurso, en nuestro
tual. La primera remite a las estructuras del caso una nota periodística, puede contener
discurso en diferentes niveles de descripción más de un tema diversificado en proposicio-
y la segunda relaciona las descripciones es- nes, en otras palabras: una macro-estructura
tructurales con diferentes propiedades del como la nota confecciona una estructura de
contexto, como los procesos cognitivos y las
representaciones o factores socioculturales
(van Dijk, 1990). 5 Asimismo, según van Dijk (1990, 2005,
2007) otras dimensiones importantes en la
descripción de un discurso las conforman el
estilo y la retórica. No constituyen niveles dis-
4 El Grupo Clarín ha protagonizado un litigio
tintos sino que atraviesan diferentes niveles.
con el Estado Nacional por su negativa de
adecuación a la Ley de Servicios de Comu- 6 “Los temas son cruciales para el entendimien-
nicación Audiovisual 26.522 sancionada en to total de un texto, por ejemplo en el estable-
2009 que limita la propiedad de licencias y la cimiento de la coherencia global; y funcionan
diversificación en los medios y, por lo tanto, como un control semántico global sobre el
implica la ruptura de los monopolios y oligo- entendimiento local en el micro-nivel” (van
polios mediáticos como el grupo en cuestión. Dijk, 1990: 59).
124
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

macro-proposiciones organizadas jerárquica- Sin embrago, también observamos una noti-


mente a través de macro-reglas.7 En suma, “el cia “Morales asume hoy el poder en Bolivia”
tema de un texto es una macro-proposición (Domingo 22 de enero de 2006) que mixtu-
subjetiva estratégicamente deducida, que se ra tres de las anteriores temáticas: la dimen-
traspasa a la secuencias de las oraciones me- sión política exógena, las reformas estructurales
diante macro-procesos (reglas, estrategias) endógenas y la figura de Evo Morales. En el
sobre la base del conocimiento general del caso de Clarín, sobre un total de 7 noticias
mundo y de las creencias e intereses persona- analizadas, 2 corresponden a la temática re-
les” (van Dijk, 1990: 59).8 formas estructurales y 5 tratan sobre la figura
En síntesis, la estructura temática de un de Evo Morales.
discurso nos revela los tópicos globales a los Por su parte, Renacer incluyó en su edición
que se refiere una noticia. En consecuencia, 107 de enero de 2006 un total de 17 notas
agrupamos las notas periodísticas relaciona- de las cuales 11 trataban sobre la asunción de
das con la asunción de Evo Morales como Evo Morales y 6 sobre otras temáticas hetero-
presidente de Bolivia en cuatro ejes temáti- géneas. De las 11 notas sobre Evo, 2 se inclu-
cos situados en el macro-nivel semántico: yen dentro de la dimensión política bilateral,
1) La dimensión política bilateral sustentada 3 sobre la dimensión política exógena, 3 sobre
sobre las relaciones entre el nuevo gobierno las reformas estructurales endógenas y 3 sobre la
y la Argentina; 2) La dimensión política exó- figura de Evo Morales.
gena representada por la inserción del nuevo
gobierno en el contexto internacional; 3) Las
reformas estructurales endógenas que llevaría a 3. La Nación: el indio
cabo el flamante gobierno y 4) La figura de como sujeto pasivo y la
Evo Morales. Estos cuatro ejes temáticos nos despolitización de la alteridad
revelan tópicos más generales vinculados al La dimensión política bilateral, se centra,
racismo, a la discriminación, la xenofobia y como ya señalamos, sobre una serie de no-
el etnocentrismo que transitan y conforman ticias que atienden a la relación del país del
imaginarios sociales. Altiplano con la Argentina. En la nota titu-
De forma general, podemos establecer lada “Optimismo entre los bolivianos en el
que sobre un total de 16 noticias, el diario país” (La Nación, domingo 22 de enero de
La Nación posee 1 sobre la dimensión política 2006) se recuperan testimonios de los resi-
bilateral, 1 sobre la dimensión política exóge- dentes bolivianos en la Argentina y la sim-
na, 4 sobre las reformas estructurales y 9 que patía que sienten por Evo Morales, aunque
se concentran en la figura de Evo Morales. recalca que este grupo no tiene intensiones
de regresar a su país de origen. Los residen-
tes bolivianos ven con buenos ojos las refor-
7 La supresión, la generalización y la construc- mas propuestas por Evo –que se refieren a
ción son las tres macro-reglas que reducen la nacionalización y “posible expropiación”
la información de un texto a sus temas (van de los recursos naturales, de las tierras de
Dijk, 1990). hacendados y de las grandes empresas–.
8 En este sentido, las operaciones retóricas o Esto último, sumado a la negativa de los
tropos como la metáfora, la metonimia, la hi- inmigrantes de retornar a Bolivia traslada
pérbole, etcétera, resultan reglas y estrategias ese “peligro comunistante” a la Argentina
que ayudan a traspasar ciertos temas a secuen-
cias de oraciones.
125
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

sobre la base de una operación metonímica9 expropiación), el mantenimiento de la coca


basada en la contigüidad entre los términos y el combate del narcotráfico, el freno a las
inmigrante y amenaza. autonomías regionales y la disminución de
Sobre la dimensión política exógena, la la pobreza (“Bolivia vive un histórico tras-
proposición principal construida por La paso de poder”, La Nación, sábado 21 de
Nación insiste sobre el resquemor que pro- enero de 2006). Asimismo, estas transfor-
voca en Estados Unidos y Europa (los países maciones son construidas desde el peligro
del primer mundo) la relación de Evo Mo- y la sospecha al ser presentadas en una lí-
rales con el Presidente de Venezuela, Hugo nea de continuidad y de desplazamiento
Chávez. Asimismo hacen hincapié en la rup- de términos con las políticas “de izquierda”
tura por parte de Morales del “protocolo” en implementadas por los gobiernos de Hugo
la gira europea en la que prefirió lucir un sué- Chávez y Fidel Castro. La sospecha se cen-
ter informal antes que un traje con corbata, tra en la expropiación a las empresas capi-
dejando entrever desde lo estilístico a Mo- talistas y de las tierras de los grandes hacen-
rales como un personaje a quien “le faltan” dados y la represalia (del indio) se articula
condiciones para asumir el puesto que ocupa sobre sus carencias materiales y simbólicas.
en una operación discursiva que se construye Así, en la nota titulada “Por qué ha triunfa-
sobre el tropo10 de la infantilización donde do Evo Morales” por Edmundo Paz Soldán,
los límites entre el desarrollo humano y el de- La Nación, sábado 21 de enero de 2006 se
sarrollo cultural y/o político (Shohat y Stam, equiparan estas reformas con la venganza de
1994). Así, esta operación nos sugiere que los indígenas y campesinos bolivianos para
el niño que no sabe vestirse, tampoco sabrá con los terratenientes.
cómo gobernar.
En ese “algún rato” de mi padre se expresaba
Con respecto a la temática de reformas
el hecho de que un sector de la clase media
estructurales endógenas, La Nación concentra
tenía cierto sentido del momento histórico
su atención sobre la gran importancia a las
que vive Bolivia. Mi padre recordaba, en su
reformas políticas prometidas por Evo: la
infancia cochabambina, en la década del cua-
nacionalización del gas natural (pero no la
renta, a los pongos, esos indios condenados
a la más humillante de las servidumbres. Las
9 La metonimia se ha definido tradicionalmen- familias de la élite regalaban pongos a sus hi-
te como la sustitución de un término propio jos, para que éstos se encargaran de todas las
por uno figurado que mantiene con el prime- necesidades de esos chiquillos privilegiados.
ro una relación de causa efecto y viceversa, o Los pongos debían dormir en el suelo, junto
de dependencia recíproca (continente/conte- a la puerta de la habitación del señor al que
nido, lugar ocupado/ocupante, propietario/ servían, por si a ese señor se le ocurría desper-
cosa poseída). Es el único de los tropos por tarse a las tres de la mañana y pedir un vaso
desplazamiento en el que la denominación se de agua. Eran los pongos quienes se encarga-
desplaza fuera del ámbito del contenido con- ban de traer entre sus manos el excremento de
ceptual (Cano, 2000: 43). llama tan necesario para crear un buen fuego
en la cocina” (“Por qué ha triunfado Evo Mo-
10 Los tropos fueron definidos como la sustitu- rales” por Edmundo Paz Soldán, La Nación,
ción de un sentido propio por uno figurado. sábado 21 de enero de 2006).
Son figuras retóricas que alteran el significado
de las expresiones en el nivel semántico de la Nuevamente, el matutino establece un siste-
lengua (Cano, 2000). ma metonímico que identifica los términos

126
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

reformas estructurales/comunistas/peligro percibir a los mundos no-europeizados como


que se articula con la incapacidad (basada en incivilizados a través del binarismo filosófico
la infantilización) de Evo Morales para gober- de racionalidad/luz versus irracionalidad/os-
nar. Igualmente, hiperboliza11 la “condición curidad (Shohat y Stam, 1994). De esta ma-
infantil” del líder a través de la figura de los nera, restringe toda posibilidad para el esta-
pongos. Estos indios eran regalados a los hi- blecimiento de un escenario propicio para la
jos de las familias de elite, eran juguetes de negociación con las grandes potencias mun-
niños, es decir no eran adultos y tampoco se- diales representadas por los Estados Unidos.
res humanos (infantilización, animalización y En la nota “Más realismo que ideología” del
objetivación). A partir de tomar el todo (los lunes 23 de enero de 2006 se afirma:
pongos) por la parte (Evo) menosprecia la fi-
En principio, su rápida evolución vino a impri-
gura del líder aymara. Los indios/pongos de
mir algo de realismo a la cosmovisión andina,
ayer, hoy ya adultos, son caracterizados por
más emparentada con la Pachamama (madre
el diario como aquellos que viven presos de
tierra) y el Tata Inti (padre sol), vivos en las
instintos como la venganza, estratagema que
ruinas de Tiwanaku en la cuales fue provisto
los excluye simbólicamente del universo de la
de poderes mágicos, que con los chicos malos
civilización definido por la sociedad iluminis-
de Wall Street, en donde el interés nacional
ta de la razón.
comienza a ser un derecho de todo gobierno
Al mismo tiempo, el periódico cuestiona
democrático, no un punto en contra (“Más rea-
incisivamente el tono conciliador que Mora-
lismo que ideología”, La Nación, lunes 23 de
les usa con los Estados Unidos. Así, en una
enero de 2006).
nota titulada “Más realismo que ideología”
firmada por Jorge Elías, La Nación establece Es decir, el periódico remarca la imposibili-
un paralelismo entre los recursos indigenistas dad que el movimiento indígena-campesino
presentes en la campaña de Evo y las reformas pueda realizar acciones políticas concretas, le
inmediatas que éste planifica y así sentencia niega todo tipo de intervención política ge-
la incompatibilidad absoluta entre ambos nuina y de capacidad de rebelión, tal como
discursos a través de una operación discusiva si esta agrupación fuese conformada por
que sugiere que la recuperación de los valores sujetos carentes de cultura que ha quedado
y las creencias de las antiguas civilizaciones petrificada en la comunidad agraria inca-
de América implica la permanencia el uni- paz de construir una nación (patrimonio de
verso de un pasado caótico y primitivo al poblaciones blancas y urbanas). Por lo tan-
to, lo invisibiliza como actor político al cir-
cunscribir la incorporación a la ciudadanía
11 La hipérbole es una exageración. Hay un ex- oficial y al espacio público a través de for-
ceso, una desproporción con la realidad. Se mas que rompan con la politicidad comunal
traspasa el universo de la verosimilitud cuan- indígena-campesina.
do se exagera mediante giros hiperbólicos, Por último, una porción superlativa de
no hay engaño sino que se entiende el exceso noticias se centralizan en la figura de Evo Mo-
como un modo de mostración. “Sarmiento en rales. En primer lugar, Evo Morales es con-
su Facundo, compara la geografía de la Rioja siderado un personaje excepcional que ha
con la de Palestina: las une el desierto. Aun- traspasado su lugar “natural” para adentrarse
que hoy las separa un aeropuerto y un mer- en un terreno que no le estaba destinado. En
cado colosal de aceitunas” (Osvaldo Barone la nota titulada “El credo de un líder atípico
citado por Cano, 2000). y carismático” (La Nación, domingo 22 de

127
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

enero de 2006) se describe a Morales como indígenas-campesinos al universo del pasa-


un “…chico que contaba estrellas mientras do refuerza su carácter exótico, primitivo e
dormía a la intemperie (y que) duerme ahora infantil.
en hoteles de cinco estrellas.” Asimismo, el Por otra parte, otra serie de notas equipa-
matutino enfatiza su condición de campesi- ra los términos indigenismo y racismo (“El
no e indígena, su poca instrucción escolar, su silencioso avance del indigenismo en América
participación política vinculada a la coca y su Latina”, La Nación, sábado 21 de enero de
condición de padre soltero. 2006). Se expone la existencia de un nuevo
En segundo lugar, en otra noticia titulada racismo: el indio contra el blanco. La Nación
“Samuráis del Altiplano” (La Nación, sábado acusa a la raza de volverse ideología como si
21 de enero de 2006), el diario destaca la con- desconociera que la existencia del término
dición aymara de Evo Morales y se pregunta raza es producto de una operación ideológica.
directamente: “¿Qué es el pueblo aymara?” Y Compara el racismo nazi con el racismo del
concluye que su particularidad radica en la au- indio hacia el blanco y, nuevamente, parece
to-calificación de los que se consideran como desconocer el racismo ante el indio u origi-
tales. Esta definición des-historiza al pueblo nario acaecido desde la Conquista de Améri-
ayamara soslayando su condición de explo- ca. A su vez, incluye a Chávez y a Evo como
tación, discriminación y dominación que ha representantes de una izquierda racista y to-
sufrido durante años. Como evidencia el si- talitaria que se diferencia de la otra izquier-
guiente extracto: da (suponemos más correcta, liberal y pro-
capitalista) representada por “Lula” Da Silva,
Evo Morales es un aymara orgulloso de sus
Ricardo Lagos y Tabaré Vázquez. Es decir, si
orígenes. Pero ¿qué es el pueblo aymara? La
los movimientos indígenas-campesinos de los
definición es tan compleja e involucra a una
cuales Evo es heredero tuviesen algún tipo de
cultura tan heterogénea, que los especialistas
inserción “legítima” en la arena política, ésta
encontraron una solución: Es importante
sería trunca y su final derivaría en una abomi-
para definir a los aymaras la autocalificación
nación que clausurase todo tipo de politici-
de los que se consideran como tales (“Samu-
dad como sucedió con el nazismo. Asimismo,
ráis del Altiplano”, La Nación, sábado 21 de
la sospecha se establece persistentemente bajo
enero de 2006).
la identificación metonímica de los términos
Asimismo, la comparación con los samuráis indigenismo y racismo.
implica la referencia a una cultura extinta Otras noticias exponen la vacuidad del
en su lucha contra la modernización den- indigenismo de Evo y profundizan su etniti-
tro de un universo perjudicial y de derrota. zación al denunciar que su perfil indígena se
¿Qué puede ser más pasivo que lo muerto/ encuentra delineado por un diseñador de ima-
lo extinto? (De Certeau, 1999). Esta premi- gen neoyorquino (es prácticamente acusar a
sa implica la incredulidad sobre las luchas Evo Morales de traidor a sus ideas y a quienes
de las comunidades indígenas-campesinas, lo han votado). Asimismo, en otras noticias
materializadas en bloqueos de carreteras y subraya, desde una concepción folklorizadora,
remarca un gesto de irreconciabilidad con el semblante indigenista de Evo Morales al ser
el Estado moderno, con el mundo urbano. coronado como máxima autoridad de las co-
La lucha contra el Estado es entendida por munidades originarias en el Complejo arqueo-
el periódico como una característica de es- lógico de Tiwanaku.
casez, de incivilidad y no de acción políti- Por último, La Nación incluye una nota
ca (Clastres, 2008). La reminiscencia de los sobre el vicepresidente electo García Linera

128
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

titulada “La eminencia gris detrás del pre- 21 de enero de 2006). En otra noticia titu-
sidente” (La Nación, lunes 23 de enero de lada “Asumió Evo Morales: Todos los recur-
2006) en la cual se compara a Morales con sos deben pasar al pueblo boliviano”, Clarín
Linera. Según el matutino porteño, Linera aproxima la figura del presidente boliviano
encarna las cualidades del hombre civilizado hacia el universo semántico de la izquierda:
al poseer un porte distinguido, dedicarse al Evo alza el puño izquierdo, reivindica a cau-
trabajo intelectual y a las actividades polí- dillos como Tupac Katari, Manco Capac, el
ticas. Una comparación indiscutiblemente Che Guevara y el Subcomandante Marcos.
etnocentrista que se despliega a partir del Sin embargo, explicita la publicación, tam-
binomio indio-blanco, donde el vicepresi- bién (Evo) ha dado señales contradictorias
dente representa el equilibrio, la frase cere- como el rechazo a cualquier tentativa de ex-
bral y la moderación en gestos y opiniones. propiación y la necesidad de amparar empre-
Morales, por el contrario, encarna el ímpe- sas beneficiarias del Estado. Culmina la cró-
tu, la provocación y el enfrentamiento. La nica citando las propias palabras de Morales:
contraposición entre blanco/negro que se “no crean que Fidel o Chávez me están con-
establece sobre el parangón Linera/Morales tagiando” (“Bolivia y la llegada de un nuevo
permite la entrada al juego de la significa- liderazgo realista”, Clarín, sábado 21 de enero
ción de otros tropos basados en binarismos de 2006). Esta línea editorial que instala la
como civilización/caos; luz/oscuridad; razo- ambigüedad e incertidumbre se repite en la
nable/histérico o cuerdo/loco. La operación crónica del 23 de enero de 2006 “Asunción
consiste en caricaturizar a Morales a través presidencial en Bolivia. Camino a una demo-
de la exaltación e hiper-visibilización de la cracia más madura”:
figura de Linera y así, nuevamente, desauto-
Morales capitalizó todo el voto de las izquier-
rizar e invisibilizar la capacidad del primero
das, de ex socialistas, de ONGs, de los mo-
como actor central del movimiento político
vimientos anti-globalización, de clases medias
que encarna. Finalmente, esta descalifica-
empobrecidas, de campesinos e indígenas, de
ción del líder (la parte) se traslada sinecdó-
algunos empresarios. Pero, ante todo, capita-
quicamente hacia la mayoría que lo apoya
lizó el voto de quienes estaban hartados del
(el todo).
clientelismo y prebendalismo de la vieja polí-
tica. Muchos de los que votaron por Morales
4. Clarín: Entre el folklorismo lo hicieron como un rechazo a los viejos políti-
y la etnitización cos marcados por la corrupción. La gente votó
contra la vieja política, votó por la necesidad
Por su parte, Clarín enfatiza el tratamiento de de conectar la ética con la política (“Asunción
las reformas estructurales endógenas bajo una presidencial en Bolivia. Camino a una demo-
enunciación conciliadora con respecto a la cracia más madura”, Clarín, lunes 23 de enero
figura y las políticas que aplicará Evo Mora- de 2006).
les. Así, el matutino sostiene que Evo buscó
disminuir la desconfianza de banqueros e in- Si bien Clarín introduce la figura de Evo
versionistas, que no es marxista sino realista Morales dentro de las democracias latinoa-
y que entre sus medidas aplicará un aumento mericanas, en el mismo gesto, la desliga de
en los impuestos a las compañías interna- las reminiscencias “sospechosas” hacia la iz-
cionales, demostrando que su gestión “…es quierda setentista. De esta manera, dispone
capitalismo puro…” (“Bolivia y la llegada de un escenario donde rige la vaguedad y la im-
un nuevo liderazgo realista”, Clarín, sábado
129
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

precisión y la figura de Evo queda supeditada antecedentes u opiniones). En este sentido,


al binarismo cuerdo/loco. Clarín basa su construcción del relato sobre
Por su parte, la figura de Evo Morales se dicho cambio histórico sobre la dimensión
despliega sobre cinco noticias. En primer emocional a través de las experiencias de los
término, se centra en la coronación del pre- residentes bolivianos en la Argentina. La cró-
sidente electo como máxima autoridad indí- nica “Bolivianos en la Argentina: cómo viven
gena y considera esta acción como un pasaje este momento histórico en su país” (Clarín,
hacia una nueva vida para el pueblo bolivia- domingo 22 de enero de 2006) resume desde
no (“Proclamaron a Evo Morales máxima el titular la concepción de cambio histórico
autoridad indígena”, Clarín, sábado 21 de desde la vivencia que escapa a toda estructura
enero de 2006; “Coronado por los indíge- relacional y sólida que relate los hechos. La
nas, Evo asume hoy la presidencia”, Clarín, noticia construye su verosimilitud a través
domingo 22 de enero de 2006 y “El líder de la inclusión de testimonios directos de
indígena que inventó y protagoniza ´el sue- los actores –de los residentes bolivianos en
ño boliviano´”, Clarín, lunes 23 de enero la Argentina–: Nos relata que en sus casas,
de 2006). Asimismo, la representación del los residentes siguen hablando quechua y ay-
indígena-campesino ha sido conformada so- mara, describe los olores de las comidas del
bre una proposición que lo identifica con el Altiplano y los colores de las polleras de las
inmigrante boliviano residente en la Argenti- cholas, del carnaval y de su devoción religio-
na. Este punto es interesante ya que, una de sa. No obstante, este discurso se encuentra
las características estructurales del discurso teñido de folklorismo y etnitización al apelar
periodístico es, según van Dijk (1990), que al costumbrismo y la exotización, pues, nos
el valor informativo de los acontecimientos circunscribe al universo de un pasado arque-
se basa en la seriedad de sus consecuencias típico y petrificado que vincula a estos sujetos
y, regularmente, las consecuencias son más como entes pasivos en su relación de repre-
importantes que los propios acontecimien- sentatividad con el líder aymara. Nada nos
tos. Si para Clarín Evo representa un viraje dice esta noticia de la vigencia de la comuni-
en la política boliviana y latinoamericana, se dad indígena-campesina, de sus potencias y
torna necesario volver verosímil su punto de falencias, de su ruralidad y de su urbanidad y
vista pues la efectividad de la noticia radi- de su capacidad de re-construcción y acción
ca en la creencia por parte del lector. Si se en el mundo contemporáneo. La comuni-
han de aceptar ciertas proposiciones como dad resulta infantilizada como un sujeto a-
verdaderas, también hay modos de ampliar político y se encuentra representada bajo el
su apariencia de verdad, como por ejemplo, sello de la subalternidad de la que no puede
subrayar la naturaleza factual de los aconteci- sustraerse (Shohat y Stam, 1994; Cartechini
mientos (descripciones directas de los acon- y Rivas, 2009). Por último, nos menciona la
tecimientos que están ocurriendo, usando esperanza que representa Evo para estos suje-
las evidencias de testigos cercanos u otras tos que residen en la Argentina, pero subraya
fuentes fiables o citas directas); construir que pese al triunfo del líder aymara, les sería
una estructura relacional y sólida para los difícil retornar a su país. Circunscribe todo
hechos (mencionando los acontecimientos tipo de cambio social y político al binarismo
previos, utilizando argumentos y conceptos allá/aquí y da a entender que la politicidad
conocidos, entre otros) y proporcionar del migrante no debe consumarse en estas
información que posea las dimensiones tierras. En consecuencia, se compone la re-
actitudinal y emocional (emociones fuertes,

130
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

presentación del migrante políticamente ac- dor entre estos dos universos (Bolivia y Ar-
tivo bajo la estela de la sospecha. gentina) que se fusionan constantemente. Las
relaciones del gobierno de Morales con la Ar-
gentina son construidas en Renacer desde dos
5. Renacer: discurso alternativo ejes. Por un lado, la figura de quien era pre-
y contra-hegemónico sidente de nuestro país, el Dr. Néstor Kirch-
Renacer presenta diferencias con respecto ner y, por otro lado, la colectividad boliviana
a los dos periódicos antes analizados. En en la Argentina. La reunión entre Morales y
primer lugar, conforma una publicación Kirchner se circunscribió al posible aumento
dedicada mayoritariamente a los aconteci- del precio del gas que Bolivia vendía a nuestro
mientos emparentados con la colectividad país “En visita relámpago entabló cordialidad
boliviana en la Argentina, por ejemplo, su con Kirchner. Habló de su futuro gobierno.
portada se relaciona estilísticamente con No se definió el acuerdo del gas” (“Evo en
dicha pertenencia a través de una configu- Buenos Aires”, Renacer número 107, enero de
ración estética que remite a símbolos comu- 2006). Sin embargo, se subrayó que los dos
nitarios. Su primera plana utiliza diversos presidentes garantizaron la propiedad privada
recursos retóricos como los colores de la y las inversiones.
bandera de Bolivia (amarillo, verde y rojo), Por su parte, las repercusiones del acceso
la bandera originaria o Wiphala, figuras es- de Evo al poder y su relación con la Argentina
tilísticas que se asemejan a las de las civili- se plasmaron en los festejos de la colectividad
zaciones tiwanakota o incaica y su explicita- boliviana embanderando Buenos Aires con los
ción como “El periódico de la colectividad colores de la Wiphala y la esperanza del voto
boliviana en Argentina” (Melella, 2012). La para los bolivianos desde el exterior. Esta noti-
tapa de la edición 107 de enero de 2006 se cia manifiesta que la línea editorial de Renacer
articuló alrededor de la fotografía central de es diametralmente opuesta a la de los periódi-
Evo Morales ataviado como jefe indígena cos de tirada masiva antes analizados, ya que
(con vestidos tradicionales) asumiendo el describe a los residentes en la Argentina como
poder andino en Tiwanaku. Debajo el título sujetos completos, autónomos con una carga
es: “Una oportunidad histórica”. Y la baja- política que se materializa, entre otras cosas,
da: “Jacha Uru: Evo Morales asume el poder con el reclamo del derecho al voto en el origen
andino en la milenaria Tiwanaku, su objeti- y en el destino. En este sentido, sostenemos
vo principal es cambiar la historia” (Edición que este periódico crea su propia agenda ba-
107 de enero de 2006) (Ver figura 1). sada en las inquietudes, expectativas, ambi-
La dimensión política bilateral se desarrolla ciones y conflictos de la propia colectividad y
sobre la función del periódico como media- resulta, por lo tanto, contra-hegemónico (Vi-
nelli y Rodríguez Esperón, 2004).

131
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

Figura 1.
Renacer Nº 107 Enero de 2006

Por su parte, la dimensión política exógena se duce, para Renacer, positivamente ya que sus
circunscribió a los anuncios de Evo Morales consecuencias contemplaron la condonación
durante su gira europea quien se comprometió de la deuda externa, la obtención de crédito
a no expropiar empresas, pero sí a nacionali- de doscientos millones de dólares, así como
zar los recursos naturales, a conservar tratados donaciones por setenta millones de dólares y
de cooperación con Holanda y a garantizar la garantía de inversión en educación, salud,
inversiones en Bolivia por parte de China. El deporte, cultura y medios de comunicación.
balance de la gira europea de Morales se tra- También, rescata la publicación, durante ese

132
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

periplo, se establecieron proposiciones que el blanco12 y la concepción de un pan-indige-


destacan el carácter anti-imperialista de Evo y nismo basado en la apertura a otros colectivos
lo equiparan a líderes políticos del talante de indígenas como los mapuches, los navajos, los
Fidel Castro, Hugo Chávez y Nelson Mande- mayas. Asimismo, enfatiza la batalla de las co-
la. A la par, Renacer augura buenas relaciones munidades originarias contra el neoliberalismo
con los gobiernos latinoamericanos de “Lula” y los establece como términos antitéticos.
Da Silva en Brasil y Ricardo Lagos en Chile. En este sentido, se contrapone directa-
Nuevamente, la figura de Morales es construi- mente al discurso de La Nación que no estima
da por este impreso como un líder carismático ninguna relación posible entre el indigenismo
sólido, cuyos objetivos resultan claros y que, y la política ya que reduce al primero al uni-
lejos de ser un advenedizo, se enmarca den- verso del pasado y lo representa incompatible
tro de un proceso de transformación política con cualquier acción en el presente (“El Taypi
regional. Con relación a las reformas estructu- en la plaza de los héroes” Renacer número 107,
rales endógenas, Renacer rescata la conforma- enero de 2006). Contrariamente, Renacer, en
ción de un gabinete indígena (“Más poncho concomitancia con la postura ideológica de
que corbata”, Renacer número 107, enero de García Linera (2008), afirma a la comunidad
2006), el voto popular de los nueve Prefectos indígena-campesina como aquella que posee
de los nueve Departamentos (“Primera vez en razón política, pues no delega a nadie la vo-
la historia republicana”, Renacer número 107, luntad de hacer y decidir el destino propio y
enero de 2006) y el respeto de la propiedad exige la autodeterminación común en todos
privada (“Evo en Buenos Aires”, Renacer nú- los terrenos de la vida cotidiana.
mero 107, enero de 2006). Sin embargo, en
este periódico, el binarismo indio/blanco
(“Más poncho que corbata”) es contrarrestado A modo de conclusión:
por la serie de noticias subsiguientes que cons- Comparaciones, diferencias,
truyen una estructura sólida con relación a los similitudes.
hechos, pues menciona los acontecimientos En este artículo de investigación dimos cuenta
previos y despliega argumentos y conceptua- que la relación entre la prensa y las migracio-
lizaciones específicas. nes se esparce sobre dos dimensiones. Por un
Por último, se distancia de un proceso de lado, los discursos discriminatorios, racistas y
etnitización de la figura de Evo Morales y realiza xenófobos suelen florecer cuando los grandes
el camino inverso al representarlo como una medios deben representar al inmigrante. Por
figura altamente politizada. En primer lugar, otro lado, evidenciamos que en la Argentina,
resalta la asunción como jefe indígena-campe- desde mediados del siglo XIX, las colectivida-
sino en Tiwanaku (recordemos que fue la ima- des de inmigrantes han fundado publicacio-
gen elegida para la portada de la edición). Aquí nes que les han permitido expresar sus visones,
la operación metonímica identifica los térmi- saberes, anhelos en la sociedad receptora. En
nos de líder político y líder campesino. La nota la década de 1990, la escalada de discursos
titulada “El gran día ha llegado” condensa las
ideas centrales de Renacer con respecto de la
figura de Morales y de los pueblos indígenas:
12 Por ejemplo, en la homologación del indi-
la cosmovisión de una nueva era y un período
genismo con dos figuras disimiles aunque
de refundación del país, la reconciliación con
congruentes como Tupac Katari y el Che
Guevara (sugestivamente un “boliviano” y un
argentino).
133
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

discriminatorios y ofensivos alcanzó su punto ción de los recursos naturales), la posibilidad


más álgido y fueron las comunidades de países de conformación una alianza izquierdista con
sudamericanos las que alzaron su voz en pos Chávez y Fidel Castro y la representación del
de la construcción de un discurso alternativo y indígena-campesino desde la falta y la vengan-
contra-hegemónico. za y el racismo hacia el blanco. La sospecha y
En los tres periódicos analizados sinte- el miedo se radicalizan con la amenaza silen-
tizamos cuatro ejes temáticos: la dimensión ciosa de la expansión hacia nuestro país y abo-
política bilateral, la dimensión política exógena, na el terreno para el desarrollo de imaginarios
las reformas estructurales endógenas y la figura discriminatorios, xenófobos y racistas sobre la
de Evo Morales. De forma sintética podemos alteridad. Asimismo, Morales resulta un adve-
advertir que a un nivel macro-semántico La nedizo, quien erigido discursivamente desde
Nación ha construido la asunción de Evo Mo- la carencia, queda supeditado al universo de
rales desde la sospecha. Ésta se materializa en pasividad y la despolitización de su figura que
diversas proposiciones como: la posibilidad de sostiene un discurso etnocentrista y europei-
la ruptura con el neoliberalismo (a partir de la zante (Ver figura 2).
expropiación de las empresas y la nacionaliza-

Figura 2.
Relaciones semánticas:
Ejes temáticos, operaciones discursivas y tópicos generales

Ejes temáticos Operaciones discursivas Tópicos generales


• Dimensión política • Exotización • Despolitización de la
bilateral • Etnitización alteridad (prensa
hegemónica)
• Dimensión política • Infantilización • Racismo, xenofobia y
exógena • Binarismos discriminación del otro
• Reformas estructurales (prensa hegemónica)
endógenas • Etnocentrismo/Eurocentrism
o (prensa hegemónica)
• Figura de Evo Morales • Politicidad del nosotros
indígenas/originarios (prensa
migrante)
• Inclusión, igualdad,
interculturalidad (prensa
migrante)

Fuente: Elaboración personal.


134
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

Clarín ha elaborado una imagen más moderada y propuestas para seguir avanzando. Estudios
de Evo. Este matutino concibe que el gobierno Migratorios Latinoamericanos, 40. 143-196.
de Morales implica un cambio histórico que, Biselli, R. (2005). La portada de La Nación como
sin embargo, no significará la ruptura con las dispositivo discursivo. La trama de la Comu-
políticas neoliberales y pro-capitalistas. Por nicación. 10.1-9.
el contrario, desde una visión folklorizante Caggiano, S. (2005). Lo que no entra en el crisol.
y etnitizante representa la presencia de los Inmigración boliviana, comunicación inter-
bolivianos en la Argentina y circunscribe la cultural y procesos identitarios. Buenos Aires:
politización al territorio boliviano, operación Prometeo.
que despolitiza la figura del inmigrante boli- Cano, M. (2000). Configuraciones. Un estudio so-
viano en la Argentina. De igual forma, Renacer bre las figuras retóricas. Buenos Aires: Colec-
percibe la llegada de Evo al poder como una ción El Caldero. Cántaro Editores
nueva etapa, pero acentúa su carácter histórico Cartechini, M y G. Rivas. (2009). Inmigrantes,
que vincula a los autóctonos sudamericanos trabajadores, bolivianos. La representación
con los campesinos y obreros de origen in- del otro cultural en la prensa gráfica. Temas
dígena, explotados, silenciados y marginados de patrimonio cultural nº 24. Buenos Aires Bo-
de las regalías del sistema, es decir, enfatiza a liviana. Migración, construcciones identitarias y
estos sujetos en tanto actores políticos. Acen- memoria. (pp.135 a 148). Buenos Aires: Co-
túa que Morales no expropiará la propiedad misión para la preservación del Patrimonio
privada de las grandes empresas, pero rescata Histórico cultural de la Ciudad Autónoma de
su oposición al neoliberalismo y, como señala- Buenos Aires.
mos precedentemente, construye un discurso Casaravilla, D. (1999). Los laberintos de la exclu-
en el que el indigenismo es activo y no pasivo sión. Buenos Aires: Lumen.
y obsoleto como lo hace La Nación. Por últi- Castiglione, C y Cura, D. (2005). La construc-
mo, señala positivamente la alegría expresada ción de la figura del inmigrante y de la inmi-
por la colectividad boliviana en la Argentina gración en el escenario mundial, por la prensa
y lejos de mantener una postura exotizante y escrita argentina, entre 1999 y 2005. Ponen-
despolitizada construye una enunciación ba- cia presentada a las VIII Jornadas Argentinas de
sada en la interculturalidad al contemplar la Estudios de Población (On line). Disponible
inclusión, la igualdad y la posibilidad de una en: http://webiigg.sociales.uba.ar/pobmigra/
verdadera comunicación. archivos/prensa.pdf
Castiglione, C. y Cura, D. (2006). La inmigración
en los medios de comunicación escrita, 2000-
Referencias bibliográficas 2005. En S. Novick (Comp.). Sur-Norte. Es-
Baczko, B. (1999). Los imaginarios sociales. Me- tudios sobre la emigración reciente de argentinos
morias y esperanzas colectivas. Buenos Aires: (pp. 93-147). Buenos Aires: Catálogos.
Nueva Visión. Castiglione, C. (2008). Políticas migratorias,
Beccaria, L. (2008). Aportes del discurso periodís- conflicto y prensa en Argentina. El caso de
tico a la construcción del imaginario social: El los latinoamericanos en Europa. En Asocia-
caso de la comunidad migrante boliviana en ción Latinoamericana de Población. (on line).
Buenos Aires. Tesina de grado no publicada, Disponible en: http://www.alapop.org/2009/
Universidad de Buenos Aires, Facultad de images/DOCSFINAIS_PDF/ALAP_2008_
Ciencias Sociales, Buenos Aires, Argentina. FINAL_282.pdf
Benencia, R. (1999). El fenómeno de la inmigra- Castiglione, C. (2010). Políticas migratorias re-
ción limítrofe en la Argentina: Interrogantes cientes en el MERCOSUR a través de la

135
Cecilia Melella “La construcción discursiva de la prensa hegemónica y prensa migrante...”

prensa escrita, o “en el nombre del bosque y para la colectividad boliviana. Saarbrücken:
está en el bosque”. En S. Novick (Comp.). Editorial Académica Española.
Migraciones y Mercosur: Una relación incon- Melella, C. (2013a). Migración y tecnologías de la
clusa (pp.139-158). Buenos Aires: Catálogos. información y la comunicación (TIC). De la
Castiglione, C. (2011). La gota que horada la pie- prensa gráfica a las redes virtuales como espacios
dra: Los migrantes en la prensa escrita Argentina de construcción identitaria de los migrantes de
(1999-2007). Saarbrücken: Editorial Acadé- países andinos en la Argentina. Tesis de doc-
mica Española. torado no publicada, Universidad de Buenos
Castoriadis, C. (1993). La institución imaginaria Aires, Facultad de Ciencias Sociales, Buenos
de la sociedad. Buenos Aires: Tusquets. Aires, Argentina.
Clastres, P. (2008). La sociedad contra el Estado. Melella, C. (2013b). Migraciones, medios de co-
Buenos Aires: Terramar. municación y construcción de identidades: El
Courtis, C. y Longo Elía, F. (2000). La pren- caso del periódico Renacer de la colectividad
sa como escenario del debate inmigratorio (on boliviana en la Argentina. Revista Aportes de la
line). Disponible en: www.eca.usp.br comunicación y la cultura. 16. 15-23.
De Certeau, M. (1999). La cultura plural. Buenos Melella, C. (2014a). La prensa de la inmigración
Aires: Nueva Visión. europea en Buenos Aires durante los siglos
Foucault, M. (1987). El orden del discurso. Barce- XIX y XX: funciones y características. RiMe,
lona: Tusquets. Rivista dell’Istituto di Storia dell’Europa Medi-
García Linera, A. (2008). La potencia plebeya. Ac- terranea. 13. 31-54.
ción colectiva e identidades indígenas, obreras y Melella, C. (2014b). La prensa de migrantes
populares en Bolivia. Buenos Aires: Prometeo. como discurso alternativo y contra-hegemó-
Goffman, E. (2001). Estigma. La identidad dete- nico. Análisis comparativo entre Argentina y
riorada. Buenos Aires: Amorrortu. España. En Jornadas de Estudios de América
Gramsci, A. (1984). Notas sobre Maquiavelo. Sobre Latina y el Caribe. 24, 25 y 26 de septiembre.
la política y sobre el Estado moderno. Buenos Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de
Aires: Nueva Visión. Buenos Aires. Ciudad Autónoma de Buenos
Grimson, A. (1999): Relatos de la diferencia y la Aires, Argentina.
igualdad. Buenos Aires: EUDEBA. Montera, C. (2009). Discursos de exclusión.
Halpern, G. (2007). Medios de comunicación y Aproximaciones al proceso de construcción
discriminación. Apuntes sobre la década del simbólica de los migrantes en la prensa nacio-
90 y algo más. Boletín de la BCN Nº123, Me- nal. Temas de patrimonio cultural nº 24. Bue-
dios y Comunicación. Buenos Aires (on line). nos Aires Boliviana. Migración, construcciones
Disponible en: http://produccion.fsoc.uba. identitarias y memoria. (pp.121 a 134). Bue-
ar/paraguay/nosotros/halpern02.pdf nos Aires: Comisión para la preservación del
Luis, G. (2012) Representaciones sociales en la Patrimonio Histórico cultural de la Ciudad
prensa gráfica de la colectividad boliviana. Es- Autónoma de Buenos Aires.
tudio de un caso y un acontecimiento. Tesina de Novick, S. (2008) Migración y políticas en Argen-
grado no publicada, Universidad de Buenos tina: Tres leyes para un país extenso (1876-
Aires, Facultad de Ciencias Sociales, Buenos 2004). En Las migraciones en América Latina.
Aires, Argentina. Políticas, culturas y estrategias (pp. 131-151).
Melella, C. (2012). La prensa migrante en la Ar- Buenos Aires: Catálogos-Clacso.
gentina. Recurso de visibilidad y construcción Oteiza, V. (2010). Prensa escrita y migraciones:
de identidades: El caso del periódico Renacer, de una reflexión acerca de los periódicos de co-
lectividades extrajeras a lo largo de un siglo

136
Revista Estado y Políticas Públicas Nº 5. Año 2015. ISSN 2310-550X pp. 119-137

y medio de historia argentina. En E. Oteiza Shohat, E. y R. Stam. (1994).Unthinking Euro-


(Comp.). Patrones migratorios en América La- centrism. Muticulturalism and the Media.Lon-
tina (pp. 111-135). Buenos Aires: EUDEBA. don: Routledge.
Oteiza, E.; Novick, S. y Aruj, R. (2000). Inmi- Spivak, G. (1998). ¿Puede hablar el sujeto subal-
gración y discriminación. Políticas y Discursos. terno? Orbis Tertius. 3. 1-44.
Buenos Aires: Grupo Editor Universitario. Van Dijk, T. (1990). La noticia como discurso.
Pérez, G. (2004). Los géneros periodísticos en dia- Comprensión, estructura y producción de la in-
rios en Buenos Aires. Buenos Aires: UCES- formación. Barcelona: Paidós
Universidad de Ciencias empresariales. Van Dijk, T. (2005). Ideología y análisis del dis-
Petris, J. (1998). Crónicas y naciones. Estilos de dia- curso. Utopía y Praxis Latinoamericana. Afio.
rios/Estilos en diarios. Buenos Aires: Colección 10. 29, 9 – 36.
El Caldero. Cántaro Editores. Van Dijk, T. (Coord.). (2007). Racismo y discurso
Santi, I. (2002). Algunos aspectos de la represen- en América Latina. Barcelona: Gedisa.
tación de los inmigrantes en Argentina. Amé- Vazquez, M. (2009). De las política(s) a las
rique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers cultura(s): representaciones e identidades de
ALHIM, 4. (on line). Disponible en: http:// migrantes limítrofes. En Temas de patrimonio
alhim.revues.org/index474.html cultural nº 24. Buenos Aires Boliviana. Mi-
Sassone, S. M. (2002). Geografías de la exclusión, gración, construcciones identitarias y memoria.
inmigración limítrofe indocumentada en la Ar- (pp. 95 a 108). Buenos Aires: Comisión para
gentina; Del sistema mundo al lugar. Tesis de la preservación del Patrimonio Histórico cul-
doctorado no publicada. Universidad Nacio- tural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
nal de Cuyo, Facultad de Filosofía y Letras, Vinelli, N. y C. Rodríguez Esperón (Comps.).
Mendoza, Argentina. (2004). Contrainformación. Medios alternati-
vos para la acción política. Buenos Aires: Edi-
ciones Continente.

137