Está en la página 1de 3

- La Alemania de la posguerra: condiciones del tratado de Versalles.

- Crisis económica: inflación de 1923 y depresión entre el 1930 y 1933.


- Política: - intento de Golpe de Estado de Hitler en 1923 y sus consecuencias.
- Ascenso del Partido Nazi: ¿Qué proponía? Un consenso ideológico basado en
lo que propone Ian Kershaw (la recuperación de Alemania, el antimarxismo, hostilidad
hacia el sistema democrático, y debiéndose resolver el problema racial).
- Espacio vital, fundamentalista del expansionismo.

El Nazismo es la ideología del nacionalismo extremo ocurrido en Alemania entre 1933 y


1945. Tanto el fascismo italiano como el nazismo alemán corresponden a ideologías
totalitarias que contrastan con los postulados políticas del siglo XIX, marcado por la
libertad de los pueblos, de los individuos; ante esto predomina la obediencia, la disciplina,
la sumisión al poder, etc.
Estos hechos se comienzan a desarrollar luego de la Primera Guerra Mundial, Alemania
fue la gran perdedora de este conflicto y deberá de enfrentar las duras consecuencias.
El historiador Parker sostiene que las penalidades de Alemania se debe a las exigencias
extranjeras del Tratado de Versalles. Según muchos historiadores la nación alemana se
encontraba fracturada, marcada por un sentimiento de “revanchismo”, debido sobre todo a
los abusos del mencionado tratado, esto trastoca el orgullo colectivo alemán, lo que
generará un deseo revanchista frente a Francia por haber arrebatado Alsacia y Lorena y
haber humillado continuamente a Alemania, este sentimiento era muy popular y con él
Hitler hará vibrar a las masas. Además Alemania estaba obligada a aceptar la
responsabilidad de haber iniciado la guerra, debía entrar en un proceso de desarme,
realizar importantes concesiones de territorio y pagar fuertes indemnizaciones. Como
señala el mencionado historiador el ejercito además queda muy disminuido, tendrá una
capacidad limitada, suprimiendo aboliendo el servicio militar obligatorio y contando con
zonas desmilitarizadas como es el caso de Renania.
Por otra parte el historiador Ian Kershaw señala que la situación económica de Alemania
no era la mejor. El ya mencionado Parker afirma que el declive alemán se debe entre
otras cosas a las fluctuaciones económicas del período transcurrido entre 1918 y 1933, lo
que repercute directamente en la inestabilidad social y el los acontecimientos políticos.
Éste señala que el 1923 fue el año de la gran inflación, lo que provoca una alta cantidad
paros y huelgas. El período transcurrido entre 1930 y 1933 desde lo económico estuvo
marcado por una gran depresión, que tuvo su origen en el “crak” del año 1929; ya que
hizo que disminuyera la afluencia de capitales, se redujo la inversión y se crearon las
condiciones para una crisis de gran envergadura.
Estas violentas fluctuaciones habrían puesto a prueba la capacidad de supervivencia de
cualquier gobierno. Desde el punto de vista político Kershaw asegura que la República
democrática de Weimar era nueva y por lo tanto no muy respetada y estaba asociada a
un período de inestabilidad y depresión.
Ante el fracaso evidente del sistema democrático, en 1919 se funda en Baviera el Partido
Obrero Alemán Socialista, conocido como Partido Nazi, el cual su líder será Adolf Hitler.
Por su autoritarismo y violencia para imponer sus ideas, generando el fanatismo, el
partido fue ganando adeptos, convirtiéndose en la organización política más fuerte de
Alemania.
El 9 de noviembre de 1923 organizó un golpe de Estado en Munich, con el que pretendía
iniciar la revolución nacional, la cual fracasa. Hitler y otros conspiradores fueron
arrestados con el cargo de traición y condenados a cinco años de prisión, de los cuales
Hitler solo cumplió ocho meses. Durante su estancia en la cárcel, en donde recibía gran
cantidad de visitantes diariamente, Hitler escribió Mein Kampf (Mi lucha), texto en el cual
están condensados los principales contenidos de la ideología nazi. Varios historiadores
afirman que este hecho maraca la pauta de que Hitler no intentaría conquistar el poder
por la vía insurreccional. El periodo 1924- 1930 fue importante para el Partido Nazi
porque, en esa etapa organizativa, pudo despertar la curiosidad de la gente, que comenzó
a acercarse al mismo para escuchar sus propuestas.
Asociado al anticomunismo extremo, los mensajes del partido hacían hincapié en la crisis
socioeconómica y el desempleo, de la cual acusaban a los gobiernos socialdemócratas
que, por su desgobierno, no encauzaron los destinos de la nación hacia el bienestar de
todos los alemanes. Frente a esta situación, Hitler era presentado como el salvador de
Alemania, y el Partido Nazi como el único capaz de revertir el hambre y la miseria y de
reconstruir la nación alemana.
Poco a poco, en los años venideros, iba ganando adeptos. Gracias a la crisis económica
que atrajo a su causa a millones de alemanes desesperados y a la experta organización y
acción propagandística que ningún otro partido pudo emular; a su violencia y dinamismo;
al ataque del gobierno republicano; a la movilización de las masas, en mérito de los
cuales, Hitler obtuvo un sorprendente éxito. Precisamente en 1934, a la muerte del
presidente Hindenburg, fue designado como sucesor, con el título de Führer (jefe),
logrando el control absoluto e indiscutible de todo el país.
De esta forma, Hitler asumía el poder habiendo logrado un consenso ideológico basado
en ciertos elementos. Según el historiador británico Ian Kershaw, estos eran: un profundo
antimarxismo, acompañado por la convicción de que era necesario contener a las fuerzas
de izquierda; una marcada hostilidad hacia el sistema democrático, junto con la creencia
de que la recuperación de Alemania solo se lograría con un liderazgo fuerte y autoritario; y
una sensación extendida de que el país había sido profundamente perjudicado por el
Tratado de Versalles y estaba rodeado por muchos enemigos que la amenazaban
permanentemente
Hitler subraya la superioridad de la raza blanca sobre todas las demás y dentro de la raza
blanca era superior la raza aria alemana, el resto de los pueblos eran inferiores, sobre
todo los judíos, y no debían gozar de los mismos derechos.
Para justificar que los judíos son inferiores a la raza aria, explica que los hombres arios
poseen características de las que carecen los primeros. Entre ellas se menciona el
espíritu de sacrificio para arriesgar el trabajo personal y la propia vida al servicio de los
demás llamado idealismo. El problema más importante que debía resolver Alemania,
según Hitler, era el problema racial y especialmente, el judío. Haberlo desconocido
durante el imperio fue el origen del desastre alemán, ya que «la pérdida de la pureza de la
sangre destruye para siempre la felicidad interior; degrada al hombre definitivamente y
son fatales sus consecuencias físicas y morales» Para Hitler, uno de los factores que
influyeron en la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial fue la decadencia moral
del imperio, producto de no haber reconocido al enemigo interior. Sin haber dado este
paso, toda resistencia exterior fue inútil.
El Estado debe formar hombres físicamente sanos; en segundo lugar, debe garantizar el
desarrollo de las facultades mentales, de la fuerza de voluntad y de decisión; y en tercer
lugar, debe fomentar la instrucción científica.
Para Hitler el antisemitismo se convierte en una idea obsesiva. A los judíos, raza inferior,
hay que mantenerlos apartados de los ciudadanos y cuando llegue al poder serán
recluidos en barrios especiales llamados ghetos. El punto culminante en la obsesión
antisemita es el plan de exterminio sistemático de la población en los campos de
concentración.
Hitler ya advertía la necesidad de Alemania de expandirse más allá de sus fronteras, de
aquí se desprende otro de los aspectos característicos de la ideología Nazi: el Espacio
Vital.
Consolidar un Estado como potencia, requiere de una relación coherente entre la
superficie de su territorio y la densidad de su población. Es necesaria la conquista de
nuevos territorios y en el caso alemán, implica ampliar la zona de la población de raza
alemana.
La relación equilibrada entre espacio y población era necesaria dado que la existencia de
un Estado se garantizaba al disponer de un espacio suficiente para satisfacer sus
necesidades. La expansión territorial no solo permitiría la supervivencia del Estado sino
también aumentaría el poderío internacional del mismo.