Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS


PROGRAMA CURRICULAR DE TRABAJO SOCIAL
ASIGNATURA TRABAJO SOCIAL INDIVIDUAL
ESTUDIANTE: KELLY JULIANA MONTAÑO PILLIMUE

RESUMEN TEORÍAS FREUDIANAS DE LA INFANCIA DE ESTANISLAO ZULETA


El texto inicia con el planteamiento de la pregunta: ¿Qué es el niño?; primero se detiene en la ilustración
de la tesis de que el hombre es producto de la sociedad, el ser hombre es algo que nos ocurre, se
aborda el proceso de reconocimiento e identidad en la fase del espejo por parte de los niños;
estableciendo las diferencias del proceso entre el niño del hombre y el niño salvaje.

“El hombre recibe del medio definiciones de lo bueno y de lo malo, de lo confortable y lo inconfortable
las cuales son formaciones sociales; también recibe de su contorno cultural la forma de ver y pensar el
mundo; y las actitudes afectivas típicas, lo cual es muy importante ya que demuestra que es falso “el
concepto de instinto referido a las conductas humanas. Todos los afectos humanos son aprendidos
dentro de una determinada organización social” (p.2). Ejemplos de esto se ven cuando se habla de la
tendencia instintiva de la madre a amar al niño (instinto materno) que no existe en todas las sociedades
ya que una conducta humana no se puede fijar como dada por la naturaleza, porque los sentimiento
afectivos de la madre hacia el niño son sociales no naturales. También la proyección que se tiene a
considerar iguales los fenómenos animales y humanos por ejemplo los celos de los cuales se puede
llegar a pensar son un dato de la naturaleza, hay sociedades donde estos son terribles pero en otras
sociedades su existencia es desconocida por completo. Tampoco se puede considerar los sentimientos
como heredados, diferentes investigaciones han indicado “que en el comportamiento, adquisiciones,
sentimientos e incluso la percepción humana son configurados por el medio” (p3). Esto se refleja en las
reacciones de diferentes pueblos ante la muerte, en algunos pueblos es un fenómeno trágico y en otros
por el contrario es considerada una buena cosa. Se presentan variaciones en las relaciones con el
cuerpo.

Con respecto al fenómeno de los niños salvajes que han sido separados de todo contacto con la
humanidad y en su mayoría adoptados en un periodo muy temprano por animales como lobos y osos,
el niño tiende a identificarse con los animales que lo han adoptado en cuanto a sonidos, posturas, formas
de caminar y andar, etc. En cuanto al lenguaje el problema es que no hay ninguno, ellos no reconocen
su imagen ante el espejo, en algunos se presentan comportamientos como los de los animales quienes
los cuales buscan quien está detrás del espejo lo contrario a como se presenta la fase del espejo en el
niño humano el cual “reconoce su imagen en el espejo a partir aproximadamente de los seis a los
dieciocho meses” (p.4). Esta etapa no es una maduración de nuestra sociedad ni del cerebro, hay casos
en donde nunca se presenta este reconocimiento; “eso depende de que el niño esté inscrito en una
cultura, si no, no reconoce nada” (p.4).

Esto remite al estudio del ingreso de los niños en una cultura, la interiorización de esa por parte de él,
que es el origen individual de la humanidad. Como sabemos el deseo en los humanos se refiere a un
objeto, “el mundo de los objetos está constituido por el lenguaje y el comienzo del lenguaje es también
el comienzo del mundo de los objetos, existen cosas y no solamente sensaciones… el lenguaje
constituye la permanencia y fijación del objeto al encontrar una palabra para ese objeto y su
independencia con relación a las impresiones propias” (p.4). Entonces vamos aprendiendo de la
existencia de las cosas a partir de su denominación; es decir el nombre genera la cosa como objeto. El
lenguaje permite la síntesis y objetividad de la cosa, que permite la organización de un conjunto amplio
de impresiones diversas que se reducen a una palabra, estos efectos del lenguaje no se dan en el mundo
animal.

En el abordaje del desarrollo del lenguaje, nos remite al problema de la adquisición de la imagen propia
en el espejo. En el estudio llamado estadio en el espejo como formador del Yo, Lacan hace una
diferencia del Yo como estructura diferenciada del Ello y el Yo como sujeto.

En su tesis inicial Sartre concibe al Yo más bien como un objeto para la conciencia, más no es la misma
conciencia, esta sería más el sujeto en el sentido lingüístico. También nos opone a toda filosofía derivada
o proveniente del cógito, es decir a filosofía de la conciencia de sí. El psicoanálisis se opone a la posición
del cógito y sus filosofías, refiriéndose en el texto principalmente a Sartre quien se basa en la fórmula
de Descarte “pienso luego existo” para “plantear que “uno puede equivocarse sobre el objeto, cuando
predica algo de ese objeto, pero el sujeto no puede equivocarse sobre sí mismo” (p. 6): Descartes
concibe el “Yo pienso” como el objeto propio de la certidumbre y veracidad.

Lacan plantea esta oposición del psicoanálisis y la filosofía del cógito por que ha demostrado que “la
conciencia de sí es adquirida por medio de identificaciones, y que no es primitiva ni originaria, es
producto del ingreso en el lenguaje, de la identificación con un nombre, y, luego de la identificación con
un imagen; la conciencia de sí surge de una relación social, es un efecto y no una propiedad íntima del
sujeto” (p. 7).

Para Marx el lenguaje no es el vehículo de transmisión de pensamientos que existen antes del lenguaje
sino que es la fábrica del pensamiento. Es en el lenguaje donde se produce el pensamiento; lo esencial
del lenguaje reside en la constitución y elaboración del pensamiento, elaboración del objeto de deseo y
la comunicación.
Nietzsche también hizo una crítica a la tesis de Descartes, la tesis freudiana de Nietzsche
fundamentalmente consistía en que “el pensamiento es en gran parte inconsciente, y en que es un
proceso no un acto” (p. 8). La certeza no procede de la conciencia sino de la demostración; también
discutió acerca de que una certeza no puede ser inmediata esta tiene que ser construida y mediatizada
por una demostración, es conquistada.

Lacan menciona el control adquirido del significante de la imagen, que en el niño se convertirán en
gestos en los que tratara la relación de su propio cuerpo a las personas incluso a los objetos de su
alrededor. También llama inanidad de la imagen a su carácter inexistente, además plantea que para
que exista un él es necesario que haya pasado por el lenguaje.

Para Lacan el pensamiento paranoico tiene ciertos rasgos necesarios en el proceso del pensamiento, el
primero de estos es la identificación que no es exclusiva de la paranoia, la identificación es generalmente
humana, con un esquema corporal que generalmente es el rostro de la madre “cuya aparición y
desaparición apena al niño es el objeto y pareja primera en la cual el niño ingresa, es la pareja de la
ausencia y la presencia. A partir de esa pareja se construye el lenguaje” (p.11).

De la posibilidad de ver una presencia en otro en su ausencia una desaparición y temor de desaparecer
el mismo da la posibilidad de ver su propia figura en el espejo y de identificarse con una imagen. Cuando
se identifica con un imagen también se descubre la muerte ya que si uno es aquel ese aquel puede
desaparecer; el hombre accede a la conciencia de muerte porque accede a la conciencia de vida. “para
saber que uno se va a morir es necesario saber que está vivo”.

Lacan plantea un reconocimiento de sí que quiere decir que reconoce que el es un cuerpo, una figura
existente y un objeto dentro del mundo. A partir de este conocimiento de sí, también se sabe que puede
dejar de existir. El niño se puede identificar con la madre o con un cuerpo en el espejo, esto no se da en
el desarrollo del conocimiento animal ya que estos no se identifican con nada. Esto permite una
definición de identificación: “Transformación en el sujeto cuando él asume una imagen, es la captura de
una estructura de comportamiento dada con todas sus virtualidades”. Esto implica que uno se identifica
con un esquema de comportamiento o estructura y no solamente con una figura determinada.

“Lo más importante para Lacan en el fenómeno del reconocimiento del niño en el espejo es encontrar el
ingreso del niño en lo que él llama una matriz simbólica, es decir, la posibilidad de designarse a sí mismo
como una imagen y al mismo tiempo como un hombre” (p.14). La diferencia entre el niño de los humanos
y el niño de los animales es que el niño del hombre se puede identificar en el espejo y con la madre, ha
sido nombrado y asume el nombre como algo con lo que se identifica, lo cual es un momento esencial
esta identificación fonética y de imagen se traduce en la doble matriz simbólica; en el caso de los
animales uno pronuncia un nombre que el asocia en forma condicionante, no es nombrado como un
existente para otro.

Por último se hace una aclaración y definición de:

El Yo ideal: es la primera forma de identificación donde el niño encuentra un objeto o posición narcisista
de la libido, su imagen como centro de deseo y de omnipotencia; también encuentra la identificación
primitiva con una imagen parental desligada de prohibiciones.

El ideal del Yo: es la identificación con la imagen que los padres aprueban o idealizan, es una
interiorización de las normas o imagen de adaptación global de las normas paternas.

El niño al ser el objeto de amor de la madre, le permite concebirse a sí mismo como un objeto para la
madre, identificándose con un nombre y le permite verse en el espejo.