Está en la página 1de 9

República Bolivariana de Venezuela

Universidad Nacional Abierta


Dirección de Investigaciones y Postgrado
Maestría en Ciencias de la Educación
Centro Local Metropolitano
Mención Administración Educativa
Cátedra: Investigación I

Ensayo Argumentativo Nro.3

Ética Profesional y valores éticos

Autor:

Lcdo. Dulce María Ceballos C.I. 13.469.432

Facilitador:

Prof. Numidia Ugueto

Caracas, 11 de Marzo de 2018


INTRODUCCIÓN

El ejercicio de la profesión nos somete en ocasiones a situaciones donde se


trastocan los valores ético-profesionales, y es allí donde surge la reflexión sobre el
deber ser de la actuación profesional. Si la conducta profesional está reñida con la ética
y nuestra escala de valores, las preguntas y las decisiones, enmarcaran el rumbo que
tomaremos.

Hay principios y valores en los que debemos guiarnos para ejecutar nuestro acto
profesional, y es precisamente la investigación y análisis de la ética, la moral, los
valores y los principios, de donde forjaremos los criterios para conducir nuestro
comportamiento profesional en el marco de la responsabilidad ética.

En este ensayo critico reflexivo, tocaremos diversos aspectos de la ética profesional,


y los puntos de vista de expertos en el tema, lo que nos permitirá ahondar en el
conocimiento de esta área tan importante de la actuación profesional y su impacto en la
labor docente.
Ética Profesional y Valores Éticos

Cuando se trata de realizar una actividad, el ser humano siempre busca hacerlo de
forma correcta, debido a que en su interior lleva una voz, esta le guía y le conduce al
deseo de hacer un buen desempeño, por lo que la ética acompaña a la humanidad
desde hace mucho. Es precisamente aquí donde apreciamos que la ética profesional
tiene como fin crear conciencia de la responsabilidad por la labor que tengamos en las
manos.

Interesante resulta la definición Silva (2002) ya que señala que la Ética en el sentido
profesional, “está implicada en el modo de llevar a cabo nuestro quehacer, e implica
entrega vocacional, responsabilidad, honestidad intelectual y practica (relativa a lo que
sabemos y lo que hacemos) (p.7)

Es digno de mención, el hecho de que la ética profesional estudie el comportamiento


de las personas en el desempeño de sus responsabilidades laborales, pero no solo a
aquellas personas con titulo corresponde guiarse por esta ética, también es requerida
en aquellas personas que ejercen funciones laborales aunque no tengan un título
profesional que los respalde. Cuando nos referimos a la ética profesional, tocamos el
ser interior de las personas, pues se fundamenta en la moral de la persona, en su
dignidad, y es aquí donde recordamos que están envueltos principios, valores y normas
que nos señalan el camino de conducta a seguir como profesional en un área.

De modo que, lo que se busca al seguir la ética profesional es crear conciencia de


que somos responsables de la profesión que ejercemos, y por estar sustentada en
nuestra naturaleza, racional y libre, nos impulsa a la búsqueda del bien. En este
sentido no basta con el título, para ejercer la profesión, es preciso tener cualidades
éticas para ser ese profesional.

Como todo, en el medio en el que nos encontramos, existe lo bueno, pero también lo
malo, y la ética profesional no escapa de esa sombra de maldad, por muy buenas
intenciones que se tengan, existe la posibilidad real de desviar el camino. En las
organizaciones, donde el profesional ejerce su rol, se puede ver comprometida su ética,
al enfrentar situaciones de corrupción, tener la oportunidad de obtener dinero fácil, o
sacar beneficios personales y no importar ser deshonestos.

Como también, se encuentran organizaciones con cultura moral, que fomentan el


buen desempeño desde la aplicación de la moral y la ética, personas que ejercen su
profesión desde la entrega y el sentido de hacer lo correcto con las personas correctas.
Todo depende de los valores del profesional, y el ambiente organizacional, si este le
facilita o no actuar éticamente.

Con relación a los valores éticos, resulta apropiada la definición aportada en la


siguiente pagina web, en el articulo ¿Que son Valores éticos?,2018 donde señala “los
valores éticos demuestran la personalidad del individuo, una imagen positiva o negativa
de el propio, como consecuencia de su conducta, se puede apreciar sus convicciones,
sentimientos e intereses que posee” (Recuperado de
https://www.significados.com/valores-eticos/)

De modo que estos valores, son guías de comportamiento que regula la conducta de
las personas, en su desempeño diario, en su labor, incluyen todos aquellos valores
morales que fuimos adquiriendo desde nuestra infancia, que en nuestro entorno nos
fueron enseñando y que en su gran mayoría adoptamos para sí, y que nos permiten
evaluar un patrón de comportamiento como bueno o malo.

Dentro de estos valores éticos, podemos mencionar la justicia, libertad,


responsabilidad, integridad, respeto, lealtad, honestidad, equidad, y es importante como
ya mencionamos anteriormente, que estos los adquirimos durante el desarrollo
individual de cada uno, influenciado por el entorno familiar, social, escolar y hasta la
radio y la televisión.

También, los principios que regulan la ética profesional, nos complementan la


comprensión de nuestro quehacer como docentes, de acuerdo con García (2006) “los
principios son imperativos de tipo general que orientan acerca de qué hay de nuevo y
realizable en unas acciones, y de malo y evitable en otras” (p.131)

Los principios que esta autora menciona, son entre otros:


La beneficencia, la cual consiste en efectuar bien la profesión a fin de ofrecer los
servicios para lo cual se le contrata. La autonomía, porque el usuario de nuestros
servicios tiene derechos, merece ser escuchado y ser informado de alguna acción
profesional que le puede afectar. Sus opiniones merecen nuestro respeto. La justicia,
que nos lleva a actuar en armonía con sus indicaciones, y a actuar dentro del marco
legal establecido. No maleficencia, quiere decir, no hacer daño, por eso, se dice que es
la sombra de los tres anteriores, pues no se actuara injustamente, no se hará mal una
labor, y no perjudicar al usuario. Con estos principios puestos en práctica, estaremos
demostrando ser éticos en nuestra profesión.

En relación a la crítica a los valores éticos, podemos decir que al hacer una crítica,
siempre, desde la nobleza, el objetivo es ayudar a otros. Se desea lograr un cambio
positivo en las personas involucradas. Pero como todo, a la hora de expresar esta
crítica, podemos correr el riesgo de sujetarnos a nuestro punto de vista, y olvidar que
necesidades verdaderas tienen los demás. Es importante, que esta critica sea
constructiva, y desarrolle valores como lealtad, honestidad, respeto y amistad. Como
docentes, debemos dejar claro que nuestra intención es criticar para construir, y de esa
forma impulsar cambios y mejora en la vida. Desde este enfoque, se evitan malos
entendidos y tendremos mejores relaciones con los demás.

Si en nuestro ámbito laboral, realizamos criticas, ya sea por la mala organización de


las labores, por el mal desempeño de un colega, debemos cuidarnos de que estas
expresiones sean duras y severas, pues se hacen a personas que conocemos y lugares
en el que solemos estar a diario. Pensemos bien en si estamos aportando en la critica
algo favorable o constructivo. Si nos afecta algo, lo más congruente es dirigirnos a las
personas indicadas y dar a conocer nuestro punto de vista, y obtener un resultado
provechoso para todos.

Es importante ser autocríticos, ante todo vernos nosotros mismos, con valentía, para
finiquitar los propósitos que nos ejerciten el verdadero valor de la crítica constructiva.
Escuchar las opiniones de los demás, nos permitirá obtener un panorama amplio de
todas los aspectos involucrados, y así, con argumentos, formarnos un juicio correcto y
acertado.
La reflexión, es el camino que debemos seguir para formular la crítica, del tipo que
sea. Si deseamos la mejora en otros, nos expresaremos desde el respeto, y al final,
hacer eso nos conduce a actuar con justicia.

Con relación a la jerarquía que los valores tiene en nuestro desempeño laboral,
podemos comenzar señalando que esta hay valores que son superiores e inferiores, y
quien les da la posición es el individuo, quien a lo largo de su vida ha ido construyendo
esa escala. Esta jerarquía es importante para cada uno d nosotros en la medida en que
nos proporcione una guía u orientación para nuestra vida. Es por ello que ante
decisiones trascendentales o no, no enfrentaremos confusión o perplejidad si nuestra
escala de valores esta clara.

En el ámbito de la educación, sabemos que nuestro fin en la docencia es encaminar,


dirigir, a fin de potenciar las habilidades de pensamiento de nuestros alumnos y
moldear sus fundamentos morales. Desde este ángulo, la educación y la moral están
relacionadas, con la educación, la moral transmite valores. Como docentes, llegamos
más a los alumnos por actitud, valores y empatía, que por las clases teóricas o
practicas que les damos. De allí, la gran importancia de nuestra preparación, ya que
somos seres que los demás vera e imitaran.

Cada día, en las aulas, al empezar nuestra jornada, tenemos que empezar con la
idea de que desde el recinto educativo se forman personas, y el objetivo es que sean
personas capaces de desenvolverse y enfrentarse con éxito ante la incertidumbre,
tomar decisiones, que desarrollen sus competencias básicas y afiancen su identidad en
la pluralidad. Un centro de enseñanza efectivo, es aquel que facilitara el aprendizaje
pero también impulsara el aprendizaje cooperativo, el cultivo de la autonomía, el
ejercicio del dialogo reflexivo y el esfuerzo personal para superar los retos que se
presenten.

Resulta vital, que los centros educativos estén integrados a la vida cotidiana, en los
valores de una comunidad democrática, equitativa y justa, basada en derechos y
deberes de los miembros para una sana convivencia.
No es solo la universidad, el liceo o las escuelas desde donde debe promocionarse
los valores éticos, también deben abordarse desde la familia, las instituciones sociales,
culturales, políticas y los medios de comunicación. La importancia de la educación,
debe contrarrestar las acciones deshumanizadas y la crisis de valores propios de la
época en que vivimos. Cada día vemos como nuestro país la educación no responde a
las necesidades actuales, Los niveles de deserción es preocupante, hay muchas
deficiencias. Sin los correctivos necesarios, no saldremos de la pobreza crítica, la cual
incluye deterioro individual, económico, educativo, familiar y moral.

El ejercicio docente hoy requiere que seamos responsables, capaces de grandes


retos, y que se fomenten proyectos de educación bien dirigidos y supervisados,
fundamentados en valores éticos. Es pertinente en este sentido, acciones que permitan
una mayor profesionalización que haga digna la tarea del docente, se promocione su
autoestima, su responsabilidad profesional y moral, logrando su aceptación como
modelo de aprendizaje humano y social.

.
CONCLUSIONES

En el mundo globalizado de hoy, se requiere que la educación tome en cuenta el


entorno que la rodea, las exigencias éticas del medio, exigen una educación proactiva e
integradora. En la educación, hay un proceso de formación de valores, de actitudes y
hábitos constructivos. De nada vale hacer ciencia, sin formar conciencia. Es por ello
vital el ejercicio docente con ética profesional.

Cuando nos referimos a la ética profesional, tocamos el ser interior de las personas,
pues se fundamenta en la moral de la persona, en su dignidad, y es aquí donde
recordamos que están envueltos principios, valores y normas que nos señalan el
camino de conducta a seguir como profesional en un área.

En nuestra actuación profesional, mostramos valores, los cuales son guías de


comportamiento que regula la conducta de las personas, en su desempeño diario, en su
labor, incluyen todos aquellos valores morales que fuimos adquiriendo desde nuestra
infancia, que en nuestro entorno nos fueron enseñando y que en su gran mayoría
adoptamos para sí, y que nos permiten evaluar un patrón de comportamiento como
bueno o malo. Dentro de estos valores éticos, podemos mencionar la justicia, libertad,
responsabilidad, integridad, respeto, lealtad, honestidad, equidad.

La reflexión, es el camino que debemos seguir para formular la crítica constructiva.


Si deseamos la mejora en otros, nos expresaremos desde el respeto, y al final, hacer
eso nos conduce a actuar con justicia.

Los centros educativos integrados a la vida cotidiana, en los valores de una


comunidad democrática, equitativa y justa, basada en derechos y deberes de los
miembros para una sana convivencia construirán una mejor sociedad.
Referencias Bibliograficas

García, C. (2006, 24 Enero).Ética de las profesiones. Revista de la Educación Superior


Nro.137 .México

"Valores éticos". S. /F https://www.significados.com/valores-eticos/) Recuperado del


11/03/18

Silva, Juan.2002. ¿Qué es eso de ética profesional? .Revista Contaduría y


Administración Nro. 205. Mexico