Está en la página 1de 27

Universidad Nacional de Ingeniería

Sede Regional del Norte


Recinto Universitario Augusto C. Sandino
Facultad de tecnología de la construcción

Resumen:

Tratamiento de suelos colapsables por exceso de humedad


Carrera:

Ingeniería Civil

Grupo:

4M1-Civil

Autores:

● Br. Alexander Laguna Laguna


● Br. Daniel de Jesús García Ruíz
● Br. Getzhen Andy Gómez Sarantes
● Br. Luis Alfredo Rizo Palma
● Br. Maynor Isidro Zeledón Sovalbarro
● Br. Tommy Alexander Díaz Ruíz
Asignatura:

Mecánica de Suelos II
Docente:

Ing. Rodolfo Moncada

Estelí, 26 de junio del 2017


Contenido
Introducción ........................................................................................................................................ 1
Objetivos ............................................................................................................................................. 2
Antecedentes ...................................................................................................................................... 3
1. Descripción general ..................................................................................................................... 4
2. Uso actual .................................................................................................................................... 5
3. Descripción del sistema ............................................................................................................... 6
4. En qué consiste ........................................................................................................................... 7
5. Ventajas y desventajas ................................................................................................................ 8
6. Marco teórico .............................................................................................................................. 8
7. Procedimiento de diseño .......................................................................................................... 12
8. Estudio de factibilidad ............................................................................................................... 14
9. Diseño metodológico ................................................................................................................ 15
10. Estudios básicos .................................................................................................................... 18
11. Períodos de diseño ................................................................................................................ 20
12. Factibilidad en la población................................................................................................... 20
13. Propuesta del sistema ........................................................................................................... 21
14. Lugar y aplicación .................................................................................................................. 22
Conclusiones ..................................................................................................................................... 23
Recomendaciones ............................................................................................................................. 24
Bibliografía ........................................................................................................................................ 25

0
Introducción
El suelo es uno de los factores que causa el mayor número de problemas en las
obras civiles. Los análisis y diseños geotécnicos deben realizarse con gran
cuidado, haciendo uso de los conocimientos de mecánica de suelos más
actualizados. Para lograr el objetivo anterior es necesario que el proyectista
cuente con una herramienta que le permita tener acceso a esta información, y que
esté presentada en forma resumida, clara y en un lenguaje accesible. Asimismo,
esta herramienta debe proporcionar a los ingenieros de proyecto y constructores
un documento de referencia y un lenguaje común que facilite la comunicación
entre ellos y ayude a evitar confusiones y errores. Debe considerarse también que
su contenido pueda incorporarse, ya sea por partes o en su totalidad, en las
especificaciones de proyectos relacionados con la temática, con el objeto de que
los trabajos se realicen con un nivel técnico adecuado.

Aunque ya existen diversos manuales, estos documentos tienen la característica


de referirse únicamente a los problemas más comunes de la especialidad.
Desafortunadamente, frente a suelos especiales, de comportamiento mecánico
inestable bajo ciertas condiciones, y que son los que más dificultades pueden
causar, es común que el ingeniero no encuentre las referencias apropiadas con
una orientación satisfactoria que le permita realizar un buen análisis y diseño de la
obra por construir. El interés para trabajar en este desarrollo de mecánica de
suelos e ingeniería geotécnica es importante contar con un documento que
integre los estudios referentes a suelos con comportamiento inestable por
cambios en su estado inicial de esfuerzos y deformaciones, originado por
solicitaciones de carga de carácter estático y dinámico, variaciones en la posición
del nivel freático, así como por el cambio de las condiciones iniciales de humedad.
El presente documento tiene como objeto integrar todo lo referente al origen
geológico, identificación previa, programa de exploración y muestreo, ensayos de
laboratorio, y guías de análisis y diseño en suelos con comportamiento mecánico
e hidráulico especial, en los que se localicen proyectos relacionados a la
ingeniería civil.

1
Objetivos

Objetivo general:

 Proponer sistemas adecuados de tratamiento de suelos auto colapsables


por exceso de humedad.

Objetivos específicos:

 Promover el uso del tratamiento requerido de este tipo de suelo como


ineludible para el buen comportamiento de una estructura.

 Orientar la utilización de métodos de mejoras de capacidad portante para


suelos colapsables.

 Disminuir apreciablemente la susceptibilidad al colapso del suelo.

2
Antecedentes
Posterior a los romanos se presentó una época de poco interés en el conocimiento
de los problemas de los suelos y no fue sino hasta los siglos XVII Y XVIII cuando
revivió el interés y se dio nuevo impulso a la solución de los problemas en las
cimentaciones. Poncelet (1788-1867) ingeniero y matemático francés y uno de los
creadores de la geometría proyectiva contribuyó con un método gráfico para
resolver las presiones de la tierra y otro, ingeniero Joseph Valentín Boussinesg
(1842-1929) quien también contribuyó grandemente a la solución de problemas de
distribución de presiones en los suelos; Otto Mohr propuso en (1835-1918)
propuso en 1882 un método para analizar esfuerzos en un punto, su “círculo de
Mohr” como se conoce comúnmente al método es muy usado en resistencia de
materiales y en suelos.

A partir de 1925 se inicia el desarrollo más significativo en esta rama de la


ingeniería en la presentación del profesor Karl Von Terzaghi (1882-1963) de su
libro Erdbaumechanik (mecánica de suelos) en donde presenta una nueva filosofía
relativa al suelo como material y muestra cómo tratar las propiedades mecánicas
de los suelos y su comportamiento bajo diversas cargas y condiciones de
humedad.

La aparición de la mecánica de suelos como tal en 1925 y las investigaciones


posteriores hasta nuestros días apoyaron fuertemente al mejoramiento de los
métodos empíricos existentes en el pasado. Sin embargo, la metodología actual,
aunque abarca muchos aspectos técnicos de ciencia como la mecánica y la
hidráulica, aún no establece una condición única para la solución de problemas
diversos en las cimentaciones, pero si proporciona las herramientas básicas para
que el ingeniero de buen criterio y adecuado juicio pueda realizar un trabajo de
manera eficiente al valorar técnicamente los resultados de los análisis y pruebas
de los materiales que puedan emplearse. Arte conocimiento técnico y juicio deben
conjugarse para poder responder a múltiples preguntas en la aplicación de la
mecánica de suelos en las cimentaciones.

3
1. Descripción general
La construcción sobre suelos inestables genera pérdidas de carácter considerable
que son apenas comparables con el entero fracaso de una obra, normalmente en
aspectos considerativos de diseño para estructuras sobre suelos de naturaleza
colapsables se tiende a considerarlos como sólo portantes del peso estático de la
edificación y no de la universalidad de las acciones de cargas a las que este
estará sometido un vez la obra haya sido lograda; si los suelos fueran de carácter
ideal o lo mismo de naturaleza elasto-plástica con las propiedades mecánicas
adecuadas no sería necesario la elaboración del presente trabajo, no obstante no
es así, y aunque no la mayoría de los suelos son colapsables para estructuras
convencionales existe un significativo porcentaje de los que sí lo son y que
generan peligros potenciales al ser utilizados para estructuras pesadas.

Antes que nada, no existe suelo con cantidad de humedad cero; cabe destacar
que la causa fundamental de los colapsos del suelo es la cantidad de humedad
que este posea, y que esta cantidad está en función de su distribución
granulométrica, un suelo será mucho más húmedo si su granulometría es muy
pequeña también si lo es de carácter uniforme en cambio sí posee granulometrías
más grandes será insignificante la humedad como para provocar repercusiones
importantes en su comportamiento mecánico.

La realización de este estudio es de gran importancia, teniendo en cuenta que los


problemas provocados por la humedad pueden destruir las terminaciones de los
elementos afectados, lo que genera un problema monetario ya que el dinero
invertido en este ítem es bastante elevado en un proyecto de construcción.

Por otra parte, es importante tratar este tema ya que, por lo general, los problemas
de humedad no son plenamente considerados al momento de construir una
vivienda lo que claramente perjudica al usuario ya que estos inconvenientes
aparecen con el paso del tiempo y no en forma inmediata, por lo que una
construcción que en un principio puede visualizarse sin problemas, al cabo de un
periodo de tiempo puede presentar graves daños los que perjudican la

4
habitabilidad y el confort del inmueble.

Por definición, humedad es agua que está impregnando un cuerpo o que,


vaporizada, se mezcla con el aire. Dada esta definición es claro que, en una
vivienda, como en todas partes, siempre existe un grado de humedad ya que se
puede encontrar agua en los cuerpos, en los materiales de construcción, en el
aire, en el suelo, etc.

problema se produce cuando la humedad se presenta en exceso y no se han


tomado las precauciones necesarias teniendo en cuenta las distintas fuentes de
humedad que se pueden encontrar en una vivienda.

De acuerdo a su naturaleza, la humedad puede clasificarse en los siguientes tipos:

a) Humedad de construcción.

b) Humedad de condensación.

c) Humedad de lluvia.

d) Humedad accidental.

e) Humedad proveniente del suelo o por ascensión capilar.

2. Uso actual

Los suelos están siendo utilizados en su mayoría


para asentamientos urbanos de
conglomeraciones significativas, en lo relativo a
los ámbitos ingenieriles, la demanda de áreas de
suelos es cada vez mayor y las solicitaciones
exigidas para estos son puramente específicas, la
expansión de población se orienta desperdigada
mente en el ámbito geográfico debido a Afectaciones debidas a humedad de lluvia
(La prensa,2010)
situaciones diferentes como la accidentalidad
topográfica de una localidad abriendo pues la

5
tendencia a instalar en ubicaciones que no presenten este tipo de condiciones tan
desfavorables.

Se crea pues el interés por localidades con mayor similitud para asentamientos,
estas cumplirán este aspecto, pero es posible que no sean lo más adecuado en
cuanto a capacidad de soporte de estructuras pesadas. Debido que las
prestaciones de los suelos no satisfacen las solicitaciones demandadas para
capacidades de cargas, es necesario hacer un estudio de estos en el que se
determina la capacidad portante, de este modo se logra adecuar la magnitud de
estructura a asentar en el sitio.

3. Descripción del sistema

Cuando se trata de cimentaciones superficiales, ya sea de zapatas, o bien de


losas de cimentación para edificación o cuando se trata de construir una estructura
para un pavimento, por ejemplo, en muchas ocasiones se encuentra, que, el suelo
del sitio, al nivel en que requerimos apoyar nuestra estructura, se encuentra
formado por un material de características inadecuadas.

En este caso nos referiremos específicamente a un suelo arcilloso, de


características plásticas, con riesgo de
sufrir cambios volumétricos con los
cambios de su humedad, y con una
baja capacidad de soporte.
Concretamente tenemos un suelo que
debemos estabilizar para poder
utilizarlo sin problemas.

Los cimientos constituyen los


subsistemas de cualquier edificación
que transmiten directamente las
cargas de esta hacia el suelo o
terreno; su función es distribuir las cargas del edificio, dispersándolas en el suelo

6
adyacente, de modo que éste y los materiales que los sostienen tengan suficiente
fuerza y rigidez para soportarlas sin sufrir deformaciones excesivas. Debido a las
interacciones de suelos y cimientos, las características de los suelo o terrenos
sobre los que se construye influyen de modo determinante en la selección del tipo
y tamaño de los cimientos usados; estos últimos a su vez, afectan
significativamente el diseño de la superestructura, el tiempo de construcción del
edificio y, en consecuencia, los costos de la obra.

4. En qué consiste
La elaboración del presente trabajo está pensada para la aplicación de soluciones
existentes de reconfortamiento de los suelos colapsables, tipos de los cuales
presentan una de las mayores complicaciones ingenieriles en cuanto al uso del
suelo para edificaciones, se busca la orientación a la utilización de los sistemas de
mejoramientos de los suelos autocolapsables por exceso de humedad los que de
otro modo no serán tratados sino de no aceptables dentro de los suelos de
construcción convencionales, cabe mencionar que si lo que se quiere es
implementar una edificación en un sitio, no será más que simplemente inadecuado
ubicarle sobre una zona con suelos como los que se estudian en el presente
documento, pero en los ámbitos ingenieriles se espera una respuesta a este tipo
de suelos que más que querer construir sobre ellos se debe construir en ellos, lo
que sin lugar a dudas implica la utilización de las ciencias aplicadas a la mecánica
de suelos y de no existir el método más fiel de utilización desarrollar entonces
previas soluciones ingenieriles aplicadas al hecho mero de solucionar la
estabilización para estos suelos. El basamento, pues es orientar a la utilización de
estrategias de combinación de métodos existentes y aceptables que conformarán
la solución sobre la estabilización de los suelos colapsables.

7
5. Ventajas y desventajas
Ventajas

 Su lado favorecedor es para los ámbitos ecológicos o de otras ciencias


como las agrarias o de carácter puramente ambientales, su funcionalidad
es para explotaciones como la irrigación.

Desventajas

 Los suelos auto colapsables poseen muy poca o ninguna posibilidad de


capacidad portante.
 Su forma de mejoramiento requiere de soluciones ingenieriles sofisticadas
 Podrá no ser el más barato de los estudios geotécnicos.
 Se necesita de la reclutación de direccionamiento de especialistas,
constructores autoridades municipales y estatales.

6. Marco teórico

Los geólogos definen los suelos o terrenos como rocas alteradas, mientras que los
ingenieros prefieren definirlos como el material que sostiene o carga el edificio por
su base.

Los materiales que están presentes en


los suelos naturales se clasifican en
cuatro tipos:

- arenas y grava

- limos
Estructuras típicas de suelos colapsables
- arcillas (Barden et al, 1973)

- materia orgánica.

Las arenas y grava son materiales granulares no plásticos.

Las arcillas, se componen de partículas mucho más pequeñas, exhiben

8
propiedades de plasticidad y son muy cohesivas.

Los limos son materiales intermedios en el tamaño de sus partículas y se


comportan, de modo típico, como materiales granulares, aunque pueden ser algo
plásticos.

La materia orgánica consta principalmente de desechos vegetales. El origen de


las capas de suelo o terreno (edafológicas) y la forma como se depositan, arroja
mucha luz sobre su naturaleza y variabilidad en el campo.

Los suelos son de dos orígenes: residual y sedimentario.

Los suelos residuales se forman in situ por la intemperización química de las


rocas y, puesto que jamás han sido perturbados físicamente, conservan las
características geológicas menores del material rocoso de origen. (En el campo, la
transición de roca a suelo suele ser gradual.)

Los suelos sedimentarios son transportados y depositados por la acción de ríos,

mares, glaciares y vientos. En general, el mecanismo de sedimentación regula la

granulometría (tamaño de las partículas), sus variaciones, y la estratigrafía y

uniformidad de las capas edafológicas.

Para la completa identificación de un suelo o terreno

el ingeniero necesita saber lo siguiente:

- tamaño

- granulometría

- forma

- orientación

- composición química de las partículas

- las fracciones coloidales y sedimentables que contiene.

No obstante, las propiedades físicas del suelo pueden hacerse variar

9
considerablemente mediante la incorporación de pequeñas cantidades de
sustancias químicas la aplicación de métodos electroquímicos.

Cuando las propiedades superficiales de las partículas son importantes, las formas
de éstas adquieren por lo menos la misma importancia que la granulometría. En
condiciones normales, una característica significativa es la ubicación relativa de
las partículas dentro del suelo, lo que determina la resistencia a los
desplazamientos internos y constituye, por lo menos, una medida cualitativa de las
fuerzas de resistencia a las fuerzas cortantes y a la compresión.

Se han realizado muchos intentos de clasificación de los suelo o terrenos con


base en propiedades comunes e identificables. Sin embargo, conforme se ha ido
acumulando información acerca de las propiedades de los suelos, los sistemas de
clasificación se han tornado cada vez más elaborados y complejos.

Una de las principales dificultades consiste en que se quieren utilizar las mismas
clasificaciones para distintos usos; por ejemplo, un sistema utilizable para el
diseño de carreteras ya no es tan útil cuando el problema se relaciona
básicamente con el diseño de cimentaciones para edificios.

Humedad del suelo

El agua suele estar


presente en los suelos o
terrenos en forma de una
delgada capa absorbida a
la superficie de las
partículas o como líquido
libre entre éstas.

Si el contenido de agua de
un suelo está
principalmente en forma
de capa, o humedad absorbida, entonces no se comporta como líquido. Todos los
sólidos tienden a absorber o condensar en su superficie cualquier líquido (y gas)

10
que entra en contacto con ellos.

Las capas delgadas de agua son más fuertes que el agua de poros. En 1920,
Terzaghi estableció que las películas de agua de menos de 5.04 x 10-5 mm de
espesor se comportan como semi-sólidos; no hierven ni se congelan a
temperaturas normales.

En consecuencia, con lo anterior, los suelos o terrenos saturados se congelan con


más facilidad que los suelos anegados, y los cristales de hielo crecen al tomar
humedad libre de los poros. Luego un deshielo repentino libera grandes
cantidades de agua, lo que suele tener
drásticos resultados. Cuando los líquidos
se evaporan, lo primero que hacen es
formar capas, por lo que se requiere un
considerable aumento térmico para
efectuar el cambio de estado entre la
película líquida y el vapor. Por
consiguiente, el efecto de temperatura
sobre el estado físico del suelo se
explica en términos de la reducción del
espesor de las capas de líquido al
elevarse dicha temperatura.

La presencia de humedad en el suelo o terreno es fundamental para controlar la


compactación. La mejor manera de efectuar la compactación de suelos, sea por
medios artificiales o naturales, es bajo condiciones de humedad bastante
definidas, ya que la redistribución de las partículas del suelo para que ocupen un
menor volumen no es posible cuando se carece de suficiente humedad para cubrir
cada gránulo. La película de agua hace las veces de lubricante, lo que facilita los
movimientos relativos de las partículas, y su tensión capilar las sostiene en su
sitio. Desde luego, si los granos son de menor diámetro se necesita más agua a
fin de lograr mejor estabilización que en el caso de partículas más gruesas.

11
7. Procedimiento de diseño
Estabilización

Se ha utilizado un gran número de métodos para estabilizar los suelos


colapsables, pero los más usados siguen siendo sustitución y compactación.

a) Sustitución

Los materiales colapsables son reemplazados por otros carentes de estructura


inestable. Los materiales sustituyentes, en general, deberán compactarse de
acuerdo con criterios de compactación especificados.

b) Compactación

La compactación rompe la estructura inestable del suelo reduciendo su relación


de vacíos y, por consiguiente, su potencial colapsable. Para tal fin se puede usar
rodillo de tambor vibratorio o el proceso de vibroflotación. La saturación del
terreno facilita en gran medida la compactación, logrando un mejoramiento más
significativo del suelo. La profundidad del suelo mejorado puede llegar hasta
alcanzar los 5.0 m. Los suelos de mayor profundidad pueden estabilizarse
mediante la técnica de compactación dinámica profunda, en la cual son inducidos
grandes asentamientos de suelo por el efecto de impacto de la caída de una
masa.

c) Presaturación

Se satura el terreno de construcción antes de realizar la obra. La saturación


puede lograrse mediante inundación en la superficie de terreno y perforación de
pozos. Si el suelo solamente es colapsable hasta un nivel de esfuerzo superior a
su peso propio, se requiere la compactación para lograr mejorar el suelo. Esta
técnica es efectiva cuando no se disponen capas impermeables que impiden el
flujo de agua. En general, los grandes asentamientos producen también un
excesivo agrietamiento en la periferia del área de saturación, el cual pone en
peligro a las estructuras vecinas. Por lo tanto, este método requiere de un predio
de construcción espacioso o algunas medidas de protección. En general, esta
técnica solamente es aplicable cuando el potencial de colapso no es alto y el

12
suelo en cuestión es solamente superficial.

d) Otras técnicas

Las perforaciones realizadas en el terreno se rellenan con materiales granulares;


los rellenos se compactan logrando que la masa de suelo compuesto reduzca su
potencial colapsable. Si el relleno es de cal, se puede lograr una estabilización
química adicional. Asimismo, se pueden introducir al suelo la cal, cemento u otros
aditivos mediante la inyección.

Si la disponibilidad económica del proyecto no justifica un mejoramiento


generalizado del suelo, se deben tomar en cuenta varios aspectos para el diseño
usando el terreno en su estado natural.

Control de flujo de agua

Se deben minimizar las posibles fugas en las tuberías. Si no se puede evitar por
completo la presencia de agua en el sitio, se deben disponer de drenajes
superficiales o subsuperficiales para que el agua tenga una salida rápida y
controlada.

Rigidización

Zapatas corridas reforzadas con contra trabes.

Los mayores daños a las estructuras provienen de asentamientos diferenciales.


Se debe rigidizar la estructura de la cimentación. No se deben utilizar zapatas
aisladas, y en su lugar, utilizarse zapatas corridas, preferentemente reforzadas

13
con contratrabes para un mejor comportamiento estructural como en la figura
anterior. Si el área de las zapatas alcanza un porcentaje mayor a 50% sobre el
área total de construcción se deben considerar losas de cimentación. En cuanto a
la evaluación de la capacidad de carga, se debe considerar la posible reducción
de resistencia al corte ante la saturación del suelo.

Cimentación profunda

La cimentación profunda es efectiva para reducir los daños posibles, pero casi
siempre a cambio de un alto costo de construcción. Los pilotes o pilas se
atraviesan por todo el estrato colapsable para transmitir las cargas a un estrato
estable. Se deben considerar en el diseño las fricciones negativas que puedan
causar los asentamientos del estrato colapsable.

8. Estudio de factibilidad
Una eficaz caracterización de sitio es fundamental para el éxito de un proyecto de
ingeniería. Este proceso de caracterización de sitio comienza con una revisión
completa de la información disponible, que va desde el clima y la hidrología, hasta
las características geológicas y sísmicas del sitio. Se basa en una serie de
medios, incluidos informes, mapas, fotografías aéreas, imágenes satelitales y
experiencia anterior en el sitio. Sobre la base de las evaluaciones iniciales,
preparar y llevar a cabo programas de investigación de sitio que, por lo general,
incluyen algunos (o todos) los aspectos listados a continuación:

 Calicatas y pozos de perforación


 Ensayos in situ, incluidos ensayos de penetración estándar (SPT) y
ensayos de penetración de cono (DCPT)
 Instalación de instrumentación incluidos piezómetros, pozos de monitoreo,
inclinómetros y cadenas de termistores
 Levantamientos geofísicos
 Recolección de muestras y ensayos de laboratorio

Después de la caracterización, continúa con el siguiente paso del proceso, que


consiste en la interpretación y la evaluación de las condiciones relacionadas con el

14
proyecto en cuestión. La práctica incluye la evaluación de la estabilidad de los
suelos empleando una serie de técnicas de modelación numérica y analítica,
además de evaluaciones de geoamenazas. Esta fase de evaluación podría incluir
aspectos relacionados con la estabilidad, la filtración y la deformación, que por lo
general requieren la estimación de las propiedades y parámetros del suelo, de la
roca basal y del agua subterránea que fueron obtenidos en terreno.

9. Diseño metodológico
Prueba de hipótesis

Los suelos son lo indispensable en la edificación de la obra, se puede encontrarles


en condiciones bastante aceptables para su uso directo, esto es de factibilidad
económica y es una de las variantes buscadas para este documento aunque
normalmente el suelo no presenta las condiciones óptimas y debe aplicarse el
estudio correspondiente, en el suelo colapsable por exceso de humedad se tendrá
que realizar el estudio, cuanto menos, como única alternativa de elección de sitio
para la colocación de la estructura cuya magnitud será determinada mediante la
conclusión del proceso del estudio del suelo.

el suelo colapsable por humedad es el más costoso en cuanto al mejoramiento de


su capacidad portante justamente por poseer este gran efecto de combinaciones
de factores que lo conforman de esta forma, el tratamiento a dársele es de
mejoras significativas, las inyecciones de materiales que mejoren las resistencias
de sus partículas o algo más efectivo como la colocación de una estructura interna
en este.

Proceso exploratorio

En la etapa de exploración y muestreo se definen las condiciones estratigráficas


del sitio mediante mediciones de campo y sondeos exploratorios con muestreo
alterado, que posteriormente permitan reprogramar la exploración con muestreo
inalterado. Los métodos de exploración se dividen en indirectos, semidirectos y
directos. Con los métodos indirectos se realizan mediciones indirectas de

15
propiedades físicas de los suelos y rocas mediante el método geo sísmico y geo
eléctrico: En el primer caso, se determinan la compacidad de los materiales,
profundidad de los contactos, espesor de los estratos, así como propiedades
dinámicas de los materiales; en el segundo método se definen la profundidad del
nivel freático, espesor de los estratos, profundidad de los contactos y estructuras
geológicas, Los métodos semidirectos consisten en realizar pruebas en el campo
para estimar las propiedades físicas y mecánicas de los suelos mediante
correlaciones empíricas previamente establecidas. Comúnmente se realizan
pruebas de penetración estándar (SPT) y de ser posible, pruebas con el cono de
penetración (CPT). Se han acumulado experiencias confiables para correlacionar
el número de golpes o resistencia de penetración con varias propiedades
mecánicas del suelo. En los métodos directos se obtienen muestras
representativas, alteradas o inalteradas que sometidas a pruebas de laboratorio
sirven para clasificar y determinar las propiedades físicas, mecánicas e hidráulicas
del suelo. Entre los más usados se encuentran excavación de pozos a cielo
abierto y realización de sondeos de exploración. Para estos últimos se utilizan
máquinas de percusión o rotación. 4 Las muestras representativas alteradas
sirven para clasificar los suelos, determinar propiedades índices y preparar
especímenes compactados, mismos que son sometidos a pruebas mecánicas en
laboratorio. Estas muestras se obtienen de pozos a cielo abierto, frentes abiertos
de excavación o mediante la prueba de penetración estándar. Las muestras
inalteradas son aquellas cuya estructura no es afectada por el muestreo y se
utilizan para clasificar los suelos y determinar, además de las propiedades índice,
las características mecánicas e hidráulicas. Estas muestras se obtienen en pozos
a cielo abierto y en los sondeos con tubo de pared delgada (tubo Shelby), el
muestreador Denison o el muestreador Pitcher.

Proceso descriptivo

El agua es el factor más importante para todos los suelos inestables aquí
considerados. Las condiciones de agua subterránea que se encuentran en el
terreno natural y que pueden ser modificadas por la construcción de obras
hidráulicas, deben ser parte esencial del estudio geotécnico. Se deben conocer

16
mediante pruebas de laboratorio y de campo las características del suelo, tales
como porosidad, grado de saturación y permeabilidad. Se deben determinar el
contacto entre la zona de aereación y la de saturación, el nivel freático, la
presencia y localización de acuíferos, acuitardos, acuíferos colgados, acuíferos
confinados y manantiales. El flujo de agua se presenta de diferentes maneras:
escurrimiento, infiltración y flujo regional. En este último pueden intervenir las
condiciones geológicas, tales como la estratigrafía, fallas e intrusión ígnea, así
como las condiciones hidrológicas: fronteras con manantiales, fronteras con la
costa, ríos, lagos y embalses. Los niveles de agua subterránea fluctúan por
precipitación, evaporación, transpiración, avenida, llenado y vaciado rápido. Las
presiones de poro pueden ser positivas (en compresión) o negativas (en succión).
Los modelos de flujo de agua no deben limitarse a la condición de saturación total;
el flujo de agua no saturado es más significativo para el estudio de suelos
expansivos y colapsables. Los resultados de modelos analíticos deben verificarse
por medio de mediciones de campo empleando pozos de observación y
piezómetros.

La consulta realizada sobre diversas demostraciones estratigráficas de suelos


colapsables dejan claro que la magnitud hasta la cual llegan a estar entre los tres
y cuatro metros de profundidad con homogeneidad de la masa predominante que
son arcillas húmedas para este caso. estas no pueden ser compactadas, por su
exceso de humedad no presentan consistencia alguna con lo cual deberá
realizarse una mejora de la consistencia reemplazando parcialmente el material
arcilloso, también existe la forma de colocar un sistema estructural o pilotaje el
cual es de ingeniería avanzada y su coste no es cómodo.

Se busca suelos estables con asentamientos despreciables, no es de prioridad


entonces establecer toda una estructura con pilotes existiendo el modo de
cimentación con la mejora del suelo, esta ya es de carácter más económico y su
aplicación es mucho más práctica.

17
10. Estudios básicos
Consideraciones generales

La primera cuestión que debe analizarse cuando se diseñan cimentaciones en


suelos susceptibles al colapso, es la probabilidad que el agente desencadenante
del fenómeno, el agua, pueda o no introducirse en el terreno y por ende
"sensibilizar" al suelo en donde se apoyarán las estructuras. Por definición, sin la
presencia del agua, el suelo no colapsa. Esta cuestión es significativa, puesto que
pueden existir numerosos casos en donde la probabilidad que el agua se infiltre en
el suelo sea lo suficientemente baja como para analizar la posibilidad de fundar la
estructura, considerando el comportamiento del suelo en su estado natural. Por lo
tanto cuando se hable de suelos potencialmente colapsables por humedecimiento,
no debe pensarse unívocamente en las soluciones ingenieriles que se utilizan en
suelos colapsables. Hecha esta aclaración, a continuación, se tratará de ofrecer
un panorama de las distintas soluciones ingenieriles que se adoptan en suelos
colapsables por humedecimiento, cuando las probabilidades de que se produzca
el fenómeno son altas.

El objetivo central de todas estas soluciones es prevenir las fallas estructurales o


de servicio que pueden sobrevenir sobre las estructuras construidas sobre
estratos de suelos colapsables. Aitchison (1973) divide a estas soluciones en:

a) Tratamiento del suelo colapsable con vista a eliminar la tendencia al colapso a


lo largo de todo el estrato de suelos desmoronables.

b) Diseño de elementos constructivos que eliminen o disminuyan a límites


razonables la posibilidad que se inicie el colapso.

c) Diseño de estructuras y/o cimentaciones insensibles a los asentamientos


provocados por el colapso, por ejemplo, fundaciones profundas apoyadas sobre
un manto profundo no sujeto a los asentamientos por humedecimiento.

El primer grupo de soluciones comprende los métodos de mejoramiento de suelo,


por medio de los cuales la susceptibilidad al colapso es eliminada, modificando las
propiedades resistentes del suelo mediante la compactación o la cementación de

18
los vínculos entre partículas. El segundo grupo incluye la adopción de medidas
constructivas tendientes a aislar el agua, de manera de evitar o disminuir la
presencia de condiciones favorables al colapso, admitiendo no obstante ciertos
riesgos. Finalmente, el tercer grupo engloba tanto las soluciones tradicionales por
medio de fundaciones profundas, como el diseño de estructuras con fundaciones
directas insensibles a los asentamientos diferenciales provocados por el colapso
del suelo.

En resumen, en el primer grupo de soluciones se interviene directamente en el


suelo, evitando así el colapso; en el segundo grupo se intenta evitar que se
produzca el colapso, sin modificar el suelo; y en el último grupo se construyen
estructuras y/o fundaciones que admitan y resistan los fenómenos provocados por
el colapso del suelo. Evstatiev (1988) señala que los mejores resultados han sido
alcanzados con una óptima combinación de las ventajas que individualmente tiene
cada uno de los tres grupos. La experiencia ha probado que las medidas
constructivas y las medidas de aislación del agua por sí solas no pueden resolver
todos los problemas de inestabilidad que provoca el colapso del suelo. Así, la
adopción de soluciones exclusivamente para la superestructura (por ejemplo:
fundaciones profundas), sin un adecuado diseño que eviten daños en los otros
elementos de la construcción, como pisos, desagües, etc., han provocado serios
daños en estas partes de la construcción, que podrían haber sido evitados
aplicando medidas tendientes a evitar el ingreso del agua en el terreno.

La eficacia del diseño adoptado en cada caso depende en gran medida de la


calidad de las investigaciones geotécnicas realizadas. La información básica que
éstas deben suministrar son: el espesor del manto de suelos colapsables y la
magnitud del colapso bajo peso propio o bajo carga de todos los estratos del perfil.
Una incorrecta estimación de estos parámetros puede llevar a proponer y construir
soluciones ingenieriles totalmente opuestas a las correctas. La confección de
perfiles de colapsabilidad como los presentados, permite establecer la existencia o
no de suelos auto colapsables, sus espesores aproximados y la profundidad a la
que se encuentran. Esta metodología de análisis es de gran ayuda, por ejemplo,
en la elección del procedimiento idóneo para estabilizar el terreno.

19
11. Períodos de diseño
Un EG (estudio geotécnico) no se hace en dos días, ni en una semana, a no ser
que consista en una simple comprobación de un terreno ya conocido. Por eso, si
se quieren hacer las cosas bien, se deben acometer 4 fases consecutivas, con sus
respectivas tareas:

1. Contactar con la empresa o el profesional colegiado que puedan realizar


estudios geotécnicos. Suministrar la información básica del solar y del
proyecto. Reconocimiento previo del terreno. Emisión del presupuesto.
2. Ejecución de la campaña de prospecciones (calicatas, sondeos mecánicos,
etc.). Normalmente requieren el empleo de maquinaria y algunos medios
auxiliares (accesos, permisos, agua, etc.). Levantamiento de secciones
geológicas del terreno y toma de muestras.
3. Preparación y realización de ensayos de laboratorio. Interpretación de los
datos y análisis conjunto de resultados.
4. Redacción y elaboración del informe: memoria, planos, fotografías y figuras.
Diseño final y edición.

También intervienen, en el tiempo de realización de un EG, el número de


prospecciones, su profundidad y el tipo de ensayos que se realicen (en ocasiones,
un sólo ensayo necesita 15 días); así como el desplazamiento necesario al lugar
de la parcela que es objeto del estudio.

Por todo ello, aún sin pretender dar reglas fijas, en condiciones normales la
realización completa de un EG para edificación requiere de 15 días a 2 meses,
siempre que se hagan las cosas bien.

12. Factibilidad en la población


Mes tras mes se mira como las constructoras construyen decenas de casas,
edificios y torres residenciales. Según las normas establecidas en el sector,
urbanización o residencial donde se construye es que se estima la cantidad total
en pisos o las dimensiones que debe tener la estructura. En unas zonas se
pueden construir edificios hasta un nivel en específico, quince pisos, por ejemplo.

20
En otras solo se permiten tres, cuatro o cinco niveles. Ahora bien, a la hora de
construir cualquier edificio de altura es preciso un estudio previo del suelo, y este
se hace para garantizar la estabilidad del mismo. Hoy en día las constructoras que
diseñan una casa de uno o dos niveles no se preocupan por hacer un estudio
previo del suelo donde se construye, ya que, al ser una obra de poco peso en
comparación con un edificio, y en combinación a que el estudio del suelo es una
inversión costosa.

Desde el momento en que se construye un edificio de más de tres niveles la


Alcaldía, exige un estudio previo del suelo donde se construye, para ver si es
seguro o si realmente garantiza la estabilidad de la obra. Anteriormente en este
país se construía sin tener en cuenta estos detalles, era por eso que se veía
tantos edificios en proceso de declive. La seguridad, ante todo. Un edificio de gran
altura necesita cimientos profundos, justo donde se encuentra tierra firme.

13. Propuesta del sistema

La propuesta del diseño dependerá tanto de los factores económicos como el tipo
de suelo donde se asentará dicha estructura.

Dependiendo del suelo en el que nos encontremos decidiremos que aspectos


ingenieriles tomar. Ya sea por métodos estructurales (Cimentaciones), control de
agua o estabilizaciones de suelo.

Cabe recalcar que los métodos estructurales son los más eficaces a la hora de
controlar asentamientos debidos a humedades del suelo, pero también son muy
costosos.

En cambio, los métodos de estabilización de suelo pueden ser los más


económicos pero su capacidad portante ante grandes cargas verticales no es muy
favorecedora a la hora de asentar la estructura de dicha magnitud.

21
14. Lugar y aplicación
En un país de alta sismicidad como Nicaragua, cualquier estudio geotécnico debe
contemplar la posibilidad de que las obras y terrenos de cimentación experimenten
algunos daños en sismos futuros. Un análisis sísmico geotécnico estudia
generalmente tres aspectos siguientes:

1. definición del ambiente sísmico.


2. evaluación de estabilidad y deformación sísmica del terreno.
3. determinación de fuerzas sísmicas que inciden en estructuras.

22
Conclusiones
Una vez realizado este trabajo se concluye que los problemas provocados por la
humedad pueden tener grandes repercusiones, tanto económicamente como
habitacionalmente, además se logró conocer aspectos importantes como los
siguientes:

 Se determina que los sistemas propuestos, pueden llegar a solucionar el


colapso de los suelos por exceso de humedad, mejorando la capacidad
portante de estos.
 Mediante el éxito que puede tener el sistema de tratamiento, se reconoce
que su aplicación puede estar implicada en el buen comportamiento de la
estructura.
 Mediante técnicas de exploración o examinación se ha determinado el
riesgo real que puede tener un suelo de este tipo en una construcción
dentro del país.

23
Recomendaciones
Lo principal para evitar tener problemas por humedad proveniente del suelo es
prevenir. Por ende, al momento de realizar un proyecto, sin importar la magnitud
que éste tenga, es imprescindible realizar a través de un profesional idóneo un
estudio formal del suelo sobre el cual se construirá, ya que no sólo basta con
revisar estudios hechos con anterioridad porque la humedad del suelo varía
considerablemente con el paso del tiempo.

Si los resultados del estudio realizado sugieren que la humedad del suelo puede
llegar a afectar la futura construcción, se debe proceder a elegir el mejor método
para lograr aislar las fundaciones de la vivienda para así evitar el contacto entre el
suelo y los materiales de construcción.

Se recomienda el estudio de tipo geotécnico y estructural para las diferentes


propuestas de cimentación suministradas en el informe, recomendaciones de
excavaciones, métodos constructivos, control de deformaciones y distorsión
angular, medidas de protección en los procesos constructivos, técnicas para el
mejoramiento o estabilización de suelos que pudiesen estar sometidos a algún tipo
de amenaza de tipo geológica o geotécnica, tales como presencia de suelos
colapsables, licuables o expansivos.

24
Bibliografía
 Barden, L., McGown, A. Y Collins, K. (1973) “The Collapse Mechanisms in
Partly Saturated Soil”. Engineering Geology, Amsterdam, The Netherlands,
49-60.

 Bonilla R. O. y Espinosa de los Monteros J. L. B. (1998) “Evaluación del


colapso de los suelos en algunos sitios de la zona metropolitana de
Guadalajara”. XIX Reunión Nacional de Mecánica de Suelos, Puebla, Vol. I,
469-474.

 Bowles, J. E. Foundation Analysis and Design. 4a ed. McGraw Hill, New


York.

 Casagrande, A. (1932) “The Structure of Clay and Its Importance in


Foundation Engineering”. J. Boston Soc. of Civ. Engrs. Vol. 19, No. 4, 168-
209.

 Clemence, S. P. y Finbarr, A. O. 1981. “Design Considerations for


Collapsible Soils”. Journal of Geotechnical Engineering Division. ASCE.
Vol. 107, GT3, 305- 317.

 Denisov, N.Y. (1951) Construction Properties of Loess and Loess-like


Loams, 1ra ed. Gosstroiizdat Moskow, 133. Ver también en Rogers, C. D.
F., Dijkstra, T. A. y Smalley, I. J. (1994) “Hydroconsolidation and
Subsidence of Loess: Studies from China, Russia, North America and
Europe”. Engineering Geology, 37 (1994) 83- 113.

25

También podría gustarte