Está en la página 1de 2

DISCURSO POR XXX ANIVERSARIO INSTITUCIONAL - PROF.

ROY CABALLERO GAVILÁN

Señor Director Fundador y Presidente del Consorcio Educativo“Santo Domingo de Guzmán”,


Profesor Danilo De La Cruz Moreno.
Dignas Autoridades Educativas, Políticas, Policiales, Militares, Vecinales y Estudiantiles.
Colegas Profesores.
Señoras Madres y Padres de Familia.
Niños y Jóvenes Alumnos que hoy nos acompañan:

Doy gracias a Nuestro Señor Director por tanta benevolencia, hacia mi persona, al
concederme la oportunidad de estar frente a ustedes, habiendo en el interior de nuestra institución
otros dominguinos con más merecimientos; pero que con la anuencia de ellos, me permito dirigirles
la palabra con ocasión del cumpleaños número 30, Bodas de Perla, del colegio “Santo Domingo de
Guzmán” que, con justa razón tiene el lema de: “El que nació para ser grande y mejor”; pero antes
quiero decirles que… no es la palabra individual o particular del átomo magisterial la que se deja oír
en estos instantes. Es la voz colectiva y emocionada de todos los trabajadores dominguinos a
quienes me honro en representarlos y que al unísono quieren decir ¡Feliz Aniversario!.

Distinguida concurrencia, este colegio ha trascendido muchas fronteras y ya tiene un prestigio


bien ganado a nivel local, distrital, metropolitano, nacional e internacional; así lo demuestran los
premios obtenidos en diferentes torneos y competencias académicas, cívicas, artísticas, culturales,
deportivas y otros; por eso me dirijo a mis colegas, especialmente a los nuevos en esta gran
institución educativa, para decirles que no se conformen con admirar la grandeza dominguina forjada
en base a perseverancia, lucha y sacrificio; les pido identificación y lealtad con sus colores, les pido
ser protagonistas, vivir con pasión nuestra profesión, ser agentes de cambios positivos en el devenir
histórico de nuestra institución; … y que no sea el temor, la sanción o el miedo a alguna autoridad el
que nos haga cumplir con nuestros deberes; sino un espontáneo impulso de nuestro ser, un alto
espíritu de responsabilidad, de profesionalismo, de compromiso y de amor al trabajo que realizamos,
porque Santo Domingo es parte de nosotros y parte de nuestras familias y porque ese ha sido el
camino que Dios nos ha trazado.Y a mis antiguos colegas que continuamos en la diaria labor, mi
reconocimiento, en especial a nuestro Subdirector Jesús Espinoza Ramírez.

Hace 30 años, en 1982, nació el colegio SDDG en dos pequeños lotes ubicados en el que
hoy es el local del nivel secundaria, con una población estudiantil cercana a los 300 alumnos, hecho
no visto hasta ese entonces en colegio particular alguno de nuestro distrito. De esta manera se abrió
las puertas de la esperanza a una educación privada de calidad para que muchos niños y jóvenes de
todas las condiciones sociales y económicas, de este distrito y de otros, tengan la oportunidad de
recibir una sólida formación académica y moral… hoy nos enorgullecemos de contar con cerca de 4
000 alumnos en nuestras aulas de los tres niveles educativos: Inicial , Primaria y Secundaria que,
ahora se encuentran equipadas con toda la tecnología y los adelantos que el momento actual lo
exige; pero también, en estos 30 años, tenemos que lamentar la pronta partida de este mundo
terrenal de muchos dominguinos: de padres de familia, cuyos nombres no recuerdo y pido disculpas
por ello; de alumnos, como los que en vida fueron Susan Allende Rayme, el niñito Adrián Cueva,
nuestro abanderado Alexander Verástegui Villarreal; la del ex alumno Paul Romero Villanueva ;
también debemos lamentar la pérdida de nuestros queridos y siempre recordados y caros amigos
profesores como Julio Acevedo Ampuero, un gran músico; Víctor Salsavilca Tello, un gran
matemático; Oscar Arellano Chuecha, quien fuera subdirector de este colegio; Agustín González
Huamán, otro gran matemático; Néstor Romero Ruiz, un gran profesor de historia y gran maestro del
micrófono; y el año pasado la partida de nuestro querido amigo el Doctor Eduardo Sáenz
Fernández, conocido por sus amigos como el Chato … todos ellos por encargo del Todopoderoso
emprendieron raudo vuelo hacia el azul del cielo para formar en ella la sucursal dominguina y desde
donde, estoy seguro, en estos momentos han bajado para estar junto a nosotros celebrando las
Bodas de Perla del colegio en la que han dejado parte de sus vidas.
Por eso pienso que los reconocimientos y homenajes a las personas se deben realizar
estando ellos en vida; por eso, aprovechándome de esta oportunidad y por encargo de la Gran
Familia Dominguina, quiero rendir homenaje ante esta respetable multitud … a Doña Dina Moreno
Ravelo y a Don Marcián De La Cruz, padres de nuestro Señor Director, por haber traído a este
mundo hijos tan valiosos quienes, con el paso del tiempo, se convirtieron en prósperos empresarios
peruanos, que dan trabajo a miles de personas para llevar alegría a sus hogares. Mi homenaje para
esos padres que tuvieron la voluntad cósmica, la humana y la espiritual de crearlos, de amarlos y de
educarlos; porque ellos son la raíz de la vida y flor del espíritu, calor de la sangre y numen de lo
eterno. Benditos sean por brindar a sus hijos el alimento del espíritu, que les diera honra y los hiciera
dignos, lo mismo que honestos y eficientes ciudadanos; porque a través de los padres se ama y se
adora a los antepasados, al grito bienhechor y trémulo de la sangre; porque a través de ellos se ama
a los hermanos, a la familia, a la humanidad y a todos. Benditos sean ustedes: Doña Dina y Don
Marcián, que dieron fuerza y poder a sus hijos y … Bendita sea mi señora madre Angélica Gavilán.

De igual manera, un justo y público reconocimiento a nuestro Señor Director a quien, un día
en el seno familiar, lo calificaron de loco y otros adjetivos similares, porque se atrevió a soñar,
porque se atrevió a imaginar grandes proyectos educativos. Sin duda, al hombre puede faltarle
muchas cosas, pero no la imaginación ni los sueños, ya que de ellos nacen los grandes inventos y
las obras grandiosas que quedarán para la humanidad: el aeroplano es el sueño de un hombre que
amaba el majestuoso vuelo de las aves, y supo imaginar que él también podía hacerlo… e inventó el
aeroplano. Neil Armstrong, de niño soñó con ser piloto y algún día poder volar… y en el año 1969 se
convirtió en el primer hombre en pisar la luna en una nave espacial que él piloteaba, el Apolo XI.

Hoy, el gran sueño de DDLCM lo vemos hecho realidad: un Gran Consorcio Educativo que
lleva la luz del saber a miles de niños y jóvenes en los diferentes distritos de la Gran Lima. Este
sueño comenzó con el colegio, líder y pionero, Santo Domingo de Guzmán de Las Flores que, diez
años más tarde daría nacimiento al colegio San Agustín de Canto Rey, seguidamente fue creando
Santo Domingo de Carabayllo, Santo Domingo de Chorrillos, Liceo El Pinar en Comas, Santo
Domingo El Apóstol en San Miguel, Santo Domingo de Jicamarca, Santo Domingo El Predicador en
San Martín de Porres, Liceo Santo Domingo El Apóstol en Torre Blanca de Carabayllo y
recientemente la Academia Preuniversitaria Santo Domingo… Indudablemente… imaginación, tesón,
empeño, carácter, personalidad, solidaridad y amor al suelo ancashino que lo vio nacer constituyen
en Él los rasgos distintivos del hombre nuevo, del hombre auroral.

Un día soñó con dar educación universitaria a miles de jóvenes de escasos recursos
económicos que sueñan con tener una profesión digna para vivir el resto de sus días, y eligió para
realizar ese sueño un lugar casi inaccesible en ese entonces; porque soñó que un día los valles
serían cumbres y las colinas y montañas serían llanos, los sitios más escarpados serían nivelados y
los torcidos serían enderezados, y la gloria de Dios y de Santo Domingo sería revelada y se uniría
todo género humano… y creó la Gran e Imponente Universidad Santo Domingo de Guzmán en el
valle de Jicamarca, la cual abrirá grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir
una sociedad mejor, una Universidad que nos rescate del pantano de la ignorancia y nos lleve hacia
el valle del conocimiento y de la libertad. Señores padres de familia y Jóvenes alumnos, el sueño de
tener una Universidad propia ya es realidad y ella los espera con las puertas abiertas.

Y para terminar, permítanme ustedes, a nombre de todo el personal que labora en este
colegio, y por sus Bodas de Perla, darle un fuerte abrazo, franco y sincero… al Maestro Iluminado
por Santo Domingo, al Maestro Visionario, al Maestro del Perú, al Profesor Danilo De La Cruz
Moreno.
¡Muchas Gracias!