Está en la página 1de 3

Desarrollo del psicoanálisis en las

instituciones.

por Thomas Roïc[1] | 27 de enero de 2016

El psicoanálisis ha cruzado el umbral de la institución, anqueado por el


término "aplicado" que indexó el de "terapéutico". El psicoanálisis, llamado
"aplicado a la terapéutica", se diferenció así del psicoanálisis "puro", y este
último apunta a algo más allá del cuidado que concierne a la verdad y las
elecciones apropiadas del sujeto.

Es cierto que la práctica en una institución no siempre sigue las


características que todos atribuyen al simposio singular con el psicoanalista:
es raro que sean solo dos y las condiciones de la transferencia no se dan de
inmediato, sino que Requiere estrategia y anticipación. A estas distinciones
relacionadas con el dispositivo, se han agregado otras: en la institución, la
práctica apunta a aliviar el síntoma, mientras que el psicoanálisis puro busca
tocar la base fantasmática en el origen de lo que hace que el sujeto sufra. , es
decir, su relación con lo real. 

En de nitiva, el descanso fue consumido. Y se han a rmado los conceptos


para marcar esta distinción: "la práctica de muchos" o, por ejemplo, se han
observado prácticas diferentes en el lugar de pago.

No obstante, al igual que el nombre del padre, la esencialización del


psicoanálisis en su forma pura se cuestiona en el curso de la elucidación de la
última enseñanza de Lacan. "En el psicoanálisis extracorpóreo", escribe
Jacques-Alain Miller, "la diferencia entre el psicoanálisis puro y el
psicoanálisis aplicado a la terapéutica es una diferencia inesencial. 1 La
distinción entre el síntoma y la fantasía en que se basa la oposición anterior
tiende a reducirse con la promoción del término sinthome.
Por lo tanto, el marco general que subyace a nuestra acción debe ser
repensado: el signi cante ya no se concibe como lo que viene a morti car el
disfrute sino al contrario como lo que lo causa. Este giro de 180 grados lleva
a un replanteamiento de la práctica: ya no se trata de privilegiar el habla, de
saturar la vida cotidiana, sino de identi car en los diferentes registros lo que
puede permitir que el sujeto enrede lo que lo invade. . En lugar del
signi cante, se presta especial atención a lo que puede introducir una
ruptura. Ya sea que se apoye con un objeto o una escritura, se aferra al
cuerpo que habla.

Los escritos y conversaciones que tuvieron lugar durante el último día del
Courtil, en septiembre de 2015, trazan algunas líneas de trabajo, para apoyar,
nuevamente, con las contribuciones de la última enseñanza de Lacan, el uso
de su primer enfoque de es decir, unido a la función misma de la institución,
cuya función privilegiada es restringir el goce. Esto no se reduce a una
simple morti cación, sino que se abre posiblemente al buen uso de los
semblantes, a la introducción de la "presencia" de los analizados civilizados,
incluso a la incalculable aparición del acto analítico.

Para este primer número de 2016, Courtil Online también tiene la


oportunidad de dar la bienvenida a la contribución de Laurent Ottavi al ciclo
de conferencias de Courtil. Llegó a remontar, de manera muy estricta, las
visiones de las categorías en la captura de los fenómenos clínicos
relacionados con la lectura de este famoso caso de Freud que es "El hombre
de los lobos". Una vez más, se trata de la evolución de los conceptos en su
enlace con la clínica, pero no solo, ya que también podrá leer una
contribución esclarecedora a las noticias, o cómo se entrelazan
profundamente los aspectos clínico y político.

1 Miller J.-A., "Psicoanálisis puro, psicoanálisis aplicado y psicoterapia", The


Freudian Cause , No. 48, mayo de 2001, pág. 19.

Links

1. https://www.courtilpro.be/courtilenlignes/index.php/auteur/curriculum/thomas-
roic