Está en la página 1de 11

L a Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, como responsable de la administración, operación y mantenimiento de los Cementerios Distritales: Norte, Serafín, Central y Sur, los dos últimos declarados como Bienes de Interés Cultural en los ámbitos nacional y distrital respectivamente, ha impulsado la celebración del

1er Encuentro de Cementerios Patrimoniales de Colombia, con el fin de promover la implementación de nuevos modelos para la prestación del servicio funerario, orientados a la revitalización, protección y valoración de estos equipamientos.

Martha Lucía Enríquez Guerrero, Asesora UAESP.

E l objetivo del Encuentro es crear la Red Colombiana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales.

Es necesario identificar las problemáticas que afectan la sostenibilidad de estos lugares y, en asocio con el Programa

Nacional Escuelas Taller, iniciar a través de este espacio de debate, el desarrollo de alternativas para su protección y

salvaguardia mediante procesos de capacitación.

Juan Luis Isaza Londoño, Director de Patrimonio del Ministerio de Cultura.

Programación

9 de noviembre Lo Inmaterial

Prácticas y manifestaciones culturales asociadas a la muerte y a sus espacios de representación. Lugar: Escuela Taller de Bogotá, Calle 9 No. 8-61 - Teléfono: 3366829

8:00am - 12:00m

Inscripciones

2:00pm - 2:30pm

UAESP Miriam Margoth Martinez Díaz Directora Ministerio de Cultura Juan Luis Isaza Londoño Director de Patrimonio Instituto Distrital de Patrimonio Gabriel Pardo - Director Escuela Taller de Bogotá Alberto Escovar - Director Red Iberoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales Patricia Uribe – Presidenta

2:30pm - 3:30pm

Cementerio Puerto Berrío Antioquia Jesús Abad Colorado

3:30pm - 4:30pm

La guardiana del mas allá Sonia Lucía Bermúdez Robles

4:30pm - 5:00pm

Café

5:00pm - 6:00pm

Rituales funerarios de la comunidad Wayuu Adrian Medero

1 0 de noviembre Lo Material

El espacio de la muerte y sus múltiples interpretaciones desde el arte, la arquitectura, la antropología, la historia y la sociología. Lugar: Escuela Taller de Bogotá, Calle 9 No. 8-61 - Teléfono: 3366829

8:30am - 9:30am

Los Cementerios Patrimoniales Germán Ferro Fundación Erigaie

9:30am - 10:30am

Bosa, Usme y Usaquén:

Reconstrucción de la memoria de tres cementerios en Bogotá Liliana Ruiz Instituto Distrital de Patrimonio

10:30am - 11:00am

Café

11:00am - 12:00m

Cementerio de Mompox Álvaro Castro Escuela Taller de Mompox

12:00m - 2:00pm

Almuerzo libre

2:00pm - 3:00pm

El Cementerio de San Esteban en Salamina Juan Manuel Sarmiento Escuela Taller de Salamina

3:00pm - 4:00pm

Cementerio de Manga Luisa Álvarez

4:00pm - 4:30pm

Café

4:30pm - 5:30pm

El Cementerio Central de Bogotá Alberto Escovar Escuela Taller de Bogotá

Programación

1 1 de noviembre La Gestión

Apropiación Social de Cementerios Patrimoniales. Lugar: Cementerio Central, Carrera 20 No.24-80

8:00am - 12:00m

Visitas guiadas a cementerios* se requiere Inscripción cupos limitados

2:30pm - 3:30pm

Museo Cementerio San Pedro Alejandro Rodríguez

3:30pm - 4:30pm

Modelo de Revitalización Cementerio Central de Bogotá Miriam Margoth Martínez Díaz UAESP

4:30pm - 5:00pm

Café

5:00pm - 6:00pm

Tres miradas del Cementerio General Presbítero Matías Maestro Luis Repetto Málaga (Perú)

6:00pm - 7:00pm

Puesta en Valor de los Cementerios Europeos Mercè Corbera i Penalva Cementerios Barcelona (España)

7:00pm

UAESP Júber Martínez Hernández Director de Estrategia Ministerio de Cultura Juan Luis Isaza Londoño Director de Patrimonio Instituto Distrital de Patrimonio Gabriel Pardo Director

Proyección Documental Beatriz González. ¿Por qué llora si ya reí?, monólogo a tres voces.

*Visitas guiadas a cementerios

CEMENTERIO CENTRAL El Cementerio Central hace parte del Conjunto Funerario del Barrio Santafé, constituido además por el Cemente- rio Británico y los Cementerio Alemán y Hebreo. Se ubicó sobre el viejo camino que conduce a Engativá y las obras de su construcción fueron dirigidas por el Teniente Coro- nel de ingenieros José Pío Domínguez de Castillo y luego

por Rafael Álvarez Bastida. A finales de 1832 fue puesto en funcionamiento y en 1839 se terminó la capilla. Allí yacen personajes como Francisco de Paula Santander, Salvador Camacho Roldán, José Asunción Silva, Leo Kopp, Luis Carlos Galán, entre otros. Fue declarado Monumento Nacional en

1984.

CEMENTERIO ALEMAN Se ubica al occidente del Cementerio Central, fue comprado en 1912 a la comunidad presbiteriana para enterrar a los miembros de la colonia alemana de Bogotá quienes, debido a que eran protestantes, no podían hacer uso de los ce- menterios católicos. Esta compra dio origen a la institución más antigua de la colonia alemana en Bogotá la Deutscher Friedhofsverein, o Cementerio Alemán. En un principio, las tumbas estaban dispuestas sin ningún orden específico, sin embargo, luego se organizaron linealmente.

Están construidas en piedra y en su mayoría, no presentan ningún ornamento diferente a la vegetación que las rodea, sobre todo los pinos candelabros.

CEMENTERIO ARQUEOLÓGICO DE USME La necrópolis muisca de Usme fue hallada en febrero de 2007, en el marco de la construcción de la Ciudadela Nueva Usme, en los antiguos terrenos de la Hacienda el Carmen. El proyecto, liderado por Metrovivienda, fue suspendido mientras se realizaban los estudios pertinentes. En este cementerio se han identificado aproximadamente 2.000 tumbas de diferentes períodos, además en los 80.000 m2 del hallazgo se han encontrado vestigios de canales de riego, pisos de habitación, una alta densidad de material arqueológico y pictografías cerca a las cuencas de la Quebrada la Fucha y la Requilina.

1 er Encuentro de Cementerios Patrimoniales de Colombia

E l historiador francés Philippe Ariès (1914-1984), afirmaba en su libro ‘El hombre ante la muerte’ (1983), que la muerte en el siglo XX había sido un

tema tabú, de la misma forma que el sexo lo había sido en el siglo XIX. Es innegable que la muerte se ha ido relegando del ámbito público para convertirse en un tema del que ya no se habla. Con sorpresa miramos un cuadro como el elaborado por Luis García Hevía (1816-1887) sobre la ‘Muerte del General Santander’ (1841), y vemos al ‘hombre de las Leyes’ en su último suspiro rodeado de sus más cercanos amigos, con su mano sostenida por su confesor. A lo largo de la historia, la muerte fue vista como algo natural e inevitable, que el paso de los años nos enseñaba a esperar con resignación pero para la que debíamos estar preparados. Es así como, antes de morir, era frecuente llamar a la familia y a los amigos con el fin de despedirse de todos aquellos seres queridos y anunciarles así la pronta partida. Es conocido el episodio del general Antonio Nariño, quien decide irse a Villa de Leyva a pasar sus últimos días de vida. Tres días antes de morir, decide montar en una mula para detenerse en cada casa y despedirse de los atónitos residentes, quienes a la pregunta de “¿para dónde va?”, Nariño respondía: “Para la eternidad; y no pido órdenes porque no se me ocurre qué puedan mandar a decir de allá”. Lo mismo se puede decir de infinidad de personajes, incluso en los primeros años del siglo XX, como la historia del General Rafael Reyes, quien se sentó vestido para la ocasión a esperar la muerte y así evitar el trabajo de tener que amortajarlo.

Sin embargo, algo ocurrió, la muerte ya no se muestra como antes, por el contrario, se la esconde, se la enmascara o se maquilla. Con ella, van desapareciendo tam- bién las manifestaciones de dolor como el duelo, el luto o incluso dar el pésame, que parecen ser tradiciones de otra época. Visitar a los muertos, que era una de las tradiciones más arraigadas en nuestros cementerios, es otra de las costumbres que ha perdido vigencia y con ella, ha caído al olvido estos espacios para el silencio y la meditación. Espacios que nos recuerdan que así nos levantemos temprano a correr, comamos ‘granola’, seamos vegetarianos, no tomemos o fumemos, no alcanzaremos la tan añorada inmortalidad que muchos pretenden lograr con estas sanas costumbres y que, tarde o temprano, tendremos que enfrentarnos a lo inevitable, por lo que será mejor estar preparados para ello. El estudio y protección de los cementerios es una de las diversas vías que nos per- miten acercarnos a la conceptualización histórica de la muerte y al dramático exilio al que la hemos relegado en la sociedad contemporánea. Acercarnos a estos espa- cios nos permite entender que no siempre hemos reverenciado a nuestros difuntos de la misma forma, pero es innegable que son grandes libros abiertos escritos sobre el mármol, que nos invitan a conocer nuestra historia desde una infinidad de ángulos que van desde la sociología, pasando por el urbanismo y la arquitectura, para entrar al hermético mundo de los símbolos. Pero son espacios olvidados que si no hacemos algo pronto con el fin de recuperarlos, perderemos irremediablemente con muchos valores que en su lenguaje aún por descifrar, espera para decirnos. Esta indiferencia frente a estos espacios de culto llevaron en 1999 a la celebración del Primer Encuentro Latinoamericano de Cementerios Patrimoniales que se convocó en Medellín y que, desde entonces, se ha venido realizando sin

interrupción en diversos países. Es este un espacio donde entidades y personas vinculadas con el manejo de los cementerios, estudiosos del arte y la arquitectura, historiadores, antropólogos, periodistas e interesados en el tema se dan cita para compartir ese interés común que, en muchos casos, era completamente inconfesable e incomprendido. De estas reuniones han salido proyectos piloto que han recorrido todas las necrópolis, como las ‘Noches de Luna Llena’ que en su momento implementó la arquitecta Catalina Velásquez, en el Cementerio de San Pedro de Medellín, y que hoy, se realiza en Lima y Santiago. Así mismo, ha llevado a que las entidades encargadas de defender y salvaguardar el patrimonio cultural se encarguen de la protección y recuperación de estos espacios, como en su momento lo hicieron la Corporación La Candelaria – hoy Instituto Distrital de Patrimonio Cultural -, en asocio con la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos - UAESP, en el Cementerio Central de Bogotá. Intervención que permitió recuperar su muro de cerramiento, la plazoleta de acceso o la alameda central e incluyó la publicación de varias guías sobre este lugar. Esta exitosa experiencia ha llevado a convocar el Primer Encuentro de Cementerios Patrimoniales de Colombia, donde se darán cita a lo largo de tres días, entidades y personas interesadas en este tema, que se encargarán de recordarle a los bogotanos y a los colombianos en general, que los cementerios no han muerto y que a pesar de su silencio tienen aún mucho que decirnos.

Alberto Escovar, Director General Fundación Escuela Taller de Bogotá.