Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS (UAPA)

TEMA

PROCESO TERAPEUTICO

PRESENTADO POR:

BENITO BLADIMIR HERNANDEZ HINOJOSA

MATRÍCULA: 16-5413

ASIGNATURA

TERAPIA FAMILIAR

FACILITADORA:

WILDANIA PERALTA

NAGUA, M.T.S. R. D. 09 DE ABRIL 2019.


Distinguido Participante:

1- Elabore un cuadro comparativo, que contenga cuatro de las técnicas


estudiadas.

Es una técnica terapeuta que se utiliza con familias que


llevan niños a la consulta, en donde se le da una varita al
La varita mágica niño para que pida tres deseos sobre lo que él le gustaría
cambiar en su familia. De ese modo se obtiene información
que involucra la visión que el niño tiene sobre la familia y su
funcionamiento.
Esta técnica se utiliza colocando una silla vacía en la cual el
cliente va a representar a alguien con quien hablar, puede
La silla vacía ser un hijo que este lejos, un difunto, alguien de quien
necesite despedirse o desahogarse. La silla le permite traer
a esa persona para que el cliente pueda dejar salir su pena.
Es una técnica de múltiples usos que permite una
comunicación más eficaz cuando se trata de temas que a
Las metáforas los clientes se les dificulta tratar como la sexualidad. Esta
permite relacionar la sexualidad con otras actividades
cotidianas como comida, pasa tiempos y cosas que
describan la relación sin mencionar los términos.
Un acto simbólico, o mejor, una serie de actos simbólicos,
que deben desarrollarse de un modo determinado y que
suelen estar acompañados de fórmulas verbales… Pero el
Los rituales ritual no es un mero acto formal. Su relevancia estriba
precisamente en su significado, en cuanto que trata de ir
más allá de la realidad cotidiana con el fin de hacerla
especial, dotándola de un contenido que la trasciende.
2- Redacte un ensayo, tres páginas expresando su opinión qué tipo de
técnica utilizarías para tratar un caso femenino diagnosticado con Estrés
Postraumático, y otro con miedo a la muerte y mucha angustia.

Para el caso de estrés postraumático voy a emplear un caso de un soldado que


vio a su hermano menor morir en sus brazos en batalla, y desde ese día no deja
de repetirse esa imagen en su cabeza.

En este caso voy a tratar de aplicar la técnica de la silla vacía y las preguntas
circulares. Las preguntas circulares servirán para obtener la información sobre la
relación con su hermano, sus panes al volver de la guerra, como era su
convivencia, los deseos que se deseaban uno y otro, etc.

Cuando pasemos a la silla, ya contaremos con la información necesaria para


representar al su hermano en la silla. Lo que intentare es que el paciente visualice
a su hermano en la silla para que conversen sobre lo que su hermano muerto
hubiera deseado para él, en comparación con el trauma que ahora vive después
de su muerte.

Con esta técnica lo que intento es ayudar al cliente a que entienda que, a pesar de
su perdida traumática, él tiene que seguir viviendo, y al representar a su hermano
en la silla recordándole sus metas a cumplir, sus deseos mutuos, y sobre todo lo
que se deseaban en caso de que uno muriera (tal como sucedió), se motiva al
cliente a superar el momento de su perdida y a empoderarse para seguir su
camino tal y como lo hubiera deseado su hermano.

Para el caso de miedo a la muerte y ansiedad voy a emplear los rituales


terapéuticos. Tal y como se muestra en la descripción de la técnica, el miedo a la
muerte y la angustia se pueden tratar adecuadamente con esta técnica tomando
en cuenta la etiología del problema, en el caso planteado como ejemple se
cumplen las especificaciones necesarias para el uso de los rituales terapéuticos.

Es el caso de Lucia, una niña que al nacer casi se asfixia con su cordón umbilical
enredado en su cuello… continua:
Puesto que había algo relacionado con el nacimiento, planteamos a la familia la
realización de un ritual para ayudar a Lucía a renacer, para lo que les pedí que
trajeran una vela amarilla, un cordel (como el cordón umbilical) y además una
carta, para lo cual, los dos: padre y madre debían reunirse a solas sin que Lucía lo
supiera. Esta carta era una bienvenida para Lucía y contenía, además, una visión
acordada de los padres sobre la hija.

El día del ritual, los padres y Lucía llegaron con todo lo que les había pedido: la
vela, la carta y el cordel. En ese momento le contamos a Lucía lo que habíamos
preparado y estuvo dispuesta a participar. Le pedimos que se envolviera en el
cordel (como le sucedió con el cordón umbilical) y que se quedara quieta, mientras
papá y mamá prendían la vela amarilla. Les pedí que uno sostuviese la vela,
mientras el otro iba leyendo la carta y los dos desenrollaban a Lucía del cordel. El
padre sostuvo la vela, la madre leía la carta e iba sacando el cordel que envolvía a
su hija y lo iba pasando al padre, el cual lo iba recogiendo.

Fue un momento de mucha emoción ya que los padres daban la bienvenida a su


hija Lucía a una vida llena de éxitos y de alegría, diciéndole además que les
alegraba tenerla, que esperaban lo mejor para ella, que nacía a una nueva vida y
que deseaban (los dos) que realice sus sueños, para lo cual entendían que tenía
que salir, porque sería la única forma en que Lucía podía vivir. Cuando la madre
terminó de leer la carta y de desenrollar a su hija, los tres se abrazaron y lloraron
de la emoción.