Está en la página 1de 11

El cuerpon el arte contemporáneo

Durante las últimas dos décadas del siglo XX el arte experimental chino se encontraba en
una fase de desarrollo en la que los artistas tuvieron que enfrentarse constantemente a un
estado represor, que censuraba una buena parte de estas expresiones novedosas, las
cuales muchas veces llegaban a implicar una fuerte crítica hacia el orden social, político y
económico establecidos, de una China que apenas 15 años atrás había visto concluir la
Revolución Cultural y que en junio de 1989 experimentaría la masacre de la Plaza de
Tiananmén, en Pekín.

Una de las manifestaciones a la que los artistas chinos recurrirían con frecuencia sería la
del performance, en la cual encontraron una vía adecuada para encarnar las
contradicciones y los conflictos de identidad, de represión, de adaptación a la modernidad
y al capitalismo, y en general, la sensación de incertidumbre experimentada por la
sociedad china. Teniendo en consideración que es en el cuerpo en donde se materializan
dichos conflictos, el cuerpo del artista jugaría un papel fundamental, conformándose
como el espacio ideal para visibilizarlos.

En las décadas del ochenta y noventa confluirán una serie de artistas, actuando tanto
individual como grupalmente, que se distanciarán de las grandes urbes chinas y de los
espacios de exhibición institucionalizados, en donde predominaban los discursos oficiales
del arte. En algunos casos estas acciones performáticas fueron realizadas frente a un
público y en otros casos, era exhibido el material documental de dichas acciones. Durante
estas décadas se organizaron exhibiciones relativamente clandestinas, en espacios
periféricos, a las cuales acudiría un público muy limitado de artistas, críticos de arte e
integrantes de las comunidades locales, que por lo general eran ajenos al arte
contemporáneo.1

1 Berghuis, Thomas J., Performance Art in China, Time Zone 8 Limited, Hong Kong, 2006.
En este ensayo se analizarán algunas de estas expresiones en las que los artistas se
sometieron a condiciones extremas de dolor y de esfuerzo, de manera voluntaria. Por lo
tanto, cabe preguntarnos: ¿de qué manera es entendido el sufrimiento por estos
creadores? ¿Cuál es la finalidad de esta experimentación voluntaria del sufrimiento?

Una de las hipótesis centrales de esta investigación es que la práctica de estos creadores
implica una postura dual ante el sufrimiento: por un lado, el cuerpo debe ser sometido a la
tortura para evidenciar y visibilizar un estado interior de padecimiento. Por otro lado, el
sufrimiento funciona como una vía de expiación o de purificación, en la cual este
padecimiento interior toma forma y puede ser encarado y neutralizado por el individuo,
para conducirlo hacia la liberación de estos padecimientos específicos.

Se analizarán algunas obras que fueron realizadas durante la última década del siglo XX y
la primera del siglo XXI, de dos artistas chinos: Zhang Huan (1965, Anyang) y He Yunchang
(1967, Yunnan). Como se verá, son artistas que han hecho del dolor y del esfuerzo extremos
infringidos en sus propios cuerpos el núcleo de sus acciones performáticas y el lenguaje
con el cual pretenden comunicar su postura ante diversas problemáticas que están
presentes tanto en la sociedad china, como en la naturaleza del individuo
contemporáneo.

Zhang Huan

Zhang Huan es uno de los artistas que tuvo que enfrentarse a la censura estatal, llegando
incluso a ser detenido en una ocasión, junto con otros artistas, debido a sus apariciones
públicas desnudo en sus performance.2

En las obras que serán analizadas en esta investigación converge de manera paradójica el
dolor auto-infringido con la voluntad de llevar al cuerpo más allá de sus propios límites; la
denuncia política de la precariedad y la injusticia social, de mano de la práctica de rituales
budistas de iniciación e iluminación. A través de lo cual el artista busca comunicar la
2 Ibid, pags. 109-110.
necesidad de restablecer el vínculo deteriorado entre mente-cuerpo e individuo-sociedad-
entorno.

Como ejemplo de ello podemos citar dos performances de su periodo inicial, realizados
ambos en una locación rural conocida como Beijing East Village, a las afueras de dicha
ciudad, en la que viviría y realizaría una serie de exhibiciones durante la segunda mitad de
la década del noventa junto con otros artistas.

ZhangHuan,
Zhang Huan,6512kg,
m², 1994.
1994, East
East Village, Beijing.
Village, Beijing.

En el primero, titulado 12 m² (1994), el artista ingresó desnudo a una letrina pública de 12


m², en muy malas condiciones sanitarias, utilizada por los trabajadores locales, con el
cuerpo cubierto de miel y de aceite de pescado, con el fin de atraer a las moscas del lugar,
que eran abundantes. A ello habría que agregar la alta temperatura del lugar, que en
verano llega a alcanzar los 40°C. A pesar de la terrible pestilencia, del calor, de la
incomodidad producida por los insectos y de la contaminación, Zhang Huan permaneció
sentado inmóvil en el interior durante 40 minutos, para después caminar dentro del
estanque contaminado ubicado en la parte posterior, para limpiarse el cuerpo, dejando
decenas de moscas muertas flotando en el agua.

En el segundo performance, titulado 65 kilogramos (1994), el artista permaneció desnudo


y suspendido en el aire por cadenas, a 3 metros del suelo, dentro de un almacén del
pueblo, en cual él mismo vivía3. Durante el performance mantuvo su brazo conectado vía
intravenosa a tubos de plástico, desde los cuales estuvo goteando su sangre sobre una
estufa eléctrica. Asimismo, antes de dar inicio al performance, el espacio fue rociado con
desinfectante, por lo que entre el olor a éste y el de la sangre quemada se produjo un
fuerte hedor que saturaba el espacio. Esparcidos en el suelo se encontraban colchonetas
de color blanco, sobre las cuales se fueron colocando los espectadores, de modo que la
comodidad de estos contrastaba con la situación del artista. El título surgió a partir del
peso corporal del propio artista, calculado al comienzo del evento.

Ambos títulos parecen sugerir la importancia que el artista concede a las características
físicas que conforman sus performance: en el primero se trata de las dimensiones del
espacio en el cual será expuesto su propio cuerpo, y en el segundo, su peso corporal, que
pasa a ser visto como material de experimentación.

Asimismo ambas acciones surgen como resultado de su experiencia personal al habitar


una zona rural desolada y abandonada por el gobierno: el cuerpo, como material de
trabajo y de experimentación, es expuesto de manera voluntaria a las condiciones
perjudiciales de dicho espacio y enfrentado contra su propia vulnerabilidad, forzándose el
artista a hacerse consciente de su propia corporalidad de una forma excesiva pero
pasivamente, que sólo será posible gracias a un enorme esfuerzo de paciencia y de
concentración. Como lo explica el curador surcoreano Yu Yeon Kim en su ensayo
Intensified Corporeality:

Para Zhang, el proceso no es meramente sobre representación visual o lograr un


efecto de shock; es acerca de alcanzar un entendimiento más intenso, más real de
la existencia física y de la ocupación de la carne. Es un esfuerzo por ir más allá de la
percepción y de la racionalidad, y regresar a una sensación de la vida más cruda.4

3 Entrevista a Zhang Huan, realizada por Qian Zhijian. EUA, 1999. Publicada por Art Journal. Consultado en el
sitio web del artista: http://www.zhanghuan.com/ShowText.asp?id=20&sClassID=1
4 Yu Yeon, Kim, “Intensified Corporeality”, en Zhang Huan, Kunstverein, Hamburg, 2003. (Trad. del autor).
Consultado en el sitio web del artista: http://www.zhanghuan.com/ShowText.asp?id=20&sClassID=1
En 1998 realizó su primer performance fuera de China, en la ciudad de Nueva York, como
parte de la exposición "Inside Out: New Chinese Art", en el MoMA PS1 5, en esta ocasión
frente a un gran público. En dicho performance, titulado Peregrinaje contra viento y marea
(1998), el artista apareció ataviado como un monje budista y con la cabeza rapada,
caminando lentamente en el patio del museo, hacia una cama ornamentada al estilo de la
dinastía Ming, al ritmo de unas campanas tibetanas. Sobre la cama se encontraban tres
bloques de hielo y a su alrededor un grupo de perros atados. El artista se desvistió y colocó
su cuerpo desnudo directamente sobre el hielo durante diez minutos, hasta que su cuerpo
se enfrío tanto que tuvo que retirarse.6

Zhang Huan, Pilgrimage-Wind and Water in


New York, 1998, MoMA P.S.1, EUA.

La acción surge igualmente a partir de una experiencia personal: su primer encuentro


como migrante con una ciudad occidental. La diversidad racial de los perros que
convergen en dicha ciudad y su facilidad para convivir a pesar de ello, contrasta con la
presunción de Nueva York en tanto una ciudad que se jacta de reunir una amplia
diversidad de culturas, pero en la que los migrantes siguen teniendo que enfrentarse a
situaciones adversas e incluso humillantes. Es decir, que la obra problematiza la situación
del individuo que se tiene que adaptar a un entorno nuevo, y viceversa, sobre cómo este

5 “Inside Out: New Chinese Art”, en el Museum of Modern Art P.S.1. (Septiembre 15, 1998 – Enero 3, 1999).
6 Heartney, Eleanor, "Zhang Huan: Becoming the Body”, publicado en Zhang Huan: Altered States, Charta y
Asia Society, 2007. Consultado en el sitio web del artista: http://www.zhanghuan.com/ShowText.asp?
id=30&sClassID=1
entorno afecta al individuo proveniente de una cultura diferente. Al respecto, el propio
artista comenta:

Me gusta la ciudad, pero al mismo tiempo, siento un miedo innombrable. Yo quiero


sentirlo con mi propio cuerpo justo como siento el hielo. Trato de derretir la
realidad de la manera en la que trato de derretir el hielo con el calor de mi cuerpo.7

El cuerpo como materia es el vínculo entre el individuo y la sociedad, por lo tanto es este
cuerpo el que padece el choque cultural que puede darse entre ambos. Al exponerse a
estos padecimientos, el artista pretende darles visibilidad, y a modo de catarsis, disolver la
oposición impuesta entre mente y cuerpo, interior y exterior, individuo y sociedad.

Para Zhang Huan la tortura, el daño auto-infringido, la pasividad y la resistencia física son
la vía que conducen al individuo a la recuperación del cuerpo propio y a su reactivación
vital. En su obra, es a través del enfrentamiento del dolor y de los miedos, del acto de
empujar al cuerpo, y con él a la mente, más allá de los supuestos límites, que el individuo
es capaz de ejercer su voluntad y de reconquistar la libertad.

He Yunchang

La obra del artista chino He Yunchang podría considerarse semejante a la del artista Zhang
Huan, ya que ambos se someten a pruebas de resistencia física y mental de una exigencia
extraordinaria. Sin embargo, veremos que las pruebas ideadas por He Yunchang se
diferencian en un aspecto fundamental: si bien en muchos de sus performance el artista se
somete a situaciones extremas de manera pasiva, en la mayoría de ellos lo vemos realizar
esfuerzos enormes e innecesarios que demandan una intensa actividad física, en las que
los resultados finales carecen de importancia, y es el intento por sí mismo lo que adquiere
total relevancia. Las obras que se analizarán a continuación pueden definirse a partir de
estas características.
7 Citado en: Chiu, Melissa, "Altered Art: Zhang Huan”, publicado en Zhang Huan: Altered States, Charta y
Asia Society, 2007. (Trad. del autor). Consultado en el sitio web del artista:
http://www.zhanghuan.com/ShowText.asp?id=28&sClassID=1
De modo que en la obra de He Yunchang converge la realización de hazañas imposibles e
incluso absurdas, con la encarnación de metáforas de gran profundidad poética y
filosófica, a través de las cuales busca exaltar la potencialidad de la voluntad humana y la
necesidad de desprenderse de toda imposición externa sobre el individuo, para reafirmar
su existencia. Como lo explica el mismo artista: “Lo que un sistema controla es el cuerpo.
Pero mi vida me pertenece y puedo jugar con ella de la manera que yo quiera. Al menos en
este punto yo tengo la decisión final.”8

En su performance titulado Diálogo con el agua (1999), el artista fue suspendido bocabajo
con la ayuda de una grua sobre el río Lianghe, en Yunnan, su ciudad natal. Al comienzo del
performance al artista se le hizo un corte con cuchillo en cada hombro y después,
sosteniendo ese mismo cuchillo con ambas manos, intentó realizar una “herida” al río,
mientras su propia sangre corría por sus brazos y goteaba mezclándose con la corriente de
agua. La acción duró 30 minutos, durante los cuales, según los cálculos del artista, realizó
una herida al río que tuvo una longitud aproximada de 4 500 m.9

He Yunchang, Dialogue with Water, 1999,


Yunnan, China.

Observando la fotografía en la que quedó registrado el performance puede pensarse que


se trata de una acción sumamente simple y absurda. Sin embargo para permanecer
8 Citado en: Minglu, Gao, en el catálogo de la exposición “The Wall: Reshaping Chinese Contemporary Art”.
Nueva York y Beijing (Albright Knox Art Gallery y China Millennium Museum of Art), 2005. (Trad. del autor)
9 Wang, Meiqin, “The Primitive and Unproductive Body: He Yunchang and His Performance Art”, Yishu:
Journal of Contemporary Chinese Art, Jul/Aug 2014, Vol. 13 Issue 4.
bocabajo, perdiendo sangre gota a gota en una mañana de invierno, se necesita mucho
más que inspiración. Pareciera ser que el artista es consciente de que sus esfuerzos están
condenados al fracaso: no va a dividir al río en dos partes. A pesar de ello, decide llevar a
cabo estos enormes esfuerzos, decide enfrentarse a las fuerzas de la naturaleza o a las
creadas por el hombre, ignorando su propia fragilidad y debilidad humana, así como el
hecho de que no obtendrá resultado alguno. Es la resolución del artista y la voluntad de
actuar lo que conforman el potencial de la acción como una obra de arte.

He Yunchang, Wrestling: One and One


Hundred, 2001, Kunming, China.

Esta misma resolución y voluntad de actuar está presente en su performance titulado


Lucha: uno y cien (2001), para el cual He Yunchang convocó a cien migrantes trabajadores
para luchar contra él, cuerpo a cuerpo, uno por uno. Para ello se les ofreció una pequeña
suma de dinero si lograban la victoria, de modo que muchos de ellos sí se esforzaron por
vencerlo. Tras luchar con el quinto participante el artista vomitó y después de la primera
docena ya se encontraba visiblemente exhausto. Sin embargo se enfrentó contra los cien
participantes, completando el performance en 66 minutos, logrando 18 victorias y 82
derrotas.10

10 Ibid.
He Yunchang, Dragon Fish, 2006,
Newcastle Art Center, Reino Unido.

En lo que respecta a su performance titulado Dragón Pez (2006) el artista escribió en el


suelo, al centro de la sala expositiva, los dos caracteres que representan a dicho ser
mitológico. Dos días antes se le había realizado una perforación en la clavícula izquierda,
donde se le colocó una argolla de metal. El día de la presentación del performance, con un
hilo de color rojo de 20 m de longitud, se ataría la argolla colocada en su clavícula a una
columna situada a un lado del espacio destinado a la presentación. A las 17:45 horas el
artista se desvistió y dio inicio a la acción que duraría 24 horas, la cual consisitiría en
caminar sin parar alrededor de la palabra “Dragón Pez”, sobre la circunferencia imaginaria
de aproximadamente 10 m de diámetro, en el sentido apuesto a las manecillas del reloj.

Con esta simple y excesiva acción el artista pretendía mostrar la manera en la que los
individuos corren sin descansar persiguiendo cosas inexistentes e innecesarias. 11 Tal vez al
artista le interesaba comunicar que toda esta energía existente en cada individuo que está
siendo mal canalizada hacia objetivos sin sentido, podría ser redirigida hacia otros
propósitos y hacia necesidades verdaderas. Después de todo es sólo un hilo el que nos
mantiene atados, al igual que al artista, girando en torno de objetivos ilusorios o
implantados.

11 Manonelles, Laia, “El arte de acción en China: La producción artística como compromiso”, Inter Asia
Papers, nº 9/2009, Barcelona, España.
Cuando se le preguntó a He Yunchang cuál es la razón por la cual se expresa a través de su
cuerpo de una manera tan brutal y tan violenta, el constestó de la siguiente manera:

La sociedad es brutal y represiva. Yo siento la falta de libertad y estoy muriendo por


ello. Como un artista, yo siento que el desafiar el estatus de mi cuerpo y de mi
mente es una manera de quebrar el irrompible confinamiento social y conseguir un
estado temporal de libertad.12

Conclusiones

Al igual que en las acciones de Zhang Huan, para He Yunchang el performance es una
manera de reaccionar ante un determinado entorno social y político que llega a sofocar la
autonomía del individuo. Las obras que han sido aquí analziadas pueden conducirnos a
reflexionar que una vía para quebrantar este confinamiento social sería exigirle al cuerpo
actuar fuera de los parámetros aceptados socialmente, o incluso, forzarse a uno mismo a
ir a contracorriente, sin buscar obtener nada a cambio.

Asimismo, es a través de hazañas extraordinarias autoimpuestas que se pueden


representar los padecimientos internos y al mismo tiempo mostrar una forma de
comportamiento alternativo, diferente a los impuestos por una modernidad boraz y
acelerada que se rige por valores como la productividad, la eficiencia y el
aprovechamiento de recursos, energía y tiempo, pasando por encima del desarrollo
espiritual e intelectual del individuo.

Comportándose de estas maneras es como ambos artistas pretenden ejercer su voluntad


sobre su propio cuerpo y sobre su vida, a costa del dolor, el daño, la pérdida de tiempo y el
cansancio extremos. De modo que podría decirse que para ambos artistas, la finalidad de
la experimentación voluntaria del sufrimiento consiste en recuperar la libertad del

12 Entrevista al artista por Meiqin Wang, Beijing, Julio 25, 2009. Citado en: Wang, Meiqin, “The Primitive and
Unproductive Body: He Yunchang and His Performance Art”.
individuo, la cual se encuentra más allá de la comodidad, la seguridad y la
autocomplacencia.

Fuentes bibliográficas:

Berghuis, Thomas J., Performance Art in China, Time Zone 8, Hong Kong, 2006.

Chiu, Melissa, "Altered Art: Zhang Huan”, publicado en Zhang Huan: Altered States, Charta
y Asia Society, 2007.

Heartney, Eleanor, "Zhang Huan: Becoming the Body”, publicado en Zhang Huan: Altered
States, Charta y Asia Society, 2007.

Manonelles, Laia, “El arte de acción en China: La producción artística como compromiso”,
Inter Asia Papers, nº 9/2009, Barcelona, España.

Minglu, Gao, en el catálogo de la exposición “The Wall: Reshaping Chinese Contemporary


Art”. Nueva York y Beijing (Albright Knox Art Gallery y China Millennium Museum of Art),
2005.

Wang, Meiqin, “The Primitive and Unproductive Body: He Yunchang and His Performance
Art”, Yishu: Journal of Contemporary Chinese Art, Jul/Aug 2014, Vol. 13 Issue 4.

Yu Yeon, Kim, “Intensified Corporeality”, en Zhang Huan, Kunstverein, Hamburg, 2003.