Está en la página 1de 4

Fluidos Extracelulares

El fluido extracelular (ECF) denota todo fluido corporal fuera de las células.
El agua corporal total en los humanos representa entre el 45 y el 75% del
peso corporal total. Aproximadamente dos tercios de esto es fluido
intracelular dentro de las células, y un tercio es el fluido extracelular. El
componente principal del fluido extracelular es el fluido intersticial que
baña las células.
El fluido extracelular es el ambiente interno de todos los organismos
pluricelulares, y en aquellos animales con un sistema circulatorio de la
sangre, una proporción de este fluido es el plasma sanguíneo. El plasma y
el fluido intersticial son los dos compartimentos que constituyen al menos
el 97% del ECF. La linfa constituye un pequeño porcentaje del líquido
intersticial. La porción restante del ECF incluye el fluido transcelular
(aproximadamente 2.5%). También se puede considerar que el ECF tiene
dos componentes: plasma y linfa como sistema de entrega, y fluido
intersticial para el intercambio de agua y solutos con las células.

Función del Fluido


El fluido extracelular proporciona el medio para el intercambio de
sustancias entre la ECF y las células, y esto puede tener lugar mediante la
disolución, mezcla y transporte en el medio fluido. Las sustancias en el ECF
incluyen gases disueltos, nutrientes y electrolitos, todos necesarios para
mantener la vida. El ECF también contiene materiales secretados de células
en forma soluble, pero que rápidamente se unen en fibras (por ejemplo,
colágeno, reticular y fibras elásticas) o precipita en una forma sólida o
semisólida (por ejemplo, proteoglicanos que forman la mayor parte del
cartílago y los componentes del hueso). Estas y muchas otras sustancias
ocurren, especialmente en asociación con varios proteoglicanos para
formar la matriz extracelular o la sustancia "de relleno" entre las células de
todo el cuerpo. Estas sustancias se encuentran en el espacio extracelular y,
por lo tanto, todas están bañadas o empapadas en ECF, sin ser parte de la
ECF.
Control
El ambiente interno se estabiliza en el proceso de homeostasis. Los
mecanismos homeostáticos complejos operan para regular y mantener
estable la composición del ECF. Las células individuales también pueden
regular su composición interna por diversos mecanismos.

Componentes
El componente principal del fluido extracelular es el fluido intersticial que
rodea las células en el cuerpo. El otro componente principal del ECF es el
fluido intravascular del sistema circulatorio llamado plasma sanguíneo. El
pequeño porcentaje restante del ECF incluye el fluido transcelular. Estos
constituyentes a menudo se denominan compartimentos de fluidos. El
líquido transcelular incluye el humor acuoso en el ojo, el líquido sinovial en
las articulaciones, el líquido cefalorraquídeo en el cerebro y la médula
espinal, el líquido seroso en las membranas serosas que recubren las
cavidades corporales y en la saliva y otros fluidos intestinales (jugo gástrico,
jugo pancreático y otras secreciones intestinales), así como la perilinfa y la
endolinfa en el oído interno. El volumen de líquido extracelular en un varón
adulto joven de 70 kg es el 20% del peso corporal, aproximadamente
catorce litros.
El líquido intersticial y el plasma constituyen aproximadamente el 97% de la
ECF, y un pequeño porcentaje de esto es la linfa. El fluido intersticial es un
fluido que rodea las células, proporcionándoles nutrientes y eliminando sus
productos de desecho. Once litros de ECF son fluidos intersticiales y los tres
litros restantes son plasma. El plasma y el líquido intersticial son muy
similares porque el agua, los iones y los pequeños solutos se intercambian
continuamente entre ellos a través de las paredes de los capilares, a través
de los poros y las hendiduras capilares.