Está en la página 1de 4

La crisis económica de 1994

En México, 1994 fue año de elecciones para cambiar de gobierno. Por lo


regular, estos cambios son siempre difíciles en nuestro país, pues al ser
momentos de transición, se desata una lucha por el poder entre los
diferentes partidos.

Casi todo 1994 había sido un buen año en lo económico, debido a que la
inflación se conservó en un nivel bajo; sin embargo, al final del año los
acontecimientos políticos que se suscitaron en el país los meses anteriores
crearon inestabilidad y desconfianza en los mexicanos. Entre esos hechos
destacan: el movimiento armado en Chiapas, los asesinatos del candidato a
la presidencia de la república por el PRI, Luis Donaldo Colosio, y del
secretario general de ese mismo partido, José Francisco Ruiz Massieu, las
elecciones y el cambio de presidente. En lo económico, al igual que hace
muchos años, el país estuvo presionado para cumplir el compromiso de
pagar su deuda con otros países e instituciones
Durante años, México ha comprado una gran variedad de productos a otros
países, es decir, ha importado muchos más productos de los que ha podido
vender, de ahí que desde hace mucho tiempo le falta dinero, en otras
palabras, tiene una economía con déficit. Este déficit se financió en el
pasado gracias al dinero de los inversionistas extranjeros, pero por el temor
provocado por la inestabilidad que los acontecimientos de ese año
propiciaron, muchos inversionistas nacionales y extranjeros sacaron su
dinero del país a finales de 1994 para invertirlo en otros países.

Cuando un país gasta más de lo que produce tiene que devaluar su


moneda, o sea, hacer que cueste menos en relación con otras monedas;
por ejemplo, con respecto al dólar. En un principio, el Gobierno Mexicano se
resistió y prefirió obtener dinero subiendo los precios, a lo que se conoce
como inflación.

Ya para diciembre de ese 1994,


la situación era casi imposible,
por lo que el 20 de diciembre el
Gobierno Mexicano decidió
devaluar el peso 15 por ciento.
Así, como el dólar ya costaba
más caro para los mexicanos,
muchos productos de origen
estadounidense subieron de
precio para nosotros, pero
además se acrecentaron
nuestras deudas con otros países
pues, en general, se negocian en
dólares.

Para los últimos días del año la


situación se convirtió en una de
las crisis económicas más fuertes
de los últimos tiempos. Esa crisis
dejó ver que las soluciones
políticas y económicas del país
de los años anteriores eran muy
frágiles. Como consecuencia,
durante 1995 la economía se
contrajo 6.2 %, se perdió 20% del
poder de compra de la gente, los
La crisis provocó que muchas personas
precios de los productos y los
tuvieran que trabajar en la calle.
servicios se dispararon
provocando un mayor
empobrecimiento de la población
y todo subió de precio: el agua, la
luz, los impuestos y los
alimentos.

El desempleo creció, dos millones de personas perdieron sus trabajos pues


miles de negocios tuvieron que cerrar por quiebra y otras muchas empresas
se vieron obligadas a disminuir sus gastos, y por lo tanto a recortar
empleos.

El sistema bancario mexicano también sufrió una gran crisis, de tal modo
que el gobierno tuvo que intervenir para ayudarle y permitió que los bancos
aumentaran sus tasas de interés. Por lo tanto, miles de empresas,
profesionales y pequeños productores agrícolas que tenían préstamos
bancarios o tarjetas de crédito, se vieron severamente afectados, pues su
deuda aumentó de manera considerable. Además, hubo un serio recorte al
gasto público: se redujo el porcentaje destinado a los programas de
asistencia social, que son para ayudar a la población más pobre del país.
Como consecuencia también la delincuencia aumentó: para 1995 había
alrededor de 900 bandas criminales armadas en el país.

La crisis de diciembre de 1994 no sólo afectó a México, sino que además


repercutió en otros países latinoamericanos, provocando lo que se llamó
Efecto Tequila, el cual causó mucha inquietud pues hasta entonces México
había sido considerado como la puerta de entrada al mercado de Estados
Unidos. El sector turismo también lo resintió pues los visitantes a nuestro
país disminuyeron considerablemente en el siguiente año, tal como
podemos observarlo en la siguiente gráfica:
Fuente: Enciclopedia de México.

Para aminorar el problema, el Gobierno de Estados Unidos le ofreció a


México un crédito por 20 mil millones de dólares y otros 32 mil millones en
un paquete internacional; con ellos de inmediato se ayudó a mejorar la
economía de nuestro país pero aumentó la deuda externa. La crisis de 1994
fue la más severa que ha padecido el país en los últimos años.