Está en la página 1de 9

(Mt 8,17)

Ánimo, hermano:
Tu enfermedad,
sufrimiento, postración, y/o
dolor, ofrecidos, con amor, a
Dios, tienen frutos de
REDENCIÓN. Une tus
sufrimientos a los de
Jesucristo, y ofrécete,
juntamente con Él, a Dios
Padre, por el Espíritu Santo,
en REPARACIÓN por tus
pecados, los de tu familia y
los del mundo entero.
Jesús, María, ¡os
amo!, ¡Salvad
almas!

(Jesús a Sor Consolata Betrone)


“No teman, - les dijo - soy
el Ángel de la Paz. Recen
conmigo”, y
arrodillándose en tierra,
dobló la frente hasta el
suelo… rezó tres veces
seguidas

Dios mío, yo creo,


adoro, espero y os
amo. Os pido
perdón por los
que no creen, no
adoran, no
esperan y no os
aman.
“Rezad así, los
Corazones de Jesús y de
María están atentos a
sus súplicas.

De todo lo que podáis,


ofreced un sacrificio, en
acto de reparación por
los pecados con que Él es
ofendido, y de súplica por
la conversión de los
pecadores”
“En otra ocasión, -
relata Lucía - el Ángel
dejó suspendido en el
aire el Cáliz, se arrodilló
junto a nosotros, y nos
hizo repetir tres veces” …
“Santísima Trinidad,
Padre, Hijo y Espíritu
Santo, os ofrezco el
preciosísimo Cuerpo,
Sangre, Alma y Divinidad
de Nuestro Señor
Jesucristo, presente en
todos los Sagrarios de la
tierra, en reparación de
los ultrajes, sacrilegios e
indiferencias con que El
mismo es ofendido. Y por
los méritos infinitos de su
Santísimo Corazón y del
Inmaculado Corazón de
María, os pido la
conversión de los pobres
pecadores.”*
* Apariciones en Fátima, Portugal.
1916 y 1917.
VIRGEN DE FÁTIMA, RUEGA
POR TODOS LOS ENFERMOS,
AHORA Y EN LA HORA DE
NUESTRA MUERTE. AMÉN.
La Virgen María les preguntó:
“¿Quieren ofrecerse a Dios,
soportar todos los sufrimientos
que Él quiera enviarles, en acto
de reparación por los pecados
con que Él es ofendido y de
súplica por la conversión de los
pecadores?” Los niños le
contestaron: “Sí, queremos”.

”Tendrán que sufrir mucho, - les


dijo la Virgen María - pero la
gracia de Dios será su
fortaleza.” … Cuando hagan
sacrificios, digan muchas veces
a Jesús:
Oh, Jesús, es por tu
amor, por la conversión
de los pecadores y en
reparación de los
pecados cometidos
contra el Inmaculado
Corazón de María” *
“… un nuevo SOL
para nosotros
brilla, Sol del
Amor, del Amor…”

Caminamos hacia Ti, Señor


Jesús, viviendo en Gracia con la
ayuda de

S acramentos, (Confesión y
Comunión frecuentes)
O ración,
L ectura y meditación de la
Palabra de Dios; y

Unción de Enfermos
(En adultos mayores, cada seis
meses, o ante el peligro de muerte
o una enfermedad grave.)