Está en la página 1de 2

DISCURSO DE GRADUACIÓN BACHILLERATO

Bienvenidos sean todos los que están presentes en esta singular tarde.

“Decía Aristóteles en algún momento, que las raíces de la enseñanza son amargas, sin
embargo, la fruta es dulce. Qué razón tenía.” Aristóteles

Y poco a poco nos vamos dando cuenta que tras un duro trabajo se halla una grata
recompensa. Pero aún nos queda mucho lienzo sobre el que pintar nuestro paso en este
mundo. En ese lienzo se reflejará qué tanto hemos hecho, no sólo por nosotros, sino
también por los demás. Por aquellos que nos han brindado su apoyo, su consuelo en
momentos críticos. Aquellos consejos que nos han servido de cimiento para ir
construyendo poco a poco esa escalera que posiblemente nos permitirá llegar a una
cima, un lugar donde podremos observar el mundo que nos rodea con una visión distinta
a la que tuviésemos desde lo más bajo.

“Tienes una educación. Tu certificación es tu título. Puede que pienses en él como un


ticket para una buena vida. Déjame pedirte que pienses en una alternativa. Piensa en él
como un ticket para cambiar el mundo”. Tom Brokaw (periodista y autor
norteamericano)

Muchos de nosotros tomarán rumbos distintos. Cada uno aportará algo a la sociedad de
una manera u otra. Unos desde el campo científico, como medicina, ingeniería, física,
química, biología. Algunos lo harán desde los medios de comunicación, expandiendo
nuevos hallazgos encontrados sobre la historia de la humanidad. Unos cuantos harán un
cambio motivando la actividad física, la reflexión en el sentido filosófico. Otros se
encargarán de aquellos seres que conviven con muchos de nosotros, los animales. Y
finalmente, otros lo harán a través de la economía. A fin de cuentas, todos tenemos la
capacidad suficiente para hacer un pequeño, pero importante cambio.

No importa desde donde lo hagas. Si el fin es el bienestar de todos y de la naturaleza,


lugar al que llamamos hogar, entonces nunca te rindas. Si fallas una vez, piensa el
porqué. A continuación, levántate y vuelve a intentarlo. Inténtalo cuantas veces sea
posible, por más que falles una y otra vez, porque entonces no estarías fracasando.
Estarías luchando por aquello en lo que crees. Puede ser que otros sigan tu ejemplo. Si
consigues eso, podrás decir que has triunfado. Has logrado comunicar el mensaje y con
eso, habrás conseguido que más personas luchen por aquello que sea bueno, tanto para
ellos como para nuestro hogar.

“La educación es la llave para abrir el mundo, un pasaporte a la libertad”. Oprah


Winfrey

Si miramos unos años atrás, exactamente seis, veremos a aquellos chiquillos llenos de
alegría, energía, actitud, entrando por aquella entrada que a día de hoy se nos hace una
cosa común. Entramos porque nos tocaba entrar en este lugar, porque teníamos el
derecho a estudiar y cultivarnos. De toda la masa de renacuajos que entraron por
aquella entrada nos dividieron en 5 clases. Y es desde ese momento donde cada uno
comenzó su historia en este instituto. Muchos se conocían porque habían estudiado en el
mismo colegio. Otros no conocían a nadie. Al final daba igual porque entre todos
conseguimos hacer una fuerte unión.

Yo no puedo mencionar todos los momentos que cada uno de nosotros ha vivido en este
instituto pero algo que nos une es ese compañerismo que nos caracteriza. Daba igual si
alguien nuevo llegaba a estudiar y la mayoría de nosotros nos conocíamos. Toda la clase
sabía que esa persona ya se había convertido en parte de esa pequeña, pero especial
familia. Hemos compartido muchos momentos juntos, tanto buenos como malos, pero
juntos al fin y al cabo. A eso se llama ser una clase. Acompañarse no sólo en momentos
felices, sino también en aquellos momentos difíciles por los que todos hemos pasado
alguna vez. Estos dos últimos años han sido intensivos, creo que para todos. Pero eran
necesarios para nuestra formación de cara a una nueva y dura etapa que se nos avecina.
Tanto para aquellos que decidan ir a la universidad como los que decidan seguir
formándose a través de otro camino, acabar secundaria y bachillerato es una experiencia
que siempre van a llevar consigo.

Cabe mencionar que en todo este proceso hemos sido acompañados por unas personas
que han invertido su tiempo, su energía, sus conocimientos en formar jóvenes que sean
competentes en el futuro. Muchas de esas personas están aquí presentes. Y no sólo me
refiero a familiares, sino a aquellos profesores que han demostrado su interés en que
aprendiéramos. Nos han ayudado a formarnos con un sentido crítico de las cosas que
nos rodean. En cada clase era evidente la pasión que tienen por enseñar y su
preocupación por cada alumno. A todos estos profesores la promoción de 2016-2018 les
quiere dar las gracias por todo lo que han aprendido a su lado y por la enorme paciencia
que han tenido con muchos de nosotros.

A partir de este momento empieza otro capítulo para cada estudiante. Y con esto me
refiero tanto a los que vayan a graduarse como los que no, porque a fin de cuentas esos
compañeros han estado con nosotros estos años compartiendo risas, enfados, alegrías.
Ellos empezarán otra etapa, tanto si deciden repetir como si se dirigen hacia otra
dirección distinta al bachillerato. Todos nosotros hemos conseguido dejar una huella
indeleble en el lugar que ha sido nuestro segundo hogar durante tantos años.

Muchas gracias por todo y que disfruten de esta celebración.