Está en la página 1de 70

TENSIÓN Y ESTRUCTURA DEL

CARÁCTER

Una síntesis de conceptos


David Boadella

Basado en el trabajo distribuido en el “Tavistock Institute of Human


Relation”
en Londres, en el día 18 de Enero de 1974

Versión Preliminar
Traducción al portugués: Ana
Luiza Mentz Revisão Português:
Natércia Rossi Revisão técnica:
Esther Frankel Revisado por CPSB en 2011

Traducción al español: Iara Martínez de Oliveira

1
Indice

Parte I: Energía Libidinal y Contacto Humano 4

Parte II: Ciclo de la Maduración y los Derechos Básicos 8

 Zonas Erógenas y Estadios de la Libido 9

 Pensamiento Bioenergético y Existencial 11

Parte III: Vinculación y Separación - La Lucha Por la Identidad 15

 Identidad Funcional y Antítesis 17

 Mirar y Ver 18

 Dos Tipos de Ruptura (Cisión) 20

 La Fuga Histérica 21

 La Parálisis Esquizoide 24

Parte IV: Sustento y Privación - La Lucha Por la Nutrición 26

 Horror y aversión 29

 La Defensa Paranoide 32

 Pérdida y rabia 36

 Pesar y Culpa 39

Parte V: Exploración y Represión - La Lucha Por la Realización 42

 Analidad y Motilidad 44

 Conciliación Masoquista y Amenaza Psicópata 46

 Una Nota Sobre Compulsión 49

Parte VI: Comunicación y Negación - La Lucha Por la Intimidad 50


2
 Juego Genital 51

 Sentimientos Amorosos y Movimientos Pélvicos 54

 Dos Tipos de Rigidez 57

 Violación y Venganza 57

 Seducción y Sumisión 59

Parte VII: Bloqueo de Energía y Corrientes de Vida 62

 Las Cualidades del Movimiento de Rudolf Laban 65

Referencias 68

3
PARTE I – ENERGIA LIBIDINAL Y CONTACTO HUMANO

Desde Freud, hay dos corrientes dominantes en el desarrollo de la caracteriología. Por


un lado, siguiendo la psicología de los instintos de Freud enfocando en los bloqueos
libidinales, se desarrollo un sistema de tipos de carácter basado en clasificaciones
según los estadios de desarrollo: oral, anal y genital. Los trabajos clásicos sobre
caracteriología en la primera mitad de siglo fueron ANÁLISIS DEL CARÁCTER de Reich
(1) y TEORIA PSICOANALITICA DE LA NEUROSIS de Fenichel (2), que estudió con
Reich e incorporó muchas de sus ideas en su libro.

Desde la muerte de Reich dos estudiosos intentaron repensar las dinámicas del carácter
basándose en su abordaje. Elsworth Baker en EL LABERINTO HUMANO (3) sintetizó
los principales tipos de carácteres descritos por él, y añadió algunas nuevas divisiones.
El otro intento de desarrollar los conceptos de carácter de Reich, ampliando y
profundizando, fue dado por Alexander Lowen. Su Iibro EL LENGUAJE DEL CUERPO
(4) que comienza donde se paró el análisis del carácter, y es uno de los libros más
brillantemente escritos sobre la formación del carácter. La clasificación de Lowen se
mantuvo esencialmente en términos de oralidad, masoquismo (con analidad) y
genitalidad, aunque añadió además dos capítulos sobre el problema esquizoide y
esquizofrénico.

La segunda corriente de la caracteriología siguió una línea de desarrollo un tanto


diferente, no teniendo como origen la “Teoría de los instintos” de Freud, y sí la
“Psicología del ego”. Harry Guntris (5) trazo la historia de este abordaje desde Melanie
Klein hasta Fairbairn, pasando por Winnicott y por la escuela de “Relaciones objetales”
de los psicoanalistas ingleses.
El trabajo de Sullivan y la Escuela de Washington tiene mucho en común con este
abordaje, en la medida en la que no colocaron el énfasis en los estadios de desarrollo
de la libido y en los complejos orales específicos, anales y genitales, sino en la calidad
del contacto entre las personas.
Melanie Klein introdujo los términos de “posición depresiva” y “posición paranoide” para

4
dos modalidades de relación entre las personas. Karen Horney, también siguiendo las
pistas dejadas por Reich, dividió los tipos de carácter entre los que se mueven contra
(en oposición a) las personas, los que se mueven en dirección a las personas, y los que
se mueven alejándose de ellas. La mayor realización en este abordaje “relación-objeto”
fue el libro de Frank Lee (6) sobre caracteriología, un marco en todos los sentidos, a
pesar de su insistencia en presentar su psicodinámica extraordinariamente clara
asociada a conceptos de la teología cristiana.

En los últimos años, Lowen publicó dos libros que exploran, de una forma más
interpersonal, las dinámicas de la posición esquizoide – LA TRAICIÓN AL CUERPO (7)
y la posición depresiva – LA DEPRESION Y EL CUERPO (8). Mostró ser un pensador
creativo, que reformula continuamente su abordaje del carácter, simplificándolo y
reduciendo los procesos formativos a lo esencial. Su pensamiento más reciente está
descrito en su trabajo sobre jerarquía del carácter de 1973- publicado en la Energy and
Character vol. 5 Nº3 (9).

El abordaje de Lowen influido por Reich, con énfasis en la energía y en los sistemas de
tensiones corporales, comenzó como una dinámica física, y avanzó en dirección a una
comprensión más amplia de las situaciones de base (raíz) que producen los bloqueos
caracteriológicos.

El abordaje de Lake, proveniente de su base cristiana, comenzó como una


consideración sobre la enfermedad del alma cuando esta nace en condiciones
traumáticas. Lake recientemente tomó contacto con el abordaje bioenergético y elogió a
Lowen diciendo: LA TRAICION AL CUERPO de Lowen es un estudio muy bien escrito y
detallado sobre la dinámica de la personalidad esquizoide. Tengo que hacer justicia a la
abundancia de sus observaciones del interior y del exterior, y a sus correlaciones. Es
extremadamente perspicaz en relación a la falta de habilidad física a la que las
personalidades esquizoides están sujetas.” (10)

5
Los conceptos caracterológicos de Lowen son ampliamente adoptados por analistas de
bioenergética, pero el desarrollo de este pensamiento aún no fue ampliado por otros de
su grupo. Frank Lake se queja de que ni los teólogos ni los psiquiatras entienden su
abordaje, pero las amas de casa quedan fascinadas con su libro.

Durante algunos años estuve interesado en la relación entre defensas de carácter y


patrones animales de respuesta a la tensión (stress- response). Me quedé fascinado
con el simple hecho de que dos libros tan perspicaces como los de Lake y Lowen
pudiesen hablar tan profundamente sobre la formación del carácter, aun habiendo
evolucionado de forma independiente, y a partir de referencias independientes.

Este es un texto introductorio en el cual intento relacionar los conceptos


caracteriológicos fundamentales de Lowen y Lake y formularlos, a través de palabras
menos ligadas a la terminología freudiana y más próximas a la etología. Es un intento de
observar sus trabajos desde un punto de vista diferente, desde fuera del marco
psicoanalítico referencial.

Wilhelm Reich mostró que carácter y postura corporal eran expresiones unificadas de
una misma energía metabólica básica subyacente. Existen cuatro aspectos del
metabolismo energético que pueden ser considerados como esenciales para el
crecimiento y el desarrollo:

a) FLUJO de energía o circulación de energía desde el centro hacia la periferia. El ritmo


básico de expansión y contracción (pulsación), reposa en las bases de la vida
vegetativa. La naturaleza de esta energía no se discute aquí, pero se trata en mi libro
sobre Reich y en varios textos publicados en “Energy and Character”. La sístole y la
diástole del corazón, los movimientos de los intestinos (peristalsis) y el movimiento
pulsátil de la respiración expresan este ritmo energético que es mediado por el sistema
nervioso autónomo. La polaridad emocional básica es la de la expansión para alcanzar
el mundo (con placer) y la contracción hacia fuera del mundo (en forma de displacer y
ansiedad).
6
b) NIVEL de energía o cantidad de CARGA. El nivel de energía organísmica es
aumentado a través de la respiración que carga (da carga a) los fluidos corporales, y la
sangre, así como es cargada también por comidas oxidantes que alimentan la llama de
la vida. Cualquier actividad que promueva una respiración más profunda ayuda a
ampliar la carga energética. El nivel de carga puede ser determinado por test
sanguíneos, por observaciones del campo energético (como en el trabajo de John
Pierrakos en Nueva York), o puede ser evaluado subjetivamente.

c) DIRECCIÓN de la energía o cambio (swing). Además del flujo fundamental del centro
hacia la periferia, Lowen (4) describió una pulsación longitudinal de los centros
energéticos en el gran plexo del sistema nervioso vegetativo hacia las extremidades del
cuerpo, donde la energía puede ser almacenada en dos grandes depósitos: el de la
cavidad pélvica y de la cabeza. La dirección de este intercambio de energía puede ser
hacia abajo, llevando a una descarga por las piernas y genitales, y recargando por los
pies a través de la función de “grounding”, o hacia arriba llevando la carga a través de la
inspiración o alimentación, y se descarga a través de la expresión de emociones y del
lenguaje (la función de emitir sonidos).

d) CONTENCIÓN de la energía o cualidad de los límites del organismo. El sistema


muscular actúa como un retén (container) y liberador de impulsos, y el tono muscular
refleja el grado de tensión y relajación en el pasaje de los impulsos.

Cada uno de esos cuatro aspectos del metabolismo energético es esencial para un
desarrollo saludable. El crecimiento, de la dependencia infantil a la independencia
adulta, puede ser visto como un pasaje por cuatro fases, y cada una de estas fases está
relacionada íntimamente con una de las funciones energéticas descritas arriba.

7
PARTE II – EL CICLO DE LA MADURACIÓN Y LOS DERECHOS BÁSICOS

La maduración del ser humano es un proceso de pasaje del mayor periodo de


dependencia del reino animal hacia la independencia. El niño es incapaz de sostenerse
en pie durante la mayor parte del primer año de vida. Después de esto, una vez que
aprende a andar, inicia su larga jornada hacia la independencia, jornada que sólo se
completará a partir de los dieciocho años. La maduración también es un concepto clave
del pensamiento de D.W.Winnicott (11). Existen cuatro etapas fundamentales del
proceso de madurez de cualquier mamífero. Las dos primeras versan respecto a la
dependencia de los padres y sus dos últimas respecto al movimiento en dirección a la
independencia de ellos:

1. Crecimiento en el útero de la madre: Entre los primates, en los que el recién nacido
es menos capaz de cuidar de sí mismo, la relación de unidad con la madre de la fase
uterina continúa después del nacimiento, la cría permanece agarrada al cuerpo de la
madre o dependiente de su presencia en un proceso llamado “vinculación” (attachment).
La experiencia de Harlow con monos mostró que esa vinculación no se da
primordialmente por una necesidad de alimentación, sino por una necesidad de contacto
acogedor con la piel y de contacto visual. John Bowlby escribió: “Ni una forma de
comportamiento es acompañada de sentimientos más fuertes que el comportamiento de
attachment”. (12)

2. El niño también necesita de sustento en forma de alimento, cuidados físicos y todo lo


que entendemos por maternaje*. Mientras no tenga edad para alimentarse solo, sin
depender de la madre, no sobrevivirá si se ve privado de sustento. Los dos procesos, el
de vinculación y el de sustento son distintos. El niño puede no tener cuidados suficientes
de una madre a la cual se siente vinculada y puede no sentirse vinculado a la madre
que le provee de alimentos y seguridad física, pero no le da calor.

* Nota del traductor. Maternaje: Se refiere al conjunto de procesos psico-afectivos que se


desarrollan e integran en la mujer en ocasión de su maternidad.

8
3. El niño pequeño necesita oportunidades para explorar. Si los procesos de vinculación
y de sustento fueron bien establecidos, el apartarse de la madre para explorar el
ambiente puede ser el primer paso para una eventual independencia. El juego
exploratorio es la base por la cual va a aprender las habilidades necesarias para proveer
su propio sustento como adulto. En los seres humanos, el éxito en esta fase es la base
para la realización y la satisfacción en el trabajo en la fase adulta.

4. Hay una necesidad de establecer una relación con los otros del grupo social. Esto
depende de una comunicación satisfactoria, y de la comprensión y la interpretación de
señales corporales (y en el caso del hombre, de señales verbales). Las formas más
íntimas de comunicación son encontradas en las relaciones de pareja. En el caso del
hombre, reconocemos que una de las señales de la madurez es la capacidad de
mantener relaciones amorosas estables. Estos contactos llevan a la transferencia de la
vinculación con las figuras parentales y la formación de nuevas alianzas (vínculos) que,
a su vez pueden volverse la base de un nuevo ciclo para la próxima generación.

 ZONAS ERÓGENAS Y LAS ETAPAS DE LA LIBIDO

Existe una correspondencia entre estas cuatro fases de la maduración y las fases
libidinales de Freud. Históricamente los conflictos edípicos del periodo genital fueron los
primeros en ser estudiados por Freud. Estos están relacionados con problemas en la
comunicación sexual. La segunda fase que Freud investigó fue la fase anal, alrededor
de los dos años de edad.

Reich y otros cuestionaron la existencia de una etapa de desarrollo erótico-anal, pero si


pensamos en la fase anal como el periodo aproximado en el que el niño adquiere el
control motor sobre sus esfínteres, y domina los rudimentos del andar, se vuelve
evidente que esta es una etapa crucial en su desarrollo. Esta etapa está relacionada con
lo que yo llamo la fase de exploración.

9
Freud creía que la fase oral era la primera etapa de desarrollo. Hay una considerable
discusión acerca de ello en el estudio clásico sobre vinculación (attachment) de John
Bowlby, sobre su visión de que muchos psicoanalistas fallaron al tratar la fase oral como
la más primaria. En su comentario, Bowlby dice que Melanie Klein muestra “a través de
sus formulaciones teóricas, una tendencia pronunciada a ser dominada por temas
relacionados con la comida, oralidad y pecho materno”. Él critica a Erikson por su visión
de que “la confianza básica, en la cual él coloca tanto énfasis, tiene su origen en la
oralidad”. Rene Spitz es igualmente criticado por sostener que “las relaciones objetales
verdaderas provienen de la necesidad de comida”. Bowlby considera que todos estos
autores son “prisioneros de la teoría de la oralidad”, y que sobreestiman o
superenfatizan la importancia de los factores orales en detrimento de otras
características, en el primer año de vida y posteriormente.

Jerome Liss abre el capítulo "Why touch" (“Por qué tocar”) de su libro New Therapies,
con la siguiente afirmación:
“Freud afirma que la alimentación oral es la relación más crucial del niño con su madre.
Por esta razón, la primera etapa de la vida se llama ´fase oral´. Freud no estudió
directamente a los niños, sino que basó sus descubrimientos en su trabajo con
pacientes adultos. Desde el punto de vista del sentido común ¿no dirías que Freud
estaba en lo cierto? Al final, me parece que la característica más obvia del niño pequeño
es llorar cuando tiene hambre y demostrar gran satisfacción cuando es alimentado.
Sin embargo, si examinamos el trabajo experimental de Harlow de la forma en la que
fue presentado en el excelente y completo libro de Bowlby, ´Attachment and Loss,
volumen 1´, podemos ver que Freud estaba decididamente equivocado. La vida
emocional del niño no está tan afectada por una alimentación periódica como lo está por
la disponibilidad del toque. El trabajo experimental de Harlow fue realizado con bebes de
monos (gracias a Dios) y no hay nada que pueda indicar que los resultados no serían
válidos con bebes humanos” (13)

Reich, Harlow, Bowlby y Suttie resaltaron el papel crucial desempeñado por el contacto
físico (de la piel), y por el contacto visual en la vida del niño desde los primeros días.
10
Elsworth Baker, siguiendo la orientación de Reich describió una cuarta zona erógena y
fase libidinal: la ocular que, a pesar de coincidir en el tiempo con la fase oral, es aún
más importante.

“Con excepción de las sensaciones corporales generales, la zona ocular es la primera


zona de contacto específico del bebé con el ambiente. En realidad esta zona permanece
como el medio para alcanzar lo que está más distante. Los ojos son también la primera
área en ser traumatizada, ya sea por la aplicación de medicamentos cuando nacemos, o
por encontrar expresiones frías, atemorizante o de odio. Expresiones hostiles que
implican la negación de cualquier oportunidad de contacto caluroso y comprensivo. El
contacto pleno, verdadero es vital para el desarrollo en general. Promueve una
sensación de aceptación y de bienestar, y encoleriza la expansión y el movimiento en
dirección al ambiente. Es especialmente importante para un correcto desarrollo de los
órganos de los sentidos que se derivan todos de la piel o del ectodermo. Normalmente,
cuando hay un buen contacto con la madre, los ojos del bebé permanecen abiertos,
francos y curiosos, profundos pero confiados. Ojos saludables que desarrollan visión
binocular, que es la visión necesaria para mantener un buen contacto con el ambiente y
permitir una integración adecuada del individuo. En otras palabras, el individuo puede
colocarse adecuadamente en su ambiente, vivir experiencias placenteras a partir de ese
ambiente, y corresponder a la aceptación que encuentra en este ambiente. La excitación
de los ojos es sentida directamente en los genitales como una excitación placentera” (3).

Las fases ocular y oral ocurren por tanto en la misma etapa. De la misma forma que las
fases de vinculación y de sustento son vistas como coexistentes. El énfasis dado por
Reich y sus seguidores a la primacía del contacto entre la madre y el niño por encima de
las características especiales de la relación oral, es totalmente coherente con los
descubrimientos de la etología moderna.

• PENSAMENTO BIOENERGÉTICO Y EXISTENCIAL


Frank Lake desarrolló un modelo de salud mental, basado en la teología existencial,
incluyendo cuatro componentes: un estado de “ser”, en el cual el niño adquiere su
11
sentido de identidad a través de la experiencia del contacto con la madre; un estado de
“bienestar”, en el cual adquiere la sensación de estar seguro, y de que tiene derecho al
apoyo; un estado de “realización”, cuando obtiene satisfacción en el desarrollo de sus
habilidades; y la adquisición de “status” personal, basado en relaciones emocionales
seguras con los otros. Esos cuatro estados corresponden a las cuatro fases de
maduración descritas por mí y que son, por tanto, válidas aún sin el regustillo cristiano
que Lakes les da.

Lowen (9) describió las defensas del carácter en relación a cinco derechos primarios
que son violados por una educación deficiente. Los derechos que él describe son:

a) “El derecho a existir, que es estar en el mundo como un organismo individual. Ese
derecho es establecido normalmente durante los primeros meses de existencia”. Este
derecho está asociado a la oportunidad de establecer el vínculo, y está directamente
relacionado con el flujo de energía libre, y con la primera fase del ciclo de maduración.
Es la experiencia de ser y ver.

b) “El derecho a estar seguro, que deriva de la función de soporte y de alimentación


por parte de la madre durante los primeros años de vida.” Este derecho se relaciona con
la sensación de ser llenado (charged) y con el periodo de sostén. Es la experiencia de
tener y de saborear.

c) “El derecho de ser libre, que es el derecho de no ser sometido a las necesidades
del otro.”

d) “El derecho de ser independiente, que el niño adquiere a través de su


autoafirmación y de su oposición a los padres.”

Los dos derechos anteriores están asociados con el ritmo (intercambio) libre de la
energía (que Lowen ve como la base de la conducción de la realidad) y con la fase de
exploración y los primeros movimientos en dirección a la independencia. Estos dos
12
derechos contienen la experiencia del hacer y el crear.

e) “El derecho de desear y de moverse en dirección a la satisfacción de estos deseos


de forma abierta y directa. Este derecho tiene un gran componente egóico y es el último
de los derechos naturales en establecerse. Yo relacionaría su surgimiento y desarrollo
con el periodo entre los 3 y los 6 años de edad aproximadamente. Este deseo está
fuertemente ligado a las primeras sensaciones sexuales del niño”. Este derecho está
claramente asociado a la libertad del niño para comunicar sus sentimientos de forma
directa, sincera y franca, y yo lo llame la cuarta fase de maduración (fase de la
comunicación). Depende aún de un fino ajuste del tono muscular, y contiene la
experiencia de dar y recibir.

La neurosis es una disfunción contraída sobre una tensión crónica. Esta tensión (stress)
ocurre normalmente durante la infancia cuando el niño no tiene medios para escapar de
ella con facilidad. Los animales no parecen propensos a volverse neuróticos a no ser
que el ser humano los domestique o los aprisione en los zoológicos.

La neurosis es un colapso, un fallo en las condiciones de maduración, y una violación de


los derechos básicos. Las defensas de carácter son medidas desesperadas, destinadas
a garantizar la supervivencia y la continuidad del crecimiento, a través de la reafirmación
de aquellos derechos por algún medio. Esas defensas permiten al organismo un
funcionamiento limitado que sin ellas, delante de los traumas sufridos, no sería posible.
Las defensas de carácter son operaciones de reordenamiento, protectoras para con la
vida.

Las neurosis pueden ser clasificadas en cuatro grupos, correspondientes a las cuatro
fases del ciclo de maduración. Puesto que la habilidad para explorar y para comunicar
de forma satisfactoria está basada en una vinculación y un sostén adecuado, podríamos
suponer que las neurosis asociadas a bloqueos en las fases de exploración y
comunicación pueden depender de una subestructura de disturbio, basada en bloqueos
en las fases de vinculación y sostén. Esto es lo que realmente creemos. Es posible, a
13
pesar de no ser muy probable, que una persona pueda tener, básicamente buenas
experiencias en sus primeras dos fases y que los mayores traumas ocurriesen durante
las dos fases posteriores, en el movimiento en dirección a la independencia.

En general, cualquier persona tiene la probabilidad de manifestar algún grado de mal


funcionamiento en cada una de estas cuatro áreas. Las defensas de carácter son
patrones universales de respuesta. Ellas son los colores de la herida. Cada persona
tiene la probabilidad de manifestar una capacidad de funcionamiento latente en cada
una de estas áreas, que bien escondida, sobrevive sin daños. Es esta capacidad latente
la que hace posible la terapia. Es con la salud del paciente con la que trabajamos para
superar la enfermedad. Sin ella nos ahogaríamos en la patología, porque ningún
terapeuta puede traer salud a una persona que no ofrezca nada además de la
resistencia.

Ahora estamos en el punto de mirar hacia algunas de las diferencias entre las
caracterologías propuestas por Lake y por Lowen. Lowen distinguió cinco patrones
principales de defensa del carácter, dos se encuentran en la primera mitad del ciclo de
maduración, y tres versan sobre la segunda mitad del ciclo. Lake, a su vez, se dedicó en
un primer momento solamente a la primera mitad del ciclo, y describió cuatro patrones
de carácter asociados a este periodo.

Su trabajo es más detallado en esta área, mientras que el de Lowen detalla más las
últimas fases del ciclo. Las dos caracterologías son complementarias y coherentes entre
sí. El esquema a seguir deja claro eso y sirve de base para la siguiente descripción.

14
Función Fase de Derechos Caracteriología Caracteriología Zona Libidinal
Energética Maduración Básicos de Lowen de Lake Asociada

Flujo Vinculación Existir Esquizoide Esquizoide- Ocular


(attachment) histérico
Carga Sustento Estar seguro Oral Paranoico - Oral
depresivo
Ritmo Exploración Ser libre e Psicopata- Anal
Sadomasoquista
(swing) independiente masoquista
, defensas
obsesivas,
compulsivas y
Tono Comunicación Querer Rígido “quejosas” Genital

PARTE III: VINCULACIÓN Y SEPARACIÓN: LA LUCHA POR LA IDENTIDAD

El derecho básico de este periodo es el de existir, o de poseer un sentimiento de la


propia identidad. El niño necesita contacto íntimo con la piel de la madre. Este contacto
forma la base de su contacto con el mundo. La necesidad de reconocimiento a través
del acto de ser tocado o mirado, de modo que pueda vivir la experiencia de ser visto, es
absolutamente fundamental para un sentimiento de identidad maduro. El niño necesita
descubrirse al mismo tiempo que es descubierto. La madre que es capaz de deleitarse
con su bebé, siente la alegría recíproca de descubrirlo mientras él la descubre. Estos
contactos de aproximación (conocimiento) son la base de la personalización. La
capacidad de formar vínculos amorosos de adulto, depende totalmente de estos
contactos. Es dentro de este contexto, de estar envuelto en los brazos y en la órbita de
su madre, donde el niño aprende a definir sus propios límites, aprende a enfrentarse a
otro ser humano, y obtiene el sentimiento de tener un lugar en el mundo.

La amenaza básica es la vinculación y la aniquilación a través de la desvinculación y la


separación. El niño que fue privado de estas experiencias esenciales de contacto vive
15
con un sentimiento primordial intolerable de miedo y desesperación. Esta es la agonía
de la posición esquizoide básica: la sensación de abandono, de desolación, de estar
congelado y ausente del mundo. El grado de severidad de la tensión (stress) determina
cuál de las dos reacciones dominantes de carácter (de esta posición) se desarrollará
como forma de lidiar con lo intolerable, con el fin de sobrevivir sin enloquecer. Pavlov
introdujo el concepto de estrés trans-marginal, que fue adaptado por Lake para describir
el desplazamiento entre los dos patrones de reacción de carácter muy contrastantes: la
defensa esquizoide y la defensa histérica. Ambos se originan del intento de lidiar con el
miedo. La esencia del concepto de trans-marginal stressing es que una respuesta que
sea adecuada a un determinado nivel de stress podría, ocasionalmente, volverse
inadecuada cuando el margen de tolerancia o límite de estrés sea sobrepasado. En este
momento, puede manifestarse un tipo opuesto de estrés.

Tomemos como ejemplo la respuesta a un stress físico de frío extremo. Las respuestas
iniciales incluyen temblores que activan la musculatura para calentar el cuerpo, y el
individuo puede moverse deliberadamente con más vigor para reaccionar al frío, e
intentar desesperadamente fugarse a un lugar más caliente. Podemos describir sus
intentos progresivos de huir del frío como pavor, un pánico creciente en busca del calor.
Si el stress fuese muy intenso llega a un punto (umbral) en el cual la persona sometida
al frío queda perturbada por él. Sus facultades se vuelven menos activas, su cuerpo se
entorpece, se duerme y queda periféricamente congelado. En la primera experiencia de
stress en busca del calor, el fuego y el calor son fuentes de gran atracción. Mas para
una persona que se adaptó al frío, la proximidad del calor puede causar un dolor agudo
en el momento en el que comienzan a descongelarse. Una parte de la respuesta de esa
persona que se adaptó al frío puede por lo tanto incluir un alejamiento del calor.

Este ejemplo pretende crear una analogía para las respuestas al frío emocional que
bloquea la vinculación con el infante. La defensa de carácter esquizoide es una
respuesta a un nivel más profundo de estrés que la defensa histérica, y aunque las dos
formas de defensa sean opuestas en muchos casos, ambas son intentos de superar el
mismo tipo de amenaza. La persona esquizoide vive el miedo de la “no existencia” y del
16
rechazo como un terror agudo, delante del cual esta se congela, paralizando y
fragmentando muchas de sus funciones. La persona histérica vive este miedo como una
especie de dolor agudo del cual huye*. La despersonalización es una experiencia que
origina los dos patrones de carácter, puesto que no ser una persona con derechos
propios es la base para la situación de miedo. Mientras el carácter esquizoide aprendió
a vivir con esta despersonalización y usarla como una protección contra un stress
ulterior proveniente de las personas (una forma de aceptación al frío), el histérico huye
de la despersonalización. Todas sus defensas son construidas en dirección a evitarla.

 IDENTIDAD FUNCIONAL & ANTÍTESIS

Frank Lake dedicó siete páginas de su libro “Clinical Theology” (6), a un resumen de los
contrastes entre las reacciones esquizoides y las histéricas. Seleccioné algunos de
estos contrastes que ilustran el concepto de Reich de identidad funcional y antítesis.

REACCIÓN HISTÉRICA REACCIÓN ESQUIZÓIDE

Reacción al terror en dirección a las Reacción al terror huyendo de las


personas y al mundo. personas y del mundo material.


Charles Rycroft llama a esto defesa “fóbica” (14)

Extroversión y defensa a través del apego a Introversión y defensa a través del


las personas y objetos. desapego a las personas y objetos.

"Ansiedad de separación"; s e q u e d a "Ansiedad de compromiso"; se pone


ansioso cuando no tiene la atención de los ansioso cuando es el centro de atención.
otros.

Gran necesidad de toque; necesita ser Timidez en relación al toque; no aguanta


agarrado y abrazado. ser abrazado o apretado.

Le gustan los movimientos largos, Sus movimientos expresan defensa,


ostentosos y efusivos. retraimiento, abrazándose a sí mismo.

Súper comunicativo; necesita tener una Poco comunicativo; necesita m u c h o


vida social intensa. espacio seguro vacío.

17
Cuando sufre crea un palco. Sale furtivamente para sufrir en silencio.

Suple cualquier necesidad yendo al Suple las necesidades internas con libros
encuentro de las personas. o actividades mentales y de reflexión.

Excitación y placer por la publicidad. Aterrorizado por la publicidad; adora la


privacidad.

Dejar algo atrás es como una pequeña Dejar algo atrás es como un nuevo
muerte. comienzo de vida.

Los sentimientos tienden a ser explosivos. Los sentimientos tienden a ser implosivos.

Necesidad compulsiva de hacerse notar. Necesidad compulsiva de no atraer l a


Las ropas son usadas para atraer miradas atención. Las ropas son usadas para
y para mostrarse más joven. negar el sexo y dar una impresión de
más edad.

 MIRAR Y VER

Elsworth Baker estableció una diferencia entre el carácter “ocular reprimido”, que
corresponde a la defensa esquizoide, y el carácter “ocular insatisfecho”. Su único
ejemplo de esta última categoría es el del “voyeur”. El “voyeur” sin embargo puede ser
considerado como un caso especial de necesidad histérica, necesidad de aferrarse al
contacto. Como las aproximaciones sexuales más directas están muy reprimidas, el
voyeur se aferra con los ojos. A juzgar por el gran volumen de ventas de revistas de
nudismo, la tendencia al voyerismo es muy común. La fantasía libidinal es descrita por
Lake como inherente al deseo de la posición histérica:

“El bien real y personal que fluye en abundancia desde el cuerpo materno, con sus
pechos plenos, sus brazos suaves y redondos, con su toque suave, sus olores
excitantes,… perdió todo esto. Pero jamás se conformó con esta pérdida. Es una
fijación. Tu mente posee galerías con imágenes de estos objetos por lo demás
deseados. Tu mente está siempre abierta a lo solitario, a la posibilidad de recorrer tu
galería particular. Mientras andas por las calles, vas proyectando, casi
inconscientemente estas imágenes delante de ti. Tus ojos, como los ojos de algunos
18
insectos, parecen estar en las extremidades de largas antenas, tan sensibles que son la
presencia de una de sus formas favoritas, aún a larga distancia.”

Mientras el verdadero histérico puede encontrar medios para obtener el contacto físico
que tanto ansía, el voyeur tiene que contentarse con tocar los objetos de su fantasía
solamente con los ojos. Si la chica de la fotografía está mirándole, él siente la
aceptación que necesita. El contacto visual real está muy cargado de energía para que
él se sienta cómodo. (Mientras que sería embarazoso para el voyeur mirar a través de
un agujero de una cerradura y encontrarse con otro ojo mirándole). El significado del
voyerismo en nuestra cultura fue claramente descrito por John Berger que muestra en
su libro Ways of Seeing como este tipo de mirada transforma a las personas en objetos:

“Estar desnudo es ser tú mismo. Estar desnudo es ser visto desvestido por los otros
aunque sin ser reconocido como tú mismo. Un cuerpo desvestido tiene que ser visto
como un objeto para que se vuelva un desnudo. La visión del cuerpo como un objeto
estimula su uso como tal. La desnudez se revela y es expuesta. Estar desnudo es estar
sin disfraces, expuesto. Es transformar la superficie de la propia piel, los pelos del
cuerpo, en un disfraz que no pueda se desechado en esta situación. El desnudo está
condenado a no estar nunca desvestido ya que la desnudez es una forma de vestir.” (15)

Si el exhibicionismo no se reprime, el histérico se identifica con este disfraz. Así el


contacto superficial compensa la falta de contacto profundo, y la ausencia de un
verdadero reconocimiento (de la misma forma que la actividad sexual superficial puede
volverse una defensa contra un sentimiento sexual profundo).

Por lo tanto, mientras el individuo esquizoide desarrolla una “visión interna”: poder ver
pero no mirar ni ser mirado; el histérico desarrolla una “visión externa”: puede mirar pero
no ve.

19
 DOS TIPOS DE RUPTURA (CISIÓN)

La experiencia básica que permeabiliza tanto la posición esquizoide como la histérica es


la de la ruptura (o fragmentación).

La persona esquizoide vivió esta ruptura por el congelamiento: su madre es una


persona fría y odiosa, con este odio disfrazado y hondamente reprimido. El individuo
histérico sufrió la ruptura por iluminación, de una madre caliente y rabiosa, con esta
rabia manifiesta muchas veces. Ella puede mirar al bebé como si con la mirada lo
pudiese matar.
Las defensas histéricas y esquizoide son el opuesto la una de la otra. Podríamos decir
que la persona histérica es como el fuego. Tiene una defensa de carácter a llamaradas
para combatir el hielo existente en su vientre y en su corazón. La palabra griega
“histeron” significa vientre, útero. Existía una teoría que atribuía la “histeria” a una
sofocación del útero por tener dentro un espíritu animal que debería haber sido liberado
durante la relación sexual. La persona histérica coloca toda su energía en un intento
desesperado de preservar la vida y la juventud, contra la sensación interna de muerte
que proviene del terror esquizoide. La persona esquizoide, a su vez, es como el hielo.
Tiene una periferia congelada que actúa de barrera, detrás de la cual puede cuidar del
calor que aún mantiene.* Tras la pared de hielo del esquizoide existe muchas veces una
naturaleza ardiente y pasional, aterrorizada por la posibilidad de extinguirse o de
transformarse en una explosión de rabia.

De ahí viene el hecho de que las pesadillas típicas de los esquizoides versan sobre
desiertos helados y regiones árticas, muerte por congelamiento o una extinción lenta.
Mientras que las pesadillas típicas del histérico incluyen bombas atómicas y
explosiones, muerte por quemadura o catástrofes súbitas.


Comparada la noción de "self verdadero congelado" de W innicott

20
El progreso para las personas histéricas significa ayudarlas a enfrentar la muerte por
soledad y abandono, de la cual tanto huyen; mientras que el progreso para el
esquizoide significa ayudarle a construir los canales de contacto a través de los cuales
puedan fluir sus calurosas fuerzas vitales. En la medida en la que mejora, puede derivar
en parecer más histérico. Para personas en estas dos sensaciones de carácter, la
terapia se transforma en una cuestión existencial, se lidia con la terapia de la existencia,
una vez que el trauma ha alcanzado las raíces de la existencia.

 FUGA HISTÉRICA

Si este relato del problema histérico de base es correcto, ¿Cómo es posible que la
histeria sea generalmente descrita como un problema edípico, y el carácter histérico
descrito por Lowen como perteneciente a la categoría rígida? El hecho es que todas las
neurosis rígidas pueden tener sus raíces en la posición esquizoide, como demostró
Lowen en su libro La traición al cuerpo. Los conflictos genitales de la persona histérica
en su forma de lidiar con los límites fueron descritos por innumerables autores. El
histérico generalmente ha sufrido una doble decepción: el rechazo por parte del padre,
que le produce una mezcla de rabia bloqueada por el deseo y por el deseo bloqueado
por la propia rabia, que Lowen describe brillantemente. Este rechazo se confirma por la
necesidad desesperada de escapar de una madre que no satisface, y la de encontrar
una figura de vinculación más confiable.
El bloqueo histérico en relación a la comunicación sexual – tema que será profundizado
más adelante – está apoyado a su vez en una subestructura de sufrimientos en cuanto
a la confianza básica y a la contención.

Lowen escribió “Cuando la necesidad de un niño en cuanto a intimidad, contacto


corporal y gratificación oral erótica, no es satisfecha en los primeros años de vida, esas
necesidades se transfieren a las sensaciones sexuales que se desarrollan durante la
fase edípica. El apego sexual al progenitor del sexo opuesto está cargado del deseo
infantil de intimidad no satisfecho.”

La persona histérica es empujada hacia la sexualidad por dos fuerzas: el impulso en


21
dirección al contacto con un hombre que pueda proporcionar el calor y seguridad que
necesita, y por una fuga de la angustia y de la aflicción que la atormentan. Estos
impulsos entran en conflicto entre sí. Comprometen su corazón en una relación y se
coloca en manos de alguien que podría abandonarla y así reforzar el sufrimiento.
Aunque el contacto físico sea deseado, una relación más profunda entraña riesgos
enormes. En la oscuridad de la noche cuando la ansiedad del orgasmo está en su punto
máximo (representando como decía Reich, un miedo de muerte y de disolución de la
identidad) cuando la histérica está cerrada (encerrada) a un contacto profundo con el
hombre en el cual buscó amparo, ¿Quién podrá consolarla?.

La persona histérica vive en un campo de batalla entre el fuego y el hielo. Si se vuelve


con mucha fuerza contra sus propios impulsos vitales y sus necesidades de contacto,
(como hicieron las jóvenes vienesas reprimidas a quien Freud trató en su periodo
clásico) el hielo es quien pasa a dominar. Áreas enteras del cuerpo pueden volverse
energéticamente inmóviles, contraídas, para suprimir sensaciones y producir anestesias
histéricas, o para obstruir movimientos y producir parálisis histéricas. Como afirma
Lowen, en una época en la que la expresión de la sexualidad periférica está menos
condenada socialmente (e que hasta puede estar socialmente aprobada), estos
síntomas de conversión son menos frecuentes. Pero la histérica que no se reprime de
ese modo, puede permanecer en un constante tormento. Su cuerpo, si no está
entorpecido por la pasividad debido a las reacciones de conversión, está protestando
altivamente.

En los juicios de las brujas de Salem, los sufrimientos y los dolores de la angustia
histérica eran atribuidos al diablo. Si las jóvenes no proyectasen su angustia y
confesasen su relación con el demonio serían, probablemente, quemadas como brujas.
Cualquiera que haya sido testigo de la intensidad de la angustia primal, cuando esta
emerge finalmente en la terapia, puede ser perdonado por pensar que la persona
histérica está poseída por los demonios. Algunas veces el cuerpo parece, literalmente,
estar contorsionándose en sus propias llamas. Si esos síntomas autónomos graves son
reprimidos, como lo son normalmente –ya que toda neurosis histérica es un intento de
22
escapar de ellos y de socializar sus energías de pánico- puede encontrarse con el
miedo y el terror que contienen, proyectado al mundo exterior en forma de fobias a algo,
por ejemplo arañas o coches, que pasan a constituir una fuente de amenazas. El miedo
y el pánico que alimentan la histeria pueden estar más estrictamente contenidos en las
fobias, aunque muchas veces puedan volver con una fuerza máxima en pesadillas
sobre explosiones o desastres.

Lake escribe que “El mayor miedo está vinculado a cualquier movimiento que lleve a la
persona asustada a un paso adelante hacia el lugar donde está o estará quien le de
atención, o cualquier situación que reduzca el movimiento en dirección a lugares
seguros. Cuando las experiencias de las personas saludables no son posibles, el niño
recurre a la ayuda de la fantasía, y establece en la imaginación, una relación con
objetivos parciales en su propio cuerpo, en el cuerpo de otra persona, o asociados al
deseo hacia personas. Esa disfunción del movimiento puede, en un segundo plano,
vincularse a objetos. Con ciertos objetos que Laughlin sensatamente llamó de “sotería”,
existe una vinculación pasional. Separarse de ellos despierta un miedo irracional o
fobia. Otros objetos están asociados con experiencias infantiles de miedo y estos se
vuelven indirectamente el centro de la reacción fóbica. Si estos objetos temidos surgen
en el ambiente, el paciente intenta huir de ellos, y si eso no es posible, se queda en el
lugar acorralado por el pánico.

“Sotería” son aquellas fuentes de confort que protegen al individuo del pánico; abrazar
un osito o animalito de peluche puede calmar el miedo nocturno. El adulto histérico,
para quien las figuras de confort de la infancia se han vuelto fuentes de dolor o de
ausencia, puede volverse hacia el cuerpo del amante, o hacia parte de él, en busca de
este tipo de protección. El pene del hombre puede volverse un objeto “sotérico” al cual
la persona puede agarrarse como a un talismán para alejar el miedo.
Pero si el talismán no funciona y la pesadilla histérica persiste, continúa buscando una
fuente de contacto más gratificante. Lo que necesita la histérica, más que cualquier otra
cosa, para escapar de esta artimaña son personas confiables con las que pueda
trabajar, y que puedan proporcionarle contacto, calor y acogimiento de forma que
23
puedan ayudarla a enfrentar su miedo, el miedo del cual se ha pasado la vida
intentando huir.

Este no es el momento de describir las dificultades y las recompensas de una relación


terapéutica con una histérica.

 LA PARÁLISIS ESQUIZÓIDE

La pesadilla implosiva de la persona esquizoide está ligada a la parálisis que Lake llamó
“ruptura tripartita”. Existe una escisión entre el cuerpo y la mente, de modo que la
persona esquizoide vive bajo la sombra de la despersonalización, que el histérico
consigue evitar la mayoría de las veces. Existe una ruptura dentro del organismo entre
el terror que congela y aprisiona la energía, reprimiendo las sensaciones vitales en una
estructura corporal implosionada y contraída, y la rabia, que busca salir destructiva y
explosivamente pero es frenada por el terror. Y existe una cisión entre el self y el mundo
exterior, el que lleva a un conjunto de relaciones del tipo “como si…”.
La defensa esquizoide específica contra el aislamiento del “desierto congelado sin
contacto” que es su primera experiencia del mundo, puede tomar diferentes formas.

La despersonalización esquizoide conlleva, como mínimo tres deformaciones


características de la autoimagen: el “santo”, el “demonio” y el “robot”.
La “imagen santa” en la posición esquizoide se sitúa en el umbral de la identificación
mística. Este individuo neutraliza la apatía y la monotonía de la vida en este mundo con
la esperanza activa de una vida mejor después de la muerte. El santo tiene un cuerpo
fantasmagórico, drenado de sangre caliente; la espiritualidad y la sensibilidad
sobreviven en una forma parcialmente descorporificada (desencarnada). Él es capaz de
influir a las personas por medios indirectos, tales como la telepatía. De esta manera,
puede hacer el bien en el mundo. Los ideales elevados y las buenas intenciones del
esquizoide santo le dan algún autorespeto para enfrentar la desesperada sensación de
“no ser”. De cierta forma, el esquizoide vive como más allá de la muerte. Reacciona
como si su cuerpo estuviese parcialmente muerto, y es así como él se siente, como si

24
tuviese una existencia más allá del cuerpo.
Muchos de los grandes místicos tienen una raíz esquizoide subyacente a este tipo de
defensa, sin querer con esto desmerecer el valor de sus misticismos. Mi intención es la
de mostrar las cualidades de desmaterialización existente en ellos.

El santo sólo puede mantener su existencia, negando la imagen demoníaca que


también aflige al paciente esquizoide. Infelizmente, lo divino y lo diabólico son dos caras
de la misma moneda. Los espíritus y los demonios habitan la misma pesadilla. Las
pasiones reprimidas y las rabias hirvientes bajo la superficie, en la estructura corporal
esquizoide, pueden entrar en erupción de vez en cuando a través de las hendiduras del
carácter helado, de forma que la persona esquizoide queda propensa a sentimientos
malignos, pensamientos diabólicos y explosiones demoníacas. Si los impulsos
demoníacos fuesen completamente realizados en la vida, estaríamos lidiando con un
“frenesí asesino” de un esquizoide psicópata que explotaría como un volcán, cruzando
la frontera del “como si” hacia la realidad. La mayor parte de las veces, el lado
demoníaco no es explícito, pero ronda por la conciencia de la persona esquizoide, por
su fantasía. Desde el inicio del periodo de apertura en la censura de las artes hemos
tenido la oportunidad de asistir a muchos ejemplos de fantasías esquizoides
demoníacas expresadas en palcos y pantallas, a pesar de que no quepa aquí discutir si
la censura es deseable o no. Muchas veces, lo demoníaco está escondido y es explícito
de forma parcial, como describió Lowen en su capítulo sobre demonios y monstruos.
Expresiones demoníacas de este tipo pueden ser la base para ataques persecutorios en
el niño, disfrazados con intenciones angelicales (véase Schatzman). (16)

Una tercera imagen, y muy común es la estructura corporal esquizoide del robot. El
robot es un hombre mecánico, aparentemente sin sentimientos, que encontró su forma
de funcionar en el mundo sin carne y sin sangre. Muchas personas esquizoides están
fascinadas por las máquinas, ordenadores y aparatos electrónicos (a pesar de que si
estas personas presentan también tendencias paranoicas estos aparatos pueden
aparecer como objetos persecutorios). En una sobrevalorización de los procesos
intelectuales y de inteligencias superiores, que son encontradas en este tipo de defensa,
25
existe un intento de competir con la certeza compulsiva y la superioridad del ordenador.
Los sentimientos pueden estar sumergidos, el cuerpo puede ser mecánico, pero durante
una vida de pensamientos fríos y calculadores, aún se puede mantener una tenue
identidad para equilibrar el oscuro remolino de la no existencia que está delante de los
pies del esquizoide si este se atreve a mirar hacia abajo.

Lowen escribió “En un seminario clínico en mi consultorio se presentó un chico, cuya


apariencia física recordaba mucho a la figura del monstruo Frankestein. Tenía el mismo
andar duro y mecánico, hombros cuadrados, ojos profundos y sin vida, y la misma
expresión facial que el monstruo de la película. Mientras, bajo este exterior de robot,
existía un niño delicado y aterrorizado que de alguna forma desarrolló una apariencia
insólita para defenderse de un mundo insensible”.

Yo no debería decir aquí cualquier cosa sobre el tratamiento de los pacientes


esquizoides.
Construir un puente que posibilite la vuelta al calor no es tan fácil, pero tanto Lowen
como Lake describieron la energía que la persona esquizoide traerá para soportar su
auto cura, una vez que reconozca en el terapeuta una preocupación genuina, y
humildad en su esfuerzo para ayudar. En cierto modo, el individuo esquizoide es
establecido más densamente una vez que está más próximo a su dilema. Algunos
aspectos del tratamiento de las personas esquizoides están también descritos en mi
artículo “The Divided Body” (El cuerpo dividido), publicado en una edición de la revista
Energy and Character que recibió diversas contribuciones al respecto del problema
esquizoide (17).

PARTE IV: SUSTENTO Y PRIVACIÓN: LA LUCHA POR LA NUTRIÇIÓN

Un niño adquiere su sensación de ser, su identidad y noción de su naturaleza humana a


través de sus experiencias de vinculación con la madre, durante aproximadamente el
primer año de vida. Durante este periodo también es totalmente dependiente de la
madre en lo que se refiere a cuidados, alimentación y abastecimiento oral. Una buena
26
madre no solo confirma al bebé su identidad a través del toque y de la mirada, sino que
también lo mantiene con la leche de su cuerpo o con algo que la sustituya. En la fase de
vinculación, el énfasis está en la función de “contener” que ejerce la madre con sus
brazos y con el contacto visual, lo que refuerza la sensación del abrazo del útero. Al ser
nutrido el bebé pasa a ser el contenedor (recipiente) y la madre el contenido, una vez
que él la bebe, o bebe lo que ella le ofrece o introduce en su cuerpo. Los problemas de
esta relación están ligados al sabor que tiene el mundo, a la sensación interna de
bienestar.

Bjorn Christiansen (18) escribe “Tiene que haber un proceso de aprendizaje para que
mamar sea totalmente gratificante. Si el proceso de aprendizaje no se da, debido al
hecho de que la leche sea insuficiente, o debido a que el niño sea forzado a ingerir una
cantidad de leche mayor de lo que su sistema digestivo acepta, o debido a que la
alimentación se le dé en horarios rígidos desacompasados con el ritmo del bebé, o a
que aún si el amamantamiento se da este se da en una atmósfera agitada, de
irritabilidad y rechazo, podemos encontrarnos con varias posibilidades. Una de estas
posibilidades es la de que la reacción de mamar continúe imponiéndose de diferentes
maneras. Existe también la posibilidad de que la situación de constante falta de
gratificación de origen a cambios posturales en el bebé, para evitar sus repetidas
frustraciones. “Christiansen continúa distinguiendo entre el bebé que “parece estar
siempre con hambre y se queda despierto a la hora de ser alimentado”, y el que parece
que “nunca tienen hambre y es fácilmente perturbado cuando es alimentado”.

Un niño en la vulnerable situación del amamantamiento puede ser expuesto a varios


grados de tensión (stress). En el caso de la alimentación con biberón, la leche puede
estar demasiado caliente o fría, o puede tener mal realizada la mezcla. Ser alimentado
con el pecho y que la leche se escurra de modo que quede sin cuerpo, o que tenga un
mal gusto. Tanto en el caso de ser privado del alimento correcto como en el caso de ser
completamente invadido por alimentos inadecuados, la alimentación puede en vez de
ser una fuente de sustento, transformarse en sufrimiento. Brevan-Browne (19) escribió
27
“Mucha gente que defiende efusivamente el amamantamiento con biberón se espantaría
y horrorizaría si pudiese presenciar una sesión psiquiátrica en la que el paciente, bajo
tratamiento, reproduce sentimientos e impresiones de terror al ser perseguido y atacado
con un arma terrible, que le subyugará, le perforará o le matará. Este proceso es
ejecutado con la mejor de las intenciones por parte de la madre, o de la sustituta, que
está convencida de que el bebé necesita alimento, y que su tarea es la de introducir a la
fuerza el seno en su boca cueste lo que cueste, se resista o no el bebé”.

El alimento es esencial para la vida, pero pocas cosas causan más revuelta que ser
alimentado a la fuerza. Prisioneros adultos en huelga de hambre que son alimentados a
la fuerza relatan que esta es una de las experiencias más traumáticas a la que han sido
sometidos, y que provoca vómitos, desordenes intestinales y gran malestar. ¿Cuán
horrible debe ser esta experiencia para un bebé que está aprendiendo como beber en el
mundo, y cuya sensación de bienestar o malestar provienen de la situación de
alimentación?. El trabajo de las Boysen (20) –Gerda y Mona Lisa- mostró cómo los
movimientos peristálticos del aparato intestinal son básicos para la sensación de dulzura
en la vida futura. El trauma básico, si la función de nutrición es perturbada, es que la
vida tenga un sabor como mínimo ácido, y que en la peor de las hipótesis quieras
vomitar todo aquello que te dieron como si fuese veneno.
La experiencia de ser envenenado o perseguido por el vacío es la experiencia básica de
la posición paranoide. Las funciones que nutren (de carga): respirar, comer y dormir
están todas débiles. La amenaza básica, ya sea por privación de alimentos o por
contaminación, es la de agotamiento y estar exhausto, de tener drenada la sangre vital.

Así alivió una de las pacientes de Lake su trauma de malnutrición:


“Yo pude sentirme como un bebé (hay largas pausas entre frases cortas, su lengua se
mueve con ruidos pegajosos en una boca seca. De vez en cuando hace sonidos de
succión). No puedo hablar con sentido. Sólo puedo ver imágenes y sentir con mi boca.
La sensación de que eso me va a atragantar, a sofocar. Masticar y no conseguir
respirar. Como si yo no me atreviese a masticar y respirar. Esta sensación vuelve a ser
esencialmente física. Estar confinada a su boca y a sus sensaciones (apuntando con su
28
mano al área genital) aquí… siento un gran hambre. Siento un gusto repugnante como
de leche ácida, como leche regurgitada. Es venenosa. Detesto ser sólo apetito. Has sido
llevado a una desolación interior tan grande que todo lo que queda de ti es lo físico.
Por mucho tiempo mis manos estuvieron en el aire, como un niño que ansía el seno de
la madre, sin obtener nada. Entonces desistí. Me sentí completamente vacía y con un
gusto indescriptible, un gusto insulso, no amargo pero nauseabundo. Mi boca está seca
como el polvo, trabajando todo el tiempo. Parece muy obvio como para decirlo. Todo mi
cuerpo parece vacío y busca, tanteando. Todo esto es ridículo. Debo haber sido
alimentada. Tengo imágenes del cuerpo de mi madre con los senos muertos y mustios.
Mi boca ha crecido y se ha hinchado, y yo me siento como si fuese todo deseo. Es una
sensación horrible y sofocante. Las fuentes de la vida se tornan amargas para mí. Ayer,
en algún lugar había agua fluyendo, y parecía estar fluyendo desde las fuentes más
profundas de mí ser. Siempre que pienso en los senos de mi madre siento nauseas…
Me siento con las mejillas infladas como las de un bebé, y un gusto horrible. Estoy
intentando mamar todo el tiempo, y es una sensación que me revuelve. Intento
succionar, pero cada vez quedo más seca. Una sensación completamente
nauseabunda, un pecho vacío, mustio como el pecho de mi madre cuando estaba
muriendo.”

 HORROR Y AVERSIÓN

Si la experiencia esquizoide original es el terror de la pérdida de la sensación de ser, la


experiencia paranoide básica es la del horror de la pérdida de la sensación de bienestar.
El horror de estar repulsivo ligado a la aversión, como demostró Darwin (21):

“A juzgar por las imágenes, frecuentemente todo el cuerpo está torcido, o encogido; o
los brazos son violentamente lanzados hacia el frente como si empujasen algún objeto
amenazante. El gesto más frecuente es el de levantar ambos hombros, con los brazos
cruzados presionados contra los lados o contra el pecho. Estes movimientos se parecen
con los que normalmente hacemos cuando sentimos frío y son generalmente
acompañados por un temor, ya sea por una profunda expiración o inspiración,
29
dependiendo de si el pecho esta expandido o contraído en el momento. Los sonidos
emitidos pueden ser expresados por palabras como uh o ugh. Mientras tanto, no es
obvio porque cuando sentimos frío o expresamos la sensación de horror, presionamos
nuestros brazos cruzados sobre nuestros cuerpos, levantamos nuestros hombros y
temblamos.”

La explicación de Darwin sobre la aversión es también muy semejante:

“Cuando la sensación de aversión surge en conexión con el acto de comer o degustar,


es natural que su expresión deba consistir principalmente en movimientos en torno a la
boca. Pero la aversión es generalmente acompañada de gestos semejantes a los de
alejar o defenderse del objeto ofensivo. En lo que respecta a la cara, la aversión
moderada es demostrada de varias formas: por la boca ampliamente abierta como si
fuera a expulsar un bocado repugnante de comida, escupiendo, soplando con los labios
salientes, o mediante el sonido de carraspear.
Tales sonidos guturales pueden ser escritos: ach o ugh, y su expresión es muchas
veces acompañada de un terror o escalofrío, los brazos son presionados a lo largo del
cuerpo y los hombros levantados de la misma forma como cuando el horror es
experimentado. La aversión extrema es expresada por movimientos en torno a la boca
idénticos a aquellos preparatorios al acto de vomitar.”

La horrible experiencia de estar con nauseas frente a la fuente de nutrición puede


ocurrir también si un niño es obligado a digerir experiencias o a tragarse los malos
sentimientos de otras personas. ¿Por qué una película de horror se llama película de
horror y no de terror?, ¿Por qué los vampiros que se alimentan de carne humana, que
es repugnante, tienen tanta incidencia en las películas de terror? Conocí a una mujer
que cuando era niña tuvo la experiencia de ver a su padre llevar a su madre a la locura.
La experiencia la contaminó y esto tuvo mucho que ver con su tendencia paranoide.

El régimen opresivo que el Dr. Schreber, un prominente médico vienés, creó para su
hijo consistía en una serie de medidas restrictivas que fueron descritas de forma
30
implacable por Morton Schatzman. Aquí pueden ser vistas las relaciones entre los
métodos opresivos y las medidas de purificación. Purificando a su hijo él intenta evitar la
sensación de su propia contaminación. Al final, la sensación de contaminación se
transforma en el sentimiento paranoide en el hijo.

“El método de enseñanza del Dr. Schreber para enseñar la autonegación a un bebé
consiste en establecer una jerarquía en la cual ejerce su poder sobre la ama para que
ella ejerza el suyo sobre el bebé… el padre especifica detalladamente lo que los niños,
a partir de los siete años, deben o no comer y beber en cada comida, lo que ellos jamás
deberán comer o beber, cuando tienen o no permiso para beber agua y con qué
frecuencia y a qué horas se deben dar las comidas.” Las justificaciones dadas incluyen
“evitar un estómago mimado” y la obtención de la “fuerza total” a través del sistema
digestivo.

Ante la primera manifestación de cualquier deseo o aversión por el sabor de algún


alimento en particular, el Dr. Schreber recomienda que “no se debe ceder, no se debe
dar al niño ni una porción de cualquier otro alimento hasta que haya ingerido todo el
alimento rehusado.”

Schatzman explica que “el padre exige que un niño desobedezca a su propio deseo
natural de comer… para ir al encuentro de las exigencias del método paterno. El niño
debería aprender a olvidar y al olvidar estará ignorando todas las señales de hambre (y
algunas de saciedad) de su sistema digestivo. Efectivamente tendría que olvidar,
especialmente entre comidas, que tiene un estómago.” (16)

La creencia del Dr. Schreber es la de que rehusar comida es una forma de sofocar la
“destilación del veneno del alma”. El hambre de emociones a la que se opuso fue
descrita por él como el “tratamiento suave”.Schatzman alega que el padre está
intentando erradicar sus propios “puntos podridos”. Infelizmente no tenemos
informaciones sobre su contaminación o carencia cuando era niño, problema que
intenta neutralizar a través de la educación de su hijo.
31
Alexander Lowen describió el caso de Aldo, un comedor compulsivo con una
personalidad paranoica. La madre de Aldo estaba “preocupada con las funciones del
canal alimentario. El éxito de un día era medido por la cantidad de comida que él
consumía y por la regularidad del funcionamiento de su intestino. Si él quedaba
estreñido por un día, le ponía un enema. Con esto su cuerpo era violentado por su
madre en ambas extremidades.” (7)

Lowen relaciona comer compulsivamente con el comportamiento paranoide. “El


comedor compulsivo expresa sus sentimientos de frustración, rabia y culpa comiendo
excesivamente. Comer en exceso sirve para reducir su sentimiento de frustración,
expresar su rabia y focalizar su culpa. Comer y devorar son modos infantiles de
expresar agresividad. El acto de comer compulsiva y excesivamente son formas de
literalmente eliminar o destruir la comida, símbolo de la madre.”

La peor cosa que la madre de Aldo le podría haber hecho era “exponerme sus pechos.
Es repulsivo”. Al mismo tiempo Aldo sintió que “yo no merezco placer porque soy malo.
Existe mucho odio en mí”. (7)

 LA DEFESA PARANOIDE

La conciencia del horror al pecho materno de cuando se es niño (expresada en una


larga cita de Frank Lake mencionada anteriormente) es normalmente bloqueada de la
conciencia, ya que es la náusea de la posición paranoide, la que exige mucho coraje
para enfrentarla mientras que la defensa paranoide proyecta la sensación de estar
siendo perseguido por figuras en el ambiente en movimiento, y evita la humillante
sensación de debilidad y vacío con la ilusión paranoide de grandeza. De la misma forma
que el comilón compulsivo absorbe parte de la rabia e infla el cuerpo de forma que sea
menos frágil y expuesto al dolor, el individuo paranoide cuando presiente una amenaza
crea una barrera que vuelve más difícil (pero no imposible) aproximarse a él.* Sería
interesante escuchar los comentarios de John Pierrakos sobre los campos de energía

32
de una persona paranoide furiosa. Percibí esa energía como si fuese un vallado
eléctrico formando un perímetro a algunas “yardas” del cuerpo, creada para neutralizar y
repeler posibles ataques o invasiones. La palabra horror tiene su origen en palabras
relacionadas a “hirsuto”, “peludo”, “erizado” y a animales como el lobo y el puercoespín.

Cuando nos estremecemos, se nos pone la piel de gallina. El pelo del lobo y las cerdas
del puercoespín quedan erizados para repeler un ataque. En este sentido, la defensa
paranoide es amenazante, y el carácter paranoide es erizado y punzante como un
cactus que necesita armar barricadas para defenderse de los invasores que pueden
robarle el alimento.

En un sistema paranoide plenamente desarrollado, existe una ilusión primaria de


fuerzas persecutorias. Morton Schatzman dedicó todo su libro a demostrar que las
ilusiones de persecución deben tomarse en serio. Son el reflejo genuino de eventos
persecutorios reales, y solamente la comprensión de que la fuente de persecución era
alguien que necesitábamos como fuente de sustento y bienestar, es tan dolorosa que no
puede ser precipitadamente abordada, excepto con el apoyo de un terapeuta.

Las alternativas con las que Aldo, el paciente de Lowen, se enfrentó eran vivir gracias a
su fuerza de voluntad o resignarse. Lowen escribe “Para él, usar su fuerza de voluntad
como si cada bocado de comida fuese una cuestión de vida o muerte, estaría
transformándolo en un monstruo”, “él necesita de su voluntad para sostener su
omnipotencia, pues cuando la voluntad vacile podrá desembocar en humillación.”

“La dificultad de Aldo estaba en la no aceptación de las alternativas que su problema


presenta: identificarse con su cuerpo y con toda su connotación humillante, o negar el
cuerpo y escapar a su pensamiento paranoico. La primera alternativa le resultaba
intolerable, y la segunda desastrosa.




Puede ser en este sentido que la reacción repulsiva de horror, sugerida por Dick Mullins, sea una
defensa contra el terror. (22)

33
Las sensaciones desagradables en su cuerpo y su apariencia nada atrayente hicieron
con que intentase encontrar su valor personal en su mente. En su modo de ver la “nada”
que representaba su cuerpo, podría ser compensado por la omnipotencia de su mente,
la contaminación de su cuerpo por la pureza de su mente. A través de la voluntad, su
cuerpo rechazado y despreciado pasó a ser un mero instrumento de acción.”

“Existen dos maneras de reaccionar a una situación en la cual el cuerpo se vive como
algo inaceptable. Una manera es amortiguar el cuerpo, retirarse hacia dentro de la
concha y reducir las actividades. La otra es retirarse hacia arriba, elevarse por encima del
cuerpo a través de una sobreidentificación con el ego y con la voluntad. La segunda
manera es la del mecanismo paranoide. Lleva a la ilusión de grandeza (megalomanía);
ideas de referencia (las personas están hablando sobre mi); y sensaciones de
persecución (las personas son hostiles). La persona paranoide se vuelve `furiosa´
(salvaje). Cuando la energía sube a la cabeza su ego queda sobrecargado (con exceso
de carga), y su voluntad se vuelve una fuerza sobrehumana, y su cuerpo se vuelve capaz
de acciones por lo normal imposibles.” (7)

La alternativa a volverse furioso (salvaje) es “volverse muerto”. Lowen relaciona este


hecho con el retraimiento esquizoide; yo preferiría relacionar esa alternativa con la
defensa paranoide ofrecida por la reacción depresiva. Al final ¿en qué reacción de
carácter encontramos la parálisis más grave de la voluntad (tanto que el cuerpo se
vuelve “incapaz hasta de acciones normalmente posibles”) si no en el carácter
depresivo?

Así como los dos patrones de reacciones primarias a la amenaza de la no existencia, en


la fase de vinculación, son el inverso el uno del otro, también las reacciones paranoide y
depresiva son antítesis, aun teniendo una mala nutrición como raíz. Mientras que la
persona paranoide intenta escupir hacia fuera el mal gusto y culpa al mundo por la
maldad que intenta negar en sí mismo, la persona depresiva identifica con el mal gusto
y la culpa tanto su propio cuerpo como a sí mismo. Si una reacción paranoide se
desata, la persona recae en la humillación y en la debilidad de la privación oral o de la

34
persecución oral de la cual fue víctima. Por otro lado, si una persona depresiva entra en
una fase maníaca puede perfectamente desarrollar una ilusión de grandeza o la
omnipotencia con la misma intensidad (riqueza) de cualquier persona paranoide.

Morton Schatzman señaló de forma parecida, como el “vuelo del Dr. Schreber en
dirección a los altos ideales morales puede ser visto como su forma de negar o huir de
la amenaza de sus emociones depresivas. Al hacer esto, podría estar usando la
defensa maníaca, en el lenguaje de Melanie Klein y Donald Winnicott (los psicoanalistas
ingleses).” (16)

Lake de hecho, sugirió que la distinción entre la respuesta paranoide de culpar al


mundo, y la respuesta depresiva de culparse a sí mismo, comprende el margen de
tolerancia al estrés (tensión). Creo que el trauma paranoide es más grave, porque
ocurre antes en el ciclo de la vida. Winnicott alega que el sentimiento paranoide puede
datar del primer día de vida, mientras que la base de la depresión data de la segunda
mitad del primer año de vida en adelante. (11)

Estados depresivos encierran un sentimiento de pérdida, mientras que la experiencia


básica del individuo paranoide es la de que aquello que tuvo tiene tan poco valor, que
quiere deshacerse de ello lo más rápido posible. Lowen demostró claramente la
polaridad entre la relación paranoide y la depresiva al escribir:

“La sanidad y la supervivencia del niño requieren que vea a su madre desde un punto
de vista positivo. Esto puede hacerse disociando el claro comportamiento destructivo de
su personalidad, el que es entonces proyectado en una ´mala madre´. Más tarde
cuando la realidad prueba que no existen dos madres, el niño absorbe para sí mismo
los aspectos negativos de la madre. Se ve como el villano o monstruo que por alguna
vuelta del destino se comporta como si mereciese el dolor que experimentó.” (8)

35
 PÉRDIDA Y RABIA

La psiquiatra hace una distinción entre dos tipos de depresión, conocidas como
depresión agitada o reactiva, y la depresión endógena o retardada. Lake resumió las
características de estos dos tipos y dedujo que la distinción es válida. La depresión
reactiva demuestra mucha más agitación y ansiedad, y está asociada a una profunda
rabia contra la madre. La otra forma de depresión se caracteriza por un débil sistema de
energía, y está más asociada a síntomas hipocondríacos. La situación predominante
para un niño en esta situación puede describirse como sigue:
“Siempre que la madre, cuyas fuentes de alimentación fueron inadecuadas para el
bebé, esté presente, o el contorno de sus deseados pechos esté a la vista, la emoción
sentida por el bebé (por la persona que priva) es: odio, cuando ella no da; envidia
cuando ella guarda para sí, y celos cuando parece que ella se da o da sus senos a los
otros.
Tanto la envidia como los celos son más que un deseo pasivo, y podría definirse mejor
como codicia. Envidia y celos conllevan una connotación destructiva. Cuando esas
emociones agresivas, odio, envidia y celos son desarrolladas para el self por miedo, el
patrón de depresión resultante está caracterizado por el retraso y la ausencia de
ansiedad vital.” (6)
La imagen de lobo, con los pelos erizados rechazando la amenaza persecutoria está
relacionada con la defensa paranoide. La historia de caperucita roja es una pesadilla
paranoide- depresiva, ya que él también es un devorador.

“El intento de superar la separación de las fuentes de abastecimiento vital a través de


fantasías de posesión toma, naturalmente, la forma de imágenes mentales de un pecho
lleno de leche que puede ser bebida. Si el pecho no se ofrece de forma que la leche
puede ser succionada, el impulso es el de morder y agarrarse a el con las fantasías de
retenerlo, de modo que no pueda ser apartado, y devorarlo.” (6)

El bebé que tuvo básicamente una buena experiencia en la relación con su madre en
los primeros meses de vida, puede tener un sistema de energía y un sentimiento de su
36
propia identidad suficientemente fuerte, para ser capaz de dirigir su rabia más
conscientemente hacia su madre, como la persona que frustra, como por ejemplo la
retirada del amamantamiento sea hecha de forma abrupta, o sea la madre comienza
alejarse de él cuando su interacción con el seno se vuelve más personalizada. Vivir esta
rabia es devastador, ya que es un sentimiento equivalente al de ser “un asesino de su
propia fuente de vida” en palabras de Lake.

Bjorg Christiansen describió la situación de la retirada del amamantamiento:


“La retirada del amamantamiento puede fácilmente hacer surgir numerosas situaciones
críticas. Si no se da de una forma flexible, de acuerdo con el crecimiento y el desarrollo
del niño, si el final del amamantamiento ocurre en una atmósfera de impaciencia y
tensión, fácilmente surgirán impulsos de morder. La madre tal vez tensa e insegura
reaccionará con una mayor preocupación, que a su vez podrá ser transmitida al niño. Si
la madre se aleja cuando el bebé muerde o intenta morder, puede muchas veces para el
niño significar la amenaza de perder el alimento. Puede considerar que toda su
existencia está en peligro.
El crecimiento de los dientes y el creciente control muscular del maxilar habilitan al niño
para morder. Esa habilidad, recientemente adquirida, puede fácilmente volverse un
arma de doble filo en lo que respecta al niño. El morder de forma agresiva en niños
pequeños es enfrentado muchas veces como un comportamiento extremadamente
impropio e inconveniente. El impulso del niño de morder como respuesta a una
frustración puede transformarse fácilmente en un boomerang que vuelve en forma de
nuevas amenazas y frustraciones.” (18)

El boomerang funciona de tal modo, que la rabia y el mordisco dirigidos hacia fuera
deben retornar y ser internalizadas. La rabia volcada hacia uno mismo se transforma en
culpa y no tiene salida. La persona depresiva está llena de “un sentimiento de culpa por
todas las acciones (actividades) del tipo incisivo o que envuelven un mordisco y contra
mordisco (devolver el mordisco), las actividades en las cuales el paciente “hincó los
dientes” en alguien. En esas circunstancias, la acción (actividad) de retribución y
retaliación es descrita como “remordimiento”, un mordisco volcado hacia uno mismo.
37
La madre y el pecho malo, por no venir en el momento de la necesidad vital, pasan a
ser atacados en una imagen mental. Cuando la madre vuelve, o incluso antes de eso, si
la ansiedad es demasiado grande, la fantasía de tragárselos es necesaria para quitarlos
del campo de visión. Nuestro propio lenguaje expresa ese hecho. Tú tienes que digerir
tu rabia y “tragarte” tu irritación… Esa sensación de que existe algo malo y destructivo
dentro de mí es exagerada por el sistema nervioso autónomo, el cual contradice la
tranquila operación de digestión registrando la rabia. Esto produce dispepsia nerviosa.
Es fácil ver como un adulto, conociendo la prensión como algo que destruye el cuerpo a
través de una especie de malignidad interior, interpreta el sentimiento depresivo de la
destructividad tragada como si este significase la presencia de un crecimiento
cancerígeno del cual no puede tener esperanzas de mejora.
Mientras que el comer compulsivamente se asocia muchas veces a la defensa
paranoide, el rechazo a comer es común en la condición depresiva. Otto Fenichel
señaló que “el negarse a comer no es sólo el síntoma de melancolía más extendido, es
también concomitante a toda depresión.” (2) La veracidad de esto depende de la
intensidad de la depresión y de la efectividad de las medidas tomadas para combatirla.
Una persona depresiva que yo conocí comía lo mínimo necesario para mantenerse viva,
la comida no le daba ningún placer, y ella se resentía de cualquier energía necesaria
para alimentarse. Su historia incluía a una madre que uso el “negar la comida” como un
medio habitual para inducir en su hija un comportamiento aceptable, llegando al extremo
de mantener bajo llave todos los armarios que contenían comida en la casa. Es como si
la niña privada que vive en una casa como esta dijese (como dijo una paciente der
Lake): “mira, yo no podría ser acusada de haber comido aquello que no debía, si me
observas verás que casi no como.” Existe también una represalia escondida: “una vez
que tu no vas a alimentarme, también haré lo mínimo para alimentarme.”

Si por otro lado, el deseo oral puede ser trasladado de personas a cosas, la privación
del amor de una persona puede ser compensada por la búsqueda de auxilio adicional
en las cosas. Ese es el patrón de reacción que Baker denominó “insatisfacción oral”.
Lake describió a una paciente que no era amada por el marido:
“Ella se hacía diariamente tres pasteles, los rellenaba con crema y se los comía sola. Un
38
médico me comentó que ella estaba evidentemente saliendo de su depresión, una vez
que ya podía pasar enfrente de una tienda de dulces sin ceder a la compulsión de entrar
y comprar una barra de chocolate y comérsela de una asentada, como hacía antes.” (6)

 PESAR Y CULPA

La condición depresiva tiene dos componentes: la sensación de vacío, y la rabia de


“contra mordisco” (devolver el mordisco). La sensación de pesar por la pérdida o
ausencia de la sensación de “estar vivo” (ya que, como muestra Lowen, es este el
motivo real de la lamentación del depresivo) es el sentimiento de culpa por la protesta
rabiosa. Las dos formas de depresión, que son reconocidas clínicamente están
asociadas a estos dos componentes, a pesar de que ambas pueden coexistir o estar
mezcladas en cualquier defensa de las personas. Mientras tanto las formas de lidiar con
la pérdida y la culpa, pueden tomar diferentes direcciones. La base de la satisfacción en
la alimentación es la de estar lleno, pero “estar lleno es estar totalmente lleno, y esto
significa una tripa llena, tanto de buen alimento como de buenos sentimientos”. (8)

Lowen (4) describió la estructura energética del carácter oral como un saco vacío. Este
saco vacío expresa la cualidad de la energía de un serio vacío del cual deriva esta
condición literal o figuradamente. Una persona en tal estado piensa que necesita algo
de fuera, un sustituto para la leche, para llenarle e inflarle. Un adulto no es un bebé y la
sustitución por suplementos orales (comida, bebida, drogas a las que puede volverse
adicto/a) no pueden suplir la alimentación que le faltó de bebé. Lo que necesita es la
agresividad necesaria para poder hacerse cargo de las conexiones que le proporcionen
la manutención de su propia vida. Esto requiere movilización de energía para descargar
hacia fuera y hacia abajo en una función motora viva que es la base de la realización
exploratoria. La tendencia oral de inflar va exactamente en dirección opuesta.

“En el estado deprimido el ego está prisionero dentro del cuerpo postrado (colapsado),
que fue inundado por sentimientos de desesperanza y desesperación. Lucha para

39
liberarse y cuando lo consigue crece triunfalmente como un balón de aire caliente que
se ha soltado de las manos de un niño, inflándose cada vez más a medida que se eleva
por el aire. Existe un aumento de excitación en la condición maníaca, pero este aumento
de excitación o carga energética está limitado a la cabeza y a la superficie corporal,
donde activa el sistema muscular voluntario, produciendo así la hiperactividad
característica y elocuencia exagerada. Esta dirección del flujo más hacia arriba que
hacia abajo no lleva a la descarga, sino que es una función de las extremidades bajas
del cuerpo. Sirve, por lo contrario para atraer la atención hacia el individuo y representa
un intento de recuperar el sentimiento de omnipotencia infantil que fue perdido
prematuramente.” (8)

Por otro lado, la forma de lidiar con la culpa depende del hecho de que esta puede ser
desplazada hacia el cuerpo, o hacia alguna parte del mismo; incluso sintiendo todo el
“self” como objeto de esta culpa. La hipocondría está a caballo entre la forma paranoide
de culpar a los otros y la depresiva vuelta hacia uno mismo.

“Los síntomas son relatados de forma que la culpa se coloca en el cuerpo físico. La
expresión “Tengo que observar mi digestión, mis intestinos, o más ampliamente mi
condición física” expresa la exploración alerta, característica de la defensa paranoide. O
el adjetivo usado puede ser “débil”. “Es mi corazón, es mi espalda, son mis débiles
nervios.” Tanto en un sentido general, físico, mental o emocional; como en relación a un
órgano en particular, existen claras y declaradas sensaciones de estar “debilitado”,
“oprimido”, “enflaquecido, “castrado”, “alejado”, “enfermizo”, “lánguido” y “débil como un
gatito”.” (6)

Así como el individuo paranoide lidia con sus sentimientos de maldad, escupiéndolos
hacia fuera del cuerpo, la persona hipocondríaca puede volverse contra partes de su
propio cuerpo a las que considera responsables por su sufrimiento, y puede intentar
removerlas. “Él tiene que sacarlas de dentro de sí mismo, librarse de ellas, o tenerlas
retiradas inmediatamente”. Esta defensa fantasiosa explica la presteza de los pacientes
40
hipocondríacos para someterse a grandes operaciones en las que órganos enteros o
partes de ellos le son retirados.” (6)

Si por otro lado la culpa está ligada a todo ser, de forma que la privación del amor
parece ser un resultado más de las acciones, tenemos la situación descrita por Melanie
Klein:
“El objeto del que está lamentándose, ese pecho de la madre y todo lo que ese pecho y
la leche representan en la mente de un niño, o sea: amor, bondad y seguridad. El bebé
siente todo esto como algo perdido, perdida como resultado de sus propias
incontrolables, voraces y destructivas fantasías e impulsos contra el pecho de la madre."
(23)

Lowen llamo la atención sobre la extraña falta de lógica que llevó a Melanie Klein a
creer que la hostilidad es primaria y la pérdida secundaria, cuando de hecho el orden
verdadero es el inverso. Es exactamente de esta forma como el niño lo ve. Si la comida
o el amor son negados como castigo por su mal comportamiento, la única esperanza de
recuperarlos es comportarse bien. La respuesta a la culpa sólo puede ser el
comportamiento expiatorio. Desde este momento el modo en como el niño se comporta
puede pasar de ser una forma de pago, por medio del cual él puede tener una
posibilidad de recibir esa recompensa del amor. El amor de ahora en adelante, no es
algo con lo que se pueda contar, confiar, sin embargo es algo a conseguir, como un
deber. La esencia de la culpa es la sensación de deberle algo a alguien. Si el depresivo
intenta pagar su deuda, es capturado por el círculo vicioso del trabajo compulsivo. Pero
si reconoce, correctamente, que no importa cuanto lo trabaje, que el amor que él
necesita no va a llegar, no puede ser desarrollado, está perdido (de la forma en la que a
él le gustaba) para siempre, entonces no tiene el sentimiento de culpa y el de
autocondena no tienen salida. Estas consideraciones funcionan en la transmisión de la
dependencia para el periodo en el que el niño deberá crecer en dirección a algunas
medidas de independencia de la madre.
41
PARTE V: EXPLORACIÓN Y REPRESIÓN: LA LUCHA POR LA REALIZACIÓN

Los problemas de la posición esquizo-histérica y de la posición paranoide-depresiva


pueden darse por separado o coexistir. Pueden encontrarse personas depresivas con
un fuerte componente esquizoide, y personas histéricas con un elemento paranoide en
su estructura. Todo y cualquier combinación de estas defensas puede estar presente y
ayudar a moldear las defensas particulares asociadas a la tercera y a la cuarta fase del
ciclo de maduración.
¿Cuáles son las características de la fase de maduración? Explorar significa literalmente
“brotar”. Evidencias del comportamiento exploratorio son encontradas hasta en animales
unicelulares como la ameba. En animales superiores, este comportamiento está
asociado normalmente a los movimientos a través de los cuales exploran su espacio de
vida. En el caso de los mamíferos, que tienen un periodo prolongado de vinculación a la
madre, la fase principal de la exploración comienza con el inicio de la locomoción, que
depende de la capacidad de caminar, y por lo tanto de dar los primeros pasos hacia el
mundo, distanciándose de la madre. Anthony Barnett, un zoólogo de Glasgow, al
discurrir sobre el comportamiento exploratorio de animales reconoció que: “Este tipo de
comportamiento depende de la libertad a partir de orientaciones fijas, y permite la
independencia de las exigencias del ambiente inmediato.” (24)

Alexander Lowen sugirió que el derecho de ser libre y el derecho a ser independiente
son derechos fundamentales, y su frustración lleva a las reacciones del carácter
psicópata y masoquista respectivamente. Lowen define la libertad como la no sujeción a
las necesidades de los otros, especialmente al control de los padres. Él relaciona la
independencia con la capacidad del niño de desarrollar su autoafirmación a través de la
oposición a las exigencias paternas.
Para mí, no está clara la diferencia entre libertad e independencia, yo prefiero
considerarlas, como las consideró Anthony Barnett, como dos aspectos de la necesidad
de explorar su propio ambiente, y tomar decisiones sobre estas necesidades. De esta
forma es fácil ver las defensas psicopática y masoquista como reacciones polares al
bloqueo principal de la exploración, que es la represión.
42
Lowen relaciona la represión con los eventos ocurridos entre el primer y el tercer año de
vida. “Esto viene de una madre que es sobreprotectora, súper solícita o súper
´cuidadora´. El interés material en el bienestar del niño es un sustituto del cariño y afecto
que deben acompañar a la creciente independencia del nuevo individuo. Esto se llama
´ahogamiento´ (smothering) lo contrario del ´maternaje´ (mothering). Esa actitud puede
tomar forma de alimentación forzada, ansiedad e interés en el funcionamiento intestinal,
es un celo excesivo para que el niño no se haga daño en alguna actividad física. Esto es
realizado en nombre del amor, pero es el reprimir el crecimiento del ego del niño.
Resistencia y rebeldía son erradicadas enseguida, la autoafirmación y la autorregulación
no son permitidas. Bajo la creencia de que ´la madre sabe más´ el espíritu del niño es
literalmente aplastado, oprimido.” (4)

En las dos primeras fases, la de vinculación y la de sostén, el concepto de tensión


(stress) transmarginal fue usado como un umbral de distinción entre dos tipos polares
de reacción de carácter, una forma activa de protesta y una forma más pasiva de
protesta. Como respuesta a la amenaza de la represión a sus necesidades
exploratorias, el niño tiene igualmente que escoger entre dos maneras de actuar, y la
dirección que escoge puede corresponder de la misma forma a la gravedad de la
tensión (stress). Básicamente lo que está en juego en este periodo es la lucha por el
poder. Si los padres triunfan en la lucha para romper la voluntad del niño y oprimen su
espíritu, resultará una defensa de carácter típicamente masoquista. Si por otro lado, el
niño reacciona afirmando su propio poder y control, está formada la base para un patrón
de reacción psicópata.
La opresión o deformación de la pulsación longitudinal del cuerpo es la amenaza básica
al metabolismo energético. Lleva la compresión de la energía a los segmentos inferiores
del cuerpo con congestión y éxtasis de la pelvis y una flexión súper activa del cuerpo en
el patrón masoquista, o un desplazamiento de energía hacia arriba, hacia los segmentos
superiores del cuerpo con la expansión de las áreas del pecho y de la cabeza (en el
caso del psicópata). La principal reserva en una u otra extremidad del cuerpo queda
sujeta a la presión, lo que deforma el formato longitudinal del cuerpo más macizamente
que en otras estructuras.
43
 ANALIDAD Y MOTILIDAD

Ambos patrones de reacción se forman en lo que Freud denominó el periodo “anal”.


¿Cuál es la relación existente entre analidad y exploración?, Bjorg Christiansen exprime
esta relación de la siguiente manera:
“El proceso de excreción es más que una experiencia pasiva de placer. Parece
representar una nueva área de contacto con el ambiente para el niño. Los productos de
su excreción despiertan en el niño intereses positivos donde el sabor, el olor, el tacto
están envueltos, y en su sentido más amplio este proceso parece ser un importante
campo de test para que el niño desarrolle sus tendencias de autodescubrimiento. Al
dejar salir el producto anal, que es parte de él mismo, el niño aprende a soltar o
desconectar de la relación simbiótica con la madre.”
Este periodo de desvinculación en relación con la madre coincide con la etapa del
caminar descrita por Gerda Boyesen en este periodo:
“El placer de chutar y el placer de la autoafirmación están íntimamente ligados a la
sensación del flujo del cuerpo, alcanzando los músculos de los glúteos que son el punto
de ´sostén sobre sus propios pies´. Yerguen el cuerpo y se vuelven independientes.
También yerguen el cuello. Eso les da un sentimiento de identidad, de independencia y
de valor propio, de valor como individuo. Este proceso también vuelve a hacer más libre
la respiración, la postura erecta y altiva es una dignidad natural, que es típica del porte
de un ser humano independiente.” (20)
Una caminata agradable es un delicado compromiso entre entregarse a la gravedad y
resistirla. Entregarse demasiado y caer, y desmoronarse. Resistirse demasiado a la
gravedad produce un efecto en la postura, es como si estuviésemos colgados en el aire.
Ambos deforman el caminar natural y con eso la aptitud de mantenerse en pie, y de
moverse fácilmente. El entregarse demasiado a la gravedad está asociado a los
músculos hipotónicos, y la respuesta de resistencia a la gravedad a músculos
hipertónicos. Trygve Braatoy describe la relación entre postura y función anal con estas
palabras:
“El problema con el entrenamiento de “toilette” demasiado prematuro es que ella intenta
enseñar al niño la relación diferencial de los mecanismos del esfínter, en un momento

44
en el que la relajación del esfínter no puede ser alcanzada sin una relajación integral de
los miembros inferiores. Relajarse en el retrete incluye, en esta edad, el riesgo de
caerse de ella. La cabezonería del niño en tal situación puede justificarse por motivos
respetables.” (25)
Lowen también mostró como el hecho de que el niño sea forzado a usar los músculos
de las nalgas y de los muslos para obtener el control anal, le lleva a una inmovilización
de las piernas y a disturbios en el andar, y en sostenerse sobre los propios pies.

La capacidad de explorar a su manera es la base del placer natural en la realización. El


placer principal aquí es el de hacer (doing) y realizar (making), de crear (forming) y dar
forma (shaping).
“El niño demuestra un creciente interés en jugar con objetos, en desmontar los juguetes
y montarlos otra vez, en llenar y vaciar, en construir y demoler.” (18)
Aquí están los orígenes del arte y de la ciencia, las raíces del jugar son la base de la
satisfacción de un trabajo productivo. “El producto de la excreción de un niño es su
primera forma productiva. El proceso de defecación por sí mismo, proporciona un
campo de test para su autocontrol. El producto de la excreción despierta su interés,
inicialmente como algo a soltar, y más tarde como algo que puede ser manipulado y
sobre lo cual puede tomar decisiones. Su manipulación y decisión significan que una
autonomía interna está comenzando a tomar forma... Aunque las cuestiones de control
anal sean un aspecto importante, son probablemente solo un fragmento de una cuestión
mayor, el control psíquico y motor general del niño.” (18)
Las reacciones de carácter de la fase de exploración surgen de la batalla por el control.
El niño puede someterse a los padres, y aceptar externamente su control y represión; o
puede resistirse y afirmar su propio control de forma que pueda obtener poder sobre los
padres. Una tercera posibilidad es una composición de estas dos posiciones: usar la
energía del control contra sí mismo, y conquistar una independencia condicionada a los
padres, transformándose en controlador de sí mismo.

45
 CONCILIACION MASOQUISTA Y AMEANAZA PSICOPATA

Las dinámicas de energía del carácter masoquista fueron expuestas de forma


excepcionalmente clara por Reich (1)... Lowen amplió y profundizó nuestra comprensión
de estas dinámicas (4). Reich basó su descripción del masoquismo en el
descubrimiento de Freud de que “masoquismo y sadismo no conforman una antítesis
absoluta y que uno nunca ocurre sin el otro. Masoquismo y sadismo pueden
transformarse el uno en el otro.”

Reich vió esta relación en términos de una antítesis dialéctica. Reich afirmó que la
agresión sádica no está, como pensó Freud inicialmente, limitada a la fase anal. Hizo
una distinción entre el sadismo oral, basado en frustraciones en el proceso de
amamantamiento (y relacionadas en el presente texto con la antítesis paranoide-
depresiva), sadismo anal, basado en frustraciones del placer anal, resultando en una
necesidad de pisar, dominar y pegar (relacionado aquí con la antítesis psicópata-
masoquista) y sadismo fálico (basado enfrustraciones del placer genital, que están
relacionadas con los bloqueos de la cuarta fase del ciclo de crecimiento. Las tres formas
de sadismo están íntimamente relacionadas, de manera que en los patrones de carácter
fálico (que serán descritos más adelante) serán encontradas frecuentemente
subestructuras psicópatas y/o paranoides.

Mientras, poca cosa ha sido escrita sobre el carácter psicópata, es una de las razones
por las cuales los individuos psicópatas rara vez vienen a terapia, ya que una vez que
busquen terapia tendrán que colocarse en una relación de inferioridad (one-down). El
individuo psicópata reacciona a la amenaza de represión con opresión; se enfrenta a los
intentos de opresión volviéndose arrogante. Charles Rycroft, en un interesantísimo libro
sobre “Anxiety and Neurosis” (Ansiedad y neurosis), que también intenta observar las
reacciones de carácter como respuestas biológicas a la tensión (stress), hace una
distinción entre las defensas en forma de ataque y defensas en forma de sumisión. Él
relaciona la respuesta de ataque a lo que denomina ´defensa obsesiva´ y en su relato
deja claro que comprende elementos de la necesidad psicópata de controlar a los otros,

46
y las necesidades del carácter compulsivo para controlarse a sí mismo.

“La defensa obsesiva consiste en intentar lidiar con la ansiedad que es inherente a
todas las relaciones humanas, amenazando todas las tendencias espontáneas tanto en
nosotros mismos como en los otros, como si fuesen peligrosos invasores de un territorio
sobre el cual se adquirió el poder absoluto y el conocimiento. Se adopta entonces la
misma defensa de los animales contra estos invasores, cuando sus territorios son
literalmente inválidos, esto es, atacar en un intento de expulsar el intruso o forzarlo a la
sumisión. Cuando el intruso es una parte alienada del yo (self), la respuesta de ataque
se manifiesta como represión; cuando es un comportamiento espontáneo de otros, el
intento es de controlar y dominarlos negando su realidad como agentes libres.” (14)

Etólogos estudiaron los patrones de reacción de animales, y en particular uno de sus


movimientos intencionales (24). Hicieron una distinción entre movimientos intencionales
de amenaza, cuando el territorio de un animal es invadido, y movimientos intencionales
de conciliación, cuando el animal se encuentra en el territorio de otro, y actividades de
desplazamiento cuando un animal es acorralado entre la amenaza y la conciliación en la
frontera o margen de su territorio. Relacionando esto con el desarrollo de las reacciones
de carácter, la batalla por el control entre el niño y sus padres puede ser vista como una
lucha por el territorio. Inicialmente, el territorio que es reclamado es el propio cuerpo del
niño, más tarde es el espacio que busca para explorar. Si el niño acepta las
reivindicaciones realizadas sobre su cuerpo por los seductores o sofocantes padres,
cederá su territorio vital; si por otro lado, el niño afirma su señorío y dominio puede
pasar a amenazar los derechos de los padres. Si el masoquista se identifica con sus
sentimientos de culpa y vergüenza es porque intenta esconder las tendencias opuestas
de acusación (culpar a otro) y rencor. Lo contrario es lo válido para el psicópata.

Lowen describió la lucha por el control entre padres e hijos de la siguiente forma:
“Es una cuestión de principios no dejar al niño que tenga su propia manera. El niño
puede sentir antagonismo y reaccionar a él con agresividad excesiva. Una vez que las
líneas del conflicto están trazadas, el desenlace de la lucha solo puede ser desastroso.
47
Si los padres gritan de culpa o simplemente hacen que el niño se calme, estarán
“estropeando” al niño. Percibiendo su debilidad intentarán ser más firmes la siguiente
vez, pero el niño habiendo aprendido que puede conseguir lo que quiere creando
confusión, va a contraatacar con más vigor. En esta situación la batalla no tiene fin, con
los padres superando la resistencia del niño a veces y cediendo otras veces. Para el
niño, esa cuestión pasa a ser una cuestión de principios (se opondrá por principio a
cualquier exigencia de los padres).”
“Un niño que ha crecido en una situación de estas nunca desarrolla la fe en la vida.
Aprendió que puede conseguir lo que quiere simplemente a través de maniobras
estratégicas o ´gritando´. Sus opositores, a su vez, son aquellos cuyo amor necesita, y
en esta categoría se incluirían todos aquellos con los que desee tener intimidad.
También aprendió con manipular a las personas, jugando con sus culpas y cuando falle
la tiranía usará esta táctica para poder conseguir su fin. El carácter que la persona
desarrolla a partir de esta experiencia tiene un trazo sadomasoquista.” (8)

La manera sadomasoquista de relacionarse demuestra la polaridad de la fase de


exploración. El carácter psicópata y el carácter masoquista son opuestos y uno del otro.
Todo masoquista, debajo de su sumisión, posee una rabia almacenada y una necesidad
de dominar reprimida, la cual es enorme en la persona psicópata. Todo psicópata,
debajo de su dominación, esconde el miedo de desmoronarse y de la humillación. Así la
lucha entre ellos, si se relacionan se da así:

El masoquista es oprimido, el psicópata oprime, el masoquista se somete y sufre en


favor de mantener la paz, el psicópata domina y hace a las personas sufrir con el
objetivo de vencer su guerra. Si un masoquista es demasiado ignorado o amenazado
puede darle la vuelta y volverse opresor, aunque no por mucho tiempo. Prefiere inducir
o persuadir en dirección a lo que quiere, y puede volverse entonces conciliatorio. El
psicópata no puede perder, el masoquista no puede vencer. El psicópata ignora a las
personas, las pisa y las destruye, no tiene el menor respeto por las necesidades de los
otros. El masoquista es pisoteado, despreciado, no tiene el menor respeto por sí mismo.
Si un psicópata pierde, cae en una depresión masoquista y se siente derrotado.
48
Reacciona a cualquier caída como si fuese una humillación increíble, una pérdida de
“posición” (loss of face). Su defensa es humillar a los otros. El masoquista quiere
proximidad y contacto, pero provoca hostilidad en su búsqueda para alcanzarlas. El
psicópata huye de la proximidad y de la intimidad, es hostil para evitarlas. El masoquista
está colgado, se inclina hacia abajo, es arqueado. El psicópata está suspendido en el
aire, da codazos y se sube encima de las otras personas. El masoquista puede desistir
de su vida buscando a alguien para probar su amor; el psicópata se pasa la vida
esperando que los otros le den lo que exige.

La postración (collapse) de la posición masoquista es defendida por un esfuerzo


compulsivo, de modo que su defensa de carácter tiene elementos compulsivos. Esto
explica, según demostró Lowen, porqué el masoquista se caracteriza por un lado por un
“Yo intento agradarte” y por otro “nunca voy a rendirme, no importa lo que hagas
conmigo”.

 UNA NOTA SOBRE COMPULSIÓN

El carácter compulsivo fue descrito como una reacción de defensa asociada tanto a
problemas ligados al control anal, como a un tipo de rigidez asociada a la fase genital
del desarrollo. Para Lowen:

“El concepto de carácter compulsivo es ampliamente usado en escritos analíticos. En


verdad esta es una clasificación basada en un síntoma y no en la estructura dinámica
subyacente. La compulsión por sí misma es una defensa en contra de la caída, el
fracaso o la derrota masoquista. En el masoquista, la compulsión es una defensa débil,
en la estructura rígida es una poderosa defensa. Justamente porque la defensa es
buena y evita la caída y el fracaso, se justifica que miremos al compulsivo como a un
carácter rígido.” (4)

Lowen apunta siempre a la rigidez como un problema genital, pero puede estar
determinada por otros factores diferentes a la frustración genital. En reacción a la
represión, asociada a este periodo, la rigidez del tipo compulsivo es una reacción
49
posible. Si es exitosa la reacción continúa cuando las frustraciones de la genitalidad son
enfrentadas. El verdadero carácter compulsivo es el resultado de un compromiso entre
amenaza y conciliación. De esta forma, sigue la preponderancia de actividades de
desplazamiento como un síntoma neurótico. En la sexualidad, hay una propensión a la
seducción y a la violación. De hecho, puede ser útil pensar en la compulsión desde tres
aspectos: dominación compulsiva (ligada al patrón de reacción psicópata), autocontrol
compulsivo (relacionado al carácter tradicional compulsivo) y la sumisión compulsiva,
(relacionada con la posición masoquista).

Es cierto que cualquiera de estas tres reacciones que un niño desarrolla como una
forma de lidiar con las amenazas a su exploración, tendrá como resultado una grave
perturbación que impide una función de trabajo placentera. El niño “pierde la relación
íntima con su propia productividad y creatividad. Sus placeres en los procesos de crear
(shaping) y moldear (forming) son bloqueados fácilmente en favor de una actitud
conveniente y ambiciosa en relación a la realización. Su autoestima está limitada a su
productividad, o a su productividad, orientada de forma perfeccionista preocupada con
dar forma (y controlar) en detrimento del hacer y del criar.” (18)

El placer del juego y la creatividad son sustituidos por la ética de forzar y ser forzado, lo
que a su vez formará la base según la cual se construyen las relaciones, y sobre la cual
se da la comunicación entre las personas, y más concretamente se darán sus vidas
sexuales.

PARTE VI : COMUNICACIÓN Y NEGACIÓN: LA LUCHA POR LA INTIMIDAD

Comunicarse significa contactar. Podemos tocar a las personas con nuestras palabras,
a través del habla, pero esa forma de comunicación es la forma que se desarrolla más
tardíamente. Podemos también, comunicarnos de cuerpo a cuerpo. “La comunicación
no es un proceso intelectual frío, por el contrario es la única forma de compartir los
sentimientos emocionales más ricos, que son la información sobre nosotros mismos.”
(26)

50
Cuando los sentimientos nos mueven profundamente, el cuerpo se mueve
espontáneamente. Entregarse al sentimiento es entregarse a los movimientos
corporales que expresan este sentimiento. Reich describió tres direcciones de
movimientos corporales: (away) alejándose de las personas, (against) contra las
personas y (toward) en dirección a las personas. Nos movemos contra las personas
cuando sentimos rabia u odio, nos alejamos de las personas cuando están asustados o
con miedo, nos movemos en dirección hacia las personas con placer y amor.

El contacto que hacemos con el cuerpo de otra persona es gobernado por los tabús más
rigurosos, que determinan con que personas está permitido el contacto corporal, y que
partes de sus cuerpos es seguro o no tocar. En nuestra cultura existe por lo general un
tabú en relación al toque, de forma que las personas están hambrientas de toque.
Existe, también un tabú en relación al cariño (como Ian Suttie demostró). (27)

La tendencia natural de explorar el ambiente, evoluciona hacia el deseo de explorar el


propio cuerpo y los cuerpos de otras personas. En niños muy pequeños, este hecho no
contiene el foco orgástico específico de la sexualidad adulta, pero está ligado a una
sensación de placer erótico en todo el cuerpo, incluyendo el placer en sensaciones
genitales.

JUEGO GENITAL

“El juego genital”, escribe Bjorn Christensen, “está concentrado principalmente en


sentimientos y toques mutuos, y es esencialmente una forma de juego corporal.
Mientras, entre niños de cinco y seis años se pueden observar patrones de juegos
semejantes a la cópula, patrones que recuerdan fuertemente al comportamiento sexual
adulto. Una vez observado que tales patrones también han sido encontrados en
ambientes donde los niños no tuvieron probablemente ninguna oportunidad de
observar el comportamiento sexual adulto, parece que estamos confrontándonos con
reacciones que tienen raíces innatas e instintivas; reacciones con un carácter

51
introductorio (introductuve) en niños y receptivo (embracing-enclosing) en las niñas.”
(18)

Reich describió el tabú en relación (contra) el juego sexual en los términos de la


metáfora del palco (stage) y del campo (meadow). El palco representa la estructura
social del “hombre hecho” y el campo representa el funcionamiento natural.

“En el palco de actuación humana está prohibido por ley y castigado con una multa o la
prisión, o ambos; mostrar o incluso mencionar el abrazo de dos niños del sexo opuesto
de 3 o 5 años de edad. En algún lugar del plató está sentado un ser humano con su
seguridad emocional debilitada, lleno de deseos perversos y odio contra lo que perdió o
nunca conoció, listo para correr hacia el fiscal del distrito con la acusación de que los
niños están siendo abusados sexualmente y que los varones morales están
extinguiéndose. Mientras en el exterior, en el campo (meadow) el abrazo genital de
dos niños parece una visión maravillosa: ¿que mueve dos organismos a unirse con
tanta fuerza? Ninguna procreación está implicada en ello aún, y no hay ninguna
consideración a la familia. De alguna forma, el recién nacido cuando entra en el palco,
trae consigo desde fuera este movimiento para unirse con otro organismo. Ocurre que
hay una represión total de algo que permanece ardiendo, cubierto, produciendo humo y
niebla.” (28)

Desde que Reich escribió estas palabras, viene dándose una revolución superficial en
las normas culturales de muchas sociedades occidentales. De un momento a otro y de
forma significativa, se permitió retratar la sexualidad de todos los tipos en los palcos y
las pantallas. La así llamada revolución sexual parece combatir la represión y la
frustración que la precedió con gran permisividad y libertad. Infelizmente nada
fundamental cambió, ya que el tipo de sexualidad que emergió es una sexualidad
profundamente latente y que es el producto de siglos de frustración.

“Dentro en el palco” escribe Reich “el abrazo entre dos niños, dos adolescentes o dos
adultos tendría la apariencia de algo sucio, algo intolerable de ser visto. Fuera, bajo las
52
brillantes estrellas, ante la visión de un abrazo de dos organismos no ocurriría en
mentes sanas ninguna de estas reacciones. Nosotros no nos estremecemos delante de
la visión de dos sapos, o peces o animales de cualquier otra especie abrazándose.
Podemos asombrarnos, movernos emocionalmente, pero no tenemos ningún
sentimiento sucio o moralista.” (28)

Toda la cuestión de relación entre la celebración de la sexualidad y la humillante


degradación de la sexualidad, en los patrones culturales, ya fue descrita ampliamente
en otros textos (29,30) y no será profundizada aquí.

Para que la comunicación sexual no sufra interferencias en la vida adulta, es vital el


apoyo emocional dado al niño durante la maduración genital. “Pensamos que el apoyo
emocional proporcionado a un niño por el ambiente es por encima de todo, las
oportunidades que él tiene para interactuar social y físicamente (corporalmente) con
niños de la misma edad y nivel, que son de gran importancia para este proceso de
aprendizaje. Se sugirió que la interacción en pares y los juegos corporales en la
infancia en monos representan un prerrequisito para un funcionamiento sexual regular
en la vida adulta. Probablemente exista una relación semejante en los humanos… Si
las oportunidades dadas para los juegos sexuales con otros niños son limitadas, o si
estos juegos son sancionados, rechazados o condenados, los intereses sexuales del
niño serán unilateralmente enfocados en los propios padres. Estaremos enfrentando
una situación edípica.” (18)

Paul y Jean Ritten describieron algunas de las dificultades colocadas en la forma que el
juego genital adopta en nuestra cultura, y algunas formas de superarlas. Ellos citan tres
reacciones a las frustraciones genitales en niños:

1. Las fuerzas negativas de los padres pueden haber llevado consigo la culpa y el
miedo, de forma que las sensaciones de placer genital están todas bloqueadas y una
gran ansiedad se desarrolla en su lugar.

53
2. El juego genital y su placer son sentidos, la culpa y el miedo son producidos, y así
serán guardados para momentos y lugares secretos.

3. El niño es consciente de que estos juegos genitales incomodan a sus padres (put on
edge) a pesar de permitirlos verbalmente. El niño usa este hecho para provocar
irritación cuando se siente agresivo. (31)

El rechazo de los padres puede tomar varias formas: puede consistir en una punición
directa, o un cariño seductor y estímulo corporal seguido de rechazo a las reacciones
impulsivas del niño. Los efectos son producir una ruptura masiva de la necesidad de
contacto y fusión, y un corte tanto de los sentimientos amorosos como de los
movimientos pélvicos espontáneos.

 SENTIMIENTOS AMOROSOS Y MOVIMIENTOS PÉLVICOS

“En la historia”, escribe Gerda Boysen, “hemos visto la relación hombre/mujer regida
por la cisión: la persona por la que sientes cariño es amor, no sientes atracción sexual,
y viceversa – la cisión entre la prostituta y la monja, entre la virgen y la gitana (…)-. Si
existe un sentimiento de amor en tu corazón, entonces el sentimiento sexual se dará
naturalmente.” Si el cariño y la sensualidad tuvieron que ser reprimidos, entonces hay
un bloqueo que, si no puede resolverse, resulta en “la energía presionando en
dirección al corazón y en dirección a las reservas genitales sin ninguna liberación o
alivio.” (20)

Para una persona que maduró su sexualidad sin estas experiencias, o que tuvo éxito
en recuperar su vida sexual a través de la terapia energética, la vida amorosa adulta
solo viene a confirmar que la intimidad es posible. Intimidad es una palabra que
muchas veces ha sido mal empleada, y que pasó a significar en el lenguaje popular
cualquier contacto sexual, muchas veces hasta clandestino. Envuelve una cuestión de
lo que está dentro y fuera de sí, y como encuentra la otra persona a través de los
límites del cuerpo. ¿Consigues darte sin perderte? ¿Qué pasa cuando dos cuerpos de

54
superponen?. Dentro están los profundos sentimientos amorosos, las vibraciones
corporales involuntarias y el flujo a través de las células. En la interpenetración del
verdadero contacto sexual se da una fusión de dos sistemas de energía cargados y
receptivos. En el orgasmo, los genitales fundidos (que en su estado separado está en
la periferia del cuerpo) pasan a ser el centro del sistema de energía total, una especie
de carga que puede fluir de vuelta rejuveneciéndose ambos individuos mutuamente. En
esta relación que fluye libremente, ambos miembros de la pareja son agresivos y
receptivos uno con el otro. Agresividad significa que los músculos pueden ceder a los
movimientos involuntarios en el orgasmo, que mueven los cuerpos para un contacto
más próximo. Esto deriva del sentido de la palabra “agresión”: mover en dirección a la
receptividad, significa que se puede rendir a estos movimientos y a las sensaciones y
sentimientos que los acompañan. Dar y recibir, son experiencias complementarias
entre personas que son receptivas una a la otra. Tú sientes placer al dar y das placer al
recibir. Como describe Reich:

“Se tarda meses, a veces años, para conocer el cuerpo de la pareja amorosa. La
descubierta del cuerpo de tu amado es, por si misma, una gratificación inmensa.
Gratificante también, es la victoria de la superación de las dificultades iniciales en el
ajustamiento de dos organismos vivos. Él puede no ser suficientemente delicado
durante el ápice de la excitación, y ella puede temer la dulzura de la total entrega
involuntaria. Él puede en un inicio, ser demasiado rápido, y ella demasiado lenta, o
viceversa. La búsqueda de la experiencia común de placer supremo en una completa
fusión de dos sistemas energéticos, que llamamos femenino y masculino, que fluyen.
Esta búsqueda en si el descubrimiento indescriptible de la forma de interactuar con las
sensaciones de ser amado y el estremecimiento verdaderamente cósmico, son puro
placer (…)

El abrazo genital brota naturalmente y se desarrolla lentamente de una necesidad total


del cuerpo de fundirse con el cuerpo del otro… El placer final de la descarga total
energética en el orgasmo, es el resultado espontaneo de un largo y continuo cúmulo de
pequeños placeres (…) La excitación total de dos organismos precede a la excitación
55
genital (única). La potencia orgástica emerge de este placer corporal total y no del
genital. Los órganos genitales son apenas los medios de penetración física después de
que la fusión mutua de los campos de energía orgónica ocurrió, mucho antes de la
realización (satisfacción) final.” (32)

La cisión de las reacciones sexuales naturales se debe a la negación de la sexualidad


infantil y adolescente, y toma diversas formas. El cariño está separado de la
sensualidad, de forma que los sentimientos amorosos difícilmente pueden ser
integrados con el vigor animal de los movimientos sexuales. El aspecto agresivo y
receptivo de la sexualidad se separan y eso, a su vez, pasa a ser identificado con
algunas de las características culturales asociadas a los papeles masculino y femenino.
Esto significa que el cuerpo, si quiere ser masculino, se identifica con una fuerte
agresividad, a expensas de la suavidad y de la receptividad. La chica, si quiere ser
femenina, suprime sus movimientos sexuales activos y se vuelve pasiva como una
muñeca, con un énfasis de cisión en una receptividad pasiva (muerta). Lo que resulta
es pseudosexualidad e identificación con los papeles paseudomasculino y
pseudofemenino que se vuelven defensas contra la verdadera masculinidad y la
verdadera femineidad.

Alternativamente, puede haber una revolución, por cualquiera de los dos sexos, contra
el papel usual y una identificación con las pseudocualidades del sexo opuesto. Esto
significa que podemos encontrar mujeres con una sexualidad pseudomasculina, y
hombres con una sexualidad pseudofemenina. Esta situación significa que existen,
fundamentalmente dos patrones de carácter polares en la fase de comunicación, pero
el hecho de que las diferencias sexuales sean más cruciales aquí que en las fases
anteriores, cada polo se divide en dos, dando origen a cuatro principales patrones de
defensa de carácter para este periodo. Tradicionalmente fueron llamados “fálico
narcisista”, “histérico”, “masculino agresivo” y “pasivo femenino”.


56
 DOS TIPOS DE RIGIDEZ
¿Qué es lo que estanca el flujo de sentimientos, e impide su expresión y bloquea los
movimientos agresivos naturales, y los convierte en energía de rabia?. De acuerdo con
Lowen, son solamente estructuras corporales caracterizadas por la rigidez y que poseen
una verdadera armadura muscular, en el sentido de una maduración, relativamente
uniforme, de toda la musculatura. La uniformidad le da a estos patrones de carácter una
consistencia de compulsión y la fuerza del ego que le falta a otros patrones. La rigidez
puede tomar dos formas, que Lowen llamó de “tipo placa” (plate-like) y de “tipo red o
malla” (mesh-like). (4) La diferencia está en el grado de flexibilidad o del esfuerzo de
tensión.
Los patrones de carácter rígidos funcionan como si fuesen realizados de dos tipos
diferentes de alambre. Un alambre resistente, inflexible, que resiste a la flexión y es
difícil de doblar, o un alambre dócil y maleable que cede bajo tensión y mantiene su
tensión por la adaptación. La rigidez inflexible es asociada a músculos hipertónicos y la
rigidez flexible a músculos flácidos e hipotónicos, ocultando una motilidad profunda. El
patrón de carácter puede ser encarado con más detalles ahora.

 VIOLACIÓN Y VENGANZA

La defensa fálico narcisista es la forma masculina de reacción pseudo masculina. El


fálico es el penetrador cuyo pene se transformó en un arma o herramienta por medio de
la cual puede afirmar su superioridad sobre la mujer, y probar su potencia. La lucha por
el poder de la fase anterior se lleva adelante en la esfera sexual, de forma que la
sexualidad pasa a ser una cuestión de hacer (doing and making) más que de dar y
recibir. “Hablando desde la visión dinámica, una solución fálico narcisista significa que
los impulsos introductorios, esto es, los impulsos de penetración natural (impulses
toward leading into) son modificados cambiando a la forma de penetración forzada (…),
encontramos necesidad de introducirnos indiscriminadamente, incluso donde no hemos
sido invitados o deseados.” (18)

La sexualidad del fálico narcisista se mueve en dirección a la violación, de la captura y


57
conquista de la mujer por la fuerza. Él no tiene dificultades para encontrar una mujer
para que conspire con él, ya que él tiene la actitud del héroe romántico masculino de las
visiones adolescentes. Pero el héroe fálico bien desarrollado puede volverse “una
caricatura de la figura romántica del caballero a lomos de su caballo, o el motero de
chaqueta de cuero en su moto” como señaló Lowen (33). El carácter fálico se identifica
con el falo, él afirma su fuerza, su dureza y agresividad contra la debilidad, el fallar y la
humillación. Su rigidez es una defensa contra el colapso, la violación de la mujer sería
una forma de venganza de la madre por la violación de su propia sensibilidad. Detrás de
la decepción con la madre, por lo cual él se venga, existe una inadvertida necesidad
homosexual pasiva. En algún nivel, el hombre fálico expresa con la mujer lo que a él
gustaría de experimentar en el papel femenino. La completa dinámica de esta defensa
de carácter fue señalada por Reich (1) y por Lowen (4) por lo que no necesitan ser
descritos con más detalle aquí. En correspondencia con el “hombre fálico” existe la
“mujer fálica” o pseudo-masculina (conocida también como “masculino agresiva”) que
sufrió el profundo rechazo de su femineidad por parte del padre. Lowen describe la
ruptura de la agresividad y de la receptividad y la frecuente desexualización de la
agresividad de forma que ella compite con el hombre en el campo del trabajo y la
realización.

"El conflicto dominante es con su padre y eso es posteriormente transferido al terapeuta


masculino y a todos los hombres (…). Esto lleva a una identificación secundaria con lo
masculino que es favorecida por el dominio de las tendencias agresivas. El bloqueo
contra el movimiento de energía para dentro de la vagina, mantiene la energía en la
región de la vulva. Como se produce una identificación masculina, el clítoris adopta la
cualidad fálica real y puede aumentar de tamaño. Existe una tendencia al desarrollo
muscular. Tales mujeres son agresivas en el acto sexual pero eso debe ser considerado
como una defensa contra la sumisión---. Si ellas demuestran ser más fuertes que su
pareja, se vuelven arrogantes o castradoras. Lo masculino es el receptáculo de todo su
odio originado por su precoz frustración a nivel genital. A un nivel más profundo, estas
mujeres desean ser forzadas a la sumisión.” (4)
58
Así como lo fálico masculino es defendido contra impulsos anales pasivos, lo fálico
femenino es defendido contra la postura de entrega pseudo femenina y la seducción
asociada a ella.


 SEDUCCIÓN Y SUMISIÓN

“La esencia de la posición pseudo femenina es el abandono de la agresividad manifiesta


y la identificación con la ruptura de la receptividad. Charles Rycroft equiparó la defensa
de sumisión con la reacción histérica. Él describe una categoría de mujeres “que se ven
como fundamentalmente derrotadas, que adoptan una actitud de sumisión en sus
relaciones tanto con los hombres como con otras mujeres, que se dejan usar por los
hombres como cascos o muñecas, y que son incapaces de afirmar su propio derecho de
autorealización o de competir con otras mujeres. Ellas se dejaron rebajar por padres
posesivos o maridos egoístas, y adoptan una actitud sufridora en caso de que sus
maridos les sean infieles, o sus amantes las atraen según sus conveniencias (…) La
adopción habitual de la defensa histérica de sumisión no elimina la agresividad y la
autoafirmación, pero las colocan en la clandestinidad. En las personas que usan mucho
esta defensa ´el retorno de la represión’ se manifiesta de una forma esquiva (…) llevando
tanto a ataques histéricos de rabia cortos y poco eficientes, como al papel de sumisión
que será explorado de manera calculada, de forma que se pueda controlar a los otros
haciéndoles sentir culpables, o aún más, la convicción de ser una persona derrotada
será utilizada para justificar métodos disimulados para manipular a los otros.” (14)

Como demuestra la descripción de las raíces infantiles de la reacción histérica, la


verdadera antítesis de la histeria es el retraimiento esquizoide. La histérica es movida por
un intenso sentimiento de pánico derivado de la sensación de haber sido abandonada o
rechazada por la madre, y esto la impulsa a volverse hacia el hombre como fuente
secundaria de vinculación. Su necesidad es seducirlo para una intimidad y la sumisión a
la imagen pseudofemenina puede ser una forma por la cual se expresa esta necesidad.
La verdadera sumisión esconde la necesidad histérica de agarrarse (pegarse) y la rabia
59
del hombre por su fracaso para proveer el amor de la forma que es anhelado. Si
seguimos a Reich en su descripción de una estructura de carácter basada más en la
naturaleza de la defensa que en la naturaleza de lo que es definido, entendemos que la
estructura del carácter sumiso (pseudofemenino) es, por sí solo, una forma de defensa
contra las tendencias al exhibicionismo y la extroversión, que son las marcas registradas
del patrón histérico.

Lo que es importante aquí, es reconocer que ninguna defensa de carácter es de un único


tipo. Las reacciones histéricas de la fase de vinculación pueden ser defendidas por la
actividad fálica* de la misma forma que las tendencias esquizoides pueden presentarse
intensamente en reacciones de carácter sumiso. Sería más exacto decir que el patrón
sumiso contiene en si ciertas tendencias que están relacionadas con la histeria (de la
misma forma que el patrón agresivo, según Baker), en lugar de los dos patrones como
hace Rycroft tan precipitadamente.

Los principales trazos de diferenciación pseudofemenina son: la pasividad, el bloqueo


de la agresividad, escondiendo una profunda amargura y una identificación con un ideal
romántico de ternura como el deseo de ser amada y protegida. Si la forma extrema del
hombre de acción fálico es el “hell´s angel” (angel del infierno) la forma extrema de la
muñeca de plástico pasiva es una especie de “heaven angel” (ángel del cielo).


La caracterología de Elsworth Baker no incluye, de hecho, una categoría que corresponda al carácter
“agresivo masculino” como tal. S i n e m b a r g o , h a y u n a categoría denominada " histérico
intelectual" ("gran cerebro") que corresponde al tipo identificado por Reich como el que usa el intelecto
como un gran falo para defenderse de todos los hombres. "Una paciente de este tipo", describe Baker,
"llega al punto de usar su cabeza como un arma fálica, aplastando a cualquiera en torno a ella" (3)

60
“Frecuentemente un patrón de comportamiento del tipo ´bella durmiente´, angelical´, o del
tipo ´buena chica´ se pronuncia con énfasis en la negación, en la inocencia y en el
´síndrome de Poliana´(…) implorando protección y aproximación, para satisfacer los
deseos narcisistas de recibir sin dar, de hacer con que los otros crean que ellas
consiguen cosas que en realidad no consiguen (…). La ambivalencia pasa a ser
expresada en la fórmula: ´por favor, tome la iniciativa, pero yo no le quiero dar nada´.”
(18)

La adopción de la reacción de sumisión en hombres lleva a una suavidad excesiva,


voluntad exagerada de agradar, y ´complacencia compulsiva´ del carácter
pseudofemenino (también conocido como pasivo femenino). Aquí también hay una
profunda represión de la afirmación, tanto del ataque fálico a la mujer como de la
agresividad natural por el contacto sexual y la autoconfianza normal. El resultado y la
mansedumbre artificial de un afeminado ´sin señor´. Frank Lake lo describe de la
siguiente forma:

“Existe una inhabilidad para sentir o expresar rabia, se da incluso hasta el punto de
perder la autoafirmación normal y moral ante la injusticia. Como una reacción a la rabia
interna contra los órdenes de la madre, el niño se transforma en un gran defensor de
cualquier punto de vista que ella exponga. Llega al extremo de ser altamente
(melosamente) agradable con personas por las cuales siente una rabia interna. Evita
confrontación o pelea a cualquier costa. Contrariando el deseo interno de dominar y
apremiar a las figuras parentales, el patrón de reacción es de total sumisión y deseo de
ser controlado. Los ´deseos´ de muerte son encubiertos por una excesiva solicitud por la
salud y longevidad de aquellos de los que depende.” (6)

En el libro de Lowen sobre “THE PHYSICAL DYNAMICS OF CHARACTER


STRUCTURE” (El lenguaje del cuerpo), hay una explicación bastante completa de los
detalles musculares y caracterológicos de este patrón de carácter, no siendo necesario
repetirlos aquí.
61
John Pierrakos describe algunos de las interrelaciones ente el hombre agresivo y la
mujer pasiva, y el hombre pasivo y la mujer agresiva. (34) Apunta que, una vez que
ambos tipos de carácter contienen, de una forma reprimida, su polaridad opuesta,
podemos encontrar una alternancia de papeles en una misma relación.

“La mujer escoge un hombre con características básicas de pasividad y que no asume la
responsabilidad por su agresividad. Ocultando su agresividad, él expresa (deja salir) sus
sentimientos negativos de forma indirecta, y la mujer expresa su agresividad en las
funciones del ego. Él revela su crueldad cuando niega sus sentimientos o cuando los
expresa en un comportamiento sexual insensible. El hombre esconde de su mujer su
amor, su placer y sus sentimientos de afecto. Así, el la subyuga y la fuerza a someterse a
él en el acto sexual. En otros momentos, el hombre se siente amenazado y asustado con
el comportamiento amenazante de la mujer, da el brazo a torcer de su papel agresivo, de
su masculinidad y se entrega a un estado de total pasividad en todos los sentidos. Estos
dos compañeros también pueden alternar los papeles. La mujer se convierte en el
miembro agresivo con implicaciones paranoides, en un nivel externo. En la inversión de
los papeles, la mujer asume el papel pasivo y el hombre se convierte en el agresivo. Así
se da ese juego cíclico, en uno sube y en el otro baja la pasividad y la agresividad.”

Una vez más, son demostradas la identidad funcional y la antítesis entre estructuras de
carácter de cada fase del ciclo de crecimiento.

PARTE VII: BLOQUEOS DE ENERGIA Y CORRIENTES DE VIDA

Así, concluimos este intento introductorio de revisar las principales defensas de carácter
y de esclarecer la relación entre las dos caracterologías más dinámicas de Freud y
Reich: la de Lowen originada de su estudio bioenergético del desarrollo libidinal y el de
Lake, construido a partir de las dinámicas interpersonales de Ronald Fairbairn y Harry
Guntrip, y de la teología existencialista. Las principales relaciones están resumidas en el
62
cuadro que aparece abajo, que puede ser comparado a lo presentado anteriormente.

Las defensas están ligadas verticalmente con sus opuestos funcionales y las flechas
dobles indican las polaridades entre las cuales puede oscilar la persona.
Horizontalmente, las defensas están unidas por líneas de puntos con aquellas que
comparten características comunes de la próxima fase de desarrollo. Así, los patrones
histéricos y orales prematuros, aun llevando los patrones de carácter muy diferentes,
tienen en común la tendencia al apego (“pegarse”) – el histérico a las personas y el oral
depresivo a los suplementos orales-. Las defensas paranoide y psicópata están
íntimamente unidas, aunque la seguridad psicópata no entre en colapso con la misma
facilidad que la protección paranoide. Las defensas masoquistas y sumisas tienen la
conciliación en común, si bien el masoquista lucha contra ella es el pasivo sumiso el que
se identifica con ella.

Función Fase del Calidad del Derecho Tensión y Polaridad de


energética desarrollo contato básico bloqueo caráter

Flujo Vinculación Ser y ver Identidad Ruptura y Esquizóide- histérico


fragmentación
A
Carga Nutrición Tener y Nutrición Agotamiento y estar Paranóide- depresivo
saborear exhausto

Ritmo (swing) Exploración Hacer y Realización Opresión y Psicopata-


elaborar deformación masoquista

Tono Comunicación Dar y recibir Intimidad Aislamiento y Fálico-pasivo sumiso


rigidez

La relación entre los cuatro pares de formulaciones de estructuras de carácter lleva a


ocho defensas de carácter básicas, y las cinco reacciones de carácter básicas de Lowen,
que pueden ser vistas en el siguiente cuadro sinóptico:

63
Nível jerárquico en la Bloqueos en la Bloqueos en el Bloqueos en la Bloqueos en la
caracterología de Lowen vinculación sustento exploración comunicación

1. Derecho a existir Defensa


esquizóide

2. Derecho a necesitar Defensa fóbica Defensas de


(histérica pré- caráter oral (con
genital....)........ depresión)

3. Derecho a ser libre Defensas Defensas


paranoides. ........ psicópatas

4. Derecho a ser Defensas Defensas de


independiente masoquistas caráter
sumiso
.......................
pasivo

5. Derecho a desear Defensas de


caráter rígido
asertivo

Fase Fase ocular Fase oral Fase anal Fase genital


64
 LAS CUALIDADES DEL MOVIMIENTO DE RUDOLF LABAN

Hay una interesante relación entre las cuatro parejas “funcionales y antítesis” de
estructura de carácter y las funciones de movimiento estudiadas por Rudolf Laban. Laban
fue un coreógrafo y director de escena alemán, que revolucionó la educación física con
su visión dinámica y la experiencia sobre la cualidad del movimiento. Aunque nunca haya
aplicado sus ideas en terapia, el “Laban Arte of Movement Studio” en Londres mereció
una conferencia especial en la Universidad de Londres, en Abril de 1966, sobre
“Movimientos y terapia”. Treinta “terapeutas del movimiento” holandeses, que habían sido
influidos anteriormente por la visión terapéutica de Nic Waal (basada en la identificación
vegetativa – concepto que aprendió con Reich) (35) comparecieron a esta conferencia.
Marion North, una prominente especialista en los movimientos de Laban, que participó en
el seminario “Comunication Without Words” (Comunicación sin palabras), de la British
Psychological Society, realizado en Edimburgo en Marzo de 1969, escribió en un libro
sobre “Movement Education” (Educación de los movimientos) (36) en el cual hace un
intento de relacionar cualidades de movimientos con la caracteriología.

Lavan (37) postuló que todos los movimientos de una persona, eran expresiones de
cuatro factores básicos que él denomino: flujo, tiempo, peso y espacio. Si pensamos en
el flujo como una cualidad fundamental de la energía y pensamos que el peso está ligado
a la masa y la estructura, podemos observar que estamos lidiando con cuatro
propiedades fundamentales de la física: energía, masa, tiempo y espacio.

Para cada una de ellas, Laban postuló un par antagónico de cualidad del movimiento. En
relación al flujo hace una distinción entre el flujo reprimido (limitado) y el flujo libre. El flujo
totalmente limitado resulta en congelamiento, movimientos inmovilizados y flujo
totalmente libre dan como resultado un movimiento con muy poca estructura, super
expansivo e impulsivo. Vemos aquí la polaridad básica de la fase de vinculación, la
polaridad entre la inmovilidad esquizoide y el vuelo histérico (fóbico).
En relación al tiempo, Laban hace una distinción entre lento/respuestas retardadas y
rápido/respuestas aceleradas. En la biología, el sentido del tiempo está relacionado con

65
el metabolismo. Vemos aquí la antítesis básica entre la respuesta lenta de la baja carga
de una reacción depresiva, y los movimientos de alta carga y rápidos de la respuesta
maníaca. Una persona deprimida, muchas veces, puede tomar una droga llamada
“speed” (´velocidad´, anfetaminas) para acelerar sus reacciones.

La tercera categoría de Laban es el peso. Sus dos extremos son: los movimientos
cargados de esfuerzo, que son pesados, dominados por la gravedad, en dirección hacia
el suelo, y la actitud opuesta de arrojarse al suelo, resistiéndose a la caída y dominando
la gravedad. Aquí puede ser reconocida la esencia de la tendencia psicópata de
sujetarse contra la caída. En el cuerpo contraído y comprimido del masoquista,
literalmente arqueado por la propia presión, tenemos una situación en la que el
movimiento parece forzado.

La categoría final de Laban comprende dos extremos de respuestas a las dimensiones


del espacio, que él denominó directo e indirecto. La respuesta directa es recta y lineal. La
indirecta está llena de curvas y vueltas, y evita las líneas rectas. Existe una clara relación
entre la actitud directa e inflexible en el espacio y el patrón de reacción fálico. El patrón
opuesto es flexible, adaptable y curvilíneo. No es difícil identificar aquí el patrón de
reacción del pasivo sumiso.

Laban considera que una persona es libre en sus movimientos cuando es capaz de
ofrecer respuesta en cualquier punto del espectro entre los extremos de cada modo,
dependiendo de lo que exija la situación. Esta puede quedar móvil o inmóvil, lenta o
rápida, inflexible o comprometida, fuerte o delicada, de acuerdo con la necesidad. Las
reaciones de carácter pueden ser vistas como expresiones destorcidas de estas
tendencias primarias: así, el esquizoide no está simplemente inmóvil, se congela; el fálico
no es simplemente directo, es compulsivamente invasivo; y de ahi en adelante.
La coincidencia entre las cuatro cualidades de esfuerzo de Laban y la visión del
desarrollo del carácter de este artículo es notable, y sugiere que este no es una
organización casual o una clasificación arbitraria, sino algo con un profundo significado.

66
No existen tipos de carácter puros. Cada persona que conoces tiene su “corriente de
vida” (life stream) propia y distinta. No existen dos corrientes de vida idénticas. Pero las
experiencias que llevan a los bloqueos y distorsiones de las energías de crecimiento en
la vida tienen mucho en común. Así, podemos distinguir patrones y estructuras en formas
de energía inmovilizadas. Carácter e historia congelada, nos recuerda Reich (38).

En el trabajo para deshacer determinada estructura de carácter, nos encontramos


resistencia.
Cada reacción de defensa neurótica lucha por su vida y no puede ser vencida a la fuerza.
Un niño que encontró los medios para protegerse de los traumas de la infancia no
reaccionará volviéndose más saludable con el terapeuta que ataque sus defensas sin
compasión. Las defensas necesitan ser ablandadas y derretidas, y el mejor aliado del
terapeuta en este proceso es la vida latente de la persona con la que trabaja.

El estudio de las defensas de carácter es el estudio de la patología: patrones que


paralizan y restringen el crecimiento de la vida. Reich, ya al final de su vida, habló de la
función salvavidas de la segregación, la función de la defensa es, en última instancia, la
conservación de la vida. Es verdad que el agua congela, pero el arroyo no fluye cuando
está seco. Cuando las reacciones de carácter congelado comienzan a disolverse, la vida
fue preservada y está lista para fluir nuevamente. La estructura del carácter es una
manera de evitar la muerte. Los niños habrían decaído hasta morir por falta de vínculo si
no fuesen capaces de desarrollar los patrones de supervivencia adecuados.

Cuando las estructuras de carácter comienzan a derrumbarse, un nuevo miedo de


muerte es despertado, la muerte del self (yo) conocido. Las personas dicen “Si, pero si
me quitas mi defensa como podré saber si existe alguna cosa por debajo, tal vez yo sea
únicamente un vacío”. La terapia profunda puede convertirse por tanto, en una jornada
de vuelta a las innumerables muertes que el individuo podría haber tenido si no
existiesen las defensas, pero trae consigo el descubrimiento de que todo eso pasó hace
mucho tiempo. Es historia congelada, el presente puede volver a fluir. La muerte en el
pasado fue sobrevivida, la muerte en el futuro aún no. La persona descubre que existe
67
mucha vida para vivir en este intervalo.

 REFERENCIAS

1. Reich, Wilhelm Character Analysis, New York, 1949 - Análisis del Caráter

2. Fenichel, Otto The Psycoanalytic Theory of Neurosis, London , 1946

3. Baker, Elsworth Man in the Trap, New York, 1967 - El Labirinto Humano

4. Lowen, Alexander Physical Dynamics of Character Structure, New York, 1968


- El lenguaje del cuerpo

5. Guntris, Harry Personality Structure and Human Interaction, London, 1961

6. Lake, Frank Clinical Theology, London, 1966

7. Lowen, Alexander The Betrayal of the Body, New York, 1967 - La traición
al cuerpo

8. Lowen, Alexander Depression and the Body, New york, 1972 – L a


d e p re sió n y e l cu erp o

9. Lowen, Alexander "A hierarchy of character structure", Energy and Character,


vol.5 nº 3

10. Lake, Frank Clinical Pastoral Care in Schizoid Personality Reaction, 2 nd


edition, Nottingham, 1971. Extratos deste texto podem ser
encontrados na Energy and Character, vol.3, n°2, may,
1973

11. Winnicott, Donald The Maturational Process and the Facilitating Environment,
London, 1965

12. Bowlby, John Attachment and Loss, Vols I &II, London, 1971, 1973

13. Liss, Jerome "Why Touch", Energy and Character, vol.5, nº2, may, 1974

14. Rycroft, Charles Anxiety and Neurosis, London,1968

15. Berger, John Ways of Seeing, London, 1972

16. Schatzman, Morty Soul Murder, London, 1973

17. Boadella, David "The divided body", Energy and Character, vol.3, nº2,
may,1972

68
18. Christiansen, Bjorn Thus speaks the body, Oslo, 1963

19. Bevan-Browne, M. Sources of love and fear, Wellington, New Zealand,1950

20. Boyesen, Gerda "The primary personality and the streamings", Energy and
Character, Vol.3, nº3, September 1972

20.a Boyesen, Gerda "Experiences with dynamic relaxation", Energy and


Character Vol.1, nº2, January, 1970
20.b Boyesen, Mona-Lisa "Psyco-peristalsia", Energy and Character, vol.5, nº1,
January 1974

21. Darwin, Charles The Expression of the Emotions in Man and Animals,
London

22. Mullins, R "The defensive function of horror", palestra em Aspen, julho


de 1973

23. Klein, Melanie "Mourning and its relation to manic-depressive states",


International Journal of Psycho-analysis, vol.21, part.2, april
1946

24. Barnett, Anthony Instinct and Intelligence, London, 1967

25. Braaty, Trygve Fundamentals of Psyco-analytic Technique, London, 1948

26. Russel, W.M.S.&Claire Human Behaivor, London, 1967

27. Suttie, Jan The Origin of Love and hate, London, 1935

28. Reich, Wilhelm Cosmic Superimposition, Rangeley, Maine, U.S.ª, 1952

29. Boadella, David "The return of the repressed", Energy and Character, vol.3,
nº1, January, 1972

30. Boadella, David Moralism, pornography and encourter", Energy and


Character, vol.4, nº1, Januaru, 1973

31. Ritter, Paul & Jean "Genital play in children", Orgonic Functionalism, vol.3, nº4,
1956

32. Reich, Wilhelm The Murder of Chist, Rangeley, Maine, U.S.ª 1953

El asesinato de Cristo

69
33. Lowen, Alexander Love and Orgasme, New York & London, 1965

Amor y Orgasmo

34. Pierrakos, John "The problems and position of modern woman", Energy and
Character, vol.3, nº2, May,1972

35. Waal, Nic "A special technique for the treatment of the autistic child",
Energy and Character, vol.1, nº3, september, 1970

36. North, Marion Movement Education, London, 1972

37. Laban, Rudolf The Mastery of Movements, London, 1960

38. Reich, Wilhelm "The emotional desert", Core, Vol7, 1955

Otras Referencias
Boadella, David “Emotional expression and vegetative rhythms”, Energy and
Character, vol.5, nº1, January, 1974

70