Está en la página 1de 8

4.

LA INVESTIGACIÓN EN DISEÑO DE MODAS EN COLOMBIA

La educación superior resalta el papel social de la investigación científica


en la medida en que evidencia la conexión entre el trabajo y la satisfacción de las
necesidades colectivas del entorno. Sin embargo, como bien lo ha señalado Jean
Marc Levy, a partir de los trabajos de Derek de Solla Price: El valor social que
posee la tecnología y la investigación, es ante todo extrínseco. La investigación
científica genera, especialmente, una competencia tecno-científica colectiva que
se difunde mediante la enseñanza y permite la constante evolución y
competitividad del sistema industrial de producción e innovación (Marc, 1965-1972
citado por de Solla Price).

En la frase: «No hay docencia sin discencia» (Paulo, 1996) se habla de que
enseñar exige investigación, pero hoy en día se ha convertido, debido a los
medios digitales, en simplemente escribir en un buscador, y copiar y pegar el
resultado. Según la RAE, investigar es: “Realizar actividades intelectuales y
experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los
conocimientos sobre una determinada materia” (RAE). Sin embargo, hoy en día
investigar se ha convertido en una obligación que debe cumplir el estudiante para
obtener una buena calificación, y el propósito de aumentar el conocimiento, no es
muy claro en su quehacer.

Es aquí donde, a nivel de moda, se observa que Colombia hay poco


desarrollo en investigación científica donde la tendencia de los proyectos son
desde la cultura y las raíces ancestrales de comunidades como la comunidad
Kamsá de Sibundoy con el uso del trueque, realizada por estudiantes de la
Universidad de Diseño Industrial de la Javeriana, investigaciones de
“Competitividad y retos en la productividad del clúster textil -confección, diseño y
moda en Antioquía” Sin embargo en comparación con otros países, e incluso con
marcas como Adidas, las que están en constante investigación con fines
científicos para hacer nuevos procesos y productos aplicados a la moda, todavía
falta camino por recorrer.

Esta labor científica enfocada a la búsqueda de nuevos materiales


inteligentes y telas con propiedades específicas que satisfagan necesidades del
mercado, son escasos y tomados de países donde la industria se encuentra
enfocada y en constante desarrollo, tanto por parte del sector, como por la
academia. En Colombia este espacio no se genera debido a la falta de
actualización de los empresarios, el tamaño de la industria nacional, micros,
pequeñas y medianas empresas, estas últimas en menor cantidad, la falta de
recursos para invertir en tecnología, mano de obra calificada y una baja demanda
de productos, procesos o servicios con un componente de innovación, además la
ausencia de espacios y laboratorios adecuados que lo permitan la investigación.

La investigación es el fundamento de toda clase de proceso creativo en la


moda. Desde un análisis previo de tendencias para el sector de diseño en una
empresa, hasta la investigación requerida para la creación de un Moodboard en un
aula de clase. En el país es INEXMODA, instituto para exportación y la moda, la
encargada y líder en procesos de investigación y análisis de tendencias, que
consolida los informes de las macrotendencias, y conceptos de moda para las
personas interesadas en el sector, diseñadores y empresarios quienes pueden
conocer por medio de reportes, o en conferencias dadas en distintas ciudades del
país.
INEXMODA no solamente se dedica a organizar ferias. La parte
académica y de capacitación es igualmente importante. Durante varios años
se hicieron conferencias en diferentes ciudades del país con expertos en
varias disciplinas, según los intereses de cada sector. La idea era actualizar y
capacitar a los industriales en el desarrollo de nuevos productos. Hoy en día
se hace una programación academia en el centro de convenciones que se
denomina Pabellón del Conocimiento, en época de feria, y se elabora el
informe de tendencias cuatro veces al año para brindarle al sector la
información necesaria con suficiente antelación. (Ochoa, 2007)

Algunas universidades pagan por los reportes a INEXMODA, y a otras


plataformas nacionales e internacionales de análisis de tendencias como WGSN.
Esto presenta problemas porque a nivel educativo no todas las universidades e
instituciones pagan por este tipo de servicios, ya sea porque no cuentan con
capital suficiente para ello o porque cuando lo hacen, solamente tienen acceso a
esta información hasta después de un determinado tiempo de iniciado el proceso
de formación. También existe la situación en donde las plataformas solo son un
beneficio para los docentes responsables de socializar el contenido con sus
estudiantes. Esto genera problemas de maquila y copia, por no tener acceso
alguno a este tipo de plataformas de investigación y análisis de tendencias que
generen una línea de innovación en diseño e identidad, se cae en la copia y en la
reproducción de modelos ya establecidos por diseñadores y marcas.

Julián Posada, director de proyectos especiales de INEXMODA dice con


respecto al tema:

El industrial tiene que dejar ese pensamiento absolutamente dependiente de


modelos importados, hay que confiar en la capacidad e idoneidad de los
jóvenes diseñadores, que son capaces de proponer a partir de la
investigación, modelos alternativos de productos. Por ello hay que investigar
para contextualizarlos y para entender que aquello que pasa en la China y en
el Japón nos afecta, para que nos sintamos parte del mundo, para construir
proyectos con identidad. (Moda, 2007)

A nivel educativo, encontramos que no todas las universidades llevan a


cabo procesos de investigación que han sido registrados por Colciencias. Por
ejemplo, La Salle College realiza los procesos de investigación educativa con sus
estudiantes en ferias de saldos para su biblioteca textil, como parte del proyecto
de investigación de la Biblioteca textil de LCI Bogotá.
Por su parte, Taller 5 Centro de Diseño ha generado proyectos de
investigación, exposiciones y publicaciones; resultados implementados en
muestras de proyectos, como metáforas geométricas del programa de diseño de
alta costura y El Cabildo Indígena de Chía de Diseño Textil.

Así mismo, la Universidad Manuela Beltrán hizo un proyecto de


investigación cuyo resultado fue la creación de un Museo Virtual del Patrimonio e
Identidad Cultural de Santander. Este nace de la necesidad de reconocer e
identificar los distintos entornos y espacios, piezas indumentarias y objetos
utilitarios de categoría patrimonial que forjan la identidad cultural, lo autóctono de
las distintas comunidades, pueblos y etnias que lo conforman. De este trabajo se
realizó un artículo científico en la revista I+D Revista de Investigaciones.
(http://www.udi.edu.co/revistainvestigaciones/index.php/ID/article/view/38)

Sin lugar a duda, se reconoce la importancia de los procesos de


investigación en pedagogía y formación, dado que éstos generan un aporte
significativo hacia el cambio, y permiten un mejoramiento continuo en la calidad de
la educación, en la medida en que fomenten nuevas actitudes y valores,
favoreciendo también nuevos espacios para el desarrollo de relaciones entre el ser
humano, el entorno y el conocimiento.

Debido a que “ninguna sociedad se afirma sin el perfeccionamiento de su


cultura, de la ciencia, de la investigación, de la tecnología, de la enseñanza”
(Freire, 2000, p. 59). En los últimos años la investigación en educación en
Colombia ha intentado legitimar y conseguir mayor reconocimiento y viabilidad,
dado que la tradición construida en este campo es considerada por muchos como
incipiente, pero capaz de potenciar nuevos desarrollos y posibilidades altas de
crecimiento; principalmente porque la investigación tiene dos impactos centrales:

● Permite estudiar problemas relacionados con la educabilidad del ser


humano y la enseñanza de absolutamente todas las ciencias.
● Ofrece condiciones de mejoramiento necesarias en la formación de la
planta docente.

Sin duda alguna, es un impacto importante en la formación de estudiantes en el


ambiente del desarrollo científico, práctico y de investigación.

Según El Plan Sectorial 2010-2014 el MEN, en conjunto con varias


entidades como, El Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, El
Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, e instituciones
de educación superior, desarrollan una evaluación de la capacidad investigativa
del sector. El objetivo de este proceso es la identificación de nuevos proyectos e
iniciativas y el aprovechamiento de recursos y requerimientos de nuevas
propuestas de proyectos regionales ante la creación del Fondo de Ciencia y
Tecnología, en correspondencia al nuevo esquema propuesto por el Sistema
General de Regalías.

El Ministerio de Educación subsidia y apoya a 60 instituciones de educación


superior, mediante la modernización de sistemas de información en infraestructura
por medio de la dotación de laboratorios, salas de cómputo, bibliotecas y acceso a
bases de datos especializadas. Todo esto, para mejorar el ejercicio de la
investigación y la producción de conocimiento. El plan sectorial evalúa que la
implementación de las anteriores propuestas genere en el país por cada millón de
habitantes la existencia de 449 investigadores (cifra equivalente a las de Brasil y
México).

En conclusión, se observa que Colciencias tiene varios grupos de


investigación registrados, pero la mayoría de éstos no otorga un fin educativo
concreto, ni son reconocidos y se desarrollan solamente como parte de textos que
son archivados en bibliotecas universitarias como tesis de grado o simplemente
para obtener registros de investigación en universidades.
Si se parte la premisa que no existe un fuerte énfasis en la investigación
enfocada hacia el diseño de modas en el país, y el énfasis existente en términos
de investigación está realmente más aplicado y enfocado hacia el desarrollo
científico, que a otros aspectos como el social y humanístico que propende el
diseño y las ramas de las bellas artes, se encuentra que existe una necesidad de
fortalecer estas ramas tan importantes para la formación integral, y que se den los
espacios donde “lo que se pretende investigar, realmente, no son los hombres,
como si fuesen piezas anatómicas, sino su pensamiento-lenguaje referido a la
realidad, los niveles de percepción sobre esta realidad, y su visión del mundo”
(Freire, 1996, p. 113) que permite así un posicionamiento de lo que es y
representa en términos de moda como sociedad y cultura. La siguiente gráfica
muestra el proceso de grupos registrados frente a grupos reconocidos por año
desde el 2002 hasta el 2012 a nivel nacional:

Cuadro Colciencias 2002-2012

Ilustración 14: Grupos registrados frente a los reconocidos

Fuente: Colciencias- Plataforma ScienTI- Colombia- Enero 31 DE 2013


En la gráfica se encuentra un crecimiento constante tanto en los grupos de
investigación reconocidos, como en los que están registrados en la plataforma
durante el periodo del año 2002 hasta el 2012. Estos últimos, casi triplican a los
reconocidos por la institución. Además se observa que el porcentaje de grupos
reconocidos se mantiene entre estos años en un promedio del 35% y 40%. Se
evidencia también que el porcentaje más alto fue en el año 2005, con un 53.1% y
que no existe una constante creciente para el porcentaje de grupos de
investigación reconocidos.
Los resultados de Colciencias entre el año 2015 y 2016 son positivos
encontrando los siguientes resultados “atendiendo a los resultados de la medición,
el país cuenta con más investigadores y grupos de investigación reconocidos. Se
trata de 4.638 grupos, 17 % más que en la edición anterior y 10.042
investigadores, 21 % más que en 2014”. (Colciencias, 2016, párrafo 6)

Las investigaciones que se han iniciado a desarrollar en diseño de modas,


desde las instituciones de educación superior, se relacionan con los tejidos y
textiles, semillero de Escuela de Artes y Letras con el patronaje y con un tema que
viene siendo tendencia mundial “la moda sostenible” y universidades como la de la
Institución Universitaria Pascual Bravo, crean en el 2012 el Simposio de Diseño
Sostenible en temas de Diseño de Modas, Gráfico, Industrial, y Arquitectura y se

encuentra en su sexta versión. En el 2012 la Universidad de San Buenaventura


Seccional Medellín, en su Facultad de Artes Integradas Diseño Industrial, formula
un proyecto para realizar una revista virtual llamada “Revista Reverdeser: Diseño
Sostenible En Colombia” en donde se proyecta publicar artículos de divulgación de
las disciplinas de diseño de modas, industrial, gráfico, arquitectónico y de
servicios, sin embargo en la web no se encuentran las publicaciones de las
revistas. Con esto se concluye que el diseño de modas en una disciplina muy
joven en el país y tiene un vasto camino por recorrer en ámbito de la investigación
formativa, científica y en convenio con la industria nacional para generar productos
innovadores, licencias y patentes, y de esta manera dinamizar la industria
nacional.