Está en la página 1de 3

29/4/2019 III. Los años dorados en el capitalismo central — Carpetas Docentes de Historia.

Secretaria de Extension Facultad Humanidades y …

FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA

EL MARCO DE LA GUERRA FRÍA


EL QUIEBRE DEL LIBERALISMO
Y LA CRISIS DEL CAPITALISMO
EDUCACIÓN UNLP
ISBN 957 950 34 0658 8

LOS AÑOS DORADOS EN


LA ERA DEL IMPERIO
PÁGINA DE INICIO

0 1 2 3
III. LOS AÑOS DORADOS EN EL CAPITALISMO CENTRAL

Bretton Woods

La desconfianza en las propiedades autorreguladoras de los mercados y la fuerza de las ideas de planificación e intervención del Estado en la economía
–legitimadas por la crisis liberal y por el esfuerzo de guerra– fueron dando forma al ambiente intelectual y político que dio luz al acuerdo de Bretton
Woods.

CONFERENCIA ECONÓMICA DE BRETTON WOODS, 1944

EN EL VERANO DE 1944, EN LA LOCALIDAD DE BRETTON WOODS, ESTADOS UNIDOS, TUVO LUGAR UNA CONFERENCIA –EN LA QUE
PARTICIPARON CUARENTA Y CUATRO PAÍSES– CON EL OBJETIVO DE DEFINIR EL SISTEMA MONETARIO Y EL SISTEMA DE PAGOS
INTERNACIONAL DE POSGUERRA. LA MAYORÍA DE LOS PAÍSES QUE INTEGRARÍAN EL TERCER MUNDO AÚN ERAN COLONIAS. LA UNIÓN
SOVIÉTICA PARTICIPÓ DEL ENCUENTRO PERO NO RATIFICÓ LOS ACUERDOS. AÚN FALTABA MÁS DE UN AÑO PARA QUE CONCLUYERA LA
SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

El nuevo sistema tuvo en cuenta los aportes de John Keynes aunque se apartó en varios puntos de sus ideas. El economista inglés, que venía
bregando por un nuevo contrato social desde la primera posguerra, intentó reproducir en el plano internacional una arquitectura institucional que
permitiera limitar el poder desestabilizador de las finanzas privadas. En el núcleo de su propuesta estaba la creación de un banco central capaz de
emitir y gestionar una moneda internacional (bancor). Esta institución tendría el papel de regular la liquidez internacional minimizando el riesgo de las
devaluaciones / valorizaciones excesivas de las monedas domésticas. La existencia de un estabilizador automático ampliaría los grados de libertad de
los gobiernos nacionales para realizar las políticas contracíclicas necesarias a fin de mantener el pleno empleo y, así, contribuir a la estabilidad social en
el marco de democracias liberales y economías de mercado. También propuso la formación de un fondo para la reconstrucción y el desarrollo destinado
a la concesión de créditos para los países de bajos ingresos y, por último, la creación de una organización internacional del comercio que se ocuparía
especialmente de la estabilidad de los precios de los bienes de exportación primarios. El Tesoro de los Estados Unidos no estaba dispuesto a limitar su
autonomía en nombre de un arreglo burocrático que reconocía la existencia de un prestamista global en última instancia. Harry Dexter White, el
representante estadounidense, aceptó parcialmente la propuesta de Keynes, y finalmente se aprobó un modelo en el cual el dólar mantenía su posición
de divisa llave para los intercambios y las inversiones.

Entre la rigidez del patrón oro y la inestabilidad de los años de entreguerras, se buscó un término medio: los países signatarios del acuerdo tendrían el
derecho de ampliar el margen de fluctuación de sus monedas frente al dólar (era la única moneda cuyo valor en oro era fijo) siempre que ocurriera algún
“desequilibrio fundamental” en las cuentas externas. Esta flexibilidad fue planeada para garantizar el ajuste del balance de pagos sin tener que caer en
la recesión cuando dicho balance fuera deficitario. El régimen monetario oro-dólar era políticamente atractivo porque estabilizaba las monedas para
promover el comercio y la inversión, sin atar excesivamente las manos de los gobiernos. Las principales monedas europeas tuvieron devaluaciones
superiores a un 30 % en los años de la posguerra, en unción de la grave escasez de dólares. Recién a partir de 1958, junto con la creación del Fondo
Monetario Internacional (fmi), se transformaron en convertibles en los términos estipulados

Los gobiernos también gozaron de la capacidad de controlar el movimiento de capitales evitando así la acción desestabilizadora de los flujos volátiles,
como había ocurrido en la primera posguerra. Al margen de las normas que regulaban los movimientos del capital financiero, la incidencia de estos fue
débil, porque las economías nacionales ofrecían excelentes posibilidades a las inversiones productivas. En la edad dorada se reconoció el carácter
positivo de la vinculación complementaria entre las acciones de los Estados nacionales y los movimientos de los mercados.

El acuerdo de Bretton Woods aprobó la fundación de dos de las organizaciones concebidas por Keynes y Dexter White –el Banco Internacional para la
Reconstrucción y el Desarrollo, o Banco Mundial, y el Fondo Monetario Internacional,FMI – pero no se concretó la creación de la organización
internacional del comercio. A los intereses proteccionistas les pareció que se avanzaba demasiado hacia el librecambio.

No obstante, el comercio internacional se liberalizó a través del Tratado General sobre Aranceles y Comercio (GATT). Este fue un foro en el que los
países industrializados consultaban y negociaban su política comercial en un sentido cada vez más aperturista, a través de las sucesivas reducciones
de los gravámenes aduaneros y la disminución de los obstáculos no tarifarios del comercio. Recién a partir de enero de 1995, con la fundación de la
World Trade Organization (Organización Mundial de Comercio, OMC), el GATT se transformó en un organismo institucionalizado.

El funcionamiento del sistema de Bretton Woods requería que los Estados Unidos mantuvieran la voluntad y la capacidad para vender oro a 35 dólares
la onza a los bancos centrales extranjeros cuando estos se lo pidieran. Eso significaba que Washington tenía que emprender acciones siempre que el
déficit comercial amenazara con una pérdida precipitada de oro por parte de la Reserva Federal.

carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/carpeta-3/los-anos-dorados-en-el-capitalismo-central/bretton-woods 1/3
29/4/2019 III. Los años dorados en el capitalismo central — Carpetas Docentes de Historia. Secretaria de Extension Facultad Humanidades y …
A diferencia de lo ocurrido en la primera posguerra, se obvió la imposición de reparaciones y el pago de los créditos de guerra. En su lugar se aplicaron
políticas de dinero barato y se crearon instrumentos institucionales que posibilitaron la libertad de comercio. Los intercambios internacionales se
desarrollaron principalmente entre las economías capitalistas centrales. La diferencia de productividad entre ellas fue tal que los bienes de equipo
estadounidenses encontraban siempre compradores en Europa y Japón. La balanza comercial de EE.UU. fue entonces sistemáticamente excedentaria.
El problema residía en el débil poder de compra de Europa y Japón, una restricción que se resolvió, primero, con los préstamos del Estado
norteamericano y, cada vez más, con las inversiones exteriores de las firmas estadounidenses. Con el paso del tiempo la balanza de pagos
estadounidense empezó a ser deficitaria.

Washington se comprometió con la reconstrucción de Europa vía el Plan Marshall, y con la de Japón a través de un programa similar, a partir de la
guerra de Corea. Los países europeos y Japón combinaron las tecnologías de alta productividad, promovidas originalmente en Estados Unidos, con la
gran oferta de fuerza de trabajo local pobremente retribuida, lo que hizo crecer la tasa de ganancia y de inversión. Durante los primeros años de la
década de 1960 este crecimiento no afectó negativamente la producción y los beneficios en Estados Unidos. Aunque el desarrollo económico desigual
implicaba un declive relativo de la economía estadounidense, también constituía una condición necesaria para la prolongada vitalidad de las fuerzas
dominantes en ella: los bancos y empresas multinacionales estadounidenses, para expandirse en el exterior, necesitaban salidas rentables a su
inversión directa en los otros países del Primer Mundo.

A fines de los años cincuenta se produjo una reorientación significativa en la localización de la inversión norteamericana en el extranjero: se estancó el
flujo hacia los países del Tercer Mundo y creció la inversión en Canadá y en Europa. Mientras que la mayor parte de las inversiones realizadas en el
Tercer Mundo buscaban el control de las materias primas y de la energía, los capitales norteamericanos que se dirigieron a Europa occidental
propiciaron la reactivación y expansión de la industria manufacturera. También se invirtió en bancos, compañías de seguros y en empresas de auditoría.
A partir de los años setenta, las grandes empresas europeas occidentales y japonesas se sumaron a esta tendencia.

Otro fenómeno con significativa incidencia en la reorganización del capitalismo fue el crecimiento del comercio entre las compañías multinacionales. En
1970 el 25 % del total del comercio mundial se realizaba entre filiales de una misma empresa multinacional. La facilidad para trasladar activos, tanto
financieros como no financieros, en el interior de las empresas operó como un factor decisivo en los movimientos de capitales internacionales, en
muchos casos con carácter especulativo. El poder de las multinacionales quedó registrado en cifras contundentes: el volumen de ventas de la Ford, por
ejemplo, sobrepasó el producto nacional bruto de países como Noruega.

La creciente internacionalización de la producción cambió la división internacional del trabajo, y las economías dependientes se industrializaron
selectivamente. Por otra parte, la intensificación de la competencia entre las economías dominantes condujo a la innovación y la racionalización, y el
desarrollo tecnológico dio un salto hacia adelante.

La política de la potencia hegemónica, volcada hacia “la contención del comunismo” y decidida a mantener el mundo seguro y abierto para la libre
empresa, procuraba el éxito económico para sus aliados y competidores como fundamento para la consolidación del orden capitalista de posguerra.

Las inversiones productivas de las multinacionales estadounidenses, con el pleno respaldo de su Estado, incidieron sobre las tramas sociales e
institucionales de los países receptores.

INTERNATIONAL BUSINESS MACHINES

EMPRESA MULTINACIONAL ESTADOUNIDENSE, FUNDADA EN 1911, QUE FABRICA Y COMERCIALIZA HARDWARE Y SOFTWARE PARA
COMPUTADORAS Y OFRECE SERVICIOS DE INFRAESTRUCTURA, EN UNA AMPLIA GAMA DE ÁREAS RELACIONADAS CON LA INFORMÁTICA.
DESPUÉS DE LAS VOLUMINOSAS PÉRDIDAS DE 1993, IBM DIO UN GIRO PARA TRANSFORMARSE EN UNA EMPRESA DE SERVICIOS,
REDUCIENDO SU DEPENDENCIA ECONÓMICA DE LA VENTA DE EQUIPOS. EN 2005 VENDIÓ SU UNIDAD DE FABRICACIÓN DE
COMPUTADORES A LENOVO. EN 2011 IBM PASÓ A MICROSOFT PARA CONVERTIRSE EN LA SEGUNDA COMPAÑÍA TECNOLÓGICA MÁS
VALIOSA, DESPUÉS DE APPLE. ALGUNOS HAN INTERPRETADO ESTO COMO UNA SEÑAL MÁS DE QUE EL NEGOCIO DE LA VENTA DE PC
ESTÁ EN RETIRADA.

Los derechos de propiedad y las relaciones laborales de los países en los que invirtieron fueron modificados de un modo más profundo que el impacto
que habrían tenido los flujos puramente financieros. Esto supuso la creación de vínculos directos con los bancos, proveedores y clientes locales, es
decir, una integración diversificada y densa que se articulaba con los lazos políticos y militares de la Guerra Fría. La inversión directa estadounidense
aportó consigo las empresas de consultoría y asesoramiento, las escuelas empresariales, las agencias de inversión y los auditores estadounidenses, las
reglas jurídicas y las instituciones que enmarcarían el funcionamiento de un capitalismo cada vez más global. Allí donde esto no ocurrió, como en
Japón, los vínculos imperiales se basaron sobre todo en la dependencia militar y comercial, así como en la dependencia japonesa de Estados Unidos
respecto de los lineamientos de su política exterior.

Washington emergía a la cabeza del imperio global como algo más que un mero agente de los intereses particulares del capital estadounidense;
también asumía responsabilidades en la construcción y la gestión del capitalismo global. En este sentido, Estados Unidos gestionó con bastante eficacia
una contradicción básica del capital: el hecho de que la acumulación económica requiere un orden internacional relativamente estable y predecible,
mientras el poder político está repartido en Estados que compiten entre sí. Esto fue posible porque las instituciones desarrolladas entonces por la
superpotencia ofrecieron un marco en el que sus aliados euroasiáticos podían crecer de forma aceptable y favorecer al mismo tiempo de buena gana a
su protector. Pero también fue factible en virtud de la legitimidad que la democracia estadounidense otorgaba a Washington en el exterior. Las ideas
liberal-democráticas, las formas jurídicas y las instituciones políticas prestaban cierta credibilidad a la proclamación de que incluso las intervenciones
militares de Estados Unidos se realizaban en nombre de la democracia y de la libertad.

VOLVER A INTRODUCCIÓN IR A ESTADOS UNIDOS, LA POTENCIA HEGEMÓNICA

carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/carpeta-3/los-anos-dorados-en-el-capitalismo-central/bretton-woods 2/3
29/4/2019 III. Los años dorados en el capitalismo central — Carpetas Docentes de Historia. Secretaria de Extension Facultad Humanidades y …

carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/carpeta-3/los-anos-dorados-en-el-capitalismo-central/bretton-woods 3/3

También podría gustarte