Está en la página 1de 405

INTRODUCCIÓN ...................................................................................................................................

7
1. LAS NOCIONES DE JURISPRUDENCIA ......................................................................................... 8
2. LOS CRITERIOS DE SOLUCIÓN DE CASOS .................................................................................. 9
CAPÍTULO I AUTONOMÍA DEL TÍTULO EJECUTIVO ............................................................................ 11
1. GESTIONES PREPARATORIAS DE LA VÍA EJECUTIVA NO LIBERAN AL TÍTULO DE LA
OBLIGACIÓN DE SER AUTOSUFICIENTE ........................................................................................ 12

2. TÍTULO EJECUTIVO NO NECESARIAMENTE DEBE CONSTAR EN UN SOLO


DOCUMENTO............................................................................................................................. 23
3. TÍTULO QUE NECESITA SER CONCORDADO CON OTRO INSTRUMENTO
CARECE DE MÉRITO EJECUTIVO ....................................................................................... 36
4. VICIO EN TÍTULO EJECUTIVO NO PUEDE SUBSANARSE MEDIANTE
DECLARACIÓN O ACTO POSTERIOR DEL ACTOR ......................................................... 45
5. TÍTULO EJECUTIVO PUEDE ESTAR INTEGRADO POR VARIOS DOCUMENTOS
SI EXISTEN ENTRE ELLOS CONEXIONES JURÍDICAS CONCURRENTES................ 48
CAPÍTULO II CERTEZA DEL TÍTULO EJECUTIVO ............................................................................... 58
1. REQUISITOS DEL TÍTULO EJECUTIVO. CERTEZA DE OBLIGACIÓN. EXCEPCIÓN
DEL ARTÍCULO 464 Nº 7 DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL........................... 59
2. CERTEZA EXIGIDA COMO REQUISITO DE TODO TÍTULO EJECUTIVO ................ 64
3. AL DIVIDIRSE EN CUOTAS LA OBLIGACIÓN CADA UNA DE ELLAS TIENE
VENCIMIENTO PROPIO Y SE HACE EXIGIBLE A ESA FECHA. TIENEN MÉRITO
EJECUTIVO LOS DOCUMENTOS CUYO IMPUESTO SE PAGA POR INGRESO EN
TESORERÍA. COBRAR CAPITAL ADEUDADO MÁS LOS INTERESES PENALES NO
AFECTA LA CALIDAD DEL TÍTULO Y LA FUERZA EJECUTIVA DEL MISMO ............. 71
CAPÍTULO III TÍTULO EJECUTIVO SENTENCIA FIRME ....................................................................... 76
1. SÓLO CONSTITUYEN TÍTULO EJECUTIVO LAS SENTENCIAS FIRMES DE
CONDENA ................................................................................................................................... 77
2. SENTENCIA EXTRANJERA RECONOCIDA POR EXEQUÁTUR CONSTITUYE UN
TÍTULO EJECUTIVO PERFECTO .......................................................................................... 88
3. MÉRITO DE SENTENCIA JUDICIAL PUEDE SER IMPUGNADO POR MEDIO DE
NULIDAD DE DERECHO PÚBLICO ....................................................................................... 95
4. SENTENCIA JUDICIAL QUE RECHAZA UNA RECLAMACIÓN NO CONSTITUYE
TÍTULO EJECUTIVO. CONCEPTO DE SENTENCIA DECLARATIVA Y DE CONDENA
....................................................................................................................................................... 99
5. ACOMPAÑAR LIQUIDACIÓN DE CRÉDITO A TÍTULO EJECUTIVO NO LO
CONSTITUYE EN TÍTULO COMPUESTO .......................................................................... 104
CAPÍTULO IV TÍTULO EJECUTIVO COPIA AUTORIZADA DE ESCRITURA PÚBLICA .......................... 106
1. ESCRITURA PÚBLICA NO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO SI OBLIGACIÓN DE
QUE DA CUENTA ES CONDICIONAL ................................................................................. 107
2. ESCRITURA PÚBLICA POR LA CUAL SE CONSTITUYE UNA PERSONA EN
CODEUDOR SOLIDARIO NO REQUIERE ESPECIFICAR LA OBLIGACIÓN PARA
TENER MÉRITO EJECUTIVO ............................................................................................... 114
3. ESCRITURA PÚBLICA NO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO PARA EFECTOS
LABORALES ............................................................................................................................. 123
CAPÍTULO V ACTA DE AVENIMIENTO ............................................................................................. 130
1. VALIDEZ DEL ACTA DE AVENIMIENTO COMO TÍTULO EJECUTIVO.
FORMALIDADES QUE DEBE CUMPLIR. REQUISITOS QUE DEBE CUMPLIR UN
ACTA DE AVENIMIENTO PARA SER CONSIDERADA TÍTULO EJECUTIVO ............ 131
2. AVENIMIENTO. NO PAGO OPORTUNO DE LAS CUOTAS DEBE UTILIZAR COMO
TÍTULO EJECUTIVO YA SEA LA COPIA AUTORIZADA DEL AVENIMIENTO O EL
PAGARÉ MATERIA DE LA DEMANDA ................................................................................ 138
Capítulo VI Cheque ...................................................................................................................... 141
1. IMPROCEDENCIA DE GENERACIÓN DE UN NUEVO TÍTULO EJECUTIVO POR
CHEQUE CADUCADO ............................................................................................................ 142
2. CHEQUE EN GARANTÍA QUE SE LLENA CON POSTERIORIDAD A SU EMISIÓN
NO ES TÍTULO EJECUTIVO.................................................................................................. 149
3. CHEQUE NO PAGADO POR CIRCUNSTANCIA DE TENER FECHA INEXISTENTE
NO TIENE MÉRITO EJECUTIVO .......................................................................................... 152
4. CHEQUE CADUCADO NO CONSTITUYE UN TÍTULO EJECUTIVO ........................ 155
5. CHEQUE QUE TIENE MÉRITO EJECUTIVO. PROTESTO EL MISMO DÍA DE
FALLECIMIENTO DEL GIRADOR. INAPLICABILIDAD DEL ARTÍCULO 1377 DEL
CÓDIGO CIVIL ......................................................................................................................... 161
Capítulo VII Pagaré ...................................................................................................................... 166
1. NO TIENE IMPORTANCIA ESPACIO EN PAGARÉ DONDE NOTARIO PONGA SU
FIRMA DE AUTORIZACIÓN .................................................................................................. 167
2. PAGARÉ CARECE DE MÉRITO EJECUTIVO SI NO ES OPONIBLE A EJECUTADO
..................................................................................................................................................... 170
3. COPIAS FOTOSTÁTICAS AUTORIZADAS DE PAGARÉS NO CONSTITUYEN
TÍTULOS EJECUTIVOS .......................................................................................................... 177
4. CONCEPTO DE FIRMA. COLOCAR FIRMA EN DOCUMENTO SIGNIFICA QUE
SUBSCRIPTOR ACEPTA SU CONTENIDO ....................................................................... 190
5. AUTORIZACIÓN NOTARIAL DE LA FIRMA PUESTA EN UN PAGARÉ. NO ES
NECESARIA LA PRESENCIA DE LA PERSONA CUYA FIRMA SE AUTENTIFICA ... 196
6. PAGARÉ NO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO EN TÉRMINOS DEL ART. 434
Nº 4 SI NO FUE FIRMADO POR EL EJECUTADO............................................................ 206
7. MÉRITO EJECUTIVO DE PAGARÉS. NO CONCURRE SI NO SE PAGÓ IMPUESTO
DE TIMBRES ............................................................................................................................ 215
8. NO ES POSIBLE REVIVIR PAGARÉ EXTINGUIDO POR PRESCRIPCIÓN
MEDIANTE GESTIÓN PREPARATORIA ............................................................................. 224
9. PAGARÉ BANCARIO ADQUIERE MÉRITO EJECUTIVO CON ANOTACIÓN EN
LIBROS DEL SERVICIO DE IMPUESTOS INTERNOS E IDENTIFICACIÓN DEL
BANCO SUJETO O PRIMER RESPONSABLE DEL IMPUESTO ................................... 230
10. QUIEN INVOCA PAGARÉ DEBE PROBAR ESTAR AMPARADO POR IMPUESTO
SUSTITUTIVO DEL ARTÍCULO 3º DEL D.L. Nº 3.475...................................................... 234
Capítulo VIII Letra de cambio ..................................................................................................... 243
1. TÍTULO EJECUTIVO. LETRA DE CAMBIO SIN FIRMA DEL LIBRADOR ................ 244
2. SI PORTADOR NO PROTESTA LETRA DE CAMBIO POR FALTA DE PAGO SE
EXTINGUE LA RESPONSABILIDAD SOLIDARIA ............................................................. 247
3. NULIDAD DE LETRA DE CAMBIO NO IMPIDE SU COBRO EJECUTIVO ............... 255
CAPÍTULO IX CONFESIÓN DE DEUDA ............................................................................................. 259
1. TÍTULO EJECUTIVO PERFECCIONADO POR MEDIO DE CONFESIÓN SÓLO ES
OPONIBLE AL EJECUTADO ................................................................................................. 260
2. CONFESIÓN DE DEUDA DEBE SER REALIZADA POR LA PERSONA DEL
DEUDOR REAL PARA PERFECCIONAR EL TÍTULO EJECUTIVO. NO CABE
CONTRA REPRESENTANTE LEGAL .................................................................................. 271
3. LLAMAMIENTO A CONFESAR DEUDA Y RECONOCER FIRMA ES
IMPROCEDENTE CUANDO ACREEDOR TUVO TÍTULO EJECUTIVO Y ÉSTE
PERDIÓ SU EFICACIA JURÍDICA ........................................................................................ 274
4. CONFESIÓN DE DEUDA NO PUEDE SER UTILIZADA PARA REVIVIR TÍTULO
EJECUTIVO PRESCRITO ...................................................................................................... 277
5. CONFESIÓN FICTA NO PERMITE CONFIGURAR TÍTULO EJECUTIVO SI ES
DIRIGIDA CONTRA TERCERO ............................................................................................ 284
CAPÍTULO X RECONOCIMIENTO DE FIRMA .................................................................................... 292
1. CUANDO TÍTULO EJECUTIVO INVOCADO ES RECONOCIMIENTO DE FIRMA
PLAZO DE PRESCRIPCIÓN DE ACCIÓN EJECUTIVA SE CUENTA DESDE TAL
RECONOCIMIENTO ................................................................................................................ 293
2. OBJETIVO DE GESTIÓN PREPARATORIA DE RECONOCIMIENTO DE FIRMA.. 296
3. TÍTULO EJECUTIVO. PERFECCIONAMIENTO NO SE PRODUCE POR
RECONOCIMIENTO DE FIRMA SI TÍTULO NO ES AUTOSUFICIENTE ...................... 299
CAPÍTULO XI TÍTULOS ESPECIALES ............................................................................................... 303
1. REQUISITOS QUE DEBE REUNIR CERTIFICADO DEL ARTÍCULO 47 DE LEY DE
RENTAS MUNICIPALES PARA SER TÍTULO EJECUTIVO ............................................ 303
2. CERTIFICADO DE SECRETARIO MUNICIPAL QUE ACREDITA DEUDA DE
DERECHOS Y TASAS MUNICIPALES POSEE MÉRITO EJECUTIVO ......................... 311
3. CARÁCTER DE TÍTULO EJECUTIVO QUE SE OTORGA A LA CARTA DE
DESPIDO POR LA CAUSAL DEL ART. 161 DEL CÓDIGO DEL TRABAJO ES
MANIFESTACIÓN DEL PRINCIPIO DE CELERIDAD Y CONCENTRACIÓN ............... 317
4. ORIGINAL Y COPIAS AUTORIZADAS ANTE NOTARIO DE CONTRATO
COLECTIVO TIENEN MÉRITO EJECUTIVO ...................................................................... 322
5. CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO ACTA DE COMPARENDO EMITIDA POR LA
INSPECCIÓN DEL TRABAJO FIRMADA POR LAS PARTES ......................................... 332
6. FINIQUITO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO RESPECTO DE OBLIGACIONES
PENDIENTES QUE SE HUBIEREN CONSIGNADO EN ÉL ............................................ 337
7. DEMANDA EJECUTIVA SOBRE PRENDA SIN DESPLAZAMIENTO. PLAZO DE
PRESCRIPCIÓN. COMPLEMENTACIÓN DE TÍTULO ..................................................... 346
8. COPIA ÚNICA DE ESCRITURA DE MUTUO HIPOTECARIO CON CLÁUSULA A LA
ORDEN. COPIA CERTIFICADA NO ES TÍTULO EJECUTIVO. ARTÍCULO 69 Nº 7 LEY
GENERAL DE BANCOS ......................................................................................................... 351
9. FACTURA QUE NO CONSIGNA DATOS SOBRE LA RECEPCIÓN DE LAS
MERCADERÍAS. EXCEPCIÓN DE FALTA DE ALGUNO DE LOS REQUISITOS PARA
QUE EL TÍTULO TENGA MÉRITO EJECUTIVO, ACOGIDA ........................................... 355
10. FACTURA. REQUISITOS PARA QUE POSEA MÉRITO EJECUTIVO PARA SU
COBRO ...................................................................................................................................... 371
11. REQUISITOS SEÑALADOS POR LA LEY PARA QUE COPIA DE FACTURA
TENGA MÉRITO EJECUTIVO ............................................................................................... 379
12. SI NO SE ACREDITA ENTREGA Y RECEPCIÓN DE MERCADERÍAS LA
EXISTENCIA DE FACTURA NO PRUEBA LA COMPRAVENTA .................................... 383
13. FACTURA CUMPLE REQUISITO DE SEÑALAR DIRECCIÓN DE EMISOR CON
SEÑALAR LUGAR FÍSICO DONDE SE PRESTARON LOS SERVICIOS ..................... 388
CAPÍTULO XII TÍTULO EJECUTIVO CONTRA HEREDEROS .............................................................. 392
1. JUICIO EJECUTIVO NOTIFICADO A DIFUNTO PUEDE SER SEGUIDO CONTRA
HEREDEROS ........................................................................................................................... 393
2. TÍTULO EJECUTIVO CONTRA HEREDERO RESPECTO DE UN BIEN
HIPOTECADO A FAVOR DE UN BANCO ........................................................................... 399
3. NO PROCEDE NOTIFICACIÓN DE PROTESTO DE LETRA PAGARÉ O CHEQUE A
HEREDEROS DEL DIFUNTO. LÍMITE A ARTÍCULO 1377 DEL CÓDIGO CIVIL ........ 401
INTRODUCCIÓN

Esta obra forma parte de una colección que edita Thomson Reuters con el objeto
de entregar a la comunidad jurídica nacional los criterios de aplicación y solución de
casos de instituciones que tienen una masiva litigiosidad en tribunales y Cortes del
país.

La institución que hemos seleccionado en este texto es el título ejecutivo.

Estimamos conveniente, para una mejor comprensión de la obra, desarrollar


brevemente algunas líneas acerca del fenómeno de la jurisprudencia en nuestro
sistema jurídico.
1. LAS NOCIONES DE JURISPRUDENCIA

La expresión jurisprudencia puede ser analizada desde distintas perspectivas,


centrando la nuestra en lo que dicha expresión significa para la comunidad jurídica.
En dicho contexto, en Chile la jurisprudencia es posible concebirla de tres formas
muy diversas, aclarando que no nos referiremos al concepto de "precedente" propio
de los sistemas jurídicos de raíz anglosajona.

En una primera acepción, la jurisprudencia se entiende como el conjunto de


criterios interpretativos acerca de una norma legal; esto es, las diversas formas de
aplicación que los tribunales le dan a la ley.

A partir de la reforma del año 1995 a la Corte Suprema, este tribunal ha ido
paulatinamente fijando criterios unificados de cómo se deben interpretar y aplicar
las normas. Así surge una segunda acepción que tiende a la uniformidad y que es
posible advertir en algunos fallos. En efecto, advertimos hoy que las sentencias del
Máximo Tribunal y de las Cortes de Apelaciones utilizan frases como las siguientes:
"...Como lo ha señalado reiteradamente la jurisprudencia de esta Corte...", "...Según
la jurisprudencia de este tribunal..." o "siguiendo la sana doctrina de esta Corte".
¿Son sólo semántica dichas frases o evidencian una tendencia unificadora? A
nuestro parecer ello refleja más bien el interés de la Corte Suprema, e incluso de
algunas Cortes de Apelaciones, de sostener en el tiempo el criterio fijado sin un
propósito evidente de uniformar, sino de establecer soluciones de casos en forma
previa.

Una tercera noción ha ampliado el concepto de jurisprudencia a todas las


sentencias dictadas por las Cortes de Apelaciones y la Corte Suprema, propuesta
respecto de la cual no estamos de acuerdo. Autores nacionales que han realizado
investigaciones empíricas en este punto, han logrado constatar que un número
importante de los fallos que se dictan por dichos tribunales poco aportan en cuanto
a su argumentación jurídica. La jurisprudencia, en esta tercera vertiente, se plantea
como una propuesta argumentativa para la casuística, dotada de autoridad, ya que
al provenir de los Tribunales Superiores de Justicia, justifica la pretensión de una de
las partes de la controversia.
2. LOS CRITERIOS DE SOLUCIÓN DE CASOS

Sin perjuicio de lo anterior, la observación del fenómeno de soluciones judiciales


a los casos que llegan a las Cortes de Apelaciones y a la Corte Suprema permite
sostener que el sistema judicial chileno se inclina a la creación inorgánica de
soluciones de casos que se justifican en las más diversas fuentes jurídicas y que se
mantienen en el tiempo por el mismo tribunal que las creó.

Se trata, en la especie, de una producción permanente de soluciones casuísticas,


que se transforman en un modelo preestablecido que se aplicará a cada
controversia similar que se presente en que la o las normas jurídicas (instituciones),
cuyo sentido y aplicación se litigue, sean las mismas.

Hay, por lo expuesto, dos condiciones para que la "solución casuística" que se
construye por la Corte, la Sala o la integración de ésta, se aplique:

a) Identidad de caso, esto es que la controversia que se somete a conocimiento


de la Corte, ya sea mediante el recurso de apelación, de casación o nulidad, sea
similar a una que anteriormente se llevó a estrados y respecto de la cual se fijó un
criterio de solución.

b) Identidad de normas jurídicas en conflicto, lo que implica que la o las normas


que las partes invocan como aplicables al caso sean las mismas que se invocaron
en casos anteriores.

Dándose los dos supuestos expuestos, la Corte o la Sala de ella procede a aplicar
la "solución de caso" ya diseñada.

El análisis de las sentencias y sus respectivos holdings y argumentos que las


sustentan permite plantear que estamos en un proceso de desarrollo sostenido de
soluciones de casos que se mantienen en el tiempo y que las Cortes van
explicitando en los respectivos fallos como "criterios de solución".

La observación de este fenómeno permite sostener que las soluciones de casos


que las Cortes construyen y se van manteniendo en el tiempo, pueden ser:

a) Uniformes en el sistema judicial

Se trata de soluciones de casos que las Cortes han desarrollado, en forma vertical
o espontánea, y es la misma que se aplica en todo el sistema judicial, independiente
de la Corte, la Sala o la integración de la misma, siendo idénticos las soluciones y
los argumentos (holdings) que las sustentan.

b) Dispersas

Son las soluciones de casos que dependerán de cada Corte, Sala o integración
y que es posible observar en criterios dispares respecto de un mismo tipo de casos
con argumentos (holdings) similares para cada solución creada.

Cabe tener presente que la tendencia en el sistema judicial chileno es la


dispersión, la que se advierte entre Cortes, o entre Salas de la misma e, incluso, en
una misma Sala cuando se da la relación en Cortes de Apelaciones de 2 a 1 o 1 a
2 y en las Salas de la Corte Suprema 3 a 2 o 2 a 3.

En este último caso, el voto de mayoría sustenta una solución y criterio que se
mantiene en el tiempo, hasta que el voto de minoría pase a ser de mayoría,
quedando reflejadas ambas posiciones en las sentencias en los votos disidentes.
CAPÍTULO I AUTONOMÍA DEL TÍTULO EJECUTIVO
1. GESTIONES PREPARATORIAS DE LA VÍA EJECUTIVA NO LIBERAN AL TÍTULO DE LA
OBLIGACIÓN DE SER AUTOSUFICIENTE

SUMARIO: Por medio de las gestiones de reconocimiento de firma o la confesión


judicial, ambas preparatorias de la vía ejecutiva, se busca dotar de mérito
ejecutivo a una obligación preexistente que, por lo mismo, aunque ha nacido a la
vida jurídica no tiene aparejada dicha cualidad, de tal suerte que en virtud de la
gestión previa no se la crea o establece, sino únicamente se le otorga mérito
ejecutivo, constituyéndose en el título que contiene la gestión respectiva. La
circunstancia de haber quedado preparada la vía ejecutiva, en los términos del
artículo 436 del Código de Procedimiento Civil, no libera al título así obtenido de
la exigencia general en orden a que ha de ser autosuficiente, esto es, debe dar
cuenta, por sí sólo, de una obligación de dar, de hacer o de no hacer y, además,
de una que sea líquida y actualmente exigible (considerandos 3º y 4º de la
sentencia de reemplazo). El solo hecho de haber reconocido su firma, no
transforma al ejecutado en obligado al cumplimiento de una deuda a todas luces
debitada (considerandos 9º de la sentencia de casación y 5º de la sentencia de
reemplazo).

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema

Tipo de recurso: Casación en la forma y en el fondo

Rol: 7296-2012

Fecha: 20/05/2013

Cita online: CL/JUR/1069/2013; 65131

Partes: Víctor Espinoza Vera con Aurora Espinoza Vera

Magistrado s : Segura Peña, Nibaldo; Araya Elizalde, Juan; Silva Gundelach,


Guillermo Enrique

Redactor: Pfeffer Urquiaga, Emilio

Abogado integrante: Pfeffer Urquiaga, Emilio; Lecaros Zegers, Raúl


Voces : acción ejecutiva - acción judicial - casación - casación en el fondo -
confesión ficta - derecho comercial - derecho procesal - excepciones - inhabilidad
del título - instrumento mercantil - juicio ejecutivo - mérito ejecutivo - obligación
de dar - preparación de la vía ejecutiva - reconocimiento de firma - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


436 - Código de Procedimiento Civil

Hechos: Una persona acciona ejecutivamente en contra de otra, la que opone


excepciones, siendo éstas rechazadas por el tribunal de primera instancia. El
ejecutado apela, pero el tribunal de segundo grado confirma la sentencia. Este
veredicto es impugnado mediante recursos de casación, pero el Máximo Tribunal
anula de oficio la sentencia, dictando una de reemplazo que acoge la excepción
del artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil y rechaza la ejecución

TEXTO COMPLETO:

I. Sentencia de casación

Santiago, veinte de mayo de dos mil trece.

Visto:

En estos autos Rol Nº 1.001-2009, seguidos en procedimiento ejecutivo ante el


Segundo Juzgado Civil de Rancagua, don Víctor Espinoza Vera interpuso demanda
en contra de doña Aurora Espinoza Vera, solicitando que se despachara
mandamiento de ejecución y embargo a objeto de requerir a esta última para que
suscribiera el traspaso de 4.997 acciones, dentro de tercero día o el que dispusiera
el tribunal, bajo apercibimiento de que si así no lo hiciere, la escritura sería suscrita
por el juez en representación de la deudora.

El actor basó su pretensión en que, citada a la presencia judicial en gestión


preparatoria previamente realizada, la contraria reconoció su firma puesta en
documento que se le exhibió, habiendo quedado establecido que esta última le
adeuda el traspaso de 4.997 acciones de las cuales ella es titular.

Haciendo presente que se trata de una obligación determinada, actualmente


exigible y no prescrita, solicitó lo reseñado en un comienzo.

La demandada, en su defensa, planteó las excepciones de los numerales 2, 4, 7


y 14 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil. Sobre las que incumben a
la presente sede procesal, esto es, la falta de requisitos o condiciones legales para
que el título tenga fuerza ejecutiva y, en subsidio de ésta, la nulidad de la obligación,
la demandada argumentó que, tras seis meses en que la causa estuvo paralizada,
se dictó una resolución que no fue notificada conforme a lo dispuesto en el artículo
52 de la compilación procesal del ramo, por lo que la sentencia interlocutoria de 4
de mayo de 2011 —que tuvo por preparada la vía ejecutiva— no le empece, al haber
sido dictada al margen de las normas procesales y sin haber sido notificada en
forma legal. En subsidio de lo anterior, expresó que si la obligación y la consiguiente
acción persecutoria nacen o se generan a partir del éxito o consumación de la
gestión preparatoria y ésta carece de los requisitos legales, tal obligación y su
respectiva acción son nulas.

Al evacuar el traslado correspondiente a esas excepciones, el actor expuso que


la ejecución se encuentra debidamente preparada, porque, si bien el citado artículo
52 contempla la notificación en casos específicos, el artículo 55 expresa que aun
cuando no se haya verificado notificación alguna, se tendrá por notificada una
resolución desde que la parte a quien afecte haga en el juicio cualquier gestión que
suponga conocimiento de ella, sin haber antes reclamado la falta de notificación que
alega, circunstancia que ocurrió en la especie. Añadió que en el presente caso, la
ejecutada una vez notificada la demanda y requerida de pago debió reclamar la falta
de notificación de la resolución aludida, y posteriormente, en forma subsidiaria
oponer las excepciones que estimaba convenientes.

Por sentencia de catorce de enero de dos mil doce, escrita a fojas 70, dictada por
la señora juez subrogante del tribunal mencionado en el primer párrafo, se
rechazaron todas las excepciones opuestas por la ejecutada y se hizo lugar a la
demanda, ordenando suscribir el documento de traspaso de 4.997 acciones por la
ejecutada, de las cuales ella es titular en Agrícola y Ganadera San Sebastián S.A.,
dentro de décimo día de ejecutoriado el fallo, bajo apercibimiento de suscribirse por
el juez en representación de la deudora.

Recurrido de casación en la forma y apelado ese fallo por la ejecutada, la Corte


de Apelaciones de Rancagua, en sentencia de veinte de agosto pasado, escrita a
fojas 187, rechazó el primero de esos arbitrios y confirmó la sentencia en alzada.

En contra de esta última decisión, la ejecutada ha deducido recursos de casación


en la forma y en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:
Primero: Que según se ha reproducido en lo expositivo de este fallo, la parte
ejecutante encaminó su libelo de fojas 22 en el ejercicio de la acción ejecutiva de
una obligación de hacer, concretamente, que la ejecutada fuera apremiada para que
suscribiera el documento de traspaso de acciones que mencionó; pretensión que
esta última enfrentó por medio de cuatro excepciones de la nómina estatuida en el
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, puntualmente, las excepciones 2ª,
4ª, 7ª y 14ª de la norma en mención;

Segundo: Que, del mismo modo, ya se dejó expresado que los jueces de la
instancia desestimaron todas las excepciones formuladas por la ejecutada e
hicieron lugar a la demanda, ordenando a esa litigante suscribir el documento de
traspaso de 4.997 acciones de las que es titular en la sociedad anónima Agrícola y
Ganadera San Sebastián, dentro de décimo día de ejecutoriado el fallo, bajo
apercibimiento de ser suscrito en su representación por el juez de la causa;

Tercero : Que la sentencia objeto del recurso, junto con determinar que en autos,
con lo actuado por la ejecutada, se configuró lo dispuesto en el artículo 55 del
Código de Procedimiento Civil en cuanto a la falta de notificación por cédula de la
resolución que tuvo por preparada la vía ejecutiva, pese a que se dictó luego de seis
meses de haber estado paralizado el juicio, resalta el tenor y mérito del documento
denominado "acuerdo", fechado el "27.03.07", respecto del cual se llevó a efecto la
gestión preparatoria de la vía ejecutiva.

En efecto, la Corte de Apelaciones de Rancagua destaca que ese documento,


más allá de no constituir propiamente el título —porque lo es el reconocimiento
judicial de la rúbrica puesta por la ejecutada en el mismo—, resulta un antecedente
clave para la resolución del pleito. Los sentenciadores observan que por medio del
instrumento en mención, la ejecutada "traspasa acciones a Jorge Espinoza
mediante adjudicación de bienes de Agrícola y Ganadera San Sebastián S.A. por el
equivalente al número de acciones: 4.997", estipulándose, además, que "Las partes
determinarán los bienes equivalentes a adjudicaciones por las 4.997 de Jorge
Espinoza Vera".

Sin duda —considera la Corte—, el citado documento denominado "Acuerdo" por


los firmantes, constituye un contrato bilateral, dado que se trata de una convención
destinada a crear obligaciones para ambas partes, y conmutativo, porque las
obligaciones se miraban como equivalentes, según se colige de la voz "tal" que en
la cláusula segunda se confiere al precio en bienes de la sociedad, a cambio de las
acciones.
La sentencia define que, si hubiese sido planteado oportunamente, es indudable
que la obligación equivalente por el traspaso de las acciones pretendidas no se
encontraba determinada, ni al momento del contrato, ni lo ha sido después, antes
de presentarse la demanda, lo que se concluye no sólo por la voz futura
"determinarán" empleada en el documento en mención, sino que, especialmente,
por el tenor de las alegaciones efectuadas al respecto, que no mencionan su
cumplimiento, el que tampoco parecía fácil de satisfacer, por la falta de elementos
de juicio que exhibe el acuerdo en cuestión, y teniendo en cuenta, en particular, que
el precio del traspaso de las acciones se hace equivalente a la "adjudicación" en
bienes de la sociedad y, como se sabe, los bienes de una sociedad sólo pueden
adjudicarse una vez desaparecida ésta, caso en que las acciones dejan de tener un
contenido patrimonial.

Se agrega que, dentro de esa hipótesis, no podría haberse perdido de vista lo


dispuesto en el artículo 1552 del Código Civil, en conformidad con el cual, la
ejecutada pudo haber alegado que al título de marras le faltaban requisitos para
tener fuerza ejecutiva, en virtud de una obligación a la sazón inexigible.

Sin embargo, para los magistrados de segunda instancia lo determinante es que


no fue en base a dicho argumento —recién introducido en la litis a propósito del
recurso de apelación— que la ejecutada sustentó dicha excepción, sino en relación
a una supuesta falta de notificación de la resolución constitutiva de la vía;
condiciones en que la Corte de Apelaciones entiende que se carece de facultades
para obrar de oficio y, por consiguiente, no obstante lo expresado, termina por
concluir que no le es posible resolver dicha excepción sino en la forma en que lo
hizo el juez a quo.

Finalmente, en cuanto a la nulidad de la obligación, el tribunal de apelación


destaca que ella requiere, tal como lo admite la propia ejecutada, de una declaración
judicial que no se ha formulado en la especie, de modo que tampoco podía haberse
acogido la excepción con dicho fundamento;

Que, según se sabe, el procedimiento ejecutivo exige, para ser tal, de la


concurrencia de un título con el mismo apelativo, "ejecutivo", y que para ser tal
precisa de una serie de requisitos legales que, justamente, le asignan la fuerza
necesaria para sostener la ejecución. Es claro, también, que esos requisitos deben
reunirse al inicio de la causa, esto es, han de constar al momento de despachar el
correspondiente mandamiento de ejecución y embargo. Esta constatación se
encuentra a cargo del tribunal ante quien se impetra la ejecución.
De entre esos requisitos del título sobre el que descansa el procedimiento
ejecutivo, las razones del fallo de la Corte de Apelaciones de Rancagua ponen de
relieve el primordial: el título debe contener una obligación de dar, hacer o no hacer.
Esa es la deuda que habrá de ejecutarse en la causa y, sin ella no cabe apremio ni
ejecución posible.

Pues bien, los sentenciadores de alzada advirtieron que en el caso sub lite la
obligación que subyace al título originado en la gestión preparatoria de la vía
ejecutiva no da cuenta de una obligación exigible, sin embargo, determinaron la
inocuidad de esa constatación debido a que la parte ejecutada no la había
incorporado a la controversia;

Quinto: Que no debe perderse de vista que esta Corte Suprema ha resuelto que
el tribunal sentenciador tiene autorizado pronunciar su fallo sobre la base de
consideraciones diversas de aquellas que hubieran invocado las partes. Tal
proceder no acarrea el vicio de ultra petita, en la medida que la sentencia se dedique
a tratar y decidir la cuestión o cuestiones propuestas por las partes;

Sexto: Que en lo que atañe a la presente causa cobra relevancia el deber que el
artículo 441 del Código de Procedimiento Civil impone al tribunal que haya de
proveer una demanda ejecutiva. Esta norma le manda examinar el título y
despachar o denegar la ejecución, sin audiencia ni notificación del demandado.

Ese trascendente mandato legal al juez es sin duda directo, no requiere que
ninguno de los litigantes inste por el mismo, sin perjuicio, claro está, de la gama de
excepciones con las que más adelante contará el ejecutado, en caso que la
ejecución sea admitida y siga su curso;

Séptimo: Que según se anotó en el motivo cuarto, el requisito esencial que habrá
de aparecer del título que se pretende ejecutivo es la deuda, la obligación cuyo
cumplimiento se persigue por el ejecutante.

Luego, los efectos de una deficiente observancia de ese deber legal del juez de
la causa, en orden a verificar que la ejecución incoada exhibía ese primer requisito
básico, trascienden al momento procesal al que era inherente, permitiendo que,
incluso, sea abordado por el tribunal superior que lo suceda en el conocimiento y
fallo de la litis, tal como sucedió en la especie.

En el contexto que se viene describiendo y dadas las reflexiones de los jueces de


segunda instancia que conocieron de esta causa, se hace innegable que éstos
debieron proseguir en su raciocinio, en lugar de abandonarlo, abordando lo atinente
a la efectiva existencia de una obligación susceptible de ser ejecutada como
requisito insoslayable de todo título que se pretenda con el carácter de ejecutivo,
obteniendo las conclusiones jurídicas que de ello provinieran para efectos de zanjar
adecuadamente el presente pleito;

Octavo: Que el Código de Procedimiento Civil, en sus artículos 169, 170 y 171,
regula las formas de las sentencias.

A su vez, el artículo 5º transitorio de la Ley Nº 3.390, de 15 de julio de 1918,


dispuso: "La Corte Suprema establecerá, por medio de un auto acordado, la forma
en que deben ser redactadas las sentencias definitivas para dar cumplimiento a lo
dispuesto en los artículos 170 y 785 del Código de Procedimiento Civil", ante lo cual
este Tribunal dictó el Auto Acordado sobre la Forma de las Sentencias, de 30 de
septiembre de 1920, expresando que las definitivas de primera o de única instancia
y las que revoquen o modifiquen las de otros tribunales, contendrán: "5º Las
consideraciones de hecho que sirvan de fundamento al fallo. Se establecerán con
precisión los hechos sobre que versa la cuestión que deba fallarse, con distinción
de los que hayan sido aceptados o reconocidos por las partes y de aquellos respecto
de los cuales haya versado la discusión; 6º En seguida, si no hubiere discusión
acerca de la procedencia legal de la prueba, los hechos que se encuentren
justificados con arreglo a la ley y los fundamentos que sirvan para estimarlos
comprobados, haciéndose, en caso necesario, la apreciación correspondiente de la
prueba de autos conforme a las reglas legales; 7º Si se suscitare cuestión acerca
de la procedencia de la prueba producida, la exposición de los fundamentos que
deben servir para aceptarla o rechazarla, sin perjuicio del establecimiento de los
hechos en la forma expuesta en los párrafos precedentes para los fines
consiguientes...".

En diferentes ocasiones —entre las que destaca la sentencia publicada en la


Revista de Derecho y Jurisprudencia Tomo XXV, secc. 1ª; pág. 156, año 1928—,
esta Corte Suprema ha resaltado la importancia de cumplir con tales disposiciones,
tanto por la claridad, congruencia, armonía y por la lógica en los razonamientos que
deben observar los fallos;

Noveno: Que, con arreglo a lo preceptuado en el ya citado artículo 170 de la


compilación procesal del ramo, las sentencias de primera o única instancia y las de
segunda que modifiquen en su parte dispositiva las de otros tribunales, contendrán
las consideraciones de hecho y derecho que le sirven de fundamento.

En la especie, el fallo que se examina no cumple de manera satisfactoria con ese


requisito, pues omitió la debida fundamentación del fallo sobre la base de los
antecedentes que, si bien encaminaron a los sentenciadores en las exigencias de
la vía ejecutiva, quedaron truncos, al faltar las consideraciones que ligaban dicho
examen con el deber primero del tribunal que proveyó la demanda. Por ello, en lugar
de acoger la excepción número 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil,
ésta fue desestimada;

Décimo: Que el defecto de forma que ha quedado evidenciado, importa que los
jueces del grado han incurrido en la quinta causal de nulidad prevista en el artículo
768 del Código de enjuiciamiento del ramo, relacionado al cuarto numeral del
artículo 170 del mismo ordenamiento, vicio que ha tenido influencia substancial en
lo dispositivo de la sentencia cuestionada, al faltar el análisis referente a la
existencia de una obligación susceptible de ejecutar, requisito elemental del título
producido en la gestión previa preparatoria de la vía ejecutiva y que el tribunal debió
aquilatar;

Undécimo: Que los tribunales, conociendo de un proceso por la vía de la


casación, pueden invalidar de oficio las sentencias, cuando los antecedentes del
recurso manifiesten que ellas adolecen de vicios que dan lugar a la casación en la
forma, oyendo a los abogados de las partes, según lo autoriza el artículo 775 del
Código de Procedimiento Civil, exigencia esta última que no fue satisfecha, por
haberse advertido el defecto en el estado de acuerdo.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en las


normas legales y en los artículos 766, 768, 775 y 806 del Código de Procedimiento
Civil, se casa en la forma de oficio y en consecuencia se invalida la sentencia de
veinte de agosto de dos mil doce, que se lee a fojas 187 —en cuanto se pronuncia
sobre la apelación deducida en el primer otrosí de fojas 80—, la que se reemplaza
por la que se dicta acto continuo, sin nueva vista y en forma separada.

En razón de lo antes resuelto, ténganse por no interpuestos los recursos de


casación en la forma y en el fondo deducidos a fojas 220 por el abogado don Alvin
Saldaña Muñoz, en representación de la parte demandada.

Regístrese.

Redacción a cargo del Abogado Integrante señor Emilio Pfeffer U.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Nibaldo Segura P., Juan Araya E., Guillermo Silva G., y Abogados Integrantes Sres.
Emilio Pfeffer U. y Raúl Lecaros Z. No firman los Ministros Sres. Segura y Silva, no
obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ambos
con permiso.

Autorizado por la Ministra de fe de esta Corte Suprema.

Nº 7.296-2012.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, veinte de mayo de dos mil trece.

En conformidad a lo dispuesto en el inciso primero del artículo 786 del Código de


Procedimiento Civil, se dicta la siguiente sentencia de reemplazo:

Visto:

Se reproduce el fallo apelado, incorporando en sus citas legales lo dispuesto en


el artículo 441 del Código de Procedimiento Civil.

De igual modo, se reproducen los motivos cuarto, quinto y sexto de la sentencia


de casación que antecede.

Y se tiene, además, presente:

1º.- Que para la adecuada resolución en los antecedentes, cabe resaltar algunas
consideraciones útiles al efecto, las que, incluso, resultan ser independientes y
previas a abordar las alegaciones y defensas específicas de los litigantes.

En ese sentido, se ha de tener en cuenta que el título ejecutivo constituye aquel


documento que da cuenta de un derecho indubitable, al cual la ley atribuye la
suficiencia necesaria para exigir el cumplimiento forzado de la obligación en él
contenida;

2º.- Que del análisis de los diversos títulos ejecutivos que contempla el artículo
434 del Código de Procedimiento Civil, es posible concluir que existen títulos
perfectos e imperfectos, dentro de ésta última categoría encontramos la confesión
de deuda y el reconocimiento de firma. Dichos títulos se caracterizan porque, para
poder iniciar la ejecución por medio de ellos, es preciso cumplir con ciertas
gestiones previas, llamadas preparatorias de la vía ejecutiva, consistentes en un
procedimiento judicial anterior, que puede iniciar el acreedor en contra del deudor,
destinado a perfeccionar o completar un título con el cual pretende iniciar una
ejecución ulterior;
3º.- Que por medio de las gestiones de reconocimiento de firma o la confesión
judicial, ambas preparatorias de la vía ejecutiva, se busca dotar de mérito ejecutivo
a una obligación preexistente que, por lo mismo, aunque ha nacido a la vida jurídica
no tiene aparejada dicha cualidad, de tal suerte que en virtud de la gestión previa
en referencia no se la crea o establece, sino que únicamente se le otorga mérito
ejecutivo, constituyéndose en el título que contiene la gestión respectiva;

4º.- Que, ahora bien, la circunstancia de que en este caso haya quedado
preparada la vía ejecutiva, en los términos que prevé el artículo 436 del Código de
Procedimiento Civil, no libera al título así obtenido de la exigencia general en orden
a que ha de ser autosuficiente, esto es, debe dar cuenta, por sí solo, de una
obligación de dar, de hacer o de no hacer y, además, de una que sea líquida y
actualmente exigible;

5º.- Que, centrada la atención en el documento exhibido a doña Aurora Espinoza


Vera en la fase preparatoria de la vía ejecutiva y respecto del cual aquélla reconoció
su rúbrica, resulta ostensible que el mismo no da cuenta de una obligación posible
de ser exigida por medio del procedimiento compulsivo. En efecto, no se advierte
en los pasajes del instrumento privado en referencia la existencia de un deber de
prestación palmario a cargo de la ahora ejecutada con suficiencia jurídica tal que
satisfaga los presupuestos anotados en el acápite precedente, los que
ineludiblemente deben concurrir para entender que el título que se supone perfecto
tiene, en realidad, la fuerza ejecutiva de rigor.

Huelga decir que el solo hecho de haber reconocido su firma, no transforma a la


citada en obligada al cumplimiento de una deuda a todas luces dubitada.

Y en conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 186 y siguientes,


464 Nº 7 y 471 del Código de Procedimiento Civil, se revoca la sentencia apelada
de catorce de enero de dos mil doce, escrita a fojas 70, en cuanto rechazó la
excepción de faltar alguno de los requisitos o condiciones establecidas por las leyes
para que el título fundante de autos tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea
con relación al demandado y, en su lugar, se declara que la referida excepción
queda acogida.

En consecuencia, se declara que la ejecutada doña Aurora Ester Espinoza Vera


queda absuelta de la ejecución iniciada en su contra.

En razón de lo antes decidido, se omite pronunciamiento acerca de las demás


excepciones reiteradas por el apelante —2ª y 14ª del citado artículo 464—, ya por
resultar innecesario en relación a la primera de ellas, ya por haber sido formulada
de modo subsidiario la última.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo del Abogado Integrante señor Emilio Pfeffer U.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Nibaldo Segura P., Juan Araya E., Guillermo Silva G., y Abogados Integrantes Sres.
Emilio Pfeffer U. y Raúl Lecaros Z. No firman los Ministros Sres. Segura y Silva, no
obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ambos
con permiso.

Autorizado por la Ministra de fe de esta Corte Suprema.

Rol Nº 7.296-2012.
2. TÍTULO EJECUTIVO NO NECESARIAMENTE DEBE CONSTAR EN UN SOLO
DOCUMENTO

SUMARIO: La ley no exige que todos los requisitos que deben dar mérito ejecutivo
a un título deban constar en él, por lo que el título ejecutivo puede estar integrado
por dos o más instrumentos que sumados contienen los requisitos de la acción
ejecutiva, sin que por ello se desvirtúe la exigencia que el título ejecutivo debe
bastarse a sí mismo. Así, el título puede constar materialmente en dos o más
documentos, siempre y cuando todos ellos tengan el carácter de títulos ejecutivos
apreciados individualmente. No puede soslayarse que las obligaciones que
contrae el fiador y deudor solidario se hallan debidamente subordinadas a la
naturaleza y características de las obligaciones de que debe responder el deudor
principal.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 2428-2004

Fecha: 04/07/2006

Cita online: CL/JUR/2158/2006

Partes: Distribuidora Adelco Concepción con Comercial Súper Cinco Limitada

Magistrados: Villa Sanhueza, Juan Clodomiro

Redactor: Villa Sanhueza, Juan Clodomiro

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 2413 - Código Civil; Artículo 434 - Código de


Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Concepción, 4 de julio de 2006.

Visto:
I. En cuanto a los recursos de casación en la forma interpuestos a fojas 56, 127
y 198 en contra de las sentencias definitivas de fechas 12 de julio de 2004, escritas,
respectivamente, a fojas 50, 121 y 192 y siguientes.

1. Que el abogado Luis Rodríguez Orellana en representación de don Alberto


Floridor Ortiz Lagos, por lo principal de los escritos de fojas 56, 127 y 198 dedujo
sendos recursos de casación en la forma en contra de las sentencias definitivas
todas de fecha 12 de julio de 2004, escritas a fojas 50, 121 y 192 y siguientes, los
que funda en las causales del Nº 5 del artículo 768 en relación al artículo 170 Nºs. 4
y 6 del Código de Procedimiento Civil y en la del Nº 4 del artículo 768 y artículo 170
Nº 6 del mismo Código.

2. Que la primera causal del recurso la funda, en cada caso, en el Nº 5 del artículo
768, en relación al artículo 170 Nºs. 4 y 6 del Código de Procedimiento Civil; esto
es, haber sido dictadas las sentencias recurridas con omisión de las
consideraciones de hecho y de derecho que sirven de fundamento a las sentencias
y haber omitido resolver la cuestión controvertida, pues éstas no han considerado
ni fallado todas las excepciones opuestas a la ejecución.

Esta causal la funda en dos infracciones:

La primera, en que su representado, en cada caso, opuso a la ejecución como


primera excepción la de incompetencia del tribunal ante quien se presentó la de
manda, contemplada en el artículo 464 Nº 1 del Código de Procedimiento Civil, la
que fundó en dos hechos distintos:

a) Que el domicilio del ejecutado es Sotomayor Nº 258, Coronel, y

b) Que en el contrato que rola a fojas 2, 71 y 140 se pactó como domicilio la


ciudad de Concepción.

Las sentencias, dice, omiten toda consideración sobre estas excepciones,


también si los cheques son o no títulos ejecutivos en contra del ejecutado y porqué
no rige en este juicio el pacto sobre el domicilio convenido en la escritura.

La segunda infracción, en que su representado, en cada caso, opuso como


segunda excepción la falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidos
por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea
con relación al demandado, prevista en el Nº 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, la que dedujo bajo dos aspectos: la inexistencia de título
ejecutivo en contra del ejecutado y la inexistencia de título ejecutivo que dé cuenta
de una obligación líquida y actualmente exigible, no conteniendo las sentencias
reflexión alguna ni consideraciones jurídicas de ninguna especie para rechazar la
excepción de su representado, lo que era necesario porque se ha dado mérito
ejecutivo a cheques en contra de Ortiz Lagos sin que de ellos emane obligación
alguna en su contra, de manera que no existe título ejecutivo, y porque se le ha
dado mérito ejecutivo a una escritura pública que conforme con la ley no lo tiene.

3. Que el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil en su numeral 4 dispone


que toda sentencia debe contener las consideraciones de hecho o de derecho que
sirven de fundamento a la sentencia.

La sentencia debe contener las consideraciones, esto es los razonamientos


jurídicos en base de los hechos que se encuentran establecidos en el proceso, pero
la exigencia legal no llega al extremo de que el tribunal deba consignar en ella todas
las consideraciones de hecho y de derecho ni que refute en sus atestados todas las
razones dadas por las partes y que el tribunal no acepta.

Tampoco exige que mencione, analice y pondere en sus fundamentos cada una
de las alegaciones de las partes, pues basta que dé razones que determinen la
sentencia, que contenga aquellos requisitos en cuanto el tribunal los estime
suficientes para fundarla.

Por lo demás, el juez al razonar no está obligado a refutar los argumentos de las
partes.

4. Que en todas las ejecuciones la recurrente opuso las excepciones


contempladas en los Nºs. 1 y 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil,
esto es la incompetencia del tribunal y la falta de alguno de los requisitos o
condiciones establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva,
sea absolutamente, sea con relación al demandado, entregando en cada situación
los argumentos de rigor.

Examinadas cada una de las sentencias recurridas rolantes a fojas 50, 121 y 192
y siguientes, aparece que el juez a quo en los motivos 3º, 4º, 5º, 6º y 7º realizó las
consideraciones respectivas que contienen las razones que le permiten fundar su
sentencia.

Tales razonamientos puede o no compartirlos el recurrente, pero no importa en


ningún caso omisión de consideraciones, como lo sostiene en el recurso, debiendo
consignarse que los tribunales no se encuentran atados a las tesis jurídicas de las
partes.
5. Que el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil en su numeral 6
establece que toda sentencia definitiva debe contener la decisión del asunto
controvertido.

En el juicio ejecutivo la oposición genera una fase de conocimiento inserta en el


procedimiento que por ello adquiere el carácter de juicio y no de pura ejecución.

Al evacuar el traslado, el actor contestará las excepciones deducidas por el


ejecutado en su escrito de oposición, quedando así fijado el asunto controvertido
que, en su momento, determinará los hechos substanciales pertinentes
controvertidos y que fallará la sentencia definitiva de primer grado.

En las situaciones en estudio el asunto controvertido quedó fijado por los escritos
de oposición del ejecutado rolantes a fojas 15, 85 y 158 y siguientes y de respuesta
del actor a la oposición que rolan a fojas 36, 106 y 177 y siguientes, lo que determinó
que se recibiera, en cada caso, la causa a prueba a fojas 47, 117 y 189,
respectivamente.

Como es sabido, la decisión del asunto controvertido se contiene en la parte


resolutiva de la sentencia.

6. Que examinada la parte resolutiva de cada una de las sentencias recurridas


escritas a fojas 50, 121 y 192 y siguientes, el tribunal en cada situación resolvió:
Que se rechazan, con costas, las excepciones opuestas a la ejecución por el
ejecutado Alberto Floridor Ortiz Lagos, por lo que debe proseguirse la ejecución a
su respecto, hasta que la ejecutante obtenga el entero y cumplido pago de las
sumas que cobra en su demanda, con los intereses respectivos.

Es necesario tener presente que la sentencia definitiva, que en su parte resolutiva


declara que se rechazan las excepciones opuestas y ordena seguir adelante la
ejecución, resuelve la controversia respectiva.

En las situaciones que nos convocan, no exigiendo la ley procesal que se cumpla
con la exigencia mediante el uso de alguna frase sacramental, no cabe duda alguna
que las sentencias recurridas cumplen con el requisito de contener la decisión del
asunto controvertido al decidirse que se rechazan las excepciones opuestas a la
ejecución por el ejecutado y se ordena seguir adelante con la ejecución.

7. Que la segunda causal del recurso la funda el recurrente en el Nº 4 del artículo


768 del Código de Procedimiento Civil y artículo 170 Nº 6 del mismo Código; vale
decir, en haber sido dada la sentencia ultra petita, esto es otorgando más de lo
pedido por las partes o extendiéndola a puntos no sometidos a la decisión del
tribunal. La funda en que las sentencias se extienden a cuestiones o puntos no
sometidos a la decisión del tribunal, porque consta de las demandas que el único
título ejecutivo en que se apoyan son los cheques singularizados en ellas, los que
hace valer en contra del ejecutado, y como no se ha hecho valer como título
ejecutivo la escritura pública de fojas 2, 71 y 140 por el ejecutante, tampoco es título
contra su representado, de manera que las sentencias se extienden a puntos no
sometidos a la decisión del tribunal al complementar los cheques con esa escritura
pública.

8. Que también es sabido que la ultra petita se produce solamente en la parte


resolutiva del fallo, pero no se extiende a las simples consideraciones que sirven de
fundamento a las resoluciones del tribunal.

En todo caso, una sentencia puede ser anulada si no se conforma con el mérito
del proceso.

9. Que examinadas las demandas ejecutivas rolantes a fojas 4, 73 y 142


respectivamente, fluye que en ellas se hace mención expresa a los cheques
suscritos por don Víctor Herrera Campanine en representación de la demandada
Comercial Súper Cinco Limitada y a la escritura pública de fecha 25 de abril de 2003
por la cual don Alberto Floridor Ortiz Lagos se constituyó en fiador y codeudor
solidario de la sociedad Comercial Súper Cinco Limitada, enderezándose las
demandas en contra de la sociedad Comercial Súper Cinco Limitada y en contra de
Alberto Floridor Ortiz Lagos, en su calidad de fiador y codeudor solidario de la
primera.

Lo anterior significa que en las demandas se hace referencia a dos títulos


ejecutivos: los cheques suscritos a través de su representante por la sociedad
Comercial Súper Cinco Limitada y la escritura pública por la que se constituyó fiador
y codeudor solidario el ejecutado Alberto Ortiz Lagos.

10. Que así las cosas, la escritura pública a que hace mención la ejecutante en
sus demandas y que rolan a fojas 2, 71 y 140, forman parte del mérito del proceso
y así también lo entendió el recurrente al hacer caudal de ellas en sus escritos de
oposición a la ejecución, como consta de la simple lectura de tales escritos de fojas
15, 85 y 158, por lo que las sentencias recurridas no han sido dadas ultra petita.

Por lo demás, al rechazar las sentencias las excepciones opuestas por el


ejecutado Alberto Ortiz Lagos y ordenar seguir adelante con la ejecución hasta que
la ejecutante obtenga el entero y cumplido pago de lo cobrado en las demandas, no
otorgan más de lo pedido ni se extienden a puntos no sometidos a su decisión y,
por consiguiente, no fallan ultra petita.

11. Que, por último, sin perjuicio de lo expuesto, aunque los eventuales vicios
reclamados por la parte recurrente existieren, ellos pueden ser subsanados por esta
Corte conociendo de los recursos de apelación que también dedujo.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 170 Nºs. 4 y 6, 766 y


768 Nºs. 4 y 5 del Código de Procedimiento Civil, SE RECHAZAN, con costas, los
recursos de casación en la forma interpuestos en lo principal de fojas 56, 127 y 198
y siguientes por el abogado Luis Rodríguez Orellana, en representación de Alberto
Floridor Ortiz Lagos, en contra de las sentencias definitivas todas de fecha doce de
julio de dos mil cuatro, escritas, respectivamente, a fojas 50, 121 y 192 y siguientes.

II. En lo relativo a los recursos de apelación interpuestos en el primer otrosí de


fojas 56, 127 y 198 en contra de las sentencias definitivas de fechas 12 de julio de
2004, escritas, respectivamente, a fojas 50, 121 y 192 y siguientes.

Se reproducen las sentencias apeladas, y

Teniendo, además, presente:

12. Que para que proceda la acción ejecutiva es necesario que la obligación
consista en un título ejecutivo, que la obligación sea líquida y actualmente exigible
y que la acción ejecutiva no esté prescrita.

Conforme al artículo 434 Nºs. 2 y 4 del Código de Procedimiento Civil, son títulos
ejecutivos la copia autorizada de escritura pública y los cheques, cuando puesto el
protesto en conocimiento del obligado por notificación judicial, no alegue en ese
mismo acto o dentro de tercero día tacha de falsedad.

13. Que entre las características del título ejecutivo está la que es autónomo, lo
que significa que se basta a sí mismo y que, por tanto, los elementos o presupuestos
que la ley le exige a la acción ejecutiva deben contenerse en el título.

Sin embargo, puede presentarse la situación que un título individualmente


considerado es insuficiente, pero si se le agrega otro título que considerado
aisladamente es igualmente insuficiente, pero que sumados reúnen las condiciones
que la ley exige al título ejecutivo, se está cumpliendo con las exigencias para dar
curso a la ejecución.
Así, la autonomía del título puede plantearse en un solo título o en varios
instrumentos que coinciden en su presentación (Juan Colombo Campbell: El Título
Ejecutivo. En Juicio Ejecutivo Panorama Actual. Editorial Jurídica ConoSur Ltda.,
1995, página 11).

14. Que el ex profesor de Derecho Procesal de la Universidad de Concepción,


don René Vergara Vergara, manifiesta que existe opinión mayoritaria en la doctrina
procesal que el título ejecutivo no necesariamente debe constar en un solo
documento, sino que puede estar integrado por varios documentos y otros
elementos que tengan entre sí conexiones jurídicas concurrentes e incluso
posteriores a la formación del título documental, sin que por ello se desvirtúe la
exigencia que el título ejecutivo debe bastarse a sí mismo porque del conjunto de
los documentos relacionados y vinculados con el acto o negocio de que se trata
(título ejecutivo sustancial) fluye la exigibilidad del título para los obligados al
cumplimiento de la prestación que nace de dicho acto o negocio (en
Consideraciones sobre el problema de la unidad o multiplicidad del título ejecutivo.
Revista de Derecho. Universidad de Concepción, año 1983, página 56).

En el mismo orden de ideas, el profesor Juan Colombo Campbell opina que el


título ejecutivo compuesto es perfectamente aceptable, siempre y cuando sea
reconocido por el Art. 434, que contenga una deuda líquida, actualmente exigible y
no prescrita en todas sus versiones; o sea, todos los títulos coincidentes deben ir a
la concurrencia para que el título ejecutivo perfecto calce al Art. 434 (obra citada,
página 37).

Nuestro Máximo Tribunal ha sostenido que: La complementación o integración de


títulos ejecutivos no la prohíbe la ley, la que no exige que todos los requisitos que
deben dar mérito ejecutivo a un título deben constar en él, exigencia que de existir
haría perder finalidad y eficacia jurídica en este ámbito, a instituciones reconocidas
en nuestra legislación, como por ejemplo, las hipotecas constituidas para garantizar
obligaciones de terceros o las otorgadas antes de los contratos a que acceden y
que permite el artículo 2413 del Código Civil o el de aquellas hipotecas que
contienen la cláusula de garantía general hipotecaria ya aceptada en la doctrina y
jurisprudencia de nuestros tribunales de justicia (sentencia de 27 de diciembre de
2000, Rol Nº 806-2000. En Gaceta Jurídica Nº 246, diciembre 2000, páginas 71 y
72).

15. Que de conformidad a lo expuesto es dable concluir que la ley no exige que
todos los requisitos que deben dar mérito ejecutivo a un título deban constar en él,
por lo que el título ejecutivo puede estar integrado por dos o más instrumentos que
sumados contienen los requisitos de la acción ejecutiva, sin que por ello se desvirtúe
la exigencia que el título ejecutivo debe bastarse a sí mismo.

Así, el título puede constar materialmente en dos o más documentos, siempre y


cuando todos ellos tengan el carácter de títulos ejecutivos apreciados
individualmente.

16. Que del tenor de las demandas ejecutivas de fojas 4, 73 y 142 consta que
éstas se fundan en los cheques suscritos a través de su representante por la
sociedad Comercial Súper Cinco Limitada que en cada escrito se individualizan y
en la escritura pública de 25 de abril de 2003 ante Notario Público, por la que don
Alberto Ortiz Lagos se constituyó en fiador y codeudor solidario de la deudora
Comercial Súper Cinco Limitada. También consta en ellas que la acción se dirige
en calidad de demandados en contra de la sociedad Comercial Súper Cinco
Limitada representada por Víctor Herrera Campanine y en contra de Alberto Ortiz
Lagos en su calidad de aval [debió decir fiador] y codeudor solidario de Comercial
Súper Cinco Limitada.

17. Que de la escritura pública de fecha 25 de abril de 2003, que en cada caso
rola a fojas 2, 71 y 140, otorgada ante la Notario Público de Coronel doña Claudia
Sepúlveda Constanzo, suplente de la titular Miriam Sánchez Sepúlveda, consta que
don Alberto Floridor Ortiz Lagos se constituyó en fiador y codeudor solidario de la
sociedad Comercial Súper Cinco Limitada representada por Víctor Herrera
Campanine respecto de todas y cada una de las obligaciones que en el pasado,
presente o futuro Comercial Súper Cinco Limitada contraiga con Adelco Concepción
Limitada, Abastecedora del Comercio Limitada o Distribuidora Adelco Concepción
Limitada.

También en dicho contrato se fija como domicilio la ciudad de Concepción.

18. Que es necesario tener presente que la solidaridad pasiva es una garantía
para el acreedor, en cuanto puede dirigir su acción en contra del deudor que le
parezca más solvente; el codeudor solidario tiene el carácter de principal y directo,
mientras que en la fianza el fiador es un deudor subsidiario, y el codeudor solidario
respecto del acreedor se encuentra obligado al pago total de la deuda sin que éste
le pueda oponer el beneficio de división.

19. Que de los escritos de oposición a la ejecución que en cada caso rolan a fojas
15, 85 y 158 y siguientes, fluye que el abogado Luis Rodríguez Orellana, en
representación de Alberto Floridor Ortiz Lagos, opuso como primera excepción la
prevista en el Nº 1 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, esto es la
incompetencia del tribunal ante quien se haya presentado la demanda.

La apoya en dos aspectos.

Primeramente, en que el ejecutado tiene domicilio en calle Sotomayor Nº 285 en


Coronel, que los cheques no son título ejecutivo en contra de su representado, que
no está obligado al pago de los cheques, que el protesto no le fue notificado a éste
y que no hay título ejecutivo en su contra.

El segundo aspecto lo basa sin perjuicio de los aspectos ya mencionados, en que


por escritura pública de 25 de abril de 2003 las partes fijaron como domicilio la
ciudad de Concepción, por lo que el juez competente sería el Juez en lo Civil de
Coronel o el de Concepción.

20. Que conforme a las demandas ejecutivas rolantes a fojas 4, 73 y 142, los
demandados son dos; esto es, Comercial Súper Cinco Limitada representada por
Víctor Herrera Campanine, domiciliada en calle Bilbao 486 en Talcahuano, y Alberto
Ortiz Lagos, domiciliado en calle Sotomayor 285 en Coronel y/o la ciudad de
Concepción.

En atención a que el artículo 41 inciso 2º de la Ley sobre Cuentas Corrientes


Bancarias y Cheques dispone que el domicilio que el librador tenga registrado en el
Banco será lugar hábil para notificarlo del protesto del cheque, consta en las
respectivas gestiones de notificación de protesto de cheque, tenidas a la vista, que
la demandada la sociedad Comercial Súper Cinco Limitada como libradora de los
cheques fue notificada en calle Bilbao 486, Talcahuano, cuyo es el domicilio
registrado en el Banco.

21. Que el Código Orgánico de Tribunales en su artículo 134 establece que, en


general, es juez competente para conocer de una demanda civil el del domicilio del
demandado.

En el artículo 141 estatuye que si los demandados fueren dos o más y cada uno
de ellos tuviere su domicilio en diferente lugar, podrá el demandante entablar su
acción ante el juez de cualquier lugar donde esté domiciliado uno de los
demandados, y en tal caso quedarán los demás sujetos a la jurisdicción del mismo
juez.

22. Que en las situaciones en estudio, teniendo la demandada sociedad


Comercial Súper Cinco Limitada domicilio en la ciudad de Talcahuano, atendiendo
las normas legales citadas precedentemente, es perfectamente competente para
conocer de las acciones ejecutivas el Juez en lo Civil de Talcahuano, siendo facultad
del demandante elegir el juez de cualquier lugar donde esté domiciliado uno de los
demandados.

En tal virtud no cabe sino concluir que las demandas ejecutivas fueron deducidas
ante Tribunal competente, no obligando al acreedor el domicilio convencional que
hubiere pactado uno de los varios demandados, atendida la facultad privativa de
elegir el juez que le otorga la ley procesal.

23. Que, asimismo, de los escritos de oposición a la ejecución que en cada caso
rolan a fojas 15, 85 y 158 y siguientes, fluye que el abogado Luis Rodríguez
Orellana, en representación de Alberto Ortiz Lagos, opuso como segunda excepción
la contemplada en el Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, esto
es la falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidos por las leyes para
que dicho título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al
demandado.

La excepción la funda en dos extremos:

Primero, en la inexistencia de título ejecutivo en contra del ejecutado, la cual basa


en que los cheques singularizados en las demandas no son título ejecutivo en su
contra, que su representado no es obligado al pago de tales cheques que fundan
las ejecuciones, que el protesto de los cheques no le fue notificado a él y que no
hay título ejecutivo en contra del señor Ortiz Lagos.

El segundo aspecto lo sustenta en la inexistencia de título ejecutivo que dé cuenta


de una obligación líquida y actualmente exigible, la cual apoya, sin perjuicio de los
hechos señalados precedentemente, en que la escritura pública de 25 de abril de
2003 por la que se constituyó en codeudor solidario de la ejecutada principal no da
cuenta de una obligación líquida ni actualmente exigible, ni tampoco que pueda
liquidarse mediante simples operaciones aritméticas con sólo los datos que el
mismo título ejecutivo suministre, por lo que tal escritura pública tampoco es título
ejecutivo en contra del señor Ortiz Lagos.

24. Que es necesario destacar que es un principio de derecho que los contratos
deben celebrarse y cumplirse de buena fe, por lo que debe entenderse que el
suscrito entre el señor Alberto Floridor Ortiz Lagos con la sociedad Distribuidora
Adelco Concepción Limitada, que rola a fojas 2, 71 y 140, respectivamente, importa
que éste debe asumir todas las obligaciones contraídas por la sociedad Comercial
Súper Cinco Limitada, cualquiera sea el motivo o calidad en que dicha sociedad
hubiera contraído tales compromisos, según se estipuló en las cláusulas segunda y
tercera del contrato referido.

25. Que si los requisitos para deducir la acción ejecutiva se reúnen en un solo
instrumento, se está ante un título perfecto o completo, porque se basta a sí mismo
para deducir la acción, pero también existen otros títulos ejecutivos denominados
incompletos o imperfectos, porque para hacerlos efectivos requiere de gestiones
judiciales previas o de una complementación vinculante especial directa con el título
incompleto, sea para determinar la persona del deudor, sea para fijar el monto de lo
debido o para determinar la liquidez de la obligación (Rol Nº 806-2000 antes citado).

26. Que como ya se dijo, es título ejecutivo la copia autorizada de una escritura
pública que da cuenta de la existencia de una obligación y también lo son los
cheques cuyo protesto fue notificado judicialmente al librador y no opuso tacha de
falsedad dentro de plazo legal, de modo que si es indudable que el demandado
Alberto Ortiz Lagos se obligó en cuanto fiador y codeudor solidario de la sociedad
Comercial Súper Cinco Limitada y respecto de esta última se ha intentado una
ejecución fundada en una obligación también indubitable, constando ambas
obligaciones en títulos ejecutivos, no existe ley que prohíba integrar ambos títulos,
si en lo sustantivo o material la coincidencia vinculante respecto de ambos
codeudores para con el acreedor es notoria e ineludible.

27. Que, por otra parte, si el codeudor solidario señor Alberto Ortiz Lagos estipuló
la fianza y solidaridad pasiva por todas y cada una de las obligaciones contraídas
por la sociedad Comercial Súper Cinco Limitada a favor de la sociedad acreedora
Distribuidora Adelco Concepción Limitada, debe entenderse, sin lugar a dudas, que
también quedó sujeto el codeudor que lo es a título de cauciones personales, al
procedimiento que la acción destinada al cumplimiento de la obligación se intente
por la acreedora, mayormente si se considera que dentro del procedimiento
ejecutivo la defensa del deudor solidario es muy amplia y extensa, lo que impide su
desprotección procesal.

28. Que de acuerdo con lo razonado, no cabe sino concluir que en las situaciones
en estudio el título ejecutivo lo conforman los cheques que en cada demanda se
individualizan, suscritos a través de su representante por la sociedad Comercial
Súper Cinco Limitada, y el instrumento vinculante o complementario del título, que
determina la persona del deudor, que es la escritura pública por la que, en cada
caso, el señor Alberto Ortiz Lagos se constituyó personalmente en fiador y codeudor
solidario de la referida sociedad con el objeto de garantizar a la sociedad
Distribuidora Adelco Concepción Limitada las obligaciones de aquélla, de manera
que sumados los dos instrumentos reúnen las condiciones que la ley exige al título
ejecutivo, sin que por ello se desvirtúe la exigencia que el título ejecutivo debe
bastarse por sí mismo, cumpliéndose así con los presupuestos para dar curso a la
ejecución.

29. Que por los razonamientos que anteceden, no obstante la tesis de la parte
apelante, tanto los cheques suscritos a través de su representante por la deudora
Comercial Súper Cinco Limitada como la escritura pública de fecha 25 de abril de
2003, son títulos ejecutivos en contra del deudor solidario Alberto Ortiz Lagos.

El profesor René Ramos Pazos en su libro De Las Obligaciones, señalando los


efectos de la solidaridad pasiva entre el acreedor con los deudores, dice que: El
título ejecutivo contra el deudor principal, lo es también en contra del fiador y
codeudor solidario.

Así lo estima Somarriva.

La Corte de Apelaciones de Santiago ha sostenido que resulta fuera de toda duda


que respecto del fiador y codeudor solidario, el título en el cual se fundamenta la
demanda deducida a fojas 13 tiene también la misma fuerza ejecutiva que el fallo
apelado reconoce en relación con el deudor principal (sentencia de 2 de agosto de
1996. En Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo XCIII, año 1996, segunda
parte, sección segunda, página 98).

30. Que no puede soslayarse que las obligaciones que contrae el fiador y deudor
solidario se hallan debidamente subordinadas a la naturaleza y características de
las obligaciones de que debe responder el deudor principal, en estos casos
Comercial Súper Cinco Limitada.

31. Que, como ya se dijo en los fundamentos precedentes, en las ejecuciones en


estudio el título ejecutivo está conformado por los dos instrumentos acompañados
con las demandas respectivas, esto es con los cheques suscritos a través de su
representante por la deudora Comercial Súper Cinco Limitada, que se singularizan
en cada demanda, y con la escritura pública de 25 de abril de 2003, por la que se
constituyó fiador y codeudor solidario el señor Alberto Ortiz Lagos, de manera que
no cabe sino concluir que el título ejecutivo en que se fundan las ejecuciones
respectivas da cuenta de una obligación líquida y actualmente exigible.

En efecto, la liquidez y exigibilidad de la obligación que se demanda en cada uno


de los juicios en relación con ambos ejecutados, fluye de los cheques suscritos a
través de su representante por la deudora Comercial Súper Cinco Limitada, que se
singularizan en cada demanda, y de los cuales también debe responder el señor
Alberto Ortiz Lagos en su carácter de fiador y codeudor solidario, considerando los
claros términos de las estipulaciones contenidas en la escritura pública que en copia
autorizada corre a fojas 2, 71 y 140 de los autos, respectivamente.

32. Que por todo lo razonado, como bien lo decidió el juez de primer grado,
procede desestimar las excepciones opuestas en los escritos de fojas 15, 85 y 158
y siguientes, por el abogado Luis Rodríguez Orellana en representación de Alberto
Floridor Ortiz Lagos.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 134 y 141 del Código
Orgánico de Tribunales, 434 Nºs. 2 y 4 del Código de Procedimiento Civil y 41 inciso
2º de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, SE CONFIRMAN, con
costas del recurso, las sentencias apeladas, todas de fecha doce de julio de dos mil
cuatro, escritas, respectivamente, a fojas 50, 121 y 192 y siguientes.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redactó el Ministro señor Juan Clodomiro Villa Sanhueza.

Roles Nºs. 2.428-2004, 2.429-2004 y 2.430-2004.


3. TÍTULO QUE NECESITA SER CONCORDADO CON OTRO INSTRUMENTO
CARECE DE MÉRITO EJECUTIVO

SUMARIO: No sólo el instrumento que sustenta el juicio aparece insuficiente como


testimonio de una obligación clara, determinada y actualmente exigible y, por
ende, carente de las cualidades que lo habilitan como título ejecutivo, sino que,
además, en la necesidad de concordarlo con un segundo instrumento que
contiene la intención de las partes de afectarlo en varios posibles sentidos,
discutidos por cierto, se genera una controversia que no se condice con la
naturaleza restrictiva y compulsiva del presente procedimiento y que obedece,
precisamente, a la certeza en torno a lo debido y cobrado en el juicio.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Cuarta Sala (Especial)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 1977-2007

Fecha: 12/12/2007

Cita online : CL/JUR/2964/2007; 38032

Partes: Sindicato Nacional Grupo Santander Central Hispano con Banco


Santander Chile S.A.

Magistrados: Pérez Paredes, Gabriela; Marín Vallejo, Urbano; Valdés Aldunate,


Patricio; Libedinsky Tschorne, Marcos; Álvarez Hernández, Orlando

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -


excepción perentoria - excepciones - inhabilidad del título - juicio ejecutivo -
obligación de dar - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

I. Sentencia de casación

Santiago, 12 de diciembre de 2007.

Vistos:
En estos autos Rol Nº 2039-04, del Octavo Juzgado de Letras del Trabajo de
Santiago, el Sindicato Nacional Grupo Santander Central Hispano, representado por
don Jaime Ramírez Maldonado, don Joaquín Abarzúa León, don Luis Mesina Martín
y don José Osses Opazo, deduce demanda ejecutiva en contra del Banco
Santander Chile S.A., representado por don Óscar Von Chrismar Carvajal, a fin que
se despache mandamiento de ejecución y embargo en contra del ejecutado, por la
suma que indica, más reajustes, intereses y costas, fundado en el incumplimiento
de una serie de prestaciones establecidas en el Convenio Colectivo suscrito entre
las partes con fecha 17 de octubre de 2001, por el lapso de octubre de 2003 hasta
abril de 2004.

El demandado, evacuando el traslado conferido, dedujo las excepciones


previstas en los números 2, 7, 9 y 13 del artículo 464 del Código de Procedimiento
Civil; es decir, falta de personería, ausencia de un requisito legal para que el título
tenga mérito ejecutivo, pago de la deuda, compensación y novación.

El tribunal de primer grado, en sentencia de dieciséis de mayo de dos mil seis,


escrita a fojas 232 y siguientes, rechazó, con costas, las excepciones opuestas y
ordenó seguir adelante con la ejecución.

Se alzó el ejecutado y la Corte de Apelaciones de Santiago, por fallo de dos de


marzo de dos mil siete, que se lee a fojas 280, confirmó la decisión de primer grado.

En contra de esta última resolución, la parte empleadora deduce recurso de


casación en el fondo, por estimar que en ella se ha incurrido en los errores de
derecho que indica y que influyeron en su parte dispositiva, pidiendo que se la
invalide y se dicte la sentencia de reemplazo que describe.

Se trajeron estos autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente invoca la infracción de los artículos 464 Nº 7, 9 y 12


del Código de Procedimiento Civil, 311 y 348 inciso 1º del Código del Trabajo,
fundado en que el convenio colectivo celebrado en octubre de 2001 y utilizado en
autos como título ejecutivo, contiene las obligaciones cuyo pago se demanda, pero
ellas carecen de fuerza ejecutiva debido a que fueron modificadas o sustituidas por
una nueva obligación de la que da cuenta otro instrumento colectivo posterior,
suscrito por todos los sindicatos del Banco, incluido el demandante, el 14 de agosto
de 2003.
En virtud de este último pacto, se elevaron las remuneraciones por la
incorporación del 80% del monto de las obligaciones originales, al sueldo base y el
20% restante, a través del incremento natural del 25% de dicho sueldo base,
correspondiente a la gratificación legal garantizada.

Dado lo anterior, al aplicar los sentenciadores el citado artículo 311 del Código
del ramo, lo vulneraron, por cuanto no se cumple la condición de que los
trabajadores hayan suscrito, materialmente una modificación de sus contratos
individuales de trabajo en que se reestructuraran sus estipendios.

Habiéndose estipulado ello en otro instrumento colectivo posterior y cuya


existencia las partes no discuten, resulta procedente al efecto aplicar la regla del
artículo 348 del mismo cuerpo legal.

El demandado sostiene que la errada decisión de los jueces de la instancia de


aplicar un precepto y no el otro ya mencionados, los llevó a vulnerar, también, las
normas de los Nº 7, 9 y 12 del artículo 464 del Código de Enjuiciamiento Civil,
desechando las excepciones respectivas, al reconocer plena vigencia a las
estipulaciones del pacto colectivo de 2001, entre los meses de octubre de 2004 y
abril de 2004, no obstante la sustitución de sus estipulaciones en la forma expuesta
y que priva a las obligaciones contempladas en él de la liquidez y exigibilidad
necesarias para ser título ejecutivo.

Por la misma razón, el ejecutado, refiriéndose específicamente a la segunda


excepción, sostiene que la nueva obligación contraída por el banco extinguió las
anteriores fruto de la novación, estableciéndose que debe pagarse la suma total de
cada una de las remuneraciones y beneficios que se extinguían, mediante su
incorporación en el sueldo base y gratificación de la manera ya reseñada, acorde
con el tenor del preámbulo del instrumento colectivo de agosto de 2003.

Destaca, con ocasión del mismo vicio, la constancia dejada por las partes en el
referido documento para la eventualidad que fuera aplicable el artículo 311 del
Código del Trabajo, en orden a que la obligación novada constituye un mejoramiento
de sus remuneraciones y no una disminución de ellas.

Así, el tribunal niega la existencia de una novación, no obstante que las partes
están acordes en la sustitución de la estructura remuneracional, esto es del monto
equivalente, así como tampoco se desconoce el pago de los sueldos base y
gratificaciones incrementadas a partir de octubre de 2003, en el monto equivalente
a las obligaciones estipuladas en el instrumento del 2001.
Desde ese punto de vista, afirma el Banco empleador que el tribunal estaría
ordenando que se pague una determinada suma de dinero sin que exista causa y
por segunda vez.

Finalmente, el recurrente explica la forma cómo los errores o vicios denunciados


influyeron en lo dispositivo del fallo.

Segundo: Que para resolver el recurso planteado, se hace necesario recordar


algunos conceptos básicos relacionados tanto con la naturaleza del procedimiento
ejecutivo, como con la definición y características del título ejecutivo.

Tercero: Que, primeramente, cabe anotar que a pesar de que el juicio ejecutivo
es de índole contenciosa, son sus caracteres de procedimiento extraordinario,
especial y compulsivo, que lo identifican y diferencian de otros, por cuanto persigue
el cumplimiento de ciertas obligaciones, sean declaradas por las partes en forma
fehaciente, como por la justicia, en los casos y con las solemnidades que la ley
señala.

Tal resultado, por cierto, se obtiene legal y válidamente por la vía del apremio, es
decir autorizando la utilización de medios compulsivos como son el embargo y el
remate.

Cuarto: Que los calificativos indicados dan cuenta del contraste entre el
procedimiento ordinario y el ejecutivo, desde que el primero persigue la declaración
de un derecho controvertido y el segundo configura un mecanismo de cobro de una
obligación indubitada, es decir cuya existencia se encuentra fuera de toda discusión,
pues a ello obedece la especial estructura que esta sede presta a los intereses del
acreedor.

Así, en virtud de los mencionados principios, el legislador contempla un breve


período de discusión entre los litigantes, restringido a las excepciones previstas en
el ordenamiento y aun cuando se geste alguna de estas limitadas controversias, la
vía del apremio a favor del ejecutante opera desde el inicio del juicio.

De este modo, antes de que transcurra el plazo para que el deudor pueda
excepcionarse alegando el pago, la extinción por novación, etc., ya está siendo
apremiado, pues la primera providencia del tribunal corresponde a la que ordena
requerir de pago y, en su caso, despachar el mandamiento de ejecución y embargo
con el que principia la sustanciación del cuaderno correspondiente.

Quinto: Que, dadas las cualidades del procedimiento en estudio, lo anterior, lejos
de importar una vulneración al debido proceso y un desconocimiento del derecho a
defensa, es congruente con la certeza y claridad del derecho que se cobra; es decir,
con la validez del título que lo contiene y sobre cuyo mérito el demandante impetra
un enjuiciamiento rápido y casi sin discusión.

Dichos títulos, también especificados por el legislador, deben dar cuenta,


entonces, de una obligación líquida, actualmente exigible y que no se encuentre
prescrita.

Sexto: Que el derecho que se cobra sea determinable, liquidable o convertible,


alude, en el caso de las obligaciones de dar —como la de autos—, a que sea líquida
desde el inicio o que pueda liquidarse por medio de simples operaciones aritméticas
con sólo los datos que el título suministre.

Séptimo: Que la acreencia sea actualmente exigible dice relación, en un primer


orden, a que no esté sujeta, en su nacimiento o ejercicio, a alguna modalidad, es
decir a una condición o plazo suspensivo.

Por otra parte, según lo destaca la doctrina, el calificativo actual conlleva la


exigencia de que el derecho exista al momento de interponerse la demanda, pues
es al inicio de la ejecución cuando deben concurrir todos los requisitos que hacen
procedente la acción.

En la señalada instancia, en consecuencia, el título respectivo debe cumplir todas


las exigencias y llevar aparejados todos los antecedentes, en sí, para que tenga
fuerza ejecutiva, pues si ello se produce con posterioridad a la traba de la litis, aquél
carecería de un requisito de procedencia, situación imposible de sanear por la vía
probatoria en la etapa respectiva.

Octavo: Que, en la especie, el título en el que se sustenta la ejecución en contra


del Banco Santander Chile, según lo explicado en el propio libelo, consiste en el
convenio colectivo de fecha 17 de octubre de 2001, con vigencia entre el 1 de
octubre de 2003 y el 30 de septiembre de 2007, cuyas cláusulas cuarta, quinta,
séptima y octava dan cuenta de los beneficios monetarios que se acusan como
incumplidos entre los meses de octubre de 2003 y abril de 2004, a saber:

1) asignación de zona equivalente a un porcentaje del sueldo base, entre el 15%


y el 105%;

2) gratificación extraordinaria mensual, ascendente al 8,34% del sueldo base;

3) gratificación voluntaria de 6,25% del respectivo sueldo base, según grados 7


al 9 de la escala de remuneraciones;
4) gratificación voluntaria en diciembre de 2003 equivalente a medio sueldo base;

5) asignación mensual de responsabilidad, ascendente a un porcentaje del sueldo


base y calculada de acuerdo a un anexo;

6) bono mensual de bienestar de $17.037, reajustado a la época del cobro.

Todos derechos convertibles a montos de dinero determinados, según cuadro


explicativo.

Noveno: Que frente a la pretensión descrita, el ejecutado opuso las excepciones


contempladas en los números 2, 7, 9 y 13 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, es decir falta de personería del demandante, falta de un
requisito legal para que el título tenga fuerza ejecutiva, pago de la deuda,
compensación y novación, de las cuales el recurso en estudio se refiere a las últimas
cuatro.

Tal como se explicó a propósito de la nulidad impetrada, el Banco demandado


fundó la insuficiencia legal del convenio colectivo de octubre de 2001 como título
ejecutivo en que las obligaciones en él contenidas y cuyo pago se demanda, fueron
modificadas o sustituidas por otras de las que da cuenta un instrumento colectivo
posterior, suscrito por todos los sindicatos del Banco, incluido el demandante, el 14
de agosto de 2003.

Lo anterior como consecuencia del mejoramiento o alza de remuneraciones que


este último pacto estableció, a través de la incorporación del 80% del valor de
aquellos derechos originales al sueldo base y el 20% restante, a través del
incremento natural del 25% del mismo, correspondiente a la gratificación legal
garantizada.

La sustitución de las estipulaciones en que se funda el procedimiento, de la forma


expuesta, a juicio del deudor, privaría a las obligaciones contempladas en el de la
liquidez y exigibilidad necesarias para ser título ejecutivo.

Asimismo, en relación al resto de las excepciones deducidas, la operación


explicada importaría la extinción del crédito que se cobra por la vía del pago, la
novación o la compensación.

Décimo: Que del tenor de los descargos del deudor, tal como destaca el juez de
primera instancia en su decisión, confirmada por la sentencia impugnada, es posible
deducir un planteamiento básico consistente en que durante el período que va
desde la entrada en vigor del instrumento colectivo del año 2001, esto es octubre
de 2003 y la vigencia del convenio del año 2003, es decir mayo de 2004, que es
precisamente el lapso en que se acusa el incumplimiento que genera el presente
juicio —las obligaciones arriba mencionadas—, no obstante ser aún eficaz el pacto
que las contiene, ya no existen como tales, por cuanto fueron reestructuradas y
absorbidas, con ocasión del nuevo acuerdo, por las remuneraciones que han sido
puntualmente pagadas.

Presupuesto, el anterior, que reduce la controversia, según el parecer del tribunal


de primer grado, a una cuestión probatoria finalmente no satisfecha, pues de ser
como lo afirma el demandado debió acreditarse el mejoramiento de las
remuneraciones de los dependientes.

Undécimo: Que la resolución atacada, en la óptica aludida, plantea una cuestión


muy anterior a cualquier problema probatorio, que deriva de la propia naturaleza
ejecutiva del presente juicio y que dice relación con la suficiencia, exigibilidad y, por
ende, eficacia del título invocado por los demandantes.

En efecto, no cumple tales presupuestos el instrumento que no se basta a sí


mismo, desde que, como ocurre en la especie, para la determinación de la
existencia del crédito se requiere el estudio e interpretación de un pacto celebrado
en forma posterior por las mismas partes y que incide en su eficacia en la medida
que plantea una posible extinción o modificación del derecho respectivo, tornándolo
dubitado.

De esta manera, aun cuando la cláusula decimoséptima del acuerdo del año 2003
extingue el anterior sólo desde la fecha que entra en vigencia, dejando a salvo el
lapso reclamado por los trabajadores demandantes, el prefacio del documento en
estudio, después de identificar a los contratantes, da cuenta de la decisión del
empleador de integrar los bonos y beneficios pretendidos en la remuneración, en
forma que ella se ve aumentada en el valor total que ellos significan, a partir del mes
de octubre de 2003, cambio que es conocido y aceptado por todos los
comparecientes y que califican, desde ya, como beneficioso.

Duodécimo: Que, por lo señalado, no sólo el instrumento que sustenta el juicio


aparece insuficiente como testimonio de una obligación clara, determinada y
actualmente exigible y, por ende, carente de las cualidades que lo habilitan como
título ejecutivo, sino que, además, en la necesidad de concordarlo con un segundo
instrumento que contiene la intención de las partes de afectarlo en varios posibles
sentidos, discutidos por cierto, se genera una controversia que no condice con la
naturaleza restrictiva y compulsiva del presente procedimiento y que obedece,
precisamente, a la certeza en torno a lo debido y cobrado en el juicio.
Decimotercero: Que todo lo razonado conduce a esta Corte, a rechazar la
posibilidad de zanjar el fondo de lo discutido, por la presente vía, pues tal
declaración debe ser precedida de un juicio declarativo y a concluir, en cambio, que
procede acoger la excepción 7ª del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil,
deducida en su oportunidad por el ejecutado y erróneamente desestimada por los
sentenciadores.

Éstos infringieron la citada norma en su interpretación y aplicación al estimar


eficaz y actualmente exigible una obligación discutible en dichos ámbitos y que se
contiene en un título que, por ende, no aparece suficiente en sí mismo y que, en
consecuencia, carece de una de las condiciones básicas necesarias para que
origine, idóneamente, un procedimiento de apremio.

Decimocuarto: Que como el yerro descrito ha influido sustancialmente en lo


dispositivo del fallo, por cuanto la recta interpretación y aplicación del precepto
vulnerado debió llevar a acoger la aludida excepción y rechazar la demanda,
procede hacer lugar al recurso de casación en el fondo interpuesto por el Banco
Santander Chile y anular aquella resolución.

Y en conformidad con lo dispuesto en los artículos 767, 772, 782 y 785 del Código
de Procedimiento Civil, se acoge el recurso de casación en el fondo deducido por el
demandado a fojas 283, contra la sentencia de fecha dos de marzo de dos mil siete,
escrita a fojas 280 y siguientes, la que se invalida y reemplaza por la que se dicta a
continuación separadamente y sin nueva vista.

Regístrese.

Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros
señores Marcos Libedinsky T., Orlando Álvarez H., Urbano Marín V., Patricio Valdés
A. y señora Gabriela Pérez P.

Santiago, 12 de diciembre de 2007.

Autoriza el Secretario de la Corte Suprema, señor Carlos Meneses Pizarro.

Rol Nº 1.977-2007.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, doce de diciembre de dos mil siete.


En conformidad con el artículo 785 del Código de Procedimiento Civil, se dicta la
siguiente sentencia de reemplazo:

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de los motivos tercero a


octavo, los que se eliminan.

Y teniendo, en su lugar y además presente, los fundamentos tercero a


decimotercero del fallo de casación que antecede, los que para estos efectos se
tienen también por reproducidos y de conformidad, además, con lo dispuesto en los
artículos 468 del Código del Trabajo, 186 y siguientes del Código de Procedimiento
Civil, se revoca la sentencia de dieciséis de mayo de dos mil seis, escrita a fojas
232 y siguientes y en su lugar, se declara que se acoge la excepción prevista en el
Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil interpuesta por el
demandado, rechazándose, en consecuencia, la demanda deducida por el
Sindicato Nacional Grupo Santander Central Hispano, representado por don Jaime
Ramírez Maldonado, don Joaquín Abarzúa León, don Luis Mesina Martín y don José
Osses Opazo, en contra del Banco Santander Chile S.A.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros
señores Marcos Libedinsky T., Orlando Álvarez H., Urbano Marín V., Patricio Valdés
A., y señora Gabriela Pérez P. Santiago, 12 de diciembre de 2007.

Autoriza el Secretario de la Corte Suprema, señor Carlos Meneses Pizarro.

Rol Nº 1.977-07.
4. VICIO EN TÍTULO EJECUTIVO NO PUEDE SUBSANARSE MEDIANTE
DECLARACIÓN O ACTO POSTERIOR DEL ACTOR

SUMARIO: En la especie se ha dado lugar al juicio ejecutivo basándose en un título


que no corresponde, y esta defección no puede subsanarse por una declaración
o acto posterior del ejecutante en que acompaña el verdadero título, ya que la litis
está trabada con las excepciones opuestas y en el evento de acogerse la
pretensión del actor de agregar a la causa el real título, se estaría dejando al
ejecutado en condiciones desfavorables de no poder deducir nuevas excepciones
a este nuevo antecedente. Como corolario de los razonamientos precedentes, las
apelaciones interpuestas por la parte ejecutada deben ser acogidas.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 924-2009

Fecha: 06/10/2009

Cita online: CL/JUR/1885/2009

Partes: Troncoso Jerez Mario Rimsky con García Correa Jorge Elías

Magistrados: Vásquez Zavala, Freddy; Ascencio Molina, Hadolff Gabriel;


Sepúlveda, Flora

Redactor: Vásquez Zavala, Freddy

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -


derecho procesal penal - excepciones - juicio ejecutivo - nulidad procesal -
sistema acusatorio - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 84 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Concepción, 6 de octubre de 2009.

Visto:
Se eliminan las reflexiones de la resolución de 11 de junio pasado, escrita a fojas
46, en compulsas, y se tiene además presente:

1) Que se ha elevado esta causa en apelación deducida por la parte demandada


en contra de tres resoluciones: a) La de fojas 46, antes aludida, mediante la cual el
tribunal de oficio procedió a anular todo lo obrado en esta causa, con las
excepciones que señala, retrotrayéndola al estado de proveer nuevamente la
demanda ejecutiva; b) Resolución de 10 de junio pasado, escrita a fojas 45, que
suspendió la audiencia de absolución de posiciones, ordenando el retiro de las
preguntas del pliego de posiciones; c) Resolución de 12 de junio pasado, que
proveyó nuevamente la demanda ejecutiva.

2) Que para la debida comprensión del problema, procede consignar que la


demanda ejecutiva de fojas 1 fue proveída teniendo a la vista un pagaré que no
correspondía a la cobranza, motivo por el cual el ejecutante a fojas 22, primer otrosí,
y después de estar proveído el libelo, incluso requerido de pago el demandado con
las excepciones opuestas a fojas 10 y recibida la causa a prueba, procedió a
acompañar al proceso el verdadero título ejecutivo.

Y durante la audiencia de absolución de posiciones del actor, percatándose de


tal circunstancia el tribunal, procedió de oficio a suspender la audiencia ordenando
el retiro del pliego de posiciones. Al día siguiente anuló todo lo obrado y, dos días
después, proveyó nuevamente la demanda, resoluciones todas que fueron
recurridas.

3 ) Que, como puede verse, la demanda ejecutiva fue proveída con el


correspondiente "despáchese" (fs. 4), sobre la base de un pagaré distinto, y tal
resolución quedó firme pese a su contenido erróneo, de modo que, y contrariamente
a los asertos de la resolución de invalidación, no hay ningún vicio de nulidad
procesal ya que la irregularidad afecta al título en sí, al no dar cuenta de la obligación
cobrada ejecutivamente, lo que amerita acoger alguna excepción que se hubiere
hecho valer, fundándose en tal circunstancia, pero no según el procedimiento
adoptado por la Juez de primer grado.

4) Que, en la especie se ha dado lugar al juicio ejecutivo basándose en un título


que no corresponde, y esta defección no puede subsanarse por una declaración o
acto posterior del ejecutante en que acompaña el verdadero título, ya que la litis
está trabada con las excepciones opuestas y en el evento de acogerse la pretensión
del actor de agregar a la causa el real título, se estaría dejando al ejecutado en
condiciones desfavorables de no poder deducir nuevas excepciones a este nuevo
antecedente (Raúl Espinoza Fuentes, Juicio Ejecutivo, Nº 8, Edición 2004).
5) Que, como corolario de los razonamientos precedentes, las apelaciones
interpuestas por la parte ejecutada deben ser acogidas.

Por estas consideraciones, se revocan las resoluciones de 20 de junio de 2009,


escrita en el párrafo penúltimo del acta de absolución de fojas 45 de estas
compulsas; de 11 de junio de 2009, escrita a fojas 46 y nuevo proveído de la
demanda ejecutiva de 12 de junio de 2009, escrita a fojas 47, declarándose en su
lugar que la nulidad resuelta de oficio por el tribunal a fojas 46 de estas compulsas,
es improcedente y que, consecuencialmente, debe continuarse con la diligencia de
absolución de posiciones de que da cuenta el acta de fojas 45, manteniéndose la
vigencia y validez de la providencia de fojas 4 y de lo obrado en este pleito.

Agréguese fotocopia autorizada de esta resolución al cuaderno de queja


disciplinaria.

Se deja constancia que se hizo uso del artículo 82 del Código Orgánico de
Tribunales.

Devuélvase con su custodia.

Redacción del Ministro señor Freddy Vásquez Zavala.

Rol Nº 924-2009.
5. TÍTULO EJECUTIVO PUEDE ESTAR INTEGRADO POR VARIOS
DOCUMENTOS SI EXISTEN ENTRE ELLOS CONEXIONES JURÍDICAS
CONCURRENTES

SUMARIO: No existe impedimento jurídico alguno para aceptar que, en un mismo


procedimiento, concurra más de un título dotado de fuerza o mérito ejecutivo. En
efecto, el título ejecutivo no necesariamente debe constar en un solo documento,
sino que puede estar integrado por varios, siempre que entre ellos existan
conexiones jurídicas concurrentes e incluso posteriores a la formación del título
documental, sin que con ello se desvirtúe la exigencia de que el título ejecutivo
debe bastarse a sí mismo. De este modo se ha sostenido que la complementación
o integración de títulos ejecutivos no la prohíbe la ley, la que no exige que todos
los requisitos que deban dar mérito ejecutivo a un título deban constar en él,
exigencia que de existir haría perder finalidad y eficacia jurídica en este ámbito a
instituciones reconocidas en nuestra legislación, como por ejemplo las hipotecas
constituidas para garantizar obligaciones de terceros, o las otorgadas antes de
los contratos a que acceden y que permite el artículo 2413 del Código Civil, o el
de aquellas hipotecas que contienen la cláusula de garantía general hipotecaria
ya aceptada en la doctrina y jurisprudencia de nuestros tribunales de justicia.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 5203-2006

Fecha: 11/12/2007

Cita online: CL/JUR/2952/2007; 37990

Partes: B.B.V.A. Banco Bhif con Rosa Elena Carrasco Guerrero

Magistrados: Juica Arancibia, Milton; Araya Elizalde, Juan; Muñoz Gajardo,


Sergio; Künsemüller Loebenfelder, Carlos; Herreros Martínez, Margarita

Redactor: Herreros Martínez, Margarita; Araya Elizalde, Juan

Abogado integrante: Herrera Valdivia, Óscar; Künsemüller Loebenfelder, Carlos


Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -
excepciones - juicio ejecutivo - obligación de dar - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 2411 - Código Civil; Artículo 2413 - Código


Civil; Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 11 de diciembre de 2007.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 10.544-2003 del P rimer Juzgado de Letras de Linares,


sobre juicio ejecutivo de desposeimiento caratulado B.B.V.A. Banco Bhif con
Carrasco Guerrero Rosa, por sentencia de dieciocho de diciembre de dos mil tres,
de fojas 32 y siguientes de autos, rechazó, en lo que interesa al presente recurso,
la excepción contemplada en el numeral 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil y acogió parcialmente la excepción de prescripción deducida,
sólo en lo que respecta a la tercera cuota pactada en el pagaré acompañado en
autos, rechazándose en lo demás solicitado; por lo que se hizo lugar a la demanda
de desposeimiento y dispuso seguir adelante con la ejecución de las restantes siete
cuotas adeudadas.

Apelada esta sentencia por la ejecutada, una Sala de la Corte de Apelaciones de


Talca la confirmó.

En su contra, la parte ejecutada interpuso el recurso de casación en el fondo que


se lee a fojas 68.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que en el referido recurso se plantean errores de derecho e infracciones


de ley que pueden resumirse en los términos siguientes:

a) Se han vulnerado los siguientes preceptos 434 Nº 4 inc. 2º y 464 Nº 7 del


Código de Procedimiento Civil, 1445 Nº 2, 1437 y 1545 del Código Civil, artículos
79, 102 numerales 2 y 6 de la Ley Nº 18.092.

Refiere que de acuerdo con el inciso segundo del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, se le otorga mérito ejecutivo a un pagaré única y
exclusivamente en contra del obligado cuya firma aparezca autorizada por un
notario o, en su caso, por un oficial de Registro Civil.

Ese obligado no es otro que el suscriptor del pagaré, conforme el artículo 106 de
la Ley Nº 18.092 en relación con el Nº 6 del artículo 102.

En la especie procedía que se aplicara el artículo 1537 del Código Civil y


considerar lo señalado en el artículo 1445 Nº 2.

Transcribe dichas normas y los artículos 102 Nº 6, 106 y 79 de la Ley Nº 18.092


para luego concluir que conforme a dichos preceptos sólo puede quedar obligado
por un pagaré el suscriptor del mismo y jamás una persona que no tiene ese
carácter; o sea, sólo queda obligado el que firmó la promesa no sujeta a condición
hecha en el título de crédito.

Sin embargo, la sentencia impugnada convierte en obligada al pagaré a una


persona que jamás lo firmó: la recurrente.

Además, refiere que el artículo 464 Nº 4 también infringido establece con claridad
que el título de crédito que tiene mérito ejecutivo es el pagaré, que no puede ser
sino el original y no una fotocopia autorizada.

Sólo se permite que no sea el documento original en el caso que se trate de un


título de crédito extraviado, situación regulada en los artículos 88 y siguientes de la
Ley Nº 18.092, aplicable al pagaré por el artículo 107 de dicha ley y, en la especie,
no ha existido extravío por lo que esta norma no es aplicable.

Estima infringido el numeral 7º del artículo 464 del Código Adjetivo, porque la
sentencia rechaza la excepción opuesta por su parte, no obstante que el título
fundante de la acción no tiene ni ha tenido jamás mérito ejecutivo, tanto
absolutamente como con relación a su parte en razón que el título no es más que
una fotocopia autorizada de un pagaré suscrito por terceras personas distintas e
independientes de la recurrente.

Al respecto, señala que la actora reconoce, en el segundo otrosí de la demanda,


haber acompañado una copia autorizada del pagaré, por lo que estima que ello
constituye una confesión judicial espontánea que produce plena prueba de acuerdo
con lo que dispone el artículo 1713 del Código Civil.

Por ende, los sentenciadores no pueden mejorar la calidad del título en que se
funda la acción.
b) En segundo lugar estima infringidos los artículos 98, 105 inciso 2º y 107 de la
misma Ley Nº 1.545 y 2434 inciso primero del Código Civil.

Explica que el vencimiento del pagaré se produjo con el vencimiento de la tercera


cuota de ese documento, esto es el 26 de junio de 2001, provocándose la
exigibilidad inmediata de las restantes cuotas atendido el claro tenor de la cláusula
de aceleración en él contenida, la que conforme a su redacción y a la única
interpretación que le cabe de acuerdo al mandato de los artículos 1545 y 1560 del
Código Civil y del artículo 105 inciso 2º de la ley señalada, tienen un carácter
obligatorio y no facultativo como erróneamente le ha sido atribuido por el
sentenciador, quien además declaró lo contrario al expreso mandato de las normas
mencionadas y al texto de la mencionada cláusula.

Así, existiendo en la especie una cláusula de aceleración obligatoria por el no


pago oportuno de la tercera cuota cuyo vencimiento se produjo el día 26 de junio de
2001, la falta de ejercicio de la demandante de la acción cambiaria con anterioridad
a esta fecha, provocó que su acción prescribiera respecto de esa cuota y asimismo
de las restantes cuotas.

Entonces, añade, la actora al haber notificado su demanda recién el día 26 de


septiembre de 2003, lo hizo 1 año y 3 meses después de cumplida la prescripción
de la acción cambiaria; prescripción que fue oportunamente alegada por su parte y,
por tanto, no fue renunciada, por lo que corresponde que se declare la prescripción
del total de la obligación que fue demandada en autos y no sólo aquella que la limita
a la tercera cuota.

De acuerdo a esto también estima que la sentencia infringió el artículo 2434 del
Código Civil, en razón de que la obligación hipotecaria, que es accesoria, sigue la
suerte de la obligación principal, en este caso del pagaré, que no es tal, según
señaló, extinguiéndose junto con la obligación principal por expresa disposición de
la norma citada.

Por ende, si la acción cambiaria se encuentra extinguida por la prescripción,


también lo está por la acción hipotecaria que le es accesoria, por aplicación de los
artículos 1442, 2434 y 2492 del Código Civil en relación con los artículos 98, 105
inc. 2º y 107 de la Ley Nº 18.092.

Así, la sentencia impugnada incurre en un grave vicio al rechazar la excepción


opuesta prevista en el Nº 17 del artículo 464 del Código de Enjuiciamiento Civil y no
declarar prescrita la acción respecto de toda la obligación demandada y
consecuencialmente al no declarar también extinguida por la prescripción la acción
que emanó de la garantía hipotecaria que hizo valer en este proceso la demandante.

Segundo: Que, para un adecuado análisis de los errores de derecho que se


denuncian, útil resulta tener presentes los siguientes antecedentes y hechos
establecidos por los jueces de la instancia:

a) Que conforme lo establece el pagaré Nº 12.501.19711-2, doña Sandra Mellado


Carrasco se obligó a pagar al Banco ejecutante la cantidad en moneda nacional
equivalente, al momento en su pago efectivo, a la suma de 1.320 unidades de
fomento.

La deuda se dividió en 10 cuotas, pagaderas en forma semestral, siendo exigible


la primera de ellas el 23 de junio de 2000;

b) Que por escritura pública de hipoteca de 16 de septiembre de 1999 la


ejecutada, doña Rosa Carrasco Guerrero, para garantizar las obligaciones
presentes o futuras, directas o indirectas que doña Sandra Mellado Carrasco tenga
o contraiga en el futuro con el B.B.V.A. Banco Bhif, hipotecó el resto de la Parcela
Nº 19 del proyecto de parcelación Flor del Llano de la comuna de San Clemente, y
que corresponde al Lote A, comuna de Linares.

c) Que en el pagaré antes aludido se pactó expresamente la siguiente cláusula


de aceleración: el no pago íntegro y oportuno de una o más cuotas de capital y/o
intereses del presente pagaré dará derecho al BBV banco Bhif para exigir de
inmediato, como si fuere de plazo vencido, el total de la obligación que estuviere
pendiente.

d) Que doña Sandra Mellado Carrasco no pagó la cuota con vencimiento 25 de


junio de 2001, por lo que la ejecutante hizo uso de la cláusula de aceleración
pactada en él, demandando el total de lo adeudado, haciendo exigible la obligación
contenida en dicho documento.

e) Que el banco ejecutante notificó la gestión de desposeimiento a la tercera


poseedora de la finca hipotecada el 26 de septiembre de 2002.

f) Que el pagaré que se encuentra en custodia, es original y la firma de la


suscriptora se encuentra autorizada ante notario, y

g) Que la demandada no ha suscrito pagaré a favor del banco ejecutante.


Tercero: Que como se expusiera precedentemente, a juicio de la recurrente, el
primer error de derecho en que incurre la sentencia impugnada consiste en haber
le dado mérito ejecutivo a una fotocopia de un pagaré y en un título que carece de
dicho mérito respecto de la demandada por no haberlo suscrito.

Cuarto: Que en la especie y tal como se dejó establecido por la sentencia


impugnada, el ejecutante acompañó un pagaré original, no obstante haber señalado
tanto en la gestión de notificación de desposeimiento como en la demanda misma
que se aparejaba una fotocopia autorizada del mismo, por lo que la sentencia —en
lo que atañe a este reproche— no ha incurrido en infracción de ley alguna.

Quinto: Que no existe controversia acerca de que la ejecutada señora Carrasco


Guerrero no firmó el pagaré que se invoca como título ejecutivo respecto del banco
ejecutante; tampoco, de que por escritura pública de hipoteca de 16 de septiembre
de 1999 —para garantizar las obligaciones presentes o futuras, directas o indirectas
que doña Sandra Mellado Carrasco tenga o contraiga en el futuro con el B.B.V.A.
Banco Bhif— hipotecó el resto de la Parcela Nº 19 del proyecto de parcelación Flor
del L lano de la comuna de San Clemente, y que corresponde al Lote A, comuna de
Linares (considerando 2º letra b).

Sexto: Que la hipoteca constituye una garantía real que se rige por el principio de
la accesoriedad y sigue la suerte de lo principal.

Dicha caución está constituida por un título ejecutivo —escritura pública—, por lo
que para iniciar la acción de desposeimiento a través de un juicio ordinario o
ejecutivo hay que estarse al título donde se constituyó la obligación a la que accede.

Esta es la única forma de interpretar armónicamente el artículo 759 inciso


segundo del Código de Procedimiento Civil, que establece cuándo un
desposeimiento se somete a las normas del juicio ordinario o ejecutivo según sea
la calidad del título, puesto que el tercer poseedor nunca concurre a la suscripción
del acto o contrato que genera la obligación.

Así lo recoge el mencionado precepto. Esta acción se someterá a las reglas del
juicio ordinario o a las del ejecutivo, según sea la calidad del título en que se funde,
procediéndose contra el poseedor en los mismos términos en que podría hacerse
en contra del deudor personal.

Séptimo: Que respecto de la ejecutada Rosa Carrasco Guerrero, es evidente que


su obligación de pagar las sumas de dinero no emana directamente del pagaré en
cuestión —que por lo demás no ha suscrito en calidad alguna— sino que de la
escritura pública de hipoteca de 16 de septiembre de 1999, puesto que sólo ese
documento da cuenta de su obligación de garante hipotecario.

En síntesis, es en virtud de la hipoteca y no del pagaré, que se ve compelido a


solucionar el crédito.

Ahora bien, no puede pretenderse que, a los efectos de esta ejecución, la


hipoteca, en cuanto caución real y, por ende, esencialmente accesoria, dé cuenta
en sí misma de la obligación cuyo pago se exige.

Esta última, por cierto, consta del pagaré suscrito por el deudor principal,
aparejado a la ejecución.

Empero, cabe enfatizar que la demanda ejecutiva de autos se ha dirigido en


contra de la mencionada señora Carrasco Guerrero, conforme a la ya referida
escritura pública de fecha 16 de septiembre de 1999.

Subsecuentemente, no puede sino concluirse que es este último documento el


que, en definitiva, se hace valer directamente como título ejecutivo para el
demandado de que se trata.

Octavo: Que, acerca de lo anterior, no existe impedimento jurídico alguno para


aceptar que, en un mismo procedimiento, concurra más de un título dotado de
fuerza o mérito ejecutivo.

En efecto, el título ejecutivo no necesariamente debe constar en un solo


documento, sino que puede estar integrado por varios, siempre que entre ellos
existan conexiones jurídicas concurrentes e incluso posteriores a la formación del
título documental, sin que con ello se desvirtúe la exigencia de que el título ejecutivo
debe bastarse a sí mismo.

De este modo se ha sostenido que la complementación o integración de títulos


ejecutivos no la prohíbe la ley, la que no exige que todos los requisitos que deban
dar mérito ejecutivo a un título deban constar en él, exigencia que de existir haría
perder finalidad y eficacia jurídica en este ámbito a instituciones reconocidas en
nuestra legislación, como por ejemplo las hipotecas constituidas para garantizar
obligaciones de terceros, o las otorgadas antes de los contratos a que acceden y
que permite el artículo 2413 del Código Civil, o el de aquellas hipotecas que
contienen la cláusula de garantía general hipotecaria ya aceptada en la doctrina y
jurisprudencia de nuestros tribunales de justicia (sentencia 27 de diciembre de 2000,
Rol Nº 806-2000, Gaceta Jurídica Nº 246, diciembre 2000, páginas 71 y 72.)
Noveno: Que, en tales condiciones, la sentencia impugnada no incurre en el error
de derecho que se pretende y, por el contrario, al desestimar la excepción analizada,
hace una correcta aplicación de las normas legales que se suponen infringidas.

Décimo: Que en relación al segundo grupo de preceptos que la recurrente


denuncia como infringidos y que dicen relación con la prescripción, el pagaré de
autos contempla vencimientos sucesivos, pactándose una cláusula de aceleración
en términos facultativos para el acreedor, lo que se colige de su tenor y terminología,
desprendiéndose de su contenido que el no pago íntegro y oportuno de una o más
cuotas de capital y/o intereses del presente pagaré dará derecho al B.B.V.A. Banco
Bhif para exigir de inmediato, como si fuere de plazo vencido, el total de la obligación
que estuviere pendiente.

Como puede fácilmente advertirse, al contrario de lo que sostiene el recurrente,


los términos de la estipulación son claros en el sentido que el hecho del no pago
confería al acreedor la facultad o prerrogativa de exigir el total de las cuotas
adeudadas y aún no devengadas, como si se encontraran efectivamente vencidas.

Undécimo: Que, así las cosas, cuando la cláusula de aceleración se concibe en


términos facultativos, la exigibilidad de las obligaciones o cuotas no vencidas se
producirá cuando el acreedor manifieste su intención inequívoca de ejercer el
derecho que le confiere la estipulación y cobrar las aludidas cuotas; en el caso que
nos ocupa, esa manifestación de voluntad inequívoca se produjo al momento de
presentarse por el acreedor la gestión preparatoria de notificación de
desposeimiento el 10 de agosto de 2002, y desde esa oportunidad ha de principiar
a computarse el término de la prescripción de la acción cambiaria a que se refiere
el artículo 98 de la Ley Nº 18.092, respecto de las cuotas aún no devengadas; al
contrario de las ya devengadas, en las que se cuenta desde que las mismas se
hicieron exigibles.

Duodécimo: Que, tal como lo establece el fallo atacado, en lo que respecta a las
cuotas ya devengadas, entre el vencimiento de la tercera cuota del pagaré que
motiva el presente recurso el día 25 de junio de 2001 y la notificación de la acción
de desposeimiento a la demandada el 26 de septiembre de 2002, transcurrió en
exceso el plazo de prescripción de la acción intentada, según establece el artículo
98 de la Ley Nº 18.092, motivo que condujo a los jueces del fondo a acoger la
excepción de prescripción parcial de la acción ejecutiva respecto de dicha cuota y
no respecto de toda la obligación como pretende el recurrente, puesto que respecto
de las restantes no transcurrió el plazo a que se refiere la señalada disposición legal.
Decimotercero: Que no habiendo prescrito la obligación del deudor personal
caucionada con la hipoteca, el derecho para perseguir la finca hipotecada mediante
el ejercicio de la acción de desposeimiento que otorga la hipoteca al acreedor se ha
mantenido en todo momento expedito para él, por lo que carece de fundamento la
excepción de prescripción opuesta por el tercer poseedor para tratar de enervar la
acción deducida en su contra.

Decimocuarto: Que por las razones expresadas no se han configurado los errores
de derecho denunciados, y el recurso intentado deberá rechazarse.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en el


artículo 767 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación
en el fondo deducido a fojas 68, por doña Rosa Elena Carrasco Guerrero, en contra
de la sentencia de fecha veintiocho de julio de dos mil seis, escrita a fojas 61.

Acordada con el voto en contra del ministro señor Araya, quien fue de parecer de
acoger el recurso de casación en el fondo, anular el fallo de segundo grado y dictar
sentencia de reemplazo en la que se acoja la excepción de prescripción interpuesta,
sobre la base de las siguientes consideraciones:

1º. Que el inciso 2º del artículo 105 de la Ley Nº 18.092 preceptúa que el pagaré
puede tener vencimientos sucesivos y, en tal caso, para que el no pago de una de
las cuotas haga exigible el monto total insoluto es necesario que así se exprese en
el documento.

Esta norma está relacionada con uno de los requisitos que deben contener estos
títulos de crédito, cual es la época del pago, según lo dispone el Nº 3 del artículo
102 de la aludida ley.

De este modo, la excepcionalidad prevista por la primera norma citada está


relacionada únicamente con el plazo fijado para la solución del crédito y en el sólo
evento que se haya pactado su pago en cuotas, las que, como señala el inciso final
del mismo artículo 105, sin este pacto habrían de ser protestadas separadamente.

En síntesis, el sentido de la cláusula de aceleración es hacer exigible una


obligación que se paga en parcialidades, por el solo hecho de la mora de una de
ellas, como si todo el crédito fuere exigible, aunque no se haya producido la mora
de las restantes.

Y este es el derecho que le asiste al acreedor, el de poder cobrar un total o un


saldo insoluto de una obligación, en el solo evento de la mora de una de las cuotas
en que se dividió el crédito, cualquiera sea el sentido imperativo o facultativo en que
se haya redactado la cláusula en cuestión.

2º. Que, en razón de lo anterior, cualesquiera hubieran sido las palabras utilizadas
por el banco al deducir la demanda o empleadas por el suscriptor al extender la
cláusula de aceleración, en opinión del disidente de todos modos habría debido
afirmarse la actual exigibilidad de la obligación cobrada al momento de deducirse la
demanda ejecutiva, pues ella se produjo al incurrir el deudor en mora en el pago de
una de las cuotas en que se dividió el crédito, independientemente de las
manifestaciones de voluntad del acreedor en tal sentido.

Redacción a cargo de la Ministra señora Margarita Herreros y del voto disidente,


su autor.

Regístrese y devuélvase.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sr. Sergio
Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M., Sres. Juan Araya E. y Carlos Kunsemüller L.
y Abogado Integrante Sr. Óscar Herrera V.

No firman la Ministra Sra. Herreros y el Abogado Integrante Sr. Herrera, no


obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar en
comisión de servicio la primera y ausente el segundo.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 5.203-2006.
CAPÍTULO II CERTEZA DEL TÍTULO EJECUTIVO
1. REQUISITOS DEL TÍTULO EJECUTIVO. CERTEZA DE OBLIGACIÓN.
EXCEPCIÓN DEL ARTÍCULO 464 Nº 7 DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO
CIVIL

SUMARIO: La obligación contenida en el título ejecutivo de dar, hacer o no hacer,


debe estar presente al momento de entablar la demanda —toda vez que ésta es
la oportunidad procesal que tiene el juez para examinar el título y despachar o
negar lugar a la ejecución—, el que debe reunir, además, los siguientes requisitos
para que tenga fuerza ejecutiva, a saber: que sea válida, cierta, actualmente
exigible, líquida o liquidable y que no esté prescrita, todo ello no debe dejar duda
acerca de la existencia del derecho contenido en él. En el caso particular a tratar,
se encuentra ausente el supuesto de la certeza. E n efecto, la ejecutante
acompaña un contrato de construcción en la que se obliga a construir quince
pozos y la ejecutada a cancelar el precio en dinero efectivo en el plazo de cinco
años, contados desde la fecha de suscripción del mismo, de modo tal que aquél
debió presentar ante el Tribunal un título que, de una manera fehaciente e
indubitada, consignara su derecho para poder exigir compulsivamente el crédito,
es decir que no merezca duda, o por lo menos que se encuentre llano a cumplir
en forma y tiempo debido, en la oportunidad que presentó la demanda ejecutiva
y no una vez que se ha trabado la litis, que es lo que ha acontecido en la especie,
por ende no es procedente que luego de iniciado el juicio ejecutivo se pruebe la
existencia del derecho para exigir el cumplimiento, tomando además en
consideración que, en el caso de marras, se trata de un juicio no declarativo de
derechos.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Valparaíso

Tipo de recurso: Apelación

Rol : 1895-2005

Fecha: 03/05/2006

Cita online: CL/JUR/1295/2006; 34530

Partes: Miguel Brajovic Escalona; con Juana Rosa Jorquera Vergara; Juan José
Fernández Jonquera; María Inés Fernández Jonquera

Magistrados: Gómez Montoya, Mario; Letelier Ferrada, Inés María


Redactor: Letelier Ferrada, Inés

Abogado integrante: Luhrs Antoncich, Germán

Voces: acreedor hipotecario - alzamiento de la hipoteca - bien hipotecado -


ejecución hipotecaria - extinción de la hipoteca - garantía hipotecaria - hipoteca -
hipoteca convencional - hipoteca legal - inscripción de la hipoteca - mérito
ejecutivo - purga de la hipoteca - requisitos de la hipoteca - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 464 Nº 7 - Código de Procedimiento Civil;


Artículo 438 Nº 3 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Valparaíso, 3 de mayo del año 2006.

Visto:

Se reproduce la sentencia en alzada con las siguientes enmiendas, se eliminan


los motivos decimotercero, decimosexto, decimoséptimo, decimoctavo,
decimonoveno, vigésimo, vigésimo tercero y el vigésimo cuarto.

En el fundamento tercero se sustituye el número Nº 5 por el Nº 6.

En el considerando vigésimo primero se elimina a continuación de la coma, a la


que antecede la expresión referida la frase que constituye el título ejecutivo.

En las citas legales se suprime la referencia al artículo 384 del Código de


Procedimiento Civil.

Y se tiene en su lugar y, además, presente:

Primero: Que la copia autorizada de escritura pública de fecha 13 de abril de


1998, otorgada ante el notario público de Valparaíso don Luis Hernán Fischer Yávar,
sobre construcción de pozo e hipoteca en la que la ejecutante fundamenta su
ejecución, es un contrato bilateral, de manera tal que aquélla acompaña al tribunal
un documento que según sus dichos acredita el reconocimiento de un derecho y su
correlativa obligación.

Segundo: Que, cabe tener presente, que tanto la doctrina como la jurisprudencia
de nuestros tribunales han definido al título ejecutivo como un documento escrito
que debe contener de manera indubitada y fehaciente el reconocimiento o
declaración de un derecho y su correlativa obligación, que puede ser de dar, hacer
o no hacer.

Tercero: Que, con lo relacionado en el motivo anterior, se infiere que no es


suficiente para calificar al título de ejecutivo que éste conste en un documento, en
este caso escritura pública, sino que, además, se requiere que su contenido
comprenda un acto que consigne un crédito y su correlativa obligación que se trata
de ejecutar; esto es, el primero sólo acredita la materialidad de la obligación
contenida en éste.

Cuarto: Que lo consignado en los párrafos precedentes no es sino a lo que se


refiere el artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, al señalar que el juicio
ejecutivo tiene lugar en las obligaciones de dar cuando para reclamar su
cumplimiento se hace valer algunos de los siguientes títulos y enumera a
continuación cuáles son los títulos, entre ellos copia autorizada de escritura pública,
cual es el caso de autos.

Quinto: Que la obligación contenida en el título ejecutivo de dar, hacer o no hacer,


debe estar presente al momento de entablar la demanda —toda vez que ésta es la
oportunidad procesal que tiene el juez para examinar el título y despachar o negar
lugar a la ejecución—, el que debe reunir, además, los siguientes requisitos para
que tenga fuerza ejecutiva, a saber: que sea válida, cierta, actualmente exigible,
líquida o liquidable y que no esté prescrita, todo ello no debe dejar duda acerca de
la existencia del derecho contenido en él.

Sexto: Que, en el caso particular a tratar, se encuentra ausente el supuesto de la


certeza. E n efecto, la ejecutante acompaña un contrato de construcción en la que
se obliga a construir quince pozos y la ejecutada a cancelar el precio en dinero
efectivo en el plazo de cinco años, contados desde la fecha de suscripción del
mismo, de modo tal que aquél debió presentar ante el Tribunal un título que, de una
manera fehaciente e indubitada, consignara su derecho para poder exigir
compulsivamente el crédito, es decir que no merezca duda, o por lo menos que se
encuentre llano a cumplir en forma y tiempo debido, en la oportunidad que presentó
la demanda ejecutiva y no una vez que se ha trabado la litis, que es lo que ha
acontecido en la especie, por ende, no es procedente que luego de iniciado el juicio
ejecutivo se pruebe la existencia del derecho para exigir el cumplimiento, tomando
además en consideración que, en el caso de marras, se trata de un juicio no
declarativo de derechos.

Séptimo: Que en este estado, la excepción del artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil, opuesta por los ejecutados, esto es faltar al título alguno de los
requisitos o condiciones establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza
ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado y tratándose el título
en que funda su ejecución de un contrato bilateral, que establece derechos y
obligaciones recíprocas para las partes contratantes, ella es procedente y deberá
acogerse en atención a que el título invocado no reunía las exigencias de contener
una deuda cierta, por lo que éste carece de mérito ejecutivo, ya que, por el contrario,
es materia de prueba que necesariamente debe resolverse previamente en una
sentencia declarativa, por lo que mal pudo el Juez de primer grado, al momento de
su examen, haber despachado el mandamiento de ejecución y embargo.

Octavo: Que, a mayor abundamiento en la cláusula sexta del contrato de


construcción se estipuló que en el evento que se pactaren modificaciones o
ampliaciones en la construcción de los pozos, se considera como valor de cada
pozo el de quinientas Unidades de Fomento, cuyos montos se agregarán o
descontarán a la suma originalmente indicada, o sea a la suma única y total de siete
mil quinientas Unidades de Fomento más IVA, estipulación en que la ejecutante
funda su demanda sólo por la construcción de diez pozos y no de quince como
señala haberse convenido originalmente.

Noveno: Que en relación a lo señalado precedentemente los requisitos que


establece la ley para demandar en juicio ejecutivo, tal como se consignó en el
fundamento quinto de esta sentencia, figura el consignado en el artículo 438 del
Código de Procedimiento Civil, el que en Nº 3 dispone que la deuda debe ser líquida,
la que se entiende como tal no sólo lo que actualmente tenga esa calidad, sino
también la que pueda liquidarse mediante simples operaciones aritméticas, con sólo
los datos que el mismo título suministra.

Décimo: Que de lo reseñado en el motivo anterior, aparece de manifiesto que el


título invocado no reunía las exigencias de contener una deuda líquida de dinero,
puesto que tanto la ejecutante manifiesta que construyó menos pozos de los
originalmente convenidos, como asimismo, la ejecutada controvierte la existencia
de los pozos, sosteniendo que no se había construido ninguno con las
características de la profundidad que se había acordado, de forma que la rebaja en
el precio por la construcción de los mismos, establecida en la cláusula sexta, es
también materia de prueba que necesariamente debe resolverse previamente en
una sentencia declarativa, no reuniendo el título el mérito ejecutivo, por cuanto la
obligación no era líquida ni fácilmente liquidable mediante operación aritmética, por
lo que se procederá a acoger dicha excepción.

Undécimo: Que no obsta a la dictación del presente fallo la circunstancia que da


fe la certificación de fojas 383, por cuanto a fojas 369 y siguientes rola copia
autorizada del contrato acompañada en la forma legal por la propia ejecutante, no
objetada, sin perjuicio de que se continúen realizando las búsquedas pertinentes
por la Secretaria de esta Corte.

Por estos fundamentos y visto, además, lo dispuesto en las disposiciones legales


citadas y en los artículos 186 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se
revoca la sentencia apelada de treinta de mayo del año dos mil cinco, escrita de
fojas 303 a 329, sólo en cuanto se acoge la excepción deducida por los demandados
Juana Rosa Jorquera Vergara, Juan José Fernández Jorquera y María Inés
Fernández Jorquera a fojas 20 y 27 respectivamente, contenida en el artículo 464
Nº 7 del Código citado; esto es, la falta de algunos de los requisitos o condiciones
establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva, sea
absolutamente, sea con relación al demandado y en aquella parte que condena en
costas a los ejecutados y, en su lugar, se declara que no se hace lugar a la demanda
ejecutiva deducida a fojas 1, por Miguel Brajovic Escalona con costas de la primera
instancia.

Se confirma, en lo demás apelado, la aludida sentencia.

Regístrese y devuélvase.

Redacción de la Ministro señora Inés María Letelier Ferrada.

Rol Nº 1.895-2005.
2. CERTEZA EXIGIDA COMO REQUISITO DE TODO TÍTULO EJECUTIVO

SUMARIO: Las exigencias de la ley, al establecer los requisitos para dar fuerza
ejecutiva a un título, radican en la certeza que el título debe dar acerca de la
existencia de la obligación, su exigibilidad, su cuantía y su liquidez, y, como ha
quedado demostrado, tal certeza no fluye de los que precisamente invocó el
ejecutante, debido a la pluralidad de documentos en que se pretendió fundar la
acción ejecutiva, así como a la sustancial inconsistencia que existe entre todos
ellos; de modo que, además de los fundamentos rigurosamente procesales de
carácter formal que emanan de lo dispuesto en el artículo 434 del Código de
Procedimiento Civil, que han servido de fundamento para acoger la oposición de
la ejecutada, existe dicha falta de certeza que priva necesariamente de mérito
ejecutivo a los instrumentos en que se fundó la demanda ejecutiva.

Órgano Jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Apelación y casación en la forma

Rol: 4901-2000

Fecha: 10/03/2006

Cita online: CL/JUR/4600/2006; 34137

Partes : Inversiones El Aromo contra Aboid Verdugo, Andrea

Magistrados: Provoste Bachmann, Humberto; Valdovinos Jeldes, Amanda

Redactor: Provoste Bachmann, Humberto

Abogado integrante: Orlandini Molina, Luis

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 10 de marzo de 2006.


Vistos:

En los autos ante el Primer Juzgado de Letras en lo Civil de Santiago, caratulados


Inversiones El Aromo Limitada con Aboid Verdugo, Andrea del Pilar Rol Nº 1.645-
1998, sobre demanda en juicio ejecutivo interpuesta por don Luis René Yáñez
Torreblanca, gerente general de la sociedad Inversiones El Aromo S.A. y en su
representación, ambos domiciliados en Reñaca Nº 1976, en contra de Andrea del
Pilar Aboid Verdugo, casada con don Luis René Yáñez Torreblanca, y totalmente
separada de bienes, de este domicilio, Avda. Irarrázaval Nº 5665, Ñuñoa, en que se
persigue el pago de la suma equivalente a tres mil doscientas sesenta y nueve y
treinta y un centésimos, de unidades de fomento, se dictó sentencia definitiva con
fecha veintiocho de abril de dos mil, escrita a fojas ciento una y siguientes, en la que
se resolvió acoger la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones
para que el título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea en relación al
demandado, opuesta por la ejecutada, y se dispuso el alzamiento del embargo
decretado en autos; se rechazaron las demás excepciones opuestas, y se resolvió
que el ejecutante debería soportar el 60% de las costas del proceso, y la ejecutada,
el 40% restante. En lo principal de fojas 112, la parte demandante recurrió de
casación en la forma en contra de dicha sentencia, y en el primer otrosí, apeló.

Considerando:

A) En cuanto al recurso de casación en la forma:

1º. Que fundó este recurso en lo que dispone en el artículo 766 del Código de
Procedimiento Civil, y en las causas 4 y 5 previstas en el artículo 768 del mismo
Código, afirmando:

a) Respecto de la 4 que la sentencia de primer grado incurrió en el vicio de ultra


petita debido a que otorgó más de lo pedido por las partes y se extendió a puntos
no sometidos a su decisión; porque corrigió la cita del número que, con referencia
al correspondiente artículo del Código del ramo, hizo equívocamente la parte
ejecutada, al oponer la excepción de falta de los requisitos para que el título tenga
fuerza ejecutiva, y, además, porque al acoger esta excepción habría fundado su
decisión en materias contractuales propias del contrato de compraventa efectuado
por la escritura pública de 14 de marzo de 1995, lo que, según el recurrente, no se
puede hacer porque ello importaría convertir el juicio ejecutivo en un juicio
declarativo de derechos, y
b) Respecto de la 5, porque el Tribunal no dio en la sentencia los fundamentos
de derecho para acoger la excepción de que se trata, lo que importa una infracción
al artículo 170 del Código del ramo;

2º. Que el perjuicio que la recurrente dice haber sufrido a causa del vicio que
motiva el recurso no es sólo reparable con la invalidación del fallo, sino que,
también, por la vía de la apelación deducida por el actor en el primer otrosí de fojas
ciento doce;

3º. Que, conforme con lo razonado precedentemente y con lo que dispone el


tercer inciso del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil, esta Corte
desestimará el recurso de casación en la forma interpuesto por la sociedad
demandante.

B) En cuanto al recurso de apelación: Se reproduce la sentencia en alzada, con


las modificaciones que se indican a continuación:

a) En el motivo tercero, fs. 104, se reemplaza la expresión concucena, por la frase


concurren a,

b) En el motivo noveno, se reemplaza el adverbio así por la preposición a y la


forma reflexiva del pronombre personal de tercera persona sí, escrito en su frase
final, y

c) Se suprimen los fundamentos décimo y undécimo.

Y se tiene, en su lugar y además, presente:

1º. Que en su demanda de fojas 22, el actor invoca tres títulos:

a) La escritura pública de fecha 14 de marzo de 1995 (fs. 3 de autos) ante el


Notario Público suplente de la Tercera Notaría de Santiago, de compraventa del
predio agrícola de calle El Rodeo Nº 13454, de Lo Barnechea, de propiedad de la
sociedad Inversiones El Aromo S.A. —cuyos únicos socios, según los
antecedentes, son su gerente general, don Luis René Yáñez Torreblanca, cuya
personería emana del artículo segundo transitorio de la escritura social
acompañada a fojas 7 y siguientes, y la cónyuge de éste, doña Andrea del Pilar
Aboid Verdugo—, en cuya virtud dicha sociedad vendió, cedió y transfirió a doña
Andrea del Pilar Aboid Verdugo el referido predio, en el precio de ochenta millones
de pesos, que, según su cláusula tercera, se pagó al contado, en dinero efectivo, y
a entera satisfacción de la sociedad vendedora;
b) El documento privado de reconocimiento de deuda, de fojas una, de fecha 31
de julio de 1995, firmado por don Luis René Yáñez Torreblanca, en representación
de dicha sociedad, y por doña Andrea del Pilar Aboid Verdugo, en cuya cláusula
primera ésta dice adeudar la suma de U.F. 3.269,31 como deuda directa a la fecha
del presente instrumento, en su equivalente en moneda de curso legal al momento
del pago, que corresponde al saldo de precio insoluto quedando (sic) en la compra
del inmueble ubicado en Avenida El Rodeo Nº 13454, comuna de Lo Barnechea,
compra efectuada por escritura pública ya indicada, de 14 de marzo de 1995, ante
el Notario Aliro Veloso Muñoz; en la cláusula segunda del mismo documento el
señor Yáñez en representación de la sociedad indicada acepta dicho
reconocimiento de deuda; en la cláusula tercera, la señora Aboid se obliga a pagar
la suma indicada en ciento veinte cuotas, mensuales y sucesivas, correspondiente
la primera de ellas al mes de marzo de 1997; se agrega que esas cuotas se pagarán
en su equivalente en moneda de curso legal, según el valor de dicha unidad al
momento del pago, cuotas que llevarán inserto el interés pactado entre las partes
(interés que —dicho sea de paso— no se encuentra indicado en el citado
documento, ni referido en la escritura de compraventa que le sirve de fundamento,
toda vez que en ésta el precio se pagó al contado, en dinero efectivo y fue recibido
a su satisfacción por la sociedad vendedora); en la cláusula cuarta se dice que el
no pago oportuno de cualesquiera de las cuotas dará derecho al acreedor para
hacer exigible, en forma inmediata, las cuotas restantes, como si fueran de plazo
vencido, para cuyo efecto la señora Aboid hace entrega al señor Yáñez del cheque
Nº 0502523 del Banco BHIF por la suma de $ 44.135.685, documento que se irá
reemplazando mensualmente por otro girado por el valor residual adeudado. Las
firmas de la señora Aboid y del señor Yáñez, aparecen autorizadas por el notario
señor Veloso, con fecha 31 de julio de 1995, y

c) La escritura pública de fecha 14 de agosto de 1996, (fojas 20) ante el mismo


Notario indicado precedentemente, en que la sociedad referida, representada por el
señor Luis René Yáñez Torreblanca, y doña Pilar Aboid Verdugo, declaran que por
la escritura pública de 14 de marzo de 1995 se celebró el contrato de compraventa
antes referido, que el precio fue de ochenta millones de pesos cancelados al
contado, y que por el presente instrumento los comparecientes vienen en aclarar la
referida escritura, en lo que respecta a la forma de pago del precio, el cual no fue al
contado, sino que a plazo; con $ 42.832.795 pagados en dinero efectivo el 15 de
julio de 1995, y el saldo de $ 37.167.205 en la forma y en el plazo que da cuenta el
reconocimiento de deuda suscrito por la compradora durante el mes de julio de mil
novecientos noventa y cinco;

2º. Que sobre esos fundamentos, el ejecutante afirma en su demanda que hasta
la fecha la deudora señora Andrea del Pilar Aboid Verdugo no ha cancelado ninguna
cuota, por lo que adeuda el total equivalente a UF. 3.269,31, que a esta fecha, mayo
de 1998, asciende a $ 46.590.381 y, basándose en ello, agrega que la deuda es
líquida, actualmente exigible, y no prescrita, y que, por tanto, conforme con los
artículos 434 y ss. del C. de P.C. pide que se tenga por deducida la demanda
ejecutiva en contra de la ya individualizada señora Aboid, y se despache
mandamiento de ejecución y embargo por la suma ya indicada, más intereses
corrientes y costas, hasta el entero pago a mi representada de su crédito expresado
en U.F. a la fecha de cancelación;

3º. Como se ve, la suma que la sociedad demandante pretende cobrar en este
procedimiento ejecutivo es la que se indica en el documento privado de fojas una,
que no ha sido reconocido judicialmente por la deudora o mandado a tener por
reconocido para los efectos de proceder a la cobranza ejecutiva de dicha deuda,
conforme con lo que previene el artículo 434 número 4º del Código de Procedimiento
Civil, y que, por ende, no tiene mérito ejecutivo; que, además, el mismo instrumento
privado establece que las cuotas a que se refiere llevarán inserto el interés pactado
entre las partes, en circunstancia que en dicho instrumento no consta que se haya
pactado algún interés, ni, menos, cuál pueda ser éste; de manera que, además de
su falta de mérito ejecutivo, la deuda de que daría fe no es líquida ni contiene los
elementos necesarios para liquidarla;

4º. Que puede entenderse la demanda de autos, como lo ha hecho el juez a quo,
en el sentido que el título invocado por el acreedor como fuente de la obligación es
la escritura pública de 14 de agosto de 1996, que corre a fojas 20; pero, tal como
razona dicho Tribunal en su sentencia, dicho título no se basta a sí mismo, porque
en su propio texto se invocan otras fuentes de la obligación que se pretende
ejecutar; así, su cláusula primera se refiere al contrato de compraventa acordado
mediante la escritura pública de 14 de marzo de 1995; su cláusula segunda, a que
el precio de esa compraventa igual a $ 80.000.000 se pagó al contado; en su
cláusula tercera se dice que los comparecientes vienen en aclarar la de
compraventa en lo relativo a la forma de pago del precio, en el sentido que el pago
no fue totalmente en dinero efectivo y al contado como dijeron en la de
compraventa—; sino que a plazo, cancelándose el precio: con la suma de
$ 42.832.795 en dinero efectivo, el día 15 de julio de 1995, y el saldo de
$ 37.167.205, en la forma y el plazo de que da cuenta el reconocimiento de deuda
suscrito por la compradora durante el mes de julio de 1995;

5º. Que, de acuerdo con el claro tenor de la escritura pública de fojas 20, es
evidente que el título ejecutivo consistente en la escritura llamada de aclaración de
la compraventa del predio de la comuna de Lo Barnechea, se basa en el documento
privado de fojas una, que no tiene mérito ejecutivo, y que, además, no es
consistente con la escritura de aclaración, ya que ésta afirma que lo adeudado es
igual a $ 37.167.205 y el documento privado referido, emitido antes de la escritura
de aclaración, afirma que la suma adeudada por concepto de saldo de precio de la
compraventa del predio en cuestión asciende a U.F. 3.269,31, que equivaldrían a
$ 44.135.685, según aparece del cheque dado en garantía de pago de dicha deuda
directa, en el mismo documento;

6º. Que, en consecuencia, la sentencia en alzada ha resuelto conforme con el


mérito de los antecedentes que obran en el proceso, especialmente, con el de los
títulos de fojas una y veinte, que ha hecho valer el ejecutante, según se acaba de
demostrar; porque, como bien se razona en la sentencia en alzada, el título ejecutivo
en que se funda la ejecución ha de ser suficiente por sí solo para dar mérito a la
ejecución forzada de una deuda; lo que, como se ha visto, no ocurrió en el caso de
autos, porque el fundamento de la acción ejecutiva intentada por el ejecutante fue
radicado en la escritura pública de fojas 20 y en la escritura privada de fojas una, lo
que no se ajusta a la definición del título ejecutivo que, conforme con el artículo 434
del Código de Procedimiento Civil, puede ser invocado para la ejecución forzada de
una obligación de dar;

7º. Que, sin perjuicio de lo anterior, cabe tener presente que las exigencias de la
ley, al establecer los requisitos para dar fuerza ejecutiva a un título, radican en la
certeza que el título debe dar acerca de la existencia de la obligación, su exigibilidad,
su cuantía y su liquidez, y, como ha quedado demostrado, tal certeza no fluye de
los que precisamente invocó el ejecutante, debido a la pluralidad de documentos en
que se pretendió fundar la acción ejecutiva, así como a la sustancial inconsistencia
que existe entre todos ellos; de modo que, además de los fundamentos
rigurosamente procesales de carácter formal que emanan de lo dispuesto en el
artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, que han servido de fundamento para
acoger la oposición de la ejecutada, existe dicha falta de certeza que priva
necesariamente de mérito ejecutivo a los instrumentos en que se fundó la demanda
ejecutiva;

8º. Que esta Corte ha tenido presente la argumentación del ejecutante al recurrir
contra la sentencia en alzada, en orden a que la ejecutada habría formulado
indebidamente su excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones
establecidas por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, porque al
formularla en dichos términos indicó que era la prevista en el número 8º del artículo
464 del Código de Procedimiento Civil; pero no dará lugar a dicha argumentación,
porque el tenor de la excepción es claro y preciso en lo que concierne a los
fundamentos de hecho y de derecho en que ella se funda; motivo por el que resulta
irrelevante para los efectos de calificar la oposición del ejecutado, el mero error de
referencia al número que en artículo 464 del citado C ódigo se da a la referida
excepción;

9º. Que las declaraciones de los testigos presentados por la ejecutada contenidas
en acta de la audiencia de 15 de noviembre de 1999, que corre a fojas 81, en cuanto
ellos afirman que el contrato de compraventa entre la sociedad Inversiones El
Aromo S.A. y doña Andrea del Pilar Aboid Verdugo de que da cuenta la escritura
pública de fecha 14 de marzo de 1995, sería simulado y que no habría existido tal
compraventa, se refieren a la verdad de las declaraciones contenidas en dicha
escritura, y miran al fondo de una cuestión que es propia de un juicio declarativo de
lato conocimiento, y que en nada alteran o influyen en el razonamiento antedicho, y

10º. Que, de igual modo, las posiciones absueltas por la ejecutada, doña Andrea
del Pilar Aboid Verdugo, ante esta Corte, a fojas 128, carecen de mérito para
modificar lo considerado precedentemente.

Por estas consideraciones y conforme, además, con lo dispuesto en los artículos


170, 186, 187, 189, 764, 766, y 768, del Código de Procedimiento Civil, se resuelve:

1º. Que se declara sin lugar el recurso de casación en la forma deducido por la
parte demandante en lo principal de fojas 112;

2º. Que se confirma la sentencia apelada, de fecha veintiocho de abril de dos mil,
escrita a fojas ciento uno y siguientes.

Regístrese y devuélvase, junto con los documentos en custodia.

No obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa no firma el


Abogado Integrante señor Luis Orlandini Molina, por encontrarse con licencia
médica.

Pronunciada en la Quinta Sala de esta Corte de Apelaciones, integrada por los


Ministros señores Amanda Valdovinos Jeldes, Humberto Provoste Bachmann, y el
Abogado Integrante Luis Orlandini Molina.

Rol Nº 4.901-2000.
3. AL DIVIDIRSE EN CUOTAS LA OBLIGACIÓN CADA UNA DE ELLAS TIENE
VENCIMIENTO PROPIO Y SE HACE EXIGIBLE A ESA FECHA. TIENEN
MÉRITO EJECUTIVO LOS DOCUMENTOS CUYO IMPUESTO SE PAGA POR
INGRESO EN TESORERÍA. COBRAR CAPITAL ADEUDADO MÁS LOS
INTERESES PENALES NO AFECTA LA CALIDAD DEL TÍTULO Y LA FUERZA
EJECUTIVA DEL MISMO

SUMARIO: La excepción de falta de requisitos o condiciones establecidas por las


leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, se fundó en la falta de pago o de
acreditación del impuesto de timbres y estampillas, lo que corresponde rechazar
sin más, por cuanto el artículo 26 del D.L. Nº 3.475, en virtud del inciso agregado
por el D.L. Nº 3.581, dispuso que lo dispuesto en el presente artículo no será
aplicable respecto de los documentos cuyo impuesto se paga por ingreso en
Tesorería y que cumplan con los requisitos que establece esta ley y el Servicio
de Impuestos Internos. De este modo, no tiene aplicación el precepto de que no
puedan hacerse valor ante las autoridades judiciales, entre otros, los documentos
que no hubieren pagado los tributos o que no tendrán merito ejecutivo mientras
no se acredite el pago del impuesto. El último fundamento esgrimido para restar
fuerza ejecutiva al título es que no se habría dado cumplimiento a normas de la
Ley Nº 18.010, en cuanto solo procede el cobro de interés sobre interés si se ha
estipulado, lo que no es del caso, en tanto el actor habría establecido la suma
adeudada y la dividió en cuotas a la que añadió el interés pactado el cual no se
aplica en caso de hacer efectiva la cláusula de aceleración, pero lo cierto es que
lo que se cobra es el capital adeudado más los intereses penales, y ello no afecta
la calidad del título y la fuerza ejecutiva del mismo, sin perjuicio de las
liquidaciones que tengan lugar al momento del pago, como reza el artículo 30 en
que se apoya el ejecutado.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 3794-2011

Fecha: 11/10/2012

Cita online: CL/JUR/2281/2012; 62930

Partes: Banco Santander Chile con Baeza Errázuriz, Ricardo


Magistrados: González Quiroz, Patricia; Silva Cancino, Mauricio

Redactor: Silva Cancino, Mauricio

Abogado integrante: Álvarez Bulacio, Teresa

Voces : acción judicial - cláusula de aceleración - derecho comercial - derecho


procesal - derecho tributario - excepciones - instrumento de crédito - instrumento
mercantil - juicio ejecutivo - pagaré - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 205 - Ley Nº 18.092; Artículo 464 - Código de


Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO:

Santiago, once de octubre de dos mil doce.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de los fundamentos el sexto


hasta el decimotercero inclusive, que se eliminan;

Y teniendo en su lugar y además presente:

1º) Que el pagaré de autos fue suscrito el 30 de enero de 2007, pagadero en 59


cuotas que van desde el 1 de marzo de 2007 al 2 de enero de 2012, habiendo el
deudor dejado de pagar la cuota mensual correspondiente al mes de julio de 2008.

A su turno, la demanda ejecutiva fue presentada a distribución con fecha 9 de


noviembre de 2009, en tanto la notificación de la demanda tuvo lugar el 30 de abril
de 2010, conforme el atestado de fojas 16 del Receptor Judicial encargado de la
diligencia;

2º) Que, con arreglo al pagaré en la cláusula sobre exigibilidad anticipada se lee
que "El Banco podrá hacer exigible el pago total de la suma de la deuda o del saldo
a que ésta se halle reducida, considerando la presente obligación como de plazo
vencido, en caso de mora o simple retardo en el pago de una cualquiera de las
cuotas en que se divide esta obligación, sea de capital y/o intereses, sean
consecutivas o no, sin perjuicio de los demás derechos del acreedor";

3º) Que de acuerdo al artículo 205 de la Ley Nº 18.092 el pagaré puede tener
también vencimientos sucesivos cuyo es el caso y en tal evento "para que el no
pago de una de las cuotas haga exigible el monto total insoluto, es necesario que
así se exprese en el documento".

A ello obedece la cláusula antedicha convenida por las partes;

4º) Que, la cláusula así acordada está concebida en términos facultativos, lo que
significa que la exigibilidad anticipada de la obligación de las cuotas por vencer en
este caso no se produce ipso facto por el solo hecho del retardo o de la mora en el
pago de cualquiera de las cuotas en que se dividió la obligación, sino que para ello
es necesario que el titular del crédito que se contiene en el documentos manifieste
su voluntad en el sentido preciso de anticipar la referida exigibilidad, caso en el cual
deberá emplazar a la parte contraria, dentro del término de un año que es el plazo
de prescripción contenido en el artículo 98 de la mencionada ley;

5º) Que en autos el Banco Santander Chile manifestó su voluntad inequívoca en


la demanda ejecutiva que presentó a distribución ante esta Iltma. Corte de
Apelaciones de Santiago, el 9 de noviembre de 2009, de suerte que en relación con
las cuotas pendientes hasta el vencimiento íntegro del pagaré, el plazo de
prescripción no transcurrió porque ya el 30 de abril de 2010 el libelo fue notificado
al ejecutado;

6º) Que, no obstante, al dividirse en cuotas la obligación cada una de ellas tiene
vencimiento propio y se hace exigible a esa fecha, razón por la cual es posible que
haya cuotas que hayan prescrito contadas desde la fecha de su vencimiento a la de
notificación de la demanda.

Este es el caso de las cuotas de 1 de julio de 2008 en adelante hasta la cuota


que venció el 1 de abril de 2009;

7º) Que el ejecutado opuso, también, y como subsidiarias, las excepciones del
Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil y del Nº 8 del mismo artículo.

Al respecto, la interlocutoria de prueba fijó como punto el de "requisitos y/o


condiciones de que carece el título invocado para tener fuerza ejecutiva", no
considerándose para este efecto el punto agregado con posterioridad por referirse
al tema de la prescripción ya resuelta;

8º) Que la excepción de falta de requisitos o condiciones establecidas por las


leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, se fundó en la falta de pago o de
acreditación del impuesto de timbres y estampillas, lo que corresponde rechazar sin
más, por cuanto el artículo 26 del D.L. Nº 3.475, en virtud del inciso agregado por el
D.L. Nº 3.581, dispuso que lo dispuesto en el presente artículo no será aplicable
respecto de los documentos cuyo impuesto se paga por ingreso en Tesorería y que
cumplan con los requisitos que establece esta ley y el Servicio de Impuestos
Internos.

De este modo, no tiene aplicación el precepto de que no puedan hacerse valor


ante las autoridades judiciales, entre otros, los documentos que no hubieren pagado
los tributos o que no tendrán merito ejecutivo mientras no se acredite el pago del
impuesto.

9º) Que, el segundo fundamento de esta excepción es que la autorización del


notario no cumpliría con las normas que indica el Código Orgánico de Tribunales, lo
que cabe desestimar sobre la base de que en el documento se autoriza la firma de
Ricardo Baeza Errázuriz con fecha 30 de enero de 2007, que corresponde a la fecha
de suscripción del pagaré, y porque para la ley no es necesaria la presencia del
deudor en el acto de otorgarse el documento, bastando con la autorización que en
él se da cuenta, conforme lo dispone el artículo 434 Nº 4 del Código de
Procedimiento Civil;

10º) Que el último fundamento esgrimido para restar fuerza ejecutiva al título es
que no se habría dado cumplimiento a normas de la Ley Nº 18.010, en cuanto solo
procede el cobro de interés sobre interés si se ha estipulado, lo que no es del caso,
en tanto el actor habría establecido la suma adeudada y la dividió en cuotas a la
que añadió el interés pactado el cual no se aplica en caso de hacer efectiva la
cláusula de aceleración, pero lo cierto es que lo que se cobra es el capital adeudado
más los intereses penales, y ello no afecta la calidad del título y la fuerza ejecutiva
del mismo, sin perjuicio de las liquidaciones que tengan lugar al momento del pago,
como reza el artículo 30 en que se apoya el ejecutado:

11º) Que, por último, se opuso la excepción de exceso de avalúo, y en cuanto a


esta, basta con lo dicho en el número anterior;

Por estos fundamentos, se revoca la sentencia apelada de veintiséis de enero de


dos mil once, escrita a fojas 132 y siguientes, y en su lugar se declara que:

I. se rechaza la excepción de prescripción total planteada en lo principal de fojas


17;

II. se acoge, no obstante, la de prescripción parcial de las cuotas señaladas en el


considerando 6º;

III. se rechazan las demás excepciones opuestas subsidiariamente en el


mencionado escrito, y
IV. en materia de costas, se imponen al ejecutado en su integridad, acorde con
lo preceptuado en el artículo 671 inciso tercero del Código de Procedimiento Civil,
por estimar que existe motivo fundado para hacerlo en el hecho que el ejecutado en
la totalidad de las excepciones opuestas, salva la subsidiaria acogida, careció de
todo fundamento, atendida la larga jurisprudencia existente en la materia.

Regístrese y devuélvase.

Redacción del Ministro señor Silva.

Pronunciada por la Tercera Sala de esta Corte de Apelaciones de Santiago,


presidida por el Ministro señor Mauricio Silva Cancino, conformada por la Ministra
señora Patricia González Quiroz y la Abogada Integrante señora Teresa Álvarez
Bulacio.

Civil Nº 3.794 2011.


CAPÍTULO III TÍTULO EJECUTIVO SENTENCIA FIRME
1. SÓLO CONSTITUYEN TÍTULO EJECUTIVO LAS SENTENCIAS FIRMES DE
CONDENA

SUMARIO: El artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, en su Nº 1, establece


que constituye título ejecutivo la sentencia firme, bien sea definitiva o
interlocutoria. Pero es menester tener presente, que tanto la doctrina como la
jurisprudencia están contestes, en que las sentencias aludidas que constituyen
título ejecutivo son únicamente las de condena, vale decir aquellas que prescriben
que una de las partes debe satisfacer a otra una prestación de dar, hacer o no
hacer alguna cosa. Consecuentemente, no resulta procedente mediante la vía
ejecutiva exigir el cumplimiento de las sentencias meramente declarativas y
constitutivas, por satisfacerse ellas con el solo hecho de su dictación; ni las
cautelares, porque están destinadas a producir sus efectos y a ser cumplidas
dentro del proceso en el que se dictaron.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en la forma y en el fondo

Rol: 4475-2005

Fecha: 11/07/2007

Cita online: CL/JUR/1361/2007

Partes: Corporación de Adelanto y Desarrollo Reñaca con Empresa de Obras


Sanitarias de Valparaíso

Magistrados: Araya Elizalde, Juan; Juica Arancibia, Milton; Herreros Martínez,


Margarita; Muñoz Gajardo, Sergio

Redactor: Herreros Martínez, Margarita

Abogado integrante: Fernández Richard, José

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - sentencia firme - título ejecutivo

Legislación relacionada: artículo 1698 - Código Civil; artículo 464 Nº 7 - Código


de Procedimiento Civil
TEXTO COMPLETO

Santiago, 11 de julio de 2007.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 1525-1999, seguidos ante el Tercer Juzgado Civil de


Valparaíso, sobre juicio ejecutivo en obligación de hacer, caratulado Corporación de
Adelanto y Desarrollo de Reñaca con Empresa de Obras Sanitarias de Valparaíso
ESVAL S.A., se dedujo demanda por la nombrada Corporación en contra de ESVAL
a fin de que esta empresa cumpla la obligación que le asiste de rendir cuenta
debidamente documentada de todos los dineros que ha percibido de parte de los
vecinos de Reñaca, sector de Viña del Mar, por el uso de la red de alcantarillado de
propiedad de la Corporación, durante todo el tiempo que se han efectuado esos
cobros en las cuentas de agua potable a los usuarios para evacuar las aguas
servidas del sector, por concepto de cargo fijo y variable de alcantarillado.

Acompañó, como título fundante de la ejecución, las sentencias dictadas tanto en


primera como en segunda instancia en los autos arbitrales sobre rendición de
cuentas seguidas ante el Juez Árbitro don Álvaro Quintanilla, y posteriormente ante
el Juez Árbitro don Mauricio Perucci quien dictó sentencia de primera instancia, y
finalmente ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso, que conoció de la apelación
deducida contra ella.

Expone que la obligación de rendir cuenta por el concepto referido, tiene como
fuente la voluntad de las partes que aceptaron someterse a arbitraje para estos
efectos ante el Juez del Séptimo (hoy Quinto) Juzgado Civil de Valparaíso, en los
autos Rol Nº 3228-1992, sobre designación de árbitro para conocer de juicio de
cuentas sobre dos puntos concretos:

a) Los dineros percibidos por ESVAL S.A. de la Corporación de Adelanto y


Desarrollo de Reñaca, para la construcción de la red de alcantarillado del sector ya
urbanizado con fosas sépticas, según convenio de 14 de mayo de 1980, y

b) Los dineros que ha percibido ESVAL S.A. por los cobros de cargo fijo y variable
por el uso de la red de alcantarillado construida por la Corporación de Adelanto y
Desarrollo de Reñaca a los vecinos del sector de Reñaca de Viña del Mar, en la
cuenta de agua potable, desde la fecha de construcción de la mencionada red hasta
el momento del cumplimiento de la obligación.

Añade que el juicio en cuestión terminó por sentencia de segunda instancia,


dictada por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, que confirmó el fallo del árbitro
que tuvo por rendida parcialmente y aprobada la cuenta de ESVAL por los dineros
que recibió de la Corporación para la construcción de la red de alcantarillado, y lo
revocó en la parte en que tuvo por rendida la cuenta formulada sustitutivamente por
la Corporación, de conformidad al artículo 695 del Código de Procedimiento Civil,
en relación con los dineros percibidos por ESVAL de parte de los vecinos de
Reñaca, por cobros de cargo fijo y variable en las cuentas de agua potable, por el
uso de la red de alcantarillado de propiedad de la Corporación, y la rechazó por no
haberse acreditado los elementos fácticos necesarios para determinar los valores a
pagar por aquel concepto.

Expresa que en dichos términos ha quedado vigente la obligación de ESVAL de


rendir la mencionada cuenta, que es lo que demanda en este juicio ejecutivo por
obligación de hacer.

La demandada se opuso oportunamente a la ejecución mediante las excepciones


de los números 4, 7, y 18, y subsidiariamente la del número 9, todas del artículo 464
del Código de Procedimiento Civil, vale decir: ineptitud del libelo, falta de alguno de
los requisitos o condiciones establecidos por las leyes para que el título tenga fuerza
ejecutiva, cosa juzgada, y en subsidio pago de la deuda.

Por sentencia de veinte de julio de dos mil uno, que se lee de fojas 296 a 313, la
Jueza Subrogante del referido tribunal acogió la excepción de cosa juzgada opuesta
por el ejecutado, excusándose de pronunciarse acerca de las restantes excepciones
formuladas, por estimarlas incompatibles con la acogida, rechazando
consecuencialmente la demanda ejecutiva, con costas.

Apelado este fallo por la ejecutante, la Sexta Sala de la Corte de Apelaciones de


Valparaíso, por sentencia de dos de agosto de dos mil cinco, que corre de fojas 410
a 415, lo revocó en cuanto acoge la excepción de cosa juzgada opuesta por el
ejecutado, declarando en su lugar que se la rechaza.

Pero a renglón seguido, en virtud, según expresa, de las atribuciones


consagradas en el artículo 208 del Código de Procedimiento Civil, entró a analizar
las restantes excepciones opuestas por la ejecutada excepto la de pago de la
deuda, en razón de haberlo sido en carácter de subsidiaria, sobre las que la
sentenciadora de primera instancia había omitido pronunciarse por estimarlas
incompatibles con la acogida.

Así, rechazó la ineptitud del libelo, argumentando que de la sola lectura de la


demanda se puede apreciar que cumple con todos los requisitos formales que exige
el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, y que no es vaga, ininteligible ni
susceptible de ser aplicada a diversos casos o actuaciones.

En cambio, acogió la excepción de falta de requisitos para que el título tenga


fuerza ejecutiva, porque la sentencia en cuestión, al rechazar la cuenta rendida por
la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Reñaca en sustitución de la que debió
rendir pero no lo hizo ESVAL S.A., no estableció el deber de la ejecutada de rendirla
nuevamente.

De esta manera, la sentencia de segunda instancia no revocó sino que mantuvo


la decisión de la de primer grado, de rechazo de la demanda ejecutiva, pero
fundándose en el acogimiento de una excepción diversa.

En contra de esta última sentencia, la parte ejecutante ha deducido recursos de


casación en la forma y en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

En cuanto al recurso de casación en la forma:

Primero: Que el recurrente sostiene que la sentencia que impugna ha incurrido


en el vicio de que trata la causal cuarta del artículo 768 del Código de Procedimiento
Civil; es decir, en haber sido dada ultra petita, por haberse extendido en sus
considerandos octavo y noveno a materias que jamás fueron discutidas en la causa,
ni fueron objeto de controversia alguna, ni menos fueron fundamento de la
excepción que fue acogida por los sentenciadores.

Explica que en el considerando octavo, el fallo recurrido, a fin de fundar su


decisión que acoge la excepción del artículo 464 Nº 7 opuesta, dice que la
obligación cuya ejecución reclama su parte, emana de la cláusula séptima del
convenio suscrito entre la Corporación y ESVAL S.A. el día 14 de mayo de 1980;
también se refiere a un juicio de cuentas cuyo objeto es sólo declararla, cuando ella
es impuesta por la ley o el contrato, y concluyen que aquí no ha habido necesidad
de un juicio previo declarativo de cuentas, ya que la obligación emana del convenio
de las partes.

Por otro lado, el recurrente expresa que en el considerando noveno, el


sentenciador de segunda instancia concluye que no existe un saldo a favor a cobrar
ejecutivamente por quien corresponda, porque la cuenta sustitutiva rendida por la
Corporación fue rechazada sin establecer ningún saldo a beneficio de la ejecutante
ni el deber de la ejecutada de rendirla nuevamente.

Dice que ESVAL S.A. no fundó su oposición en tales razonamientos, limitándose


a argumentar que la sentencia que sirve de título a la ejecución, dictada por la Corte
de Apelaciones de Valparaíso en los autos arbitrales seguidos ante el Juez Árbitro
Mauricio Perucci, con fecha 18 de marzo de 1998, a pesar de encontrarse firme y
ejecutoriada, no ha concedido a su representada un derecho que pueda ser exigido
compulsivamente mediante un procedimiento de apremio ni por ninguna otra vía
procesal.

Segundo: Que debe rechazarse el recurso de casación en la forma impetrado por


la demandante, toda vez que de la simple lectura de la sentencia impugnada se
advierte que no ha sido dada ultra petita, vale decir, no ha otorgado más de lo pedido
por las partes ni se ha extendido a puntos no sometidos a la decisión del tribunal.

En efecto, se puede constatar que el fallo se limita a resolver lo solicitado,


acogiendo una de las excepciones opuestas en tiempo y forma por el ejecutado, no
advirtiéndose pronunciamiento alguno que pudiera corresponder a una excepción o
defensa no alegada por las partes.

Así, los hechos señalados por la recurrente no configuran la causal invocada,


porque consisten en meras reflexiones a mayor abundamiento de los
sentenciadores, pero la excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil la acogen precisamente por las razones que invocó el ejecutado
al interponerla, esto es que la sentencia que ha servido de título a la ejecución
carece de mérito ejecutivo, porque no concede a la actora ningún derecho que
pueda ser exigido compulsivamente en un procedimiento de apremio.

Tercero : Que por las razones expuestas, el recurso de casación en la forma


fundado en la causal Nº 4 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil, debe
ser desestimado.

En cuanto al recurso de casación en el fondo:

Cuarto: Que la recurrente sostiene que la sentencia de segundo grado, no


obstante que revoca el fallo apelado por su parte, haciendo uso de lo dispuesto en
el artículo 208 del Código de Procedimiento Civil, procedió a pronunciarse sobre las
demás excepciones opuestas por el ejecutado que no habían sido falladas en la
sentencia de primera instancia, por haber estimado la Jueza que eran incompatibles
con lo decidido por ella y acogiendo la excepción del artículo 464 Nº 7 del Código
de Procedimiento Civil, mantuvo el rechazo de la demanda ejecutiva interpuesta en
contra de ESVAL S.A.

Dice que la sentencia en cuestión ha sido dictada con infracción de los artículos
464 Nº 1 (evidentemente quiso decir Nº 7), 170, 175, 176, 693 y 696 del Código de
Procedimiento Civil; 1545, 1546, 1564, 1568 y 1698 del Código Civil y 10 del Código
Orgánico de Tribunales.

Señala que el artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil fue infringido,
al negar los sentenciadores mérito ejecutivo a una sentencia firme y ejecutoriada
que rechaza la cuenta que la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Reñaca rindió
en sustitución de ESVAL S.A., en cuyo considerando trigésimo segundo del fallo de
primera instancia, reproducido por el de segunda, concluye que la cuenta
presentada por ESVAL S.A. no tuvo el carácter de ser completa, suficiente y
liberadora de la obligación a que estaba sujeta.

Agrega el recurrente que, de esta manera, no cabe duda que conforme a lo


resuelto en la sentencia que sirve de título a la ejecución, se ha declarado que
ESVAL S.A. tiene la obligación de rendir cuenta por los dineros percibidos por esta
empresa, de parte de los vecinos de Reñaca, por el uso de la red de alcantarillado
de propiedad de la Corporación, cobrados como cargo fijo y variable de
alcantarillado en las cuentas de agua potable.

Que tal obligación no ha sido cumplida por ESVAL S.A. hasta la dictación del fallo;
es más, se negó a cumplirla.

En lo que atañe a la infracción de los artículos 1545, 1546 y 1564, todos del
Código Civil, expresa que ello ocurre al ignorar el fallo recurrido que el título
ejecutivo acompañado contiene la declaración de la existencia de una obligación
cuyo cumplimiento se persigue en estos autos por vía ejecutiva en contra de ESVAL
S.A., por cuanto las partes en el juicio arbitral sobre el cual recayó la sentencia que
sirve de título a la ejecución, convinieron expresamente en someter estas materias
a conocimiento del Juez Árbitro, por lo que tal convención es ley para las mismas y
el fallo dictado produce plenos efectos tanto en su favor como en su contra,
debiendo interpretar tal convención a la luz de lo dispuesto en el artículo 1564 de
ese cuerpo legal, también infringido por el tribunal a quo en el fallo objeto de este
recurso.

En cuanto a la infracción que acusa a los artículos 170 del Código de


Procedimiento Civil, 8º y 10 del Código Orgánico de Tribunales, la fundamenta el
recurso exactamente en las mismas presuntas irregularidades en que fundó la
casación en la forma, motivo que es suficiente para desestimarlo desde ya, al igual
que aquél.

Señala que el artículo 1698 ha sido transgredido, porque habiendo el ejecutante


justificado la existencia de la obligación cuyo cumplimiento forzado persigue,
mediante el título ejecutivo consistente en copia autorizada de una sentencia firme
y ejecutoriada que la contiene, correspondía al ejecutado probar sus excepciones,
no obstante lo cual los sentenciadores acogen la oposición con fundamentos de
propia creación y sin que la ejecutada haya rendido prueba alguna sobre los hechos
en que funda su excepción, como es el que se haya extinguido su obligación por
cumplimiento o la ejecución de actos liberadores de la misma, con lo cual invirtieron
el peso de la prueba, atropellando la norma legal invocada.

Respecto de la infracción de los artículos 175 y 176 del Código de Procedimiento


Civil que acusa en su recurso, la actora expresa que la sentencia impugnada ha
cometido el error de restar al título ejecutivo acompañado la fuerza de cosa juzgada
que dichos artículos establecen, al llegar a las conclusiones que le permitieron
acoger la excepción del artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil.

Dice que en el caso sub lite estaba muy claro que dentro de la cuestión
controvertida en el juicio arbitral, estaba la de determinar si le asistía a ESVAL S.A.
la obligación de rendir cuenta por los dineros percibidos de los vecinos de Reñaca
por concepto de cargo fijo y variable por el uso de la red de alcantarillado, y que así
se declaró en el fallo respectivo, el que una vez firme autorizaba exigir
ejecutivamente la rendición de cuentas por parte de ESVAL S.A.; que al fallar lo
contrario, los sentenciadores de segunda instancia, además de atentar contra los
artículos 175 y 176 del Código de Procedimiento Civil, infringieron lo dispuesto en
los artículos 693 y 696 del mismo texto legal.

No explica la recurrente en qué consistiría el error de derecho de que adolecería


la sentencia que impugna, en relación con el artículo 1568 del Código Civil, que
también ha mencionado en su recurso.

Quinto: Que son hechos de la causa, que los sentenciadores de segunda


instancia dieron por establecidos en el fallo recurrido, los siguientes:

a) Que la obligación originaria de rendir cuenta materia de estos autos, por parte
de la Empresa de Obras Sanitarias de la V Región, hoy ESVAL S.A., a la
Corporación de Adelanto y Desarrollo de Reñaca, fluye del convenio suscrito entre
la primera con la Asamblea de Vecinos de Reñaca, de la cual la segunda es
continuadora, suscrito por instrumento privado de 14 de mayo de 1980, en cuya
cláusula séptima la misma empresa contrajo el deber de rendir cuenta periódica y
documentada de los ingresos y egresos que demande el Programa de Construcción
de una red de alcantarillado en Reñaca por encargo de la Asamblea de Vecinos,
que está empeñada en mejorar las condiciones sanitarias del sector.

Así, concluyen que en la especie no ha habido necesidad de un juicio previo


declarativo de cuentas y la obligación de rendirla emana del convenio de las partes.

b) Que como el juicio de cuentas es de arbitraje forzoso, las partes accedieron


ante un árbitro de conformidad a las normas establecidas en los artículo 693 a 696
del Código de Procedimiento Civil, juicio en el que la Corporación demandante
terminó rindiendo ella la cuenta a que estaba obligada ESVAL S.A., ante la omisión
de ésta, por concepto de dineros percibidos por los ítems de cargos fijo y variable
cobrados en la cuenta de agua potable a los usuarios de la red de alcantarillado de
propiedad de la Corporación y administrada por ESVAL S.A.

El árbitro, en su sentencia, tuvo por aprobada esta cuenta sustitutiva, pero una
vez apelada por la demandada, la Corte de Apelaciones la revocó en esta parte y
rechazó la aludida cuenta sustitutiva, por no haberse acreditado los elementos de
hecho necesarios para fijar los valores a pagar.

En cambio, tratándose de la cuenta por los dineros que la Corporación entregó a


ESVAL S.A. para la construcción de la red, y que esta última rindió efectivamente
en el juicio, el árbitro en primera instancia la tuvo por aprobada y la Corte de
Apelaciones la aprobó sin modificaciones.

Por eso concluye que, al quedar ejecutoriada, esta sentencia tiene autoridad de
cosa juzgada, lo que da acción a la Corporación para demandar ejecutivamente la
cuantía comprendida en la cuenta rendida y aprobada, pero no para exigir por esta
vía la obligación de presentar una cuenta que fue rechazada por sentencia firme.

c) Que la sentencia firme presentada en esta causa, como título fundante de la


ejecución, no establece el deber de la ejecutada de rendir nuevamente la cuenta en
cuestión.

Sexto: Que el artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, en su Nº 1,


establece que constituye título ejecutivo la sentencia firme, bien sea definitiva o
interlocutoria.

Pero es menester tener presente, que tanto la doctrina como la jurisprudencia


están contestes en que las sentencias aludidas que constituyen título ejecutivo son
únicamente las de condena; vale decir, aquellas que prescriben que una de las
partes debe satisfacer a otra, una prestación de dar, hacer o no hacer alguna cosa.

Consecuentemente, no resulta procedente mediante la vía ejecutiva exigir el


cumplimiento de las sentencias meramente declarativas y constitutivas, por
satisfacerse ellas con el solo hecho de su dictación; ni las cautelares, porque están
destinadas a producir sus efectos y a ser cumplidas dentro del proceso en el que se
dictaron.

Séptimo: Que en el caso que nos ocupa, la sentencia que sirvió de título a la
demanda ejecutiva de autos contiene tres decisiones:

a) Se revoca la sentencia del árbitro en la parte que tuvo por rendida y aprobada
la cuenta sustitutiva presentada por la Corporación de Adelanto y Desarrollo de
Reñaca de todos los dineros percibidos por ESVAL S.A. de parte de los vecinos de
Reñaca, por concepto de cargo fijo y variable, cobrados en la cuenta de agua
potable, por el uso de la red de alcantarillado de propiedad de la Corporación, y en
su lugar la rechazó, por no haber acreditado los elementos fácticos necesarios para
determinar los valores a pagar;

b) Se confirma el aludido fallo en cuanto por él se tiene por rendida y aprobada la


cuenta rendida por ESVAL S.A., respecto de los dineros que recibió de la
Corporación de Adelanto y Desarrollo de Reñaca para la construcción de una red
de recepción de aguas servidas, y

c) Se confirma además la sentencia en cuestión, en cuanto rechaza la excepción


parcial de incompetencia impetrada por ESVAL S.A.

Octavo: Que de las tres decisiones precedentemente señaladas, sólo interesa,


para los efectos del presente recurso de casación en el fondo, la primera de ellas,
por ser la única en que la recurrente ha fundado su agravio.

Ahora bien, de la simple lectura de la aludida decisión se puede advertir que es


de naturaleza meramente declarativa, toda vez que se limita a rechazar la
pretensión de la actora, sin condenar a la demandada a ninguna prestación de dar,
hacer o no hacer.

Así, por lo demás, lo establece como un hecho de la causa, como se tiene dicho,
el fallo recurrido en su considerando noveno, donde dijo expresamente que la
sentencia firme presentada en esta causa, como título fundante de la ejecución, no
establece el deber de la ejecutada de rendir nuevamente la cuenta en cuestión.
Este hecho, así fijado por los jueces de la instancia, resulta inamovible para esta
Corte, puesto que la única ley reguladora de la prueba impugnada por el recurso
que nos ocupa, ha sido el artículo 1698 del Código Civil, y la errada interpretación
del mismo se hace consistir en que los sentenciadores de segunda instancia, al
acoger la excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, sin
que la ejecutada haya rendido prueba alguna sobre los hechos en que funda su
excepción, tales como que se haya extinguido la obligación de que se trata por
cumplimiento de la misma o la ejecución de actos liberadores de ella, han invertido
el peso de la prueba, atropellando todas las normas legales al respecto.

Pero no hay tal infracción a la norma reguladora de la prueba aludida, porque los
sentenciadores se han limitado a examinar el título fundante de la ejecución en
virtud de la competencia que les otorgó para ello la interposición de la excepción del
Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, y la facultad que establece
el artículo 208 del mismo texto legal, y arribaron a la conclusión que nos ocupa, sin
necesidad de analizar prueba alguna, salvo el título ejecutivo mismo.

Noveno: Que en virtud de lo razonado precedentemente, el recurso de casación


en el fondo interpuesto en estos autos debe también ser rechazado.

Por estas consideraciones y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 764,


765, 766, 767 y 768 del Código de Procedimiento Civil, se rechazan los recursos de
casación en la forma y en el fondo deducidos en lo principal y primer otrosí del
escrito de fojas 416 y siguientes, por la abogada María Verónica Wulff Munita, en
representación de la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Reñaca, en contra de
la sentencia de dos de agosto de dos mil cinco, que se lee de fojas 410 a 415.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción de la Ministra Señora Margarita Herreros Martínez.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Juan Araya E. y
Abogado Integrante Sr. José Fernández R.

No firman el Ministro Sr. Araya y el Abogado Integrante Sr. Fernández, no


obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar con
permiso el primero y ausente el segundo.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola A. Herrera B.

Rol Nº 4.475-2005.
2. SENTENCIA EXTRANJERA RECONOCIDA POR EXEQUÁTUR CONSTITUYE
UN TÍTULO EJECUTIVO PERFECTO

SUMARIO: Si bien el principio general que orienta esta materia es que la


jurisdicción de los tribunales chilenos sólo abarca el territorio nación, la continua
interrelación entre Estados y los habitantes de los mismos ha hecho que se haga
necesario que se reconozca valor a las resoluciones pronunciadas por los
tribunales extranjeros, siempre que se cumplan con los requisitos que para estos
efectos exige la ley chilena, que es la observancia al procedimiento del exequátur,
tratado en los artículos 242 y siguientes del Código de Procedimiento Civil para
que éste sea acogido.

En el caso de autos, se cumplió con todas y cada una de las exigencias allí
dispuestas, especialmente lo ordenado por el artículo 247 del Código de
Procedimiento Civil, y no sólo con él, sino que también con la disposición del
artículo 248 que ordena una serie de obligaciones para quien intenta hacer valer
una sentencia extranjera en Chile.

Así las cosas, el exequátur concedido a la sentencia del Tribunal del Distrito Sur
de Nueva York, Estados Unidos, por la Excma. Corte Suprema mediante
sentencia definitiva de única instancia, hace que dicha sentencia constituya un
título ejecutivo perfecto en los términos que exige el artículo 434 Nº 1 del Código
de Procedimiento Civil, razón por la cual el juez a quo es competente para
conocer de la acción de desposeimiento; por estas consideraciones esta causal
debe ser desestimada, toda vez que como se ha manifestado reiteradamente el
título ejecutivo que se invoca en este procedimiento compulsivo es la sentencia
que concedió el exequátur solicitado y no un pagaré como lo manifiesta la
recurrente.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Apelación y casación en la forma

Rol: 11606-2005

Fecha: 30/11/2007

Cita online: CL/JUR/2728/2007

Partes: American Express Bank Ltda. con Inmobiliaria El Sauzal Ltda.


Magistrados: Zepeda Arancibia, Jorge; Carroza Espinosa, Mario

Redactor: Herrera Fuenzalida, Paola

Abogado integrante: Herrera Fuenzalida, Paola

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - casación - casación en la forma -


derecho civil - derecho procesal - exequátur - juicio ejecutivo - recursos - título
ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


242 - Código de Procedimiento Civil; Artículo 795 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 30 de noviembre de 2007.

I. En cuanto a los incidentes Ingreso Corte Nº 11.606-2005, Nº 451-2006 y


Nº 854-2007.

Vistos:

Se confirman las resoluciones apeladas de veintidós de noviembre de dos mil


cinco, de fojas 242 originales, del Tomo II, Ingreso Corte Nº 11.606-2005; de veinte
de diciembre de dos mil cinco, de fojas 274 originales, del Tomo II, Ingreso Corte
Nº 451-2006; de nueve de enero de dos mil siete, de fojas 44 originales, del Tomo
III, Ingreso Corte Nº 854-2007.

II. En cuanto a la sentencia definitiva Ingreso Corte Nº 6.036-2006.

En cuanto al recurso de casación:

1º) Que don Luis Vidal Hamilton-Toovey, abogado, por la ejecutada, en juicio de
acción de desposeimiento, dedujo recurso de casación en la forma en contra de la
sentencia de veinte de junio de dos mil seis, escrita de fojas 313 a 371, del Tomo II,
Ingreso Corte Nº 6.036-2006, fundándolo en las causales establecidas en los
números 1, 5 y 9 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil; esto es, afirma
que se pronunció por un tribunal incompetente, con omisión de cualquiera de los
requisitos enumerados en el artículo 170 del mismo cuerpo legal, y en que se faltó
a algún trámite o diligencia declarados esenciales por la ley o a cualquier otro
requisito por cuyo defecto las leyes prevengan expresamente que hay nulidad.
En relación con la causal Nº 1 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil.

2º) Que el recurrente señala, respecto de la primera causal de nulidad formal, que
se incurrió en ella al rechazar el sentenciador la excepción de incompetencia, según
lo dispuesto en el artículo 768 Nº 1 del Código de Procedimiento Civil, y continuar
conociendo el juez a quo de la acción de desposeimiento impetrada por American
Express Bank Ltd. basado en una sentencia extranjera.

Sobre este punto, hay que tener presente que el título ejecutivo que sirve de
antecedente para accionar de desposeimiento por parte de la ejecutante es una
sentencia dictada por un tribunal extranjero, esto es la sentencia dictada por el
Tribunal del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos, de fecha 17 de junio de
2003, que condena a don Mario Paredes Paredes a pagar la suma equivalente a
US$ 5.500.000 dólares americanos por capital y a US$ 501.645 dólares americanos
por concepto de intereses, en total la suma de US$ 6.001.645 dólares americanos.

3º) Que nuestro Código de Procedimiento Civil, en su Libro Primero, Título XIX,
que trata de la ejecución de las resoluciones, en su apartado 2, atiende
precisamente el caso que nos ocupa, esto es el cumplimiento de las resoluciones
pronunciadas por tribunales extranjeros, y así en su artículo 242 del citado texto
legal, dice: Las resoluciones pronunciadas en el país extranjero tendrán en Chile la
fuerza que le confieran los tratados respectivos y para su ejecución se seguirán los
procedimientos que establezca la ley chilena, en cuanto no aparezcan
modificaciones de dichos tratados y a su vez el artículo 247, agrega: la resolución
que se trate de ejecutar se presentará a la Corte Suprema en copia legalizada.

4º) Que, si bien el principio general que orienta esta materia es que la jurisdicción
de los tribunales chilenos sólo abarca el territorio nación, la continua interrelación
entre Estados y los habitantes de los mismos ha hecho que se haga necesario que
se reconozca valor a las resoluciones pronunciadas por los tribunales extranjeros,
siempre que se cumplan con los requisitos que para estos efectos exige la ley
chilena, que es la observancia al procedimiento del exequátur, tratado en los
artículos 242 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, para que éste sea
acogido.

5º) Que, en el caso de autos, se cumplió con todas y cada una de las exigencias
allí dispuestas, especialmente lo ordenado por el artículo 247 del Código de
Procedimiento Civil, más arriba citado, y no sólo con él, sino que también con la
disposición del artículo 248 que ordena una serie de obligaciones para quien intenta
hacer valer una sentencia extranjera en Chile, a saber.
En los casos de jurisdicción contenciosa, se dará conocimiento de la solicitud a
la parte contra quien se pide la ejecución, la cual tendrá para exponer lo que estime
conveniente un término igual al emplazamiento para contestar demandas.

6º) Que, así las cosas, el exequátur concedido a la sentencia del Tribunal del
Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos, de fecha 17 de junio de 2003, por la
Excma. Corte Suprema mediante sentencia definitiva de única instancia, de fecha
24 de enero de 2005, hace que dicha sentencia constituya un título ejecutivo
perfecto en los términos que exige el artículo 434 Nº 1 del Código de Procedimiento
Civil, razón por la cual el juez a quo es competente para conocer de la acción de
desposeimiento intentada a fojas 50 y siguientes; por estas consideraciones esta
causal debe ser desestimada, toda vez que como se ha manifestado reiteradamente
el título ejecutivo que se invoca en este procedimiento compulsivo es la sentencia
que concedió el exequátur solicitado y no un pagaré, como lo manifiesta la
recurrente.

En relación con la causal Nº 5 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil.

7º) Esto es: En haber sido pronunciada con omisión de cualquiera de los
requisitos enumerados en el artículo 170, en relación con los Nºs. 4, 5 y 6 del artículo
170 del Código de Procedimiento Civil, ya que en su concepto la sentencia recurrida
se limita a señalar que dado que la ejecución se cumple con una presunta sentencia
y no con el pagaré, desestima la excepción del artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil.

Sobre este particular, la sentencia sí se hace cargo de los argumentos alegados


por la recurrente de casación respecto de la excepción del artículo 464 Nº 7 del
Código de Procedimiento Civil; esto es, la falta de alguno de los requisitos o
condiciones establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva,
en forma absoluta.

La recurrente señala que el título invocado en autos carece de mérito ejecutivo


pues no es un título ejecutivo.

La sentencia desestima tal excepción, porque la citada excepción no tiene


ninguna justificación en estos autos, pues la Excma. Corte Suprema le reconoció
plena validez a la sentencia dictada por el Tribunal de Nueva York, al declarar que
ella se puede cumplir en Chile, motivo suficiente para desechar esta excepción,
pues el título ejecutivo es la sentencia y no el pagaré.
8º) Respecto de esta misma causal, expresa como otro motivo de nulidad la falta
de pago del impuesto de timbres y estampillas que ordena el D.L. Nº 3.475, razón
por la cual el pagaré carecería de fuerza ejecutiva.

Esta alegación también debe ser desechada, por cuanto el título ejecutivo en el
cual se funda la demanda ejecutiva de desposeimiento es una sentencia dictada por
un tribunal extranjero, la que no debe pagar impuesto alguno.

9º) Posteriormente, en virtud de idéntica causa, el representante del ejecutado


manifiesta que el título invocado por la demandante no es ejecutivo, en virtud del
numeral 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, y además que, por la
causal del Nº 12 de la disposición legal antes aludida, la deuda habría sido novada
y que aquélla no estaría garantizada con hipoteca de garantía general sobre la
propiedad embargada.

Señala que las obligaciones garantizadas con dicha hipoteca se extinguieron, por
las siguientes razones: porque Inversiones Marga Marga Limitada aportó en
dominio a la sociedad Inmobiliaria El Sauzal Limitada, la propiedad en cuestión,
inscrita a nombre de esta última a fojas 5441, Nº 4.492 del Registro de Propiedad
del Conservador de Bienes Raíces de Santiago, del año 1998, y porque la deuda
que consta en el pagaré en el que se funda el título ejecutivo de la actora fue novada
en varias oportunidades.

Agrega que originalmente la deuda fue suscrita en pagarés que se firmaron en la


República Argentina, los que posteriormente fueron sustituidos, incorporando
nuevas condiciones de pago, tasas de interés, nuevas cláusulas, hasta llegar al
documento en que se basó la sentencia de autos.

En relación con esta alegación, fundada en que las obligaciones constarían en un


pagaré y éstas habrían sido novadas, no cabe sino que desestimar tales
alegaciones, por lo ya expresado, en el sentido de que se está ejecutando una
deuda que consta en un título ejecutivo que es una sentencia, la cual tiene mérito
ejecutivo en virtud de lo dispuesto en el artículo 434 Nº 1 del Código de
Procedimiento Civil, deuda que no ha sido novada y que está garantizada con
hipoteca de garantía general sobre la propiedad embargada.

En relación con la causal Nº 9 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil.

10º) En cuanto a la tercera causal, expresa que se configuró porque la


sentenciadora omitió de conformidad con el artículo 768 Nº 9 del Código de
Procedimiento Civil en relación con el artículo 795 Nº 4 del mismo cuerpo legal; esto
es, el haberse faltado a algún trámite o diligencia declarados esenciales por la ley o
a cualquier otro requisito por cuyo defecto las leyes prevengan expresamente que
hay nulidad, alega la recurrente que el juez a quo negó lugar sistemáticamente a
una serie de diligencias probatorias de carácter esencial, las cuales tenían por
objeto acreditar las excepciones que fueron opuestas.

Del análisis de los antecedentes, ningún trámite esencial se ha omitido en la


presente causa, porque no existe norma que obligue a la designación de un perito
y la citación a absolver posiciones a un tercero extraño a esta causa en el caso
indicado por el recurrente, de lo que se deduce que no ha podido darse la omisión
que denuncia en su escrito de impugnación, menos aún tratándose del título
ejecutivo que se invoca por la ejecutante, que es la sentencia dictada por el tribunal
del Distrito Sur de Nueva York, cuyo cumplimiento en Chile fue autorizado por la
Excma. Corte Suprema, mediante el trámite del exequátur.

11º) Que, además, debe rechazarse la casación, porque se ha presentado en


primer lugar recurso de apelación y luego el de casación, lo que importa una
alteración de la lógica procesal aplicable al sistema de impugnaciones, pues el
primero supone la validez de la sentencia, mientras que el segundo discurre sobre
la base de su nulidad, lo que obliga a que la petición de reforma sea necesariamente
posterior a la de nulidad.

12º) Que los argumentos vertidos en el escrito de apelación no logran alterar lo


ya razonado y concluido por el tribunal de primera instancia.

Sin perjuicio de lo expresado, en cuanto a la excepción de prescripción del


artículo 464 Nº 17 del Código de Procedimiento Civil, alegada en el escrito de
apelación, que dice relación con la de la prescripción de la deuda o sólo de la acción
ejecutiva, ésta se encontraría prescrita de conformidad con lo dispuesto en el
artículo 2415 del Código Civil, que establece que la acción ejecutiva se transforma
en ordinaria en el plazo de tres años y, convertida en ordinaria, durará solamente
otros dos.

Este plazo se cuenta desde que la obligación se haya hecho exigible.

Atendido a que en concepto del apelante el presunto título ejecutivo de la actora


de autos sería un pagaré y el mencionado pagaré se hizo exigible con fecha 26 de
octubre de 2000, la acción ejecutiva se encontraría prescrita, por haber transcurrido
más de tres años desde que la obligación se hizo exigible por parte del acreedor y
debiera intentarse el cobro de la supuesta deuda a través de un juicio ordinario.
Sobre este punto no cabe sino que remitirse a lo expresado, reiteradamente, por
el juez a quo, quien en primer lugar determinó que el título ejecutivo fundante de
esta acción de desposeimiento de la finca hipotecada es una sentencia y no un
pagaré, y que así las cosas, respecto de esta excepción manifestó que la
prescripción comienza a correr desde que el título ejecutivo de autos, esto es la
sentencia dictada por el tribunal del Distrito Sur del Estado de Nueva York, con fecha
17 de junio de 2003, fue aprobada en la Corte Suprema por exequátur, por lo que
no se encuentra prescrita.

Por estos argumentos, esta Corte estima improcedente la alegación de


prescripción de la acción ejecutiva y ella debe desestimarse, debido a que el pagaré
no es el título que motiva la ejecución.

Y vistos, además, lo dispuesto por los artículos 768 y siguientes del Código de
Procedimiento Civil, se resuelve:

a) Que se rechaza el recurso de casación deducido en lo principal de fojas 377 y


siguientes, en contra de la sentencia definitiva de primera instancia;

b) Que se rechaza el recurso de apelación interpuesto en el primer otrosí de fojas


377 y siguientes, en contra de la sentencia definitiva de primera instancia, y

c) Se confirma la sentencia en alzada que es de veinte de junio de dos mil seis,


escrita de fojas 313 a 371, del Tomo II, Nº 6.036-2006, con costas del recurso.

Regístrese y devuélvase, con sus tomos.

Redacción de la A bogado I ntegrante señora Paola Herrera Fuenzalida.

Pronunciada por la Tercera Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago,


presidida por el M inistro don Jorge Zepeda Arancibia, y conformada por el M inistro
don Mario Carroza Espinosa y por la A bogado I ntegrante señora Paola Herrera
Fuenzalida.

Rol Nº 11.606-2005 (acum. 451-2006; 6.036-2006; 854-2007).


3. MÉRITO DE SENTENCIA JUDICIAL PUEDE SER IMPUGNADO POR MEDIO
DE NULIDAD DE DERECHO PÚBLICO

SUMARIO: El título ejecutivo invocado por el actor consiste en una sentencia


interlocutoria ejecutoriada, circunstancia que trae como única consecuencia que,
al igual que cualquiera de los enumerados en el artículo 434 del Código de
Procedimiento Civil o en leyes especiales, la obligación que en ella se contiene
puede ser perseguida en forma compulsiva y sin la necesidad de un juicio
declarativo previo, pues la ley ha estimado que goza de mérito ejecutivo. Sin
embargo, el hecho que el título consista en una resolución judicial no lo exime, al
igual que cualquier otro, de la posibilidad que pueda alegarse a su respecto la
existencia de algún vicio de nulidad, pues la ley no ha establecido excepción
alguna a su respecto, precisándose que, en este caso, al no tratarse de un
negocio jurídico sino que de un acto emanado de un órgano del E stado, la nulidad
que puede afectarle es la de derecho público consagrada en los artículos 6º y 7º
de la Constitución, como lo ha pedido el ejecutado, ya que no se trata de revisar
una sentencia judicial ejecutoriada, sino que de apreciar el título ejecutivo en
cuanto a su mérito, en relación a los derechos y obligaciones de las personas
según sus propios fundamentos, por las razones que se expondrán.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Temuco

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 1634-2007

Fecha: 05/11/2008

Cita online: CL/JUR/3981/2008

Partes: Oyarce Pisan Claudio con Banco de Chile

Magistrados: Reyes Hernández, Víctor; Román Beltramín, Tatiana

Redactor: Álamos Vera, Eduardo

Abogado integrante: Álamos Vera, Eduardo

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - título ejecutivo
Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Temuco, 5 de noviembre de 2008.

Visto:

Se reproduce la sentencia apelada, con excepción del considerando quinto y


sexto, que se eliminan y en su lugar se tiene presente:

1º Que el título ejecutivo invocado por el actor consiste en una sentencia


interlocutoria ejecutoriada, circunstancia que trae como única consecuencia que, al
igual que cualquiera de los enumerados en el artículo 434 del Código de
Procedimiento Civil o en leyes especiales, la obligación que en ella se contiene
puede ser perseguida en forma compulsiva y sin la necesidad de un juicio
declarativo previo, pues la ley ha estimado que goza de mérito ejecutivo.

Sin embargo, el hecho que el título consista en una resolución judicial no lo exime,
al igual que cualquier otro, de la posibilidad que pueda alegarse a su respecto la
existencia de algún vicio de nulidad, pues la ley no ha establecido excepción alguna
a su respecto, precisándose que en este caso, al no tratarse de un negocio jurídico
sino que de un acto emanado de un órgano del E stado, la nulidad que puede
afectarle es la de derecho público consagrada en los artículos 6º y 7º de la
Constitución, como lo ha pedido el ejecutado, ya que no se trata de revisar una
sentencia judicial ejecutoriada, sino que de apreciar el título ejecutivo en cuanto a
su mérito, en relación a los derechos y obligaciones de las personas según sus
propios fundamentos, por las razones que se expondrán;

2º Que en este sentido, la resolución del Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, al


regular las costas de la acción penal a la que fue condenado tanto el ejecutado
como el Ministerio Público en un juicio oral y luego disponer que tal suma debía ser
pagada en forma solidaria, excedió sus facultades legales, pues el artículo 49 del
Código Procesal Penal sólo lo autorizaba a fijar la proporción en que debían ser
soportada las costas, cuestión que en ningún caso permite fijarlas en forma
solidaria, especialmente si se tiene en cuenta que las fuentes de la solidaridad están
expresamente establecidas en la ley, no figurando las resoluciones judiciales dentro
de ellas.

En consecuencia, la obligación impuesta y en cuanto se refiere a su carácter


solidario, es nula por haberse extralimitado el tribunal oral en el ejercicio de sus
facultades, infringiendo los artículos 6º y 7º de la Constitución, por lo que la
excepción de nulidad será acogida, toda vez que esta corte cuenta con facultades
para declarar la nulidad de derecho público, máxime cuando ella ha sido alegada
oportunamente y además pedida en estrado por la parte que viene revocando, al
tratarse de un vicio que se relaciona con la validez de una resolución de carácter
jurisdiccional, dictada dentro de un procedimiento que debe apegarse en forma
estricta a las exigencias y estándares de validez, no sólo de fondo, sino que también
de forma, y con mayor razón de las exigencias de los requisitos de legalidad de las
actuaciones de las entidades públicas, dentro de las cuales caben los órganos
jurisdiccionales, máxime cuando lo actuado afecta los derechos de las personas
ante una resolución que viene otorgando más allá de lo que la propia ley contempla,
ya que ello extralimita la función jurisdiccional.

3º Por último, y desde otro punto de vista, al constituir la solidaridad una


verdadera modalidad de las obligaciones, desde que la regla general es que ellas
sean simplemente conjuntas o mancomunadas, al declararse la nulidad de aquella
parte de la resolución que impone la solidaridad, se producirá como consecuencia
que la obligación deberá cumplirse de acuerdo a la referida regla general; esto es,
como simplemente conjunta, lo que para el caso de autos significa que al Banco de
Chile sólo puede perseguirse por la mitad de la deuda a la que fue condenado
solidariamente con el Ministerio Público, como bien lo ha alegado el ejecutado.

Y visto lo previsto en los artículos 6º y 7º de la Constitución Política del Estado,


artículo 464 del Código de Procedimiento Civil y 1511 del Código Civil, SE REVOCA,
con costas, la sentencia apelada y en su lugar se resuelve que se acoge la
excepción de nulidad de la obligación, debiendo seguirse la ejecución sólo por la
suma de 17.500.000.

Redacción del Abogado I ntegrante Sr. Eduardo Álamos Vera.

Regístrese y devuélvase.

Pronunciada por la Tercera Sala, Presidente Ministro Sr. Víctor Reyes


Hernández, Fiscal Judicial Sra. Tatiana Román Beltramín y Abogado Integrante Sr.
Eduardo Álamos Vera.

Se hace presente que no firma la Fiscal Judicial Sra. Tatiana Román Beltramín,
no obstante haber concurrido a la vista y acuerdo de la presente causa, por
encontrarse con permiso.

En Temuco, a cinco de noviembre de dos mil ocho, se notificó por el estado diario
la resolución que precede.
Rol Nº 1.634-2007.
4. SENTENCIA JUDICIAL QUE RECHAZA UNA RECLAMACIÓN NO
CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO. CONCEPTO DE SENTENCIA
DECLARATIVA Y DE CONDENA

SUMARIO: La sentencia judicial antes referida (que rechaza la reclamación


interpuesta contra Dirección General de Aguas) es de aquellas que la doctrina
llama declarativas o de mera declaración; es decir, que se limitan a declarar pura
y simplemente la voluntad de la ley, o la existencia de un derecho y que el
moderno procesalismo habla de declaración de certeza. Por ello, no contiene la
orden de cumplir obligación alguna. La sentencia judicial que el artículo 434 Nº 1
del Código de Procedimiento Civil le da la calidad de título ejecutivo es de
aquéllas llamadas sentencia de condena, que según Couture son todas aquellas
que imponen el cumplimiento de una prestación, ya sea en sentido positivo (dar,
hacer), ya sea en sentido negativo (no hacer, abstenerse). La que solamente se
limita a rechazar una reclamación, como es la de autos, no contiene una
obligación de dar, hacer o no hacer. En consecuencia, ella (no) puede configurar
un título ejecutivo.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 2469-2003

Fecha: 22/11/2004

Cita online: CL/JUR/271/2004

Partes: Braulio Vera Hernández contra Gastón Meynet Stagno

Magistrados: Sanhueza Ojeda, María Leonor; Aldana Fuentes, Carlos

Redactor: Aldana Fuentes, Carlos

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 137 - Código de Aguas; Artículo 434 Nº 1 -


Código de Procedimiento Civil
TEXTO COMPLETO

Concepción, 22 de noviembre de 2004.

Vistos y teniendo presente:

1º. Que en el Juzgado de Letras de Nacimiento, en causa Rol Nº 14.951, don


Braulio Hugo Vera Hernández deduce demanda ejecutiva en contra de la Asociación
de Canalistas del Canal Bío Bío-Negrete, representada por su Presidente don
Gastón Meynet Stagno, a fin de que se despache mandamiento de ejecución en su
contra y requerirlo para que cumpla lo ordenado en la Resolución D.G.A. Nº 791 de
17 de abril de 1995, referido al Informe Técnico Nº 6 de 1995, cuyas obras fueron
detalladas en el cuerpo de la demanda, para que dé comienzo a los trabajos, dentro
del plazo de diez días o en el plazo que el Tribunal señale, bajo apercibimiento legal,
con costas.

Agrega que es título ejecutivo la sentencia de tres de julio de mil novecientos


noventa y ocho, dictada por la I. Corte de Apelaciones de Concepción, ejecutoriada,
no prescrito.

Sostiene que se trata de una obligación de hacer, cual es cumplir con lo ordenado
en la Resolución D.G.A. Nº 791 de 17 de abril de 1995, determinada y actualmente
exigible, puesto que el plazo para corregir las irregularidades comprobadas precluyó
el 13 de enero de 1999.

2º. Que a fs. 172, el juez de la causa proveyó la demanda el 13 de septiembre de


2001, ordenando despáchese, confeccionándose el mandamiento con igual fecha,
disponiendo que la Asociación de Canalistas de Bío Bío cumpla con las obligaciones
ordenadas en la Resolución D.G.A. Nº 791 de 17 de abril de 1995, referido en el
informe técnico Nº 6 de 1995, que detalla, siendo notificado el deudor del
requerimiento, con fecha 21 de ese mes y año.

3º. Que el 28 de septiembre de 2001, a fs. 178, el ejecutado contesta la demanda


y pide rechazarla en todas sus partes, por carecer actualmente de todo fundamento
jurídico, técnico y de hecho, con costas, indicando que su parte cumplió las
obligaciones que reclama el ejecutante.

A fs. 182 se tuvo por contestada la demanda. A fs. 184, el Secretario del Juzgado
certifica, el 5 de octubre de 2001, que no se opusieron excepciones y, a fs. 188, no
da lugar a declarar admisible la excepción de pago.
Posteriormente, resolviendo un incidente de nulidad promovido por el ejecutado,
a fs. 219, repone la resolución que tuvo por contestada la demanda y en su lugar
dio traslado de la excepción opuesta y declaró nula la resolución que declaró
admisible la excepción.

Luego de evacuado el traslado, declara admisible la excepción de pago y la recibe


a prueba, dictando sentencia definitiva el 27 de mayo de 2003, escrita de fs. 136 a
142 vta., rechazando la demanda ejecutiva porque la sentencia judicial en que se
funda no es título ejecutivo y, asimismo, acoge la excepción de pago, con costas.

4º. Que el inciso 1º del artículo 441 del Código de Procedimiento Civil, establece
que (presentada la demanda) el Tribunal examinará el título y despachará o
denegará la ejecución, sin audiencia ni notificación del demandado, aun cuando se
haya éste apersonado en el juicio.

5º. Que en atención a la norma transcrita, el tribunal que conoce de una acción
ejecutiva posee la facultad de analizar el título que sirve de base, la cual debe ser
ejercida a priori, es decir en la oportunidad procesal que corresponda dar curso o
desestimar el mandamiento de ejecución y embargo que se le solicita por el
compareciente o demandante ejecutivo.

6º. Que, por consiguiente, el juez a quo, en el ejercicio de su jurisdicción, una vez
presentada la demanda ejecutiva debió analizar el título ejecutivo en que se
sostenía la acción; esto es, si la sentencia judicial de 3 de julio de 1998 reunía los
requisitos de tal.

7º. Que, al efecto, cabe señalar que la aludida resolución judicial se dictó en los
autos Rol Nº 3-96 de esta Corte, que resolviendo una reclamación (artículo 137
Código de Aguas) de la Asociación de Canalistas del Canal Bío Bío-Negrete en
contra de la Resolución Exenta Nº 260 de 26 de enero de 1996, de la Dirección
General de Aguas, que dispone la fiscalización de dicho canal, a fin de que se la
deje sin efecto, dejando igualmente sin efecto la Resolución Nº 2.034 de 2 de
septiembre de 1994 y 791 de 18 de abril de 1995, dictadas también por el Director
General de Aguas y que inciden en la fiscalización anotada, de conformidad a lo
dispuesto en el artículo 137 del Código de Aguas, declarando: que se rechaza la
reclamación interpuesta a fs. 60, por el abogado Franklin Mellado Villagra, en
representación de la Asociación de Canalistas del Canal Bío Bío-Negrete, sin
costas.

8º. Que la sentencia judicial antes referida es de aquellas que la doctrina llama
declarativas o de mera declaración; es decir, que se limitan a declarar pura y
simplemente la voluntad de la ley, o la existencia de un derecho y que el moderno
procesalismo habla de declaración de certeza. Por ello, no contiene la orden de
cumplir obligación alguna.

La sentencia judicial que el artículo 434 Nº 1 del Código de Procedimiento Civil le


da la calidad de título ejecutivo es de aquéllas llamadas sentencia de condena, que
según Couture, citado por Guillermo Gruss Mayers, en su obra Juicio ejecutivo, pág.
139, son todas aquellas que imponen el cumplimiento de una prestación, ya sea en
sentido positivo (dar, hacer), ya sea en sentido negativo (no hacer, abstenerse).

Como se ha reflexionado precedentemente, la que solamente se limita a rechazar


una reclamación, como es la de autos, no contiene una obligación de dar, hacer o
no hacer. En consecuencia, ella puede configurar un título ejecutivo.

9º. Que, para el caso que se estimare que las resoluciones Nºs. 2.034 de 2 de
septiembre de 1994 y 791 de 18 de abril de 1995, dictadas por la Dirección General
de Aguas, son el o los títulos ejecutivos, cuyo no es el caso, pues en la demanda
se señala expresamente a la sentencia judicial como título ejecutivo; tampoco tienen
tal calidad, pues no están incluidas en las referidas en el artículo 434 del Código de
Enjuiciamiento o en otra ley especial y sabido es que sólo la ley crea los títulos
ejecutivos.

Es más, la legitimación activa para exigir el cumplimiento de lo dispuesto en las


aludidas resoluciones corresponde a la Dirección General de Aguas, a través de un
procedimiento especial, señalado en el artículo 293 del Código de Aguas, al señalar
que: Si continuaren los errores, faltas o abusos denunciados, la Dirección de Aguas
podrá solicitar a la justicia ordinaria que se decrete la intervención por dicho
organismo en la distribución de las aguas, por períodos que no excedan de 90 días,
con todas las facultades de los respectivos directorios o administradores.

10º. Que es un hecho de la esencia del procedimiento ejecutivo que la demanda


se funde en un título ejecutivo, sin el cual no se puede formar una relación procesal
válida, tiñendo de nulidad todo lo obrado hacia adelante, por el efecto expansivo del
vicio indicado, situación que no sólo mira a los fines de las partes, sino al interés
público. C orresponde hacer uso de las facultades correctivas que concede el
artículo 84, inciso 4º del Código de Procedimiento Civil, para tomar las medidas que
tiendan a evitar la nulidad de los actos del procedimiento.

11º. Que, en ejercicio de la facultad otorgada en la citada norma legal, y no


existiendo sentencia de término en autos, esta Corte, actuando de oficio, declarará
la nulidad de las actuaciones, presentaciones, resoluciones y notificaciones que se
señalarán en lo resolutivo del fallo.

Por estas consideraciones y normas legales citadas, se invalida de oficio desde


la resolución de trece de septiembre de dos mil uno, escrita a fs. 4 vta. de estas
compulsas, en cuanto provee a lo principal de fs. 1 de las mismas compulsas con
su correspondiente notificación y todas las demás actuaciones, diligencias y
resoluciones dictadas en este proceso, incluidas la sentencia interlocutoria de fs.
219 y sentencia definitiva de fs. 136 a 145 vta. y sus notificaciones y se retrotrae la
causa al estado de proveerse la demanda ejecutiva de fs. 1, por juez no inhabilitado
que corresponda, conforme a derecho.

Atendido lo resuelto, se omite pronunciamiento sobre los recursos de apelación y


adhesión en contra de la resolución de fs. 219, y de apelación en contra de la de fs.
136 a 145 vta.

Redactada por el Ministro don Carlos Aldana Fuentes.

Regístrese y devuélvase.

No firma la Ministro señora María Leonor Sanhueza Ojeda, no obstante haber


concurrido a la vista y acuerdo de la causa, por encontrarse con permiso.

Rol Nº 2.469-2003 y acumulada Rol Nº 3.205-2004.


5. ACOMPAÑAR LIQUIDACIÓN DE CRÉDITO A TÍTULO EJECUTIVO NO LO
CONSTITUYE EN TÍTULO COMPUESTO

SUMARIO: La demanda de autos se ha fundado en título ejecutivo, cual es una


sentencia firme en juicio declarativo laboral, aspecto que reconoce la sentencia
apelada, y no es efectivo que se haya fundado en un título compuesto, pues esto
no ha sido así, sino sólo acompañó una liquidación del crédito a modo de
referencia para accionar por los reajustes e intereses que se consagran en el
título ejecutivo.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Temuco

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 1704-2005

Fecha: 27/09/2005

Cita online: CL/JUR/2265/2005

Partes: Luna Ganga Hernán Ramón con Díaz Carrasco Mario Alberto

Magistrados: Carreño Ortega, Fernando; Reyes Hernández, Víctor

Redactor: Reyes Hernández, Víctor

Abogado integrante: Contreras Eddinger, Roberto

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - cumplimiento de sentencia - derecho


civil - derecho del trabajo - derecho procesal - excepciones - juicio ejecutivo -
procedimiento laboral - sentencia - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Temuco, 27 de septiembre de 2005.

Vistos:
Se reproduce la sentencia apelada en su parte expositiva, considerandos y citas
legales, con excepción de los considerandos 5, 6 y 7, que se eliminan.

En su lugar, y además, se tiene presente:

1. Que la demanda de autos se ha fundado en título ejecutivo, cual es una


sentencia firme en juicio declarativo laboral, aspecto que reconoce la sentencia
apelada, y no es efectivo que se haya fundado en un título compuesto, pues esto
no ha sido así, sino sólo acompañó una liquidación del crédito a modo de referencia
para accionar por los reajustes e intereses que se consagran en el título ejecutivo;

2. Que por lo anteriormente razonado, en la especie no se dan los presupuestos


de la excepción del numerando 7 del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil
en relación a la fuerza ejecutiva del título, pues la tiene. Cualquier diferencia en
cuanto al monto de lo debido que exista, será materia de la liquidación del crédito.

3. Que por las anteriores razones, se negará lugar a la excepción referida.

Y visto, además, lo prevenido en los artículos 160, 170 y 186 y siguientes del
Código de Procedimiento Civil, se REVOCA la sentencia apelada de fecha 30 de
enero de 2004, escrita de fojas 20 a fojas 21 vuelta y en su lugar se declara que no
ha lugar a la excepción del numerando 7 del artículo 434 del Código de
Procedimiento Civil. Se condena en costas a la parte ejecutada vencida.

Por consiguiente, debe seguir adelante la ejecución hasta el total pago de la


deuda, reajustes, intereses y costas. Se confirma en lo demás el fallo, con costas
del recurso.

Redacción del P residente de S ala, don Víctor Reyes Hernández.

Pronunciada por el Presidente de la Segunda Sala don Víctor Reyes Hernández,


Ministro don Fernando Carreño Ortega y Abogado Integrante don Roberto
Contreras Eddinger.

En Temuco, a veintisiete de septiembre de dos mil cinco, notifiqué por el estado


diario la resolución que antecede y la de fs. 30.

Rol Nº 1.704-2005.
CAPÍTULO IV TÍTULO EJECUTIVO COPIA AUTORIZADA DE ESCRITURA PÚBLICA
1. ESCRITURA PÚBLICA NO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO SI
OBLIGACIÓN DE QUE DA CUENTA ES CONDICIONAL

SUMARIO: Si se observa con atención lo pactado en la escritura pública que se


invoca como título ejecutivo, se advierte que la sociedad, actora en estos autos,
para obtener el pago del precio convenido debía presentar estados de pago a las
propietarias o mandantes, correspondientes a obras ejecutadas, pues así
claramente está expresado. Entonces, tales estados de pago significaban para el
propietario únicamente las cantidades de las obras ejecutadas que debía pagar
conforme al precio convenido. Es evidente que la escritura pública no ha podido
considerarse suficiente, por sí sola, para estimar exigible la cantidad anotada,
pues estaba condicionada a la existencia de obra ejecutada por igual valor, que
debía ser acreditada.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 2356-2005

Fecha: 26/03/2007

Cita online: CL/JUR/767/2007; 36110

Partes: Constructora Modular Bío-Bío Ltda. con Espinoza Quiroz, Orieta

Magistrados: Herreros Martínez, Margarita; Rodríguez Ariztía, Jorge; Muñoz


Gajardo, Sergio; Araya Elizalde, Juan

Redactor: Rodríguez Ariztía, Jorge

Abogado integrante: Herrera Valdivia, Óscar

Voces : acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - obligación condicional - obligaciones - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 1494 - Código Civil; Artículo 437 - Código de


Procedimiento Civil
TEXTO COMPLETO

Santiago, 26 de marzo de 2007.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 1.026-2002, del Segundo Juzgado Civil de Concepción,


caratulados "Construcción Modular Bío Bío Limitada con Espinoza Quiroz Orietta y
otras", juicio ejecutivo de cumplimiento de obligación de dar, su juez titular, por
sentencia de nueve de Septiembre de dos mil dos, que se lee de fojas 138 a 140,
acogió con costas la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones
exigidos por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva y rechazó la demanda.
Apelada por la parte demandante, una Sala de la Corte de Apelaciones de
Concepción la confirmó por sentencia de diecinueve de abril de dos mil cinco, escrita
a fojas 260.

En contra de este último fallo la parte demandante ha deducido recurso de


casación en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que la recurrente sostiene que el fallo impugnado ha incurrido en los


siguientes errores de derecho, según se pasa a explicar:

Se ha infringido el artículo 437 del Código de Procedimiento Civil al aplicarlo de


una manera que dicha disposición no establece; esto es, como si ella exigiera
únicamente la ausencia de modalidad en las obligaciones, en circunstancias que
dicha norma también se aplica cuando las obligaciones se encuentran con la
modalidad cumplida, como en el caso de un plazo suspensivo que está cumplido, lo
que hace exigible la obligación.

Así ha ocurrido al desconocer la sentencia recurrida la exigibilidad de la cuota


número "Tres" del precio del contrato de construcción a suma alzada contenido en
la escritura pública que sirve de título ejecutivo, cuya forma de pago consta de la
cláusula sexta del mismo instrumento.

Dicha cuota, por la cantidad de $ 50.000.000, vencía el 28 de abril de 2000. Como


a la fecha de iniciarse la ejecución este plazo suspensivo ya se encontraba
cumplido, la obligación anotada se hizo exigible a contar desde igual fecha.
En relación con el desconocimiento de la exigibilidad de la referida cuota número
"Tres", la sentencia recurrida también ha infringido, al dejarlos de aplicar, los
artículos 1438, 1545, 1560 y 1494 del Código Civil, disposiciones que reconocen la
fuerza obligatoria de los contratos, la forma en que han de interpretarse otorgando
pleno valor a la voluntad real de las partes por sobre la voluntad declarada y la
definición de plazo, así como los casos en que está prohibido al Juez interpretar los
plazos pactados por las partes.

Así se ha infringido el artículo 1545 del Código Civil, al imponer requisitos de


exigibilidad para el cumplimiento de la obligación de pago de la cuota Nº "Tres" del
precio, requisitos que no fueron pactados por las partes.

Se ha vulnerado el artículo 1560 del Código Civil, al exigir los antecedentes


anexos al contrato, en circunstancias que éstos no dicen relación alguna con la
obligación de pago de la referida cuota Nº "Tres".

Se ha infringido asimismo el artículo 1494 del Código Civil, al privar al plazo


suspensivo cumplido de sus efectos propios, que no son otros que permitir al
acreedor exigir su cumplimiento una vez llegada la fecha establecida por las partes
en el contrato.

Y finalmente el artículo 19 inciso 1º del Código Civil, toda vez que el fallo recurrido
debió interpretar las antes citadas disposiciones del Código Civil, aplicando esta
norma de interpretación.

Segundo: Que es útil para la resolución del recurso consignar los siguientes
antecedentes del proceso:

a) Que la actora demandó ejecutivamente a las demandadas a fin de obtener el


pago de $ 85.000.000, que éstas le adeudarían en virtud de encontrarse impago un
saldo de precio pactado en la escritura pública que sirve de título a la ejecución y
que contiene un contrato de construcción de obra material por suma alzada, suscrita
entre las partes el 23 de marzo de 2000, ante el Notario de Concepción Enrique
Herrera Silva.

En la cláusula segunda de este instrumento se establece que los trabajos se


ejecutarán en conformidad a los antecedentes que se indican y detallan, tales como
especificaciones técnicas de la obra, juego de planos generales de arquitectura y
diseño, plano de ingeniería, plano de instalaciones de agua, electricidad y
alcantarillado y presupuesto definitivo presentado por el constructor, que es la
sociedad demandante de autos, los que forman parte de tal contrato, son conocidos
por las partes y el total de los documentos referidos tiene fuerza obligatoria entre
los contratantes.

Para la ejecución de la obra se fijó como plazo el día 30 de abril de 2000 y se


estipularon pormenorizadamente las obligaciones de la sociedad constructora,
garantías para su cumplimiento, régimen de inspección técnica y de recepción de la
obra por sus propietarios.

b) Se convino que el precio que las propietarias debían pagar a la sociedad


constructora por la ejecución de la obra contratada, era la suma alzada de 7.760,638
Unidades de Fomento, incluido el I mpuesto al V alor A gregado, cantidad no afecta
a intereses.

En la cláusula sexta de la escritura pública antedicha se estipuló textualmente lo


siguiente:

"El precio convenido será pagado por el mandante al constructor, en la siguiente


forma: Uno) Con la suma de un millón doscientos mil pesos, equivalentes a 79,36
Unidades de Fomento; Dos) Con la suma de cinco millones de pesos, equivalentes
a 331, 8 Unidades de Fomento. Las sumas referidas en este número y en el anterior
se encuentran pagadas según factura Nº 0047, de fecha 23 de marzo de 2000,
emitida por CM Bío Bío Limitada, cuya copia se agrega al final de la presente
escritura; Tres) Con la suma de $ 50.000.000, que será equivalente a la cantidad de
Unidades de Fomento de acuerdo al valor que ésta tenga al momento del pago, esto
es el día 28 de abril de 2000 o la fecha en que efectivamente se pague. Para
garantizar el pago se entrega en este acto cheque Nº 190169, serie AD del Banco
del Estado de Chile, oficina Concepción, de la cuenta corriente Nº 53100012436,
para ser cobrado el día 28 de abril de 2000; Cuatro) Con la suma de $ 35.000.000,
que se pagarán al momento de la entrega de los módulos en calle Membrillar Nº 656
de la ciudad de Penco, suma que será equivalente a la cantidad de Unidades de
Fomento de acuerdo al valor que ésta tenga al momento de su pago. Para proceder
a este pago, sólo se debe cumplir con las medidas y cantidades especificadas, las
que deberán ser comprobadas inmediatamente después de la llegada de los
módulos al lugar de instalación; Cinco) El saldo de precio, esto es la cantidad de
Unidades de Fomento que sumadas a las Unidades de Fomento pagadas conforme
a los números uno), dos), tres) y cuatro), completen la cantidad 7.760,638 Unidades
de Fomento, se pagarán, en su equivalente en moneda nacional, al momento de
emitirse la factura por el total de lo adeudado.

El visto bueno y cancelación de los estados de pago por parte del propietario no
significará la aprobación de los trabajos ejecutados ni de los materiales incluidos en
ellos, sino solamente las cantidades de las obras ejecutadas que debe pagar el
propietario, conforme con el precio convenido en este contrato".

c) Fundándose en que las demandadas no le habían pagado las cuotas Tres) y


Cuatro) antes relacionadas, la sociedad actora presentó la demanda ejecutiva de
autos, invocando como título ejecutivo una copia autorizada de la escritura pública
arriba citada, por la suma de $ 85.000.000, más las multas estipuladas a razón de
9,5 Unidades de Fomento por cada día de retraso en el pago, pidiendo se ordenara
despachar mandamiento de ejecución y embargo por dichas sumas.

d) Que las ejecutadas opusieron a la ejecución las excepciones de los números


4, 7, 9 y 14 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil. Las excepciones de
los números 4, 9 y 14 del artículo 464 del referido cuerpo legal, esto es ineptitud de
libelo, pago de la deuda y nulidad de la obligación, fueron rechazadas. En cuanto a
la excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, esto es
falta de algunos de los requisitos o condiciones exigidos por las leyes para que el
título tenga fuerza ejecutiva, fue acogida.

Respecto de esta última excepción, al confirmar el fallo apelado, la sentencia de


segundo grado estimó que al momento mismo en que se inicia la ejecución deben
concurrir todos los requisitos que hacen procedente la acción ejecutiva, entre los
cuales está que la obligación sea actualmente exigible, conforme al artículo 437 del
Código de Procedimiento Civil; vale decir, que tal obligación, en su nacimiento o
ejercicio, no se halle sujeta a ninguna condición, plazo o modo.

Además, el sentenciador de segundo grado agregó que al título ejecutivo


invocado le faltaba el requisito de ser la obligación actualmente exigible, careciendo
de fuerza ejecutiva, pues la ejecutante no había cumplido con la obligación de
acompañar las especificaciones técnicas, planos de arquitectura, instalaciones de
servicios básicos y presupuesto definitivo, que formaban parte del contrato invocado
como título ejecutivo, integrando el título mismo, el cual debe bastarse a sí mismo,
sin tener que recurrir a otros documentos o antecedentes para verificar sus
atributos, al momento de iniciarse la ejecución, agregando que las especificaciones
técnicas y planos eran de la esencia de lo pactado, pues eran elementales para
comprobar el cumplimiento de la obligación, otorgando fundamento a la exigibilidad
del pago.

Tercero: Que el recurso de casación en el fondo interpuesto, al impugnar la


sentencia recurrida, se funda únicamente en la exigibilidad que, en su concepto,
tendría la cuota "Tres" de la cláusula sexta de la escritura que se invoca como título
ejecutivo, por la suma de $ 50.000.000, porque dice que dicha cantidad debía ser
pagada el 28 de abril de 2000 y a la fecha de presentación de la demanda tal plazo
se encontraba vencido y la obligación impaga. Pero nada dice acerca de la cuota
"Cuatro)", por $ 35.000.000, también cobrada en la demanda, pues la ejecución es
por $ 85.000.000 y las sentencias de primer y segundo grado se han referido a la
exigibilidad de toda la obligación demandada.

Cuarto: Que si se observa con atención lo pactado en la cláusula sexta de la


escritura pública que se invoca como título ejecutivo, se advierte que la sociedad
constructora, actora en estos autos, para obtener el pago del precio convenido,
debía presentar estados de pago a las propietarias o mandantes, correspondientes
a obras ejecutadas, pues así claramente está expresado al estipularse lo siguiente,
en la misma cláusula sexta: "El visto bueno y cancelación de los estados de pago
por parte del propietario no significará la aprobación de los trabajos ejecutados ni
de los materiales incluidos en ellos, sino solamente las cantidades de las obras
ejecutadas que debe pagar el propietario, conforme con el precio convenido en este
contrato".

Entonces, tales estados de pago significaban para el propietario únicamente las


cantidades de las obras ejecutadas que debía pagar conforme al precio convenido
que, como sabemos, se pagaba según las cuotas estipuladas en la misma cláusula.

De ello se obtiene que para el devengamiento de la antes referida cuota número


"Tres", por $ 50.000.000, debía presentarse un estado de pago que comprendiera
obras ejecutadas por igual valor, por lo que no bastaba la sola llegada del día 28 de
abril de 2000.

Y es evidente que la escritura pública acompañada como título ejecutivo no ha


podido considerarse suficiente, por sí sola, para estimar exigible la cantidad
anotada, pues estaba condicionada a la existencia de obra ejecutada por igual valor,
que debía ser acreditada.

Quinto: Que esta Corte Suprema, en los fallos que se indicarán a continuación,
ha sostenido, resumidamente, lo siguiente:

a) Aun cuando un contrato bilateral se haya celebrado por escritura pública,


carece este título de mérito ejecutivo, a no ser que de la misma escritura aparezca
que el ejecutante ha cumplido con todas sus obligaciones y que, en consecuencia,
las correlativas del deudor son actualmente exigibles (C. Suprema, 27 septiembre
1922, Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo 21, Sección 1ª, pág. 859).
b) El título en el cual uno de los contratantes se obliga a pagar cierta suma como
indemnización a determinado compromiso contraído por el otro, carece por sí solo
de mérito ejecutivo para cobrar dicha suma, aunque en el curso del juicio se pruebe
haberse cumplido con la obligación contraída. Para que, en este caso, la escritura
pública tenga mérito ejecutivo, debe acompañársela de los antecedentes que
declaren cumplida la obligación, de manera que la escritura y antecedentes formen
en conjunto el título ejecutivo (C. Suprema, 27 de abril de 1939, Revista de Derecho
y Jurisprudencia, tomo 37, Sección 1ª, pág. 18).

Sexto: Que, según lo razonado, la sentencia recurrida no ha incurrido en los


errores de derecho que le reprocha el recurso, pues del solo título ejecutivo
aparejado a estos autos no aparecía evidente la exigibilidad de las cuotas del precio
cobradas, inclusive aquélla en que se ha fundado tal recurso.

Séptimo: Que, consecuentemente, al no haber incurrido el fallo de alzada en


errores de derecho que hayan influido en lo dispositivo del mismo, el recurso en
examen ha de ser desestimado.

Por estas consideraciones, normas citadas y visto, además, lo preceptuado en


los artículos 764 y 767 del Código de Procedimiento Civil, SE RECHAZA el recurso
de casación en el fondo interpuesto por don José Tomás Fabres Borden, en
representación de "Construcción Modular Bío Bío Limitada", en lo principal de fojas
262, en contra de la sentencia de diecinueve de abril de dos mil cinco, escrita a fojas
260.

Regístrese y devuélvanse estos autos con los documentos acompañados.

Redacción del Ministro señor Jorge Rodríguez Ariztía.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sr. Jorge
Rodríguez A., Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M., Sr. Juan Araya E. y
Abogado Integrante Sr. Óscar Herrera V.

No firma el Abogado Integrante Sr. Herrera, no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ausente.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 2.356-2005.
2. ESCRITURA PÚBLICA POR LA CUAL SE CONSTITUYE UNA PERSONA EN
CODEUDOR SOLIDARIO NO REQUIERE ESPECIFICAR LA OBLIGACIÓN PARA
TENER MÉRITO EJECUTIVO

SUMARIO: Del análisis de jure, no resulta ni indispensable ni necesario que la


escritura pública por la cual el recurrente se constituyó en codeudor solidario dé
cuenta circunstanciadamente de la obligación específica y particular respecto de
la cual debe responder —como de contrario lo pretende y alega el recurrente—,
toda vez que el mérito literal de dicho instrumento público da cuenta que el
recurrente se constituye como fiador y codeudor solidario del deudor y de la
sociedad, respecto de todas las obligaciones que en el pasado, presente o futuro
el deudor contraiga con el acreedor o alguna otra empresa relacionada por el
capital, la administración, control o razón social, en cualquier parte del territorio
nacional, por un monto máximo de cien millones de pesos. En atención del mérito
de la convención sub lite, no es posible concluir que los sentenciadores del fondo
han creado una suerte de título nuevo, ya que éstos sólo se han limitado a
examinar los requisitos dispuestos por el legislador concluyendo que, en la
especie, existe mérito ejecutivo, de conformidad con lo que disponen los artículos
434, 437, y 438 del Código de Procedimiento Civil, motivo por el cual se concluye
que tales preceptos han sido pertinentemente interpretados y aplicados.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 4280-2006

Fecha: 28/01/2008

Cita online: CL/JUR/1457/2008; 38350

Partes: Distribuidora Adelco Concepción con Comercial Súper Cinco Ltda.

Magistrados: Muñoz Gajardo, Sergio; Kunsemüller Loebenfelder, Carlos; Juica


Arancibia, Milton; Herreros Martínez, Margarita

Redactor: Cárcamo Olmos, Juan Carlos

Abogado integrante: Cárcamo Olmos, Juan Carlos


Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -
escritura pública - excepciones - inhabilidad del título - juicio ejecutivo - recursos
- título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 437 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


438 - Código de Procedimiento Civil; Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 28 de enero de 2008.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 2.626-2003, del Primer Juzgado de Letras en lo Civil de


Talcahuano, en procedimiento ejecutivo caratulado Distribuidora Adelco
Concepción con Comercial Súper Cinco Ltda., a los cuales se acumularon las
causas roles Nºs. 2.631-2003, y 2.608-2003, respectivamente, todas del mismo
tribunal, se han dictado las sentencias definitivas de primera instancia que rolan a
fojas 50, y demás pertinentes; 121 y siguientes correspondientes, y 187, y las otras
consecuentes, por las cuales se rechazaron, con costas, las excepciones opuestas
a la ejecución por el demandado D. Alberto Floridor Ortiz Lagos y se ordenó
proseguir la ejecución a su respecto, hasta que el actor obtenga el entero y cumplido
pago de las sumas que cobra en sus demandas, con los intereses respectivos.

En contra de dichos fallos el demandado Ortiz Lagos dedujo sendos recursos de


casación en la forma y de apelación, según se lee a fojas 56, 127, y 193,
respectivamente, y una de las salas de la Corte de Apelaciones de Concepción, por
resolución de fojas 230, a fojas 237, con fecha del cuatro de julio de dos mil seis,
rechazó las nulidades intentadas y confirmó las sentencias apeladas.

En contra de esta última decisión, el referido ejecutado interpuso a fojas 238, y


siguientes, recurso de casación en el fondo.

Se trajeron los autos en relación como consta de fojas 246.

Considerando:

Primero: Que, el recurso sub lite sostiene que el fallo impugnado ha infringido los
artículos 434, numerales dos, cuatro y siete, 437 y 438, del Código de Procedimiento
Civil, y los artículos 19 y 20, del Código Civil.
Afinca el recurrente las transgresiones que denuncia, en la circunstancia de
haberse desechado la excepción prevista en el numeral séptimo del artículo 464,
del Código de Procedimiento Civil, por haberse dado mérito ejecutivo a cheques, en
contra de un tercero ajeno a esos documentos de crédito, el que no intervino en
esos títulos ni fue notificado del protesto de los respectivos documentos, agregando
a la ejecución una escritura p. 705. Afinca el recurrente las transgresiones que
denuncia en la circunstancia de haberse desechado la excepción prevista en el
numeral séptimo del artículo 464, del Código de Procedimiento Civil, por haberse
dado mérito ejecutivo a cheques, en contra de un tercero ajeno a esos documentos
de crédito, el que no intervino en esos títulos ni fue notificado del protesto de los
respectivos documentos, agregando a la ejecución una escritura pública de fianza
y codeudoría solidaria que no contiene una obligación líquida y actualmente exigible,
con infracción de lo previsto en el artículo 438, del mismo cuerpo legal.

Estima el ejecutado que, en la especie, el título ejecutivo —cheque protestado—


en su calidad de tal le es inoponible porque aquél no es obligado cambiario a su
pago al no haber intervenido en él de manera alguna.

Añade que tampoco la escritura pública, de 25 de abril del año 2003, tiene mérito
ejecutivo en su contra, por cuanto no da cuenta de una obligación liquida y
actualmente exigible en los términos del artículo 438 del Código de Procedimiento
Civil.

Agrega que los jueces del fondo procedieron a crear un título ejecutivo que no
está reconocido en la ley como tal, violando el artículo 434, Nº 7, del Código de
Enjuiciamiento Civil, que reserva exclusivamente a la ley el derecho a crear títulos
ejecutivos.

Este nuevo título es la complementación de los cheques con la escritura de fianza


y codeudoría solidaria.

Sostiene el recurrente que así, en la sentencia que se impugna, se ha establecido


que carecen de mérito ejecutivo en su contra tanto los cheques como la escritura
pública sindicada; sin embargo, con infracción a los artículos 434, Nºs. 2, 4, y 7, y
438, del Código de Enjuiciamiento Civil, complementa dos títulos que carecen de
valor ejecutivo por sí solos, los primeros por no intervenir el ejecutado y la segunda
por no dar cuenta de una obligación líquida y actualmente exigible, como se ha
dicho.

Concluye señalando que las trasgresiones señaladas influyen sustancialmente


en lo dispositivo del fallo por cuanto como consecuencia de aplicar erróneamente
tales preceptos, se rechazó la excepción prevista en el numeral séptimo del artículo
464, del Código de Procedimiento Civil, en circunstancias que procedía fuera
acogida.

Segundo: Que resulta útil para la resolución del recurso tener presentes los
siguientes antecedentes del proceso:

A) Que, Distribuidora Adelco Concepción Limitada dedujo tres demandas


ejecutivas —las que se acumularon— en contra de la sociedad Comercial Súper
Cinco Ltda. y en contra de D. Alberto Floridor Ortiz Lagos en su calidad de aval y
codeudor solidario de la primera, por las sumas de $ 60.872.107, $ 8.266.209 y
$ 9.173.051, respectivamente, más reajustes e intereses.

Funda sus acciones señalando ser dueña de un total de cuarenta y cuatro


cheques, los que individualiza, girados por el representante de la sociedad
demandada, los cuales al ser presentados a cobro fueron protestados por el Banco
librado contra el cual fueron girados.

Los protestos fueron notificados judicialmente a su girador y éste no consignó en


la cuenta corriente del tribunal suma alguna de dinero ni tachó de falsa su firma en
el plazo que la ley le confiere.

A su vez, por escritura pública fechada en Coronel el 25 de abril de 2003, D.


Alberto Floridor Ortiz Lagos se constituyó en fiador y codeudor solidario de la
Sociedad Súper Cinco Ltda., respecto de todas y cada una de las obligaciones que
en el pasado, presente o futuro la deudora tenga con la demandante.

B) Que, las acciones señaladas en el acápite anterior, fueron precedidas por las
correspondientes gestiones preparatorias de notificación de protesto de cheques en
virtud de las cuales se dispuso y se cumplió en cada caso, con la pertinente
notificación a D. Víctor Herrera Campanine, girador de los cheques, por sí y en
representación de Comercial Súper Cinco Limitada.

C) Que, por su parte, notificados ambos demandados en los juicios ejecutivos —


la Sociedad Súper Cinco Ltda. y D. Alberto Floridor Ortiz Lagos— sólo este último
opuso, en todos ellos, entre otras, la excepción prevista en el numeral séptimo del
artículo 464, del Código de Procedimiento Civil, sosteniendo que los únicos
obligados al pago de los cheques en que se funda la ejecución son el girador o
librador de los mismos y los endosantes, y que él no ha suscrito ninguno de aquellos
documentos en ninguna calidad, careciendo éstos, por ende, de mérito ejecutivo en
su contra.
Sostiene, además que no ha sido notificado de los protestos de los instrumentos
indicados por lo que éstos tampoco tienen la calidad que les atribuye el artículo 434,
numeral cuarto del mismo cuerpo legal y, en todo caso, no tiene la calidad de aval
de la sociedad demandada por no haberse cumplido con las exigencias del artículo
46, de la Ley Nº 18.092.

Por último indica que no se hizo valer la escritura pública invocada como título
ejecutivo en los términos del Nº 2, del artículo 434, del Código de Procedimiento
Civil.

D) Que, por su parte, el ejecutante al evacuar los traslados conferidos ha


sustentado que los instrumentos mercantiles fueron notificados a su girador sin que
éste alegara falsedad; que no han sido objetados los documentos ni sus actas de
protesto; que por escritura pública de 25 de abril de 2003, el demandado Ortiz se
constituyó como fiador y codeudor solidario, y que los cheques dan cuenta de una
obligación líquida, actualmente exigible, no prescrita que consta en un título
ejecutivo, obligación de la cual Ortiz es codeudor solidario y fiador, no existiendo
razón alguna para no poder integrar ambos títulos.

E) Que el Juez de primer grado, en las sentencias respectivas, rechazó la


excepción opuesta por el ejecutado consistente en la falta de requisitos o
condiciones establecidas para que el título tenga fuerza ejecutiva sea
absolutamente sea en relación con el demandado, por estimar que los hechos en
que se fundamentó dicha excepción no tienen cabida frente a la constitución que el
demandado ejecutivo hiciera por escritura pública de 25 de abril de 2003, en calidad
de fiador y codeudor solidario de Víctor Herrera Campanine y de la Sociedad
Comercial Súper Cinco Ltda., por todas y cada una de las obligaciones que en el
pasado, presente o futuro el deudor contraiga con Adelco Concepción Limitada,
demandante de autos.

Añade el sentenciador que los títulos ejecutivos hechos valer se complementan


unos con otros, estando vinculados directamente, lo que está permitido en nuestra
legislación, quedando perfectamente limitado a las personas deudoras del crédito
perseguido en la causa.

F) Que, apelado el fallo por el ejecutado, la Corte de Apelaciones de Concepción


lo confirmó, teniendo además presente en la motivación vigésimo sexta que es título
ejecutivo la copia autorizada de una escritura pública que da cuenta de la existencia
de una obligación y también lo son los cheques cuyo protesto fue notificado
judicialmente al librador y no opuso tacha de falsedad dentro de plazo legal, de
modo que si es indudable que el demandado Alberto Ortiz Lagos se obligó en cuanto
fiador y codeudor solidario de la sociedad Comercial Súper Cinco Limitada y
respecto de esta última se ha intentado una ejecución fundada en una obligación
también indubitable, constando ambas obligaciones en títulos ejecutivos, no existe
ley que prohíba integrar ambos títulos, si en lo sustantivo o material la coincidencia
vinculante respecto de ambos codeudores para con el acreedor es notoria e
ineludible.

Añade en el raciocinio vigésimo séptimo que, si el codeudor solidario señor


Alberto Ortiz Lagos estipuló la fianza y solidaridad pasiva por todas y cada una de
las obligaciones contraídas por la sociedad Comercial Súper Cinco Limitada a favor
de la sociedad acreedora Distribuidora Adelco Concepción Limitada, debe
entenderse, sin lugar a dudas, que también quedó sujeto el codeudor —que lo es a
título de cauciones personales— al procedimiento que la acción destinada al
cumplimiento de la obligación se intente por la acreedora, mayormente si se
considera que dentro del procedimiento ejecutivo la defensa del deudor solidario es
muy amplia y extensa, lo que impide su desprotección procesal.

Finalmente, el fallo definitivo de segundo grado determina, según reza su


considerando vigésimo noveno, que tanto los cheques suscritos a través de su
representante por la deudora Comercial Súper Cinco Limitada como la escritura
pública de fecha 25 de abril de 2003, son títulos ejecutivos en contra del deudor
solidario Alberto Ortiz Lagos, para luego, en la motivación trigésimo primera apuntar
que, en el caso de autos, el título ejecutivo está conformado por los dos
instrumentos acompañados con las demandas respectivas, esto es con los cheques
suscritos a través de su representante por la deudora Comercial Súper Cinco
Limitada, que se singularizan en cada demanda, y con la escritura pública de 25 de
abril de 2003, por la que se constituyó fiador y codeudor solidario el señor Alberto
Ortiz Lagos, de manera que no cabe sino concluir que el título ejecutivo en que se
fundan las ejecuciones respectivas da cuenta de una obligación líquida y
actualmente exigible.

Tercero: Que, como ha quedado relatado, los errores de derecho denunciados


por el recurrente en su libelo de casación se hacen consistir, en su núcleo, en la
circunstancia de carecer de mérito ejecutivo, a su respecto, aquellos títulos que han
servido de sustento a la ejecución materia de autos.

El ejecutado afinca tales alegaciones en dos fundamentos estructurales: por una


parte, a) en la inexistencia de título ejecutivo en contra del ejecutado, y, por la otra,
b) en la inexistencia de título ejecutivo que dé cuenta de una obligación líquida y
actualmente exigible.
En cuanto al primer aspecto —signado con la letra a)— sostiene que los cheques
en que se basan las demandas no son título ejecutivo en su contra por cuanto él no
es obligado al pago de los mismos y el protesto de aquéllos no le fue notificado.

En relación con el segundo acápite —signado con la letra b)— plantea que la
escritura pública de 25 de abril de 2003, por la que se constituyó en codeudor
solidario de la ejecutada principal, no cumple con los presupuestos de liquidez y
exigibilidad actual de la obligación, no resultando tampoco posible liquidar aquélla
mediante simples operaciones aritméticas con sólo los datos que el mismo título
ejecutivo suministre.

Cuarto: Que, en relación al cheque, como título ejecutivo, el numeral cuarto del
artículo 434, del Código de E njuiciamiento C ivil contempla dos situaciones que
permiten otorgarle tal mérito.

Así, primero, si habiendo sido puesto el protesto del instrumento en conocimiento


del obligado, por notificación judicial, éste no opone tacha de falsedad a su firma en
el acto de la notificación o dentro de tercero día de notificado, y, segundo, si la firma
del obligado aparece autorizada por un notario o por el oficial de Registro Civil en
las comunas donde no tenga su asiento un notario.

El caso que nos ocupa dice relación con la primera hipótesis antes señalada,
desde que las acciones intentadas en estos autos han sido precedidas de la gestión
previa de notificación judicial de los protestos recaídos en todos y cada uno de los
cheques que han servido de basamento para la ejecución posterior.

Notificaciones que han sido realizadas a la persona de su girador, en la especie,


al representante de la Sociedad Súper Cinco Ltda., entidad ésta que resulta ser uno
de los dos demandados de estos autos.

Quinto: Que, en consecuencia, del mérito que fluye de la legislación aplicable en


la especie, los cheques referidos tienen la calidad de título ejecutivo en relación con
la persona jurídica mencionada, en contra de quien, en consecuencia, corresponde
el cumplimiento forzado de la obligación en ellos contenida.

Y en cuanto al cómo y por qué resulta obligado al pago de dicha obligación el


demandado D. Alberto Floridor Ortiz Lagos, ello emana de la circunstancia de
encontrarse en la especie, constituido en codeudor solidario según consta del mérito
de la escritura pública acompañada a los autos sub lite, documento éste suscrito
ante Notario Público por el propio demandado recurrente con fecha del 25 de abril
de 2003, en que se constituyó en fiador y codeudor solidario de D. Víctor Herrera
Campanine y de la Sociedad Comercial Súper Cinco Ltda., por todas y cada una de
las obligaciones que en el pasado, presente o futuro contraiga el deudor con la
demandante de autos Adelco Concepción Limitada.

Sexto: Que, así, respecto del recurrente la obligación de solucionar el crédito


emana del nexo existente entre los cheques impagos que constituyen la deuda
insoluta y la escritura pública a que se hace referencia en los acápites precedentes,
en cuanto por este documento celebra el contrato de fianza y se constituye en
codeudor solidario, quedando obligado a cumplir íntegramente el pago como si fuere
el único deudor.

En este sentido, uno de los deudores puede ser constreñido a pagar la totalidad
de la deuda, entendiéndose extinguida la relación obligatoria, una vez pagada,
también respecto de todos los demás deudores, los cuales internamente ajustarán
cuentas con el que ejecutó la prestación (Tratado de las Obligaciones. Arturo
Alessandri, Manuel Somarriva y Antonio Vodanovic. Editorial Jurídica de Chile.
Santiago de Chile, segunda edición, 2001, página 121).

A su turno, y sólo a título de mayor ilustración, a fin de determinar el alcance de


la solidaridad objeto de análisis, si ésta se ha pactado y el acreedor obtiene sólo un
pago parcial de la deuda, por el remanente de aquélla, subsiste con el resto de los
deudores la solidaridad. endose a esta problemática, el Prof. D Manuel Somarriva
ha dicho que la solidaridad pasiva constituye indiscutiblemente la más eficaz de
todas las garantías personales, ya que el acreedor va a poder hacer efectivo el
derecho de prenda general en tantos patrimonios cuantos sean los deudores
solidarios, sin que a éstos les sea lícito oponer los beneficios de excusión o de
división. El carácter de garantía de la solidaridad aparece más claramente cuando
la obligación se contrae por personas que no tienen interés en la deuda, sino que
concurren a ella para garantizar su pago (Tratado de las Cauciones, Manuel
Somarriva U., Contable Chilena Editores. Santiago de Chile, 1981, página 39).

En la especie, como ha quedado establecido, el ejecutado señor Ortiz Lagos se


obligó también respecto de las deudas futuras del otro demandado para con la
actora y, en tales condiciones, el primero debe responder por la solución de los
cheques que, girados por la sociedad ejecutada con posterioridad a la constitución
de la solidaridad, han servido de sustento a las presentes acciones, por cuanto dan
cuenta de una creencia a favor del ejecutante.

Séptimo: Que, del análisis de jure, no resulta ni indispensable ni necesario que la


escritura pública antes individualizada, por la cual el recurrente se constituyó en
codeudor solidario dé cuenta circunstanciadamente de la obligación específica y
particular respecto de la cual debe responder —como de contrario lo pretende y
alega el recurrente—, toda vez que el mérito literal de dicho instrumento público da
cuenta que el recurrente señor Ortiz Lagos se constituye como fiador y codeudor
solidario de D. Víctor Herrera Campanine y de la Sociedad Comercial Súper Cinco
Limitada, respecto de todas las obligaciones que en el pasado, presente o futuro el
deudor contraiga con Adelco Concepción Limitada, Abastecedora del Comercio
Limitada, Distribuidora Adelco Concepción Limitada o alguna otra empresa
relacionada por el capital, la administración, control o razón social, en cualquier
parte del territorio nacional, por un monto máximo de cien millones de pesos.

Octavo: Que, en atención del mérito de la convención sublite, no es posible


concluir que los sentenciadores del fondo han creado una suerte de título nuevo, ya
que éstos sólo se han limitado a examinar los requisitos dispuestos por el legislador
concluyendo que en la especie existe mérito ejecutivo, de conformidad con lo que
disponen los artículos 434, 437 y 438 del Código de Procedimiento Civil, motivo por
el cual se concluye que tales preceptos han sido pertinentemente interpretados y
aplicados.

Noveno: Que, conforme a lo señalado precedentemente, al no existir los errores


de derecho que se le imputan a la sentencia impugnada, deberá ser desestimado el
recurso en estudio.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en los artículos 767 y


805 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el
fondo, deducido de fojas 238, a fojas 240, por el abogado D. Luis Rodríguez
Orellana, en representación del ejecutado D. Alberto Floridor Ortiz Lagos, en contra
de la sentencia fechada en Concepción el cuatro de Julio de dos mil seis, escrita de
fojas 230, a fojas 242.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción de cargo del Abogado Integrante señor Juan Carlos Cárcamo Olmos.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Carlos
Kunsemüller L. y Abogado Integrante Sr. Juan Cárcamo O.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola A. Herrera Brümmer.

Rol Nº 4.280-2006.
3. ESCRITURA PÚBLICA NO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO PARA
EFECTOS LABORALES

SUMARIO: En el evento que la relación laboral sea finiquitada fuera de la esfera


jurisdiccional, se establecen determinados resguardos, como lo es la ratificación
por parte del trabajador, la que debe ser, en tal evento, realizada ante los
ministros de fe pertinentes. En otros términos, se garantiza al dependiente el
amparo necesario, en orden a que ha confirmado su voluntad, dándola por cierta,
ante un ministro de fe que asegura tal hecho. Ello no ocurre en la escritura pública
que se hace valer en estos autos y no podría así considerarse porque en ella no
se presentan los requisitos previstos por el legislador para hacerla título a
ejecutarse ante un juzgado de naturaleza laboral. Es por eso que los títulos se
han especificado y sólo para ellos se otorga competencia a los tribunales del
trabajo. Por consiguiente, no puede estimarse que una escritura pública
constituya un título ejecutivo creado por ley laboral o de seguridad social, aun
cuando en ella se reconozca la existencia de obligaciones de esa índole, pues no
existe norma expresa en tal sentido.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Cuarta Sala (Especial)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 5634-2005

Fecha: 10/04/2007

Cita online: CL/JUR/528/2007; 36299

Partes: Arros García Rodrigo con Arias Hermanos Ltda.

Magistrados: Valdés Aldunate, Patricio; Libedinsky Tschorne, Marcos; Marín


Vallejo, Urbano; Álvarez Hernández, Orlando

Abogado integrante : Jacob Chocair, Mauricio Roberto

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - cumplimiento de sentencia - derecho


civil - derecho del trabajo - derecho procesal - juicio ejecutivo - procedimiento
laboral - sentencia - título ejecutivo
Legislación relacionada: Artículo 420 - Código del Trabajo; Artículo 426 -
Código del Trabajo

TEXTO COMPLETO

Santiago, 10 de abril de 2007.

Vistos:

Ante el Segundo Juzgado del Trabajo de Puerto Montt, causa Rol Nº 858-04, don
Rodrigo Arros García deduce demanda ejecutiva en contra de Arias Hermanos
Limitada, representada por don Iván Arias Echaiz, y en contra de este último, en
calidad de codeudor solidario, a fin que se despache mandamiento de ejecución y
embargo en su contra, por la suma que indica, debiendo proseguirse la misma hasta
hacerse entero y cumplido pago del capital, intereses y costas, esgrimiendo como
título ejecutivo la escritura pública de 24 de octubre de 2002, donde se reconoce
adeudar la cantidad solicitada, por concepto de prestaciones laborales.

La ejecutada, evacuando el traslado conferido, opuso las excepciones previstas


en el artículo 464 Nºs. 1, 7, 14 y 9 del Código de Procedimiento Civil, esto es la
incompetencia absoluta, la falta de alguno de los requisitos o condiciones
establecidas por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, la nulidad de la
obligación y el pago de la deuda.

El tribunal de primera instancia, en fallo de treinta de noviembre de dos mil cuatro,


escrito a fojas 48, acogió la excepción de incompetencia absoluta opuesta por los
ejecutados, omitió pronunciamiento sobre las restantes, sin costas.

Se alzó el ejecutante y la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, en sentencia de


treinta de septiembre de dos mil cinco, que se lee a fojas 66, confirmó la de primer
grado, sin modificaciones.

En contra de esta última sentencia, la ejecutante recurre de casación en el fondo


pidiendo que esta Corte la anule y dicte la de reemplazo que describe.

Se trajeron estos autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que en la sentencia impugnada se han


infringido los artículos 177, 420 d), 461 y 462 del Código del Trabajo y 434 Nº 2 del
Código de Procedimiento Civil.
Argumenta que el artículo 420 d) citado otorga competencia a los juzgados
laborales para conocer de los juicios en que se demanda el cumplimiento de
obligaciones que emanen de títulos a los cuales las leyes laborales y de previsión o
seguridad social otorguen mérito ejecutivo.

Agrega que el artículo 461 del Código del ramo hace aplicables al juicio ejecutivo
laboral las normas de los Títulos I y II del Libro III del Código de Procedimiento Civil,
con las excepciones allí contenidas, y el artículo 434 Nº 2 de este último texto legal
indica como título ejecutivo a la escritura pública; por lo tanto, para la ley laboral ese
instrumento constituye título ejecutivo.

Por otra parte, el recurrente señala que los artículos 462 y 177 del Código del
Trabajo otorgan mérito ejecutivo a los finiquitos y actas firmadas y/o ratificadas ante
Inspector del Trabajo o Notario Público, lo cual no significa que no existan otros
títulos ejecutivos.

Finaliza describiendo la influencia que los errores de derecho que denuncia


habrían tenido en lo dispositivo del fallo.

Segundo: Que, en la sentencia de que se trata, se fijaron como hechos los que
siguen:

a) el demandante hace valer como título ejecutivo una escritura pública de 24 de


octubre de 2002, por la cual la demandada reconoce adeudar la suma de
$ 7.088.603, por concepto de finiquito laboral al 15 de agosto de 2002, el cual se
desglosa en la forma que allí se consigna, pagaderos en veinte cuotas iguales y
sucesivas, instrumento en el que el demandado Arias se transforma en codeudor
solidario de la sociedad demandada.

b) los ejecutados oponen, entre otras, la excepción de incompetencia absoluta


del tribunal, fundada en que la escritura pública no es título al que la ley laboral le
conceda mérito ejecutivo, ya que no está previsto en el artículo 462 del Código del
Trabajo y, en que, a mayor abundamiento, no existen antecedentes que acrediten
la existencia de la relación laboral.

c) el ejecutante argumenta que la escritura pública constituye un título ejecutivo


laboral, por disposición del artículo 461 del Código del Trabajo, el que se remite al
Libro III, Títulos I y II del Código de Procedimiento Civil, el que incluye en el artículo
434 Nº 2 a la copia autorizada de escritura pública, cuyo es el caso.

Agrega que basta leer el instrumento para determinar que se trata de


prestaciones laborales adeudadas.
Tercero: Que sobre la base de los hechos descritos en el motivo anterior, los
jueces del fondo concluyeron que no existe norma en el Código del Trabajo que le
dé mérito ejecutivo a una escritura pública que da cuenta de obligaciones de origen
laboral, títulos —los laborales— que están incluidos en el Nº 7 del artículo 434 del
Código de Procedimiento Civil, por estar contenidos en leyes especiales.

Por tales razones negaron lugar a la ejecución y acogieron la excepción prevista


en el artículo 464 Nº 1 del Código de Procedimiento Civil.

Cuarto: Que para dilucidar la controversia, preciso es determinar el ámbito de


competencia de un juzgado laboral en materia de juicios ejecutivos, definidos éstos
como "un procedimiento contencioso especial, que tiene por objeto obtener, por vía
de apremio, el cumplimiento de una obligación convenida o declarada
fehacientemente, que el deudor no cumplió en su oportunidad" (Manual de
Procedimiento Civil. El Juicio Ejecutivo. Raúl Espinosa Fuentes. Edit. Jurídica de
Chile, 1977). Y conceptualizada la competencia, conforme al artículo 108 del Código
Orgánico de Tribunales como "la facultad que tiene cada juez o tribunal de conocer
de los negocios que la ley ha colocado dentro de la esfera de sus atribuciones".

Quinto: Que, atinente con la discusión, resulta anotar que la legislación especial
del trabajo reconoce sus orígenes ya en la época de la Corona de Castilla, la que
se ocupó de dictar normas especiales para conocer de los pleitos entre indígenas o
entre éstos y los españoles.

Así también en Europa, durante los siglos XIII a XIV, surge la institución
denominada Consejo de Hombres Buenos, cuya finalidad primordial era la de
resolver los conflictos suscitados con motivo de la producción industrial y con una
función principalmente conciliadora, no jurisdiccional, primeramente integrados por
mayoría empresarial y, finalmente, con una composición paritaria, pasando,
además, a resolver todas las controversias entre trabajadores y empleadores, no
solamente las del sector obrero, como ocurría en principio.

Así lo comentan los autores William Thayer A. y Patricio Novoa F. en su Manual


de Derecho del Trabajo, Tomo III, Editorial Jurídica de Chile, 1998.

Sexto: Que los mencionados autores citan varias razones que han hecho surgir
a los juzgados del trabajo, entre ellas la necesidad de la justicia social y la
trascendencia que ella tiene para la vida en comunidad, a la que agregan un motivo
de índole práctica, cual es la ventaja común de toda especialización.
Ciertamente todas motivaciones atendibles, destacando indudablemente esta
última.

Séptimo: Que, en esta línea de deducciones, útil es consignar el contenido del


artículo 420 del Código del Trabajo, el que dispone "Serán de competencia de los
juzgados de letras del trabajo:... d) los juicios en que se demande el cumplimiento
de obligaciones que emanen de títulos a los cuales las leyes laborales y de previsión
o seguridad social otorguen mérito ejecutivo...".

Los instrumentos con tal calidad, los que sólo pueden ser creados por ley, deben
indudablemente derivar su naturaleza de ejecutivos, es decir la posibilidad de
cumplimiento compulsivo, de la legislación específica en la materia y, en el caso,
puede citarse el artículo 462 del Código del Trabajo, el que dispone: "Tendrán mérito
ejecutivo ante los Juzgados de Letras del Trabajo las actas que den constancia de
acuerdos producidos ante los inspectores del trabajo, firmadas por las partes y
autorizadas por éstos y que contengan la existencia de una obligación laboral o sus
copias certificadas por la respectiva Inspección del Trabajo".

Por su parte, el artículo 349 del mismo texto legal otorga mérito ejecutivo al
original y a las copias auténticas autorizadas por la Inspección del Trabajo, de los
contratos colectivos y el artículo 177, del mismo cuerpo normativo, hace lo propio
con el finiquito ratificado por el trabajador ante alguno de los ministros de fe que la
misma disposición señala.

También existen otros títulos ejecutivos, creados por la ley especial de seguridad
social, como por ejemplo, las resoluciones dictadas por los organismos
previsionales y de salud, etc.

Octavo: Que, es del caso señalar, además, que el legislador laboral se ha


encargado de precisar a aquellos instrumentos que poseen mérito ejecutivo para
hacerlos efectivos ante la judicatura especial, precisión que se explica por el
carácter tuitivo del derecho del trabajo, el cual tiende a la protección del contratante
más débil, a fin de asegurarle expedición y certeza, conjuntamente con la seguridad
que, ante un especialista, como lo es el juez laboral, serán plenamente reconocidos
sus derechos de esa índole.

Por otra parte, en el evento que la relación laboral sea finiquitada fuera de la
esfera jurisdiccional, se establecen determinados resguardos, como lo es la
ratificación por parte del trabajador, la que debe ser, en tal evento, realizada ante
los ministros de fe pertinentes.
En otros términos, se garantiza al dependiente el amparo necesario, en orden a
que ha confirmado su voluntad, dándola por cierta, ante un ministro de fe que
asegura tal hecho.

Ello no ocurre en la escritura pública que se hace valer en estos autos y no podría
así considerarse porque en ella no se presentan los requisitos previstos por el
legislador para hacerla título a ejecutarse ante un juzgado de naturaleza laboral.

Es por eso que los títulos se han especificado y sólo para ellos se otorga
competencia a los tribunales del trabajo.

Por consiguiente, no puede estimarse que una escritura pública constituya un


título ejecutivo creado por ley laboral o de seguridad social, aun cuando en ella se
reconozca la existencia de obligaciones de esa índole, pues no existe norma
expresa en tal sentido.

Noveno: Que, haciéndose cargo de la alegación del recurrente en el sentido que


existe una remisión expresa del Código del Trabajo, en su artículo 461, al juicio
ejecutivo regulado en el Código de Procedimiento Civil, dicha remisión lo es sólo al
procedimiento aplicable, pero en caso alguno modifica las reglas de competencia
establecidas en el transcrito artículo 420 del Código del ramo, de modo que el
ejecutante podrá hacer valer los derechos que entiende le asisten en la forma en
que legalmente sea procedente, pero no vía juzgado del trabajo, como se ha
pretendido en la especie.

Décimo: Que, conforme a lo razonado, sólo cabe concluir que en la sentencia


impugnada no se han cometido los errores de derecho denunciados por el
ejecutante y, en consecuencia, el recurso de casación en el fondo en estudio debe
ser rechazado.

Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 463 del Código del Trabajo y 764,
765, 767, 770, 771, 772 y 783 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza, sin
costas, el recurso de casación en el fondo deducido por el ejecutante a fojas 67,
contra la sentencia de treinta de septiembre de dos mil cinco, que figura a fojas 66.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros
señores Marcos Libedinsky T, Orlando Álvarez H., Urbano Marín V. y Patricio Valdés
A. y el Abogado Integrante señor Roberto Jacob Ch.
No firma el señor Jacob, no obstante haber concurrido a la vista y acuerdo del
fallo de la causa, por estar ausente.

Autoriza el Secretario de la Corte Suprema, señor Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 5.634-2005.
CAPÍTULO V ACTA DE AVENIMIENTO
1. VALIDEZ DEL ACTA DE AVENIMIENTO COMO TÍTULO EJECUTIVO.
FORMALIDADES QUE DEBE CUMPLIR. REQUISITOS QUE DEBE CUMPLIR UN
ACTA DE AVENIMIENTO PARA SER CONSIDERADA TÍTULO EJECUTIVO

SUMARIO: El título ejecutivo en que se basa la presente ejecución es el que


contempla el Nº 3 del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, esto es acta
de avenimiento pasada ante tribunal competente y autorizada por un ministro de
fe o por dos testigos de actuación. Se trata de un documento generado en un
proceso judicial en el que se deja constancia del acuerdo de las partes en orden
a poner término total o parcial a una controversia. Como él tiene su origen durante
el procedimiento, es un acto jurídico procesal e indudablemente que, como lo
señala la ley y en el lenguaje de la misma pasa ante el tribunal y repitiendo la
regla general del artículo 61 del Código de Procedimiento Civil, para su validez
debe ser autorizada por un ministro de fe. La ley no exige que el acuerdo de
voluntades de las partes sea aprobado por el juez, puesto que el mismo ya fue
admitido, aceptado por el tribunal, pues no otra cosa significa "pasado ante". Tal
aprobación es exigida por el legislador tratándose de una transacción producida
en un juicio de alimentos, precisamente por ser la transacción siempre un acuerdo
extrajudicial. Ahora bien, para que constituya un avenimiento en el sentido que
se ha indicado, él sólo puede producirse entre las partes y en la especie, como
se deja constancia por los sentenciadores, el que ha sido denominado
avenimiento y que consta en un acta que se presenta como título ejecutivo, ha
sido creado entre la alimentaría de un juicio sobre alimentos y una persona —un
tercero ajeno a la litis—. Al haberse impugnado tal presunto título ejecutivo,
porque no es avenimiento, como se dice literalmente en el escrito de oposición,
los jueces debieron razonar y analizar por qué lo consideraron como tal y al que
sólo le habría faltado un requisito, como lo sería su aprobación por el juez. Los
jueces de fondo no se detuvieron en este análisis esencial en este tipo de
procedimientos y, al no hacerlo, el fallo no contiene las consideraciones
necesarias para una adecuada decisión, habiendo incurrido, por ende, en el vicio
de casación formal. El artículo 434 del Código de Procedimiento Civil establece
cuáles son los títulos ejecutivos y en su numeral 3º señala que tiene ese carácter:
Acta de avenimiento pasada ante tribunal competente y autorizada por un ministro
de fe o por dos testigos de actuación. Como se analizó en el fallo de casación,
cuyos argumentos se han repetido en esta sentencia, la norma recién transcrita
exige, para que el avenimiento sea tal y su acta devengue en título ejecutivo, que
el acuerdo de voluntades debe haberse producido en el proceso correspondiente
entre las partes y como ello no sucede en la especie, deba acogerse la excepción
opuesta y por tanto negarse seguir adelante con la ejecución.
Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 5480-2003

Fecha: 30/08/2005

Cita online: CL/JUR/1032/2005; 32742

Partes: Carrasco Rojo, Rosemarie con Carrasco Díaz, Isabel

Magistrados: Rodríguez Ariztía, Jorge; Tapia Witting, Enrique; Álvarez García,


Hernán

Redactor: Tapia Witting, Enrique

Abogado integrante: Barros Bourie, Enrique; Carrasco Acuña, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -


inhabilidad del título - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 768 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

I. Sentencia de casación

Santiago, 30 de agosto de 2005.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 592-2002 del Segundo Juzgado Civil de Arica, caratulados
Carrasco Rojo, Rosemarie Waleska con Carrasco Díaz, Isabel Beatriz, sobre juicio
ejecutivo, el juez titular de dicho tribunal, por sentencia de dos de junio de dos mil
tres, escrita a fojas 57, acogió la excepción del artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil.

En contra de este último fallo, la actora apeló y una Sala de la Corte de


Apelaciones de Arica, por sentencia de trece de noviembre de dos mil tres, escrita
a fojas 73, lo confirmó.
La misma ejecutante interpone ahora recurso de casación en el fondo, para
obtener la anulación de esta segunda sentencia.

Se ordenó traer los autos en relación.

En la vista de la causa se advirtió la existencia de un vicio de casación en la


forma, no pudiendo invitarse a los abogados de las partes a alegar sobre el
particular, por no haber comparecido a estrados.

Considerando:

Primero: Que en estos autos doña Rosemarie Waleska Carrasco Rojo deduce
acción ejecutiva en contra de doña Isabel Carrasco Díaz, a fin de que se despache
mandamiento de ejecución y embargo en su contra hasta por la suma de
$ 3.335.192, invocando como título ejecutivo un avenimiento suscrito por las partes,
en causa seguida ante el Juzgado de Letras de Menores de Arica, caratulada
Menores Carrasco Rojo, con fecha 16 de diciembre de 1998;

Segundo: Que la ejecutada, al contestar la acción, opuso la excepción del artículo


464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, puesto que estima le falta al título
alguno de los requisitos o condiciones establecidas por las leyes para que tenga
fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado.

En este caso, señala que el título no es ejecutivo toda vez que no es un


avenimiento.

Agrega que se requiere la intervención del juez que se concreta con el decreto de
aprobación, que en la especie no existe;

Tercero: Que el tribunal de primer grado estimó que la cuestión controvertida se


centra en la falta de aprobación judicial del avenimiento acompañado y
consecuentemente su falta de aptitud para ser considerado como título ejecutivo
(considerando 3º).

Agrega el sentenciador de primer grado, en el fundamento 4º, que el avenimiento,


por su naturaleza, constituye un acuerdo de voluntades que participa de la
transacción y constituye uno de aquéllos equivalentes jurisdiccionales o procesales,
que una vez aprobado por el tribunal produce los mismos efectos de una sentencia.

El proceso, en consecuencia, termina mediante el avenimiento, sin la dictación


de una sentencia, cuando ha sido reconocido expresamente mediante la
correspondiente resolución judicial que lo aprueba, lo que aparece expresamente
reconocido y aceptado por quienes lo suscribieron, ya que pidieron formalmente su
aprobación, como consta de las copias de fojas 1 y 22, por lo que se acogerá la
excepción alegada.

Esta decisión fue mantenida por la Corte de Apelaciones de Arica, la que confirmó
el fallo apelado.

Cuarto: Que el título ejecutivo en que se basa la presente ejecución es el que


contempla el Nº 3º del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, esto es acta
de avenimiento pasada ante tribunal competente y autorizada por un ministro de fe
o por dos testigos de actuación. Se trata de un documento generado en un proceso
judicial en el que se deja constancia del acuerdo de las partes en orden a poner
término total o parcial a una controversia. Como él tiene su origen durante el
procedimiento, es un acto jurídico procesal e indudablemente que, como lo señala
la ley y en el lenguaje de la misma, pasa ante el tribunal y repitiendo la regla general
del artículo 61 del Código de Procedimiento Civil, para su validez debe ser
autorizada por un ministro de fe. La ley no exige que el acuerdo de voluntades de
las partes sea aprobado por el juez, puesto que el mismo ya fue admitido, aceptado
por el tribunal, pues no otra cosa significa "pasado ante". Tal aprobación es exigida
por el legislador tratándose de una transacción producida en un juicio de alimentos,
precisamente por ser la transacción siempre un acuerdo extrajudicial.

Quinto: Que ahora bien, para que constituya un avenimiento en el sentido que se
ha indicado, él sólo puede producirse entre las partes y en la especie, como se deja
constancia por los sentenciadores, el que ha sido denominado avenimiento y que
consta en un acta que se presenta como título ejecutivo, ha sido creado entre la
alimentaria de un juicio sobre alimentos y una persona —un tercero ajeno a la litis—
.

Sexto: Que al haberse impugnado tal presunto título ejecutivo porque no es


avenimiento, como se dice literalmente en el escrito de oposición, los jueces
debieron razonar y analizar por qué lo consideraron como tal y al que sólo le habría
faltado un requisito, como lo sería su aprobación por el juez. Los jueces de fondo
no se detuvieron en este análisis, esencial en este tipo de procedimientos.

Séptimo: Que al no hacerlo de la manera que se ha dicho, el fallo no contiene las


consideraciones necesarias para una adecuada decisión, habiendo incurrido, por
ende, en el vicio de casación formal que contempla el artículo 768 Nº 5 en relación
con el artículo 170 Nº 4, ambos del Código de Procedimiento Civil y que, a su vez,
el artículo 775 de la misma codificación autoriza a esta Corte para invalidar de oficio
el fallo de que se trata.
Por estas consideraciones y de conformidad con lo que disponen los artículos
764, 766, 767, 768 y 775 del Código de Procedimiento Civil, se invalida de oficio la
sentencia de trece de noviembre de dos mil tres, escrita a fojas 73.

Díctese a continuación y sin nueva vista, pero separadamente, la sentencia que


corresponda conforme a la ley.

Atendido lo resuelto precedentemente, se tiene por no interpuesto el recurso de


casación en el fondo deducido en lo principal de fojas 75.

Regístrese.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Tapia.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, Integrada por los Ministros
Sres. Hernán Álvarez G., Enrique Tapia W., y Jorge Rodríguez A. y Abogados
Integrantes Sres. Óscar Carrasco A. y Enrique Barros B.

No firman el Ministro Sr. Álvarez G. y el Abogado Integrante Sr. Barros, no


obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por haberse
acogido a jubilación el primero y estar ausente el segundo.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Marcela P. Urrutia Cornejo.

Rol Nº 5.480-2003.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, 30 de agosto de 2005.

En cumplimiento a lo resuelto y lo que dispone en el artículo 785 del Código de


Procedimiento Civil, se procede a dictar la sentencia que corresponde conforme a
la ley.

Vistos:

Se eliminan de la sentencia en alzada, sus fundamentos 3º y 4º, se reproduce el


motivo 1º de la sentencia de segunda instancia anulada, con lo razonado, también,
en la sentencia de casación que antecede.

Y teniendo, además, presente:


Primero: Que la ejecutada ha opuesto a la ejecución la excepción del artículo 464
Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, puesto que estima que al título le falta
alguno de los requisitos o condiciones establecidas por las leyes para que tenga
fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado.

Segundo: Que el artículo 434 del Código de Procedimiento Civil establece cuáles
son los títulos ejecutivos y en su numeral 3º señala que tiene ese carácter: Acta de
avenimiento pasada ante tribunal competente y autorizada por un ministro de fe o
por dos testigos de actuación.

Tercero: Que, como se analizó en el fallo de casación, cuyos argumentos se han


repetido en esta sentencia, la norma recién transcrita exige, para que el avenimiento
sea tal y su acta devengue en título ejecutivo, que el acuerdo de voluntades debe
haberse producido en el proceso correspondiente entre las partes y como ello no
sucede en la especie, deba acogerse la excepción opuesta y por tanto negarse
seguir adelante con la ejecución.

Cuarto: Que de conformidad a lo que dispone el artículo 471 inciso 2º del Código
de Procedimiento Civil, se impondrán las costas al ejecutante.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 189 y siguiente, 434


Nº 3, y 464 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se confirma la sentencia
de dos de junio de dos mil tres, escrita a fojas 57.

Se condena en costas a la ejecutante.

Regístrese y devuélvase.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Tapia.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, Integrada por los Ministros
Sres. Hernán Álvarez G., Enrique Tapia W., y Jorge Rodríguez A. y Abogados
Integrantes Sres. Óscar Carrasco A. y Enrique Barros B.

No firman el Ministro Sr. Álvarez G. y el Abogado Integrante Sr. Barros, no


obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por haberse
acogido a jubilación el primero y estar ausente el segundo

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Marcela P. Urrutia Cornejo.

Rol Nº 5.480-03.
2. AVENIMIENTO. NO PAGO OPORTUNO DE LAS CUOTAS DEBE UTILIZAR
COMO TÍTULO EJECUTIVO YA SEA LA COPIA AUTORIZADA DEL
AVENIMIENTO O EL PAGARÉ MATERIA DE LA DEMANDA

SUMARIO: La causa referida terminó por el avenimiento de que da cuenta el libelo


que fuere aprobado por resolución en la que se resuelve que ha de tenerse como
sentencia ejecutoriada para todos los efectos legales. Dicho avenimiento dice que
en caso de no pago oportuno de una de las cuotas se hará exigible el saldo
insoluto, siendo de elección del ejecutante si utiliza como título ejecutivo una
copia autorizada de dicho avenimiento o el mismo pagaré materia de la demanda.
Se entiende que un solo título a la vez, no los dos simultáneamente, como
aparece de la sola lectura de la sentencia.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de La Serena

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 1261-2005

Fecha: 23/01/2006

Cita online: CL/JUR/4356/2006

Partes: Corpbanca contra María Susana Huerta Miranda

Magistrados: Schneider Salas, María Angélica

Redactor : Schneider Salas, María Angélica

Voces: derecho civil - derecho procesal - juicio ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 254 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

La Serena, 23 de enero de 2006.

Vistos:
Se reproduce la sentencia en alzada, parte expositiva, citas legales y
considerandos, a excepción de los considerandos octavo a decimoséptimo que se
eliminan.

Y se tiene en su lugar y además presente:

Primero: Que la ejecutada en el primer otrosí de la presentación de fs. 36 opone


a la ejecución entre otras excepciones, la del Nº 4 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, fundado en que el artículo 254 Nº 4 exige la exposición clara
de los hechos y los fundamentos de derecho en que se apoya, y en que debe haber
una concordancia mínima entre los títulos mercantiles y la redacción de la demanda,
lo que en la especie no ocurriría ya que se menciona la existencia de un avenimiento
en el Tercer Juzgado de Letras de Ovalle en los autos Nº 496-2003 y la demanda
usa los mismos pagarés que dieron causa a tal avenimiento, por lo que se han
emplazado en un título equivocado y ante un tribunal incompetente.

Segundo: Que la ejecutante a fs. 59 contestando el traslado conferido expresa


que no son efectivos los hechos en que se funda la excepción de ineptitud del libelo,
por cuanto la demanda es perfectamente inteligible en base a su propio texto y en
el pagaré y fotocopia autorizada de avenimiento judicial en que se basa la ejecución.

Tercero: Que del tenor del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil se
desprende que se puede hacer valer un solo título ejecutivo, y de la lectura de la
demanda no está claro cuál es el título ejecutivo que ha hecho valer el actor, si es
el avenimiento en causa Rol Nº 496-03 del Tercer Juzgado de Letras de Ovalle, o
es el pagaré que originó dicho juicio ejecutivo, o son ambos.

Cuarto: Que la causa Rol Nº 496-03 referida —que se encuentra a la vista—


terminó por el avenimiento de que da cuenta el libelo de fs. 28, que fuere aprobado
por resolución que rola a fs. 29, en la que se resuelve que ha de tenerse como
sentencia ejecutoriada para todos los efectos legales.

Quinto: Que si bien es cierto que en dicho avenimiento en su cláusula 6º se dice


que en caso de no pago oportuno de una de las cuotas se hará exigible el saldo
insoluto, siendo de elección del ejecutante si utiliza como título ejecutivo una copia
autorizada de dicho avenimiento o el mismo pagaré materia de la demanda.

Se entiende que un solo título a la vez, no los dos simultáneamente, como


aparece de la sola lectura de la sentencia.

Sexto: Que en estas condiciones no se ha cumplido con la exigencia del Nº 4 del


artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, esto es la exposición clara de los
hechos y los fundamentos de derecho en que se apoya, razón por la cual habrá de
acogerse tal excepción.

Séptimo: Que la declaración de ineptitud del libelo en razón de que no cumple las
exigencias del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, implica que ese libelo
no permite su necesaria comprensión e inteligencia y que no existe demanda
legalmente tramitada, razón por la cual no están dadas las condiciones para emitir
un pronunciamiento sustantivo y, al haberse resuelto otras excepciones que,
precisamente, atañen al fondo del asunto, habrá de dejarse sin efecto lo resuelto
(Corte Suprema, sentencia del 17 de julio de 2001, Rol Nº 2.407-93).

Octavo: Que al acogerse la excepción de ineptitud del libelo, no se puede emitir


un pronunciamiento sobre las demás excepciones opuestas que se refieren al fondo
de la cuestión debatida, desde que para ello se requiere la existencia de un juicio, y
legalmente no puede estimarse que hay juicio que habilite al tribunal para resolver,
si la demanda que es la base del litigio se declara inepta, o sea que no ha podido
legalmente ser tramitada (El Juicio Ejecutivo. Raúl Espinoza Fuentes).

Noveno: Que por lo demás se hace innecesario un pronunciamiento sobre las


demás excepciones opuestas por ser incompatible con lo resuelto, conforme lo
dispuesto en el Nº 6 del artículo 170 del Código de Procedimiento Civil.

Y visto lo dispuesto en los artículos 186 y siguientes del Código de Procedimiento


Civil, se revoca la sentencia apelada de veintiséis de Julio del año pasado, escrita
de fs. 165 a 179, y se declara que se acoge la excepción del Nº 4 del artículo 464
del Código de Procedimiento Civil, con costas del recurso, y se hace innecesario un
pronunciamiento sobre las demás excepciones opuestas por ser incompatibles con
la acogida, con costas de primera y segunda instancia.

Regístrese y devuélvase.

Redacción de doña María Angélica Schneider Salas, Ministro titular.

Rol Nº 1.261-2005.
Capítulo VI Cheque
1. IMPROCEDENCIA DE GENERACIÓN DE UN NUEVO TÍTULO EJECUTIVO
POR CHEQUE CADUCADO

SUMARIO: El acreedor puede renunciar a dotar de mérito ejecutivo a un cheque


protestado, pues mira al solo interés de su beneficiario, sin embargo y no obstante
esta renuncia, igual se habilita a los obligados para oponer la prescripción
especial de un año, circunstancia que es del todo procedente, sin que se permita
al titular del documento mercantil protestado originar un título ejecutivo por un
procedimiento no contemplado para el instrumento en tales circunstancias, por
cuanto produce el efecto de generar un nuevo plazo de prescripción que el
legislador no ha contemplado, llevando, de hecho, a hacer revivir una acción
ejecutiva ya prescrita, consecuencia que no puede ser amparada por la
naturaleza de orden público que se reconoce a la institución de la prescripción,
todo lo cual ha tenido ocasión de ser declarado por esta Corte.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 5562-2004

Fecha: 11/09/2006

Cita online: CL/JUR/2974/2006; 35086

Partes: Sociedad Juan Lagos y Cía. Ltda. con Castro Torres, Silvia

Magistrados: Muñoz Gajardo, Sergio; Rodríguez Ariztía, Jorge; Torres Allú, Julio

Redactor: Muñoz Gajardo, Sergio

Abogado integrante: Carrasco Acuña, Óscar; Herrera Valdivia, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - acta de protesto - caducidad - cheque


- cuenta corriente bancaria - derecho civil - derecho comercial - derecho procesal
- entidad financiera - instrumento mercantil - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


34 - D.F.L. Nº 707

TEXTO COMPLETO
I. Sentencia de reemplazo

Santiago, 11 de septiembre de 2006.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 23.195, sobre juicio ejecutivo seguido ante el Juzgado de
Letras de La Calera, caratulados "Sociedad Juan Lagos y Cía. Ltda. con Castro
Torres, Silvia", por sentencia de primer grado, dictada por su juez titular, el veintidós
de abril de dos mil tres, según se lee a fojas 14, se rechazaron las excepciones
opuestas por el ejecutado de falta de alguno de los requisitos o condiciones
establecidas por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, la de transacción,
y la de prescripción de la acción ejecutiva; en consecuencia, se ordenó seguir
adelante con la ejecución hasta obtener entero y cumplido pago de las sumas
adeudadas en capital, intereses y costas.

Apelado este fallo por el ejecutado, una Sala de la Corte de Apelaciones de


Valparaíso, por sentencia de veintinueve de octubre de dos mil cuatro, que se lee a
fojas 41, la confirmó.

En contra de la resolución antedicha, el demandado dedujo recurso de casación


en el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que la demandada estima que la sentencia impugnada ha sido dictada


con infracción de ley, toda vez que se han infringido el artículo 34 del D.F.L. Nº 707
sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, el inciso 1º del artículo 435 y el
artículo 464 Nº 17, del Código de Procedimiento Civil, según pasa a explicar:

Don Jorge Sánchez Fuentes, en representación de la Sociedad Juan Lagos y Cía.


Limitada, citó judicialmente a doña Silvia del Carmen Castro Torres para que
confesara la deuda y reconociera la firma estampada en dos cheques, por la suma
de $ 1.056.000, el primero, y $ 1.070.000, el segundo.

La señora Castro reconoció su firma y negó la deuda, porque ella estaba prescrita
de conformidad a lo dispuesto en el artículo 34 del D.F.L. Nº 707.

Ambos cheques, agrega el recurrente, habían sido protestados y había pasado


más de un año de dicho protesto.
Luego la sentencia recurrida infringió las normas denunciadas, puesto que no
aplicó el artículo 34, ni el 464 Nº 17 citados debiendo hacerlo, pues la acción
ejecutiva contra la demandada se encontraba prescrita, había pasado más de un
año desde la fecha de los protestos en relación a aquélla en que se dedujo la acción.

Por otra parte, aplicó el artículo 435 citado no debiendo hacerlo, porque creó un
título ejecutivo respecto de alguien en contra de quien ya existía uno, en
circunstancias que la disposición se refiere a la creación de un título ejecutivo
cuando el acreedor carece del mismo para perseguir ejecutivamente su crédito.

Finalmente, señala el recurrente que no se puede hacer revivir una acción ya


prescrita y respecto de una deuda que se pretende renovar;

Segundo: Que la sociedad demandante deduce su acción, previa gestión


preparatoria de citación a confesar deuda y reconocer firma, fundada en que la
demandada le adeuda la suma de $ 2.126.000, más reajustes e intereses, de que
dan cuenta los documentos mercantiles consistentes en cheque serie CF 0196816,
fechado el 15 de mayo de 2001, y el serie CE 1063209, fechado el 15 de abril de
2001, girados por la demandada, y respecto de los que aceptó como suya la firma
estampada en ellos, pero desconoció la deuda.

Agrega que el Tribunal tuvo por reconocida la firma y, en consecuencia, por


preparada la vía ejecutiva, resolución que se encuentra ejecutoriada;

Tercero: Que el ejecutado opuso a la ejecución, entre otras, la excepción del


artículo 464 Nº 17 del Código de Procedimiento Civil, y argumentó para fundarla la
circunstancia que la deuda que se cobra y la acción ejecutiva se encuentran
prescritas, toda vez que se trata de cheques girados el 15 de abril y el 15 de mayo
de 2001, protestados por orden de no pago el 18 de abril y el 17 de mayo de 2001,
respectivamente, habiendo transcurrido en exceso el plazo de un año que
contempla el artículo 34 de la Ley de Cuentas Corrientes y Cheques al momento de
citarla a confesar deuda;

Cuarto: Que en el fallo de primer grado se desestimaron todas las excepciones


opuestas por la sociedad ejecutada, teniendo en consideración, y en lo que atañe a
la excepción de prescripción de la acción ejecutiva, que las acciones han emanado
de formularios cheques, que tiene un principio obvio de obligaciones y no de
instrumentos mercantiles denominados cheques como tales, por ende no ha
operado la prescripción impetrada, decisión que fue confirmada por la Corte de
Apelaciones de Valparaíso;
Quinto: Que en lo relacionado con el cheque el legislador distingue en el artículo
434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil, tres sistemas:

a) Le otorga título ejecutivo directamente "respecto del obligado cuya firma


aparezca autorizada por un notario o por el oficial del Registro Civil en las comunas
donde no tenga su asiento un notario";

b) El cheque protestado, para constituir título ejecutivo, respecto de cualquiera de


los obligados al pago, requiere necesariamente que el protesto sea puesto en
conocimiento de tales personas por notificación judicial y que no se alegue tacha de
falsedad, dentro de tercero día, y

c) El cheque, que no haya sido protestado, por su carácter de instrumento privado


mercantil, para que pueda constituir título ejecutivo, debe ser reconocido o mandado
tener por reconocido en la pertinente gestión preparatoria, a la luz de lo dispuesto
en el artículo 435 del referido Código;

Sexto: Que el cheque protestado, además del beneficio indicado, se relaciona


con la prescripción de la acción ejecutiva de un año, cuyo inicio del plazo se cuenta
desde la fecha del protesto, según lo dispone el artículo 34 de la Ley sobre Cuentas
Corrientes Bancarias y Cheques;

Séptimo: Que el acreedor puede renunciar a dotar de mérito ejecutivo a un


cheque protestado, pues mira al solo interés de su beneficiario, sin embargo y no
obstante esta renuncia, igual se habilita a los obligados para oponer la prescripción
especial de un año, circunstancia que es del todo procedente, sin que se permita al
titular del documento mercantil protestado originar un título ejecutivo por un
procedimiento no contemplado para el instrumento en tales circunstancias, por
cuanto produce el efecto de generar un nuevo plazo de prescripción que el
legislador no ha contemplado, llevando, de hecho, a hacer revivir una acción
ejecutiva ya prescrita, consecuencia que no puede ser amparada por la naturaleza
de orden público que se reconoce a la institución de la prescripción, todo lo cual ha
tenido ocasión de ser declarado por esta Corte en la causa, ingreso Corte Suprema
Nº 3.779-04, sin que se adviertan motivos que lleven a modificar este criterio;

Octavo: Que, en el caso que nos ocupa, los cheques materia de la gestión
preparatoria fueron protestados con fecha 18 de abril y 17 de mayo de 2001 y la
gestión de citación a confesar deuda y reconocer firma fue presentada ante los
tribunales el 13 de noviembre de 2002, habiendo transcurrido en exceso el plazo de
un año contemplado en el artículo 34 de la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y
Cheques, por lo que se ha configurado la prescripción de la acción ejecutiva,
derivada de los cheques protestados;

Noveno: Que atendidas las consideraciones anotadas, los jueces del fondo han
infringido la norma señalada al negar lugar a la excepción de prescripción opuesta,
por lo que se impone el acogimiento del recurso en estudio.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 764, 765 y 767 del
Código de Procedimiento Civil, se acoge el recurso de casación en el fondo
interpuesto por la abogada Silvia Manzor Pérez-Cotapos, en representación de la
demandada, en lo principal de fojas 42, en contra de la sentencia de veintinueve de
octubre de dos mil cuatro, que se lee a fojas 41, la que se invalida y se reemplaza
por la que se dicta a continuación, sin nueva vista.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Muñoz.

Regístrese.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Jorge Rodríguez A., Sergio Muñoz G., y Sr. Julio Torres A. y Abogados Integrantes
Sres. Óscar Herrera V. y Óscar Carrasco A.

No firma el Ministro Sr. Torres y el Abogado Integrante Sr. Herrera no obstante


haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por haber terminado su
suplencia el primero y estar ausente el segundo.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 5.562-2004.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, once de septiembre de dos mil seis.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 785 del Código de Procedimiento


Civil, se dicta la siguiente sentencia de reemplazo.

Vistos:

Se reproduce la sentencia de primera instancia, con excepción de sus


fundamentos tercero, cuarto y quinto que se eliminan,
Y se tiene en su lugar, y además, presente:

Primero: Que la ejecutada opuso a la ejecución, las excepciones consignadas en


el artículo 464 Nº 7, Nº 16 y Nº 17, esto es la falta de alguno de los requisitos o
condiciones establecidos por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, la
de transacción y la de prescripción de la acción ejecutiva respecto de la deuda
contenida en los cheques que se mencionan en la demanda, respectivamente;

Segundo: Que la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones


establecidos por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva será
desestimada, en atención al hecho que las motivaciones esgrimidas para
sustentarla no miran al título mismo que se ha esgrimido para la ejecución, esto es
el consignado en el 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil, sino que parte del
supuesto que el título invocado lo constituyen los cheques, documentos respecto de
los que las acciones mercantiles que de ellos emanaban se encontraban
extinguidas;

Tercero: Que respecto de la excepción del artículo 464 Nº 16, debe ser también
desestimada, toda vez que la ejecutada no ha acreditado su fundamento;

Cuarto: Que, respecto de la excepción de prescripción, ella debe ser acogida,


puesto que la prescripción especial de un año opuesta por la ejecutada, fundada en
el artículo 34 de la Ley de Cheques, resulta procedente, ello en concordancia con
lo referido en el fundamento quinto, sexto, séptimo y octavo del fallo de casación
que antecede, los que se dan por expresamente reproducidos.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 434 y 436 del Código de
Procedimiento Civil y artículo 34 de la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y
Cheques, se revoca la sentencia de veintidós de abril de dos mil tres, escrita a fojas
14, en cuanto por ella se rechazan todas las excepciones opuestas por el ejecutado,
y en su lugar se declara que se acoge la excepción de prescripción de la acción
ejecutiva, y, en consecuencia, se desestima la demanda ejecutiva de lo principal de
fojas 1 en todas sus partes, con costas.

Redacción a cargo del Ministro señor Muñoz.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Jorge Rodríguez A., Sergio Muñoz G., y Sr. Julio Torres A. y Abogados Integrantes
Sres. Óscar Herrera V. y Óscar Carrasco A.
No firma el Ministro Sr. Torres y el Abogado Integrante Sr. Herrera no obstante
haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por haber terminado su
suplencia el primero y estar ausente el segundo.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 5.562-04.
2. CHEQUE EN GARANTÍA QUE SE LLENA CON POSTERIORIDAD A SU
EMISIÓN NO ES TÍTULO EJECUTIVO

SUMARIO: Si el cheque es un documento de pago, el legislador considera que el


respectivo girador lo hace sobre una suma de dinero depositada ante el librado y
sobre esa base entrega las órdenes de pago, las que no se pueden extender en
el tiempo más allá del plazo entregado por la ley para su cobro, con el objeto de
mantener la certeza necesaria y la obligación del cuenta correntista de contar con
fondos suficientes para responder a las órdenes de pago ya dadas, de manera
que se atenta contra la fe pública cuando este documento es utilizado como un
soporte que garantiza, porque genera obligaciones no contenidas en el título y
por lo mismo deja de tener la fuerza ejecutiva necesaria para un cobro
compulsivo.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Antofagasta

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 1234-2005

Fecha: 06/04/2006

Cita online: CL/JUR/1396/2006

Partes: A.B. Arriendos S.A. contra Barrios Cortez, José

Magistrados: Clavería Guzmán, Óscar; Soto Chandía, Gabriela; Padilla Buzada,


Rodrigo

Redactor: Clavería Guzmán, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - cheque - cheque en garantía - cuenta


corriente bancaria - derecho civil - derecho comercial - derecho procesal - entidad
financiera - excepciones - instrumento mercantil - juicio ejecutivo - obligación de
dar - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 471 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Antofagasta, 6 de abril de 2006.


Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada y se tiene además presente:

Primero: Que el hecho de haberse efectuado el lleno del formulario del cheque
en una fecha muy posterior a la firma y haberse comprobado que se entregó en
garantía de otras obligaciones distintas a las que representa el documento, el
portador del mismo y ejecutante en esta causa, ha desnaturalizado dicho
documento; circunstancia que no lo habilita como título ejecutivo porque carece de
los presupuestos legales mínimos y necesarios que se exigen para este efecto de
comercio.

Segundo: Que si el cheque es un documento de pago, el legislador considera que


el respectivo girador lo hace sobre una suma de dinero depositada ante el librado y
sobre esa base entrega las órdenes de pago, las que no se pueden extender en el
tiempo más allá del plazo entregado por la ley para su cobro, con el objeto de
mantener la certeza necesaria y la obligación del cuenta correntista de contar con
fondos suficientes para responder a las órdenes de pago ya dadas, de manera que
se atenta contra la fe pública y con los intereses privados que emanan del cheque,
cuando este documento es utilizado como un soporte que garantiza el pago de otras
obligaciones en un tiempo indeterminado muy superior al plazo legal para su cobro,
porque genera obligaciones no contenidas en el título y por lo mismo deja de tener
la fuerza ejecutiva necesaria para un cobro compulsivo.

Tercero: Que por lo expuesto la juez a quo acierta al acoger la excepción séptima
del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, debiendo en consecuencia
rechazarse la apelación, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 471 del Código
de Procedimiento Civil, porque no ha sido materia del recurso.

Por estas consideraciones, y visto lo dispuesto en los artículos 186 y siguientes


del Código de Procedimiento Civil, SE CONFIRMA, con costas del recurso, la
sentencia de fecha dieciséis de noviembre de dos mil cinco, escrita a fojas 81 y
siguientes.

La juez a quo se hará cargo de la observación que en sobre separado se remite.

Regístrese y devuélvanse, con todos los cuadernos tenidos a la vista.

Redactó el Ministro Titular Sr. Óscar Clavería Guzmán.

No firma la Ministro Titular Sra. Gabriela Soto Chandía, no obstante haber


concurrido a la vista y acuerdo de la causa por encontrarse en comisión de servicio.
Rol Nº 1.234-2005.
3. CHEQUE NO PAGADO POR CIRCUNSTANCIA DE TENER FECHA
INEXISTENTE NO TIENE MÉRITO EJECUTIVO

SUMARIO: La Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques en su artículo


33 manda que "los cheques solo podrán protestarse por falta de pago", de forma
que la circunstancia de no pagarse por el Banco el cheque por la circunstancia
de "fecha giro inexistente", no constituye legalmente un protesto. El cheque en
cuestión carece de mérito ejecutivo. En esas condiciones, no pudo ordenarse
despachar mandamiento de ejecución y embargo por el cheque en cuestión.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 3736-2006

Fecha: 27/11/2006

Cita online: CL/JUR/3755/2006

Partes: Muñoz Schwerter, Gerardo con Montoya Díaz, Edith

Magistrados: Carlos Aldana Fuentes

Redactor: Domínguez Águila, Ramón

Abogado integrante: Domínguez Águila, Ramón

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - cheque - cuenta corriente bancaria -


derecho civil - derecho comercial - derecho procesal - entidad financiera -
instrumento mercantil - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


33 - D.F.L. Nº 707

TEXTO COMPLETO

Concepción, 27 de noviembre de 2006.

Visto:
Se han elevado los autos en apelación por la demandada, de la resolución de 7
de junio de 2006, escrita a fojas 21 de las presentes compulsas, y que ordenó
despachar mandamiento de ejecución y embargo en contra de doña Edith Montoya
Díaz, por la suma de $ 3.000.000.

Considerando:

1. Que la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques en su artículo 33


manda que "los cheques solo podrán protestarse por falta de pago", de forma que
la circunstancia de no pagarse por el Banco Santander el cheque serie HBG
000079855, por la circunstancia de "fecha giro inexistente", no constituye
legalmente un protesto;

2. Que el artículo 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil confiere la calidad


de título ejecutivo a un cheque protestado siempre que el protesto se ponga en
conocimiento del girador y éste no alegue en el acto de la notificación o dentro de
tercero tacha de falsedad; pero ello es bajo la base que se trate de un protesto tal
cual lo define la ley especial, pues así deben entenderse los términos legales, como
lo manda el artículo 20 del Código Civil;

3. Que, por esas razones, el cheque en cuestión girado por doña Edith Montoya
Díaz carece de mérito ejecutivo, circunstancia que el juez de la causa estaba en
medida de apreciar con el solo examen material del documento agregado por la
demandante en su solicitud de notificación del protesto de los cheques que rola a
fojas 3 de las presentes compulsas, como lo ordena por lo demás el artículo 441
inciso primero del Código de Procedimiento Civil;

4. Que, en esas condiciones, no pudo ordenarse despachar mandamiento de


ejecución y embargo por el cheque en cuestión, al no constituir éste título ejecutivo;
pero siendo ese documento sólo uno de los protestados y por los cuales se ordenó
ese mandamiento, dicha resolución es nula parcialmente por la suma a que
asciende el documento ya referido, esto es $ 500.000, debiendo subsistir por el
saldo de los demás cheques;

Por esas consideraciones, SE CONFIRMA la resolución de fecha siete de junio


de dos mil seis, escrita a fojas 21, en cuanto ordena despachar mandamiento de
ejecución y embargo en contra de la demandada, pero CON DECLARACIÓN que
esa orden queda limitada a $ 2.500.000, excluyéndose de ella el cheque referido en
la presente resolución.

Devuélvase con su custodia.


Redacción del Abogado Integrante señor Ramón Domínguez Águila.

No firma el Ministro señor Carlos Aldana Fuentes, aunque participó en la vista y


acuerdo de la causa, por estar con feriado.

Rol Nº 3.736-2006.
4. CHEQUE CADUCADO NO CONSTITUYE UN TÍTULO EJECUTIVO

SUMARIO: El legislador conceptualiza el cheque como una orden de pago dada a


un banco. Ahora bien, lo que caracteriza a una orden es que la persona a quien
va dirigida debe cumplir lo que en ella se le requiere; esto es, la autoridad de la
persona o institución de la que emana la orden compele al destinatario de ella a
ejecutarla. Resulta pertinente para la decisión del caso de autos la regla del
artículo 24 del Decreto con Fuerza de Ley Nº 707. De acuerdo a este precepto,
el librado —esto es, el banco— no está obligado a pagar los cheques que se le
presenten fuera de los plazos señalados en el artículo 23, pero podrá hacerlo con
el consentimiento escrito del librador; actuación, esta última, que se conoce como
revalidación. Pues bien, si la ley establece que el banco no está obligado a pagar
el cheque caducado, es porque éste ha dejado de ser una orden de pago y como
es de la esencia del cheque, según se dijo más arriba, que éste sea una orden
de pago, si deja de serlo, el documento por consiguiente deja de ser cheque; es
decir, pierde la naturaleza de tal. Y consecuencia necesaria de lo anterior es que
ese instrumento, en esas precisas condiciones, no constituye un título ejecutivo.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 372-2007

Fecha: 06/05/2008

Cita online: CL/JUR/2249/2008

Partes: Patricio Izquierdo Izquierdo con Carolina Madina Padilla

Magistrados: Muñoz Gajardo, Sergio; Juica Arancibia, Milton; Araya Elizalde,


Juan

Redactor: Juica Arancibia, Milton

Abogado integrante: Carrasco Acuña, Óscar; Álvarez García, Hernán

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - acta de protesto - caducidad - cheque


- cuenta corriente bancaria - derecho civil - derecho comercial - derecho procesal
- entidad financiera - instrumento mercantil - juicio ejecutivo - título ejecutivo
Legislación relacionada: Artículo 23 - D.F.L. Nº 707; Artículo 10 - D.F.L. Nº 707;
Artículo 24 - D.F.L. Nº 707; Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 6 de mayo de 2008.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 2.500—2005 del Tercer Juzgado Civil de Coquimbo, sobre
juicio ejecutivo de cobro de cheque, caratulado Patricio Izquierdo Izquierdo con
Carolina Madina Padilla, por sentencia de veinticinco de agosto de dos mil seis,
escrita a fojas 49, la señora Juez Titular del referido tribunal acogió la excepción del
Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil opuesta por la ejecutada y
la absolvió de la ejecución.

Apelado este fallo por el ejecutante, una de las Salas de la Corte de Apelaciones
de La Serena, en sentencia de cinco de diciembre del mismo año, que se lee a fojas
78, lo confirmó sin modificaciones.

En contra de esta última resolución el ejecutante ha deducido recurso de casación


en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que en el recurso de casación en el fondo se denuncian infringidos los


artículos 23 inciso 3º, 33 y 34 del Decreto con Fuerza de Ley Nº 707 y 434 Nº 4 del
Código de Procedimiento Civil.

Argumenta el recurrente que la afirmación en orden a que el protesto por


caducidad no puede dar origen a un título ejecutivo por cuanto no corresponde a
alguna de las causales señaladas en el artículo 22 de la Ley sobre Cuentas
Corrientes Bancarias y Cheques, conforme señala la sentencia recurrida, constituye
un doble error de derecho.

En primer lugar, explica, el fallo cita una norma del todo impertinente, pues el
artículo 22 aludido describe el tipo penal del delito de giro fraudulento de cheque,
en circunstancias que en el caso de autos se está frente a una acción civil, a un
juicio civil de cobro de cheque, por lo que la norma citada en la sentencia no resulta
aplicable en la especie.
En segundo lugar, agrega el recurrente, la conclusión relativa a que los protestos
por caducidad no pueden dar origen a un título ejecutivo carece de sustento legal,
es errada e infringe el artículo 33 del citado decreto con fuerza de ley.

En efecto, explica, los protestos fueron estampados por el banco librado


cumpliendo con esta última norma, que dispone que los cheques sólo pueden ser
protestados por falta de pago, que fue precisamente lo que hizo la institución
financiera.

Es un hecho de la causa y así está certificado, sigue el recurrente, que el obligado


al pago no opuso tacha de falsedad a su firma; luego, de conformidad al Nº 4 del
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, el cheque protestado por caducado
que se cobra en este juicio tiene necesariamente mérito ejecutivo.

Por otra parte, se sostiene en el recurso, la afirmación que el cheque caducado


hace perder la acción ejecutiva constituye también un error de derecho por
infracción al inciso 3º del artículo 23 del Decreto con Fuerza de Ley Nº 707, por
cuanto esta norma prescribe que el portador de un cheque que no reclame su pago
dentro de los plazos señalados perderá su acción en contra de los endosantes.

Por lo tanto, concluye el recurrente, la única sanción que establece el legislador


a quien deja caducar un cheque es ésta y no otra, conservando intacta el
beneficiario del documento su acción en contra del girador.

Por último, termina el recurso, la afirmación de la sentencia que el cheque


protestado por caducado no es actualmente exigible es incorrecta, por infracción al
artículo 34 del mismo decreto con fuerza de ley, toda vez que una acción es
actualmente exigible cuando no está sujeta a una modalidad suspensiva en el
momento de la ejecución y el documento objeto del presente juicio es exigible desde
la fecha puesta en el mismo y su pago no está sujeto a plazo o condición.

Segundo: Que la sentencia objeto del recurso establece que, de acuerdo a lo


dispuesto en el artículo 1º del Decreto con Fuerza de Ley Nº 707, mediante el
contrato de cuenta corriente bancaria el banco librado se obliga a cumplir las
órdenes de pago del librador, hasta concurrencia de las cantidades de dinero que
hubiere depositado en ella o del crédito que se hubiere estipulado.

Pero el portador del cheque, agrega el fallo, debe presentarlo a cobro dentro de
los plazos establecidos en el artículo 23 de dicha ley, y si así no lo hace, el librador,
por expreso mandato del artículo 24, no está obligado pagarlo, salvo consentimiento
escrito del librador, lo que en la especie no ha ocurrido.
En estas condiciones, razonan los magistrados de la instancia, si el librado no
tiene la obligación de pagar el cheque que ha incurrido en caducidad, ha de
analizarse si este protesto, expresión escrita del rechazo del pago, podrá dar origen
a un título ejecutivo (realizada que sea la respectiva notificación del protesto) y a las
acciones ejecutivas y/o penales que correspondan, considerando desde ya que este
protesto por caducidad no corresponde a aquellas causales de protesto señaladas
en el artículo 22 de la ley mencionada.

Doctrinariamente, continúan los jueces, se ha definido al juicio ejecutivo como un


procedimiento contencioso por cuyo medio se persigue el cumplimiento forzado de
una obligación que consta de un título fehaciente e indubitado.

En concepto de los sentenciadores un cheque que se ha dejado caducar por no


haber sido presentado a cobro dentro de los plazos que la ley establece —hecho
atribuible al propio portador— trae necesariamente aparejada la pérdida de la acción
ejecutiva, desde que no aparece conciliable el procedimiento ejecutivo (que tiene
como preciso fundamento una obligación cuya existencia se halla establecida de
manera indubitada), con un título que ha dejado de ser indubitado, desde que el
derecho que acredita no aparece como actualmente exigible.

Tercero: Que el inciso 1º del artículo 10 del Decreto con Fuerza de Ley Nº 707
define el cheque como una orden de pago escrita y girada contra un banco para que
éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda
disponer en cuenta corriente.

Como puede advertirse, el legislador conceptualiza el cheque como una orden de


pago dada a un banco.

Ahora bien, lo que caracteriza a una orden es que la persona a quien va dirigida
debe cumplir lo que en ella se le requiere; esto es, la autoridad de la persona o
institución de la que emana la orden compele al destinatario de ella a ejecutarla.

Esto último es lo que diferencia a la orden de una recomendación, un consejo,


una solicitud o una sugerencia.

Por lo demás, el inciso 1º del artículo 1º de la misma ley dispone que la cuenta
corriente bancaria es un contrato a virtud del cual un banco se obliga a cumplir las
órdenes de pago de otra persona —entre ellas el cheque— hasta concurrencia de
las cantidades de dinero que hubiere depositado en ella o del crédito que se haya
estipulado.
En este contexto, resulta pertinente para la decisión del caso de autos la regla del
artículo 24 del citado decreto con fuerza de ley.

De acuerdo a este precepto, el librado —esto es, el banco— no está obligado a


pagar los cheques que se le presenten fuera de los plazos señalados en el artículo
23, pero podrá hacerlo con el consentimiento escrito del librador; actuación, esta
última, que se conoce como revalidación.

Pues bien, si la ley establece que el banco no está obligado a pagar el cheque
caducado, es porque éste ha dejado de ser una orden de pago y como es de la
esencia del cheque, según se dijo más arriba, que éste sea una orden de pago, si
deja de serlo, el documento por consiguiente deja de ser cheque; es decir, pierde la
naturaleza de tal.

Y consecuencia necesaria de lo anterior es que ese instrumento, en esas precisas


condiciones, no constituye un título ejecutivo.

Cuarto: Que la situación del inciso 3º del artículo 23 del Decreto con Fuerza de
Ley Nº 707, a que se refiere el recurso, regula una materia distinta a la que en este
último se plantea.

En efecto, esta norma debe necesariamente relacionarse con la del artículo 24


ya citado, específicamente con el inciso 2º, en conformidad al cual el banco librado
puede pagar un cheque presentado a cobro vencidos los plazos indicados en el
artículo 23 únicamente con el consentimiento escrito del librador.

Ahora bien, el aludido inciso 3º del artículo 23 prescribe, en lo que interesa, que
el portador de un cheque que no reclame su pago dentro de los plazos señalados
perderá su acción contra los endosantes.

Pues bien, lo que la norma quiere decir es que, naturalmente, si el cheque ha sido
endosado la revalidación de éste no produce efecto respecto de los obligados al
pago distintos del propio librador, a cuyo respecto caducan las acciones a no ser
que consientan en forma expresa en la revalidación.

Quinto: Que, en consecuencia, el eventual error de derecho en que pudo haber


incurrido la sentencia impugnada al haber estimado configurados los presupuestos
de hecho de la causal del Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil,
en razón de no dar cuenta el cheque invocado como título de una obligación
actualmente exigible, carece de influencia sustancial en lo dispositivo de la decisión,
pues esos presupuestos se encuentran de todas formas cumplidos atendido lo dicho
en el motivo tercero de esta sentencia; esto es, por no ser el documento en que el
ejecutante pretendió sustentar la ejecución uno de aquellos títulos a que se refiere
el artículo 434 del mismo cuerpo legal, de forma tal que el recurso de casación en
el fondo deducido debe ser necesariamente desestimado.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en los artículos 764, 765, 767 y 805 del Código de Procedimiento Civil, se
rechaza el recurso de casación en el fondo deducido por la parte ejecutante en lo
principal de la presentación de fojas 79, contra la sentencia de cinco de diciembre
de dos mil seis, escrita a fojas 78.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo del Ministro señor Juica.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G. y Juan Araya E. y Abogados Integrantes Sres.
Hernán Álvarez G. y Óscar Carrasco A.

No firma el Ministro Sr. Araya, no obstante haber concurrido a la vista del recurso
y acuerdo del fallo, por estar con feriado legal.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola A. Herrera B.

Rol Nº 372-2007.
5. CHEQUE QUE TIENE MÉRITO EJECUTIVO. PROTESTO EL MISMO DÍA DE
FALLECIMIENTO DEL GIRADOR. INAPLICABILIDAD DEL ARTÍCULO 1377 DEL
CÓDIGO CIVIL

SUMARIO: De conformidad al Nº 4 del artículo 434 del Código de Procedimiento


Civil, el cheque tiene mérito ejecutivo únicamente cuando puesto el protesto en
conocimiento del girador por notificación judicial, no se alegue en ese mismo acto
o dentro de tercero día tacha de falsedad. De conformidad al precepto citado se
desprende que el cheque en cuanto tal, e incluso el cheque protestado, no tienen
mérito ejecutivo en tanto no se cumpla con la gestión preparatoria que lo
perfecciona y que consiste en la notificación judicial del protesto, más el
transcurso del plazo de tres días sin que se oponga tacha de falsedad. De este
modo, no cabe sino concluir que el documento de autos, protestado el mismo día
del fallecimiento de su girador, nunca tuvo mérito ejecutivo respecto de éste, sino
que adquirió tal calidad al momento de notificarse el protesto a los sucesores del
girador y transcurridos tres días desde este hecho, pues éstos no opusieron tacha
de falsedad. De este modo, si el título jamás fue ejecutivo contra el difunto, no ha
podido aplicarse el artículo 1377 del Código Civil, cuyo presupuesto de hecho es,
precisamente, esta circunstancia.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 1190-2005

Fecha: 30/11/2006

Cita online: CL/JUR/3827/2006; 35701

Partes: Loyola Rodas, Carmen con Siegel Stormezan, Sandra

Magistrados: Dolmetsch Urra, Hugo; Muñoz Gajardo, Sergio; Herreros Martínez,


Margarita

Redactor : Carrasco Acuña, Óscar

Abogado integrante: Carrasco Acuña, Óscar; Álvarez García, Hernán

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - acta de protesto - cheque - cuenta


corriente bancaria - derecho civil - derecho comercial - derecho procesal - entidad
financiera - instrumento mercantil - juicio ejecutivo - título ejecutivo
Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo
1377 - Código Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 30 de noviembre de 2006.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 42.243—2004 sobre juicio ejecutivo de cobro de cheque


seguido ante el Juzgado Civil de La Unión, caratulado "Loyola Rodas, Carmen
Cecilia con Siegel Stormezan, Sandra Beatriz y otros", por sentencia de diecinueve
de octubre de dos mil cuatro, escrita a fojas 236, su jueza titular rechazó las
excepciones opuestas y ordenó seguir adelante con la ejecución.

Apelado este fallo por los ejecutados, una de las Salas de la Corte de Apelaciones
de Valdivia lo confirmó por sentencia de trece de enero de dos mil cinco, que se lee
a fojas 275.

En contra de esta última decisión la parte ejecutada ha deducido recurso de


casación en el fondo.

Encontrándose los autos en estado, se ordenó traerlos en relación.

Considerando:

Primero: Que en el recurso de casación en el fondo se sostiene que la sentencia


impugnada ha infringido el artículo 1377 del Código Civil, en relación con el artículo
464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil.

Argumentan los recurrentes que los sentenciadores han contabilizado


erróneamente el plazo establecido en la primera de las disposiciones citadas, pues
la demanda ejecutiva contra la sucesión se entabló con fecha 3 de abril de 2004, en
circunstancias que la notificación del título a los herederos del deudor se había
verificado tan sólo el 25 de marzo del mismo año. Esto es, antes de cumplirse el
plazo perentorio de ocho días establecido en la aludida norma.

Concluyen manifestando que la sentencia dio mérito ejecutivo a un título que


nunca lo tuvo y, en consecuencia, dejó de acoger la excepción del Nº 7 del artículo
464 del Código de Procedimiento Civil, incurriendo en error de derecho que ha
influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo.
Segundo: Que la sentencia objeto del recurso estableció que para la oposición
(que los herederos pueden formular respecto de la notificación del título que tenía
mérito ejecutivo respecto del causante) debe estarse a la época de notificación de
la gestión preparatoria, que en el caso de autos corresponde al 25 de marzo de
2004.

En este contexto, continúa el fallo, la demanda fue deducida con fecha 2 de abril
de 2004 y proveída el 5 del mismo mes y año, por lo que siendo el plazo de la norma
sustantiva del artículo 1377 del Código Civil de días corridos, al momento de
interponerse la demanda, notificarla y requerirse de pago a los ejecutados, el título
se encontraba perfecto.

Tercero: Que en estos autos la ejecutante invocó como título un cheque girado
por $ 12.000.000, que presentado a cobro el 15 de abril de 2003, fue protestado por
falta de fondos con esa misma fecha.

En razón de haber fallecido el girador ese mismo día 15 de abril de 2003 y para
los efectos de preparar la vía ejecutiva, se solicitó la notificación del protesto a
quienes lo sucedieron.

Dicha notificación se verificó el 10 de marzo de 2004 y el día 19 del mismo mes,


la ejecutante pidió se notificara a los herederos para los efectos del artículo 1377
del Código Civil, lo que se verificó el 25 de marzo de 2004. Finalmente, la demanda
se interpuso el 2 de abril del mismo año.

Cuarto: Que el artículo 1377 citado dispone que los títulos ejecutivos contra el
difunto lo serán igualmente contra los herederos; pero los acreedores no podrán
entablar o llevar adelante la ejecución, sino pasados ocho días después de la
notificación judicial de sus títulos.

Ahora bien, como se señaló en el fundamento precedente, la notificación judicial


del título se verificó el 25 de marzo de 2004 y la demanda se entabló el 2 de abril
de dicho año; esto es, cuando aún se encontraba transcurriendo el octavo día
contado desde la notificación y no después de éste, como manda el precepto citado.

En consecuencia, incurre en error el fallo recurrido al estimar, sobre esta base de


razonamientos, que el título se encontraba perfecto.

Quinto: Que, sin perjuicio de lo antes expuesto, se debe tener presente que de
conformidad al Nº 4 del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, el cheque
tiene mérito ejecutivo únicamente cuando puesto el protesto en conocimiento del
girador por notificación judicial, no se alegue en ese mismo acto o dentro de tercero
día tacha de falsedad.

De conformidad al precepto citado se desprende que el cheque en cuanto tal, e


incluso el cheque protestado, no tienen mérito ejecutivo en tanto no se cumpla con
la gestión preparatoria que lo perfecciona y que consiste en la notificación judicial
del protesto, más el transcurso del plazo de tres días sin que se oponga tacha de
falsedad.

De este modo, no cabe sino concluir que el documento de autos, protestado el


mismo día del fallecimiento de su girador, nunca tuvo mérito ejecutivo respecto de
éste, sino que adquirió tal calidad al momento de notificarse el protesto a los
sucesores del girador y transcurridos tres días desde este hecho, pues éstos no
opusieron tacha de falsedad.

Sexto: Que, de este modo, si el título jamás fue ejecutivo contra el difunto, no ha
podido aplicarse el artículo 1377 del Código Civil, cuyo presupuesto de hecho es,
precisamente, esta circunstancia. Así las cosas, el error en que incurre la sentencia
recurrida no tiene influencia sustancial en su parte dispositiva, requisito
indispensable para que el recurso de casación en el fondo pueda prosperar, al tenor
de lo prescrito en la parte final del artículo 767 del Código de Procedimiento Civil.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en el artículo 805 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso
de casación en el fondo deducido por la parte ejecutada en lo principal de fojas 279,
contra la sentencia de trece de enero de dos mil cinco, escrita a fojas 275.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo del A bogado I ntegrante señor Carrasco.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sr. Sergio
Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Hugo Dolmestch U. y A bogados I
ntegrantes S res. Hernán Álvarez G. y Óscar Carrasco A.

No firma la ministra S ra. Margarita Herreros M. y el A bogado I ntegrante S r.


Álvarez G. no obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo,
por estar en comisión de servicios la primera y ausente el segundo.

Autorizado por el secretario señor Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 1.190-2005.
Capítulo VII Pagaré
1. NO TIENE IMPORTANCIA ESPACIO EN PAGARÉ DONDE NOTARIO PONGA
SU FIRMA DE AUTORIZACIÓN

SUMARIO: Basta la lectura de los pagarés fundantes de la demanda ejecutiva, para


constatar que la firma del Notario, autorizando las firmas del deudor, se ubica al
lado derecho de éstas, sin que, por lo demás, tenga ninguna importancia el lugar
físico donde efectivamente suscriba el señor Notario, pues lo relevante y lo que
le da el carácter de título ejecutivo perfecto al pagaré es que dicho Ministro de Fe
autorice la firma del deudor, lo que efectivamente ocurre en la especie.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 5069-2001

Fecha: 14/07/2006

Cita online: CL/JUR/2189/2006

Partes: Banco Security con Rivera Harpman, Mario

Magistrados: Fuentes Belmar, Juan; Mera Muñoz, Juan Cristóbal

Redactor: Mera Muñoz, Juan Cristóbal

Abogado integrante: Mauriz Aymerich, Benito

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - casación - casación en la forma -


derecho civil - derecho procesal - juicio ejecutivo - recursos - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 14 de julio de 2006.

Vistos:

En estos autos ejecutivos Rol Nº 4686—2000 del 16º Juzgado Civil de Santiago,
caratulados Banco Security con Rivera Harpman, Mario, por sentencia definitiva de
primera instancia de veintidós de mayo de dos mil uno, la juez subrogante de dicho
tribunal rechazó la excepción opuesta por el ejecutado, esto es la del Nº 7º del
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil.

En contra de dicha resolución, el demandado dedujo los recursos de casación en


la forma y apelación.

Se trajeron los autos en relación.

En cuanto al recurso de casación en la forma.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que la sentencia ha incurrido en el vicio del


Nº 5º del artículo 768, en relación con el Nº 4º del artículo 170, ambas disposiciones
del Código de Procedimiento Civil, por cuanto, en su concepto, no se refirió el fallo
al argumento fundante de su excepción del Nº 7º del artículo 464 del mismo cuerpo
de leyes.

En efecto, sostiene, dicha defensa la basó en que los pagarés acompañados por
el ejecutante no cumplen con la exigencia del inciso segundo del Nº 4º del artículo
434 del Código de Enjuiciamiento Civil, pues el Notario estampó su firma y timbre
antes de la firma del suscriptor, razón por la cual resulta ineficaz. El fallo, empero,
se limitó a rechazar la excepción sin pronunciarse sobre su argumento.

Segundo: Que la sentencia, de acuerdo con el artículo 170 Nº 4º del Código de


Procedimiento Civil, en relación con los números 5º y 6º del Auto Acordado de la
Excma. Corte Suprema de Justicia de 30 de septiembre de 1920, debe contener las
consideraciones de hecho o de derecho que le sirven de fundamento, exigencia
que, como se ha sostenido por ese alto tribunal, tiende a asegurar la justicia y la
legalidad de los fallos y a proporcionar a los litigantes los antecedentes que les
permitan conocer los motivos que determinaron la decisión del litigio para la
interposición de los recursos por medio de los cuales fuere posible la modificación
o invalidación de los mismos.

Tercero: Que, en la especie, la sentencia impugnada cumple a cabalidad con el


requisito que el recurrente echa en falta, desde que en su motivación quinta señala
que la firma del suscriptor de los pagarés fundantes de la demanda se encuentra
autorizada por Notario Público, a saber, don Jaime Morandé Orrego; esto es, se
señala que se rechaza la excepción por cuanto, al contrario de lo sostenido por el
ejecutado, basta la sola inspección de los títulos ejecutivos aludidos para comprobar
que la firma del suscriptor sí está autorizada ante N otario.
Cuarto: Que, en todo caso, de entenderse que efectivamente la sentencia no se
hizo cargo del argumento esgrimido por el recurrente, ello se subsanará al conocer
del recurso de apelación, razón por la cual, de acuerdo con el inciso tercero del
artículo 768 del Código de Procedimiento Civil, tampoco podría prosperar el recurso
de nulidad formal desde que el perjuicio es reparable de una manera distinta a la
invalidación del fallo.

En cuanto al recurso de apelación:

Y teniendo, además, presente:

Quinto: Que basta la lectura de los pagarés fundantes de la demanda ejecutiva,


para constatar que la firma del Notario señor Jaime Morandé Orrego, puestas el 22
de marzo de 2000 y el 14 de julio del mismo año, respectivamente, autorizando las
firmas del deudor señor Mario Rivera Harpman, se ubica al lado derecho de éstas,
y no en la parte superior del documento, como lo sostiene el demandado, sin que,
por lo demás, tenga ninguna importancia el lugar físico donde efectivamente
suscriba el señor Notario, pues lo relevante y lo que le da el carácter de título
ejecutivo perfecto al pagaré, de acuerdo al inciso segundo del Nº 4º del artículo 434
del Código de Procedimiento Civil, es que dicho Ministro de Fe autorice la firma del
deudor, lo que efectivamente ocurre en la especie.

Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 186 y 768 del Código de


Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en la forma deducido a fojas
54 por la abogado María Angélica Durán Dollenz, en representación del demandado
señor Mario Rivera Harpman, en contra de la sentencia de veintidós de mayo de
dos mil uno, escrita de fojas 48 a 52.

Se confirma la misma sentencia, con costas del recurso.

Redacción del Ministro señor Mera.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Dictada por la Primera Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago,


presidida por el Ministro don Juan Eduardo Fuentes Belmar e integrada, además,
por el Ministro señor Juan Cristóbal Mera Muñoz y por el Abogado Integrante don
Benito Mauriz Aymerich.

Rol Nº 5.069-01.
2. PAGARÉ CARECE DE MÉRITO EJECUTIVO SI NO ES OPONIBLE A
EJECUTADO

SUMARIO: El fallo definitivo firme, recaído en el proceso ejecutivo de cobro de


pagaré, determinó acoger la excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil que este último había opuesto a la ejecución; esto es, declaró
que ese título —el pagaré— no tiene fuerza ejecutiva respecto de este
demandado. En estas condiciones, la sentencia que estima que el referido fallo
constituye título ejecutivo contra el ahora ejecutado, incurre en error de derecho,
pues infringe los artículos 434 Nº 1 y 464 Nº 7, ambos del Código de
Procedimiento Civil, toda vez que el título invocado para la ejecución, según se
demostró, no es de aquéllos a los cuales la ley confiere fuerza ejecutiva.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 1331-2007

Fecha: 27/05/2008

Cita online: CL/JUR/2476/2008; 38973

Partes: SOCOFAR S.A. con Sergio Carvajal, Edmundo

Magistrados: Juica Arancibia, Milton; Dolmetsch Urra, Hugo; Herreros Martínez,


Margarita

Redactor: Álvarez García, Hernán

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán; Herrera Valdivia, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho comercial -


derecho procesal - instrumento de crédito - instrumento mercantil - juicio ejecutivo
- pagaré - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

I. Sentencia de casación
Santiago, 27 de mayo de 2008.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 26.313 del Tercer Juzgado Civil de Iquique sobre juicio
ejecutivo de desposeimiento, caratulados SOCOFAR S.A. con Sergio Carvajal,
Edmundo, por sentencia de doce de mayo de dos mil cinco, escrita a fojas 42, el
señor Juez Titular del referido tribunal rechazó las excepciones opuestas y ordenó
seguir adelante la ejecución hasta hacer entero pago al acreedor de la deuda en
capital, intereses y costas.

Apelado este fallo por el ejecutado, una de las Salas de la Corte de Apelaciones
de Iquique, en sentencia de doce de enero de dos mil siete, que se lee a fojas 105,
lo confirmó.

En contra de esta última decisión una de las herederas del ejecutado, fallecido
durante el curso del juicio, ha deducido recurso de casación en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que en el recurso de casación en el fondo se denuncian vulnerados los


artículos 434 Nº 1, 464 Nº 7 y 759 del Código de Procedimiento Civil.

Argumenta la recurrente que para que el presente juicio se tramite de conformidad


a las normas del procedimiento ejecutivo, es necesario que se funde en un título
ejecutivo y procede analizar, entonces, si los títulos invocados como fundantes de
la demanda de autos tienen o no tal calidad.

El primero, explica el recurso, es la escritura pública de hipoteca y prohibición


suscrita el 14 de febrero de 1997, en la cual consta la referida garantía hipotecaria,
mas no da cuenta de obligación alguna.

Esta escritura, en consecuencia, no sirve por sí sola para iniciar una ejecución,
concluye la recurrente, por cuanto no contiene obligación líquida ni actualmente
exigible alguna que se pueda hacer cumplir.

Este documento, termina sobre el punto, sólo sirve para acreditar la constitución
de la garantía, no obstante encontrarse enumerada en el Nº 2 del artículo 434 del
Código de Procedimiento Civil.
El segundo, continúa la recurrente, es la liquidación del crédito practicada por el
Tercer Juzgado Civil de Iquique en la causa Rol Nº 15.946, instrumento que a todas
luces no tiene la calidad de título ejecutivo, pues no se encuentra en la enumeración
del artículo 434 citado, ni tampoco existe otro cuerpo legal que le dé ese carácter.

El tercero y último, termina sobre el punto el recurso, es la sentencia definitiva


firme dictada en la causa antes mencionada, seguida por SOCOFAR S.A. en contra
de Zhukoff Urqueta Carvajal y Edmundo Sergio Carvajal.

Éste es precisamente el documento al que la sentencia le confiere mérito


ejecutivo, señala el recurrente, incurriendo con ello en error de derecho.

En efecto, explica, esa sentencia se dictó en un juicio de naturaleza ejecutiva y la


jurisprudencia de la Corte Suprema ha sentado que el juicio ejecutivo no es
declarativo de derechos.

Para que una sentencia judicial sirva para iniciar una ejecución forzada, razona
la recurrente, es necesario que se trate de una sentencia de condena que favorezca
al actor y empezca al demandado; es decir, que condene a este último a una
prestación determinada de dar.

Por consiguiente, concluye, no sólo por el hecho de tratarse de una sentencia


definitiva firme se estará frente a un título ejecutivo.

De acuerdo al artículo 434, sostiene el recurso, el título —en este caso la


sentencia— debe hacer constar una obligación de dar cuyo cumplimiento se
reclama y la sentencia definitiva pronunciada en un juicio ejecutivo claramente no
cumple con este requisito, puesto que sólo se limita a reconocer la existencia de la
obligación que consta en el título fundante de la acción respectiva y rechaza, en
consecuencia, las excepciones deducidas, ordenando que se siga adelante con la
ejecución.

A juicio de la recurrente, queda en evidencia que el fallo impugnado ha infringido


el Nº 1 del artículo 434, al reconocerle el carácter de título ejecutivo a una sentencia
definitiva firme pronunciada en un juicio ejecutivo.

En concepto de la parte que recurre, los magistrados de la instancia también han


vulnerado el Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil al rechazar la
excepción a la ejecución prevista en este precepto, pues, según se ha expresado,
la sentencia recaída en un juicio ejecutivo no tiene mérito ejecutivo, ni menos lo
tiene en el caso de autos contra el actual ejecutado, a quien después en concepto
de la parte que recurre, los magistrados de la instancia también han vulnerado el
Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil al rechazar la excepción a
la ejecución prevista en este precepto, pues, según se ha expresado, la sentencia
recaída en un juicio ejecutivo no tiene mérito ejecutivo, ni menos lo tiene en el caso
de autos contra el actual ejecutado, a quien después de lo resuelto por la Corte
Suprema no le empece el fallo pronunciado en el proceso Rol Nº 15.946 del Tercer
Juzgado Civil de Iquique —que lo absolvió de la ejecución al acoger la misma
excepción del Nº 7º del artículo 464 citado opuesta en ese procedimiento—, por lo
que, al menos a su respecto, no puede sino concluirse que el título invocado no era
apto para iniciar una ejecución.

Por último, termina el recurso, se contraviene el inciso 2º del artículo 759 del
mismo Código de Procedimiento Civil, toda vez que esta disposición exige que para
tramitar el juicio de desposeimiento según las reglas del juicio ejecutivo, se cuente
con un título de esa naturaleza.

Como la ejecutante, finaliza, no contaba con un auténtico título ejecutivo,


resultaba necesario que el juicio de autos se tramitara de conformidad a las reglas
del procedimiento ordinario y no según las del juicio ejecutivo.

Segundo: Que el fallo objeto del recurso establece que la sentencia en que se
basa la interposición de la demanda de autos es un título ejecutivo, conforme a lo
establecido en el artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, razón por la cual
corresponde rechazar la excepción del Nº 7 del artículo 464 del mismo cuerpo legal.

Estiman los sentenciadores que para resolver adecuadamente el pleito debe


tenerse presente, primero, que la acción intentada es la de desposeimiento de la
finca hipotecada, cuyo fundamento o título emana de un contrato de hipoteca y que
el rasgo de accesoriedad de este derecho real, en el caso de que se trata, guarda
relación con el título ejecutivo que se invocó respecto del obligado a ese pago, que
resultó condenado en procedimiento de naturaleza ejecutiva, ordenándose seguir
adelante la ejecución hasta el entero y cumplido pago de lo debido.

El razonamiento anterior, termina la sentencia, es suficiente para decidir el


rechazo de la excepción, desde luego, porque tanto la liquidación del crédito como
la sentencia antes mencionada, sólo son citados como antecedentes ilustrativos de
la presente acción y no como títulos fundantes.

Además, agrega, porque esa decisión contiene el rechazo de las defensas de ese
ejecutado y la orden de proseguir su ejecución hasta el pago total de lo debido; es
decir, el resuelvo posee características, particularidades y naturaleza de título
ejecutivo.
Tercero: Que para que el título ejecutivo sea tal, es menester la reunión de dos
elementos: por un lado, la declaración de la existencia de una obligación que la
ejecución tiende a satisfacer; por otro, la orden de ejecución.

Ahora bien, las formas de la ejecución dependen del título con que se promueva
aquélla.

Cada especie de título tiene, normalmente, una forma propia de proceso y, en


consecuencia, la multiplicidad de títulos apareja la multiplicidad de procesos de
ejecución.

En otros términos, cada título tiene su forma particular de llegar hasta el fin
propuesto y, así, no es idéntica la vía ejecutiva que emana de la sentencia que
condena al pago de una suma de dinero, a la que nace de una sentencia que
dispone el lanzamiento del arrendatario, declarado que sea el término de este
contrato.

No obstante estas diferencias, lo que todos los títulos ejecutivos —entre ellos la
sentencia definitiva firme— deben contener para ser tales, es la condena al deudor-
demandado a la satisfacción de una determinada prestación en favor del acreedor-
demandante.

Cuarto: Que, en este contexto, la sentencia que se pronuncia sobre las


excepciones opuestas a la ejecución, recaída en un juicio ejecutivo, no condena al
demandado a la satisfacción de prestación alguna, sino que, en el evento de serle
desfavorable, se limita a rechazar esas excepciones.

La condena al cumplimiento de la obligación sigue siempre conteniéndose en el


título y, por lo mismo, sólo es exigible respecto de la persona a quien ese título es
oponible.

Ahora bien, el fallo definitivo firme recaído en el proceso ejecutivo de cobro de


pagaré, Rol Nº 15.946 del Tercer Juzgado Civil de Iquique, seguida por SOCOFAR
S.A. contra Zhukoff Urqueta Carvajal y Edmundo Sergio Carvajal —ejecutado de
autos—, determinó, como ya se adelantó, acoger la excepción del Nº 7 del artículo
464 del Código de Procedimiento Civil que este último había opuesto a la ejecución;
esto es, declaró que ese título —el pagaré— no tiene fuerza ejecutiva respecto de
este demandado.

En estas condiciones, la sentencia que estima que el referido fallo constituye título
ejecutivo contra el ahora ejecutado, el mismo Edmundo Sergio Carvajal, incurre en
error de derecho, pues infringe los artículos 434 Nº 1 y 464 Nº 7, ambos del Código
de Procedimiento Civil, toda vez que el título invocado para la ejecución, según se
demostró, no es de aquéllos a los cuales la ley confiere fuerza ejecutiva.

En razón de lo anterior, y al haber este yerro influido sustancialmente en lo


dispositivo del fallo, el recurso de casación en el fondo debe ser acogido.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en los artículos 764, 765, 767 y 805 del Código de Procedimiento Civil, se
acoge el recurso de casación en el fondo deducido por la parte ejecutada en lo
principal de la presentación de fojas 108, contra la sentencia de doce de enero de
dos mil siete, escrita a fojas 105, la que se invalida y se reemplaza por la que se
dicta acto continuo, sin nueva vista, pero separadamente.

Regístrese.

Redacción del A bogado I ntegrante señor Hernán Álvarez García.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sr. Milton
Juica A., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Hugo Dolmestch U. y Abogados
Integrantes Sres. Óscar Herrera V. y Hernán Álvarez G.

Autorizado por la Secretaria Suplente Sra. Beatriz Pedrals García de Cortázar.

Rol Nº 1.331-2007.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, veintisiete de mayo de dos mil ocho.

En cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 785 del Código de Procedimiento


Civil, se dicta el siguiente fallo de reemplazo.

Vistos:

Se reproduce la sentencia de primera instancia, con excepción de sus


fundamentos cuarto y quinto, que se eliminan.

Y teniendo en su lugar presente las consideraciones contenidas en los motivos


tercero y cuarto del fallo de casación que antecede, se revoca la sentencia de doce
de mayo de dos mil cinco, escrita a fojas 42, en la parte que rechaza la excepción
del Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, y se declara en su lugar
que tal excepción queda acogida, absolviéndose al ejecutado de la ejecución, con
costas.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo del Abogado Integrante señor Hernán Álvarez García.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sr. Milton
Juica A., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Hugo Dolmestch U. y Abogados
Integrantes Sres. Óscar Herrera V. y Hernán Álvarez G.

Autorizado por la Secretaria Suplente Sra. Beatriz Pedrals García de Cortázar.

Rol Nº 1.331-07.
3. COPIAS FOTOSTÁTICAS AUTORIZADAS DE PAGARÉS NO CONSTITUYEN
TÍTULOS EJECUTIVOS

SUMARIO: Las copias fotostáticas autorizadas de pagarés no constituyen títulos


ejecutivos, puesto que el artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, cuando
ha permitido que la copia autorizada de un documento tenga mérito ejecutivo, lo
ha señalado en forma expresa, como lo hace en el Nº 2 respecto de la escritura
pública, lo que no ocurre en el caso de los pagarés aludidos en el Nº 4 de la
misma disposición, por lo que consecuentemente el título carece de los requisitos
exigidos por el legislador para que tenga mérito ejecutivo, por lo que la excepción
debe ser acogida.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 562-2006

Fecha: 05/11/2007

Cita online: CL/JUR/2419/2007; 38434

Partes: Banco Santander Chile con Gabriela Elba Rojas Stagno

Magistrados: Juica Arancibia, Milton; Herreros Martínez, Margarita; Künsemüller


Loebenfelder, Carlos; Muñoz Gajardo, Sergio

Redactor: Muñoz Gajardo, Sergio

Voto Disidente: Herreros Martínez, Margarita

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - ley general de bancos - título ejecutiv o

Legislación relacionada: Artículo 441 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 5 de noviembre de 2007.


Visto:

En estos autos Rol Nº 1.516-2001, del Quinto Juzgado Civil de Valparaíso, juicio
en procedimiento ejecutivo de desposeimiento, caratulado Banco Santiago c/
Stagno Rojas, Gabriela, doña Paola Barbagelata García, abogado, en
representación del Banco Santander-Chile, dedujo demanda ejecutiva de
desposeimiento en contra de doña Gabriela Elba Rojas Stagno.

Expresa que en estos autos se ha requerido de pago, de conformidad a los


artículos 758 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, a la demandada para
que en el plazo de diez días contados desde la notificación del requerimiento pagase
al Banco la suma de $ 128.063.320, más intereses convencionales y moratorios
pactados, reajustes convenidos y costas o hiciera abandono de los inmuebles
hipotecados, no habiéndose verificado ni lo uno ni lo otro.

Indica que el deudor principal sociedad Agro Jardines Ener S.A. adeuda a la
institución bancaria la suma antes referida, la que corresponde a las obligaciones
contenidas en seis pagarés —cuyo tenor y estipulaciones detalla—, las que se
encuentran incumplidas y que la demandada, para garantizar el pago y
cumplimiento de todas las obligaciones presentes o futuras que el deudor principal
pudiere contraer con el Banco, constituyó primera hipoteca sobre cuatro inmuebles
de su propiedad, inscribiéndose los correspondientes gravámenes en el Registro de
Propiedades del Conservador de Bienes Raíces de Villa Alemana del año 2001.

Agrega que las fincas hipotecadas se encuentran en posesión de la demandada,


por lo que de conformidad a los artículos 434 y siguientes y 758 y siguientes del
Código de Procedimiento Civil interpone la presente demanda ejecutiva de
desposeimiento en contra de ella, a fin de que se despache mandamiento de
desposeimiento y embargo en su contra, con el objeto de proceder a la venta de los
inmuebles hipotecados y de pagar a la actora con su producto las referidas deudas
de Agro Jardines Ener S.A., ascendentes a la suma de $128.063.320, más intereses
convencionales y moratorios pactados, reajustes convenidos y costas.

A fojas 38, la demandada opone a la acción ejecutiva de desposeimiento la


excepción contemplada en el artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil;
esto es, falta de algún requisito o condición establecido por la ley para que el título
tenga fuerza ejecutiva.

Funda su excepción señalando que a la gestión preparatoria se acompañaron


copias autorizadas de la escritura pública por la que se constituyeron las hipotecas
sobre los inmuebles y de los pagarés individualizados en el cuerpo del escrito.
Expone que en la demanda ejecutiva de desposeimiento no se acompañan
nuevos documentos, por lo que concluye que la presente acción se sustenta en
fotocopias autorizadas de pagarés.

Sostiene que en relación al título ejecutivo debemos atender también a su


materialidad, la que debe encontrarse contemplada en alguno de los numerandos
del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil y que las fotocopias no gozan de
mérito ejecutivo.

Afirma, además, que los títulos ejecutivos deben encontrarse en poder del tribunal
al momento de interponerse la demanda, por lo que no podrían ser acompañados
con posterioridad.

Concluye que, en su materialidad, los instrumentos acompañados no son títulos


ejecutivos, es decir no cumplen con los requisitos y condiciones establecidas en las
leyes para gozar del mérito que se les pretende asignar.

Evacuando traslado a este respecto, la demandante a fojas 46 solicita su rechazo,


pues alega que la confusión de la contraria, real o aparente, está en pretender
considerar a la acción deducida en autos como personal y fundada en el artículo
434 del Código de Procedimiento Civil, cuando lo cierto es que se trata de una
acción real fundada en el Título XVIII, de la acción de desposeimiento contra
terceros poseedores de la finca hipotecada o acensuada, artículos 758 y siguientes
del aludido estatuto legal, toda vez que lo que se demanda y ejecuta es la hipoteca
propiamente tal, como consecuencia de las deudas que posee un tercero al cual se
ha garantizado con dicho contrato real.

Expresa que el sometimiento a las reglas del juicio ejecutivo depende


exclusivamente de la existencia de la garantía real y de la obligación propiamente
tal, no negada ni en la gestión preparatoria ni al momento del requerimiento de pago.

Señala que en caso del ejercicio de una acción real no se despacha el


mandamiento de ejecución y embargo a que se refiere el artículo 442 del Código de
Procedimiento Civil, sino que un mandamiento de desposeimiento que no es de
ejecución y que sólo tiene por objeto desposeer al tercero garante hipotecario, toda
vez que ya fue requerido de pago en la gestión preparatoria.

Por sentencia de catorce de enero de dos mil cuatro, escrita a fojas 200, el juez
suplente del referido tribunal rechazó las excepciones opuestas por la demandada
y acogió la demanda de autos, ordenando en consecuencia la continuación de la
ejecución hasta desposeer a la ejecutada de la propiedad hipotecada a favor del
ejecutante y condenó en costas a la ejecutada.

Recurrido de casación en la forma y apelado el fallo por la demandada, una de


las Salas de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, por sentencia de veintinueve
de noviembre de dos mil cinco, que se lee a fojas 247, rechazó la casación en la
forma y en cuanto a la apelación revocó la sentencia en cuanto rechazaba las
excepciones opuestas y declaró en su lugar que se acoge la excepción de falta de
algún requisito o condición establecido por la ley para que el título tenga fuerza
ejecutiva y, en consecuencia, negó lugar a la demanda de desposeimiento deducida
a fs. 30, debiendo cada parte pagar sus costas por haberse acogido sólo una de las
cinco excepciones opuestas por la demandada.

En contra de esta última decisión el demandante ha deducido recurso de casación


en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que la sentencia de segundo grado, que


revocó la de primera instancia y dispuso acoger la excepción de falta de algún
requisito o condición establecido por la ley para que el título tenga fuerza ejecutiva,
ha sido dictada con infracción de los artículos 19, 20, 21, 22, 23, 24, 1545 y
siguientes, 1698, 2397 y 2424 del Código Civil y 341, 342, 758 y siguientes, 434 y
530 del Código de Procedimiento Civil, según pasa a explicar:

Afirma que la sentencia recurrida prescindió de la ley aplicable, que era


principalmente la normativa sobre acción de desposeimiento, otorgándole un
sentido distinto y un alcance diverso a la que en derecho correspondía.

Expone que su parte se encuentra asistida por el derecho real de hipoteca, ya


que la demandada hipotecó un inmueble de su propiedad para efectos de garantizar
al banco el cumplimiento de ciertas obligaciones que contrajo el deudor directo, lo
que en definitiva determinó que se le hiciera un préstamo de dinero y al no cumplirse
con el pago de éste, su parte debió ejercer el derecho real de persecución.

En este sentido, afirma que el título que se invocó fue la escritura pública de
hipoteca, ya que la acción deducida no es una acción personal, fundada en el
artículo 434 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, sino que es la acción
real fundada en los artículos 758 y siguientes del mismo estatuto legal.
En consecuencia, sostiene, no procede confundir la acción personal ejecutiva que
se deduce en contra del deudor personal y la acción real deducida en contra del
deudor hipotecario.

Alega que se infringió el artículo 1698 del Código Civil, pues el demandado no
rindió ninguna prueba que avalara sus pretensiones en orden a justificar los
presupuestos de la excepción que en definitiva se acogió.

Asevera que la demandada pudo deducir objeción u oposición a la ejecución en


la gestión preparatoria, lo que no hizo; que podría también haber ejercido sus
derechos al ser requerida de pago, lo que no efectuó; que tuvo la posibilidad de
deducir recurso de apelación en contra de la resolución que dispuso despachar el
mandamiento, lo que no realizó, y que tampoco objetó las copias autorizadas de los
pagarés acompañados a los autos.

Afirma que por tratarse del ejercicio de una acción real, no se despacha en este
procedimiento el mandamiento a que se refiere el artículo 442 del Código de
Procedimiento Civil, sino un mandamiento de desposeimiento que no es de
ejecución y que sólo tiene por objeto desposeer al tercero garante e hipotecario.

Sostiene que la escritura de hipoteca y los pagarés en relación a ella no adolecen


de vicio alguno y cumplen con todos los requisitos legales, que se tuvieron a la vista
en original en el probatorio de las excepciones a la ejecución y que son títulos
perfectos, actualmente exigibles, en los que consta una obligación líquida y
actualmente exigible, por lo que en consecuencia resulta improcedente que no se
dé lugar a la ejecución.

Asegura que se encuentra acreditado por su parte que el título traía aparejada
ejecución y que no se probó por la demandada lo contrario, en relación a la escritura
de hipoteca ni a los pagarés suscritos por el deudor principal caucionado;

Segundo: Que para una adecuada inteligencia del asunto, cabe tener presentes
las siguientes circunstancias del proceso:

a) La demandante interpuso su demanda ejecutiva de desposeimiento con fecha


6 de noviembre de 2001, haciendo presente que las copias autorizadas de los
pagarés impagos, suscritos por el deudor principal, se acompañaron a la
presentación que dio origen a la gestión preparatoria de notificación de
desposeimiento de 20 de agosto de 2001, a lo que el tribunal proveyó con fecha 7
de noviembre de ese mismo año. A lo principal: Despáchese; Al primer otrosí: Como
se pide, notifíquese por cédula; Al segundo otrosí: Téngase presente; Al tercer
otrosí: Como se pide.

b) En el cuaderno de apremio se despachó el correspondiente mandamiento de


ejecución y embargo el 14 de noviembre de 2001.

c) Con fecha 23 del mismo mes y año, la demandada compareció a los autos y
opuso excepciones a la demanda, haciendo presente que las copias autorizadas de
los pagarés acompañados al proceso, adolecían de falta de requisitos o condiciones
establecidas por la ley para gozar de fuerza ejecutiva, sosteniendo que la
materialidad del título ejecutivo debe encontrarse contemplada en alguno de los
numerandos del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil y que las aludidas
copias carecían de mérito ejecutivo.

d) El 14 de mayo de 2002, a petición del actor formalizada mediante presentación


de 13 de mayo de ese año, el tribunal solicitó traer a la vista los autos Rol Nº 30.170,
juicio ejecutivo caratulado Banco Santander-Chile c/Agro Jardines Ener S.A.,
seguido ante el Juzgado de Letras de Villa Alemana, expediente que fue
recepcionado en el tribunal el 12 de agosto de 2002, con sus documentos;

Tercero: Que del mérito de los antecedentes de autos se desprende que los
jueces del tribunal de alzada resolvieron acoger la excepción de falta de algún
requisito o condición establecido por la ley para que el título tenga fuerza ejecutiva,
razonando previamente sobre el particular respecto de la circunstancia que la
ejecutante inició una acción de desposeimiento mediante las reglas del juicio
ejecutivo ordinario, porque en su concepto disponía de un título ejecutivo que la
autorizaba para hacer uso de dicho procedimiento, acompañando al efecto escritura
pública de constitución de hipoteca y copias fotostáticas autorizadas de cinco
pagarés, todos los cuales se encuentran agregados de fojas 1 a 19.

Que al optar por el procedimiento ejecutivo debe, necesariamente, cumplir con


todas las exigencias que se recogen en las disposiciones que regulan el juicio
ejecutivo de las obligaciones de dar, contenidas en el Título I del Libro Tercero,
artículos 434 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

Así la obligación de dar debe constar de un título al que la ley le otorgue mérito
ejecutivo, debe ser líquida, actualmente exigible y la acción no debe estar prescrita.

Requisitos que deben existir al momento de la presentación de la demanda,


siendo obligación del juez examinar el título respectivo previo proveer la demanda
a fin de constatar la concurrencia de aquéllos.
Que la escritura de hipoteca que garantiza al Banco el cumplimiento de las
obligaciones de la deudora principal no contiene ninguna obligación liquida ni
siquiera en parte y actualmente exigible, y el ejecutante la complementa
acompañando las cinco copias fotostáticas autorizadas de pagarés que dan cuenta
de créditos otorgados en abril, julio y agosto de 2000.

Se trataría, en consecuencia, de un título compuesto.

Que las copias fotostáticas autorizadas de pagarés no constituyen títulos


ejecutivos, puesto que el artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, cuando ha
permitido que la copia autorizada de un documento tenga mérito ejecutivo, lo ha
señalado en forma expresa, como lo hace en el Nº 2 respecto de la escritura pública,
lo que no ocurre en el caso de los pagarés aludidos en el Nº 4 de la misma
disposición, por lo que consecuentemente el título carece de los requisitos exigidos
por el legislador para que tenga mérito ejecutivo, por lo que la excepción debe ser
acogida;

Cuarto: Que para un adecuado análisis de los errores de derecho invocados por
el recurrente de casación, cabe tener presente que las múltiples citas de
disposiciones legales denunciadas, expuestas previamente en el motivo primero,
tienen por objeto sustentar fundamentalmente dos argumentos destinados a rebatir
las conclusiones de los jueces de segunda instancia, sosteniendo que al razonar de
la manera en que lo hicieron y al acoger la excepción contemplada en el artículo
464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, habrían incurrido en infracción de ley.

Así, el recurso de casación en el fondo arguye:

1. Que el título que invocó su parte en este procedimiento fue la escritura pública
de hipoteca, ya que la acción deducida no es una acción personal, fundada en los
artículos 434 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, sino una acción real
que se sustenta en los artículos 758 y siguientes del mismo estatuto legal, y

2. Que la escritura pública de hipoteca y los pagarés que dan cuenta de la deuda
impaga contraída por el deudor principal, la que se encuentra caucio nada con la
garantía real que se pretende hacer efectiva en autos, no adolecen de vicio alguno
y cumplen con todos los requisitos legales, agregando que los documentos
originales se tuvieron a la vista durante el probatorio de las excepciones a la
ejecución;

Quinto: Que sobre el particular el inciso segundo del artículo 759 del Código de
Procedimiento Civil establece que esta acción se someterá a las reglas del juicio
ordinario o a las del ejecutivo, según sea la calidad del título en que se funde,
procediéndose contra el poseedor en los mismos términos en que podría hacerse
contra el deudor personal.

Que por su parte el artículo 441 del aludido cuerpo legal dispone que: El tribunal
examinará el título y despachará o denegará la ejecución, sin audiencia ni
notificación del demandado, aun cuando se haya éste apersonado en el juicio.

La jurisprudencia ha señalado reiteradamente que el título con que se apareja


una ejecución debe llevar en sí mismo todos los requisitos necesarios para que
tenga fuerza ejecutiva en el momento de despacharse el mandamiento de
ejecución, sin que una vez trabada la litis puedan ser remediados los defectos que
tuviere en la oportunidad señalada (Repertorio del Código de Procedimiento Civil,
artículo 441, T. III, pág. 76);

Sexto: Que el artículo 441 del Código de Procedimiento Civil dispone que el
tribunal examinará el título, en atención a que es éste el que goza del privilegio legal
y debe ser tenido a la vista al momento de proveer la demanda ejecutiva ordenando
el despacho del mandamiento de desposeimiento y embargo.

Este análisis difiere del que corresponde efectuar en un juicio declarativo, pues
en éste los requisitos de una decisión favorable y por lo tanto de la pretensión se
resuelven en la sentencia, aspecto en que se diferencian ambos procedimientos.

Tal diferencia tiene una explicación sustancial, pues tiende a permitir el ejercicio
del derecho de defensa del ejecutado, al oponerse a la ejecución mediante la
interposición de las excepciones respectivas, lo que demandará ordinariamente un
examen del título;

Que no obsta al cumplimiento de tales exigencias el hecho de encontrarse el título


en otro tribunal, el cual puede ser solicitado para tenerlo a la vista en el juzgado en
que se encuentra para efectuar su análisis como lo dispone el legislador;

Séptimo: Que no altera lo concluido precedentemente, la circunstancia de


haberse traído a la vista el título fundante de la demanda de autos con posterioridad
a la fecha en que fueron opuestas las excepciones por el demandado, toda vez que
el título debe cumplir los requisitos que la ley exige al momento de interponer la
acción ejecutiva.

Si así no fuera, el ejecutado quedaría en la indefensión, pues no tendría


oportunidad procesal para oponer alguna excepción, ya que sin duda éstas sólo
pueden decir relación con el título que ha servido de base a la ejecución dirigida en
su contra y que debe ser agregado a la demanda.

Es, por lo demás, el único antecedente que el juez ha estado en condiciones de


analizar para despachar el mandamiento, resolución de tal trascendencia que
permite invadir la esfera privada del ejecutado mediante el embargo de sus bienes;

Octavo: Que luego de lo dicho, al acoger la excepción contemplada en el artículo


464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, opuesta por la demandada en contra
de la demanda ejecutiva de desposeimiento interpuesta en su contra, de la manera
como se expresó en los razonamientos anteriores, los jueces del mérito no han
incurrido en error de derecho y, antes al contrario, a la luz de lo prevenido en los
artículos 19, 20, 21, 22, 23, 24 del Código Civil, han dado correcta aplicación a lo
que disponen los artículos 758 y 434 del Código de Procedimiento Civil que se
denuncian infraccionados;

Noveno: Que cabe agregar que el citado artículo 341 del Código de
Procedimiento Civil no puede servir de base a un recurso de casación en el fondo,
pues dicha norma es meramente ordenatoria litis , siendo condición fundamental del
recurso en estudio que la infracción invocada influya sustancialmente en lo
dispositivo del fallo, exigencia que no puede producirse sin que se hayan vulnerado
una o más normas legales en que propiamente descansa el fallo; es decir, que
tengan el carácter de decisorias de la litis;

Décimo: Que debe desestimarse el recurso en cuanto está fundado en la


infracción del artículo 1698 del Código Civil, por cuanto esta norma se infringe
cuando la sentencia obliga a una de las partes a probar un hecho que corresponde
acreditar a su contraparte, esto es si se altera el onus probandi , lo que a la luz de
los antecedentes se observa no ha ocurrido, por lo que debe ser rechazado el
recurso en este sentido.

Además, cabe consignar que la circunstancia que el recurrente mencione que se


han infringido también las normas siguientes a una norma legal determinada, torna
inadmisible la casación a su respecto, por cuanto, tratándose de un recurso de
derecho estricto, no es procedente denunciar en forma genérica el título completo
de un estatuto legal;

Undécimo: Que, bastaría para rechazar la infracción denunciada respecto de los


artículos 1545, 2397 y 2424 del Código Civil y 342 y 530 del Código de
Procedimiento Civil, la circunstancia de no haber explicado en el recurso el error de
derecho en la aplicación o no aplicación de las referidas normas legales; sin
embargo, cabe agregar que, a la luz de los hechos y alegaciones de la ejecutante,
no se vislumbra la pertinencia de tales disposiciones legales en la resolución del
conflicto de autos, ya que de su tenor se desprende que ellas regulan situaciones
diversas a las alegadas por el recurrente;

Duodécimo: Que, consecuentemente, los errores de derecho que se hacen


consistir en las infracciones legales denunciadas no se han cometido, por lo que el
recurso en estudio debe ser desestimado.

Por estas consideraciones y lo preceptuado en los artículos 765 y 767 del Código
de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo, deducido en
la petición principal de la presentación de fojas 250, por el abogado don Ezio Coda
Castillo, en representación de la parte demandante, en contra de la sentencia de
veintinueve de noviembre de dos mil cinco, escrita a fojas 247.

Acordada con el voto en contra de la Ministro señora Margarita Herreros Martínez,


quien fue de parecer de acoger el recurso de casación en el fondo interpuesto por
la parte demandante en contra de la sentencia de segunda instancia, que revocando
el fallo del tribunal a quo acogió la excepción opuesta por el ejecutado a la demanda
ejecutiva de desposeimiento, y estuvo por dictar acto continuo, pero
separadamente, la sentencia de reemplazo respectiva, confirmando la decisión de
primera instancia.

Funda su opinión en las siguientes consideraciones:

1º. Que como antecedentes del recurso, se debe indicar que al libelo de fojas 20
—en que se requería la gestión previa de notificación de desposeimiento—, se
acompañaron con citación y bajo apercibimiento legal copias autorizadas de la
escritura pública por la que se constituyeron las hipotecas sobre los inmuebles de
propiedad de la demandada y de los pagarés individualizados en el cuerpo del
escrito.

Al proveer la demanda el 30 de agosto de 2001, según se lee a fojas 25, se


dispuso respecto de la precedente solicitud: Al primer otrosí: por acompañados en
la forma indicada.

El 6 de noviembre de 2001 se interpuso demanda ejecutiva de desposeimiento,


se solicitó despachar el mandamiento respectivo y se señaló que los documentos
en virtud de los cuales se demanda se acompañaron a la gestión preparatoria.

El tribunal despachó el mandamiento y tuvo presente lo expuesto.


La sentencia del tribunal a quo en su motivo sexto —reproducida en esta parte
por la sentencia en alzada—, dejó constancia de haberse traído a la vista el
expediente caratulado Banco Santander con Agrojardines Ener S.A., Rol C-30.170-
2001 del Juzgado de Letras de Villa Alemana, lo que se advierte además de la
resolución de 12 de agosto de 2002, a fojas 99, que da cuenta de la recepción de
dicho proceso con sus documentos, desprendiéndose del mérito de los
antecedentes anotados que el título ejecutivo, materia de la acción deducida reúne
todos y cada uno de los requisitos que exige la ley.

2º. Que el inciso segundo del artículo 759 del Código de Procedimiento Civil,
refiriéndose a la acción de desposeimiento contra terceros poseedores de la finca
hipotecada o acensuada, dispone que esta acción se someterá a las reglas del juicio
ordinario o a las del ejecutivo, según sea la calidad del título en que se funde,
procediéndose contra el poseedor en los mismos términos en que podría hacerse
contra el deudor personal.

Del examen que señalan haber efectuado los jueces del tribunal a quo a la causa
Rol Nº C-30.170-2001 del Juzgado de Letras de Villa Alemana, caratulada Banco
Santander con Agrojardines Ener S.A., se desprende que el deudor personal está
demandado y, ya se dijo, el acreedor puede seguir su acción contra el tercer
poseedor de la finca hipotecada en los mismos términos en que podría hacerlo
contra aquél.

En la especie se trata de determinar si el Banco tiene o no título ejecutivo y, en


este caso, la respuesta no puede ser sino afirmativa desde que, como se dijo, es un
presupuesto fáctico que esa entidad financiera tiene dicho título contra el deudor
personal, específicamente seis pagarés, y que en su virtud lo ejecuta en la causa
mencionada.

3º. Que no se trata el presente juicio, de uno ejecutivo corriente en que el acreedor
debe exhibir necesariamente su título en contra del demandado, sino que de uno
con características especiales desde que el ejecutante no tiene título ejecutivo en
contra del demandado sino que su título lo es contra un tercero ajeno al pleito, que
es el deudor personal.

Es por ello que el citado inciso segundo del artículo 759 del Código de
Procedimiento Civil establece que el acreedor puede seguir su acción contra el
tercer poseedor de la finca hipotecada en los mismos términos en que podría
hacerse contra aquél de modo tal que si, como sucede en la especie, es un hecho
que el Banco tiene título ejecutivo en contra del deudor personal, pues no se ha
puesto en duda la existencia de los pagarés mencionados, dicha entidad finan ciera
está facultada para accionar por esta vía de desposeimiento hipotecario en contra
de doña Gabriela Stagno Rojas, que no es su deudora sino la dueña de los
inmuebles hipotecados para caucionar todas las obligaciones de la sociedad Agro
Jardines Ener S.A., en favor del Banco;

4º. Que a mayor abundamiento, resulta atendible resaltar que el contenido de la


excepción opuesta, esto es la falta de alguno de los requisitos o condiciones
establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva, sea
absolutamente, sea con relación al demandado, carece de concordancia y
correspondencia con el mérito de la alegación efectuada como sustento de su
invocación.

Así, del hecho alegado por el demandado de no haberse acompañado a la causa


el título ejecutivo en original —los pagarés—, mal podría desprenderse la falta de
algún requisito o condición legal para que el mismo tenga fuerza ejecutiva, ya que
resulta contradictorio efectuar dicha alegación en el evento de que el título sea
acompañado mediante copia autorizada del mismo, no sea acompañado o inclusive
no exista, debiendo puntualizarse además que no es aceptable la excepción de
faltar al título los requisitos para que tenga fuerza ejecutiva fundada en un hecho
que no mira al título mismo, sino a la forma como se requirió al ejecutado.

5º Que de conformidad a lo expuesto y previo examen de los antecedentes del


proceso, de los que se colige sin lugar a dudas el hecho de que a la gestión previa
de notificación de desposeimiento se acompañó por la demandante copia
autorizada de la escritura pública de constitución de las hipotecas sobre los
inmuebles de propiedad de la demandada, encontrándose además acreditado que
la entidad financiera dispone de título ejecutivo contra el deudor personal,
específicamente seis pagarés, y que en su virtud lo ejecuta en la causa Rol Nº C-
30.170-2001 del Juzgado de Letras de Villa Alemana, previamente individualizada,
ha de tenerse por cierto que la acción de autos se funda en títulos que según el
artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, traen aparejada ejecución, y que, en
consecuencia, constituye un error de derecho declarar, como se hace en el fallo
impugnado, que los documentos fundantes de este juicio no reúnen los requisitos
de idoneidad necesarios para dar curso a la acción.

6º Que el error señalado es bastante para anular la sentencia que lo contiene,


pues aquél ha tenido influencia en lo decisorio de la misma, en la medida que ha
determinado en definitiva el que se haya acogido la excepción de falta de algún
requisito o condición establecido por la ley para que el título tenga fuerza ejecutiva,
la que debió ser desestimada.
Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Sergio Muñoz Gajardo y del voto disidente,
Ministro Sra. Margarita Herreros Martínez.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M., y Sr. Carlos
Künsemüller L. y Abogado Integrante Sr. Hernán Álvarez G.

No firma el Ministro Sr. Künsemüller, no obstante haber concurrido a la vista del


recurso y acuerdo del fallo, por estar en comisión de servicios.

Autorizado por la Secretaria Subrogante, Sra. Carola A. Herrera B.

Rol Nº 562-2006.
4. CONCEPTO DE FIRMA. COLOCAR FIRMA EN DOCUMENTO SIGNIFICA
QUE SUBSCRIPTOR ACEPTA SU CONTENIDO

SUMARIO: Puede definirse la firma como la forma gráfica que escoge una persona
para identificarse ante los demás, siendo una de sus características que se
considera sinónimo de consentimiento, de aceptación, de conformidad, de
presencia física de su titular con respecto del texto que la precede.

También, puede decirse que es el signo gráfico hecho de proyecciones muy


particulares, que escoge una persona para ser reconocida e identificada en
documentos; el titular de la firma es su dueño absoluto y la ley le protege como
tal.

Colocar la firma en un documento significa que el subscriptor acepta su contenido.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 374-2008

Fecha: 04/06/2009

Cita online: CL/JUR/166/2009

Partes: BankBoston N. A. C con Freddy Roll Carratala y otra

Magistrados: Sr. Villa; Sr. Rubilar; Sra. Lagos

Redactor: Villa Sanhueza, Juan Clodomiro

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil

Hechos: Partes suscribieron pagaré; acreedor demanda en juicio ejecutivo


cumplimiento de la obligación contenida en él, ejecutado opone excepción de
falsedad del título. Tribunal de primera instancia acoge la excepción y rechaza la
demanda. Apelado el fallo, la Corte de Apelaciones lo confirma.
TEXTO COMPLETO

Concepción, 4 de junio de 2009.

Visto:

Se reproduce la sentencia en alzada y se tiene, además, presente:

1. Que el abogado Francisco Javier Hurtado Peñaloza, en representación de don


Freddy Miguel Roll Carratala y de doña Marcela Allue Nualart, opone a la ejecución,
entre otras, la excepción prevista en el artículo 464 Nº 6 del Código de
Procedimiento Civil; esto es, la falsedad del título.

2. Que el título ejecutivo que sirve de fundamento a la demanda ejecutiva lo


constituye el Pagaré Nº 0138949, de fecha 13 de diciembre de 2005 por
$ 28.000.000, cuya firma del obligado aparece autorizada por un notario público.

En el documento figura don Freddy Roll Carratala como deudor principal y doña
Marcela Allue Nualart como aval y codeudor solidario del suscriptor.

3. Que el artículo 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil establece que tendrá
mérito ejecutivo, sin necesidad de reconocimiento previo, el pagaré, respecto del
obligado cuya firma aparezca autorizada por un notario.

El artículo 102 de la Ley Nº 18.092, sobre Letras de Cambio y Pagaré, señala que
el pagaré debe contener las siguientes enunciaciones: Nº 6º "la firma del suscriptor".

A su turno, el artículo 103 de la ley citada establece que el documento que no


cumpla con las exigencias enunciadas, no valdrá como pagaré.

4. Que puede definirse la firma como la forma gráfica que escoge una persona
para identificarse ante los demás, siendo una de sus características que se
considera sinónimo de consentimiento, de aceptación, de conformidad, de
presencia física de su titular con respecto del texto que la precede.

También, puede decirse que es el signo gráfico hecho de proyecciones muy


particulares, que escoge una persona para ser reconocida e identificada en
documentos, el titular de la firma es su dueño absoluto y la ley le protege como tal.

Colocar la firma en un documento significa que el subscriptor acepta su contenido.


5. Que la excepción de falsedad del título se fundamenta en la ineficacia del título
ejecutivo a consecuencia de ciertos hechos realizados con anterioridad a la
presentación de la demanda ejecutiva que le han quitado todo su valor. En la
falsedad el hecho consiste en la existencia de un fraude para crearse un título
ejecutivo.

La falsedad del título no implica la falsedad de la deuda, sino la falta de


autenticidad de aquél. Al oponerse esta excepción no se impugna la existencia de
la obligación, sino que se rechaza la acción ejecutiva por fundarse en un título sin
autenticidad.

6. Que la excepción de falsedad del título tiene lugar cuando se han hecho
adulteraciones en el título que cambian su naturaleza, o cuando no ha sido
realmente otorgado por la o las personas que aparecen subscribiéndolo.

El legislador en el Código Civil ha señalado el concepto de falsedad en dos


ocasiones: en el inciso 2º del artículo 17 al decir que "la forma se refiere a las
solemnidades externas, y la autenticidad al hecho de haber sido realmente
otorgados y autorizados por las personas y de la manera que en tales instrumentos
se exprese" y en el artículo 704 Nº 1 al señalar que no es justo título "el falsificado,
esto es, no otorgado realmente por la persona que se pretende".

7. Que la falsedad del título a que se refiere el artículo 464 Nº 6 del Código de
Procedimiento Civil es la falsedad criminal y no la civil (Corte de Apelaciones de
Concepción. 18.06.1920. En Gaceta de los Tribunales. Segundo Semestre.
Sentencia Nº 281, página 1144). Ella existe cuando el documento se ha falsificado
en todo o en parte, o contiene algunas de las falsedades que se califican como
delitos.

El título es falso cuando no ha sido realmente otorgado por las personas que
aparecen interviniendo en él, o cuando se le han hecho adulteraciones que hagan
cambiar su naturaleza (en Revista de Derecho y Jurisprudencia, Tomo I, segunda
parte, sección primera, página 20).

La falsedad debe referirse a hechos que digan relación con la veracidad o au


tenticidad del título. La falsedad dice relación con la materialidad del documento
mismo, a la forma externa de él, y tiene la virtud de enervar la acción ejecutiva.

Así, el título es falso cuando contiene declaraciones inexactas; aquéllos cuyas


firmas han sido falsificadas, los que han sido adulterados y aquéllos en que figuran
personas que no concurrieron a su otorgamiento.
8. Que la excepción de falsedad del título para ejecutar se establece por la
comprobación de algunos de los hechos o circunstancias que la ley determina como
constitutivos de la falsedad, y la apreciación de la prueba, que para acreditar la
existencia de esos hechos o circunstancias se produzca, corresponde al Tribunal
sentenciador, el cual ejerciendo esta facultad que le es privativa puede decidir que
se ha o no comprobado dicha excepción (Corte Suprema. 25.04.1904. En Revista
de Derecho y Jurisprudencia, Tomo I, sección primera, página 345).

Son títulos falsos, como se dijo, aquéllos cuyas firmas han sido falsificadas.

En la situación en estudio, el deudor principal en el escrito de oposición sostiene


que "jamás ha firmado el pagaré que da cuenta la obligación de este proceso".

9. Que en el caso sub lite la juez de primer grado en los motivos sexto y séptimo
detalla y analiza la prueba producida en autos para acreditar las alegaciones del
deudor principal, los que se tienen por íntegramente reproducidos.

En el considerando octavo la juez a quo concluye que corresponde acoger la


excepción de falsedad del título y rechazar la ejecución en contra de ambos
demandados, dado que el aval y codeudor responde en los mismos términos que el
deudor principal, quien no ha firmado el pagaré de autos, resultando en que éste es
falso".

No está de más tener presente que el plazo establecido por la juez a quo a fojas
116 es de carácter judicial.

10. Que estos sentenciadores comparten la conclusión de la juez de primer grado,


por cuanto con los elementos de prueba allegados al proceso se ha comprobado
fehacientemente que la firma del deudor principal Freddy Roll Carratala puesta en
el pagaré dubitado es falsa y constituye una imitación de las firmas genuinas.

En tal escenario, siendo falsa la firma del deudor principal estampada en el


pagaré que sirve de base a la ejecución, cabe concluir que el título ejecutivo es falso
y, por ende, carece de mérito ejecutivo.

11. Que, en la situación en estudio, el título ejecutivo fundamento de la acción


ejecutiva es falso no solamente para el deudor principal sino también respecto del
aval y codeudor solidario.

En efecto, porque como lo ha dicho la jurisprudencia de nuestros tribunales "las


obligaciones que contrae el fiador y codeudor solidario se hallan forzosamente
subordinadas a la naturaleza y características de aquéllas de que debe responder
el deudor principal" (En Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo 93, sección
segunda, página 98). El título ejecutivo contra el deudor principal lo es también en
contra del aval y codeudor solidario. A contrario sensu, si el título ejecutivo no lo es
contra el deudor principal, tampoco lo es en contra del aval y codeudor solidario.

Por otra parte, la solidaridad pasiva es una garantía y, por consiguiente, es


accesoria, porque su objeto es asegurar el cumplimiento de una obligación principal.
Y siendo accesoria sigue la suerte de lo principal, y así, extinguida la obligación
principal, igualmente se extingue la accesoria que la garantiza. No puede
permanecer lo accesorio si se desvanece lo principal. No habiendo obligación
principal, desaparece la garantía, que es accesoria.

Refuerza lo anterior el hecho que el título pierde la calidad de título ejecutivo, sin
perjuicio de que pueda existir la obligación principal que puede ser demandada por
otras vías. El título es uno solo, el pagaré, de manera que si dicho título es falso por
falsificación de la firma del subscriptor del pagaré, los efectos de la falsedad criminal
se extienden también al aval y codeudor solidario, de manera que el título es falso
para el deudor principal y también para su aval y codeudor solidario.

12. Que en cuanto a la gestión del notario en el asunto en análisis, es necesario


tener presente, que resulta indudable que el vocablo "autorizar" no supone
necesariamente la presencia de aquél cuya rúbrica autentifica, por lo que la correcta
interpretación del artículo 434 Nº 4, inciso segundo del Código de Procedimiento
Civil, ni siquiera lleva a exigir la comparecencia "ante el notario del obligado que
firma un instrumento mercantil, sea pagaré o letra de cambio; basta, al efecto, la
sola actuación de ese ministro de fe (Corte de Apelaciones de Santiago. 15.04.1987.
En Gaceta Jurídica Nº 82, páginas 53-54).

13. Que conforme a lo razonado, cabe concluir que si el título ejecutivo


acompañado por el ejecutante, pagaré cuya firma del obligado aparece autorizada
por un notario, resulta falso por falsificación de la firma del subscriptor, dicho título
desaparece como título ejecutivo tanto para el deudor principal como para su aval y
codeudor solidario.

Lo anterior importa acoger la excepción de falsedad del título respecto de ambos


ejecutados de autos, como bien lo resolvió la juez a quo en lo resolutivo de la
sentencia en estudio.

14. Que los sentenciadores en nada modificarán lo resuelto por la juez de primer
grado en cuanto a las costas, por encontrarse ajustado a lo dispuesto en el artículo
144 y 471 del Código de Procedimiento Civil.
Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 1698 del Código Civil;
144, 464 Nº 6 y 471 del Código de Procedimiento Civil y 102 Nº 6 de la Ley
Nº 18.092, se declara que SE CONFIRMA, con costas del recurso, en su parte
apelada la sentencia de diecisiete de enero de dos mil ocho, escrita de fojas 136 a
139 de autos.

Regístrese y devuélvase con su custodia.

Redacción del Ministro señor Juan Clodomiro Villa Sanhueza.

No firma Fiscal Judicial señora Gladys Lagos Carrasco, aunque concurrió a la


vista y al acuerdo de la causa, por estar constituida en Visita.

Rol Nº 374-2008.
5. AUTORIZACIÓN NOTARIAL DE LA FIRMA PUESTA EN UN PAGARÉ. NO ES
NECESARIA LA PRESENCIA DE LA PERSONA CUYA FIRMA SE AUTENTIFICA

SUMARIO: De acuerdo al artículo 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil,


tendrá mérito ejecutivo, sin necesidad de reconocimiento previo, la letra de
cambio, pagaré o cheque, respecto del obligado cuya firma aparezca autorizada
por un notario o por el oficial del Registro Civil en la comuna donde no tenga su
asiento un notario. Este requerimiento de la ley no va más allá de su texto, cuyo
sentido es claro: exige que la firma sea autorizada por notario. La "autorización
notarial" denota la legalización que pone el escribano, en alguna escritura o
instrumento, de forma que haga fe pública, esto es, atestando la verdad de las
firmas puestas en él. El vocablo "autorizar" no supone necesariamente la
presencia de la persona cuya rúbrica autentifica y, por consiguiente, la disposición
precitada no exige la comparecencia ante el notario del obligado que firma un
instrumento mercantil, bastando al efecto la sola actuación del ministro de fe
autorizante y la circunstancia de que a este último le conste la autenticidad de la
firma que autoriza, interpretación corroborada por el artículo 401 Nº 10 del Código
Orgánico de Tribunales. En suma, la autenticidad de la firma en el documento
que comprueba y certifica el notario bajo fórmula no sacramental, que suscribe
con su propia rúbrica y título, constituye la autorización notarial que hace fe
pública y que es de responsabilidad exclusiva del notario. El funcionario responde
de ello y si alguien quiere disputar la fe o la verdad de la aseveración que hay tras
la autorización, deberá probarlo (considerandos 12º a 14º de la sentencia de la
Corte Suprema).

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema

Tipo de recurso: Casación en la forma y en el fondo

Rol: 6200-2012

Fecha: 02/10/2012

Cita online: CL/JUR/2161/2012; 62831

Partes: Corpbanca con Exportadora Macao Chile Limitada y otro

Magistrados: Fuentes Belmar, Juan Eduardo; Segura Peña, Nibaldo; Silva


Gundelach, Guillermo; Araya Elizalde, Juan
Abogado integrante: Lecaros Zegers, Raúl

Voces : acción ejecutiva - derecho comercial - derecho procesal - excepción de


cosa juzgada - excepciones - instrumento de crédito - instrumento mercantil -
juicio ejecutivo - pagaré - requisitos del pagaré - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 464 Nº 7 - Código Procedimiento Civil; Artículo


425 inciso 1º - Código Orgánico de Tribunales; Artículo 11 - ley Nº 18.092

Hechos: El ejecutado, cuyas excepciones fueron rechazadas y, por ende,


condenado a pagar el pagaré por los jueces del fondo, recurre de casación en la
forma y en el fondo. Alega que el instrumento fue entregado en blanco y llenado
unilateralmente por el banco acreedor y cuestiona la autorización de la firma
efectuada por el notario. Sin embargo, sus defensas son desechadas por el
Máximo Tribunal, que declara inadmisible la casación en la forma y rechaza la
casación en el fondo.

TEXTO COMPLETO:

Santiago, dos de octubre de dos mil doce.

Visto y teniendo presente:

1º) Que en este juicio ejecutivo por obligación de dar, Rol Nº 7.643-2011, seguido
ante el 28º Juzgado Civil de Santiago, caratulado "Corpbanca con Exportadora
Macao Chile Ltda. y Errázuriz Errázuriz, Raimundo", recurre la demandada de
casación en la forma y en el fondo en contra de la resolución dictada por una sala
de la Corte de Apelaciones de Santiago, que rechazó el recurso de casación en la
forma y confirmó la de primera instancia en la parte que rechaza las excepciones
opuestas por la demandada, condenando a la recurrente a pagar a la actora
$ 87.098.575, más los intereses y reajustes que indica el fallo que se impugna;

En cuanto al recurso de casación en la forma:

2º) Que en el recurso de nulidad formal el recurrente, en un primer nivel,


argumenta que se incurrió en el vicio contemplado en el Nº 5 del artículo 768 del
Código de Procedimiento Civil, en relación con lo dispuesto en su artículo 170
números 3 y 6, lo que habría tenido lugar al omitir los sentenciadores tanto el análisis
de todas las excepciones o defensas alegadas, como la decisión del asunto
controvertido. El antecedente en que ampara su alegación consiste en que la
sentencia de segunda instancia, al rechazar el recurso de casación en la forma, no
se pronunció respecto a un hecho puntual representado por el ejecutado,
específicamente a la falta de prueba respecto de la existencia del crédito de los
pagarés referidos a las operaciones Nºs. 32733042 y 33193947, que se cobran en
esta ejecución. En efecto, en su entender no se encuentra debidamente fundada la
circunstancia de haberse otorgado los referidos créditos, ni la cantidad que se cobra,
por carecer de liquidación una y otra cosa. Dicho vicio no puede subsanarse —a su
juicio— vía recurso de apelación, como lo considera el fallo que se impugna.

En una segunda oportunidad hace lo propio también con lo que en su concepto


es la omisión de un trámite esencial dentro del juicio, vicio expresamente previsto
en este caso por el artículo 768 Nº 9 del mismo cuerpo legal. Sobre el particular
denuncia haber solicitado dentro del término probatorio de 10 días contados desde
la notificación de la interlocutoria de prueba tanto la exhibición de documentos como
una absolución de posiciones, haciendo presente que bajo la interpretación de los
jueces del fondo las diligencias probatorias se deberían siempre solicitar los
primeros días de dicho plazo con el objeto de que pudieren ser rendidas dentro del
respectivo término, mientras que la ley exclusivamente se limita a disponer que la
prueba sólo sea solicitada dentro de plazo, lo cual su parte cumplió. Con lo decidido,
incluye que se le ha dejado en la más absoluta indefensión, perjuicio que es
reparable sólo con la anulación del fallo al no poder acreditar suficientemente las
excepciones opuestas;

3º) Que sobre el primer yerro formal que se invoca procede tener en
consideración que aquel arbitrio sólo concurre cuando la sentencia carece de las
consideraciones de hecho o de derecho que le sirven de fundamento, pero no tiene
lugar cuando aquéllas existen pero no se ajustan a la tesis sustentada por el
reclamante, como ocurre en la especie, lo que una somera lectura del fallo
impugnado evidencia. Este contiene los razonamientos de hecho y de derecho que
llevaron a los sentenciadores a decidir de la forma como lo hicieron, decisión que
ha de ajustarse a derecho y no necesariamente a la pretensión del agraviado, en
cuanto no se ciña a él.

4º) Que en cuanto al segundo de los denuncios que plantea el recurso, se dirá
que siendo el recurso de casación en la forma un medio de impugnación de derecho
estricto, sólo lo permite la ley por las causales que taxativamente ésta contempla,
referidas en particular a la omisión de algún trámite declarado esencial dentro del
procedimiento. En la especie, el recurrente reclama porque el tribunal no permitió la
rendición de prueba que solicitó dentro del término respectivo, impidiendo con ello
en definitiva el adecuado derecho a su defensa, lo que el fallo cuya nulidad se
reclama no enmendó.
5º) Que en lo que a este último asunto se refiere, el artículo 468 del Código de
Procedimiento Civil dispone en su inciso primero: "Cuando haya de recibirse a
prueba la causa, el término para rendirla será de diez días".

En el caso que nos ocupa, el ejecutado fue notificado de la interlocutoria de


prueba con fecha 28 de junio de 2011, contra la que dedujo reposición con apelación
subsidiaria, presentando luego por sistema de escritos de plazos, al vencimiento del
mismo y después de transcurrido un mes desde la notificación de la interlocutoria
de prueba, la solicitud de diligencias que necesariamente debieron rendirse dentro
del plazo legal, por lo que en lo resuelto por la Corte no se advierte vicio alguno que
deba enmendarse por esta vía, para cuya procedencia se requiere la existencia de
hechos de gravedad e importancia que en verdad se correspondan con las causales
por las cuales la ley autoriza la invalidación de la sentencia, que ameriten una
sanción procesal de la relevancia de la que se demanda.

6º) Que, por lo razonado con antelación, la casación en la forma deducida por la
parte demandada resulta inviable, en todos sus extremos;

En cuanto al recurso de casación en el fondo:

7º) Que la nulidad sustancial se ampara en la infracción a lo dispuesto en los


artículos 11, 102 y 103 de la Ley Nº 18.092, en relación con los artículos 1445 del
Código Civil, y 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil. Enfatiza el agraviado
que la excepción opuesta apuntó a la nulidad absoluta de la obligación, al sostener
que conforme a los artículos 102 y 103 de la Ley Nº 18.092, no vale como pagaré
el título ejecutivo invocado en este juicio, al no cumplir los requisitos del mencionado
artículo 102. Detalla que alegó falta de consentimiento toda vez que el pagaré
cobrado en este proceso ejecutivo fue firmado en blanco y llenado unilateralmente
por la ejecutante, al margen de eventuales instrucciones dadas por el obligado para
ello, que a mayor abundamiento nunca fueron otorgadas.

Denuncia una segunda infracción respecto de la disposición del artículo 464 Nº 7


del Código del ramo, a partir de la misma falta de instrucciones mencionada,
arguyendo que si bien el artículo 11 de la ley respectiva resuelve la situación, exige
la existencia de instrucciones dadas por los obligados al pago del instrumento para
incorporar los elementos faltantes en él, y que las referidas instrucciones no fueron
acreditadas por el ejecutante. Concluye alegando que en ausencia de ellas su parte
está exenta del pago de dichos pagarés, por haber sido llenados sin sujeción a
instrucción alguna. Destaca la importancia que el legislador asigna a la facultad del
artículo 11 de la Ley Nº 18.092, sobre la base de la existencia de un delito especial,
cual es el abuso de firma en blanco.
En otro orden, cuestiona del fallo la infracción de los artículos 79 inciso 2º de la
misma Ley Nº 18.092, en relación al artículo 425 inciso 1º del Código Orgánico de
Tribunales, y artículo 434 Nº 4 del Código de Enjuiciamiento Civil. Lo anterior se
materializa en el considerando decimocuarto del fallo recurrido, el que, a su juicio,
es contrario a derecho ya que el juez presume que la fecha de autorización de la
firma del suscriptor es la misma que la de la suscripción de los documentos, no
teniendo medio alguno para arribar a dicha conclusión. Su parte cuestiona no que
la autorización no sea auténtica, sino que la forma en que se ha realizado no ha
cumplido con las exigencias legales. Sobre el particular invoca lo prescrito por el
artículo 425 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales, y 434 Nº 4 del Código del
ramo, ambos en relación al artículo 79 inciso 2º de la ley que regula estos
documentos, manifestando que para que la autorización sea válida es necesario
que el Notario dé fe del conocimiento o de la identidad de los firmantes y que deje
constancia de la fecha en que se firman, lo que no se hizo en la especie, pues
simplemente el ministro de fe dio cuenta de la fecha en la cual se habría autorizado
las firmas sin dejar constancia de aquella en que se habría suscrito el instrumento.

Otro capítulo de nulidad dice relación con la vulneración de normas reguladoras


de prueba, específicamente los artículo 346 Nº 3, 384, y 426 del Código de
Procedimiento Civil, al no reconocerle valor probatorio a instrumentos presentados
en juicio, en particular, a un conjunto de correos electrónicos, como asimismo a la
declaración de un testigo, antecedentes que eran suficientes para acreditar las
conversaciones habidas entre Ricardo Baeza Errázuriz en calidad de representante
legal de la demandada, y el ejecutivo de Corpbanca.

Por último, denuncia infracción al artículo 144 del Código referido


precedentemente, y sobre ella reclama no correspondía haber sido condenado en
costas desde el momento en que no resultó completamente vencido. Los errores
denunciados han permitido que la sentencia de segunda instancia confirme la de
primer grado, desechando las excepciones, lo que pide modificar por medio de este
recurso de invalidación, dictando la correspondiente sentencia de reemplazo,
acogiendo las excepciones.

8º) Que, previamente conviene tener presente que la Ley Nº 18.092, sobre Letras
de Cambio y Pagarés, no define el concepto de pagaré, sino que se limita a señalar
el contenido formal del documento en el cual se emite, y sus requisitos de fondo.
Una definición de dicha institución es la que establece que "es un documento escrito
que contiene una promesa, no sujeta a condición, de pagar una cantidad
determinada o determinable de dinero al beneficiario, a su orden o al portador, que
obliga a la persona que lo suscribe, a los endosantes y avales de una u otros"
(Ricardo Sandoval López, Derecho Comercial, Teoría general de los títulos de
crédito, letra de cambio, pagaré, cheque y títulos electrónicos o desincorporados,
Tomo II, Quinta Edición, Editorial Jurídica de Chile, página 206).

9º) Que, en cuanto al primer grupo de normas que se denuncia infringidas —


artículos 102, 103 y 107 de la Ley Nº 18.092, en relación al artículo 11 del mismo
cuerpo legal, y en lo que corresponda también al artículo 464 Nº 14, del Código de
Enjuiciamiento Civil—, al faltar el consentimiento por haber sido firmado en blanco,
lo que sería motivo de nulidad, de la lectura del recurso se puede constatar que éste
no reúne los requisitos formales que exige el artículo 772 del Código de
Procedimiento Civil para ese propósito. Así, si bien el libelo invoca las normas que
resultarían vulneradas según entender de quien intenta el recurso, éste no explica
ni desarrolla en qué consisten los supuestos errores de derecho que afectan a la
sentencia, como tampoco de forma clara y precisa cómo habría influido el error en
su parte dispositiva. Más allá de precisar que se intentó la nulidad absoluta en la
excepción deducida en primera instancia, nada explicita sobre el particular.
Evidentemente que una exposición de ese tenor no es compatible con un recurso
de invalidación de derecho estricto, pues no ha cumplido con los requisitos que
perentoriamente el artículo 772 del Código del ramo exige para aplicar una
consecuencia tan trascendente como la es la invalidación del fallo. Más aún, la
presentación ni siquiera menciona las normas sustantivas que serian atingentes en
la supuesta nulidad absoluta que reclama, nulidad que por cierto no probó en juicio.
Es indiscutible que el artículo 772 del Código de Enjuiciamiento Civil impone la
obligación de precisar en el respectivo escrito en qué consiste el error de derecho
que denuncia y el modo en ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la
sentencia que se trata de invalidar.

Atento a lo expresado, resulta inconcuso que el recurso que se examina, en


atención a la generalidad con que aparecen citados los preceptos que se dice
vulnerados, carece de razonamientos concretos y precisos dirigidos a demostrar el
error de derecho en que habrían incurrido los sentenciadores, constriñendo su
exposición a planteamientos generales, los que por su amplitud y falta de precisión
adolecen de vaguedad y evidencian confusión, una y otra cosa que no se condice
con las perentorias exigencias impuestas por el legislador a quien pretende
impugnar una sentencia a través de este medio.

10º) Que por otra parte, con relación a los errores de derecho invocados por el
recurrente de casación, al no acogerse su alegación referente a que los documen
tos no tienen merito ejecutivo, al ser firmados en blanco, sin instrucciones y sin
constancia de autorización de las firmas ante funcionario público, debe tenerse
presente que la cita de las disposiciones legales denunciadas —expuesta
previamente en el considerando séptimo— y los argumentos esgrimidos en apoyo
de sus afirmaciones, tienen por objeto sustentar la denuncia que se formula en el
recurso en contra de los jueces del fondo, en términos que no habrían tenido
presente que en el caso de autos se estaría frente a un pagaré firmado en blanco
por el suscriptor, en una fecha anterior a aquella que se estampó en el documento
por la insti tución bancaria ejecutante, que no da cuenta del pago de determinada
cantidad de dinero, tampoco del lugar de dicho pago, ni la fecha en que la obligación
vence, sin que se haya acreditado la existencia de instrucciones para proceder a su
llenado, incurriéndose de ese modo en infracción de ley al otorgarle mérito ejecutivo.

11º) Que de lo anteriormente expuesto se evidencia que las infracciones que el


recurrente estima se han cometido por los jueces del fondo, persiguen desvirtuar
los supuestos fácticos fundamentales asentados por aquéllos, esto es, que el
pagaré que sirve de título ejecutivo a la demanda de autos cumple con todos los
requisitos establecidos en el artículo 102 de ley Nº 18.092, lo que resulta ser un
hecho inamovible para este tribunal, conforme a lo previsto en el artículo 785 del
Código de Procedimiento Civil, desde que ha sido establecido con sujeción al mérito
de los antecedentes, probanzas aportadas por las partes, interpretación y aplicación
de normas atinentes al caso en estudio;

12º) Que sin perjuicio de lo anterior, resulta adecuado recordar que de


conformidad con el Nº 4 del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, "tendrá
mérito ejecutivo, sin necesidad de reconocimiento previo, la letra de cambio, pagaré
o cheque, respecto del obligado cuya firma aparezca autorizada por un notario o por
el oficial del Registro Civil en la comuna donde no tenga su asiento un notario".

El aludido requerimiento de la ley no va más allá de la letra de su texto, cuyo


sentido es perfectamente claro: exige que la firma sea autorizada por notario. Ello
se refiere a la autenticidad de la firma del que lo suscribe, en los términos que indica
el artículo 17 inciso segundo del Código Civil, esto es, el hecho de haber sido
realmente suscrito por quien el instrumento mercantil individualiza haciéndole, y de
la manera que en él se indica, vale decir, que ese es el nombre y apellido, con
rúbrica o sin ella, que una persona pone en un escrito.

13º) Que el concepto "autorización notarial" debe entenderse en su sentido


procesal, como palabra técnica, conforme al artículo 21 del Código Civil, y desde
este punto de vista la expresión denota la legalización que pone el escribano, en
alguna escritura o instrumento, de forma que haga fe pública, esto es, atestando la
verdad de las firmas puestas en él.

El vocablo "autorizar" no supone necesariamente la presencia de la persona cuya


rúbrica autentifica y, por consiguiente, la correcta interpretación del artículo 434 Nº 4
inciso segundo del citado ordenamiento, ni siquiera lleva a exigir la comparecencia
ante el notario del obligado que firma un instrumento mercantil, sea pagaré, cheque
o letra de cambio, bastando al efecto la sola actuación del ministro de fe autorizante
y la circunstancia de que a este último le conste la autenticidad de la firma que
autoriza. Dicha interpretación, además, resulta coherente con lo prescrito en el
Nº 10 del artículo 401 del Código Orgánico de Tribunales, de acuerdo con el cual
esta es una de las funciones de los notarios, autorizar las firmas que se estampen
en documentos privados, sean en su presencia o cuya autenticidad le conste.

Así por lo demás lo ha entendido reiteradamente la jurisprudencia de nuestros


tribunales (Revista de Derecho y Jurisprudencia Tomo LXXVII, sección 1ª, página
59; Tomo LXXXIV, sección 2ª, página 47; Tomo LXXXV, sección 2ª, página 54, y
Tomo LXXXVIII, sección 2ª, página 129).

14º) Que, en consecuencia, la autenticidad de la firma en el documento que


comprueba y certifica el notario bajo fórmula no sacramental, que suscribe con su
propia rúbrica y título, constituye la autorización notarial que hace fe pública y que
es de responsabilidad exclusiva del notario. El funcionario responde de ello y si
alguien quiere disputar la fe o la verdad de la aseveración que hay tras la
autorización, deberá probarlo.

15º) Que en la presente causa ejecutiva no se ha desvirtuado que quien suscribe


el pagaré sea una persona distinta de aquel que el escribano certificó que lo firmó.

Por lo demás, debe tenerse presente que el reconocimiento hecho por el


ejecutado en orden a que firmó en blanco el documento cuestionado, acredita que
fue él —realmente— quien lo suscribió. En efecto, el ejecutado señor Raimundo
Errázuriz Errázuriz no ha cuestionado su firma puesta en el instrumento fundante
de la ejecución, tampoco su calidad de deudor de la parte ejecutante; por el
contrario, acepta ambos supuestos y simplemente afinca su excepción en que firmó
en blanco y en que su rúbrica no fue refrendada, a la sazón, por el notario que
aparece autorizándola. Reconoce incluso negociaciones con el Banco, por
supuestas prórrogas a la época del vencimiento del plazo para su pago. Estas
alegaciones no son compatibles con la defensa que plantea.

16º) Que la sola circunstancia de haber sido firmado en blanco el título no lleva
necesariamente a concluir que el lleno hecho con posterioridad no corresponden a
la realidad de lo acordado por las partes, puesto que si el deudor se limitó a suscribir
el pagaré, debe entenderse que tácitamente autorizó al acreedor para llenar los
blancos.
17º) Abona dicha conclusión lo que dispone el artículo 11 de la Ley Nº 18.092,
sobre Letras de Cambio y Pagarés, cuando establece que sin perjuicio de lo
dispuesto en su artículo 2º, cualquier tenedor legítimo puede incorporar las
menciones de que trata el artículo 1º, antes del cobro del documento, cuando la
letra de cambio no las contiene, sujetándose en todo ello a las instrucciones que
haya recibido de los obligados al pago, agregándose que si el docu mento se llenare
en contravención a esas instrucciones, el respectivo obligado podrá eximirse de su
pago probando tal circunstancia. Lo antes dicho, que está establecido respecto de
la letra de cambio, debe aplicarse también respecto del pagaré, de acuerdo con lo
que dispone el artículo 107 de la mencionada ley, que expresa que en lo que no
sean contrarios a su naturaleza y a las disposiciones especiales que rigen para esta
clase de títulos de crédito, se le aplican las normas establecidas para las letras de
cambio.

No hay prueba alguna en el proceso que el Banco ejecutante haya procedido a


llenar el pagaré faltando a las instrucciones, o a los acuerdos de las partes
interesadas, o que el documento se haya llenado abusando de la confianza del
obligado al pago. En estas circunstancias, debe entenderse que el ejecutado, al
entregar el pagaré al Banco solamente firmado y faltando en él algunas menciones
legales o datos sobre programación del pago, facultó a la institución acreedora para
colocar en ese instrumento los datos previamente convenidos; ello es legalmente
posible y la entrega voluntaria del documento firmado en blanco importa instrucción
tácita para llenarlo e implica un acto de confianza que se equipara al otorgamiento
de un mandato.

18º) Que de conformidad con lo reseñado en el motivo que precede, se observa


que los sentenciadores han hecho una correcta aplicación de la normativa atinente
al caso de que se trata.

En efecto, habiéndose excepcionado el ejecutado argumentando, en lo pertinente


al presente arbitrio, la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones
establecidos por las leyes para que el título esgrimido gozare de fuerza ejecutiva,
pertinente parece recordar que ha sido este mismo tribunal el que sistemáticamente
ha sostenido que para que prospere la oposición a la ejecución por esta excepción,
ella ha de sustentarse en situaciones fácticas que se orienten a mermar el valor o
las propiedades del título ejecutivo, de forma tal que como consecuencia de aquello
carece de la fuerza de la que, al menos, inicialmente aparece dotado, resultando,
en consecuencia, absolutamente impertinentes las alegaciones que pretenden
basar tal defensa en circunstancias que son ajenas al instrumento en que el
ejecutante respalda su acción y conforme al cual se instruyó el procedimiento
ejecutivo propiamente tal;
19º) Que, con relación a los artículos 346 Nº 3, 384 y 426 del Código de
Procedimiento Civil, debe consignarse que las leyes reguladoras de la prueba, como
lo ha reconocido reiteradamente esta Corte, se entienden vulneradas,
fundamentalmente, cuando los sentenciadores invierten el onus probandi, rechazan
las pruebas que la ley admite, aceptan las que la ley rechaza, desconocen el valor
probatorio de las que se produjeron en el proceso cuando la ley les asigna un
determinado de carácter obligatorio, o alteran el orden de precedencia que la ley les
diere.

Se ha repetido que ellas constituyen normas básicas de juzgamiento, que


contienen deberes, limitaciones o prohibiciones a que deben sujetarse los
sentenciadores. Luego, los jueces del fondo son soberanos para apreciar las
pruebas, dentro del marco establecido por las normas pertinentes. Por ello, no son
susceptibles de ser revisadas por la vía de la de casación las decisiones de los
sentenciadores basadas en disposiciones que entreguen libremente la
justipreciación de los diversos elementos probatorios.

20º) Por último, en lo que dice relación con la infracción de ley referida esta vez
a las disposiciones que regulan las costas, la alegación no merece mayor análisis
pues esta Corte Suprema reiteradamente ha sostenido que las costas procesales
no son motivo de recurso de casación, por lo que será desestimada la alegación en
orden a la contravención al artículo 144 del Código de Procedimiento Civil.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, a lo que dispone en el


artículo 781 y 782 del Código de Procedimiento Civil, se declara inadmisible el
recurso de casación en la forma y se rechaza el de fondo interpuestos en lo principal
y primer otrosí de fojas 245, en contra de la resolución de veintinueve de mayo del
presente año, escrita a fojas 243.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Nibaldo Segura P., Juan Araya E., Guillermo Silva G., Juan Fuentes B. y Abogado
Integrante Sr. Raúl Lecaros Z.

Autorizado por la Ministra de fe de la Corte Suprema.

Rol Nº 6.200-2012.
6. PAGARÉ NO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO EN TÉRMINOS DEL ART.
434 Nº 4 SI NO FUE FIRMADO POR EL EJECUTADO

SUMARIO: Al no haber sido firmado el instrumento que sirve de título ejecutivo a la


demanda de autos por el ejecutado, ni como representante de la sociedad
ejecutada ni como aval, lo cierto es que por expresa disposición del artículo 103
de la Ley Nº 18.092, tal instrumento carece de valor como pagaré y, por tanto, no
constituye un título ejecutivo en los términos previstos en el numeral 4º del artículo
434 del Código de Procedimiento Civil, situación por la cual, al haberse acreditado
la concurrencia de uno de los supuestos fácticos de procedencia de la excepción
prevenida en el artículo 464 Nº 7 del mismo cuerpo legal, su aplicación por los
jueces del mérito no ha podido constituir error de derecho.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 5042-2008

Fecha: 08/09/2009

Cita online : CL/JUR/818/2009; 42716

Partes: Banco de Crédito e Inversiones contra Arquitectura y Construcción


Impronta Limitada

Magistrados: Silva Gundelach, Guillermo; Muñoz Gajardo, Sergio; Herreros


Martínez, Margarita

Redactor: Herreros Martínez, Margarita

Abogado integrante: Mauriz Aymerich, Benito

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - casación - casación en el fondo -


derecho civil - derecho comercial - derecho procesal - excepción perentoria -
excepciones - instrumento de crédito - instrumento mercantil - juicio ejecutivo -
obligación de dar - pagaré - recursos - requisitos del pagaré - título ejecutivo
Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo
464 - Código de Procedimiento Civil; Artículo 103 - Ley Nº 18.092; Artículo 767 -
Código de Procedimiento Civil

Hechos: Empresa suscribió pagaré con banco, el deudor no cumplió con su


obligación, constituyéndose en mora. Banco acreedor dedujo demanda de cobro
de pagaré en procedimiento ejecutivo, ejecutados opusieron a excepciones, el
tribunal de primer grado rechazó la excepción de nulidad de la obligación; acogió
la excepción de falta de requisitos para que el título tenga fuerza ejecutiva.
Apelado el fallo por ejecutante, la Corte de Apelaciones lo confirmó. En contra de
esta última decisión la aludida parte dedujo recurso de casación en el fondo, la
Corte Suprema lo rechazó.

TEXTO COMPLETO

Santiago, 8 de septiembre de 2009.

Visto:

En estos autos Rol Nº 6.178-2002, del 3 er Juzgado Civil de Santiago, juicio en


procedimiento ejecutivo, caratulado "Banco de Crédito e Inversiones c/ Arquitectura
y Construcción Impronta Limitada y otros", don Miguel Luis Vial Larraín, abogado,
en representación del Banco de Crédito e Inversiones, dedujo demanda de cobro
de pagaré en contra de Arquitectura y Construcción Impronta Limitada,
representada por don Cristián Oliva Munizaga y por don Cristián Donoso Santana
y, en contra de ambos, en carácter de avales de la deudora principal.

Funda su pretensión señalando que el demandado adeuda al banco ejecutante


la suma de $ 9.702.165, más los intereses pactados y penales devengados y por
devengar hasta el día del pago efectivo, en virtud de un pagaré a plazo a la orden,
suscrito el 12 de octubre de 2001, por la cantidad antes indicada, el que debía
pagarse en su totalidad el día 25 de septiembre de 2002.

Manifiesta que el deudor no cumplió con su obligación en su fecha de


vencimiento, constituyéndose en mora a partir de esa data.

Señala que se pactó que las obligaciones derivadas del pagaré serían solidarias
para la suscriptora y avalistas y tendrían el carácter de indivisible, pudiendo el Banco
cobrarlas íntegramente a cada uno de los herederos o sucesores a cualquier título,
en los términos que establecen los artículos 1526 Nº 4 y 1528 del Código Civil.
Indica que la firma de los suscriptores se encuentra autorizada ante Notario
Público, por lo que el pagaré tiene mérito ejecutivo de conformidad a lo dispuesto
en el artículo 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil.

Añade que la deuda es líquida, actualmente exigible y que la acción ejecutiva no


se halla prescrita.

Solicita, por tanto, tener por interpuesta la demanda ejecutiva y ordenar se


despache mandamiento de ejecución y embargo en contra de los demandados por
la suma de $ 9.702.165, más los intereses pactados y penales devengados y por
devengar hasta el día del pago efectivo, más las costas de la causa, disponiendo
que se siga adelante la ejecución hasta el entero y cumplido pago a la entidad
bancaria de la suma adeudada.

Los ejecutados Arquitectura y Construcción Impronta Limitada y don Cristián


Humberto Donoso Santana opusieron a la ejecución las siguientes excepciones:

a) La prevista en el Nº 14 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, esto


es la nulidad de la obligación.

Argumentan al efecto que el pagaré es nulo, de conformidad a lo dispuesto en los


artículos 1681 y siguientes del Código Civil, 7º de la Ley Nº 18.092, en rela ción con
los artículos 107 y 102 Nº 6 del mismo estatuto legal y numeral 8º inciso segundo
del artículo 1567 del Código Civil, toda vez que jamás fue firmado por don Cristián
Donoso Santana en carácter de representante legal de la deudora principal ni en
calidad de aval, tal como ofrecen acreditar. Sostienen que alguien imitó o contra
hizo las mencionadas firmas, por lo que las supuestas rúbricas son total y
absolutamente falsas.

b) La contemplada en el Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil,


esto es la falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidos por la ley para
que el título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea en relación al
demandado.

Afirman que el supuesto título fundante de la acción carece de un requisito o


condición estatuido por la ley para tener fuerza ejecutiva, según previenen los
artículos 7º, 102 Nº 6 y 107 de la Ley Nº 18.092, cual es que sea suscrito por la
persona que se obliga o en su caso por su representante, situación que en tal
documento no ocurrió, al haberse falsificado reiteradamente la firma de don Cristián
Donoso Santana.
El ejecutante, evacuando el traslado respectivo, solicitó el rechazo de las
excepciones opuestas a la ejecución, con costas.

Por sentencia de doce de mayo de dos mil cuatro, escrita a fojas 64, la juez titular
del tribunal de primer grado rechazó la excepción de nulidad de la obligación; acogió
la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidos por la
ley para que el título tenga fuerza ejecutiva y, en consecuencia, ordenó alzar la
ejecución, y condenó en costas al vencido.

Apelado el fallo por el ejecutante, una de las Salas de la Corte de Apelaciones de


Santiago, por sentencia de doce de junio de dos mil ocho, que se lee a fojas 102, lo
confirmó.

En contra de esta última decisión la aludida parte dedujo recurso de casación en


el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que la sentencia de segundo grado que, en


lo pertinente a este recurso, confirmó el fallo del tribunal a quo, que a su vez acogió
la excepción prevista en el artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil,
rechazando, en definitiva, la demanda ejecutiva de autos, ha sido dictada con
infracción a los artículos 434 Nº 4, 441 y 464 Nºs. 6 y 7 del Código de Procedimiento
Civil; 102 de la Ley Nº 18.092, y 19 del Código Civil, según pasa a explicar:

Alega que en la especie el pagaré base de la ejecución aparece firmado por los
representantes legales de la suscriptora y por cada uno de los avalistas,
encontrándose su firma autorizada por el Notario Público don Pedro Sadá Azar,
cumpliéndose, a su juicio, el requisito previsto en el inciso segundo del Nº 4 del
artículo 434 del Código de Procedimiento Civil.

Añade que, por su parte, el pagaré en cuestión cumple con los requisitos
contemplados en el artículo 102 de la Ley Nº 18.092, ya que el citado instrumento
se encuentra suscrito por las personas que en él se indican, por lo que se verifican
todos los requisitos de procedencia de la acción ejecutiva, situación que en su
oportunidad motivó que el tribunal despachara el correspondiente mandamiento de
ejecución y embargo en contra de los demandados, tal como se prevé en el artículo
441 del Código de Procedimiento Civil.
Sostiene que la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones
previstos por las leyes para que el título tenga fuerza ejecutiva, puede oponerse
cada vez que falte alguno de los requisitos de procedencia de la acción ejecutiva,
sea porque el título no reúne todas las condiciones determinadas por la ley para que
se le considere como ejecutivo, porque la deuda no es líquida, o porque no es
actualmente exigible, y que dicha excepción debe relacionarse con todos aquellos
preceptos legales que consagran exigencias para que el título tenga fuerza
ejecutiva.

De este modo, afirma, la eventual falsedad de la rúbrica estampada en el pagaré


nada tiene que ver con la excepción de falta de requisitos del título, sino que ello es
materia de otra excepción; esto es, de aquélla señalada en el Nº 6 del artículo 464
del Código de Procedimiento Civil.

Manifiesta que un título es falso cuando no es auténtico, es decir cuando no ha


sido realmente otorgado y autorizado por las personas y de la manera que en él se
expresa, por lo que subsiguientemente, para que pueda calificarse de falso un título,
es menester que haya habido suplantación de personas o que se hayan hecho
adulteraciones que hagan cambiar la naturaleza del documento.

En consecuencia, expresa que el fallo impugnado se encuentra viciado por haber


incurrido en una errónea aplicación del artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil, al no haberse aplicado el precepto que en derecho
correspondía, cuál era el numeral 6º del aludido artículo 464;

Segundo: Que la sentencia recurrida que reprodujo y confirmó el fallo de primer


grado, en cuanto acogió la excepción prevista en el artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil, rechazando, en definitiva, la demanda ejecutiva de autos,
señala al efecto que "a objeto de acreditar sus dichos el ejecutado solicitó y obtuvo
se efectuara peritaje caligráfico, el que con posterioridad fue reiterado como medida
para mejor resolver" y que "la perito designada en autos evacuó su informe pericial
documental, concluyendo que presume que las firmas del pagaré fundante de la
presente acción, a la orden del Banco de Crédito e Inversiones, son falsas, resultado
de una imitación servil (sic) de las firmas auténticas de don Cristián Donoso
Santana", razonando, a continuación, que "el informe pericial antes aludido,
conforme a las normas de la sana crítica, resulta suficiente para acreditar la
falsificación de firmas que alega el ejecutado Sr. Donoso por sí y en la
representación que inviste", concluyendo, en consecuencia, que "en estas
condiciones sólo cabe concluir que el pagaré no fue firmado por el ejecutado Cristián
Donoso Santana, ni como representante de la sociedad ejecutada ni como aval, por
lo mismo el documento no cumple con lo exigido por el Nº 6 del artículo 102 de la
Ley Nº 18.092 y no vale como pagaré" y que "por último, no reuniendo el pagaré los
requisitos para ser considerado título ejecutivo, toda vez que la firma autorizada por
notario no es la del suscriptor sino una imitación de la misma, procede acoger la
excepción en comento.";

Tercero: Que la cita de las disposiciones legales denunciadas por el recurrente,


expuestas previamente en el motivo primero y los argumentos esgrimidos en apoyo
de sus afirmaciones en tal sentido, tienen por objeto sustentar fundamentalmente:
1. que el pagaré sub lite poseería todos los requisitos establecidos en el artículo 102
de la Ley Nº 18.092, al encontrarse efectivamente suscrito por las personas que en
él se indican, y 2. la errónea aplicación de la excepción prevista en el artículo 464
Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, por no corresponder la situación fáctica
alegada por los ejecutados a alguno de los presupuestos que harían procedente la
mentada defensa;

Cuarto: Que luego de lo dicho, resulta que la primera transgresión que el


recurrente estima se ha cometido por los jueces del fondo, persigue desvirtuar el
supuesto fáctico fundamental asentado por ellos; esto es, que el documento que
sirve de título ejecutivo a la demanda de autos no fue firmado por el ejecutado don
Cristián Donoso Santana, ni como representante de la sociedad ejecutada ni como
aval; hecho que resulta inamovible para este tribunal, conforme a lo previsto en el
artículo 785 del Código de Procedimiento Civil, desde que ha sido establecido con
sujeción al mérito de los antecedentes, probanzas aportadas por las partes,
interpretación y aplicación de normas atinentes al caso en estudio, no siendo posible
impugnarlo por la vía de la nulidad que se revisa, al no haberse objetado el fallo
recurrido denunciando infracción a leyes reguladoras de la prueba;

Quinto: Que el artículo 102 de la Ley Nº 18.092, que refiere las enunciaciones
que debe contener el pagaré, señala en su numeral 6º "la firma del suscriptor".

A su turno, el artículo 103 del mismo estatuto legal dispone que: "El documento
que no cumpla con las exigencias del artículo precedente, no valdrá como pagaré".

Por su parte, el artículo 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil establece: "El
juicio ejecutivo tiene lugar en las obligaciones de dar cuando para reclamar su
cumplimiento se hace valer alguno de los siguientes títulos:

4º. Instrumento privado, reconocido judicialmente o mandado tener por


reconocido. Sin embargo, no será necesario este reconocimiento respecto del
aceptante de una letra de cambio o subscriptor de un pagaré que no hayan puesto
tacha de falsedad a su firma al tiempo de protestarse el documento por falta de
pago, siempre que el protesto haya sido personal, ni respecto de cualquiera de los
obligados al pago de una letra de cambio, pagaré o cheque, cuando, puesto el
protesto en su conocimiento por notificación judicial, no alegue tampoco en ese
mismo acto o dentro de tercero día tacha de falsedad.

Tendrá mérito ejecutivo, sin necesidad de reconocimiento previo, la letra de


cambio, pagaré o cheque, respecto del obligado cuya firma aparezca autorizada por
un notario o por el oficial del Registro Civil en las comunas donde no tenga su
asiento un notario".

A su vez, el artículo 464 Nº 7 del referido cuerpo legal previene que: "La oposición
del ejecutado sólo será admisible cuando se funde en alguna de las excepciones
siguientes:

7ª. La falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidos por las leyes
para que dicho título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al
demandado";

Sexto: Que según han señalado los autores constituye título ejecutivo el
documento que da cuenta de un derecho y una obligación indubitada y al cual la ley
otorga la suficiencia necesaria para obtener el cumplimiento de la obligación que allí
aparece" (Cristián Maturana Miquel, Separata "Los incidentes", Facultad de
Derecho Universidad de Chile, 2007, pág. 152).

Se ha dicho también que título ejecutivo "es la declaración solemne a la cual la


ley le otorga específicamente la fuerza indispensable para ser el antecedente de
una ejecución" (op. cit., pág. 152).

Por su parte, la jurisprudencia de nuestros tribunales ha definido el título ejecutivo


como "aquel que da cuenta de un derecho indubitable al cual la ley otorga suficiencia
necesaria para exigir el cumplimiento forzado de una obligación de dar, hacer o no
hacer en él contenida, obligación que debe además tener las características de ser
líquida, actualmente exigible y de no hallarse prescrita (C.S., 11.08.97, R.D.J., Tomo
XCIV, Nº 2 mayo-agosto 1997, 2ª parte 2ª, sec. 1ª, págs. 64 y sgtes.).

De acuerdo a lo señalado, los títulos ejecutivos sólo pueden ser creados por la
ley; tienen siempre el carácter de solemnes, y en ellos debe constar la existencia de
una obligación de dar, hacer o no hacer, líquida, actualmente exigible y no prescrita;

Séptimo: Que tal como reflexionaron los jueces del mérito, en el caso sub lite, al
haber sido establecida la falsedad de la firma de don Cristián Donoso Santana, es
menester concluir que el documento en que se apoya la ejecución de autos no fue
firmado por la persona jurídica que aparentemente comparecía a obligarse como
deudora principal, al ser falsa la rúbrica de su representante legal, ya que según
planteó el propio ejecutante, la empresa Arquitectura y Construcción Impronta
Limitada se encontraba representada por don Cristián Oliva Munizaga y por don
Cristián Donoso Santana, sustentando, al emplear la conjunción "y", una
representación copulativa, circunstancia que al no haber sido contradicha por la
contraparte resultó determinada como un hecho de la causa.

De este modo, al no haber sido firmado el instrumento que sirve de título ejecutivo
a la demanda de autos por el ejecutado don Cristián Donoso Santana, ni como
representante de la sociedad ejecutada ni como aval, lo cierto es que por expresa
disposición del artículo 103 de la Ley Nº 18.092, tal instrumento carece de valor
como pagaré y, por tanto, no constituye un título ejecutivo en los términos previstos
en el numeral 4º del artículo 464 (sic) del Código de Procedimiento Civil, situación
por la cual, al haberse acreditado la concurrencia de uno de los supuestos fácticos
de procedencia de la excepción prevenida en el artículo 464 Nº 7 del mismo cuerpo
legal, su aplicación por los jueces del mérito no ha podido constituir error de
derecho.

"Se opondrá esta excepción cada vez que falte alguno de los requisitos para que
proceda la acción ejecutiva, sea porque el título no reúne todas las condiciones
establecidas por la ley para que se le considere como ejecutivo, o porque no es
actualmente exigible. Esta excepción debe relacionarse, pues, con todos aquellos
preceptos legales que consagran exigencias para que un título tenga fuerza
ejecutiva. Estos preceptos legales, como se comprenderá, son innumerables, dada
la diversidad de títulos ejecutivos que la ley crea, como también la diversidad de
condiciones que establece para cada uno de ellos" (Raúl Espinosa Fuentes,
"Manual de Procedimiento Civil. El Juicio Ejecutivo", Edición actualizada por Cristián
Maturana Miquel, Editorial Jurídica, 2003, págs. 113 y 114);

Octavo: Que sin perjuicio de lo señalado y sólo a mayor abundamiento, cabe,


además, señalar que las argumentaciones del recurrente destinadas a sostener que
los hechos fácticos en que se funda la causal esgrimida por los ejecutados
configurarían una excepción diversa, cual es la de falsedad del título, deben ser
asimismo rechazadas, toda vez que lo alegado en esencia por dicha parte no es
sino la ausencia absoluta de consentimiento para concurrir a obligarse en los
términos que indica el documento en que se sustentó la pretensión del ejecutante y
su consecuente inoponibilidad a los ejecutados Arquitectura y Construcción
Impronta Limitada y don Cristián Humberto Donoso Santana, situación que bien
pudo ser alegada mediante la oposición de varias de las excepciones previstas en
el artículo 464 del Código de Procedimiento Civil;
Noveno: Que consecuentemente, los errores de derecho en que se hacen
consistir las infracciones legales denunciadas, no se han cometido, por lo que el
recurso en estudio debe ser desestimado.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en los artículos 765 y 767 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza
el recurso de casación en el fondo interpuesto en la petición principal contenida en
la presentación de fojas 103, por el abogado don Luis Aróstegui Puerta de Vera, en
representación del ejecutante, Banco de Crédito e Inversiones, en contra de la
sentencia de doce de junio de dos mil ocho, escrita a fojas 102.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo de la Ministro Sra. Margarita Herreros Martínez.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sr. Sergio
Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Guillermo Silva G. y Abogados
Integrantes Sres. Benito Mauriz A. y Jorge Medina C.

No firman el Ministro Sr. Silva y el Abogado Integrante Sr. Medina, no obstante


haber concurrido ambos a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar en
comisión de servicios el primero y ausente el segundo.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola A. Herrera B.

En Santiago, a ocho de septiembre de dos mil nueve, notifiqué en Secretaría por


el Estado Diario la resolución precedente.

Rol Nº 5.042-2008.
7. MÉRITO EJECUTIVO DE PAGARÉS. NO CONCURRE SI NO SE PAGÓ
IMPUESTO DE TIMBRES

SUMARIO: La norma del artículo 26, de aplicación general, no entra en conflicto


con la del artículo 10, ambos del D.L. Nº 3.475, toda vez que en conformidad a lo
dispuesto en su artículo 3º el impuesto único de timbres y estampillas de cargo
del importador en las operaciones de importación, está referido a todos los
documentos necesarios para la operación. Consecuentemente, el control que
ejerce la autoridad judicial, al estudiar la admisibilidad del título ejecutivo, se debe
ejercer prescindiendo de quien tenga la carga tributaria; pretendiendo valerse del
título el acreedor, le corresponde asumir la carga procesal de acreditar la
substitución del tributo, tal como lo exige la Circular Nº 39 del 25 de julio de 1991,
del Servicio de Impuestos Internos, que en sus Comentarios, Nº 2 a) párrafo final,
dispone: Por su parte y para los efectos de hacer valer ante las autoridades
judiciales, administrativas y municipales aquellos títulos de crédito que se emitan
o suscriban, amparados por el nuevo impuesto sustitutivo del artículo 3º, los
contribuyentes deberán estampar la siguiente leyenda en tales documentos: El
tributo que afecta a este documento se sustituye por el establecido en el artículo
3º del D.L. Nº 3.475. Dicha leyenda reemplazará la obligación de acreditar el pago
del impuesto establecida en el artículo 26 del cuerpo legal modificado. En el caso
de autos los pagarés que no contaban con la leyenda respectiva, no permitían
tener por reemplazada la obligación de que se trata.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 2944-2002

Fecha: 23/10/2003

Cita online: CL/JUR/135/2003; 28746

Partes: Bco. del Estado de Chile con Rasmesh Uttamchandani Hardasani

Magistrados: Ortiz Sepúlveda, Eleodoro; Gálvez Blanco, Ricardo; Kokisch


Mourgues, Domingo; Rodríguez Ariztía, Jorge

Redactor: Rodríguez Ariztía, Jorge


Abogado integrante : Carrasco Acuña, Óscar

Voces: acción ejecutiva - excepciones - instrumento de crédito - instrumento


mercantil - juicio ejecutivo - obligación de dar - pagaré - recursos - requisitos del
pagaré - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 10 - D.L. Nº 3.475; Artículo 26 - D.L. Nº 3.475;


Artículo 3º - D.L. Nº 3.475

TEXTO COMPLETO

Santiago, 23 de octubre de 2003.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 19.296 del Cuarto Juzgado Civil de Iquique, el Banco del
Estado de Chile demandó en juicio ejecutivo a la sociedad PREM Internacional
(Iquique) S.A. representada por Ramesh Uttamchandani Hardasani, como deudora
principal y a este último en su calidad de fiador y codeudor solidario, cobrándoles
US$ 264.915,19 equivalentes en moneda nacional a $ 141.464.711,46 de acuerdo
al tipo de cambio vigente al 8 de octubre de 1999, más intereses, reajustes que
correspondan y costas.

Fundamenta su acción en tres pagarés constitutivos de títulos ejecutivos suscritos


por diferentes sumas, que no fueron pagadas en la forma pactada, adeudando el
saldo que demanda. La demandada opuso, entre otras excepciones, la de falta de
alguno de los requisitos o condiciones establecidos por las leyes para que el título
tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado, 7 del
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, fundada en el hecho que los pagarés
no cumplen lo dispuesto en la Circular Nº 72 del Servicio de Impuestos Internos, de
8 de octubre de 1980, en cuanto a que debe llevar la leyenda relativa a que el pago
del impuesto de Timbres y Estampillas que grava al documento se paga por
ingresos mensuales de dinero en Tesorería, toda vez que se encuentran gravados
con el impuesto que establece el D.L. Nº 3.475, de acuerdo a su artículo 1º, Nº 3,
por lo cual quedan sujetos a la disposición del artículo 26 del referido cuerpo legal.

Agregó, además, que los referidos pagarés no se bastan para cumplir con el
requisito de liquidez de la obligación, toda vez que está recargada en 2,10 puntos,
a contar de la fecha de pago en el exterior y en ellos no aparece este dato.

Hace presente que tampoco se verificó pago alguno en el exterior, de manera


que no resulta posible liquidar dicha obligación.
Por sentencia de primera instancia de dieciséis de noviembre de dos mil uno,
escrita a fojas 42, se acogió la excepción anteriormente referida, disponiendo
además que cada parte pagara sus costas.

Apelada por la parte ejecutante y adherida al recurso la parte ejecutada, en lo


tocante a las costas, la Corte de Apelaciones de Iquique la confirmó por sentencia
de veintiséis de junio de dos mil dos, escrita a fojas 67, en fallo dividido.

Contra esta sentencia, la parte demandante interpuso recurso de casación en el


fondo, para cuyo conocimiento se han traído los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que los Jueces recurridos han incurrido en
infracción legal al aplicar los artículos 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil y
26 de la Ley de Impuesto de Timbres y Estampillas, que fueron decisorio litis, en
vez del artículo 10 de esta última normativa, entre otras infracciones legales que
también denuncia.

Explica que entre las partes se contrató un mutuo que otorgó el Banco a la
ejecutada para financiar una operación de importación, documentada con los
pagarés de autos, operación que debía pagarse por la deudora con recursos propios
o con divisas adquiridas en el mercado informal, de acuerdo a lo pactado, lo que la
obligaba a pagar el impuesto que grava los pagarés, establecido en el artículo 3º de
la citada ley tributaria. La sentencia estimó irrelevante determinar la persona que
estaba obligada al pago del impuesto, en circunstancias que cuando el importador
o quien ingresa la mercadería a zona franca paga la importación con recursos
propios o con divisas adquiridas en el mercado informal es el único obligado al pago
del impuesto y no el dueño de los títulos, situación que describe el artículo 10 del
D.L. Nº 3.475 de 1980, norma que constituye una excepción al artículo 26.

La errónea aplicación de la norma general de dicho artículo 26 condujo a los


sentenciadores a restarle el mérito ejecutivo a los documentos fundantes de la
acción, dando lugar a la excepción establecida en el artículo 464 Nº 7 del Código
del Ramo. Sostiene el recurrente que también ha sido vulnerado el artículo 466 del
Código de Procedimiento Civil ya que la excepción debió declararse inadmisible por
falta de legitimidad activa para oponerla, desde que el deudor era, a su vez, el
obligado al impuesto y la errónea aplicación de dicha norma le otorgó la legitimidad
de la cual adolecía.
En seguida, da por infringidas las reglas de interpretación establecidas en los
artículos 19 inciso 2º, 22 y 24 del Código Civil, pues debió establecer el sentido de
los artículos 10 y 26 de la Ley de Timbres y Estampillas, recurriendo a la historia
fidedigna de sus disposiciones, concordarlas y armonizarlas, entendiéndolas del
modo más conforme al espíritu general de la legislación y equidad natural, debiendo
aplicar el principio de que nadie puede excusarse en su propia negligencia que
habría conducido al sentenciador a desestimar la oposición de quien no era titular
de la excepción.

Segundo: Que el recurrente denuncia, además, infracción al artículo 438 del


Código de Procedimiento Civil, el cual se ha dejado de aplicar desde el momento
que se ha acogido la excepción del artículo 464 Nº 7 de ese cuerpo de leyes también
por el capítulo de falta de liquidez de la obligación, en circunstancias que el capital
está absolutamente determinado y los intereses pueden liquidarse mediante
simples operaciones aritméticas con los datos que los mismos pagarés suministran
y ello ocurrirá en la etapa de cumplimiento de la sentencia.

Agrega que el banco emisor puede renunciar a ellos, pues su cobro es facultad
suya exclusiva, ya que están establecidos a su favor, por lo cual en esa etapa
decidirá la entrega del certificado que permitiría aplicar el recargo a la tasa LIBOR.

Tercero: Que, en el fallo de primera instancia, que el de segunda hizo suyo, el


Juez hace referencia al texto del artículo 26 del D.L. Nº 3.475 y a la circunstancia
que los títulos en que se funda la ejecución se esgrimen como pagarés, para luego
razonar sobre la base del hecho que el impuesto de que se trata no se ha pagado y
por ello, según expresa en el considerando sexto, aun de ser válida la estipulación
pactada en orden a que sería el aceptante del Pagaré quien debería pagar este
impuesto, el hecho es que no consta en autos que se haya pagado de manera
alguna, refiriéndose a los documentos de fojas 33, 34 y 35 (estos 2 últimos, sendas
declaraciones juradas de la persona natural demandada, de fecha 17 de febrero de
1998, en cuanto a que se encuentra tramitando una operación de ingreso a Zona
Franca de Iquique que se pagará con posterioridad a la fecha del ingreso de las
mercancías a dicho recinto, por lo que el crédito obtenido en el Banco del Estado
de Chile, oficina Zofri Iquique mediante Carta de Crédito Nº 2344/IQQ para efectuar
dicho ingreso se solucionará después de la fecha de la presente declaración)
considera el Juez que indican lo mismo razonado, pero en caso alguno acreditan el
pago del impuesto.

En mérito de tales razonamientos así sintetizados, concluye que los pagarés


carecen de mérito ejecutivo, según lo dispone categóricamente el artículo 26 y por
ello es que acoge la excepción en análisis.
Cuarto: Que, el interés en razón del cual está establecido el tributo es el del Fisco
y no el interés particular de alguna de las partes otorgantes del acto jurídico gravado.

Quinto: Que la norma del artículo 26, de aplicación general, no entra en conflicto
con la del artículo 10, ambos del D.L. que se ha venido citando, toda vez que en
conformidad a lo dispuesto en su artículo 3º el impuesto único de timbres y
estampillas, de cargo del importador en las operaciones de importación, está
referido a todos los documentos necesarios para la operación.

Consecuentemente, el control que ejerce la autoridad judicial, al estudiar la


admisibilidad del título ejecutivo, se debe ejercer prescindiendo de quien tenga la
carga tributaria; pretendiendo valerse del título el acreedor, le corresponde asumir
la carga procesal de acreditar la sustitución del tributo, tal como lo exige la circular
Nº 39 del 25 de julio de 1991, del Servicio de Impuestos Internos que en sus
Comentarios, Nº 2 a) párrafo final, dispone: Por su parte y para los efectos de hacer
valer ante las autoridades judiciales, administrativas y municipales aquellos títulos
de crédito que se emitan o suscriban, amparados por el nuevo impuesto sustitutivo
del artículo 3º, los contribuyentes deberán estampar la siguiente leyenda en tales
documentos: El tributo que afecta a este documento se sustituye por el establecido
en el artículo 3º del D.L. Nº 3.475. Dicha leyenda reemplazará la obligación de
acreditar el pago del impuesto establecida en el artículo 26 del cuerpo legal
modificado.

En el caso de autos, los pagarés que no contaban con la leyenda respectiva no


permitían tener por reemplazada la obligación de que se trata.

Sexto: Que, en cuanto al segundo capítulo del recurso de casación en estudio, el


sentenciador de primera instancia razonó que el pagaré en cuestión indica que para
acreditar la fecha de negociación, la de vencimiento del plazo rogado por el
proveedor o la paridad a que se hubiera recurrido (erróneamente se escribió
recorrido) para el arbitraje, en su caso, será concluyente un certificado emitido por
un Ministro de Fe del propio Banco acreedor, designado con arreglo al artículo 21
del Decreto Ley Nº 2.079 de 1977;

Y dado el hecho negativo de no haber sido acompañado el referido certificado del


Ministro de Fe del propio Banco acreedor, estimó que no se había acreditado la
fecha desde la cual procedía aplicar el recargo de 2,10 puntos, de manera que no
era líquida ni liquidable la obligación demandada.
Séptimo: Que sobre este particular la demandada se abstuvo de contestar en el
período de discusión del pleito, de forma tal que su alegación, introducida como
argumento de la apelación, no fue una cuestión ventilada en la primera instancia.

Esta actitud de la ejecutante también trae como consecuencia que, sobre el hecho
alegado por el ejecutado, de no haberse verificado pago alguno en el exterior, no
hubo discusión, quedando establecido como tal, implícitamente. Pero, además, los
requisitos del título en este punto —las bases para la liquidación oportuna del
crédito— deben aparecer con suficiencia para despachar la ejecución y
remitiéndose el título a un documento externo a él, como prueba de un hecho desde
el cual ha de calcularse el monto definitivo de la obligación, aun cuando emanado
del mismo acreedor debe acreditarse conjuntamente con dicho instrumento.

La posibilidad de renunciar al recargo demandado no puede esgrimirse para


justificar la falta de certeza de que adolece el título.

Octavo: Que, por consiguiente, los sentenciadores de las instancias han


procedido a calificar la situación de hecho y aplicar el derecho, correctamente, de
manera que no han incurrido en las infracciones de ley que les atribuye el
recurrente.

Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 764 y 767 del Código de


Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo interpuesto por
la parte demandante a fojas 69 y siguientes en contra de la sentencia de veintiséis
de junio de dos mil dos, escrita a fojas 67 y siguientes.

Acordada con el voto en contra del Ministro Sr. Rodríguez y Abogado Integrante
Sr. Carrasco, quienes estuvieron por acoger el recurso de casación de que se trata
teniendo en consideración los siguientes fundamentos:

Primero: Que la Ley Nº 19.065, publicada en el Diario Oficial de 25 de junio de


1991, introdujo una serie de innovaciones en la ley sobre impuesto de timbres y
estampillas, contenida en el Decreto Ley Nº 3.475, de 1980, entre las que cabe
destacar los nuevos artículos 3 y 10 incorporados a su texto.

El nuevo artículo 3º dispuso que en reemplazo de los impuestos establecidos en


las demás disposiciones de la referida ley de timbres y estampillas, la
documentación necesaria para efectuar una importación o para el ingreso de
mercaderías desde el exterior a zonas francas bajo cualquier sistema en que el pago
de la operación o de los créditos obtenidos para realizarla se efectuara con
posterioridad a la fecha de aceptación del respectivo documento de destinación
aduanera o de ingreso de la mercadería a zona franca, estaría afecta al impuesto
único que tal artículo 3º estableció, agregándose en esta misma norma que entre
los documentos necesarios para efectuar una importación o para el ingreso a zona
franca, se incluirían todos aquellos que se emitieren o suscribieren con ocasión del
pago o de la constitución de garantías a favor del exportador extranjero o de los
bancos que intervinieren en la operación.

Por su parte, el nuevo artículo 10 incorporado por la misma Ley Nº 19.065,


dispuso que tratándose del impuesto del artículo 3º correspondería al banco o a la
entidad que vendiere las divisas recargar en el valor de la operación el impuesto e
ingresarlo en arcas fiscales, debiendo para dicho efecto solicitar la documentación
que señale el Servicio de Impuestos Internos. Pero agregó que, en los demás casos,
el pago del impuesto será efectuado por el importador o por quien ingrese la
mercadería a zona franca.

Segundo: Que se ha establecido en la sentencia de primera instancia el hecho


introducido por la parte ejecutante, indiscutido, cual es la estipulación pactada en
orden a que era el suscriptor del pagaré quien debía pagar el tributo, hecho éste
relevante para calificar la situación fáctica que prevé la norma de excepción del
artículo 10 del D.L. Nº 3.475, parte final.

Tercero: Que los términos de la estipulación contenida en los pagarés no dejan


lugar a dudas sobre la carga asumida por el importador, puesto que después de
efectuar la misma declaración a que se refieren los documentos de fojas 33, 34 y
35, citados por el juez de primer grado, finaliza: Me obligo a enterar todo otro
impuesto que se devengue con ocasión de tal operación, para el caso de que no
operare el impuesto sustitutivo del artículo 3º de la Ley de Impuestos de Timbres y
Estampillas.

Cuarto: Que esta declaración formulada en los pagarés, en los términos exigidos
por la Circular Nº 39, de 25 de julio de 1991, del señor Director de Impuestos
Internos, que impartió instrucciones sobre las modificaciones introducidas por la Ley
Nº 19.065 al D.L. Nº 3.475, de 1980, hace recaer en el importador la obligación de
enterar los impuestos del aludido artículo 3º, reemplazándose así la obligación de
acreditar su pago establecida en el artículo 26 de la ley modificada.

Quinto: Que, de acuerdo a lo razonado, no corresponde exigir al acreedor, ni que


acredite el pago del tributo, el cual no es de su cargo, ni que los pagarés que
presenta a cobro lleven la leyenda que pretende el deudor, referida en la Circular
Nº 72, de 8 de octubre de 1980, del Servicio de Impuestos Internos, inaplicable en
el caso de autos.
Sexto: Que al haber sometido a los pagarés a la regla general del artículo 26 del
D.L. Nº 3.475, exigiendo a los títulos el cumplimiento de un requisito improcedente,
que al faltar hizo posible la aplicación de la excepción 7 del artículo 464 del Código
de Procedimiento Civil, los sentenciadores han incurrido en infracción de ley como
se denuncia por el recurrente en primer lugar.

Séptimo: Que, en cuanto a la argumentación para sostener la misma excepción,


pero ahora por el capítulo de falta de liquidez, es un hecho establecido que las
partes estipularon en los mismos pagarés las reglas que permiten recargar la tasa
LIBOR de intereses en 2,10 puntos a contar desde la fecha de pago del crédito
documentario en el exterior y hasta la fecha de requerimiento de pago al deudor del
pagaré. Por ende, son los títulos los que suministran los datos necesarios para el
cálculo, tal como lo exige el artículo 438 Nº 3º, inciso segundo, del Código de
Procedimiento Civil.

Al efecto, pactaron la siguiente última cláusula: Faculto irrevocablemente al


Banco del Estado de Chile, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 11 de la
Ley Nº 18.092 y por el artículo 241 del Código de Comercio, para completar la
mención referida al número del Crédito Documentario y a la fecha de vencimiento
de este pagaré.

El número del Crédito Documentario se completará con aquel que el Banco


asigne a dicho instrumento y la fecha de vencimiento corresponderá a la fecha de
pago en el exterior del mismo Crédito Documentario u otra posterior.

Esta cláusula debe relacionársela con otra anterior, del tenor siguiente: Si el
suscriptor o cualquiera de sus avales u obligados al pago discutieren la tasa de
interés que en definitiva resulte aplicable, pagaré intereses a la tasa máxima
convencional vigente a la fecha de suscripción de este pagaré.

Autorizado como lo fue, el Banco llenó la fecha de vencimiento de los pagarés al


27 de junio de 1999, de modo que es ésta la fecha relevante para el cálculo del
recargo estipulado sobre la tasa LIBOR de intereses.

Octavo: Que, en la forma como razonó el Juez a quo aplicando derechamente a


esta situación contractual el artículo 464 Nº 7, sin atender lo dispuesto en el artículo
438 Nº 3 inciso segundo, normas del cuerpo legal ya referido, ha incurrido también
en infracción de ley como se ha reclamado.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Rodríguez.


Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Eleodoro Ortiz S., Ricardo Gálvez B., Jorge Rodríguez A., Domingo Kokisch M. y
Abogado Integrante Sr. Óscar Carrasco A.

No firma el Abogado Integrante Sr. Carrasco, no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ausente.

Rol Nº 2.944-2002.
8. NO ES POSIBLE REVIVIR PAGARÉ EXTINGUIDO POR PRESCRIPCIÓN
MEDIANTE GESTIÓN PREPARATORIA

SUMARIO: La gestión preparatoria de la vía ejecutiva es un procedimiento


establecido para dotar al acreedor de un título del que carece, cuyo no es el caso
de autos, toda vez que el Banco tenía un título ejecutivo, cual es el pagaré
fundante de su acción, como lo reconoce expresamente en la solicitud de citación
a confesar deuda y reconocer firma. Las acciones en contra del obligado al pago
del pagaré suscrito el 27 de julio de 1992, cuya última cuota venció el 10 de abril
de 1993, al iniciar la gestión preparatoria, se encontraban prescritas, pues había
transcurrido en exceso el plazo de un año contemplado en el artículo 98 de la Ley
Nº 18.092, aplicable en conformidad a lo dispuesto en el artículo 107 de la referida
ley. Luego, de lo dicho resulta que en la práctica se está tratando de revivir una
acción prescrita emanada de un pagaré y de esta forma originar un título ejecutivo
por un procedimiento no contemplado para el instrumento de autos en tales
circunstancias, por cuanto se produce el efecto de generar un nuevo plazo de
prescripción que el legislador no ha considerado, llevando, de hecho, a hacer
revivir una acción ejecutiva ya prescrita, consecuencia que no puede ser
amparada por la naturaleza de orden público que se reconoce a la institución de
la prescripción .

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 5968-2004

Fecha : 28/11/2006

Cita online: CL/JUR/3826/2006

Partes: Banco del Estado de Chile contra Pedro Enrique Gómez Araos

Magistrados: Muñoz Gajardo, Sergio; Herreros Martínez, Margarita; Rodríguez


Ariztía, Jorge

Redactor: Rodríguez Ariztía, Jorge

Abogado integrante: Peralta Valenzuela, Ricardo; Carrasco Acuña, Óscar


Voces: derecho civil - derecho procesal - juicio ejecutivo - preparación de la vía
ejecutiva - prescripción - pagaré

Legislación relacionada: Artículo 98 - Ley Nº 18.092; Artículo 107 - Ley


Nº 18.092

TEXTO COMPLETO

Santiago, 28 de noviembre de 2006.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 4.224-96, sobre juicio ejecutivo seguido ante el Vigésimo
Primer Juzgado Civil de Santiago, caratulados "Banco del Estado de Chile con
Gómez Araos, Pedro Enrique", por sentencia de primer grado, dictada por su juez
titular, el ocho de junio de mil novecientos noventa y nueve, según se lee a fojas 62,
se rechazó la excepción de falta de personería del compareciente y se acogió la de
prescripción de la acción ejecutiva, opuestas por el ejecutado; en consecuencia se
desestimó la demanda y se condenó al Banco demandante al pago del 50% de las
costas de la causa, y en el otro 50% al demandado.

Apelado este fallo por el ejecutante, una Sala de la Corte de Apelaciones de


Santiago, por sentencia de veintiuno de octubre de dos mil cuatro, que se lee a fojas
102, lo confirmó.

En contra de la resolución antedicha, el Banco ejecutante dedujo recurso de


casación en el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el Banco recurrente estima que la sentencia impugnada ha sido


dictada con infracción de ley, toda vez que se han vulnerado los artículos 98, 100 y
107 de la Ley Nº 18.092 y el artículo 2515 del Código Civil, según pasa a explicar:

La demanda ejecutiva no se fundó en el instrumento acompañado para efectos


de preparar la vía ejecutiva, sino que en la resolución judicial ejecutoriada que tuvo
por reconocida la firma y por preparada la vía ejecutiva.
En este contexto, agrega el recurrente, el plazo de prescripción comienza a
computarse desde el día que quedó firme y ejecutoriada la resolución que tuvo por
reconocida la firma y/o por confesada la deuda.

No resulta aplicable, en la especie, el plazo de prescripción a que se refieren los


artículos 98, 100 y 107 de la Ley Nº 18.092, pues no es la acción cambiaria
emanada del pagaré la que ha ejercido el Banco ejecutante en esta causa, sino que
la acción ejecutiva que emana de la sentencia firme que tuvo por reconocida la firma
puesta en el documento, la que se rige por las reglas generales de prescripción
establecidas en el artículo 2515 del Código Civil que no se encuentra prescrita, pues
no transcurrió el plazo de tres años exigido por la referida norma entre la fecha en
que la resolución que tuvo por reconocida la firma quedó ejecutoriada y el día de la
notificación válida de la demanda ejecutiva.

Luego, la sentencia recurrida infringió las normas denunciadas, infracción que ha


influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, puesto que de haberse aplicado
correctamente las disposiciones legales que reglamentan esta materia, habría
concluido que la acción ejecutiva que emana de la sentencia firme que tuvo por
reconocida la firma puesta por el señor Gómez en el documento acompañado para
tales efectos, no se encuentra prescrita de conformidad con el artículo 2515 del
Código Civil, pues al momento de la notificación válida de la demanda ejecutiva no
había transcurrido el plazo de tres años exigidos por la norma, contados desde que
la sentencia que tuvo por preparada la vía ejecutiva quedó firme, y en definitiva se
habría rechazado la excepción de prescripción de la acción ejecutiva emanada del
pagaré suscrito por el demandado;

Segundo: Que para la resolución del presente recurso, útil resulta tener en
consideración los siguientes antecedentes del proceso:

a) Con fecha 5 de diciembre de 1996, el abogado don Luis Merino Soto, en


representación del Banco del Estado de Chile, solicita al Vigésimo Primer Juzgado
Civil de Santiago, con el objeto de preparar la vía ejecutiva y de acuerdo con lo
prescrito en los artículos 435 y 436 del Código de Procedimiento Civil, se cite a don
Pedro Gómez Araos a la presencia judicial, a fin de que reconozca su firma puesta
en el documento que acompaña y que confiese adeudar al Banco la suma de UF
636,228881, equivalentes a $8.368.364 más intereses pactados;

b) El fundamento de la solicitud de citación a reconocer firma y confesar deuda lo


hace consistir la institución ejecutante en que "es dueña del pagaré reajustable que
acompaña", que fue suscrito el 27 de julio de 1992 por don Pedro Gómez Araos, en
calidad de deudor directo, por la suma que detalla, el que se obligó a pagarlo en 3
cuotas mensuales y sucesivas, y no cumplió con el pago de ninguna de las cuotas
señaladas;

c) El demandado fue notificado el 30 de octubre de 1997;

d) Con fecha 6 de noviembre de 1997 comparece por escrito el citado, según


consta a fojas 27, reconoce su firma puesta en el documento que sirve de
fundamento a la gestión, pero no así la deuda de que da cuenta, toda vez que ella
se encuentra prescrita;

e) El tribunal de primer grado, con fecha 21 de noviembre de 1997, tuvo por


preparada la ejecución y reconocida la firma;

f) El 23 de diciembre de 1997, el Banco ejecutante presentó demanda ejecutiva,


invocando como fundamento de su acción los artículos 434, 435 y 436 del Código
de Procedimiento Civil;

g) El ejecutado, a fojas 36, se opuso a la ejecución fundado en las excepciones


del artículo 464 Nº 2 y Nº 17. Tratándose de la excepción de prescripción, sostuvo
que la acción ejecutiva estaba prescrita porque el pagaré de autos fue suscrito el 27
de julio de 1992, era pagadero en tres cuotas, con vencimiento la primera el 10 de
febrero de 1993 y la última, el 10 de abril del mismo año, y como el plazo de
prescripción conforme a los artículos 98 y 107 de la Ley Nº 18.092 es de un año
contado desde el día del vencimiento del documento, en la especie había
transcurrido en exceso al momento de presentar la gestión preparatoria de la vía
ejecutiva;

h) El Banco ejecutado no evacuó el traslado conferido, y el tribunal de primer


grado rechazó la excepción del artículo 464 Nº 2 y acogió la del Nº 17 del mismo
artículo, esto es la prescripción de la acción ejecutiva emanada del pagaré suscrito
por el demandado, teniendo presente para ello "que al preparar la vía ejecutiva,
encontrándose prescrito el documento en que se funda la demanda, la parte
demandante ha pretendido revivir la acción ejecutiva ya fenecida, citando al deudor
a reconocer firma y confesar deuda, respecto de él";

i) Apelado el fallo por el banco ejecutante, fue confirmado por la Corte de


Apelaciones de Santiago, según se lee a fojas 102;

Tercero: Que el Banco ejecutante ha invocado en su gestión preparatoria que es


dueño del pagaré que acompaña, autorizado ante notario, que constituye un título
ejecutivo, que se basta a sí mismo, por lo que las acciones en contra de los
obligados a su pago tienen un plazo de prescripción establecido en la ley, artículos
98 y 107 de la Ley Nº 18.092, esto es un año, contado desde el vencimiento del
mismo;

Cuarto: Que el artículo 434 Nº 4º del Código de Procedimiento Civil contempla al


pagaré como título ejecutivo. Por su parte el artículo 435 del Código de
Procedimiento Civil establece: "Si, en caso de no tener el acreedor título ejecutivo,
quiere preparar la ejecución por el reconocimiento de firma o por la confesión de la
deuda, podrá pedir que se cite al deudor a la presencia judicial, a fin de que
practique la que corresponda de estas diligencias.

Y si el citado no comparece, o sólo da respuestas evasivas, se dará por


reconocida la firma o por confesada la deuda";

Quinto: Que el recurrente ha sostenido que no es la acción cambiaria emanada


del pagaré la que ha ejercido el Banco del Estado de Chile en esta causa, sino que
la acción ejecutiva que emana de la resolución firme que tuvo por reconocida la
firma puesta en el documento, que se rige por las reglas generales de prescripción
establecidas en el artículo 2515 del Código Civil, y que no se encuentra prescrita;

Sexto: Que la gestión preparatoria de la vía ejecutiva es un procedimiento


establecido para dotar al acreedor de un título del que carece, cuyo no es el caso
de autos, toda vez que el Banco del Estado de Chile tenía un título ejecutivo, cual
es el pagaré fundante de su acción, como lo reconoce expresamente en la solicitud
de citación a confesar deuda y reconocer firma;

Séptimo: Que las acciones en contra del obligado al pago del pagaré suscrito el
27 de julio de 1992, cuya última cuota venció el 10 de abril de 1993, al iniciar la
gestión preparatoria, se encontraban prescritas, pues había transcurrido en exceso
el plazo de un año contemplado en el artículo 98 de la Ley Nº 18.092, aplicable en
conformidad a lo dispuesto en el artículo 107 de la referida ley.

Luego, de lo dicho resulta que en la práctica se está tratando de revivir una acción
prescrita emanada de un pagaré y de esta forma originar un título ejecutivo por un
procedimiento no contemplado para el instrumento de autos en tales circunstancias,
por cuanto se produce el efecto de generar un nuevo plazo de prescripción que el
legislador no ha considerado, llevando, de hecho, a hacer revivir una acción
ejecutiva ya prescrita, consecuencia que no puede ser amparada por la naturaleza
de orden público que se reconoce a la institución de la prescripción;

Octavo: Que atendidas las consideraciones anotadas, los jueces del fondo han
resuelto acertadamente al acoger la excepción de prescripción opuesta, por lo que
no han infringido las normas que se denuncian, lo que lleva a rechazar el recurso
en estudio.

Por estas consideraciones, y lo dispuesto en los artículos 764, 765 y 767 del
Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo
interpuesto por el abogado don Luis Navarro Egaña, en representación del Banco
del Estado de Chile, en lo principal de fojas 103, en contra de la sentencia de
veintiuno de octubre de dos mil cuatro, que se lee a fojas 102.

Regístrese y devuélvase con su agregado.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Rodríguez Ariztía.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los ministros Sres.
Jorge Rodríguez A., Sergio Muñoz G. y S ra. Margarita Herreros M. y Abogados
Integrantes S res. Ricardo Peralta V. y Óscar Carrasco A.

No firma el Abogado Integrante Sr. Carrasco, no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ausente.

Autorizado por el Secretario señor Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 5.968-2004.
9. PAGARÉ BANCARIO ADQUIERE MÉRITO EJECUTIVO CON ANOTACIÓN EN
LIBROS DEL SERVICIO DE IMPUESTOS INTERNOS E IDENTIFICACIÓN DEL
BANCO SUJETO O PRIMER RESPONSABLE DEL IMPUESTO

SUMARIO: El Decreto Ley Nº 3.475, en sus artículos 1º Nº 3, 15 Nº 3 y 17 Nº 1,


estatuye que el impuesto que grava, entre otros, a los pagarés emitidos por los
Bancos, debe ser pagado por ingreso de dinero en Tesorería y, como
reiteradamente se ha resuelto, los pagarés emitidos por ellos, para tener mérito
ejecutivo, solamente deben cumplir con el requisito del penúltimo inciso del título
II de la Circular Nº 72, de 1980; esto es, su anotación en los libros que se
determinan y la identificación del Banco sujeto o primer responsable del impuesto.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 3015-2001

Fecha: 20/08/2007

Cita online: CL/JUR/1712/2007

Partes: Banco del Desarrollo con Chávez de la Vega

Magistrados: Silva Gundelach, Guillermo Enrique

Redactor: Silva Gundelach, Guillermo Enrique

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -


excepciones - impuesto de timbres y estampillas - juicio ejecutivo - obligación de
dar - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículos 1º Nº 3, 15 Nº 3 y 17 Nº 1 - Decreto Ley


Nº 3.475

TEXTO COMPLETO

Concepción, 20 de agosto de 2007.

Visto:
Se eliminan las consideraciones del fallo de primer grado; se le reproduce en lo
demás y se tiene también presente:

1. Que la ejecutada ha opuesto a la ejecución las excepciones de los números 1,


6, 7, 9 y 17 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil;

2. Que la primera de ellas, o sea la incompetencia del tribunal, la funda en que


tiene domicilio en Concepción y no en Talcahuano.

Dicha excepción no puede tener acogida.

En efecto, en el pagaré materia de la causa, se estableció que para todos los


efectos legales derivados de él, el suscriptor constituía domicilio en Talcahuano,
sometiéndose a la jurisdicción y competencia de los tribunales de dicho puerto;

3. Que la segunda excepción, esto es la falsedad del título, la apoya en que el


valor que señala el pagaré no concuerda con la realidad, ya que su deuda es menor
a la cobrada.

Un título es falso cuando no es auténtico, es decir cuando no ha sido realmente


otorgado y autorizado por las personas y de la manera que en el título se expresa.

En consecuencia, para que pueda calificarse de falso un título, es menester que


haya habido suplantación de personas o que se hayan hecho adulteraciones que
hagan cambiar la naturaleza del título.

Nada de esto ha probado la demandada.

Por lo anotado, esta excepción tampoco puede tener acogida;

4. Que la tercera excepción, es decir la falta de requisitos o condiciones para que


el título tenga mérito ejecutivo, la basa en tres aspectos:

a) Que no se encuentran pagados los impuestos de la Ley de Timbres, en lo


relativo al pagaré cobrado, como lo exige el artículo 26 de ella;

b) Que el pagaré carece de causa lícita, ya que el valor por el cual aparece
extendido es superior a lo que en verdad debe, cobrándose intereses excesivos, y

c) Que el notario autorizó el pagaré sin que ella estuviera presente;


5. Que el Decreto Ley Nº 3.475, en sus artículos 1º Nº 3, 15 Nº 3 y 17 Nº 1,
estatuye que el impuesto que grava, entre otros, a los pagarés emitidos por los
Bancos, debe ser pagado por ingreso de dinero en Tesorería y, como
reiteradamente se ha resuelto, los pagarés emitidos por ellos, para tener mérito
ejecutivo, solamente deben cumplir con el requisito del penúltimo inciso del título II
de la Circular Nº 72, de 1980; esto es, su anotación en los libros que se determinan
y la identificación del Banco sujeto o primer responsable del impuesto.

De otro lado, del documento acompañado en el segundo otrosí de fs. 55, consta
el pago del impuesto en mención;

6. Que no hay antecedente alguno en los autos que demuestre que el pagaré
tenga causa ilícita.

La ejecutada debía acreditar lo que afirma sobre esto, y no rindió probanza alguna
para hacerlo;

7. Que invariablemente se ha resuelto que la expresión autorizar no supone


necesariamente la presencia de aquél cuya firma se autentifica y, por ende, la
interpretación de dicha norma legal no puede llevar a exigir la comparecencia ante
el notario del obligado que firma un pagaré, bastando al efecto la sola actuación del
referido ministro de fe (Fallos del Mes Nº 261, sentencia Nº 4, pág. 236);

8. Que, por lo que se ha venido reseñando, la excepción del artículo 464 Nº 7 del
Código de Enjuiciamiento Civil, formulada a la ejecución, debe rechazarse;

9. Que también debe desestimarse la excepción de pago parcial de la deuda.

La ejecutada expone que la deuda se encontraría pagada parcialmente, a través


del pago de algunas cuotas como el mismo ejecutante lo reconoce en su demanda:
Como se aprecia, la demandada ni siquiera señala a cuánto alcanzaría lo que habría
pagado de la deuda perseguida.

De otro lado, tampoco puede soslayarse que el ejecutante no cobra la totalidad


del pagaré, que es por $ 615.415, sino que solamente una parte de él, ya que la
demanda es por $ 356.517;

10. Que la última excepción, o sea, la de prescripción de la acción ejecutiva, la


esgrime la ejecutada expresando que entre la fecha de vencimiento del pagaré, 9
de marzo de 1999, y la notificación de la demanda, 14 de julio de 2000, transcurrió
el plazo contemplado en el artículo 98 de la Ley Nº 18.092;
11. Que la cláusula de aceleración, estampada en el pagaré, expone que el
Banco, en caso de incumplimiento, queda facultado para el cobro anticipado, lo que
demuestra que ella está establecida en beneficio suyo, para el cual es simplemente
facultativo —no obligatorio— hacer uso de ella.

Por otra parte, en la demanda se cobran las cuotas impagas, vale decir las
debidas a partir del 9 de marzo de 2000, y la demandada aparece oponiendo
excepciones a la ejecución en julio de tal año, por lo que mal puede darse lugar a la
excepción en comento;

12. Que la absolución de posiciones ficta de la demandada no altera lo que


anteriormente se ha concluido en este fallo; por el contrario, no hace más que
corroborar lo que se ha determinado;

Por estas reflexiones, se confirma la sentencia de 29 de agosto de 2001, escrita


de fs. 72 a 75.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redactó el Ministro Guillermo Silva Gundelach.

Rol Nº 3.015-2001.
10. QUIEN INVOCA PAGARÉ DEBE PROBAR ESTAR AMPARADO POR
IMPUESTO SUSTITUTIVO DEL ARTÍCULO 3º DEL D.L. Nº 3.475

SUMARIO: El control que ejerce la autoridad judicial, al estudiar la admisibilidad del


título ejecutivo (pagaré), se debe ejercer prescindiendo de quien tenga la carga
tributaria; pretendiendo valerse del título el acreedor, le corresponde asumir la
carga procesal de acreditar la substitución del tributo, tal como lo exige la Circular
Nº 39 del 25 de julio de 1991, del Servicio de Impuestos Internos, que en sus
Comentarios, Nº 2 a) párrafo final, dispone: Por su parte y para los efectos de
hacer valer ante las autoridades judiciales, administrativas y municipales aquellos
títulos de crédito que se emitan o suscriban, amparados por el nuevo impuesto
sustitutivo del artículo 3º, los contribuyentes deberán estampar la siguiente
leyenda en tales documentos: El tributo que afecta a este documento se sustituye
por el establecido en el artículo 3º del D.L. Nº 3.475. Dicha leyenda reemplazará
la obligación de acreditar el pago del impuesto establecida en el artículo 26 del
decreto ley cuerpo legal modificado. En el caso de autos, los pagarés que no
contaban con la leyenda respectiva no permitían tener por reemplazada la
obligación de que se trata.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 2944-2002

Fecha: 23/10/2003

Cita online: CL/JUR/496/2003; 28746

Partes: Banco del Estado de Chile contra Ramesh Uttamchandani Hardasani

Magistrados: Rodríguez Ariztía, Jorge; Kokisch Mourgues, Domingo; Gálvez


Blanco, Ricardo; Ortiz Sepúlveda, Eleodoro

Redactor: Rodríguez Ariztía, Jorge

Abogado integrante: Carrasco Acuña, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal - juicio
ejecutivo - título ejecutivo
Legislación relacionada: Artículo 26 - D.L. Nº 3.475; Artículo 3º - D.L. Nº 3.475;
Artículo 10 - D.L. Nº 3.475

TEXTO COMPLETO

Santiago, 23 de octubre de 2003.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 19.296, del Cuarto Juzgado Civil de Iquique, el Banco del
Estado de Chile demandó en juicio ejecutivo a la sociedad Prem I nternacional
(Iquique) S.A. representada por Ramesh Uttamchandani Hardasani, como deudora
principal y a este último en su calidad de fiador y codeudor solidario, cobrándoles
US$ 264.915,19 equivalentes en moneda nacional a $ 141.464.711,46 de acuerdo
al tipo de cambio vigente al 8 de octubre de 1999, más intereses, reajustes que
correspondan y costas.

Fundamenta su acción en tres pagarés constitutivos de títulos ejecutivos suscritos


por diferentes sumas, que no fueron pagadas en la forma pactada, adeudando el
saldo que demanda.

La demandada opuso, entre otras excepciones, la de falta de alguno de los


requisitos o condiciones establecidos por las leyes para que el título tenga fuerza
ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado, del artículo 464 del
Código de Procedimiento Civil, fundada en el hecho que los pagarés no cumplen lo
dispuesto en la Circular Nº 72 del Servicio de Impuestos Internos, de 8 de octubre
de 1980, en cuanto a que debe llevar la leyenda relativa a que el pago del impuesto
de Timbres y Estampillas que grava al documento se paga por ingresos mensuales
de dinero en Tesorería, toda vez que se encuentran gravados con el impuesto que
establece el D.L. Nº 3.475, de acuerdo a su artículo 1º, Nº 3, por lo cual quedan
sujetos a la disposición del artículo 26 del referido cuerpo legal.

Agregó, además, que los referidos pagarés no se bastan para cumplir con el
requisito de liquidez de la obligación, toda vez que está recargada en 2,10 puntos,
a contar de la fecha de pago en el exterior y en ellos no aparece este dato.

Hace presente que tampoco se verificó pago alguno en el exterior, de manera


que no resulta posible liquidar dicha obligación. Por sentencia de primera instancia
de dieciséis de noviembre de dos mil uno, escrita a fojas 42, se acogió la excepción
anteriormente referida, disponiendo además que cada parte pagara sus costas.
Apelada por la parte ejecutante y adherida al recurso la parte ejecutada, en lo
tocante a las costas, la Corte de Apelaciones de Iquique la confirmó por sentencia
de veintiséis de junio de dos mil dos, escrita a fojas 67, en fallo dividido.

Contra esta sentencia, la parte demandante interpuso recurso de casación en el


fondo, para cuyo conocimiento se han traído los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que los Jueces recurridos han incurrido en
infracción legal al aplicar los artículos 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil y
26 de la Ley de Impuesto de Timbres y Estampillas, que fueron decisorio litis, en
vez del artículo 10 de esta última normativa, entre otras infracciones legales que
también denuncia.

Explica que entre las partes se contrató un mutuo que otorgó el Banco a la
ejecutada para financiar una operación de importación, documentada con los
pagarés de autos, operación que debía pagarse por la deudora con recursos propios
o con divisas adquiridas en el mercado informal, de acuerdo a lo pactado, lo que la
obligaba a pagar el impuesto que grava los pagarés, establecido en el artículo 3º de
la citada ley tributaria.

La sentencia estimó irrelevante determinar la persona que estaba obligada al


pago del impuesto, en circunstancias que cuando el importador o quien ingresa la
mercadería a zona franca paga la importación con recursos propios o con divisas
adquiridas en el mercado informal es el único obligado al pago del impuesto y no el
dueño de los títulos, situación que describe el artículo 10 del D.L. Nº 3.475 de 1980,
norma que constituye una excepción al artículo 26.

La errónea aplicación de la norma general de dicho artículo 26 condujo a los


sentenciadores a restarle el mérito ejecutivo a los documentos fundantes de la
acción, dando lugar a la excepción establecida en el artículo 464 Nº 7 del Código
del ramo.

Sostiene el recurrente que también ha sido vulnerado el artículo 466 del Código
de Procedimiento Civil, ya que la excepción debió declararse inadmisible por falta
de legitimidad activa para oponerla, desde que el deudor era, a su vez, el obligado
al impuesto y la errónea aplicación de dicha norma le otorgó la legitimidad de la cual
adolecía.

Enseguida, da por infringidas las reglas de interpretación establecidas en los


artículos 19 inciso 2º, 22 y 24 del Código Civil, pues debió establecer el sentido de
los artículos 10 y 26 de la Ley de Timbres y Estampillas recurriendo a la historia
fidedigna de sus disposiciones, concordarlas y armonizarlas, entendiéndolas del
modo más conforme al espíritu general de la legislación y equidad natural, debiendo
aplicar el principio de que nadie puede excusarse en su propia negligencia que
habría conducido al sentenciador a desestimar la oposición de quien no era titular
de la excepción.

Segundo: Que el recurrente denuncia, además, infracción al artículo 438 del


Código de Procedimiento Civil, el cual se ha dejado de aplicar desde el momento
que se ha acogido la excepción del artículo 464 Nº 7 de ese cuerpo de leyes también
por el capítulo de falta de liquidez de la obligación, en circunstancias que el capital
está absolutamente determinado y los intereses pueden liquidarse mediante
simples operaciones aritméticas con los datos que los mismos pagarés suministran
y ello ocurrirá en la etapa de cumplimiento de la sentencia.

Agrega que el banco emisor puede renunciar a ellos, pues su cobro es facultad
suya exclusiva, ya que están establecidos a su favor, por lo cual en esa etapa
decidirá la entrega del certificado que permitiría aplicar el recargo a la tasa LIBOR.

Tercero: Que, en el fallo de primera instancia, que el de segunda hizo suyo, el


Juez hace referencia al texto del artículo 26 del D.L. Nº 3.475 y a la circunstancia
que los títulos en que se funda la ejecución se esgrimen como pagarés, para luego
razonar sobre la base del hecho que el impuesto de que se trata no se ha pagado y
por ello, según expresa en el considerando sexto, aun de ser válida la estipulación
pactada en orden a que sería el aceptante del Pagaré quien debería pagar este
impuesto, el hecho es que no consta en autos que se haya pagado de manera
alguna.

Refiriéndose a los documentos de fojas 33, 34 y 35 (estos 2 últimos, sendas


declaraciones juradas de la persona natural demandada, de fecha 17 de febrero de
1998, en cuanto a que se encuentra tramitando una operación de ingreso a Zona
Franca de Iquique que se pagará con posterioridad a la fecha del ingreso de las
mercancías a dicho recinto, por lo que el crédito obtenido en el Banco del Estado
de Chile, oficina Zofri Iquique mediante Carta de Crédito Nº 2344/IQQ para efectuar
dicho ingreso se solucionará después de la fecha de la presente declaración)
considera el Juez que indican lo mismo razonado, pero en caso alguno acreditan el
pago del impuesto.

En mérito de tales razonamientos, así sintetizados, concluye que los pagarés


carecen de mérito ejecutivo, según lo dispone categóricamente el artículo 26 y por
ello es que acoge la excepción en análisis.
Cuarto: Que el interés en razón del cual está establecido el tributo es el del Fisco
y no el interés particular de alguna de las partes otorgantes del acto jurídico gravado.

Quinto: Que la norma del artículo 26, de aplicación general, no entra en conflicto
con la del artículo 10, ambos del D.L. que se ha venido citando, toda vez que en
conformidad a lo dispuesto en su artículo 3º el impuesto único de timbres y
estampillas de cargo del importador en las operaciones de importación, está referido
a todos los documentos necesarios para la operación.

Consecuentemente, el control que ejerce la autoridad judicial, al estudiar la


admisibilidad del título ejecutivo, se debe ejercer prescindiendo de quien tenga la
carga tributaria; pretendiendo valerse del título el acreedor, le corresponde asumir
la carga procesal de acreditar la substitución del tributo, tal como lo exige la circular
Nº 39 del 25 de julio de 1991, del Servicio de Impuestos Internos, que en sus
Comentarios, Nº 2 a) párrafo final, dispone: Por su parte y para los efectos de hacer
valer ante las autoridades judiciales, administrativas y municipales aquellos títulos
de crédito que se emitan o suscriban, amparados por el nuevo impuesto sustitutivo
del artículo 3º, los contribuyentes deberán estampar la siguiente leyenda en tales
documentos: El Tributo que afecta a este documento se sustituye por el establecido
en el artículo 3º del D.L. Nº 3.475.

Dicha leyenda reemplazará la obligación de acreditar el pago del impuesto


establecida en el artículo 26 del cuerpo legal modificado.

En el caso de autos, los pagarés que no contaban con la leyenda respectiva no


permitían tener por reemplazada la obligación de que se trata.

Sexto: Que, en cuanto al segundo capítulo del recurso de casación en estudio, el


sentenciador de primera instancia razonó que el pagaré en cuestión indica que para
acreditar la fecha de negociación, la de vencimiento del plazo rogado por el
proveedor o la paridad a que se hubiera recurrido (erróneamente se escribió
recorrido) para el arbitraje, en su caso, será concluyente un certificado emitido por
un Ministro de Fe del propio Banco acreedor, designado con arreglo al artículo 21
del Decreto Ley Nº 2.079 de 1977, y dado el hecho negativo, de no haber sido
acompañado el referido certificado del Ministro de Fe del propio Banco acreedor,
estimó que no se había acreditado la fecha desde la cual procedía aplicar el recargo
de 2,10 puntos, de manera que no era líquida ni liquidable la obligación demandada.

Séptimo: Que sobre este particular la demandada se abstuvo de contestar en el


período de discusión del pleito, de forma tal que su alegación, introducida como
argumento de la apelación, no fue una cuestión ventilada en la primera instancia.
Esta actitud de la ejecutante también trae como consecuencia que, sobre el hecho
alegado por el ejecutado, de no haberse verificado pago alguno en el exterior, no
hubo discusión, quedando establecido como tal, implícitamente.

Pero, además, los requisitos del título en este punto —las bases para la
liquidación oportuna del crédito— deben aparecer con suficiencia para despachar
la ejecución y remitiéndose el título a un documento externo a él, como prueba de
un hecho desde el cual ha de calcularse el monto definitivo de la obligación, aun
cuando emanado del mismo acreedor, debe acreditarse conjuntamente con dicho
instrumento.

La posibilidad de renunciar al recargo demandado no puede esgrimirse para


justificar la falta de certeza de que adolece el título.

Octavo: Que, por consiguiente, los sentenciadores de las instancias, han


procedido a calificar la situación de hecho y aplicar el derecho, correctamente, de
manera que no han incurrido en las infracciones de ley que les atribuye el
recurrente.

Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 764 y 767 del Código de


Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo interpuesto por
la parte demandante a fojas 69 y siguientes en contra de la sentencia de veintiséis
de junio de dos mil dos, escrita a fojas 67 y siguientes.

Acordada con el voto en contra del Ministro Sr. Rodríguez y Abogado Integrante
Sr. Carrasco, quienes estuvieron por acoger el recurso de casación de que se trata
teniendo en consideración los siguientes fundamentos:

Primero: Que la Ley Nº 19.065, publicada en el Diario Oficial de 25 de junio de


1991, introdujo una serie de innovaciones en la ley sobre impuesto de timbres y
estampillas, contenida en el Decreto Ley Nº 3.475, de 1980, entre las que cabe
destacar los nuevos artículos 3º y 10 incorporados a su texto.

El nuevo artículo 3º dispuso que en reemplazo de los impuestos establecidos en


las demás disposiciones de la referida ley de timbres y estampillas, la
documentación necesaria para efectuar una importación o para el ingreso de
mercaderías desde el exterior a zonas francas bajo cualquier sistema en que el pago
de la operación o de los créditos obtenidos para realizarla se efectuara con
posterioridad a la fecha de aceptación del respectivo documento de destinación
aduanera o de ingreso de la mercadería a zona franca, estaría afecta al impuesto
único que tal artículo 3º estableció, agregándose en esta misma norma que entre
los documentos necesarios para efectuar una importación o para el ingreso a zona
franca, se incluirían todos aquellos que se emitieren o suscribieren con ocasión del
pago o de la constitución de garantías a favor del exportador extranjero o de los
bancos que intervinieren en la operación.

Por su parte, el nuevo artículo 10 incorporado por la misma Ley Nº 19.065,


dispuso que tratándose del impuesto del artículo 3º correspondería al banco o a la
entidad que vendiere las divisas recargar en el valor de la operación el impuesto e
ingresarlo en arcas fiscales, debiendo para dicho efecto solicitar la documentación
que señale el Servicio de Impuestos Internos.

Pero agregó que, en los demás casos, el pago del impuesto será efectuado por
el importador o por quien ingrese la mercadería a la zona franca.

Segundo: Que se ha establecido en la sentencia de primera instancia el hecho


introducido por la parte ejecutante, indiscutido, cual es la estipulación pactada en
orden a que era el suscriptor del pagaré quien debía pagar el tributo, hecho éste
relevante para calificar la situación fáctica que prevé la norma de excepción del
artículo 10 del D.L. Nº 3.475, parte final.

Tercero: Que los términos de la estipulación contenida en los pagarés no dejan


lugar a dudas sobre la carga asumida por el importador, puesto que después de
efectuar la misma declaración a que se refieren los documentos de fojas 33, 34 y
35, citados por el juez de primer grado, finaliza: Me obligo a enterar todo otro
impuesto que se devengue con ocasión de tal operación, para el caso de que no
operare el impuesto sustitutivo del artículo 3º de la Ley de Impuestos de Timbres y
Estampillas.

Cuarto: Que esta declaración formulada en los pagarés, en los términos exigidos
por la Circular Nº 39, del 25 de julio de 1991 del señor Director de Impuestos
Internos, que impartió instrucciones sobre las modificaciones introducidas por la Ley
Nº 19.065 al D.L. Nº 3.475, de 1980, hace recaer en el importador la obligación de
enterar los impuestos del aludido artículo 3º, reemplazándose así la obligación de
acreditar su pago establecida en el artículo 26 de la ley modificada.

Quinto: Que, de acuerdo a lo razonado, no corresponde exigir al acreedor, ni que


acredite el pago del tributo, el cual no es de su cargo, ni que los pagarés que
presenta a cobro lleven la leyenda que pretende el deudor, referida en la Circular
Nº 72, de 8 de octubre de 1980, del Servicio de Impuestos Internos, inaplicable en
el caso de autos.
Sexto: Que al haber sometido a los pagarés a la regla general del artículo 26 del
D.L. Nº 3.475, exigiendo a los títulos el cumplimiento de un requisito improcedente,
que al faltar hizo posible la aplicación de la excepción 7 del artículo 464 del Código
de Procedimiento Civil, los sentenciadores han incurrido en infracción de ley como
se denuncia por el recurrente en primer lugar.

Séptimo: Que, en cuanto a la argumentación para sostener la misma excepción,


pero ahora por el capítulo de falta de liquidez, es un hecho establecido que las
partes estipularon en los mismos pagarés las reglas que permiten recargar la tasa
LIBOR de intereses en 2,10 puntos, a contar desde la fecha de pago del crédito
documentario en el exterior y hasta la fecha de requerimiento de pago al deudor del
pagaré.

Por ende, son los títulos los que suministran los datos necesarios para el cálculo,
tal como lo exige el artículo 438 Nº 3º, inciso segundo, del Código de Procedimiento
Civil.

Al efecto, pactaron la siguiente última cláusula: Faculto irrevocablemente al


Banco del Estado de Chile, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 11 de la
Ley Nº 18.092 y por el artículo 241 del Código de Comercio, para completar la
mención referida al número del Crédito Documentario y a la fecha de vencimiento
de este pagaré.

El número del Crédito Documentario se completará con aquel que el Banco


asigne a dicho instrumento y la fecha de vencimiento corresponderá a la fecha de
pago en el exterior del mismo Crédito Documentario u otra posterior.

Esta cláusula debe relacionársela con otra anterior, del tenor siguiente: Si el
suscriptor o cualquiera de sus avales u obligados al pago discutieren la tasa de
interés que en definitiva resulte aplicable, pagará intereses a la tasa máxima
convencional vigente a la fecha de suscripción de este pagaré.

Autorizado como lo fue, el Banco llenó la fecha de vencimiento de los pagarés al


27 de junio de 1999, de modo que es ésta la fecha relevante para el cálculo del
recargo estipulado sobre la tasa LIBOR de intereses.

Octavo: Que, en la forma como razonó el Juez a quo aplicando derechamente a


esta situación contractual el artículo 464 Nº 7, sin atender lo dispuesto en el artículo
438 Nº 3 inciso segundo, normas del cuerpo legal ya referido, ha incurrido también
en infracción de ley como se ha reclamado.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.


Redacción a cargo del Ministro Sr. Rodríguez.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Eleodoro Ortiz S., Ricardo Gálvez B., Jorge Rodríguez A., Domingo Kokisch M. y
Abogado Integrante Sr. Óscar Carrasco A.

No firma el Abogado Integrante Sr. Carrasco, no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ausente.

Rol Nº 2.944-02.
Capítulo VIII Letra de cambio
1. TÍTULO EJECUTIVO. LETRA DE CAMBIO SIN FIRMA DEL LIBRADOR

SUMARIO: El reclamante estima que las letras de cambio no pueden servir de título
ejecutivo por carecer de firma del librador; sin embargo, ni la doctrina ni la
jurisprudencia discuten que el librador de las letras puede ser la misma persona
del librado; en consecuencia, al haberse rechazado la excepción del Nº 7 del
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil por ser el ejecutado de autos quien
libró las referidas letras de cambio y, a su vez, aceptó pagarlas a la fecha de
vencimiento, los sentenciadores han hecho una correcta aplicación de las
disposiciones legales atinentes al caso de que se trata.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema

Tipo de recurso: Casación en la forma y en el fondo

Rol: 1333-2005

Fecha: 27/03/2006

Cita online: CL/JUR/7413/2006; 34216

Partes: Sociedad Hermanos Lisboa Limitada con Herminia del Carmen Reyes
Paillalef

Magistrados: Herreros Martínez, Margarita; Rodríguez Ariztía, Jorge

Redactor: Álvarez García, Hernán

Abogado integrante : Rodríguez Espoz, Jaime; Herrera Valdivia, Óscar

Voces: letra de cambio - pagaré - pagaré a la vista - pagaré a plazo - requisitos


del pagaré

Legislación relacionada: Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 27 de marzo de 2006.

Vistos y teniendo presente:


1º. Que en este juicio ejecutivo, la parte demandada recurre de casación en la
forma y en el fondo en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones
de Arica que confirma la de primer grado donde se rechazan las excepciones
opuestas y se ordena seguir adelante la ejecución de la deuda que consta en dos
letras de cambio, que sirven de título a la ejecución;

2º. Que el recurso de nulidad formal, fundado en la causal novena del artículo
768 del Código de Procedimiento Civil, deberá ser declarado inadmisible puesto que
no fue preparado en los términos que exige el artículo 769 del mismo texto legal. En
efecto, consta en autos que el recurrente no reclamó oportunamente y en todos sus
grados del vicio que ahora invoca, ya que, no obstante recurrió por idénticas
causales de casación formal en contra del fallo de primer grado, lo cierto es que no
planteó incidente al ser requerido con el mandamiento que ahora impugna,
omitiendo, a su vez, dicho argumento al momento de deducir las excepciones
pertinentes;

3º. Que, por otra parte, como se aprecia del contenido del recurso de casación
en el fondo, el reclamante estima que las letras de cambio no pueden servir de título
ejecutivo por carecer de firma del librador; sin embargo, ni la doctrina ni la
jurisprudencia discuten que el librador de las letras puede ser la misma persona del
librado; en consecuencia, al haberse rechazado la excepción del Nº 7 del artículo
464 del Código de Procedimiento Civil por ser el ejecutado de autos quien libró las
referidas letras de cambio y, a su vez, aceptó pagarlas a la fecha de vencimiento,
los sentenciadores han hecho una correcta aplicación de las disposiciones legales
atinentes al caso de que se trata; por ello, la casación en estudio adolece de
manifiesta falta de fundamento.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, a lo dispuesto en los


artículos 781 y 782 del Código de Procedimiento Civil, se declara inadmisible el
recurso de casación en la forma y se rechaza el de fondo deducido en lo principal
de fojas 48, en contra de la sentencia de veintisiete de enero del año pasado, escrita
a fojas 44.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Jorge Rodríguez A., Jaime Rodríguez E. y Sra. Margarita Herreros M. y Abogados
Integrantes Sres. Óscar Herrera V. y Hernán Álvarez G.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola Herrera B.


Rol Nº 1.333-2005.
2. SI PORTADOR NO PROTESTA LETRA DE CAMBIO POR FALTA DE PAGO
SE EXTINGUE LA RESPONSABILIDAD SOLIDARIA

SUMARIO: La ley contempla el cumplimiento de un requisito indispensable para


ejercer la acción cambiara indirecta (derivada de la letra de cambio), cual es
efectuar el protesto por falta de pago oportuna y formalmente, con el objeto de
dejar testimonio que el aceptante, como deudor directo, no pagó la letra cuando
correspondía. La omisión en el cumplimiento de esta exigencia legal impuesta al
portador, contenida en el artículo 69 de la Ley Nº 18.092, trae aparejada como
consecuencia la caducidad de la acción indirecta en contra del librador, los
endosantes o los avalistas de ambos, situación que se conoce también como
perjuicio de la letra y que consagra el inciso 2º del artículo 79 de la Ley Nº 18.092.
El perjuicio, en consecuencia, implica que el librador, los endosantes y los
avalistas de ambos quedan exonerados de la responsabilidad solidaria al pago
de la letra que les había impuesto el inciso 1º del artículo 79 de la Ley Nº 18.092,
como resultado de la inobservancia por el portador de las cargas que legalmente
se le imponen de protestar oportuna y formalmente el documento para conservar
sus acciones indirectas.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 754-2007

Fecha : 03/07/2008

Cita online: CL/JUR/2827/2008; 39366

Partes: Compañía Agropecuaria COPEVAL con Neira Vásquez

Magistrados: Juica Arancibia, Milton; Araya Elizalde, Juan; Muñoz Gajardo,


Sergio

Redactor: Muñoz Gajardo, Sergio

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán; Carrasco Acuña, Óscar

Voces: avalista - codeudor solidario - derecho comercial - instrumento de crédito


- instrumento mercantil - letra de cambio

Legislación relacionada: Artículo 79 - Ley Nº 18.092; Artículo 69 - Ley Nº 18.092


TEXTO COMPLETO

Santiago, 3 de julio de 2008.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 4.260-2004 del Primer Juzgado Civil de Rancagua, sobre
juicio ejecutivo de cobro de obligación de dar, caratulado Compañía Agropecuaria
COPEVAL con Neira Vásquez, Cristián Marcelo, compareció la sociedad anónima
Compañía Agropecuaria COPEVAL y dedujo demanda ejecutiva de cobro de letra
de cambio, cumplida que fue la gestión preparatoria, contra Cristián Marcelo Neira
Vásquez y Etelvina del Carmen Vásquez Guerra, fundada en que con fecha 15 de
julio de 2003 se libró por Neira Vásquez la letra de cambio Nº 82758 por la suma de
$ 5.693.268, con vencimiento el 28 de febrero de 2004, la que fue aceptada por éste
y avalada por Vásquez Guerra.

Llegado el día del vencimiento, agrega la demanda, la letra no fue pagada, lo que
motivó su protesto notarial por falta de pago el 14 de junio de 2004.

La avalista Etelvina del Carmen Vásquez Guerra, única deudora a quien se


notificó la demanda, opuso la excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, fundada en que de conformidad con lo dispuesto en el artículo
79 de la Ley Nº 18.092, al no haberse verificado el protesto en forma oportuna, han
caducado las acciones en su contra.

Por sentencia de treinta de noviembre de dos mil cinco, escrita a fojas 31, la
señora Juez Titular del aludido tribunal acogió la excepción opuesta por la avalista
ejecutada y la absolvió de la ejecución.

Apelado este fallo por la parte ejecutante, una de las Salas de la Corte de
Apelaciones de Rancagua, en sentencia de catorce de diciembre de dos mil seis,
que se lee a fojas 48, lo revocó y declaró en su lugar que la excepción quedaba
rechazada, ordenando seguir adelante con la ejecución hasta hacer entero pago a
la acreedora de lo adeudado, en capital, intereses y costas.

En contra de esta última decisión la ejecutada ha deducido recurso de casación


en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:
Primero: Que en el recurso de casación en el fondo se argumenta que la
ejecución que dio origen a este procedimiento se fundamenta en el inciso 1º, parte
final, del Nº 4 del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, por lo que la letra
de cambio de autos, protestada y notificado dicho protesto sin que se haya tachado
de falsa la firma en los plazos legales, es el título ejecutivo que se hace valer para
el cobro de la obligación.

Así, sigue la parte recurrente, se formó un título ejecutivo, de tal forma que éste
es el objeto del análisis jurídico aun cuando la letra en sí misma lo haya constituido.

De este modo, se expone en el recurso, al haber la sociedad ejecutante optado


por invocar ese título, los sentenciadores cometen error de derecho al establecer
que el solo hecho que la letra de cambio haya estado aceptada ante notario la
convierte en un título perfecto, acorde lo prevenido en el inciso 2º del Nº 4 del
artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto, como se indicó, el título
invocado no es ése, sino el previsto en la parte final del inciso 1º de la misma norma.

El error de derecho es evidente, a juicio de la parte que recurre, cuando la norma


legal aplicable es distinta a la invocada en el fallo y máxime cuando el artículo 160
del citado cuerpo legal obliga a pronunciar las sentencias conforme al mérito del
proceso; esto es, de acuerdo a la litis trabada.

Y tan importante es lo resuelto en cuanto a variar el título ejecutivo esgrimido,


termina el recurso, que de ser como se señala en el fallo impugnado, una de las
consecuencias es que la acción ejecutiva estaría prescrita al presentarse la
demanda el 9 de mayo de 2005, en circunstancias que la fecha de vencimiento de
la letra era el 28 de febrero de 2004, provocándose de esta manera una
inobservancia del artículo 442 del Código de Procedimiento Civil, pues el tribunal de
primera instancia debió haber denegado la ejecución.

Segundo: Que el fallo objeto del recurso establece que, ante todo, la letra que se
cobra está aceptada ante notario, lo cual la constituye en un título ejecutivo perfecto,
acorde lo prevenido en el inciso 2º del Nº 4 del artículo 434 del Código de
Procedimiento Civil.

El apelado sostuvo en estrados, siguen los sentenciadores, que en este caso el


título invocado es el constituido mediante la gestión de notificación del protesto y,
por ende, a él hubo de atenerse el deudor y debe hacerlo el tribunal.

Ello es un error, sin embargo —razonan los jueces de la instancia—, porque el


título es en cualquier caso la letra; si ésta no estuviera firmada ante notario lo sería
igualmente, en cuanto ese título se perfecciona con la notificación judicial del
protesto, pero esa gestión no constituye un título distinto, sino que perfecciona el
existente, que como se dijo es el documento.

En el caso sub lite, continúan, ese título era perfecto y, por tanto, lo que ocurre
es que la gestión preparatoria resultaba innecesaria y, por cierto, inocua.

Los defectos que el protesto o su notificación pudieran presentar, termina el


argumento, no afectan al título, justamente porque éste era perfecto en sí mismo y
el deudor no queda en lo absoluto en la indefensión porque se diga tal, ya que se le
ha ejecutado para el pago de la letra, en virtud del mérito de ella.

Así pues, agrega el fallo, tratándose de una letra aceptada ante notario, su
protesto no añade nada a su valor y la extemporaneidad de éste, como
consecuencia obvia, no quita nada al mismo, lo que basta para desechar la
excepción.

A todo evento, culmina la sentencia, interesante resulta reparar en que el artículo


79 de la Ley Nº 18.092 dispone caducar las acciones cambiarias cuando el protesto
no es oportuno, pero sólo aquellas que el portador tenga contra el librado, los
endosantes o los avalistas de ambos.

En la especie, concluyen los jueces, los avalistas no lo son del librador —que al
no existir contrato de cambio se confunde con el beneficiario porque la letra se giró
a la orden del primero—, sino del librado, que es el deudor; luego, en todo caso, no
se habría producido la caducidad que alega el ejecutado.

Tercero: Que, por definición, el recurso de casación en el fondo tiene lugar contra
las sentencias a que se refiere el artículo 767 del Código de Procedimiento Civil
cuando se han pronunciado con infracción de ley y esta infracción ha influido en lo
dispositivo del fallo.

Como se destaca en el párrafo precedente, para que el error de derecho que


eventualmente contenga una sentencia justifique su anulación por la vía de la
casación en el fondo es indispensable que éste haya tenido una injerencia tal que,
de no haberse producido, el pleito se hubiera decidido de manera diversa a la que
se hizo.

Cuarto: Que en el caso de autos la recurrente atribuye infracción de ley al fallo al


haber los magistrados extendido su análisis jurídico —y, por lo tanto, al de la
excepción deducida— a un título distinto al invocado por la sociedad ejecutante en
su demanda.
Sin embargo, la misma sentencia contiene también consideraciones respecto de
la defensa esgrimida por la avalista en su escrito de fojas 20 y que le permite concluir
que, a todo evento, la excepción debe ser desestimada y que la ejecutada no
controvirtió.

De este modo, aun en el evento de haberse incurrido en error de derecho por los
sentenciadores al estimar que el título en que se sustenta la ejecución es la letra de
cambio autorizada ante notario a que se refiere el inciso 2º del artículo 434 del
Código de Procedimiento Civil y no, como se invocó en la demanda ejecutiva, la
letra de cambio protestada aludida en el inciso 1º de ese mismo precepto, lo cierto
es que igualmente el fallo habría debido rechazar la excepción opuesta y ordenar
seguir adelante la ejecución, pues no se configuraban en la especie los
presupuestos para declarar el perjuicio de la letra.

Así debería resolverse en un eventual fallo de reemplazo.

Quinto: Que, en efecto, en tanto título de crédito que contiene una prestación
consistente en pagar una suma de dinero, la ley ha revestido a la letra de cambio
de determinados mecanismos para asegurar su cumplimiento, como lo son las
acciones que pueden intentarse por el portador contra los obligados al pago, a fin
de hacer éste efectivo.

Las referidas acciones, en cuanto emanan directamente de la letra de cambio, se


denominan acciones cambiarias y se las regula en la Ley Nº 18.092, distinguiéndose
entre acciones cambiarias directas, indirectas y de reembolso.

Las primeras son aquellas que tiene el portador legítimo del título de crédito en
contra del aceptante y de su avalista; las segundas, las que el mismo portador
legítimo tiene contra el librador, el o los endosantes y los avalistas de ambos, y las
terceras son las que sólo pueden ejercerse por alguno de los firmantes de la letra,
que no sea el librador ni el aceptante, cuando ha debido efectuar el pago.

Lo antes dicho obliga a distinguir a las distintas personas que pueden intervenir,
principalmente, en una letra de cambio.

El librador o girador es la persona natural o jurídica que emite o crea el título, en


tanto que el librado o girado es aquél a quien se ordena que pague la cantidad
girada; esto es, la persona a cuyo cargo se gira la letra.

El tomador o beneficiario, por su parte, es la persona designada o a cuya orden


debe pagarse la suma de dinero y el aceptante es el librado que admite el encargo
de pagar la letra, perfeccionándose la aceptación por la firma del documento.
Finalmente, endosante es el que trasmite a otro (endosatario) el documento en
virtud del endoso; avalista es el que afianza el pago del documento por alguno de
los obligados y, finalmente, portador o tenedor es quien adquiere el título según su
ley de circulación y que tiene derecho a exigir la prestación convenida.

En este contexto, debe tenerse presente que la ejecutante Compañía


Agropecuaria COPEVAL S.A. tiene la doble calidad de tomador o beneficiario y de
portador o tenedor de la letra y la ejecutada Vásquez Guerra la de avalista del
aceptante.

Sexto: Que, de conformidad con lo dispuesto en el inciso 1º del artículo 79 de la


Ley Nº 18.092, todos los que firman una letra de cambio, sea como libradores,
aceptantes o endosantes, quedan solidariamente obligados a pagar al portador el
valor de la letra, más los reajustes e intereses, en su caso.

A la enumeración anterior corresponde agregar, además, al avalista, en los


términos dispuestos en los artículos 46 y 47 de la misma ley.

Ahora bien, como se señaló precedentemente, la acción cambiaria indirecta es


aquella que la ley confiere al portador legítimo de la letra de cambio en contra del
librador, de los aceptantes y de los avalistas de ambos.

Ante el hecho del no pago por el aceptante en la época del vencimiento, el


portador legítimo del título puede dirigirse contra el librador, quien responde del
pago por ser el emisor del documento, o contra los endosantes, quienes responden
por haber hecho circular el documento, o bien contra los avalistas de ambos, por
haberlos caucionado.

En razón de lo anterior es que en doctrina la acción indirecta se conoce también


como acción de regreso o de recambio.

Séptimo: Que, sin perjuicio de lo anterior, la ley contempla el cumplimiento de un


requisito indispensable para ejercer la acción indirecta, cual es efectuar el protesto
por falta de pago oportuna y formalmente, con el objeto de dejar testimonio que el
aceptante, como deudor directo, no pagó la letra cuando correspondía.

La omisión en el cumplimiento de esta exigencia legal impuesta al portador,


contenida en el artículo 69 de la Ley Nº 18.092, trae aparejada como consecuencia
la caducidad de la acción indirecta en contra del librador, los endosantes o los
avalistas de ambos, situación que se conoce también como perjuicio de la letra y
que consagra el inciso 2º del artículo 79 de la ley aludida.
El perjuicio, en consecuencia, implica que el librador, los endosantes y los
avalistas de ambos quedan exonerados de la responsabilidad solidaria al pago de
la letra que les había impuesto el inciso 1º del artículo 79 antes citado, como
resultado de la inobservancia por el portador de las cargas que legalmente se le
imponen de protestar oportuna y formalmente el documento para conservar sus
acciones indirectas.

De este modo, el perjuicio de la letra favorece a los mencionados deudores por


garantía de la letra, pero nunca al aceptante, por ser deudor directo del título, ni
tampoco a su avalista.

Octavo: Que, en efecto, el aceptante es sujeto pasivo de una acción directa por
ser el único deudor también directo del título, y el avalista, tanto el que limita su
garantía a la persona del aceptante como el que lo confiere en términos generales,
responde como si fuera el aceptante mismo.

Pese a la solidaridad que, como se dijo más arriba, establece la ley como norma
general para aquellos que firman una letra de cambio, todos ellos, menos el
aceptante y su avalista, sólo garantizan la aceptación y el pago.

Así lo señala la Ley Nº 18.092, en su artículo 10, respecto del girador o librador y
en el inciso 1º del artículo 25 en relación a los endosantes.

El aceptante, en cambio, nada garantiza, pues por el solo hecho de detentar tal
calidad es directa y personalmente responsable del pago de la letra, como se
desprende con claridad del artículo 45 de la ley citada, en cuanto señala que el
"librado que acepta se obliga al pago de la letra".

Como es fácil advertir, no se expresa en este precepto, como en los casos de los
mencionados artículos 10 y 25 inciso 1º, que el aceptante garantice el pago.

En razón de todo lo dicho, cuando los sentenciadores estiman inaplicable la regla


del inciso 2º del artículo 79 a la avalista del aceptante de la letra de cambio, no
incurren en error de derecho, pues este precepto no regula la situación de un deudor
de esta especie.

Noveno: Que, en las condiciones descritas y por los fundamentos contenidos en


los motivos precedentes de este fallo, el recurso de casación en el fondo debe ser
necesariamente desestimado.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en los artículos 764, 765, 767 y 805 del Código de Procedimiento Civil, se
rechaza el recurso de casación en el fondo deducido por la parte ejecutada en lo
principal de la presentación de fojas 49, contra la sentencia de catorce de diciembre
de dos mil seis, escrita a fojas 48.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo del Ministro señor Muñoz.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G. y Juan Araya E. y Abogados Integrantes Sres.
Hernán Álvarez G. y Óscar Carrasco A.

Autorizado por la Secretaria Suplente Sra. Beatriz Pedrals García de Cortázar.

Rol Nº 754-2007.
3. NULIDAD DE LETRA DE CAMBIO NO IMPIDE SU COBRO EJECUTIVO

SUMARIO: La excepción (al cobro ejecutivo de la letra de cambio) opuesta de


nulidad de obligación debe desestimarse por cuanto la letra de cambio es
expresión de un acto cambiario, en especial el giro y la aceptación, cuya
naturaleza es de acto jurídico unilateral, en el sentido de que, para su
perfeccionamiento, sólo requieren de la voluntad del obligado manifestada en la
forma determinada por la ley, que consiste generalmente en la mera firma del
obligado, estampado en el documento. Además, estos actos cambiarios son
independientes y abstractos y de los cuales se deduce doctrinariamente que ellos
son jurídicamente independientes del negocio causal que les dio origen, principio
que se justifica por las necesidades de circulación y pago del documento, pues
obstan a ellos que la validez y el cumplimiento de los actos cambiarios se
subordinen o dependan del cumplimiento o validez del negocio causal que le dio
origen.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Valparaíso

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 449-2008

Fecha: 10/11/2008

Cita online: CL/JUR/4029/2008

Partes: Inmobiliaria Madero S.A. con Cid Campillay Elías

Magistrados: Gómez Montoya, Mario; Repetto García, María Angélica

Redactor: Gómez Montoya, Mario

Abogado integrante: Ricardo Abuauad Dagach

Voces: derecho civil - derecho comercial - derecho procesal - excepciones -


instrumento de crédito - instrumento mercantil - juicio ejecutivo - letra de cambio
- obligación de dar - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO
Valparaíso, 10 de noviembre de 2008.

Visto:

Se reproduce el fallo en alzada con las siguientes enmiendas:

En los considerandos primero y segundo, se eliminan sus respectivos párrafos


segundos.

Asimismo, en el razonamiento tercero, se suprimen los apartados segundo y


tercero.

Y se tiene, en su lugar y, además, presente:

Primero: Que la letra de cambio que sirve de título al presente juicio ejecutivo,
reúne los requisitos legales contenidos en el artículo 1º de la Ley Nº 18.092, toda
vez que se indica que es tal, contiene la orden, no sujeta a condición, de pagar una
cantidad determinada de dinero ($ 101.700.000); el nombre y apellido de la persona
a quien debe hacerse el pago, en la especie, Inmobiliaria Madeiro S.A.; el nombre,
apellido y domicilio del librado, esto es, Elías Segundo Cid Campillay, domiciliado
en Los Mayas 340 Quilpué, quien además, firmó como aceptante, y la firma del
librador (o girador, pues son términos sinónimos).

Segundo: Que es cierto que el instrumento mercantil que se analiza no contiene


el lugar y fecha de su emisión ni el lugar y época del pago; pero el legislador ha
suplido estas omisiones y señala que se entenderá girada en el domicilio del librador
y el pago deberá hacerse en el domicilio del librado señalado en el documento, y
como no contiene la fecha de su vencimiento, se considerará pagadera a la vista.

Tercero: Que la firma puesta por el aceptante en la letra de cambio, fue tachada
de falsa y efectuada la pericia respectiva se rechazó dicha objeción, por lo que el
protesto, por falta de pago, practicado el 25 de julio de 2006, surte efectos jurídicos
tanto procesales como sustantivos.

En efecto, notificado dicho protesto y rechazada, como se dijo, la aludida tacha


de falseada, quedó preparada la vía ejecutiva.

En el segundo aspecto, debe valorarse el instrumento mercantil por su naturaleza


jurídica, como se dirá a continuación.

Cuarto: Que, la excepción opuesta de nulidad de obligación debe desestimarse


por cuanto la letra de cambio es expresión de un acto cambiario, en especial el giro
y la aceptación, cuya naturaleza es de acto jurídico unilateral, en el sentido de que,
para su perfeccionamiento, sólo requieren de la voluntad del obligado manifestada
en la forma determinada por la ley, que consiste generalmente en la mera firma del
obligado, estampado en el documento (Letra de Cambio y Pagaré. Ley Nº 18.092.
Álvaro Puelma Accorsi. Editorial Jurídica de Chile. 2006, pág. 20).

Además, estos actos cambiarios son independientes y abstractos y de los cuales


se deduce doctrinariamente que ellos son jurídicamente independientes del negocio
causal que les dio origen, principio que se justifica por las necesidades de
circulación y pago del documento, pues obstan a ellos que la validez y el
cumplimiento de los actos cambiarios se subordinen o dependan del cumplimiento
o validez del negocio causal que les dio origen.

El pago de una letra emitida, aceptada o endosada para facilitar el cobro de una
obligación o para garantizarla, la extingue hasta la concurrencia de lo pagado.

Pero esta independencia, entre el negocio causal y el cambiario, no es absoluta.

En el inciso segundo del Art. 12, el legislador señaló que el pago del documento
dado para facilitar el cobro de una obligación, o para garantizarla, la extingue hasta
la concurrencia de lo pagado.

La comisión redactora estimó no conveniente establecer más reglas, por estimar


suficientes las del derecho común.

Quinto: Que, sin perjuicio de lo razonado precedentemente, de conformidad a lo


prevenido en el artículo 1698 del Código Civil, incumbe probar las obligaciones o su
extinción al que alega aquéllas o ésta y el ejecutado no rindió prueba alguna
destinada a demostrar la inexistencia de la obligación principal de la cual procedería
la letra de cambio, cuyo cobro se pretende por esta vía ejecutivo; por el contrario, la
ejecutante aportó a fojas 130 antecedentes, no objetados, que sustentan el ejecutivo
(Art. 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil) y que se sustenta en que no se
habría enterado, en Arcas Fiscales, el impuesto de sobres y estampillas; es lo cierto
que con el documento que se encuentra en custodia, acompañado por la ejecutante,
se comprueba que el 25 de julio de 2006, (el mismo día del protesto de la letra de
cambio) se enteró el impuesto respectivo que ascendió a $ 681.390 que
corresponde al 0,67% de $ 101.700.000.

Corolario, debe desestimarse, también, esta excepción.


Sexto: Que, en cuanto a la excepción de falsedad del título, cabe sostener que
demostrado está que la firma vinculante del ejecutado puesta en la letra de cambio
es verdadera, por lo que ha de rechazarse.

Séptimo: Que, en lo relativo a la excepción de falta de algunas de las condiciones


para que el título tenga fuerza, negocio principal del cual derivó la letra de cambio
cuyo cobro se pretende.

Por lo expuesto, y lo prevenido en los artículos 186, 471 y 475 del Código de
Procedimiento Civil, SE REVOCA la sentencia apelada de trece de diciembre
pasado, escrita de fojas 149 a 151 en cuanto acoge la excepción contenida en el
artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, opuesta por el ejecutado, don
Elías Segundo Díaz Campillay, y, en su lugar, SE LA RECHAZA, debiendo proseguir
la ejecución hasta el pago íntegro de lo adeudado, con costas.

SE CONFIRMA, en lo demás, el impugnado fallo.

Regístrese y devuélvase con los documentos, en su oportunidad.

Redacción del Ministro Sr. Mario Gómez Montoya.

Rol Nº 449-2008.
CAPÍTULO IX CONFESIÓN DE DEUDA
1. TÍTULO EJECUTIVO PERFECCIONADO POR MEDIO DE CONFESIÓN SÓLO
ES OPONIBLE AL EJECUTADO

SUMARIO: Si la pretensión que se solicita de manera forzada no tiene dichas


cualidades, corresponde deducir oposición, mediante la respectiva excepción,
circunstancia que se ha dado en autos, acogiéndose las previstas en el artículo
464 del Código de Procedimiento Civil en sus numerales séptimo y decimocuarto,
decisión en la que no se han infringido las disposiciones legales indicadas por el
recurrente, puesto que la gestión preparatoria de la vía ejecutiva de confesión
tiene por objeto reconocer una obligación ya existente; por lo mismo, no se la crea
o establece, sino que se le otorga mérito ejecutivo, constituyéndose en el título
que la contiene la gestión respectiva.

Teniendo presente tales particularidades la confesión no es un título ex novo, sino


que derivado de una relación jurídica preexistente, la que puede ser revisada y
analizada al decidir la oposición del ejecutado al interponer las correspondientes
excepciones, labor que han realizado los jueces de la instancia.

En el análisis y resolución de las excepciones los magistrados han aplicado


correctamente las disposiciones que regulan la materia, puesto que, al revisar los
antecedentes que generaron la obligación, pudieron precisar la naturaleza de la
prestación, determinando que era la entrega de dos ejemplares de animales
vacunos de ciertas características la que fue reducida al pago de una determinada
cantidad de dinero que no establecieron, debido a lo cual no se encuentra
precisada la obligación respecto de una cantidad líquida o liquidable de dinero,
por lo que el título carece de fuerza ejecutiva absolutamente, puesto que al
tratarse de una confesión judicial sólo se está en condiciones de oponerse al
ejecutado.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso : Casación en el fondo

Rol: 2926-2006

Fecha: 28/11/2007

Cita online: CL/JUR/2679/2007; 37716

Partes: Farías Farías, Clorindo con Álvarez Farías, José


Magistrados: Künsemüller Loebenfelder, Carlos; Muñoz Gajardo, Sergio; Araya
Elizalde, Juan; Juica Arancibia, Milton; Herreros Martínez, Margarita

Redactor: Muñoz Gajardo, Sergio

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - confesión ficta - derecho civil - derecho
procesal - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 435 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


464 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 28 de noviembre de 2007.

Vistos:

Estos autos ejecutivos Rol Nº 57.087 del Primer Juzgado de Letras en lo Civil de
Melipilla se iniciaron mediante gestión preparatoria de la vía ejecutiva, por la que
Clorindo del Carmen Farías Farías, por intermedio de su abogada Adelita Mendoza
Serrano, pide que se cite a confesar deuda a José Hugo Álvarez Farías, consistente
en que le pasaba dos vacas grandes de engorda para matadero, de más o menos
485 kilos cada una de ellas y él, a su vez y como contraprestación, le entregaba dos
vacas cubiertas (preñadas) o paridas, devolviéndole la misma cantidad de kilos,
convención que fue cumplida por Clorindo Farías y José Álvarez procedió a vender
los animales, sin cumplir con la obligación de entregarle los respectivos animales a
que se comprometió, adeudándole $ 700.000, correspondiente a $ 400.000 por
concepto de los kilos de animal que le fueron entregados y $ 300.000 por las crías,
todo más intereses, reajustes y costas.

Agrega que, en la causa criminal instruida con motivo de la querella que


presentara por su parte, José Álvarez Farías reconoció el contrato celebrado y la
deuda que tenía con motivo del mismo.

El Tribunal dispuso la citación del requerido, para lo cual se fijó día y hora, siendo
notificado personalmente de la resolución pertinente, sin que compareciera, por lo
que a solicitud de la parte interesada, de conformidad a lo dispuesto en el artículo
435 del Código de Procedimiento Civil, se accedió a tener por confeso al
demandado José Hugo Álvarez Farías de adeudar al demandante, Clorindo del
Carmen Farías Farías, la suma de $ 700.000, más costas.
Teniendo por fundamento la gestión preparatoria indicada, se presentó demanda
ejecutiva por la suma de $ 700.000, más reajuste, intereses y costas,
despachándose mandamiento de ejecución y embargo.

El ejecutado opuso las siguientes excepciones:

a) Prescripción de la acción ejecutiva, del artículo 464 Nº 17 del Código del ramo,
por haber pasado más de tres años desde la celebración del contrato, puesto que
se indica es de noviembre de 1997 y la demanda es de 2 de enero de 2001;

b) Falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidas por las leyes para
que el título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al
demandado, prevista en el Nº 7 de la norma legal referida, puesto que si bien es
efectivo que celebró el contrato de permuta de animales vacunos, el que no puede
derivar en otro contrato distinto como sería el de compraventa, ya que la confesión
de deuda debe estar sujeta a una causa, por lo que no puede bastarse a sí misma,
como tampoco puede alterar la obligación, declarando otra diversa a la convenida,
como sería el pago de la suma de una cantidad determinada de dinero, ya que la
obligación de su parte es de entregar dos vacas cubiertas o paridas, esto es dar dos
ejemplares de mediana calidad, que corresponde a una obligación de género, con
la particularidad de ser animales vacunos preñados o paridos, y

c) Nulidad de la obligación, del Nº 14 del artículo 464 antes referido, dado que la
obligación que se cobra no existe a la luz de lo dispuesto en el artículo 1467 del
Código Civil, al celebrar un contrato de permuta y no otro distinto, el que generó una
obligación específica y no otra.

Contestando las excepciones, se solicita el rechazo de las mismas; la primera,


pues el carácter ejecutivo de la obligación se le otorgó por la gestión de
reconocimiento de la deuda, ocasión en que, además, se inició la causa.

Respecto de la segunda excepción, se expresa que efectivamente celebró un


contrato de permuta de animales, pero luego, con motivo de la causa criminal, el
demandado reconoció adeudar una suma de dinero, sin estar de acuerdo solamente
en el monto, por lo cual se recurrió a la gestión preparatoria a la que no asistió.

En relación a la última, indica que por la forma en que se desarrollaron los hechos
se transformó el título.

Se recibió la causa a prueba, rindiéndose la que rola en autos.


La sentencia de primera instancia acoge las excepciones de los números 7 y 14
del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil y rechaza la del Nº 17 del mismo
artículo.

La argumentación se sustenta en que, si bien el ejecutado en la causa criminal


reconoció devolver en dinero el equivalente a 1.000 kilos de carne, a precio de
mercado en feria de los animales, el demandante en forma unilateral estableció que
el precio era de $ 700.000.

En segundo término se sostiene, por el magistrado de primer grado, que el


demandado no manifestó su consentimiento en orden a pagar dinero por los
animales entregados en permuta y no existe causa o motivo para cumplir con la
obligación de pagar una cantidad de dinero.

Apelada la sentencia, debe entenderse que la Corte de Apelaciones de San


Miguel la confirmó en todas sus partes.

En contra de la decisión de segunda instancia la abogado Adelaida Mendoza


Serrano, por el ejecutante, deduce recurso de casación en el fondo, el que se
declaró admisible y se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurso de casación en el fondo señala como infringidas las


siguientes normas:

1. Artículos 514 y 527 del Código de Procedimiento Penal, normas que se estiman
inaplicables en la especie, y ello ni aún si se pensara que la referencia corresponde
al Código de Procedimiento Civil, puesto que en dicho caso las normas
corresponderían a las de los depositarios;

2. Artículos 114, 434 Nº 5, 435, 464 Nº 7 y 14, y 471 del Código de Procedimiento
Civil, el primero de los cuales no corresponde a la situación de autos por referirse a
implicancias y recusaciones; el segundo de ellos importa una falsa y errónea
aplicación de la ley puesto que en los considerandos 12º, 13º y 14º el tribunal
discurre como si se tratase de un juicio declarativo y no uno ejecutivo como el de la
especie, ello porque razona en torno a la obligación y no al título; el tercero, al haber
sido mal aplicado y erróneamente interpretado, ya que al no comparecer el
demandado a la audiencia de confesión de deuda se le tuvo por confeso de
adeudar, cerrándose así el debate conforme la norma en estudio en cuanto señala
que se dará por confesada la deuda; la cuarta, por tratarse de una norma mal
aplicada, pues ella se refiere a la falta de alguno de los requisitos o condiciones
para que el título tenga fuerza ejecutiva, empero los considerandos 9º, 10º, 12º y
13º discurren en relación con antecedentes y fundamentos que no dicen relación
con el título sino con un contrato previo y celebrado entre las partes, el que no ha
sido invocado como título.

Aun más, el considerando 14º reemplaza en el artículo 434 Nº 5 la voz título por
obligación, en circunstancias que la obligación que da cuenta el título confesión
judicial está suficientemente determinada para ser reclamada toda vez que está
determinada y es actualmente exigible; la quinta de las disposiciones citadas, al
haber sido mal aplicada, ello desde que la obligación no es nula, no obstante lo cual
el considerando 13º discurre sobre la base de antecedentes que no dicen relación
con el título confesión judicial sino que con un contrato previo que no ha sido
invocado como título para la ejecución; la sexta norma, mal aplicada también pues
distribuye costas entre ejecutante y ejecutado; mas, en la especie, se las impone
todas al ejecutante, en circunstancias que sólo una excepción fue acogida;

3. Artículos 1445, 1467, 1560, 1566, 1681, 1682 y 1698 del Código Civil, mal
aplicados los cuatro primeros, ya que la sentencia los considera a propósito de un
contrato primitivamente celebrado entre las partes y no en relación al título ejecutivo
invocado, sin que en este juicio tuvieren aplicación práctica alguna; los dos
siguientes, también mal aplicados, ya que los razonamientos dados para su
aplicación no dicen relación con la nulidad del título en que se fundamenta la
ejecución sino que en hechos ajenos a éste; el quinto, mal aplicado pues,
confundiendo el procedimiento de que se trataba, hubo una alteración en el peso de
la prueba, y

4. Artículo 357 del Código de Procedimiento Civil, omitido en la sentencia no


obstante que una tacha de testigo fue resuelta en el juicio.

En concepto del recurrente la infracción que denuncia influyó substancialmente


en lo dispositivo del fallo, por cuanto de no haberse producido aquélla se habría
tenido que llegar a la necesaria conclusión de que el ejecutante tenía un título
ejecutivo válido, tanto así que no fue atacado en sí mismo, por lo que debió negarse
lugar a las excepciones opuestas.

Pide se invalide la sentencia impugnada, se dicte sentencia de reemplazo en la


que revoque el fallo impugnado, rechazando las excepciones, con costas,
ordenando seguir adelante la ejecución, y subsidiariamente no se le condene en
costas conforme al artículo 471 inciso tercero.
Segundo: Que en relación a los hechos de la causa, los jueces de la instancia
expresan que debiendo razonar respecto de las causas de la obligación que motiva
la ejecución, en autos se ha acreditado suficientemente que tiene su origen en un
contrato verbal de permuta de animales, donde el actor se obligaba a entregar dos
vacas grandes y a su vez el demandado se comprometía a entregar dos vacas más
jóvenes, preñadas o paridas.

El actor cumplió debidamente su obligación, en cambio el demandado al ir a


entregar sus animales al actor, éste los rechazó por ser muy delgados, por lo cual
no pudo cumplir con su obligación, estando en mora al respecto.

Nada se acordó o se conversó respecto del incumplimiento del demandado, si


debía entregar las vacas que llevó, entregar otras vacas de gusto del actor o bien
pagar una cantidad de dinero, en una forma determinada y precisa.

De aquí surgió el conflicto, puesto que no se determinó en forma clara y precisa


la manera de cumplir en forma supletoria la obligación de entregar lo prometido.

El demandado reconoció ante este mismo Tribunal, en los autos criminales Rol
Nº 57.879 esta permuta y como alternativa del cumplimiento de entregar estos
animales, y como vía de solución de ese proceso, aceptó devolver en dinero el
equivalente a 1.000 kilos de carne, pero a un precio de mercado en feria de
animales, sin establecer cuánto, no existiendo prueba alguna que lo determine.

El demandante en forma unilateral estableció que el precio era de $ 700.000.

Tercero: Que el juicio ejecutivo tiene aplicación respecto de obligaciones líquidas


o liquidables, actualmente exigibles y no prescritas.

Si la pretensión que se solicita de manera forzada no tiene dichas cualidades,


corresponde deducir oposición, mediante la respectiva excepción, circunstancia que
se ha dado en autos, acogiéndose las previstas en el artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil en sus numerales séptimo y décimo cuarto, decisión en la que
no se han infringido las disposiciones legales indicadas por el recurrente, puesto
que la gestión preparatoria de la vía ejecutiva de confesión, tiene por objeto
reconocer una obligación ya existente, por lo mismo, no se la crea o establece, sino
que se le otorga mérito ejecutivo, constituyéndose en el título que la contiene la
gestión respectiva.

Teniendo presente tales particularidades la confesión no es un título ex novo, sino


que derivado de una relación jurídica preexistente, la que puede ser revisada y
analizada al decidir la oposición del ejecutado al interponer las correspondientes
excepciones, labor que han realizado los jueces de la instancia.

En el análisis y resolución de las excepciones, los magistrados han aplicado


correctamente las disposiciones que regulan la materia, puesto que al revisar los
antecedentes que generaron la obligación pudieron precisar la naturaleza de la
prestación, determinando que era la entrega de dos ejemplares de animales
vacunos de ciertas características, la que fue reducida al pago de una determinada
cantidad de dinero que no establecieron, debido a lo cual no se encuentra precisada
la obligación respecto de una cantidad líquida o liquidable de dinero, por lo que el
título carece de fuerza ejecutiva absolutamente, puesto que al tratarse de una
confesión judicial sólo se está en condiciones de oponerse al ejecutado.

Del mismo modo, y resolviendo concretamente respecto de la prestación en


dinero que se cobra ejecutivamente, esto es $ 700.000, ella carece de causa por las
razones ya expresadas, puesto que no tiene un antecedente en la voluntad de las
partes, sino que en la cuantificación que efectúa sólo una de ellas, de lo que se
sigue que la infracción a las normas que regulan la nulidad de las obligaciones
tampoco se ha producido.

Cuarto: Que razonando sobre el fondo de la cuestión debatida, no se puede


desconocer el sustento contractual que tiene la pretensión del ejecutante; sin
embargo, no corresponde que por medio de la preparación de la vía ejecutiva se
omita la declaración de derechos resultante del incumplimiento del contrato, puesto
que constituye un efecto de las obligaciones, precisamente ante el incumplimiento,
determinando que se cobre en naturaleza o por equivalencia, caso en este último
que resulta indispensable que para su cobro ejecutivo se precise su naturaleza y
monto, labor que corresponde realizar a las partes o los tribunales, pero en este
evento es necesario recurrir al juicio ordinario.

En efecto, el artículo 435 del Código de Procedimiento Civil dispone que en el


evento que el acreedor quisiere preparar la ejecución y careciere de título ejecutivo,
podrá citar a la presencia judicial al deudor, para que confiese su obligación.

Se distingue así entre la existencia de la obligación y el mérito ejecutivo de la


misma.

En forma similar resuelve el tema el legislador respecto de los documentos


privados, puesto que existiendo aquéllos en que conste la obligación, se permite
dotarles de mérito ejecutivo por medio de su reconocimiento.
Quinto: Que la historia fidedigna del establecimiento de la norma antes citada
hace luces sobre el sentido y alcance de la disposición arribando a la conclusión ya
expresada.

El Proyecto de Código de Procedimiento del señor Lira, en su artículo 405


disponía: Para preparar la acción ejecutiva puede pedirse el reconocimiento de la
firma de un instrumento privado o la confesión de la deuda.

Estas diligencias se practicarán en la forma prevenida en el Nº 3 del título De los


medios de prueba en particular. Y, si el citado no compareciere o sólo diere
respuestas evasivas, se estará también a lo dispuesto en dicho párrafo.

En la sesión vigésimo cuarta de la Comisión Revisora, el señor Gandarillas


encuentra ambigua la norma del inciso primero porque, aun cuando no haya sido
ésta la mente de la disposición, los términos en que está concebida podrían dar
lugar a creer que en todos los casos es necesaria la preparación de la acción
ejecutiva por reconocimiento de firma o confesión de deuda.

Hace indicación para que se modifique dicho inciso, sustituyéndole por otro que
contenga más o menos las ideas que con tanta claridad expresa el artículo 10 de la
ley vigente, indicación que es aceptada, al igual que dos indicaciones más,
aprobándose la norma en los actuales términos del artículo 435.

En uno de los decretos leyes dictados por el Presidente Prieto y su ministro Diego
Portales, con fecha 8 de febrero de 1837, se reglamentó el Juicio Ejecutivo, que en
su artículo 10 en referencia establecía: Si se hubiere de preparar la vía ejecutiva por
la confesión judicial o el reconocimiento de la firma del deudor en documento que
sin este requisito no sea ejecutivo, se pedirá por escrito ante el mismo juez que
practique la que corresponda de estas diligencias, y se hará comparecer al deudor
para que responda o reconozca, lo cual se vincula con el artículo 2º, que disponía
que traen aparejada la ejecución, la confesión judicial de la parte, por lo que al
cumplir con el examen del título que le impone el artículo 5º el juez librará
mandamiento de ejecución y embargo.

De lo anterior se deduce que el espíritu de la norma es obtener que mediante la


confesión judicial preparatoria de la vía ejecutiva, se dote de mérito ejecutivo a una
obligación preexistente que, por lo mismo, no tiene aparejada dicha cualidad.

Sexto: Que el error en que incurrieron los sentenciadores de segunda instancia,


al citar las normas de los artículos 514 y 527 del Código de Procedimiento Penal,
sólo evidencia falta de prolijidad en la redacción del fallo, pero no influye
substancialmente en lo dispositivo del mismo.

Séptimo: Que por las consideraciones vertidas y al no producirse las infracciones


de ley denunciadas, el recurso de casación en el fondo será desestimado.

De conformidad a lo expuesto y lo normado en los artículos 767, 785 y 805 del


Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo
interpuesto por la abogada Adelaida Mendoza Serrano, en representación del
ejecutante Clorindo del Carmen Farías Farías, en contra de la sentencia dictada por
la Corte de Apelaciones de San Miguel el diez de mayo de dos mil seis, que se lee
a fojas 60 y 61.

Acordada con el voto en contra del ministro señor Muñoz, quien fue de parecer
de acoger el recurso de casación interpuesto, anular la decisión de segundo grado
y dictar la correspondiente sentencia de reemplazo por la que se revoca el fallo
apelado de primera instancia y, en su lugar, rechazar las excepciones opuestas, por
las siguientes consideraciones:

1º. Que las partes están acordes en los hechos fundamentales, los que se dieron
por establecidos por los magistrados del fondo, debiendo determinar los tribunales
si existe infracción de ley en desestimar el mérito de la gestión preparatoria de la
vía ejecutiva, que mediante la citación a confesar una obligación, ante la falta de
acuerdo de las partes y a petición del acreedor, se precisó que aquella que
primitivamente consistía en la entrega de dos vacas cubiertas o preñadas y
sustituida por la de pagar una cantidad de dinero equivalente a 1.000 kilos de carne
de vacuno, a precio de feria, queda reducida a $ 700.000.

Mérito ejecutivo que adquiere la obligación en atención a la inconcurrencia del


deudor a la diligencia a la cual se le citó personalmente, por lo que el título
imperfecto adquirió mérito ejecutivo al quedar preparada la acción destinada a
requerir el cumplimiento forzado de la prestación.

2º. Que no existe duda en torno a la naturaleza de dar de la prestación que se


reclama y que está referida a la entrega de una cantidad de dinero, ya no de dos
especies de un género determinado, por lo que cualquier alegación en contrario no
puede ser atendida.

La diferencia estriba en que el actor la cuantifica en $ 700.000 y el ejecutado


pretende que corresponda a 1.000 kilos de carne de vacuno a precio de feria.
3º. Que clarificados estos puntos, resulta indispensable determinar los alcances
de la gestión preparatoria de la vía ejecutiva de confesión judicial, puesto que las
partes, según se ha dicho, están contestes en que se adeuda por el ejecutado una
obligación de dar una suma de dinero.

En estas circunstancias el acreedor puede precisar unilateralmente el quantum


de la obligación, que de estimarse infundado o desproporcionado podrá ser negado
por el deudor en la respectiva gestión, pero al no hacerlo el título imperfecto
adquiere mérito ejecutivo.

Como alternativas de defensa en tales circunstancias, surge el derecho de


solicitar se cumpla con la regulación pericial en los términos previstos en el artículo
438 Nº 3º del Código de Procedimiento Civil o requerir se determine cuál es el precio
de feria de los 1.000 kilos de carne, evento, este último, que puede ocasionar que
se acepte parcialmente la demanda conforme a lo prevenido por el artículo 439 del
citado Código.

Al no requerir lo anterior el ejecutado sus excepciones han debido ser


rechazadas, pues el título imperfecto del contrato verbal adquirió mérito ejecutivo y
la obligación así dispuesta tiene causa real y lícita, es más el negocio jurídico que
la genera y la naturaleza de la prestación han sido determinadas por la sentencia
de la instancia, de forma tal que no puede declararse la nulidad por falta de causa,
como tampoco restarle mérito ejecutivo, ya que en el peor de los casos se trataría
de una obligación liquidable, en torno a la cual como se ha dicho específicamente
no se promovió controversia.

4º. Que en conformidad a estos fundamentos se han infringido por contravención


formal y falsa aplicación los artículos 434 Nº 5, 435, 464 Nºs. 7 y 14 del Código de
Procedimiento Civil y artículos 1445, 1467 y 1682 del Código Civil, por lo que en
concepto del disidente corresponde acoger el recurso interpuesto.

Las sentenciadoras de segundo grado tendrán presente lo consignado en el


fundamento quinto de esta sentencia de casación.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción del Ministro señor Muñoz.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M., Sres. Juan Araya E.
y Carlos Künsemüller L.
No firman los Ministros Sr. Juica y Sra. Herreros, no obstante haber concurrido a
la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ambos en comisión de servicios.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 2.926-2006.
2. CONFESIÓN DE DEUDA DEBE SER REALIZADA POR LA PERSONA DEL
DEUDOR REAL PARA PERFECCIONAR EL TÍTULO EJECUTIVO. NO CABE
CONTRA REPRESENTANTE LEGAL

SUMARIO: El Tribunal de Alzada considera, además, lo dispuesto en la (escritura


de) constitución de Fondo de Indemnización (financiado con propinas
recolectadas por trabajadores del Casino), no objetado, en cuanto dispuso que el
responsable civil y penal de los dineros recolectados por el Fondo, estaría a cargo
del Director respectivo; esto es, persona distinta al deudor de autos; lo anterior,
tiene relación con lo dispuesto en el artículo 435 del Código de Procedimiento
Civil respecto de que la preparación de la vía ejecutiva lo es en relación a la
persona del deudor, situación que no puede encuadrarse con el Presidente del
Sindicato para la diligencia aludida. Por lo demás, la circunstancia de
reconocimiento de los documentos privados —base de la preparación del juicio
ejecutivo— por el citado, no conlleva la formalidad de la persona del deudor real,
máxime su ausencia a la diligencia; así, el título consecuencial pierde fuerza y
eficacia precisando que la firma estipulada por el ejecutado en dichos
documentos lo fue en representación del Sindicato de T rabajadores del Casino
Arica y no a título personal. Entonces, el título ejecutivo que nace de la gestión
preparatoria de confesión de deuda queda susceptible a excepciones durante el
juicio ejecutivo, cuestionando el título y, en definitiva, la obligación que
eventualmente emane de aquél.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Arica

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 69-2006

Fecha: 20/03/2006

Cita online: CL/JUR/1169/2006

Partes: Beyzaga Zepeda, Adolfo José con Carreño Cisternas, Alejandro

Redactor: Poblete Seguel, Armando

Abogado integrante: Poblete Seguel, Armando


Voces: acción ejecutiva - acción judicial - confesión ficta - derecho civil - derecho
procesal - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 435 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Arica, 20 de marzo de 2006.

Visto:

Se reproduce la sentencia en alzada.

Y se tiene, además, presente:

1º. Que tal cual se concluye en el motivo decimonoveno de la sentencia en alzada,


la eventual deuda que se cobra por la ejecutante al deudor, no corresponde y, por
ende, no obliga al actual demandado sino al fondo de indemnizaciones financiado
con propinas recolectadas por un sistema de control y a cuyo cargo estaba René
Opazo Antezana; persona ésta diversa al actual demandado, precisando que tal
fondo fue dejado sin efecto atento las normas administrativas de actual
concesionario del Casino.

2º. Que, el Tribunal de Alzada considera, además, lo dispuesto en la cláusula


decimosexta de la escritura pública adjunta al primer otrosí de la presentación de
fojas 50 esto es, la constitución de Fondo de Indemnización, de primero de marzo
de 1988, no objetado, en cuanto dispuso que el responsable civil y penal de los
dineros recolectados por el Fondo estaría a cargo del Director respectivo, esto es el
señor Opazo Antezana; lo anterior tiene relación con lo dispuesto en el artículo 435
del Código de Procedimiento Civil respecto de que la preparación de la vía ejecutiva
lo es en relación a la persona del deudor, situación que no puede encuadrarse con
el Presidente del Sindicato citado para la diligencia aludida.

3º. Que, por lo demás, la circunstancia de reconocimiento de los documentos


privados —base de la preparación del juicio ejecutivo— por el citado, no conlleva la
formalidad de la persona del deudor real, máxime su ausencia a la diligencia; así, el
título consecuencial pierde fuerza y eficacia precisando que la firma estipulada por
el ejecutado en dichos documentos lo fue en representación del Sindicato de T
rabajadores del Casino Arica y no a título personal.

4º. Que, entonces, el título ejecutivo que nace de la gestión preparatoria de


confesión de deuda, queda susceptible a excepciones durante el juicio ejecutivo,
cuestionando el título y, en definitiva, la obligación que eventualmente emane de
aquél.

Por estas consideraciones, cita legal enunciada y lo dispuesto en los artículo 186,
187 y 227 del Código de Procedimiento Civil, se confirma la sentencia apelada de
fecha veintiuno de diciembre de dos mil cinco, escrita a fojas 112 a 123.

Redacción del Abogado Integrante D. Armando Poblete Seguel.

Regístrese y revuélvase.

Rol Nº 69-2006.
3. LLAMAMIENTO A CONFESAR DEUDA Y RECONOCER FIRMA ES
IMPROCEDENTE CUANDO ACREEDOR TUVO TÍTULO EJECUTIVO Y ÉSTE
PERDIÓ SU EFICACIA JURÍDICA

SUMARIO: El llamamiento a confesar deuda y reconocer firma contenida en el


artículo precedentemente transcrito tiene lugar, como expresamente lo determina
la norma citada (artículo 435 del Código de Procedimiento Civil), cuando un
acreedor no tiene título ejecutivo, por lo que dicha diligencia resulta del todo
improcedente en aquellos casos cuando el acreedor tuvo un título ejecutivo que,
como tal, perdió su eficacia jurídica.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 5091-2009

Fecha: 03/05/2010

Cita online: CL/JUR/2484/2010

Partes: Pacheco González, Arturo Enrique contra Opazo Fischer, Mauricio

Magistrados: Melo Labra, Soledad; Fuentes Belmar, Juan

Redactor: Melo Labra, María Soledad

Abogado integrante: Cruchaga Gandarillas, Ángel

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -


excepciones - inhabilidad del título - juicio ejecutivo - obligación de dar -
preparación de la vía ejecutiva - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 435 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 3 de mayo de 2010.

Vistos:
Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de los considerandos tercero
en adelante, que se eliminan.

Y se tiene en su lugar y además presente:

Primero: Que en estos autos el actor citó a don Arturo Enrique Pacheco González,
a reconocer su firma puesta en el documento cheque serie HCF-81 Nº 1314772, del
Banco Santander, girado con fecha 30 de septiembre de 2007, por la suma de
$ 27.867.000 y confiese adeudar la cantidad señalada a don Mauricio Opazo
Fischer;

Segundo: Que el cheque en cuestión ya singularizado fue protestado el 3 de


octubre de 2007 por "documento enmendado", instrumento mercantil que no fue
presentado a cobro dentro del plazo de prescripción de un año establecido en el
artículo 34 de la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques;

Tercero: Que mediante la presente acción se ha pretendido renovar una


acreencia primitiva mediante una gestión preparatoria de reconocimiento de firma y
confesión de deuda;

Cuarto: Que por su parte el artículo 435 del Código de Procedimiento Civil
prescribe: "Art. 435 (457). Si, en caso de no tener el acreedor título ejecutivo, quiere
preparar la ejecución por el reconocimiento de firma o por la confesión de la deuda,
podrá pedir que se cite al deudor a la presencia judicial, a fin de que practique la
que corresponda de estas diligencias. Y, si el citado no comparece, o sólo da
respuestas evasivas, se dará por reconocida la firma o por confesada la deuda";

Quinto: Que el llamamiento a confesar deuda y reconocer firma contenida en el


artículo precedentemente transcrito, tiene lugar, como expresamente lo determina
la norma citada, cuando un acreedor no tiene título ejecutivo, por lo que dicha
diligencia resulta del todo improcedente en aquellos casos cuando el acreedor tuvo
un título ejecutivo que, como tal, perdió su eficacia jurídica;

Sexto: Que nuestros Tribunales Superiores de Justicia han señalado


reiteradamente que resulta del todo improcedente la aplicación de la gestión
establecida en el artículo 435 del Código de Procedimiento Civil para el caso del
poseedor de un documento al que la ley le reconoce la calidad de título ejecutivo,
pero cuya acción ejecutiva se encuentra extinguida por haber transcurrido el plazo
de prescripción respectiva, esto es uno o tres años, dependiendo de la calidad de
acción cambiaria o ejecutiva propiamente tal que posea el acreedor (Ingreso
Nº 4282-2007, de 27 de agosto de 2008, Primera Sala, Corte Suprema);
Séptimo: Que de lo dicho resulta que el plazo de prescripción para el cobro de la
acreencia ha de contarse necesariamente desde que se hizo exigible la deuda
contenida en el cheque, debiendo aplicarse a su respecto el artículo 34 de la Ley de
Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, ya que en ningún caso es factible el
mejoramiento de un título o instrumento que ya ha sido afectado o ha perdido
eficacia jurídica al efecto.

Por estas consideraciones, se revoca la sentencia de trece de julio del año


pasado, escrita a fojas 45, en cuanto por ella desestima con costas las excepciones
opuestas por el ejecutado contenidas en el artículo 464 Nºs. 7 y 17, esto es falta de
requisitos para que el título tenga fuerza ejecutiva y de prescripción de la acción
ejecutiva y ordena seguir adelante la ejecución y, en su lugar, se declara que se
acoge la excepción de prescripción de la acción ejecutiva y, consecuencialmente,
se niega lugar a la ejecución, con costas.

Atendido lo resuelto precedentemente, se omite pronunciamiento respecto de la


excepción del artículo 434 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil.

Regístrese y devuélvase con su agregado.

Redacción de la Ministra señora María Soledad Melo Labra.

Pronunciada por la Primera Sala de esta Corte de Apelaciones, presidida por el


M inistro señor Juan Eduardo Fuentes Belmar e integrada por la M inistra señora
María Soledad Melo Labra y el A bogado I ntegrante señor Ángel Cruchaga
Gandarillas.

Rol Nº 5.091-2009.
4. CONFESIÓN DE DEUDA NO PUEDE SER UTILIZADA PARA REVIVIR
TÍTULO EJECUTIVO PRESCRITO

SUMARIO: Como se ha señalado reiteradamente por esta Corte de Casación,


resulta del todo improcedente la aplicación de la gestión establecida en el artículo
435 del Código de Procedimiento Civil para el caso del poseedor de un
documento al que la ley reconoce la calidad de título ejecutivo, pero cuya acción
ejecutiva se encuentra extinguida por haber transcurrido el plazo de prescripción
respectiva, esto, es uno o tres años, dependiendo de la calidad de acción
cambiaria o ejecutiva propiamente tal que posea el acreedor. En relación a este
supuesto es dable señalar que la prescripción de la acción no es una mera
cuestión procesal, sino una institución jurídica de carácter sustantivo; el plazo y
los demás requisitos exigidos por la ley para que opere la prescripción de una
acción no constituyen asuntos procesales, y no se determinan por el solo hecho
de que la reclamación en que se haga valer esa acción deba ser sometida, en su
tramitación, a cierto procedimiento; la prescripción de la acción se rige por los
preceptos sustantivos que la establecen, independientemente de las reglas
procesales a que debe amoldarse la substanciación judicial del ejercicio de la
misma acción.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol : 4282-2007

Fecha: 27/08/2008

Cita online: CL/JUR/3303/2008

Partes: Pontificia Universidad Católica de Chile con Quintela Castañeda José


Antonio

Magistrados: Araya Elizalde, Juan; Juica Arancibia, Milton; Herreros Martínez,


Margarita

Redactor: Álvarez García, Hernán

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán; Peralta Valenzuela, Ricardo


Voces: acción ejecutiva - acción judicial - confesión - derecho civil - derecho
procesal - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 435 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 27 de agosto de 2008.

Visto:

En estos autos Rol Nº 4.869-2002, del 30º Juzgado Civil de Santiago, juicio
ejecutivo, caratulado Pontificia Universidad Católica de Chile c/ Quintela Castañeda,
José Antonio, don Juan Guillermo Novoa Molina, en su calidad de Administrador
General del Fondo de Crédito Universitario de la Pontificia Universidad Católica de
Chile, dedujo demanda ejecutiva en contra de don José Antonio Quintela
Castañeda.

Funda su demanda señalando que en gestión preparatoria de la vía ejecutiva el


demandado fue citado a confesar deuda y que mediante resolución judicial de fecha
19 de noviembre de 2002 se le tuvo por confeso —en forma ficta— de adeudar a la
demandante de autos la suma de 12,66 unidades tributarias mensuales, obligación
que se originó en el crédito universitario que le fue otorgado en su calidad de alumno
de la referida casa de estudios.

Solicita se despache mandamiento de ejecución y embargo en contra del


ejecutado por la suma de 12,66 unidades tributarias mensuales y se siga adelante
la ejecución hasta hacer íntegro y cumplido pago a la actora de lo adeudado en
capital, intereses y costas.

La parte demandada, por su parte, opuso a la ejecución la excepción prevista en


el Nº 17 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, alegando al efecto la
prescripción de la deuda y de las acciones ejecutiva y ordinaria.

Explica que fue alumno de la Pontificia Universidad Católica de Chile en la carrera


de Pedagogía en Matemáticas y Física, señalando que para terminar sus estudios
se vio en la necesidad de solicitar crédito universitario, el que a causa de sus
dificultades económicas no pudo terminar de pagar en forma oportuna.

Invoca en su favor el transcurso del tiempo, manifestando que al haberse


producido su egreso de la universidad en el año 1985, se encontraría vencido en
exceso el tiempo durante el cual pudo cobrársele judicialmente lo adeudado.
Por sentencia de diecinueve de mayo de dos mil tres, escrita a fojas 34, la juez
titular del referido tribunal de primer grado acogió la excepción opuesta por el
ejecutado, liberándolo, en consecuencia, de la ejecución seguida en su contra y
condenó en costas a la ejecutante.

Apelado el fallo por el demandante, una de las Salas de la Corte de Apelaciones


de Santiago, por sentencia de veinte de junio de dos mil siete, que se lee a fojas 51,
lo revocó, sólo en cuanto condenaba en costas a la parte ejecutante, y en su lugar
declaró que se exime a dicha parte del pago de la referida carga y lo confirmó en lo
demás apelado.

En contra de esta última decisión la aludida parte dedujo recurso de casación en


el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que la sentencia de segundo grado que, en


lo pertinente, confirmó el fallo del tribunal a quo, que a su vez rechazó la demanda
de autos en la forma señalada en la parte expositiva de este fallo, ha sido dictada
con infracción a los artículos 434 Nº 5 y 435 del Código de Procedimiento Civil, en
relación con los artículos 441 y 442 del mismo texto legal y del artículo 12 inciso
segundo del D.F.L. Nº 4/81 del Ministerio de Educación, según pasa a explicar:

Señala que se infringió el artículo 434 Nº 5 del Código de Procedimiento Civil,


pues se invocó un título imperfecto producto de un crédito de estudios otorgado al
demandado y que en razón de ello se solicitó la debida citación a confesar deuda,
conforme lo dispone la ley para este tipo de casos, a fin de hacer nacer a la vida del
derecho un título ejecutivo completo.

Sostiene que se transgredió, asimismo, el artículo 435 del mismo estatuto


normativo dado que ante la existencia de un título ejecutivo imperfecto o incompleto,
la ley exige la práctica de gestiones preparatorias de la vía ejecutiva destinadas a
perfeccionar y/o completar el título con el cual se pretende iniciar una ejecución, por
lo que en autos se aplicó la citada disposición legal, dictando el 30º Juzgado Civil
de Santiago una resolución por la cual se tuvo por reconocida la deuda en rebeldía
del ejecutado.

Añade que se vulneró, además, el inciso segundo del artículo 12 del D.F.L. Nº 4
del Ministerio de Educación del año 1981, toda vez que el sentenciador, en forma
errónea y contraria a la real aplicación de la norma descrita, estableció que la deuda
se hizo exigible dos años después del egreso, es decir a partir del 31 de diciembre
de 1987, y que a la fecha de la notificación, 11 de enero de 2003, el plazo de
prescripción se encontraba prescrito en exceso, sin siquiera establecer la fecha de
cuándo se habría cumplido supuestamente dicho plazo.

Sostiene que al no pagar de contado el ejecutado de autos su deuda de crédito


de estudios, vencido el plazo de gracia de dos años, por el solo ministerio de la ley
dicha obligación se transformó en un pago a plazo, en virtud de lo cual el deudor
pudo haber satisfecho su deuda en diez cuotas anuales, iguales y sucesivas, pago
que en la práctica no se produjo, situación que no fue impugnada ni objetada por el
ejecutado.

De esta forma, afirma, su período de gracia correspondió a los años 1986 y 1987,
correspondiendo su último día al 31 de diciembre de 1987, y que al no haber sido
solucionada la deuda de contado al vencimiento de dicho plazo, la propia ley le
facultó a pagar su obligación en el término de diez años, por lo que el tiempo de
prescripción debió comenzar a contarse a partir del día 31 de diciembre de 1997;

Segundo: Que la sentencia recurrida, para confirmar —en lo pertinente a este


recurso— el fallo de primer grado, que rechazó la demanda de autos en la forma
señalada en la parte expositiva de este fallo, concluye que en lo que se refiere a la
prescripción la jurisprudencia, en este tipo de situaciones, ha sido de la opinión que
no tiene aplicación la norma del artículo 435 del Código de Procedimiento Civil, por
cuanto no puede el ejecutante hacer renacer mediante la interposición de esa
gestión un título ejecutivo que estaba fenecido, estima que la norma antes citada
sólo tiene aplicación para aquéllas en las que no se cuenta con un título perfecto
razonando, en consecuencia, que se acogerá la prescripción de la deuda al haber
transcurrido el tiempo exigido por la ley para que ésta se encuentre prescrita, la
obligación se hizo exigible a partir del 31 de diciembre de 1987 y desde esa fecha
a la de la notificación, 11 de enero de 2003, el plazo ha transcurrido en exceso.

Lo anteriormente consignado corresponde, en síntesis, a lo razonado en los


fundamentos cuarto y quinto del fallo de primer grado y reproducidos íntegramente
por la sentencia impugnada;

Tercero: Que de lo examinado en el fundamento anterior aparece que el fallo


recurrido desestimó que en el caso de autos tuviesen aplicación los artículos 434
Nº 5 y 435 del Código de Procedimiento Civil y 12 inciso segundo del D.F.L. Nº 4/81
del Ministerio de Educación, denunciados como vulnerados, entendiendo que los
referidos preceptos legales que establecen la confesión judicial como título
ejecutivo; la posibilidad del acreedor que no posee título ejecutivo de preparar la
ejecución mediante el reconocimiento de firma o la confesión de deuda, y las
modalidades de pago del crédito universitario, no alcanzan a la situación que se ha
discutido en estos autos;

Cuarto: Que a lo anterior cabe destacar que la sentencia objeto del recurso en
estudio, para acoger la tesis esgrimida por el ejecutado, en cuanto a haberse
verificado en la especie la prescripción de la deuda y de la acción impetrada en
autos, se sustenta, en esencia, en el artículo 464 Nº 17 del Código de Procedimiento
Civil, que establece, como se sabe, la factibilidad de que el demandado se oponga
a la ejecución en razón precisamente de la referida excepción legal, infiriendo los
sentenciadores que la interpretación armónica de esta disposición legal, conforme
al mérito del proceso y a las fechas en que eventualmente se habría hecho exigible
la obligación y de notificación de la demanda, comporta tener por establecida la
prescripción de la deuda y de la acción ejecutiva;

Quinto: Que, ahora bien, de todo lo que se ha expuesto queda en evidencia que
el recurso en estudio no ha pretendido, como debió hacerlo, que la sentencia que
impugna haya incurrido en errores de derecho por infracción a la preceptiva legal
señalada en el motivo anterior, la cual constituye, como se ha visto, el fundamento
jurídico para resolver la controversia en la forma que lo hizo, la cual no se ha
denunciado como vulnerada.

De lo dicho se sigue que siendo la casación de fondo un recurso de derecho


estricto, en el cual debe expresarse en qué consisten los errores de derecho de que
adolece el fallo recurrido y de qué modo esos errores de derecho o infracciones de
ley influyen sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia —artículos 767 y 772
del Código de Procedimiento Civil—, esta Corte Suprema se encuentra impedida de
entrar a pronunciarse acerca de si la sentencia recurrida aplicó acertadamente o no
la preceptiva decisoria litis comentada, cuya vulneración el recurso no invoca, aun
cuando pudieren ser efectivos los errores o infracciones de ley que el recurso se
limitó a denunciar, lo que lleva a concluir que este recurso no puede prosperar;

Sexto: Que sin perjuicio de lo dicho, y sólo a mayor abundamiento, cabe reparar
que, como se ha señalado reiteradamente por esta Corte de Casación, resulta del
todo improcedente la aplicación de la gestión establecida en el artículo 435 del
Código de Procedimiento Civil para el caso del poseedor de un documento al que
la ley reconoce la calidad de título ejecutivo, pero cuya acción ejecutiva se encuentra
extinguida por haber transcurrido el plazo de prescripción respectiva, esto es uno o
tres años, dependiendo de la calidad de acción cambiaria o ejecutiva propiamente
tal que posea el acreedor.
En relación a este supuesto es dable señalar que la prescripción de la acción no
es una mera cuestión procesal, sino una institución jurídica de carácter sustantivo;
el plazo y los demás requisitos exigidos por la ley para que opere la prescripción de
una acción no constituyen asuntos procesales, y no se determinan por el solo hecho
de que la reclamación en que se haga valer esa acción deba ser sometida, en su
tramitación, a cierto procedimiento la prescripción de la acción se rige por los
preceptos sustantivos que la establecen, independientemente de las reglas
procesales a que debe amoldarse la substanciación judicial del ejercicio de la misma
acción (C. Suprema, 8 de julio de 1964, Rev. de Der, t. 61, sec. 1ª, pág. 193).

Lo señalado precedentemente resulta concordante con lo que se manifestara en


las actas Nº 24 y Nº 25 de la Comisión Revisora del Código de Procedimiento Civil:
La naturaleza de las acciones es de incumbencia del Código Civil, y en este
proyecto sólo tiene cabida el señalamiento de los trámites que deben observarse en
su ejercicio.

La Comisión juzga de toda evidencia que el título ejecutivo supone la existencia


de la obligación líquida exigible.

Sobre el particular cabe subrayar que el artículo 435 del Código de Procedimiento
Civil parte del supuesto de no tener el acreedor título ejecutivo, pero no del caso en
que existió un título o una obligación y operó la prescripción, sea de la acción
ejecutiva o de la ordinaria, ya que la diligencia de reconocimiento de firma y
confesión de deuda no tiene la virtud de hacer renacer una prescripción ya cumplida.

Atendido lo razonado sólo cabe concluir que extinguida por prescripción una
acción ejecutiva propiamente tal, subsistirá la acción para obtener el cumplimiento
de la obligación como ordinaria, hasta completarse el correspondiente plazo de
prescripción, según se trate en el particular de una obligación de tipo civil o
mercantil.

A lo anterior cabe agregar que en el caso de las acciones cambiarias, transcurrido


el plazo de prescripción de corto tiempo emanado del documento que da cuenta de
la deuda, deberá el acreedor intentar la acción que se deriva del negocio causal o
fundamental, la que se sujetará a las reglas comunes sobre la materia;

Séptimo: Que, consecuentemente, el presente recurso de casación en el fondo


necesariamente debe ser rechazado.

Por estos fundamentos y visto, además, lo dispuesto en los artículos 765, 767 y
772 inciso primero del Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de
casación en el fondo deducido en la petición principal contenida en la presentación
de fojas 52, por el abogado don Gonzalo Hernán Trabucco González, en
representación de la parte demandante, en contra de la sentencia de veinte de junio
de dos mil siete, que se lee a fojas 51.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción a cargo del Abogado Integrante Sr. Hernán Álvarez García.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema por los Ministros Sr. Milton
Juica A., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Juan Araya E. y Abogados Integrantes
Sres. Ricardo Peralta V. y Hernán Álvarez G.

No firman el Ministro Sr. Araya y el Abogado Integrante Sr. Álvarez G., no


obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar en
comisión de servicios el primero y ausente el segundo.

Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola A. Herrera B.

Rol Nº 4.282-2007.
5. CONFESIÓN FICTA NO PERMITE CONFIGURAR TÍTULO EJECUTIVO SI ES
DIRIGIDA CONTRA TERCERO

SUMARIO: El título ejecutivo, fundamento del presente proceso y que contempla el


artículo 434 Nºs. 4 y 5 del Código de Procedimiento Civil, no puede tener fuerza
de tal en contra del ejecutado, puesto que la confesión ficta, obtenida como se ha
dicho conforme al procedimiento del artículo 435 del mismo Código, sólo tiene
por finalidad el dar fuerza ejecutiva a una obligación preexistente que sólo se
puede exigir en contra el deudor y no respecto de un tercero ajeno a la relación
de las partes.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 2009-2006

Fecha : 24/03/2008

Cita online: CL/JUR/1878/2008

Partes: Beyzaga Zepeda Adolfo José con Carreño Cisternas Alejandro

Magistrados: Araya Elizalde, Juan; Herreros Martínez, Margarita; Muñoz


Gajardo, Sergio

Redactor: Araya Elizalde, Juan

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán; Carrasco Acuña, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - confesión ficta - derecho civil - derecho
procesal - juicio ejecutivo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


435 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 24 de marzo de 2008.

Visto:
En estos autos Rol Nº 827-2005, del 4º Juzgado Civil de Arica, juicio ejecutivo,
caratulado Beyzaga Zepeda, Adolfo José con Carreño Cisternas, Alejandro, don
Rodrigo Fuentes Garcés, en representación de don Adolfo José Beyzaga Zepeda,
dedujo demanda ejecutiva en contra de don Alejandro Segundo Carreño Cisternas.

Señala que en los autos sobre citación a confesar deuda y reconocer firma,
caratulados Beyzaga con Carreño, habiendo sido citada la demandada a confesar
deuda y reconocer firma, respecto de su representada por la suma de $ 2.819.578,
ésta no concurrió quedando en consecuencia preparada la vía ejecutiva.

Afirma que la obligación es líquida, actualmente exigible y que la acción ejecutiva


no se encuentra prescrita.

Solicita, por tanto, que se despache mandamiento de ejecución y embargo por la


citada cantidad y que se siga adelante con la ejecución hasta hacer entero y
cumplido pago de dichas sumas, con costas.

La ejecutada, por su parte, opuso las siguientes excepciones:

1. La del Nº 2 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, esto es la falta
de capacidad del demandante o de personería o de representación legal del que
comparezca a su nombre.

2. La contemplada en el artículo 464 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil,


ineptitud del libelo.

3. La establecida en el Nº 7 del artículo 464 del mismo estatuto jurídico, esto es


falta de alguno de los requisitos o condiciones establecidos por la ley para que el
título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, o sea en relación al demandado.

La sustenta en que su representado, don Alejandro Carreño Cisternas, es


Presidente del Sindicato Profesional de Empleados Particulares del Casino de
Arica, entidad que se estableció en 1988 y de acuerdo a la Ley Nº 17.312 un fondo
de indemnización, en cuya virtud se establece mediante un cálculo de una cantidad
de puntos, se entregaban sumas de dinero de acuerdo a los años de servicio y con
relación a la causa de salida de la empresa.

Señala que dicho fondo se financia mediante las propinas que recibían los
trabajadores durante los diferentes juegos y los que recolectaban mediante un
riguroso sistema de control.
Afirma que el encargado del fondo no era el ejecutado, sino don René Opazo
Antezana y que el fondo dejó de existir.

Refiere que el ejecutado no es el deudor de ninguna obligación, puesto que se


eliminó el fondo y el artículo 16 de la escritura pública en que consta la constitución
del fondo señala: El director del presente fondo será responsable civil y penalmente
de los dineros a su cargo. A grega que dicho director no es ni ha sido el ejecutado,
quien detenta el cargo de Presidente del sindicato y no del fondo.

El director del fondo lo fue don René Opazo Antezana, por lo que no debió citarse
a su representado a reconocer ninguna deuda o firma, puesto que él nunca ha sido
deudor, tampoco corresponde que responda con sus propios bienes de una deuda
que no es de él.

Finalmente, afirma que el derecho que el artículo 435 del Código de


Procedimiento Civil entrega a todo acreedor dice relación con el deudor y no con un
tercero.

Por sentencia de veintiuno de diciembre de dos mil cinco, que se lee a fojas 112,
el juez subrogante del mencionado Tribunal desestimó las excepciones de los
números 2 y 4 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil y acogió la del
numeral 7º del mismo precepto, por lo que rechazó la demanda en todas sus partes,
con costas.

Apelado el fallo por la ejecutante, una de las Salas de la Corte de Apelaciones de


Arica, por sentencia que se lee a fojas 146, lo confirmó.

En contra de esta última decisión la ejecutante dedujo recurso de casación en el


fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que en la sentencia impugnada se incurrió


en errores de derecho según se pasa a explicar:

1. Infracción al artículo 435 del Código de Procedimiento Civil, en relación con la


excepción del artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil.

Sostiene que la infracción al artículo 435 del Código de Procedimiento Civil se


manifiesta en el sentido que los sentenciadores de segunda instancia, al confirmar
en todas sus partes el fallo de primera instancia, aceptaron la interpretación en
cuanto a que la responsabilidad civil corresponde a otra persona distinta de la
natural a la que se ha demandado en este juicio.

Esa interpretación es errada y no se ajusta a derecho, pues consta de los


documentos aparejados por su parte fojas 12 y 13 —liquidación del crédito y
comprobante de pago— y de la reducción de escritura pública de fojas 45,
acompañada por la contraria que establece el fondo de indemnización para el
Casino de Arica, que tendrá un directorio propio distinto del Sindicato de
Trabajadores del Casino financiado con propinas.

Consta que el fondo dejó de existir por cuestiones de índole administrativa, no


concretándose dicho fin por escritura pública.

Estima que de dicha situación se desprende el error de los sentenciadores, pues


existe una notable contradicción con lo expresado por éstos en su considerando
segundo del fallo de fojas 146, al decir que en lo relativo a la persona del deudor,
no puede encuadrarse lo dispuesto en el artículo 435 del Código de Procedimiento
Civil, en la persona o Presidente del Sindicato citado para la diligencia de citación a
confesar deuda y reconocimiento de firma, en circunstancias que se expresó a lo
largo de este proceso que se demandaba a don Alejandro Carreño, como persona
natural, pues éste al no formar parte del directorio del fondo de indemnización sino
del Sindicato del Casino de Arica, firmó los documentos en una calidad distinta a la
de Presidente.

Refiere que en cuanto al artículo 435 del Código de Procedimiento Civil, la


infracción se produce a consecuencia de la interpretación errada que tuvieron los
sentenciadores de segundo grado al confirmar el fallo de primera en todas sus
partes, admitiendo que era aplicable la excepción del artículo 464 Nº 7 del estatuto
citado.

La sentencia señala que la firma estipulada por el ejecutado en los documentos


lo fue en representación del S indicato de Trabajadores del Casino de Arica y no a
título personal.

2. Infracción a las normas reguladoras de la prueba: El recurrente sostiene que


se ha vulnerado el artículo 1445 en armonía con el 1450, ambos del Código Civil,
en relación al artículo 345 (sic) del Código de Procedimiento Civil.

La sentencia estimó insuficiente como medio de prueba la citación a confesar


deuda y reconocer firma, los comprobantes de pago y la testimonial de la contraria,
lo que implicó que el título perdiera fuerza y eficacia, precisando que la firma
estampada por el ejecutado en dichos documentos lo fue en representación del
sindicato y no a título personal.

Dicha interpretación, indica, vulnera el artículo 1445 del Código de Procedimiento


Civil, en el sentido de que para que una persona se obligue a otra por un acto o
declaración de voluntad es necesario que consienta en dicho acto o declaración y
que su consentimiento no adolezca de vicio.

La demandada se obligó, pues aparece suscribiendo un documento, esto es


comprobante de pago en favor de la ejecutante.

Afirma que se ha transgredido el artículo 1450 del Código Civil, toda vez que se
comprometió, a que por una tercera persona respecto de la cual no es legítimo
representante, ha de darse una cantidad de dinero a otro; en especial si se tiene en
cuenta que esa tercera persona, en ninguna parte de este proceso ha ratificado lo
obrado por el demandado, es decir cuando la contraria argumenta que el
responsable de dicho fondo es René Opazo, quien en ningún caso ha ratificado lo
obrado por el demandado y, más aun, en su oportunidad renunció a dicho fondo.

Refiere que todo ello trae aparejado la infracción al artículo 1698 del Código Civil,
pues los sentenciadores no tomaron en consideración los medios de prueba de su
parte, no dando lugar a la obligación que de ella emana, respecto del demandado,
siendo que su parte probó la existencia de la misma.

También se infringe el artículo 1712 inciso segundo del Código Civil, pues el
Tribunal aplicó el medio de prueba presunción judicial, específicamente cuando
expresa el juez que lo que pretende obtener el demandante son una parte de las
cuotas de retiro que a su padre correspondían en dicho fondo y no una deuda que
haya asumido personalmente el demandado para con el causante.

Dicha infracción se produce, pues no existen elementos suficientes para otorgar


gravedad, precisión y concordancia a antecedentes que permitan arribar a la
conclusión de no aceptar la existencia de la obligación demandada, en
circunstancias que a fs. 45 específicamente en el artículo tercero de la escritura
pública del acta Nº 16, de 1º de marzo de 1998, que modifica el reglamento del
fondo de indemnización, se establece que control y distribución de esos fondos será
llevado por un socio beneficiario autónomo, el cual será elegido por simple mayoría
y en votación secreta.
De tal forma no se explica cómo el demandado firmó los recibos de fojas 12 y 13
si no es ni ha sido el encargado del fondo.

Pide que se invalide la sentencia, se dicte una de reemplazo que rechace la


excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil a fin de
continuar con la ejecución.

Segundo: Que para un adecuado análisis de los errores de derecho que se


denuncian, útil resulta tener presente los siguientes:

a) Mediante gestión preparatoria de la vía ejecutiva, se citó a reconocer firma y


confesar deuda a Alejandro Carreño Cisternas, en su calidad de persona natural.

b) El mencionado Carreño Cisternas fue notificado personalmente de la gestión y


no compareció, por lo cual se le tuvo por confeso de adeudar a don Adolfo Beyzaga
Zepeda, la cantidad de $ 2.819.578.

c) Se dedujo demanda ejecutiva y el ejecutado se opuso a la ejecución mediante


la interposición de las excepciones que se señalaron en lo expositivo de este fallo.

d) Con fecha 1 de marzo de 1988 se redujo a escritura pública el acta Nº 16 de


reunión extraordinaria del Sindicato Nº 1 de la Empresa Casino Municipal de Arica,
en la que consta se aprobó el Reglamento del Fondo de Indemnización.

En el artículo Decimosexto se expresa: El Director del presente fondo será


responsable, civil y penalmente de los dineros a su cargo.

Tercero: Que los jueces del grado establecieron como hecho de la causa que la
deuda por la que se sigue ejecución en contra del demandado no le empece; es
decir, este juez ha adquirido convicción de que la deuda que se pretende cobrar
ejecutivamente contra el deudor, corresponde a una persona distinta de él, la que
podría ser o el Sindicato Profesional de Empleados del Casino de Arica o el
denominado Fondo de Solidaridad y Retiro de dicho Sindicato, si es que dicho fondo
tuviere personalidad jurídica distinta de la del sindicato.

Cuarto: Que para una mejor resolución del asunto que viene propuesto, conviene
tener presentes ciertas consideraciones en relación al título ejecutivo.

Éste puede ser definido como aquel documento que da cuenta de un derecho
indubitable, al cual la ley atribuye la suficiencia necesaria para exigir el cumplimiento
forzado de la obligación en él contenida.
Del análisis de los diversos títulos ejecutivos que contempla el artículo 434 del
Código de Procedimiento Civil, es posible concluir que existen títulos perfectos e
imperfectos; dentro de esta última categoría encontramos la confesión de deuda.

Dichos títulos se caracterizan porque, para poder iniciar la ejecución por medio
de ellos, es preciso cumplir con ciertas gestiones previas, llamadas preparatorias
de la vía ejecutiva.

La gestión preparatoria de la vía ejecutiva es un procedimiento judicial previo, que


puede iniciar el acreedor en contra del deudor, destinado a perfeccionar o completar
un título con el cual pretende iniciar una ejecución posterior.

En principio, un instrumento privado carece de mérito ejecutivo, porque en su


otorgamiento no ha intervenido funcionario público alguno que le confiera
presunción de autenticidad.

Sin embargo, dicho instrumento puede llegar a tener mérito ejecutivo previas
gestiones reguladas en los artículos 435 y 436 del Código de Procedimiento Civil.

El primero de los preceptos citados reza: Si, en caso de no tener el acreedor título
ejecutivo, quiere preparar la ejecución por el reconocimiento de firma o confesión
de la deuda, podrá pedir que se cite al deudor a la presencia judicial, a fin que se
practique la que corresponda a estas diligencias, habilitación legal que lleva a
enumerar entre los títulos ejecutivos de obligaciones de dar en el artículo 434 del
mismo Código, el instrumento privado, reconocido judicialmente o mandado tener
por reconocido y la confesión judicial.

Quinto: Que tanto del tenor del artículo 435 del Código de Procedimiento Civil
como de las definiciones que se han trascrito precedentemente, aparece
meridianamente claro que la gestión preparatoria de que se trata debe dirigirse
contra el deudor y, en la especie, el ejecutante pretende a través de la presente vía
exigir compulsivamente, a una persona natural, una deuda del Fondo de
Indemnización de Funcionarios del Casino Municipal de Arica.

En efecto, tanto del cuaderno sobre gestión preparatoria de la vía ejecutiva como
de la demanda ejecutiva consta que la acción se inició en contra de don Alejandro
Carreño Cisternas, sin atribuirle la calidad de representante del mencionado fondo
ni del Sindicato de Trabajadores.

Sexto: Que, entonces, el título ejecutivo, fundamento del presente proceso y que
contempla el artículo 434 Nº 4 y 5 del Código de Procedimiento Civil, no puede tener
fuerza de tal en contra del ejecutado, puesto que la confesión ficta, obtenida, como
se ha dicho conforme al procedimiento del artículo 435 del mismo Código, sólo tiene
por finalidad el dar fuerza ejecutiva a una obligación preexistente que sólo se puede
exigir en contra el deudor y no respecto de un tercero ajeno a la relación de las
partes.

Séptimo: Que de este modo y tal como lo han resuelto los sentenciadores,
procedía acoger la excepción opuesta a la ejecución que contempla el Nº 7 del
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, en cuanto el título ejecutivo
fundamento de la ejecución carece, en la especie, del mérito de tal en contra del
demandado.

Octavo: Que, consecuentemente, los errores de derecho en que se hacen


consistir las infracciones legales denunciadas no se han cometido, por lo que el
recurso en estudio debe ser desestimado.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en los artículos 765 y 767 del Código de Procedimiento Civil, se rechaza
el recurso de casación en el fondo interpuesto en la petición principal contenida en
la presentación de fojas 150, por el abogado don Rodrigo Fuentes Garcés, en
representación de la parte ejecutante, en contra de la sentencia de veinte de marzo
de dos mil seis, escrita a fojas 146.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Juan Araya Elizalde.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sr. Sergio
Muñoz G., Sra. Margarita Herreros M. y Sr. Juan Araya E. y Abogados Integrantes
Sres. Hernán Álvarez G. y Óscar Carrasco A.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.

Rol Nº 2.009-2006.
CAPÍTULO X RECONOCIMIENTO DE FIRMA
1. CUANDO TÍTULO EJECUTIVO INVOCADO ES RECONOCIMIENTO DE
FIRMA PLAZO DE PRESCRIPCIÓN DE ACCIÓN EJECUTIVA SE CUENTA
DESDE TAL RECONOCIMIENTO

SUMARIO: Del tenor de la demanda ejecutiva aparece que el título ejecutivo


fundante de la acción es el reconocimiento de la firma del obligado. Ahora bien,
cuando el título que se invoca es el reconocimiento de firma del deudor, el plazo
de prescripción de la acción ejecutiva se cuenta desde la realización de esa
diligencia y no desde la suscripción o la fecha del documento respecto del cual
fueron practicadas. De otra parte, es útil tener presente que la preparación de la
vía ejecutiva es aquélla tendente a crear un título ejecutivo, ya sea en forma
indirecta constituyendo el título mismo, o complementando determinados
antecedentes, o bien supliendo las imperfecciones de un título con existencia
incompleta. En el caso de autos, el documento privado por sí solo carece de
mérito ejecutivo, de suerte tal que no es posible argumentar, como lo hace el
ejecutado, que desde la fecha del documento y hasta el día en que el deudor
compareció al tribunal a reconocer su firma, ha transcurrido con creces el plazo
de tres años establecido por la ley para que opere la prescripción extintiva de la
acción ejecutiva.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Chillán

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 902-2005

Fecha : 20/03/2006

Cita online: CL/JUR/1145/2006

Partes: Vera Placencia, Regina con Fuentes Soto, Gregorio

Magistrados: Hansen Kaulen, Bernardo Christian

Redactor: Hansen Kaulen, Bernardo Christian

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - confesión ficta - derecho civil - derecho
procesal - excepciones - juicio ejecutivo - obligación de dar - plazo de prescripción
- preparación de la vía ejecutiva - prescripción - título ejecutivo
Legislación relacionada: artículo 464 Nº 7 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Chillán, 20 de marzo de 2006.

Se designa para la redacción del fallo acordado, con conocimiento de las partes,
al Ministro señor Christian Hansen Kaulen. Chillán, veinte de marzo de dos mil seis.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada de trece de septiembre de dos mil cinco,


escrita a fojas 55 y siguientes, con excepción de su fundamento 4º que se elimina;
en el fundamento 5º, se extrae la frase que comienza con las palabras sin perjuicio
y concluye con el término antecede, escrita entre los vocablos Que y consta,
precedido este último de una coma (,) que también se elimina, y en su lugar se tiene,
además, presente:

1º) Que, fundando la ejecutada la excepción de prescripción extintiva opuesta a


fojas 24, sostiene que procede acoger la citada excepción de prescripción de la
acción ejecutiva, si desde la fecha en que el ejecutado suscribió el contrato de
compraventa de bosque con la ejecutante, esto es el día 23 de marzo del año 2000,
hasta el día en que compareció al tribunal a reconocer su firma, transcurrió con
exceso el plazo de tres años establecido en la ley para que opere la prescripción
extintiva de dicha acción.

A mayor abundamiento, sostiene más adelante que la suma de $ 1.000.000 que


se demanda en este juicio y que corresponde al saldo de precio mencionado en el
número 2 de la cláusula tercera del contrato de compraventa ya señalado, tenía
como fecha de vencimiento el día 2 de mayo del año 2000.

2º) Que, del tenor de la demanda ejecutiva de fojas 17 y siguientes, aparece que
el título ejecutivo fundante de la acción es el reconocimiento de la firma del obligado
efectuado por éste el día 4 de marzo de 2004, según consta a fojas 5.

Ahora bien, cuando el título que se invoca es el reconocimiento de firma del


deudor, el plazo de prescripción de la acción ejecutiva se cuenta desde la
realización de esa diligencia y no desde la suscripción o la fecha del documento
respecto del cual fueron practicadas.

3º) Que, de otra parte, es útil tener presente que la preparación de la vía ejecutiva
es aquélla tendente a crear un título ejecutivo, ya sea en forma indirecta
constituyendo el título mismo, o complementando determinados antecedentes, o
bien supliendo las imperfecciones de un título con existencia incompleta.

En el caso de autos, el documento privado de fecha 23 de marzo de 2000 por sí


solo carece de mérito ejecutivo, de suerte tal que no es posible argumentar, como
lo hace el ejecutado a fojas 24, que desde esa fecha o desde el 2 de mayo de 2000
y hasta el día en que el deudor compareció al tribunal a reconocer su firma, ha
transcurrido con creces el plazo de tres años establecido por la ley para que opere
la prescripción extintiva de la acción ejecutiva.

Finalmente, la excepción de prescripción invocada por el ejecutado no puede


analizarse en relación con un documento que no puede estimarse como fundante
de la acción intentada (como pretende el demandado) toda vez que el actor inició la
ejecución mediante la preparación de ella con la diligencia de fojas 5 de estos autos
ejecutivos.

Por estos fundamentos, y lo dispuesto en los artículos 186 y 227 del Código de
Procedimiento Civil, se confirma la sentencia apelada de trece de septiembre último,
escrita de fojas 55 a 58 vuelta, con costas del recurso. Regístrese y devuélvase.

Redacción del Ministro señor Christian Hansen Kaulen.

Rol Nº 902-2005.
2. OBJETIVO DE GESTIÓN PREPARATORIA DE RECONOCIMIENTO DE
FIRMA

SUMARIO: La gestión de citación a reconocer firma se concede por el legislador


para conferir mérito ejecutivo a documentos que no lo tienen por su propia
naturaleza; pero no para hacer recuperar tal mérito a los que lo han perdido por
prescripción, como por lo demás reiterada y uniformemente lo ha señalado la
jurisprudencia. Aceptar que se pueda citar a reconocer firma de un pagaré que
no pagó sus impuestos, para así obtener mérito para ejecutar, equivale a burlar
la norma del artículo 26 inciso primero de la Ley de Timbres, pues claro está que
ella pierde todo su sentido, ya que bastaría, para no pagar los impuestos, citar
siempre al deudor a reconocer una firma que éste no podrá negar lícitamente. Es
obvio, también por esta razón, entonces, que la gestión señalada es útil en cuanto
tenga por destino conceder mérito ejecutivo a un documento que por su propia
naturaleza no lo tiene; pero no cuando, tratándose de documentos a los que en
principio sí correspondería mérito ejecutivo, se pretenda revivir un título fenecido
o burlar una obligación que sea inherente al mismo y que suponga condición
previa para su fuerza, como es el caso de la prueba del pago de impuesto,
respecto de los pagarés.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Rancagua

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 221-2006

Fecha: 20/06/2006

Cita online: CL/JUR/1893/2006

Partes: Salas Parraguez, María Olga con Catalán Mayor, Gerardo Jovino

Magistrados: Mera Muñoz, Raúl

Redactor: Mera Muñoz, Raúl

Voces: derecho civil - derecho procesal - juicio ejecutivo - preparación de la vía


ejecutiva - reconocimiento de firma

Legislación relacionada: Artículo 26 - D.L. Nº 3.475


TEXTO COMPLETO

Rancagua, 20 de junio de 2006.

Vistos:

Se reproduce la sentencia apelada, con excepción de su fundamento quinto, que


se elimina.

Y teniendo en su lugar y, además, presente:

1. Que aunque las excepciones se han opuesto invirtiendo el orden lógico, es


claro que no habiéndose interpuesto una en subsidio de la otra, debe analizarse en
primer término la de prescripción, puesto que sólo si la acción está vigente cabe
determinar si el título es o no perfecto.

2. Que el documento en que se sustenta la acción ejecutiva constituye en verdad


un pagaré y en tal calidad está prescrito, puesto que su vencimiento se pacta para
el 30 de diciembre de 2002 y la demanda se interpone en abril de 2005; esto es,
sobradamente cumplido el término de un año que el legislador contempla como
límite de la acción de cobro pertinente.

3. Que aunque el ejecutante pretenda lo contrario, el sustento de la acción aquí


es ese pagaré y no la citación a reconocer firma, dado que los títulos fenecidos no
pueden revivirse bajo el expediente de citar a sus suscriptores a reconocer sus
firmas en ellos estampadas.

Con semejante criterio, la prescripción dispuesta por el legislador respecto de los


títulos de crédito sería letra muerta, porque pasen los años que se quiera, la firma
puesta por el suscriptor en el pagaré jamás dejará de ser suya y como no puede
negarla al ser citado al efecto, claro está que se podría cobrar siempre, así hubiere
vencido el documento hace cinco, diez, veinte o más años.

En suma, pues, tales títulos no prescribirían jamás y ello no puede ser.

Lo cierto es que la gestión de citación a reconocer firma se concede por el


legislador para conferir mérito ejecutivo a documentos que no lo tienen por su propia
naturaleza; pero no para hacer recuperar tal mérito a los que lo han perdido por
prescripción, como por lo demás reiterada y uniformemente lo ha señalado la
jurisprudencia.
4. Que en todo caso y si el título no hubiera tenido la antigüedad que tiene,
tampoco cumple con las exigencias para tener fuerza ejecutiva, ya que tratándose
de un pagaré emitido por un particular no ha acreditado el pago del impuesto
correspondiente.

De nuevo y por la misma razón antes enunciada, no es admisible pretender que


el título sea aquí independiente del pagaré, puesto que así como antes se dijo que
aceptar tal cosa equivaldría a admitir que se burle la prescripción, aceptar ahora
que se pueda citar a reconocer firma de un pagaré que no pagó sus impuestos, para
así obtener mérito para ejecutar, equivale a burlar la norma del artículo 26 inciso
primero de la Ley de Timbres, pues claro está que ella pierde todo su sentido, ya
que bastaría, para no pagar los impuestos, citar siempre al deudor a reconocer una
firma que éste no podrá negar lícitamente.

Es obvio, también por esta razón, entonces, que la gestión señalada es útil en
cuanto tenga por destino conceder mérito ejecutivo a un documento que por su
propia naturaleza no lo tiene; pero no cuando, tratándose de documentos a los que
en principio sí correspondería mérito ejecutivo, se pretenda revivir un título fenecido
o burlar una obligación que sea inherente al mismo y que suponga condición previa
para su fuerza, como es el caso de la prueba del pago de impuesto, respecto de los
pagarés.

Y visto además lo dispuesto por los artículos 170, 186 y siguientes, 464 Nº 7 y
17, y 471 del Código de Procedimiento Civil, se revoca la sentencia apelada de
veintiuno de noviembre de dos mil cinco, escrita de fs. 33 a 37, y en su lugar se
declara que se acogen las excepciones opuestas a fs. 7 y en consecuencia se
rechaza, con costas, la ejecución.

Regístrese y devuélvase.

Redacción del Ministro Sr. Mera.

Rol Nº 221-2006.
3. TÍTULO EJECUTIVO. PERFECCIONAMIENTO NO SE PRODUCE POR
RECONOCIMIENTO DE FIRMA SI TÍTULO NO ES AUTOSUFICIENTE

SUMARIO: La circunstancia que en este caso haya quedado preparada la vía


ejecutiva por haber la ejecutada reconocido su firma en el documento
denominado Contrato de Obra vendida, no libera al título así obtenido de la
exigencia general en orden a ser autosuficiente; esto es, debe dar cuenta de una
obligación líquida, actualmente exigible y no prescrita. Y si bien es cierto que la
ejecutada reconoció su firma, no es menos cierto que no es el contrato de obra
vendida, el documento en que se fundan las pretensiones del actor, ya que lo que
éste cobra en autos es la suma de las cantidades que se encuentran en otros dos
documentos. Es del caso que en ninguno de ellos obra la firma de la ejecutada y
además ésta negó la deuda contenida en ellos. La sola circunstancia que se deba
recurrir al contrato de obra vendida para fundamentar los otros dos documentos
presentados, es una demostración evidente de la insuficiencia del título esgrimido
en la causa. Para que estos títulos fueran ejecutivos o susceptibles de convertirse
en uno, por la vía que se analiza, han de ser de aquellos que traen aparejada la
ejecución sin necesidad de otros documentos que los refuercen o complementen
o que les confieran mérito o fuerza ejecutiva.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 7045-2000

Fecha: 16/12/2005

Cita online: CL/JUR/2039/2005

Partes: Soc. Constructora Charrier Chacón Ltda. con Huera Mariqueo, Amantina

Magistrados: Dahm Oyarzún, Jorge; Cerda Fernández, Carlos

Redactor: Valencia Mercaido, María Victoria

Abogado integrante: Valencia Mercaido, María Victoria


Voces: acción ejecutiva - acción judicial - confesión ficta - derecho civil - derecho
procesal - juicio ejecutivo - preparación de la vía ejecutiva - reconocimiento de
firma - título ejecutivo

Legislación relacionada : Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


435 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 16 de diciembre de 2005.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada, pero eliminando del fundamento 4º desde


la frase que comienza y las argumentaciones hasta el final, como asimismo los
fundamentos 6º, 7º, 11º 12º y 13º y teniendo, en su lugar y, además, presente:

1) Que en estos autos, Rol Nº 5111-1996, la Sociedad Constructora Charrier


Chacón Ltda. inició este juicio mediante la preparación de la vía ejecutiva, citando
para tales efectos a doña Amantina Huera Mariqueo a una audiencia, a llevarse a
efecto al 5º día después de ser notificada de la gestión, a fin de que:

a) Reconociera su firma contenida en el documento denominado Contrato de obra


vendida, celebrado entre las partes con fecha 15 de junio de 1998;

b) Confesara una deuda de $ 3.256.757.

Para los efectos de acreditar la deuda, la actora presentó tres documentos:

Uno. Copia del contrato celebrado el 15 de junio de 1998.

Dos. Copia del presupuesto de reparaciones en la propiedad de la demandada;

Tres. Copia del presupuesto de trabajos extraordinarios en la propiedad de la


demandada. Estos dos últimos documentos no tienen la firma de la ejecutada.

2) Que en la audiencia que rola a fs. 10 de autos doña Amantina Huera Mariqueo,
reconoció su firma contenida en el Contrato de obra vendida de 15 de junio de 1998
y negó la deuda de $ 3.256.757 de la que presuntivamente daban cuenta los otros
2 documentos.
3) Que con estos antecedentes se consideró a fs. 18 que se encontraba
preparada la vía ejecutiva en contra de la demandada por la suma de $ 3.256.757
más intereses y costas.

4) A fs. 28 la ejecutada opuso, en primer término, la excepción del Nº 7 del Art.


464 del Código de Procedimiento Civil, alegando que no existía título ejecutivo
alguno, y la excepción de pago.

5) Que a fs. 135 y siguientes, con fecha 31 de mayo de dos mil, la juez a quo dictó
sentencia rechazando las excepciones opuestas y ordenando que se siguiera
adelante la ejecución hasta hacerse la actora pago entero y cumplido de su crédito
en capital, intereses y costas.

6) Que a fs. 151 de autos, la ejecutada apela, por ser la resolución de fecha 31
de mayo de dos mil, agraviante para su parte.

7) Que, conforme fluye de los arts. 435 y 436 del Código de Procedimiento Civil,
las gestiones preparatorias de la vía ejecutiva se encaminan a procurarle un título
ejecutivo a un acreedor que no lo tiene respecto de su deudor o que contando con
uno, requiere perfeccionarlo.

Ergo, para que haya lugar a tal clase de procedimiento, es siempre prioritario e
indispensable la existencia previa de una obligación; esto es, de una acreencia y
que ésta no consta documental e indubitadamente, por lo que se hace necesaria la
preparación de la vía ejecutiva.

8) Que la circunstancia que en este caso haya quedado preparada la vía ejecutiva
por haber la ejecutada reconocido su firma en el documento denominado Contrato
de Obra vendida, de fecha 15 de junio de 1998, no libera al título así obtenido de la
exigencia general en orden a ser autosuficiente; esto es, debe dar cuenta de una
obligación líquida, actualmente exigible y no prescrita, más aún si ese preciso
aspecto fue materia y fundamento de la excepción opuesta.

Y si bien es cierto que la ejecutada reconoció su firma, no es menos cierto que


no es el contrato de obra vendida el documento en que se fundan las pretensiones
del actor, ya que lo que éste cobra en autos es la suma de las cantidades que se
encuentran en los otros dos documentos: trabajos extraordinarios e I VA de trabajos
extraordinarios.

Es del caso que en ninguno de ellos obra la firma de la ejecutada y además ésta
negó la deuda contenida en ellos.
La sola circunstancia que se deba recurrir al contrato de obra vendida para
fundamentar los otros dos documentos presentados, es una demostración evidente
de la insuficiencia del título esgrimido en la causa.

Para que estos títulos fueran ejecutivos o susceptibles de convertirse en uno, por
la vía que se analiza, han de ser de aquellos que traen aparejada la ejecución sin
necesidad de otros documentos que los refuercen o complementen o que les
confieran mérito o fuerza ejecutiva.

9) Que en el caso que se analiza, los títulos en que se funda la demanda ejecutiva,
no se bastan a sí mismos, porque no emanan de ambas partes sino sólo de la parte
demandante, por lo que negada la deuda y no existiendo firma por parte de la
ejecutada, si ésta negó la deuda, no se le pudo dar mérito ejecutivo.

Por estas consideraciones, se declara:

a) Que se revoca la sentencia de treinta y uno de mayo de dos mil, escrita a fojas
135 y siguientes, en cuanto rechaza la excepción Nº 7 del artículo 464 del Código
de Procedimiento Civil opuesta a fojas 26, y en su lugar se decide que ella se acoge,
debiendo cesar la ejecución.

b) Que se confirma el referido fallo, en cuanto rechaza la excepción del Nº 9 del


precepto señalado precedentemente.

c) Que no se condena en costas a la ejecutante, por no haber sido totalmente


vencida.

Regístrese y devuélvase.

Redacción de la A bogada I ntegrante señora María Victoria Valencia Mercaido.

Pronunciada por la Séptima Sala de esta Corte de Apelaciones, integrada por los
Ministros señor Carlos Cerda Fernández, señor Jorge Dahm Oyarzún y A bogada I
ntegrante señora María Victoria Valencia Mercaido.

Rol Nº 7.045-2000.
CAPÍTULO XI TÍTULOS ESPECIALES

1. REQUISITOS QUE DEBE REUNIR CERTIFICADO DEL ARTÍCULO 47 DE LEY


DE RENTAS MUNICIPALES PARA SER TÍTULO EJECUTIVO

SUMARIO: No cabe duda que, cuando el legislador crea el título ejecutivo que
indica el artículo 47 de la Ley sobre Rentas Municipales, establece tres requisitos:
que se trate de un certificado, que lo suscriba el Secretario Municipal y que
acredite una deuda por patentes, derechos y tasas municipales; en consecuencia,
los jueces del fondo no incurren en el error de derecho que se denuncia en el
recurso, cuando afirman que el requisito de acreditar una deuda importa que tal
documento no sólo debe mencionar una supuesta cantidad de dinero adeudada
en términos genéricos, sino que tratándose de derechos municipales como los
que menciona la norma en cuestión, tendrá que constar su origen, el período que
se cobra y los antecedentes necesarios que permitan concluir la suma que el
documento afirma como debida. Tal interpretación se ve reafirmada con la
jurisprudencia reiterada de este tribunal cuando ha señalado que el título con que
se apareja una ejecución debe llevar en sí mismo todos los requisitos necesarios
para que tenga fuerza ejecutiva y no es posible que, una vez trabada la litis, se
prueben la existencia de ellos: El título ejecutivo debe bastarse a sí mismo.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 6362-2005

Fecha: 05/07/2007

Cita online: CL/JUR/1294/2007; 36607

Partes: Ilustre Municipalidad de Arica c. Embotelladora Carnaval S.A.

Magistrados: Juica Arancibia, Milton; Muñoz Gajardo, Sergio; Herreros Martínez,


Margarita; Araya Elizalde, Juan
Redactor: Araya Elizalde, Juan

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho municipal -


derecho procesal - juicio ejecutivo - municipalidad - rentas municipales - título
ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Santiago, 5 de julio del año 2007.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 92-2005, seguidos ante el Primer Juzgado Civil de Arica
sobre juicio ejecutivo, caratulados Ilustre Municipalidad de Arica con Embotelladora
Carnaval S.A., la juez titular de dicho tribunal por sentencia escrita a fojas 105, de
treinta de junio de dos mil cuatro, rechazó las excepciones de falta de alguno de los
requisitos para que el título tenga fuerza ejecutiva y nulidad de la obligación,
opuestas por la ejecutada, y ordenó seguir adelante con la ejecución hasta el entero
y cumplido pago de lo demandado.

La ejecutada interpuso recurso de apelación en contra de dicho fallo y una Sala


de la Corte de Apelaciones de Arica por resolución de cuatro de noviembre de dos
mil cinco, escrita a fojas 148, revocó aquél de primer grado y declaró que acogía la
excepción del numeral 7º del artículo 434 del Código de Procedimiento Civil y no dio
lugar a la demanda ejecutiva.

En contra de esta última sentencia, el ejecutante deduce recurso de casación en


el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

Y teniendo en consideración:

Primero: Que el recurrente denuncia la infracción a los artículos 47 del Decreto


Ley Nº 3.063 sobre Rentas Municipales, 434 Nº 7, 441 y 464 Nº 7, todos del Código
de Procedimiento Civil, al decidir los jueces de segunda instancia revocar el fallo de
primer grado, que otorgó mérito ejecutivo al certificado emitido por el Secretario
Municipal que acredita la deuda que el documento da cuenta, y resolver, en cambio,
que este título carece de tal calidad, pese a que el artículo 47 de la Ley Sobre Rentas
Municipales prescribe que el certificado referido tiene mérito o fuerza ejecutiva,
otorgándole, en consecuencia, la calidad de título ejecutivo al mencionado
instrumento, haciendo además aplicables las normas del Código de Procedimiento
Civil respecto del procedimiento.

Sostiene el actor que el artículo 47 de la ley del ramo ha sido infringido desde el
momento en que se ha prescindido de su texto y equivocado la interpretación que
debiere hacerse de aquél, toda vez que los sentenciadores le introdujeron al
certificado del Secretario Municipal exigencias formales que el precepto vulnerado
no ha considerado ni expresa ni tácitamente para el ejercicio de la acción ejecutiva,
esto es la especificación, detalle o pormenores, de cómo se habría arribado y
determinado la obligación contenida en el título, en circunstancia que la norma
referida sólo requiere que la suma demandada corresponda a una obligación líquida
o liquidable y, en la especie, se ha demandado una cantidad cierta.

Añade el recurrente que la infracción al Nº 7 del artículo 434 del Código de


Procedimiento Civil se ha producido por cuanto los sentenciadores han creado
nuevos títulos ejecutivos que no se encuentran previstos ni individualizados en el
precepto mencionado y al incorporar nuevos elementos y exigencias a dichos títulos
que la ley no ha indicado, lo que sólo podría hacerse mediante la dictación de las
leyes pertinentes.

Asimismo el ejecutante estima vulnerado el artículo 441 del Código de


Procedimiento Civil por cuanto el fallo recurrido desconoce la ejecutividad del título
so pretexto de faltar requisitos y hechos no alegados por la contraria.

Por último, agrega que el artículo 464 Nº 7 del mismo cuerpo de leyes reseñado
ha sido infringido por cuanto el título aludido es perfecto y completo y, por ende, no
adolece de falta de requisito alguno, toda vez que contiene la identificación del
deudor y del acreedor y la prestación debida determinada de manera cierta, lo que
hace que la deuda de autos sea líquida, actualmente exigible y no prescrita,
restringiendo su cobro a las tasas, derechos y patentes.

Explicando cómo esta infracción influye en lo dispositivo de la sentencia, advierte


el recurrente que, de no haberse producido la infracción, esto es aplicando
correctamente la ley en la forma expuesta con antelación, se habría tenido que
llegar, necesariamente, a la conclusión que debía confirmarse la sentencia de
primera instancia dictada por el Primer Juzgado de Letras de Arica, rechazando en
consecuencia la excepción alegada.
Segundo: Que se dejó establecido en el fallo que se impugna que el título
fundante de la acción ejecutiva lo constituye el certificado emitido por el Secretario
Municipal de Arica en el que se registran deudas de la ejecutada (Embotelladora
Carnaval S.A.) con el Municipio, al 28 de enero de 2005, por la suma de
$15.987.638, más reajustes e intereses; se señala, también, que el certificado se
otorga en virtud del artículo 47 del D.L Nº 3.063 sobre Rentas Municipales para ser
presentado ante los Tribunales de Justicia y llevar a cabo la cobranza judicial por el
valor indicado.

Tercero: Que los jueces del fondo señalaron como fundamento de su decisión,
por la que acogen la excepción prevista en el artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil, que efectivamente el artículo 48 del Decreto Ley Nº 3.063,
sobre Rentas Municipales, otorga mérito ejecutivo al certificado emitido por el
Secretario Municipal.

Sin embargo, continúan dichos magistrados, esta situación no exime a dicho


funcionario de cumplir con los requisitos generales que la ley exige para que dicho
título tenga fuerza ejecutiva, entre los cuales se contemplan los datos necesarios
para que el acreedor conozca la naturaleza del cobro, lo que no se presenta en la
especie debiendo haberse desglosado el monto de los derechos a cobrar por cada
valor particular, correspondientes a los períodos que se cobra y la fecha en que se
infringió la norma cuyos derechos se cobran.

Cuarto: Que para determinar si se configuran las infracciones de ley que denuncia
el recurrente, se analizará en primer lugar si se ha producido la infracción al artículo
47 de la Ley sobre Rentas Municipales que al efecto prescribe:

Para efectos del cobro judicial de las patentes, derechos y tasas municipales,
tendrá mérito ejecutivo el certificado que acredite la deuda emitido por el secretario
municipal. La acción se deducirá ante el tribunal ordinario competente y se someterá
a las normas del juicio ejecutivo establecidas en el Código de Procedimiento Civil.

Lo dispuesto en el inciso precedente es sin perjuicio de las sanciones que


correspondan aplicarse por el juez de policía local correspondiente. La cobranza
administrativa y judicial del impuesto territorial se regirá por las normas contenidas
en el Título V del Libro III del Código Tributario.

Quinto: Que efectuando un análisis de la norma en referencia, ésta emplea la


expresión acreditar, que según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua
Española se le atribuye como significado el hacer digno de crédito algo, probar su
certeza o realidad; dar seguridad de que algo es lo que representa o parece, por lo
que los jueces de la instancia están en lo cierto cuando exigen una autosuficiencia
del título, con el propósito que represente una obligación que esté determinada en
cuanto a su causa o fundamento, pues a ella está asociada su liquidez.

Esta conclusión se desprende de la disposición legal en referencia la que, como


se ha trascrito, no se refiere a cualquier deuda y para cualquier efecto, sino que con
toda precisión señala: Para efectos del cobro judicial y agrega, de las patentes,
derechos y tasas municipales.

Esta interpretación se corrobora al tener en consideración el artículo 48 de la Ley


sobre Rentas Municipales, en cuanto obliga al pago de reajuste e intereses al
contribuyente moroso de pagar las prestaciones señaladas en el artículo anterior.

Sexto: Que, en relación al argumento anterior, cabe agregar que título ejecutivo
es aquel documento que da cuenta de un derecho indubitable, al cual la ley le
atribuye la suficiencia necesaria para exigir el cumplimiento forzado de la obligación
en él contenida.

Dicho mérito ejecutivo lo es en atención al carácter de autenticidad que ellos


revisten, por tal razón sólo la ley puede crear títulos ejecutivos y establecer sus
requisitos; elementos que miran no sólo al interés personal de los contratantes, sino
también al interés público que existe en reservar el procedimiento ejecutivo a
aquellos asuntos en que se persiga el cumplimiento de obligaciones cuya existencia
y exigibilidad se haya reconocido o declarado por algún medio legal.

El título ejecutivo presenta una naturaleza análoga a la de una prueba privilegiada


en términos tales que el acreedor dotado de él goza de la garantía jurisdiccional de
solicitar el embargo de bienes suficientes del deudor, quien debe desvanecer la
presunción de autenticidad y veracidad que el título supone.

Es por esto que el legislador ha circunscrito las posibilidades de defensa de la


persona contra quien se invoca, la que sólo puede discutir la validez de la obligación,
su subsistencia, su exigibilidad o si el título que la contiene tiene o no naturaleza
ejecutiva.

Séptimo: Que siguiendo el razonamiento anterior, no cabe duda que, cuando el


legislador crea el título ejecutivo que indica el artículo 47 de la Ley sobre Rentas
Municipales, establece tres requisitos: que se trate de un certificado, que lo suscriba
el Secretario Municipal y que acredite una deuda por patentes, derechos y tasas
municipales; en consecuencia, los jueces del fondo no incurren en el error de
derecho que se denuncia en el recurso, cuando afirman que el requisito de acreditar
una deuda importa que tal documento no sólo debe mencionar una supuesta
cantidad de dinero adeudada en términos genéricos, sino que, tratándose de
derechos municipales como los que menciona la norma en cuestión, tendrá que
constar su origen, el período que se cobra y los antecedentes necesarios que
permitan concluir la suma que el documento afirma como debida.

Tal interpretación se ve reafirmada con la jurisprudencia reiterada de este tribunal


cuando ha señalado que el título con que se apareja una ejecución debe llevar en
sí mismo todos los requisitos necesarios para que tenga fuerza ejecutiva y no es
posible que, una vez trabada la litis, se pruebe la existencia de ellos: el título
ejecutivo debe bastarse a sí mismo.

Por consiguiente no es tal, por su vaguedad y porque no contiene


determinadamente una obligación de dar, el acuerdo tomado en un juicio arbitral
que tiene por aprobadas unas cuentas con las observaciones y aclaraciones que
constan a fojas 59 y demás piezas de autos (Corte Suprema, 8 de enero de 1966,
Repertorio Código de Procedimiento Civil Tomo III, pág. 19, tercera edición, 1999).

Octavo: Que los sentenciadores de segundo grado dejaron establecido que en el


certificado emitido por el Secretario Municipal de la I. Municipalidad de Arica, se
contiene un valor determinado por concepto de propaganda, sin especificar ningún
otro concepto en cuanto a su origen u otra explicación comprensible al ejecutado,
tales como período de tiempo por el que se cobran los derechos, lugares y ubicación
de la propaganda, etc.

En consecuencia la deuda no puede ser liquidada ni es actualmente exigible si


no se ha determinado con claridad y exactitud cuáles son los períodos por los cuales
se cobran los derechos de propaganda, el origen de la misma y los cálculos previos
para determinar el valor final.

Noveno: Que a partir de los hechos establecidos en la sentencia impugnada y


que se han reproducido, los que son inamovibles para este Tribunal de Casación,
los jueces del fondo resolvieron que la obligación que se pretende cobrar
ejecutivamente carece de liquidez.

Esta afirmación encuentra su sustento en la norma del artículo 438 del Código
Procesal Civil, que dispone que se entenderá cantidad líquida, no sólo la que
actualmente tenga esta calidad, sino también la que pueda liquidarse mediante
simples operaciones aritméticas con sólo los datos que el mismo título ejecutivo
suministre.
Esta disposición cautela la exigencia que se desprende de una interpretación a
contrario sensu de la misma, cual es que el título debe indicar la forma cómo se
llega a determinar la cantidad que se cobra ejecutivamente.

Esta conclusión se refuerza si se considera la interpretación auténtica dada por


el legislador, conforme al artículo 6º del Decreto Ley Nº 1.533, en el sentido que se
considerarán líquidas las obligaciones de dinero en que se hubiere estipulado
reajustabilidad o intereses, cuando el título respectivo o la ley señalaren la forma en
que se procederá para la determinación del reajuste, la tasa de interés o ambas
cosas a la vez, de lo que se sigue que además de señalar numéricamente el monto
de la obligación, corresponde precisar sus conceptos, para permitir precisar la forma
en que se calculó.

Exigencia que tiene su explicación desde el momento que el título da origen a


medidas de apremio real inmediato, requiriendo de plazos reducidos para ejercer el
derecho de defensa, por lo que la claridad y precisión no deben estar ausentes del
título.

Décimo: Que, por lo razonado, se debe descartar cualquier error de derecho en


la interpretación de las disposiciones legales señaladas como infringidas en el
recurso, pues en el documento que funda la ejecución se ha indicado una obligación
de manera genérica y sin las especificaciones mínimas dispuestas por el legislador.

De conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 764 y 767 del Código
de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo interpuesto
por el abogado Juan Antonio Barraza Barrella, en lo principal de fojas 153, en contra
de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Arica, de fecha cuatro de noviembre
de dos mil cinco, que se lee de fojas 148 a 152.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo del M inistro señor Araya.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sres.
Milton Juica A., Sergio Muñoz G., Sra. Margarita Herreros y Sr. Juan Araya E. y
Abogado Integrante Sr. Hernán Álvarez G.

No firma el Abogado Integrante Sr. Álvarez G., no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar ausente.

Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro.


Rol Nº 6.362-2005.
2. CERTIFICADO DE SECRETARIO MUNICIPAL QUE ACREDITA DEUDA DE
DERECHOS Y TASAS MUNICIPALES POSEE MÉRITO EJECUTIVO

SUMARIO: Esta Corte no comparte ese razonamiento del juez a quo, porque
impone al certificado (emitido por Secretario Municipal) exigencias que la ley no
formula, extremo hasta el que el proceso de interpretación no debe llegar. En
efecto, el texto legal (artículo 47 de la Ley de Rentas Municipales) únicamente
expresa que tendrá mérito ejecutivo el certificado que acredite la deuda,
debiendo, en consecuencia, bastar al juez la certificación de la existencia de la
obligación por el competente funcionario para entender que está frente a un título
ejecutivo. Esto no es extraño al sistema de títulos ejecutivos, en el que prima,
fundamentalmente, la forma del acto de lenguaje en que consisten. Un pagaré,
por ejemplo, es tal pagaré en la medida en que deje constancia de la promesa
incondicionada de pago de una cierta suma, sin que sea necesario explicar nada
sobre el origen u otros detalles de la deuda. De modo, pues, que el certificado, a
juicio de esta Corte, constituye positivamente un título ejecutivo. Entonces, y sin
dudas, el título invocado por la parte ejecutante constituye y conforma el
establecido perentoriamente en el artículo 47 de la Ley de Rentas Municipales,
por tratarse de un certificado emitido por el Secretario Municipal que acredita
deudas por derechos y tasas municipales, por lo tanto tiene pleno mérito
ejecutivo.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Valdivia

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 554-2007

Fecha: 25/10/2007

Cita online: CL/JUR/2316/2007; 37552

Partes: I. Municipalidad de Mariquina con Francisco Luzzi y Cía. Limitada

Magistrados: Kompatzki Contreras, Mario; Abrego Diamantti, Rodolfo

Redactor: Varas Braun, Juan Andrés

Abogado integrante: Varas Braun, Juan Andrés


Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho municipal -
derecho procesal - funciones de la municipalidad - juicio ejecutivo - municipalidad
- rentas municipales - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 47 - Ley de Rentas Municipales; Artículo 464


- Código de Procedimiento Civil.

TEXTO COMPLETO

Valdivia, veinticinco de octubre de dos mil siete.

Vistos:

A fs. 53 se ha deducido por la parte de la I. Municipalidad de San José de la


Mariquina un recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva de fs. 45 y
siguientes, fundando el recurso en la circunstancia de haber esa sentencia acogido
dos de las excepciones opuestas por la empresa demandada a la demanda
ejecutiva de autos, razón por la que solicita que esta Corte la revoque, y rechace
las referidas excepciones, permitiendo así la prosecución de la ejecución, con
expresa condena en costas.

Se reproduce la parte expositiva de la sentencia en alzada, así como sus


considerandos, con excepción de los fundamentos sexto y noveno que se eliminan,
eliminándose asimismo su parte resolutiva;

Y teniendo en su lugar y, además, en consideración:

Primero: Que la controversia jurídica sometida a conocimiento de esta Corte dice


relación con la posibilidad de dar lugar a la ejecución de la demandada a partir de
un certificado emitido por la Secretaria Municipal Suplente de la Municipalidad
demandante, en aplicación del inciso primero del artículo 47 de la Ley de Rentas
Municipales (Decreto Nº 2.385, de 20 de noviembre de 1996, que fija el texto
refundido y sistematizado del D.L. Nº 3.063), que estatuye que: Para efectos del
cobro judicial de las patentes, derechos y tasas municipales, tendrá mérito ejecutivo
el certificado que acredite la deuda, emitido por el S ecretario M unicipal.

La acción se deducirá ante el tribunal ordinario competente y se someterá a las


normas del juicio ejecutivo establecidas en el Código de Procedimiento Civil.

El referido certificado literalmente reza: la Secretaria Municipal Suplente de la


Municipalidad de Mariquina, que suscribe, CERTIFICA: Que en virtud de los
antecedentes que se me han entregado, consistentes en un convenio de pago, un
informe del asesor jurídico y un boletín de ingresos municipales, cuyas copias son
parte integrante del presente certificado, Francisco Luzzi y Cía. Ltda. mantiene
actualmente una deuda con la Municipalidad de Mariquina por concepto de patentes
municipales, por un monto que asciende a $ 15.991.761, seguido del nombre y firma
de la funcionaria.

Segundo: Frente al texto de ese certificado, la sentencia en alzada razona desde


la premisa de que para que un título ejecutivo sea tal debe dar cuenta de un derecho
indubitable, y debe bastarse a sí mismo, de modo que el deudor ante su solo
examen se encuentre en situación de ejercer las alegaciones que le parezcan
pertinentes.

Contrasta luego el título transcrito antes con el texto legal pertinente, y concluye
que en la especie esas condiciones no se presentan, por la necesidad de recurrir a
otros documentos; en mérito de la cual conclusión acoge finalmente la excepción
del Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil.

Tercero: Que el razonamiento antes aludido hace sinónimas, en buenas cuentas,


las expresiones verbales acreditar que usa la ley para referirse al certificado de
deuda municipal, con explicar la procedencia exacta de la obligación, esto es a
referenciar determinadamente el objeto, la causa y los demás extremos que
conformaron la obligación original.

Esta Corte no comparte ese razonamiento del juez a quo, porque impone al
certificado exigencias que la ley no formula, extremo hasta el que el proceso de
interpretación no debe llegar.

En efecto, el texto legal únicamente expresa que tendrá mérito ejecutivo el


certificado que acredite la deuda, debiendo, en consecuencia, bastar al juez la
certificación de la existencia de la obligación por el competente funcionario para
entender que está frente a un título ejecutivo.

Esto no es extraño al sistema de títulos ejecutivos, en el que prima,


fundamentalmente, la forma del acto de lenguaje en que consisten.

Un pagaré, por ejemplo, es tal pagaré en la medida en que deje constancia de la


promesa incondicionada de pago de una cierta suma, sin que sea necesario explicar
nada sobre el origen u otros detalles de la deuda.

De modo, pues, que el certificado que rola a fs. 1, a juicio de esta Corte, constituye
positivamente un título ejecutivo.
Cuarto: Que entonces, y sin dudas, el título invocado por la parte ejecutante
constituye y conforma el establecido perentoriamente en el artículo 47 de la Ley de
Rentas Municipales, por tratarse de un certificado emitido por el Secretario
Municipal que acredita deudas por derechos y tasas municipales, por lo tanto tiene
pleno mérito ejecutivo.

Quinto: Que de las circunstancias antes anotadas deviene que es procedente no


sólo rechazar la excepción de ineptitud del libelo planteada por la contraria, sino
también la del artículo 464 Nº 7 del Código Procedimental Civil, por concurrir a su
respecto todas las exigencias legales.

En efecto, del instrumento probatorio agregado por la ejecutante aparece que


constituye título ejecutivo, la deuda no está prescrita y la obligación es líquida y
actualmente exigible.

Sexto: Que lo anterior dimana del certificado de fojas 1, que expresamente


señala: Que en virtud de los antecedentes que se me han entregado consistentes
en un convenio de pago, un informe del asesor jurídico, y un boletín de ingresos
municipales, cuyas copias son integrantes del presente certificado, Francisco Luzzi
y Cía. Ltda. mantiene actualmente una deuda con la Municipalidad de Mariquina por
concepto de patentes municipales, por un monto que asciende a $ 15.991.761.

Dicho certificado es el Nº 206 de 18 de agosto de 2006 y está firmado por doña


Mariángel Cabrera Rabie, Secretaria Municipal Suplente.

Séptimo: Que de lo explicitado, aparece con meridiana claridad que la obligación


es líquida, o liquidable, a lo más, ya que puede determinarse por simples
operaciones aritméticas; no está prescrita por no haber transcurrido el tiempo
exigible por la normativa legal, y es actualmente exigible, porque así emana del
propio documento con título ejecutivo, y no ha podido alterar tal situación el convenio
de pago celebrado por las partes, pues no se refleja en él la intención o ánimo de
los interesados de persistir en sus efectos ni la ejecutante renunció a ejercer las
acciones que ahora deduce ni que la ejecutada hubiere solucionado la deuda a
través del convenio aludido.

En mérito de lo considerado, disposiciones legales citadas, y visto, además, lo


dispuesto en los artículos 186 y siguientes del Código de Procedimiento Civil:

I. SE REVOCA la sentencia apelada en cuanto acoge las excepciones de los


números 4º y 7º del Código de Procedimiento Civil opuestas por la ejecutada en lo
principal de fs. 21, y en su lugar SE DECLARA que se rechazan también las citadas
excepciones, debiendo seguirse adelante con la ejecución hasta el entero y
cumplido pago de lo adeudado.

II. Que cada parte pagará sus costas, respecto de las generadas en esta
instancia.

Acordada contra el parecer del Abogado Integrante don Juan Andrés Varas
Braun, quien concordando en rechazar la excepción del Nº 4º, estuvo sin embargo
por acoger la del artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil, atendido que
del hecho que el título sea ejecutivo en abstracto no se sigue necesariamente que
deba proseguirse con la ejecución, puesto que el demandado ha invocado como
impedimento para ello la falta de exigibilidad de la obligación, excepción acerca de
la que la juez no estimó necesario pronunciarse, en el entendido de que el título
ejecutivo no podía considerarse tal, según se ha explicado.

Fundamenta el demandado esa falta de exigibilidad en el hecho de que el


convenio de pago, en el que se basa el certificado, contiene un acuerdo de pago en
12 cuotas iguales de $ 1.332.647 con vencimiento la primera el 30 de enero de
2006, sin indicarse la fecha de vencimiento de las cuotas restantes, ni tampoco el
período (anual, semestral, trimestral, bimensual o mensual) de sus vencimientos.

Tampoco se pactó en dicho convenio una cláusula de aceleración que permita el


cobro de la totalidad de la deuda por el no pago de alguna de las cuotas.

Ahora bien, el antedicho convenio de pago no puede entenderse en caso alguno


como una novación, conforme lo dispone el artículo 1649 del Código Civil, de
manera que lo que se sigue adeudando son patentes municipales impagas, y por
ello resulta perfectamente admisible que su cobro se persiga por la vía ejecutiva,
utilizando como título el correspondiente certificado municipal.

Sin embargo, para que ello sea procedente, es necesario también que la deuda
sea actualmente exigible, y ocurre que el convenio de pago, al conceder al deudor
la posibilidad de pagar en cuotas, y a plazo (aunque no se sepa exactamente cuál
sea ese plazo) justamente suspende la exigibilidad de la obligación hasta el
vencimiento del plazo.

En el caso de autos, y aun suponiendo que el vencimiento de las cuotas sucesivas


fuere mensual (cosa que, como se dijo, no estableció el citado convenio) resulta que
a la fecha que se emitió el certificado municipal (18 de agosto de 2006) la obligación
no podía considerarse exigible, o al menos no por su total.
Por lo mismo, se estima por este disidente que no resulta procedente el cobro de
las cantidades adeudadas con el mérito del certificado municipal acompañado en
autos, puesto que, al no ser exigible la obligación, careció el título respectivo de la
imprescindible fuerza ejecutiva.

Regístrese y devuélvase.

Redacción del Abogado Integrante señor Juan Andrés Varas Braun, con
excepción de los considerandos cuarto a séptimo, de autoría del Ministro don Mario
Julio Kompatzki Contreras.

No firma el Ministro don Rodolfo Patricio Abrego Diamantti, no obstante haber


asistido a la vista de la causa y acuerdo del fallo, por encontrarse en comisión de
servicios.

Rol Nº 554-2007.
3. CARÁCTER DE TÍTULO EJECUTIVO QUE SE OTORGA A LA CARTA DE
DESPIDO POR LA CAUSAL DEL ART. 161 DEL CÓDIGO DEL TRABAJO ES
MANIFESTACIÓN DEL PRINCIPIO DE CELERIDAD Y CONCENTRACIÓN

SUMARIO: El carácter de título ejecutivo que se otorga a la carta de despido por la


causal del artículo 161 del Código del Trabajo, no viene a ser sino una
manifestación del principio de celeridad y concentración, presente en todos los
procedimientos laborales, de manera que si el empleador invoca la causal de
necesidades de la empresa, que lo obliga a pagar las indemnizaciones por
término de contrato, tiene perfecta conciencia acerca de cuál es el momento en
que debe pagarlas, por lo que estimar que la época de proceder a su pago sería
aquélla en que se firma el finiquito, va en contra de esta nueva modalidad prevista
por la ley, de otorgar mérito ejecutivo a este instrumento, por cuanto la firma del
finiquito se realiza con posterioridad al despido e implica un acuerdo de
voluntades, que muchas veces no concurre. En ese sentido, bastaría para el
empleador señalar en la carta de despido el monto de las indemnizaciones por
término de contrato y allí mismo señalar que no corresponde su pago porque el
trabajador le adeuda otras sumas, para con ello neutralizar los efectos del título
ejecutivo, en circunstancias que se trata de obligaciones de categorías diferentes,
pues unas son aquéllas contenidas en el título ejecutivo, referidas a las
indemnizaciones por término de contrato, en tanto que las otras son obligaciones
que, para los fines pretendidos por el legislador en cuanto al mérito ejecutivo que
se ha otorgado a la carta de despido en estas particulares circunstancias, no
tienen certeza, es decir no son indubitadas, pudiendo incluso ser inexistentes.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Iquique

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 8-2010

Fecha: 07/05/2010

Cita online: CL/JUR/2546/2010

Partes: Claudia Silva con Compañía de Seguros Corpvida S.A.

Magistrados: Gatica Muñoz, Erico; Guiza Gutiérrez, Pedro; Chamorro Pinto,


Mirta
Redactor: Güiza Gutiérrez, Pedro

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - carta de aviso - derecho civil - derecho
del trabajo - derecho procesal - despido - extinción del contrato de trabajo -
finiquito - indemnización - juicio ejecutivo - título ejecutivo - trabajador

Legislación relacionada: Artículo 162 - Código del Trabajo; Artículo 470 -


Código del Trabajo; Artículo 13 - Ley Nº 19.728

TEXTO COMPLETO

Iquique, 7 de mayo de 2010.

Visto:

Se reproduce la resolución en alzada de ocho de marzo del presente año, con


excepción del párrafo escrito bajo el título "En cuanto a la excepción de pago", que
se elimina.

Y teniendo en su lugar y, además, presente:

Primero: Que el artículo 169 del Código del Trabajo, en su letra a), señala que si
el contrato de trabajo termina por aplicación de la causal del inciso primero del
artículo 161 de dicho texto legal, la comunicación que el empleador dirija al
trabajador, de acuerdo al inciso cuarto del artículo 162, supone "una oferta
irrevocable de pago de la indemnización por años de servicios y de la sustitutiva de
aviso previo", para el caso que éste no se haya dado, añadiendo que "Si tales
indemnizaciones no se pagaren al trabajador, éste podrá recurrir al tribunal que
corresponda, para que en procedimiento ejecutivo se cumpla dicho pago, pudiendo
el juez en este caso incrementarlas hasta en un 150%, sirviendo para tal efecto de
correspondiente título la carta aviso a que alude el inciso cuarto del artículo 162".

Segundo: Que de lo expuesto, no cabe duda alguna acerca del carácter de título
ejecutivo que, en tales circunstancias, representa la carta de despido, cumpliéndose
en el caso de autos los requisitos necesarios para así estimarlo, a pesar de indicar
en su texto que conforme a la liquidación realizada por el empleador, nada se
adeudaría a la trabajadora, más aun si no existe discusión en cuanto a las
cantidades a que ascienden tanto la indemnización por años de servicios como la
sustitutiva de aviso previo, es decir, $ 1.874.814 y $ 937.407, respectivamente, y
que totalizan precisamente el monto demandado en la presente acción, de
$ 2.812.221.
Por lo mismo, serán rechazadas las alegaciones planteadas por la ejecutada, en
torno a la nulidad de la resolución que acogió a tramitación la demanda y ordenó el
correspondiente mandamiento de ejecución y embargo, por cuanto ella se ajusta a
derecho, dado que se cumplen los requisitos para proceder ejecutivamente, al
tratarse de una obligación que consta en un título ejecutivo, actualmente exigible,
líquida y no prescrita.

Tercero: Que, de acuerdo a lo establecido en el artículo 470 del Código del


Trabajo, en esta clase de procedimiento la parte ejecutada sólo está habilitada para
oponer las excepciones de pago de la deuda, remisión, novación y transacción,
debiendo acompañar antecedentes escritos que le otorguen debida consistencia.

Cuarto: Que, en el presente juicio, la ejecutada dedujo la excepción de pago, la


que justificó en tres rubros o conceptos, a saber, aporte del empleador al Seguro de
Cesantía, préstamo solicitado por la trabajadora a una Caja de Compensación y
Anticipo por Bono de Gestión.

En cuanto a los dos primeros, la actora señaló expresamente, al momento de


contestar el traslado de rigor, no tener inconvenientes para que se deduzcan del
monto de la obligación ejecutiva, las cantidades correspondientes a dichos rubros,
no así el restante concepto, por considerar improcedente a su respecto la excepción
de pago.

Quinto: Que al margen de haberse allanado la ejecutante a la pretensión de la


contraria, esto es de rebajar del monto demandado las sumas correspondientes al
aporte del empleador al Seguro de Cesantía y a un préstamo solicitado por la
trabajadora a la Caja de Compensación Los Andes, lo cierto es que por imperativo
legal, dado que así lo establece el artículo 13 de la Ley Nº 19.728, habrá de
imputarse a la obligación ejecutiva, constituida por las indemnizaciones por años de
servicios y sustitutiva del aviso previo, las cotizaciones efectuadas por el em pleador
a la cuenta individual de cesantía de la trabajadora, que en total ascienden a la
suma de $ 248.701.

A su vez, en lo que dice relación con el pago del crédito entregado por la Caja de
Compensación Los Andes a la actora, en virtud de lo previsto en el artículo 1577 del
Código Civil, ella ratificó expresamente el pago que hiciera su empleador a dicha
entidad por $ 109.898, suma que también se rebajará de la obligación ejecutiva.

Sexto: Que sin embargo, no ocurre lo mismo respecto del otro rubro en que se
asienta la excepción de pago, esto es el denominado "anticipo por bono de gestión",
ya que se trata de una prestación totalmente ajena a aquéllas derivadas del término
de contrato, que en caso alguno puede considerarse un pago de tales
indemnizaciones. Tiene en consecuencia un carácter discutible, que bien podría
debatirse en otro procedimiento, como es aquel que las mismas partes citaron en
sus alegatos verbales, relativo a un procedimiento ordinario tramitado en el Juzgado
de Letras del Trabajo de esta ciudad, en que se ha cuestionado la procedencia del
despido y donde se reclama el recargo que correspondería para el caso de ser
improcedente tal despido.

En suma, no estamos en presencia de un pago propiamente dicho, sino que


podría dársele el carácter de compensación, pero ella no está contemplada entre
las excepciones que permite y autoriza el artículo 470 del Código del Trabajo.

Séptimo: Que, finalmente, el carácter de título ejecutivo que se otorga a la carta


de despido por la causal del artículo 161 del Código del Trabajo, no viene a ser sino
una manifestación del principio de celeridad y concentración, presente en todos los
procedimientos laborales, de manera que si el empleador invoca la causal de
necesidades de la empresa, que lo obliga a pagar las indemnizaciones por término
de contrato, tiene perfecta conciencia acerca de cuál es el momento en que debe
pagarlas, por lo que estimar que la época de proceder a su pago sería aquélla en
que se firma el finiquito va en contra de esta nueva modalidad prevista por la ley, de
otorgar mérito ejecutivo a este instrumento, por cuanto la firma del finiquito se realiza
con posterioridad al despido e implica un acuerdo de voluntades, que muchas veces
no concurre. En ese sentido, bastaría para el empleador señalar en la carta de
despido el monto de las indemnizaciones por término de contrato y allí mismo
señalar que no corresponde su pago porque el trabajador le adeuda otras sumas,
para con ello neutralizar los efectos del título ejecutivo, en circunstancias que se
trata de obligaciones de categorías diferentes, pues unas son aquéllas contenidas
en el título ejecutivo, referidas a las indemnizaciones por término de contrato, en
tanto que las otras son obligaciones que, para los fines pretendidos por el legislador
en cuanto al mérito ejecutivo que se ha otorgado a la carta de despido en estas
particulares circunstancias, no tienen certeza, es decir no son indubitadas, pudiendo
incluso ser inexistentes.

Octavo: Que por las consideraciones expuestas, habrá de acogerse la excepción


de pago opuesta por la ejecutada, pero sólo respecto de los pagos efectuados por
ella al Fondo de Cesantía y a la Caja de Compensación Los Andes, y rechazarse
en lo tocante al denominado "anticipo por bono de gestión".

Y de conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 470 y siguientes del


Código del Trabajo, se resuelve:
I. Que SE REVOCA la resolución apelada de ocho de marzo del año en curso, en
cuanto rechazó la excepción de pago formulada por el ejecutado, decidiéndose en
cambio que se la acoge, pero sólo respecto de los montos correspondientes a pagos
efectuados por el empleador al Fondo de Cesantía, por la suma de $ 248.701, y a
la Caja de Compensación Los Andes, por la suma de $ 109.898, montos que
deberán ser descontados de la suma pretendida en autos, debiéndose seguir la
ejecución hasta el entero y cumplido pago de la suma adeudada, más reajustes e
intereses.

II. Que SE CONFIRMA, en lo demás apelado, la referida resolución.

III. Que cada parte pagará sus costas.

Regístrese y devuélvanse.

Redacción del Ministro señor Pedro Güiza Gutiérrez.

Pronunciada por los Ministros Titulares Sr. Erico Gatica Muñoz, Srta. Mirta
Chamorro Pinto y Sr. Pedro Güiza Gutiérrez. Autoriza don Pedro Urdanivia Porcel,
Secretario Subrogante. Oficial Primero Titular.

En Iquique, a siete de mayo de dos mil diez, notifiqué por el estado diario la
sentencia que antecede.

Se recurre de apelación contra la resolución que rechazó la excepción de pago


formulada por el ejecutado. La Corte de Apelaciones revoca la resolución
impugnada.

Rol I. Corte Nº 8-2010.


4. ORIGINAL Y COPIAS AUTORIZADAS ANTE NOTARIO DE CONTRATO
COLECTIVO TIENEN MÉRITO EJECUTIVO

SUMARIO: El artículo 349 inciso 1º del Código del Trabajo establece que el original
del contrato colectivo, así como las copias auténticas de este instrumento
autorizadas por la Inspección del Trabajo, tendrán mérito ejecutivo y los Juzgados
del Trabajo conocerán de estas ejecuciones, conforme al procedimiento señalado
en el artículo 461 del Código del Trabajo.

El título ejecutivo constituido por el contrato colectivo debe contener una


obligación cierta, de dar, líquida, actualmente exigible y no prescrita.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación y casación en la forma

Rol: 208-2007

Fecha: 09/08/2007

Cita online: CL/JUR/1610/2007; 36853

Partes: María del Pilar Blanco Valenzia con Sociedad Educacional Técnico
Profesional Arauco Limitada

Magistrados: Villa Sanhueza, Juan Clodomiro

Redactor: Villa Sanhueza, Juan Clodomiro

Abogado integrante: Lanata Fuenzalida, Gabriela

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - contrato colectivo de trabajo - derecho


civil - derecho del trabajo - derecho procesal - efectos del contrato colectivo -
excepciones - inhabilidad del título - juicio ejecutivo - negociación colectiva -
obligación de dar - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 434 - Código de Procedimiento Civil; Artículo


464 - Código de Procedimiento Civil; Artículo 461 - Código del Trabajo; Artículo
349 - Código del Trabajo

TEXTO COMPLETO
Concepción, 9 de agosto de 2007.

Visto:

I. En cuanto al recurso de casación en la forma interpuesto en la presentación de


fojas 122 en contra de la sentencia definitiva de fecha 19 de diciembre de 2006,
escrita a fojas 108 y siguientes.

1. Que el abogado Rodrigo Jara Lara, por la parte ejecutada, por lo principal del
escrito de fojas 122 deduce recurso de casación en la forma en contra de la
sentencia definitiva de fecha 19 de diciembre de 2006, escrita de fojas 108 a 115,
el que funda en la causal del Nº 9 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil
en relación con el artículo 463 del Código del Trabajo.

2. Que la causal la apoya en el Nº 9 del artículo 768 del Código de Procedimiento


Civil, esto es en haberse faltado a algún trámite o diligencia declarados esenciales
por la ley o a cualquier otro requisito por cuyo defecto las leyes prevengan
expresamente que hay nulidad.

La causal la basa en dos infracciones: la primera, por cuanto el juez al momento


de la interposición de la demanda ejecutiva debió haber examinado que la
obligación fuera líquida en conformidad a lo prevenido en el artículo 438 del Código
de Procedimiento Civil.

Indica que se está dando lugar al cobro de una cantidad de dinero sin que sea
posible determinar, de acuerdo a los datos que arroja el título, el monto de dicha
obligación.

El juez, dice, conforme al artículo 441 del Código de Procedimiento Civil debió
examinar el título para despachar o denegar la ejecución y, además, verificar si el
título que se invocaba encuadraba o no dentro de los previstos en el artículo 434
del Código citado.

La segunda infracción la apoya en que no existe título ejecutivo.

En el fallo, dice, jamás el sentenciador hizo referencia al supuesto título, y ello


porque el demandante no menciona el título ejecutivo y sólo hace una referencia al
artículo 462 del Código del Trabajo.

La ejecutante, agrega, pretende crearse un título ejecutivo cuando en realidad no


hay disposición que lo establezca y él tampoco la menciona.
Sostiene que el ejecutante no dispone de título ejecutivo y el juez se ha
equivocado al considerar que lo tenía sin verificar si de verdad gozaba de un título
y en base a qué disposición lo tenía.

Es obligación del juez, conforme al artículo 441 del Código de Procedimiento Civil,
el examen del título para despachar o denegar la ejecución y, en cambio, se ha
proseguido adelante con una ejecución sin que previamente se examine si es que
hay título ejecutivo.

Señala que debió haberse denegado la ejecución por ausencia de título,


produciéndose un hecho curioso, ya que el demandante solicita el cobro ejecutivo
de una obligación sin disponer de título ejecutivo.

Los vicios indicados, dice, han influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo,
pues se dio lugar a la ejecución sin la existencia de un título ejecutivo y sin que la
obligación fuera líquida o liquidable de acuerdo a los datos que arroja el título.

3. Que el artículo 768 del Código de Procedimiento Civil en su inciso penúltimo


dispone que la Corte podrá desestimar el recurso de casación en la forma, si de los
antecedentes aparece de manifiesto que el recurrente no ha sufrido un perjuicio
reparable sólo con la invalidación del fallo; o sea, cuando el vicio es reparable por
vía que evite la invalidación del fallo.

4. Que en razón de las consideraciones que se efectuarán en la sede de


apelación, esta Corte entiende que se repararán las deficiencias que el recurrente
echa de menos, sin por ello significar, en caso alguno, que el fallo haya incurrido en
vicios que hagan exigible su invalidación.

II. En relación al recurso de apelación interpuesto en el primer otrosí del escrito


de fojas 122 en contra de la sentencia definitiva de fecha 19 de diciembre de 2006,
escrita a fojas 108 y siguientes.

Se reproduce la sentencia apelada con excepción de los fundamentos séptimo,


octavo y noveno que se eliminan y se le introduce la siguiente modificación:

En las citas legales se elimina la referencia al artículo 437 del Código de


Procedimiento Civil.

Y teniendo en su lugar y, además, presente:

5. Que el tratadista Fernando Alessandri Rodríguez señala que el Código de


Procedimiento Civil autoriza al acreedor para que obtenga el cumplimiento de su
obligación por medio del procedimiento ejecutivo, si concurren las siguientes
condiciones:

a) que exista un título ejecutivo;

b) que la obligación sea líquida y exigible, y

c) que la obligación no esté prescrita (Explicaciones de los Códigos de


Procedimiento Civil y Penal. Editorial Nascimento T II. 1935, páginas 9-10).

A su vez, el profesor Darío Benavente Gorroño indica que, para que pueda
exigirse ejecutivamente el cumplimiento de una obligación de dar, se requiere de la
concurrencia de los siguientes requisitos:

a) que la obligación conste de un título ejecutivo;

b) que la obligación sea líquida y actualmente exigible, y

c) que la acción ejecutiva no esté prescrita (Derecho Procesal. Juicio Ejecutivo.


Editorial Universitaria. 1949, página 10).

6. Que el artículo 461 del Código del Trabajo dispone que el juicio ejecutivo
derivado de asuntos laborales se regirá, en lo pertinente, por las disposiciones de
los Títulos I y II del Libro III del Código de Procedimiento Civil, con las modificaciones
que establece.

La ejecutada ha opuesto a la demanda ejecutiva la excepción contemplada en el


artículo 464 Nº 7 del Código citado prevista en el Título I, párrafo 1 del Libro III de
dicho Código, la que funda en que no existe título ejecutivo y en que la obligación
no es actualmente exigible.

7. Que ahora bien, la excepción consagrada en el artículo 464 Nº 7 del Código de


Enjuiciamiento Civil se refiere al título que sirve de base a la ejecución y, por tanto,
sólo puede hacerse valer contra dicho título determinadamente.

La excepción debe fundarse en un hecho que mire al título mismo, ha de limitarse


al título que se esgrime en su contra y no a otro.

Se trata de una excepción que se opone a la acción ejecutiva, mediante la


impugnación de la ejecutividad del título en que dicha acción se apoya (Gruss
Mayers, Guillermo: Juicio Ejecutivo. Teoría General de la Ejecución y del Remate
Judicial de Inmuebles. Ediciones La Ley. 1992. Tomo I, página 59).
8. Que en el escrito de apelación la parte ejecutada solicita que se revoque la
sentencia de primera instancia y en su lugar se declare que se rechaza la demanda
ejecutiva, con costas, fundado en que el juez de primer grado no hizo un análisis
del título, pues debió rechazar la demanda ejecutiva de plano al momento de su
interposición por cuanto el ejecutante no dispone de título ejecutivo.

El juez, dice, se ha equivocado al considerar que disponía de él sin verificar si de


verdad gozaba de un título y en base a qué disposición lo tenía.

También sostiene que la obligación no es líquida y que la obligación no es


actualmente exigible.

9. Que se torna necesario destacar que el inciso 1º del artículo 441 del Código de
Procedimiento Civil estatuye que el tribunal debe examinar el título y despachará o
denegará la ejecución, sin audiencia ni notificación del demandado, aun cuando se
haya éste apersonado en el juicio.

Es obligación del juez ante quien se inicia una ejecución examinar el título en que
se funda y resolver si reúne o no los requisitos legales para que tenga fuerza
ejecutiva.

Este es el trámite esencial con que se inicia el juicio ejecutivo.

En síntesis, lo primero que debe examinar el juez es si hay título; luego si él está
contemplado como título ejecutivo y, finalmente, si el acto que contiene cumple con
las exigencias de procesabilidad, o sea que contenga una deuda líquida,
actualmente exigible, no prescrita y que sea una obligación de dar, hacer o no hacer
(Juan Colombo Campbell: El Título Ejecutivo. En Juicio Ejecutivo. Panorama Actual.
Editorial Jurídica ConoSur Ltda., 1995, página 9).

10. Que el elemento básico que requiere toda obligación para que pueda
perseguirse ejecutivamente, es su constancia indubitable, o sea, el título ejecutivo
que dé cuenta de su existencia legal.

El artículo 434 del Código de Procedimiento Civil consagra expresamente la


necesidad sine qua non del título ejecutivo para interponer la acción ejecutiva, como
un elemento de la misma acción.

El fundamento de la ejecución es el título ejecutivo.


Este título reviste el carácter de fundante del juicio ejecutivo y probatorio de la
pretensión deducida en él y autoriza para acceder derechamente al empleo del
procedimiento ejecutivo.

Es título ejecutivo aquel documento que da cuenta de un derecho indubitable, al


cual la ley atribuye la suficiencia necesaria para exigir el cumplimiento forzado de la
obligación en él contenida (Benavente Gorroño, Darío: obra citada, página 10).

También se ha dicho que es el instrumento que autoriza el empleo del


procedimiento ejecutivo para la tramitación de un proceso en que deba resolverse
su exigibilidad jurisdiccional (Colombo Campbell, Juan: obra citada, página 9).

11. Que es importante considerar que sólo la ley puede dar carácter de título
ejecutivo a los instrumentos, de manera que la voluntad de los sujetos sólo tiene
aplicación en el contenido del acto que contemplan ciertos títulos que se generan
en virtud de ella, pero los particulares no pueden crear títulos ejecutivos.

Así, el artículo 434 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil señala que son títulos
ejecutivos cualquiera otro título a que las leyes den fuerza ejecutiva.

12. Que el artículo 344 del Código del Trabajo indica que contrato colectivo es el
celebrado por uno o más empleadores con una o más organizaciones sindicales o
con trabajadores que se unan para negociar colectivamente, o con unos y otros, con
el objeto de establecer condiciones comunes de trabajo y de remuneraciones por
un tiempo determinado.

El término normal de la negociación colectiva es mediante la suscripción real del


contrato colectivo, al cual puede arribarse directamente luego de conversaciones y
acuerdos hasta llegar al documento final que contiene el acuerdo de las partes
relativo a las condiciones comunes de trabajo y remuneraciones por un tiempo
determinado.

Sin embargo, existen situaciones en que no necesariamente se procederá a la


suscripción real del instrumento colectivo, en atención a que se entiende que existe
contrato colectivo aun sin la suscripción del instrumento respectivo, lo que ocurre
cuando el empleador no da respuesta al proyecto de contrato colectivo llegado el
vigésimo día contado desde la presentación de éste, oportunidad en la cual se
entiende que aceptó el proyecto, y por lo tanto el proyecto presentado por los
trabajadores será el contrato colectivo (artículos 332 inciso final del Código del
Trabajo).
13. Que, de acuerdo con lo reseñado, el artículo 349 inciso 1º del Código del
Trabajo establece que el original de dicho contrato colectivo, así como las copias
auténticas de este instrumento autorizadas por la Inspección del Trabajo, tendrán
mérito ejecutivo y los Juzgados del Trabajo conocerán de estas ejecuciones,
conforme al procedimiento señalado en el artículo 461 de este Código.

El título ejecutivo constituido por el contrato colectivo debe contener una


obligación cierta, de dar, líquida, actualmente exigible y no prescrita.

Conforme a la demanda ejecutiva que rola a fojas 15, el título ejecutivo invocado
por los ejecutantes es el Contrato Colectivo de Trabajo, ratificado por la resolución
105 de agosto de 2005 de la Inspección del Trabajo de esta ciudad.

14. Que el título ejecutivo que sirve de base a la ejecución promovida por los
ejecutantes consiste en el Proyecto de Contrato Colectivo entre Sociedad
Sostenedora Arauco Limitada y los trabajadores afiliados al Sindicato de
Trabajadores Liceo Politécnico Curanilahue, de fecha 18 de mayo de 2005, y la
resolución Nº 105 de 8 de agosto de 2005 de la Inspección Comunal del Trabajo de
Curanilahue, por la que se resolvió tener por aprobado el Proyecto de Contrato
Colectivo presentado por la Comisión Negociadora del Sindicato de Trabajadores
del Liceo Politécnico de Curanilahue, con fecha 18 de mayo de 2005 y válidamente
notificado, debiendo contarse la vigencia y duración de éste desde la fecha antes
señalada para todos los efectos legales, resolución suscrita por doña Gloria Oportus
Villagrán, Inspectora Comunal del Trabajo de Curanilahue (fojas 1 y 11).

15. Que la empleadora Sociedad Educacional Arauco Limitada dedujo un recurso


de reconsideración en contra de la resolución Nº 105, de 8 de agosto de 2005, de
la Inspección Comunal del Trabajo de Curanilahue, el que fue resuelto por
resolución Nº 180, de 19 de diciembre de 2005 de la misma Inspección Comunal,
por la que se decidió rechazar la reconsideración formulada por la Sociedad
Educacional Técnico Profesional Arauco Ltda., con fecha 12 de agosto de 2005, y
ratificar la resolución Nº 105 de 8 de agosto de 2005, en todas sus partes (fojas 14).

16. Que de la causa Rol Nº 7.444 del Juzgado del Trabajo de Curanilahue,
seguida entre Rodríguez Fajardo Marcos y Otro con Dirección del Trabajo Co munal
Curanilahue, sobre juicio ordinario, iniciada con fecha 26 de diciembre de 2005,
tenida a la vista, consta:

a) que don Marcos Rodríguez Fajardo y Alberto Palma Tapia, en representación


de la Sociedad Educacional Arauco Limitada, interpusieron reclamo, en contra de la
resolución Nº 180 de 19 de diciembre de 2005, que confirmó la resolución Nº 105
de 8 de agosto de 2005, de la Inspección Comunal del Trabajo de Curanilahue, que
aplicó la sanción de tener por aprobado proyecto de contrato colectivo, y que
interpretando la ley de la manera correcta tenga a bien dejarla sin efecto y solicitan
que en su reemplazo se resuelva lo siguiente: en primer lugar tener por no
presentado el proyecto de negociación colectiva, ello a fin de que el sindicato
subsane los vicios del proyecto; en subsidio, que se considere la respuesta a las
objeciones, formuladas dentro de plazo en razón de la suspensión del plazo y de lo
preceptuado en los artículos 330 y 324 inciso 2º del Código del Trabajo; en tercer
lugar, en subsidio, que se considere la respuesta a las objeciones, formuladas
dentro de plazo en razón de la ampliación del plazo, y en cuarto lugar, en subsidio
de las anteriores peticiones, que se aplique la sanción que corresponde, esto es
multa, dejando sin efecto la sanción de tener por aprobado el proyecto por ser
improcedente (fojas 25), y

b) que a la fecha de interposición de la demanda ejecutiva, esto es al 04 de mayo


de 2006, e incluso a la fecha de la presente sentencia, aún no se ha dictado fallo de
primer grado en la causa precedentemente individualizada (fojas 257).

17. Que de los antecedentes relacionados fluye claramente que la resolución


administrativa Nº 105 de 8 de agosto de 2005, de la Inspección Comunal del Trabajo
de Curanilahue, que tuvo por aprobado el Proyecto de Contrato Colectivo
presentado por la Comisión Negociadora del Sindicato de Trabajadores del Liceo
Politécnico de Curanilahue, de fecha 18 de mayo de 2005, no se encuentra firme,
toda vez que fue impugnada conforme lo dispuesto en el artículo 391 del Código del
Trabajo, dando origen a la causa Rol Nº 7.444 del Juzgado de Letras del Trabajo
de Curanilahue, que a la fecha se encuentra pendiente de resolución definitiva, y en
la que uno de los aspectos controvertidos es la legalidad de la sanción impuesta a
la parte empleadora de tener por aprobado el Proyecto de Contrato Colectivo.

18. Que, como ya se dijo, la legislación procesal consagra la necesidad del título
ejecutivo para interponer la acción ejecutiva.

Ahora bien, el título con que se apareja una ejecución debe llevar en sí mismo
todos los requisitos necesarios para que tenga fuerza ejecutiva, los que deben
concurrir en el momento de despacharse el mandamiento de ejecución.

En la situación en análisis, al momento de despacharse el mandamiento de


ejecución el título acompañado por los ejecutantes no tenía el carácter de título
ejecutivo, por cuanto el Proyecto de Contrato Colectivo no era un contrato colectivo,
ya que correspondiendo a una suscripción ficta del contrato colectivo, la resolución
administrativa que le otorgaba la existencia de contrato colectivo se encontraba
impugnada ante los tribunales de justicia y pendiente de resolución definitiva,
precisamente en cuanto a la legalidad de tener por aprobado el Proyecto de
Contrato Colectivo como contrato colectivo.

En armonía con la materia en análisis se ha fallado: Si está pendiente ante un


tribunal la reclamación deducida en contra de la resolución del Director General del
Servicio de Seguro Social que ordenó efectuar imposiciones por cierta suma de
dinero, más intereses y multas, el juez del trabajo no ha debido dar curso a la
demanda ejecutiva deducida por el Servicio mencionado cobrando esas mismas
cantidades, mientras no se resuelva la reclamación aludida, que afecta
precisamente al título que va a servir de base a la ejecución, sin que obste la
consideración de que el reclamo se habría interpuesto extemporáneamente, si en
el cuaderno respectivo no se ha dictado ninguna resolución que ponga término a tal
reclamo (Corte Suprema. 9 de agosto de 1963. En Revista de Derecho y
Jurisprudencia. Tomo 60, segunda parte, sección tercera, página 21. En igual
sentido, Corte Suprema. 6 de septiembre de 1962. Revista citada. Tomo 59,
segunda parte, sección tercera, página 93).

19. Que la prueba rendida por la parte ejecutante, analizada por el juez a quo en
los fundamentos cuarto y sexto de la sentencia en alzada, no resulta idónea para
acreditar que el Proyecto de Contrato Colectivo que rola a fojas 1 tenga el carácter
de Contrato Colectivo al tenor de lo dispuesto en el artículo 332 inciso final del
Código del Trabajo.

Es así, porque correspondiendo la situación a la suscripción ficta del contrato


colectivo la resolución administrativa que le otorgaba la calidad de contrato colectivo
se encuentra impugnada ante los tribunales de justicia, como consta
fehacientemente de la causa Rol Nº 7.444 del Juzgado de Letras del Trabajo de
Curanilahue, tenida a la vista.

20. Que, de otro lado, la alegación de la parte ejecutada de que la obligación


contenida en el título no es actualmente exigible no puede tener acogida, ya que
tratándose de una exigencia de procesabilidad dicha alegación procede cuando el
título es ejecutivo y no cuando éste carezca de tal carácter.

En cuanto a la alegación de que la obligación no es líquida, no corresponde


efectuar ningún análisis a su respecto por cuanto la parte ejecutada no alegó tal
situación en el escrito de oposición de excepción a la demanda ejecutiva, como
consta a fojas 26.
21. Que en conclusión, no siendo título ejecutivo el Proyecto de Contrato
Colectivo acompañado por los ejecutantes en razón de no ser éste Contrato
Colectivo, corresponde acoger la excepción opuesta a la demanda ejecutiva por la
ejecutada fundada en el artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil.

En nada altera la conclusión expuesta el documento acompañado por la


ejecutante que rola a fojas 10 sobre Deuda Total.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 332 inciso 1º, 344, 349,
391 y 461 del Código del Trabajo, 434 Nº 7, 464 Nº 7, 466, 471, y 768 del Código
de Procedimiento Civil, se declara:

a) Que se desestima el recurso de casación en la forma deducido en lo principal


de la presentación de fojas 122, y

b) Que SE REVOCA la sentencia apelada de diecinueve de diciembre de dos mil


seis, escrita de fojas 108 a 115, en cuanto niega lugar a la excepción de falta de
alguno de los requisitos o condiciones establecidos por las leyes para que dicho
título tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado,
opuesta por la ejecutada, y a que se refiere el artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil y condena en costas a la ejecutada, y se declara, en cambio,
que se la acoge, y en consecuencia se decide que no ha lugar a la demanda
ejecutiva interpuesta en lo principal de fojas 15, con costas a la parte ejecutante.

Regístrese y devuélvase con su custodia.

Redacción del Ministro señor Juan Clodomiro Villa Sanhueza.

No firma la Abogado Integrante doña Ruth Gabriela Lanata Fuenzalida, no


obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por estar ausente de
la ciudad.

Rol Nº 208-2007.
5. CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO ACTA DE COMPARENDO EMITIDA POR
LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO FIRMADA POR LAS PARTES

SUMARIO: Basta la simple observación de los documentos (actas de comparendos


celebrados ante la Inspección del Trabajo) acompañados a la demanda intentada
en este proceso para advertir que ellos se encuadran en el concepto contenido
en el artículo 462 del Código del Trabajo; esto es, se trata de relaciones escritas
de lo sucedido o tratado ante la Inspección del Trabajo en el comparendo citado
para tales efectos; están firmadas por las partes, es decir suscritas por los
involucrados o interesados en el asunto y se encuentran autorizadas por un
inspector del trabajo, o sea oficializadas por el ministro de fe respectivo. En tales
condiciones, aparece con claridad que las actas acompañadas por la trabajadora
constituyen títulos ejecutivos en los términos del artículo 462 del Código del
Trabajo, de manera que al no decidirse así en el fallo impugnado se ha infringido
la norma citada por una errada interpretación de la misma, quebrantamiento
denunciado en el recurso en examen y que justifica la invalidación de esa
decisión, ya que condujo a rechazar la demanda ejecutiva intentada por la
trabajadora.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 3209-2001

Fecha: 25/09/2001

Cita online: CL/JUR/114/2001

Partes: Marcela Molina Concha contra Bernardo Gordon y Cía. Ltda.

Voces : cumplimiento de sentencia - derecho del trabajo - juicio ejecutivo -


procedimiento laboral - sentencia

Legislación relacionada: Artículo 462 - Código del Trabajo

TEXTO COMPLETO

I. Sentencia de casación
Santiago, 25 de septiembre de 2001.

Vistos:

Ante el Primer Juzgado del Trabajo de Concepción, causa Rol Nº 5.458-00, doña
Alejandra Molina Concha deduce demanda ejecutiva en contra de Bernardo Gordon
y Compañía Limitada, representada por don Miguel Gresa García, a fin que se
despache mandamiento de ejecución y embargo en su contra, por la suma que
indica, debiendo proseguirse la misma hasta hacerse entero y cumplido pago, con
reajustes, intereses y costas.

La ejecutada, evacuando el traslado conferido, opuso la excepción contemplada


en el artículo 464 N º 7 del Código de Procedimiento Civil, esto es la falta de alguno
de los requisitos o condiciones establecidas por las leyes para que el título tenga
fuerza ejecutiva.

El tribunal de primera instancia, en fallo de veinte de noviembre de dos mil, escrito


a fojas 13, rechazó la excepción opuesta y ordenó seguir adelante con la ejecución
hasta el entero pago de la suma adeudada.

Se alzó la ejecutada y la Corte de Apelaciones de Concepción, en sentencia de


seis de julio del presente año, que se lee a fojas 26, revocó la de primer grado y en
su lugar declaró que se acoge, con costas, la excepción opuesta. E n consecuencia,
no se hace lugar a la ejecución.

En contra de esta última sentencia, la ejecutante recurre de casación en el fondo


pidiendo que esta Corte la anule y dicte una de reemplazo que confirme la de primer
grado.

Se trajeron estos autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente sostiene que en la sentencia impugnada se ha


infringido el artículo 462 del Código del Trabajo, señalando que esa norma no ha
sido aplicada, la que transcribe e indica que el ejemplar del acta suscrita por las
partes y por el Inspector del Trabajo, con el timbre y sello sobre la firma del
fiscalizador y en la cual se expresa que la misma tiene mérito ejecutivo, no pudo
desconocerse como tal y estimar que es una mera copia no firmada por las partes
ni autorizada por el inspector.

Tampoco pudo decidirse acoger la excepción opuesta por la ejecutada.


Agrega que, de haberse aplicado correctamente la norma pertinente del Código
del Trabajo, no pudo concluirse que no se hace lugar a la ejecución.

Finaliza indicando la influencia que los errores de derecho que denuncia habrían
tenido en lo dispositivo del fallo, a su entender.

Segundo: Que en la sentencia de que se trata se fijó como presupuesto fáctico,


en lo pertinente, que los documentos de fojas 1 y 2 son copias de actas de
comparendo ante la Inspección del Trabajo, cuyos originales fueron firmados por
ejecutante, ejecutado y fiscalizador, en los que se colocó un timbre o sello de la
Dirección Regional del Trabajo y la de fojas 2, además, tiene la leyenda "copia fiel
del original tenido a la vista".

Tercero: Que sobre la base de los hechos descritos en el motivo anterior, los
jueces del fondo estimaron que las actas acompañadas por la ejecutante son
simples copias, sin firmas, sin autorización y sin certificación, motivo por el cual no
tienen mérito ejecutivo y, por ende, acogieron la excepción contemplada en el
artículo 464 N º 7 del Código de Procedimiento Civil, opuesta por la ejecutada,
negando lugar a la ejecución.

Cuarto: Que para dilucidar la controversia, preciso es determinar si las actas


acompañadas por la ejecutante reúnen o no los requisitos legales para estimarlas
títulos ejecutivos, a cuyo efecto deberá considerarse la disposición contenida en el
artículo 462 del Código del Trabajo.

Quinto: Que el artículo 462 del texto legal que rige la materia, en forma especial
y, por ende, prioritaria, dispone: Tendrán mérito ejecutivo ante los Juzgados de
Letras del Trabajo las actas que den constancia de acuerdos producidos ante los
inspectores del trabajo, firmadas por las partes y autorizadas por éstos y que
contengan la existencia de una obligación laboral o sus copias certificadas por la
respectiva Inspección del Trabajo.

Sexto: Que de la norma en examen se desprenden los requisitos, formales y


sustantivos, que debe reunir un título ejecutivo de naturaleza laboral.

En efecto, desde el punto de vista formal, debe tratarse de un acta —relación


escrita de lo sucedido o tratado—; debe estar firmada por las partes —suscrita por
los involucrados o interesados en el asunto—, y debe ser autorizada por un
inspector del trabajo —oficializada por ministro de fe—.
A dichas formalidades se agregan exigencias de naturaleza sustantiva, esto es
que en tales actas han de constar acuerdos de las partes y, además, dichos
acuerdos deben contener la existencia de una obligación laboral.

Séptimo: Que en lo que respecta a los primeros requisitos es que se ha suscitado


debate en estos autos, por cuanto el recurrente alega que se trata de ejemplares
con mérito ejecutivo y el ejecutado sostuvo que son copias no extendidas en
conformidad a la normativa precedentemente transcrita.

Octavo: Que al respecto cabe precisar que basta la simple observación de los
documentos acompañados a la demanda intentada en este proceso para advertir
que ellos se encuadran en el concepto contenido en el artículo 462 del Código del
ramo; esto es, se trata de relaciones escritas de lo sucedido o tratado ante la
Inspección del Trabajo en el comparendo citado para tales efectos; están firmadas
por las partes, es decir suscritas por los involucrados o interesados en el asunto y
se encuentran autorizadas por un inspector del trabajo, o sea oficializadas por el
ministro de fe respectivo.

Noveno: Que en tales condiciones, aparece con claridad que las actas
acompañadas por la trabajadora constituyen títulos ejecutivos en los términos del
artículo 462 del Código del Trabajo, de manera que al no decidirse así en el fallo
impugnado se ha infringido la norma citada por una errada interpretación de la
misma, quebrantamiento denunciado en el recurso en examen y que justifica la
invalidación de esa decisión, ya que condujo a rechazar la demanda ejecutiva
intentada por la trabajadora.

Décimo: Que conforme a lo razonado sólo cabe concluir que el recurso de


casación en el fondo en estudio debe ser acogido.

Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 463 del Código del Trabajo y 764,
765, 767, 770, 771, 772 y 783 del Código de Procedimiento Civil, se acoge, sin
costas, el recurso de casación en el fondo deducido por la ejecutante a fojas 28,
contra la sentencia de seis de julio del año en curso, que se lee a fojas 26, la que,
en consecuencia, se invalida y se la reemplaza por la que se dicta a continuación,
sin nueva vista, separadamente.

Regístrese.

Rol Nº 3.209-2001.

II. Sentencia de reemplazo


Santiago, veinticinco de septiembre de dos mil uno.

En cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 785 del Código de Procedimiento


Civil, se dicta la sentencia de reemplazo que sigue.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada, con la siguiente modificación:

En el motivo quinto se elimina el guarismo "5" y se sustituye la frase "certificadas


por la misma Inspección del Trabajo" por "acordes con lo dispuesto en el artículo
462 del Código del Trabajo".

Y teniendo, además, presente:

Los fundamentos segundo a octavo del fallo de nulidad que precede, los que para
estos efectos se entienden expresamente reproducidos.

Y visto lo dispuesto en los artículo 463 y siguientes del Código del Trabajo, se
confirma, sin costas del recurso, la sentencia apelada de veinte de noviembre de
dos mil, escrita a fojas 13.

Regístrese y devuélvase.

Rol Nº 3.209-01.
6. FINIQUITO CONSTITUYE TÍTULO EJECUTIVO RESPECTO DE
OBLIGACIONES PENDIENTES QUE SE HUBIEREN CONSIGNADO EN ÉL

SUMARIO: A la luz de lo preceptuado por el artículo 177 del Código del Trabajo,
esta Corte tiene presente lo señalado sobre él, por la sentenciadora en el motivo
sexto letra b) del fallo que se impugna, criterio que comparte indubitadamente, y
señala además que, el finiquito constituye título ejecutivo respecto de las
obligaciones pendientes que se hubieren consignado en él, según se señala
claramente en el artículo 470 del Código Laboral y por lo mismo, no puede
compartir lo aseverado por el recurrente respecto de esta norma legal.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Santiago

Tipo de recurso: Nulidad laboral

Rol: 1169-2012

Fecha: 17/10/2012

Cita online: CL/JUR/2319/2012; 62971

Partes: Oyanedel con SMU S.A.

Magistrados: Ravanales Arriagada, Adelita

Redactor: Llanos Sagristá, Leopoldo

Abogado integrante: Schmidt Hott, Claudia

Voces: apreciación de la prueba - derecho del trabajo - derecho penal - derecho


procesal - derecho procesal penal - extinción del contrato de trabajo - finiquito -
prueba - recurso de nulidad - sistema acusatorio

Legislación relacionada: Artículo 177 - Código del Trabajo; Artículo 470 -


Código del Trabajo; Artículo 477 inciso primero - Código del Trabajo; Artículo 507
- Código del Trabajo

TEXTO COMPLETO:

Santiago, diecisiete de octubre de dos mil doce.


Vistos y teniendo presente:

1º) Que, don Claudio Andrés Palavecino Cáceres, abogado, por la parte
demandante, en autos sobre subterfugio del artículo 507 y cobro de prestaciones,
RIT: O-1332-2012, caratulados "Oyanedel con SMU S.A.", interpone recurso de
nulidad en contra de la sentencia definitiva dictada en estos autos, con fecha veinte
tres de julio de dos mil doce, por doña Alondra Valentina Castro Jiménez, Jueza
Titular del Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.

Funda el recurso en las dos causales contenidas en el artículo 477 inciso primero
del Código del Trabajo, deduciendo la segunda de ellas, en subsidio de la primera,
a saber el haberse infringido sustancialmente derechos o garantías constitucionales
en la tramitación del procedimiento, y haberse dictado la sentencia con infracción
de ley que, influyó sustancialmente en lo dispositivo del fallo.

2º) Esgrime en relación a la primer a causal que invoca, que en la audiencia


preparatoria se vulneró el derecho a la prueba, la garantía a la defensa jurídica y,
en definitiva, al debido proceso como consecuencia, de lo que llama el
"cercenamiento probatorio", del cual reclamó oportunamente, según detalla por: a)
Reposición contra el rechazo por impertinente de la incorporación de la documental
de set de 11 formatos por bono trienal y nómina de equivalencias relativos a varios
trabajadores donde se pacta el bono trienal; b) Reposición contra el rechazo por
sobreabundante de la exhibición de correos electrónicos entre Juan Pablo Vega,
Pilar Dañogoítia y el demandante con motivo de la implementación del bono de
retención; c) Reposición contra el rechazo por sobreabundante, de la exhibición de
contrato de ejecutivos de segundo nivel a partir del año 2011 en que, se incluye
bono de contratación más el bono trienal e indemnización voluntaria; d) Reposición
contra el rechazo por sobreabundante, de la exhibición de contrato del ejecutivo
Horacio Montalva Jerez, de abril del 2011, en que se incluye un bono de
contratación, bono trienal e indemnización voluntaria; e) Reposición contra el
rechazo por sobreabundante, de la exhibición de carta de oferta del señor Andrés
Munita, de fecha 25 de noviembre del año 2011, ofreciéndole el cargo de
administración y finanzas, bono de contratación y bono de retención, que firma Juan
Pablo Vega, Javier Oyanedel y Andrés Munita; f) Reposición contra exclusión
probatoria por ilicitud, de la prueba de informe de resultados trimestrales, libro de
remuneraciones y set de 11 formatos por bono trienal con nómina de equivalencias
del bono trienal; g) Reposición contra exclusión probatoria por impertinencia, de la
contraria sobre encuesta de remuneraciones de ejecutivos de similar cargo, y h)
Reposición contra reducción ilegal del número de testigos.
Relata que, en la audiencia preparatoria que se llevó a efecto con fecha 30 de
mayo de 2012, se infringió la garantía constitucional del "racional y justo
procedimiento" y el de la "defensa jurídica" del artículo 19 Nº 3 de la Constitución
Política de la República.

Argumenta que, conforme quedó señalado en las sesiones 101 y 103 de la


Comisión de Estudios para la nueva Constitución, por el profesor señor José
Bernales, los elementos que constituyen un "racional y justo procedimiento" son:
1) La notificación y audiencia del afectado, pudiendo proceder en su rebeldía si no
comparece una vez notificado; 2) La presentación de pruebas, recepción de ellas y
su examen; 3) La sentencia dictada en un plazo razonable; 4) Una sentencia dictada
por un tribunal u órgano imparcial y objetivo, y 5) La posibilidad de revisión de lo
fallado por una instancia superior igualmente imparcial y objetiva.

Esgrime que, como se ha dicho, "el reconocimiento del derecho a la prueba debe
considerarse producido en nuestro país como consecuencia del establecimiento del
derecho a la defensa, sobre el cual, no existen dudas que se encuentra reconocido
en el artículo 19 Nº 3 inc. 3º de la Constitución Política de la República, además de
ser una garantía constitutiva del debido proceso, también consagrada en el mismo
precepto de la Carta Constitucional" y, que, coincidente con los principios
constitucionales enunciados, el artículo 453 Nº 4 del Código del Trabajo, consagra
el derecho de las partes a valerse de cualquier medio probatorio regulado por la ley
y/o, de "cualquier otro elemento de convicción que, a juicio del tribunal, fuese
pertinente".

Estima que, el sistema de garantías procesales de la Constitución y de la


legislación procesal laboral imponen, la admisibilidad de la prueba como regla, y,
que a partir de ello, se colige que la facultad legal conferida al juez para repeler la
prueba ofrecida por las partes, debe interpretarse y ejercerse como cualificada
excepción, conclusión a la que se llega además, desde el artículo 453 Nº 4 del
Código del Trabajo, que establece los límites del derecho a la prueba, que son la
impertinencia, la inutilidad y la ilicitud, por lo que, las únicas causas que permitirían
rechazar la admisión de la prueba ofrecida serían las siguientes: 1º) que no tenga
relación directa con el asunto sometido a la decisión del tribunal (impertinencia); 2º)
que no fuere necesaria para la resolución de dicho asunto (inutilidad), y 3º) que el
medio probatorio haya sido obtenido por medios ilícitos o a través de actos que
impliquen violación de derechos fundamentales (ilicitud).

Argumenta que, no existe ningún otro motivo que pueda justificar la inadmisión
de los medios probatorios propuestos por las partes, pero, que, la magistrado que
condujo la audiencia preparatoria, habría impedido, a su parte rendir prueba
pertinente, útil y lícita, con lo cual, habría infringido el derecho a probar sus
alegaciones.

Funda lo aseverado, al relatar que, en la audiencia preparatoria la magistrada


rechazó por impertinente, la incorporación de prueba documental consistente en un
set de 11 formatos por bono trienal y nómina de equivalencias relativos a varios
trabajadores donde se pacta el bono trienal cuya existencia se discutía en autos,
prueba que en su parecer no era impertinente, pues decía relación directa con el
cuarto punto de prueba, a saber, "si la demandada incurrió en infracción del artículo
507 del Código del Trabajo, al efectuar aumento de patrimonio en los meses de
marzo y octubre de 2010", sirviendo para ilustrar que efectivamente la maniobra de
alteración del capital significaba un ahorro en término de no pago de bonos, porque
el monto no se refería exclusivamente al actor, sino a un conjunto de ejecutivos.

Agrega que, dentro de las razones que invocara la demandada, para señalar que
la intención no era perjudicar al trabajador, dijo que el monto del bono asignado al
señor Oyanedel era ínfimo en relación a la operación y que si bien, la reposición fue
acogida, más tarde ante las objeciones de la demandada, se le declaró prueba
ilícita, impidiendo su incorporación.

Así también, relata que, la sentenciadora rechazó por sobreabundante la


exhibición de correos electrónicos entre Juan Pablo Vega, Pilar Dañogoítia y el
demandante, con motivo de la implementación del bono de retención, no
expresando respecto de qué otra prueba estos documentos serían reiterativos o
superabundantes y, por la misma razón, rechazó la exhibición de contratos de
ejecutivos de segundo nivel a partir del año 2011, en que se incluye bono de
contratación más el bono trienal e indemnización voluntaria, por lo cual, refiere que
la magistrado habría cercenado prueba que era útil y pertinente para acreditar la
existencia del bono que negare la demandada.

En este mismo orden de ideas, refiere que: a) Se rechazó la exhibición de contrato


del ejecutivo Horacio Montalva Jerez, de abril del 2011, en que se incluye un bono
de contratación, bono trienal e indemnización voluntaria; b) El tribunal rechazó la
exhibición de carta de oferta del señor Andrés Munita, de fecha 25 de noviembre
del año 2011, ofreciéndole el cargo de administración y finanzas, bono de
contratación y bono de retención, que firmaran Juan Pablo Vega, Javier Oyanedel
y Andrés Munita a lo cual se repuso; c) El tribunal acogió la objeción de documentos
sobre informe de resultados trimestrales, libro de remuneraciones y set de 11
formatos por bono trienal con nómina de equivalencias del bono trienal ofrecido por
su parte, en tanto los calificó como prueba ilícita, por lo que concluye que, el tribunal
no se condice con el fundamento legal que permite la exclusión, esto es que es
excepcional, por lo que, debió ajustarse exactamente a los límites que establece la
norma que se refiere a pruebas que hubieren sido obtenidas, directa o
indirectamente por medios ilícitos o por actos, que impliquen la violación de
derechos fundamentales, las cuales en su parecer, no fueron obtenidas por medios
ilícitos, pues por el cargo que detentaba en la empresa el demandante, "gerente de
recursos humanos", tenía acceso legítimo a tales documentos al momento de su
obtención; d) El tribunal acogió la objeción de impertinencia de la contraria sobre
encuesta de remuneraciones de ejecutivos de similar cargo, por lo que, según
reseña, la magistrado habría cercenado la prueba que, era útil y pertinente para
acreditar la existencia del bono cuya existencia niega la demandada; e) El tribunal
limitó el derecho a presentar prueba testimonial sólo a dos testigos, siendo tal
limitación, según aduce, una actuación insólita y absolutamente ilegal del tribunal,
ya que la facultad de reducir la testimonial tiene señalada por el legislador, una
oportunidad procesal precisa, que es la audiencia de juicio, cuando rendida
parcialmente la prueba, el juez estima que, las manifestaciones de los testigos
pudieren constituir inútil reiteración sobre hechos suficientemente esclarecidos.

Concluye que, la infracción que denuncia, influyó sustancialmente en lo


dispositivo del fallo, pues lo que denomina "cercenamiento probatorio", tuvo
incidencia directa sobre la sentencia como puede apreciarse del considerando
sexto, letra g) de la misma y, en concreto pide, se anule todo lo obrado hasta la
audiencia preparatoria inclusive, y, se le practique nuevamente, por juez no
implicado.

3º) Que, la infracción denunciada por la demandante recurrente, presupone un


actuar de buena fe de éste, para poder invocarla, y en atención al cargo que
desempeñaba para la demandada recurrida, éste utilizó probanzas que obraban en
su poder, que dado el cargo de confianza que detentaba, en supuesto alguno pudo
haber utilizado en beneficio propio, lo que hiciere efectivamente.

Particularmente esta Corte tiene presente, las referidas en el numeral 7 del cuarto
motivo de esta sentencia, esto es, contratos de ejecutivos de segundo nivel que
ingresaron a partir del mes de abril de 2011, que incluye bono de contratación a
favor del señor Carlos Hurman Figueroa y otro, extendido a favor de don Horacio
Montalva Jerez, también con bono de contratación, pues, los referidos documentos
no atañen al actor, pues él no forma parte de esos contratos, es un tercero, por lo
cual, no pudo haberlos adjuntado a esta causa.

Así mismo, esta Corte tiene presente que, el artículo 453 Nº 4 del Código del
Trabajo, referido a las reglas de aplicación en la audiencia preparatoria, prescribe,
en cuanto a lo que en autos se ha cuestionado que: "El juez resolverá fundadamente
en el acto sobre la pertinencia de la prueba ofrecida por las partes, pudiendo valerse
de todas aquellas reguladas en la ley.

Las partes podrán también ofrecer cualquier otro elemento de convicción que, a
juicio del tribunal, fuese pertinente.

Sólo se admitirán las pruebas que tengan relación directa con el asunto sometido
al conocimiento del tribunal y siempre que sean necesarias para su resolución.

Con todo, carecerán de valor probatorio y en consecuencia, no podrán ser


apreciadas por el tribunal las pruebas que las partes aporten y que se hubieren
obtenido directa o indirectamente por medios ilícitos o a través de actos que
impliquen violación de derechos fundamentales." De la norma transcrita, se
concluye indubitadamente que, no se excluye medio probatorio alguno, por lo que,
se entiende incorporada la prueba testimonial.

En consecuencia, sólo podría estarse frente a la trasgresión de las garantías


fundamentales referidas por el recurrente, en la especie el derecho a la defensa
jurídica y en definitiva, el derecho al debido proceso conforme a lo prescrito por el
artículo 19 Nº 3 de la Carta Fundamental, cuando quien alega dicha vulneración
actúa con la rectitud debida, no así, a través de pruebas obtenidas en forma ilícita,
por lo que, se desestimará en lo resolutivo esta primera causal invocada por la
recurrente.

4º) Que el recurrente, invoca como segunda causal y en forma subsidiaria de la


anterior, el haberse pronunciado la sentencia con infracción de ley, la que habría
influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, conforme lo dispuesto por el
artículo 477 inciso primero, segunda parte del Código del Trabajo.

Señala como infringida, la norma del artículo 177 del Código del Trabajo, dado
que el tribunal a quo, acogió la excepción de finiquito que fuera opuesta por la
demandada, pues en su opinión esta excepción no existiría, opinión que compartiría
según concluye del recurrente, el profesor Alfredo Gaete Berríos (Tratado de
Derecho del Trabajo y Seguridad Social, tomo II, Editorial Jurídica de Chile, 1967,
p. 127), quien señala que, "Se entiende por finiquito el documento que suscriben
empleado y empleador al terminar los servicios y en el que se deja constancia de
los pagos que se efectuaron por tal motivo, como ser el desahucio, sueldos,
comisiones, etc.

Por lo general, el expresado documento contiene una cláusula que dice que el
empleado declara no tener cargo ni reclamación que hacer en contra de su
empleador por concepto de las obligaciones que imponen a éste el Código del
Trabajo y demás leyes sociales", discurriendo con posterioridad según refiere a
fojas 18 vuelta, acerca de su naturaleza jurídica, concluyendo que, se trata de un
instrumento, esto es, de un escrito en que se consigna un hecho o se deja
constancia de una manifestación de voluntad que produce efectos jurídicos.

En esta misma línea, refiere que el artículo 470 del Código Laboral, referido a las
excepciones que puede oponer la parte ejecutada, no haría referencia al finiquito,
sino que a las excepciones como el pago y la transacción en la especie, que
debieron haber sido opuestas por las demandada, y no el finiquito, que en su
entender sería un simple escrito.

Refiere además, como conculcada por la sentencia recurrida, el artículo 507 del
Código del Trabajo al hacer extensivos los efectos del finiquito a las acciones
emanadas de la misma, pues como expresara al evacuar el traslado de la
excepción, el artículo 507 del Código del Trabajo tipifica ilícitos laborales que
perjudican a los trabajadores, que sanciona con multas a beneficio fiscal.

Se trata claramente de normas de orden público, no susceptibles de disposición


por parte del trabajador ni aun terminado el contrato de trabajo, ni extinguibles por
la vía transaccional.

Añade que, la sentencia que impugna, interpreta erróneamente las normas


contenidas en los incisos segundo y tercero del artículo 507, al entender que, para
que se configure el "subterfugio" sancionado y tipificado en ellos, se requiere una
suerte de dolo directo del empleador, esto, que el empresario busque el resultado
lesivo que acaecerá por su acción, lo que no comparte, pues según relata, desde la
eliminación del sintagma "maliciosamente" por la Ley Nº 19.759, basta con que el
agente se represente el resultado como probable, y aún así continúa con su acción,
aunque busque una finalidad distinta e incluso, legítima.

Concluye que, de lo que expone aparecería, nítidamente que si el tribunal hubiera


interpretado correctamente los artículos 177 y 507 del Código del Trabajo, debió
rechazar la excepción opuesta, por inexistente o erradamente planteada, tener por
configurado el subterfugio laboral y acoger las pretensiones formuladas por su parte
que en materia de prestaciones ascendieron a la suma de $ 37.360.000, suma que
se aumentara en los alegatos a $ 60.000.000, sin justificación alguna.

Concretamente solicita que, como consecuencia de la declaración anterior se


anule la sentencia y, atendido lo dispuesto en el artículo 478 inciso segundo del
Código del Trabajo se remitan los antecedentes al tribunal a quo, para que dicte
sentencia un juez no implicado.

5º) Que, a la luz de lo preceptuado por el artículo 177 del Código del Trabajo, esta
Corte tiene presente lo señalado sobre él, por la sentenciadora en los motivo sexto
letra b) del fallo que se impugna, criterio que comparte indubitadamente, y señala
además que, el finiquito constituye título ejecutivo respecto de las obligaciones
pendientes que se hubieren consignado en él, según se señala claramente en el
artículo 470 del Código Laboral y por lo mismo, no puedo compartir lo aseverado
por el recurrente respecto de esta norma legal.

6º) Hace especial hincapié, que es el acto jurídico liberatorio el que consta en el
finiquito, y que, cumpliendo éste con todas las formalidades legales, es un
instrumento que obviamente no hace nacer obligaciones, pero que consigna el acto
jurídico liberatorio, desconocer aquello, es desconocer las finalidades de las
formalidades de los actos jurídicos, ya sea para que generen efectos jurídicos, sean
oponibles a terceros o, constituyan medios de prueba.

De seguir el razonamiento del recurrente, se llegaría al absurdo jurídico, del todo


descartable, que el contrato de trabajo que, siendo consensual, si constare por
escrito, no existiría, lo que no se enmarca dentro de un acertado razonamiento
jurídico conforme lo preceptúa el artículo 9º del Código del Trabajo, por lo que
desechará esta infracción denunciada.

7º) Que, en lo que tocante a la infracción del artículo 507 que denuncia el
recurrente, esta Corte tiene presente que, la empresa SMU S.A. es la continuadora
legal de la empresa Rendic Hermanos S.A., habiendo cumplido el actor impugnador
del fallo, funciones de gerente corporativo de recursos humanos, primero para la
última y con posterioridad, para SMU S.A., y que, dado lo sentenciado en el motivo
sexto letra d) del fallo impugnado, lo que esta Corte comparte en plenitud, hablar en
la especie de simulación, se aleja definitivamente de lo que ella implica, por lo cual,
avala ciertamente el criterio de la jueza recurrida a lo luz de las letras e) y f) del
mentado considerando, por lo que desestimará en lo resolutivo, esta supuesta
infracción denunciada, por no influir en lo sustancial de lo dispositivo del fallo.

En mérito de lo razonado, de las normas legales citadas y de lo expuesto por los


artículos 474 y siguientes del Código del Trabajo, se RECHAZA con expresa
condenación en costas, el recurso de nulidad interpuesto por el abogado, señor
Claudio Andrés Palavecino Cáceres, en contra de la sentencia de veintitrés de julio
de dos mil doce, pronunciada por la Jueza Titular del Primer Juzgado de Letras del
Trabajo de Santiago, señora Alondra Valentina Castro Jiménez.
Regístrese, comuníquese y archívese, en su oportunidad.

Redacción: Abogada Integrante, señora Claudia Schmidt Hott.

Pronunciada por la Octava Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago


presidida por el Ministro señor Leopoldo Llanos Sagristá e integrada por la Ministro
señora Adelita Ravanales Arriagada y por la abogada Integrante señora Claudia
Schmidt Hott.

Reforma Laboral Nº 1.169-2012.


7. DEMANDA EJECUTIVA SOBRE PRENDA SIN DESPLAZAMIENTO. PLAZO
DE PRESCRIPCIÓN. COMPLEMENTACIÓN DE TÍTULO

SUMARIO: Se ha deducido demanda ejecutiva de acuerdo con la Ley Nº 18.112


sobre prenda sin desplazamiento, o sea se está ejerciendo la acción prendaria
emanada del contrato de prenda sin desplazamiento y no la acción cambiaria de
los pagarés mencionados en el fallo de casación. En consecuencia, el plazo de
prescripción es de tres años contados desde que el deudor se constituyó en mora,
por lo que la acción ejecutiva prendaria no está prescrita. En efecto, la Ley
Nº 18.112 permite la complementación de títulos, de modo que, entendiendo a la
escritura pública de prenda como el título ejecutivo, éste se complementa, en la
especie, con los pagarés donde consta la obligación de la demandada, sin que
por ello deba entenderse que se está ejercitando la acción cambiaria emanada
de estos documentos: se ejerce, sin duda, la acción prendaria y, por lo tanto, la
excepción del artículo 464 Nº 17 del Código de Procedimiento Civil debe ser
desestimada.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 2823-2002

Fecha: 08/10/2003

Cita online: CL/JUR/489/2003; 52210

Partes: Financiera Conosur S.A. contra Ana María Valdebenito Higueras

Magistrados: Kokisch Mourgues, Domingo; Rodríguez Ariztía, Jorge; Ortiz


Sepúlveda, Eleodoro; Tapia Witting, Enrique

Redactor: Ortiz Sepúlveda, Eleodoro

Abogado integrante: Abeliuk Manasevich, René

Voces: bien jurídico - contrato - derecho civil - derechos reales - garantía - prenda
- prenda sin desplazamiento - prendas especiales
Legislación relacionada: Artículo 464 - Código de Procedimiento Civil; Artículo
775 - Código de Procedimiento Civil; Artículo 768 - Código de Procedimiento Civil;
Artículo 98 - Ley Nº 18.092; Artículo 107 - Ley Nº 18.092

TEXTO COMPLETO

I. Sentencia de casación

Santiago, ocho de octubre de dos mil tres.

Vistos:

En estos autos ejecutivos Rol Nº 16.156 del Tercer Juzgado de Letras de Los
Ángeles, caratulados "Financiera Conosur S.A. con Valdebenito Higueras, Ana
María", sobre realización de la prenda sin desplazamiento, por sentencia de siete
de mayo de mil novecientos noventa y nueve, la juez subrogante de dicho tribunal,
doña Erika Arellano Muñoz, rechazó las excepciones opuestas por la demandada y
ordenó seguir con la ejecución. Apelada esta resolución por la ejecutada, una Sala
de la Corte de Apelaciones de Concepción, el veinticuatro de mayo de dos mil dos,
la revocó y en su lugar acogió la excepción de prescripción opuesta por dicha parte.
En contra de esta última sentencia, Financiera Conosur S.A. dedujo recurso de
casación en el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que deben tenerse presente las siguientes circunstancias del proceso:

a) El 29 de diciembre de 1997 Financiera Conosur S.A. dedujo demanda ejecutiva


de prenda sin desplazamiento en contra de Ana María Valdebenito Higueras por la
suma de $ 8.122.205;

b) La actora acompañó escritura pública de 25 de marzo de 1997, donde consta


que la demandada constituyó prenda sin desplazamiento con cláusula de garantía
general a favor de aquella Financiera, sobre un furgón de su propiedad marca
Renault modelo Express, patente RD-5367;

c) Asimismo, la Financiera acompañó dos pagarés: uno suscrito el 24 de marzo


de 1997 por $ 4.376.208 pagadero en 48 cuotas mensuales de $ 169.253 cada una,
las que vencían los días 26 de cada mes, principiando el mes de junio del mismo
año, con cláusula de aceleración obligatoria, pagaré respecto del cual la de
mandada no pagó ninguna de las cuotas. Y un segundo pagaré, a la vista, datado
el 22 de diciembre, firmado ante Notario el 27 de marzo, ambas fechas del año
1997, por la suma de $ 505.820;

d) La demanda fue notificada el 4 de noviembre de 1998 y requerida de pago la


deudora el 6 del mismo mes y año, embargándose únicamente el bien pignorado.

e) La demandada opuso las excepciones de los números 7 y 17 del artículo 464


del Código de Procedimiento Civil; y

f) La sentencia de primer grado declaró inadmisible la primera excepción y


rechazó la segunda. El tribunal de alzada de Concepción, conociendo del recurso
de apelación deducido por la demandada, revocó la decisión de primer grado y
acogió la excepción del Nº 17 del nombrado artículo 464 del Código de
Enjuiciamiento Civil.

Segundo: Que la sentencia, de acuerdo con el artículo 170 Nº 4 del Código de


Procedimiento Civil, en relación con los números 5 y 6 del Auto Acordado de esta
Corte de 30 de septiembre de 1920, debe contener las consideraciones de hecho o
de derecho que le sirven de fundamento, exigencia que, como se ha dicho por este
tribunal, tiende a asegurar la justicia y la legalidad de los fallos y a proporcionar a
los litigantes los antecedentes que les permitan conocer los motivos que
determinaron la decisión del litigio para la interposición de los recursos por medio
de los cuales fuere posible la modificación o invalidación de los mismos.

Tercero: Que, en la especie, el fallo recurrido no cumple con este requisito pues
omitió toda consideración y análisis sobre el hecho que la demanda está entablada
de acuerdo con la Ley Nº 18.112 sobre prenda sin desplazamiento, en que el título
ejecutivo es la escritura pública de prenda, conforme al artículo 20 de dicha ley,
permitiendo dicha normativa la complementación de títulos, de modo que la
excepción de prescripción opuesta debió resolverse bajo esta premisa, lo que no
sucedió, pues el fallo se abocó a analizar dicha defensa en relación a la acción
cambiaria de los descritos pagarés.

Cuarto: Que la omisión anotada constituye el vicio de casación formal establecido


en el artículo 768 Nº 5 del Código de Procedimiento Civil y, en virtud de lo dispuesto
en el artículo 775 del mismo texto legal, se anulará de oficio la sentencia recurrida.

Y visto, además, lo dispuesto en el artículo 808 del Código de Procedimiento Civil,


actuando de oficio esta Corte, se invalida la sentencia de veinticuatro de mayo de
dos mil dos, escrita de fs. 73 a 74, la que se reemplaza por la que se dicta,
separadamente, a continuación.

Téngase por no interpuesto el recurso de casación en el fondo de fs. 75.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Ortiz.

Regístrese.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, integrada por los Ministros
Sres. Eleodoro Ortiz S., Enrique Tapia W., Jorge Rodríguez A., Domingo Kokisch
M. y Abogado Integrante Sr. René Abeliuk M.

No firman los Ministros Sres. Tapia y Kokisch, no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por encontrarse con permiso el primero y en
comisión de servicios el segundo.

Rol Nº 2.823-02.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, 8 de octubre de 2003.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 786 del Código de Procedimiento


Civil, se dicta la siguiente sentencia de reemplazo.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de su fundamento quinto,


que se elimina.

Y teniendo en su lugar y, además, presente:

1. Que en autos se ha deducido demanda ejecutiva de acuerdo con la Ley


Nº 18.112 sobre prenda sin desplazamiento, o sea, se está ejerciendo la acción
prendaria emanada del contrato de prenda sin desplazamiento y no la acción
cambiaria de los pagarés mencionados en el fallo de casación.

2. Que, en consecuencia, el plazo de prescripción es de tres años contados desde


que el deudor se constituyó en mora, o sea desde el 26 de junio de 1997, según se
infiere de lo señalado en la letra c) del motivo primero de la sentencia de casación
y, habiéndose notificado la demanda el 4 de noviembre de 1998 y requerida de pago
a la deudora el 6 del mismo mes y año, la acción ejecutiva prendaria no está
prescrita.

3. Que, en efecto, la Ley Nº 18.112 permite la complementación de títulos, de


modo que, entendiendo a la escritura pública de prenda como el título ejecutivo,
éste se complementa, en la especie, con los pagarés donde consta la obligación de
la demandada, sin que por ello deba entenderse que se está ejercitando la acción
cambiaria emanada de estos documentos; se ejerce, sin duda, la acción prendaria
y, por lo tanto, la excepción del Nº 17 del artículo 464 del Código de Procedimiento
Civil debe ser desestimada.

4. Que, sin embargo, la actora ha demandado la suma de $ 8.122.205 en


circunstancias que el monto de los pagarés asciende a $ 4.882.028 ($ 4.376.208 +
$ 505.820), no correspondiéndole efectuar una liquidación anticipada del crédito,
razón por la cual se ordenará seguir con la ejecución hasta por la última suma dicha.

Y visto, además, lo dispuesto en el artículo 186 del Código de Procedimiento Civil,


se confirma la sentencia de siete de mayo de mil novecientos noventa y nueve,
escrita de fs. 55 a 59, con declaración que la ejecución debe continuar por la suma
de $ 4.882.028, más los intereses pactados.

Redacción a cargo del Ministro Sr. Ortiz.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, Integrada por los Ministros
Sres. Eleodoro Ortiz S., Enrique Tapia W., Jorge Rodríguez A., Domingo Kokisch
M. y Abogado Integrante Sr. René Abeliuk M.

No firman los Ministros Sres. Tapia y Kokisch, no obstante haber concurrido a la


vista del recurso y acuerdo del fallo, por encontrarse con permiso el primero y en
comisión de servicios el segundo.

Rol Nº 2.823-2002.
8. COPIA ÚNICA DE ESCRITURA DE MUTUO HIPOTECARIO CON CLÁUSULA
A LA ORDEN. COPIA CERTIFICADA NO ES TÍTULO EJECUTIVO. ARTÍCULO 69
Nº 7 LEY GENERAL DE BANCOS

SUMARIO: La escritura pública acompañada por el ejecutante es una copia


certificada por la Secretaria del Juzgado, como fiel del documento original que
tuvo a la vista. En conformidad a lo estatuido en el artículo 69 Nº 7 de la Ley
General de Bancos, los créditos que otorguen las instituciones bancarias,
amparados con garantía hipotecaria, se extenderán por escritura pública que
lleve la cláusula a la orden, de la cual se otorgará una sola copia autorizada que
se entregará al acreedor, la que será transferible por endoso colocado a
continuación, al margen o al dorso del documento, con indicación del nombre del
cesionario. Queda claro, entonces, que sólo puede existir con el carácter de
endosable una copia única de la escritura pública de mutuo hipotecario y es sólo
ella la que puede transferirse mediante endoso, el que debe estamparse en el
mismo documento. Sin duda la implementación de ese mecanismo tuvo por
objeto impedir que el crédito pudiese ser cobrado dos veces, esto es tanto por el
acreedor original como por el cesionario. Así las cosas, puede apreciarse
perfectamente que la presente ejecución se ha llevado adelante, mediante el
procedimiento establecido en la Ley General de Bancos, sin que el demandante
haya acompañado a su demanda el correspondiente título ejecutivo, lo que viene
a significar que el actor equivocó el camino procesal para cobrar su crédito, pues
el título acompañado a la demanda carece de los requisitos necesarios para
conferirle mérito ejecutivo.

Órgano jurisdiccional: Corte de Apelaciones de Concepción

Tipo de recurso: Apelación

Rol: 3817-2005

Fecha: 25/05/2006

Cita online: CL/JUR/1724/2006

Partes: del Banco Security S.A. con Inmobiliaria e Inversiones La Cabaña


Limitada

Redactor: Troncoso, Álvaro


Abogado integrante: Troncoso, Álvaro

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - contrato - derecho civil - derecho


procesal - juicio ejecutivo - ley general de bancos - mutuo - operaciones de
préstamo de dinero - préstamo - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 69 Nº 7 - Ley General de Bancos; Artículo 107


- Ley General de Bancos; Artículo 758 - Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO

Concepción, 25 de mayo de 2006.

Visto:

De la resolución apelada sólo se mantienen los considerandos 1º y 2º,


eliminándose los demás, entre ellos el signado por segunda vez 2º.

Y se tiene en su lugar y, además, presente:

1) Que en estos autos don Alberto Apel Olmedo, en representación del Banco
Security S.A., interpuso demanda de requerimiento especial hipotecario re glado en
la Ley General de Bancos en contra de Inmobiliaria e Inversiones La Cabaña
Limitada, representada por don Ricardo Enrique Santana Villagra, pidiendo se
requiera a la deudora para que pague en su equivalente en moneda nacional la
cantidad de 3.964,0605 unidades de fomento dentro del plazo de 10 días de
efectuado el requerimiento, o abandone la finca hipotecada dentro del mismo plazo,
bajo los apercibimientos señalados en el D.F.L. Nº 3, de 1997, y sus modificaciones.

Esgrimió como título ejecutivo copia de la escritura pública de 9 de noviembre de


1998, otorgada ante el Notario Públic o de Concepción don Mario Aburto Contardo,
que da cuenta del mutuo hipotecario, dejando las partes expresa constancia
(cláusula quinta) que el crédito otorgado por el Banco es con cláusula a la orden,
debiendo el Notario otorgar tan sólo una copia autorizada de la misma, la que será
entregada al acreedor.

Copia de esa escritura pública se acompañó a fs. 6 de este cuaderno de


compulsas.

2) Que como medida para mejor resolver se solicitó el expediente original en que
inciden estas compulsas, pudiendo constatarse que la escritura pública
acompañada por el ejecutante es una copia certificada por la Secretaria del Tercer
Juzgado Civil de Concepción, como fiel del documento original que tuvo a la vista.

3) Que en conformidad a lo estatuido en el artículo 69 Nº 7 de la Ley General de


Bancos, los créditos que otorguen las instituciones bancarias, amparados con
garantía hipotecaria, se extenderán por escritura pública que lleve la cláusula a la
orden, de la cual se otorgará una sola copia autorizada que se entregará al
acreedor, la que será transferible por endoso colocado a continuación, al margen o
al dorso del documento, con indicación del nombre del cesionario.

Queda claro, entonces, que sólo puede existir con el carácter de endosable una
copia única de la escritura pública de mutuo hipotecario y es sólo ella la que puede
transferirse mediante endoso, el que debe estamparse en el mismo documento.

Sin duda la implementación de ese mecanismo tuvo por objeto impedir que el
crédito pudiese ser cobrado dos veces, esto es tanto por el acreedor original como
por el cesionario.

4) Que, así las cosas, puede apreciarse perfectamente que la presente ejecución
se ha llevado adelante mediante el procedimiento establecido en la Ley General de
Bancos, sin que el demandante haya acompañado a su demanda el
correspondiente título ejecutivo, lo que viene a significar que el actor equivocó el
camino procesal para cobrar su crédito, pues el título acompañado a la demanda
carece de los requisitos necesarios para conferirle mérito ejecutivo.

En tales condiciones, todo lo obrado en autos carece de eficacia y validez al faltar


el elemento que es propio a toda ejecución, o al menos de la reglada en la Ley
General de Bancos, como es el título ejecutivo apto para llevarla adelante.

5) Que si bien todo incidente de nulidad procesal debe promoverse dentro de


cierto plazo o antes de efectuar la parte afectada cualquiera gestión principal en el
pleito, no lo es menos que esas reglas reconocen como excepción, según los
artículos 83 y 84 del Código de Procedimiento Civil, el que se trate de un vicio que
anule el proceso o de una circunstancia esencial para la ritualidad o marcha del
juicio, situación en la cual la nulidad puede y debe ser declarada, de oficio o a
petición de parte, sin importar si los plazos para promover la incidencia se
encuentran vencidos.

Es ostensible que éste es el caso que ha ocurrido en la especie, en que se ha


iniciado y llevado adelante un procedimiento compulsivo contra el deudor, sin contar
con un título legalmente apto que lleve aparejado ejecución.
Por consiguiente, la incidencia de nulidad procesal impetrada por la parte
ejecutada debe ser acogida.

6) Que, en atención a lo concluido, estos sentenciadores estiman innecesario


adoptar partido respecto de la discusión sobre la interpretación que debe darse al
artículo 107 de la Ley General de Bancos, en el sentido de si es o no requisito para
proceder al cobro del crédito la gestión preparatoria de notificación previa al tercer
poseedor de la finca hipotecada que establece el artículo 758 del Código de
Procedimiento Civil.

Por estos fundamentos y disposiciones legales citadas, se revoca la resolución


de ocho de septiembre de dos mil cinco, escrita de fs. 108 a 109 de estas
compulsas, y, por consiguiente, se acoge la incidencia de nulidad promovida por la
parte ejecutiva en lo principal de fs. 103, sin costas.

Devuélvase con su custodia.

Se deja constancia que el fallo se expide con esta fecha por haber estado el
redactor ausente de la ciudad por enfermedad.

Rol Nº 3.817-2005.
9. FACTURA QUE NO CONSIGNA DATOS SOBRE LA RECEPCIÓN DE LAS
MERCADERÍAS. EXCEPCIÓN DE FALTA DE ALGUNO DE LOS REQUISITOS
PARA QUE EL TÍTULO TENGA MÉRITO EJECUTIVO, ACOGIDA

SUMARIO: El procedimiento para el cobro ejecutivo de una factura contempla dos


fases: la gestión preparatoria de notificación de cobro de factura y el
procedimiento ejecutivo, según las reglas generales. Es decir, tras haber operado
un mecanismo de verificación de condiciones mínimas habilitantes para proceder
ejecutivamente, el ejecutante queda facultado para proceder compulsivamente
respecto de lo reconocido, lo que no obsta a que el ejecutado pueda, dentro del
contradictorio del juicio ejecutivo, oponer el amplísimo repertorio de las
excepciones del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil. De lo antedicho
se colige que resulta improcedente rechazar las excepciones opuestas por la
ejecutada por el solo hecho de no haber alegado en la gestión preparatoria, en el
mismo acto o dentro de tercero día de notificado, la falsificación material de la
factura o la falta de entrega de la mercadería en la forma establecida en la Ley
Nº 19.983 (considerando 10º de la sentencia de casación). Conforme al artículo
5º letra c) de la Ley Nº 19.983, la copia de la factura tiene mérito ejecutivo para
su cobro si en la misma consta el recibo de las mercaderías entregadas o del
servicio prestado, con indicación del recinto y fecha de la entrega de las
mercaderías o de la prestación del servicio e identificación de la persona que
recibe las mercaderías o el servicio, más la firma de este último. La firma del
comprador o beneficiario es una exigencia por vía de solemnidad. Sin embargo,
en las facturas de autos no se consigna ningún dato acerca de la recepción de
las mercaderías, como tampoco en las guías de despacho, razón por la cual
corresponde acoger la excepción del artículo 464 Nº 7 del Código de
Procedimiento Civil, puesto que el título carece de fuerza ejecutiva al no contener
uno de los requisitos exigidos por la ley para tener mérito ejecutivo en relación al
demandado (considerandos 11º de la sentencia de casación y 1º a 3º de la
sentencia de reemplazo).

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 3111-2011

Fecha: 08/01/2013

Cita online: CL/JUR/40/2013; 63605


Partes: Chile Factor Consortio S.A. con Corporación Nacional del Cobre de Chile

Magistrados: Carreño Seaman, Héctor; Pierry Arrau, Pedro; Muñoz Gajardo,


Sergio; Sandoval Gouet, María Eugenia

Redactor: Lagos Gatica, Jorge

Abogado integrante: Lagos Gatica, Jorge

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho procesal - excepciones -


factura - inhabilidad del título - juicio ejecutivo - obligación de dar - preparación de
la vía ejecutiva - título ejecutivo

Legislación relacionada: artículo 464 Nº 7 - Código de Procedimiento Civil;


artículo 4º letra b) - Ley Nº 19.983

Hechos: En el juicio ejecutivo de cobro de facturas, la ejecutada, luego de no


haberlas objetado en las instancias contempladas por la Ley Nº 19.983, opone
varias excepciones, siendo acogidas por el tribunal de primer grado sólo respecto
de algunas de las facturas cuyo pago persigue el ejecutante. El tribunal de alzada
confirma la sentencia. Contra este veredicto, la ejecutada recurre de casación en
el fondo, arbitrio procesal que será acogido por la Corte Suprema, que anula el
fallo y dicta sentencia de reemplazo acogiendo la excepción del artículo 464 Nº 7
del Código de Procedimiento Civil

TEXTO COMPLETO:

I. Sentencia de casación

Santiago, ocho de enero de dos mil trece.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 10.192-2006 seguidos ante el Vigésimo Primer Juzgado


Civil de Santiago, Chile Factor Consortio S.A. dedujo demanda ejecutiva en contra
de la Corporación Nacional del Cobre de Chile, fundado en que el ejecutado le
adeuda la suma de $62.198.862 (sesenta y dos millones ciento noventa y ocho mil
ochocientos sesenta y dos pesos) según dan cuenta las facturas Nºs. 01437, 01438,
01439, 01440 y 01441, todas emitidas el 3 de marzo de 2006. Agregó que notificado
judicialmente su cobro al deudor, éste no alegó dentro de plazo la falsificación
material de la factura o la falta de entrega de las mercaderías o de la prestación del
servicio. Concluyó que ha quedado preparada la vía ejecutiva, siendo la obligación
actualmente exigible y la acción ejecutiva no se encuentra prescrita. Solicitó tener
por presentada la referida demanda por la suma indicada, ordenar que se despache
mandamiento de ejecución y embargo en contra del demandado y disponer se siga
adelante la ejecución hasta hacerle entero y cumplido pago de la cantidad
adeudada, con costas.

La ejecutada opuso a la ejecución las siguientes excepciones:

a) La del artículo 464 Nº 7 del Código de Procedimiento Civil. Fundamentó la


excepción en que las facturas no fueron presentadas a cobro a su parte en ninguna
de sus divisiones por la empresa "Elementos de Protección Personal S.A., emisora
de las mismas. Expresó que las facturas no corresponden a operaciones
comerciales con su parte, esto es, carecen de causa. Indica además, que los
documentos no contienen la mención requerida por el artículo 4º letra b) de la Ley
Nº 19.983 que exige, para que su cesión se ajuste a dicha ley, que en las facturas
materia de la cesión conste el recibo de las mercaderías entregadas, con indicación
del recinto y fecha de la entrega y del nombre completo, rol único tributario y
domicilio del comprador e identificación de la persona que recibe, más la firma de
este último. Por otra parte, el artículo 5º del mismo cuerpo legal señala que la misma
copia referida en el artículo anterior tendrá mérito ejecutivo para su cobro, si cumple
los siguientes requisitos, expresando la letra c) "Que en la misma conste el recibo
de las mercaderías entregadas o del servicio prestado, con indicación del recinto y
fecha de la entrega de las mercaderías o de la prestación del servicio, del nombre
completo, rol único tributario y domicilio del comprador o beneficiario del servicio e
identificación de la persona que recibe las mercaderías o el servicio, más la firma
de este último. Concluye que la ausencia de tal mención estampada por algún
personero de la empresa demandada hace que las facturas cobradas no reúnan los
requisitos señalados por dicha Ley Nº 19.983 para dar mérito ejecutivo a ellas.

b) La del artículo 464 Nº 6 del Código de Procedimiento Civil, esto es, la falsedad
del título. Funda la excepción en que las facturas que se cobran no corresponden a
ninguna obligación de su parte para con la empresa "Elementos de Protección
Personal S.A., o bien, pudieron corresponder a órdenes de compras que fueron
pagadas en otras facturas, existiendo un posible caso de duplicidad de facturas.
Indica que las especies referidas en las facturas fueron objeto de las facturas
Nº 1380, 1382 y 1384, entre otras, emitidas por la mencionada empresa y ya
pagadas o a la empresa emisora de las mismas o a las empresas de factoring a las
que fueron cedidas. Concluye que estas facturas son falsas ideológicamente, pues
si bien fueron emitidas por la sociedad aludida, no corresponden a una operación
comercial, esto es, a adquisiciones reales.
c) La del artículo 464 Nº 9 del Código de Procedimiento Civil, esto es, el pago de
la deuda. Manifiesta que las especies a las que se refieren las facturas Nº 01437,
01438, 01439, 01440 y 01441 fueron pagadas por las facturas Nº 1380, 1382 y
1384, entre otras, facturas todas emitidas por la mencionada empresa "Elementos
de Protección Personal S.A.".

A fojas 172 se ordenó acumular la causa Rol Nº 21.656-2006 a la Rol Nº 10.192-


2006, ambas del mismo tribunal.

A fojas 125 consta la demanda ejecutiva presentada por Chile Factor Consortio
S.A. en contra de la Corporación Nacional del Cobre de Chile —que dio origen a los
primitivos autos Rol Nº 21.656-2006— fundada en que la demandada le adeuda la
suma de $ 62.198.862 según dan cuenta las facturas Nºs. 1389, 1390, 1391, 1392
y 1393, todas emitidas el 23 de enero de 2006. Agregó que notificado judicialmente
su cobro al deudor, éste no alegó dentro de plazo la falsificación material de la
factura o la falta de entrega de las mercaderías o de la prestación del servicio.
Concluyó que ha quedado preparada la vía ejecutiva, siendo la obligación líquida,
actualmente exigible y la acción ejecutiva no está prescrita. Solicitó tener por
presentada la demanda ejecutiva por la suma indicada, y disponer se despache
mandamiento de ejecución y embargo por la cantidad adeudada, hasta hacerle
entero y cumplido pago de dichas cantidades con costas.

La ejecutada opuso respecto de esta última demanda las siguientes excepciones:

a) La del artículo 464 Nºs. 7 y 9 del Código de Procedimiento Civil, fundada en


idénticas alegaciones que las expresadas en la misma excepción opuesta a la
primera demanda.

b) La del artículo 464 Nº 6 del Código de Procedimiento Civil. Se fundamenta en


que las facturas que se pretende cobrar fueron anuladas por su emisor y
reemplazadas por otras que son las que cobran en los autos Rol Nº 10.192.

c) La del artículo 464 Nº 14 del Código de Procedimiento Civil, esto es, la nulidad
de la obligación. La basa en que la no recepción de las facturas, la duplicidad de las
mismas, la inexistencia comercial de las facturas, el pago de la deuda y
especialmente la falsedad del título, determinan que la supuesta obligación que
pudiese emanar del título es total y absolutamente nula.

Por sentencia de doce de noviembre de dos mil nueve, escrita a fojas 250, se
rechazan las excepciones de falsedad del título y la falta de alguno de los requisitos
o condiciones establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva,
sea absolutamente, sea con relación al demandado; se acoge la excepción de
nulidad de la obligación (en lo relativo a las facturas Nº 1389, 1390, 1391, 1392 y
1393), y se acoge parcialmente la excepción de pago respecto de la factura Nº 1439
por la suma de $ 17.136.000, debiendo seguirse adelante con la ejecución hasta
hacerse al ejecutante entero y cumplido pago del saldo insoluto.

Conociendo del recurso de apelación interpuesto por la ejecutada, una Sala de la


Corte de Apelaciones de Santiago confirmó el referido fallo.

En contra de esta última decisión, la misma parte dedujo recurso de casación en


el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurso de nulidad sustancial denuncia que la sentencia


impugnada cometió error de derecho al rechazar las excepciones opuestas a la
ejecución. En ese error de derecho aduce que se infringieron dos grupos de
disposiciones legales:

a) Los artículos 3º y 5º de la Ley Nº 19.983 en relación con los artículos 162 del
Código de Comercio y 4º del Código Civil.

b) El artículo 1713 del Código Civil en relación con el artículo 464 Nº 6 del Código
de Procedimiento Civil.

En cuanto a la contravención de los artículos 3º y 5º de la Ley Nº 19.983 expresa


que el tribunal sentenciador no consideró el hecho de que si las facturas no se
recepcionan de acuerdo a la ley, mal se puede reclamar de su contenido. A juicio
del recurrente, prevalece por sobre el artículo 162 del Código de Comercio el
artículo 5º de la Ley Nº 19.983 que señala que la misma copia referida en el artículo
anterior tendrá mérito ejecutivo para su cobro, si cumple con los requisitos
copulativos que ahí se indican. Plantea que en el caso de autos no consta la
recepción de la factura en los términos exigidos por la letra c) de dicho precepto,
por lo que mal pudo su parte haber incumplido el artículo 3º del mismo cuerpo legal,
ya que sólo se considerará irrevocablemente aceptada "si no se reclamara de su
contenido y es de toda lógica que no se puede reclamar de su contenido si no se ha
recibido.

Refiere, en cuanto a la transgresión del segundo grupo de disposiciones legales


que estima infringidas, que se ha establecido que el representante legal de la
empresa emisora de las facturas reconoció expresamente en la causa penal RIT
7202-2007 seguida ante el 7º Juzgado de Garantía de Santiago que éstas son
falsas.

Segundo: Que la sentencia de primera instancia —confirmada sin modificaciones


por la de segundo grado— estableció la siguiente circunstancia fáctica:

— La factura Nº 1437 reemplazó la factura Nº 1392.

— La factura Nº 1438 reemplazó la factura Nº 1393.

— La factura Nº 1439 reemplazó la factura Nº 1391.

— La factura Nº 1440 reemplazó la factura Nº 1390.

— La factura Nº 1441 reemplazó la factura Nº 1389.

Es pertinente recapitular que las facturas 1437, 1438, 1439, 1440 y 1441 son las
cobradas en la causa Rol Nº 10.192-2006, mientras que las facturas 1392, 1393,
1391, 1390 y 1389 son las cobradas en la causa acumulada a la primera Rol
Nº 21656-2006. Es así que la sentencia de primera instancia, atendida la situación
fáctica apuntada, acogió la excepción de nulidad respecto de estas últimas facturas.

Tercero: Que en lo referente a la excepción de falsedad del título, el juez de la


causa la desestimó, en virtud de lo prescrito en la Ley Nº 19.983 que dispone:
"puesta en conocimiento del obligado a su pago mediante notificación judicial, aquel
no alegare en el mismo acto o dentro de tercero día la falsificación material de la
factura o guía o guías de despacho respectivas, o del recibo a que se refiere el literal
precedente, o la falta de entrega de la mercadería o de la prestación del servicio,
según el caso . Expresa que el demandado debió alegar dicha excepción en la
oportunidad procesal que la ley establece para dicho procedimiento.

En cuanto a la excepción de falta de alguno de los requisitos o condiciones


establecidos por las leyes para que dicho título tenga fuerza ejecutiva, sea
absolutamente, sea con relación al demandado, señala el sentenciador que el
artículo 160 del Código de Comercio dispone que no reclamándose contra el
contenido de la factura dentro de los ocho días siguientes a la entrega de ella, se
tendrá por irrevocablemente aceptada y que no habiéndose llevado a efecto dicha
alegación en la oportunidad procesal corresponde desestimar la excepción.
En lo relativo a la excepción de pago, el tribunal estableció que se ha logrado
determinar que la factura Nº 1439 se encuentra pagada. Respecto a la excepción
de pago relativa a las demás facturas, el fallo la desestima por falta de prueba.

Cuarto: Que, por lo tanto, el asunto se centra en dilucidar si existe error de


derecho en la decisión de desestimar las excepciones a la ejecución promovida para
el cobro de las facturas 1437, 1438, 1440 y 1441.

Quinto: Que como resulta claro de la síntesis del fallo impugnado, reseñada en el
fundamento tercero, el motivo por el cual las excepciones señaladas fueron
desestimadas radicó en que el ejecutado no hizo reclamación alguna de la factura
en los términos indicados en el artículo 3º de la Ley Nº 19.983 ni en la oportunidad
que prevé la letra d) del artículo 5º de la citada ley, esto es, en la gestión previa de
notificación judicial de la copia de la factura.

Luego, corresponde determinar en primer término si el ejecutado, no obstante su


inactividad en la etapa antes dicha, podía deducir las excepciones que prevé el
artículo 464 del Código de Procedimiento Civil. Dilucidado lo anterior concierne
comprobar si el título tiene mérito ejecutivo o por el contrario si era procedente
acoger alguna de las excepciones opuestas a la ejecución.

Sexto: Que antes de entrar en análisis de los errores de derecho denunciados,


resulta útil hacer ciertas consideraciones en torno a la factura, que actualmente
adquiere una doble calidad. Por una parte, es un documento con evidente
naturaleza tributaria y, por otra, el legislador le ha asignado un carácter de
verdadero título de crédito. La cuestión de la factura como título ejecutivo no es
extraña a nuestro ordenamiento jurídico. Ya el "decreto lei de 8 de febrero de 1837,
que reguló el procedimiento ejecutivo hasta la entrada en vigencia del Código de
Procedimiento Civil en 1902, anticipaba, en su artículo 2º, que traen aparejada
ejecución: 8º Las facturas, cuentas corrientes i liquidaciones aprobadas por el
deudor, siempre que haya reconocido judicialmente la firma". (Ricardo Anguita,
Leyes Promulgadas en Chile desde 1810 hasta el 1º de junio de 1912, Santiago de
Chile, Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1912, pág. 285). "De
manera que hasta la entrada en vigencia del Código, al menos en la letra de la ley,
la factura constituyó título ejecutivo. Y no es un detalle que, ya vigente el Código de
Procedimiento Civil, sus primeros exégetas entendieran comprendida la factura en
el Nº 4 del artículo 434 del mismo Código, eso sí, siempre que medie reconocimiento
con fines ejecutivos, argumentando que el codificador comprendió en el Nº 4 todos
los instrumentos privados a que se refería el decreto ley de 1837, pues el
instrumento privado reconocido o mandado tener por reconocido tiene valor de
escritura pública, razón ésta de su calidad ejecutiva". (David Toro Melo y Aníbal
Echeverría Reyes, Código de Procedimiento Civil Anotado, Santiago de Chile,
Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1902, pág. 420). Ahora bien,
desde sus inicios la factura comenzó a ser transada comercialmente, pues los
empresarios requerían liquidez a corto plazo, para lo cual vendían los créditos
contenidos en una factura a un precio que correspondía a un porcentaje de la
obligación total y las empresas que compraban el crédito, llamadas Factoring,
iniciaban el cobro de la obligación.

Antes de la dictación de la ley Nº 19.983, el cobro judicial de la obligación se podía


iniciar con una gestión preparatoria de la vía ejecutiva— reconocimiento de firma o
confesión de deuda—, pero si el citado negaba la firma o la deuda, se debía iniciar
un juicio ordinario. A su vez, el procedimiento para la cesión del crédito que da
cuenta la factura contenida en el Código Civil, como las contenidas en el Código de
Comercio para la transferencia de títulos endosables o títulos al portador que
provienen de actos de comercio, como las formas de transferencia de letras de
cambio y pagarés de la Ley Nº 18.092, no responden a la particular naturaleza de
la factura y a las características que este documento ha adquirido a lo largo de años
de uso en las relaciones entre vendedores o prestadores de servicios con
compradores o beneficiarios de ellos. A fin de sortear tales problemas se dictó la
Ley Nº 19.983, publicada en el Diario Oficial el 15 de diciembre de 2004, con el
objeto de fijar un procedimiento expedito para transferir el crédito expresado en una
factura y otorgar mérito ejecutivo a la misma, para facilitar su cobro. Si se revisa la
historia fidedigna del establecimiento de la ley, encontramos el Mensaje del
Presidente de la República con el que se inicia el proyecto de ley que regula la
transferencia y otorga mérito ejecutivo a una copia de la factura, de 22 de mayo de
2003, en el que se indica: "Los fundamentos de la iniciativa se basan en que el
concepto y la naturaleza de la factura, desarrollados en párrafos anteriores, resultan
incompatibles con la necesidad de que el documento pueda convertirse en un título
de amplia circulación entre los partícipes del tráfico comercial, incluyendo en este
concepto a los agentes financieros . "No obstante la importancia que reviste la
factura en el tráfico comercial, nuestro ordenamiento jurídico no consagra un
procedimiento expedito para el cobro del importe consignado en la misma, a
diferencia de lo que ocurre con otros documentos similares, como es el recibo
otorgado por el consignatario en la guía de despacho que debe entregar el cargador
al porteador en el contrato de transporte, que se regula en el artículo 166 y
siguientes del Código de Comercio". "La ausencia de un procedimiento adecuado
al efecto trae consigo, entre otras consecuencia, que el deudor de la factura carezca
de incentivos adicionales para pagarla de conformidad con lo pactado y, que por su
parte el acreedor se vea en la necesidad de buscar alternativas de liquidez diversas
al pago del crédito por parte del deudor original, cediendo el documento a un precio
bastante inferior al que aparece en el mismo, o al que podría obtener si la factura
tuviese un medio más expedito de cobro". Por otro lado, el primer informe de la
Comisión de Economía, durante el segundo trámite constitucional del proyecto,
señala como objetivos fundamentales del mismo, "establecer un sistema general de
cesión de créditos contenidos en facturas y allanar el cobro de los mismos mediante
el otorgamiento de mérito ejecutivo a una copia de la factura". Explica como
antecedentes de hecho: "El tráfico comercial y su ingente desarrollo han impulsado
a empresarios y comerciantes a realizar actos y contratos para vender, ceder y
transferir toda clase de créditos. Es así como, con el fin de obtener liquidez, el
acreedor puede ceder sus cuentas por cobrar, a cambio de un precio determinado,
presumiblemente menor que el señalado en el título". Se trata pues, con esta ley,
de facilitar el tráfico de créditos que consten de una factura. Luego, fiel al sistema
del Código de Procedimiento Civil, la Ley Nº 19.983 ha conferido mérito ejecutivo a
un documento, debiendo recordar que en nuestro ordenamiento procesal, aparte de
los títulos perfectos, que están dotados de todas las condiciones que le autorizan
para provocar la ejecución, existen los denominados títulos imperfectos, que
devienen en ejecutivos como consecuencia de haberse verificado alguna de las
actuaciones previstas por la ley que puede iniciar el acreedor para perfeccionar el
título. Se trata de la gestión preparatoria de la vía ejecutiva. De esta forma la factura
se encuentra regida por el Código de Comercio, el Código Tributario y la Ley
Nº 19.983.

Para los efectos del análisis el legislador ha distinguido: a) el mérito tributario


representativo de un acto de comercio, ya sea prestación de un servicio o de una
compraventa; b) título de crédito que justifica derechos personales que pueden ser
cedidos, y c) carácter ejecutivo del crédito del cual da cuenta, cumplidos los trámites
dispuestos por el legislador. No obstante lo anterior, éste estimó pertinente dotar al
obligado de diferentes instancias para expresar lo pertinente a sus intereses. Es así
que en el artículo 160 del Código de Comercio el legislador dispuso: "El comprador
tiene derecho a exigir del vendedor que forme y le entregue una factura de las
mercaderías vendidas, y que ponga al pie de ellas el recibo del precio total o de la
parte que se le hubiere entregado. No reclamándose contra el contenido de la
factura dentro de los ocho días siguientes a la entrega de ella, se tendrá por
irrevocablemente aceptada".

Luego la Ley Nº 19.983 reguló la cesión de la factura y además el procedimiento


por el cual adquiere el carácter de título ejecutivo. Estas materias pueden estar
vinculadas, pero son evidentemente de naturaleza diversa.

Séptimo: Que precisando el contexto legal en que se desenvuelve la controversia


sub lite, corresponde desde ya puntualizar respecto de las copias de las facturas
que, al tenor del artículo 4º de la Ley Nº 19.983, la copia de la factura señalada en
el artículo 1º de la citada ley quedará apta para su cesión al reunir las siguientes
condiciones:

"a) Que haya sido emitida de conformidad a las normas que rijan la emisión de la
factura original, incluyendo en su cuerpo en forma destacada la mención 'cedible', y
b) Que en la misma conste el recibo de las mercaderías entregadas o del servicio
prestado, con indicación del recinto y fecha de la entrega o de la prestación del
servicio y del nombre completo, rol único tributario y domicilio del comprador o
beneficiario del servicio e identificación de la persona que recibe, más la firma de
este último.

"En caso de que en la copia de la factura no conste el recibo mencionado, sólo


será cedible cuando se acompañe una copia de la guía o guías de despacho emitida
o emitidas de conformidad a la ley, en las que conste el recibo correspondiente.
Para estos efectos, el emisor de la guía o guías de despacho deberá extender una
copia adicional a las que la ley exige, con la mención 'cedible con su factura'.

"Para los fines previstos en la letra b) y en el inciso anterior, se presume que


representa al comprador o beneficiario del servicio la persona adulta que reciba a
su nombre los bienes adquiridos o los servicios prestados. Toda estipulación que
limite, restrinja o prohíba la libre circulación de un crédito que conste en una factura
se tendrá por no escrita".

Por su parte, en relación con el mérito ejecutivo de las copias de la facturas en


que se sustenta la pretensión incoada en autos, el artículo 5º del cuerpo normativo
en examen dispone que la factura tendrán dicha virtud reuniendo los siguientes
presupuestos: a) si no ha sido reclamada de conformidad al artículo 3º; b) si su pago
es actualmente exigible y la acción de cobro no se encuentra prescrita; c) siempre
que en ella conste el recibo de las mercaderías entregadas o del ser vicio prestado,
con indicación del recinto y fecha de la entrega de las mercaderías o de la prestación
del servicio e identificación de la persona que recibe las mercaderías o el servicio,
más la firma de este último, o de no constar el recibo, cuando se la acompañe de
una copia de la guía de despacho emitida de conformidad a la ley en que conste
dicho recibo, y d) cuando puesta en conocimiento del obligado a su pago mediante
notificación judicial, aquél no alegare en el mismo acto, o dentro de tercero día, la
falsificación material de la factura o guía de despacho respectiva, o del recibo
correspondiente, o la falta de entrega de la mercadería o la prestación del servicio
cuyo cobro se pretende, o cuando efectuada dicha alegación ella fuere rechazada
por resolución judicial.
Octavo: Que esclarecido, entonces, el contexto legal o marco jurídico que debe
ser consultado en relación a la factura en que se sustenta la pretensión del
demandante de autos, cabe señalar que, a pesar de que el artículo 3º de la citada
ley dispone que se tendrá por irrevocablemente aceptada la factura si no se reclama
en contra de su contenido dentro de los 8 días siguientes a su recepción, o en el
plazo que las partes hayan acordado, el que no puede exceder de 30 días, es lo
cierto que luego de haber sido recibida conforme y de no haber sido reclamada o
devuelta según el procedimiento que determine la ley, de acuerdo con lo que
dispone el artículo 5º letra d), en la etapa de notificación de cobro es factible
desconocer la entrega de la mercadería o la prestación del servicio. En efecto, dicho
precepto permite que puesta en conocimiento del obligado a su pago mediante
notificación judicial, éste oponga en el procedimiento de notificación de cobro dos
incidentes, a saber: i) falsificación material de la factura, o guía de despacho o del
recibo de que se han recibido las mercaderías o el servicio prestado; ii) Falta de
entrega de mercadería o prestación de servicio. El legislador ha calificado
precisamente las posibilidades de la actividad impugnadora del deudor, dejándola
circunscrita a las referidas alegaciones de falsificación material o falta de entrega o
prestación.

Reiterando lo ya expresado, corresponde establecer que el legislador permite


objetar en diferentes ocasiones y con diversos alcances la presentación de una
factura. La primera, a su presentación o dentro de los 8 días siguientes o en el plazo
fijado por las partes, el cual no podrá exceder de 30 días. En el evento que no se
efectúe observación alguna se tendrá por irrevocablemente aceptada. En caso
contrario, esto es, objetada que sea no tendrá el mérito de representar un crédito
en contra del obligado. La segunda oportunidad que se tiene para objetar la factura
se produce al pretender dotarla de mérito ejecutivo, en que precisando las
alegaciones que pueden deducirse, el deudor desconoce su contenido y acreditado
el hecho que la sustenta, priva de la posibilidad que el instrumento alcance el
carácter de título ejecutivo. En caso contrario, si no se deduce el incidente
respectivo o éste es desestimado, el acreedor podrá iniciar la ejecución fundado en
la factura como título. La factura respecto de la cual el tribunal acoja la incidencia
de oposición podrá ser cobrada por la vía ordinaria correspondiente, justificando el
crédito por los medios de prueba legales.

Noveno: Que de acuerdo con lo que se viene reseñando, el procedimiento para


el cobro ejecutivo de una factura contempla entonces dos fases:

a) La primera, llamada "gestión preparatoria de notificación de cobro de factura,


y b) la segunda: el procedimiento ejecutivo, según las reglas generales, del Título I
del Libro III del Código de Procedimiento Civil. En efecto, tras haber operado un
mecanismo de reconocimiento o verificación de condiciones mínimas habilitantes
para proceder ejecutivamente, el ejecutante queda facultado para proceder
compulsivamente respecto de lo reconocido, lo que no obsta a que el ejecutado
pueda, dentro del contradictorio del juicio ejecutivo, oponer el amplísimo repertorio
de las excepciones a que se refiere el artículo 464 del Código de Procedimiento
Civil.

Dicha conclusión se ve reforzada por el hecho de que la finalidad de la gestión


preparatoria difiere del juicio ejecutivo, ya que las excepciones que aquélla
contempla tienen por fin impugnar la copia de la factura para que ésta no tenga la
suficiencia necesaria que permita el pago perentorio de la obligación que contiene;
en cambio, las excepciones del juicio ejecutivo tendrán un objeto distinto, pudiendo
oponer el abanico de aquellas a que se refiere el artículo 464 del citado estatuto
jurídico.

Décimo: Que de este modo, era improcedente y contrario a derecho que los
jueces de segundo grado rechazaran la excepciones por el solo hecho de no haber
alegado el ejecutado en la gestión preparatoria, en el mismo acto o dentro de tercero
día de notificado, la falsificación material de la factura ni porque tampoco haya
reclamado de la falta de entrega de la mercadería en la forma establecida en la Ley
Nº 19.983.

Empero, este Tribunal debe establecer, antes de anular la sentencia, si al dictar


el fallo de reemplazo concluiría de modo distinto al que lo hicieron los jueces de la
instancia, esto es, si resulta procedente acoger alguna de las excepciones opuestas,
aun cuando los sentenciadores hayan incurrido en el error de derecho constatado.

Undécimo: Que corresponde entonces determinar si procede aceptar alguna de


las excepciones opuesta a la ejecución.

Tal como se señaló precedentemente, de acuerdo con lo previsto en el artículo


5º letra c) de la citada ley, una copia de la factura tendrá mérito ejecutivo para su
cobro si en la misma consta el recibo de las mercaderías entregadas o del servicio
prestado, con indicación del recinto y fecha de la entrega de las merca derías o de
la prestación del servicio e identificación de la persona que recibe las mercaderías
o el servicio, más la firma de este último. Esta exigencia, no obstante, contrasta con
la vida comercial diaria debido que regularmente se despachan las mercaderías con
guías de entrega y la ley ha preceptuado que si en la copia de la factura no consta
el recibo, ella podrá tener mérito ejecutivo cuando se la acompañe de una copia de
la guía de despacho emitida en la que conste el recibo correspondiente. En este
caso el título ejecutivo va a estar constituido por los dos documentos. Es
trascendente que la persona que da el recibo de la mercadería estampe su firma,
pues la ley perentoriamente ha exigido la firma del comprador o beneficiario de la
persona que recibe. Es una exigencia por vía de solemnidad. En efecto, antes de la
Ley Nº 19.983, la factura era más bien un documento que emanaba exclusivamente
del vendedor o prestador del servicio y que no estaba relacionada con la recepción;
actualmente, si se desea que la copia de la factura posea mérito ejecutivo, es
preciso que en ella conste la recepción de la mercadería con la firma y nombre de
la persona que la recibe, puesto que ello constituye el hecho que fue puesta en
conocimiento del deudor y aceptó en principio pagar el crédito o, por lo menos, que
no lo objetó.

En la especie, no es un hecho controvertido que en el detalle de las facturas


Nºs. 1437, 1438, 1440 y 1441 emitidas por Elementos de Protección Personal S.A.
con fecha 3 de marzo de 2006, aparece que corresponde a la compraventa de
diversos artículos de seguridad y se lee en todas ellas un timbre que dice: "El crédito
representado por la presente factura ha sido cedido a CFC Capital S.A."... No se
consigna ningún dato acerca de la recepción de las mercaderías. Y en las guías de
despacho acompañadas a la causa sólo consta un timbre que dice: "Lancourier.
Recepción bultos sin revisar", agregándose la fecha de la recepción.

Luego, correspondía acoger la excepción deducida por el ejecutado prevista en


el número 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, puesto que el título
carece de fuerza ejecutiva al no contener uno de los requisitos exigidos por la ley
para tener mérito ejecutivo.

Duodécimo: Que, consecuentemente, era contrario a lo que la ley dispone que


los jueces de segundo grado rechazaran la excepción de falta de requisitos o
condiciones para que el título tenga fuerza ejecutiva, puesto que el título carecía de
fuerza ejecutiva en relación al demandado y, en consecuencia, al no razonar el fallo
impugnado de la forma indicada, ha cometido error de derecho precisamente por
infracción al artículo 464 del Código de Procedimiento Civil.

De acuerdo con lo expuesto procede que se acoja el recurso de casación


interpuesto, en cuanto funda la declaración de nulidad que solicita en que la
sentencia recurrida ha dado lugar a una demanda ejecutiva que había sido
preparada a través de una gestión en la que el título carece de mérito ejecutivo, con
decisiva influencia en lo dispositivo del fallo, lo que justifica que el recurso de
casación en el fondo sea acogido.
Decimotercero: Que al hacerse lugar al presente arbitrio por la infracción
señalada precedentemente, resulta innecesario entrar al análisis de los demás
capítulos de impugnación formulados en el recurso.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en los


artículos 764, 765, 767 y 785 del Código de Procedimiento Civil, se acoge el recurso
de casación en el fondo deducido en lo principal de la presentación de fojas 284 por
el abogado Carlos Koch Salazar, en representación de la ejecutada, Corporación
Nacional del Cobre de Chile S.A. y, en consecuencia, se invalida la sentencia de
doce de noviembre de dos mil nueve, escrita a fojas 250 y acto continuo y sin nueva
vista, pero separadamente, se dicta la sentencia que corresponde conforme a la ley.

Regístrese.

Redacción a cargo del Abogado Integrante señor Lagos.

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema integrada por los
Ministros Sr. Sergio Muñoz G., Sr. Héctor Carreño S., Sr. Pedro Pierry A., Sra. María
Eugenia Sandoval G. y el Abogado Integrantes Sr. Jorge Lagos G. No firma, no
obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, el Ministro señor
Muñoz por estar con permiso. Santiago, 8 de enero de 2013.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.

Rol Nº 3.111-2011.

II. Sentencia de reemplazo

Santiago, ocho de enero de dos mil trece.

En cumplimiento a lo resuelto y atendido lo dispuesto en el artículo 785 del Código


de Procedimiento Civil, se procede a dictar la sentencia que corresponde conforme
a la ley.

Vistos:

Se reproduce el fallo en alzada con excepción de los considerandos noveno,


décimo, undécimo y duodécimo, que se eliminan.

Corresponde, asimismo, tener en consideración del fallo de casación que


antecede sus razonamientos sexto a undécimo.
Y teniendo además presente:

1º. Que de acuerdo con lo previsto en el artículo 5º letra c) de la citada ley, una
copia de la factura tendrá mérito ejecutivo para su cobro si en la misma consta el
recibo de las mercaderías entregadas o del servicio prestado, con indicación del
recinto y fecha de la entrega de las mercaderías o de la prestación del servicio e
identificación de la persona que recibe las mercaderías o el servicio, más la firma
de este último.

2º. Que en la especie, en el detalle de las facturas Nºs. 1437, 1438, 1440 y 1441
emitidas por Elementos de Protección Personal S.A. con fecha 3 de marzo de 2006,
aparece que corresponden a la compraventa de diversos artículos de seguridad y
se lee en todas ellas un timbre que dice: "El crédito representado por la presente
factura ha sido cedido a CFC Capital S.A.". No se consigna ningún dato acerca de
la recepción de las mercaderías. Y en las guías de despacho acompañadas a la
causa sólo consta un timbre que dice: "Lancourier. Recepción bultos sin revisar",
agregándose la fecha de la recepción.

3º. Que, en consecuencia, corresponde acoger la excepción del artículo 464 Nº 7


del Código de Procedimiento Civil, en atención al hecho que al título le falta alguno
de los requisitos establecidos por las leyes para tener fuerza ejecutiva en relación
al demandado.

Y visto además lo dispuesto en los artículos 186 y 471 del Código de


Procedimiento Civil, se revoca en lo apelado la sentencia de doce de noviembre de
dos mil nueve, escrita a fojas 250, en cuanto por ésta se había desestimado la
excepción prevista en el Nº 7 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil
planteada por el ejecutado respecto al cobro de las facturas números 1437, 1438,
1440 y 1441 y en su lugar se declara que se acoge dicha excepción y, en
consecuencia, se desestima la demanda ejecutiva dirigida al cobro de las referidas
facturas, con costas.

Se confirma la mencionada sentencia en cuanto por ésta se acogió la excepción


de nulidad de la obligación opuesta por el ejecutado respecto del cobro de las
facturas Nºs. 1389, 1390, 1391, 1392 y 1393 y en cuanto se dio lugar a la excepción
de pago respecto de la factura Nº 1439.

Se estima innecesario emitir pronunciamiento sobre la excepción prevista en el


artículo 464 Nº 6 del Código de Procedimiento Civil por resultar incompatible con la
acogida.
Regístrese y devuélvase con su agregado.

Redacción a cargo del Abogado Integrante señor Lagos.

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema integrada por los
Ministros Sr. Sergio Muñoz G., Sr. Héctor Carreño S., Sr. Pedro Pierry A., Sra. María
Eugenia Sandoval G. y el Abogado Integrantes Sr. Jorge Lagos G. No fir ma, no
obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, el Ministro señor
Muñoz por estar con permiso. Santiago, 8 de enero de 2013.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.

Rol Nº 3.111-2011.
10. FACTURA. REQUISITOS PARA QUE POSEA MÉRITO EJECUTIVO PARA
SU COBRO

SUMARIO: La norma de la letra d) del artículo 5º de la Ley Nº 19.983 permite


transformar un título imperfecto en ejecutivo perfecto mediante la gestión
preparatoria que regula dicho precepto y tiene un sentido preciso, cual es
otorgarle a la factura mérito ejecutivo para su cobro, o sea, para obtener su pago
mediante el procedimiento compulsivo general del juicio ejecutivo. De acuerdo a
este precepto, en lo que interesa, la copia que se refiere el artículo 4º de esa ley
tendrá mérito ejecutivo para su cobro, si puesta en conocimiento del obligado a
su pago mediante notificación judicial, aquél no alegare en el mismo acto, o dentro
de tercero día, la falsificación material de la factura o guía o guías de despacho
respectivas, o del recibo a que se refiere la letra c) del mismo artículo, o la falta
de entrega de la mercadería o de la prestación del servicio, según el caso, o que,
efectuada dicha alegación, ella fuere rechazada por resolución judicial.

Órgano jurisdiccional: Corte Suprema Primera Sala (Civil)

Tipo de recurso: Casación en el fondo

Rol: 2594-2007

Fecha: 21/07/2008

Cita online: CL/JUR/2964/2008; 39498

Partes: APRO Ltda. contra Corte de Apelaciones de Antofagasta

Magistrados: Muñoz Gajardo, Sergio; Juica Arancibia, Milton; Araya Elizalde,


Juan

Redactor: Herrera Valdivia, Óscar

Abogado integrante: Álvarez García, Hernán; Herrera Valdivia, Óscar

Voces: acción ejecutiva - acción judicial - derecho civil - derecho procesal -


factura - inhabilidad del título - juicio ejecutivo - recursos - título ejecutivo

Legislación relacionada: Artículo 4º - Ley Nº 19.983; Artículo 5º - Ley Nº 19.983;


Artículo 464 Nº 7 - Código de Procedimiento Civil
TEXTO COMPLETO

Santiago, 21 de julio de 2008.

Vistos:

En estos autos Rol Nº 1661-2006 del Cuarto Juzgado Civil de Antofagasta sobre
juicio ejecutivo de cobro de obligación de dar, caratulados Comercial Transporte e
Industrial Marc Ltda. con APRO Ltda., compareció el abogado don Guillermo Núñez
González en representación de la primera de las compañías nombradas y dedujo
demanda ejecutiva contra APRO Ltda., invocando como títulos cuatro facturas por
un total de $ 3.156.602.

La sociedad ejecutada opuso la excepción del Nº 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, fundada en que la notificación judicial de la factura se realizó a
una persona que no se encuentra facultada para ser emplazada en juicio en
representación de APRO Ltda., toda vez que no es su representante legal.

Al evacuar el traslado conferido, la ejecutante expuso que la persona notificada


no es un simple empleado de la deudora, sino que su gerente para la zona norte y,
en cuanto tal, tiene aplicación lo dispuesto en el artículo 8º del Código de
Procedimiento Civil, de manera que representa a la sociedad no obstante cualquier
limitación estatutaria de contrario.

Asimismo, sostuvo que los fundamentos de la excepción son los del Nº 4 del
artículo 434, en relación al artículo 245, ambos del mismo Código de Procedimiento
Civil, y no los del citado Nº 7 del artículo 464.

Por sentencia de treinta de octubre de dos mil seis, escrita a fojas 40, la señora
Juez Titular del referido tribunal rechazó la excepción opuesta y ordenó seguir
adelante con la ejecución hasta hacer entero pago del crédito al acreedor en capital,
intereses y costas.

Apelado este fallo por la parte ejecutada, una de las Salas de la Corte de
Apelaciones de Antofagasta, en sentencia de dieciocho de abril de dos mil siete,
que se lee a fojas 53, lo confirmó.

En contra de esta última decisión la sociedad ejecutada ha deducido recurso de


casación en el fondo.

Se ordenó traer los autos en relación.


Considerando.

Primero: Que en el recurso de casación en el fondo se denuncian infringidos los


artículos 1698, 1700 y 1701 del Código Civil, 5º letra d) de la Ley Nº 19.983, 434 y
435 del Código de Procedimiento Civil y 385, 386, 392, 395, 398 del Código de
Comercio.

Argumenta la recurrente que la vulneración al artículo 1698 del Código Civil se


configura porque la sentencia puso de cargo de las partes la circunstancia de
acreditar la efectividad de faltar algún requisito para que el título tenga fuerza
ejecutiva respecto del demandado y como los hechos negativos no se prueban, no
correspondía que se exigiera acreditar, como lo hace el fallo, el hecho que el señor
Brücher Hermosilla no fuera el gerente de la empresa; sino que la prueba a rendir
en este caso debió recaer en quien efectivamente es en la especie el representante
de la sociedad ejecutada, lo que se cumplió por esta última al acompañar la escritura
pública de modificación de la sociedad APRO Ltda., de 24 de mayo de 1983, en que
consta en su cláusula 6ª, letra c), quiénes son sus representantes.

Asimismo, sigue el recurso, esta norma pone de cargo de quien invoque una
obligación la prueba de su existencia, prueba que debe abarcar todos y cada uno
de los elementos que la conforman; en el caso de autos, señalar el representante
legal de la sociedad ejecutada.

Por último, termina la recurrente sobre este punto, se vulnera también el precepto
porque el fallo rechazó un medio de prueba admitido por la ley, cual es la escritura
pública de modificación ya aludida.

En cuanto a la contravención de los artículos 1700 y 1701 del mismo Código Civil,
en el recurso se sostiene que es sabido que la falta de instrumento público no puede
suplirse por otra prueba en los actos o contratos en que la ley requiere esta
solemnidad y en el caso de autos se trata de la situación de los representantes
legales de la sociedad, cuya calidad debe ser acreditada mediante la escritura
pública de constitución de la sociedad o en acto posterior que también debe constar
por instrumento auténtico.

Sin embargo, agrega la recurrente, a pesar del claro tenor literal de las normas
citadas, los sentenciadores, en relación a la calidad del señor Brücher Hermosilla,
le otorgan pleno valor para establecer la de representante legal a una copia
ampliada de una tarjeta de presentación, lo que contraviene en forma sustancial lo
prescrito en la ley.
A continuación el recurso argumenta sobre la infracción a la letra d) del artículo
5º de la Ley Nº 19.983 y, al efecto, expresa que la gestión preparatoria prevista en
esta disposición no permite alegar la falta de legitimación pasiva, como le reprocha
la sentencia no haber hecho a la ejecutada, sino únicamente la falsedad de la
factura o la falta de entrega de la mercadería.

En cuanto a la trasgresión de los artículos 434 y 435 del Código de Procedimiento


Civil se expone por la recurrente que de la exposición efectuada por la deudora
queda de manifiesto que la ejecutante no posee título ejecutivo que legitime la
acción, toda vez que la gestión preparatoria es nula, pues se notificó a un tercero
que no tiene la representación de APRO Ltda. Así las cosas, concluye, el
procedimiento ejecutivo carece de todo valor, por cuanto no se ha dado
cumplimiento a un requisito esencial para su validez, cual es la existencia de un
título ejecutivo que sirva de base a la acción.

Por último, termina el recurso, se vulneran de los artículos 385, 386, 392, 395 y
398 del Código de Comercio, los que señalan que los representantes de las
sociedades son los administradores designados en el acto de constitución de la
compañía o en actos posteriores, los que deben otorgarse por escritura pública a
fin que puedan ser oponibles a terceros.

La sociedad demandada, finaliza, tiene designado desde 1983 a la persona de


su representante legal y no fue a ésta a quien se notificó la gestión preparatoria ni
la demanda ejecutiva.

Segundo: Que la sentencia objeto del recurso establece que los fundamentos de
la excepción invocada, esto es la del Nº 7 del artículo 464 del Código de
Procedimiento Civil, no la configuran, sino que obstan a una válida constitución de
la relación procesal, lo que no fue alegado en su oportunidad por el recurrente.

Más aún, agregan los magistrados, no se encuentra acreditado en autos que el


absolvente Alfredo Bernardo Brücher Hermosilla trabaje para la sociedad ejecutada
a otro título que no sea el de gerente.

Tercero: Que, en primer término, esta Corte estima procedente hacerse cargo de
la imputación que se contiene en el recurso, relativa a que el fallo impugnado habría
contravenido los artículos 1700 y 1701 del Código Civil.

Al efecto, cabe señalar que la casación en el fondo se construye sobre la base de


una premisa errónea, pues afirma la sociedad recurrente que a pesar del claro tenor
literal de las normas citadas, los sentenciadores, en relación a la calidad del señor
Brücher Hermosilla, le otorgan pleno valor para establecer la de representante legal
de la sociedad ejecutada a una copia ampliada de una tarjeta de presentación, lo
que infringiría en forma sustancial lo prescrito en la ley.

Ahora bien, el razonamiento anterior, transcrito por APRO Ltda. en el recurso, se


contenía en el fundamento octavo del fallo de primera instancia, que aquel que es
objeto de la casación suprimió, de manera tal que no forma parte de los argumentos
que los magistrados han tenido en consideración para desestimar la excepción
opuesta.

Cuarto: Que, por otra parte, la norma de la letra d) del artículo 5º de la Ley
Nº 19.983 —cuya vulneración también se denuncia en el recurso— permite
transformar un título imperfecto en ejecutivo perfecto mediante la gestión
preparatoria que regula dicho precepto y tiene un sentido preciso, cual es otorgarle
a la factura mérito ejecutivo para su cobro, o sea para obtener su pago mediante el
procedimiento compulsivo general del juicio ejecutivo.

De acuerdo a este precepto, en lo que interesa, la copia a que se refiere el artículo


4º de esa ley tendrá mérito ejecutivo para su cobro, si puesta en conocimiento del
obligado a su pago mediante notificación judicial aquél no alegare en el mismo acto,
o dentro de tercero día, la falsificación material de la factura o guía o guías de
despacho respectivas, o del recibo a que se refiere la letra c) del mismo artículo, o
la falta de entrega de la mercadería o de la prestación del servicio, según el caso, o
que, efectuada dicha alegación, ella fuere rechazada por resolución judicial.

Ahora bien, ninguna de las facultades que este precepto confiere fue ejercida por
la ahora recurrente, de manera tal que malamente pudieron los sentenciadores
haberlo infringido.

Quinto: Que según prescribe el inciso 1º del artículo 1698 del Código Civil, norma
cuya vulneración se denuncia en el recurso, incumbe probar las obligaciones o su
extinción al que alega aquélla o ésta.

Conforme lo ha resuelto de manera reiterada esta Corte Suprema, la infracción a


este precepto se configurará cuando la sentencia altere esta regla, exigiendo
acreditar la existencia de la obligación o su extinción a persona distinta de quien
alega aquélla o ésta.

Pues bien, en tanto el juicio ejecutivo supone la invocación de un título que tiene
carácter de indubitado —en el cual consta la obligación de dar, hacer o no hacer
cuyo cobro se pretende—, será siempre de cargo del ejecutado probar los
fundamentos de hecho de la excepción que opone a la ejecución y que tiene por
objetivo desvirtuar esa calidad que la ley supone al título.

Esta última, la de ejecutada, es la calidad que ostenta la ahora recurrente, de


forma tal que siempre y en todo momento recayó en ella el peso de probar que la
persona que suscribió las facturas que sirven de título a la ejecución no detentaba,
al momento de hacerlo, la calidad de representante de APRO Ltda., cuestión que,
de acuerdo a lo concluido por los sentenciadores, no hizo.

Sexto: Que esta afirmación contenida en el fallo recurrido, en orden a que no se


encuentra acreditado en autos que Alfredo Bernardo Brücher Hermosilla trabaje
para la sociedad ejecutada a otro título que no sea el de gerente, permite, asimismo,
descartar la comisión de los otros errores de derecho que se atribuyen a la
sentencia.

En efecto, en las manifestaciones de la vida jurídica, al igual que en otros


dominios, no siempre la realidad concuerda con las apariencias y es por ello que,
frente a la dualidad entre apariencia y realidad, surge la necesidad de proteger a los
terceros.

Las apariencias merecen fe, por cuanto resulta difícil precisar si ellas
corresponden o no a la realidad.

Es así que cuando el interés de los terceros de buena fe lo hace necesario, los
jueces no deben considerar totalmente ineficaz un acto ejecutado por quien se ha
comportado como titular verdadero del derecho y lo hace oponible al titular real.

En consecuencia, la apariencia de personalidad, de titularidad o de legitimación


equivale a la personalidad, titularidad o legitimación mismas.

Existen, por consiguiente, situaciones en las cuales quienes han confiado


razonablemente en una manifestación jurídica dada ante una apariencia
determinada, y se han comportado de acuerdo con tal manifestación o apariencia,
tienen derecho a contar con ellas, aunque no correspondan a la realidad.

Extrapolando estos principios de la llamada teoría de la apariencia a la del


consentimiento aparente, se puede decir que siendo la voluntad, por definición, el
motor de los actos jurídicos —pues sin consentimiento no existe contrato; esto es,
no se generan obligaciones—, aun en los casos en que a una apariencia de voluntad
no pueda atribuírsele el rol de generar un contrato, puede tener significación como
fuente de responsabilidad.
Por otra parte, y siempre dentro del derecho privado, se encuentran causas de
apariencia en aquellas relaciones en que han intervenido sujetos con titularidad,
capacidad o cualidades aparentes, que le dan legitimidad a sus actuaciones.

Séptimo: Que, como se ha dejado esbozado anteriormente, la apariencia


persigue proteger a los terceros, es decir a aquellos que razonablemente han
confiado en la apariencia de los hechos.

Por otra parte, la realidad busca la protección del interés del titular real.

Si se atiende al primer supuesto, se habrá obtenido el reconocimiento del acto


aparente; si se atiende al segundo, se privará al tercero del derecho que él había
considerado adquirir.

También se ha señalado anteriormente que al darle valor a la apariencia surge


como fundamentación de la misma la responsabilidad objetiva o subjetiva en la
relación jurídica.

Mirado desde el ángulo objetivo, esto es, aplicando la teoría de los riegos a la
apariencia, tendría que señalarse que todo aquel que con su actividad voluntaria dé
lugar a la génesis de situaciones aparentes, debe soportar las consecuencias de
dicha apariencia.

De este modo, sentados los principios fundamentales de la teoría de la apariencia


jurídica, debe dilucidarse si ellos tienen cabida en el caso sub lite .

A este respecto, cabe señalar que la ejecutante y recurrente ha sostenido que


Alfredo Bernardo Brücher Hermosilla es un empleado más de APRO Ltda. y que, en
cuanto tal, no posee la calidad de representante de esta compañía.

Ahora bien, como es